Los tres cerditos..

299 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Los tres cerditos..

  1. 1. …Vivían tres pequeños cerditos,muy diferentes entre sí, aunquelos dos más pequeños sepasaban el día tocando el violín yla flauta. El hermano mayor, porel contrario, era más serio ytrabajador.Un día el hermano mayor deldijo: - Estoy muy preocupadopor vosotros, porque no hacéismás que jugar y cantar y notenéis en cuenta que prontollegará el invierno. ¿Que haréiscuando lleguen las nieves y elfrío? Tendríais que construirosuna casa para vivir.
  2. 2. Los pequeños agradecieron elconsejo del mayor y se pusierona construir una casa. El máspequeño de los tres, que era elmás juguetón, no tenía muchasganas de trabajar y se hizo unacasa de cañas con el techo depaja. El otro cerdito juguetóntrabajó un poco más y laconstruyó con maderas y clavos.El mayor se hizo una bonita casacon ladrillos y cemento.
  3. 3. Pasó por aquel valle el loboferoz, que era un animal malo. Alver al más pequeño de los trescerditos, decidió capturarlo ycomenzó a perseguirle. Eljuguetón y rosado cerdito serefugió en su casa temblando demiedo. El lobo, al ver la casa decañas y paja, comenzó a reírse.- ¡Ja, ja! Esto no podrá impedirque te agarre -gritaba el lobomientras llenaba sus pulmonesde aire.El lobo comenzó a soplar contanta fuerza que las cañas y lapaja salieron por los aires.
  4. 4. Al ver esto, el pequeño corrióhasta la casa de su hermano, elviolinista. Como era una casa demadera, se sentían seguroscreyendo que el lobo no podríahacer nada contra ellos.- ¡Ja, ja! Esto tampoco podráimpedir que os agarre, pequeños-volvió a gritar el malvado lobo.De nuevo llenó sus pulmones deaire y resopló con todas susfuerzas. Todas las maderassalieron por los aires, mientraslos dos cerditos huyeron muydeprisa a casa de su hermanomayor.
  5. 5. - No os preocupéis, aquí estáisseguros. Esta casa es fuerte, Hetrabajado mucho en ella -afirmó elmayor.El lobo se colocó ante la casa yllenó, una vez más, sus pulmones.Sopló y resopló, pero la casa ni semovió. Volvió a hinchar suspulmones hasta estar muy coloradoy luego resopló con todas susfuerzas, pero no logró mover ni unsolo ladrillo.Desde dentro de la casa se podíaescuchar cómo cantaban loscerditos:- ¿Quién teme al lobo feroz, al lobo,al lobo? ¿Quién teme al lobo feroz?Esta canción enfureció muchísimo allobo, que volvió a llenar suspulmones y sus carrillos de aire y asoplar hasta quedar extenuado. Loscerditos reían dentro de la casa,tanto que el lobo se puso muy rojode enfadado que estaba.
  6. 6. Fue entonces cuando, almalvado animal, se le ocurrióuna idea: entraría por el únicoagujero de la casa que no estabacerrado, por la chimenea.Cuando subía por el tejado losdos pequeños tenían muchomiedo, pero el hermano mayorles dijo que no se preocuparan,que darían una gran lección allobo. Pusieron mucha leña en lachimenea y le prendieron fuego.Así consiguieron que el lobohuyera.

×