San Felipe, Junio 2015
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
INSTITUTO UNIVERSITARIO POLITÉCNICO
“SANTIAGO MARIÑO”
EXTENSIÓN ...
Efectos Fisiológicos de las Actividades Físicas
A Nivel Cardiovascular
Los efectos fisiológicos del ejercicio físico son b...
A Nivel Muscular
El ejercicio aeróbico tiene importantes efectos al ser el músculo el efector del
sistema. Los principales...
A Nivel Neurológico
Sensación de agotamiento y cansancio, alteraciones del ritmo del sueño (insomnio)
y disminución de la ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Efectos fisiológicos de las actividades físicas

100 visualizaciones

Publicado el

Efectos fisiológicos de las actividades físicas

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
100
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Efectos fisiológicos de las actividades físicas

  1. 1. San Felipe, Junio 2015 REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA INSTITUTO UNIVERSITARIO POLITÉCNICO “SANTIAGO MARIÑO” EXTENSIÓN BARINAS. INTEGRANTE: Yajaira Ojeda C.I 16.371.734 Ingeniería de Sistema. Efectos fisiológicos de la actividad física
  2. 2. Efectos Fisiológicos de las Actividades Físicas A Nivel Cardiovascular Los efectos fisiológicos del ejercicio físico son bastante bien conocidos y constatados. El sistema cardiovascular aporta al músculo, para su metabolismo energético, sangre rica en oxígeno y nutrientes. En este nivel, el ejercicio físico aeróbico fortalece el corazón y la función cardíaca y vascular. Esto significa un importante aumento de la calidad y de la potencia del funcionamiento cardiaco y una mejor distribución periférica de la sangre (mediante el ajuste de los procesos de vasoconstricción y vasodilatación que aseguran un aumento de la cantidad de sangre que llega la musculatura). En reposo aparece una disminución de la tasa cardíaca y de la presión arterial. En el sistema cardiovascular se producen adaptaciones tanto en reposo post ejercicio como a intensidades sub-máximas y máximas. Algunas son: 1. Aumento del tamaño del corazón dado por el aumento de la cavidad ventricular, con mayores volúmenes sistólicos y diastólicos, al largo plazo y en actividades de resistencia. 2. El entrenamiento produce descenso de la frecuencia cardiaca de reposo (bradicardia). Influenciada esta por el sistema nervioso autónomo (disminución de la actividad simpática o aumento de la parasimpático o ambos), como así por el enlentecimiento del ritmo de descarga del nodo senoauricular. 3. El volumen sanguíneo como la hemoglobina aumentan con el entrenamiento. 4. Los niveles de tensión arterial descienden significativamente en especial en aquellos sujetos con valores al límite de la normalidad o que presentan hipertensión moderada (claros descensos en la media y en la diastolica) 5. La diferencia arteria-venosa aumenta ligeramente, a expensas de mecanismos de disociación de la hemoglobina, adaptaciones mitocondriales, mayores concentraciones de mioglobina. 6. Aumento de la eficiencia respiratoria: menor cantidad de aire ventilado comparativo en entrenados y no entrenados, en especial en actividades prolongadas. 7. El trabajo respiratorio alcanza los 25-30 en ejercicios intensos en sedentarios, descendiendo a casi 20 en los entrenados debido a mayor y mejor actividad ergonómica de la musculatura respiratoria, y disminución de las resistencias al flujo aéreo al ser los movimientos más profundos a pesar de la mayor frecuencia respiratoria.
  3. 3. A Nivel Muscular El ejercicio aeróbico tiene importantes efectos al ser el músculo el efector del sistema. Los principales cambios son los relativos a la mejora de la capacidad funcional del músculo por aumentos en el tamaño muscular y en las mitocondrias y, por ello, en la capacidad de extraer y liberar energía, cambios que se traducirán en un aumento de la potencia y la resistencia muscular. Otros cambios son los referidos a la mejora en la fuerza de los tendones y en la flexibilidad o rango de movimiento de las articulaciones. Otros importantes efectos de la actividad física en el sistema musculo esquelético son la mejora en la coordinación neuromuscular y en la agilidad. La actividad física será, pues, en este sistema un control del declive fisiológico asociado a la edad, especialmente en masa y fuerza muscular, flexibilidad y coordinación motora. A Nivel Respiratorio Por la necesidad de aportar al torrente sanguíneo altas cantidades de oxígeno (O,) para favorecer el metabolismo energético muscular y eliminar el alto nivel de dióxido de carbono (CO2) resultante del ejercicio, el principal efecto de la actividad física aeróbica es la hiperventilación (aumento de la profundidad de la respiración), así como el aumento de la superficie alvéolo-capilar (para una mayor capacidad de transferencia de gases). Así, tiene un fuerte efecto sobre el declive respiratorio asociado a la edad, aumentando la capacidad vital.
  4. 4. A Nivel Neurológico Sensación de agotamiento y cansancio, alteraciones del ritmo del sueño (insomnio) y disminución de la destreza muscular. La participación en actividades físicas y deportes, puede provocar emociones negativas como miedo, agresión, ira, y así mismo, puede proporcionar al participante las herramientas para hacerle frente, aprendiendo a controlar sus emociones. Conclusión La actividad física debe ser tomada como una práctica regular y sistemática en la vida de todas las personas, sin distingo de edad, sexo, condición social u ocupación, por el sinfín de beneficios para la salud orgánica, emocional y psíquica de las personas, se debe tomar en cuenta que ofrece herramientas que le permiten al individuo afrontar la vida con una aptitud diferente, con mejor salud, fortaleciendo la diligencia y la perseverancia, con sentido de honradez, responsabilidad y del cumplimiento de las normas; en fin, permite que las personas como entes individuales tengan la vitalidad, vigor, fuerza y energía fundamentales para cumplir con su deber en el grupo social al que pertenecen. La realización regular y sistemática de una actividad física ha demostrado ser una práctica sumamente beneficiosa en la prevención, desarrollo y rehabilitación de la salud, así como un medio para forjar el carácter, la disciplina, la toma de decisiones y el cumplimiento de las reglas beneficiando así el desenvolvimiento del practicante en todos los ámbitos de la vida cotidiana. Hoy en día esta visión ha sido aceptada por muchos, sin embargo, a lo largo del tiempo, ha tenido sus períodos de auge y regresión.

×