LA DESOBSESIÓN 3ª Parte
CURSO DE EDUCACIÓN
Y ESTUDIO DE LA MEDIUMNIDAD
CELD
cursomediumnidadleondenis.wordpress.com
EL TRABAJO DESOBSESIVO EN LOS GRUPOS
MEDIÚMNICOS
Toda tarea, sobre todo la que se destina al
socorro, exige un equipo hábi...
Estos ítems son los siguientes:
a) Armonía de conjunto, que se consigue por el ejercicio
de la cordialidad entre los diver...
d) Concentración por medio de la cual se dilatan los registros de los
instrumentos mediúmnicos, facultando la sintonía con...
No es recomendable permitir la participación del enfermo encarnado en
las reuniones mediúmnicas, evitando el enfrentamient...
g) Solicitar la asistencia del hermano a las reuniones públicas de
estudio
doctrinario para la iluminación de su concienci...
l) Estimularle el hábito de la oración y de la lectura edificante,
trabajando al mismo tiempo su carácter, que se debe tor...
m) El equipo de socorro espiritual del Centro Espírita debe
evaluar si el obsesado necesita o no el trabajo profesional
mé...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La desobsesión 3

672 visualizaciones

Publicado el

Estudio Sistematizado de la Mediumnidad

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
672
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
370
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La desobsesión 3

  1. 1. LA DESOBSESIÓN 3ª Parte CURSO DE EDUCACIÓN Y ESTUDIO DE LA MEDIUMNIDAD CELD cursomediumnidadleondenis.wordpress.com
  2. 2. EL TRABAJO DESOBSESIVO EN LOS GRUPOS MEDIÚMNICOS Toda tarea, sobre todo la que se destina al socorro, exige un equipo hábil preparado apropósito para el ministerio al que se dedica. El equipo que se dedica a la desobsesión – y tal ministerio sólo merece fe y poseer valor cuando se realiza en equipo – que a su vez se somete a la orientación de los Equipos Espirituales Superiores, debe basarse en una serie refutable de ítems, de cuyo riguroso cumplimiento se producen los resultados de la tarea a desarrollarse.
  3. 3. Estos ítems son los siguientes: a) Armonía de conjunto, que se consigue por el ejercicio de la cordialidad entre los diversos miembros que se conocen y se ayudan en la esfera de lo cotidiano. b) Elevación de propósitos, a cuyo programa cada uno se entrega en régimen de abnegación, (…) de lo cual derivan los resultados de naturaleza espiritual, moral y física de los encarnados y de los desencarnados en socorro. c) Conocimiento doctrinario, que capacita a los médiums y a los adoctrinadores, asistentes y participantes del grupo a una perfecta identificación, mediante la cual se pueden resolver los problemas y dificultades que surgen a cada instante, en el ejercicio de las tareas desobsesivas.
  4. 4. d) Concentración por medio de la cual se dilatan los registros de los instrumentos mediúmnicos, facultando la sintonía con los comunicantes. e) Conducta moral sana, en cuyas bases estén esculpidas las instrucciones Evangélicas. f) Equilibrio interior de los médiums y adoctrinadores, una vez que, solamente aquellos que se encuentran con la salud equilibrada están capacitados para el trabajo en equipo. Personas nerviosas, versátiles, susceptibles, bien se sabe, carecen de ayuda, no encontrándose habilitadas para más altas realizaciones, como son las que exigen recogimiento, paciencia, afectividad, clima de oración, en esfera de lucidez mental. No es raro que en pleno servicio de socorro a los desencarnados, suenen alarmas solicitando atendimiento a los miembros de la esfera física, que se desequilibran fácilmente, dejándose anestesiar por los tóxicos del sueño fisiológico o por las interferencias de la hipnosis espiritual inferior.
  5. 5. No es recomendable permitir la participación del enfermo encarnado en las reuniones mediúmnicas, evitando el enfrentamiento con su perseguidor, lo que seguramente, le traerá mayores trastornos. Entre tanto, si el obsesado comparece súbitamente a la reunión, sin aviso previo, es necesario que el discernimiento del conjunto funcione activo. En la mayoría de los acontecimientos de ese orden, el enfermo y los acompañantes pueden ser admitidos por sólo unos momentos, en la fase preparatoria de los servicios programados, recibiendo pases y orientación para que se dirijan a los órganos de asistencia o de adoctrinamiento competentes. Finalizado el breve socorro, se retirarán del recinto. El obsesado de cualquier naturaleza, debe recibir el auxilio magnético- espiritual del pase y del agua fluidificada. Es necesaria la aplicación de los recursos fluídicos, sea a través del pase o del agua fluidificada, de la oración intercesora con que se vitalicen los núcleos generadores de
  6. 6. g) Solicitar la asistencia del hermano a las reuniones públicas de estudio doctrinario para la iluminación de su conciencia. Oyendo esas explicaciones, creará un clima adecuado para la actuación de los benefactores espirituales, en beneficio propio y en el de su perseguidor. h) Atender al obsesado en día y hora previamente específicos para que, por medio del diálogo fraterno, él sea esclarecido sobre la necesidad de educarse a la luz del Evangelio. i) Insistir junto a él con afabilidad por la transformación moral, creando en torno de sí condiciones psíquicas armónicas, con lo que se rehará emocionalmente, estimulándose a contribuir con la parte que le corresponde. j) Orientarlo para que participe en las actividades de asistencia social del Centro Espírita. Atraerlo a las acciones dignificantes y de beneficencia, con lo que se granjeará simpatías y vibraciones positivas que lo fortalecerán
  7. 7. l) Estimularle el hábito de la oración y de la lectura edificante, trabajando al mismo tiempo su carácter, que se debe tornar maleable al bien y refractario al vicio. Las mentes viciosas se inundan de vibriones y parásitos extravagantes, enloquecidos por el desbordar de los excesos perniciosos. En todos los casos de obsesión, la oración es el más poderoso medio de que se dispone para disuadir al obsesor de sus propósitos maléficos. para asegurar la liberación de la víctima, se hace indispensable que el Espíritu perverso sea inducido a renunciar a sus malos propósitos; que se haga que el arrepentimiento aparezca en él, así como el deseo del bien. Entonces se puede tener la grata satisfacción de liberar a un encarnado y de convertir a un Espíritu imperfecto. El trabajo se torna más fácil cuando el obsesado, comprendiendo su situación colabora con él con su voluntad y la oración.
  8. 8. m) El equipo de socorro espiritual del Centro Espírita debe evaluar si el obsesado necesita o no el trabajo profesional médico o psicológico, en forma conjunta con el atendimiento espírita. Si la evaluación es favorable, ésta debe ser sugerida al enfermo. En el caso de que ya exista atendimiento médico previo, el equipo del Centro Espírita no debe alterar ni suprimir los medicamentos recetados, en ninguna hipótesis.

×