Proyecto Virtus Inter Pares LA HUMILDAD, LA SOLIDARIDAD Y LA AMISTAD EN LA ROMA CLÁSICA Asignatura: Literatura latina clás...
 
Etimología El termino “humildad” deriva de la palabra latina “humilitas-atis”.
Definición Según la DRAE podemos definir la humildad como: 1.-Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limita...
Teniendo en cuenta las definiciones antes dichas, queda claro el valor de la humildad. Al utilizar este término como valor...
La humildad conlleva el autoconocimiento de uno mismo y al aprendizaje. Siendo humilde somos capaces de reconocer nuestros...
La humildad es pues, sin ninguna duda, un valor fundamental en el ser humano y un valor universal presente en todas las ép...
Fábulas de Fedro Entre todos los autores latinos de época clásica, Fedro, con sus “Fábulas”, es un perfecto exponente de d...
EL GRAJO SOBERBIO Y EL PAVO Un grajo, hinchado de vano orgullo, recogió las plumas que se le habían caído a un pavo real y...
Lo contrario a la humildad es la soberbia, la vanidad.  En esta fábula, Fedro, nos muestra como la falta de humildad que d...
SOBRE LOS VICIOS HUMANOS Júpiter nos colocó dos alforjas. Nos puso a la espalda una llena de los vicios propios y nos colg...
Como ya se ha dicho la humildad es aceptar nuestras propias limitaciones, nuestras virtudes y defectos. Pero siempre resul...
Otras fábulas de Fedro dónde se aprecia el valor de la humildad El asno y el león cazando (I.11) El ciervo en la fuente (I...
SOLIDARIDAD
La solidaridad nace del ser humano y se dirige hacia él. La verdadera solidaridad es aquella que está llamada a impulsar e...
La solidaridad trasciende a todas las fronteras: políticas, religiosas, territoriales, culturales, etc. Para instalarse en...
Un análisis del concepto del valor de la solidaridad nos ofrece los siguientes componentes esenciales: Compasión: Porque l...
¿Qué entendemos por solidaridad? Su concepto ha experimentado un proceso de transformación que se refleja en todos sus ámb...
SOLIDARIDAD: Es una de las palabras más bellas y de más contenido humano del lenguaje.  Figura entre las diez palabras más...
Fábulas de Esopo:  Las fábulas de Esopo pertenecen a lo que se denominó la época arcaica, éstas toman su fuerte en los rel...
Fábula de Esopo: El caballo y el asno. Un hombre tenía un caballo y un asno. Un día que ambos iban camino a la ciudad, el ...
En ésta fábula Esopo demuestra en ejemplo de animales como muchas veces en nuestra vida no queremos sacrificarnos por los ...
Fábula: La cigarra y la hormiga. La cigarra le preguntó a la hormiga porque llevaba tanto alimento. «Debo almacenar alimen...
La cigarra y la hormiga  es una de las fábulas atribuidas a  Esopo  y recreada por Jean de la Fontaine y Félix María Saman...
Cartas a Lucilio - Carta 6 de Lucio Anneo SENECA “ Quisiera por eso, compartir contigo esta tan súbita mutación mía; enton...
En la Roma antigua como en nuestra civilización actual, la amistad ha sido siempre una de los valores más importantes del ...
Cartas a Lucilio - Carta 3 de Lucio Anneo SENECA “ Pero si estimas amigo a alguien en quien no confías tanto como en ti mi...
La amistad, la verdadera amistad definida por los ancianos parece ser indisociable de la fidelidad. Por naturaleza, la ami...
Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “ ¿Para qué hacerme de un amigo? Para tener por quien pueda morir, para t...
La amistad resiste a toda una vida incluso al difícil obstáculo de la muerte. En efecto como lo definía Séneca, el recuerd...
Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “  […] entablada la amistad haz de creer en ella. Antes, haz de juzgarla....
Según Séneca tenemos que pensar mucho y bien juzgar los hombres antes de abandonarse a la amistad. “el único preservativo ...
Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “ ¿Preguntas de qué modo hacer rápidamente amigos? […] Hecatón dice  &quo...
Nuestro mundo no considera la amistad desde un punto de vista moral. Pensamos sobre todo en la amistad como una especie de...
Primero podemos evocar la amistad agradable, la en la que lo es querido es lo agradable. Esta amistad es la que tenemos co...
Luego existe la amistad útil, la en la que lo que es querido en la amistad es la utilidad. Esta amistad se encuentra en la...
En fin, llamamos amistad perfecta o virtuosa la en la que el amigo es él a quien deseamos lo mejor y quien desea lo mejor ...
Ciceron, De la amistad, libro VI “  Y asi discurren noblemente los que constituyen el sumo bien en la virtud; es esta mism...
Ciceron, De la amistad, libro VI “  Y no hablo ahora de una amistad vulgar o mediana (aunque tambien esta deleita y aprove...
Sin embargo hay que reconocer que esta amistad es rara, poco frecuente. Somos de manera general animados por el placer y l...
Ciceron, De la amistad, libro VI “ ¿Porque en primer lugar como puede ser soportable (como dice Ennio) aquella vida que no...
Esto no da el paso a la amistad. Hoy día tenemos otros valores: nuestros modelos sociales favorecen la relación pasional (...
BIBLIOGRAFÍA LIBROS * Cicerón(2009):  De la amistad , Madrid, Ed. Alianza * Esopo(2010):  Fábulas  (Colección  Biblioteca ...
<ul><li>RECURSOS ELECTRÓNICOS </li></ul><ul><li>*  http://www.churchforum.org/solidaridad-familia.htm </li></ul><ul><li>* ...
TRABAJO REALIZADO POR: Charlotte Laizet Lola Cobo Bueno Raquel Esther Vilar Moreno
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Humildad amistad y solidaridad en roma

3.640 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.640
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Humildad amistad y solidaridad en roma

  1. 1. Proyecto Virtus Inter Pares LA HUMILDAD, LA SOLIDARIDAD Y LA AMISTAD EN LA ROMA CLÁSICA Asignatura: Literatura latina clásica Universidad de Jaén 2011
  2. 3. Etimología El termino “humildad” deriva de la palabra latina “humilitas-atis”.
  3. 4. Definición Según la DRAE podemos definir la humildad como: 1.-Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. 2.- Bajeza de nacimiento o de otra cualquier especie. 3.-Sumisión, rendimiento.
  4. 5. Teniendo en cuenta las definiciones antes dichas, queda claro el valor de la humildad. Al utilizar este término como valor no estamos intentando infravalorar a nadie, ni dar a entender que pertenece a una clase social inferior, ni nada parecido. La humildad consiste en ser capaz de conocerse a uno mismo y saber hasta dónde somos capaces de llegar, reconociendo nuestras limitaciones y nuestros errores. Solo conociendo nuestros límites e impedimentos podemos avanzar.
  5. 6. La humildad conlleva el autoconocimiento de uno mismo y al aprendizaje. Siendo humilde somos capaces de reconocer nuestros errores y aprender de ellos. Al conocerse a uno mismo podemos considerar la autocrítica como una oportunidad de crecimiento personal.
  6. 7. La humildad es pues, sin ninguna duda, un valor fundamental en el ser humano y un valor universal presente en todas las épocas y todas las culturas.
  7. 8. Fábulas de Fedro Entre todos los autores latinos de época clásica, Fedro, con sus “Fábulas”, es un perfecto exponente de diversos valores. A continuación se comentan algunas de sus fábulas en la cuales se trata la humildad.
  8. 9. EL GRAJO SOBERBIO Y EL PAVO Un grajo, hinchado de vano orgullo, recogió las plumas que se le habían caído a un pavo real y se engalanó con ellas. Luego, menospreciando a los suyos, se mezcló entre la hermosa grey de pavos. Mas ellos le arrancan las plumas a la desvergonzada ave y le hacen huir a picotazos. El grajo, todo magullado, se volvió entristecido junto a los de su propia especie. Pero rechazado por ella, tuvo que soportar una terrible vergüenza Entonces, uno de aquellos a los que antes había despreciado le dijo:<<Si te hubieras contentado con nuestra condición y hubieras querido aceptar lo que la naturaleza te había concedido, no habrías sufrido aquella afrenta ni te verías ahora tan desgraciadamente rechazado>> (Fedro, I.3)
  9. 10. Lo contrario a la humildad es la soberbia, la vanidad. En esta fábula, Fedro, nos muestra como la falta de humildad que demuestra el grajo lo excluye tanto del grupo al que quiere pertenecer, como del grupo al que, realmente, pertenece.
  10. 11. SOBRE LOS VICIOS HUMANOS Júpiter nos colocó dos alforjas. Nos puso a la espalda una llena de los vicios propios y nos colgó delante del pecho otra cargada con los ajenos. Por ello, no podemos ver nuestros defectos;pero, en cuanto otros cometen errores, somos sus censores. (Fedro, IV.10)
  11. 12. Como ya se ha dicho la humildad es aceptar nuestras propias limitaciones, nuestras virtudes y defectos. Pero siempre resulta más fácil ver los defectos de los demás antes que los nuestros. Si los aceptáramos podríamos aprender de ellos.
  12. 13. Otras fábulas de Fedro dónde se aprecia el valor de la humildad El asno y el león cazando (I.11) El ciervo en la fuente (I.12) La zorra y el cuervo (I.13) El perro, el tesoro y el buitre (I.27) La zorra y el águila (I.28) El asno que se burlaba del jabalí (I.29) La hermana y el hermano (III.8) El pavo real se queja a Juno de su voz (III.18) La hormiga y la mosca (IV.25) El flautista desvergonzado (V. 7)
  13. 14. SOLIDARIDAD
  14. 15. La solidaridad nace del ser humano y se dirige hacia él. La verdadera solidaridad es aquella que está llamada a impulsar el verdadero cambio y que favorezca el desarrollo de los individuos y las naciones. Está fundada principalmente en la igualdad universal que une a todos los hombres. Esta igualdad es una derivación directa e innegable de la verdadera dignidad del ser humano, que pertenece a la realidad intrínseca de la persona, sin importar su raza, edad, sexo…
  15. 16. La solidaridad trasciende a todas las fronteras: políticas, religiosas, territoriales, culturales, etc. Para instalarse en el hombre, en cualquier ser humano, y hacer sentir en nuestro interior la conciencia de una “familia” al resto de la humanidad. La solidaridad implica afecto: la fidelidad del amigo, la comprensión del maltratado, el apoyo al perseguido, la apuesta por causas impopulares o perdidas, todo eso puede no constituir propiamente un deber de justicia, pero si es un deber de solidaridad .
  16. 17. Un análisis del concepto del valor de la solidaridad nos ofrece los siguientes componentes esenciales: Compasión: Porque la solidaridad es un sentimiento que determina u orienta el modo de ver y acercarse a la realidad humana y social, condiciona su perspectiva y horizonte. Supone ver las cosas y a los otros con los ojos del corazón, mirar de otra manera. Conlleva un sentimiento de fraternidad, de sentir la empatía por el dolor de los otros. Reconocimiento: no toda compasión genera solidaridad, sólo aquella que reconoce al otro en su dignidad de persona. La solidaridad así tiene rostro, la presencia del otro demanda una respuesta. Universalidad: “La desnudez del rostro”, la indefensión y la indigencia es toda la humanidad y simboliza la condición de pobreza de esfera intimista y privada.  
  17. 18. ¿Qué entendemos por solidaridad? Su concepto ha experimentado un proceso de transformación que se refleja en todos sus ámbitos. Para algunos es la reivindicación de derechos fundamentales y para otros sólo una actitud de piedad centrada en la limosna y en la asistencia. La solidaridad siempre implica los siguientes puntos: Es una virtud contraria al individualismo y al egoísmo. Se refleja en el servicio y busca el bien común. Su finalidad es intentar o solucionar las carencias espirituales o materiales de los demás. Requiere discernimiento y empatía.   ¿Por qué solidaridad? Solidaridad, porque es lo justo, porque todos vivimos en una sociedad, porque todos necesitamos de todos, porque somos seres humanos, iguales en dignidad y derechos.
  18. 19. SOLIDARIDAD: Es una de las palabras más bellas y de más contenido humano del lenguaje. Figura entre las diez palabras más bonitas -por el contenido y la sonoridad- de la lengua castellana. Se trata de ver al otro, no como un instrumento, un rival, un número, sino como un semejante, un complemento, una ayuda, un compañero de camino, un amigo, una prolongación de ti mismo. No se puede pasar de él, y mucho menos oprimir o anular. Es preciso compartir, colaborar, servir, ayudar o dejarse ayudar, o simplemente «estar». CARITAS FUEGO EN LA TIERRA ADVIENTO Y NAVIDAD 1988.Pág. 130
  19. 20. Fábulas de Esopo: Las fábulas de Esopo pertenecen a lo que se denominó la época arcaica, éstas toman su fuerte en los relatos populares y es considerada por algunos autores como una sátira. En sus fábulas hay una enseñanza moral, no una doctrina. Recogen experiencias de la vida cotidiana que forman un conjunto de ideas de carácter pragmático.
  20. 21. Fábula de Esopo: El caballo y el asno. Un hombre tenía un caballo y un asno. Un día que ambos iban camino a la ciudad, el asno, sintiéndose cansado, le dijo al caballo: - Toma una parte de mi carga si te interesa mi vida. El caballo haciéndose el sordo no dijo nada y el asno cayó víctima de la fatiga, y murió allí mismo. Entonces el dueño echó toda la carga encima del caballo, incluso la piel del asno. Y el caballo, suspirando dijo: - ¡ Qué mala suerte tengo! ¡Por no haber querido cargar con un ligero fardo ahora tengo que cargar con todo, y hasta con la piel del asno encima!
  21. 22. En ésta fábula Esopo demuestra en ejemplo de animales como muchas veces en nuestra vida no queremos sacrificarnos por los demás y como todo puede cambiar. Por no querer ayudarle con poco peso al morir el asno, se ve obligado el caballo a llevar una carga tres veces mas pesada. Cuando no ayudas a alguien que te lo pide en realidad te estás perjudicando a ti mismo.
  22. 23. Fábula: La cigarra y la hormiga. La cigarra le preguntó a la hormiga porque llevaba tanto alimento. «Debo almacenar alimento porque pronto vendrá el invierno», respondió la hormiga. La cigarra comenzó a reír. «Tonta, pero si hay alimento por todas partes. Además el invierno sólo llegará en tres meses», dijo.  La hormiga no prestó atención a lo dicho por la cigarra y siguió su camino a casa. La cigarra le gritó: «Tonta, disfruta la vida».  Así pasaron los siguientes tres meses. La hormiga seguía recolectando alimentos, mientras que la cigarra sólo coleccionaba las letras de las canciones que escribía en sus largos días de descanso.  Al llegar el invierno todos los animales del bosque se refugiaron en sus casas para protegerse del frío. Al ver la cigarra que caían los primeros copos de nieve intentó buscar un árbol u otro lugar done pasar el invierno pero no tuvo suerte. Todos estaban ocupados.  Los días pasaron y la cigarra estaba muy flaca y con hambre. Caminaba entre la nieve buscando alguna hoja o semilla pero no tenía suerte. Desesperada la cigarra tocó en la puerta de la casa de la hormiga y le pidió comida. La hormiga se compadeció de la cigarra y le dio un poco de arroz, no sin antes decirle: «recuerda, es mejor prevenir que lamentar».
  23. 24. La cigarra y la hormiga es una de las fábulas atribuidas a Esopo y recreada por Jean de la Fontaine y Félix María Samaniego. [ Sin embargo, cuando Jean de la Fontaine y luego Samaniego recrearon esta fábula, quizá por razones histórico sociales le cambiaron el final, y la que había sido una generosa hormiga pasó a convertirse en un egoísta insecto, que le niega alimento a la cigarra y la expone a una muerte casi segura. En el caso de La Fontaine, se trata de una historia didáctica (con moraleja), dado que en este caso el trabajo incesante de la hormiga se ve recompensado con la supervivencia y la despreocupación de la cigarra se paga con la vida. En esta conocidísima fábula se nos muestra un claro ejemplo de solidaridad. De cómo aunque la hormiga trabaja mientras la cigarra pierde el tiempo luego no duda en ser solidaria con ella y darle alimento cuando lo necesita.
  24. 25. Cartas a Lucilio - Carta 6 de Lucio Anneo SENECA “ Quisiera por eso, compartir contigo esta tan súbita mutación mía; entonces nuestra amistad comenzaría a tener esa confianza más certera, aquella de la verdadera amistad, la que ninguna espera, ningún temor ni el cuidado de interés alguno puede romper, aquella con la cual los hombres mueren, por la cual mueren.”
  25. 26. En la Roma antigua como en nuestra civilización actual, la amistad ha sido siempre una de los valores más importantes del hombre y como lo dijo Blake : «  el pájaro tiene su nido, la araña su vela y el hombre la amistad”. El amor es considerado como las fundaciones humanas sin las cuales el hombre no puede construir una vida feliz. Pero fijándose en una definición más amplia de este término distinguimos dos significaciones, una amorosa derivada del verbo latino amo (amar) y la otra afectiva del latín amicus (“amigo”). Pero el sentido actual parece ir atenuándose con utilizaciones del termino de amigo en expresiones en las que amigo designa únicamente un compañero pasajero.
  26. 27. Cartas a Lucilio - Carta 3 de Lucio Anneo SENECA “ Pero si estimas amigo a alguien en quien no confías tanto como en ti mismo, rotundamente erras y no conoces suficientemente la fuerza de la verdadera amistad. […] Hacia la amistad no lo lleva ninguna conveniencia propia, sino el impuso natural, porque entre las cosas que para nosotros poseen innata dulzura, se encuentra la amistad. […] ínsito llevamos el aguijón que nos hace ávidos de amistad.”
  27. 28. La amistad, la verdadera amistad definida por los ancianos parece ser indisociable de la fidelidad. Por naturaleza, la amistad fuerte no se altera con el tiempo. Además parece que la amistad no tiene fallos. Los temas de conversación, las peleas son numerosas, por supuesto, pero esto no impide que la amistad sea más fuerte que todo estos pequeños conflictos. Sin embargo la amistad tiene sus fallos. El tiempo no influye sobre ella pero la distancia si compromete la fuerza de la amistad hasta romper esta relación.
  28. 29. Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “ ¿Para qué hacerme de un amigo? Para tener por quien pueda morir, para tener a quien seguir en el exilio, a quien defender de la muerte incluso al precio de mi vida. […] &quot;No se trata ahora de eso&quot; - dices - &quot;de saber si la amistad es de desear por ella misma&quot; . ¡Pero si! Nada hay que sea más necesario de probar: si la amistad es deseable por sí misma, puede acceder a ella quien se basta a sí mismo. ¿De qué manera se accede entonces? Como a lo pulquérrimo: ni motivado por el lucro, ni aterrorizado por los cambios de fortuna; se priva a la amistad de su majestad cuando se la cultiva para obtener un buen caso.”
  29. 30. La amistad resiste a toda una vida incluso al difícil obstáculo de la muerte. En efecto como lo definía Séneca, el recuerdo de un amigo muerto debe ser agradable. Piensa que el dolor engendrado por este recuerdo tiene su propio placer. La fuerza extrema de la amistad permite entonces mas allá de la muerte de conservar el recuerdo imborrable de su amigo. La amistad que deseamos “para toda una vida” es mucho más: la amistad es eternal. En estas condiciones el famoso refrán: “a la vida, a la muerte” coge todo su sentido.
  30. 31. Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “ […] entablada la amistad haz de creer en ella. Antes, haz de juzgarla. […] Largamente cogita dentro de ti si es digna de ser aceptada la amistad de alguien. Cuando así sucediese, acógelo totalmente en tu seno, dialoga con él con la misma determinación con que lo harías contigo mismo.”
  31. 32. Según Séneca tenemos que pensar mucho y bien juzgar los hombres antes de abandonarse a la amistad. “el único preservativo […] es que no comencemos a amar demasiado pronto, y acaso a quienes no lo merezcan” (Ciceron, De la amistad, libro XXI). La amistad se basa sobre todo en una fe en los mismos valores humanos. La amistad es diferente del amor. Como lo decía Séneca: “la amistad es siempre rentable, el amor es a veces perjudiciales”. En efecto estamos acostumbrados a definir la amistad como un amor sin dolor. “Asi la naturaleza no apetece la soledad, y siempre busca ciertos como arrimos, que cuando lo es un grande amigo, es la delicia mas dulce de la vida” (Ciceron, De la amistad, libro XXIII).
  32. 33. Cartas a Lucilio - Carta 9 de Lucio Anneo SENECA “ ¿Preguntas de qué modo hacer rápidamente amigos? […] Hecatón dice &quot;yo te mostraré como ser amado sin pociones, sin hierbas, sin ningún tipo de fórmula mágica: si quieres ser amado, ama&quot; . Por otra parte, no tan solo mantener viejas y probadas amistades entraña un gran placer, sino también comenzar y cultivar nuevas. […] Quien mira a sí mismo y por tal razón busca amigos, piensa mal. Tal como comienza, así termina: si se hizo de un amigo para que lo asista contra el cautiverio, ni bien crepiten las cadenas éste se batirá en retirada.”
  33. 34. Nuestro mundo no considera la amistad desde un punto de vista moral. Pensamos sobre todo en la amistad como una especie de convivialidad agradable. Confundimos el compañero del verdadero amigo de modo que privilegiamos la palabra simpatía, cuya etimología designa, como en la palabra compasión, una comunidad de sentimientos. Manifestándose allá de las limites del yo y de sus intereses, la simpatía hace que nos acercamos del otro. Abre la individualidad hacia una región más amplia, la abre a todo lo que vive, a todo lo que es sensible, como nos lo dice Bergson. Sin embargo la simpatía no es la amistad, que es más, porque la relación que designa es reciproco y no debe nada a los accidentes que nos pone en un contexto determinado que no hemos elegido. Esta idea nos permitirá determinar los diferentes grados en la amistad.
  34. 35. Primero podemos evocar la amistad agradable, la en la que lo es querido es lo agradable. Esta amistad es la que tenemos con los que buscan los mismos placeres que nosotros. El amigo es este que tiene los mismos huegos, las mismas actividades de ocio, el amigo cuya la compañía es agradable y festiva. Esta forma de amistad sigue el principio de Empedocle que quiere que los semejantes se atraen porque lo que acerca las personas en este caso, es la comunidad de los gustos. No obstante el placer es una cosa muy inconstante y frágil: cambia según las circunstancias y la madurez de cada uno. Por eso esta amistad es accidental como es accidental su causa. Puede nacer y desaparecer siguiendo las circunstancias.
  35. 36. Luego existe la amistad útil, la en la que lo que es querido en la amistad es la utilidad. Esta amistad se encuentra en la gente que tiene una relación fundida en el servicio mutual. Está gobernada por el principio de Heráclito según el que los contrarios tienden a unirse. Observamos por ejemplo que se instalan relaciones entre personas muy diferentes por naturaleza pero estas diferencias son justamente complementarias y a estas personas les gusta esta relación por esta razón. No obstante nuestras necesidades dependen de las circunstancias así que una amistad tal puede disolverse en cuanto la utilidad desaparezca. La amistad útil es una relación accidental porque la persona que es amada no lo es por la persona que es sino por lo que esperamos de ella.
  36. 37. En fin, llamamos amistad perfecta o virtuosa la en la que el amigo es él a quien deseamos lo mejor y quien desea lo mejor para nosotros-mismos. Amistad vulgar o mediana se opone a la verdadera y perfecta. Esta dimensión moral es muy importante. No podemos llamar amigos a el que nos anima a la depravación para divertirnos. “Establezcase, pues, por ley primera en la amistad, que ni pidamos a los amigos cosas malas, ni las hagamos aunque nos rueguen” (Ciceron, De la amistad, libro XII). Un amigo es la persona que se preocupa de nuestro bien y que sabrá a veces ponernos en cuestión para ayudarnos a elegir el buen camino. Entonces esta atención no es como las anteriores, accidental. La amistad perfecta no es una amistad de un día puesto que está relacionada con el bien. Pues, podemos concebir una amistad útil o una amistad agradable entre una mala persona y un hombre de bien, entre dos hombres malos pero es imposible encontrar entre estas personas una amistas perfecta. Ciceron prueba que el amor a la virtud es el principio natural de la amistad.
  37. 38. Ciceron, De la amistad, libro VI “ Y asi discurren noblemente los que constituyen el sumo bien en la virtud; es esta misma es la que engendra y mantiene las amistades; de modo que sin ellas no puede haberlas en manera alguna.”
  38. 39. Ciceron, De la amistad, libro VI “ Y no hablo ahora de una amistad vulgar o mediana (aunque tambien esta deleita y aprovecha), sino de la verdadera y perfecta, como fue la de aquellos pocos que son tan nombrados”.
  39. 40. Sin embargo hay que reconocer que esta amistad es rara, poco frecuente. Somos de manera general animados por el placer y la utilidad. “Luego no nace la amistad del interés, sino que de ella resultan las utilidades” (Ciceron, De la amistad, libro XIV). La amistad es virtud y no pasión, se desea, se mantiene haciendo esfuerzos continuamente. Es fácil desear este tipo de amistad, es más difícil alcanzarla aunque engloba las dos amistades precedentes: verdaderos amigos se hacen favores y buscan los mismos placeres. Kant subraya que en la amistad hay un equilibrio tan frágil que se trata de un ideal en el que hay que conciliar el respeto y el amor. Con un amigo: “hablar de todo tan libremente como consigo mismo”, sienten aun mas las adversidades que los que las experimentan. Los hombres somos atraídos por estos dos extremos.
  40. 41. Ciceron, De la amistad, libro VI “ ¿Porque en primer lugar como puede ser soportable (como dice Ennio) aquella vida que nos descansa en la mutua benevolencia de un amigo? ¿Qué cosa tan dulce como tener uno con quien hablar de todo tan libremente como consigo mismo?”
  41. 42. Esto no da el paso a la amistad. Hoy día tenemos otros valores: nuestros modelos sociales favorecen la relación pasional (en el cine), una cierta complicidad viril (en el deporte), una convivialidad superficial (en el juego y en las fiestas). Como, en el mundo en el que vivimos hoy, podríamos ser sensibles a la formula de Epicúrea: “pan, agua y amistad”. La amistad parece ser un ideal: algo hacia el que tendemos pero que nunca alanzamos.
  42. 43. BIBLIOGRAFÍA LIBROS * Cicerón(2009): De la amistad , Madrid, Ed. Alianza * Esopo(2010): Fábulas (Colección Biblioteca Básica Gredos), Madrid, Ed. Gredos * Fedro y Aviano (1998): Fábulas , Madrid, Ed. Akal/Clásica * Real Academia Española de la lengua ( 2001): Diccionario de la Real Academia de la lengua española , Madrid, Ed. Espasa * Seneca, Lucio Anneo(1982): Cartas a Lucilio , Barcelona, Ed. Juventud
  43. 44. <ul><li>RECURSOS ELECTRÓNICOS </li></ul><ul><li>* http://www.churchforum.org/solidaridad-familia.htm </li></ul><ul><li>* http://www.portalplanetasedna.com.ar/valores.htm </li></ul>
  44. 45. TRABAJO REALIZADO POR: Charlotte Laizet Lola Cobo Bueno Raquel Esther Vilar Moreno

×