EL SEÑORIO DE JESÚS
El señorío de Jesús
Filipenses 2, 5 – 11.
En Jesús hay que creer, hay
que optar por él corazón, hay
que decidirse a seguir...
• Romanos 6, 9 – 11.

•   9Sabemos    que
    Cristo, habiendo resucitado, no
    volverá a morir. La muerte ya
    no tie...
Mateo 7, 21:
  “No todos los que me dicen:
  „Señor, Señor‟, entrarán en el
  reino de los cielos, sino
  solamente los qu...
Él no quiere ser un adorno
en nuestras vidas, sino un
personaje real que viva en
nuestro corazón.
Jesús quiere ser
verdade...
Jesús no pide mucho, él lo
pide TODO, no se contenta
con formar parte o ser un
aspecto de nuestra vida, el
 quiere ser el ...
PROCLAMACIÓN DEL SEÑORIO DE
     JESÚS, AQUÍ Y AHORA

Si Jesús no es todavia realmente
el señor de toda tu existencia, hoy...
El señorío de Jesús consiste
  en que hagamos todo y sólo
  lo que el señor quiere


Juan 2, 5.
—Mujer, ¿por qué me dices ...
Romanos 10 , 9 – 10.


9Si  con tu boca reconoces a Jesús como
Señor, y con tu corazón crees que Dios lo
resucitó, alcanza...
La humillación y la exaltación de Cristo
5Tengan unos con otros la manera de pensar propia
                           de q...
•   15Yo  sé todo lo que haces.
    Sé que no eres frío ni
    caliente. ¡Ojalá fueras frío
    o caliente! 16Pero como
  ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El SeñOrio De JesúS

23.482 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
23.482
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
55
Acciones
Compartido
0
Descargas
194
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El SeñOrio De JesúS

  1. 1. EL SEÑORIO DE JESÚS
  2. 2. El señorío de Jesús Filipenses 2, 5 – 11. En Jesús hay que creer, hay que optar por él corazón, hay que decidirse a seguirlo, hay que adherirse a él, hay que participar con él, en su lucha, en su cruz, en su muerte, si con el morimos con él viviremos.
  3. 3. • Romanos 6, 9 – 11. • 9Sabemos que Cristo, habiendo resucitado, no volverá a morir. La muerte ya no tiene poder sobre él. 10Pues Cristo, al morir, murió de una vez para siempre respecto al pecado; pero al vivir, vive para Dios. 11Así también, ustedes considérense muertos respecto al pecado, pero vivos para Dios en unión con Cristo Jesús
  4. 4. Mateo 7, 21: “No todos los que me dicen: „Señor, Señor‟, entrarán en el reino de los cielos, sino solamente los que hacen la voluntad de mi Padre celestial” Cristiano no es el que tiene una imagen de Jesús en su casa o en el cuello, sino el que es una imagen de Jesús.
  5. 5. Él no quiere ser un adorno en nuestras vidas, sino un personaje real que viva en nuestro corazón. Jesús quiere ser verdaderamente el rey de nuestra vida.
  6. 6. Jesús no pide mucho, él lo pide TODO, no se contenta con formar parte o ser un aspecto de nuestra vida, el quiere ser el centro único de nuestra existencia. Apocalipsis 3, 15 – 16.
  7. 7. PROCLAMACIÓN DEL SEÑORIO DE JESÚS, AQUÍ Y AHORA Si Jesús no es todavia realmente el señor de toda tu existencia, hoy es el momento que lo puedas proclamar como tal. Dedícate a vender todo lo que tienes para comprar una piedra preciosa que es Jesús. Concretamente el señorío de Jesús, consiste en que hagamos todo y sólo lo que él quiere como él quiere y cuándo el quiere. Siempre pregúntate esto: ¿Esto que voy a hacer lo haría Jesús? DINERO, VIAJES ROPA, LIBERTINAJES.
  8. 8. El señorío de Jesús consiste en que hagamos todo y sólo lo que el señor quiere Juan 2, 5. —Mujer, ¿por qué me dices esto? Mi hora no ha llegado todavía. 5Ella dijo a los que estaban sirviendo: —Hagan todo lo que él les diga
  9. 9. Romanos 10 , 9 – 10. 9Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. 10Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación.
  10. 10. La humillación y la exaltación de Cristo 5Tengan unos con otros la manera de pensar propia de quien está unido a Cristo Jesús, 6el cual: Aunque existía con el mismo ser de Dios, no se aferró a su igualdad con él, 7 sino que renunció a lo que era suyo y tomó naturaleza de siervo. Haciéndose como todos los hombres y presentándose como un hombre cualquiera, 8 se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, hasta la muerte en la cruz. 9 Por eso Dios le dio el más alto honor y el más excelente de todos los nombres, 10 para que, ante ese nombre concedido a Jesús, doblen todos las rodillas en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra, 11 y todos reconozcan que Jesucristo es Señor,
  11. 11. • 15Yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16Pero como eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

×