Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Victimas: verdad, justicia y reparacion. Noticias Gipuzkoa

15 visualizaciones

Publicado el

El decreto tiene carencias y supone una minimización de ciertos derechos o una
discriminación de las víctimas. 14 Junio 2012 Noticias Gipuzkoa

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Victimas: verdad, justicia y reparacion. Noticias Gipuzkoa

  1. 1. 4 OPINIÓN Noticias de Gipuzkoa Jueves, 14 de junio de 2012 Alucinante España Alucinante. Una vez más, esta Espa- ña moderna exhibe sus raíces más rancias y antidemocráticas recor- dándonos que hace tan solo unas décadas esto era una dictadura. La ponencia del Ministerio del Interior no solo permite votar a todos los exi- liados del País Vasco por culpa de ETA sino todo aquel que haya vivi- do durante un tiempo en Euskadi. Si losexiliadosporterrorismoolosque hayan vivido aquí durante un tiem- po quieren votar, que vuelvan a empadronarse y a pagar impuestos en Euskadi, ya que lo contrario sería una medida de dictadura bananera. ¿Si yo he vivido un tiempo en Anda- lucia, por qué no puedo votar allí pero un andaluz que ha vivido en Euskadi sí puede hacerlo aquí? Si, como afirma el PP, tan legal es tomar esta medida (porque moral y racio- nal no es), ¿por qué no se aplica a las 17 Comunidades Autonómas y no solo a Euskadi? Si siguen así conse- guirán que el Ebro deje de ser una simple frontera geográfica... Aitor Garikoitz Villanueva Alarde que te quiero Alarde Ayer, el sr. Errandonea preguntaba al Sr. Garitano si le sobra el dinero. No sé si él decidirá satisfacer esta duda, pero sí que me gustaría a mí que me disipara, a su vez, otra que tengo yo: ¿dónde podríamos encon- trar sus quejas por los muchos años en que su alarde, ¡Gora San Marcial!, ahora autodenominado tradicional, recibía dinero que también era de todos? No me extenderé, porque no es mi intención el poner palos a las ruedas que, poco a poco, están con- siguiendo avanzar hacia la concor- dia. Hay familias en las que una de sus hijas ha participado en el Alar- de tradicional como cantinera y otra en el Alarde mixto como soldado; creoque,además,hayuncasoenque la cantinera del tradicional partici- pó otro año como soldado en el mix- to (perdón si me equivoco). ¿No le lla- ma esto a reflexión? Nosoyquiénparadarconsejos,por eso, tome lo que sigue como dos pen- samientos en voz alta, desde mi máximo respeto al desfile del Alar- de: las partidas de mus se disfrutan desdedentro,normalquehayamuje- res que quieran echar el órdago y no soloaplaudirlasjugadas,y...losfallos se ven mejor desde fuera, por lo que quizá puedan tener una visión más acertada quienes critican la no par- ticipacióndelamujerenigualdadde condiciones con respecto a los que están enfrascados en defender a ultranza su estatus. Tradición es la vestimenta, con seres humanos, recalco seres humanos portándola, el recorrido, la finalidad; el resto es susceptible de actualización. Sabino Gómez Artola Cartas a la Dirección Rajoy no dice la verdad E L Sr. Rajoy ha vuelto a no decir la verdad: cuando el Sr. Zapatero ocultabalacrisis,ellíderdelPartidoPopularpreconizabaquenues- tro vecino Estado se hundía y ahora anuncia a bombo y platillo que su Ejecutivo no ha pedido ninguna clase de ayuda para el país ya que no lo necesita; que es únicamente para el sector financiero; pero a la larga y si al Sr. Obama se le antoja, puede haber una intervención total del Estado español. Si exceptuamos al BBVA, Santander y La Caixa, que según el Sr. Guindos están saneados, ¿puede alguien explicar el porqué de un cré- dito de 100.000 millones de euros para el resto de la banca? Esta cantidad representa un incremento de 5.000 euros de deuda más por habitante. El actual ministro de Economía, que hace escasos tres años recomendaba com- prar acciones de Lehman Brothers o de cuotas participativas de la CAM, consiguió que los incautos que siguieron su sabio consejo perdieran todo su capital; actualmente su valor de mercado es cero. Fíjense si la economía española está deteriorada que hasta Japón apoya la ayuda como un paso sig- nificativo para acometer la crisis. El Gobierno Vasco, o lo que queda de él, también anuncia que con esta medida no se va a conseguir mejorar la situación, y claro, el Sr. López cuan- do tenía un acólito de tiralevitas o palmero como el PP, que lo único que bus- caba este último con la acción de ayudar al PSOE, en plan “lavativa” era deteriorarlaimagendelPNVcomoúnicoobjetivo.ElSr.Lópezhacíaydesha- cía a su antojo y emitía y sigue emitiendo deuda como lo está haciendo el Sr. Rajoy; total para endeudarnos hasta las cejas e incrementar la lista de moro- sos y desahucios hasta límites insospechados en nuestra Comunidad; lo de desacreditar al PNV no lo ha conseguido ya que tras esta crisis ha salido más fortalecido. Pedro Ángel Gumiel Gómez de Bergara S E acaba de aprobar por el Consejo de Gobierno el llamado Decreto de Declaración y Reparación de las Vic- timas de Sufrimientos Injustos como consecuencia de la Vulneración de sus Dere- chos Humanos producida entre los años 1960 y 1978 en el contexto de la Violencia de Moti- vación Política vivida en la Comunidad Autó- noma del País Vasco. El decreto propone reparar a las víctimas de violaciones graves de derechos humanos por parte de funcionarios públicos y crea la Comisión de Evaluación que se encargará de reconocerlas. Argituz siempre valora estas medidas a la luz del derecho internacional. El 16 de diciembre de 2005, la Asamblea Gene- ral de Naciones Unidas aprobó unos princi- pios y directrices básicos sobre el derecho de las víctimas de violaciones de derechos humanos a interponer recursos y obtener reparaciones. Dichos principios establecen como estándar básico irrenunciable los dere- chos a conocer la verdad, a que se haga jus- ticia y a una reparación proporcional a los daños causados. Otro principio universal es el de igualdad ante la ley: a igual conculca- ción deben corresponder iguales derechos. El decreto que presenta el Gobierno tiene la virtud de encarar, al fin, el reconocimien- to de tantas personas que han visto hasta aho- ra ninguneados sus derechos. Pero ese reco- nocimiento tiene que ser completo, veraz y creíble, y debe responder a un auténtico deseo de reconocimiento y reparación. Tiene que ser un reconocimiento para cerrar heridas y que no se convierta en una nueva ofensa por omisión o discriminación. En opinión de Argituz, el decreto tiene algu- nas carencias y, con su actual redacción, supone una minimización de ciertos dere- chos o una discriminación de las víctimas, lo cual no es aceptable. Por ejemplo, es totalmente adecuado que el decreto cree una Comisión de Evaluación de los casos, pero preocupa que ésta no tenga la independencia que debe tener cualquier comisión de este tipo y que esté presidida por la persona titular de la Dirección de Derechos Humanos. Es práctica internacionalmente aceptada que, si bien estas comisiones deben contar con un apoyo político amplio, también deben contar con la independencia suficien- te para poder hacer su trabajo con eficacia y legitimidad y fuera del juego político. Dicha comisión de evaluación necesita dotarse de forma predominante y mayoritaria de exper- tos en la materia y de instrumentos como el Protocolo de Estambul para una investiga- ción fehaciente de los casos de tortura. Nos preocupa, también, que se confunda “reparación” con “indemnización” y que el decreto se preocupe prácticamente en exclu- siva de las indemnizaciones, olvidándose de desarrollar el crucial derecho a la verdad, que ha estado ausente en la mayor parte de estos casos, y que es la puerta para acceder a la jus- ticia. Nos preocupa igualmente que no se pro- ponga ningún mecanismo de investigación activo, que pueda contribuir a sacar a la luz los hechos que el Estado se ha ocupado de ocultar y negar durante décadas. De hecho, estas prácticas obstructivas harán imposible el conocimiento de la verdad si el Gobierno Vasco no toma una actitud proactiva a favor de la búsqueda de los datos y del esclareci- miento de los hechos. Argituz valora muy positivamente que des- de sus primeras redacciones el decreto ha ido incorporando algunas modificaciones como el adelanto de la fecha del ámbito temporal desde 1968 a 1960 (aunque no se justifica que no se retrotraiga aún más hasta la guerra civil) o la mención y reconocimiento del “olvi- do institucional” que ha presidido a estas vio- laciones de derechos humanos. Sin embargo, la definición de violencia política que se reco- ge en el decreto es excesivamente restrictiva y criticable porque exige como mínimo lesio- nes permanentes dejando fuera un amplísi- mo campo de violaciones como lo son, parti- cularmente, las torturas, que sí aparecían mencionadas en borradores anteriores. A su vez, esto ahonda las preocupaciones que sien- te Argituz en el sentido de que el segundo decreto, al tratar del periodo posterior a la Constitución de 1978, pueda no reconocer suficientemente la existencia de tales prác- ticas en ese periodo simplemente por no tra- tarse de un régimen totalitario. No caben categorías en función del tipo de régimen político bajo el cual se producen las concul- caciones, en este caso las torturas, sino que lo único relevante son las obligaciones con- traídas en el ámbito del derecho internacio- nal de los derechos humanos por el Estado a la hora de establecer los derechos de las víc- timas de tales conculcaciones. Difícilmente encaja en la doctrina inter- nacional de los Derechos Humanos propo- ner, como se hace en el decreto, unas indem- nizaciones para las víctimas de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que distan de las previstas para una persona víctima de una violación de derechos similar que se acoja a decretos destinados a víctimas de terrorismo. Es decir, según quiénes sean los perpetradores, se tiene derecho a una indem- nización u otra. Y también discrimina cuan- do propone que las víctimas de lesiones per- manentes invalidantes sean indemnizadas según el baremo utilizado para los acciden- tes y enfermedades profesionales. No se pue- de aplicar un baremo destinado a acciden- tes a reparar un delito como la tortura que, por definición, es doloso, criterio que com- partimos con organizaciones como Amnis- El decreto tiene carencias y supone una minimización de ciertos derechos o una discriminación de las víctimas - Eldecretoabreuncaminohacia lareparacióndelasvíctimas perodebeabrirsecongarantías sideseamosqueseaefectivo Tribuna Abierta P O R A N D R É S K R A K E N B E R G E R , J O N L A N DA Y S A B I N O O R M A Z A B A L ( * ) Víctimas: verdad, justicia y reparación Los textos dirigidos a esta sección no pueden exceder los 1.700 caracteres y deben ir firmados con nombre y dos apellidos. Debe adjuntarse fotocopia del DNI del remitente y número de teléfono. NOTICIAS DE GIPUZKOA se reserva el derecho de publicarlos, así como el de resumirlos y extractarlos. No se devolverán originales ni se mantendrá correspondencia. >> Dirección: Cartas a la Dirección. Avenida de Tolosa 23; 20018 Donostia. >> Correo electrónico: cartas@noticiasdegipuzkoa.com
  2. 2. Noticias de Gipuzkoa Jueves, 14 de junio de 2012 OPINIÓN 5 ONDA VASCA 94.8/95.6 FM Antes que los residuos está la democracia. Si Martin Garitano declara la defunción de las Jun- tas Generales porque no tiene mayoría suficiente para sacar adelante su nuevo plan (sí, es nuevo y no estaría mal que dejaran de insultar nuestra inteligencia), está lanzando un doble mensaje. Primero, preséntenme una moción de censura. Segundo, lo de las mayorías y mino- rías aún no es está interiorizado en la izquierda abertzale. Eso queda para otra fase del “ilu- sionante proceso”. El lapitzero Garitano tía Internacional. Tampoco reconoce toda una serie de derechos que se reconocen para otras víctimas del mismo periodo, ampara- das por otros decretos, las cuales tienen acce- so a ayudas tales como atención psicológica y psiquiátrica, asistencia sanitaria de urgen- cia y asistencia complementaria a la del sis- tema general, indemnizaciones por daños materiales, adjudicación preferente de viviendas de protección oficial, ayudas para el estudio o prioridad para acceso al empleo público. Limita además los “sufrimientos injustos” que tendrán derecho a reparación a los hechos físicos demostrables, excluyendo los sufrimientos psicológicos. Además, pone la carga de la prueba en la persona, quien difí- cilmente podrá demostrar los delitos de tor- tura, por ejemplo, al no haber sido investi- gados en el momento por la labor obstruc- cionista del Estado y la Justicia. Argituz sabe que avanzar en estas cuestio- nes no es fácil, pero es posible: otras socie- dades, con terribles experiencias de viola- ciones de derechos humanos a cuestas, han abierto camino y han llevado a cabo políti- cas para restañar las heridas. Por ello, ani- mamos al Gobierno Vasco y a los diferentes partidos políticos a ampliar la base de tra- bajo que supone este decreto en los próxi- mos pasos que deben darse, siempre tenien- do como norte los parámetros del derecho internacional de los derechos humanos. Este decreto no puede ser un cierre, sino un paso más, por pequeño que pueda ser. Es posible. Este decreto abre un camino hacia la reparación de las víctimas, la devo- lución de la dignidad y el cierre de las heri- das, pero ese camino debe abrirse con garantías si deseamos que de verdad sea efectivo. * En representación de la Asociación proDerechos Humanos Argituz Colaboración P O R G O N Z A L O F E R N Á N D E Z O R T I Z D E Z Á R AT E ( * ) Dignidad griega para otro proyecto europeo E L próximo domingo 17 de junio se celebrarán en Grecia elecciones generales, un proceso electoral de especial relevancia para toda Europa, también para el conjunto de la izquierda euro- pea. Podríamos llegar a decir que más allá de las múltiples y con- tundentes respuestas y resisten- cias que movimientos sociales y partidos han venido desarrollan- do desde el estallido financiero, esta es una oportunidad única para confrontar directamente con la estrategia ultraliberal de Merkel, del FMI, y del proyecto europeo tal y como ha sido con- cebido. Toda la izquierda mira con esperanza a Grecia en estos momentos, y muy especialmente a la coalición de izquierdas Syri- za, que cuenta con posibilidades reales de ganar las elecciones, fundamentalmente por su oposi- ción al chantaje de la UE. Porque el domingo no sólo está en juego si Europa continúa con su estrategia de rapiña con los y las griegas –situadas en una situación crítica de pauperiza- ción y de explotación creciente–. No, lo que también se dirimirá este domingo es, en el fondo, si la Europa que hemos conocido has- ta ahora, la Europa de los merca- deres y del capital, empieza a des- carrilar por la acción de una ciu- dadanía harta de ser despojada, de ser engañada, de ser culpabi- lizada. Por ello, este domingo todos y todas participamos en las elecciones griegas. Esto lo han entendido también todas las fuerzas vivas del pro- yecto ultraliberal, que están sometiendo a la población griega a una intensa campaña de desin- formación para intentar generar miedo y rechazo a las propuestas alternativas. Así, no ha habido líder europeo que no intente vin- cular la victoria de Syriza con la salida del euro, ni grupo de pre- sión mediática que no haya carac- terizado a Alexis Tsipras, como bolchevique, radical, el chavez del meditarráneo, etc. Pese a todo ello, la ciudadanía europea debe saber que, sin ser un programa revolucionario, la propuesta polí- tica de Syriza está cargada de dig- nidad y de esperanza, como reza su propio título. Podríamos cla- sificar su propuesta en tres gran- des ámbitos: uno, romper los memorandos firmados con la Troika, que obligan a las actua- les políticas draconianas de ajus- te, que se congelarían en caso de victoria; dos, rescatar sectores estratégicos de las manos del capital, a través de la nacionali- zación del conjunto de la banca, así como de otros sectores de carácter estratégico; y tres, rene- gociar la deuda sin chantajes, estableciendo una auditoría de la misma para saber cuál es y cuál no es legítima, como se hizo hace unos años en Ecuador, en el mar- co de la Revolución Ciudadana. Este programa, por sí solo, es ya todo un desafío para el proyecto europeo hegemónico: un pueblo que dice basta, que dice que su crisis la paguen ellos, y que quie- re negociar de tú a tú con el capi- tal, habráse visto. Al mismo tiem- po, es una oportunidad para las izquierdas de acumular fuerzas en pos de una Europa de los dere- chos, de la democracia participa- tiva, de la confrontación con el capitalismo y con el sistema múl- tiple de dominación generado en torno a este sistema socieconó- mico injusto. Debemos renovar nuestra vocación internaciona- lista y plantear un agenda común de mínimos: democratización del entramado institucional europeo; restitución pública del BCE y de los bancos centrales de los dife- rentes países; auditoría integral de la deuda; repensar el papel de la moneda única en una estruc- tura económica desigual, toman- do la lucha contra las desigual- dades como prioridad política; no penalizar los déficit y sí penalizar los superavit, obligando a que éstos se trasladen a la masa sala- rial y no a la burbuja financiera; derogar definitivamente la Polí- tica Agraria Común (PAC) en defensa de la soberanía alimen- taria; apostar por el reparto de trabajo, productivo y reproducti- vo, desde la corresponsabilidad como principio; reconocimiento del derecho de autodetermina- ción de los pueblos y naciones europeas. Esta agenda alternativa, de la que Syriza y la izquierda griega es hoy un referente, debe permi- tirnos aunar esfuerzos y luchas, debe permitirnos confrontar pro- yectos políticos. Estamos en una coyuntura de crisis civilizatoria y no nos podemos permitir el lujo de especular, o de simplemente pretender resistir. Hay que pasar a la ofensiva y ofrecer dignidad, esperanza, vientos de revolución y de emancipación. Empecemos este domingo, ¡todos y todas con Syriza! * Mesa Internacionalista de Alternatiba

×