El mundo de las ideologías
Idealismo y materialismo
Cuando nace el siglo XIX, si bien la Revolución francesa se ha acabado...
que el objetivo racional del mundo cuando lo miramos de una forma histórica; y así sucesivamente.
Frente al idealismo (que...
que se aplica a los conservadores8
, proviene de la Revolución francesa; los representantes jacobinos
(quienes acabarían t...
hemos dicho, la misma, una ideología de economía política que defende un sistema económico y político basado en
la sociali...
se podría afrmar sin equivocarnos demasiado que se trataría de partidos conservadores en los temas
económicos, pero progre...
eliminación de las clases sociales, la eliminación de la alienación económica del ser humano resulta
ya un sueño que el se...
diferencias entre los propios anarquistas, apareciendo así el anarcocolectivismo (el que defendía
Bakunin); el anarcocomun...
ni generó ninguno, sí que, podríamos decir, se refundó con las ideas originales del genial pensador
alemán Fredrich Nietzs...
por el que todos los individuos, absolutamente todos, están sometidos al Imperio de la Ley y
protegidos por los mismos der...
rijan más que por las propias leyes del mercado, mientras que el poder coercitivo del Estado ha de
dirigirse a mantener la...
“humillado”, dirige su mirada hacia la supuesta venganza del pueblo. Resulta curioso que algunos
de los líderes fascistas,...
conjunto de ellas. A partir de ahí el nacionalismo establece dos principios básicos con respecto a la
relación entre la na...
hombre era superior a la mujer en todos los aspectos. El feminismo surgió, inicialmente, como una
reclamación, fundamental...
está en contra del imperio de la ley. Sea como sea, en esas estamos.
Los movimientos sociales del siglo XX y XXI
El siglo ...
entrando en la conciencia colectiva de todos nosotros, y que a día de hoy todos los estados del
mundo han renunciado a la ...
la guerra, a guerras por territorios que permitan a los estados el control de los recursos naturales44
.
Como veréis en el...
genera reacciones xenófobas. El hombre teme lo que desconoce, odia lo que teme y destruye lo que odia, dijo el
poeta. Fren...
social, que pasaba a situar a la gran masa de población en una inmensa clase media que vivía bien,
con ligeros lujos, pero...
Terribles escenas, que esperábamos que nunca volveríamos a ver, aparecieron de nuevo en el
paisaje europeo: multitud de re...
centro neurálgico en la capital de España con el 15M, se extendió por todo el mundo54
, provocando
una convulsión social c...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El mundo de las ideologías

299 visualizaciones

Publicado el

Capítulo XIII del libro Filosofía o lo que sea...

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
23
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El mundo de las ideologías

  1. 1. El mundo de las ideologías Idealismo y materialismo Cuando nace el siglo XIX, si bien la Revolución francesa se ha acabado y ha sido sustituida por el imperio napoleónico, sus ideas de igualdad, libertad, y fraternidad, (que eran en realidad las ideas que resumían el pensamiento ilustrado1 ), se están expandiendo por toda Europa. Así, el siglo XIX dará a luz a toda una corriente de pensamiento flosófco que desarrollará en mayor o menor medida estas ideas. Pareciera como si el ser humano quisiera tomar, por primera vez, las riendas de su propia historia, e intentara dejar de estar sometido a los dictámenes de algunos pocos, o de un Dios todopoderoso. Precisamente por eso nacen pensamientos flosófcos a lo largo del siglo XIX que expondrán ya abiertamente el ateísmo. Pero vayamos por partes. En fn, al comienzo del siglo XIX la flosofía, (o lo que es lo mismo, la forma de comprender el mundo y a nosotros mismos), que se había extendido era el Idealismo, una forma de pensar según la cual la realidad es posterior a la idea que de ella se tiene. De esa forma, si el mundo es como es, es porque nosotros así lo hemos querido y así lo hemos pensado, pues somos libres de pensarlo de cualquier forma; igualmente, al comprender la idea racional que subyace al desarrollo de los acontecimientos puedo llegar a prevenirlos. El idealista más radical fue Hegel2 , para quien todo lo racional es real y todo lo real es racional; así resultaba, según Hegel, que aplicábamos nombres distintos para la razón según desde qué punto de vista se estuviese pensando; Dios no era más que la idea racional del mundo cuando miramos el mundo de una forma religiosa; la Libertad no era más 1 Hoy en día, el lema Libertad, Igualdad, Fraternidad, sigue vigente en lo que se ha dado en llamar el republicanismo, forma de pensamiento político basado en los ideales filosóficos del pensamiento ilustrado, y que no consiste única y exclusivamente en la defensa de una organización republicana frente a una organización monárquica del Estado, sino en la defensa de los valores fundamentales que dejó en herencia la ilustración. Una pensadora del siglo XX característica del pensamiento republicano es Hannah Arendt, a quien estudiaréis en segundo de bachillerato. 2 Georg Wihelm Friedrich Hegel; nacido en Stuttgart (Alemania), el 27 de agosto de 1770; muerto de Cólera en Berlín (Alemania), el 14 de noviembre de 1831. En flosofía está considerado como la cumbre del pensamiento metafísico en el siglo XIX, o como el último de los metafísicos, si lo preferís. Ha sido duramente criticado porque sus posiciones pangermanistas se consideraron un preludio de lo que ocurriría en la IIGM; sin embargo, Hegel era un buen tío. Le gustaba acompañar a su mujer a realizar la compra, o cuando iba a comprarse vestidos, para aconsejarla sobre con cuáles estaba más hermosa. Su lectura es muy difícil porque siempre escribía en pocos días y presionado por sus editores. Era cojo de una pierna a causa de haber tenido que saltar por la ventana del piso de su amante cuando llegó el marido de esta y caer en mala posición. Existía una tradición popular que se ha perdido según la cual la gente denominaba, desde entonces, a esa calle, La cuesta del cojo (Die steigung der lahme). (Ya podéis ir añadiendo el alemán a mi poliglotía).
  2. 2. que el objetivo racional del mundo cuando lo miramos de una forma histórica; y así sucesivamente. Frente al idealismo (que había surgido del desarrollo de la flosofía de Kant, a quien estudiaréis el año que viene en profundidad), algunos pensadores reaccionaron pensando de una forma completamente opuesta. Pensaban que antes que nada está la realidad material en la que estamos inmersos, y que esta realidad material condiciona nuestras ideas, es decir, que pensamos lo que pensamos porque vivimos en el mundo en el que vivimos, y no al revés. A estos autores se les conoce como materialistas. Cumple decir ahora que nuestro mundo ha aceptado el materialismo como forma de comprender el mundo, y que en ese sentido, hoy por hoy, todos somos materialistas3 en el mundo occidental. Estos flósofos materialistas (Feuerbach4 , Marx5 ...) consideraban que la realidad material era la que era, se había ido forjando a lo largo de la historia por innumerables realidades, y que esa realidad material nos confguraba a nosotros. En otras palabras, si pienso lo que pienso es porque vivo en el mundo en el que vivo y he tenido la vida que he tenido, y no al revés. Mis ideas no confguran mi realidad, sino que mi realidad confgura mis ideas6 . Consecuencia de todo esto: los flósofos materialistas piensan que si el mundo en el que los seres humanos viven es injusto, despreciable, zafo, no basta con cambiar nuestras ideas, hay que modifcar el mundo, y resulta que a las ideas que tenemos sobre cómo debemos desarrollar (o cambiar) el mundo es a lo que llamamos una ideología7 . En otras palabras, frente a la flosofía ilustrada que soñaba con la libertad, anhelaba la igualdad, y pensaba en la fraternidad de los seres humanos, las ideologías que nacen en el siglo XIX (a partir de esa misma flosofía ilustrada) pretenden cambiar el mundo para que en él haya libertad, igualdad, y fraternidad. La primera división que habría que realizar en el mundo de las ideologías es la de ideologías de izquierdas e ideologías de derechas. Los nombres de 'izquierdas', que se aplica a los pensadores progresistas, y el de 'derechas', 3 No hay que confundir el término flosófco 'materialismo' con su signifcado vulgar. Según este último un materialista es alguien que sólo se preocupa por la posesión de bienes materiales, de “cosas”, en defnitiva, mientras que llamamos idealista al que desea un mundo mejor y sueña con realidades difíciles de conseguir. Curiosas apreciaciones, pues según el lenguaje vulgar resultaría que los flósofos 'materialistas' son unos idealistas por desear un mundo mejor. 4 Ludwig Andreas Feuerbach nació en Landshut, Baviera (Alemania), el 28 de julio de 1804; y murió en Rechenberg, muy cerca de Núremberg (Alemania), el 13 de septiembre de 1872. Este flósofo es considerado el padre intelectual del humanismo ateo o ateísmo antropológico. Fue el primero en poner sobre la palestra la idea de que los seres inmortales (como Dios) son creaciones humanas. 5 Karl Heinrich Marx nació en Tréveris (Alemania), el 5 de mayo de 1818; y murió en Londres (Reino Unido), el 14 de marzo de 1883. Evidentemente es el padre del marxismo, y con él del comunismo o socialismo científco. No creo que haya ninguna duda de que ha sido el flósofo más infuyente en la realidad política del siglo XX. 6 Tampoco hay que llevar esta idea al extremo de pensar que según un materialista si eres hijo de un comunista, pues tú serás comunista, o que si tu madre es idiota tú también vayas a ser idiota. Se trata de que lo que pensamos se construye sobre la base de la realidad material en la que vivimos, es decir, que si yo hubiese sido criado en China, con otros padres, otra cultura, otras ideas, pues vete a saber lo que yo sería ahora mismo. 7 Técnicamente una ideología es el conjunto de ideas sobre el sistema existente (a nivel económico, social, y político), y que pretenden su conservación, su transformación, o la restauración del sistema previo.
  3. 3. que se aplica a los conservadores8 , proviene de la Revolución francesa; los representantes jacobinos (quienes acabarían triunfando en la revolución) se sentaron a la izquierda de la cámara, siguiendo la tradición que ya venía de la reunión de los tres estados, cuando los representantes progresistas, (que representaban al tercer estado), se sentaron, en la Asamblea9 , a la izquierda del rey, mientras que los representantes conservadores (clero y nobleza) se sentaron a la derecha del monarca. Desde entonces los conservadores siempre se sientan a la derecha del presidente de la cámara en cuestión, mientras que los progresistas se sientan a la izquierda del mismo10 , y de ahí que hablemos de 'izquierdas' y de 'derechas'. Podríamos decir que las ideologías que aparecieron en el siglo XIX fueron mayoritariamente de izquierdas, incluso de izquierda radical, mientras que aparecen pocas formas de pensamiento ideológico de derechas. Entre el grupo de las ideologías de izquierdas que aparecen deberíamos nombrar al Comunismo, Socialismo, Anarquismo; en el otro lado se encontraría, principalmente, el Liberalismo. Aparecerán, igualmente, dos corriente ideológicas muy notables que no aceptarán, de entrada, su inclusión en la división izquierdas o derechas, son el Nacionalismo y el Feminismo. Evidentemente estas son las formas originales surgidas a lo largo del siglo XIX; durante el siglo XX surgieron variantes de estas, así como nuevas formas ideológicas, algunas de ellas también al margen de los encasillamientos de derechas o izquierdas, como serán el pensamiento pacifsta, o el pensamiento ecologista11 . Socialismo y Comunismo Originariamente Socialismo y Comunismo eran sinónimos, pues el comunismo es el nombre que recibió la pretensión marxista de realizar un socialismo científco, es decir, la idea originaria de Marx era construir una ideología como se construye una ciencia, de tal forma que transformara el mundo desde la base de un conocimiento real de lo que el mundo es y ha de ser. Sin embargo, muy pronto Comunismo y Socialismo comenzaron a separarse. La base originaria de los dos es, como 8 Un pensador progresista es aquel que dirige su pensamiento en la búsqueda de nuevas posibilidades e intenta ir rehaciendo las formas de vida, en ese sentido un progresista suele estar abierto a nuevas ideas; por el contrario, un pensador conservador tiende a mantener el statu quo y, en ese sentido, suele ser mucho más reacio a aceptar nuevas ideas y formas de comprender la vida. 9 La Asamblea de Francia es el equivalente al Congreso de los diputados en España, claro que en esos momentos los miembros de la Asamblea no eran elegidos por elección directa de los ciudadanos, como ocurre en la actualidad, tanto en Francia como en España. 10 Un ejemplo claro es el parlamento español. Si os fjáis un día cuando salgan por la televisión, veréis que los diputados del PP (conservadores) se sientan a la derecha del presidente de la cámara, mientras que los del PSOE (progresistas) se sientan a la izquierda. Incluso los presidentes del gobierno modifcan su escaño si son de derechas (Suárez, Calvo Sotelo, Aznar), o si son de izquierdas (González, Zapatero). Los primeros se sentaban en el escaño azul (los del gobierno) más a la derecha del presidente de la cámara, mientras que los segundos se sentaban en el escaño más a la izquierda del presidente del parlamento. 11 Habría que decir que, si bien es cierto que el pacifismo, el ecologismo, el feminismo y el nacionalismo, son formas de pensar que, en principio estarían al margen de la división entre progresistas y conservadores (izquierdas y derechas), no es menos verdad que las tres primeras formas de pensar se han desarrollado en su gran mayoría en el interior de pensamientos progresistas, mientras que el nacionalismo se desarrolló, originalmente, en el interior de pensamientos conservadores, aunque, en este último caso, el siglo XX dio a luz a formas de pensar muy nacionalistas que se consideraban a sí mismas muy progresistas y nada conservadoras, y aparecen así partidos políticos nacionalistas como ERC, junto a partidos como CiU, que es abiertamente de derecha liberal.
  4. 4. hemos dicho, la misma, una ideología de economía política que defende un sistema económico y político basado en la socialización de los modos de producción12 . Ambas ideologías estaban, pues, en contra de la economía de tipo capitalista que imperaba en occidente13 . A partir de ahí comenzaron las diferencias. Los comunistas (o marxistas) defenderán la revolución como el único camino válido para acceder a los objetivos liberando al ser humano de su alienación económica, pues para Marx el gran problema del mundo radicaba en que el ser humano vivía alienado por su propia realidad económica14 ; defenderán igualmente la denominada dictadura del proletariado, es decir, el gobierno del Estado en manos de la clase obrera y de sus representantes. La historia de todas las sociedades humanas habidas hasta hoy ha sido la historia de la lucha de clases. Hombre libre y esclavo, patricio y plebeyo, barón y siervo de la gleba, maestro y ofcial del gremio, en una palabra, opresores y oprimidos se enfrentaron en perpetuo antagonismo, librando una lucha incesante, a veces encubierta y a veces franca, lucha que se saldó en cada caso con una transformación revolucionaria de toda la sociedad o bien con el hundimiento conjunto de las clases enfrentadas. [...] La moderna sociedad burguesa, surgida de las ruinas de la sociedad feudal, no ha suprimido los antagonismos de clase. Lo único que ha hecho es establecer nuevas clases, nuevas condiciones de opresión y nuevas formas de lucha en substitución de las anteriores. Nuestra época, la época de la burguesía, se caracteriza por el hecho de haber simplifcado estos antagonismos de clase. Paso a paso, el conjunto de la sociedad se va escindiendo en dos grandes campos enemigos, en dos grandes clases directamente enfrentadas: la burguesía y el proletariado. Frente a estas posturas, los diversos posicionamientos socialistas, pues hubo varios (socialistas utópicos, burgueses, socialdemócratas), defendían que la revolución era únicamente el último de los caminos a coger, que la socialización de los modos de producción no debía caer en manos del Estado, y frente a la dictadura del proletariado siempre defendieron un sistema plebiscitario de libre elección de los gobernantes. Durante el siglo XX las diferencias se irán agrandando más, la ideología socialista derivará cada vez con mayor fuerza hacia la socialdemocracia y renegarán de los principios marxistas, y así hoy en día los partidos políticos que llevan en sus siglas la denominación 'socialista' son, en realidad, partidos socialdemócratas que defenden la economía capitalista, y que 12 Socializar los modos de producción no es lo mismo que eliminar la propiedad privada, es eliminar la propiedad privada de aquello que produce, pero no de lo producido; es decir, la braga que te compras es tuya y de nadie más, pero la fábrica que fabrica las bragas es del Estado, y como que el Estado está controlado por el proletariado, según la idea marxista-leninista, consecuentemente la fábrica es del proletariado, es decir, los propios trabajadores de la fábrica. 13 Y sigue imperando. 14 La alienación es un concepto que explica el hecho de que algo que nos es propio se torna ajeno a nosotros hasta el punto de que no lo reconocemos. De esa forma para los materialistas en general el ser humano está alienado frente a Dios, un ser que el ser humano creó para ubicar en él sus temores y anhelos y que, sin embargo, ha acabado siendo una realidad que nos ordena. Para los marxistas la verdadera y preocupante alienación es de orden económico, el trabajador no participa de su propia obra creativa, no le pertenece, ni en parte ni en el todo, aquello que genera mediante su trabajo, y de esa forma se aliena con respecto al valor de ese objeto.
  5. 5. se podría afrmar sin equivocarnos demasiado que se trataría de partidos conservadores en los temas económicos, pero progresistas en los temas sociales15 . Los comunistas, por el contrario, adoptan como ideología ofcial el denominado marxismo-leninismo16 tras la revolución rusa de 191717 , y se convertirá en la ideología ofcial de lo que conoceremos como el bloque soviético. Posteriormente verá modifcaciones en sus formulaciones y aparecerán comunismos campesinos, como el liderado por Mao Tze Dong18 en China, y algunas otras revoluciones de menor calibre. Cuando en 1991 caiga la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas19 (URSS en sus siglas en español, y CCCP en sus siglas en ruso20 ) el comunismo queda como una ideología refugiada en unos pocos países todavía revolucionarios a la antigua usanza. En la Europa occidental, la que había dado a luz originariamente a la ideología comunista, el comunismo había ido evolucionando hacia posiciones más democráticas (en el sentido plebiscitario del término), de tal forma que en los años setenta se comienza a hablar ya de eurocomunismo, concepto mediante el cual nos referimos a una ideología que no renuncia a los principios marxistas-leninistas, pero que los intenta compaginar con la realidad de la vida en una sociedad capitalista de libre mercado. El eurocomunismo consistió, en la práctica, en derivar la ideología desde las formas económicas del marxismo-leninismo hacia los posicionamientos sociales; en pocas palabras, ya que era imposible en occidente acabar con el sistema capitalista (que había sabido adaptarse a la situación) el comunismo se adaptó al capitalismo y se colocó como fuerza de la izquierda social que reclama los derechos de los trabajadores, las mejoras sociales, etc... Los dos grandes partidos del eurocomunismo fueron el PCI (Italia) y el PCF (Francia), pero lo cierto es que con el paso de los años tanto esos partidos como todos los demás (por ejemplo el PCE en España) partidos comunistas de Europa fueron perdiendo fuerza y fdelidad de los votantes. Así que hoy en día, (y salvo la presencia de pequeñas dictaduras comunistas aún vigentes21 ) la idea marxista de colocar los modos de producción en manos de los trabajadores, la dictadura del proletariado, la 15 Un ejemplo claro de esto sería el PSOE en España, el PSF en Francia, el PSP en Portugal, o el SPD en Alemania. 16 Nombre que recibirá ofcialmente la ideología comunista tras las aportaciones al marxismo de Vladimir Ilich Ulianov, alias Lenin, líder de la revolución rusa de 1917. 17 La Revolución rusa de 1917 fue un movimiento político revolucionario en Rusia que culminó en octubre de 1917 (noviembre para nuestro calendario gregoriano, pues los rusos usaban todavía el calendario juliano) con la expulsión del gobierno provisional que había reemplazado al sistema zarista, lo que llevó fnalmente al establecimiento de la Unión Soviética, hasta su fn en enero de 1991. 18 Mao Tze Dong, o Mao Zedong, o Mao Tse Tung, (y ahora ya a alucinar por un tubo, en chino 毛 泽 东/毛 澤 東) nació en Shaoshan, Hunan (China), el 26 de diciembre de 1893; y murió en Pekín (China), el 9 de septiembre de 1976. Mao, como se le conoce más popularmente, fue le máximo dirigente del Partido comunista de China y de la República popular China. Tomó el poder en el país asiático tras la revolución de 1949, derrotando en la guerra civil a las fuerzas de Chiang Kai-shek y el Kuomintang. A partir del denominado Gran Salto Adelante, y especialmente la Revolución cultural, se produjo un culto a la personalidad del líder chino. 19 Fijaos que en su nombre, la URSS todavía mantenía la denominación de socialista, y no la de comunista, siguiendo las ideas de Marx, y de Lenin. 20 Союз Советских Социалистических Республик, en caracteres cirílicos rusos originales, y Soyuz Soviétskij Socialistichieskij Respúblik en sus caracteres latinos. Es que el ruso es otra lengua que domino como si nada. 21 Y que resultan representativas de cómo los sueños se deforman y se pierden en la realidad, pues tal y como ocurrió en la URSS, en estas dictaduras que aún sobreviven, como Cuba, el miedo a que el capitalismo corrompa los logros de la revolución les lleva a romper sus propios sueños de libertad, igualdad, y fraternidad.
  6. 6. eliminación de las clases sociales, la eliminación de la alienación económica del ser humano resulta ya un sueño que el ser humano tuvo. Anarquismo También por la izquierda del espectro político apareció una de las ideologías que más ha cautivado a la humanidad, el anarquismo. 'Anarquía' proviene del griego y signifca, literalmente, 'sin amo'. Las ideas anarquistas tienen sus raíces, como las socialistas y las comunistas, si nos ponemos a buscar, en ideas de la antigua Grecia, e incluso en épocas arcaicas fuera de Europa, como en China, se podrían encontrar ideas que corresponderían con lo que hoy denominamos anarquismo. Sin embargo hay que centrarse, y el anarquismo es una ideología que nació como tal a principios del siglo XIX. Si Marx es el padre del comunismo, Bakunin22 es, entonces, el del anarquismo. En esencia, la principal diferencia entre comunistas y anarquistas consiste en que mientras los primeros defenden una dictadura del proletariado como forma de gobierno23 , los anarquistas no admiten ningún tipo de gobierno, y la organización social debe dejarse a la libre asociación de los individuos, única realidad plenamente libre. Los anarquistas no admiten, pues, la autoridad del Estado, ni ninguna autoridad que no provenga de forma directa de la libre decisión de un individuo. Por ejemplo, sí admite que si un individuo ha participado libremente en un colectivo, y deja en manos de este colectivo una decisión determinada, ese colectivo tiene autoridad sobre ese individuo en esa decisión concreta; ahora bien, los individuos son libres de dejar en cualquier momento el colectivo en cuestión y regresar a su libertad individual. Esta formulación simple de ideas llevó a Bakunin a la defensa de las comunas, es decir, grupos de individuos no muy grandes con intereses comunes muy concretos en quienes recaía todo el poder decisorio sobre ese hecho; así, igual que en el comunismo, serán los obreros de una fábrica quienes controlen y dominen la fábrica, pero a diferencia del comunismo, no lo harán de forma indirecta sino de forma directa. A partir de este punto comienzan muchas 22 Mijaíl Alexándrovich Bakunin (en ruso Михаил Александрович Бакунин) nació el 30 de mayo de 1814 Torzhok (Rusia); y murió el 1 de julio de 1876 en Berna (Suiza). Bakunin, entre otras muchas cosas, era un aristócrata ruso expulsado de su país, francmasón, mujeriego (creo que esto y lo otro estaban relacionados), gran bebedor de cerveza... ¿Qué tenía de malo este hombre? 23 Para el comunismo, en realidad, la forma de gobierno también habrían de ser las formas asociativas de la sociedad civil libre, sin embargo, eso sólo sería posible en tanto en cuanto todos los países fuesen comunistas. Mientras la revolución no se hubiese extendido a todos los países, la dictadura del proletariado era la forma de gobierno comunista.
  7. 7. diferencias entre los propios anarquistas, apareciendo así el anarcocolectivismo (el que defendía Bakunin); el anarcocomunismo24 ; el anarcosindicalismo25 ; el individualismo anarquista26 ; o el aberrante anarcocapitalismo27 . Cada forma con sus pequeñas diferencias irreconciliables con las otras formas anarquistas, pero manteniendo en común el ideario de eliminación del poder estatal, la libertad de los individuos, la eliminación del capitalismo, el amor fraternal como elemento de unión social frente a los intereses económicos y laborales que unen a los seres humanos en el mundo capitalista. Mientras que los comunistas, surgidos en el interior de grupos ya organizados socialistas, se organizan fuertemente y van desarrollando su programa e ideario, los anarquistas se organizaron poco y mal, precisamente como consecuencia de la defensa de su propio ideario, pues no puedes mantener una organización en la que continuamente hay que votar las decisiones28 , etc. Ese hecho hizo que el anarquismo, salvo períodos en los que actuaron con cierta fuerza, siempre ha sido una ideología que se miraba incluso con cariño desde el punto de vista capitalista, como un sueño hermoso pero irrealizable. En ese sentido resulta maravilloso leer un libro de Fernado Pessoa29 titulado El banquero anarquista, donde un banquero pretende demostrar a lo largo del libro cómo su propia vida, depravada y aberrante por su inmensa riqueza y poco trabajo, es el mejor ejemplo de vida anarquista, mostrando a los demás lo terrible y horrible de la concepción capitalista del mundo en su propia persona. Sin embargo, mientras el comunismo nacía en el interior de un pensamiento flosófco revolucionario como era el marxismo, el anarquismo, si bien ni nació de un pensamiento flosófco 24 El anarcocomunismo es una forma de comunismo en la que el Estado es comprendido como una comunidad de bienes y no como una estructura de poder. 25 El anarcosindicalismo es un método de organización y de lucha de los trabajadores a través de sindicatos autónomos del poder político. Es complementario de otras organizaciones anarquistas que operen fuera del ámbito del trabajo. 26 Se trata de una tradición flosófca anarquista que hace especial énfasis en la autonomía del individuo pues cada uno es su propio dueño que interactúa con los otros a través de la asociación voluntaria. 27 Aberrante desde un punto de vista del anarquismo clásico, pues si el anarquismo pretendía (y pretende) acabar con el capitalismo (en eso también estaban de acuerdo con los comunistas), el anarcocapitalismo defende el capitalismo salvaje, sin control ninguno; si el anarquismo defendía la eliminación de la propiedad privada, el anarcocapitalismo defende la propiedad privada como única propiedad posible. Los anarcocapitalistas son herederos del darwinismo social de Herbert Spencer según el cual en la sociedad ocurre (y debe ocurrir) como en la naturaleza: adaptarse o morir. Si un individuo no posee recursos para sobrevivir (por ejemplo se queda sin trabajo y no encuentra otro) será “seleccionado” para su desaparición, de la misma manera que en la naturaleza los individuos no aptos “son seleccionados” para su no supervivencia; promueven, por ello, la desaparición absoluta de toda ayuda social. Por todo ello no creo que los anarcocapitalistas deban ser incluidos en la ideología anarquista. 28 En la guerra civil española, por ejemplo, las unidades anarquistas del ejército votaban a sus ofciales y podían discutir sus órdenes. 29 Fernando António Nogueira Pessoa nació en Lisboa el 13 de junio de 1888; y murió en la misma ciudad el 30 de noviembre de 1935. Para que sepáis quién era este inmenso poeta portugués será mejor hacerle caso a él según nos dijo en una de sus poesías: Si después de yo morir quisieran escribir mi biografía / no hay nada más sencillo. / Tiene sólo dos fechas / la de mi nacimiento y la de mi muerte. / Entre una y otra todos los días son míos. Dejemos pues sus días para él.
  8. 8. ni generó ninguno, sí que, podríamos decir, se refundó con las ideas originales del genial pensador alemán Fredrich Nietzsche30 . Si Marx había llevado su crítica a la sociedad capitalista hasta la muestra de la alienación económica y reclama que la flosofía deje de comprender el mundo para transformarlo, Nietzsche lleva la crítica al mundo occidental hasta sus últimas consecuencias y no ven en él nada que merezca salvarse. La crítica de este pensador es absolutamente radical. Todo en la historia de occidente no es más que una gran mentira, nada es real, Dios no existe, la moral que conocemos es una invención, los gobiernos no tienen otra intención que subyugar al pueblo, y de esa forma Nietzsche promulga la destrucción de la civilización occidental y el advenimiento de una nueva era surgida de las cenizas. La consecuencia de todo esto es el Nihilismo31 , la Nada más absoluta como sentencia de un flósofo que está juzgando toda la historia occidental. Esta idea crítica de la sociedad, el advenimiento de una nueva era completamente nueva, el nihilismo como gran sentencia, la muerte de Dios32 , el encumbramiento del individuo plenamente libre por encima de todo valor supuestamente superior serán, en defnitiva, ideas que el anarquismo acogerá con muy buenos ojos, encumbrando a Nietzsche como su autor por excelencia. Liberalismo Por la vertiente de las ideologías de derechas tuvo su aparición, también a raíz de las ideas ilustradas, el liberalismo. Al igual que el socialismo, el comunismo, y el anarquismo, el liberalismo es un sistema político, económico, social, y flosófco. En pocas palabras, es una forma de comprender el mundo y una idea de cómo se ha de intervenir en él para organizar la sociedad. El liberalismo tiene como grandes principios la defensa de las libertades individuales por encima de las libertades colectivas, con la idea de que son los individuos con iniciativas los que hacen progresar a la sociedad; por otro lado defende el establecimiento del Estado de Derecho, es decir, el principio regidor de una sociedad 30 Friedrech Wilhelm Nietzsche nació en Röcken (Alemania), el 15 de octubre de 1844; y murió en Weimar (Alemania), el 25 de agosto de 1900. Está considerado uno de los pensadores más infuyentes en las ideas que aparecerán durante el siglo XX. Por desgracia los nazis hicieron un icono de él, por lo que estuvo proscrito en occidente hasta que durante los años sesenta regresó con fuerza gracias a los pensadores existencialistas. Así de patéticos somos que juzgamos a los creadores por sus seguidores y, por ejemplo, Wagner no puede escucharse en Israel porque era la música preferida de los nazis. 31 Nietzsche es antinihilista, acusa de nihilista a la cultura occidental. El Nihilismo tiene dos grandes formas: a) buscar la nada, de lo que acusa a la historia cristiana; b) no buscar nada, de lo que acusa a la civilización occidental del siglo XIX. 32 Un paso más allá del ateísmo, pues Nietzsche no dice que Dios no existe, sino que Dios sí que existía, fue una creación humana, pero había sido asesinado por la Ilustración al no necesitarlo ya.
  9. 9. por el que todos los individuos, absolutamente todos, están sometidos al Imperio de la Ley y protegidos por los mismos derechos. Esta defensa del Estado de Derecho, y del Imperio de la Ley, convirtió al liberalismo en la ideología sobre la que se fundan los actuales estados democráticos occidentales. En pocas palabras que nuestra sociedad está organizada siguiendo los principios liberales, sea o no sea el gobierno un defensor de esta ideología. Siendo los hombres libres e iguales e independientes por naturaleza, según hemos dicho ya, nadie puede salir de este estado y verse sometido al poder político de otro, a menos que medie su propio consentimiento. La única manera por la que uno renuncia a su libertad natural y se sitúa bajo los límites de la sociedad civil es alcanzando un acuerdo para reunirse y vivir en comunidad, para vivir unos con otros en paz, tranquilidad y con la debida comodidad, en el disfrute seguro de sus propiedades respectivas y con la mayor salvaguardia frente a aquellos que no forman parte de esa comunidad. Esto lo pueden realizar un número de hombres cualesquiera, porque en nada perjudica a la libertad de los demás, a los que se deja en el estado de naturaleza en que se encontraban. Cuando un grupo de hombres ha llegado a un consenso para formar una comunidad o gobierno, se incorporan en el acto al cuerpo político que conforman ellos mismos, en el que la mayoría adquiere el derecho de actuar y decidir por los demás. La defensa de las libertades individuales lleva a los liberales a pedir la menor intervención posible, por parte del Estado, en los asuntos económicos, defendiendo, por lo tanto, una economía de libre mercado. En principio podríamos encontrarnos con gente que defende el libre mercado absoluto (el Estado no interviene en ninguna decisión económica), y que a la vez aboga para que mediante promulgación de leyes el Estado defenda una vida social digna (educación, sanidad, etc...), aunque la tendencia a lo largo del siglo XX es a que los liberales hayan ido haciéndose cada vez más radicales, llegando a posiciones un tanto absurdas como el anarcocapitalismo que hemos mencionado. El liberalismo, a pesar de nacer de las mismas ideas ilustradas que el comunismo, el socialismo, y el anarquismo, demuestra tener un punto de vista muy diferente sobre esas mismas ideas33 . Así, abogará por cuatro principios fundamentales que le diferenciarán claramente de las tres ideologías mencionadas y que le situarán en el margen derecho del ámbito ideológico: a) la defensa del individualismo34 , de la libertad individual por encima de cualquier realidad social o colectiva; b) la defensa de la libertad en todos sus ámbitos, de prensa, de asociación, de expresión, etc35 ; c) igualdad de todos ante la ley; c) el respeto, a ultranza incluso, de la propiedad privada como garantía del progreso. Los liberales defenden, por lo tanto, que las relaciones comerciales no se 33 Lo cual nos vuelve a colocar sobre la pista de lo importante que es el punto de vista que tengamos para conocer y comprender una realidad. Solemos buscar la verdad, como si esta fuera única e insustituible, cuando la realidad suele variar mucho teniendo puntos de vista diferentes. Así, la Libertad, defendida por todas las ideologías nombradas, varía mucho su realidad según el punto de vista desde el que se la mire. 34 El individualismo es una postura política (aunque también se puede estudiar como postura moral, ideológica, o social) que enfatiza la dignidad del individuo frente a los intereses del Estado. Hay que decir que en este punto el liberalismo se iguala al anarquismo. 35 El garante de esta Libertad ha de ser el Estado.
  10. 10. rijan más que por las propias leyes del mercado, mientras que el poder coercitivo del Estado ha de dirigirse a mantener las condiciones en las que ese mercado pueda funcionar con completa normalidad. Ya hemos dicho que el sistema liberal es el que se aplicó en la construcción del modelo social que tenemos en el mundo occidental; ahora bien, ha habido muchas y serias diferencias a la hora de interpretar ese liberalismo. En general, en EEUU y Gran Bretaña han sido grandes defensores del libre mercado sin restricciones, mientras que el resto de la Europa occidental guardaba campos de acción para la intervención del Estado en materia económica, como regular el precio de determinados bienes fundamentales (agua, electricidad, petróleo, etc), o como participar, el Estado mismo, como miembro de la comunidad del mercado (o lo que es lo mismo, el Estado compraba y vendía productos, empresas, etc). A fnales del siglo XX, en EEUU, surgió un grupo de pensadores económicos que defendían las posturas liberales a ultranza y son conocidos como Neoliberales 36 que abogaban (y abogan) por la completa desaparición del Estado en todo lo que tuviera que ver con los movimientos de capitales. La administración del presidente de los EEUU George W. Bush estaba dominada por estos neoliberales, así como la administración del presidente José M. Aznar en España. Sin embargo su poder de convocatoria parece que está cayendo en los últimos años y se tiende a visiones más moderadas del liberalismo. Fascismo Al margen de las ideologías nombradas aparecerá otra ideología de tintes totalitarios, que si bien no nace hasta el siglo XX, tiene sus raíces en pensamientos del siglo XIX, y que no pretende, para nada, beber de las fuentes ilustradas. El Fascismo. El fascismo aparecerá como una ideología política y social fundamentalmente, no caracterizándose por posicionamientos económicos salvo por el hecho de defender una economía altamente dirigida por el poder del Estado. Frente a la idea de la libertad de los individuos o de las clases sociales, el fascismo coloca como eje de su pensamiento a la nación misma, convirtiéndose así en una ideología fuertemente nacionalista. El fascismo elegirá una identidad característica como elemento fundamental de unión y formación del pueblo, base de la nación, así pueda ser la raza, la cultura, la historia, etc... Este pueblo es la sangre de la nación, el elemento fundamental, y es su actividad la que la alimenta; sin embargo, aparece la necesidad de la fgura de un guía totalitario, un líder supremo que conduzca a las masas por el camino que la nación necesita. Puede entenderse, entonces, el lema de los nazis cuando tomaron el poder en Alemania: ein Volk, ein Reich, ein Führer37 . Esta defensa a ultranza de la nación llevó al fascismo, inmediatamente, a erigirse como una ideología expansionista y militarista, que usó cualquier excusa para dirigir su mirada hacia la guerra; especialmente es característico del fascismo un nacionalismo victimista que, usando cualquier elemento histórico en el que el supuesto pueblo elegido hubiera sido “deshonrado” o 36 Una parte de ellos son los nombrados anarcocapitalistas. 37 Un pueblo, un imperio, un líder.
  11. 11. “humillado”, dirige su mirada hacia la supuesta venganza del pueblo. Resulta curioso que algunos de los líderes fascistas, como Benito Mussolini en Italia, comenzaran como activistas obreros y sindicalistas, cercanos en sus posiciones al comunismo o al anarquismo. Y es que ocurrió que el fascismo estuvo muy ligado, en su historia y desarrollo, a la personalidad de aquellos que lo encumbraron (Mussolini en Italia, Hitler en Alemania, Franco en España), de tal forma que una vez que estos comenzaron a estar más convencidos de la necesidad de que sólo ellos podían solventar la situación, el fascismo se fue convirtiendo en una ideología ligada a la personalidad del dirigente supremo, de tal forma que en ningún caso pudo sobrevivir al propio dirigente. De esa forma, cuando al fnal de la II GM Hitler y Mussolini han muerto, el fascismo prácticamente desaparece, y tiene como último refugio la España de Franco, donde perdurará hasta el año 1975, cuando tras la muerte del dictador en noviembre de ese año, el fascismo quedó relegado a ideologías de grupos callejeros, racistas, sexistas, xenófobos, y muy violentos. Aunque, por desgracia, las situaciones críticas de supervivencia que se han visto durante los últimos años, (al igual que en la Europa de entre guerras), han dado a luz un auge de estos grupos neofascistas y, en algunos casos, a elementos ocultos en el interior de partidos conservadores, en el caso de España, por ejemplo, muy ligados a posiciones ultra religiosas. Más allá de estos sistemas ideológicos surgieron, en el siglo XIX, dos ideologías que representaban reivindicaciones muy específcas sobre cuestiones muy determinadas, es decir, no representaban un sistema político, económico, y social; ni siquiera surgieron del interior de un pensamiento flosófco, sino que surgieron como reivindicaciones dirigidas hacia objetivos que aglutinaban a gente muy dispar. Estamos hablando, ya lo sabéis, del nacionalismo y del feminismo. Nacionalismo El nacionalismo es la reivindicación de la libertad y el derecho a la autodeterminación de un pueblo determinado. Evidentemente, eso, de por sí, no tiene ninguna relación con una cierta forma de comprender la sociedad, de organizarla, ni de dirigirla. El nacionalismo surgió con la expansión de las ideas ilustradas de la libertad, la igualdad, y la fraternidad. En el siglo XIX se daba la situación de territorios que habían sido conquistados por los antiguos imperios que se estaban viniendo abajo, como era el caso de Grecia, invadida por los turcos otomanos, o los pueblos eslavos del sur (Croacia, Serbia, Bosnia, etc), engullidos por el imperio austrohúngaro. La gente que vivía en esos territorios parecía que tenían una cierta idea clara de su identidad como algo diferente a la del imperio al que pertenecían, y así comienza la idea de la libertad del pueblo griego, del pueblo serbio, etc. Al calor de estos aires el nacionalismo creció y foreció como una reclamación de lo que denominaban (y siguen denominando los nacionalistas de hoy en día) las señas de identidad38 del pueblo, fueran estas señas cuestiones raciales, lingüísticas, étnicas, históricas, o cualquier otra, o un 38 Recordad como ese tema de las señas de identidad fue usado en el fascismo como el elemento aglutinador de lo que denominaban el pueblo.
  12. 12. conjunto de ellas. A partir de ahí el nacionalismo establece dos principios básicos con respecto a la relación entre la nación y el Estado: a) el principio de la soberanía nacional, según el cual la nación es la única base legítima para el Estado; b) el principio de nacionalidad, que mantiene que cada nación debe formar su propio Estado, y que las fronteras del Estado deberían coincidir con las de la nación39 . Durante el siglo XIX, y a comienzos del siglo XX, el nacionalismo se ligó a las ideologías de derechas, incluso a las más totalitarias, como el fascismo, pues resultaba muy difícil compaginar la reclamación de las señas de identidad como elemento diferenciador con el pensamiento típicamente de izquierdas de la hermandad entre todos los obreros, entre todas las personas fnalmente. A fnales del siglo XX, sin embargo, en algunos países occidentales, como España, surgen partidos políticos (en realidad no es que surjan, sino que regresan y vuelven a tener cierta fuerza) que reclaman el nacionalismo en el interior de un pensamiento de izquierdas, como es el caso de ERC o BNG en España; sin embargo no son pocos los pensadores que piensan que nacionalismo y pensamiento de izquierdas son cuestiones incompatibles. Para estos autores el problema del nacionalismo es que fja sus bases no en elementos racionales de la confguración de un sistema político, social, y económico (ya hemos dicho que era una ideología surgida a raíz de una única reclamación), sino en elementos sentimentales de pertenencia a una raza, lengua, etnia, historia, etc, que unifca al pueblo. Igualmente afrman que trabajan sobre un concepto muy poco defnido como es el de 'pueblo' más allá del conjunto de gentes que habitan bajo la protección de un Estado determinado. En pocas palabras, y siguiendo con lo que dicen estos autores, bajo la idea del Estado racional es español, por ejemplo, quien tiene el DNI español que lo certifca, y para tal efecto se habrán promulgado determinadas leyes; para un nacionalista español, sin embargo, la defnición de español puede excluir a gentes que poseen el DNI español. En defnitiva, y como conclusión, que nos encontramos ante una reivindicación que sigue muy vigente en determinados lugares del mundo, que desgraciadamente muchas veces ha estado ligada a acciones violentas (ETA, IRA, Ejército Corso), que suele posicionarse en el extremo opuesto de otro nacionalismo (catalanistas frente a españolistas), y que, hoy por hoy, se presenta como de izquierdas o como de derechas, o incluso sin pretensión ideológica. Feminismo Como ya hemos dicho, juntamente al nacionalismo durante el siglo XIX surgió otra ideología que no era un sistema político, ni económico, aunque sí que contenía muchas dosis de sistema social y flosófco, el feminismo; y contenía muchas dosis porque representaba todo un replanteamiento de una de las más frmes creencias implantadas en la sociedad, la idea de que el 39 El principio de soberanía nacional, y el principio de nacionalidad no son principios constitutivos de un Estado cualquiera, sino principios constitutivos de un Estado desde el punto de vista nacionalista. Para un españolista, por ejemplo, el Estado español existe porque existe la nación española, y en España, o Estado español, no hay más nación que la española.
  13. 13. hombre era superior a la mujer en todos los aspectos. El feminismo surgió, inicialmente, como una reclamación, fundamentalmente, del voto para las mujeres en aquellos países donde se estaba implantando un sistema de elección de gobernantes mediante sufragio; sin embargo, acabó siendo mucho más que eso, acabó siendo la reclamación de las mujeres como ciudadanas en igualdad de derechos y deberes a los hombres. Esta petición hubo de enfrentarse a las viejas costumbres establecidas, a la implantación de formas sociales arraigadas en la vida de la gente (de ahí que el feminismo sea un sistema social). Lo que ahora se llama naturaleza de la mujer es algo eminentemente artifcial, resultado de una represión forzada en determinadas direcciones y de un estímulo antinatural en otras. [...] Y no hay quien pueda afrmar con seguridad que si la naturaleza de la mujer pudiese elegir la dirección de su desarrollo con tanta libertad como la del varón [...] no habría ninguna diferencia importante, o incluso ninguna diferencia en absoluto, en su carácter y aptitudes. Y desde luego, hubo de pasar mucho tiempo, no para hablar de los primeros logros del feminismo, (estos se dieron con relativa rapidez), sino para hablar de la implantación de las ideas feministas en el seno de la sociedad. Fijaos, para que os hagáis una idea de lo que ha llegado a costar que la idea haya ido implantándose, que en Suiza, por ejemplo, el voto femenino no fue permitido hasta 197140 . Vamos, que si les costó permitir que votaran, ¡imagináos lo que les costó, y les cuesta, admitir que planchar no es de mujeres, etc...! A fnales del siglo XX y principios de este, la ideología feminista consiguió integrarse en muchos de los partidos políticos con serias posibilidades de acceder al gobierno41 , de tal forma que sus reivindicaciones llegaron a los puestos claves, no ya como reivindicaciones, sino que los/las feministas estaban en el poder y tomaban las decisiones legales pertinentes tan anheladas. Una de las últimas decisiones que provienen del ideario feminista consiste en la discriminación positiva, idea que ha dado muchos quebraderos de cabeza, así como enfrentamientos intelectuales entre los propios defensores de las ideas feministas. La discriminación positiva consiste en legislar a favor de la mujer42 para contrarrestar la marginación social que sufre. Quienes defenden esta idea afrman que es la única forma de evitar una realidad cruel, la marginación. Quienes la critican afrman que se trata de una discriminación y 40 Hay que decir que en 1958 ya se había concedido el voto femenino en Suiza, sin embargo, en 1959 se realizó un referéndum (donde sólo votaban los hombres) en el que más de la mitad de estos se pusieron en contra del voto de las mujeres, por lo que volvió a anularse el sufragio universal, que quedó restringido por el sexo. 41 Muchos son los ejemplos en este sentido, baste con señalar el caso del PSOE en España. 42 Rompiendo así uno de los principios fundamentales del Estado de Derecho: la igualdad ante la ley.
  14. 14. está en contra del imperio de la ley. Sea como sea, en esas estamos. Los movimientos sociales del siglo XX y XXI El siglo XX, además de ver la evolución de las formas de pensar ideológicas que hemos estado viendo, verá también la aparición de nuevas formas de pensar en el ámbito del pensamiento ideológico. Tal y como veremos en el penúltimo de los capítulos de esta extraño ensayo sobre eso que llaman flosofía, el siglo XX generará, por varias razones, múltiples problemas que, a su vez, darán lugar a múltiples ideas para resolver dichos problemas; o quizá es que el siglo XX no fue más que un siglo como tantos otros, pero que lo vemos mucho más cercano, a fn de cuentas es el siglo en el que yo nací, y es el siglo en el que nacisteis vosotros, aunque fuese por poco. Sin embargo, de entre todos esos problemas habrá tres que aparecerán con mayor fuerza y que, por consiguiente, sean los que acaben desarrollando en torno a ellos a formas de pensar ideológicas. Me estoy refriendo al problema ecológico, al problema de la población, y al problema de la democracia. Vayamos por partes. El problema ecológico y el Ecologismo Se entiende por problema ecológico al derivado del uso excesivo de los recursos naturales no renovables y que, en realidad, envuelve a un sinfín de problemas menores que agrupados en conjunto ponen en peligro la supervivencia del ser humano como especie; el principal de esos problemas es el del calentamiento global, que ha llevado a un cambio climático cuyas consecuencias estamos comenzando a sufrir. Pero podríamos nombrar otros problemas relacionados, como la deforestación de las selvas ecuatoriales, verdaderos pulmones del planeta; la contaminación de las aguas; el agujero y debilitamiento de la capa de ozono; todos ellos con consecuencias desastrosas para la vida humana. A raíz de estos problemas, en los años sesenta comenzaron a tener fuerza grupos que reclamaban acciones para evitarlos, y nació así lo que se ha dado en llamar Ecologismo. El ecologismo es una verdadera forma ideológica porque a pesar de dirigir toda su acción racional hacia el problema ecológico, entiende que la solución al mismo únicamente es posible si se toman medias desde todos los aspectos sociales, tales como el económico, el cívico, el educativo, etc... y de esa forma se convierte en mucho más que en una mera protesta social, pasando a ser toda una propuesta ideológica que propone nuevas formas de vida que permitan un desarrollo humano conforme a las posibilidades que la naturaleza ofrece sin poner en riesgo la supervivencia tanto humana como del resto de las especies que nos acompañan. Es cierto que el ecologismo ha ofrecido muchas veces visiones muy llamativas y espectaculares, tales como las desarrolladas por el grupo ecologista Greenpeace interponiendo los barcos para evitar la caza de ballenas, o pintando los abrigos de pieles de las mujeres por las calles de las ciudades; pero no es menos cierto que esas ideas ecologistas que parecían descabelladas y propias de jóvenes melenudos y desaliñados, han acabado
  15. 15. entrando en la conciencia colectiva de todos nosotros, y que a día de hoy todos los estados del mundo han renunciado a la caza de ballenas, y los abrigos de piel de foca son muy difíciles de ver, por no hablar del auge de las pieles sintéticas. Ya nadie piensa que es una tontería usar bombillas de bajo consumo, ni reciclar el vidrio, el papel, los envases, etc... El ecologismo, en defnitiva, ha entrado a formar parte de nuestra forma de vida, pero sus demandas han seguido creciendo en la medida que seguía creciendo la acción del ser humano sobre la naturaleza, pues lo cierto es que en los últimos veinte años, en lugar de reducirse la emisión de gases de efecto invernadero, por nombrar el mayor de los problemas, esta emisión se ha multiplicado y hemos entrado ya en un verdadero cambio climático. El ecologismo afrma que el problema ecológico requiere de acciones económicas que rompan con la tradición especulativa de nuestra sociedad; por ejemplo la inversión y la apuesta defnitiva por las energías renovables, que sustituyan a los combustibles fósiles como principal fuente energética, tales como la energía hidráulica, la energía solar, o la energía eólica; ahora bien, esas apuestas signifcan enfrentar a las necesidades humanas con los intereses económicos creados por aquellos que precisamente deben tomar las decisiones, y ya sabemos que Poderoso caballero es Don Dinero. En defnitiva, que tecnológica y científcamente sabemos cómo solucionar el problema ecológico, pero parece que “no interesa”. El problema de la súperpoblación y la aparición de los movimientos pacifstas y solidarios. A fnales del siglo XVIII la humanidad contaba con unos 500 M de personas; gracias a los espectaculares avances científcos del siglo de Darwin a fnales del siglo XIX se había doblado esa cifra y éramos ya más de 1000 M; a principios del siglo XXI la humanidad traspasó la cifra de los 7000 M, y se calcula que para fnales del siglo rondaremos los 12.000 M. Jamás había habido tantos humanos. Y tanta gente representan muchas necesidades, muchos recursos naturales (con lo que se incrementa el problema ecológico), necesidades de territorios, aparece la expansión humana. Se calcula que, siguiendo un análisis absolutamente racional, y con un uso extremadamente efciente de los recursos, el planeta puede abastecer a 15.000 M de personas; ahora bien, no parece que seamos ni muy racionales, ni muy efcientes a la hora de enfrentarnos a los recursos naturales, tal y como hemos visto en el problema ecológico, así pues, cuánta gente puede sobrevivir. Y algo hemos de tener claro para comprender este problema en toda su profundidad, toda esa gente quiere sobrevivir, y quiere ser dignamente feliz43 . Tanta población humana, donde hace doscientos años había una séptima parte, provoca grandes movimientos de gente en busca de una mejor calidad de vida, lo cual lleva, siguiendo la tradición histórica humana de resolver nuestros problemas mediante 43 Hemos de desechar esa imagen etnocentrista según la cual las poblaciones del tercer mundo se conforman con un trozo de pan; buscan exactamente lo mismo que nosotros, una vida feliz y digna. El mundo globalizado ha ofrecido la información de todos lados en todos los lados, y de esa forma, esas poblaciones que eran ajenas a nuestra realidad, desean nuestra realidad pues en ella se vive mucho mejor. ¿Se atreve alguno de nosotros a decirle que no tienen el mismo derecho? Ahora bien, y relacionándolo con el problema ecológico, si acceden a nuestro consumo energético de la forma que nosotros lo hacemos, sencillamente, no hay recursos. ¿Veis el problema?
  16. 16. la guerra, a guerras por territorios que permitan a los estados el control de los recursos naturales44 . Como veréis en el penúltimo de los capítulos, el siglo XX es llamado el siglo de la guerra. En la IIGM se uso tanta energía armamentística como en todas las guerras anteriores juntas, incluyendo la IGM; y las dos bombas atómicas que cayeron sobre Hiroshima y Nagasaki equivalían a la misma energía que el resto de bombas que cayeron durante la guerra. El mundo se vio a sí mismo con un verdadero problema, el ser humano había llegado a un nuevo nivel de guerra y muerte, y comenzó a preocuparse. A partir de esa preocupación nacieron los movimientos pacifstas, previos en el tiempo, pero que acabaron estando muy ligados a los movimientos ecologistas45 . El pacifsmo, al igual que el ecologismo, se convierte en una posición ideológica porque sus reivindicaciones afectan a la organización social, política, y económica de los Estados. La solución a las guerras no pasa única y exclusivamente por el fn de la violencia armada, hay que solucionar los confictos que provocan dicha violencia, y ahí es donde entra el pensamiento ideológico pacifsta, que apuesta por una solución pacífca a cualquier conficto, lo cual lleva a modifcar la estructuración económica de nuestro mundo, donde el mercado de armas es el cuarto más rentable. Sin lugar a dudas, la gran fgura mediática del movimiento pacifsta es Mohandas Gandhi46 . Ahora bien, el problema de la súperpoblación no generaba únicamente problemas territoriales que llevaban a confictos, sino que a medida que la población aumentaba y aumentaba a lo largo del siglo XX, en el mismo tiempo se producía un aumento espectacular de las tecnologías de la comunicación, lo cual llevaba a que ese denominado Tercer Mundo se informara cada vez más y mejor de la situación de vida en el Primer Mundo. Y ocurrió lo que era lógico que ocurriera, viendo una vida mejor ese gente comenzó a plantearse acceder a ella, y puesto que no se lo permitíamos en sus lugares de origen, pues emigraban hacia los países del denominado mundo occidental; en defnitiva, a medida que avanzaba el siglo XX aumentaba cada vez más la presión migratoria en los países ricos. El mundo occidental, que desde el Renacimiento únicamente exportaba sus formas de vida, se veía, de pronto, invadido por razas, culturas, religiones, que le parecían extrañas: nacía lo que llamamos la multiculturalidad. Esta multiculturalidad genera una riqueza de pensamiento espectacular, pero también 44 Esa, y no otra, es una de las dos causas principales del enfrentamiento entre palestinos e israelíes. Los israelíes buscan el control absoluto de uno de los recursos naturales más escasos por esas tierras, el agua. El muro de la vergüenza que han construido en torno a su territorio, (que incluye su Estado y el territorio invadido), dejaba en su interior todos los pozos de agua de la zona, fueran o no fueran pozos israelíes, con lo que la población palestina se ve abocada a una migración forzosa. 45 De hecho, fijaros que la ONG ecologista que antes he nombrado tiene por nombre Greenpeace, es decir, Paz verde, indicando claramente sus dos elementos constitutivos, el ecologismo y el pacifismo. 46 No creo que haga falta contaros quién es, o quién fue, mejor dicho, Mohandas Karamchand Gandhi (મોહનદાસ કરમચંદ ગાંધી), a quien en la India conocen como Bāpu (બાપુ), 'Padre'. Nació en Porbandar, la India británica, el 2 de octubre de 1869; murió en Nueva Delhi, Unión de la India, el 30 de enero de 1948, razón por la cual se celebra ese día de enero el día escolar de la No violencia y la Paz. El premio Nobel de literatura indio Rabindranat Tagore fue quien le puso el apodo honorífico de Mahatma, palabra que significa 'Alma grande' en sánscrito. Gandhi fue un abogado y político nacionalista hindú que luchó por la independencia de la India de Gran Bretaña, pero siempre bajo el absoluto de la paz y la no violencia.
  17. 17. genera reacciones xenófobas. El hombre teme lo que desconoce, odia lo que teme y destruye lo que odia, dijo el poeta. Frente a esas reacciones de racismo y xenofobia, de odio a todo aquello que no se consideraba como propio, surgieron una pluralidad de pensamientos de solidaridad hacia quienes estaban sufriendo, y por añadido, apareció todo un mundo solidario hacia los desprotegidos de la vida digna en general. Este pensamiento solidario era, por un lado, igualmente, un pensamiento ideológico que acudía a una distribución diferente de la riqueza, a un desarrollo multicultural de la realidad, pero por otro lado, era, y es, un pensamiento que rompía con las formas tradicionales de entender la ayuda al prójimo. Esta, hasta el siglo XX, se había visto siempre desde el punto de vista del cristianismo imperante en occidente, es decir, como la caridad cristiana; los movimientos solidarios estaban proponiendo la sustitución de esa forma clásica de pensar por una idea nueva, la solidaridad, que surgía, flosófcamente, del pensamiento de Émile Durkheim47 . En pocas palabras, y para no extendernos en demasía respecto a los conceptos indicados, mientras la caridad es una virtud teologal que debe practicar todo buen cristiano, y que le lleva a hacer el bien a sí mismo y al prójimo por su amor hacia Dios; la solidaridad expone al otro como a un igual a mí y, por ende, como poseedor de los mismos derechos que yo de libertad, de igualdad, de dignidad, y de derecho a la felicidad. La solidaridad me lleva pues a hacer el bien al prójimo porque lo veo como a otro yo, por un vínculo de fraternidad, por pura empatía. La caridad me lleva a realizar el bien por mi amor a Dios y como una orden de este. El problema de la democracia y los grupos anti sistema. Como sabéis muy bien, en 1917 se produjo la revolución rusa, eliminando del poder el sistema feudal zarista e implantando el primer sistema socialista de la historia. Muy pronto se vio que el nuevo Estado que se confguraba con el ascenso al poder de los bolcheviques, la URSS, sería un contrapoder a la emergente nación americana que comenzaba a dominar occidente, los EEUU. Tras la segunda guerra mundial, (conocida en Rusia como la guerra patria), este bilateralismo resultó patente. Dos bloques enfrentados se erigían poderosos y marcaban el discurrir de la historia del siglo XX, por un lado el bloque occidental, dominado por EEUU, y por otro lado, el bloque soviético, dominado, evidentemente, por la Unión Soviética (URSS). Este enfrentamiento estaba produciendo, ya desde 1917, un miedo especial en occidente, el miedo a una revolución de las clases trabajadoras, en busca de una mejora en su situación vital; a fn de cuentas, los bolcheviques habían demostrado que se podía. Y occidente reaccionó, especialmente tras la gran crisis de 1929, y defnitivamente tras la IIGM. ¿Cómo reaccionó? Elevando mucho el nivel de vida de las clases más bajas, situándolas en el espectro de la clases media, con lo que se modifcaba, y mucho, la estructura 47 Émile Durkheim fue un sociólogo francés nacido en Épinal, Francia, el 15 de abril de 1858; murió en la capital francesa, el 15 de noviembre de 1917. Junto a Karl Marx y Max Weber está considerado uno de los padres de la sociología como ciencia. Filosóficamente seguía las ideas positivistas de Auguste Comte. Para Durkheim la sociología debía estudiar los fenómenos atribuidos a la sociedad en su totalidad, en lugar de centrarse en las acciones específicas de los individuos.
  18. 18. social, que pasaba a situar a la gran masa de población en una inmensa clase media que vivía bien, con ligeros lujos, pero que en ningún momento podía acceder a las posiciones de clase alta, donde estaban las situaciones de poder y de control social. Se fue desarrollando, así, lo que conocemos como Estado del bienestar, especialmente en Europa. Durante el siglo XX esta clase media fue desarrollando ese Estado del bienestar: se subieron los sueldos de los trabajadores, (que por otro lado cada vez más se dedicaban al sector servicios y cada vez menos a la industria primaria o secundaria), se accedía a una sanidad de calidad, a una educación cada vez más amplia. Los campesinos veían, en los años sesenta, como sus hijos iban a las universidades. Todo ello llevó también a un espectacular desarrollo de la natalidad, a la generación del Baby Boom48 , de la cual, para que os hagáis una idea, yo formo parte. Sin embargo, durante los años 80 llegan al poder en los EEUU y en Gran Bretaña dos formas de poder (liderados por Ronald Reagan49 en EEUU, y por Margaret Thatcher50 ) que darán lugar a lo que se conoce como Neoliberalismo, y que en su defensa a ultranza del individualismo, comienzan a desmontar el Estado del bienestar. Este desmantelamiento fue rápido en esos dos países, pero se extendió hacia el resto de Europa occidental cuando, a partir de 1985, con la subida al poder en la URSS de Mijaíl Gorbachov51 , queda claro que el modelo soviético no va a extenderse, y puesto que ya no hay miedo de expansión de la revolución obrera, tampoco es necesario ya el mantenimiento de una forma de vida que estaba pensada para que las clases trabajadoras no tuviesen “malas intenciones”. El neoliberalismo comienza a triunfar a partir de los años 90, con representantes en todos los gobiernos occidentales de los dos polos ideológicos que gobernaban (los conservadores y los social demócratas). 48 Se conoce como Baby Boom a la explosión de natalidad que se dio posterior a la segunda guerra mundial, entre finales de los años 40 y finales de los años 60; y como generación del Baby Boom a las personas nacidas en esas condiciones. 49 Ronald Wilson Reagan fue el cuadragésimo presidente de los EEUU. Nació en Tampico, Illinois, EEUU, el 6 de febrero de 1911; murió en Bel Air, Los Angeles, California, EEUU, el 5 de junio de 2004, víctima del Alzheimer. Ronald Reagan se dedicó, con anterioridad a la política, al cine en su faceta de actor, donde llegó a ser una estrella relativamente famosa en las películas de serie B. En 1964 dejó el cine y se dedicó a la política, primero en el partido Demócrata y luego en el Republicano (algo así como si aquí en España primero hubiese sido del PSOE y luego del PP). En 1967 consiguió ser el trigésimo tercer gobernador de California, cargo que abandonó en 1975; y en 1981 llegó a la presidencia de los EEUU, cargo en el que estuvo hasta 1989. Su política económica, conocida como “reaganomics”, estuvo caracterizada por la desregularización del sistema financiero, consideradas, junto al thatcherismo, una base ideológica del neoliberalismo. En asuntos exteriores su presidencia estuvo marcada por su odio acérrimo al comunismo en todas sus versiones. 50 Margaret Thatcher fue una política británica nacida en Grantham, Reino Unido, el 13 de octubre de 1925; falleció en Londres, el 8 de abril de 2013. Ocupó el cargo de primera ministra británica desde 1979 a 1990. Conocida en todo el mundo como La dama de hierro por su fuerte oposición a la URSS, así como sus duras políticas anti sociales; sus ideas políticas conservadoras, conocidas como thatcherismo, fueron la base ideológica del actual neoliberalismo. 51 Mijaíl Sergéyevich Gorbachov (Михаил Сергеевич Горбачёв), es un político ruso, nacido el 2 de marzo de 1931 en Krai de Stávropol, Stávropol, URSS, en el seno de una familia campesina, que sigue vivo a fecha de hoy, (7 agosto de 2014). Gorbachov fue elegido el Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética, y por lo tanto jefe supremo de la URSS, el 11 de marzo de 1985; en 1989 es nombrado presidente de la URSS (cargo que no existía), hasta diciembre de 1991, cuando la URSS se disolvió en las repúblicas que la componían. Su presidencia estuvo dominada por un aperturismo de la URSS hacia el resto del mundo y un intento de acabar con el enfrentamiento conocido como la guerra fría, razón por la cual se le concedió el premio Nobel de la paz en 1990. Su política aperturista en todos los sentidos, interna y externamente, fue conocida como la Perestroika.
  19. 19. Terribles escenas, que esperábamos que nunca volveríamos a ver, aparecieron de nuevo en el paisaje europeo: multitud de refugiados huyendo de las milicias armadas o de los bombardeos; poblaciones inseguras de su abastecimiento y precipitadas en el subdesarrollo económico, sanitario y social; comunidades que descubren que están en el exilio en su propia tierra, en los nuevos estados del este europeo. El “nuevo orden” cuyo advenimiento se había anunciado sobre las ruinas aún humeantes del comunismo, se buscan en la gran Europa entre el dolor y la inseguridad. La caída de los regímenes de tipo soviético supuso la libertad, tanto para lo mejor como para lo peor: reveló las frustraciones acumuladas por los pueblos desposeídos por demasiado tiempo de su identidad cultural, religiosa o nacional e instigó su resentimiento; también reveló las taras de un sistema colectivista, cuidadosamente disimuladas durante decenios, y aceleró, en un primer momento, la degradación de las economías. A veces todo ello se ha mezclado - el marasmo, el miedo, la guerra- y ha precipitado a las carreteras de Europa a poblaciones que no habían sufrido desplazamientos tan masivos desde la última guerra mundial. Médicos sin Fronteras. Poblaciones en Peligro En tanto en cuanto el Estado del bienestar funcionaba y ofrecía una vida digna a las clases trabajadoras, la democracia occidental se sustentaba sobre la base de una masa de población que no se preocupaba en exceso de los temas políticos52 ; pero al irse desmontando el Estado del bienestar la preocupación democrática comenzó a crecer, y creció exponencialmente cuando en 2007 estalla la crisis fnanciera que se expandirá por todo el mundo occidental, especialmente en países como Grecia, España, Italia, y Portugal. De repente aparecen recortes en derechos conquistados hacía mucho tiempo mientras la población veía como se mantenía sin problemas una elite política que parecía no sufrir lo más mínimo la crisis fnanciera y que, además, estaba salpicada de innumerables casos de corrupción. Aparece así una nueva preocupación, la preocupación por la democracia en la que la ciudadanía creía vivir (por tener un conjunto de derechos inviolables) y que, de repente, comienza a desaparecer ante las necesidades económicas del “sistema”. La gente comienza a comprender que la democracia no es únicamente el derecho a elegir a los gobernantes, sino que es una forma de gobierno que debe respetar y proteger unos derechos fundamentales, entre los que está el derecho a la elección de gobernantes. Cuando estos derechos comienzan a ser recortados por el desarrollo neoliberal en su desmantelamiento del Estado del bienestar, la ciudadanía estalla en lo que se dio en conocer como el movimiento de Los Indignados53 . Este movimiento, que tuvo su 52 En pocas palabras, es como si dijéramos que mientras la gente tenía para vivir bien, no miraba lo que hacían o no hacían los políticos. 53 El nombre se debió a que esos movimientos se sentían plenamente representados en un libro del pensador francés Stéphane Hessel, que por aquel entonces contaba 92 años, titulado ¡Indignaos! (Indignez-vous!), publicado en España por Ed. Destino, y con únicamente 64 páginas de extensión. El libro fue rápidamente criticado desde las esferas del poder y se llegó a comparar con el artículo de 1898 de Émile Zola “J'acusse”. En el libro Hessel afirma que en su generación nos jugábamos la vida, pero que lo tenían relativamente más fácil por tener un adversario
  20. 20. centro neurálgico en la capital de España con el 15M, se extendió por todo el mundo54 , provocando una convulsión social cuyas consecuencias todavía se están acabando de aposentar. Esta nueva preocupación por la democracia en sí misma, y no por tal o cual consecución política, dio lugar en España a la aparición de nuevas formaciones políticas, como PODEMOS, o el Partido X, algunos de los cuales han entrado con mucha fuerza en la vida política y cuyo futuro está aún por escribir, que presentan como principal reclamo ideológico no ya la consecución de un determinado derecho o nivel de bienestar social (que también), sino la regeneración democrática de la vida pública. Dejémoslo ya, aún cuando quedan muchas luchas por resolver. Con la transición de los realmente pobres de una posición mayoritaria a una relativamente minoritaria se produjo un cambio en su posición política... En la actualidad, un político que habla en nombre de los pobre lo hace en nombre de una minoría pequeña y, en general, desarticulada. [...] Por consiguiente, una faceta notable de los esfuerzos para socorrer a los pobres durante estos últimos años -los de la ofcina de oportunidades económicas, por ejemplo- ha consistido en su absoluta falta de cualquier tipo de atractivo político. Los políticos se han dado cuenta de que era posible tratarlos con indiferencia. [...] La preocupación por la desigualdad y la miseria sólo tuvo vida mientras fueron muchos los que las experimentaban en tanto que unos pocos tenían mucho. No pudo continuar siendo una cuestión política candente en una época en la que muchos tenían mucho aun cuando otros tenían mucho más todavía. Nos toca a nosotros lamentarnos de que, cuando la cuestión de la desigualdad entró en decadencia, la pizarra no quedara completamente limpia. Subsistió un problema residual y, en cierto sentido, mucho más irremediable. claramente definido en Hitler o en Stalin. Los jóvenes de ahora, afirma Hessel, se juegan la libertad y los valores más importantes de la humanidad. 54 En el mundo árabe generó lo que se conoció como “la primavera árabe”, un levantamiento popular contra las dictaduras en países tan diferentes como Túnez, Libia, Egipto, Yemen, Siria, Emiratos Árabes... incluso en Arabia Saudí llegó a haber un mínimo levantamiento que fue fuertemente reprimido.

×