El pensamiento ilustrado
Características generales de la ilustración
La ilustración fue una época histórica del pensamient...
morales, sin remitirlos a las construcciones metafísicas del pasado, rechazadas como dogmáticas.
5. Interés por la difusió...
La grandeza del pensamiento ilustrado francés fue, precisamente, que llevó a la práctica
política y cultural todos esos id...
se hacía más grande en el siglo XVIII, lo que llevó a la burguesía a posiciones cada vez más
avanzadas y radicales que que...
importantes naciones europeas) y es relegado defnitivamente al campo de la fe.
Locke cubre otro campo de pensamiento muy d...
diferentes como Franklin15
, Beccaria16
, Hume17
y Adam Smith18
, Kant y Goethe19
.... Algunos
se llaman a sí mismos libre...
ahí su interés por la pedagogía y su afán de claridad, siguiendo el ejemplo de Locke. ¿Inmoralistas?
Ciertamente, no. ¿Ate...
hecho, si examinamos sin prejuicios la situación actual de nuestros conocimientos, no podremos negar que
la flosofía ha re...
puso ante los espíritus ilustrados una situación revolucionaria, para la que no estaban preparados. El
antiguo Estado omni...
Robespierre, o Danton23
, no se vieron a sí mismos como los prudentes ilustrados de la generación
anterior, como Voltaire,...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El pensamiento ilustrado

566 visualizaciones

Publicado el

Capítulo XII del libro Filosofia o lo que sea...

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
566
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
24
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El pensamiento ilustrado

  1. 1. El pensamiento ilustrado Características generales de la ilustración La ilustración fue una época histórica del pensamiento occidental que coincide aproximadamente con el siglo XVIII y que recorrió toda Europa, de este a oeste, y de norte a sur; si bien es verdad que se dio con mucha más fuerza, y fructifcó de forma esplendorosa, en Francia, mientras países como España parecían quedar al margen de este recorrido histórico1 . La palabra ilustración misma nos ayudará a entender en qué consistía. ‘Ilustración’ viene de ‘Luz’, y de esa forma ilustrar signifca dar luz a algo2 . ¿A qué se daba luz en el siglo XVIII? Al propio ser humano, al que se le abrían de par en par las puertas de la razón para que iluminara su pensamiento. Y eso fue la ilustración, un desarrollo de la razón humana, de sus posibilidades, y de la libertad que la acompaña. Cinco son los rasgos generales de la ilustración: 1. Confanza en los poderes de la razón, entendida como instrumento adecuado para aclarar todos los problemas del hombre, desde los estrictamente flosófcos y científcos a los religiosos, políticos y sociales. 2. Viva polémica contra el pasado y convicción optimista de poder dar comienzo, con el auxilio de la razón, a una era decididamente mejor que todas las anteriores. Cualquier tiempo pasado fue peor. 3. Apuesta por el deísmo en los problemas religiosos, o sea, rechazo de las polémicas internas entre las diferentes confesiones y búsqueda de un núcleo de verdad en torno a Dios, común a todos los hombres y superior a cualquier forma de superstición. 4. Búsqueda de una flosofía capaz de explicar los fenómenos cognoscitivos y los 1 Tampoco es verdad que España no llegara a ser una nación ilustrada, pues en ella fructifcó la ilustración como lo había hecho en otras, sin embargo el siglo XIX supuso en España un retroceso en el camino de la ilustración, y a partir de ahí sí va quedando al margen de los logros que la ilustración había preparado. 2 Todavía mantenemos ese signifcado: las fotos de los libros son ‘ilustraciones’.
  2. 2. morales, sin remitirlos a las construcciones metafísicas del pasado, rechazadas como dogmáticas. 5. Interés por la difusión de la cultura en general, y en particular por los resultados de las ciencias, con la frme convicción de que esto aportará el mejor medio para destruir la intolerancia, los prejuicios y en general el oscurantismo. Es bien cierto que será en Francia donde la ilustración fructifque en su mayor apogeo, y lo hará en todos los campos; sin embargo, no fue un francés quien mejor defnió la ilustración, sino un alemán: Inmanuel Kant3 . Kant fue el gran representante de la ilustración alemana, y fue un ilustrado de los pies a la cabeza. En 1784 publica un pequeño escrito en un periódico de su ciudad, Königsberg, titulado precisamente ¿Qué es la Ilustración? El pensamiento de Kant en ese escrito comienza de la siguiente manera: La ilustración es la salida del hombre de su minoría de edad. Él mismo es culpable de ella. La minoría de edad estriba en la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección de otro. Uno mismo es culpable de esta minoría de edad cuando la causa de ella no yace en un defecto del entendimiento, sino en la falta de decisión y ánimo para servirse de él sin la guía de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten valor de servirte de tu propio entendimiento! He aquí la divisa de la ilustración. De esta forma tan sencilla y amable expone Kant toda la flosofía ilustrada, (hombre, no en vano Kant era el gran intelectual de la ilustración, muy por encima de todos sus compañeros ilustrados en su pensamiento flosófco y crítico). La ilustración era confanza en la razón, y con ello en el pensamiento que el hombre es capaz y debe desarrollar. ¡Ya está bien de escuchar lo que otros tienen que decir! ¡Ya está bien de que otros vengan y nos indiquen cómo comportarse, cómo actuar, qué hacer, cuándo, etc...! Ahora es cada uno en su medida y capacidad quien debe elevarse por encima de los mandatos, pues la razón da frutos, y uno de sus frutos es que nos hace libres. El pensamiento ilustrado es, ante todo, un pensamiento libertario, una defensa de la libertad inherente del ser humano, frente a los intentos de tutela que durante la historia han ocurrido. Y Francia será la nación que lleve a la práctica esta forma de pensar al destronar el absolutismo y poner en práctica el poder del tercer estado4 con la Revolución Francesa de 17895 . 3 Inmanuel Kant nació en Königsberg (Reino de Prusia) (actualmente Kaliningrado (Rusia)), el 22 de abril de 1724, y murió en la misma ciudad el 12 de febrero de 1804. Está considerado por muchos como el más grande flósofo de todos los tiempos, a la altura de Newton en física, y de Darwin en biología. Es cierto, indudablemente, que es el primer y más importante representante del idealismo alemán y que se le considera uno de los pensadores más infuyentes de la Europa moderna, de la ilustración, y de la flosofía universal. También es indudable que sus enseñanzas e ideas tienen vigencia hoy en día en muchos campos como la epistemología, el derecho, la ética, la estética, la ciencia, o la política. Pero Kant tenía un problema, era aburrido como él solo. Jamás salió de su ciudad y no se le conoce ningún amor, ni lío de faldas, ni nada por el estilo. ¡Vamos, un tostón! 4 El tercer estado era uno de los tres estamentos básicos de la sociedad propia del feudalismo y el Antiguo régimen. Se componía de la población carente de los privilegios de los que gozaban el clero y la nobleza. En la España de la época se usaba el término pecheros, también se usan términos como estado llano, pueblo llano, pueblo, plebe, o común. 5 La Revolución francesa acabó con el antiguo régimen, el absolutismo desaparece en Francia, así como los privilegios de la nobleza y del clero. El 14 de julio (actualmente es la festa nacional de Francia) de 1789 el tercer estado tomó la Bastilla (una cárcel en París) y dio inicio la revolución; el tercer estado se autoproclamó Asamblea Nacional y comenzó un gobierno sin clero ni nobleza. La revolución terminará en 1799 con el golpe de Estado que
  3. 3. La grandeza del pensamiento ilustrado francés fue, precisamente, que llevó a la práctica política y cultural todos esos ideales; gracias a ellos el resorte propulsor de la razón no se circunscribió a los habituales límites de la flosofía y de la ciencia, sino que entra como una tormenta, desde la ciencia, en el mundo para despertar, excitar, iluminar a todos los hombres interesados en el progreso de la cultura y de la civilización. Se transforma radicalmente el sentido de la vida, pues la presentan como una lucha ardua y valiente para realizar en la tierra el reino de la humanidad; era la victoriosa afrmación del hombre que, fuerte y elevado a las alturas gracias a sus conquistas científcas, acepta la lucha sin seguir viviendo en la ilusión de ser el centro del mundo por los inescrutables designios de Dios, y la vive de forma revolucionaria con el fn de llegar a ser el centro del mundo, el señor y dominador de la naturaleza, sí, pero por sus propias fuerzas e iniciativas, y no como regalo otorgado por Dios y descifrado por sus intérpretes, los sacerdotes. Los antecedentes de la Ilustración La Ilustración, como toda forma de pensamiento, no aparece así, de repente y sin más. Tiene sus raíces en formas anteriores, en maneras de pensar que se dieron durante los siglos XVI y XVII, así como en decisiones políticas y acontecimientos sociales que removían la conciencia de los pensadores y de toda la gente en general. Filosófcamente, y en Francia, el movimiento Ilustrado es heredero directo del racionalismo francés que había liderado René Descartes. Éste había descubierto el concepto del Yo, y lo había situado, aunque sólo fuese en el campo de la epistemología, por delante de Dios; de la misma manera son herederos de todo el progreso científco que hemos estudiado y que se dio entre los siglos XIV y XVII. Esa inmensidad del conocimiento racional y de sus frutos cuajan como pensamiento que confía en la razón de forma casi ciega, así como en el hombre, en ese Yo desarrollado y que se sabe a sí mismo, en el siglo XVIII, como pensamiento Ilustrado. Al haber descubierto su propia capacidad de conocimiento el ser humano no siente vértigo, sino confanza en sí mismo, se siente poderoso, libre de las ataduras que le tutelaban desde tiempos inmemoriales, y desea realizarse como hombre, como persona, como ser libre. Políticamente el hecho que provocará un desarrolló práctico de posiciones ilustradas fue la famosa revocación del edicto de Nantes6 por parte de Luis XIV, el rey Sol7 , en 1685. Mediante esa revocación el gran rey absolutista impedía la libertad de acción de las minorías calvinistas que estaban muy ligadas al tercer estado. La fractura entre el absolutismo y la burguesía dará Napoleón Bonaparte, mediante el cual llega al poder en Francia, de la que se proclamará emperador. 6 El edicto de Nantes fue frmado el 13 de abril de 1598 por el rey Enrique IV de Francia y en él se autorizaba la libertad de culto, dentro de unos límites, a los luteranos calvinistas en Francia, poniendo con ello fn a las guerras de religión que habían convulsionado el país durante el siglo XVI. 7 Luis XIV de Francia era llamado el rey Sol o Luis el Grande. Fue proclamado rey de Francia y Navarra, copríncipe de Andorra, y conde de Barcelona el 14 de mayo de 1643; sin lugar a dudas es el gran representante del absolutismo y consiguió expandir el poder y la cultura francesa por toda Europa. Siempre será célebre su frase: L'État, c'est moi (El Estado soy yo). (Añadid el francés a mi currículum).
  4. 4. se hacía más grande en el siglo XVIII, lo que llevó a la burguesía a posiciones cada vez más avanzadas y radicales que quedarán plasmadas por los ilustrados en su pensamiento flosófco- político, y que nadie, o muy pocos, en el interior del dominio absolutista fue capaz de medir en su justa medida. Todo el pensamiento ilustrado francés estará guiado por dos ejes fundamentales que surgen a partir de esos momentos: a) flosófcamente, una lucha contra el optimismo metafísico8 que habían creado los racionalistas como Leibniz 9 . El optimismo metafísico anulaba la razón de ser de los esfuerzos humanos tendentes a modifcar y corregir el curso de los acontecimientos, pues qué podemos corregir si este es el mejor de los mundos posibles; y b) la lucha contra la intolerancia religiosa que se derivaba de la revocación del edicto de Nantes. En Inglaterra el movimiento ilustrado no fue un movimiento puramente político-social, e iba muy ligado al pensamiento de dos autores: Locke10 y Newton. Quizá no sea tan conocido que Newton no fue el ejemplo clásico de científco genial e incomprendido cuyas grandezas sólo fueron reconocidas tras su muerte, todo lo contrario. Newton gozó de la popularidad y la fama merecidas por su genialidad, lo cual nos indica que su infuencia en el pensamiento fue enorme; lo que Newton decía prácticamente iba a misa, así que es normal que fuera una de las fuentes de infuencia más poderosas del pensamiento ilustrado inglés. Newton signifcaba los enormes avances que el pensamiento racional era capaz de lograr, era el fnal de una línea de pensamiento que había comenzado con Copérnico, con Kepler, con Galileo. En pocas palabras, el ser humano se siente un dios, capaz de comprender las leyes que rigen el universo y, por lo tanto, de dominarlo. Y si uno se siente un dios, para qué va a necesitar a Dios; de esa forma el concepto divino, que ya había quedado muy tocado en el campo de la epistemología con la aparición de la flosofía de Descartes, pierde la fuerza que le quedaba (no confundamos a Dios con la religión, ésta mantiene un poder terrible en el seno de las más 8 El optimismo metafísico es un pensamiento flosófco que tiene sus raíces en el racionalismo, fundamentalmente en el pensamiento de Leibniz. Sin extendernos en demasía en su conceptualización, se entenderá si se dice que el resultado de ese pensamiento era la expresión: Este es el mejor de los mundos posibles; basada en la confanza en el plan racional divino. Aunque el concepto de Dios había variado mucho desde los tiempos de la escolástica, los racionalistas defendieron una racionalidad cognoscible en su plan, que unida a la bondad absoluta inherente a Dios nos ofrecía la mejor de las posibilidades. Algunos ilustrados, como Voltaire, fueron muy irónicos en sus críticas a esta idea y llegó a escribir: Pues si este es el mejor de los mundos posibles, cómo serán los otros. Voltaire puso en boca de un jorobado una de sus más crudas críticas. Estaba el jorobado en cuestión discutiendo con un sacerdote: Si Dios lo hace todo tan bien, como usted dice, ¿cómo se explica lo mío? -arrimándole la joroba-; a lo que el sacerdote cruel contestó: ¡No se queje, no está usted tan mal... para ser un jorobado! 9 Gottfried Wilhelm Leibniz nació en Leipzig, el 1 de julio de 1646; murió en Hannover, el 14 de noviembre de 1716. Conocido como filósofo, matemático, jurista, bibliotecario, y político. Se le conoce como “El último genio universal”, antes de que todos los pensadores comiencen a especializarse. Denis Diderot, el filósofo ilustrado, opuesto en sus posiciones a Leibniz, escribió, sin embargo, así de él en La Enciclopedia: Quizás nunca haya un hombre leído tanto, estudiado tanto, meditado más y escrito más que Leibniz... Lo que ha elaborado sobre el mundo, sobre Dios, la naturaleza y el alma es de la más sublime elocuencia. Sis sus ideas hubiesen sido expresadas con el olfato de Platón, el filósofo de Leipzig no cedería en nada al filósofo de Atenas. No está nada mal que un enemigo, aunque sea un enemigo filosófico, hable así de uno. 10 John Locke nació en Wrington (Reino Unido), el 29 de agosto de 1632, y murió en Oates (íbidem), el 28 de octubre de 1704. Se le considera el padre del empirismo y del liberalismo moderno.
  5. 5. importantes naciones europeas) y es relegado defnitivamente al campo de la fe. Locke cubre otro campo de pensamiento muy diferente, el pensamiento político-social, y es el primero que comienza a indagar la validez de las monarquías absolutistas, el mejor funcionamiento de una democracia en todos los aspectos, etc... Su pensamiento cuajó, y mucho, en la sociedad británica, y desde ahí se expandirá al continente, dando lugar a lo que hoy conocemos como Ilustración. Locke y Newton siempre han sido considerados los padres de la Ilustración, a pesar de que, como hemos dicho, donde esta de verdad verá la luz será en Francia. La época que va desde la revolución inglesa (1688)11 hasta la revolución francesa (1789) es lo que habitualmente se conoce como el siglo de las luces, (y que por lo tanto no coincide exactamente con el siglo XVIII). Se tiene conciencia de que comienza algo nuevo, de que la razón y la ciencia iluminan por fn al hombre. Es una nueva cultura que tiene sus orígenes en Inglaterra y se difunde por toda Europa gracias a los franceses, cuya lengua se convierte en la lengua culta por antonomasia12 . El ilustrado Nos interesa, sobre todo, comprender la fgura del ilustrado. Éste pertenece siempre a una élite intelectual: es un pensador, un escritor, y domina la retórica. La época de la Ilustración recuerda mucho a la época de los sofstas griegos o a la de los humanistas renacentistas. Algunos ilustrados recibieron el nombre de philosophes. El término es originario de Francia, donde se aplica a Montesquieu13 , Voltaire14 , etc.; pero pasa a otros países, utilizándose para personajes tan 11 La denominada Revolución Gloriosa fue el derrocamiento de Jacobo II de Inglaterra en 1688 por una unión de parlamentarios y el Estatúder holandés Guillermo III de Orange-Nassau. A partir de ella nace el parlamentarismo británico (el más antiguo del mundo) pues el rey no volvió a tener el poder absoluto, y la Declaración de derechos se convirtió en uno de los documentos más importantes de Gran Bretaña. 12 De hecho, hasta hace no mucho el francés seguía siendo la lengua ofcial en el mundo de la diplomacia. Todos los diplomáticos del mundo, es decir, embajadores, cónsules, y demás, debían saber hablar en francés. Hoy en día no es una lengua ofcial, por lo menos en la diplomacia española, pero los diplomáticos deben conocer, a la perfección, al menos dos idiomas, y suele darse que uno de ellos sea el francés. 13 Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu nació en el castillo de la Brède, cerca de Burdeos (Francia), el 18 de enero de 1689, y murió en París (Francia) el 10 de febrero de 1755. Uno de los ilustrados más infuyentes debido a su teoría de la separación de poderes que hoy se considera un principio absoluto de la democracia. Según esa teoría los tres poderes del Estado (ejecutivo, legislativo, judicial) deben ser independientes los unos de los otros. 14 François Marie Arouet era más conocido como Voltaire. Había nacido en París (Francia), el 21 de noviembre de 1694, y murió en la misma ciudad el 30 de mayo de 1778. Fue escritor, poeta, dramaturgo, flósofo, y en general se acercó a toda disciplina de la razón. Es, sin lugar a dudas, uno de los principales representantes de la Ilustración. El pseudónimo de Voltaire lo adoptó al ser detenido en 1717 y existen varias y variopintas hipótesis acerca del origen de tal pseudónimo.
  6. 6. diferentes como Franklin15 , Beccaria16 , Hume17 y Adam Smith18 , Kant y Goethe19 .... Algunos se llaman a sí mismos librepensadores. Muchos de ellos son francmasones20 (la masonería se extiende en este siglo por toda Europa, a partir de Inglaterra). Muchas cosas les unen. Son inconformistas con la situación presente. Ejercen una crítica universal: Es preciso examinarlo todo, revisarlo todo, sin excepción ni miramiento, dice Diderot21 . Atacan cualquier forma de superstición, fanatismo u opresión intelectual, social o política. Todo dogma ha de ser destruido: la razón no debe encontrar más límites que los suyos propios. Creen en el progreso de la humanidad gracias al desarrollo de la razón. Una constante “inquietud” les domina. A pesar de su elitismo y su ideología burguesa, ejercen una labor de “publicistas”. Se vive en el “siglo flosófco” y la cultura ha de llegar a todos: de 15 Benjamin Franklin nació en Boston (EEUU), 17 de enero de 1706, y murió en Filadelfa (EEUU), el 17 de abril de 1790. Fue político, científco, e inventor, y podemos encontrar su retrato en los billetes de 100 dólares, lo que nos da una idea de la importancia que tiene este hombre para los estadounidenses, siendo (junto a Alenxander Hamilton, primer presidente del Tesoro de los EEUU) el único estadounidense no presidente que sale en los billetes de dólares. Su invento más famoso es el pararrayos, aunque no es por eso que le otorgaron el honor de aparecer en los billetes, sino por ser una infuencia capital en la Declaración de Independencia de los EEUU. (Si queréis saber más sobre este importante documento ilustrado habréis de ver la película La búsqueda). 16 Cesare Beccaria, Marqués de Beccaria, nació en Milán (Italia), el 15 de marzo de 1738, y murió el 28 de noviembre de 1794. Fue el padre de Giulia Beccaria, madre, a su vez, de Alessandro Manzoni, uno de los escritores más valorados en el país transalpino. Estuvo fuertemente ligado a los ambientes ilustrados italianos, interesándose, especialmente por la situación de la justicia. 17 David Hume nació en Edimburgo, Escocia (Reino Unido), el 7 de mayo de 1711, y murió en la misma ciudad el 25 de agosto de 1776. Dijo Kant que leyendo a Hume me desperté del sueño dogmático de la razón; con ello podemos entender que estamos ante uno de los grandes nombres de la historia de la flosofía. Sin embargo Hume es, por así decirlo, uno de los chicos malos de la flosofía, pues desarrolló el empirismo hasta sus últimas consecuencias llegando a los límites del escepticismo (y con éste la flosofía deja de tener sentido). Fue una fgura central de la Ilustración en Escocia, donde escondió al que fue su amigo por un tiempo, Rousseau, aunque acabó echándole de casa; promotor de la corriente utilitarista que ha llegado hasta nuestros días. Lo más bonito de este incomprendido personaje es su amor fel a la misma mujer durante toda su vida, con la que, sin embargo, jamás tuvo relación alguna, pues estaba casada con un embajador británico y no deseaba engañar a su marido. 18 Adam Smith nació en Kirkcaldy, Escocia (Reino Unido), en 1723 (no se conoce el día, aunque se sabe que fue bautizado el 5 de junio), y murió en Edimburgo el 17 de julio de 1790. Es, seguramente, el mayor y mejor exponente de la economía clásica; considerado el padre de la ciencia económica por su obra Ensayo sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. El actual sistema de comercio internacional se funda en su idea de relación entre el comercio de un Estado y su crecimiento económico. 19 Johann Wolfgang von Goethe nació el 28 de agosto de 1749 en Frankfurt, Hesse (Alemania), y murió el 22 de marzo de 1832 en Weimar, Turingia (Alemania). Poeta, novelista, dramaturgo, y científco muy infuyente en el romanticismo del siglo XIX. Según George Eliot (pseudónimo que usó la escritora británica Mary Ann Evans) Goethe fue el más grande hombre de las letras alemanas... y el último verdadero hombre universal que caminó sobre la tierra. Y con eso queda dicho todo. Para que os hagáis una idea de su grandeza en Alemania, baste deciros que el Goethe Institut es en Alemania el equivalente del Instituto Cervantes en España, encargados de difundir la cultura Alemana y Española respectivamente. 20 La francmasonería, o masonería, es una organización que se autodenomina iniciática, flantrópica, y flosófca. Sus miembros y simpatizantes afrman que la masonería busca la verdad y el fomento del desarrollo intelectual y moral del ser humano. Los fracmasones se organizan mediante estructuras de base que se denominan logias, que a su vez se agrupan en organizaciones superiores denominadas Gran Logia, Gran Oriente, o Gran Priorato. Lo mejor de la masonería es que siempre han sido organizaciones secretas. ¿Por qué? Yo tengo mi teoría. ¿Os acordáis de los pitagóricos? También formaban una secta secreta e iniciática, como los francmasones, y practicaban ritos orgiásticos; pues a mí me da que todo esto no es más que para tener una reunión de amiguetes con los que montarse una orgía, pegar polvos por aquí y por allá, sin que haya malos rollos, con la excusa de que están buscando el conocimiento verdadero, etc... En la película La búsqueda que antes os he comentado también salen los francmasones. 21 Denis Diderot nació en Langres (Francia), el 5 de octubre de 1713, y murió en París (La France), el 31 de julio de 1784. Fue una de las fguras más importantes de la ilustración y editó, junto a D'Alembert la primera enciclopedia de Francia (la segunda del mundo), que dirigió desde 1751 hasta 1772 (La enciclopedia o diccionario razonado de las ciencias, artes y ofcios). En la misma participaron juntó a él y D'Alembert personajes como Voltaire, Montesquieu, Rousseau, Jaucourt, etc...
  7. 7. ahí su interés por la pedagogía y su afán de claridad, siguiendo el ejemplo de Locke. ¿Inmoralistas? Ciertamente, no. ¿Ateos? Sólo algunos. ¿Anticlericales? Casi todos. Entendamos estas últimas posiciones que hemos visto. ¿Qué signifca ser inmoral? Signifca que no defendes moral ninguna y das libertad absoluta a la acción de los seres humanos, pero los ilustrados no están defendiendo esto, lo que defenden es eliminar la moral religiosa que imperaba en Europa y sustituirla por una moral racional, nacida, no ya de la religión, sino de un estudio ético; el ateísmo es la afrmación de que Dios no existe, pero muchos de los ilustrados eran creyentes, lo que afrman de forma generalizada es el deísmo22 , o lo que es lo mismo, la religión en el interior de los límites de la razón, o como ellos lo llamaban, una religión natural; evidentemente, estas posiciones les lleva a enfrentarse con la iglesia, con la intención de los sacerdotes de ser representantes de Dios en la tierra, pues si Dios es accesible desde la razón humana, entonces no necesita de ningún intermediario, y de ahí que fueran anticlericales. El deísmo es una religión difundida en todas las religiones (...) Hay muchos que se preguntan si considerando aparte el deísmo, exento de toda ceremonia religiosa, es una religión. Fácil de contestar a esta pregunta: el que sólo cree en un Dios creador, infnitamente poderoso, y sólo considera a sus criaturas como máquinas admirables, no por eso es más religioso para él que el europeo que admirara al rey de la China; por eso es vasallo de dicho príncipe; pero el que cree que Dios se dignó establecer relación con él y los hombres, cuya relación les hace libres, capaces del bien y del mal, y les dio el buen sentido, que es el instinto del hombre sobre el que se funda la ley natural, sin duda este tiene una religión, y una religión mejor que la de todas las sectas que están fuera del gremio de la Iglesia, porque estas sectas son falsas y la ley natural es verdadera. La religión revelada no es ni podría ser otra cosa que la religión natural perfeccionada. De modo que el deísmo es el buen sentido que no está enterado aún de la revelación, y las otras religiones son el buen sentido que pervirtió la superstición. Las ideas de la Ilustración lo penetran todo. Los philosophes están en las cortes e inspiran a reyes o gobernantes. Sus libros se difunden rápidamente y se traducen a otras lenguas. En tres años, El espíritu de la leyes, de Montesquieu tuvo 22 ediciones francesas; y se tradujo posteriormente al inglés (10 ediciones), al polaco, holandés, italiano, alemán y ruso. Aparecen Enciclopedias y Diccionarios (fundamentalmente científcos en Inglaterra; flosófcos en Francia). En Francia e Inglaterra, además, se multiplican rápidamente los periódicos y las revistas. La penetración en la aristocracia, la burguesía rica y parte del clero, fue extraordinaria. En cambio, en las clases populares la penetración fue mucho más lenta, y sólo empezó a hacerse palpable en víspera de la Revolución francesa. En algunos países, como España, apenas se hizo notar. Ha tenido lugar un cambio notable en todas nuestras ideas, y ese cambio, debido a su rapidez, promete mayores cambios futuros. [...] Nuestra época gusta llamarse la "época de la flosofía". Y, de 22 El deísmo es una postura religiosa que acepta la existencia y la naturaleza de Dios a través de la razón y la experiencia personal, sustituyendo así a la revelación, la fe, o la tradición.
  8. 8. hecho, si examinamos sin prejuicios la situación actual de nuestros conocimientos, no podremos negar que la flosofía ha realizado entre nosotros grandes progresos. La ciencia de la naturaleza se enriquece día a día, la geometría ensancha sus fronteras y lleva su luz a los dominios de la física, que le son más cercanos; se conoce, por fn, el verdadero sistema del mundo, desarrollado y perfeccionado. [...] El descubrimiento y el uso de un nuevo método de flosofar despierta, a través del entusiasmo que acompaña a todos los grandes descubrimientos, un incremento general de las ideas. Todas estas causas han colaborado en la producción de una viva efervescencia de los espíritus. Esta efervescencia, que se extiende por todas partes, ataca con violencia a todo lo que se pone por delante, como una corriente que rompe sus diques. Todo ha sido discutido, analizado, removido, desde los principios de las ciencias hasta los fundamentos de la religión revelada, desde los problemas de la metafísica hasta los del gusto, desde la música hasta la moral, desde las cuestiones teológicas hasta las de la economía y el comercio, desde la política hasta el derecho de gentes y el civil. Fruto de esta efervescencia general de los espíritus, una nueva luz se vierte sobre muchos objetos y nuevas oscuridades los cubren, como el fujo y refujo de la marea depositan en la orilla cosas inesperadas y arrastran consigo otras. Por otro lado, esta cultura no es universitaria. Sus ámbitos son otros: academias, logias masónicas, salones (generalmente, presididos por un aristócrata), casas de los burgueses ricos, cafés, clubes, sociedades literarias, etc. El philosophe ya no es el pensador solitario, ni el maestro: es un hombre de mundo; incluso es un personaje colectivo: las ideas surgen, circulan y se asimilan por medio de la conversación. El diálogo no es un artifcio literario, es un ámbito de creación flosófca. La Ilustración y la Revolución francesa Antes hemos comentado brevemente la relación que existe entre la ideología ilustrada y la famosa revolución francesa de 1789; sin embargo, esa relación no es tan sencilla, y en según qué aspectos, la propia revolución no era un elemento ilustrado. En Francia, como en toda Europa, se había mantenido durante muchos siglos el feudalismo, lo que producía una profunda desigualdad económica, social y cultural. La monarquía francesa, como antes la española, se había convertido en una fuerza extraordinariamente poderosa que había arruinado al país en continuas luchas por dominar Europa. París era una ciudad inmensa en la que la corte reunía todo el lujo imaginable, en perfecto contraste con la miseria de las capas más humildes de la población. Las desigualdades sociales impedían que germinase el espíritu de fraternidad que toda religión pretende y que, según la fe católica, debía alcanzar a todos, y no a una pequeña secta, como había sucedido con las comunidades americanas. La previsión sensata había sido la de una ilustración paulatina, progresiva; pero la realidad
  9. 9. puso ante los espíritus ilustrados una situación revolucionaria, para la que no estaban preparados. El antiguo Estado omnipotente se hundió y el vacío debía ser llenado revolucionariamente. La razón debía ir por grados, paso a paso, pero la Revolución, por el contrario, no podía esperar. De esta forma se le exigió a la razón ilustrada algo imposible, insensato para ella misma. Por mucho que los fnes de la ilustración fueran las consignas de la revolución, esta no era el escenario previsto por la propia ilustración. Los ideales de los dirigentes de la Revolución prendieron con entusiasmo en las clases populares y se transformaron a menudo en exaltación incontrolada. La Revolución se inició con medidas radicales, pero en sí mismas esperanzadoras. Se exigió una nueva constitución política para Francia. Se rompieron las diferencias entre nobles, burgueses y plebeyos. El pueblo llano fue la nación y se defnió como el soberano. Muchos bienes de la iglesia fueron puestos al servicio de ese pueblo llano. Los bienes de la nobleza tenían que legitimarse por su productividad, por el benefcio que producían y así podían venderse y comprarse. Muchos fueron confscados y cambiaron de manos. Se afrmó el derecho del hombre a la igualdad, a la educación, a la propiedad, a la cultura. Nadie podía dudar de que se trataba de una causa noble e ilustrada. Como dijo Kant, los hombres no quisieron ser solo felices, sino ser libres y dignamente felices. El caos social y político determinó el dogmatismo de los actores, (y consecuentemente la pérdida del elemento ilustrado), inclinados a tomar decisiones drásticas y radicales sin pestañear. Esa violenta situación, llena de riesgos e inseguridad, reclamaba una forma de vida parecida a la de los viejos fanáticos religiosos. La ilustración no había querido esta situación, pero tampoco pudo impedirla. Con la Revolución emergió lo imprevisible, lo impredecible de la historia, lo que ninguna teoría podía anticipar ni dominar en concreción. Sin embargo, ese hecho cambió la realidad social e histórica de Europa. Por primera vez, las masas sociales tuvieron acceso a la acción política y la determinaron. Se alteró tanto la vida europea y mundial que el movimiento de la ilustración se vio obligado a transformarse profundamente. La Revolución creó poderes nuevos, los Estados contemporáneos, que no se dejaron infuir por las consignas ilustradas en su totalidad. El siglo XIX produjo los primeros intentos de esa transformación de la ilustración bajo el nuevo contacto de la sociedad de masas y del Estado moderno. ¿Cuál fue la razón más profunda de la Revolución? ¿La Revolución formaba parte de la propia ilustración o era más bien una consecuencia de algo ajeno a ella? Los jóvenes revolucionarios, como Marat,
  10. 10. Robespierre, o Danton23 , no se vieron a sí mismos como los prudentes ilustrados de la generación anterior, como Voltaire, Hume, Kant o Diderot. No se vieron como los hombres confados en la experiencia, sino como los legisladores romanos antiguos, los forjadores de nuevos Estados. No se vieron como los reformadores, que cuentan con mucho tiempo por delante para realizar sus planes, sino como los apocalípticos que tienen poco tiempo, que lo quieren todo aquí y ahora. Es verdad que la ilustración no supo ordenar la situación revolucionaria, y en ese sentido se puede decir que fracasó al no poder ordenar el presente en el que se acabó desarrollando. La Revolución seguía el sentido absoluto de la profunda razón política, y en ese aspecto, no era una consecuencia necesaria del pensamiento ilustrado. 23 Los tres grandes dirigentes de la revolución, conocidos como los tres dioses, cuyo fnal revolucionario no fue precisamente festival; Marat murió en su bañera a manos de Charlotte Corday, una miembro de los girondinos, facción enfrentada a los jacobinos (que habían cogido el control de la Revolución, y de los que formaban parte Marat, Robespierre, y Danton), por el desarrollo revolucionario; Danton fue guillotinado por orden de Robespierre; y fnalmente el propio Robespierre murió en la guillotina en una de las últimas limpiezas que se hizo durante el período denominado ‘el terror’.

×