Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Empresas, gobiernos y derechos humanos. Diario Noticias Alava

24 visualizaciones

Publicado el

Las medidas del Gobierno sitúan a la ciudadanía ante una mayor desprotección y
vulnerabilidad Los criterios de respeto a los derechos humanos no deberían ser percibidos
como una carga adicional 30 Octubre 2013 Diario Noticias Alava

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Empresas, gobiernos y derechos humanos. Diario Noticias Alava

  1. 1. 2 OPINIÓN Diario de Noticias de Álava Miércoles, 30 de octubre de 2013 Más que palabras J AV I E R V I Z C A Í N O L O del espionaje en masa y a discre- ción es tan grave que la única opción que nos queda es tomárnoslo a chun- ga. De verdad que antes de ponerme a teclear he estado ensayando un tono severo o como poco, circunspecto, para denunciar la ofensa a todas luces intolerable. Pero se me suelta la risa, creo que la tonta o la his- térica, y se me va al carajo el discurso sobre la tremenda ignominia que es verse con- vertido en ala de mosca bajo el microscopio del gran hermano. Si, en general, el pataleo sirve apenas como desfogue y casi nunca para cambiar las actitudes o los hechos con- tra los que creemos estar rebelándonos, en un caso como este, la utilidad de la protes- ta es aún menor. Ya me gustaría ser uno de esos columnistas modelo “Se van a enterar estos malandrines del Pentágono” y cas- carles aquí y ahora, sin ponerme rojo como la nariz de un político que no nombro, una filípica de pantalón largo sobre la desver- gonzada intromisión permanente en el tem- plo sagrado de nuestra intimidad. (¿Ven la chorrada que acabo de escribir? Pues eso era justamente lo que quería evitar) Nos vigilan, sí. Al común de los mortales cuando busca en internet un hotelito con encanto en las Alpujarras y a Angela Mer- kel cuando parraplea por su móvil. Y ni a la baranda de Europa ni a nosotros nos queda más alternativa que sulfurarnos a beneficio de inventario, quizá con la diferencia de que ella se lo puede soltar a la cara y en palabras desabridas al jefe de los mirones, que para mayor tocadura de pelendengues, resulta ser un tipo que en su día creímos que era dife- rente. Probablemente ahí está la cuestión. Obama no es diferente. Ni de Bush, ni de Putin, ni de Netanyahu... ni, mucho me temo, de cualquiera de nosotros mismos, que actuaríamos de un modo bastante parecido si tuviéramos los medios para ello. Tire la primera piedra quien no haya echado una miradita como al despiste al guasap de su pareja. Sin mala intención, claro. El lapitzero ONDA VASCA 98.0 FM D ICEN que un producto sin mar- ca no se vende. Nosotros diría- mos aún más: que los derechos humanos deberían formar par- te del ADN de toda marca. Es cierto que existen leyes y políticas que regulan la creación de empresas y sus actividades, pero los impactos de las corporaciones sobre los derechos humanos han sido y son escasamente abordados. Tras décadas de lucha contra la impunidad en que cier- tas empresas han campado a sus anchas en su búsqueda del mero beneficio econó- mico, parece que –poco a poco– reclamar a las empresas responsabilidades, perse- guir las vulneraciones de derechos huma- nos que puedan cometer y exigir repara- ciones podría dejar de ser sólo un deside- rátum. Tal fue, por ejemplo, el caso de Ban- gladesh, donde tras lo ocurrido en Rana Plaza 80 marcas transnacionales se vieron presionadas a firmar un acuerdo para mejorar la seguridad en las fábricas. Aun- que la reparación a las víctimas y fami- liares es otra historia aún pendiente. Y seguimos guardando en la memoria casos como los de Bhopal, Chernobyl o Nigeria. Cuando el Consejo de Derechos Huma- nos de Naciones Unidas aprobó en junio de 2011 los Principios Rectores sobre Empre- sas y Derechos Humanos, su gran aporta- ción radicó en precisar tres obligaciones básicas para los Estados y para las corpo- raciones como proteger contra las con- culcaciones de los derechos humanos –res- ponsabilidad de los gobiernos–, respeto a los derechos humanos por parte de las empresas y remediar las conculcaciones que se produzcan, que atañe a ambos. Y siguiendo ese impulso, la estrategia de res- ponsabilidad social corporativa formula- da por la Unión Europea emplazó a los Estados miembros a elaborar planes nacionales para materializar esos Princi- pios Rectores. Cuando más de dos terceras partes de los Estados europeos tienen ya sus propios planes, el Estado español todavía está en proceso de elaboración. La Oficina de Derechos Humanos del Gobierno de Espa- ña, encuadrada en el Ministerio de Asun- tos Exteriores y Cooperación, prevé que esté concluido a finales de este año. Pero esta iniciativa, que en principio podría parecer positiva, está llevándose a cabo mientras se ponen en marcha medidas gubernamentales que sitúan a la ciuda- danía en una posición de mayor despro- tección y vulnerabilidad; medidas tales como la reforma laboral y otras prácticas que favorecen recortes de derechos y la privatización de los servicios y recursos públicos, primando los intereses empre- sariales frente al interés público. El Plan Nacional de Empresas y Dere- chos Humanos se está elaborando sin rea- lizar un diagnóstico previo de la situación a abordar y su borrador se limita a enu- merar una serie de objetivos genéricos que ya vienen detallados en el Derecho Inter- nacional, sin avanzar en la necesaria garantía frente a posibles riesgos y con- culcaciones incurridas por las empresas. El objetivo de todo plan elaborado por una administración pública debería ser el bien común, planteando mejoras tangibles para incidir de forma efectiva sobre aquellos derechos y colectivos real o potencial- mente afectados por las actividades empre- sariales. Debería definir medidas concre- tas que conlleven asegurar la coherencia política horizontal y vertical, garantizar mecanismos de reclamación y reparación Las medidas del Gobierno sitúan a la ciudadanía ante una mayor desprotección y vulnerabilidad Tribuna Abierta P O R I Z A S K U N A L O N S O ( * ) Empresas, gobiernos y derechos humanos Los criterios de respeto a los derechos humanos no deberían ser percibidos como una carga adicional efectivos, fortalecer la reglamentación y capacidades, desarrollar herramientas de aplicación, asegurar el control y la vigi- lancia o sensibilizar a la ciudadanía, entre otras. Medidas que respondan a las nece- sidades particulares de cada colectivo para acabar con las rentas diferenciadas entre asalariados; con la desigualdad en el acce- so, condiciones y salario entre mujeres y hombres; con la esclavitud infantil; con las normativas discriminatorias hacia inmi- grantes o con la contaminación ambien- tal impune. Más allá del resultado final del proceso en el ámbito estatal, el Gobierno Vasco se encuentra ante una interesante oportuni- dad de promover ciertos tipos de produc- ción y consumo o penalizar otros. Tenien- do en cuenta el interesante proceso que estamos viviendo en Euskadi en los últi- mos tiempos, una de las señas de identi- dad de la marca Euskadi Basque Country debería ser el respeto de todos los derechos humanos de todas las personas. Por ello, Argituz emplaza al Gobierno Vasco, des- de su corresponsabilidad, a diseñar y desa- rrollar medidas colaborativas que garan- ticen los derechos humanos y las liberta- des fundamentales en las empresas vascas en toda su área de influencia, aquí y en los territorios donde operan, y que conlleve garantizar esos mismos derechos a quie- nes subarriendan, suministran y abaste- cen. Sólo así podremos aportar el valor añadido que busca diferenciar y hacer más competitivas a las empresas. Los criterios de respeto a los derechos humanos no deberían ser percibidos como una carga adicional e inasumible, sino que constituyen un plus estratégico para nues- tra imagen de País y para la sostenibili- dad local y de todo el planeta en su con- junto. Es cuestión de compromiso con un progreso más visionario y justo, basado en modelos de desarrollo humano garan- tistas, integradores e innovadores. *Firman también esta tribuna Olatz Landa y Andrés Krakenberger, en representación de la Asociación Pro Derechos Humanos Argituz Cartas al Director Mantener el poder adquisitivo no es suficiente El golpe y el retroceso que van a sufrir nuestras pensiones no tiene precedentes. Y el futuro que se nos avecina va a ser muy duro. ¿Qué les espera a las viudas cobran apenas 630 euros mensuales?, ¿qué va a ocurrir con miles de personas que van a ver cómo sus pensiones valen cada vez menos, con copagos en sanidad y atención a la dependencia, y que ade- más tiene que hacerse cargo de hijas e hijos que los gobiernos y las empresas envían al paro? Lo que va a hacer el Gobierno del PP es una auténtica mons- truosidad. Los miles de millones que Madrid va a quitar a las personas pen- sionistas se los van a dar a los bancos para pagar la deuda, unos bancos que a su vez recibieron del Estado 200.000 millones de euros. Decir, como dice el Gobierno, que las pensiones ni se van a congelar ni recor- tar porque como mínimo van a subir un 0,25% es un auténtico engañabobos. Es un insulto a la inteligencia y la dignidad de las personas mayores. Desde 2011, los gobiernos de PSOE y PP en Madrid han ido empobreciendo nuestras pensiones por encima del 5%. Y ahora con la pro- puesta del PP nos condenan a perder todos los años aún más dinero. Así, a una viuda que cobre 650 euros tan sólo le subi- rán 1,62 euros al mes su pensión en 2014, cuando deberían subirle 13 euros si la inflación fuera del 2%. Pero la realidad es aún más cruda. Con tanto recorte y tantas agresiones, olvi- damos cosas fundamentales. Cuando se reclama que nuestras pensiones no pier- dan poder adquisitivo, en realidad esta- mos reivindicando algo que está muy por debajo de las necesidades de las perso- nas pensionistas. En agosto de 2013, el precio del coste de la vida ha subido en un 1,5%. Pero si analizamos los datos, veremos que el precio de aquellos pro- ductos que más consumimos las perso- nas mayores han subido muchísimo más. Las patatas lo han hecho un 31,2%, el de las frutas un 25,9%, las legumbres y hortalizas un 4%, la leche un 3,3%. Y a ello habría que añadir la electricidad, el gas o los gastos de comunidad. Las políticas y decisiones que se están tomando en Madrid están llevando a miles de pensionistas al límite de su capacidad. Los pensionistas tenemos que defender nuestro presente y nues- tro futuro. No tenemos que resignarnos. Exijamos pensiones dignas para no pagar el negocio de los bancos y de los gobiernos que los amparan. O nos move- mos o nos comerán. Mikel Sangalo Grijalbo Pentsionistak Martxan La dirección de Fagor ha hablado. Lo ha hecho entre ollas, cafetera, microondas, frigorífico, horno y hastacampana extrac- tora. En ese plató más propio de Teletien- daquedeuninformativo,elperiodistapre- guntó y repreguntó, que es lo que debe hacerse. Y el director general de la firma dejó mensajes que no sonaron precisa- mentetranquilizadores.Sinoentendímal, el plan de viabilidad de finales de verano es el bueno y sigue vigente… pero falta financiación. Ya, por eso no es viable. Espíascomo nosotros Fagor Los textos dirigidos a esta sección de Cartas al Director y Tribuna Abierta (página 2) deberán ir firmados y debe adjuntarse fotocopia del DNI del remitente y número de teléfono. DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA se reserva el derecho de publicarlos, resumirlos, extractarlos o corregir su estilo en función de su interés público. No se mantendrá correspondencia. Dirección: Cartas al Director. Avenida Gasteiz 22-bis 01008 Vitoria-Gasteiz. Correo electrónico: cartas@noticiasdealava.com

×