Aportes táctico-operativos a los Procesos de 
Intervención del Trabajo Social 
ANDREA A. OLIVA 
MANUEL W. MALLARDI 
(COMPI...
ÍNDICE 
Índice...............................................................................................................
Visitas a sujetos del entorno vincular..........................................................................84 
Visita...
CAPÍTULO INTRODUCTORIO: 
PROCESOS DE INTERVENCIÓN Y TÁCTICAS OPERATIVAS EN TRABAJO SOCIAL 
Andrea A. Oliva, Ma. Cecilia Pé...
La perspectiva histórica y de totalidad asumida, nos exige considerar los determinantes 
y condicionantes que inciden en l...
En esa dirección nos estamos refiriendo a “procesos de intervención” y no a “la 
intervención” unidireccional del profesio...
procurando alcanzar objetivos profesionales enmarcados en los procesos socio-políticos. 
… el desarrollo de estrategias de...
tendiendo a superar una visión reificada y deshistorizada de los mismos, los visualiza y 
aprehende a partir de las tensio...
A partir de entrevistas, consultas de archivos institucionales y la propia experiencia en 
el ejercicio profesional y doce...
Referencias Bibliográficas 
Guerra, Y. Ontología social y formación profesional. Cuadernos NEAM N°1, São Paulo: 
PUC/SP 19...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Aportes táctico-operativos a los Procesos de Intervención del Trabajo Social

1.018 visualizaciones

Publicado el

Aportes táctico-operativos a los Procesos de Intervención del Trabajo Social
Oliva - Mallardi

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.018
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
21
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Aportes táctico-operativos a los Procesos de Intervención del Trabajo Social

  1. 1. Aportes táctico-operativos a los Procesos de Intervención del Trabajo Social ANDREA A. OLIVA MANUEL W. MALLARDI (COMPILADORES) Ed. UNC (2011)
  2. 2. ÍNDICE Índice....................................................................................................................... 2 Capítulo Introductorio: Procesos de Intervención y tácticas operativas en Trabajo Social....................................................................................................................... . 4 Conocimiento Situacional y Práctica del Trabajo Social.............................................12 Introducción:..................................................................................................................12 Algunas precisiones conceptuales..................................................................................13 Momento Explicativo:.....................................................................................................19 Cuestión Social: Aspectos Objetivos y Subjetivos de las contradicciones sociales........21 Síntesis: los aspectos objetivos y subjetivos de los problemas sociales........................26 Bibliografía..................................................................................................................30 La observación en la práctica profesional del Trabajador Social................................33 Introducción...................................................................................................................33 La observación de las manifestaciones de la “cuestión social”.....................................34 Observación y conocimiento........................................................................................39 La observación en las prácticas de intervención y de producción teórica.....................40 Modalidades de la observación.....................................................................................41 Bibliografía consultada..................................................................................................43 La Entrevista en Trabajo Social.................................................................................45 Palabras Preliminares ...................................................................................................45 La entrevista en los procesos de intervención profesional del Trabajo Social...............46 Aproximaciones a una definición polilógica de la Entrevista ........................................48 La reconstrucción de las Manifestaciones de la Cuestión Social en la Entrevista .........50 La comprensión activa como momento dialógico con el entrevistado .........................54 El otro como realidad a reconstruir a partir del discurso...............................................56 La Intervención Socio-educativa en el Trabajo Social ....................................................63 La intervención Socioeducativa en el proceso de la entrevista ....................................67 Consideraciones Finales ...............................................................................................70 Bibliografía..................................................................................................................72 Características de las Visitas Domiciliarias ...............................................................77 Introducción.................................................................................................................77 Visitas y funciones de asistencia gestión y educación .................................................78 Los sujetos de la visita .................................................................................................80 Visitas a usuarios o beneficiarios..................................................................................81 Visitas a potenciales usuarios o beneficiarios...............................................................82 Visitas a supervisados..................................................................................................83
  3. 3. Visitas a sujetos del entorno vincular..........................................................................84 Visitas territoriales a pobladores.................................................................................85 Bibliografía..................................................................................................................86 Los registros escritos en Trabajo Social.....................................................................88 Introducción.................................................................................................................88 Aproximación a los fundamentos ontológicos de los registros escritos ........................89 El registro escrito como instrumento de aproximación y objetivación de la realidad: Su sentido en el aprendizaje .............................................................................................92 El registro escrito como recurso en la intervención profesional...................................101 Bibliografía................................................................................................................108 Los “Informes Sociales” en los Procesos de Intervención del Trabajo Social ...........110 Introducción...............................................................................................................110 Instrumentalidad del Trabajo Social e Instrumental Operativo..................................111 Determinantes identificados en la elaboración de los informes sociales ....................115 Los informes sociales como producto de mediaciones ..........................................116 Referencia al análisis de los Recursos como determinantes en los IS ......................120 Finalidades de los informes sociales...........................................................................121 Informes de Derivación ..........................................................................................123 Informes de Actuación y/o Evaluación ..................................................................124 Informes de Gestión de recursos.............................................................................125 Párrafos Finales..........................................................................................................128 Bibliografía................................................................................................................130 La Asistencia en los Procesos de Intervención del Trabajo Social............................133 Introducción...............................................................................................................133 Información básica para la asistencia..........................................................................134 Relación entre demandas y prestaciones institucionales.............................................137 Formas de otorgar prestaciones ..................................................................................140 Atención a usuarios....................................................................................................143 Bibliografía................................................................................................................146
  4. 4. CAPÍTULO INTRODUCTORIO: PROCESOS DE INTERVENCIÓN Y TÁCTICAS OPERATIVAS EN TRABAJO SOCIAL Andrea A. Oliva, Ma. Cecilia Pérez y Manuel W. Mallardi En la trayectoria histórica de la profesión se han requerido — desde las organizaciones empleadoras de profesionales del Trabajo Social— modalidades superficiales de intervención con criterios estandarizados, suponiendo un mero conocimiento de demandas explicitadas, normativas y procedimientos en torno a las prestaciones. Detrás de estos requerimientos se oculta que la profesión interviene en los conflictos generados por los antagonismos de las clases fundamentales, tal como fuera explicado por Marilda V. Iamamoto, hace casi tres décadas, con un aporte considerado pionero. La autora afirma que el Trabajo Social es … uno de los elementos que participa en la reproducción de las relaciones de clases y de la contradictoria relación entre ellas. En este sentido, se realiza un esfuerzo de comprender la profesión históricamente situada, configurada como un tipo de especialización del trabajo colectivo dentro de la división social del trabajo peculiar de la sociedad industrial (Iamamoto, 1984:77). Tanto en los procesos de formación como en los de intervención profesional, analizar el significado social de la profesión, a partir de su ubicación en las tensiones sociales, constituye un momento de la reconstrucción de los procesos sociales generales. El desafío que se presenta entonces es el de poder identificar las mediaciones que hacen particular el trabajo desempeñado por el profesional de Trabajo Social en la división social del trabajo. En tal sentido, enmarcamos las producciones sobre lo que consideramos elementos táctico-operativos dentro de los procesos de intervención, ubicando la profesión en la división social del trabajo, planteando la necesidad de reflexionar sobre el conjunto de condiciones y relaciones sociales que le atribuyen un significado, y en las cuales se torna posible y necesaria. En el tema que tratamos, un aporte fundamental de la autora es la comprensión de los intereses contrapuestos que se presentan en la misma actividad, respondiendo tanto a demandas del capital como del trabajo. Es decir, que el profesional Participa tanto de los mecanismos de dominación y explotación como también, al mismo tiempo y por la misma actividad, da respuestas a las necesidades de sobrevivencia de las clases trabajadoras y de la reproducción del antagonismo en esos intereses sociales, reforzando las contradicciones que constituyen el móvil básico de la historia. Es a partir de esa comprensión que se puede establecer una estrategia profesional y política para fortalecer las metas del capital o del trabajo, pero no se puede excluirlas del contexto de la práctica profesional ya que las clases sólo existen inter-relacionadas. Es esto, inclusive, lo que viabiliza la posibilidad de que el profesional se sitúe en el horizonte de los intereses de las clases trabajadoras. (Iamamoto, 1997:89)
  5. 5. La perspectiva histórica y de totalidad asumida, nos exige considerar los determinantes y condicionantes que inciden en los procesos de intervención. Asimismo se considera la existencia de un campo de autonomía del trabajador social, existiendo alternativas para reorientar y traspasar la demanda institucional. La condición de trabajador asalariado ocasiona que el profesional deba responder a las exigencias de quien lo contrata, sin embargo, también dispone de relativa autonomía en el ejercicio de sus funciones y es co-responsable tanto del rumbo de sus actividades como de las formas de conducirlas (Iamamoto, 1997). Cabe aclarar que, desde nuestro punto de vista, los profesionales del Trabajo Social tienen en los procesos de intervención tres funciones fundamentales: asistencia, gestión y educación (Oliva, 2001). En este marco, las alternativas se evalúan en función de las finalidades, que están imbuidas en las concepciones práctico-políticas de los profesionales, determinadas por el grado de autonomía que tiene un profesional particular en un espacio ocupacional concreto. Ello conduce a comprender el carácter político de la práctica profesional, implicando el análisis de la correlación de fuerzas. Haciendo uso del pensamiento luckacsiano para analizar la práctica profesional, podemos afirmar que se trata del proceso mediante el cual a partir de los fines determinados es decir su teleología, se determinan las alternativas imprescindibles para la realización de los fines (Cf. Lukács, 2004). Sostiene Lessa (2000), es la anticipación en la conciencia del resultado probable de cada alternativa lo que permite seleccionar aquella que se considera mejor, para luego llevarla a la práctica, es decir, objetivar la alternativa escogida. Además, es necesario incorporar en el análisis tanto las dinámicas organizacionales, con sus objetivos y recursos, como el propio profesional en sus dimensiones objetivas y subjetivas, así como, los distintos posicionamientos de los sujetos que ven sus derechos vulnerados en su vida cotidiana. Consecuentemente entendemos que es necesario comprender el ejercicio profesional más allá de los procesos individuales del profesional, incorporando la consideración de otros sujetos así como los distintos elementos que coexisten en la realidad y que actúan como condicionantes y/o determinantes de sus acciones. Como plantea Montaño (2000), en el ámbito interventivo es fundamental tanto la apropiación de la teoría como recurso explicativo de los procesos sociales, como la elaboración de conocimiento situacional. Al respecto, destacamos dos elementos claves identificados en la práctica profesional: por una parte, “lo social” no es un recorte factible de intervención en forma independiente de los elementos económicos, políticos, culturales, entre otros; por otra parte, el profesional nunca es aséptico, ni neutral y siempre está involucrado con otros actores, en una institución determinada, con usuarios determinados, en un régimen político particular, en un momento histórico determinado. La pobreza, las dificultades de acceso a servicios básicos, la falta de vivienda, el trabajo infantil, se piensan, de esta manera, como expresiones, manifestación de la “cuestión social”, la cual les otorga significado social e histórico. En los procesos de intervención, la “cuestión social” se presenta como problemas económicos, sociales, políticos, culturales e ideológicos (Netto, J. P.: 2003) que adquieren un significado particular en la heterogeneidad vida cotidiana de las personas que participan de la intervención.
  6. 6. En esa dirección nos estamos refiriendo a “procesos de intervención” y no a “la intervención” unidireccional del profesional hacia los usuarios, donde se aplican técnicas o se ejecutan procedimientos sin contemplar las relaciones sociales en este orden social, ni las diversas situaciones concretas de la vida cotidiana. En lo que respecta a la producción teórica sobre la cuestión metodológica — como afirma Montaño — se puede ver desde el origen de la profesión propuestas que intentan definir métodos o modelos de intervención con la diferenciación en individuos, grupos o comunidades, o bien, se enfocan en recortes abstractos de objetos diferenciados por campos de actuación, como salud, educación, tercera edad, infancia, etc. Otras producciones, intentando dejar atrás la trilogía metodológica generaron las pautas de procedimientos conocidas como el proceso de investigación, diagnóstico, planificación, ejecución y evaluación. Asimismo en la formación profesional es necesario profundizar una revisión crítica, de la enseñanza basada en propuestas teórico-metodológicas que segmentan, deshistorizan y abordan de manera superficial y fenoménica la realidad social, produciendo una reificación de los procesos de intervención profesional, donde en apariencia el trabajador social manipularía “cosas” rígidas, que le preceden y ante las cuales poco tendría que hacer. Como explica Yolanda Guerra, son concepciones que se fundamentan en la racionalidad formal-abstracta, que es hegemónica en el orden burgués. La autora plantea que en ... la disputa ideológica entre las diversas formas de conocer e interpretar la realidad, la hegemonía ha sido de aquellas corrientes que no extrapolan las evidencias, la forma, la empiria, el dato inmediato, las expresiones de hechos, fenómenos y prácticas, que no tienen en cuenta las mediaciones, que no asumen la negatividad, que equiparan fenómenos sociales y naturales, y sobre todo operan con procedimientos abstractos, los abstraen de sus contenidos concretos y los abstraen de las relaciones que los engendran. Este modo de conocer no encuentra respaldo en el modo de ser, de constitución y del movimiento del ser social, sino que se fundamenta en modelos, reglas, fórmulas y técnicas predeterminadas (Guerra, 2006: 2). Siguiendo los aportes de Montaño (2000) es necesario que el colectivo profesional fortalezca la superación del debate “a priori” sobre el “método de intervención profesional” para asumir el de las estrategias de intervención definidas a partir del objeto, de la realidad concreta. Se apunta a superar una visión de la intervención profesional como un conjunto de procedimientos y técnicas dentro una caja de herramientas que se encuentran aisladas del proceso social, a la espera de ser utilizadas por el trabajador social. Es necesario avanzar entonces, en la problematización de las estrategias de intervención, como concepto organizador central del proceso de intervención. En esta perspectiva, se asume que los mismos se desarrollan en un momento histórico y en un lugar determinado donde coexisten distintos actores sociales con intereses y objetivos diferentes, los cuales en determinadas situaciones pueden coincidir o entrar en conflicto. Consecuentemente, la estrategia requiere ser pensada a partir de la reconstrucción analítica sobre los procesos sociales, tanto en su dimensión objetiva como subjetiva,
  7. 7. procurando alcanzar objetivos profesionales enmarcados en los procesos socio-políticos. … el desarrollo de estrategias de intervención no está determinado únicamente por el posicionamiento del Trabajador Social, ni por la dirección política de la institución, ni por los usuarios, sino por una compleja y dinámica relación que está determinada por diversos recursos, mediados por una articulación que se condensa en el arsenal operativo en un momento histórico determinado (Oliva, 2007:15). En los procesos de intervención los distintos actores involucrados tienen visiones, posicionamientos, recursos, intereses particulares, por lo cual es necesario poder identificar y comprender esas particularidades y relaciones. En estos procesos, el profesional cuenta con la posibilidad de seleccionar alternativas que se inscriben y adquieren significado, dirección y materialidad, a partir de la finalidad estratégica asumida, a las cuales denominamos tácticas operativas. Desde esta perspectiva, se ha trabajado en la crítica a los elementos que emergen desde una racionalidad formal-abstracta, procurando desde una ontología marxiana recoger los elementos que nos proporciona la realidad. Se considera que la racionalidad crítico-dialéctica facilita la comprensión la realidad, concibiendo el pensamiento como parte del ser, como explica Guerra: La racionalidad critico-dialéctica recoge sus categorías analíticas en la propia realidad, las recorre, establece sus vínculos, busca sus mediaciones, satura sus objetos de determinaciones y reproduce, en el nivel del pensamiento, las múltiples y complejas relaciones que se procesan en la realidad. En esta búsqueda de la totalidad, la interrelación entre las categorías de la realidad da lugar a los complejos cada vez más abarcativos, la perspectiva de la totalidad no se toma como un hecho formal del pensamiento, sino como un modo de ser de lo existente (Guerra, 2006: 6) Reconociendo que se requiere de una mayor profundización sobre la temática, nos hemos propuesto recuperar elementos que aporten al debate teórico, centrando la producción destinada a una formación crítica de los profesionales . Para ello, la perspectiva adoptada se inscribe en una racionalidad y tendencia histórico-crítica heredera del pensamiento marxista, la cual asume el desafío de reflexionar sobre los procesos de intervención profesional, entendidos como los resultados his tóricos de la compleja relación del profesional con los elementos que sobre y subdeterminan su práctica concreta. Los contenidos de estas páginas brindan reflexiones sobre distintos elementos táctico-operativos de los procesos de intervención, entendiendo que la práctica del Trabajo Social no puede ser concebida de manera repetitiva, sino como un proceso que se define a partir de determinadas finalidades, lo cual supone valores ético-políticos que lo legitiman (Netto, 2003). Los modos de llevar a cabo las tareas son considerados en tanto tácticas dentro ese proceso, dejando planteado que no hay una forma de “entrevista”, “visita”, “observación” o “registro” sino que, tomando en cuenta las múltiples determinaciones, son las finalidades las que van a dar el verdadero contenido a esas acciones. Consideramos que tales elementos adquieren significado a partir de su ubicación en los procesos de intervención profesional, implicando un posicionamiento que
  8. 8. tendiendo a superar una visión reificada y deshistorizada de los mismos, los visualiza y aprehende a partir de las tensiones sociales en las cuales se inserta el trabajador social. Las tácticas operativas definidas como observación, entrevista, visita domiciliaria, entre otras, son resignificadas en el marco de pensar la intervención profesional inserta en espacios sociales conflictivos, haciendo necesario asumir el componente político de la misma y, por lo tanto, definir estrategias de intervención que superen la inmediaticidad, la superficialidad cotidiana y el espontaneismo. En esta línea, el concepto de estrategia cobra relevancia en la superación de la racionalidad formal-abstracta que plantea métodos o modelos con la pretensión de ser aplicados, ignorando las particularidades de las situaciones concretas. Asimismo, las modalidades táctico-operativas, como conceptualización superadora de las llamadas técnicas, permite articular la reflexión de las dimensiones objetivas y subjetivas de los procesos sociales y las finalidades ético-políticas, lo que conduce a redimensionar elementos de los registros, vistas domiciliarias, entrevistas, entre otros. Avanzando en estas discusiones, los trabajos aquí reunidos brindan aproximaciones a la asistencia, las entrevistas, los registros, los informes sociales, la producción de conocimiento situacional, las visitas domiciliarias y la observación. Lejos de producciones aisladas y desvinculadas de las tendencias actuales del campo profesional, los distintos aportes son resultados parciales de múltiples procesos que articulan la formación, la docencia y el ejercicio profesional. Discusiones que se han venido desarrollando desde diferentes sectores del colectivo profesional, y que recogidas y reflexionadas colectivamente, son reelaboradas en este libro de manera tal que se socialicen, difundan y repiensen, redundando ellas en su discusión y debate permanente. En el primer capítulo, Manuel Mallardi avanza en la reflexión sobre los procesos de elaboración de proyectos sociales en la intervención profesional profundizando en el momento de problematización y explicación de la realidad al que denomina de conocimiento situacional. El Capítulo II es un trabajo realizado por Liliana Madrid, quien se propone aportar a la discusión sobre las particularidades de la observación que se realiza en la intervención del Trabajo Social, superando el uso irreflexivo que suele ser tomado de las llamadas ciencias sociales. El Capítulo III, es una síntesis del trabajo de tesis de graduación de Manuel Mallardi, donde se recuperan los planteos marxistas de la filosofía del lenguaje desarrollados por el pensador ruso Mijail Bajtín para reflexionar y repensar la entrevista en los procesos de intervención profesional. El Capítulo IV fue elaborado por Andrea Oliva y Silvia Pagliaro, a partir del desafío de discutir características heterogéneas que se requieren analizar acerca de las Visitas Domiciliarias, recuperando aspectos de sus particularidades según las funciones, los actores, las finalidades. Se destacan algunas consideraciones que muestran discusiones y controversias aun no saldadas en el colectivo profesional. Asimismo se recupera su potencialidad en la intervención como táctica a ser utilizada con fines críticos y de ruptura. En el Capítulo V, Ma. Cecilia Pérez presenta una aproximación a las diferentes modalidades de Registros Escritos utilizados en la formación y en el ejercicio profesional.
  9. 9. A partir de entrevistas, consultas de archivos institucionales y la propia experiencia en el ejercicio profesional y docente, recupera el carácter ontológico de estos, como momento fundante de objetivación de la realidad entre otros aspectos. El capítulo VI, constituye una síntesis de la tesis de grado realizada por Daniela Gallego, quien indaga la particularidad de los informes sociales en los procesos de intervención y es analizada de acuerdo a las distintas finalidades identificadas. Por último, la cuestión de la Asistencia profesional del Trabajo Social es abordada en el Capítulo VII por Andrea Oliva y Virginia Gardey, aportando elementos para analizar la asistencia que realizan los profesionales del Trabajo Social en los servicios sociales con financiamiento público.
  10. 10. Referencias Bibliográficas Guerra, Y. Ontología social y formación profesional. Cuadernos NEAM N°1, São Paulo: PUC/SP 1997. Traducción al español de Ma. Cecilia Pérez, Documentos del GIyAS, 2006 Iamamoto, M Servicio Social y división del Trabajo Social. Cortez Editora, São Paulo, 1997. Iamamoto, M. “La metodología en el Servicio Social: lineamientos para el debate”. En: Borgianni, E. y Montaño, C. (Orgs) Metodología y Servicio Social. Cortez Editora, São Paulo, 2000 Iamamoto, M. y Carvalho, R. Relaciones sociales y Trabajo Social. CELATS, Lima, 1984 Montaño, C.: “El debate metodológico de los ‘80/’90. El enfoque ontológico versus el abordaje epistemológico.” En: Montaño, C. y Borgianni (Orgs.), E.: Metodología y Servicio Social. Hoy en debate. Cortez Editora, São Paulo, 2000. Netto, J. P. “Método y Teoría en las diferentes matrices del Servicio Social”. En: Borgianni, E. y Montaño C. (orgs.) Metodología y Servicio Social. Hoy en debate. Cortez Editora, São Paulo, 2000. Netto, J. P. Capitalismo Monopolista y Servicio Social. Cortez Editora, São Paulo, 1997. Oliva, A. Análisis de la práctica profesional de los Trabajadores Sociales en el ámbito estatal. PUC/SP, São Paulo, 2001. Oliva, A. Los recursos en la intervención profesional del Trabajo Social. Ediciones Cooperativas, Bs. As., 2007 Tobón, M., Rottier N. y Manrique A. La práctica del Trabajador Social - Guía de Análisis. CELATS, Lima, 1983

×