Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Empresas, gobiernos y derechos humanos. Deia

22 visualizaciones

Publicado el

Dicen que un producto sin marca no se vende. Nosotros diríamos aún más: que los derechos humanos deberían formar parte del ADN de toda marca. 2 Noviembre 2013 Deia

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Empresas, gobiernos y derechos humanos. Deia

  1. 1. 4 IRITZIA Sábado, 2 de noviembre de 2013 Deia Cuchillas contra la humanidad http://twitter.com/AntonioMaestre El gobierno español va a reforzar su frontera con Marruecos por medio de nuevas vallas que contendrán cuchillas. Como lo oyen. Y si quie- ren verlo, pueden ir a la cuenta en Twitter del periodista Antonio Maestre, que muestra el espeluz- nante artefacto afilado dirigido a evitar que los inmigrantes accedan a España. Después de los desastres humanitarios de Lampedusa y el desierto de Níger, esta noticia supone una muestra estremecedora de insensibilidad, porque el propio Gobier- no desterró en 2007 estas cuchillas por las graves lesiones que provocaba. La sentencia de la ‘doctrina Parot’ En el Derecho romano nace el prin- cipio de la irretroactividad y se con- vierte en un principio de aplicación de la ley aceptado universalmente; de tal manera, que sea cual sea el delito, “solo se puede juzgar con las leyes vigentes en el momento de cometerlo”. Arranca todo de un cambio jurídi- co de la Audiencia Nacional, luego el Tribunal Supremo que modifica el criterio a favor de la retroactivi- dad de las penas, confirmado poste- riormente por el Tribunal Consti- tucional, comprometiendo este cra- so error jurídico a todo el Poder Judicial. Violentan uno de los pila- res del Estado del Derecho: la irre- troactividad de la pena. El varapalo del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo les ha supuesto: un duro golpe a la Justicia española, un descrédito político para quienes, sabiendo de su ilegalidad, apoyaron esta barbaridad jurídica, un criterio propio de venganza que de justicia. Este Poder Judicial ideologizado sal- tó la norma básica de Derecho para satisfacer la corriente conservado- ra dominante. La guinda la pone el Sr. Rajoy, la primera declaración a una periodista (haciéndose el gra- cioso) “llueve mucho”, después de tres días de silencio, dice que la sen- tencia es “injusta y equivocada”. Yo lego en la materia, y conocien- do casos de jueces que han sido cas- tigados por prevaricar, todos estos jueces y magistrados que sabían que al apoyar dicha doctrina cometían una ilegalidad… ¿no lleva implícita la prevaricación? Y hablando de otras víctimas, que las hubo, quiero recordar más de 200.000 que yacen en cientos de cunetas, y al lado de los cementerios, a los que no hubo jus- ticia, ni siquiera enterramiento dig- no. Víctimas que para cierta socie- dad solo son asuntos liquidados por la amnistía de 1977, a todas luces ile- gal, porque los delitos de lesa huma- nidad no prescriben. Viene a cuen- to la frase “si la justicia existe, tiene que ser para todos, nadie tiene que quedar excluido, de lo contrario ya no sería justicia”. ¿Por qué algunos medios mienten sembrando odio y división en este tema perdiendo toda credibilidad democrática? Finalmente, hay dos tendencias irreconciliables: aquí solo está auto- rizado a las víctimas del terrorismo y hacer apología del franquismo… con absoluta libertad y apoyo guber- namental. Pedro Mari Usandizaga Añorga Ondarroa A los jueces de Euskadi Este gudari del 36, con todo el res- peto, me dirijo a los jueces vascos. Leo que exigen a los de ETA del daño causado a las víctimas, según pala- bras del rey, quien dijo que la Justi- Cartas al Director P O R I K E R M E R O D I O El puente del Congreso http://twitter.com/Jurdan Los diputados y diputadas tienen todo el derecho a irse de puente, a correr para coger un avión y dormir en casa la noche del jueves al vier- nes. Es más, los diputados y diputa- das, parlamentarios y parlamenta- rias, junteros y junteras, concejales y concejalas, tienen pleno derecho a conciliar su vida laboral de servi- cio a la sociedad, con su vida personal como les dé la real gana. Pero el dicho de la mujer del César, que no solo tiene que parecer honrada, tam- bién tiene que serlo, nunca fue tan apropiado: la imagen de sus señorías huyendo de sus escaños como si fuera a entrar otro Tejero, que nos mues- tra el periodista Jurdan Arretxe en Twitter, es injusta con su trabajo, pero justamente criticable. Todos son fantasmas http://www.vtv.gob.ve A estas alturas ya habrán leído e incluso visto parte del discurso de Nicolás Maduro sobre la aparición mariana de Hugo Chávez, transfor- mado en una cara de Bélmez ver- sión caraqueña. Les invito a que vayan a la fuente original: el ente público audiovisual del gobierno venezolano, para que vean que no ha habido manipulación alguna. Maduro quiso hacer el ridículo y devol- ver a la vida a un líder militar, golpista, homófobo, ultracatólico y millo- nario desde que alcanzó el poder. Un líder de la izquierda mundial, por cierto. Titulares ¿desafortundos? http://www.estrelladigital.es Podría ser un titular desafortuna- do, pero en el caso de Estrella Digi- tal llueve sobre mojado. A finales de septiembre pasado me sorprendía el modo que titulaban en este medio: “El asesinato de Asunta, un chollo para las TV”. No se puede conside- rar “un chollo”, de ninguna mane- ra, la muerte de una menor. Esta semana, el mismo medio animaba a la chavalada a disfrutar de la prime- ra noche de este puente: “Madrid, un Halloween por todo lo alto para con- jurar el triste recuerdo”. Una frase para guardar en la colección de “titu- lares para la vergüenza”. ¿Es posible navegar de un modo secreto? http://duckduckgo.com No lo sé y, sinceramente, me parece muy difícil hacerlo. Siempre he dado por hecho que un correo elec- trónico puede ser leído por cual- quiera que sepa hacerlo. O que quien quiera saber qué búsquedas hago, va a poder hacerlo sin mucha complicación. Al final, en internet, todo lo que hacemos, lo dejamos por escrito. Y la publicidad “personalizada” que recibimos es la mejor prue- ba de lo que les cuento. Por si acaso, les presento una alternativa: DuckDuckGo, un buscador que asegura que no cede las búsquedas que hagamos y que, además, funciona realmente bien. Cuando más de dos terceras partes de los Estados europeos tienen ya sus propios pla- nes, en el Estado español todavía está en proceso de elaboración. La Oficina de Dere- chos Humanos del Gobierno de España, encuadrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, prevé que el Plan Nacional de Empresas y de Derechos Humanos esté concluido a finales de este año. Pero esta iniciativa, que en principio podría parecer positiva, está llevándose a cabo mientras se ponen en marcha medidas gubernamentales que sitúan a la ciudada- nía en una posición de mayor desprotección y vulnerabilidad; medidas tales como la reforma laboral y otras prácticas que favo- recen recortes de derechos y la privatiza- ción de los servicios y recursos públicos, primando los intereses empresariales fren- te al interés público. ¿Dónde quedan las obli- gaciones en materia de derechos humanos? ¿Y la coherencia en las políticas públicas? Sin diagnóstico ni garantía El Plan Nacional de Empresas y Derechos Humanos se está elaborando sin realizar un diagnóstico previo de la situación a abor- dar, y su borrador se limita a enumerar una serie de objetivos genéricos que ya vienen detallados en el derecho internacional, sin avanzar en la necesaria garantía de los dere- chos humanos y las libertades fundamen- tales frente a posibles riesgos y conculca- ciones incurridas por las empresas. El objetivo de todo plan elaborado por una administración pública debería ser el bien común, planteando mejoras tangibles para incidir de forma efectiva sobre aquellos derechos y colectivos real o potencialmen- te afectados por las actividades empresa- riales: personas empleadas y su entorno, consumidores, comunidades, colectivos en situación de riesgo o vulnerabilidad… Debe- ría definir medidas concretas que conlleven asegurar la coherencia política horizontal y vertical, garantizar mecanismos de recla- D ICEN que un producto sin marca no se vende. Nosotros diríamos aún más: que los derechos huma- nos deberían formar parte del ADN de toda marca. Es cierto que existen leyes y políticas que regulan la creación de empresas y sus acti- vidades, pero los impactos de las corpora- ciones sobre los derechos humanos han sido y son escasamente abordados. Tras décadas de lucha contra la impunidad con la que ciertas empresas han campado a sus anchas en su búsqueda del mero beneficio econó- mico, parece que –poco a poco– reclamar a las empresas responsabilidades, perseguir las vulneraciones de derechos humanos que puedan cometer o propiciar, y exigir repa- raciones podría dejar de ser solo un deside- rátum. Tal ha sido el caso, por ejemplo, en Bangladesh donde, tras lo ocurrido en Rana Plaza, 80 marcas transnacionales se han vis- to presionadas a firmar un acuerdo para mejorar la seguridad en las fábricas. Aun- que la reparación a las víctimas y familia- res es otra historia aún pendiente. Y segui- mos guardando en la memoria casos como los de Bhopal, Chernobyl o Nigeria. Cuando el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó en junio de 2011 los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos, su gran aportación radicó en precisar tres obligaciones básicas para los estados y para las corporaciones: 1) Proteger contra conculcaciones de los derechos humanos, responsabilidad que ata- ñe a los gobiernos. 2) Respetar los derechos humanos, res- ponsabilidad que atañe a las empresas y otras entidades. 3) Remediar las conculcaciones que se pro- duzcan, que atañe a todos, gobiernos y empresas incluidos. Y siguiendo ese impulso, la Estrategia de Responsabilidad Social Corporativa for- mulada por la Unión Europea en 2011 empla- zó a los Estados miembros a elaborar pla- nes nacionales para materializar esos Prin- cipios Rectores. Tribuna Abierta P O R I . A L O N S O, O. L A N DA , E . S I LVÁ N Y A . K R A K E N B E R G E R ( * ) Empresas, gobiernos y derechos humanos Bog@ndoporlared @ikermerodio
  2. 2. Deia Larunbata, 2013ko azaroaren 2a IRITZIA 5Deia Larunbata, 2013ko azaroaren 2 IRITZIA 5 U N total de 522 mártires del siglo XX fueron beatificados el 13 de octubre en Tarragona en ceremonia presi- dida por el delegado del Papa Fran- cisco, cardenal Angelo Amato, con nutrida asistencia de cargos públicos y cobertura de la televisión estatal. Ya ascienden a más de 1.500 los mártires subidos a los altares por fallecer a manos de los republicanos en la Guerra Civil o durante la II República. Los obispos explican que “el testimonio de miles de mártires y san- tos ha sido más fuerte que las insidias y vio- lencias de los falsos profetas de la irreligiosi- dad y del ateísmo”. Todo esto no estaría tan mal si, al mismo tiempo, la compasiva Iglesia honrara debida- mente a los muertos que ella causó por moti- vos religiosos, las decenas de miles de víctimas de “las insidias y violencias de los verdaderos profetas de la religiosidad y de la fe”. En otras palabras, a quienes murieron –siguiendo una tradición secular– víctimas de la fe católica a través de las acciones directas o las instiga- ciones o delaciones de sus curas, obispos, car- denales, o sencillamente adictos; aquellos ase- sinados por no tener esa fe, comulgar con ella en grado insuficiente, argumentar a favor de la racionalidad frente a la superstición y la cre- dulidad, o, aun siendo creyentes, por defender valores democráticos republicanos… o no ata- carlos. Los restos de muchos de ellos siguen en cunetas y fosas comunes. Nos dicen que mártir significa testigo, testi- go hasta la muerte, y que de lo que da testimo- niounmártiresdesufe.Perolasvíctimasmor- tales de la fe, cuando esta es la que actúa de matari-fe, de verdugo, también son testigos: dantestimonio,atravésdesumuerte,delamor fanático y criminal que con tanta frecuencia hamovidoalaIglesia.Enotraspalabras,mien- tras que, según los obispos, “los mártires murieron por odio a la fe” (el odio a la fe de unos asesinos, ciertamente), las víctimas de la fe murieron por el amor a ella (el amor… de otros asesinos). Aunque presumimos que hubo, en ambos casos, motivos políticos que se sumaron a los estrictamente religiosos (para el historiador católico Hilari Raguer, los lla- mados mártires no lo fueron, debido a la natu- raleza política, y no religiosa, de sus asesina- tos). Que la Iglesia se haga la gran mártir mediante una beatificación récord mientras ignora olímpica e inmisericordemente a sus víctimas y rechaza la recuperación de la memoriahistórica(puesesosíes“reabrirheri- das”), revela que la jerarquía católica no pue- de disimular que continúa simpatizando con los insurrectos del 36. Hubo honrosas excep- ciones, como la del cardenal y arzobispo de Tarragona precisamente, Vidal y Barraquer, uno de los pocos que en 1937 se negó a suscri- bir la Carta Colectiva de los obispos en apoyo de los golpistas, lo que le costó morir en el exi- lio. Hoy, ningún obispo se ha desmarcado del agravio. Como se sabe, no solo hubo víctimas mortales de la fe en el fragor de la guerra (esa Cruzadapromovida por la Madre Iglesia), sino también, y muchas, en el disfrute de las mie- les de la Victoria, y más allá, en frío, cuando la dulce Iglesia siguió bendiciendo al criminal golpista, ya como sangriento dictador, hasta el extremo de llevarlo bajo palio. Por todo esto, la macrobeatificación victi- mista no es sino una macrofarsa de la que son cómplices todas las autoridades e instancias públicas que transgreden la aconfesionalidad del Estado a que obliga la Constitución y fal- tangravementealrespetoalosciudadanos.Es, pues, una ignominia. Lo que pido es que se haga la justicia que aún sea posible sobre los crímenes contra la humanidad del nacional- catolicismo… y que se restablezca lo esencial de la legalidad laicista de la II República. Las víctimas de o por la fe sufrieron delitos de lesa laicidad.Sololalibertaddeconcienciaquepro- mueve el laicismo asegura la convivencia pací- fica de todos los individuos, cualesquiera que sean sus creencias y convicciones, en un ámbi- to en el que estas se puedan sostener, y tam- bién criticar, con libertad, sin privilegios ni intromisiones estatales. Y tal exigencia demo- crática obliga a que se anule el Concordato con la Santa Sede, acabando así con la degradante sumisión del Estado al Vaticano y con las ini- cuas prerrogativas, sobre todo, educativas y económicas, de que disfruta la Iglesia católica. *Analista Los textos dirigidos a esta sección no pueden exceder las 15 líneas y deben ir firmados. Debe adjuntarse fotocopia del DNI del remitente y número de teléfono. DEIA se reserva el derecho de publicarlos, así como el de resumirlos y extractarlos. No se devolverán originales ni se mantendrá correspondencia. >> DIRECCIÓN: Cartas al Director. Capuchinos de Basurto 6, 5º C. Bilbao. >> CORREO ELECTRÓNICO: cartas@deia.com cia española es igual para todos y en eso miente. Señores jueces vascos, ustedes no conocieron al terrorismo del fran- quismo, solo hablan de terrorismo de ETA, y estos se encuentran en las cárceles españolas. Yo les pregunto a jueces, instituciones y a todos los partidos políticos si no se acuerdan de la memoria histórica. Todo esto es triste que un gudari de 94 años que luchó en Euskadi como muchos compañeros por la democracia, esa que nos arrebató el fascismo inter- nacional, que cometió más víctimas que ETA, y los que perdimos aque- lla maldita guerra y sufrimos cárcel y campos de concentración. Yo me pregunto, ¿cuándo los verdaderos demócratas veremos que se acuer- dan de aquellas víctimas?, de aque- lla dictadura tan criminal, pero los que sufrimos aquellos 40 años no hemos tenido justicia. Hace poco tiempo, según en Argen- tina, ha aparecido uno al que le lla- Zirrikituetatik begira J U A N J O O L A S A G A R R E Lou Reed I RAGAN mina ez dela bizi- tzeko adiskiderik onena ikas- ten saiatu nintzen gaztexea- goa –to eufemismoa– nintze- nean. Iragan minak oraina bizi- tzeko ezintzen zaituelako, eta, jaki- na denez, bizitzeko modu bakarra oraina delakoz. Orain minik ez dugu, ohartzen garenerako denbo- ra joan eta mina sentitzeko astirik ere ez baitigu uzten orain puta horrek. Iragan minaren beste izen bat nostalgia da, beste bat melan- kolia –joandako iraganari so egin eta sentitzeko manera hori– eta bes- te bat mailegu hartu beharko genukeen saudade portugesekoa. Ez naiz batere nostalgikoa nahiz eta iragan dudan urtemugak horre- tara bulkatu: ospatzera behartu naute; eta nire idoloak hiltzen hasi dira. Lou Reed, esaterako. Ez nin- tzen Velvet Underground-era aile- gatu. Transformer eta Rock and Roll Animal izan ziren ezagutu nizkion lehendabiziko LPak. Coney mación y reparación efectivos, fortalecer la reglamentación y capacidades, desarrollar herramientas de aplicación, asegurar el control y la vigilancia o sensibilizar a la ciu- dadanía, entre otras. En definitiva, medidas que contribuyan a la protección y el respe- to de los derechos humanos de todos y todas sobre la base de un análisis de la realidad que responda a las necesidades particula- res de cada colectivo o agente, en todos los lugares del mundo: acabar con las rentas diferenciadas entre el colectivo asalariado; con la desigualdad en el acceso, condiciones y salario entre mujeres y hombres; con la esclavitud infantil; con las normativas dis- criminatorias contra las personas inmi- grantes; con la contaminación ambiental impune... Imagen de país Más allá del resultado final del proceso en el ámbito estatal, el Gobierno vasco se encuen- tra en la actualidad ante una interesante oportunidad de promover y estimular cier- tos tipos de producción y consumo, y pena- lizar otros. Teniendo en cuenta el interesan- te proceso que estamos viviendo en Euskadi en los últimos tiempos, pensamos que una de las señas de identidad de la marca Euska- di Basque Country que se está impulsando, debería ser el respeto de todos los derechos humanos de todas las personas. Por ello, des- de Argituz, emplazamos al Gobierno vasco, desde su corresponsabilidad, a diseñar y desarrollar medidas colaborativas que garanticen los derechos humanos y las liber- tades fundamentales en las empresas vascas en toda su área de influencia, aquí y en los territorios donde operan, y que conlleve garantizar esos mismos derechos a quienes subarriendan, suministran y abastecen. Solo así podremos aportar el valor añadido que busca diferenciar y hacer más competitivas a las empresas. Máxime en el contexto actual, marcado por la crisis económica: los criterios de respeto a los derechos humanos no deberían ser per- cibidos como una carga adicional e inasu- mible, sino que constituyen –creemos– un plus estratégico para nuestra imagen de país y para la sostenibilidad local y de todo el pla- neta en su conjunto. Es cuestión de compro- miso con un progreso más visionario y jus- to, basado en modelos de desarrollo humano garantistas, integradores e innovadores. * En representación de la Asociación Pro Derechos Humanos Argituz man Billy el Niño, quien durante la dictadura cometió muchas salvaja- das pero no se encuentra en la cár- cel. Ahora se habla mucho de la paz y la reconciliación, mientras el PP no pide perdón a las víctimas del franquismo y no han desaparecido todos los símbolos y el dictador con- tinúa en el Valle de los Caídos, José Moreno Portugalete Contralasrentasdiferenciadas, ladesigualdadentremujeresy hombres,laesclavitudinfantil, lasnormativasdiscriminatorias contrainmigrantes,la contaminaciónambiental... - Loscriteriosderespetoalos derechoshumanosnodeberían serpercibidoscomounacarga adicionaleinasumible,sinoque constituyenunplusestratégico paranuestraimagendepaísy paralasostenibilidadlocal Colaboración P O R J U A N A N T O N I O A G U I L E R A M O C H Ó N ( * ) De los mártires por la fe a las víctimas de la fe: la solución laica Island baby, gero. Bai, binilotan eta grabaturiko kasete haietan. Onartu beharra dut laurogei hamarkadan infidela izan nint- zaiola: New Wave-a, Rock Radikala, Madrilgo Movida. New Yorkekin berriz ere harrapatu ninduen, eta gerora, azkeneko disko parea arte, jarraitu diot. Susmoa dut gure belaunaldiak hautsi bai , baina ez duela gauza gehiegirik eraiki gizartea egitura- tzeko balio duten erritoei dagokie- nez. Hiletetan, esaterako, funtzio kristaua egiten zaie ateo izanda- koei, edo konpromisozko ekitaldi gatzgabea errito zibila aukeratu dutenei, non eta errito erabat konprometitua –batez ere bizitza- rekin– beharko lukeen tokian. Hiletetarako errito bat sortu izan bagenu, musikak garrantzia han- dia izango zuen bertan. Klasikoak, baina bata ere popak. Hortxe dau- de zure errautsen aurrean maitatu eta, zergatik ez, gorrotatu dituzun horiek. Play. Lou Reed –Walk on the wild side, azkenik!–, The Clash, Mikel Laboa, Talking Heads, Radio Futura, Leteren Habanera, The Smiths, David Bowie, Ruper Ordo- rika, M-ak, Sean Rowe, Terence Trent D’Arby, Jeff Buckey-ren Gra- ce, fadoa, corrido mexikarrak... Gauza asko eraiki omen daiteke melankoliatik. Diote.

×