UNIVERSIDAD PEDAGOGICA NACIONAL
SEMINARIO SOBRE LAS CUESTIONES SOCIENTIFICAS
OBSOLESCENCIA PROGRAMADA
RECICLAJE DE PILAS: ...
residuos recogidos de forma selectiva llegan a las instalaciones de reciclado, se clasifican y separan según su
naturaleza...
Reciclaje de pilas de obsolecencia programada
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Reciclaje de pilas de obsolecencia programada

5.635 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.635
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5.430
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Reciclaje de pilas de obsolecencia programada

  1. 1. UNIVERSIDAD PEDAGOGICA NACIONAL SEMINARIO SOBRE LAS CUESTIONES SOCIENTIFICAS OBSOLESCENCIA PROGRAMADA RECICLAJE DE PILAS: ¿POR QUÉ? Y ¿CÓMO HACERLO? Reciclar bien las pilas evita posibles contaminaciones en el medio ambiente y aprovecha materiales muy valiosos Las pilas son muy útiles, pero cuando se gastan, pueden ser muy nocivas para el medio ambiente. Una sola pila de mercurio podría contaminar hasta 600.000 litros de agua. El reciclaje de pilas tiene una serie de ventajas medioambientales y económicas considerables. Los ciudadanos tienen a su disposición diversos métodos para desprenderse de sus pilas usadas, de manera que se reciclen de forma adecuada. Este artículo explica por qué hay que reciclar las pilas y cómo se reciclan. ¿Por qué hay que reciclar las pilas? Las pilas, al igual que otros productos eléctricos similares, como las baterías o los acumuladores, contienen metales y sustancias químicas tóxicas: el mercurio, el cadmio o el plomo son peligrosos para la salud y el medio ambiente, si no se tratan de forma adecuada. "Hay estudios que indican que una sola pila de mercurio podría contaminar hasta 600.000 litros de agua", según Matías Rodríguez, director general en España de la Plataforma Europea de Reciclado (ERP), que gestiona diversos tipos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), entre ellos las pilas. Una pila de mercurio podría contaminar hasta 600.000 litros de agua En este sentido, advierte Rodríguez, las pilas son residuos muy pequeños que con frecuencia se acumulan en los hogares o se tiran a la basura como si fueran un residuo orgánico. Al no deshacerse de ellas en el contenedor específico, acaban en vertederos. Este hecho puede repercutir de forma directa en el medio ambiente, no solo por la liberación de compuestos indeseados, sino también porque no se podrán recuperar los metales que contienen, de media el 60% del peso de la pila. Además de evitar sus posibles efectos contaminantes, la recuperación y el reciclaje de pilas tienen diversos beneficios. "Se reintroducen en el ciclo productivo materias primas cada vez más escasas y de más valor, se ahorran recursos naturales y energéticos y se minimizan los potenciales impactos sobre el medio ambiente, si estos residuos no se manipulan de forma adecuada". Matías Rodríguez recuerda que la utilización de materiales reciclados en la cadena de producción es mucho más sostenible y económica que la extracción de nuevos minerales. ¿Cómo se reciclan las pilas? Los ciudadanos que quieren desprenderse de estos productos tienen a su disposición diversas posibilidades. Los puntos de recogida o "recopiladores", cada vez más numerosos, van desde los puntos limpios a contenedores en sitios de fácil acceso como supermercados, edificios de la Administración, colegios, contenedores de calle en marquesinas, etc. Después, los puntos de recogida solicitan la retirada, sustitución o vaciado de los contenedores. Los residuos se transportan hasta las plantas de clasificación, tratamiento y reciclaje que garantizan el cumplimiento del Real Decreto 106/2008. Cuando los
  2. 2. residuos recogidos de forma selectiva llegan a las instalaciones de reciclado, se clasifican y separan según su naturaleza y su tecnología (pilas botón, pilas salinas y alcalinas, pilas de litio o acumuladores de Ni-Cd, Ni-Mh y Li-ion). Este paso es importante porque cada tipo de pila requiere un proceso de reciclado distinto. Esta tarea puede hacerse también en plantas específicas de clasificación de pilas. Una vez catalogadas comienza el reciclaje correspondiente, encaminado de forma principal a recuperar los metales. A modo de ejemplo, Julio Lema explica el proceso de las pilas salinas alcalinas, que aparecen en los recopiladores de forma mayoritaria con más del 90%. La primera operación es la separación de las pilas con alto contenido de mercurio y cadmio, sobre todo modelos de origen asiático que no cumplen la normativa vigente sobre porcentajes máximos permitidos de ambas sustancias. Ya distribuidas, se envían a plantas específicas de tratamiento para este tipo de pilas. Las demás pilas salinas y alcalinas se trituran para separar su carcasa metálica del resto. Una vez molidas y separado su contenido metálico (sobre todo acero que se manda a industrias consumidoras de hierro y acero), el producto restante se trata en un proceso pirometalúrgico a altas temperaturas. Gracias a este sistema se reaprovecha más del 75% de sus componentes (como zinc y otros metales), que se reintroducen como materia prima en diversos procesos productivos.

×