EL CAMINO DE LAS VENTAS DE EL ESCORIAL
A pocos metros del puente del Herreño, en Collado Villalba, se inicia una ruta hist...
El camino nos ha legado los siguientes elementos
constructivos históricos, siguiendo la ruta desde el puente del
Herreño h...
pueden contemplar dos embalses artificiales de la época que hoy constituyen sendos espacios
de uso ganadero. A lo largo de...
responde al estilo escurialense, pero mantiene aun su pórtico gótico tardío. En esta edificación
moraron D. Rodrigo Manriq...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El Camino de las Ventas de El Escorial

1.494 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.494
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
106
Acciones
Compartido
0
Descargas
7
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El Camino de las Ventas de El Escorial

  1. 1. EL CAMINO DE LAS VENTAS DE EL ESCORIAL A pocos metros del puente del Herreño, en Collado Villalba, se inicia una ruta histórica muy frecuentada por la población villalbina y escurialense. Se trata del denominado Camino de las Ventas de El Escorial, un pequeño tesoro, fragmento de historia y patrimonio que aun tenemos la suerte de contemplar, pasear y disfrutar en su plenitud, pues ofrece una incomparable estampa de la sierra de Guadarrama y una gran riqueza natural. Aunque no existen pruebas concluyentes, no parece descabellado afirmar que este camino iniciase su singladura con Aníbal, que bien pudo recorrer este tramo con sus elefantes en su marcha hacia Salamanca, e incluso puede que constituyese parte de la vía que unía Segovia con Titulcia (Itinerario de Antonino). Lo que sí es seguro es que en la Edad Media era una ruta de comunicación agropecuaria entre colonos establecidos en las actuales fincas de Campillo y Monesterio. De este periodo sabemos que hubo un monasterio mozárabe, reformado en época Trastámara y en el que reposó la reina Isabel en sus idas y venidas castellanas previas a la consecución de su trono junto a Fernando. Sólo queda de este periodo una portada exenta de 1503 con arco de medio punto y alfiz que anuncia el final del gótico y el inicio del renacimiento. Puede contemplarse frente a la construcción escurialense, de la cual hablaremos más adelante. La historia de esta ruta cambió de dueño en época de Felipe II. El rey español concibió un novedoso concepto de espacio natural: la Cerca de El Escorial, construida por Pedro Villamor y Cristóbal Rodríguez en un periodo cuyo inicio coincide con la obra del monasterio y termina en la última década del siglo (1562-1596) y que constituía un espacio natural de alto valor ecológico y cinegético (ya utilizado por para su disfrute y de la comunidad jerónima, con un perímetro de 55 kms., albergando una superficie de 120 millones de metros cuadrados. Su riqueza de construcciones e infraestructuras es uno de los grandes legados patrimoniales que nos ha dejado su reinado. Se trata de un gran vallado de piedra que se ha conservado hasta nuestros días y que alberga cuatro grandes fincas: Fresneda, Herrería, Campillo y Monesterio. Dentro de éstas últimas, pertenecientes al Duque de Maqueda, quedaba incluida nuestra ruta, definida como Camino Real en el reinado de Carlos V. El rey compró los terrenos al duque con toda su estructura y vecinal, ofertando al campesinado unas buenas condiciones para que abandonasen el terreno y permitiesen al rey disfrutar de estas dehesas de caza.
  2. 2. El camino nos ha legado los siguientes elementos constructivos históricos, siguiendo la ruta desde el puente del Herreño hasta el actual camping: La vía.- El empedrado que aflora en buena parte de su recorrido presenta diversas fisonomías, que corres- ponden a los diferentes usos y reformas desde sus orígenes hasta nuestros días. Alberga tres puentes para salvar los dos arroyos Guateles y el río Gua- darrama (que sirve de linde natural para ambas fincas). Estos puentes recibieron numerosos actos vandálicos, pero en 2015 se acometió una importante y completa restauración, recuperando machones y pretiles. Desde uno de ellos (el segundo) se
  3. 3. pueden contemplar dos embalses artificiales de la época que hoy constituyen sendos espacios de uso ganadero. A lo largo del recorrido es inagotable el paisaje que constituyen una bella dehesa de pasto y ramoneo de reses, muchas de ellas, bravas (como la las ganadería Iban, S.L., del limítrofe cortijo Wellington). Los edificios.- Son dos los núcleos destacables: el llamado monasterio antiguo y el que alberga la finca El Campillo. Las ruinas que podemos contemplar del primero corresponden a la reforma que se llevó a cabo sobre el primitivo monasterio medieval para albergar una estancia de oficios y recreo del rey; la primera, realizada seguramente por Francisco de Mora (arquitecto de la iglesia de San Bernabé, en El Escorial, y el Palacio Ducal de Lerma, entre otras) y la segunda, con seguridad, por Juan Gómez de Mora (arquitecto de la Plaza Mayor, cárcel de Corte y Ayuntamiento de Madrid o la Clerecía de Salamanca, entre sus muchas realizaciones), realizada entre 1611 y 1613 y dentro del más estricto estilo escurialense. De este último periodo son las ruinas que nos han quedado, debidas al desmantelamiento del edificio en 1839 para aprovechar sus materiales (todo el edificio estaba construido con piedra de granito). Hoy podemos contemplar sus numerosas chimeneas habitadas por innumerables cigüeñas, sus actuales moradoras, que en primavera envuelven la dehesa con una sonora percusión. El otro núcleo, sin libre acceso y que dejaremos a nuestra derecha, alberga el conjunto de El Campillo, finca dedicada en la actualidad a la celebración de eventos y en su origen pequeña villa agropecuaria. En su recinto destacan tres construcciones: la torre-fortaleza, un abrevadero y la iglesia. El primero tiene su origen funcional como torreón de caza de época Trastámara (posiblemente en el siglo XV, bajo Enrique IV), modificado igualmente por los Mora. Se trata de un austero edificio de mampostería de granito compuesto por la torre de cinco alturas y una edificación lateral de dos. La reforma
  4. 4. responde al estilo escurialense, pero mantiene aun su pórtico gótico tardío. En esta edificación moraron D. Rodrigo Manrique (Conde de Paredes de Nava y padre de Jorge Manrique, que le inmortalizó con las famosas coplas a su muerte) y la propia reina Isabel. La iglesia, advocada a la Santísima Trinidad (aunque también se la conoce como ermita de Santa Filomena), es una construcción del siglo XVI de planta basilical, tres naves con testero cuadrado, torre espadaña y portada con arco de medio punto y alfiz, buen exponente serrano de la transición del gótico al renacimiento. Por último, puede destacarse un abrevadero de granito con frontón fechado en el siglo XVII, de gran semejanza con otros existentes en la ruta imperial madrileña, como el de Torrelodones. El camino discurre hasta el camping, y si nos aventuramos algo más entre cigüeñas, reses, caballos, algún que otro zorro y bellas dehesas, podremos llegar hasta El Escorial. En nuestro paseo nos cruzaremos con un buen número de paseantes, ciclistas, pocos coches y otros semejantes que obtienen la misma satisfacción que nosotros. Merece la pena respetar y mantener este patrimonio común, postura que sustento desde este modesto artículo a la vista de posibles (y ya expresados) intentos de urbanizar uno de los enclaves históricos y naturales que alberga nuestra Comunidad. Fotografías: Realización propia y tomadas de las siguientes direcciones web: http://es.wikipedia.org/wiki/Casa-fuerte_de_El_Campillo_(El_Escorial) http://www.archimadrid.es/sanbernaes/fincas.htm http://realsitiodelescorial.wordpress.com/la-cerca-de-felipe-ii-la-pared-real-de-piedra-en- seco-con-que-juan-bautista-de-toledo-protegio-la-intimidad-de-felipe-ii/ Libro recomendado: RAMÍREZ ALTOZANO, J. J., Historia de los bosques reales de San Lorenzo de El Escorial. Madrid, Visión Libros, 2009.

×