Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Reconocer a las victimas sin paralelismos ni equiparaciones

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 1 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

A los espectadores también les gustó (20)

Similares a Reconocer a las victimas sin paralelismos ni equiparaciones (20)

Anuncio

Más de ARGITUZ Asociación Pro Derechos Humanos (20)

Más reciente (20)

Anuncio

Reconocer a las victimas sin paralelismos ni equiparaciones

  1. 1. M iembros del colectivo Argituz, entre los que se encuentra mi ante- cesorenlaDirecciónde Derechos Humanos del Gobierno vasco,JonLanda,reclamabanenun artículo (EL CORREO, 8-7-10) un reconocimiento «equitativo y plu- ral»detodaslasvíctimasquelavio- lenciademotivaciónpolíticahapro- vocadoenEuska- di en los últimos 40 años. Resu- miendo, su plan- teamiento viene a decir que mien- tras las víctimas del terrorismo de ETA han visto re- conocidossusde- rechos en leyes y se ha impulsado para ellas un dis- curso público de reconocimientoy reparación, otras ‘víctimas de vul- neracionesdede- rechos humanos derivadas de la violencia de mo- tivación política’ (por utilizar la misma terminología delinformequeelpropioLandaela- boróenjuniode2008)aúnesperan salir del olvido institucional. Con ‘víctimas de violencia de motiva- ción política’ el colectivo se refiere, básicamente, a personas asesinadas o heridas en atentados llevados a caboporagentesdelaautoridad,gru- pos parapoliciales o de incontrola- dos, y a víctimas de torturas en de- pendencias policiales. ComoresponsabledelaDirección de Derechos Humanos, quiero de- jar constancia del firme compromi- so del Gobierno vasco con todas las personas que han sido víctimas de violaciones de derechos humanos en Euskadi, así como con la defen- sa de los principios de libertad, plu- ralismo político y respeto a la lega- lidad.Toda forma de tortura, abuso depoderoextralimitaciónporagen- tes de seguridad, en el marco de la lucha antiterrorista o en cualquier otro ámbito, debe ser perseguida, denunciada,investigadaycondena- da en los tribunales. El futuro de nuestra convivencia deberá ser construido ineludible- mente sobre la memoria de las víc- timas. De todas. Los vascos quere- mos poder mirarnos mañana a los ojos y recordar a quienes más han sufrido para que la historia, nuestra historia, no se repita. El reconoci- miento de todas las víctimas es, en consecuencia,nosólounactodejus- ticiasinolaexpresiónsinceradeuna sociedadquenoquiererevivirnun- ca más el sufrimiento injusto que ellas han padecido. Dichoesto,esimportantequelas instituciones actuemos con rigor a la hora de reconocer todos los sufri- mientos padecidos en Euskadi para no incurrir en paralelismos y equi- paracionesinjustas.Estoes,parano alimentar el continuo y reiterado recurso a la teoría del conflicto po- lítico del que se derivan, como ma- nifestacionesinevitablesdeviolen- cia paralelas, el terrorismo de ETA por un lado y las vulneraciones de derechos humanos por otro. Este tipo de planteamientos que presentan dos violencias enfrenta- das, como fenó- menos interde- pendientes o concausales,ade- másdeofenderla memoria de las víctimas del te- rrorismo, ignora y oculta que, en el ámbito inter- nacional, las en- tidadesyorganis- mos que tutelan los derechos hu- manos distin- guensiempreen- tre su vulnera- ción en Estados democráticos y en los que no lo son.Porejemplo, Amnistía Inter- nacional reserva la calificación ‘de motivación política’ a las víctimas de dictaduras y regímenes totalita- riosquenocumplenlospresupues- tosbásicosdeunEstadodeDerecho. En los que sí lo son, como España desde que entró en vigor la Consti- tución de 1978, sus informes inclu- yen estos supuestos en el apartado de abusos o extralimitaciones del poder por el Estado y sus agentes. Ésta no es una mera distinción teórica, sino que resulta sumamen- teprácticaenelcasoquenosocupa. En primer lugar, nos indica la nece- sidad de fijar un límite temporal a la violencia de motivación política que hemos padecido en Euskadi en ladictadura(1968-1975)yenlospri- meros años de laTransición a la de- mocracia. Sánchez Soler, en su de- finicióndeviolenciademotivación política, la ciñe en el caso español a aquellos supuestos en los que hubo unaactuaciónorganizadaoconsen- tidaporelEstadoosusagentes,yli- mitaelfenómenohasta1983.Esuna fecha. Se podrían fijar otras poste- riores, pero es importante estable- cerelmomentoenqueelEstadoes- pañol, apagados los rescoldos del franquismo, pasa a ser una demo- craciaasimilablealasdenuestroen- torno. Y, en segundo lugar, por cuanto no pueden equipararse realidades que son sustancialmente diferen- tes.Siendociertoquelavulneración del derecho y la victimización se producenconindependenciadelori- gen de la lesión, a efectos del reco- nocimiento y reparación del daño noeslomismoquelaviolaciónpro- ceda del ejercicio de un poder legí- timamente constituido en un Esta- do democrático, a que tenga lugar enunámbitosociopolíticoquedes- conoce y niega los derechos funda- mentales y las libertades públicas. Un Estado democrático goza de sus propios instrumentos de reconoci- miento y reparación del daño pro- cedente de un anormal funciona- mientodesusinstitucionesy,ensu caso, la vulneración será un hecho anormalyexcepcionalenelconjun- to del sistema.Todo ello sin perjui- cio de que deban reforzarse los me- canismosdeprevenciónylasgaran- tías en relación a eventuales vulne- racionesderivadasdelosagentesdel Estado. Teniendo todo esto en cuenta y sinperderdevistaquelaLeydeRe- conocimientoyReparaciónalasVíc- timas del Terrorismo ya reconoce tantoalasvíctimasdegruposcomo ETA,losGALyotrosdeextremade- recha, como de personas individua- les, desde la Dirección de Derechos Humanos vamos a responder al mandato parlamentario para aten- derotrasviolacionesnocontempla- das en la citada ley. Un trabajo que debe ser riguroso y que requiere de consenso político si queremos que dé frutos duraderos. Sólo así contri- buiremos desde los poderes públi- cos a la tarea de construir la paz y sólo así podremos compensar, en la medida de lo posible, los olvidos y la incomprensión que las víctimas han sentido y sufrido durante mu- chos años. ANTÓN Ausencia comparseril Estoy siguiendo con honda preocupación las noticias so- bre la propuesta que nuestras simpares comparsas quieren plantear, tras una honda re- flexión de hondo calado, so- bre la posibilidad de suspen- der sus actuaciones –y de paso sugieren que lo haga toda la hostelería cascovieje- ril– un día de la próximaAste Nagusia, en protesta por la prohibición de instalar dos de ellas sus txoznas por su –hay que recordarlo– exhibi- ción de símbolos terroristas. Creo que para ser plena y hondamentecoherentescon- tra semejante imposición, y dada la magnitud del agravio, nuestras consecuentes com- parsas deberían parar no uno sino al menos los nueve días que dura la tal Semana Gran- de. La higiene, el buen gusto y los oídos de muchos bilbaí- nos se lo agradecerían. FERNANDO BARRIO. BILBAO ¡Ha sido Copa! Un hospital de Johannesbur- go ha comunicado que, tras un parto delicado, siendo como es primeriza, la selec- ción española de fútbol ha alumbrado un trofeo que será bautizado con el nombre de ‘Copa del Mundo’. Felicida- des a todos los que han cola- borado en el gozoso alumbra- miento. Ha pesado 6 kilos y mide 37 centímetros aproxi- madamente. Su pelo, aún es- caso, es dorado y si le tocas el ombliguito dice: ‘Aguafies- tas, caca y pis’; una monada. Y aquí concluye la trilogía epistolar sobre mi pronosti- cado, anunciado y razonado final feliz. Ya habrá quien se encargue de juzgar los pecu- lios de algunos deportistas: Unos dirán que para eso los generan y crean empleos co- laterales, y otros, que es un agravio comparativo hacia otras profesiones con más grado de provecho para el mundo y la sociedad. Nada nuevo. Bueno, sí, hay algo nuevo: Un runrún vuvucéli- co-catalanistaacercadelaevi- dente afluencia de jugadores catalanes o del Barcelona. Es lo habitual; el Barcelona es el mejor equipo del momento. Todos los seleccionadores si- guen el mismo criterio en sus países.Enotrostiempos,eran elAthletic,Atlético, Madrid, Valencia y Zaragoza los que más aportaban. El éxito y el fracaso son de todos. Hemos ‘subcampeonizado’ a una Ho- landa protestona y violenta en exceso. Un día inolvida- ble para mucha gente. No en- redemos las cosas. ALBERTO F. ARAÚJO. BARAKALDO-VIZCAYA CARTAS AL DIRECTOR Osalan siempre ha sido y es una referencia para los profesiona- les de la prevención, lo era antes con gobiernos nacionalistas y lo es ahora con Gobierno del PSE sostenido por el PP. En el pa- sado se han hecho unas cuantas guías de consulta y se siguen haciendo más. Siempre en perfecta sintonía entre técnicos de las empresas y los de Osalan. La ‘Guía de labores en espacios confinados’ es una referencia en Europa. Por lo tanto, no pue- do estar de acuerdo cuando ELA, por boca de su secretario ge- neral, dice que «es un modelo inútil al servicio de la patro- nal» (sic).A quienes estamos a pie de obra, muchas veces,Osa- lan nos sirve de guía, consulta y ayuda, sea el gobierno del co- lor que sea. Otra cosa es la verdadera estrategia de ELA, lo de- más son milongas. Ya desde Elorrieta, los secretarios generales de ELA han ac- tuadocomo‘lehendakarisinpectore’.Elsindicalismoeraelme- dio para hacer política, dirigida a dar vías de salida a la izquier- daabertzale(supacto conLAB),paraapoyarlanegociacióncon ETA o para apoyar el plan Ibarretxe. Su ‘modus operandi’ ha sido siempre utilizar el sindicalismo para hacer política. Aho- ra están en su particular ‘plan Ibarretxe’, tratando de poner en unbreteelactual‘marcojurídico-político’,porquesolosnopue- den liquidarlo. Por eso, cuando dicen que salen deOsalan por- que «sólo sirve a la patronal», ésa es la excusa sindical para ha- cer política. Pero en este país, donde nos conocemos todos, no engañan a nadie; ni a ellos mismos. Y aunque ELA sea el sindi- cato mayoritario, no tiene ninguna legitimidad para desca- lificaraunainstituciónquesísirvealosprofesionales,quepue- de ser manifiestamente mejorable, claro, pero también la la- bor sindical. :: COSME A. LUZARRAGA. BERMEO-VIZCAYA ¿Sindicalismo o el plan Ibarretxe? Reconocer a las víctimas sin paralelismos ni equiparaciones INÉS IBÁÑEZ DE MAEZTU DIRECTORA DE DERECHOS HUMANOS DEL GOBIERNO VASCO :: JOSÉ IBARROLA Miércoles 14.07.10 EL CORREO28 OPINIÓN

×