Principios pedagógicos
Uno de los mayores errores que se producen en el deporte de competición
es considerar sólo los fact...
El entrenador debe hacer participar al deportista en la preparación,
estructuración y evaluación del entrenamiento, tomand...
La participación activa no debe limitarse solamente a las sesiones de
entrenamiento. Durante el tiempo libre el deportista...
2. Principio de la Accesibilidad
"Los cautos rara vez se equivocan" (Confucio).
Concreta el principio de la participación ...
Los principios pedagógicos organizan y orientan el proceso de
entrenamiento.
3. Principio de la Organización de las cargas...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Principios pedagógicos informe

254 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
254
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Principios pedagógicos informe

  1. 1. Principios pedagógicos Uno de los mayores errores que se producen en el deporte de competición es considerar sólo los factores fisiológicos del entrenamiento. Muchas veces los niños/as que practican un deporte lo abandonan porque no le ven sentido a las tareas que realizan. En otras ocasiones no se consigue explotar todo el potencial de un deportista porque no se le enseña a conocer sus propias sensaciones corporales, no se le indican los objetivos del entrenamiento, no comprende las indicaciones del entrenador o no se siente identificado con el tipo de entrenamiento que realiza. El deporte en general y el balonmano en particular tienen como objetivo generar hábitos de vida saludables; por eso debemos pretender que la práctica de actividad física sea algo estable y útil (Barcala. R., 1991). Para lograr estos objetivos deportivos se presentan los PRINCIPIOS PEDAGÓGICOS del entrenamiento, que nos servirán para orientar el proceso de entrenamiento. 1. Principio de la Participación Activa y Consciente en el Entrenamiento "Aprender sin reflexionar es malgastar energía" (Confucio). El jugador es el sujeto de entrenamiento. Para desarrollar su potencial no sólo se debe fomentar el desarrollo de las capacidades condicionantes y coordinativas, sino que también hay que fomentar un proceso de reflexión. El entrenador debe informar al deportista de los objetivos del entrenamiento, lo que se logrará con el mismo y cuál será el efecto previsible. Así, cuando el jugador de balonmano realice un entrenamiento para la mejora de la fuerza en el tren inferior a través del trabajo de pesas ("sentadilla"), sabrá que ese sufrimiento es intrínseco al tipo de sesión planificada, y tendrá unos efectos específicos en su rendimiento que a la larga serán beneficiosos en las situaciones de juego.
  2. 2. El entrenador debe hacer participar al deportista en la preparación, estructuración y evaluación del entrenamiento, tomando ambos algunas decisiones conjuntamente. De esta forma conseguiremos educar al jugador a la hora analizar y planificar su propio rendimiento. Otra circunstancia importante es que a la hora de la selección de objetivos deportivos, la fórmula más indicada es por consenso entre el entrenador y el deportista. Así nuestro "balonmanista" asumirá las responsabilidades del entrenamiento como algo propio (y no impuesto únicamente por el entrenador). También llamado principio de lo consciente por Ozolin (1983). Contempla una preparación y conducción del entrenamiento y una actividad tal entre el entrenador y sus alumnos que posibiliten a cada deportista saber por qué y para qué actúa. Un atleta, como el músico, debería percibir y, por tanto, oír, cuando suenan las notas falsas. Esto le permitirá hacer las correcciones apropiadas en su repertorio de entrenamiento. Del principio de lo consciente se desprende la siguiente regla: el estudiante debe conocer el resultado de su actividad así como la valoración que se da a los realizados. Cuando un deportista, después de realizar un ejercicio, analice sus movimientos, juzgue sus errores y sepa como superarlos, está en condiciones de repetir el ejercicio con más éxito. El conocimiento de los resultados obtenidos no es solo necesario durante el aprendizaje, sino al realizar cualquier ejercicio de entrenamiento. Cuando el deportista no compara los resultados indicados con sus propias impresiones ( sentido de la velocidad, ritmo, relajamiento, simplicidad o dificultad, etc.) no podrá saber en que aspecto se encuentra atrasado, no logrará desplegar todas sus posibilidades ni perfeccionar sus resultados. Lo idio-motor en la enseñanza, el entrenamiento autógeno y psicológico, el perfeccionamiento de las posibilidades de dirigir los estados y funciones y la autorregulación, abren nuevos caminos para la elevación del rendimiento de los deportistas. Y con todos estos cambios exigen considerables esfuerzos a la conciencia de los deportistas, así como la adquisición por ellos de nuevos conocimientos.
  3. 3. La participación activa no debe limitarse solamente a las sesiones de entrenamiento. Durante el tiempo libre el deportista debe de saber como se desarrolla su proceso de recuperación y que tipos de actividades o comportamientos le pueden perjudicar en dicho proceso. Ritter (1971) sugiere que pueden derivarse de este principio las siguientes reglas: a.- El entrenador debe elaborar los objetivos del entrenamiento junto con sus deportistas. Esto obligaría a tomar un papel activo en el establecimiento de objetivos según sus propias capacidades. b.- El deportista debería participar activamente en la planificación de los programas de entrenamiento a corto y largo plazo, así como analizarlos. c.- El deportista debería continuamente pasar test y controles con el fin de obtener una información más objetiva de su progreso en un periodo determinado de tiempo y basar una programación posterior en este tipo de análisis. d.- El deportista debe incluir "deberes" o entrenamientos sin la supervisión del entrenador. Una actitud consciente hacia el entrenamiento debería también estar reflejada en la fijación de objetivos precisos y alcanzables, el cual elevará el interés de los entrenamientos y un entusiasmo mayor en la participación en las competiciones. En resumen, podemos decir que una elevada conciencia, una relación activa hacia la preparación, un estudio profundo de la teoría y la metodología del entrenamiento, posibilitan a los deportistas acumular una considerable reserva de conocimientos y experiencias que le permiten entrenarse con efectividad y participar con éxito en las competiciones.
  4. 4. 2. Principio de la Accesibilidad "Los cautos rara vez se equivocan" (Confucio). Concreta el principio de la participación activa y consciente en el entrenamiento. Al trabajar con jóvenes deportistas, uno de los objetivos es que se diviertan y aprendan al tiempo que hacen ejercicio físico. Pues bien esto difícilmente puede ser conseguido si planteamos tareas imposibles de conseguir. Debemos tener en cuenta el principio de accesibilidad según el cual las cargas de entrenamiento (duraciones, intensidades, recuperaciones,...) deben adecuarse a las posibilidades del joven deportista. La motivación hacía el ejercicio físico está ligada a la gratificación de su práctica (adaptada al individuo) y al éxito del mismo, por lo que la tarea debe ser accesible en el plano condicional, coordinativo, técnico, táctico y psicológico. Hay que ser realista a la hora de la selección de los objetivos, ya que si son excesivamente exigentes provocarán frustración, abandono del deporte y problemas físicos (lesiones, alteraciones hormonales, etc...) y psicológicos (baja autoestima, ansiedad, etc...). Por eso debemos tener en cuenta lo siguiente en la selección de objetivos: Las leyes biológicas determinan las posibilidades físicas del entrenamiento. La experiencia en el deporte determina las posibilidades técnicas y tácticas del deportista.
  5. 5. Los principios pedagógicos organizan y orientan el proceso de entrenamiento. 3. Principio de la Organización de las cargas (Periodización) "Si bien buscas, encontraras" (Platón). Es el principio donde el entrenador de balonmano juega un papel fundamental. El entrenador es el que debe organizar y planificar los entrenamientos para lograr los mejores resultados en el momento de la competición. La periodización se asemeja a una partida de ajedrez. Consiste organizar los estímulos en cantidad (volumen) y calidad (intensidad) de una forma estratégica, para llegar en las mejores condiciones al momento de la competición. El entrenamiento submaximo puede considerarse como poner dinero en el banco y la competición total como retirarlo. Cualquier gerente de banco nos dirá que no se puede sacar indefinidamente sin efectuar unos nuevos depósitos. En resumen: usted no puede competir bien todo el año porque su estado físico lo llevara solo hasta allí. Cuando compita reciamente no podrá entrenarse duramente. Si usted esta comprometido, podrá mantenerse en forma tres o cuatro meses, pero luego tendrá que volver a empezar a construirse nuevamente. Si un atleta tiene buena suerte, podrá con esfuerzo obtener dos períodos pico de competición en el año con una duración de cada uno de no más de tres meses. Estos períodos se alternaran con interrupciones de recuperación y fases de reacondicionamiento. Tal intuitiva y empíricamente exitosa teoría se la conoce como "teoría de la periodización".

×