Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Expresion oral

3.267 visualizaciones

Publicado el

libro guia curso lectroescritura udea

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

Expresion oral

  1. 1. Expresión oral y escrita
  2. 2. Expresión oral y escrita María Claudia González R.
  3. 3. 66666 Rector de la Universidad de Antioquia Alberto Uribe Correa Vicerrector de Docencia Óscar Sierra Rodríguez Coordinador del Programa de Educación Ude@ Guillermo León Ospina Gómez Autora María Claudia González Rátiva Corrector de estilo Daniel Aldana Estrada Primera edición, 2006 Segunda edición, 2008 Todos los derechos reservados. No se permite la reproducción, archivo o transmisión total o parcial de este texto mediante ningún medio, ya sea electrónico, mecánico, óptico, de fotorreproducción, memoria o cualquier otro sin permiso de los editores Ude@. © Universidad de Antioquia ISBN 958-714-168-9 Impreso en Medellín, Colombia.
  4. 4. Acerca de la autora Licenciada en Español e Inglés de la Universidad Pedagógica Nacional, magíster en Lingüística Española del Instituto Caro y Cuervo de Bogotá y especialista en Docencia Universitaria de la Universidad del Rosario en Bogotá. Con amplia experiencia docente e investigativa en el área de la Lingüística y la enseñanza de la Lengua Materna en entidades como el Instituto Caro y Cuervo, la Universidad del Rosario, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad de San Buenaventura, en Bogotá. Entre sus publicaciones se destacan varios artículos sobre el español hablado en Colombia y textos de enseñanza de la lengua y la literatura para los niveles educativos de primaria y secundaria. En la actualidad es docente del área de Lingüística en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad de Antioquia. María Claudia González Rátiva
  5. 5. Cómo usar este texto Como estudiante del programa de Educación a Distancia de la Universidad de Antioquia, Ude@, usted es el cen- tro del modelo educativo y puede controlar el proceso de aprendizaje mediante la organización del tiempo alrededor de sus intereses. La autonomía, la disciplina, la creatividad y el trabajo en equipo son características que le ayudarán en su formación para solucionar problemas reales de la so- ciedad, recurriendo al método de la ingeniería. Los cursos Ude@ permiten fortalecer estas características mediante el desarrollo de diferentes actividades: ▪ Estudio individual, apoyado en diferentes medios (impresos, audiovisuales, multimedia). ▪ Estudio en grupo y acompañamiento del profesor a través del aula virtual. ▪ Tutorías presenciales, cuya finalidad es apoyar el aprendizaje y afianzar los temas estudiados. El texto Ude@ En el modelo Ude@ los contenidos educativos son apor- tados por cada medio teniendo en cuenta las fortalezas propias de cada uno de ellos. Desde el punto de vista peda- gógico, el texto impreso es por tradición un medio idóneo para los procesos de educativos ya que facilita el aprendi- zaje de hechos, la compresión de principios generalizados o abstractos y el desarrollo del razonamiento lógico. En estos aspectos, el texto Ude@ es un medio muy eficaz para desarrollar y adquirir tales destrezas. Estructura del texto El texto Expresión oral y escrita ha sido desarrollado como parte del material educativo de los estudiantes del progra- ma; sin embargo, su contenido puede ser de gran utilidad para cualquier persona que desee estudiar este tema. La estructura del texto es lineal, con una progresión gra- dual de cada tema, lo cual hace más fácil la transmisión del contenido de una manera lógica. La división del texto está dada por capítulos que, a su vez, agrupan módulos o temas. Al empezar cada capítulo se encuentra un «Contenido breve» que muestra el número y el título de los módulos que componen el capítulo. Por su parte cada módulo contiene, en su primera página, una introducción, los objetivos de aprendizaje, unas preguntas básicas (relacionadas con los conocimientos previos reque- ridos) y el índice temático del contenido, que le guiarán en el proceso de aprendizaje sobre el tema en particular de cada sesión de clase. Los iconos y la interrelación de medios El material Ude@ ha sido producido de manera integral, te- niendo como objetivo primordial el autoestudio. Por tanto, la producción de los contenidos se desarrolla en los diferen- tes formatos (audiovisuales, web, multimedia, videoconfe- rencias), con enlaces entre los mismos. La esencia de estos enlaces está dada por los iconos Ude@. Los iconos, como representaciones gráficas de la realidad, serán los elementos gráficos que le ayudarán a guiarse en su navegación por los diferentes medios. Sugerencias para los estudiantes En la lectura del libro: ▪ Antes de iniciar el estudio de un capítulo, lea el contenido breve y la presentación. ▪ Trate de resolver las preguntas básicas de cada módulo; estas preguntas están diseñadas para ayudarle a comprender los conceptos o temas pre- sentados a lo largo del mismo. ▪ Lea los ejemplos intercalados en los bloques de texto y trate de resolver los ejercicios con el fin de mejorar sus habilidades en la solución de problemas reales. ▪ Complemente la lectura del libro con las herramientas de comunicación que posee en el aula virtual y en su correo electrónico. ▪ Recuerde que sobre el tema que está estudiando en el módulo impreso también existe material dis- ponible en otros medios, y que ese material repre- senta valor agregado puesto que el contenido de los diferentes formatos no se repite sino que se complementa.
  6. 6. En el aula virtual: ▪ Aprenda cómo funcionan las herramientas indispen- sables para participar en un curso por red: sistema de correo electrónico, sistema de chat, grupos de discu- sión, búsquedas en Internet, consulta en bases de datos especializadas, entre otras. ▪ Revise el correo electrónico todos los días. ▪ Visite con relativa frecuencia el sitio Ude@ y la plata- forma donde se publica el curso en Internet para ente- rarse de cualquier nueva información. Apóyese en la red como un sistema de consulta y establezca criterios para seleccionar la información requerida. ▪ Introduzca sus datos personales en el aula virtual para que sus tutores y compañeros tengan acceso a ellos. ▪ Desarrolle, en la primera semana, las actividades pre- parativas para el curso indicadas en el aula virtual. ▪ Dedique al menos tres horas semanales por cada cré- dito asignado al curso para leer los módulos, realizar trabajos, participar en los foros de discusión y presentar evaluaciones, de acuerdo con lo establecido en el cro- nograma. ▪ Planee su agenda personal para participar activamente en cada curso y entregar oportunamente sus tareas. En caso de algún imprevisto, debe comunicarse inmediata- mente con el tutor. ▪ Participe de las actividades propuestas para realizar en forma individual y en grupos de trabajo. Haga parte de grupos de trabajo conformados con sus compañeros de curso y en ningún caso pretenda realizar todas las acti- vidades sin ayuda de los demás. ▪ Manifieste oportunamente a sus compañeros y al profe- sor las dificultades que se le presentan con las activida- des propuestas. ▪ Elabore su propio horario de trabajo independiente para el curso y cumpla con el cronograma propuesto. ▪ Realice con honradez las actividades de evaluación, autoevaluación y coevaluación que encuentre progra- madas en el curso. ▪ Durante su proceso de aprendizaje trate de adquirir au- tonomía con el conocimiento, es decir, intente construir nuevos conocimientos recurriendo a fuentes de infor- mación bibliográfica y a sus habilidades de compara- ción, análisis, síntesis y experimentación. ▪ Mantenga una actitud de colaboración con compañeros, tutores y monitores, y esté siempre dispuesto a realizar las actividades de aprendizaje. ▪ Relaciónese de manera respetuosa y cordial con los de- más estudiantes, con el tutor y con los monitores.
  7. 7. Tabla de contenido Capítulo 1 El lenguaje Pág. 15 Módulo 1 La facultad lingüística 17 Módulo 2 La lengua y el habla 21 Módulo 3 Origen del lenguaje y origen del habla 27 Módulo 4 La lengua y los dialectos 35 Módulo 5 Oralidad y escritura 43 Capítulo 2 La comunicación humana Pág. 51 Módulo 6 Elementos de la comunicación humana 53 Módulo 7 Lenguaje y medios de comunicación 59 Módulo 8 Comunicación no verbal. La kinésica 65 Módulo 9 Comunicación no verbal. La proxémica 71 Capítulo 3 Aproximación al discurso académico Pág. 77 Módulo 10 Unidades del discurso 79 Módulo 11 Características del discurso 87 Módulo 12 Organización del material académico 97 Módulo 13 Organización de las ideas 101 Capítulo 4 Modos del discurso Pág. 127 Módulo 14 El discurso descriptivo 111 Módulo 15 El discurso narrativo 115 Módulo 16 El discurso expositivo 125 Módulo 17 El discurso argumentativo 131 Capítulo 5 Presentación del discurso oral Pág. 157 Módulo 18 La respiración 141 Módulo 19 La fonación 147 Módulo 20 La articulación 155 Módulo 21 La entonación 161
  8. 8. Capítulo 6 Presentación del discurso escrito Pág. 185 Módulo 22 Párrafo, oración principal e idea central 169 Módulo 23 Ubicación de la oración principal 173 Módulo 24 Párrafos funcionales 177 Módulo 25 Párrafos de contenido 185 Capítulo 7 Tipos de discurso escrito Pág. 211 Módulo 26 Resumen 195 Módulo 27 Reseña 203 Módulo 28 Informe escrito y el artículo científico 211 Módulo 29 Ensayo 223 Capítulo 8 Tipos de discurso oral Pág. 249 Módulo 30 La exposición 233 Módulo 31 El informe oral y la sustentación 243 Módulo 32 El conversatorio 249 Bibliografía Pág.253
  9. 9. Prólogo Expresión oral y escrita es una propuesta curricular, di- señada y desarrollada específicamente para el proyecto Ude@. En principio, sus destinatarios son los estudiantes de la modalidad semipresencial de las carreras de ingenie- ría de la Universidad de Antioquia. Por ello, el propósito fundamental de este curso es mejorar la competencia dis- cursiva del estudiante que se inicia en el medio académico, a través de actividades guiadas hacia el trabajo autónomo y disciplinado. Diversas áreas de estudio relacionadas con el lenguaje, ta- les como la teoría lingüística, la psicolingüística cognitiva, la semiótica, el análisis del discurso, la teoría de la comuni- cación, entre otras, brindan las bases conceptuales que per- mitieron adelantar este proyecto. Es importante mencionar que además del saber lingüístico específico, la experiencia en la enseñanza de la lengua materna en el nivel universi- tario permitió evaluar, recrear y retroalimentar cada uno de los temas y las actividades planteadas. Aunado a estos elementos, el uso de tecnologías como los medios audiovi- suales, la plataforma educativa, la multimedia y la Internet impuso el reto de dinamizar el proceso de formación en las habilidades lectoescriturales, soporte de la formación educativa. Resultado de este proyecto es este curso, Expresión oral y escrita, que combina material impreso, información en multimedia, clases televisadas y una plataforma educativa virtual. En este libro se encontrará una serie de módulos que contienen una conceptualización básica en torno al lenguaje, la comunicación, el discurso y sus manifestacio- nes orales y escritas, a modo de guía teórica que, acom- pañada del Taller de lectoescritura, permitirán desarrollar estrategias para el mejoramiento de la comprensión lectora y la producción escrita. La multimedia y los capítulos de televisión contienen información complementaria y activi- dades interactivas de gran utilidad para el mejoramiento del desempeño discursivo, académico, laboral y social. Un acompañamiento pedagógico más cercano se realiza a través de la interacción virtual, que se hace posible por medio de la plataforma educativa; foros, lecturas, cuestio- narios, construcciones textuales individuales y colectivas, entre otras actividades, permiten hacer un seguimiento de lo programado en éste y los otros medios. Los temas que se tratan en las actividades propuestas son un eje transversal, cuya información y conocimiento com- peten a cualquier área del saber: el lenguaje, la comuni- cación, las tecnologías de la información, la inteligencia, por ejemplo, son tópicos de interés para la comunidad aca- démica. Todas estas características convierten el proyecto Expresión oral y escrita en un plan integral de estrategias para optimizar las aptitudes discursivas en la Universidad. Queda abierta la invitación a seguir, implementar y me- jorar nuestras manifestaciones discursivas, a través de la puesta en marcha de este proyecto. La autora
  10. 10. Mapaconceptual
  11. 11. Capítulo 1 El lenguaje Presentación El lenguaje como facultad humana es el gran tema de este primer capítulo.Através de una visión conceptual del mismo nos acercaremos a definirlo como capacidad cognitiva, a mirar su relación con la lengua como sistema de signos y con el habla como el uso particular que cada usuario hace de la lengua. Una breve aproxima- ción al origen mismo del lenguaje y del habla, así como la relación existente entre lengua y dialectos, y entre la oralidad y la escritura, son aspectos que complemen- tan las nociones previamente mencionadas sobre la facultad lingüística. Además de comprender mejor nuestra capacidad lingüística, mediante el estudio de este ca- pítulo se podrá obtener un panorama sobre la lengua como un fenómeno adquirido y social y las diversas clases de lenguas en el mundo, sin olvidar el uso de ésta por los diferentes hablantes, lo que constituye entonces el aspecto denominado habla. También se podrá observar de qué manera el lenguaje como facultad humana y el habla aparecen en el hombre desde teorías como la filogénesis y la ontogénesis, sin dejar de lado otras aproximaciones importantes que ayudaron a entender este pro- ceso. Una vez hechas estas precisiones, se llegará a la relación lengua-dialectos, específicamente en Colombia, y a una clasificación del español usado en nuestro país. Finalmente, se plantearán el surgimiento de la escritura y las diferencias entre discurso oral y escrito, y las relaciones entre la academia y la escritura y entre la academia y la oralidad. Todo ello con el fin de ampliar nuestra visión sobre el len- guaje y su importancia en el mejoramiento de nuestras competencias discursivas. Contenido breve Módulo 1 La facultad lingüística Módulo 2 La lengua y el habla Módulo 3 Origen del lenguaje y origen del habla Módulo 4 La lengua y los dialectos Módulo 5 Oralidad y escritura
  12. 12. 17 Expresión oral y escrita 1 La facultad lingüística Introducción Una de las mayores inquietudes de la humanidad, a lo largo de su evolución, está relacionada con las características propias de la especie, aquello que nos diferencia de los demás seres que habitan el planeta. Una aproximación a la respuesta está sin duda relacionada con las actividades que, como seres humanos, ejecutamos sobre la realidad. Así lo expresaba, por ejemplo, Descartes: “Los humanos, como especie pensante, escudriñan el mundo que los rodea, se lo apropian y lo transforman para adecuarlo a sus necesidades”. En la afirmación se encuentra, precisamente, la dife- rencia que buscamos: el término “pensante”, muy relacionado con otras acciones, como “escudriñar”, “apropiar” y “transformar”. El pensamiento, la observación, la conceptualización, el conocimiento, pueden encontrar un denominador común en la concepción de “lenguaje”. Objetivos del módulo 1. Definir y caracterizar la facultad lingüística, como propia de la especie humana. 2. Relacionar el lenguaje con otras actividades cognitivas superiores. Preguntas básicas 1. ¿Qué es el lenguaje? 2. ¿Cuál es la relación entre pensamiento, conocimiento y lenguaje? Contenidos del módulo 1.1 ¿Qué se entiende por lenguaje? 1.2 Lenguaje y cognición 1.3 Lenguaje y conocimiento 1.4 Lenguaje y lingüística
  13. 13. 18 1.1 ¿Qué se entiende por lenguaje? La palabra lenguaje es muy utilizada en la vida cotidiana, en espacios académicos y en la ciencia, referida en cada ámbito a aspectos muy diferentes. “El lengua- je periodístico”, “el lenguaje de programación”, “los médicos hablan su propio lenguaje”, “las flores significan, tienen un lenguaje” son ejemplos de uso común que responden a sentidos diferentes: código, sistema, símbolos, entre otros. Sin embargo, al detenernos en lo que el ser humano “hace” a través de esta actividad tan propia, nos damos cuenta de la importancia que cobra entender realmente su verdadero sentido. Por ello, vamos a definir y a caracterizar el lenguaje desde una visión científica. El ser humano, como individuo bio-sico-social, interactúa con el mundo a través de su entendimiento, su conciencia, su yo, formado en la unidad cerebro-mente, gracias a sus dos funciones: el pensamiento y el lenguaje. El lenguaje, entonces, es uno de los componentes básicos de la mente. 1.2 Lenguaje y cognición La naturaleza del lenguaje es cognitiva; es una capacidad o facultad de la mente, así como lo son la memoria, la atención, la evocación y la imaginación. Estas fa- cultades son utilizadas por el hombre para pensar, sentir e interactuar con los otros. La facultad del lenguaje se relaciona estrechamente con el pensamiento en cuanto le permite transformar la realidad en conceptos que la memoria guarda como uni- dades de significado. El ejercicio de conceptualizar lo realiza la mente humana a través del lenguaje. Son procesos de pensamiento como analizar, sintetizar, gene- ralizar, jerarquizar, asociar, los que contribuyen a la elaboración de los conceptos. Figura 1.1. Diversos sistemas simbólicos creados por el ser humano como resultado del acto de significar. Capítulo 1: El lenguaje Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la entrevista El lenguaje y la música.
  14. 14. 19 Expresión oral y escrita La mente humana cuenta con la habilidad lingüística para relacionar un concepto y una representación. Una vez abstraída la realidad a través de sensopercepciones, el lenguaje, como aptitud cognitiva, relaciona esa idea, pensamiento o sentimien- to, con un signo, una representación. A este proceso lo llamamos significar. El ser humano construye sistemas de representación con los cuales pensamos y, a su vez, vamos cambiando y enriqueciendo por medio de lo que vivimos, sentimos y cono- cemos. Significar quiere decir producir signos o símbolos, formas de representar el pensamiento. El acto de significar es una actividad lingüística; la facultad de simbolizar la realidad, la conciencia simbólica, es exclusivamente humana (figura 1.1). 1.3 Lenguaje y conocimiento El lenguaje ha acompañado al hombre en su recorrido histórico; es la esencia humana. El rasgo que caracteriza a la especie humana, que es connatural a la humanidad, es su facultad simbólica, el lenguaje. Con él, los grupos humanos han creado códigos o sistemas de signos asociados a diversas actividades, situa- ciones o áreas de desempeño. Por medio de los códigos sígnicos, el ser humano produce y comprende mensajes. Con la capacidad mental para producir códigos, el ser humano ha generado mú- sica, química, matemática, pintura, lengua, entre otros innumerables sistemas, ya que un individuo puede escoger medios de significación, como sonidos, tonos, trazos, formas, palabras, gestos, movimientos, etc., para expresar pensamientos, sentimientos, ideas. Hay tipos de signos no verbales, como el caso de las ecuacio- nes, las notas musicales, la mezcla de formas y colores; y signos verbales, como las palabras (figura 1.2). Figura 1.2. La facultad del lenguaje permite al ser humano manifestarse con diversos sistemas sígnicos. De esta manera, el lenguaje produce sistemas de representación que le han permiti- do a la humanidad la creación de conocimiento. El arte, la ciencia y la filosofía están mediados por el lenguaje. Además, la cultura, como construcción simbólica propia de la especie humana, aparece justamente como consecuencia de esta facultad. Escuche la biografía de Paul Broca en su multimedia de Expresión oral y escrita. Módulo 1: La facultad lingüística
  15. 15. 20 1.4 Lenguaje y lingüística Si el ser humano puede representar la realidad, entonces crea conocimiento; si puede transmitir simbólicamente su cultura, asegura la supervivencia de su comunidad; si puede acudir a su conciencia individual, puede conocerse, desarrollar su intelecto, en definitiva, ser. Tales características del lenguaje lo ubican como un rasgo inhe- rente y único de la especie humana. El potencial lingüístico es ilimitado. Los sistemas sígnicos que a diario manejamos para interactuar son innumerables y pueden hasta ser simultáneos. Nos manifesta- mos a través de palabras, gestos, dibujos, colores, etc., y al mismo tiempo estamos comprendiendo mensajes cifrados en otro tipo de signos o sistemas de señales, movimientos, formas, símbolos, que usamos con tal naturalidad, que olvidamos casi por completo el maravilloso acto de significar que es el lenguaje. Nacemos con el lenguaje, venimos a este mundo con la aptitud biológica para abstraer a través de nuestras sensaciones y percepciones, conceptualizar y generar procesos de significación para crear sistemas o códigos con los cuales construimos y comprendemos mensajes, que van acumulándose y retroalimentándose en nues- tra conciencia. El ser humano es un ser lingüístico. La complejidad del lenguaje es tal que bien podría ser objeto de estudio de mu- chas disciplinas. Algunas de ellas se acercan a definirlo desde campos muy específicos: la antropología, la sociología, la psicología, la filosofía, entre otras. Sin embargo, la ciencia que bien puede acoger el fenómeno lingüístico como objeto de estudio es la lingüística. Desde este punto de vista, y sólo como una aproximación cognitiva, nos acercamos en este módulo. Capítulo 1: El lenguaje Abraham Noam Chomsky AbrahamNoamChomskyesunodeloslingüistasde mayor reconocimiento y trascendencia en esta dis- ciplina, tanto así que sus teorías y planteamientos científicos acerca del lenguaje han dado lugar a que se hable de la“revolución chomskyana”. Chomsky nació el 7 de diciembre de 1928 en Fila- delfia (Pensilvania), en el seno de una familia de origen ruso. Desde muy joven y a lo largo de toda su vida ha demostrado gran interés y sentido crítico sobre temas políticos y de derechos humanos. Sus inclinaciones políticas lo llevaron a relacionarse con Zellig Harris, profesor de lingüística en la Universi- daddePensilvania,dondeChomskyingresóen1946 atomarclasesdematemáticas,filosofíaylingüística y donde inició el estudio científico del lenguaje. En 1955, Chomsky publicó el libro Logical sintax and semantics: their linguistic relevant. Poco después se incorporócomoprofesoreinvestigadoralMIT(Mas- sachusetts Institute of Technology) y obtuvo el gra- do de doctor de la Universidad de Pensilvania con el estudio inédito titulado“Transformational analysis”. A partir de entonces, y con la publicación de su libro Estructuras sintácticas, en 1956, sus investigaciones y pronunciamientos en torno al lenguaje empiezan a constituir la denominada “gramática generativa”, o sistema de gramática transformacional, modelo mediante el cual se describen y explican matemá- ticamente las características y el funcionamiento estructural de la habilidad lingüística humana, el lenguaje. De la teoría chomskyana sobre el lenguaje se desprenden conceptos tan importantes como el “carácter innato del lenguaje”, la competencia y la actuación lingüísticas, de gran interés en disciplinas como la filosofía, la sicología y la biología, que han acercado en torno al estudio del lenguaje a las cien- cias humanas y naturales. Fuente: http://kamita.com/misc/nc/chom.html
  16. 16. 21 Expresión oral y escrita La lengua y el habla Introducción Contrario a lo que pasa con el lenguaje, el concepto de lengua es claramente en- tendido como código verbal, conjunto de oraciones, idioma, instrumento de co- municación, sistema verbal de signos, entre otras expresiones, todas ellas efec- tivamente referidas al sistema de signos articulados más usado por los grupos humanos. Objetivos del módulo 1. Definir la lengua como código social e individual. 2. Diferenciar lengua y habla. Preguntas básicas 1. ¿Por qué la lengua es un código, un sistema? 2. ¿La lengua se aprende? 3. ¿Podría la humanidad hablar una sola lengua? 4. ¿Qué es hablar? Contenidos del módulo 2.1 La lengua, adquirida y social 2.2 Desarrollo lingüístico 2.3 La lengua es articulada 2.4 Diversidad de lenguas 2.5 ¿Una lengua universal? 2.6 La lengua y la variedad estándar 2.7 El uso de la lengua: el habla 2.8 Actos de habla 2
  17. 17. 22 2.1 La lengua, adquirida y social Sin duda, la primera referencia a la lengua es aquella que conocemos como “len- gua materna”, el sistema que adquirimos en la infancia, en la casa, con los alle- gados. De aquí podemos desprender dos rasgos fundamentales de la lengua. El primero, que la lengua, a diferencia del lenguaje, no nace con nosotros, no es innata, sino que se aprende, se adquiere. La lengua es el saber lingüístico, verbal, que cada ser humano “internaliza” en la infancia, por influencia de la comunidad en la que crece. Lo segundo: que la lengua es patrimonio de grupos humanos, de las sociedades; la lengua es un hecho social, un medio de identidad social. Cada individuo nace con el potencial lingüístico necesario para crear y desarrollar sistemas de representación y expresión. El medio en que se nace es social: familia, comunidad, grupo, tribu, etnia, que históricamente ha adoptado y desarrollado instrumentos de expresión y comunicación, entre ellos, un idioma. Entonces, cre- cemos y al mismo tiempo vamos adquiriendo el sistema de signos más común en la sociedad, una lengua. 2.2 Desarrollo lingüístico Consideran algunos autores que el ser humano se prepara lingüísticamente desde el vientre materno: a los cuatro meses de gestación recibe información sonora y comienza a distinguir voces y entonaciones. Al nacer, la etapa propiamente prelin- güística la desarrolla a través de la succión, el llanto, el balbuceo, la risa, algunos gestos y la imitación de sonidos. Una vez está fisiológicamente listo, alrededor de los nueve meses, aparece el primer signo verbal de representación: la sílaba. Con una sílaba, el pequeño ser quiere referirse a un objeto de la realidad. Como en el comercial, “ma” (¿más o mamá?). De ahí en adelante, empieza un viaje maravi- lloso de realización creativa (figura 2.1). Figura 2.1. Se nace con la facultad lingüística; la lengua es aprendida. Vea el programa de televi- sión Expresión oral y escrita n.º 1. Capítulo 1: El lenguaje
  18. 18. 23 Expresión oral y escrita Módulo 2: La lengua y el habla A medida que transcurre el tiempo de la infancia, vamos construyendo mentalmen- te una gramática, un modelo de lengua que, a partir de sonidos, palabras, frases, enunciados, copiados e imitados de los otros miembros del grupo, se constituye en un conjunto de reglas que le permiten al niño producir y entender mensajes verba- les. Esto explica las “incorrecciones” infantiles, que no son más que aplicaciones de principios o reglas que por ensayo y error “cometen” los niños. Como por arte de magia, llega el momento en que se completa el saber o sistema verbal con el que se interactúa en la sociedad. Se pasa de la imitación a la creación y generación de un número ilimitado de mensajes verbales, un conjunto de oraciones. 2.3 La lengua es articulada Decir que los signos están articulados significa que hay una unión de elementos que forman estructuras mayores cada vez. Así, en la lengua se unen sonidos para formar morfemas (partes mínimas de la palabra, con significado), unimos palabras para formar frases, oraciones, textos, discursos. Ahora bien, un discurso puede estar formado por un sonido, una palabra, varias de ellas, frases, oraciones, hasta un texto completo. La articulación lingüística está referida a la potencialidad de construir significado y sentido a partir de elementos o unidades mínimas. 2.4 Diversidad de lenguas Si miramos alrededor de nuestra sociedad, encontraremos que hay una gran diver- sidad de lenguas en el mundo. Cada lengua es, como producto histórico, reflejo de una forma de pensar, de un modo de vida, de costumbres diversas. El léxico de una lengua, las jerarquías expresadas en su manera de organizar los elementos del mensaje, los sonidos escogidos para iniciar la articulación, son sólo algunos as- pectos que diferencian las lenguas, sin que podamos decir que alguna de ellas sea más que otra. Todas las lenguas del mundo tienen el mismo grado de complejidad por ser sistemas sígnicos; todos los idiomas son iguales, respetables y respetados. Figura 2.2. La enorme riqueza linguística del planeta en contraste con la población y la extensión territorial (fuente: Emilio García Gómez.“Origen, dispersión y diversi- ficación de las lenguas”, en: http://www. etnografo.com/origen_dispersion_lenguas.htm).
  19. 19. 24 Como nacemos con la facultad lingüística, podemos adquirir y aprender tantas lenguas como contacto tengamos con sus usuarios. De esta manera, hay perso- nas monolingües (que saben una lengua); bilingües, como los paraguayos, que manejan el español y el guaraní; y multilingües, personas que utilizan diversos idiomas por razones educativas, políticas, culturales, etc. De hecho, cada país, aunque reconoce una y hasta dos lenguas como oficiales de su territorio, no puede desconocer el hecho de que el aprendizaje y la utilización de una lengua puede ser también una decisión individual. Factores como la inmigración, el desplazamien- to, la economía y hasta un desastre natural, pueden incidir en que en un territorio se utilicen varias lenguas. Ejemplo de ello es el uso del idioma español en Estados Unidos: es la segunda lengua más hablada en ese país, y allí no es una lengua ofi- cial. Otro ejemplo, es que hay razones de proyección económica que influyen en que muchas personas estén aprendiendo lenguas orientales, sobre todo enAmérica (figura 2.2). 2.5 ¿Una lengua universal? Las barreras políticas y comunicativas que han creado la existencia de la diver- sidad lingüística han querido superarse a través de la invención de “lenguas arti- ficiales o auxiliares”. El esperanto es uno de los casos más conocidos. Creada a finales del siglo XIX por un oculista, ha tenido una larga trayectoria de defensores y detractores de su uso como lengua internacional. A su favor se destaca la existen- cia de publicaciones, conferencias, programas de radio, asociaciones; en su contra están las objeciones de tipo político, la falta de oficialidad y la fuerza que cada día adquieren lenguas como el inglés, el francés y el chino, en el mundo comercial y de negocios. Los esperantistas abogan por un código universal que elimine dife- rencias y permita una igualdad lingüística; sin embargo, no se puede desconocer el hecho de que la lengua es un producto social, como ya lo vimos, y es el elemento que cohesiona grupos humanos, con sus costumbres, cultura y territorios, media- dos por el código lingüístico. 2.6 La lengua y la variedad estándar Como conjunto de reglas y normas para construir significados verbales, la mejor descripción de la lengua está en su gramática. Puede bien ser ésta la descripción de las formas en que los hablantes generan enunciados. Tradicionalmente, la gra- mática se ha considerado como un conjunto de normas de “corrección lingüística”, con el único objetivo de ser el “modelo” de uso de la lengua. Sin embargo, los gra- máticos actuales describen las diversas y distintas variedades de uso de la lengua. Tal vez, la variedad que más se acerca a lo que podríamos denominar “variedad estándar” o “norma de prestigio” sea la lengua escrita por literatos, humanistas, personas muy educadas y preocupadas por el buen uso de su idioma. Desde un punto de vista ético, cada persona debe ser consciente de la necesidad de acercar su discurso y producción verbal a la variedad estándar, sobre todo en medios académicos, en textos de divulgación y cuando la situación de uso de la lengua así lo exija: una entrevista, una disertación, una presentación pública. En últimas, el buen uso de la gramática de la lengua es sinónimo de valoración cultu- ral, aprecio personal y respeto por un bien común (figura 2.3). Escuche el audio Orígenes del esperanto en su multi- media de Expresión oral y escrita. Capítulo 1: El lenguaje
  20. 20. 25 Expresión oral y escrita Figura 2.3. Las situaciones académicas exigen el uso de un registro formal y el uso de la variedad estándar de la lengua. 2.7 El uso de la lengua: el habla El ser humano cuenta con una facultad, el lenguaje, que le permite adquirir el có- digo lingüístico de su grupo social, la lengua. Cuando este individuo usa la lengua para expresar sus ideas, sentimientos y pensamientos, habla (figura 2.4). Hombre y mujer son los únicos seres sobre la Tierra que hablan. El habla es el acto de uti- lizar la lengua. Cuando se aprende a hablar, se aprende no sólo a usar los signos verbales, los sonidos, las palabras, en últimas, las unidades de la lengua, sino que al mismo tiempo se aprende a utilizar las normas y las reglas de la lengua en su aspecto cognoscitivo, pragmático, ético y sociocultural. Figura 2.4. El uso individual de la lengua: el habla. Módulo 2: La lengua y el habla
  21. 21. 26 Cuando hablamos, hacemos uso de una serie de hábitos verbales, costumbres lin- güísticas que hemos adquirido en la sociedad y en la cultura de nuestro medio. Así, tenemos un estilo propio para pensar, una forma distintiva de relacionarnos o interactuar con los demás en diversas situaciones, una manera de hacer juicios, mentir, bromear, etc., y también una forma de integrarnos a grupos sociales, todo ello gracias a cómo hablamos, cómo usamos la lengua. Al hablar se reconocen en nuestra voz datos de identidad: el sexo, la procedencia geográfica, el estatus social, el nivel de educación, el estado de ánimo, de salud y otros aspectos que, consciente o inconscientemente, nos identifican social y cultu- ralmente. Una persona descubre en su habla el conocimiento y el enriquecimiento lingüístico que ha logrado en sus años de experiencia de vida, de vínculos sociales, de manejo de códigos, de aprendizaje constante. Por ello, al hablar se refleja una actitud ante la vida, un saber comportarse en sociedad, una identidad grupal, so- cial, cultural; hablar es comportarse como un ser humano. 2.8 Actos de habla La actuación lingüística o el uso de la lengua en la interacción social nos permite observar que a través de nuestros enunciados, o manifestaciones de habla, no sólo emitimos información, sino que son en sí mismos acciones que repercuten sobre los demás, tienen un efecto sobre la persona a quien va dirigido o cambian la situa- ción o la realidad que rodea al acto de hablar. “Prometer”, “disculparse”, “juzgar”, “concluir”, sólo por mencionar algunos ejemplos, tienen la función de realizar las acciones que nombran. “Te felicito”, por ejemplo, es un enunciado-acción, cuya función es compartir alegría con alguien a quien le sucedió algo afortunado. Así, el cumplimiento de las condiciones que exige cada acto de habla en relación con la intención de quien habla y las circunstancias en que se emite el enunciado, sacan a la luz aspectos como la sinceridad, la ironía, la mentira, la falsedad, la capacidad de análisis, el nivel de cortesía o el estado mental de las personas. En últimas, el habla es la carta de presentación más importante de una persona (figura 2.5). Figura 2.5. Los actos sociales imponen ritos y fórmulas de habla específicas. Capítulo 1: El lenguaje Tipos de actos de habla Al determinar los actos de habla se pone de ma- nifiesto la dimensión interpersonal de los enun- ciados lingüísticos. Para el filósofo británico John Langshaw Austin (1911-1960), uno de los mayores representantes de la filosofía analítica del siglo XX, el discurso es acción y cada enunciado posee una fuerza ilocutiva, una pretensión o intención, por lo que propone la siguiente clasificación de los actos ilocutivos: Tipodeactode habla Campo/verbos que lo especi- fican Judicativo Estimación o apreciación: ab- solver, considerar, condenar, interpretar, diagnosticar, clasi- ficar, determinar. Ejercitativo Dominio o influencia, potes- tad: elegir, designar, mandar, ordenar, aconsejar, perdonar, suplicar, rechazar. Compromisi- tivo Promesa: prometer, dar la palabra, garantizar, adherir, defender, apostar. Conductual Comportamiento: ofrecer dis- culpas, felicitar, dar el pésame, desafiar, desear suerte. Expositivo Aserción, argumento o discu- sión: contestar, argüir, afirmar, negar, testificar, jurar, pregun- tar, definir. Declarativo Instrumentalización, acción: bautizar, casar, excomulgar, desheredar, abrir o cerrar un evento, bendecir.
  22. 22. 27 Expresión oral y escrita Origen del lenguaje y origen del habla Introducción Una vez entendidos los conceptos de lenguaje, como facultad humana, y habla, uso de la lengua, es importante conocer la manera en la cual aparecen estos en la evolución humana, ya que así tendremos una mejor comprensión de la especie, su desarrollo, sus capacidades y potencialidades. Anticipemos que sobre el origen del lenguaje existe una gran diversidad de teorías, desde las más extravagantes y fantasiosas hasta las modernas y científicas; sin embargo, la etapa del desarrollo fisioarticulatorio de nuestro aparato fonador es de tal relevancia en la evolución humana, que de no haberse dado, el ser humano se vería bastante limitado en crea- tividad y generación de mensajes. Objetivos del módulo 1. Mencionar algunas teorías sobre el origen del lenguaje. 2. Diferenciar entre el origen del lenguaje y el origen del habla. 3. Describir el proceso de hominización. Preguntas básicas 1. ¿Qué explicaciones se han dado sobre el origen del lenguaje? 2. ¿Qué es el proceso de hominización? 3. ¿En qué momento del proceso evolutivo humano aparece el habla? Contenidos del módulo 3.1 Teorías sobre el origen del lenguaje 3.2 Filogénesis y ontogénesis 3.3 El proceso de hominización 3.4 El aspecto fisiológico del lenguaje: el habla 3 Vea el programa de televi- sión Expresión oral y escrita n.º 2.
  23. 23. 28 3.1Teorías sobre el origen del lenguaje Si bien muchas teorías han intentado explicarnos por qué, cómo y desde cuándo podemos entendernos y hablar, estos son dos aspectos bien diferentes. Además, debemos tener en cuenta el carácter social y pragmático, de entorno y de intención, que posee el lenguaje. Miremos brevemente algunas de las explicaciones que el hombre ha dado a este maravilloso fenómeno. Para muchas culturas, la interpretación está enfocada hacia la existencia de un creador del lenguaje, un dador de la palabra al hombre. Éste, así mismo, le ha otorgado propiedades mágicas a su uso. Las teorías del origen divino fueron un gran estímulo en la indagación sobre cuál fue la primera lengua o protolengua. En la Biblia, el pasaje sobre la torre de Babel (figura 3.1) interpreta el origen de la diversidad de lenguas humanas. Estudios más profundos se dedican, aún hoy, al estudio de las familias lingüísticas. Figura 3.1. La torre de Babel como símbolo del origen de las lenguas. Si existió una primera lengua, entonces hubo un primer hombre. Los científicos opinan que el hombre surgió en diferentes lugares sobre la Tierra; por tanto, exis- tieron varias protolenguas, origen de las familias lingüísticas modernas. Los an- tiguos experimentos para corroborar estas teorías –como el caso de los niños en completo aislamiento de la comunidad humana (figura 3.2)– sólo prueban que estamos genéticamente predispuestos al lenguaje y que éste es una manifestación enteramente social. Pero encontramos teorías que dan cuenta del lenguaje como una invención huma- na. Entre los griegos, se debatía entre naturalistas y convencionalistas la idea de la nominación: la relación entre el nombre y el objeto, sin importar el idioma. Para los primeros, existía una conexión natural, como en la onomatopeya. De aquí la idea, extendida casi hasta nuestros días, de que las palabras primitivas eran ecoi- cas, imitativas. Sin embargo, recordemos que sólo palabras no forman lengua. Escuche el audio La torre de Babel en su multimedia de Expresión oral y escrita. Capítulo 1: El lenguaje
  24. 24. 29 Expresión oral y escrita Figura 3.2. ¿Qué lengua aprende un hombre en aislamiento de sus congéneres? Rousseau, en el siglo XVIII, propuso que las manifestaciones primitivas debieron ser con- secuencia de expresiones de emoción. Así, los empiricistas sostenían que de los gritos naturales se pasó a las palabras; con la observación, se fue haciendo cada vez más com- plejo el lenguaje. No obstante, se olvida que para ello se necesita de habilidades cognitivas especiales, una dotación neurofisiológica. Figura 3.3. La gestualidad humana cumple un papel muy importante en la comunicación humana. Por la misma época, se manejó la teoría de la gestualidad oral. Richard Paget afirmaba que el hombre primitivo comenzó por utilizar muchas partes de su cuerpo para la comunicación a través de la pantomima (figura 3.3). Los diferentes oficios relegaron esa actividad a los órganos de la articulación. La reproducción del material sonoro vino después como proceso inconsciente.Ya en 1970, Alexander Luria sugiere que la actividad verbal devino muy poste- rior al gesto: sonidos guturales y rítmicos entre hombres que trabajaban juntos. Módulo 3: Origen del lenguaje y origen del habla
  25. 25. 30 3.2 Filogénesis y ontogénesis Algunas teorías modernas presentan un paralelo entre el desarrollo del lenguaje en el niño, ontogénesis, y la evolución del mismo en nuestra especie, filogénesis. Si bien hay coincidencia en muchos aspectos estudiados de tipo biológico y aun en sus manifestaciones, ya que el lenguaje del niño se desarrolla mientras también aprende a caminar y su laringe se acomoda hasta lograr la posición adecuada para la articulación, además del surgimiento de una protolengua basada en sonidos y gestos con la que se “comunica” con los suyos, el niño no pasa todos los estadios que suponemos debieron superar nuestros ancestros. El niño nace en un medio completamente social y lingüístico; cuando está ya preparado para la lengua, da un gran salto de su protolenguaje a los actos simbólicos mediados por la lengua materna o los idiomas que se presentan en su entorno. El niño va construyendo, a través de los signos que necesita, su propia gramática, basado en un sistema ya formado. Sabemos que cada rama científica aporta su grano de arena al tema: la antropolo- gía, la etnología, la paleontología, la sociología, la psicología, la lingüística, etc. Existen razones para pensar que el surgimiento del lenguaje en el hombre está indisolublemente ligado al desarrollo del pensamiento. Desde el siglo XVIII se ha trabajado la idea del innatismo del lenguaje, es decir, de una predisposición gené- tica para la abstracción y simbolización de la realidad. No es sólo en el acto de ha- blar ni en la primera palabra o lengua en donde vamos a encontrar los argumentos para definir el origen del lenguaje. Se ha propuesto entonces pasar de la idea de la diversidad a la de la universalidad: la habilidad del lenguaje es esencial a todo ser humano, está en su naturaleza. 3.3 El proceso de hominización Lo anterior llevó a los científicos a buscar el origen del lenguaje en el desarrollo evolutivo de la especie humana, en el proceso de hominización. Muchos especia- listas creen que el lenguaje es un desarrollo evolutivo de habilidades cognitivas, y que nuestras características humanas son una continuidad dentro del proceso de la evolución de la mente inteligente. Se afirma que los mecanismos cerebrales que subyacen tras la facultad lingüística son específicos al lenguaje; así las cosas, todos los humanos estamos equipados genéticamente con mecanismos neurológicos lin- güísticos, rasgo distintivo de nuestra especie Homo. Entonces, desde el punto de vista científico, el paso más importante en la historia de la humanidad es el cambio progresivo del volumen del cerebro, precedido por la postura erguida (figura 3.4) y seguido del perfeccionamiento de un aparato vocal. La adaptación al medio y el cambio ecológico hicieron posible que la especie Australo- pithecus africanus, de hace aproximadamente cuatro millones de años, uno de nues- tros ancestros más lejanos, tuviera una posición erguida que le permitiera efectuar otras actividades con sus manos libres. Este cambio de postura también contribuyó a un desarrollo anatómico con importantes implicaciones en su evolución cognitiva posterior. A partir de esa especie se ha comprobado un crecimiento de la masa cerebral, que llega hasta nuestra especie (el Homo sapiens sapiens) desde hace 400.000 años, pa- sando por el Homo habilis, aproximadamente dos millones de años atrás, el Homo Lucy, un fósil de homínidos muy famoso Lucy es el nombre del espécimen prehomínido fosi- lizado más completo de la especie Australopithecus afarensis, descubierto el 24 de noviembre de 1974 por el paleoantropólogo estadounidense Donald Johanson en Hadar, a 150 kilómetros de Adís Abe- ba (Etiopía). Es un ejemplar femenino que se cree vivió hace 2.6 a 3.6 millones de años, de alrededor de 1.2 metros de altura, de aproximadamente 27 kilogramos de peso, de unos 20 años de edad, que tuvo hijos, y que murió cuando tenía entre 25 y 30 años. Su nombre, Lucy, le fue puesto en homenaje a lacanciónLucyintheskywithdiamonds,delosBea- tles, aunque en Etiopía se la conoce como Dinqinesh o Dinkenesh, que significa “eres maravillosa”. En el hallazgo se encontraron huesos de al menos cinco oseisindividuos,dosdeellosdeniñosdeunoscinco años,peroelesqueletomáscompletofueeldeLucy, del que se encontraron 52 huesos. AunqueLucyposiblementeandabasobresusmiem- brosposteriores(locualsededucedelaformaespe- cíficadesupelvis),suslargosbrazosylaarticulación deloshombros,ademásdelacurvaturadelosdedos de pies y manos, adaptados para trepar, permiten sugerir que probablemente pasaba mucho tiempo subida a los árboles. Capítulo 1: El lenguaje Fuente: http://espacio-historico.blogspot.com/2006/ 03/lucy_raices_ancestrales.html
  26. 26. 31 Expresión oral y escrita erectus de hace un millón y medio de años, y el Homo sapiens, que se remonta hasta hace unos 600.000 años. Toda esta evolución cerebral probablemente albergó y de- sarrolló en su ensanchamiento las zonas cerebrales relacionadas con el lenguaje, área de Broca y área de Wernicke, las cuales están ubicadas en el hemisferio izquierdo. Figura 3.4. El proceso de hominización. 3.4 El aspecto fisiológico del lenguaje: el habla El cerebro se especializó, entonces, en la capacidad de abstraer, consolidar con- ceptos y realizar juicios; la tarea más importante está concluida. Sin embargo, hace falta una etapa decisiva para la producción, desarrollo y sofisticación de la facul- tad del lenguaje: la evolución fisiológica. Aunque buena parte de ella ya se había logrado unos tres millones de años atrás con la postura erguida de los primeros homínidos, faltaba la aparición del lenguaje articulado, en el sentido fisiológico del concepto, para que el ser humano entrara en la etapa definitiva de desarrollo completo de sus habilidades cognitivas. El desarrollo del habla establece la característica humana en su totalidad. El ce- rebro es el motor de la habilidad lingüística y se sirve para su manifestación más importante del aparato vocal: la laringe. En todas las especies anteriores a la apa- rición del Homo sapiens sapiens, hace sólo unos 150.000 años, los homínidos se caracterizaban por su lenguaje inarticulado, es decir, no eran capaces de generar series de sonidos distintos que pudieran percibirse de manera discreta y relevante. Sin embargo, estudios recientes sobre la evolución del habla abogan por una teoría de la coevolución entre el lenguaje y el habla, en el sentido de la existencia de un desarrollo paralelo entre el cerebro y el tracto vocal homínido, con lo cual también podemos argüir que el habla ha evolucionado con la especie Homo desde hace aproximadamente dos millones y medio de años. Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la animación Proceso de fona- ción en laringe de gorila y laringe humana. Módulo 3: Origen del lenguaje y origen del habla
  27. 27. 32 Recordemos que los procesos filogenético y ontogenético de la especie humana se relacionan íntimamente en su desarrollo. Así, el aparato vocal de los neonatos no está capacitado para articular sonidos; sólo a partir de los tres meses, los bebés empiezan la transición entre los balbuceos y los sonidos discretos y diferenciales, debido a la acomodación de la laringe en el tracto vocal. De igual manera, algunas evidencias, mensurables en fósiles, indican que los miembros más antiguos de la serie Homo, como el Homo erectus de hace aproximadamente millón y medio de años, ya tenían un aparato vocal diferente al de los simios y chimpancés. Se podría argumentar, entonces, que los sonidos emitidos por estos ancestros homínidos co- rresponderían a los sonidos producidos por un niño en sus primeras etapas lingüís- ticas. Cuál es la relevancia del desarrollo fisioarticulatorio del tracto vocal en la evolución y el desarrollo de los mecanismos cerebrales subyacentes del lenguaje, es algo que aún está en entredicho. Sólo sabemos que el lenguaje no se desarrolló a plenitud hasta que se logró adaptar un tracto vocal de óptimas condiciones para la emisión de sonidos articulados. Figura 3.5. Disposición de los órganos de fonación del chimpancé y el hombre. El ser humano tiene una gran capacidad fonatoria, gracias a la posición baja de la laringe. En los primates y en los homínidos anteriores al Homo sapiens sapiens de hace 150.000 años, la laringe ocupaba un lugar muy alto y se podía respirar y tragar al mismo tiempo debido a la separación entre esos dos orificios (figura 3.5). Las formas de expresión se reducían entonces a la mímica, el gesto, el chillido, señales de estados de ánimo y formas rústicas de comunicación. La tendencia al descenso de la laringe se complementó con el control cerebral de sus músculos, anteriormente desarrollado, en el Homo sapiens sapiens, permitién- doles a sus bandas vocales producir vibraciones que, acompañadas de articulación en las cavidades resonantes, se percibían como sonidos nítidos. Aparece entonces el lenguaje articulado con la desventaja del “atragantamiento” por el cruce entre las vías respiratorias y las digestivas. De hecho, muchas personas fallecen a con- secuencia de un mal funcionamiento epiglótico en la deglución, al taponarse la vía respiratoria al nivel de la tráquea. Capítulo 1: El lenguaje
  28. 28. 33 Expresión oral y escrita El proceso evolutivo cerebral y fisiológico, a la par con un desarrollo de la inteli- gencia para la adaptación al medio, a través del perfeccionamiento de herramien- tas y diversas habilidades para la supervivencia, para las cuales la comunicación mediante el lenguaje es esencial y prueba inequívoca de su existencia, conforma la caracterización propia del hombre anatómicamente moderno, el Cro-Magnon. El sistema comunicativo, entonces, pasó de las señales significativas a los códi- gos de signos por medio de los cuales el hombre pudo moldear y simbolizar su realidad, lo que a la vez aceleró el proceso de expansión geográfica (figura 3.6) y el mejoramiento de las condiciones de vida. La diferenciación local trajo como consecuencia la diferenciación lingüística. Figura 3.6. Las primeras huellas de la humanidad se han encontrado en África (Etiopía). Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la animación Dispersión del hombre en el mundo. Módulo 3: Origen del lenguaje y origen del habla
  29. 29. 35 Expresión oral y escrita 4 La lengua y los dialectos Introducción La lengua, como hecho social y relacionado con grupos humanos, hace parte de la vida política de las naciones. A través de la lengua se forman “comunidades lin- güísticas”, individuos que comparten un código y normas de uso. De esta manera se determina que si dos personas que intentan establecer contacto verbal no se entienden en razón del código, es porque están usando dos lenguas distintas. Objetivos del módulo 1. Describir la diversidad lingüística colombiana. 2. Distinguir entre lengua y dialecto. Preguntas básicas 1. ¿Hablamos una lengua y un dialecto? 2. ¿Cuál es la diferencia entre lengua y dialecto? 3. ¿Dónde se habla español? 4. ¿Colombia es un país plurilingüe? 5. ¿Por qué se cataloga a Colombia como un país que “habla bien” el español? Contenidos del módulo 4.1 Lengua y dialecto 4.2 El español en el mundo 4.3 Situación lingüística de Colombia 4.4 El español de Colombia 4.5 Clasificación dialectal del español colombiano 4.6 Importancia idiomática en Colombia
  30. 30. 36 4.1 Lengua y dialecto Las distintas formas en que se usa una lengua a lo largo y ancho de su geografía son los dialectos de esa lengua: variedades de uso del idioma, cuyas diferencias en la pronunciación, el léxico, la sintaxis, entre otras, tienen causas migratorias, políticas, geográficas, etc. (figura 4.1). Un dialecto es una forma particular de utilizar la lengua. La variedad estándar, sobre la cual ya habíamos hecho mención, es un dialecto. Así, cada individuo de la comunidad lingüística habla en un dia- lecto específico, y con la posibilidad de utilizar también, cuando así lo requiera, el dialecto estándar. Figura 4.1. La lengua y la cultura van de la mano en la definición del dialecto. 4.2 El español en el mundo La lengua española es utilizada por la comunidad hispanohablante; el español o castellano no está concentrado geográficamente; al contrario, se ha expandido y difundido por cuatro continentes: Europa, América, África y Oceanía (figura 4.2). Por tanto, puede decirse que el español mantiene una posición de privilegio entre las lenguas habladas en el mundo. Además, está cercano a contar con 400 millones de hablantes. El español, nuestro idioma, nuestra lengua materna, es un buen ejemplo para en- tender que una lengua es oficial cuando desde la Constitución Política de un país se instituye como tal; es cooficial cuando comparte su carácter nacional con otra lengua, como en el caso del Paraguay, donde son oficiales el español y el guara- ní; y puede ser lengua minoritaria en casos como el uso del español en Estados Unidos. El español no sólo ha alcanzado un alto nivel de importancia mundial en cuanto a número de hablantes, sino a sus posibilidades de difusión. ¿Dónde se habla el español? Como lengua oficial, en veintiún países, y como idioma hablado pero Capítulo 1: El lenguaje
  31. 31. 37 Expresión oral y escrita no oficial, en Estados Unidos, Bélice, Filipinas y en el interior de las colonias sefardíes o judeo-españolas (tabla 4.1). A pesar de las muchas variedades que tiene, tanto en España como en Hispanoamérica, la lengua castellana ha conser- vado la unidad lingüística necesaria para que llegue a ser considerada la segunda lengua, debido a la creciente expansión demográfica, el interés de gran cantidad de personas por aprender esta lengua y los tratados económicos internacionales, porque además está considerada como un bien económico de gran rentabilidad. Como lengua internacional que es actualmente, se espera que avance también en las áreas de la ciencia y el arte. Figura 4.2. El español es lengua oficial en veintiún países en el mundo. Tabla 4.1. Hispanohablantes en países y territorios donde la lengua española es oficial. País o territorio Número de hablantes Población % Argentina 35.300.000 35.409.000 99.7 Bolivia 6.810.000 7.767.000 87.7 Chile 13.080.000 14.583.000 87.7 Colombia 35.850.000 36.200.000 99.0 Costa Rica 3.382.000 3.468.000 97.5 Cuba 11.190.000 11.190.000 100 Ecuador 11.100.000 11.937.000 93.0 El Salvador 5.662.000 5.662.000 100 España 38.969.000 39.323.000 99.1 Guatemala 7.270.000 11.242.000 64.7 Guinea Ecuatorial 443.000 443.000 100 Honduras 5.718.000 5.823.000 98.2 México 92.890.000 94.275.000 98.5 Módulo 4: La lengua y los dialectos
  32. 32. 38 País o territorio Número de hablantes Población % Nicaragua 4.112.000 4.632.000 87.4 Panamá 2.088.000 2.719.000 76.8 Paraguay 2.805.000 5.089.000 55.1 Perú 19.440.000 24.371.000 79.8 Puerto Rico 3.741.000 3.809.000 98.2 Rep. Dominicana 7.650.000 7.802.000 98.1 Uruguay 3.050.000 3.185.000 95.8 Venezuela 22.060.000 22.777.000 96.9 Total 332.610.000 351.706.000 94.6 Estimacionesparamediadosde1997.Fuente:BritannicaBookoftheYear,1998.Paraunainformaciónmásdetallada sobre el número de hablantes en cada país, véase el AnuariodelInstitutoCervantes, 1998. Fuente: http://cvc.cervantes.es/obref/anuario/anuario_99/otero/p03.htm Debido a su presencia geográfica tan diversa, la lengua castellana incluye un gran número de dialectos. Las variedades de habla española o dialectos hispáni- cos pueden relacionarse con el lugar, la nación y las distintas comunidades que usan la lengua. No sería fácil ejemplificar los dialectos del español hablado en el mundo. Por ello, preferimos presentar aquí un panorama de lenguas y dialec- tos de Colombia. 4.3 Situación lingüística de Colombia Colombia tiene una enorme diversidad lingüística. Puede hablarse de cuatro grandes entidades o componentes lingüísticos coexistentes en este país: ▪ El primero de ellos es la lengua oficial o nacional, el español o caste- llano, hablada por más de treinta millones de habitantes que tiene en la actualidad. El sistema español colombiano está de igual forma subdi- vidido en variedades regionales, como se explicará más adelante. ▪ El segundo componente lingüístico lo conforman las lenguas indígenas que, en la Constitución Nacional de 1991, fueron reconocidas como lenguas oficiales en sus territorios y según la cual debe impartirse una educación bilingüe en dichas comunidades (Art. 10) (figura 4.3). Aún hoy, hay aproximadamente 64 lenguas indígenas, pertenecientes al- gunas de ellas a las familias lingüísticas chibcha, arawak, caribe, que- chua, tucano, guahíbo, sáliba-piaroa, macú-puinave, huitoto, bora y chocó. Hay lenguas indígenas monotípicas, es decir, sistemas lingüís- ticamente únicos, como el andoque, el cofán, el kamsá, el ticuna y el tinigua. En total, hay aproximadamente 800.000 hablantes indígenas en Co- lombia. Sus lenguas tienen características estructurales tan complejas como cualquier sistema lingüístico del mundo y se hallan dispersas por lugares inhóspitos y marginales del territorio, selvas y fronteras. Capítulo 1: El lenguaje Escuche en su multimedia de Expresión oral y escrita el audio Lenguas indígenas, de la colección Testamento de la palabra de Radio Altair. El palenquero Como lo han demostrado innumerables estudios lingüísticos,lalenguapalenqueraeslaúnicalengua criolladebaseléxicaespañolaquehasobrevividoen América, lo cual le ha conferido el estatus especial de reliquia lingüística en el mundo en general. En el mundo sólo existe otra lengua criolla de estrato hispánico, en las Filipinas. Además, el palenquero es la única lengua criolla con una marcada influen- cia bantú hablada hoy por los descendientes de la diáspora africana en Colombia. Ningún otro pueblo afrocolombiano ha conservado hasta la actualidad una lengua de esta naturaleza, lo que la convierte en una expresión inusitada de la diversidad cultural en el país. Esto hace que sea un hecho lingüístico excepcional dentro del reconocimiento de la multi- culturalidad de la nación colombiana. Ahora bien, la lengua palenquera es el medio pri- vilegiado del desarrollo de la tradición oral, que no sólo hace referencia a un rico repertorio de cuentos, relatos y mitos, sino que también se amalgama estrechamente con la particular categorización del mundo y la espiritualidad de este pueblo. La lengua es expresión de la cultura palenquera y esta cultu- ra se encuentra inscrita en la lengua como los dos lados de una misma moneda. La cohesión social y la identidad de los palenqueros han encontrado en ella el más importante mecanismo cultural, ya que a través de su conservación y uso se han definido como tales. Fuente:Dieck,Marianne.Lanegaciónenpalenquero. Análisis sincrónico, estudio comparativo y consecuen- cias teóricas. Madrid: Iberoamericana, Vervuert, 2000.
  33. 33. 39 Expresión oral y escrita El número de lenguas indígenas es sólo un reflejo de la multiplicidad idiomática encontrada por los conquistadores españoles, pues muchas de ellas se extinguieron. El peligro inminente de extinción de los grupos indígenas restantes se agudiza cada día debido al aislamiento, a la falta de atención gubernamental y a la inequitativa situación cultural de estas comunidades. Algunos estudios sociolingüísticos, en plena realización, así lo han mostrado. Figura 4.3. Los hablantes de la mayoría de las comunidades indígenas colombianas son bilingües, es decir, usan dos lenguas distintas, una de ellas el español. ▪ La tercera entidad idiomática colombiana está conformada por las len- guas criollas que se generaron a partir de la población esclava traída desde África a tierra americana. Ellos fueron creando su propia lengua a partir de su idioma nativo en combinación con el superestrato lingüístico, hasta convertir su modo de habla en un verdadero idioma. En Colombia hay por lo menos dos núcleos de hablantes que utilizan criollos. El pri- mero de ellos es el palenquero que se habla en San Basilio de Palenque, departamento de Bolívar, en el norte del país. Esta lengua ha sido muy estudiada y, según sus investigadores, es muy importante ya que es la única lengua criolla de América con base léxica estrictamente española y una de las dos únicas lenguas del mundo con esta característica (la otra lengua criolla de base española es el chabacano de Filipinas). Módulo 4: La lengua y los dialectos Vea el programa de televi- sión Expresión oral y escrita n.º 3.
  34. 34. 40 Figura 4.4. Hablantes de la lengua de señas colombiana. El otro criollo hablado en Colombia es el sanandresano o bendé, forma de comunicación verbal de los nativos de las islas de San Andrés y Provi- dencia, en el Caribe colombiano. Este criollo es de base inglesa y ha sido menos estudiado que el palenquero. ▪ El cuarto componente lingüístico de nuestro país está integrado por la lengua de señas colombiana, en la que se comunican las personas que pertenecen a la comunidad sorda (figura 4.4). Se ha registrado también la existencia de una lengua de señas colombiana hablada por la comu- nidad sorda de la isla de Providencia, con características gramaticales distintas a la hablada en la parte continental De esta manera se puede ver que el panorama idiomático nacional es múltiple y heterogéneo y que al lado del idioma oficial, el español, hay otros sistemas lingüís- ticos propios que enriquecen nuestra realidad lingüística y sociocultural. 4.4 El español de Colombia El español colombiano es pluridialectal, a pesar de tener algunos rasgos que lo unifican como tal. El habla de la capital, Bogotá, y la zona interior, en general, posee una pronunciación conservadora, apegada a la norma, más cuidada, tanto en contextos formales como coloquiales. Por ejemplo, a diferencia de España, en un registro informal, los colombianos pronuncian el sonido correspondiente al grafe- ma o “letra” x con una articulación doble [ks] (taksi, eksamen, éksito; taxi, examen, éxito) que en España se pronuncia simplemente con el sonido de /s/. Las agrupa- ciones consonánticas como pt, ct, mn, etc., también son pronunciadas sin supresión de ningún sonido, como en septiembre, actor, himno. Esta pronunciación cuidada y formal de la lengua española ha dado lugar a una buena imagen del español ha- blado en Colombia. Capítulo 1: El lenguaje Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la animación Dialectos colom- bianos. Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la animación Mapa: diversidad lingüística colombiana.
  35. 35. 41 Expresión oral y escrita Rufino José Cuervo El filólogo Rufino José Cuervo nació en Bogotá en 1844 y murió en París en 1911. Instalado en la ca- pitalfrancesaen1882,sededicóaestudioslingüís- ticos y a la búsqueda de documentación mientras colaboraba en revistas como Romania, Bulletin Hispaniquey RevueHispanique. En colaboración con el escritor y filólogo bogotano Miguel Antonio Caro escribió en 1867 la Gramáti- ca de la lengua latina para el uso de los que hablan castellano, a la que siguieron Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano (obra clásica de la dia- lectología hispanoamericana), Estudio de dialecto- logía hispánica, Notas a la “Gramática de la lengua castellana” de don Andrés Bello (a la cual, además de revisar, añadió notas de gran valor descripti- vo en la edición crítica que hizo de ella en 1874), Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana (del que su autor sólo tuvo tiempo de ver publicados dos volúmenes, y cuya continuación corrió a cargo del Instituto Caro y Cuervo, que con- cluyó sus seis volúmenes restantes en 1994, más de un siglo después de iniciada) y El castellano en América. A las obras anteriores hay que añadir las que apa- recieron póstumamente: Disquisicionesfilológicasy Escritos literarios, y Castellano popular y castellano literario, publicado en 1994. Estas últimas fueron editadas por el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá. El trabajo erudito de Cuervo tiene aún la misma vi- gencia científica que tuviera en su día, cuando for- mulólaunidaddelaculturaidiomáticaporencima de las deformaciones locales. Fuente: www. biografiasyvidas.com 4.5 Clasificación dialectal del español colombiano La variedad dialectal del español hablado en Colombia se ha presentado en varias propuestas de clasificación, especialmente la del profesor Luis Flórez, director del Atlas Lingüístico Etnográfico de Colombia (ALEC), la del profesor José Joaquín Montes, reconocido dialectólogo, y la del Departamento de Dialectología del Ins- tituto Caro y Cuervo. Teniendo en cuenta estas propuestas, basadas en criterios metodológicos de la geografía lingüística y análisis de isoglosas fonéticas, morfo- sintácticas y léxicas, obtenemos la siguiente clasificación, que podemos observar en el mapa de Colombia (figura 4.5): Figura 4.5. Dialectos colombianos. Los datos lingüísticos que han permitido clasificar los dialectos del español en Co- lombia se han tomado del ALEC, eminente trabajo dialectal, cuyas grabaciones se recogieron en las décadas del sesenta y el setenta en 262 municipios de las zonas rurales del país. Como se puede observar, para la zona suroriental del territorio, en gran parte selvática, no se ha realizado todavía un estudio lingüístico en torno al español; muchas de las comunidades que han habitado esta región pertenecen a los grupos indígenas, anteriormente mencionados. Módulo 4: La lengua y los dialectos
  36. 36. 42 Las zonas costeras colombianas comparten rasgos fonéticos generales, como la aspiración o pérdida de /s/, la neutralización de /r/ y la pronunciación velar de /n/. Su velocidad de habla es bastante rápida, acompañada de un relajamiento general de la pronunciación. Debido a ello, se produce la pérdida de algunos so- nidos de las palabras. También se dan fenómenos fónicos como la duplicación de consonantes en posición intermedia, /kattaxéna/ “Cartagena”, /kánne/ “carne”. En el dialecto caribe se suele acompañar el discurso con expresiones apelativas para dirigirse al interlocutor, como cuadro, primo, hombe, niña, doña, y la for- ma de tratamiento pronominal más utilizada es el tuteo, a diferencia del voseo, característico del dialecto pacífico. En este último, además, se presenta cambio de /d/ por /r/, /marúro/ “maduro”, y duplicación de algunos adverbios como no, ya, sí, “ya se lo había dicho ya”. El superdialecto andino se distingue, como ya se anotaba, por guardar una pro- nunciación más cuidada; su velocidad de habla es más pausada, más lenta, y por ello presenta menos pérdida y relajación de las consonantes. Los hablantes de dialectos del occidente colombiano se distinguen por su fluidez expresiva, sus hablas son ricas en dichos y refranes, hay presencia de gran cantidad de quechuismos y su forma de tratamiento general es el voseo. El paisa usa una /s/ cóncava de notoria audibilidad; vallunos, caucanos y nariñenses comparten la neutralización de /n/ en /m/ al final de palabra, /pám/ “pan”. Los dialectos del oriente colombiano comparten algunas zonas de distinción ll-y, es decir, muchas de sus regiones son resistentes al fenómeno del yeísmo. También es común la asibilación y fricatización de /r/ y /rr/, así como del grupo consonántico /tr/. El santandereano realza los acentos léxicos; el cundiboyacen- se utiliza el “sumercé” en el trato coloquial y familiar de inferior a superior, y allí, además, el habla es más cortés y afectiva, y por ello, tal vez, es muy fre- cuente el uso del diminutivo en “ico” o “ito”, “espérese un momentico y se toma un tintico”; el tolimense-huilense presenta alargamiento de algunas vocales en sílabas finales de frases, “aquí vivimos feliiiices”; y el llanero, con marcada herencia indígena, comparte aspectos de los dos superdialectos registrados, cos- teño y andino. 4.6 Importancia idiomática en Colombia Es importante destacar que Colombia es uno de los países hispanoamericanos más preocupados por las cuestiones idiomáticas y de conservación del buen manejo del idioma. Su Academia Colombiana de la Lengua, creada en 1871, fue la primera filial americana de la española. Fueron colombianos algunos filólogos de gran trascendencia mundial, como Rufino José Cuervo y Ezequiel Uricoechea. En el siglo XIX, un filólogo llegó a ser presidente de la República, don Miguel Antonio Caro. Hoy en día, Colombia cuenta con el Instituto Caro y Cuervo, entidad oficial dedicada exclusivamente al estudio lingüístico y literario, de gran reconocimiento internacional. Esta institución ha recibido en los últimos años los premios Príncipe de Asturias en Comunicación y Humanidades (1999), el Fray Bartolomé de las Casas (2001) y el ElioAntonio de Nebrija (2002), por su labor académica, cultural e investigativa. Capítulo 1: El lenguaje
  37. 37. 5 Oralidad y escritura Introducción La facultad lingüística humana alcanza su mayor nivel de eficiencia en la expre- sión verbal: sonidos, palabras, frases, oraciones, discurso, son creaciones simbóli- cas con las cuales los individuos construyen e interpretan significado. La habilidad lingüística verbal ha acompañado el proceso de evolución del ser humano (vea el módulo 3). Ese desarrollo ha estado marcado por dos sucesos: la posibilidad de emitir sonidos articulados, es decir, hablar oralmente, y la invención de signos gráficos que representen la realidad, o sea, hablar a través de la escritura. Así, aunque la oralidad sea el vehículo natural del lenguaje verbal, la invención de la escritura es uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la humanidad. Sin embargo, esta afirmación no debe ser entendida como una forma de enfrentar dos sistemas distintos o de asumirlos como etapas de un proceso. De hecho, existen hoy en día sociedades ágrafas, que han desarrollado una cultura ba- sada en la oralidad y cuyos procesos de valoración no deben ser alterados por esta situación. En ellas, la literatura oral es abundante y la preservación de sus tradicio- nes y ritos se realiza a través del paso memorístico de generación en generación. Debemos entender la oralidad y la escritura como dos posibilidades de expresión del lenguaje verbal para una interacción de calidad, en medio de una sociedad como la nuestra. Objetivos del módulo 1. Presentar brevemente el desarrollo de la escritura. 2. Describir características similares y distintas entre la oralidad y la escritura. 3. Destacar la importancia de la oralidad y de la escritura en la vida académica. 4. Relacionar la oralidad, la escritura y las nuevas tecnologías. Preguntas básicas 1. ¿La escritura es una etapa evolutiva de la comunicación humana? 2. ¿Dónde surge la escritura? 3. ¿Cuáles son los principales sistemas de escritura? 4. ¿Qué es un alfabeto? 5. ¿Cuál es la importancia de la oralidad y de la escritura en la vida académica? Contenidos del módulo 5.1 El surgimiento de la escritura 5.2 Diferencia entre el discurso oral y el escrito 5.3 Escritura y medio académico 5.4 Oralidad y medio académico 5.5 Escritura, ortografía y caligrafía 5.6 La escritura y la Internet
  38. 38. 44 5.1 El surgimiento de la escritura La escritura, tal como la conocemos hoy en día, es un fenómeno reciente en com- paración con el uso de la oralidad en la historia de la humanidad. Los primeros intentos por representar ideas de una manera visual datan de hace unos 20.000 años. Sin embargo, los dibujos de las cavernas, los petroglifos y demás intentos por imitar visualmente una situación o un objeto pueden considerarse precursores de la escritura (figura 5.1). Entre las culturas amerindias y africanas primitivas se encuentran variados ejemplos de pictografía, dibujos, signos geométricos, formas talladas, que muestran historias y revelan hechos de tales civilizaciones, aunque muchas de estas muestras no han sido del todo descifradas. Son muestras de arte, creaciones subjetivas o expresiones individuales con diversas funciones –estéticas, religiosas, etc.– que difieren de los sistemas de escritura conocidos. Figura 5.1. El arte rupestre prehistóricoestáenestrecharelaciónconelsurgimiento de la escritura. Desde el año 3500 a.C., aproximadamente, algunas culturas antiguas, como la sumeria, la hitita, la china y la egipcia, desarrollaron lo que se considera una ver- dadera escritura: un sistema convencional de signos gráficos. Entre los sumerios, por ejemplo, las tablillas de arcilla con inscripciones y sím- bolos procedentes de la región cercana a los ríos Tigris y Éufrates, que parecen haber sido utilizadas como sistema de contabilidad, se consideran como una de las primeras escrituras, la cuneiforme. Lamentablemente para la humanidad, el bombardeo a Iraq en la reciente guerra parece haber destruido los vestigios de este sistema. Otro ejemplo de estos primeros sistemas de escritura se encuentra en la cultura egipcia. Los jeroglíficos egipcios combinan, como otras culturas, ideogramas, lo- gogramas y otros símbolos tallados sobre sitios de gran importancia (figura 5.2). Escuche en su multimedia de Expresión oral y escrita el audio Jean François Cham- pollion. Capítulo 1: El lenguaje
  39. 39. 45 Expresión oral y escrita Figura 5.2. Los eqipcios utilizaban jeroglíficos para representar objetos, ideas o sonidos. Aunque los ideogramas siguen teniendo relación con los objetos reales que re- presentan, son símbolos que alcanzan una mayor abstracción que aquella de los pictogramas. Un ideograma o un símbolo que representa una palabra en una len- gua se conoce como logograma. La lengua china es un buen ejemplo de escritura logográfica. El aprendizaje básico de esta lengua requiere el manejo de unos 2000 caracteres aproximadamente; su diccionario puede superar los 50.000 caracteres. Otro tanto sucede con el silabario japonés, conocido como katakana. Figura 5.3. Hay escrituras con sistemas logográficos, silábicos y alfabéticos. Los fenicios, un pueblo semítico que vivió a orillas del Mediterráneo, tomaron muchos de los símbolos ideográficos y pictóricos de otras culturas, durante el se- El primer sistema de escritura El descubrimiento de la civilización sumeria, a fina- lesdelsigloXIX,marcalaculminacióndelaexplora- ción sistemática del subsuelo en el Cercano Oriente. A mediados de ese siglo fue posible deletrear y leer los documentos hechos con arcilla y cubiertos con extraños signos cuneiformes (de forma de cuña), que habían sido hallados en el territorio de Iraq ha- cía largo tiempo. Este hecho produjo la proliferación de excavaciones en la antigua Mesopotamia, exac- tamente como ocurrió en elValle de los Reyes cuan- do se descifraron los jeroglíficos. Las excavaciones, hechas en profundidad, hicieron aflorar los vestigios dispuestos en capas paralelas. Tras haber atravesado capas con vestigios árabes, griegos y persas, las excavaciones llegaron a testi- monios que datan de mediados del primer milenio a.C. Se descubrieron los palacios, estatuas, tesoros y armas de los grandes reyes asirios, que se men- cionan en el Antiguo Testamento. De esta manera naciólaasiriologíacomodisciplinacientíficaapartir de los textos cuneiformes y la arqueología de Meso- potamia. Los descubrimientos permitieron concluir queelapogeodelosbelicososasiriossedebióa que poseían una cultura superior. Este pueblo, origina- rio del sur de Mesopotamia, tenía sus raíces en los babilonios, cuyo código de leyes, o Código de Ham- murabi,simbolizabasugrandesarrolloculturaly su equilibrio político. Se averiguó que el Código de Hammurabi, y los do- cumentos de esa época, eran idénticos a los anales y tablillas asirias, y se determinó que los dialectos asirio y babilónico provenían de un único lenguaje llamado accadio. La lengua accadia se relaciona con los lenguajes árabe, arameo y hebreo, y se clasifica comolenguasemita.Entonces,laconclusiónfueque los imperios de Babilonia (a principios del segundo milenio a.C.) y Nínive (a principios del primer mile- nio a.C.) eran de origen semita. En la época en que se hicieron esas excavaciones arqueológicas, la escritura cuneiforme representaba unenigma.Ahorasesabequeestaescriturasecom- pone de una gran cantidad de signos o caracteres (300 en su apogeo), consistentes en trazos similares a cuñas grabados sobre arcilla cruda. Inicialmente, estos dibujos lineales representaban objetos con- cretosyespecíficos,peromástarde,enunasegunda etapa, cada uno de los signos pasó a representar un sonido,osílaba(aunquenuncaunsonidoelemental eirreduciblecomo,porejemplo,losdelalfabetolati- no).Portanto,laescrituracuneiformeesambivalen- te (tanto ideográfica como fonéticamente). De este modo, el dibujo de una espiga (p. ej. una espiga de trigo) dentro de un texto cuneiforme puede ser leí- do, según el contexto, como el nombre de «granos» Módulo 5: Oralidad y escritura
  40. 40. 46 gundo siglo de la era cristiana, para la creación de un silabario de veintidós signos, un sistema en el cual un solo símbolo representa el sonido de una consonante más una vocal. Los griegos adoptaron el sistema, pero tomaron los símbolos sólo para representar las consonantes y agregaron los símbolos necesarios para las vocales. Así, los griegos crearon el alfabeto (alfa y beta son las dos primeras letras del alfabeto griego); en este sistema, un símbolo representa un sonido o fonema. El alfabeto se conoce entre los etruscos, quienes lo pasaron a los romanos, difusores del sistema en su imperio (figura 5.3). La mayoría de los sistemas de escritura actualmente usados son alfabéticos. Sin embargo, no se puede afirmar que todos ellos deriven del sistema griego. Existen diversas clases de símbolos que dan lugar a tipos de escritura distinta: latina, ciríli- ca, arábiga, hebrea, persa, coreana, thai, sistemas africanos, entre los principales. 5.2 Diferencia entre el discurso oral y el escrito “No se debe escribir como se habla” y “nadie habla como escribe” son dos fra- ses que permiten reflexionar sobre las características similares y distintas entre la oralidad y la escritura. Al verbalizar oralmente, se trae al pensamiento el mundo, la realidad; se nombran las cosas, los fenómenos, las ideas. Esta es la función primaria de la oralidad. En cambio, en la manifestación escrita hay una etapa que media entre la nominación y la verbalización: el ser humano reflexiona sobre la materialización de la escritura. De esta manera, la oralidad actúa sobre el mundo; la escritura actúa sobre el lenguaje. Lo anterior podría explicar la dificultad de cualquier persona para empezar a escribir un texto. Al expresarnos oralmente sólo tenemos que recordar o “actualizar” las imágenes de nuestro pensamiento; al que- rer escribir esos pensamientos, debemos reflexionar sobre la manera en que deben representarse, organizarse y manifestarse sobre el medio, generalmente, el papel. Esto requiere una mediación cognitiva que convierte la escritura en un proceso secundario frente a la expresión oral. Figura 5.4. Las manifestaciones orales aportan gran cantidad de información de reconocimiento de la persona que las emite. o la sílaba «she». Del mismo modo, el grabado de un pájaro puede ser ideográficamente interpretado como«volátil»,obienfonéticamentecomolasílaba «hu». Por su parte, la palabra abstracta «visión» en lengua accadia es «shehu», la cual podía represen- tarse mediante el dibujo de una espiga seguida por la de un pájaro (she + hu), pero ninguno de los dos caracteres se relaciona con un grano o algo volátil en este caso. No obstante, en una parte diferente del texto, esos dos caracteres podrían ser traducidos directamentecomocerealyave.Estehechohacequeel desciframiento de los signos cuneiformes sea enorme- mentedificultoso. Debido a que el nombre en accadio y semítico de los objetos indicados por los signos cuneiformes nunca se correspondió con el valor fonético de esos caracteres, se dedujo que el pueblo que inventó la escritura cu- neiformenopodíasersemita.Sepresumióentoncesla existenciadeotracivilizacióndistintaymásantiguaque estuvoantesquelosaccadiossemitas.Lasexcavaciones arqueológicasmostraronnuevasinscripcionescuneifor- mes, las cuales, a diferencia de los textos babilónicos y asirios,estabanescritasconideogramassóloutilizados según su valor objetivo, sin ninguna posibilidad de re- presentarlecturafonéticadirecta,yaseaenlenguaac- cadia o semita. Finalmente se descubrió que el pueblo que vivió al sur de Mesopotamia, cuyos monumentos y ciudades subyacen bajo los vestigios babilónicos (del año2000a.C.,aproximadamente),fueelqueinventóla escritura cuneiforme.Y ya que los textos antiguos de- signabanesazonadeMesopotamiaadyacentealGolfo Pérsicoconelnombrede«PaísdeSúmer»(deltérmino accadio«shumerum»),seestuvodeacuerdoenllamar «sumerios» a los predecesores de los semitas babilóni- cos.Conelpasodeltiempo,lasinvestigacionesavanza- ronhastaquefueposiblereconstruirlalenguasumeria, quehabíaestadoperdidapormilesdeaños. Dos civilizaciones muy antiguas, tales como la egipcia y la protoindia del valle del Indo, son posteriores en variossiglosaladeSúmer.AdiferenciadeEgiptoysus pirámides,quenosrecuerdanlasgloriasdeesaciviliza- ción,odeIsraelyGrecia,queconstruyeronmonumen- tos que nos recuerdan sus eras doradas, en Súmer no quedan testimonios de su pasado esplendor. Todo lo quesabemossobreSúmerprovienedelasexcavaciones arqueológicas, y todo el conocimiento acerca de esta civilización ha sido extraído de tablillas de arcilla que contienenmuchosdiminutoscaracterescuneiformes. Fuente: Gabriel Pradiipaka y Andrés Muni, en: http:// www.sanskrit-sanscrito.com.ar Capítulo 1: El lenguaje
  41. 41. 47 Expresión oral y escrita De otra parte, está la información “anexa” que trae la oralidad. La voz de una persona incluye datos no explícitos en las palabras del mensaje; por ejemplo, su sexo, su estado de ánimo y su estado de salud. La oralidad está relacionada con la cercanía y el reconocimiento de los otros. Los símbolos gráficos son ajenos a posibilidades tan cercanas de reconocimiento, porque, además, puede haber tanta distancia como se quiera entre autor y lector. La memoria desempeña un papel importante en esta distinción. La escritura asegu- ra la permanencia a través del medio; la oralidad debe tener en cuenta muchos re- cursos para que pueda “perdurar” en la mente del auditorio: repeticiones, patrones rítmicos o fónicos. Ya habíamos dicho que las sociedades de tradición altamente oral recurren comúnmente a rituales verbales para la transmisión de su cultura. 5.3 Escritura y medio académico Ningún ambiente es tan propicio para el desarrollo de la escritura como el medio escolar. Tradicionalmente, el ingreso del niño a la etapa escolar ha estado marcado por su relación con la posibilidad de la escritura. Sus primeras palabras escritas y el desarrollo de las habilidades lectoescriturales alcanzan el estatus de “estudio” en la escuela. Estudiar ha sido, por tradición, un análisis del conocimiento que está escrito. Atendiendo a este hecho, proliferan en la universidad las tareas encaminadas hacia la lectoescritura. Estudiamos sobre lo escrito y producimos escritos. Por tanto, debemos atender estas necesidades y enfocar gran parte de nuestra disciplina edu- cativa al desarrollo de habilidades lectoescriturales. La formación del estudiante universitario, encaminada hacia la producción de discurso escrito, es una meta básica de este nivel educativo. 5.4 Oralidad y medio académico Es en el medio académico donde la oralidad se empieza a alejar de la cotidianidad para acercarse al discurso escrito en el que leemos y estudiamos. El discurso oral de los docentes se convierte de esta manera en modelo de oralidad académica. Aprendemos a interactuar académicamente a partir de lo que oímos y leemos en la vida educativa. Por eso, en nuestro caso específico, podemos afirmar que “todo profesor que enseñe en español, es profesor de español”. De ahí la importancia de mejorar la expresión oral de toda la comunidad académica. Infortunadamente, en la vida universitaria se le ha dado al texto escrito una pri- macía ante el discurso oral, en desmedro del conocimiento de personas y culturas que no está acuñado por escrito. Se dice, entonces, erróneamente, que “lo que no está escrito, no es válido”. No obstante, somos conscientes de la importancia de la expresión oral y su relación con el desempeño académico y profesional. Esta- mos ante la revaloración de la oralidad en variados ámbitos de la sociedad; caso específico es el uso de las tecnologías y los medios de comunicación en el medio educativo. Textos, imágenes y sonidos se combinan armónicamente para intentar alcanzar la máxima comprensión del conocimiento. Módulo 5: Oralidad y escritura
  42. 42. 48 Figura 5.5. El discurso oral académico es buen ejemplo de variedad estándar de la lengua. 5.5 Escritura, ortografía y caligrafía El código escrito de nuestra lengua está regido por una serie de normas a las que llamamos ortografía. Cada palabra de la lengua tiene una identidad visual relacio- nada con un significado. Esta forma debe ser, en principio, la misma para todos los escritores del idioma. Aunque existan excepciones del uso de la ortografía, como la elección de la forma escrita de los nombres propios, o usos específicos y estilís- ticos de un autor literario, es importante atender a un uso homogéneo y adecuado de las formas escritas de las palabras. En un escrito, utilizar una buena ortografía es la mejor manera de expresar respeto hacia el lector; esto facilita, además, la comprensión, el seguimiento y la aceptación de aquello que está escrito. La finalidad de la ortografía en la lengua no es otra que la de conservar la unidad de la lengua. Por ello, podemos acceder a la comprensión de un texto escrito en lengua española de un autor chileno, uruguayo, nicaragüense, madrileño, etc., siempre y cuando esté escrito con los criterios ortográficos que han sido adoptados como convencionales para la escritura en nuestro idioma. Otro tanto lo constituye la caligrafía. Aunque considerada como un arte en ciertas culturas, la caligrafía es la manera formal y correcta de realizar los signos de la escritura en un estilo particular. Cada persona también maneja una manera es- pecífica de escribir: hay quienes prefieren estilos sencillos y hay quienes gustan de adornar los trazos de las letras. Cualquiera de las formas seleccionadas debe atender siempre a la estructura general del alfabeto y, lo más importante, hay que tener en cuenta que, si se escribe para otra persona, debe hacerse con una caligra- fía correcta, clara y comprensible. Capítulo 1: El lenguaje
  43. 43. 49 Expresión oral y escrita 5.6 La escritura y la Internet Entre las nuevas tecnologías, la Internet es el recurso que nos permite acercar- nos mucho más a la posibilidad de escribir cada vez más. El chat, el correo, los weblog, los wiki, son herramientas que se nos ofrecen para agilizar el proceso de comunicar y compartir ideas. En este sentido, podemos afirmar que hoy en día no hay excusa para no escribir ni tener contacto por escrito con cualquier persona en el mundo. Estamos en la red y en red. El momento de escribir se acerca cada vez más al momento de hablar. La velocidad de respuesta que exige la red se está pareciendo a la exigida en la oralidad. Por ello, estos recursos están generando un nuevo código de comunicación: abreviaturas, apócopes, siglas, emoticones, convenciones, que irremediablemente han llevado a un “descuido” de las normas gramaticales que se requieren en el discurso escrito tradicional. Ante esta situación, lo que debemos tener en cuenta es que hay variedades en el uso de la lengua, ya vistas aquí, que sin importar el medio que estemos usando –oral, escrito, internet– deben guiar el proceso de la construcción de mensajes: ▪ Registros informales. Notas, comentarios, mensajes entre pares, amigos, familiares, que no exigen un nivel muy “cuidadoso” de atención a la construcción. ▪ Registros formales. Trabajos académicos, informes, comentarios solici- tados, respuestas a instancias superiores, solicitudes o mensajería a otras entidades con quienes no tengamos mayor cercanía, exigen un uso más “cuidadoso” de los códigos lingüísticos, y, por tanto, mayor tiempo para su planeación, realización y revisión. Tal como se ha dicho en páginas anteriores, el lenguaje, y en este caso el uso concreto de la lengua, tanto en la oralidad como en la escritura, o en estos medios mixtos, conllevan una imagen del autor, de la persona que emite mensajes a través de estos códigos. Entonces, vale la pena detenerse a pensar así sea un instante: ¿a quién me voy a dirigir? Así, las consecuencias de mis actos lingüísticos deben ser responsables, consecuentes, respetuosas y gratas para los destinatarios. Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita el video Nuevas formas de es- critura en la comunicación moderna. Módulo 5: Oralidad y escritura
  44. 44. 51 Expresión oral y escrita Capítulo 2 La comunicación humana Presentación En este capítulo se hace una descripción de la manera como se lleva a cabo el proceso de la comunicación, atendiendo a sus principales elementos: emisor, re- ceptor o perceptor, mensaje, código empleado, aquello de lo que se habla y la forma como se da el evento comunicativo. Luego se ofrece un panorama del modo como se emplea adecuadamente el lenguaje en los medios escritos y orales para facilitar así la apropiación del mismo en relación con sus funciones dentro de la comunicación. Este aspecto verbal es complementado por la comunicación huma- na no verbal: la kinésica y la proxémica. Estas dos formas de interacción como componentes del lenguaje, y la lingüística, facilitan y son parte fundamental de la construcción de mensajes significativos y del buen desarrollo del proceso de la comunicación. Estas dos disciplinas de análisis se convierten en agentes facilita- dores de la expresión oral, ya que enriquecen el uso de los elementos gestuales y aquellos relacionados con el contacto físico entre los interlocutores y el manejo del espacio en cualquier presentación oral. Así, este capítulo tiene como propósito mostrar la riqueza del lenguaje verbal en diferentes espacios, como la academia y los medios de comunicación, y, al mismo tiempo, la importancia de la comunica- ción no verbal como forma de expresar significados lingüísticos y culturales. Al hacer explícitos estos procesos se espera generar una reflexión sobre las propias formas de actuar verbal y no verbalmente en el quehacer académico y profesional. Contenido breve Módulo 6 Elementos de la comunicación humana Módulo 7 Lenguaje y medios de comunicación Módulo 8 Comunicación no verbal. La kinésica. Módulo 9 Comunicación no verbal. La proxémica
  45. 45. 53 Expresión oral y escrita Elementos de la comunicación humana Introducción Los seres humanos vivimos en sociedad. La manera de relacionarnos entre sí es a través de un proceso de comunicación, entendido éste como la producción e inter- pretación de mensajes que conllevan información y que nos permiten transferirla e interactuar con los demás. El proceso de la comunicación humana está constituido por varios elementos que deben funcionar para cumplir el propósito o intención de cada interacción: la comunicación del mensaje. Sin comunicación no hay interac- ción. “Poner en común” implica la unión de voluntades. Objetivos del módulo 1. Describir los elementos que conforman la comunicación humana. 2. Relacionar los elementos en un esquema comunicativo. 3. Destacar la situación comunicativa como factor influyente en el proceso comu- nicativo humano. Preguntas básicas 1. ¿Qué es la comunicación humana? 2. ¿Cuáles son los elementos de la comunicación humana? 3. ¿Qué factores de la situación comunicativa influyen en la comunicación humana? Contenidos del módulo 6.1 El mensaje 6.2 El emisor 6.3 El perceptor 6.4 El código 6.5 El canal 6.6 El referente 6.7 Esquema de la comunicación humana 6.8 La situación comunicativa 6
  46. 46. 54 Vea en su multimedia de Expresión oral y escrita la animación La imprenta de Gutenberg. 6.1 El mensaje El mensaje es aquello que pretende ser comunicado; una construcción de signi- ficado, o enunciado, propuesto por un emisor o enunciador para ser transferida o transmitida con el ánimo de hacer parte de una interacción con un perceptor o enunciatario. El mensaje contiene información, que llega a ser significativa en la medida en que sea interpretada como tal por el enunciatario. De esta manera, hay señales, muchas señales que, aunque propuestas, no alcanzan a llegar al nivel de mensaje, precisamente por el hecho de que no fueron “captadas” por el perceptor. 6.2 El emisor El emisor es quien construye el mensaje. En la comunicación humana, la persona que envía un mensaje es la fuente del mensaje, quien lo origina. En una situación de interacción verbal, al emisor se le conoce también como enunciador (figura 6.1). Figura 6.1. Un emisor colectivo: una“barra”deportiva. 6.3 El perceptor El perceptor es quien recibe el mensaje. En la comunicación humana, la persona a quien va dirigido el mensaje actúa como enunciatario. Es él quien participa en la interacción verbal como intérprete del mensaje, lo actualiza y hace posible que se cumpla la comunicación. Podemos afirmar que la significación del mensaje se completa cuando el enunciatario interviene como interlocutor eficaz de la comu- nicación. Capítulo 2: La comunicación humana Escuche en su multimedia de Expresión oral y escrita el audio Historia del primer periódico en Colombia.
  47. 47. 55 Expresión oral y escrita 6.4 El código El sistema de señales que utilizamos para interactuar comunicativamente con los demás es el código. El mensaje o enunciado generalmente está construido sobre la base de un código específico (sonidos, palabras, colores, trazos, movimientos, etc.) compartido por emisor y perceptor. En la comunicación cotidiana, la mayoría de las veces hay una alternancia de códigos en la transferencia de mensajes; imágenes, colores y palabras (figura 6.2) hacen parte de la construcción del mensaje publicitario, por ejemplo. En la comunicación verbal, la lengua o idioma constituye el código de mayor uso; en nuestro caso, el español. Figura 6.2. Recepción colectiva de un mensaje. 6.5 El canal El canal es el medio físico de transmisión de las señales. En la interacción real cara a cara, el aire es el medio de transmisión. La ciencia y la tecnología han permitido la creación y puesta en marcha de diversos canales o medios de comunicación: el papel, el teléfono, la televisión, la radio, la Internet. 6.6 El referente La realidad, los objetos, procesos y fenómenos que se convierten en signos de la comunicación humana, hacen parte del conjunto de referentes o del qué de la construcción de los enunciados. Módulo 6: Elementos de la comunicación humana Aparece la televisión Por Óscar Collazos Lacajamágica En pocas décadas la pantalla chica pasó a ser unaparatodelujoaconvertirseenelcentrode lavidaenloshogarescolombianos.Crónicadel poder creciente de este medio. Se dice que Rojas Pinilla se quedó “vivamente im- presionado”cuandovio,durantesuviajeaAlemania y por un circuito cerrado, la transmisión de los Jue- gos Olímpicos hitlerianos de 1936. Tenía apenas 36 años. Aunque la televisión había empezado a existir desde 1927, primero gracias a la BBC de Inglaterra, y después a la CBS y la NBC, de Estados Unidos, el teniente general debió de haber revivido en junio de 1954 los recuerdos de aquella experiencia inol- vidable. Tenía en sus manos el poder absoluto para mandar y hacer grandes negocios personales, pero ningún poder podía ser superior al que le daría la proyec- cióndesuimagenporlatelevisiónpública.Elgene- ralísimo Franco se le había adelantado en dos años. Así que cuando ‘Gurropín’decidió abrir una depen- dencia de la Radiodifusora Nacional en los sótanos de la Biblioteca Nacional de la calle 24, a 60 metros de la carrera séptima, debió de recordar el fasto de los juegos del 36 y el servicio que TVE prestaba al dictador gallego. Con bombos, platillos y muchos uniformes, con civiles leales al régimen de los uniformes, nació la Televisora Nacional de Colombia el 13 de junio de 1954. Nació precariamente y con tecnología quizá ya obsoleta, manejada por técnicos traídos de Cuba y jóvenes voluntariosos que, como Fernando Gómez Agudelo, creían que a la radio le había nacido un competidorportentoso,hijobastardodelcine,única diversión masiva que sacaba a los colombianos de sus hogares.

×