Los pecados son las malas acciones que absolutamente
deben evitarse. Ellos constituyen el mayor mal, aunque el
hombre de h...
El pecado es una transgresión de la ley de Dios y
el rechazo del verdadero bien del hombre.
Quien peca rechaza el amor div...
Los pecados pueden ser más o
menos graves, y la distinción
fundamental es entre pecados
veniales (o leves), y pecados
mort...
El pecado mortal es una transgresión de la ley de Dios en materia
grave, hecha con plena advertencia (esto es, conscientem...
El pecado venial es una transgresión de la ley de Dios en la que falta o
la gravedad de la materia, o la plenitud de la ad...
La lujuria es usualmente
considerada el pecado
que incluye
pensamientos o
deseos obsesivos o
excesivos de
naturaleza sexua...
La codicia es, como la
lujuria y la gula, un
pecado de exceso. Sin
embargo, la codicia
(vista por la Iglesia)
aplica sólo ...
La pereza es el más
“metafísico” de los
Pecados Capitales en
cuanto está referido a
la incapacidad de
aceptar y hacerse
ca...
Actualmente la gula o
glotonería se identifica
como el consumo excesivo
de comida y
bebida, aunque en el
pasado cualquier ...
Como la codicia, la envidia
se caracteriza por un
deseo insaciable, sin
embargo, difieren por
dos grandes razones:
Primero...
La ira puede ser descrita como
un sentimiento no
ordenado, ni controlado, de
odio y enojo. Estos
sentimientos se pueden
ma...
En algunas
enseñanzas
religiosas la
considera como
una forma de
idolatría en la que
uno rechaza a Dios
por lo que hace él
...
los pecados capitales
los pecados capitales
los pecados capitales
los pecados capitales
los pecados capitales
los pecados capitales
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

los pecados capitales

717 visualizaciones

Publicado el

pecado, capital, vanidad, lujuria, gula, ira, pereza

Publicado en: Meditación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
717
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
36
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

los pecados capitales

  1. 1. Los pecados son las malas acciones que absolutamente deben evitarse. Ellos constituyen el mayor mal, aunque el hombre de hoy parece no tener de ellos una clara conciencia. El pecado comporta el rechazo de la recta razón, es decir, el rechazo de la verdad, y el rechazo del amor de Dios que nos indica cuál es nuestro verdadero bien. Directa o indirectamente es desprecio de Dios y de su amor. El pecado corta en nosotros el hilo directo con la vida y da la muerte del alma. Como la enfermedad debilita y destruye el cuerpo, así el pecado es aquel cáncer espiritual que debilita y mata la vida del espíritu.
  2. 2. El pecado es una transgresión de la ley de Dios y el rechazo del verdadero bien del hombre. Quien peca rechaza el amor divino, se opone a la propia dignidad de hombre llamado a ser hijo de Dios y hiere la belleza espiritual de la Iglesia, de la cual todo cristiano debe ser piedra viva.
  3. 3. Los pecados pueden ser más o menos graves, y la distinción fundamental es entre pecados veniales (o leves), y pecados mortales (o graves).
  4. 4. El pecado mortal es una transgresión de la ley de Dios en materia grave, hecha con plena advertencia (esto es, conscientemente) y con consentimiento deliberando (es decir, voluntariamente). Significa que el objeto o contenido de la acción constituye una transgresión importante de la ley moral. El pecado grave se llama mortal porque separa de Dios haciendo perder la gracia santificante, que es la vida del alma.
  5. 5. El pecado venial es una transgresión de la ley de Dios en la que falta o la gravedad de la materia, o la plenitud de la advertencia o del consentimiento. Porque aún siendo una acción que en sí es mala, sin embargo no es tan tal que determine una verdadera oposición a Dios; no nos hace perder su amistad y, aunque nos debilita espiritualmente, no mata en nosotros la vida de la gracia. El pecado venial enfría el fervor de la vida cristiana, obstaculiza el camino de perfección y nos hace merecedores del Purgatorio en la otra vida. Puede además disponernos al pecado mortal.
  6. 6. La lujuria es usualmente considerada el pecado que incluye pensamientos o deseos obsesivos o excesivos de naturaleza sexual. La lujuria insatisfecha puede llevar a compulsiones sexuales o sociológicas y/o transgresiones incluyendo (pero no limitadas a) adicción al sexo, adulterio y violación.
  7. 7. La codicia es, como la lujuria y la gula, un pecado de exceso. Sin embargo, la codicia (vista por la Iglesia) aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular. Tomás de Aquino escribió que la codicia es "un pecado contra Dios, al igual que todos los pecados mortales, en lo que el hombre condena las cosas eternas por las cosas temporales."
  8. 8. La pereza es el más “metafísico” de los Pecados Capitales en cuanto está referido a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia en cuanto tal. Es también el que más problemas causa en su denominación. La simple “pereza”, más aún el “ocio”, no parecen constituir una falta.
  9. 9. Actualmente la gula o glotonería se identifica como el consumo excesivo de comida y bebida, aunque en el pasado cualquier forma de exceso podía caer bajo la definición de este pecado. Marcado por el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria, la gula también incluye ciertas formas de comportamiento destructivo.
  10. 10. Como la codicia, la envidia se caracteriza por un deseo insaciable, sin embargo, difieren por dos grandes razones: Primero, la codicia está más asociada con bienes materiales, mientras que la envidia puede ser más general; segundo, aquellos que cometen el pecado de la envidia desean algo que alguien más tiene, y que perciben que a ellos les hace falta.
  11. 11. La ira puede ser descrita como un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enojo. Estos sentimientos se pueden manifestar como una negación vehemente de la verdad, tanto hacia los demás y hacía uno mismo, impaciencia con los procedimientos de la ley y el deseo de venganza fuera del trabajo del sistema judicial (llevando a hacer justicia por sus propias manos), fanatismo en creencias políticas y generalmente deseando hacer mal a otros.
  12. 12. En algunas enseñanzas religiosas la considera como una forma de idolatría en la que uno rechaza a Dios por lo que hace él mismo

×