Ppt Penitencia

14.952 visualizaciones

Publicado el

Arriepientete y cree en el Evangelio

Publicado en: Meditación
0 comentarios
3 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
14.952
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
52
Acciones
Compartido
0
Descargas
705
Comentarios
0
Recomendaciones
3
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ppt Penitencia

  1. 1. SACRAMENTO <br />LA PENITENCIA <br />Y LA RECONCILIACION<br />Hna. Rafaela Martínez Santiago<br />Profr. Gustavo Osorio Cuellar<br />
  2. 2. ESTRUCTURA<br />El pecado.<br />Nombre del sacramento.<br />Aspectos generales.<br />Es un sacramentode conversión<br />Es un sacramento de la penitencia. <br />Es un sacramento de la confesión. <br />Es un sacramento de perdón. <br />Es un sacramento de reconciliación.<br />La forma y el efecto. <br />Actos propios del penitente.<br />El papel del ministro.<br />El sigilo sacramental.<br />La indulgencia.<br />
  3. 3. EL PECADO<br />
  4. 4. NOMBRE<br />Del latín pone tenere = atenerse al consejo posterior.<br />Es la nueva Ley instituido por Jesucristo, por el que a los hombres que se arrepienten y se confiesan al legitimo ministro, se les perdonan los pecados cometidos después del bautismo. <br /><ul><li>Es un S. de conversión
  5. 5. Es un S. de la penitencia.
  6. 6. Es un S. de la confesión.
  7. 7. Es un S.de perdón.
  8. 8. Es un Sde reconciliación. </li></li></ul><li>ASPECTOS GENERALES<br />
  9. 9. CONVERSIÓN<br />
  10. 10.
  11. 11. PENITENCIA<br />
  12. 12. CONFESIÓN <br />
  13. 13. PERDÓN<br />
  14. 14. RECONCILIACIÓN<br />Se le denomina sacramento de la reconciliación porque otorga al pecador el amor de Dios que reconcilia (2Co 5, 20).<br />Las palabras atar y desatar significan: aquel a quien excluyáis de vuestra comunión, será excluido de la comunión con Dios; aquel a quien que recibáis de nuevo en vuestra comunión, Dios lo acogerá también en la suya. La reconciliación con la Iglesia es inseparable de la reconciliación con Dios.<br />
  15. 15. FORMA<br />Las palabras de la absolución que el sacerdote pronuncia luego de la confesión de los pecados y de haber impuesto la penitencia. Esas palabras son: ‘Yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo’ (CEC. 1449).<br /> <br />EFECTOS<br /><ul><li>La reconciliación con Dios.
  16. 16. El perdón de los pecados.
  17. 17. La reconciliación con la Iglesia.
  18. 18. La recuperación del estado de gracia.
  19. 19. La remisión de la pena eterna merecida a causa de los pecados mortales.
  20. 20. La paz y la serenidad de conciencia y el consuelo del espíritu.
  21. 21. El aumento de la fuerza espiritual para el combate cristiano.</li></li></ul><li>ACTOS PROPIOS DEL PENITENTE<br />Un examen de conciencia. Movida por el amor a Dios.<br />La confesión. Acusación de los pecados.<br />La satisfacción. El cumplimiento de ciertos actos de penitencia, impuesta por el confesor.<br />
  22. 22. EL MINISTRO<br /><ul><li>Cristo confió el ministerio de la reconciliación a los Apóstoles, a los Obispos, y a los presbíteros.
  23. 23. Se convierten en instrumentos de la misericordia y de la justicia de Dios.
  24. 24. Perdonan los pecados en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.</li></li></ul><li>EL SIGILO SACRAMENTAL<br />Distinción entre el sigilo s. propiamente dicho que corresponde al confesor y la obligación del secreto a otras personas.<br />El secreto sacramental es inviolableNo es posible ni directa ni indirectamente violarloMáxima pena si se viola, lataesententiae reservada a la Santa Sede si es directamente.<br />La obligación del secreto de los interpretes<br />Es distinto que el sigilo, se lo castiga con pena justa y proporcional.<br />El confesor no puede hacer uso con perjuicio del penitente de lo dicho en confesión.<br />
  25. 25. INDULGENCIAS<br />Son la remisión ante Dios de la pena temporal merecida por los pecados y ya perdonados en cuanto a la culpa, que el fiel, cumpliendo determinadas condiciones, obtiene para sí mismo, mediante el ministerio de la Iglesia, la cual, como dispensadora de la redención, distribuye el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos.<br />
  26. 26.
  27. 27. POR SU ATENCIÓN <br />GRACIAS<br />Hna. Rafaela Martínez Santiago<br />

×