Tema xxi. las nuevas formas de vida del neolítico
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Tema xxi. las nuevas formas de vida del neolítico

el

  • 919 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
919
reproducciones en SlideShare
670
reproducciones incrustadas
249

Actions

Me gusta
0
Descargas
5
Comentarios
0

2 insertados 249

http://otraorillahistoria.foroactivos.net 209
http://otraorillahistoria.forosactivos.net 40

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Tema xxi. las nuevas formas de vida del neolítico Document Transcript

  • 1. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre Tema XXI. Las nuevas formas de vida del Neolítico 1. EL CONCEPTO DE NEOLÍTICO El Neolítico aparece definido por sus formas de vida campesina, con una economía que tiene como base principal en su desarrollo la producción de alimentos, en lugar del simple aprovechamiento (caza y recolección) de los proporcionados por la naturaleza de forma espontánea. Esto supuso un profundo cambio en la forma de vida del hombre prehistórico, tanto en lo referido a su relación con el medio como a sus relaciones con el resto de comunidad, agrupada en forma de poblados o aldeas de carácter más o menos estable. Los hombres del Neolítico siguieron cazando y recolectando, bien como actividad complementaria (forrajeo para calentar, acondicionar viviendas o como alimento del ganado) o como necesidad de proteger sus cultivos de la voracidad de las especies herbívoras. El modo en que las sociedades cazadoras recolectoras se transformaron en sociedades agrícolas y ganaderas, sus causas y motivaciones, son cuestiones difíciles de precisar, proponiéndose distintos modelos que tratan de interpretar y explicar el fenómeno de forma general y comprobar su validez en diferentes lugares y condiciones. Hay que partir del conocimiento de los grupos mesolíticos de cazadores, pescadores y recolectores, que hace unos 12.000 años supieron adaptar sabiamente sus vidas al cambio bioclimático de los tiempos finales del Pleistoceno y comienzos del Holoceno (final de la glaciación Würm). Durante este período de transición, asistimos a diversos tipos de asentamiento, de tecnología y tipología industrial, según sus actividades, lo mismo que a una rotunda evolución en los símbolos de expresión ideológica y ritual. Se ha argumentado que fenómenos tan característicos como la sedentarización, la selección de determinadas especies animales en la caza, la recolección intensiva y selectiva de plantas se podrían dar entre grupos aún mesolíticos, e incluso paleolíticos, no productores de alimentos, sin que necesariamente se llegara a una auténtica neolitización (por ejemplo, ciertos grupos gravetienses centroeuropeos o los natufienses palestinos). Teniendo en cuanta esta definición de Neolítico, resulta necesario estudiar los restos de huesos y vegetales encontrados en los poblados, para saber si realmente se alimentaban de especies cultivadas y de animales domésticos. 1.1 Hipótesis sobre las causas del cambio cultural Fue Gordon Childe el primero que abordó el estudio del Neolítico como una transformación en la vida del hombre, lo que él llamó “revolución neolítica”, que habría tenido como centro originario el Próximo Oriente, desde donde se extendería por el Mediterráneo y Europa. Otros centros “nucleares” de transformación neolítica debieron ser los de Asia Oriental y América Central, todos ellos focos de origen de los principales cultivos de cereales: trigo, arroz y maíz. 1
  • 2. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre Para Childe, el origen de las formas de vida neolíticas en el Próximo Oriente, estuvo en los cambios climáticos a consecuencia de los cuales, se produjo una fuerte desecación de amplios espacios, mientras que los pequeños reductos con recursos de agua acogieron diversas especies animales y vegetales y al hombre, que supo aprovecharlas y protegerlas. Es la famosa “teoría de los oasis”, que posteriores estudios paleoambientales debilitaron al comprobar que los cambios climáticos de esa zona no fueron tan importantes como Childe creía. Parecida fue la “teoría de los ríos” de W. Perry, según la cual la domesticación se habría llevado a cabo en las proximidades fluviales, con agua abundante que facilitara la reproducción, sin embargo, hoy sabemos que el aprovechamiento hídrico fue posterior. Braidwood atribuyó el cambio a un proceso cultural gradual: la necesidad del hombre hacia una mayor estabilidad y su relación cada vez más estrecha con su entorno natural, dio lugar al proceso de neolitización. Binford y Flannery pensaron en un origen demográfico, en un crecimiento de la población, a consecuencia del cual aumentó la necesidad de conseguir un mayor aporte alimenticio. La teoría de los centros nucleares de invención y la difusión a partir de ellos, como proponía Childe, fue duramente criticada por los partidarios de la neolitización policentrista (Graeme Barrer). Se basaban en el principio de convergencia que explicaría que el hombre llegara a conclusiones semejantes en lugares de la Tierra semejantes. Hay que tener en cuenta, sin embargo, la localización de las especies silvestres vegetales y animales que sirvieron de punto de partida, para los primeros cultivos y animales domésticos. De acuerdo con nuestros conocimientos, las gramíneas silvestres de las que proceden el trigo y la cebada, son originales del próximo Oriente y lo mismo podría decirse de la cabra y la oveja domésticas del primer neolítico. También debemos considerar la datación decreciente de los diversos asentamientos neolíticos con cultivos y animales domésticos, desde los más antiguos del milenio VIII a.C., situados en las regiones Próximo Orientales sirio-palestinas, del Zagros, Alto Irak y Anatolia, hasta los más recientes, del milenio IV a.C., situados en el extremo de Europa Occidental. Ambas observaciones nos llevan a concluir que el modelo de Childe sobre la dependencia del neolítico europeo del del Próximo Oriente, aunque incompleto, es totalmente correcto. Pero, ¿cómo se produjo esta difusión a través de un espacio tan basto? La importancia y movilidad del pastoreo y la ganadería del Neolítico, puso en contacto poblaciones neolíticas con otras que no lo eran, entre las que fácilmente pudieron difundirse los nuevos logros económicos y establecerse relaciones de parentesco. Pero incluso la agricultura con el cultivo continuado de las tierras, llevaba al agotamiento de estas, obligando a las poblaciones a desplazarse en búsqueda de tierras vírgenes. El 2
  • 3. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre aumento de población también conlleva la necesidad de ampliar campos de cultivo, pastoreo y habitación, y con ello una auténtica colonización de nuevas tierras. Para explicar el proceso de difusión se propone un sistema dual: la colonización de un territorio por poblaciones neolíticas que introducen nuevas formas de vida en nuevos lugares (implantación) y la difusión del modelo entre poblaciones que ocupaban previamente en territorio o eran vecinas del mismo (aculturación). Las relaciones entre ambos grupos pudieron ser amistosas, con intercambio de productos y relaciones familiares, de rivalidad por el dominio del territorio de caza por pastores y agricultores con objetivos muy distintos. También pudieron entrar en conflicto las conservadoras sociedades con una larga historia con el espíritu renovador de nuevas poblaciones con ideas nuevas. La definición de un grupo humano como neolítico, no puede hacerse simplemente en función de una variable cultural – como podría serlo en el orden tecnológico la cerámica o la piedra pulimentada -, sino en una transformación global hacia el modo de vida campesina, con incidencia en su organización social e ideología, su hábitat, su tecnología, etc. 2. LA SEDENTARIZACIÓN Y LA ORGANIZACIÓN DE LA VIDA SOCIAL EN POBLADOS Definimos la sedentarización como el agrupamiento de una población, reunida por una comunidad de intereses en relación a un territorio o espacio geográfico concreto, independientemente de las relaciones de parentesco que puedan unirla. El grupo sustentaría su forma de vida a partir de una instalación permanente o de un campamento estacional renovado en el mismo sitio. Un factor determinante para el asentamiento en un lugar concreto parece ser la dimensión del territorio, cuando pude ser explotado a partir de un hábitat único sin necesidad de largos desplazamientos y cuando sus recursos se renuevan por sí mismos de forma natural o mediante la intervención humana. La instalación permanente serviría además como reafirmación de la propiedad de uso de un territorio por parte de la comunidad. Es sedentarismo lleva consigo una nueva organización social y económica, garantizando mejor una propiedad estable y la posibilidad de conservación de los excedentes. Cuando los recursos naturales se renuevan por sí mismos, pueden darse establecimientos sedentarios arraigados en un ambiente particularmente favorable, incluso entre comunidades paleolíticas y mesolíticas. Un hábitat estacional e incluso permanente, se explica por las buenas condiciones de caza, pesca y recolección, en economías muy diversificadas, adaptadas a veces a determinadas épocas del año (yacimientos estacionales de Star Carr o permanentes de Ertebölle, Téviec, Hoédic o Moita de Sebastiao, dedicados principalmente a la pesca y la recolección de mariscos). A partir del Neolítico, la sedentarización se generaliza, ya que las nuevas técnicas agrícolas y ganaderas consiguen de forma artificial la renovación de las especies con 3
  • 4. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre una mayor garantía, facilitando al mismo tiempo la posibilidad de agrupamientos mayores de población y organizaciones sociales más complejas con grupos especializados. El asentamiento fijo – poblado o aldea – pronto resultó de especial importancia para organizar y hacer rentable el nuevo sistema. Se trata de una estructura de hábitat agrupado, de varias unidades de habitación o actividad que se ocupan de forma simultánea, respondiendo a las necesidades del grupo. Se distingue del campamento en que éste es estacional e incluso nómada. Los primeros poblados permanentes parecen haber sido los mesolíticos natufienses (Ain Mallaha, Palestina), hacia el 10.000 a.C. aproximadamente. En la fase siguiente, Neolítico precerámico, hacia el 8.000 a.C., los poblados aumentan su superficie de forma destacada, pudiendo llegar a 2 ó 3 hectáreas (Mureybet, Siria). Sus casas se yuxtaponen sin orden aparente pero lo hacen sobre la superficie de suelo con armazones de madera y barro, con plantas todavía circulares pero compartimentadas. Más tarde se construyen casas rectangulares, de planta simple, a uno o dos niveles, asociando pequeños espacios de almacenamiento al de habitación. Hacia el 6.000 a.C., empezaron a manifestarse los primeros elementos de urbanismo regularizado con trazados de calles y espacios abiertos a modo de plazas, casas de planta rectangular de varias habitaciones a veces comunicadas, y aglomeraciones de poblamiento cada vez más extensas, pudiendo llegar a las 10 has., sin embargo, siguen siendo aldeas. Durante el estudio de estos poblados, es muy importante el análisis de las estructuras de los poblados: casas de distinto tamaño que indicarían desigualdad social, existencia de casas comunales, si los hogares y graneros son unifamiliares o comunales, si hay un edificio de tipo santuario, etc. La verdadera ciudad surgió hacia el año 3.000 a.C., con sus edificios de prestigio (palacios y templos) y los primeros testimonios de vida administrativa que proporcionan los documentos escritos, y con sistemas políticos de tipo autoritario. En Europa, el poblado aparece desde mediados del 6.000 a.C. con las primeras manifestaciones Neolíticas de Karanovo (Bulgaria central), contemporáneas de las culturas de Starcevo o Körös-Cris. Es la única región de Europa en que se han excavado plantas completas de poblados con una organización interna de calles y, en ocasiones rodeados de empalizadas. Desde mediados del 5.000 a.C. ya aparecen en la región de Tesalia (Grecia), en Sesklo, casas de planta rectangular completa. En la zona mediterránea, es interesante el poblado neolítico antiguo con cerámica cardinal de Courthezon (Francia), dechado por C14 en el 4.650 a.C. En el área danubiana en el 5.000 a.C. aparecen grandes construcciones alargadas rectangulares y después trapezoidales, con techo a doble vertiente y cubierta vegetal, sostenido por un fuerte armazón de madera apoyado sobre gruesos troncos o postes. Las viviendas semilacustres de las orillas de los lagos suizos, de la zona alpina italiana y del Jura francés, son un buen ejemplo en el Neolítico medio y reciente, de la adaptación 4
  • 5. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre de la vivienda al medio (Charavines, 2.400-2.300 a.C.; Clairvaux, 3.700-3.500 a.C.). Otro buen ejemplo más cercano lo tendríamos en el poblado de la Draga, en el lago de Bañolas (Gerona), fechado por C14 entre el 6.700 y el 5710 a.C. 3. LA DOMESTICACIÓN DE PLANTAS Y ANIMALES La producción de alimentos mediante el control de los ciclos de reproducción de los animales y plantas, fue la base del cambio de vida del hombre neolítico. Los primeros agricultores y ganaderos actuaban de forma empírica, como consecuencia de sus propias observaciones sobre el comportamiento de la naturaleza, para seleccionar variedades vegetales y animales. El interés por conocer el comienzo del uso de plantas cultivadas por parte del hombre es el principal objetivo de la paleobotánica. Actualmente, es posible recuperar numerosos restos vegetales y de fauna en las excavaciones arqueológicas, mediante el sistema de flotación de las tierras que forman los suelos. En cuanto a la domesticación de animales, se ha avanzado mucho en el estudio de las especies originarias salvajes y su distribución geográfica desde comienzos del Holoceno, así como la presencia de las primeras especies domésticas en los yacimientos prehistóricos. 3.1 Las plantas cultivadas Parece que fue en el Mediterráneo Oriental donde se originaron y manipularon las primeras plantas cultivadas que caracterizan el Neolítico europeo. La primera fase del proceso sería la de cultivos de tipo silvestre con semillas recogidas en las áreas de origen. Luego vendría la selección de plantas mutantes, cuyas características reproductivas harían difícil su supervivencia en estado silvestre y que con la intervención externa lo consiguen, acabando por dominar los cultivos, con la eliminación de tipos silvestres originales. Una espiga de trigo está compuesta por espiguillas individuales alineadas una sobre otra a cada lado de un tallo central llamado caquis, que en especies silvestres es sumamente quebradizo lo que, al madurar, hace que las espiguillas caigan en tierra y se puedan reproducir de forma espontánea. Si se realizaba su recolección antes de estar madura, se evitaba la pérdida de granos. Con la domesticación, el raquis se fortalece, lo que permite la recolección del cereal maduro, siendo al mismo tiempo necesaria la intervención humana con la siembra para su reproducción. Los primeros cereales que se domesticaron se fechan hacia el 8.800 a.C. en los niveles neolíticos de Aswad (Siria). Algo más tarde hay cereales domésticos en Jericó, Gilgal y Netiv Hagdud (Palestina) y en el neolítico de Cayönü (Turquía). Los cereales eran fácilmente almacenables, una excelente fuente de energía y su déficit de proteínas podía compensarse por el proporcionado por la carne, pescado o moluscos, o con las proteínas vegetales de las leguminosas. Guisantes y lentejas se cultivaron 5
  • 6. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre desde comienzos del Neolítico ya que, además, las raíces de leguminosas aportan nitrógeno a los suelos por lo que su cultivos alternado con los cereales es muy beneficioso para la tierra. Las primeras siembras de cereal debieron ser con semillas silvestres recolectadas en sus áreas de origen y, en el curso de esta práctica, se iría llegando a la domesticación. Así, el trigo doméstico (triticum monococcum), surgiría del cultivo de su antecesor silvestre, triticum boeoticum, que todavía se da de forma espontánea en el Oriente Próximo. La cebada también crece silvestre en el Próximo Oriente en condiciones ecológicas muy diversas y aparece junto con el trigo en los asentamientos neolíticos. El cultivo del arroz se inició, al parecer, al este de Tailandia (Non Nok) hace unos 5.500 años. Hacia el 2.000 a.C. parece que se inició su cultivo en el Neolítico del sur de China., sin embargo, el cultivo más importante en este período – período Yang Shao - parece ser el mijo, cuyo cultivo también fue importante en el Neolítico antiguo en Europa central y oriental, especialmente en los territorios de las actuales Hungría y Rumania. La especie cultivada del maíz, originario de América, constituía la alimentación básica de las poblaciones precolombinas de Perú y América Central, sin embargo, actualmente no se encuentra en estado silvestre. En Méjico, el maíz más antiguo aparece en Tehuacan, en los niveles de la fase Coxcatlán, hace unos 6.800/5.500 años. En América del Sur, el maíz cultivado más antiguo procede de Ayacucho y se fecha en la fase Chiua, hace unos 6.500/5.000 años. Al parecer, en América se cultivaron antes otras plantas como la calabaza, habichuela y el pimiento, desde el 6.500 a.C. Las plantas leguminosas – haba, arveja, guisante y lenteja -, también fueron cultivadas desde los comienzos, debido al tamaño de sus semillas, la facilidad de su almacenamiento y su alto valor proteico. También fue importante el lino como planta oleaginosa, de cuya simiente se extraía aceite, y como fibra textil. En El Fayum se han encontrado fragmentos de tejido de lino fechados hacia el 4.500 a.C. 3.2 Los animales domésticos La relación del hombre con los animales a lo largo de la Prehistoria depende de las características de cada especie, de sus posibilidades de acercamiento al hombre y de la edad. Puede que los animales se acercasen al hombre en busca de abrigo y protección, para alimentarse de sus desperdicios o por la fuerza, mediante captura y domesticación de un individuo joven. La verdadera domesticación supone cambios biológicos en el animal, que se integra en la organización socio-económica del grupo humano. Cuando el hombre aísla un grupo de animales apartándolos de los demás de su especie, hace que sólo puedan reproducirse entre ellos, favoreciendo la aparición de genotipos nuevos. Protegidos por el hombre, desaparece el fenómeno de selección natural y ya no pueden sobrevivir y reproducirse en el ambiente natural. La selección artificial da lugar a nuevas especies según el interés del hombre por sus caracteres estructurales (talla, morfología, etc), por su 6
  • 7. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre comportamiento (velocidad, fuerza) y especialmente según las necesidades de su aprovechamiento por la comunidad (su carne, lana, leche, etc) La domesticación de las primeras especies animales – oveja, cabra, cerdo, buey – se documentan arqueológicamente desde tiempos muy antiguos en el Próximo Oriente. La domesticación del perro parece ser muy antigua, a partir del Canis lupus, en el seno de comunidades cazadoras recolectoras. En el Próximo Oriente el perro doméstico está documentado en el Epipaleolítico de los Zagros de Palegawra (Irán) y en el natufiense antiguo de Mala y Hayonim (Israel) desde hace unos 13.000-12.000 años. En Europa es algo más tardío hace unos 10.000 y en América del Norte hace unos 10.400 años. La cabra parece haber sido el primer animal propiamente doméstico. Se documenta desde el Neolítico precerámico del Levante y el Zagros, hace unos 9.500/8.500 años. Su origen estaría en la cabra salvaje que tiene su hábitat en el Próximo Oriente, en ambientes rocosos, con acantilados y pendientes de las montañas (Tauro, Kurdistán…) El cordero doméstico tiene su origen en el carnero oriental, que actualmente vive en el sur de Turquía central, Armenia, Azerbaidjan y sureste del Zagros. El carnero prefiere zonas abiertas, semidesérticas, estépicas o con formaciones vegetales enanas, por donde extenderse y correr. La especie doméstica se documenta desde el Neolítico precerámico reciente en todo el Próximo Oriente, hace unos 8.500 años. Los antecedentes del buey doméstico están en el auroch, especie salvaje bien representada en zonas boscosas de Europa y Próximo Oriente en el Holoceno. Su dependencia del agua impidió que ocupara zonas demasiado secas. Su domesticación se documenta al final del Neolítico precerámico del Levante, seguramente a partir de los aurochs del Próximo Oriente, hace unos 8.000 años. El cerdo doméstico tiene su antecedente en el jabalí, cuyo hábitat natural se extiende por zonas templadas. Es propio de zonas boscosas, ricas en sotobosque y en monte bajo, aunque necesitan el agua para sobrevivir. Su domesticación más antigua debió de producirse hace unos 8.000 años. La domesticación del caballo parece haberse producido en las grandes llanuras del norte del mar Negro hace unos 5.800 años (yacimiento de Dereivka, sur de Ucrania). A finales del Pleistoceno sólo subsistían caballos de talla media, el Tarpan y el caballo de Przevalski o Taki. 4. EL DESARROLLO TECNOLÓGICO Y LOS INTERCAMBIOS Las nuevas condiciones de vida exigían una adaptación, crearon nuevas necesidades y cada vez más se beneficiaron de un mejor conocimiento del medio geográfico, de sus recursos y sus posibilidades de aprovechamiento. La siembra, la recolección, el almacenamiento y la molienda exigían un instrumental adecuado; las instalaciones en un poblado permanente dieron lugar a la construcción de viviendas más sólidas y adaptadas a las necesidades de la familia y de la organización social y económica de la comunidad. El utillaje de piedra, hueso y madera, evolucionó 7
  • 8. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre según sus necesidades funcionales. La técnica del pulimento se desarrolló e incrementó mucho, generalizándose en la fabricación de herramientas, adornos y recipientes, en materias primas cada vez más variadas y seleccionadas. El vestido y el adorno también evolucionaron, sobre todo con el perfeccionamiento de las técnicas de cestería y tejido de fibras de origen vegetal y animal. El simple trenzado de fibras lo tenemos bien documentado en el magnífico conjunto de la cueva de los Murciélagos de Albuñol (Granada), con restos de vestidos y calzado de esparto del IV milenio a.C. Las representaciones en cerámica, las fusayolas, husos, carretes y pesas del telar, se generalizan desde el Neolítico medio. La cestería la tenemos bien documentada desde el Neolítico precerámico en Nea Nicomedia (Grecia). La cerámica es, sin duda, uno de los logros tecnológicos más originales del Neolítico, aunque tampoco aparece en sus inicios. Supone la transformación de la arcilla en una sustancia plástica modelable y en sólida tras el proceso de secado y cocción. La arcilla fue objeto de múltiples aplicaciones; quizás la primera pudo ser su uso en la fabricación de revestimientos, silos de almacenamiento, tabiques y paredes de viviendas, bancos, hogares, etc. Cualquiera de estos elementos, sometidos al fuego de forma casual o voluntaria, pudo advertir al hombre neolítico de sus posibilidades de resistencia y mantenimiento de las formas adquiridas, para fabricar recipientes y pequeños utensilios. La cerámica ofrece numerosas variaciones morfológicas, técnicas o decorativas. Esto hace que sus restos hayan permitido establecer secuencias evolutivas, determinar grupos más o menos relacionados entre sí, lo que suele clasificarse de “horizontes” e incluso “culturas”. Los intercambios son otro fenómeno que hay que considerar. La presencia en los poblados y necrópolis de útiles en rocas exógenas, cerámicas o adornos que no son de producción local dan una idea de la demanda de determinados bienes necesarios, materias primas e incluso objetos suntuarios del hombre neolítico. Podría pensarse en un intercambio reducido, con desplazamientos de grupos o individuos que facilitarían el trueque y la exogamia entre comunidades distintas, los regalos o presentes recíprocos de prestigio. Entre las materias primas intercambiadas, a veces a distancias considerables, en el Neolítico, destaca la obsidiana. Se trata de una roca volcánica que aparece en escasos yacimientos mineros y cuya composición química varía mucho de uno a otro. Tal es el caso de la obsidiana de Anatolia, de las Cícladas, las Lípari o Cerdeña, cuya distribución en algunos casos se remonta a tiempos anteriores al Neolítico. Una distribución más restringida la tuvieron determinadas rocas de tipo basáltico. Un caso destacable de nuestro Neolítico avanzado es el uso de adornos de piedra verde desde mediados del IV milenio a.C. Para satisfacer esta moda de piedra verde, llamada calaita, se usaron rocas de composición diversa. Concretamente, los collares de cuentas de piedra verde de los “Sepulcros de fosa “ (Cataluña), parecen ser de variscita férrica, mineral cuyo beneficio impulsó la explotación minera de Can Tintoré (Gavá, Barcelona). Los mineros neolíticos excavaban pozos y galerías con picos y martillos exclusivamente de piedra en la segunda mitad del IV milenio a.C. 8
  • 9. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre La posterior capacidad técnica para el trabajo de la materia prima como en la elaboración de las cuentas del collar, nos indica que nos encontramos ante comunidades neolíticas con una organización compleja y estable, capaces de desarrollar incluso una actividad comercial, no sólo de excedentes sino también de bienes suntuarios. 9
  • 10. PREHISTORIA Tema XXI Carlos Basté López 2º Cuatrimestre La posterior capacidad técnica para el trabajo de la materia prima como en la elaboración de las cuentas del collar, nos indica que nos encontramos ante comunidades neolíticas con una organización compleja y estable, capaces de desarrollar incluso una actividad comercial, no sólo de excedentes sino también de bienes suntuarios. 9