Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Próximo SlideShare
Presbiterio 72
Presbiterio 72
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 8 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Anuncio
Anuncio

Más reciente (20)

Presbiterio 74

  1. 1. Nº 74 Enero de 2016 LA VOZ DEL PAPA Este es el primer testimonio: que se vea que Jesús es el centro. HEMOS VISITADO A … CUARESMA: TIEMPO FAVORABLE PARA ESCUCHAR LA PALABRA DE DIOS Y VIVIR LAS OBRAS DE MISERICORDIA “En la Bula de convocación del Jubileo invité a que «la Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios» (Misericordiae vultus, 17). Con la invitación a escuchar la Palabra de Dios y a participar en la iniciativa «24 horas para el Señor» quise hacer hincapié en la primacía de la escucha orante de la Palabra, especialmente de la palabra profética. La misericordia de Dios, en efecto, es un anuncio al mundo: pero cada cristiano está llamado a experimentar en primera persona ese anuncio. Por eso, en el tiempo de la Cuaresma enviaré a los Misioneros de la Misericordia, a fin de que sean para todos un signo concreto de la cercanía y del perdón de Dios […]. La misericordia de Dios transforma el corazón del hombre haciéndole experimentar un amor fiel, y lo hace a su vez capaz de misericordia. Es siempre un milagro el que la misericordia divina se irradie en la vida de cada uno de nosotros, impulsándonos a amar al prójimo y animándonos a vivir lo que la tradición de la Iglesia llama las obras de misericordia corporales y espirituales. […] La Cuaresma de este Año Jubilar, pues, es para todos un tiempo favorable para salir por fin de nuestra alienación existencial gracias a la escucha de la Palabra y a las obras de misericordia. Mediante las corporales tocamos la carne de Cristo en los hermanos y hermanas que necesitan ser nutridos, vestidos, alojados, visitados, mientras que las espirituales tocan más directamente nuestra condición de pecadores: aconsejar, enseñar, perdonar, amonestar, rezar. Por tanto, nunca hay que separar las obras corporales de las espirituales. Precisamente tocando en el mísero la carne de Jesús crucificado el pecador podrá recibir como don la conciencia de que él mismo es un pobre mendigo. A través de este camino también los «soberbios», los «poderosos» y los «ricos», de los que habla el Magnificat, tienen la posibilidad de darse cuenta de que son inmerecidamente amados por Cristo crucificado, muerto y resucitado por ellos. Sólo en este amor está la respuesta a la sed de felicidad y de amor infinitos que el hombre —engañándose— cree poder colmar con los ídolos del saber, del poder y del poseer. Sin embargo, siempre queda el peligro de que, a causa de un cerrarse cada vez más herméticamente a Cristo, que en el pobre sigue llamando a la puerta de su corazón, los soberbios, los ricos y los poderosos acaben por condenarse a sí mismos a caer en el eterno abismo de soledad que es el infierno. He aquí, pues, que resuenan de nuevo para ellos, al igual que para todos nosotros, las lacerantes palabras de Abrahán: «Tienen a Moisés y los Profetas; que los escuchen» (Lc 16,29). Esta escucha activa nos preparará del mejor modo posible para celebrar la victoria definitiva sobre el pecado y sobre la muerte del Esposo ya resucitado, que desea purificar a su Esposa prometida, a la espera de su venida”. (SANTO PADRE FRANCISCO, Del Mensaje para la Cuaresma 2016) PRESBITERIO Boletín de la Delegación para el Clero del Arzobispado de Santiago JUBILEO EXTRAORDINARIO DE LA MISERICORDIA
  2. 2. ECOS DEL PRESBiTERiO…  Peregrinación Jubilar del Presbiterio de Viana do Castelo a Santiago. Un grupo de más de 50 sacerdotes, encabezados por su Obispo, Mons. Anacleto Oliveira, peregrinó a Santiago el día 29 de diciembre con motivo del Año de la Misericordia. A su llegada a Santiago se dirigieron a la iglesia de S. Francisco para tener una celebración penitencial, que culminó con la confesión individual de los penitentes. Seguidamente los peregrinos se trasladaron al Seminario Mayor para almorzar, en un ambiente de fraternidad y de alegría. Por la tarde, el Obispo de Viana y sus sacerdotes se dirigieron a la Catedral, entrando procesionalmente por Puerta Santa, al tiempo que entonaban el Himno del Año de la Misericordia. Después de dar el tradicional abrazo al Apóstol y de rezar ante el sepulcro de Santiago, celebraron la Eucaristía en el Altar Mayor. La Misa concluyó con una invocación del Obispo D. Anacleto Oliveira al Apóstol Santiago y con el funcionamiento del Botafumeiro. Se trata de la primera peregrinación de un Presbiterio diocesano a Santiago con motivo del Año de la Misericordia.  I Encuentro-Convivencia de Rectores y Formadores de los Seminarios de Galicia. Tuvo lugar el 29 de diciembre en Lalín. Hubo un encuentro-tertulia con D. Manuel Salgado, Párroco de Nuestra Señora de los Dolores, Parroquia en la que ha habido un gran florecimiento vocacional: en los últimos 12 años han sido ordenados sacerdotes 8 jóvenes de la comunidad parroquial, mientras que otros dos se preparan actualmente en el Seminario Mayor de Lugo, y varios más disciernen su vocación en el Seminario Menor. Tras el almuerzo, los participantes visitaron el Santuario de Ntra. Sñra. del Corpiño y celebraron la Eucaristía, que fue presidida por el Obispo de Lugo, Mons. Carrasco Rouco. Los rectores y formadores de nuestros Seminarios Mayor y Menor asistieron al encuentro.  Primera sesión de la Formacion Permanente en las Vicarías. El tema abordado en esta primera jornada fue “El cuidado de la mente”. Intervinieron como ponentes el Dr. José María Prieto, que habló en Santiago (11 de enero) y en Pontevedra (18 de enero), y el sacerdote y psicólogo D. Carlos Gómez, que intervino en las sedes de Baio (25 de enero) y A Coruña (1 de febrero). Mons. Jesús Fernández asistió a las sesiones de Pontevedra, Baio y A Coruña.
  3. 3.  XXXV Encuentro nacional de Rectores y Formadores del Seminario Menor: “Acompañamiento de adolescentes: un reto”. Se desarrolló en Madrid, del 15 al 17 de enero, con la participación al completo del equipo formativo de nuestro Seminario Menor.  Celebraciones ecuménicas bajo el lema “Destinados a proclamar las grandezas del Señor (cf. 1Pe 2,9)”. Las celebraciones tuvieron lugar durante la Semana de Oración por la Unidad de los cristianos. Fueron promovidas por la Comisión diocesana de Ecumenismo, que tiene como Delegado a D. Benito González Raposo. Se realizaron en Pontevedra el día 18 de enero (Iglesia de Santa María la Mayor); en A Coruña, el día 21 de enero (Iglesia de Santa Lucía); y en Santiago, el día 25 de enero (Capilla del Colegio de Nuestra Señora de los Remedios).  Presencia de nuestra Diócesis en el Encuentro nacional de Delegados Diocesanos de Liturgia. Organizado por la Comisión Episcopal de Liturgia de la C.E.E., esta convocatoria de carácter anual tuvo lugar en Madrid los días 19 y 20 de enero. El tema a tratar fue "La pastoral de la celebración eucarística ante las nuevas ediciones del misal y del leccionario". Los tres miembros de nuestra Delegación diocesana de Liturgia participaron en el encuentro.  XVII Jornada de Formación para los Servicios Religiosos de Hospitales y Residencias. Se desarrolló en la Casa de Ejercicios Espirituales de Santiago el lunes 25 de enero, presidida por Mons. Alfonso Carrasco Rouco, Obispo de Lugo. El ponente principal fue D. Jesús Miguel López Nieto, Secretario Técnico del servicio Jurídico de la C.E.E., que abordó el “Fundamento jurídico de la asistencia religiosa hospitalaria”. Participaron unos agentes de pastoral de la salud de las Diócesis gallegas. Por parte de las nuestra, asistieron la Delegada de Pastoral de la Salud y siete capellanes.  Celebración del Jubileo de los Universitarios. Secundando la convocatoria de la Delegación de Pastoral Universitaria, un numeroso grupo de profesores y de jóvenes universitarios se reunieron el 27 de enero en la Plaza de la Quintana. Después de pasar juntos la Puerta Santa, se dirigieron a la nave central de la Catedral y participaron en la Eucaristía presidida Mons. Barrio y concelebrada por una docena de sacerdotes. En su homilía, el Arzobispo de Santiago interpeló con sus palabras a las personas participantes: “No temáis preguntar y preguntaros para hacer que emerjan con claridad las verdades últimas del ser humano. Seguimos necesitando esa armonía natural entre la fe cristiana y la razón”. Acabada la Misa, hubo un ágape fraterno en la Hospedería S. Martín Pinario.  Encuentro de trabajo del Obispo auxiliar con los Vicarios y los Delegados episcopales. La reunión tuvo lugar el viernes 29 en la Casa de Ejercicios Espirituales de Santiago, para evaluar la marcha del curso pastoral y coordinar la realización de las próximas acciones.  Emotiva ceremonia de traslado de las cenizas de Don Donato a la iglesia de O Carme de Moaña, el 29 de enero. La celebración de traslado de las cenizas y la posterior Eucaristía fue presidida por Mons. Julián Barrio, Arzobispo de Santiago, al que acompañaron varios sacerdotes, entre ellos el Párroco actual D. José Luis Muñiz Domínguez, y su antecesor, D. Manuel Rey Escariz. Cientos de feligreses llenaron el templo y recibieron con emoción las cenizas. D. Donato Bernárdez Sotelo fue Párroco fundador de la Parroquia de O Carme en 1964, aunque ya desde 1952 era Párroco de S. Martiño de Moaña. Regentó la nueva Parroquia de O Carme hasta que falleció en 2002, dejando un recuerdo imborrable. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio municipal de Trigás porque entonces el altar de la iglesia parroquial no estaba aún finalizado. Con el traslado se cumple un deseo de los feligreses y del propio D. Donato.  En marcha la peregrinación de sacerdotes de la Octava de Pascua. Finalmente, atendiendo a las sugerencias recibidas, se realizará un itinerario siguiendo las huellas de Santo Domingo, con motivo del Jubileo que se está celebrando por el 800 aniversario de la fundación de los Dominicos.
  4. 4. IDEAS CLARAS… 22 CLAVES PARA ENTENDER Y VIVIR EL JUBILEO DE LA MISERICORDIA 1. ¿Qué es un Jubileo? El Jubileo o Año Jubilar es un tiempo de gracia en el que la Iglesia hace una llamada a la conversión, a la penitencia y a la reconciliación con Dios Padre en Cristo. Como dispensadora de la gracia de la Redención, ella concede a todos los fieles la posibilidad de una renovación espiritual profunda, mediante el don de la indulgencia. El Jubileo es llamado también Año Santo porque su fin es promover la santidad de vida. 2. ¿Cuál es el sentido de la palabra “Jubileo”? “Jubileo” tiene una raíz hebrea: “yobel”, nombre del cuerno de cordero que los israelitas hacían sonar para anunciar un año especial dedicado a Dios, en el que estaba prescrito el descanso de la tierra, la liberación de esclavos, la condonación de las deudas y el rescate de la propiedad (cf. Levítico 25). “Jubileo” tiene también una raíz latina: “iubilum”, que expresa alegría, gozo y alabanza. El Jubileo cristiano es un tiempo de alegría y alabanza, porque nos ofrece una oportunidad especial de liberación de la esclavitud del pecado y de sus consecuencias, para vivir en la libertad de los hijos de Dios. 3. ¿Cuándo celebró la Iglesia el primer Año Jubilar? El primer Jubileo universal fue convocado por el Papa Bonifacio VIII en el año 1300. 4. ¿Cada cuánto tiempo se celebra un Año Jubilar? Aunque Bonifacio VIII concibió la realización de un Jubileo cada siglo, el Papa Clemente VI decidió establecer en 50 años el período de los Años Jubilares. Posteriormente, Pablo II, al convocar el Jubileo de 1475, fijó definitivamente la periodicidad jubilar en 25 años. 5. ¿Por qué el Año de la Misericordia es un Jubileo Extraordinario? Porque es celebrado fuera de la periodicidad de 25 años. Un Jubileo Extraordinario es aquel convocado al margen del ritmo ordinario, con motivo de una efeméride, un acontecimiento de particular importancia o una necesidad pastoral. 6. ¿Por qué ha querido el Papa convocar un Jubileo dedicado a la Misericordia? En un mundo lleno de grandes esperanzas pero al mismo tiempo inmerso en grandes contradicciones, el Papa cree que es determinante para la Iglesia y para la credibilidad de su anuncio que viva y testimonie en primera persona la misericordia. La Iglesia es fiel a su misión cuando profesa y proclama la misericordia, y cuando acerca a los hombres a las fuentes de la misericordia, de las que es depositaria y dispensadora. 7. ¿Cuándo anunció el Papa Francisco la celebración del Jubileo de la Misericordia? Francisco realizó el anuncio en el segundo aniversario de su elección como Pontífice, el 13 de marzo de 2015, durante la homilía que dio inicio a la iniciativa “24 horas para el Señor”. 8. ¿Con qué documento fue convocado oficialmente el Jubileo de la Misericordia? La convocatoria se hizo a través de la Bula Misericordiae Vultus, publicada el 11 de abril de 2015. 9. ¿Cuál es el lema del Jubileo Extraordinario de la Misericordia? El lema es “Misericordiosos como el Padre”. Se inspira en la enseñanza de Jesús: “Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso” (Lc 6, 36). 10. ¿Qué hemos de hacer en primer lugar para ser misericordioso? Lo primero que hemos de hacer es ponernos a la escucha de la Palabra de Dios. Hemos de recuperar el silencio para meditar y contemplar la misericordia de Dios revelada en Jesucristo, de modo que podamos asumirla como propio estilo de vida. 11. ¿Cuál es el logo del Año de la Misericordia? Es una imagen de Jesucristo, Buen Pastor, que lleva en sus manos y pies las marcas de la Pasión, y que carga sobre sus hombros al hombre extraviado que ha redimido. 12. ¿Cuándo dio comienzo el Año Jubilar de la Misericordia? La inauguración oficial tuvo lugar en Roma el 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, con la apertura de la Puerta Santa de la Basílica de S. Pedro. En las Diócesis se inició el 13 de diciembre, tercer Domingo de Adviento. Pero, ya el 29 de noviembre, durante su viaje a República Centroafricana, Francisco quiso la Puerta Santa de la Catedral de Bangui, anticipando así el inicio del Jubileo en África. 13. ¿Por qué se escogió la fecha del 8 de diciembre? Porque en ese día se cumplieron 50 años de la conclusión del Concilio Vaticano II. El Papa quiere que uno de los frutos del Jubileo sea reavivar en la Iglesia el espíritu del Vaticano II, que es el espíritu del Buen Samaritano. Frente a los errores y males presentes en el mundo, la Iglesia prefiere usar la medicina de la misericordia y no empuñar las armas de la severidad.
  5. 5. 14. ¿Cuándo terminará el Año Jubilar de la misericordia? La conclusión del Jubileo tendrá lugar el 20 de noviembre de 2016, Solemnidad de Cristo Rey del Universo, último Domingo del Año Litúrgico. Será un día de gratitud por el Año Jubilar, en el que serán encomendados al señorío de Cristo la vida de la Iglesia, la humanidad entera y todo el cosmos. 15. ¿Cuáles son los signos del Año Jubilar? Los signos tradicionales de todo Año Jubilar son la Puerta Santa, la peregrinación y la indulgencia jubilar. Además, en este Jubileo, el Papa Francisco ha querido destacar otros signos e iniciativas: las obras de misericordia corporales y espirituales, las 24 horas para el Señor, el envío de los “Misioneros de la Misericordia”, la organización de “misiones para el pueblo”, el diálogo interreligioso… 16. ¿Qué significa la Puerta Santa? La Puerta Santa - que en este Año Jubilar es llamada “Puerta de la Misericordia” - evoca el paso que cada cristiano está llamado a dar del pecado a la gracia. Al atravesar el umbral de la Puerta Santa expresamos el deseo de dejarnos abrazar por la misericordia de Dios y nuestro compromiso de ser misericordioso con los demás. Jesús dijo: “Yo soy la puerta” (Jn 10, 7), porque sólo a través de Él tenemos acceso al Padre. 17. ¿Qué significa la peregrinación? La peregrinación es una imagen del camino que el hombre realiza en su existencia: del nacimiento a la muerte, la condición de cada persona es la de homo viator. Evoca también el camino personal del creyente siguiendo las huellas de Cristo: un camino de oración, de ascesis, de constante vigilancia de la propia fragilidad, de disposición continua a la conversión,… En fin, la peregrinación es un signo de que la misericordia, siendo un don, es también una meta a alcanzar que requiere compromiso y sacrificio. 18. ¿Qué es la indulgencia? Es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia. Hay que tener en cuenta que el pecado, incluso aunque haya sido perdonado, deja una “huella negativa” en la persona, que necesita una purificación, sea en esta vida, sea después de la muerte (en el estado que llamamos purgatorio). La indulgencia posibilita que el pecador se libere de las “reliquias” o “residuos” que son consecuencia de sus pecados. La indulgencia puede ser parcial, si remite una parte de las penas temporales, o plenaria, si consigue una total purificación de las mismas. 19. ¿Cómo se puede obtener la indulgencia plenaria? Para ganar una indulgencia plenaria se requieren estas condiciones: desapego total del pecado (incluso venial), confesión sacramental, comunión eucarística, oración por las intenciones del Papa y cumplimiento de la obra prescrita. La confesión y la comunión pueden hacerse hasta 15 días antes o después de la obra prescrita. La indulgencia puede aplicarse en beneficio de la persona que la obtiene o como sufragio a favor de los difuntos. 20. ¿Cuáles son las obras con las que se puede ganar la indulgencia plenaria en el Año Jubilar? Cumplidas las otras condiciones, la indulgencia se puede ganar haciendo una breve peregrinación hacia la Puerta Santa abierta en un templo jubilar (sea una Basílica Romana, una Catedral u otro templo designado), concluyendo con la profesión de fe (Credo) y una reflexión sobre la misericordia. Además, es posible ganar la indulgencia jubilar practicando cualquiera de las catorce obras de misericordia. Los enfermos lucrarán la indulgencia viviendo con fe gozosa y esperanza el momento de la prueba. Los presos lo harán en las capillas de las cárceles, y cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre. 21. ¿Cómo ha de ser vivida la Cuaresma del Año Jubilar? Debe ser vivida como un momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios. Para ello, el Papa pide ponerse a la escucha de la Palabra de Dios, vivir las obras de misericordia, volver a situar en el centro el Sacramento de la Reconciliación, fomentar las “misiones para el pueblo” y realizar la iniciativa “24 Horas para el Señor” (el viernes y sábado anteriores al IV Domingo de Cuaresma). Además, durante la Cuaresma, el Papa enviará los “Misioneros de la Misericordia”, sacerdotes con la potestad de perdonar todos los pecados, incluso los reservados a la Sede Apostólica. 22. ¿Qué es un Jubileo local? Además de los Jubileos de carácter universal, la Santa Sede puede también conceder a las Diócesis (u otras entidades eclesiales) la celebración de un Año Jubilar. Esta concesión es motivada, bien por la existencia de un santuario que suscita una gran devoción en el pueblo cristiano, bien por una determinada efeméride,… En España existen varios Jubileos locales concedidos a perpetuidad: el Año Jubilar Lebaniego (en Liébana); el Año Jubilar de la Santísima y Vera Cruz (en Caravaca); el Año Jubilar Eucarístico del Santo Cáliz (en Valencia). Entre todos destaca el Año Santo Compostelano, que se celebra en Santiago de Compostela cuando la fiesta del martirio del Apóstol Santiago (25 de julio) cae en Domingo.
  6. 6. PARA REFLEXiONAR… (*) SACRAMENTO DE LA PENITENCIA Y MISERICORDIA El Jubileo de la Misericordia, que ha convocado el papa Francisco, nos debe animar a todos a valorar, de nuevo, el sacramento de la Penitencia. Ante todo, a los pastores de la Iglesia, pero, asimismo, a los demás fieles cristianos. En la bula “Misericordiae vultus”, el Papa dice sobre los confesores: “Nunca me cansaré de insistir en que los confesores sean un verdadero signo de la misericordia del Padre. Ser confesores no se improvisa. Se llega a serlo cuando, ante todo, nos hacemos nosotros penitentes en busca de perdón. Nunca olvidemos que ser confesores significa participar de la misma misión de Jesús y ser signo concreto de la continuidad de un amor divino que perdona y que salva” (MV 17). Signos de la misericordia, buscadores de la misericordia, ministros de la misericordia. Eso debemos ser los confesores: “el signo del primado de la misericordia”. Los sacerdotes no solo debemos “buscar el perdón”, sino también ofrecerlo, de parte de Cristo, dando facilidades para que, nosotros y los demás fieles, podamos confesarnos. Y en esa misión de no poner obstáculos al perdón, entra el ofrecer un horario generoso de confesiones, en lo que sea posible. Merece la pena “re-visitar” el “Ritual de la Penitencia”. Los “Praenotanda” de la edición típica del ritual romano constituyen un precioso tratadito sobre el sacramento, con una base muy sólida, unida a la Escritura: la Sesión XIV del Concilio de Trento. También se hace eco de la enseñanza del Vaticano II, que incide en la reconciliación del penitente con la Iglesia. Como en todos los sacramentos, también en el de la Penitencia, es indispensable respetar la verdad del mismo. En la lógica sacramental, que es la de la Encarnación, no tiene cabida jugar a los carnavales. Jesús parece y es el Hijo de Dios hecho hombre. No solo lo parece, sino que lo es. Lo mismo en la Penitencia: sin arrepentimiento del corazón, no hay Penitencia. Como no hay Bautismo, sin fe. Ni Matrimonio, sin entrega mutua del hombre y de la mujer. Claro, que al resaltar esta coherencia, se debe decir, también, que la primacía la tiene la acción de la gracia. Pero una gracia que asume la naturaleza, sin eliminarla. Santo Tomás señalaba como “res et sacramentum”, como primer efecto del signo sensible y, a la vez, como signo de una gracia ulterior – el perdón de los pecados -, la contrición del corazón. Este dolor del alma es, según Santo Tomás, un efecto del signo sacramental – de la confesión y de la absolución -, pero, a la vez, es signo del efecto último del sacramento: el perdón de los pecados. Dios nos hace colaboradores suyos en la obra de nuestra salvación. Él lleva la delantera, pero no nos salva sin nosotros. (*) - Artículo publicado en el blog “La puerta de Damasco”: http://infocatolica.com/blog/puertadedamasco.php
  7. 7. Es importante, también, respetar estrictamente la disciplina y la verdad sobre el “rito para reconciliar a muchos penitentes con confesión y absolución general”. ¿Es posible aplicar este rito? Sí, pero no a gusto del “consumidor”, sino tal y como la Iglesia lo establece, observando los requisitos objetivos, de los que juzga no el que imparte directamente la absolución, salvo amenaza de peligro de muerte, sino el Obispo diocesano. Y hay, también, requisitos subjetivos – por parte de quien recibe la absolución - que se deben tener en cuenta; entre ellos, el propósito de confesar individualmente todos los pecados graves que, en circunstancias extraordinarias (las de la absolución general), no haya podido confesar. En cualquier caso, sigue en pie la certeza de que la confesión individual e íntegra y la absolución constituyen el único modo ordinario con que un fiel consciente de que está en pecado grave se reconcilia con Dios y con la Iglesia (canon 960). Y, otra cosa, para terminar. No está prohibido ni administrar ni recibir el sacramento de la Penitencia durante la celebración de la Santa Misa. Si un sacerdote celebra la Santa Misa y, otro u otros, están confesando durante ese tiempo, se puede acudir al sacramento de la Penitencia. No parece irrazonable hacerlo, tal como explica la Instrucción “Redemptionis Sacramentum”, de la Congregación para la Disciplina de los Sacramentos y del Culto Divino (25.III.2004): “no es lícito unir el Sacramento de la Penitencia con la Santa Misa y hacer así una única acción litúrgica. Esto no impide que algunos sacerdotes, independientemente de los que celebran o concelebran la Misa, escuchen las confesiones de los fieles que lo deseen, incluso mientras en el mismo lugar se celebra la Misa, para atender a las necesidades de los fieles. Pero esto, hágase de manera adecuada”. Ojalá acojamos, todos, la invitación del papa Francisco a una mejor celebración del sacramento de la Penitencia, como signo eficaz de la misericordia de Dios. GUILLERMO JUAN MORADO Canónigo Penitenciario del Cabildo de Tuy-Vigo Profesor del Instituto Teológico de Vigo y del Instituto Teológico Compostelano ORAMOS POLOS SACERDOTES ENFERMOS… Este mes encomendamos especialmente a: - D. José Cantelar Pais, Párroco de S. Xurxo de Mogor. - D. Ismael Esmorís Bello, Párroco de S. Andrés de Meirama e Unidas. - D. Xaquín Gómez Barros, Párroco de S. Pedro de Cornazo. - P. José Luis Hermida Pérez, O. de M., da comunidades de Pais Mercedarios de Conxo. - D. Manuel Pontes García, Párroco de S. Pedro de Benza e Unidas.
  8. 8. LEMBRAMOS E ORAMOS…  Polos sacerdotes falecidos no último mes: - D. Ramón Vilar Barrio (+22-1-2016), ExPárroco da Corticela e exConfesor da Catedral. - D. José Santos Montemuiño (+28-1-2016), Párroco de S. Vicente de Noal – Porto do Son.  Polos defuntos dos que se cumprirá o Cabodano do seu pasamento en febreiro: - D. Ángel Manteiga López (+10-2-2015), Párroco Emérito de Sta. María de Oural e Unidas (Boqueixón) (1º Cabodano). - D. Cayetano Oreiro Diz (+15-2-2014), Párroco Emérito de S. Mamede de Carnota (2º Cabodano). - D. Jesús Barreiro Vázquez (+17-2-2015), Párroco Emérito de Santiago de Cangas e Illas Cíes (1º Cabodano). - D. Casimiro Valiñas Peleteiro (+20-2-2015), Párroco de Sto. Estevo de Pedre (Cerdedo) (1º Cabodano). - D. Manuel Pena Suárez (+25-2-2015), Párroco Emérito de Sta. María de Traba e Unidas (Coristanco) (1º Cab.). D.E.P. NON ESQUECER…  Xubileo dos Enfermos, Voluntarios e Profesionáis da Saude: sábado, 13 de febreiro. Ás 16:30, procesión dende a Praza das Praterías ata a Porta Santa. Ás 17:00, Eucaristía na SAMI Catedral.  RETIRO DE COARESMA POR VIGAIRÍAS: Será dirixido polo Arcebispo de Santiago, Mons. Julián Barrio, a partires das 11:00, nas sedes de: - Pontevedra, 10 de febreiro, Mércores de Cinza, en Raíña da Paz. - A Coruña, 12 de febreiro, no Fogar Sta. Margarida. - Santiago, 18 de febreiro, na Casa de Exercicios Espirituáis.  Formación permanente para o Clero nas Vigairías. O sacerdote e filósofo D. Manuel Longa Pérez, exporá o pensamento da Encíclica “Laudato Si´”. De 11:00 a 14:00, nos centros de: - Pontevedra, 15 de febreiro, en Raíña da Paz. - Baio, 29 de febreiro, en Casa Cruz. - A Coruña, 7 de marzo, no Fogar Sta. Margarida. - Santiago, 14 de marzo, na Casa de Exercicios Espirituáis. Para estar informado de las actividades de formación permanente del Clero y de otras noticias de la Iglesia, síguenos en http://clerocompostela.blogspot.com.es/ ¡NORABOA!  A D. José María Pintos Recarey, que acolleu na Parroquia de S. Fernando (Santiago de Compostela) a “Red Madre”, asociación adicada a axudar ás mulleres tentadas de abortar, para que poidan sacar adiante ós seus fillos. “Red madre” buscaba uns locáis urxentemente despoís de que o actual equipo de goberrno co Concello de Santiago desaloxara á asociación dos locáis municipáis.  Ós sacerdotes do Arciprestado de Ferreiros, que puxeron en marcha un Cursiño de Teoloxía para os laicos da zona. As clases comezaron o 11 de xaneiro e terán lugar tódolos luns ata o mes de xuño.  Á comunidade de Nais Mercedarias de Santiago, que a través dunha fermosa carta respondeu con humildade e caridade cristiana ás inxustas acusacións recibidas (http://www.archicompostela.es/carta-de- las-monjas-mercedarias-descalzas).  A D. José Fernández Lago, Coengo da Catedral, que acaba de publicar o “Viacrucis da misericordia”, unha nova edición do Viacrucis que nos axudará a vivir mellor a Coaresma neste Ano da Misericordia.

×