Ejemplos de textos argumentativosLa Iglesia ante el abortoLa Iglesia cristiana, en sus comiencos, se caracterizó por una c...
Si bien los trasplantes se han convertido en una práctica habitual, aún persisten fuertes temoresen la población para dona...
con violencia verbal.A causa del no saber afrontar el fútbol como el propio juego que es.A consecuencia de la rivalidad de...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ejemplos de textos argumentativos

116.907 visualizaciones

Publicado el

2 comentarios
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
116.907
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
394
Acciones
Compartido
0
Descargas
706
Comentarios
2
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ejemplos de textos argumentativos

  1. 1. Ejemplos de textos argumentativosLa Iglesia ante el abortoLa Iglesia cristiana, en sus comiencos, se caracterizó por una clara afirmación del valor de la vidano-nacida, en un mundo en que el aborto era una práctica frecuente. Uno de los primerospensadores cristianos que se opuso al aborto fue Atenágoras (s. II). En su conocida Apología oDefensa de los cristianos respondía a la acusación existente entre los paganos de que aquellossacrificaban un niño en sus celebraciones eucarísticas. Atenágoras arguye contra de esa acusaciónque cómo iban a sacrificar un niño inocente aquellos que consideraban sagrada la vida aun antesdel nacimiento.Esta defensa de la vida no-nacida, afirmada por Atenágoras, era coherente con una actitud globalque consideraba inaceptable el recurso a la violencla contra todo ser humano. La Iglesiapreconstantiniana no sólo condenaba el aborto, sino que tenía actitudes muy críticas sobre lapena de muerte, la participación en el ejército y la misma defensa propia. Las afirmaciones deJesús sobre la dignidad de todo ser humano, sobre el amor al enemigo y de no responder a laviolencia con la misma violencia, de que no se vence el mal con el mal, sino con el bien… tuvieronun eco muy importante en las actitudes eclesiales ante la violencia física y el respeto debido a todoser humano.La discriminación laboralLa discriminación laboral que se inflige a las mujeres españolas se traduce aún en una tasa de paroque es más del doble de la correspondiente a los hombres, pero ésta no es la única desventaja quepadecen, pues otros agravios, como el despido o la marginación por embarazo, agravan ladesigualdad efectiva entre ambos sexos en el mercado laboral. Esta situación, sin embargo, ofrecealgunos síntomas de mejoría cuando se toma como modelo de referencia una ciudad moderna ydesarrollada como Barcelona, donde un reciente informe del Ayuntamiento revela no sólo unainflexión ligada al cambio generacional, sino también un notable progreso de las mujeres, queprácticamente las iguala a los hombres, si bien este cambio está relacionado con el grado deformación y también con la edad. Según dicho informe, la tasa de actividad de las jóvenes tituladasse equipara al de los hombres de su misma generación.En este marco, sólo aparentemente contradictorio, y en puertas del día internacional de la MujerTrabajadora, se pone de manifiesto que la igualdad social de ambos sexos es también una realidadlaboral cuando no se interfieren ni los criterios derivados de un productivismo a ultranza (el temora que una embarazada pueda causar baja) ni los tópicos y abusos derivados de una concepciónmachista y discriminatoria de las relaciones laborales. Con demasiada frecuencia la mujer debeaceptar puestos de trabajo en condiciones desfavorables respecto a sus colegas masculinos ycuando llega la penalización del despido o la marginación de poco le vale denunciar. Ellas padecenlas consecuencias, pero mientras esto sucede, la sociedad está perdiendo su valiosa aportación.El acto solidario de la donación de órganos
  2. 2. Si bien los trasplantes se han convertido en una práctica habitual, aún persisten fuertes temoresen la población para donar órganos. Lograr su superación es la clave para aumentar el número delos dadores solidarios que hacen falta para salvar miles de vidas. Las razones que dificultan ladecisión de ser donante son múltiples. En muchos casos, arraigan en convicciones de índolereligiosa, moral o filosófica que cuestionan la donación. En otros, se fundan en el temor a laexistencia de traficantes de órganos , o en la desconfianza en el sistema de salud, que llevan apensar que alguien podría no ser asistido bien o a tiempo para obtener sus vísceras. También estáel caso frecuente de quienes no pueden sentirse solidarios en el momento en que atraviesan eldolor por la muerte de un ser querido, que es cuando se les requiere que dispongan la entrega delos órganos para prolongarle la vida a otro ser humano. Es preciso, entonces, que se aclarenalgunas cuestiones. Primero, que la complejidad del procedimiento de ablación y trasplante, en elque intervienen varios equipos médicos altamente especializados, torna muy improbable laexistencia de circuitos clandestinos. Segundo, que la necesaria compatibilidad entre donante yreceptor también aleja la posibilidad de manipulaciones que pudieran derivar en muertes “apedido”. La última cuestión es la más compleja. Porque hasta el presente, aunque alguien hayamanifestado expresamente su voluntad de donar, es a la familia a la que se consulta en elmomento en que aquélla puede efectivizarse. Y tal consulta llega en un momento crucial, engeneral poco propicio para las reflexiones profundas, máxime si tienen que llevar a la toma de unadecisión rápida. Cuando esté vigente el consentimiento presunto previsto en la ley, que implicaque sólo deba manifestarse expresamente la negativa a donar, muchos de estos problemas seevitarán. Mientras tanto, las campañas públicas deben esclarecer sobre la naturaleza de losprocedimientos técnicos, para disipar fantasmas. Pero, esencialmente, deben apuntar a que setome conciencia de lo que significa salvar otra vida. Porque para decidirlo en un momento límitees menester que la idea se haya considerado y discutido previamente, con calma y enprofundidad. Nadie está exento de que la vida a salvar pueda ser la propia o la de un ser querido.Por eso debería destacarse que es más fácil lamentar el no haber consentido una donación atiempo que arrepentirse por haberlo hecho.(Clarín. Opinión. Viernes 26 de julio de 2002)La violencia en el fútbolEn la actualidad, el fútbol es uno de los deportes más practicados. Y al ser el deporte ¨rey¨ mueveuna gran masa de personas. Esa masa de personas, debido a la rivalidad entre los distintosequipos, les lleva a manifestarse con una enorme violencia. Como en algunos casos: rompiendo elmobiliario del estadio, incluso agrediendo a los deportistas, árbitros, etc..Debido a estas formas tan violentas, ya no sé va al estadio con la misma ilusiónsino que se va con cierto temor.En varias situaciones como estas, han llegado a morir personas por aplastamientos, o sufridoheridas graves, de bengalas o quemaduras por la quema de asientos del estadio.No solo existe la violencia entre los aficionados a este deporte, sino también entre los propiosjugadores. Como cuando se agreden unos a otros dándose patadas, codazos, empujones, incluso
  3. 3. con violencia verbal.A causa del no saber afrontar el fútbol como el propio juego que es.A consecuencia de la rivalidad de los equipos que se enfrentan y del no saber perder.Pienso que el fútbol, como cualquier otro deporte debería de servir para unir las diferentesculturas, para sabernos respetar y disfrutar de lo que es el fútbol o el deporte en general. Ojaláque esta costumbre tan violenta ponga fin en todos los deportes.

×