Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO IIEducabilidad                                                 por Clara...
tensión entre lo que el niño trae y lo que la escuela espera o exige (López-Tedesco). Desde estaperspectiva hacen referenc...
–   M. Bello, Perú: equidad social y educación en los noventa, Buenos Aires, IIPE,    2002.–   C. Cullen, Carlos, “Raciona...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

2011 educabilidad texto stramiello

1.236 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.236
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
5
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

2011 educabilidad texto stramiello

  1. 1. Proyecto: DICCIONARIO DEL PENSAMIENTO ALTERNATIVO IIEducabilidad por Clara Inés Stramiello (UCA –UNLA)El concepto de educabilidad pone en tensión cuestiones relacionadas con el sentido de enseñar,con la ética del enseñante, con la responsabilidad de los adultos por sus acciones. La tareaeducativa se concibe como la interacción de dos elementos: uno con capacidad de influenciar yotro capaz de ser influenciado. Al primero se lo denomina educatividad y se refiere a la aptitudo capacidad del educador, por la cual facilita y contribuye al aprendizaje; al segundo,educabilidad y alude a la capacidad de todo individuo o educando para recibir influencias yreaccionar ante ellas para construir su propia identidad. Ambos elementos, que todas laspersonas poseen, son inseparables cuando se analizan los hechos educativos, pero susceptiblesde análisis conceptuales cuando centramos el estudio en alguno de los términos mencionados.El concepto de educabilidad como capacidad, disposición o ductilidad del individuo pertenecea la tradición filosófica occidental que caracteriza al ser humano como el único capaz deeducarse interactuando con otros seres humanos, y como el único que posee la posibilidad deeducarse o sea de dar viabilidad al proceso educativo. También se considera que laeducabilidad individual no puede separarse del contexto histórico en el que la persona estáinserta. De modo tal que según la concepción filosófica tradicional el concepto de educabilidades atribuible a todo ser humano por el hecho de serlo y, simultáneamente, una capacidad quesolo se efectiviza según las circunstancias concretas o existenciales en las que el sujetoconcreto existe. Estas dos aristas han estado presentes cuando desde la pedagogía, asociada conla psicología, la sociología y la biología, se plantean las posibilidades y límites de la educación.En el ámbito latinoamericano, el pedagogo Paulo Freire concibió la educabilidad desde laconceptualización de la acción educativa como acción política y emancipadora que posibilitatransformaciones individuales y colectivas en contextos de opresión e injusticia. El ser humanoes fundamentalmente sujeto y no objeto de la educación: hombres y mujeres son educables enla medida en que se reconocen como inacabados, inconclusos, necesitados de una praxistransformadora. La conciencia del inacabamiento y de sus causas (sociales, políticas,económicas) posibilitará el camino hacia la liberación y la salida de la injusticia. Ser educablepara Freire es tener la posibilidad de completarse ontológicamente.Desde fines del siglo XX el tema de la educabilidad está presente en el debate filosófico-pedagógico en nuestra región, sobre todo asociado al cumplimiento efectivo del derecho a laeducación y, también, a las propuestas que centran la atención en la educación como condiciónindispensable para lograr una sociedad más justa y equitativa. Al respecto, el InstitutoInternacional de Planeamiento Educativo (IIPE) coordinó y realizó varios estudios que afirmanla centralidad de la educación y que, teniendo en cuenta la creciente complejidad del escenariosocial de América Latina, destacan que hace falta un mínimo de bienestar o equidad para podereducar. La relación entre fracaso escolar y pobreza fue el motor que impulsó estasinvestigaciones que niegan que la educabilidad esté en estrecha relación con factoreshereditarios, genéticos o biológicos, independientes del contexto social o cultural, quepredeterminan el futuro de los niños y jóvenes y tornan casi inútil toda acción educativa. Lanoción de educabilidad es comprendida como un concepto relacional, en tanto se define en la
  2. 2. tensión entre lo que el niño trae y lo que la escuela espera o exige (López-Tedesco). Desde estaperspectiva hacen referencia a las condiciones de educabilidad como forma de interrogar a lasociedad sobre su responsabilidad política en la provisión de recursos, oportunidades ycondiciones para que los alumnos aprendan y los profesores enseñen, especialmente encontextos de pobreza (Navarro). De modo tal que la educabilidad es el grado o nivel dedesarrollo en cada individuo de características biológicas y personales que afectan sucapacidad para beneficiarse en mayor o menor medida de las oportunidades de aprendizaje quele brinda la escuela. Se trata de factores modificables en la población a través de políticassociales y superables en cada persona a través de estrategias compensatorias y de rehabilitación(Bello). El concepto de educabilidad del IIPE es el resultado de condiciones sociales previas ala escolarización de cada niño.Frente a ello se alzan otras voces que, retomando el pensamiento de Freire, consideran que laantedicha noción de educabilidad tiene supuestos metafíscos, responde a una filosofíaesencialista y promueve una pedagogía de la pobreza en la que se caracteriza y tipifica alalumno pobre no para liberarlo sino para armar una suerte de metodología de la pobreza quejustifica la desigualdad educativa y la exclusión social (Kaplan, Cullen, Neufeld, Thisted).Conocer las condiciones socioculturales de los alumnos no debe tener una finalidadcondenatoria que lleve a reproducir las desventajas iniciales y a considerar el fracaso escolarcomo un resultado natural; por lo tanto es necesario repensar los mecanismos que impregnanlas prácticas y representaciones sociales y escolares de docentes y alumnos como lanaturalización de las diferencias de capital cultural, los mecanismos de estigmatización y lasconcepciones acerca de la inteligencia (Kaplan). En Latinoamérica en general y en laArgentina en particular la escolarización actualmente no se dirige a la uniformización de lapoblación sino a su educación por bandas o sectores, convirtiéndose la escuela en un límitepara la integración social y creándose circuitos de escolarización que ahondan las divisionessociales. Entre los temas que contribuyen a profundizar estos circuitos se encuentra el de lafrontera entre la educabilidad y la ineducabilidad, en base al concepto de alumno normal, o seaaquel que posee determinadas cualidades que lo convierten en sujeto del sistema educativo(Puiggrós-Dussel). Ante esto algunos se cuestionan si no sería más apropiado asociar elconcepto de educabilidad con la capacidad de la escuela para adaptarse a la diversidad dealumnos. Otros proponen definir la educabilidad más como una propiedad de las situacionesque de los sujetos a título individual en tanto la formulación del individuo como punto departida de la explicación psicológica es un constructo conceptual moderno basado en laindependencia ontológica del sujeto en relación al entorno. Educabilidad no equivale acapacidad o posibilidad de aprendizaje sino a actividad intersubjetiva mediada, donde eldesarrollo y el aprendizaje es algo que se produce en situación y es la situación la que loexplica, aunque sus efectos también puedan constatarse en los sujetos (Baquero).Es posible afirmar la educabilidad de todas las personas en tanto cada ser humano puedeapropiarse del conocimiento para comprenderse y comprender el mundo. Pero también en esteconcepto juega un rol preponderante la mirada del otro, la del adulto, la del docente, la de lasociedad. Por ambos motivos consideramos que la educabilidad puede sintetizarse enconsiderar al ser humano como sujeto de expectativas a lo largo de la vida.Fuentes:– R. Baquero, “De las dificultades de predecir”, en R. Baquero, A. Pérez, A.Toscano (comps.) Construyendo posibilidad, Rosario, Homo Sapiens, 2008.
  3. 3. – M. Bello, Perú: equidad social y educación en los noventa, Buenos Aires, IIPE, 2002.– C. Cullen, Carlos, “Racionalidad y educación”, en C. Cullen (comp.) Filosofía, cultura y racionalidad crítica, Buenos Aires, Stella, 2004.– – P. Freire, Pedagogía del oprimido, Montevideo, Tierra Nueva, 1971. – C. Kaplan, S. Llomovatte, (coords.) Desigualdad educativa, Buenos Aires, Noveduc, 2009.– – N. López, “Educación y equidad”, en I. Hernaiz, E. Sanjinés Chávez, V. Villarón (comps.) Educación y desarrollo local. Buenos Aires, IIPE, 2005.– – N. López, J. C. Tedesco, Las condiciones de educabilidad de los niños y adolescentes en América Latina, Buenos Aires, IIPE, 2002. – L. Navarro, La escuela y las condiciones sociales para aprender y enseñar, Buenos Aires, IIPE, 2004.– – M.R. Neufeld, J.A. Thisted, Jens Ariel “Vino viejo en odres nuevos: acerca de educabilidad y resiliencia”, Cuadernos de Antropología Social 19, pp. 83-99, Instituto de Ciencias Antropológicas, UBA.– – A. Puiggrós, I. Dussel, Inés, “Fronteras educativas en el fin del siglo”, en A. Puiggrós et al. En los límites de la educación: niños y jóvenes del fin de siglo, Rosario, Homo Sapiens, 1999.

×