Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Que no pase desapercibido. Diario Vasco

19 visualizaciones

Publicado el

Cuando un Estado ratifica un tratado de derechos humanos, hace expreso su compromiso ante la comunidad internacional de asumirlo como obligación legal; el problema es cómo lograr que los Estados lo cumplan. 12 Marzo 2013 Diario Vasco

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Que no pase desapercibido. Diario Vasco

  1. 1. Los desahucios se han convertido en verdaderos túneles sin sali- da. La ola de suicidios ha crecido exponencialmente en los últi- mos meses. El último infortunio tuvo lugar el pasado miércoles en Bilbao: un hombre de 50 años decidió quitarse la vida –arro- jándose al vacío– justo en el mismo momento en el que una co- mitiva judicial le tocaba al timbre para pedirle que recogiera sus cosas y se fuera a dormir al raso. ¡Dramático! Curiosamente, el fa- llecido no era propietario de la vivienda, sino que la tenía en al- quiler. Pero, viendo cómo la crisis empuja siempre hacia el mis- mo abismo, supongo que este detalle da igual. El ‘efecto empatía’ comienza seriamente a preocupar. La causa efecto (desahucio- suicidio) empieza a ser tan redundante que, instintivamente, pensamos en lo peor cuando nuestro vecino nos dice que no tie- ne ni para pagar el alquiler. Las Administraciones toman nota del asunto pero con muy mala letra al parecer. O no lo entienden o no lo quieren entender. :: JON GARCÍA RODRÍGUEZ BILBAO Nueva muerte por desahucio CARTAS AL DIRECTOR Las cartas dirigidas a esta sección no de- berán exceder de 15 líneas mecanogra- fiadas y han de llegar a la Redacción de- bidamente identificadas con firma, nom- bre y apellidos, y número de DNI. Es im- prescindible adjuntar dirección y un te- léfono de contacto. La Dirección de El Diario Vasco se reser- va el derecho a resumirlas y no se man- tendrá correspondencia escrita, personal o telefónica sobre las mismas. Los envíos se harán bajo el encabezamiento «Cartas al Director» por cualquiera de estas vías: Por fax: 943 410 814 Por correo postal: Camino de Portuetxe, 2. 20018 San Sebastián Por correo electrónico: redaccion@diariovasco.com E ntretantosrecortesdede- rechos, una noticia ha pa- sado en gran parte desa- percibida en los periódi- cos e informativos. El pasado 6 de febrero, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, informó sobre la pron- ta entrada en vigor –este verano– de un nuevo protocolo clave para un tratado internacional que, por primera vez, permitirá a las perso- nas individuales –como usted y como nosotras y nosotros– presen- tar ante un comité de laONU recla- maciones en relación con los dere- chos económicos, sociales y cultu- rales, situando así esos derechos tra- dicionalmente minusvalorados en pie de igualdad con los derechos ci- viles y políticos.Tras la ratificación del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Econó- micos, Sociales y Culturales por par- te del décimo Estado en hacerlo –Uruguay, el pasado 5 de febrero–, empiezaacorrerelplazodetresme- ses establecido para su entrada en vigor. El Estado español está entre los países que lo ratificaron previa- mente, por lo que deberá aplicar sus disposiciones. El protocolo incluye y perfeccio- na tres nuevas vías: el procedimien- to de reclamaciones individuales –comunicaciones–, para personas o grupos que alegan violaciones a los contenidos del Pacto Interna- cional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Se instaura, en segundo lugar, un procedimien- to de investigación que proporcio- na al Comité DESC (Derechos Eco- nómico Sociales y Culturales) de la ONU la facultad de realizar inves- tigaciones de oficio. Y por último, se habilita un procedimiento de re- clamaciones interestatales. Cuando un Estado ratifica un tra- tado de derechos humanos, hace expreso su compromiso ante la co- munidad internacional de asumir- lo como obligación legal; el proble- ma es cómo lograr que los Estados lo cumplan. La gran novedad radi- ca, por tanto, en la posibilidad de la demanda individual que permitirá a la ciudadanía acceder directamen- te al comité que controla dicho pac- to. Esta nueva vía es un paso de gi- gante. Y hay precedentes: por ejem- plo, el Tribunal Europeo de Dere- chosHumanosyarompióensumo- mento el muro de control de los Es- tados para convertirse en un tribu- nal más al servicio de la ciudadanía europea. No fue así en los inicios de la andadura de dicho tribunal, pero hoy en día sí. Y es esa deman- da la que permite que el Convenio Europeo de Derechos Humanos se convierta en eficaz mediante la pre- sión externa ejercida por los ciuda- danos y ciudadanas hacia sus Esta- dos, a los que se obliga a cumplir con los derechos humanos. La noticia tiene, además, un es- pecial interés vista la situación en el Estado español. El año pasado, el Comité DESC de Naciones Unidas informó sobre el «impacto negati- vo de la crisis económica –y sobre las respuestas del Gobierno a la mis- ma– en el disfrute del derecho al trabajo y a unas condiciones labo- rales decentes en España. Esta si- tuación ha puesto en peligro la ca- pacidad de una gran parte de la po- blación para ejercer otros derechos, especialmente el derecho a un ni- vel de vida adecuado y el derecho a una vivienda asequible. El dete- rioro de una amplia gama de indi- cadores sociales y económicos, in- cluyendo el marcado aumento de los niveles de pobreza y desigual- dad de ingresos, junto con los drás- ticos recortes en el gasto social, apunta a un retroceso en los dere- chos arriba mencionados, con gra- vísimas consecuencias en la vida de las personas más vulnerables». Asílascosas,seabrenpuertasque sería interesante, y hasta necesario, atravesar. A falta de un análisis ju- rídico exhaustivo para ver qué fór- mulas concretas se podrían utilizar, da la impresión de que, por ejem- plo, asociaciones que trabajan con- tra la pobreza, o en defensa de las personas migrantes, y en general personasqueconsiderenquesehan vulneradosusderechossocialeseco- nómicos o culturales, podrían recla- mar por el incumplimiento del Es- tado español del citado tratado in- ternacional. Y casos no van a faltar. La primera forma de superar el momento económico, social y po- lítico que vivimos, ése que llama- mos crisis, debería ser reconocer, de forma efectiva, y a todos los ciu- dadanos y ciudadanas sin distin- ción, el derecho a no ver recortados sus derechos legítimos. Siempre ha habido gente viviendo bajo el um- bral de la pobreza sin tener ningu- na culpa de ello.Ahora el problema se ha multiplicado y, por tanto, re- sulta más visible en nuestro entor- no inmediato. A partir de ahora contamos con otro instrumento para defender nuestros derechos económicos, so- ciales y culturales, y además en el ámbito internacional, ámbito en el que los Estados son muy sensibles. Por tanto, no hay que desdeñar el efecto disuasorio que este nuevo recurso puede tener en los propios Estados. La experiencia histórica demuestra que estas cosas tienden a ir desplegándose gota a gota pero acaban por horadar la piedra; la pie- dra de la injusticia social de las per- sonas carentes de recursos econó- micos, marginadas y excluidas de nuestras sociedades. Contra todo pronóstico tenemos un nuevo alia- do: que no pase desapercibido. *Firman también este artículo Jon Landa, Juan Ibarrondo, Héctor Zalama y Juana Mari Astigarraga en representación de la Aso- ciación Pro Derechos Humanos Argituz. ANDRÉS KRANKENBERGER Que no pase desapercibido :: FOTOLIA Peste a tabaco Afortunadamente nuestra ropa ya no huele a tabaco después de haber tenido una cena en cuadri- lla. Si olía nuestra ropa así, ¿cómo estarían nuestros pulmones? Des- pués del primer ataque al tabaco algo hemos ganado pero todavía sigue asesinando el mejor y más sofisticado veneno inventado por el ser humano para destruirnos a nosotros mismos. Es la droga más adictiva que existe. El fumador paga a sus verdugos por anticipa- do. Y qué cifras paga: unas 25.000 cajetillas o medio millón de ciga- rrillos o más de 100.000 euros. Y además somos tan tontos que pa- gamos por adelantado a nuestros verdugos. Pronto verá la luz mi nuevo libro ‘¿Quieres dejar el ta- baco? ¡Fuma más!’ Informo y al final digo: «Querido lector, ama- ble lectora si he conseguido que una sola persona me haya lleva- do la contraria habrá merecido la pena haber escrito este libro». Si con este artículo he conseguido que una sola persona haya deja- do de pagar a sus verdugos para siempre habrá merecido la pena el haberlo publicado. :: ANTONIO SÁNCHEZ ESCUDERO OIARTZUN No hay mal que por bien no venga Esta semana en el telediario anun- ciaban que en las rebajas de este año –a pesar de haberse bajado más los precios respecto al pasado– la gente ha consumido menos; se ha comprado tan solo lo que se nece- sitaba. Esto me hizo reflexionar: el sufrimiento nos ha curtido. A pesar de los tiempos que corren, hemos adquirido virtudes y valo- res. Prescindimos de lo superfluo y, en general, de lo superficial.Va- mos a lo esencial, aprendiendo a valorar lo que tenemos. Porque, efectivamente, no hay mal que por bien no venga. :: ALICIA BOSCH CANALS BARCELONA A lgunos dirigentes del PP están perdiendo los nervios, pero ninguno está dispuesto a perder dinero. Aunque el incendio se pro- pague y las llamas estén en las bu- tacas del patio hay que mantener la calma y para apaciguar las cosas nada mejor que unos buenos in- termediarios de toda confianza o de buena parte de ella. En los cír- culos viciosos bien informados se habla del acierto del señor Bárce- nas en la elección de sus mediado- res: Arenas, Michavila y De la Ser- na. Entre los tres se sospecha que caben a más de un gafe o por lo menos de un manzanillo, aunque ninguno llegue a la terrible cate- goría de sotanoide, que tampoco hay que exagerar. ¿Por qué necesi- ta Bárcenas mediadores entre él y Rajoy? ¿No será al revés? Don Luis es un hombre de suerte. Qui- zá algo jactancioso para inequívo- camente amado por los volubles dioses que rigen el azar. Lo que pasa es que la envidia es muy mala y ahora cunde el miedo a que al- gunos irreprochables personajes que no se llevaron nunca nada confirmen que recibían pagos en negro. No habría que tirar de la manta hasta no averiguar si es cor- ta por las dos puntas. El propio Ra- joy ha apelado a la ley tributaria para no desvelar la lista de defrau- dadores amnistiados, aunque pro- clame que estudia vías para publi- car la relación completa de los ma- yores incumplidores y morosos con Hacienda. No es cierto eso que se repite tanto de que la ley no es igual para todos: por lo menos lo es para todos los pobres. Debiéra- mos congratularnos ante el hecho de que nuestros millonarios más impúdicos no vuelvan a su anti- gua condición. Para eso están los mediadores. Ellos salvarán a Bár- cenas demostrando su inocencia. También demostrarán que esa se- ñora llamada Ana Gallart es hija de Juan March y por eso, no por tener el gusto de conocerle, ha conseguido la exhumación de sus restos. Si se confirma que el ban- quero fue su papá, se confirmará una vez más que el dinero es irre- futable. VUELTA DE HOJA MANUEL ALCÁNTARA Los mediadores Martes 12.03.13 EL DIARIO VASCO 24 OPINIÓN

×