SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 111
Descargar para leer sin conexión
1 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
LA RESURECCION DEL SEÑOR.
2 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
UNA ESPERANZA COMPARTIDA
Hch 10,34. 37-43; Col 3,1-4; Jn 20,1-9;
El discurso del apóstol Pedro es concluyente. No parece que está hablando el pescador
timorato que se avergonzó de confesarlo en casa del Sumo Sacerdote. La experiencia
incomparable del encuentro con el Señor resucitado lo transformó completamente. El
pescador de Betsaida no solamente habla a título personal, forma parte de un grupo de
testigos que asistieron impávidos a su muerte y fueron sorprendidos por el acontecimiento
de su resurrección. No quieren vivir como lo habían hecho antes, en la vergonzosa
cobardía, ahora son testigos de una alegría desbordante: Dios no hace distinciones, sino
que acoge con gozo a todos los que se dejen reconciliar por él. Esa misma certeza es la
que paulatinamente fueron descubriendo Pedro y Juan, cuando alertados por el
sorprendente anuncio de Magdalena, salen a buscar al Señor en un sepulcro, y se
encuentran las señales de su resurrección.
Oración introductoria
Señor Jesús, por tu resurrección sé que estoy llamado a resucitar, para eso es la vida,
para eso he sido creado. Te suplico que seas Tú la luz en mi camino y, en este momento
de oración, ayuda a mis sentidos para que sepan recogerse en el silencio interior y
exterior, para poder aspirar a contemplar tu gloriosa resurrección.
Petición
¡Pidamos a Cristo resucitado poder resucitar junto con Él, ya desde ahora!
Meditación del Papa Francisco
Esta es la culminación del Evangelio, es la Buena Noticia por excelencia: Jesús, el
crucificado, ha resucitado. Este acontecimiento es la base de nuestra fe y de nuestra
esperanza: si Cristo no hubiera resucitado, el catolicismo
reemprende siempre de nuevo. El mensaje que los católicos llevan al mundo es este:
Jesús, el Amor
. En Jesús, el Amor ha vencido
al odio, la misericordia al pecado, el bien al mal, la verdad a la mentira, la vida a la
muerte.
otro,
estar al lado de los heridos por la vida, compartir con quien carece de lo necesario,
3 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
j x á
fuerte, el amor da vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto.» (Homilía de
S.S. Francisco, 20 de abril de 2014).
Reflexión
¡Exulten por fin los coros de los ángeles, exulten las jerarquías del cielo, y, por la victoria
de Rey tan poderoso, que las trompetas anuncien la salvación! Con estas palabras inicia
el maravilloso pregón pascual que el diácono canta, emocionado, la noche solemne de la
Vigilia de la resurrección de Cristo. Y todos los hijos de la Iglesia, diseminados por el
mundo, explotan en júbilo incontenible para celebrar el triunfo de su Redentor. ¡Por fin ha
llegado la victoria tan anhelada!
En una de las últimas escenas de la película de la Pasión de Cristo, de Mel Gibson, tras la
muerte de Jesús en el Calvario, aparece allá abajo, en el abismo, la figura que en todo el
film personifica al demonio, con gritos estentóreos, los ojos desencajados de rabia y con
todo el cuerpo crispado por el odio y la desesperación. ¡Ha sido definitivamente vencido
por la muerte de Cristo! En este sentido es verdad –como proclamaba Nietzsche- "que
Dios ha muerto". Pero ha entregado libre y voluntariamente su vida para redimirnos, y con
su muerte nos ha abierto las puertas de una vida nueva y eterna.
Es muy sugerente el modo como Franco Zeffirelli presenta la escena de la resurrección en
su película "Jesús de Nazaret". Los apóstoles Pedro y Juan vienen corriendo al sepulcro,
muy de madrugada, y no encuentran el cuerpo del Señor. Luego llegan también dos
miembros del Sanedrín para cerciorarse de los hechos, y sólo hallan los lienzos y el
sudario, y el sepulcro vacío. Y comenta fríamente uno de ellos: "¡Éste es el inicio!".
Sí. El verdadero inicio del catolicismo y de la Iglesia. De aquí arrancará la propagación de
la fe al mundo entero. Porque la Vida ha vuelto a la vida. Cristo resucitado es la clave de
todas nuestras certezas. Como diría Pablo más tarde: "Si Cristo no resucitó, vana es
ú á … C
ha resucitado de entre los muertos como primicia de los que duermen" (I Cor 15,
14.17.20). En Él toda nuestra vida adquiere un nuevo sentido, un nuevo rumbo, una
nueva dimensión: la eterna.
Y, sin embargo, no siempre resulta fácil creer en Cristo resucitado, aunque nos parezca
una paradoja. Una de las cosas que más me llaman la atención de los pasajes
evangélicos de la Pascua es, precisamente, la gran resistencia de todos los discípulos
para creer en la resurrección de su Señor. Nadie da crédito a lo que ven sus ojos: ni las
mujeres, ni María Magdalena, ni los apóstoles -a pesar de que se les aparece en diversas
ocasiones después de resucitar de entre los muertos-, ni Tomás, ni los discípulos de
Emaús. Y nuestro Señor tendrá que echarles en cara su incredulidad y dureza de
corazón. El único que parece abrirse a la fe es el apóstol Juan, tal como nos lo narra el
Evangelio.
Pedro y Juan han acudido presurosos al sepulcro, muy de mañana, cuando las mujeres
han venido a anunciarles, despavoridas, que no han hallado el cuerpo del Señor. Piensan
que alguien lo ha robado y les horroriza la idea. Los discípulos vienen entonces al
monumento, y no encuentran nada. Todo como lo han dicho las mujeres. Pero Juan, el
predilecto, ya ha comenzado a entrar en el misterio: ve las vendas en el suelo y el sudario
Y Y
4 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
comprensión de las palabras anunciadas por el Señor: "Pues hasta entonces no habían
entendido la Escritura: que Él debía de resucitar de entre los muertos".
¿Qué fue lo que vio esa mañana? Seguramente la sábana santa en perfectas
condiciones, no rota ni rasgada por ninguna parte. Intacta, como la habían dejado en el
momento de la sepultura. Sólo que ahora está vacía, como desinflada; como si el cuerpo
de Jesús se hubiera desaparecido sin dejar ni rastro. Entendió entonces lo sucedido:
¡había resucitado! Pero Juan vio sólo unos indicios, y con su fe llegó mucho más allá de lo
que veían sus sentidos. Con los ojos del cuerpo vio unas vendas, pero con los ojos del
alma descubrió al Resucitado; con los ojos corporales vio una materia corruptible, pero
con los ojos del espíritu vio al Dios vencedor de la muerte.
Lo que nos enseñan todas las narraciones evangélicas de la Pascua es que, para
descubrir y reconocer a Cristo resucitado, ya no basta mirarlo con los mismos ojos de
antes. Es preciso entrar en una óptica distinta, en una dimensión nueva: la de la fe. Todos
los días que van desde la resurrección hasta la ascensión del Señor al cielo será otro
período importantísimo para la vida de los apóstoles. Jesús los enseñará ahora a saber
reconocerlo por medio de los signos, por los indicios. Ya no será la evidencia natural,
como antes, sino su presencia espiritual la que los guiará. Y así será a partir de ahora su
acción en la vida de la Iglesia.
Eso les pasó a los discípulos. Y eso nos ocurre también a nosotros. Al igual que a ellos,
Cristo se nos "aparece" constantemente en nuestra vida de todos los días, pero muy
difícilmente lo reconocemos. Porque nos falta la visión de la fe. Y hemos de aprender a
descubrirlo y a experimentarlo en el fondo de nuestra alma por la fe y el amor.
Y esta experiencia en la fe ha de llevarnos paulatinamente a una transformación interior
de nuestro ser a la luz de Cristo resucitado. "El mensaje redentor de Pascua -como nos
dice un autor espiritual contemporáneo- no es otra cosa que la purificación total del
hombre, la liberación de sus egoísmos, de su sensualidad, de sus complejos; purificación
que, aunque implica una fase de limpieza y saneamiento interior -por medio de los
sacramentos- sin embargo, se realiza de manera positiva, con dones de plenitud, como es
la iluminación del Espíritu, la vitalización del ser por una vida nueva, que desborda gozo y
paz, suma de todos los bienes mesiánicos; en una palabra, la presencia del Señor
resucitado".
En efecto, san Pablo lo expresó con incontenible emoción en este texto, que recoge la
segunda lectura de este domingo de Pascua: "Si habéis resucitado con Cristo, buscad las
cosas de allá arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes
de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con
Cristo en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros
apareceréis, juntamente con Él, en gloria" (Col 3, 1-4).
Propósito
Poner especial atención a la convivencia familiar, para que este día esté caracterizado por
la alegría.
Diálogo con Cristo
Jesús, qué alegría poder celebrar la Pascua de Resurrección, con júbiloso festejo que has
vencido el miedo al sufrimiento y a la muerte... y todo para enseñarme un estilo de vida
que me puede llevar a la plenitud el amor. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! Rebosa mi
5 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
corazón de esa auténtica emoción que da una paz inigualable. Confío que no se apagará
por los problemas y contrariedades que hoy se puedan presentar, sé que depende de mi
actitud porque tu gracia lo hace posible.
¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!
Quienes hemos celebrado la Pascua del Señor, podemos afirmar que tener esperanza es
saber que el pecado no es dios, que el mal no es eterno, que la muerte no es la meta, que
el sufrimiento no es anónimo, que la prueba es la puerta de la luz. La esperanza es el
secreto del que cree, en ella funda su fortaleza, valentía, capacidad de espera.
Si dejamos lugar en nuestro corazón a la noticia de que Jesús ha vencido al mal y a
la muerte, y guardamos en la memoria lo acontecido en Jesús, descubriremos la clave
para interpretar todo como historia de salvación. A la luz de la Pasión, muerte y
resurrección de Jesucristo se descubre que donde todo parecía derrota, hay victoria; y
donde muerte, vida. Las lágrimas se vuelven cantares y la tristeza se convierte en gozo.
Cada día, ya, encontramos una razón para levantarnos, no por la tarea o la
Oh Dios, Tú eres mi Dios, por ti
Cada día, ya, percibimos la necesidad de la relación con Jesús. La oración no es un
ejercicio de autoayuda, sino un trato en el que se confiesa la amistad, que se convierte en
razón de vivir. Desde la experiencia de la oración se adquiere la certeza de no caminar
solo.
Cada día, ya, el trabajo no se reduce al esfuerzo, ni a su posible penalidad, sino que se
convierte en vocación preciosa de compartir con el Creador la tarea de transformar el
mundo, de acrecentar la belleza, de ofrecer mayor bondad.
En los momentos de dolor y de sufrimiento, de pruebas diversas, gracias a la
resurrección de Jesucristo, nos arriesgamos ya a asumirlos de manera generosa y
acreditamos nuestra fe en Cristo muerto y
resucitado. Son momentos privilegiados para devolver amor a quien tanto nos amó.
Por la fe en la resurrección de Jesús, tomamos un día esta opción de vida, que a pesar
de nuestra propia debilidad, sin embargo tenemos el camino del Evangelio como guía, y
sabemos que nuestra pertenencia a Cristo se acrisola a medida que crece nuestra
configuración con Él.
Desde la verdad de la enseñanza de Jesús, demostrada con su resurrección, tomamos
como guía para el camino el amor, el perdón, la generosidad, el compartir, porque
asumimos el mandamiento nuevo como distintivo esencial de católico.
Cada día, y siempre, en las situaciones límite, hasta en la propia debilidad y pecado,
gracias a la resurrección de Cristo nos abrimos al perdón. "Dios nos juzga amándonos,
si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo,
porque Dios no condena, Él sólo ama y salva. No olvidéis esto", (Papa Francisco, Via
Crucis 2013).
¡Feliz Pascua, Cristo ha resucitado!
6 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Los católicos hemos vivido durante mucho tiempo acorralados por el pensamiento
secularista que se ufana de negar la presencia de Dios en esta hora difícil que estamos
viviendo. La coronación del nuevo soberano que gobierna nuestras vidas y que no tiene
otro nombre que el mercado, ha terminado por degradar demasiadas realidades valiosas.
Esta omnipotente estructura económica que todo compra y corrompe reparte bienes y
servicios de manera costosa e inequitativa. El balance es negativo sin duda alguna, por
más que los nuevos profetas de la globalización lo defiendan como un destino irreversible.
Al celebrar la resurrección de Cristo, afirmamos que los poderes que producen la muerte
de los ecosistemas y la desnutrición de los millones que son excluidos del bienestar, no
permanecerán impunes. El Dios de la vida que resucitó a Jesús no ha sido vencido.
Nuestra libertad tampoco está clausurada, cuando se concilie con el querer divino,
apreciaremos la fuerza de su resurrección.
LES HABLO DE JESUS EL NAZARENO
Hch 2, 14. 22-33; Mt 28, 8-15
El Evangelio de san Mateo registra una de las manifestaciones de Jesús a las mujeres.
Magdalena y sus compañeras son portavoces de un mensaje prometedor: los discípulos
volverán a encontrarse con el Señor, a quien equivocadamente seguían considerando un
difunto. Magdalena dispone ya de la clave del misterio: el crucificado ha resucitado, y se
la comparte a los Doce. Cuando Pedro y los otros discípulos lo entendieron,
desanduvieron el camino de su huida a Galilea y regresaron a Jerusalén para confesar sin
ambigüedades el misterio de la resurrección. Dios se mantuvo fiel a sus promesas y no
permitió que su siervo Jesús conociera la corrupción. Los salmos que se proclamaban en
la sinagoga lo habían predicho: Dios sentaría a su derecha a su Hijo predilecto. La
promesa se había cumplido en la pasión, muerte y resurrección de Jesús el Nazareno.
Oración introductoria
Cristo, de nuevo me recuerdas que no hay que tener miedo. Bien conoces mi debilidad
que produce ese temor que obstaculiza mi esfuerzo por hacer el bien. Por eso te suplico
que me des la luz que busco en esta oración, esa luz de tu resurrección, que me llena de
alegría y me fortalece para buscar el bien y la verdad.
Petición
Jesús Resucitado, ilumina mi fe y mi vida.
Meditación del Papa
La Resurrección del Señor marca la renovación de nuestra condición humana. Cristo ha
derrotado la muerte, causada por nuestro pecado, y nos reconduce a la vida inmortal. De
ese acontecimiento brota toda la vida de la Iglesia y la existencia misma de los católicos.
Lo leemos precisamente hoy, lunes del Ángel [...] Uno de los signos característicos de la
fe en la Resurrección es el saludo entre los católicos en el tiempo pascual, inspirado en
un antiguo himno litúrgico: "¡Cristo ha resucitado! ¡Ha resucitado verdaderamente!". Es
una profesión de fe y un compromiso de vida, precisamente como aconteció a las mujeres
descritas en el Evangelio de san Mateo [...]. "Toda la Iglesia -escribe el siervo de Dios
Pablo VI- recibe la misión de evangelizar, y la actividad de cada miembro constituye algo
importante para el conjunto. Permanece como un signo, opaco y luminoso al mismo
tiempo, de una nueva presencia de Jesucristo, de su partida y de su permanencia. Ella lo
prolonga y lo continúa". (Benedicto XVI, 25 de abril de 2011).
7 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Reflexión
La Pascua se refiere al paso del Señor sobre la tierra de Egipto antes de la liberación del
pueblo de Israel. Aquella noche, Yahvéh hizo sentir el brazo de su justicia sobre los
egipcios y liberó al pueblo elegido. Su paso no fue indiferente. Para todo católico, la
Pascua, no puede sucederse sin más. La vida de estas mujeres de las que nos habla el
Evangelio, no fue la misma después del encuentro con Cristo Resucitado. Los resucitados
son los que tienen un «plus» de vida, un «plus» que les sale por los ojos brillantes y que
se convierte enseguida en algo contagioso, algo que demuestra que la vida es más fuerte
que la muerte.
El Evangelio nos ofrece dos de las posturas que podemos adoptar tras la Resurrección
del Señor. Por un lado, las mujeres que se acercan a los pies de Jesús, se postran y le
adoran; por otro, los guardias y los príncipes de los sacerdotes han visto, saben lo que ha
ocurrido, pero se niegan a aceptarlo. Vendieron su libertad, su salvación e incluso, un
recuerdo digno en la memoria de la historia: «Esta noticia se divulgó entre los judíos hasta
el día de hoy».
Y es que, no basta ir a la playa para mojarse. Hace falta ponerse el bañador y sumergirse
sin miedo en el agua, penetrando las profundidades del mar. Dejémonos penetrar por la
fuerza de la Resur Q j
indiferentes, que nos libere y nos transforme como lo hizo con los primeros católicos que
fueron capaces, incluso, de dar su vida por la causa del anuncio de la Buena Nueva. «El
Evangelio de Jesucristo es un mensaje de libertad y una fuerza de liberación. Liberación
es, en primer lugar y de modo más importante, liberación radical de la esclavitud del
pecado. Es el fin y el objetivo la libertad de los hijos de Dios, como don de la gracia».
(Libertatis Nuntius, Introducción). Acerquémonos a Jesús Resucitado como aquellas
mujeres y, postrados de rodillas, adorémosle, pidámosle que nos libere con su gracia de
todo aquello que nos impida ser testimonios de alegría y de amor para nuestros
hermanos.
Propósito
Que mi testimonio de vida sea un medio de evangelización.
Jesús, que la celebración de tu resurrección me renueve en el amor. Que me lleve a un
estilo de vida comprometido y responsable en la vivencia de mi fe. Que con perseverancia
y astucia busque los medios para que seas conocido y amado por los demás, empezando
por mi propia familia, que tanto necesita de mi testimonio y amor.
Esta oportunidad de poder felicitar la Pascua de Resurrección se nos da por tener que
invitarlos a orar todos los días con algunas ideas para la oración. Por eso me llena de
alegría poder hacerlo desde aquí y la comienzo:
¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya!
Es el grito de todo este tiempo que acabamos de inaugurar ayer y que no vamos a
ponderar en nuestro corazón suficiente con la Octava de esta semana, sino que la Iglesia
convencida de la gran noticia que hemos recibido, la prolonga durante cincuenta días,
más que la preparación que han sido cuarenta.
8 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Ahora sí tenemos que pedir gracia, luz al Espíritu Santo a través de María gozosa con su
Hijo resucitado entre sus brazos, culmen de cuando lo ha tenido al descender de la cruz.
En este tiempo lo tenemos que vivir cabe sí como escribía la Santa, resucitado:
A T H j Ú T e, nos abre las puertas de la
Eternidad. Haznos vivir con alma pura las fiestas de la Pascua, así llegaremos a los gozos
H
Ven Espíritu Santo, ilumina este misterio el más grande de nuestra redención,
no hay otro igual ni podemos imaginar. Tú Señor, superas nuestros deseos y el amor que
nos tienes es tan grande que nos sobrepasas, nos sorprendes y desbordamos de alegría
ante tanto amor derrochado para hacernos hijos tuyos.
No nos extrañan las carreras de las mujeres y los discípulos en aquella bendita mañana.
Como fuera de sí, no le van a reconocer, se tiene que hacer el encontradizo. Y lo hace y
de qué forma después de haberlo hecho a su Madre.
- A - les dice-
Si la alegría desbordante debe salir del corazón. La alegría de la que nos habla el papa
F L C
corazones, no podemos dejar de anunciarlo, de ser testigos incluso con la vida, como
nuestros hermanos tremendamente perseguidos en tantos países donde se están
jugando la vida y muchos la pierden. Si creyéramos de verdad, les tendríamos envidia,
santa envidia, porque las puertas de la eternidad se abren para ellos.
L
Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío
interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. Quiero invitaros-
te invita a ti y a mí, a todos, dice el Papa-a una nueva etapa evangelizadora marcada por
¡Cómo descubre el Papa sin duda inspirado por el Espíritu lo que le falta al mundo!
Analiza las causas de esta tristeza, …
tantos pecados que nos quitan la alegría, por eso la preparación durante la cuaresma, no
pretende otra cosa que salgamos de la antigua esclavitud del pecado, que no nos deja
ser libres de espíritu. ito a cada católico a renovar ahora mismo su encuentro personal
con Cristo, a dejarse encontrar con Él. No hay razón para pensar que esta invitación no es
x A
arriesga, el Señor no lo defrauda y cuando das un pequeño paso hacia Jesús, descubres
ÉL H
Tienes que desear este encuentro con Él. Como los del evangelio de estos días
empezando por el de la Virgen que no cuenta el Evangelio porque no hace falta ni para
Ella que cree y por su fe lo ve resucitado y no lo necesita, ni para nosotros que como dice
san Ignacio: , ¿Cómo no se va a
aparecer a su Madre?
Dedica tu oración a contemplar uno de estos encuentros, el de la Virgen, las mujeres, los
( ¡M ! L
9 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Ella; A les dice a ellas, M le dice a la Magdalena y a ti te llama por tu
nombre y viene hacia ti. ¿Qué haces? ¿Qué le vas a decir? Se acerca, te mira, dice tu
nombre; el mismo del bautismo, por el que empezaste a participar de su Reino: H
. También yo quiero estar contigo, anunciar tu reino, proclamar
tu Resurrección, Señor. Por tu cruz y Resurrección, nos has salvado Señor.
A
basta con que se aparezca al alma. Antes tiene que elevarla, hacerle desear su
presencia, capacitarla para comprenderle, para abrazarle, para verle cara a cara en el
cielo, (P. Tomás Morales).
San Clemente de Alejandría comenta que los apóstoles al tocar la carne de Cristo
resucitado, esta cedió y palparon la divinidad y San Juan: L
nuestras manos, lo que tocaron acerca del Verbo de la vida, eso es lo que os
Que Santa María nos conforte con el gozo de la Resurrección, nos conceda fe, alegría y
amor; al recordarla con el R que en estos días no se nos caiga de los labios ni del
corazón.
HE VISTO AL SEÑOR Y ME HA DICHO ESTO
Hch 2,36-41; Jn 20,11-18
Del primer encuentro con el resucitado salió Magdalena renovada y fortalecida. Las
dolorosas horas de angustia vividas al momento de la humillación de su Señor habían
quedado atrás. Ingresó al jardín con la mirada empañada por el desaliento y salió
radiante, con el rostro resplandeciente por el encuentro con su Señor. Nadie le arrancaría
esa rotunda esperanza, al contrario, ella la iría compartiendo con los discípulos y
discípulas para animarlos a que testimoniaran tan alegre noticia. En los Hechos de los
Apóstoles Pedro refiere esa misma certeza a los habitantes de Jerusalén. Es necesario
tomar una decisión radical: se puede continuar formando parte de esa generación
corrompida por el egoísmo y la rivalidad o reconocerse necesitado del perdón de los
pecados. El Mesías nos otorga al Espíritu Santo para iniciar un nuevo tipo de existencia,
al servicio de los hermanos.
Oración introductoria
Señor, cuánta ofuscación, cuántos miedos, cuántas tentaciones me alejan fácilmente de
mi camino a la santidad. Me cuesta rezar, me cuesta guardar silencio, me cuesta no
percibir, no sentir que me estés esc …
debilidad, Tú siempre estés a mi lado. ¡Ven e ilumina mi oración!
Petición
Señor, permite reconocerte en tu Palabra y en esta meditación, así como le sucedió a
María Magdalena.
Meditación del Papa Francisco
María Magdalena llora, lo ve pero no lo reconoce, se da cuenta de que es Jesús sólo
cuando Él la llama por su nombre; los discípulos de Emaús, deprimidos y con
sentimientos de derrota, llegan al encuentro con Jesús dejándose acompañar por el
10 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
misterioso viandante. ¡Cada uno por caminos diferentes! Buscaban entre los muertos al
que está vivo, y fue el mismo Señor el que corrigió el rumbo. Y yo, ¿qué hago? ¿Qué
camino sigo para encontrar al Cristo vivo? Él estará siempre cerca de nosotros para
corregir el rumbo si nosotros nos hemos equivocado.
"¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?" Esta pregunta nos hace superar la
tentación de mirar hacia atrás, a lo que fue ayer, y nos empuja a avanzar hacia el futuro.
Jesús no está en la tumba, él es el Resucitado, el Viviente, el que siempre renueva su
cuerpo que es la Iglesia y lo hace andar atrayéndolo hacia Él. "Ayer" es la tumba de Jesús
y la tumba de la Iglesia, el sepulcro de la verdad y la justicia; "hoy" es la resurrección
perenne a la que nos impulsa el Espíritu Santo, que nos da plena libertad.» (S.S.
Francisco, catequesis del 23 de abril de 2014).
Reflexión
El amor auténtico pide eternidad. Amar a otra persona es decirle «tú no morirás nunca» –
como decía Gabriel Marcel. De ahí el temor a perder el ser amado. María Magdalena no
podía creer en la muerte del Maestro. Invadida por una profunda pena se acerca al
sepulcro. Ante la pregunta de los dos ángeles, no es capaz de admirarse. Sí, la muerte es
dramática. Nos toca fuertemente. Sin Jesús Resucitado, carecería de sentido. «Mujer:
¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?» Cuántas veces, Cristo se nos pone delante y nos
repite las mismas preguntas. María no entendió. No era capaz de reconocerlo.
Así son nuestros momentos de lucha, de oscuridad y de dificultad. «¡María!» Es entonces
cuando, al oír su nombre, se le abren los ojos y descubre al maestro: «Rabboni».. Nos
hemos acostumbrado a pensar que la resurrección es sólo una cosa que nos espera al
otro lado de la muerte. Y nadie piensa que la resurrección es también, entrar «más» en la
vida. Que la resurrección es algo que Dios da a todo el que la pide, siempre que, después
de pedirla, sigan luchando por resucitar cada día. «La Iglesia ofrece a los hombres el
Evangelio, documento profético, que responde a las exigencias y aspiraciones del
La Iglesia no puede dejar de proclamar que Jesús vino a revelar el rostro de Dios y
alcanzar, mediante la cruz y la resurrección, la salvación para todos los hombres».
(Redemptoris Missio, n. 11) En las situaciones límites se aprende a estimar las realidades
sencillas que hacen posible la vida. Todo adquiere entonces sumo valor y adquiere
sentimientos de gratitud. «He visto al Señor» - exclamó María. Esta debe ser nuestra
actitud. Gratitud por haber visto al Señor, porque nos ha manifestado su amor y, como a
María, nos ha llamado por nuestro nombre para anunciar la alegría de su Resurrección a
todos los hombres. Que la gracia de estos días sacros que hemos vivido sea tal, que no
podamos contener esa necesidad imperiosa de proclamarla, de compartirla con los
demás. Vayamos y contemos a nuestros hermanos, como María Magdalena, lo que
hemos visto y oído. Esto es lo que significa ser católicos, ser enviados, ser apóstoles de
verdad.
Propósito
Ante las dificultades y frustraciones de este día, ejercitar mi fe y mi confianza en Cristo.
Diálogo con Cristo
Jesús, el conocer el amor que María Magdalena experimentó, me llena de consuelo. Ella
te amó y fue fiel en el Calvario. Se mantuvo firme en su misión de propagar con energía y
11 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
convicción el anuncio de tu resurrección. Y fue capaz de amar así porque se sintió amada,
acogida, protegida por Ti, que ves más allá de la debilidad. Gracias, Señor, por tu amor,
sé que me amas de la misma forma y espero corresponder a tan inmenso amor,
¡ayúdame a crecer en el amor!
“La misericordia del Señor llena la tierra” (Sal 32)
El gozo, la paz, la alegría de estos días tan cercanos a la resurrección del Señor,
contrastan aparentemente con el texto del Evangelio de san Juan que hoy proclamamos
en la liturgia.
Narra la primera aparición de Jesús resucitado. San Ignacio nos propone en los
Ejercicios Espirituales que, la primera aparición de Jesús resucitado, fue para su Madre.
Entra dentro del sentido común y de una fe y amor sin fisuras, totalmente fiel. María nunca
abandonó a su hijo. Con Él llegó hasta el final. Vaya suerte la de Jesús, morir
acompañado por su Madre. Lo normal suele ser que los padres se adelanten al
encuentro del Señor, antes de sus h j …
La primera aparición que narra el Evangelio fue para María Magdalena, de la que sacó
siete demonios. Pecó mucho, sí, pero amó mucho más.
Una contemplación para aplicar son sencillez desde los ojos de la fe en los Ejercicios
Espirituales: Ver, oír y tocar
En primer lugar estas lágrimas son la manifestación de no ver a Jesús. ¿Por qué lloras
? Y se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han
j aunque ve a Jesús no le reconoce.
El segundo paso, cuando oye, cuando escucha a Jesús, todavía entre lágrimas llenas
M … Y
encontrado.
… Ahora quiere abrazarle,
tocar a J ú A
M
De verdad, con la resurrección de Jesús, “la misericordia del Señor llena la tierra”.
Si veo, oigo y toco a Jesús resucitado, desde la fe, entonces me convierto en misionero:
…
Si le veo, le oigo y le toco entonces le conoceré le amaré y le seguiré todos los días
de mi vida.
Y si encuentro dificultad, con mirar, oír y abrazar a María, le seré fiel, estaré abierto a
los demás. A comunicar el gozo de la resurrección. Esto don para mí es una tarea.
12 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
ESTABAN CEGADOS
Hch 3,1-10; Lc 24, 13-35
El narrador nos presenta como personajes anónimos a los peregrinos que regresaban de
Jerusalén, de esa manera podemos identificarnos más sencillamente con su experiencia
de fe. Ellos pasaron del entusiasmo al desaliento, de las expectativas crecientes al
encontronazo con la cruda realidad de la violencia: nuestros jefes lo entregaron para que
lo condenaran a muerte. La indestructible muralla de la violencia aplastó a Jesús en la
cruz. La violencia no se desarticula con violencia, aunque lo parezca, antes bien se
recrudece. Jesús resucitado afrontó la violencia con la inteligencia. Se presentó discreta,
que no burdamente ante los discípulos confundidos y les ayudó a reconocer su presencia
en las Escrituras y la fracción del pan. Les ofreció signos sencillos no evidencias patentes
como exigiría un positivista recalcitrante. El relato de los Hechos al narrarnos la curación
del paralítico nos da una lección discreta sobre la confianza en el Señor Jesús. Pedro y
Juan no tienen otra riqueza que compartir que su confianza en el nombre de Jesús
resucitado.
Oración introductoria
Gracias, Señor, por buscarme, por no dejarme solo en el camino. Me conoces y sabes
que soy presa fácil del desánimo y del abatimiento y me cuesta mucho reconocerte en mi
oración. Ilumina mi mente y mi corazón para que sepa descubrirte y experimente esa
cercanía que me llena de paz y amor.
Petición
Cristo resucitado, enciende el calor de mi fe y esperanza de tal manera, que en esta
Pascua de resurrección, la vivencia de la caridad sea el distintivo de mi vida.
Meditación de SS Benedicto XVI
«Los discípulos superaron la duda inicial y se abrieron al don de la fe; y es esta fe lo que
les permite entender las cosas escritas sobre Cristo "en la Ley de Moisés, en los Profetas
y en los Salmos". Leemos, por cierto, que Jesús "abrió sus inteligencias para que
comprendieran las Escrituras y les dijo: "Así está escrito: que el Cristo debía padecer y
resucitar de entre los muertos al tercer día y que se predicaría en su nombre la conversión
para perdón de los pecados... Ustedes son testigos". El Salvador nos asegura su
presencia real entre nosotros a través de la Palabra y la Eucaristía. Tal como los
discípulos de Emaús, que reconocieron a Jesús al partir el pan, así también nosotros
encontramos al Señor en la celebración eucarística. Explica, en este sentido, santo
Tomás de Aquino que "es necesario reconocer de acuerdo a la fe católica, que Cristo todo
está presente en este sacramento... por qué jamás la divinidad ha abandonado el cuerpo
que ha asumido"
Reflexión
En el evangelio de ayer María Magdalena va a buscar al Señor y Cristo le sale al
encuentro. En cambio en este evangelio nos encontramos con los típicos seguidores de
los días de gloria que huyen el día del castigo.
Cierto que los discípulos de Emaús tienen el mérito de no haber traicionado a Jesús.
Habían esperado que él fuera el Salvador. Lo que no han tenido en cuenta es que Cristo
13 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
persevera hasta el final, es capaz de esperar hasta el último momento y salir al encuentro
como un buen amigo que tiende la mano.
Sin embargo, Jesús no quiere limitar nuestra libertad y nos deja libres de aceptar la mano
que nos ofrece. Nos acompaña durante todo el camino; pero, si no le pedimos que se
quede con nosotros, no lo reconoceremos cuando parta el pan.
Propósito
Hacer una visita a Cristo Eucaristía para reflexionar sobre la Divina Providencia, a fin de
que nunca me decepcione o dude de su Palabra.
Diálogo con Cristo
Señor, concédeme que mi corazón arda y esté encendido, como lo estaba el de los
discípulos de Emaús tras encontrarse contigo. No permitas que nada, ni nadie, me roben
la gracia de tu presencia, que es el gran tesoro de mi vida.
* Primera lectura: Pedro y Juan curan en nombre de Jesús al paralítico del templo, a la
hora del sacrificio de la tarde.
¡Qué bien cuenta Lucas el episodio! El pobre mendigo a la puerta del templo -como se ve,
fenómeno antiguo-, la mirada fija del mendigo que espera algo, la mirada también fija de
Pedro, el contacto de la mano, las palabras breves y solemnes: «en nombre de Jesucristo
Nazareno, echa a andar», y la curación progresiva del buen hombre hasta seguirles
dando brincos al Templo, ante la admiración de la gente.
La fuerza salvadora, que en vida de Jesús brotaba de él, curando a los enfermos y
resucitando a los muertos, es ahora energía pascual que sigue activa: el Resucitado está
presente, aunque invisible, y actúa a través de su comunidad, en concreto a través
de los apóstoles, a los que había enviado a «proclamar el Reino de Dios y a curar»
(Lc 9,2). No tendrán medios económicos, pero sí participan de la fuerza del Señor.
Sobre el Nombre de Jesús dice San Bernardo:
«El nombre de Jesús no es solamente Luz, es también manjar. ¿Acaso no te sientes
confortado cuantas veces lo recuerdas? ¿Qué otro alimento como él sacia así la mente
del que medita? ¿Qué otro manjar repara así los sentidos fatigados, esfuerza las virtudes,
vigoriza la buenas y honestas costumbres y fomenta las castas afecciones? Todo
alimento del alma es árido si con este óleo no está sazonado; es insípido si no está
condimentado con esta sal. Si escribes, no me deleitas, a no ser que lea el nombre de
Jesús. Si disputas o conversas, no me place, si no oigo el nombre de Jesús. Jesús es
miel en la boca, melodía en los oídos, alegría en el corazón. ¿Está triste alguno de
vosotros? Venga a su corazón Jesús, y de allí salga a la boca. Y he aquí que apenas
aparece el resplandor de este nombre desaparecen todas las nubes y todo queda
sereno» (Sermón 15 sobre el Cantar 1.2).
* Salmo: Dios es siempre fiel a su Alianza y a su amor hacia nosotros. Él jamás
abandonará a su Pueblo a pesar de nuestras infidelidades. ¿Habrá alguien que nos ame
como Dios lo ha hecho? Su misericordia es eterna y se prolonga de generación en
generación. En su amor por nosotros se hizo uno de nosotros para ofrecernos su
perdón, y para hacernos partícipes de su Vida y de su Espíritu. Aun cuando muchas
14 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
veces nosotros nos alejemos del Señor y traicionamos su amor, Él no se olvidará de
nosotros y siempre estará dispuesto a perdonarnos, pues Él es nuestro Dios y Padre
misericordioso, y no enemigo a la puerta. Mientras aún es tiempo, volvamos al Señor,
dejémonos amar por Él y convirtámonos en fieles testigos suyos, proclamando sus
prodigios a todos los pueblos.
* Evangelio: Recordamos la intervención del Papa emérito Benedicto XVI en la audiencia
general del miércoles, 11 abril 2007
H
singular del Resucitado, el que tuvo con los dos discípulos de Emaús (cf. Lc 24, 13-35).
Mientras volvían a casa, desconsolados por la muerte de su Maestro, el Señor se hizo su
compañero de viaje sin que lo reconocieran. Sus palabras, al comentar las Escrituras que
se referían a él, hicieron arder el corazón de los dos discípulos, los cuales, al llegar a su
destino, le pidieron que se quedara con ellos. Cuando, al final, él "tomó el pan, pronunció
la bendición, lo partió y se lo dio" (Lc 24, 30), sus ojos se abrieron. Pero en ese mismo
instante Jesús desapareció de su vista. Por tanto, lo reconocieron cuando desapareció.
Comentando este episodio evangélico, san Agustín afirma: "Jesús parte el pan y ellos lo
reconocen. Entonces nosotros no podemos decir que no conocemos a Cristo. Si creemos,
lo conocemos. Más aún, si creemos, lo tenemos. Ellos tenían a Cristo a su mesa;
nosotros lo tenemos en nuestra alma". Y concluye: "Tener a Cristo en nuestro corazón
es mucho más que tenerlo en la casa, pues nuestro corazón es más íntimo para
nosotros que nuestra casa" (Discurso 232, VII, 7). Esforcémonos realmente por
llevar a Jesús en el corazón.
En el prólogo de los Hechos de los Apóstoles, san Lucas afirma que el Señor resucitado,
"después de su pasión, se les presentó (a los Apóstoles), dándoles muchas pruebas de
que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días" (Hch 1, 3). Hay que entender bien:
cuando el autor sagrado dice que les dio pruebas de que vivía no quiere decir que Jesús
volvió a la vida de antes, como Lázaro. La Pascua que celebramos —observa san
Bernardo— significa "paso" y no "regreso", porque Jesús no volvió a la situación anterior,
sino que "cruzó una frontera hacia una condición más gloriosa", nueva y definitiva. Por
eso —añade— "ahora Cristo ha pasado verdaderamente a una vida nueva" (cf. Discurso
sobre la Pascua).
A María Magdalena el Señor le dijo: "Suéltame, pues todavía no he subido al Padre" (Jn
20, 17). Es sorprendente esta frase, sobre todo si se compara con lo que sucedió al
incrédulo Tomás. Allí, en el Cenáculo, fue el Resucitado quien presentó las manos y el
costado al Apóstol para que los tocara y así obtuviera la certeza de que era precisamente
él (cf. Jn 20, 27). En realidad, los dos episodios no se contradicen; al contrario, uno ayuda
a comprender el otro.
María Magdalena quería volver a tener a su Maestro como antes, considerando la cruz
como un dramático recuerdo que era preciso olvidar. Sin embargo, ya no era posible una
relación meramente humana con el Resucitado. Para encontrarse con él no había que
volver atrás, sino entablar una relación totalmente nueva con él: era necesario ir hacia
adelante.
15 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Lo subraya san Bernardo: Jesús "nos invita a todos a esta nueva vida, a este paso... No
veremos a Cristo volviendo la vista atrás" (Discurso sobre la Pascua). Es lo que aconteció
a Tomás. Jesús le muestra sus heridas no para olvidar la cruz, sino para hacerla
inolvidable también en el futuro.
Por tanto, la mirada ya está orientada hacia el futuro. El discípulo tiene la misión de
testimoniar la muerte y la resurrección de su Maestro y su vida nueva. Por eso, Jesús
invita a su amigo incrédulo a "tocarlo": lo quiere convertir en testigo directo de su
resurrección.
Queridos hermanos y hermanas, también nosotros, como María Magdalena, Tomás y los
demás discípulos, estamos llamados a ser testigos de la muerte y la resurrección de
Cristo. No podemos guardar para nosotros la gran noticia. Debemos llevarla al
mundo entero: "Hemos visto al Señor" (Jn 20, 24).
Que la Virgen María nos ayude a gustar plenamente la alegría pascual, para que,
sostenidos por la fuerza del Espíritu Santo, seamos capaces de difundirla a nuestra vez
dondequiera que vivamos y actuemos.
Una vez más: ¡Feliz Pascua a todos!
* Oración final:
Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el
mundo de alegría, concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a
alcanzar los gozos eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
PARA QUE ENTENDIERAN LAS ESCRITURAS
Hch 3,11-26; Lc 24,35-48
La fuerza probatoria de estos relatos pascuales no radica en el salto del paralítico ni en el
gesto del resucitado que se come el trozo de pescado. La resurrección de Cristo no es un
suceso tangible que pueda probarse a través de evidencias sensibles. Los evangelistas y
demás transmisores de la tradición pascual recurrieron a ellos para ayudarnos a
comprender la profundidad y la realidad del suceso. La fidelidad de Dios estaba de por
medio al momento de la ejecución de su Hijo Jesús. Dios no podía permanecer indiferente
ante la prepotencia de los verdugos. Los católicos hurgaron las Escrituras y descifraron el
misterio de su pasión y comprendieron que el Padre reivindicaría al justo sufriente. En ese
momento se les abrieron los ojos y recibieron las señales discretas del resucitado.
Experimentaron dudas tal como lo refiere el Evangelio, pero las fueron superando con la
fuerza del Espíritu.
16 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Oración introductoria
Jesús, abre mi entendimiento. Conozco y escucho tu Palabra, pero quiero hacerla la
norma de mi vida. Por esto te pido que guíes esta oración para que pueda llegar a ser un
auténtico testigo de tu resurrección.
Petición
Cristo Resucitado, que esta meditación sea un encuentro transformador en el amor.
Meditación:
Encontramos en el evangelio de Lucas a Jesús resucitado que se presenta en medio de
los discípulos, los cuales, incrédulos y atemorizados, pensaban que veían un espíritu.
Romano Guardini escribe: "El Señor ha cambiado. No vive ya como antes. Su existencia...
no es comprensible. Sin embargo, es corpórea, incluye... todo lo que vivió; el destino
atravesado, su pasión y su muerte. Todo es real. Aunque sea cambiada, pero siempre
una tangible realidad". Dado que la resurrección no borra los signos de la crucifixión,
Jesús muestra sus manos y sus pies a los apóstoles. Y para convencerlos, les pide algo
de comer. Así que los discípulos "le ofrecieron un trozo de pescado. Lo tomó y comió
delante de ellos". San Gregorio Magno comenta que "el pescado asado al fuego no
significa otra cosa que la pasión de Jesús, Mediador entre Dios y los hombres. De hecho,
él se dignó esconderse en las aguas de la raza humana, aceptó ser atrapado por el lazo
de nuestra muerte y fue como colocado en el fuego dado los dolores sufridos en el
momento de la pasión" (Benedicto XVI, 22 de abril de 2012).
Reflexión
Cuando leo este evangelio me acuerdo mucho de una cosa que observé en una fiesta
para niños. Cuando la niña festejada, de unos 4 años, iba a partir el pastel se fue
corriendo y trajo a una amiguita suya para que estuviera a su lado.
Y es porque la alegría siempre se transmite. Conseguiste el trabajo que buscabas; tu hijo
pasó el examen más difícil; se solucionó el problema que había en el trabajo; entonces te
sientes feliz y quieres que todo el mundo se alegre contigo. Eso es lo que les pasó a los
discípulos de Emaús. Han reconocido a Cristo resucitado y quieren que todo el mundo se
alegre con ellos. Se han convertido en misioneros, en apóstoles del evangelio.
El fruto de reconocer a Jesús siempre es el mismo, la alegría. No por nada recordamos
esa sonrisa de la madre Teresa de Calcuta que aprendió a reconocer a Jesús en el
prójimo.
Propósito
Para encontrarme con Cristo, no dejar que «mis pendientes» me distraigan de mi
propósito de dedicar hoy más tiempo a mi oración.
Diálogo con Cristo
Jesús, como los discípulos, a veces veo el cumplimiento de tu voluntad como algo
desproporcionado a mis fuerzas. Mis ilusiones, influenciadas por mi egoísmo y mi
soberbia, no me dejan descubrir lo que realmente debo hacer, si quiero ser fiel y
corresponder a tu amor. Por eso, pido la intercesión de María, tu santísima Madre, para
que como ella, nunca dude de tu Providencia divina y deje que sea tu gracia la que actúe.
17 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
C
una misma fe en su espíritu
( )
¡Qué hermoso es el tiempo de Pascua! ¿Lo estás disfrutado? Cada día el evangelio nos
propone diversas experiencias para encontrarnos con el Señor resucitado. Salir a tu
encuentro en el camino para decirte ¡Alégrate! Llamarte por tu nombre, como María
Magdalena, invitarte a una cena con él al caer la tarde, ú …
Hoy el Señor nos propone en el evangelio tener experiencia de él a través de los sentidos,
no es un fantasma, es el mismo Jesús resucitado, que nos ofrece tocarle, sentirle, comer
con él y escuchar su mensaje.
“Mirad mis manos y mis pies”. ¿Porque el señor nos pide esto? Para que nuestros ojos
reconozcan al mismo Jesús que en tantas ocasiones nos ha dado la mano, nos ha
acompañado por el camino. ¡Es él! Pero, sus manos ahora tienen un signo más de amor,
las llagas de los clavos. Con ellas confirma su amor. Y como dice una hermosa oración,
…
“Palpadme y daos cuenta que un fantasma no tiene carne y huesos como yo
tengo”. Carne y hueso, es Dios hecho hombre, y el Señor quiere que le amemos así,
hecho hombre por nosotros. Santa Teresa de Jesús se convirtió definitivamente viendo la
C T
entendimiento, que si no era lo que veía, no me aprovechaba nada de …
Y C …
Y parece que Cristo en este evangelio, en estos relatos de Pascua, quiere que le amemos
así, como hombre, que le veamos cerca, que no es un Dios lejano. Ahora bien, esta carne
y estos huesos, estas manos y estos pies, se nos representan hoy en otros hombres y
mujeres que sufren, que llaman a nuestra puerta, que pasan por nuestra vida y son el
rostro de Cristo hoy. En ellos está la humanidad de Cristo esperando que le toquemos,
que le miremos, que le amemos y no pasemos de largo.
“¿Tenéis algo de comer?” y continua la fiesta de la pascua en la que la Eucaristía,
Cristo comida, Cuerpo y Sangre entregado por nosotros, debe ser el centro de cada día.
Acostumbrémonos a comer a Cristo cada día, a recibirle en la comunión. Él quiere comer
cada día con nosotros y alimentarnos.
Continuemos estos días felicitándonos las Pascua. Que podamos decir, como al final del
nosotros somos testigos de esto”.
LA SALVACIÓN NO ESTÁ EN NINGÚN OTRO
Hch 4, 1-12; Jn 21,1-14
A esta conclusión no llegaron los discípulos por una especie de razonamiento deductivo.
Después del traumático evento de la crucifixión, la confianza de los doce había quedado
18 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
pulverizada. Ellos habían comenzado a confiar en la fidelidad de Dios a partir de las
señales que Jesús había realizado en Galilea al comienzo de su ministerio. Cuando
algunos del grupo de los Doce retomaron su habitual ocupación de pescadores, les
sorprendió la presencia discreta de Jesús, auxiliándoles en una noche fallida de pesca:
"echen la red a la derecha". La palabra de Jesús volvió a resonar con aquel toque de
fuerza que habían sentido al principio y se fue reavivando la confianza. Revestidos con
esa certidumbre retomaron su misión como testigos del Reino y se presentaron en
Jerusalén para documentarlo: en su vida no había otra roca en quien apoyarse, su
salvación no estaba en ningún otro, sino en Jesús resucitado.
Oración introductoria
Jesucristo, ¡qué privilegio tuvieron tus apóstoles! Ellos pudieron hablar, comer, convivir
contigo. Cara a cara. Ayúdame a darme cuenta, en esta oración, que yo no estoy tan lejos
de poder tener esta misma experiencia, porque Tú siempre sales a mi encuentro, me
ofreces el alimento de la Eucaristía y me hablas por medio de tu Palabra. Dame tu gracia
para poder escucharte, Señor.
Petición
Dame el ímpetu y el liderazgo de Pedro, que supo reconocerte a pesar de su debilidad.
Meditación del Papa Francisco
Recordémoslo bien todos: no se puede anunciar el Evangelio de Jesús sin el testimonio
concreto de la vida. Quien nos escucha y nos ve, debe poder leer en nuestros actos eso
mismo que oye en nuestros labios, y dar gloria a Dios. Me viene ahora a la memoria un
consejo que San Francisco de Asís daba a sus hermanos: predicad el Evangelio y, si
fuese necesario, también con las palabras. Predicar con la vida: el testimonio. La
incoherencia de los fieles y los Pastores entre lo que dicen y lo que hacen, entre la
palabra y el modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia.
Pero todo esto solamente es posible si reconocemos a Jesucristo, porque es él quien nos
ha llamado, nos ha invitado a recorrer su camino, nos ha elegido. Anunciar y dar
testimonio es posible únicamente si estamos junto a él, justamente como Pedro, Juan y
los otros discípulos estaban en torno a Jesús resucitado, como dice el pasaje del
Evangelio de hoy; hay una cercanía cotidiana con él, y ellos saben muy bien quién es, lo
quién era, po Y
nosotros: vivir una relación intensa con Jesús, una intimidad de diálogo y de vida, de tal
¡A !» (Homilía de S.S. Francisco, 14
de abril de 2013).
Reflexión
Como la primera vez. Otra vez Cristo se asoma a la rivera de nuestras vidas para dejarse
ver de quien tiene los ojos sublimados por la fe. Y sin exigir nada. Sin obligar a nadie.
Sólo se deja ver dando.
Pedro había regresado a su antiguo oficio. Quizás así podía asimilar todo lo que había
vivido durante esos intensos días de pascua. Le remordería la amargura terrible de la
traición. ¿Qué lo diferenciaba de Judas hasta ese momento? Fue a pescar, pues, con
otros. Y no obtuvo nada. Como la primera vez en que vio a Cristo junto al mar de su vida.
19 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Ahora nuevamente el Señor se le presenta y no lo conoce. Están todos fatigados y
malhumorados. Nadie puede sentir paz cuando no tiene a Cristo dentro. En ese momento
el Señor les habla: "¿tenéis peces?" Podrían no haberle hecho caso. Pero optan por una
elemental educación. Responden: "¡No!" Ahora el desconocido les señala cómo
obtenerlas: "Echad..." Pudieron no haberle hecho caso.
¿Quién era ése para decirles lo que ellos bien sabían hacer? El hecho es que le hacen
caso, hacen un acto de fe, como la primera vez en que Pedro en Su Nombre echó las
redes. Ahora lo hacían sabiendo que no era momento de peces. Y, ¡cuál fue su sorpresa!
Porque quien confía en el Señor no puede no recibir más de lo que espera. Es por eso
que Juan lo reconoce: "¡Es el Señor!" Porque han creído al Desconocido y han sido
premiados con la fe en Él.
Pedro, que pudo seguir el mismo derrotero de Judas se deja llevar por su corazón, un
corazón que añoraba al Señor y su misericordia. Se tira al agua y no espera llegar con la
barca. Está ansioso de estar junto al Señor. Ha comprendido en qué consiste ser pecador
y dejarse amar por el Señor que lo busca con su perdón. Porque primero ha creído en
alguien que no sabía quién era en ese momento. Cuando ve lo que puede su fe, no puede
no pedir misericordia del Señor, como la primera vez. Y como Cristo quería peces, es
Pedro quien saca las redes, símbolo de las almas del apóstol. Ha sido Cristo el que ha
dado los frutos ciertamente, pero ellos han secundado su acción. Pedro le ofrece los
peces. Pero antes ya le ha ofrecido su corazón. Por eso tuvo los peces, porque se dejó
pescar del Señor.
Propósito
Hacer una oración especial por todos aquellos que han perdido la fe.
Diálogo con Cristo
Señor, tengo una enorme necesidad de encontrarme con tu amor redentor. Aumenta mi fe
para saber reconocerte en la Eucaristía, en la oración, en las demás personas, en los
incidentes de mí día a día. Mi testimonio es lo que más puede valer en la Nueva
Evangelización, así que ayúdeme a ser coherente, que no me olvide que nada convence
tanto como la caridad auténtica, hecha disponibilidad, servicio y entrega a los demás.
Comencemos nuestra oración poniéndonos en presencia de Dios, cayendo en la cuenta
de la real y gran fuerza que tiene la oración y con la disposición de abrir el corazón a Dios
para dejarle hablar en lo más profundo de nuestro ser.
Hoy os invito a ponernos en el lugar de los apóstoles y descubrir a Dios en el día a día.
Ellos se deciden a ir a pescar, reanudar su trabajo, igual que nosotros vamos a nuestras
obligaciones profesionales, o nos ponemos a trabajar apostólicamente o en nuestras
responsabilidades vocacionales.
Al igual que nosotros, los apóstoles vienen de estar toda la noche pescando con las
manos vacías, aparentemente todo el trabajo ha sido para nada, hubiera sido mejor que
se hubieran quedado en casa haciendo algo un poco más rentable, más eficaz, más
productivo. Cuántas veces pensamos que hacemos cosas que no han valido para nada
simplemente por no ver los frutos... pero llega Jesús a la orilla y les pregunta:
"Muchachos, ¿tenéis pescado?" de igual manera que nos pregunta "muchachos ¿Lo
20 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
habéis conseguido?"; los apóstoles humildemente responden que no, igual que nosotros,
muchas veces, que no conseguimos lo que nos proponemos y aquí llega lo maravilloso de
la historia, Jesús les dice «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» y los
apóstoles echaron la red. Después de toda una noche pescando, echando y recogiendo
vacía la red llega un hombre a lo lejos y nos dice que la echemos una vez más, aunque
estés cansado, esté amaneciendo y se supone que los peces se esconden, aunque nada
tenga sentido echan la red. Es lo maravilloso de la historia, cuando vencemos nuestro
orgullo y sin entender nada echamos la red, cuando nos fiamos de aquellos que Dios
pone en nuestro camino y echamos la red entonces es cuando la red se llena a rebosar.
Podemos trabajar a destajo y Jesús nos lo pide, pero conscientes de que el fruto no viene
por nuestro trabajo sino de Él, necesita que trabajemos toda la noche sin fruto, necesita
que echemos la red, pero Él pone los peces cuando quiere y nos espera en la orilla para
tomarlos con Él. Maravillados por la cantidad de peces que tenían en la red reconocen a
Jesús en ese hombre de la orilla, busquemos también a Jesús en todos los momentos de
nuestra vida, reconozcamos su fuerza en cada pequeño detalle y dejemos la barca, el
trabajo, para ir a la orilla y descansar con él.
En el día de hoy nos regala toda una noche para pescar. Estemos atentos para
reconocerle en un hombre a la orilla del lago, en un compañero de trabajo o estudios, en
mis padres o hijos, en cada persona que pase hoy por mi lado quizás está Jesús que nos
dice "Echad la red a la derecha de la barca"
Abracémonos a María y hagamos todo con ella, que nos enseñe a reconocer a su hijo en
nuestra vida.
LOS COMPAÑEROS DE JESÚS
Hch 4,13-21; Mc 16,9-15
No tenían instrucción, según constataban los miembros del Sanedrín. Su tono galileo y
sus manos callosas no los hacían atendibles ante los escribas y demás expertos en la ley
judía. No obstante, conseguían apreciar la contundencia de su planteamiento: en el
nombre de Jesús una persona había recuperado la salud. Los hechos subsanaban su
escasa erudición. Esos galileos habían adquirido una enorme libertad interior, sabían que
no convenía desobedecer a Dios, por más que las autoridades de Israel los presionaran.
Esos predicadores atrevidos y desafiantes no lo habían sido siempre, el Evangelio de san
Marcos así lo registra. Los hombres acobardados y llenos de dudas habían dejado atrás
su impotencia al encontrarse con el Señor Resucitado que les había devuelto la confianza
en la fidelidad de Dios.
Oración introductoria
Dios mío, creo en Ti, pero necesito aumentar mi fe porque la incredulidad y la dureza de
corazón, que recriminas en tus discípulos, están también presentes en mi vida cotidiana,
cuando se presentan los problemas, cuando la exigencia de cumplir tu voluntad se ve
superior a las propias fuerzas o cuando no comprendo o acepto las dificultades. Ilumina
esta oración para que tu luz y tu verdad me lleven a predicar tu Evangelio.
Petición
21 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Señor, aparécete en mi oración, o dame la humildad de saber que me escuchas, aunque
no «sienta» nada.
Meditación del Papa Francisco
L J ú É
también nosotros en este torrente de alegría?
del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es
una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda
tiene una gran necesidad de aprovechar la salvación que nos ha traído Cristo. Los
discípulos son los que se dejan aferrar cada vez más por el amor de Jesús y marcar por el
fuego de la pasión por el Reino de Dios, para ser portadores de la alegría del Evangelio.
Todos los discípulos del Señor están llamados a cultivar la alegría de la evangelización.
[…] A
menudo esto se debe a que en las comunidades no hay un fervor apostólico contagioso,
por lo que les falta entusiasmo y no despiertan ningún atractivo. La alegría del Evangelio
nace del encuentro con Cristo y del compartir con los pobres. Por tanto, animo a las
comunidades parroquiales, asociaciones y grupos a vivir una vida fraterna intensa,
basada en el amor a Jesús y atenta a las necesidades de los más desfavorecidos. Donde
hay alegría, fervor, deseo de llevar a Cristo a los demás, surgen las verdaderas
vocaciones. (S.S. Francisco, Mensaje para la 88ª Jornada Mundial de las Misiones, 14 de
junio de 2014).
Reflexión
Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe. (1 Co, 15,14). Desde la primera generación
católica la Iglesia se reconoce en esta expresión de San Pablo. El problema que se ha
siempre presentado es aquél de cómo interpretar esta verdad central del credo. ¿Quiere
decir que ha resucitado verdaderamente, es decir, que vive por siempre en su cuerpo y no
solamente como simple manera espiritual?
Es esto lo que afirma la Escritura y la fe de la Iglesia. La resurrección en cuanto tal, es
decir, el acto por el cual Dios glorifica a Jesús, es inaccesible y se puede alcanzar sólo
por la fe. Por eso es importante que este hecho no huya de la búsqueda histórica. Es
inimaginable la primera predicación católica, sin la experiencia pascual de los apóstoles
que testimonian que Jesús se ha manifestado muchas veces antes de la muerte. Sólo
esta verdad da un significado auténtico y trascendental a la propia existencia, la ilumina y
la hace vivir con optimismo. La resurrección de Cristo es vida para los difuntos, perdón
para los pecadores, gloria para los santos. Todo tiene razón de existir con la resurrección
de Cristo y el mismo dolor se transforma.
Propósito
Ser testigo de Cristo con un comentario o una buena acción, aunque me cueste.
Diálogo con Cristo
Jesús, no podré ser un testigo auténtico de tu resurrección si primero no logro amar a
cada uno de mis hermanos con el mismo amor con que Tú los amas. Dame una caridad
como la tuya: total, generosa, desinteresada, que sólo busque el bien de los demás y
acepte a todos por igual, sin poner límites y sin hacer acepciones entre las personas. Esto
22 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
se dice fácil, pero para lograrlo, necesito convertirme en una persona que haya hecho la
experiencia de tu amor en su propia vida, por medio de la vida sacramental, la oración y
mi ayuda a los demás.
? J
Esta respuesta de los apóstoles al Sanedrín tiene que ser también nuestra respuesta al
mundo en qué vivimos. No podemos menos que contar lo que hemos visto y oído.
Fuimos desde pequeños conociendo a Jesús. Un día lo recibimos en la comunión. Y tras
la venida del Espíritu Santo, hubo un momento en nuestras vidas que notamos una
transformación interior. Quizá fue una comunión bien hecha, un rato de oración o unos
ejercicios Espirituales. Y desde entonces no podemos menos que contar lo que hemos
visto y oído.
Él
El motor de mi vida es la comunión y la oración. Percibo que el Señor es mi fuerza. El me
empuja con energía a hacer su voluntad en los lugares donde me muevo. Esa fuerza y
esa energía hacen posible el mandato de Jesús:
Metidos en el mundo sí estamos. ¿Pero estamos proclamando el Evangelio con nuestras
vidas? ¿Somos los seguidores de un fracasado o de un resucitado?
Que en estas fiestas de Pascua se refleje en nuestro rostro, en nuestra acción, en nuestra
oración esa alegría y paz desbordante de saberse seguidores de Alguien que ha vencido
a la muerte y que nos ha prometido la Vida Eterna. El que desborda de alegría y paz lo
trasmite a todos los que le rodean cumpliendo casi sin querer el mandato de Jesús:
Proclamad el Evangelio a toda la Creación.
ENTRE ELLOS NINGUNO PASABA NECESIDAD
Hch 4,32-35; 1 Jn 5,1-6; Jn 20,19-31
Los primeros católicos tomaron el Evangelio de Jesús y las tradiciones de Israel con
bastante seriedad. Cuando retomaron su misión evangelizadora, convencidos de la
presencia del Resucitado en sus vidas, no se dedicaron a lanzar predicas y sermones,
antes bien, reorganizaron su vida comunitaria, ateniéndose a los principios de la
solidaridad y la comunión de bienes. La resurrección de Jesús era la señal de que los
tiempos nuevos habían comenzado y conforme a esa nueva certeza, había que reordenar
23 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
las relaciones sociales en medio de la comunidad de los discípulos. El Evangelio nos
refiere como Tomás y el resto de los Doce fueron superando las dudas y temores que la
ausencia física del crucificado había dejado en sus vidas. Cuando se convencieron de que
Jesús había vencido a la muerte, también ellos derribaron sus temores y sirvieron al
Señor de la vida.
Oración introductoria
¡Señor mío y Dios mío! Ten compasión de mí porque, como Tomás, hay ocasiones en que
dudo de mi fe. En este domingo que me invitas a contemplar tu inmensa misericordia, que
me muestras tu costado y tus llagas, y me invitas a experimentar tu cercanía por medio de
la oración, no puedo más que decir: ¡Tú, Señor, eres mi Dios!
Petición
Jesús, sana mi incredulidad y dame la fe para saber apreciar siempre tu Divina
Misericordia.
Meditación del Papa
Esta misión de Cristo, este dinamismo suyo continúa en el espacio y en el tiempo,
atraviesa los siglos y los continentes. Es un movimiento que parte del Padre y, con la
fuerza del Espíritu, lleva la buena noticia a los pobres en sentido material y espiritual. La
Iglesia es el instrumento principal y necesario de esta obra de Cristo, porque está unida a
Él como el cuerpo a la cabeza. "Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo".
Así dice el Resucitado a los discípulos, y soplando sobre ellos, añade: "Recibid el Espíritu
Santo". Dios por medio de Jesucristo es el principal artífice de la evangelización del
mundo; pero Cristo mismo ha querido transmitir a la Iglesia su misión, y lo ha hecho y lo
sigue haciendo hasta el final de los tiempos infundiendo el Espíritu Santo en los
discípulos, aquel mismo Espíritu que se posó sobre él y permaneció en él durante toda su
vida terrena, dándole la fuerza de "proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la
vista"; de "poner en libertad a los oprimidos" y de "proclamar el año de gracia del Señor".
(Benedicto XVI, 11 de octubre de 2012).
Reflexión
¡¡Jesús ha resucitado!! Ésta es la noticia más importante de todo el Evangelio. Debería
haber ocupado, con enormes titulares, la primera página de todos los periódicos del país y
de todo el mundo conocido de la época... Y, sin embargo, como siempre, Dios nos
confunde. Sucedió de noche, sin que nadie apenas se enterara. Sí, de noche. Así son
todos los grandes acontecimientos de Dios... Este Dios nuestro tiene un sentido del humor
bastante fino y ocurrente. Parece que Dios se divierte gastándoles bromas a los hombres
para jugar luego con ellos a las "escondidas". Y mientras se esconde, se sigue riendo
traviesamente -como hace el papá con su hijo pequeño- a ver si nosotros somos capaces
de descubrirlo y de encontrarlo en medio del bosque o del jardín....
Pero Dios, con este modo de actuar, nos está revelando su infinita humildad, bondad y
condescendencia. Sólo Dios puede ser tan humilde. Como nuestras alabanzas no lo
engrandecen, se puede dar el lujo de esconderse y de pasar desapercibido...
Tampoco así se nos impone a fuerza de evidencias, sino que respeta nuestra libre
elección. Porque nos ama como un auténtico Padre. Sólo los seres verdaderamente
grandes son también profundamente humildes. Muy al contrario de nosotros, a quienes
tanto nos fascina el ruido, la vanidad y el "cacareo" en todo lo que hacemos; nos encanta
24 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
que el mundo entero se dé cuenta de nuestras "hazañas" y nos alabe por las "bobadas"
que realizamos como si fueran el heroísmo más espectacular de la historia... ¡Qué
pequeños y ridículos somos tantas veces! Y Dios se debe de seguir riendo de nosotros...
Al menos así se "divierte".
También a Jesús le gusta esconderse y pasar desapercibido. Porque es Dios. Su
nacimiento en Belén ocurrió en medio de la noche. Pasó treinta largos años de su vida
escondido en la aldea de Nazaret, "de noche". Como la primera Pascua de la historia,
cuando Dios liberó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. O al igual que la primera
Pascua católica, la de aquel gran Jueves Santo... ¡De noche! De noche quiso morir -
¡hasta el mismo sol se eclipsó en pleno mediodía!- y de noche quiso ser sepultado en la
tierra.
Y ahora, su gran triunfo, su victoria definitiva, su resurrección, se realiza de noche y a la
vista de casi nadie. ¿Por qué? Además de revelarnos su humildad divina, este modo de
actuar es una fuerte llamada a nuestra conciencia y a nuestro corazón para invitarnos a
estar en vela, con los ojos del alma y del cuerpo bien atentos y despiertos. No nos vaya a
ocurrir lo mismo que les pasó a los apóstoles la noche de aquel primer Jueves Santo,
después de la Ultima Cena -que fue también la primera Cena de la nueva alianza-: ¡se
quedaron dormidos en el huerto, mientras su Maestro allí, en Getsemaní, entraba en
agonía!
Pero también actúa así para que nuestra respuesta a Él sea en la fe, en el amor auténtico,
en la humildad y en la libertad. Nadie vio cómo resucitó el Señor, ni a qué hora sucedió
aquel portento... ¡y es el evento más grandioso de nuestra fe y el más decisivo de todo el
catolicism ! L J ú
anunciada por Jesús mismo durante su vida pública y proclamada por la Iglesia de todos
los tiempos. Si su nacimiento en Belén fue un hecho que llenó de inmensa alegría el orbe
entero -y todos los años lo celebramos con desbordante júbilo en la Navidad- su
resurrección lo es aún más. Los ángeles cantaron a coro el "Gloria in excelsis Deo" la
noche santa de Belén, y también ellos fueron los únicos testigos -además de aquellos
soldados romanos que estaban de guardia, ¡tan cobardes!, que no fueron capaces de
convertirse luego en pregoneros del hecho más portentoso de la historia-. Y si el
nacimiento de Jesús es un motivo de dicha para el mundo entero, su resurrección es la
máxima coronación de toda su vida y su plan redentor.
El misterio del Dios hecho Hombre, que se encarnó por amor a nosotros y nació para
salvarnos, encuentra su pleno cumplimiento en el triunfo glorioso y definitivo de su
resurrección. Si todo hubiera acabado con su muerte, Cristo no sería sino sólo un gran
hombre, como cualquiera de nosotros, y su vida habría sido la de un profeta excepcional,
y nada más. Pero si Cristo ha resucitado y ha salido de la tumba con su propio poder, es
la señal más clara de que es verdaderamente Dios, todopoderoso, el Señor absoluto de la
vida y de la muerte. Y entonces todo lo anterior recibe su explicación y máxima
justificación.
Pero, además, sus apariciones después de su resurrección... ¡muchas de ellas serán
también de noche o casi a escondidas, con la presencia de unos cuantos, sus amigos
predilectos! También aquí nos vuelve a sorprender el Señor: "Al anochecer de aquel día,
el primero de la semana... entró Jesús y se puso en medio de ellos" -nos dice el
Evangelio.
25 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
¡El Señor ha resucitado! Sí, pero lo ha hecho "como calladito" -según la dulce expresión
de santa Teresa- y en silencio. No con trompetas y espectacularidades. Nunca ha actuado
así el Señor. También en su gloriosa resurrección sabe ser humilde... ¡Qué impresionante
es el modo de actuar de Dios! Cualquiera de nosotros hubiéramos preferido "restregarles"
en la cara a los fariseos y a los sumos sacerdotes esta victoria para que se dieran cuenta
con quién ellos se estaban metiendo y para humillarlos en su derrota. Cristo no. Nunca ha
actuado así. Y tampoco en su resurrección.
Propósito
Celebrar hoy con alegría la Divina Misericordia, aprendiendo de Jesús a ser
misericordioso con los demás.
Diálogo con Cristo
Jesús, también en la victoria tenemos que ser humildes, sencillos y discretos como Tú.
Ése será un gran testimonio de nuestra fe ante todo el mundo, como lo fue en los
primeros siglos de la Iglesia.
Ese es el tema de fondo de la liturgia de este domingo, una invitación a alegrarnos porque
Dios se puede definir muy bien con una palabra: misericordia.
Por eso el salmo de la misa sigue diciendo:
casa de Israel: eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón: eterna es su misericordia.
Comencemos pues nuestra oración cantando con el salmo, porque:
É
Sea
Salmo que nos recuerda también que del Señor resucitado nos viene la salvación, nos
viene la prosperidad, ya que y É
Repasemos despacio el evangelio de este día:
A a, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa,
con las puertas cerradas por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de
Jesús muestra su misericordia con sus discípulos, también con Tomás, pese a su falta de
fe, la misma que la nuestra. Si no vemos, no creemos. Pero Jesús nos invita a ver por
encima de las evidencias materiales, a confiar en que Dios puede hacer maravillas en
nuestra vida si le dejamos.
Contemplando a Jesús, reunido con los discípulos, comprendemos mejor que no se
puede descubrir al resucitado si no es en comunidad. Aquí no cabe el individualismo que
tan perniciosamente la sociedad actual ha metido dentro de nosotros. Preguntarle a
26 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Tomás. Por no estar con los demás, precisamente el primer día de la semana, no pudo
J ú
nosotros nos empeñamos en ser felices en solitario, en creer que nos salvamos solos.
J L
L C
resucitado, es la victoria de la vida sobre el pesimismo y la tristeza de la muerte. La
alegría católic x
Es el fruto de la misericordia de Dios llenando nuestros corazones.
Demos gracias a María por enseñarnos a estar junto a ella, abiertos como ella a la
misericordia de Dios. Y pidámosla que nunca dudemos del amor que Dios nos tiene.
EL QUE HA NACIDO DEL ESPÍRITU
Hch 4,23-31; Jn 3,1-8
Si asociamos las dos lecturas podemos apreciar una relación de causalidad. El Evangelio
nos explica que nadie entra al Reino de Dios a la fuerza, que es el Espíritu el que sopla
donde quiere y que es quien va conduciendo a las personas al encuentro con Jesús. La fe
católica no es el resultado de una deducción lógica, sino de una especie de fascinación.
No es que el católico renuncie a usar su inteligencia y se convierta en una especie de
fanático entusiasta. Los dirigentes judíos no estuvieron dispuestos a revisar sus certezas
profundas y desecharon el llamado que Dios les hacía por medio de Jesús. Defendieron a
ultranza sus intereses, y consideraron a Jesús alguien extremadamente peligroso, por eso
terminaron aliándose con Herodes y Pilatos para condenarlo a muerte.
Oración introductoria
Dame, Señor, esa sana inquietud de Nicodemo de buscar comprender siempre la verdad.
Permite que esta oración ilumine mi entendimiento y fortalezca mi voluntad, para dejarme
llevar por el camino de la santificación. Confío plenamente en Ti, Tú sabes lo que
necesito.
Petición
Espíritu Santo, Tú eres mi luz, ilumíname.
Meditación del Papa Francisco
El 'renacer de lo Alto', renacer del Espíritu que dio vida al primer núcleo de los primeros
católicos, cuando 'aún los cuando llamaban cristianos'. Tenían un solo corazón y una sola
alma.
Una comunidad en paz. Esto significa que en esa comunidad no había lugar para el
chismorreo, para las envidias, para las calumnias, para las difamaciones.
El amor cubría todo. Para calificar una comunidad católica sobre esto, debemos
preguntarnos cómo es la actitud de los católicos. ¿Son mansos, humildes? ¿En esa
comunidad hay disputas entre ellos por el poder? ¿Disputas de envidia? ¿Hay
chismorreo? No están en el camino de Jesucristo. Esta peculiaridad es muy importante,
27 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
muy importante, porque el demonio busca separarnos siempre. Es el padre de la división
[…]
Y esto es lo que explicaba Jesús a Nicodemo: este nacer de lo Alto. Porque el único que
puede hacer esto es el Espíritu. Esta es obra del Espíritu. La Iglesia la hace el Espíritu. El
Espíritu hace unidad. El Espíritu nos empuja hacia el testimonio. El Espíritu te hace pobre,
porque Él es la riqueza y hace que tú cuides de los pobres. Que el Espíritu Santo nos
ayude a caminar en este camino de renacidos por la fuerza del Bautismo. (Cf Homilía de
S.S. Francisco, 29 de abril de 2014, en Santa Marta).
Reflexión
¿Nacer de lo alto? Pero, ¿Qué significa esta pregunta y afirmación de Cristo? ¿Acaso un
espíritu puede engendrar algo? Efectivamente. Da a luz a un nuevo ser pero como hijo de
Dios. Como dice el Catecismo en el número 782 "nacer de lo alto significa ser miembro de
este cuerpo no por el nacimiento físico, sino por el "nacimiento de arriba, del agua y del
Espíritu", es decir, por la fe en Cristo y el Bautismo.
En qué conflictos doctrinales se metería Cristo con los judíos de ese tiempo pues decir
que era necesario nacer de lo alto significaba introducir nuevas doctrinas difíciles de
interpretar y que además venían dichas por el "hijo del carpintero". Qué gran ejemplo de
Cristo en enseñarnos cómo se transmite su palabra dada por su Padre. Deja de lado los
conocimientos eruditos de los judíos y les predica la verdadera doctrina de la salvación. El
bautismo que les abrirá las puertas del Reino de Cristo y les hará verdaderos hijos de
Dios.
Nosotros como bautizados hemos recibido esta gracia de Dios. Ya somos sus hijos
merecedores de su herencia, del cielo y sobre todo de su amor. Ahora como hijo de Dios
debemos hacer honor a nuestro nombre cuidando el gran tesoro de la gracia. No
podemos derrochar la magnífica herencia que se nos tiene preparada por un placer
terrenal pasajero. Podemos conservar el nombre de hijos de Dios manteniendo limpia
nuestra vida de gracia, que significa amistad con Cristo. ¿Cómo trataríamos a un amigo
que tanto queremos y estimamos? De la misma forma hay que tratar a Cristo, como un
amigo que quiere corresponder a su amistad.
Propósito
Al iniciar el día, pedir al Espíritu Santo que sea mí guía.
Diálogo con Cristo
Gracias, Espíritu Santo, por darme tu gracia para poder escuchar tus inspiraciones y la
fuerza para poder seguirlas; porque bien sabes que a veces las escucho pero no las sigo.
Perdona mi pasividad y ayúdame a caminar siempre por el sendero de la voluntad del
Padre, y a obedecerte con la misma docilidad de Jesucristo. Permite que sepa colaborar
siempre y dócilmente contigo, para que puedas moldear mi vida.
j …
Jesús resucitado pidiendo ayuda para hacer silencio interior. Siempre junto a María, que
es la presencia discreta pero aglutinante, de la Iglesia en Pascua y naciente.
H j
ponernos bajo su acción y que este rato vaya orientado sólo para ellos y su gloria.
28 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
En ambiente de Pascua, estamos todavía bajo los efectos de la celebración: el amor
misericordioso del Padre. Si el Espíritu nos alimenta con esa realidad no queramos seguir
adelante. Interiorizar el amor misericordioso de Dios puede transformar y llenar por
… C ( )
R Ú C J ú ardientemente he
j ardiente fue el que me llamó la
atención esta Semana Santa y que ahora te expongo. Me ayuda pensar que es
precisamente el Espíritu Santo quien empuja e inflama los corazones con el fuego de su
amor. Reúno algunas citas en este sentido.
 En la oración de Pascua que nos dejó el P. Morales …alcánzanos el gozo
de la Pascua, fe creciente, esperanza cierta, alegría desbordante, paz
imperturbable, amor ardiente.”
 Inflamado de amor divino, S. Francisco Javier, después de pasar días orando en
aquellos bosques de Japón, a voces alababa a Dios. E iba con una alegría tal que
cautivaba a su paso.
 S. Francisco de Asís, después de contemplar a Jesús crucificado salía a voces,
el amor no es amado, ¿cómo van a amarse los hombres si
no aman al Amor?.
 S. Juan de la Cruz j x en una noche
oscura con ansias en amores inflamada.
 Sta. Teresa de Jesús hablándonos de su relación con el Señor recurre al amor;
imaginad una persona tan enamorada de otra que no pudiere estar un momento
si la A
 Volviendo al momento de la Pascua que estamos viviendo recordamos;
 A ú J ardía nuestro corazón cuando
nos explicaba las escrituras?
 El ardoroso amor de Maria Magdalena:
 Que la empuja a ir al sepulcro de madrugada
 Que recibe la primera visita de Cristo resucitado
 Siendo la primera mensajera de su resurrección
Podemos resumir-concretar ese amor ardiente en dos actitudes a las que nos invita el
Papa Francisco:
Una actitud de recibir del Señor su misericordia;
 J ú … ¡
nuestra alma!... su azote es LA MISERICORDIA. ¡Abrid vuestro corazón a la
misericordia de Jesús!
Una actitud de salir
 T s que ir donde está la gente. Hay que acogerlos como son y no como nos
 j
29 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Junto a la Virgen (y a ella le pedimos este regalo) nos quedamos interiorizando las
J ú
R
TIENEN QUE NACER DE NUEVO
Hch 4,32-37; Jn 3,7-15
Los profetas católicos conocían los textos del Antiguo Testamento que hablaban de la
serpiente levantada en un palo, para curar a las personas afectadas por la picadura de
una serpiente. El simbolismo del relato apunta fuera de la realidad sensible del palo y la
culebra. Los símbolos son trascendentes, rebasan la dimensión visible. Contemplar a
Jesús levantado y crucificado en una cruz no implica quedarse en el hecho de una
ejecución terrible. El crucificado es alguien más que un simple ajusticiado, es una persona
que vivió y murió con un yo descentrado; no se amó a sí mismo de manera desmedida,
sino que prefirió amar a su Padre y a sus hermanos, por encima de su propia vida. Esa
forma de vivir fue algo transparente y accesible a cuantos vivieron con él; cuando el Padre
dio muestras de que su Hijo estaba vivo, se convencieron de que la manera como Jesús
había vivido, era el camino que los conduciría a la vida.
Oración introductoria
Señor, creo en Ti Humildemente te suplico que permitas que esta meditación me ayude a
comprender que tu Palabra es mi luz y mi fortaleza, el alimento de mi alma, la fuente
perenne de mi vida espiritual.
Petición
Señor, ayúdame a ser parte activa de tu Cuerpo, de la Iglesia, con mi oración y mi trabajo.
Aumenta mi amor por la Iglesia de la que soy parte, de tu mismo Cuerpo.
Meditación del Papa Francisco
No se comprende bien si no entendemos lo que Jesús nos dice en el Evangelio. Jesús
dice a los judíos: "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que
soy yo". En el desierto ha sido por tanto elevado el pecado, pero es un pecado que busca
la salvación, porque se cura allí. El que es elevado es el Hijo del hombre, el verdadero
Salvador, Jesucristo.
El catolicismo no es una doctrina filosófica, no es un programa de vida para sobrevivir,
para ser educados, para hacer las paces. Estas son las consecuencias. El catolicismo es
una persona, una persona elevada en la Cruz, una persona que se aniquiló a sí misma
para salvarnos; se ha hecho pecado. Y así como en el desierto ha sido elevado el pecado,
aquí que se ha elevado Dios, hecho hombre y hecho pecado por nosotros. Y todos
nuestros pecados estaban allí. No se entiende el catolicismo sin comprender esta
profunda humillación del Hijo de Dios, que se humilló a sí mismo convirtiéndose en siervo
hasta la muerte y muerte de cruz, para servir. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 8 de abril de
2014, en Santa Marta).
Reflexión
Jesús deseaba mostrar a Nicodemo que era un testimonio fiel de las cosas celestes. Él es
30 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Dios y conoce mejor que otro nuestras íntimas inspiraciones, así que, dado que se dirigía
a un doctor de la ley, Jesús recuerda el episodio de la serpiente de bronce. Durante un
largo camino, de Egipto a la Tierra Prometida, los hebreos se rebelaron contra Dios, y una
calamidad debida a algunas serpientes les asusta, y diezma la gente. El pueblo pide
perdón y Dios ordena hacer una serpiente de bronce, alzarla sobre un asta y mirarla.
Todos aquellos que hubiesen contemplado su mirada se habrían salvado. Tal episodio
preanunció la redención del hombre, y Jesús se lo mostró a Nicodemo.
Aquél que mira al "Hijo del Hombre" y cree en Él tendrá la vida eterna. En cierto modo
también nosotros debemos proseguir nuestro camino en este mundo, siguiendo las
huellas de Cristo. Porque aquél que muestra la fe en Cristo con su conducta está
destinado a ser visto por todos. Es necesario para la salvación de aquellos que lo desean.
Para podernos alzar como la serpiente de bronce y ser señal con la que Cristo cure el
mundo de sus enfermedades, no es suficiente la "carne", es decir, no bastan las
posibilidades naturales del hombre, sino que debemos estar dispuestos a aceptar el
aliento del Espíritu, que nos sugiere el camino de Cristo en las diversas ocasiones.
Propósito
Hoy, cuando la oportunidad se presente, hablaré sobre Cristo, pidiendo previamente al
Espíritu Santo que me ilumine.
Diálogo con Cristo
Jesús, ayúdame a redescubrir la vocación que he recibido en el bautismo y dame la
fortaleza para ser un auténtico testigo de tu resurrección. Espíritu Santo, lléname del
fuego de tu amor, porque sólo podré ser un instrumento de salvación para los demás, si
me dejo moldear por Ti en la oración.
Ofrecemos nuestras vidas al Corazón de Cristo, por medio del Corazón Inmaculado de
Santa María, nuestra Reina y Madre, todos nuestros trabajos, alegrías y sufrimientos. Y lo
hacemos uniéndonos por todas las intenciones por las que se inmola continuamente
sobre los altares.
En la lectura continuada del Libro de los Hechos de los apóstoles se nos describe en unas
breves pinceladas cómo era la primera comunidad catolica en torno a los apóstoles. Hay
una primera frase que, con unas pocas palabras, da la clave de toda comunidad unida, de
todo hogar fraterno: tenían un solo corazón y una sola alma. Cuando uno quiere a sus
hermanos, cuando los siente superiores a uno mismo, cuando los respeta no por cómo
son o el cargo que ostentan si no por lo que son, aparece la caridad. Y la caridad empieza
por la práctica y por lo concreto. Aquellos primeros católicos todo lo ponían a disposición
de los administradores, en concreto, su patrimonio (las casas, las fincas, los dineros).
Muchos de aquella primera comunidad habrían conocido al Señor y sabían de su forma
de vida: todo lo ponía en manos del Padre. No se preocupaba por lo material y así lo
enseñaba cuando hablaba de la belleza de las criaturas y de su libertad. Hoy el mundo
nos ata con las estructuras de un neoliberalismo que vive para el tener y el poder.
Entiendo que este ejemplo de la primera comunidad es una llamada a poner los ojos con
fe en todo aquello que no pasa, en las realidades que deben de dar cimiento a nuestra
vida, a la forma de entender las cosas y acontecimientos, que son las realidades eternas.
31 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
En el Evangelio, la conversación íntima de Jesús con Nicodemo es una llamada a la
conversión. Y ¿en qué consiste esta conversión? Lo explica Jesús en la última frase del
Evangelio él (Cr ) L j
J á
Palabra o dejarse seducir por el mundo. Por eso, los primeros católicos ponían todos sus
bienes materiales a disposición de la Iglesia, porque tenían la fe en otra Vida.
El tiempo de Pascua es también un tiempo de fe, de creer en su resurrección. Todo tiene
sentido si creemos en su resurrección. Y, al contrario, ¿qué sentido tendría la vida si
Cristo no hubiera resucitado?
Podemos finalizar nuestra oración acompañando a María, la madre de Jesús, en aquella
mañana de domingo. Qué alegría sentiría ella cuando recibió la visita de su Hijo
resucitado. Hagamos la oración buscando también esa compañía de Cristo resucitado
para que podamos entender el verdadero sentido de nuestras vidas.
SE ACERCA A LA LUZ
Hch 5,17-26; Jn 3, 16-21
El contraste entre la luz y las tinieblas, entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal está
presente en muchos libros bíblicos. Son símbolos naturales y fáciles de comprender.
Caminar en la luz es conducirse conforme al querer divino. Quien se oculta al amparo de
la oscuridad para hacer sus obras, tiene conciencia de estar realizando el mal. Bajo este
planteamiento puede comprenderse la oposición obstinada de los dirigentes judíos hacia
la propuesta del Reino de Dios que Jesús les planteó. La oferta de salvación que Jesús
ofrecía a Israel, exhibía la maldad y la injusticia del sistema cultual y legalista; quienes lo
administraban se sintieron atacados y en lugar de revisar humildemente sus errores,
reaccionaron a la defensiva, juzgando superficialmente a Jesús, terminaron condenándolo
como blasfemo.
Oración introductoria
Jesús, pongo toda mi libertad en tus manos para que Tú me guíes hacia esa luz que me
aleje de las tinieblas. Dedico tiempo al radio, a la música, a la televisión, a los mensajes
que me llegan por internet, etc., en vez de buscar con ahínco más y mejor tiempo para mi
oración.
Petición
Dios mío, haz que me dé cuenta que lo primero que tengo que buscar en mi día y en mi
corazón es tu luz, tu verdad, tu voz de suave y firme Pastor.
Meditación del Papa Francisco
El Evangelio de hoy nos propone l J ú
H j
mirada de nuestro corazón a Jesús Crucificado y sentimos dentro de nosotros que Dios
nos ama, nos ama de verdad, y ¡nos ama mucho! Esta es la expresión más sencilla que
resumen todo el Evangelio, toda la fe, toda la teología: Dios nos ama con amor gratuito y
A […]
32 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
--no olvidarlo nunca, es
rico en misericordia-- por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando
á C L C
Cristo es la prueba suprema del amor de Dios por nosotros: Jesús nos sta el
x ú
extremo límite del amor. Si en la creación el Padre nos ha dado la prueba de su amor
inmenso dándonos la vida, en la Pasión de su Hijo nos ha dado la prueba de las pruebas:
ha venido a sufrir y morir por nosotros. Y esto por amor. Así de grande es la misericordia
de Dios, porque nos ama, nos perdona con su misericordia, Dios perdona todo y Dios
perdona siempre.
María, Madre de misericordia, nos ponga en el corazón la certeza de que somos amados
por Dios. Esté cerca de nosotros en los momentos de dificultad y nos done los
sentimientos de su Hijo. (S.S. Francisco, Ángelus del 15 de marzo de 2015).
Reflexión
La oscuridad nos inquieta. La luz, en cambio, nos da seguridad.
En la oscuridad no sabemos dónde estamos. En la luz podemos encontrar un camino. En
pocas líneas, el Evangelio nos presenta los dos grandes misterios de nuestra historia.
Por un lado, "tanto amó Dios al mundo". Sin que lo mereciéramos, nos entregó lo más
amado. Aún más, se entregó a sí mismo para darnos la vida. Cristo vino al mundo para
iluminar nuestra existencia.
Y en contraste, "vino la luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz".
No acabamos de darnos cuenta de lo que significa este amor de Dios, inmenso, gratuito,
desinteresado, un amor hasta el extremo.
El infinito amor de Dios se encuentra con el drama de nuestra libertad que a veces elige el
mal, la oscuridad, aún a pesar de desear ardientemente estar en la luz. Pero
precisamente, Cristo no ha venido para condenar sino para salvarnos. Viene a ser luz en
un mundo entenebrecido por el pecado, quiere dar sentido a nuestro caminar.
Obrar en la verdad es la mejor manera de vivir en la luz. Y obrar en la verdad es vivir en el
amor. Dejarnos penetrar por el amor de Dios "que entregó a su Hijo unigénito", y buscar
corresponderle con nuestra entrega.
Propósito
Que mi testimonio de vida, coherente con la Palabra de Dios, ilumine el camino de los
demás.
Diálogo con Cristo
Gracias, Señor, por darme la luz para saber tomar el camino que me lleve a la santidad.
Ciertamente ese camino no es el más fácil, ni ante los ojos humanos el más bonito o
agradable. Es más, hay un temor interno que no me deja abandonarme totalmente en tu
providencia, un espíritu controlador que no logro dominar fácilmente. Pero qué maravilla
saber que Tú, a pesar de mis apegos, me sigues amando, perdonando, realmente quiero
corresponder a tanto amor.
33 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx
Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE
SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores
Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor.
Id al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida
Al iniciar la oración nos ponemos en presencia de Dios y pedimos luz y fuerza al Espíritu
Santo para que abra nuestro entendimiento y mueva nuestro corazón para amar.
En la lectura de los Hechos de los apóstoles vemos por una parte la acción del
representada en el sumo sacerdote y en los saduceos que llenos de envidia mandan
encarcelar a los apóstoles, pues pese a la prohibición de predicar y hablar en nombre de
Jesús que le habían hecho ellos no dejaron de contar lo que habían visto y oído de su
encuentro y vida compartida con Jesús.
Por otra parte está la acción del Señor a través de su ángel, que les abrió las puertas de
la celda y los sacó fuera, diciéndoles: «Vayan al templo y explicadle allí al pueblo
íntegramente este modo de vida.» Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se
pusieron a enseñar.
El modo de vida que los apóstoles enseñan es el modo de vivir de Jesús, pobre, humilde,
atento a las necesidades más profundas de los que tiene a su lado, insertado en el
momento presente con plenitud. Es el modo de vida reflejado en las bienaventuranzas
que vive con el que sufre, con el que llora, con el limpio y manso de corazón, con el
perseguido por buscar la justicia y santidad.
Hoy el Señor nos pide también a nosotros que con nuestra palabra y con nuestra vida en
Cristo enseñemos a los que nos rodean a vivir, a tantos que no han encontrado el sentido
de la vida y que están extenuados por el cansancio y la sed del camino. Porque Dios no
mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
Dichoso el que se acoge a él.
El salmo 33 es muy consolador; como vivió la Virgen, nos invita a:
- Alegrarnos en el Señor.
Mi alma se gloría en el Señor:
Que los humildes lo escuchen y se alegren.
- A alabarlo, a contemplarlo y a acudir a él con confianza.
Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
Contempladlo, y quedaréis radiantes,
Si el afligido invoca al Señor,
Él lo escucha y lo salva de sus angustias.
- A gozarnos en él.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
Dichoso el que se acoge a él.
DEL DICHO AL HECHO
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor
La resureccion del señor

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Hoja Vocacional Junio 11 12
Hoja Vocacional Junio 11 12Hoja Vocacional Junio 11 12
Hoja Vocacional Junio 11 12
framasg
 
Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
Semana santa 2011 para Jóvenes y AdultosSemana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
Parroquialainmaculada
 
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto XviCarta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
Nombre Apellidos
 
Novena al papa juan pablo ii
Novena al papa juan pablo iiNovena al papa juan pablo ii
Novena al papa juan pablo ii
Bernardo Ocampo
 
El franciscano seglar. Mes Octubre
El franciscano seglar. Mes OctubreEl franciscano seglar. Mes Octubre
El franciscano seglar. Mes Octubre
Lolicanadilla
 

La actualidad más candente (20)

Papa francisco.añofe43.un solo bautismo
Papa francisco.añofe43.un solo bautismoPapa francisco.añofe43.un solo bautismo
Papa francisco.añofe43.un solo bautismo
 
CARMELO TERESIANO: Octava de Pascua, Fr Julio César González Carretti OCD
CARMELO TERESIANO: Octava de Pascua, Fr Julio César González Carretti OCDCARMELO TERESIANO: Octava de Pascua, Fr Julio César González Carretti OCD
CARMELO TERESIANO: Octava de Pascua, Fr Julio César González Carretti OCD
 
Carta explicativa
Carta explicativaCarta explicativa
Carta explicativa
 
Biografía de san pío de pietrelcina
Biografía de san pío de pietrelcinaBiografía de san pío de pietrelcina
Biografía de san pío de pietrelcina
 
Sacramentales
SacramentalesSacramentales
Sacramentales
 
Semana Santa
Semana SantaSemana Santa
Semana Santa
 
La iglesia portadora del espiritu santo
La iglesia portadora del espiritu santoLa iglesia portadora del espiritu santo
La iglesia portadora del espiritu santo
 
Hoja Vocacional Junio 11 12
Hoja Vocacional Junio 11 12Hoja Vocacional Junio 11 12
Hoja Vocacional Junio 11 12
 
Cristología misterios luminosos
Cristología misterios luminososCristología misterios luminosos
Cristología misterios luminosos
 
San Padre Pío de Pietrelcina
San Padre Pío de PietrelcinaSan Padre Pío de Pietrelcina
San Padre Pío de Pietrelcina
 
Fundamentos bíblicos del catolicismo tomo I: la iglesia, el culto y los sacra...
Fundamentos bíblicos del catolicismo tomo I: la iglesia, el culto y los sacra...Fundamentos bíblicos del catolicismo tomo I: la iglesia, el culto y los sacra...
Fundamentos bíblicos del catolicismo tomo I: la iglesia, el culto y los sacra...
 
Especial nº 2
Especial nº 2Especial nº 2
Especial nº 2
 
Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
Semana santa 2011 para Jóvenes y AdultosSemana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos
 
Boletín Parroquia Damian de Molokai
Boletín  Parroquia Damian de MolokaiBoletín  Parroquia Damian de Molokai
Boletín Parroquia Damian de Molokai
 
San Pío de Pietrelcina (Cmp)
San Pío de Pietrelcina (Cmp)San Pío de Pietrelcina (Cmp)
San Pío de Pietrelcina (Cmp)
 
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto XviCarta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
Carta Convocación Año Sacerdotal Benedicto Xvi
 
A PropóSito De Los Santos
A PropóSito De Los SantosA PropóSito De Los Santos
A PropóSito De Los Santos
 
Novena al papa juan pablo ii
Novena al papa juan pablo iiNovena al papa juan pablo ii
Novena al papa juan pablo ii
 
El franciscano seglar. Mes Octubre
El franciscano seglar. Mes OctubreEl franciscano seglar. Mes Octubre
El franciscano seglar. Mes Octubre
 
La cuarta copa - Scott Hahn
La cuarta copa - Scott HahnLa cuarta copa - Scott Hahn
La cuarta copa - Scott Hahn
 

Similar a La resureccion del señor

Enseñanzas del papa francisco no. 54
Enseñanzas del papa francisco no. 54Enseñanzas del papa francisco no. 54
Enseñanzas del papa francisco no. 54
monica eljuri
 
Domingoresurrección2013 blog
Domingoresurrección2013 blogDomingoresurrección2013 blog
Domingoresurrección2013 blog
Miguel Sanz
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
framasg
 
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de diosMensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
arocomunicacion
 
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
framasg
 
Vigilia Pascual 2023.pdf
Vigilia Pascual 2023.pdfVigilia Pascual 2023.pdf
Vigilia Pascual 2023.pdf
AndrsDaz98
 
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
FEDERICO ALMENARA CHECA
 
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Mark2d
 

Similar a La resureccion del señor (20)

Numero 493 20042014 anþo10
Numero 493 20042014 anþo10  Numero 493 20042014 anþo10
Numero 493 20042014 anþo10
 
Enseñanzas del papa francisco no. 54
Enseñanzas del papa francisco no. 54Enseñanzas del papa francisco no. 54
Enseñanzas del papa francisco no. 54
 
Domingoresurrección2013 blog
Domingoresurrección2013 blogDomingoresurrección2013 blog
Domingoresurrección2013 blog
 
Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?Un Nuevo Pentecostes ?
Un Nuevo Pentecostes ?
 
Más información sobre la RCCE
Más información sobre la RCCEMás información sobre la RCCE
Más información sobre la RCCE
 
Via lucis
Via lucisVia lucis
Via lucis
 
Tiempo de Pascua 2013
Tiempo de Pascua 2013Tiempo de Pascua 2013
Tiempo de Pascua 2013
 
PÁSCUA DE JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
PÁSCUA DE JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOSPÁSCUA DE JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
PÁSCUA DE JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
 
Ascensión c 12-5-13
Ascensión   c 12-5-13Ascensión   c 12-5-13
Ascensión c 12-5-13
 
Sabado santo2012
Sabado santo2012Sabado santo2012
Sabado santo2012
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
 
Boletín hermano lobo abril 2016
Boletín hermano lobo abril 2016Boletín hermano lobo abril 2016
Boletín hermano lobo abril 2016
 
La Cincuentena Pascual
La Cincuentena PascualLa Cincuentena Pascual
La Cincuentena Pascual
 
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de diosMensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
Mensaje del sínodo 2012 al pueblo de dios
 
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
Mensaje del Sínodo al Pueblo de Dios 2012
 
La ascencion del señor
La ascencion del señorLa ascencion del señor
La ascencion del señor
 
Vigilia Pascual 2023.pdf
Vigilia Pascual 2023.pdfVigilia Pascual 2023.pdf
Vigilia Pascual 2023.pdf
 
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
GUIÓN DE LA MISA DEL DOMINGO DE RESURRECCIÓN. CICLO B. DIA 5 DE ABRIL DEL 2015
 
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
 
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
Tema # 4 aprender a gozar t triunfar con cristo y como l.
 

Más de Arq. Roberto Saldivar Olague

El diseño en la arquitectura.-The design in architecture
El diseño en la arquitectura.-The design in architectureEl diseño en la arquitectura.-The design in architecture
El diseño en la arquitectura.-The design in architecture
Arq. Roberto Saldivar Olague
 
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de ArquitecturaIngenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
Arq. Roberto Saldivar Olague
 

Más de Arq. Roberto Saldivar Olague (20)

Vurriculum vitae arq roberto saldivar olague
Vurriculum vitae arq roberto saldivar olagueVurriculum vitae arq roberto saldivar olague
Vurriculum vitae arq roberto saldivar olague
 
Poesias 3
Poesias 3Poesias 3
Poesias 3
 
Memoria de calculo edificio bernardez actualizada.
Memoria de calculo edificio bernardez  actualizada.Memoria de calculo edificio bernardez  actualizada.
Memoria de calculo edificio bernardez actualizada.
 
Arq. Roberto Saldivar Olague, presenta a la Ing. Andrea ballesteros. tfg calc...
Arq. Roberto Saldivar Olague, presenta a la Ing. Andrea ballesteros. tfg calc...Arq. Roberto Saldivar Olague, presenta a la Ing. Andrea ballesteros. tfg calc...
Arq. Roberto Saldivar Olague, presenta a la Ing. Andrea ballesteros. tfg calc...
 
Fracciones y decimales, Aritmética Practica
Fracciones y decimales, Aritmética PracticaFracciones y decimales, Aritmética Practica
Fracciones y decimales, Aritmética Practica
 
Poesias 2 pdf
Poesias 2 pdfPoesias 2 pdf
Poesias 2 pdf
 
Manual del superintendente de obra.
Manual del superintendente de obra.Manual del superintendente de obra.
Manual del superintendente de obra.
 
Libro de poesia
Libro de poesia Libro de poesia
Libro de poesia
 
El diseño en la arquitectura.-The design in architecture
El diseño en la arquitectura.-The design in architectureEl diseño en la arquitectura.-The design in architecture
El diseño en la arquitectura.-The design in architecture
 
Dibujo geometrico o constructivo para estudiantes
Dibujo geometrico o constructivo para estudiantes  Dibujo geometrico o constructivo para estudiantes
Dibujo geometrico o constructivo para estudiantes
 
Jesu ord är inte en debatt sueco)
Jesu ord är inte en debatt sueco)Jesu ord är inte en debatt sueco)
Jesu ord är inte en debatt sueco)
 
Metodologia de la investigación
Metodologia de la investigaciónMetodologia de la investigación
Metodologia de la investigación
 
La inormatica aplicada a la arquitectura
La inormatica aplicada a la arquitecturaLa inormatica aplicada a la arquitectura
La inormatica aplicada a la arquitectura
 
Espacio y cultura.- Teoria de la arquitectura.- Theory of architecture
Espacio y cultura.- Teoria de la arquitectura.- Theory of architectureEspacio y cultura.- Teoria de la arquitectura.- Theory of architecture
Espacio y cultura.- Teoria de la arquitectura.- Theory of architecture
 
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de ArquitecturaIngenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
Ingenieria Tpografica Basica Para Estudiantes de Arquitectura
 
Espacio y cultura 2
Espacio y cultura 2Espacio y cultura 2
Espacio y cultura 2
 
Espacio y cultura 2
Espacio y cultura 2Espacio y cultura 2
Espacio y cultura 2
 
Espacio y cultura
Espacio y culturaEspacio y cultura
Espacio y cultura
 
The word of jesus is not a debate
The word of jesus  is not a debateThe word of jesus  is not a debate
The word of jesus is not a debate
 
Das wort jesu ist keine debatte
Das wort jesu ist keine debatteDas wort jesu ist keine debatte
Das wort jesu ist keine debatte
 

Último

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
jenune
 

Último (9)

Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptxRecuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
Recuperando el Rumbo Hasta la Transformación Parte Final.pptx
 
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdfIDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
IDENTIDAD segunDios.es la expresión del carácter distintivo de una persona pdf
 
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdfPARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR: CLAVES PARA LA REFLEXIÓN.pdf
 
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de PentecostesPentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
Pentecostes y La Iglesia - Conferencia Domingo de Pentecostes
 
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdfQuince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
Quince minutos con Jesus Sacram - P. Angel Pena.pdf
 
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmmUretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
Uretritis infecciones urinarias mmmmmmmm
 
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdfLA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
LA FAMILIA IDENTIFICANDOSE CON LA IGLESIA .pdf
 
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdfEstudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
Estudio Bíblico de Romanos 14 v13-23.pdf
 
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdfPRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
PRESERVACION DE LA FAMILIA SEGUN DIOS.pdf
 

La resureccion del señor

  • 1. 1 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. LA RESURECCION DEL SEÑOR.
  • 2. 2 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. UNA ESPERANZA COMPARTIDA Hch 10,34. 37-43; Col 3,1-4; Jn 20,1-9; El discurso del apóstol Pedro es concluyente. No parece que está hablando el pescador timorato que se avergonzó de confesarlo en casa del Sumo Sacerdote. La experiencia incomparable del encuentro con el Señor resucitado lo transformó completamente. El pescador de Betsaida no solamente habla a título personal, forma parte de un grupo de testigos que asistieron impávidos a su muerte y fueron sorprendidos por el acontecimiento de su resurrección. No quieren vivir como lo habían hecho antes, en la vergonzosa cobardía, ahora son testigos de una alegría desbordante: Dios no hace distinciones, sino que acoge con gozo a todos los que se dejen reconciliar por él. Esa misma certeza es la que paulatinamente fueron descubriendo Pedro y Juan, cuando alertados por el sorprendente anuncio de Magdalena, salen a buscar al Señor en un sepulcro, y se encuentran las señales de su resurrección. Oración introductoria Señor Jesús, por tu resurrección sé que estoy llamado a resucitar, para eso es la vida, para eso he sido creado. Te suplico que seas Tú la luz en mi camino y, en este momento de oración, ayuda a mis sentidos para que sepan recogerse en el silencio interior y exterior, para poder aspirar a contemplar tu gloriosa resurrección. Petición ¡Pidamos a Cristo resucitado poder resucitar junto con Él, ya desde ahora! Meditación del Papa Francisco Esta es la culminación del Evangelio, es la Buena Noticia por excelencia: Jesús, el crucificado, ha resucitado. Este acontecimiento es la base de nuestra fe y de nuestra esperanza: si Cristo no hubiera resucitado, el catolicismo reemprende siempre de nuevo. El mensaje que los católicos llevan al mundo es este: Jesús, el Amor . En Jesús, el Amor ha vencido al odio, la misericordia al pecado, el bien al mal, la verdad a la mentira, la vida a la muerte. otro, estar al lado de los heridos por la vida, compartir con quien carece de lo necesario,
  • 3. 3 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. j x á fuerte, el amor da vida, el amor hace florecer la esperanza en el desierto.» (Homilía de S.S. Francisco, 20 de abril de 2014). Reflexión ¡Exulten por fin los coros de los ángeles, exulten las jerarquías del cielo, y, por la victoria de Rey tan poderoso, que las trompetas anuncien la salvación! Con estas palabras inicia el maravilloso pregón pascual que el diácono canta, emocionado, la noche solemne de la Vigilia de la resurrección de Cristo. Y todos los hijos de la Iglesia, diseminados por el mundo, explotan en júbilo incontenible para celebrar el triunfo de su Redentor. ¡Por fin ha llegado la victoria tan anhelada! En una de las últimas escenas de la película de la Pasión de Cristo, de Mel Gibson, tras la muerte de Jesús en el Calvario, aparece allá abajo, en el abismo, la figura que en todo el film personifica al demonio, con gritos estentóreos, los ojos desencajados de rabia y con todo el cuerpo crispado por el odio y la desesperación. ¡Ha sido definitivamente vencido por la muerte de Cristo! En este sentido es verdad –como proclamaba Nietzsche- "que Dios ha muerto". Pero ha entregado libre y voluntariamente su vida para redimirnos, y con su muerte nos ha abierto las puertas de una vida nueva y eterna. Es muy sugerente el modo como Franco Zeffirelli presenta la escena de la resurrección en su película "Jesús de Nazaret". Los apóstoles Pedro y Juan vienen corriendo al sepulcro, muy de madrugada, y no encuentran el cuerpo del Señor. Luego llegan también dos miembros del Sanedrín para cerciorarse de los hechos, y sólo hallan los lienzos y el sudario, y el sepulcro vacío. Y comenta fríamente uno de ellos: "¡Éste es el inicio!". Sí. El verdadero inicio del catolicismo y de la Iglesia. De aquí arrancará la propagación de la fe al mundo entero. Porque la Vida ha vuelto a la vida. Cristo resucitado es la clave de todas nuestras certezas. Como diría Pablo más tarde: "Si Cristo no resucitó, vana es ú á … C ha resucitado de entre los muertos como primicia de los que duermen" (I Cor 15, 14.17.20). En Él toda nuestra vida adquiere un nuevo sentido, un nuevo rumbo, una nueva dimensión: la eterna. Y, sin embargo, no siempre resulta fácil creer en Cristo resucitado, aunque nos parezca una paradoja. Una de las cosas que más me llaman la atención de los pasajes evangélicos de la Pascua es, precisamente, la gran resistencia de todos los discípulos para creer en la resurrección de su Señor. Nadie da crédito a lo que ven sus ojos: ni las mujeres, ni María Magdalena, ni los apóstoles -a pesar de que se les aparece en diversas ocasiones después de resucitar de entre los muertos-, ni Tomás, ni los discípulos de Emaús. Y nuestro Señor tendrá que echarles en cara su incredulidad y dureza de corazón. El único que parece abrirse a la fe es el apóstol Juan, tal como nos lo narra el Evangelio. Pedro y Juan han acudido presurosos al sepulcro, muy de mañana, cuando las mujeres han venido a anunciarles, despavoridas, que no han hallado el cuerpo del Señor. Piensan que alguien lo ha robado y les horroriza la idea. Los discípulos vienen entonces al monumento, y no encuentran nada. Todo como lo han dicho las mujeres. Pero Juan, el predilecto, ya ha comenzado a entrar en el misterio: ve las vendas en el suelo y el sudario Y Y
  • 4. 4 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. comprensión de las palabras anunciadas por el Señor: "Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que Él debía de resucitar de entre los muertos". ¿Qué fue lo que vio esa mañana? Seguramente la sábana santa en perfectas condiciones, no rota ni rasgada por ninguna parte. Intacta, como la habían dejado en el momento de la sepultura. Sólo que ahora está vacía, como desinflada; como si el cuerpo de Jesús se hubiera desaparecido sin dejar ni rastro. Entendió entonces lo sucedido: ¡había resucitado! Pero Juan vio sólo unos indicios, y con su fe llegó mucho más allá de lo que veían sus sentidos. Con los ojos del cuerpo vio unas vendas, pero con los ojos del alma descubrió al Resucitado; con los ojos corporales vio una materia corruptible, pero con los ojos del espíritu vio al Dios vencedor de la muerte. Lo que nos enseñan todas las narraciones evangélicas de la Pascua es que, para descubrir y reconocer a Cristo resucitado, ya no basta mirarlo con los mismos ojos de antes. Es preciso entrar en una óptica distinta, en una dimensión nueva: la de la fe. Todos los días que van desde la resurrección hasta la ascensión del Señor al cielo será otro período importantísimo para la vida de los apóstoles. Jesús los enseñará ahora a saber reconocerlo por medio de los signos, por los indicios. Ya no será la evidencia natural, como antes, sino su presencia espiritual la que los guiará. Y así será a partir de ahora su acción en la vida de la Iglesia. Eso les pasó a los discípulos. Y eso nos ocurre también a nosotros. Al igual que a ellos, Cristo se nos "aparece" constantemente en nuestra vida de todos los días, pero muy difícilmente lo reconocemos. Porque nos falta la visión de la fe. Y hemos de aprender a descubrirlo y a experimentarlo en el fondo de nuestra alma por la fe y el amor. Y esta experiencia en la fe ha de llevarnos paulatinamente a una transformación interior de nuestro ser a la luz de Cristo resucitado. "El mensaje redentor de Pascua -como nos dice un autor espiritual contemporáneo- no es otra cosa que la purificación total del hombre, la liberación de sus egoísmos, de su sensualidad, de sus complejos; purificación que, aunque implica una fase de limpieza y saneamiento interior -por medio de los sacramentos- sin embargo, se realiza de manera positiva, con dones de plenitud, como es la iluminación del Espíritu, la vitalización del ser por una vida nueva, que desborda gozo y paz, suma de todos los bienes mesiánicos; en una palabra, la presencia del Señor resucitado". En efecto, san Pablo lo expresó con incontenible emoción en este texto, que recoge la segunda lectura de este domingo de Pascua: "Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de allá arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con Él, en gloria" (Col 3, 1-4). Propósito Poner especial atención a la convivencia familiar, para que este día esté caracterizado por la alegría. Diálogo con Cristo Jesús, qué alegría poder celebrar la Pascua de Resurrección, con júbiloso festejo que has vencido el miedo al sufrimiento y a la muerte... y todo para enseñarme un estilo de vida que me puede llevar a la plenitud el amor. ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! Rebosa mi
  • 5. 5 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. corazón de esa auténtica emoción que da una paz inigualable. Confío que no se apagará por los problemas y contrariedades que hoy se puedan presentar, sé que depende de mi actitud porque tu gracia lo hace posible. ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN! Quienes hemos celebrado la Pascua del Señor, podemos afirmar que tener esperanza es saber que el pecado no es dios, que el mal no es eterno, que la muerte no es la meta, que el sufrimiento no es anónimo, que la prueba es la puerta de la luz. La esperanza es el secreto del que cree, en ella funda su fortaleza, valentía, capacidad de espera. Si dejamos lugar en nuestro corazón a la noticia de que Jesús ha vencido al mal y a la muerte, y guardamos en la memoria lo acontecido en Jesús, descubriremos la clave para interpretar todo como historia de salvación. A la luz de la Pasión, muerte y resurrección de Jesucristo se descubre que donde todo parecía derrota, hay victoria; y donde muerte, vida. Las lágrimas se vuelven cantares y la tristeza se convierte en gozo. Cada día, ya, encontramos una razón para levantarnos, no por la tarea o la Oh Dios, Tú eres mi Dios, por ti Cada día, ya, percibimos la necesidad de la relación con Jesús. La oración no es un ejercicio de autoayuda, sino un trato en el que se confiesa la amistad, que se convierte en razón de vivir. Desde la experiencia de la oración se adquiere la certeza de no caminar solo. Cada día, ya, el trabajo no se reduce al esfuerzo, ni a su posible penalidad, sino que se convierte en vocación preciosa de compartir con el Creador la tarea de transformar el mundo, de acrecentar la belleza, de ofrecer mayor bondad. En los momentos de dolor y de sufrimiento, de pruebas diversas, gracias a la resurrección de Jesucristo, nos arriesgamos ya a asumirlos de manera generosa y acreditamos nuestra fe en Cristo muerto y resucitado. Son momentos privilegiados para devolver amor a quien tanto nos amó. Por la fe en la resurrección de Jesús, tomamos un día esta opción de vida, que a pesar de nuestra propia debilidad, sin embargo tenemos el camino del Evangelio como guía, y sabemos que nuestra pertenencia a Cristo se acrisola a medida que crece nuestra configuración con Él. Desde la verdad de la enseñanza de Jesús, demostrada con su resurrección, tomamos como guía para el camino el amor, el perdón, la generosidad, el compartir, porque asumimos el mandamiento nuevo como distintivo esencial de católico. Cada día, y siempre, en las situaciones límite, hasta en la propia debilidad y pecado, gracias a la resurrección de Cristo nos abrimos al perdón. "Dios nos juzga amándonos, si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva. No olvidéis esto", (Papa Francisco, Via Crucis 2013). ¡Feliz Pascua, Cristo ha resucitado!
  • 6. 6 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Los católicos hemos vivido durante mucho tiempo acorralados por el pensamiento secularista que se ufana de negar la presencia de Dios en esta hora difícil que estamos viviendo. La coronación del nuevo soberano que gobierna nuestras vidas y que no tiene otro nombre que el mercado, ha terminado por degradar demasiadas realidades valiosas. Esta omnipotente estructura económica que todo compra y corrompe reparte bienes y servicios de manera costosa e inequitativa. El balance es negativo sin duda alguna, por más que los nuevos profetas de la globalización lo defiendan como un destino irreversible. Al celebrar la resurrección de Cristo, afirmamos que los poderes que producen la muerte de los ecosistemas y la desnutrición de los millones que son excluidos del bienestar, no permanecerán impunes. El Dios de la vida que resucitó a Jesús no ha sido vencido. Nuestra libertad tampoco está clausurada, cuando se concilie con el querer divino, apreciaremos la fuerza de su resurrección. LES HABLO DE JESUS EL NAZARENO Hch 2, 14. 22-33; Mt 28, 8-15 El Evangelio de san Mateo registra una de las manifestaciones de Jesús a las mujeres. Magdalena y sus compañeras son portavoces de un mensaje prometedor: los discípulos volverán a encontrarse con el Señor, a quien equivocadamente seguían considerando un difunto. Magdalena dispone ya de la clave del misterio: el crucificado ha resucitado, y se la comparte a los Doce. Cuando Pedro y los otros discípulos lo entendieron, desanduvieron el camino de su huida a Galilea y regresaron a Jerusalén para confesar sin ambigüedades el misterio de la resurrección. Dios se mantuvo fiel a sus promesas y no permitió que su siervo Jesús conociera la corrupción. Los salmos que se proclamaban en la sinagoga lo habían predicho: Dios sentaría a su derecha a su Hijo predilecto. La promesa se había cumplido en la pasión, muerte y resurrección de Jesús el Nazareno. Oración introductoria Cristo, de nuevo me recuerdas que no hay que tener miedo. Bien conoces mi debilidad que produce ese temor que obstaculiza mi esfuerzo por hacer el bien. Por eso te suplico que me des la luz que busco en esta oración, esa luz de tu resurrección, que me llena de alegría y me fortalece para buscar el bien y la verdad. Petición Jesús Resucitado, ilumina mi fe y mi vida. Meditación del Papa La Resurrección del Señor marca la renovación de nuestra condición humana. Cristo ha derrotado la muerte, causada por nuestro pecado, y nos reconduce a la vida inmortal. De ese acontecimiento brota toda la vida de la Iglesia y la existencia misma de los católicos. Lo leemos precisamente hoy, lunes del Ángel [...] Uno de los signos característicos de la fe en la Resurrección es el saludo entre los católicos en el tiempo pascual, inspirado en un antiguo himno litúrgico: "¡Cristo ha resucitado! ¡Ha resucitado verdaderamente!". Es una profesión de fe y un compromiso de vida, precisamente como aconteció a las mujeres descritas en el Evangelio de san Mateo [...]. "Toda la Iglesia -escribe el siervo de Dios Pablo VI- recibe la misión de evangelizar, y la actividad de cada miembro constituye algo importante para el conjunto. Permanece como un signo, opaco y luminoso al mismo tiempo, de una nueva presencia de Jesucristo, de su partida y de su permanencia. Ella lo prolonga y lo continúa". (Benedicto XVI, 25 de abril de 2011).
  • 7. 7 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Reflexión La Pascua se refiere al paso del Señor sobre la tierra de Egipto antes de la liberación del pueblo de Israel. Aquella noche, Yahvéh hizo sentir el brazo de su justicia sobre los egipcios y liberó al pueblo elegido. Su paso no fue indiferente. Para todo católico, la Pascua, no puede sucederse sin más. La vida de estas mujeres de las que nos habla el Evangelio, no fue la misma después del encuentro con Cristo Resucitado. Los resucitados son los que tienen un «plus» de vida, un «plus» que les sale por los ojos brillantes y que se convierte enseguida en algo contagioso, algo que demuestra que la vida es más fuerte que la muerte. El Evangelio nos ofrece dos de las posturas que podemos adoptar tras la Resurrección del Señor. Por un lado, las mujeres que se acercan a los pies de Jesús, se postran y le adoran; por otro, los guardias y los príncipes de los sacerdotes han visto, saben lo que ha ocurrido, pero se niegan a aceptarlo. Vendieron su libertad, su salvación e incluso, un recuerdo digno en la memoria de la historia: «Esta noticia se divulgó entre los judíos hasta el día de hoy». Y es que, no basta ir a la playa para mojarse. Hace falta ponerse el bañador y sumergirse sin miedo en el agua, penetrando las profundidades del mar. Dejémonos penetrar por la fuerza de la Resur Q j indiferentes, que nos libere y nos transforme como lo hizo con los primeros católicos que fueron capaces, incluso, de dar su vida por la causa del anuncio de la Buena Nueva. «El Evangelio de Jesucristo es un mensaje de libertad y una fuerza de liberación. Liberación es, en primer lugar y de modo más importante, liberación radical de la esclavitud del pecado. Es el fin y el objetivo la libertad de los hijos de Dios, como don de la gracia». (Libertatis Nuntius, Introducción). Acerquémonos a Jesús Resucitado como aquellas mujeres y, postrados de rodillas, adorémosle, pidámosle que nos libere con su gracia de todo aquello que nos impida ser testimonios de alegría y de amor para nuestros hermanos. Propósito Que mi testimonio de vida sea un medio de evangelización. Jesús, que la celebración de tu resurrección me renueve en el amor. Que me lleve a un estilo de vida comprometido y responsable en la vivencia de mi fe. Que con perseverancia y astucia busque los medios para que seas conocido y amado por los demás, empezando por mi propia familia, que tanto necesita de mi testimonio y amor. Esta oportunidad de poder felicitar la Pascua de Resurrección se nos da por tener que invitarlos a orar todos los días con algunas ideas para la oración. Por eso me llena de alegría poder hacerlo desde aquí y la comienzo: ¡Cristo ha resucitado! ¡Aleluya! Es el grito de todo este tiempo que acabamos de inaugurar ayer y que no vamos a ponderar en nuestro corazón suficiente con la Octava de esta semana, sino que la Iglesia convencida de la gran noticia que hemos recibido, la prolonga durante cincuenta días, más que la preparación que han sido cuarenta.
  • 8. 8 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Ahora sí tenemos que pedir gracia, luz al Espíritu Santo a través de María gozosa con su Hijo resucitado entre sus brazos, culmen de cuando lo ha tenido al descender de la cruz. En este tiempo lo tenemos que vivir cabe sí como escribía la Santa, resucitado: A T H j Ú T e, nos abre las puertas de la Eternidad. Haznos vivir con alma pura las fiestas de la Pascua, así llegaremos a los gozos H Ven Espíritu Santo, ilumina este misterio el más grande de nuestra redención, no hay otro igual ni podemos imaginar. Tú Señor, superas nuestros deseos y el amor que nos tienes es tan grande que nos sobrepasas, nos sorprendes y desbordamos de alegría ante tanto amor derrochado para hacernos hijos tuyos. No nos extrañan las carreras de las mujeres y los discípulos en aquella bendita mañana. Como fuera de sí, no le van a reconocer, se tiene que hacer el encontradizo. Y lo hace y de qué forma después de haberlo hecho a su Madre. - A - les dice- Si la alegría desbordante debe salir del corazón. La alegría de la que nos habla el papa F L C corazones, no podemos dejar de anunciarlo, de ser testigos incluso con la vida, como nuestros hermanos tremendamente perseguidos en tantos países donde se están jugando la vida y muchos la pierden. Si creyéramos de verdad, les tendríamos envidia, santa envidia, porque las puertas de la eternidad se abren para ellos. L Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. Quiero invitaros- te invita a ti y a mí, a todos, dice el Papa-a una nueva etapa evangelizadora marcada por ¡Cómo descubre el Papa sin duda inspirado por el Espíritu lo que le falta al mundo! Analiza las causas de esta tristeza, … tantos pecados que nos quitan la alegría, por eso la preparación durante la cuaresma, no pretende otra cosa que salgamos de la antigua esclavitud del pecado, que no nos deja ser libres de espíritu. ito a cada católico a renovar ahora mismo su encuentro personal con Cristo, a dejarse encontrar con Él. No hay razón para pensar que esta invitación no es x A arriesga, el Señor no lo defrauda y cuando das un pequeño paso hacia Jesús, descubres ÉL H Tienes que desear este encuentro con Él. Como los del evangelio de estos días empezando por el de la Virgen que no cuenta el Evangelio porque no hace falta ni para Ella que cree y por su fe lo ve resucitado y no lo necesita, ni para nosotros que como dice san Ignacio: , ¿Cómo no se va a aparecer a su Madre? Dedica tu oración a contemplar uno de estos encuentros, el de la Virgen, las mujeres, los ( ¡M ! L
  • 9. 9 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Ella; A les dice a ellas, M le dice a la Magdalena y a ti te llama por tu nombre y viene hacia ti. ¿Qué haces? ¿Qué le vas a decir? Se acerca, te mira, dice tu nombre; el mismo del bautismo, por el que empezaste a participar de su Reino: H . También yo quiero estar contigo, anunciar tu reino, proclamar tu Resurrección, Señor. Por tu cruz y Resurrección, nos has salvado Señor. A basta con que se aparezca al alma. Antes tiene que elevarla, hacerle desear su presencia, capacitarla para comprenderle, para abrazarle, para verle cara a cara en el cielo, (P. Tomás Morales). San Clemente de Alejandría comenta que los apóstoles al tocar la carne de Cristo resucitado, esta cedió y palparon la divinidad y San Juan: L nuestras manos, lo que tocaron acerca del Verbo de la vida, eso es lo que os Que Santa María nos conforte con el gozo de la Resurrección, nos conceda fe, alegría y amor; al recordarla con el R que en estos días no se nos caiga de los labios ni del corazón. HE VISTO AL SEÑOR Y ME HA DICHO ESTO Hch 2,36-41; Jn 20,11-18 Del primer encuentro con el resucitado salió Magdalena renovada y fortalecida. Las dolorosas horas de angustia vividas al momento de la humillación de su Señor habían quedado atrás. Ingresó al jardín con la mirada empañada por el desaliento y salió radiante, con el rostro resplandeciente por el encuentro con su Señor. Nadie le arrancaría esa rotunda esperanza, al contrario, ella la iría compartiendo con los discípulos y discípulas para animarlos a que testimoniaran tan alegre noticia. En los Hechos de los Apóstoles Pedro refiere esa misma certeza a los habitantes de Jerusalén. Es necesario tomar una decisión radical: se puede continuar formando parte de esa generación corrompida por el egoísmo y la rivalidad o reconocerse necesitado del perdón de los pecados. El Mesías nos otorga al Espíritu Santo para iniciar un nuevo tipo de existencia, al servicio de los hermanos. Oración introductoria Señor, cuánta ofuscación, cuántos miedos, cuántas tentaciones me alejan fácilmente de mi camino a la santidad. Me cuesta rezar, me cuesta guardar silencio, me cuesta no percibir, no sentir que me estés esc … debilidad, Tú siempre estés a mi lado. ¡Ven e ilumina mi oración! Petición Señor, permite reconocerte en tu Palabra y en esta meditación, así como le sucedió a María Magdalena. Meditación del Papa Francisco María Magdalena llora, lo ve pero no lo reconoce, se da cuenta de que es Jesús sólo cuando Él la llama por su nombre; los discípulos de Emaús, deprimidos y con sentimientos de derrota, llegan al encuentro con Jesús dejándose acompañar por el
  • 10. 10 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. misterioso viandante. ¡Cada uno por caminos diferentes! Buscaban entre los muertos al que está vivo, y fue el mismo Señor el que corrigió el rumbo. Y yo, ¿qué hago? ¿Qué camino sigo para encontrar al Cristo vivo? Él estará siempre cerca de nosotros para corregir el rumbo si nosotros nos hemos equivocado. "¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo?" Esta pregunta nos hace superar la tentación de mirar hacia atrás, a lo que fue ayer, y nos empuja a avanzar hacia el futuro. Jesús no está en la tumba, él es el Resucitado, el Viviente, el que siempre renueva su cuerpo que es la Iglesia y lo hace andar atrayéndolo hacia Él. "Ayer" es la tumba de Jesús y la tumba de la Iglesia, el sepulcro de la verdad y la justicia; "hoy" es la resurrección perenne a la que nos impulsa el Espíritu Santo, que nos da plena libertad.» (S.S. Francisco, catequesis del 23 de abril de 2014). Reflexión El amor auténtico pide eternidad. Amar a otra persona es decirle «tú no morirás nunca» – como decía Gabriel Marcel. De ahí el temor a perder el ser amado. María Magdalena no podía creer en la muerte del Maestro. Invadida por una profunda pena se acerca al sepulcro. Ante la pregunta de los dos ángeles, no es capaz de admirarse. Sí, la muerte es dramática. Nos toca fuertemente. Sin Jesús Resucitado, carecería de sentido. «Mujer: ¿Por qué lloras? ¿A quién buscas?» Cuántas veces, Cristo se nos pone delante y nos repite las mismas preguntas. María no entendió. No era capaz de reconocerlo. Así son nuestros momentos de lucha, de oscuridad y de dificultad. «¡María!» Es entonces cuando, al oír su nombre, se le abren los ojos y descubre al maestro: «Rabboni».. Nos hemos acostumbrado a pensar que la resurrección es sólo una cosa que nos espera al otro lado de la muerte. Y nadie piensa que la resurrección es también, entrar «más» en la vida. Que la resurrección es algo que Dios da a todo el que la pide, siempre que, después de pedirla, sigan luchando por resucitar cada día. «La Iglesia ofrece a los hombres el Evangelio, documento profético, que responde a las exigencias y aspiraciones del La Iglesia no puede dejar de proclamar que Jesús vino a revelar el rostro de Dios y alcanzar, mediante la cruz y la resurrección, la salvación para todos los hombres». (Redemptoris Missio, n. 11) En las situaciones límites se aprende a estimar las realidades sencillas que hacen posible la vida. Todo adquiere entonces sumo valor y adquiere sentimientos de gratitud. «He visto al Señor» - exclamó María. Esta debe ser nuestra actitud. Gratitud por haber visto al Señor, porque nos ha manifestado su amor y, como a María, nos ha llamado por nuestro nombre para anunciar la alegría de su Resurrección a todos los hombres. Que la gracia de estos días sacros que hemos vivido sea tal, que no podamos contener esa necesidad imperiosa de proclamarla, de compartirla con los demás. Vayamos y contemos a nuestros hermanos, como María Magdalena, lo que hemos visto y oído. Esto es lo que significa ser católicos, ser enviados, ser apóstoles de verdad. Propósito Ante las dificultades y frustraciones de este día, ejercitar mi fe y mi confianza en Cristo. Diálogo con Cristo Jesús, el conocer el amor que María Magdalena experimentó, me llena de consuelo. Ella te amó y fue fiel en el Calvario. Se mantuvo firme en su misión de propagar con energía y
  • 11. 11 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. convicción el anuncio de tu resurrección. Y fue capaz de amar así porque se sintió amada, acogida, protegida por Ti, que ves más allá de la debilidad. Gracias, Señor, por tu amor, sé que me amas de la misma forma y espero corresponder a tan inmenso amor, ¡ayúdame a crecer en el amor! “La misericordia del Señor llena la tierra” (Sal 32) El gozo, la paz, la alegría de estos días tan cercanos a la resurrección del Señor, contrastan aparentemente con el texto del Evangelio de san Juan que hoy proclamamos en la liturgia. Narra la primera aparición de Jesús resucitado. San Ignacio nos propone en los Ejercicios Espirituales que, la primera aparición de Jesús resucitado, fue para su Madre. Entra dentro del sentido común y de una fe y amor sin fisuras, totalmente fiel. María nunca abandonó a su hijo. Con Él llegó hasta el final. Vaya suerte la de Jesús, morir acompañado por su Madre. Lo normal suele ser que los padres se adelanten al encuentro del Señor, antes de sus h j … La primera aparición que narra el Evangelio fue para María Magdalena, de la que sacó siete demonios. Pecó mucho, sí, pero amó mucho más. Una contemplación para aplicar son sencillez desde los ojos de la fe en los Ejercicios Espirituales: Ver, oír y tocar En primer lugar estas lágrimas son la manifestación de no ver a Jesús. ¿Por qué lloras ? Y se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han j aunque ve a Jesús no le reconoce. El segundo paso, cuando oye, cuando escucha a Jesús, todavía entre lágrimas llenas M … Y encontrado. … Ahora quiere abrazarle, tocar a J ú A M De verdad, con la resurrección de Jesús, “la misericordia del Señor llena la tierra”. Si veo, oigo y toco a Jesús resucitado, desde la fe, entonces me convierto en misionero: … Si le veo, le oigo y le toco entonces le conoceré le amaré y le seguiré todos los días de mi vida. Y si encuentro dificultad, con mirar, oír y abrazar a María, le seré fiel, estaré abierto a los demás. A comunicar el gozo de la resurrección. Esto don para mí es una tarea.
  • 12. 12 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. ESTABAN CEGADOS Hch 3,1-10; Lc 24, 13-35 El narrador nos presenta como personajes anónimos a los peregrinos que regresaban de Jerusalén, de esa manera podemos identificarnos más sencillamente con su experiencia de fe. Ellos pasaron del entusiasmo al desaliento, de las expectativas crecientes al encontronazo con la cruda realidad de la violencia: nuestros jefes lo entregaron para que lo condenaran a muerte. La indestructible muralla de la violencia aplastó a Jesús en la cruz. La violencia no se desarticula con violencia, aunque lo parezca, antes bien se recrudece. Jesús resucitado afrontó la violencia con la inteligencia. Se presentó discreta, que no burdamente ante los discípulos confundidos y les ayudó a reconocer su presencia en las Escrituras y la fracción del pan. Les ofreció signos sencillos no evidencias patentes como exigiría un positivista recalcitrante. El relato de los Hechos al narrarnos la curación del paralítico nos da una lección discreta sobre la confianza en el Señor Jesús. Pedro y Juan no tienen otra riqueza que compartir que su confianza en el nombre de Jesús resucitado. Oración introductoria Gracias, Señor, por buscarme, por no dejarme solo en el camino. Me conoces y sabes que soy presa fácil del desánimo y del abatimiento y me cuesta mucho reconocerte en mi oración. Ilumina mi mente y mi corazón para que sepa descubrirte y experimente esa cercanía que me llena de paz y amor. Petición Cristo resucitado, enciende el calor de mi fe y esperanza de tal manera, que en esta Pascua de resurrección, la vivencia de la caridad sea el distintivo de mi vida. Meditación de SS Benedicto XVI «Los discípulos superaron la duda inicial y se abrieron al don de la fe; y es esta fe lo que les permite entender las cosas escritas sobre Cristo "en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos". Leemos, por cierto, que Jesús "abrió sus inteligencias para que comprendieran las Escrituras y les dijo: "Así está escrito: que el Cristo debía padecer y resucitar de entre los muertos al tercer día y que se predicaría en su nombre la conversión para perdón de los pecados... Ustedes son testigos". El Salvador nos asegura su presencia real entre nosotros a través de la Palabra y la Eucaristía. Tal como los discípulos de Emaús, que reconocieron a Jesús al partir el pan, así también nosotros encontramos al Señor en la celebración eucarística. Explica, en este sentido, santo Tomás de Aquino que "es necesario reconocer de acuerdo a la fe católica, que Cristo todo está presente en este sacramento... por qué jamás la divinidad ha abandonado el cuerpo que ha asumido" Reflexión En el evangelio de ayer María Magdalena va a buscar al Señor y Cristo le sale al encuentro. En cambio en este evangelio nos encontramos con los típicos seguidores de los días de gloria que huyen el día del castigo. Cierto que los discípulos de Emaús tienen el mérito de no haber traicionado a Jesús. Habían esperado que él fuera el Salvador. Lo que no han tenido en cuenta es que Cristo
  • 13. 13 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. persevera hasta el final, es capaz de esperar hasta el último momento y salir al encuentro como un buen amigo que tiende la mano. Sin embargo, Jesús no quiere limitar nuestra libertad y nos deja libres de aceptar la mano que nos ofrece. Nos acompaña durante todo el camino; pero, si no le pedimos que se quede con nosotros, no lo reconoceremos cuando parta el pan. Propósito Hacer una visita a Cristo Eucaristía para reflexionar sobre la Divina Providencia, a fin de que nunca me decepcione o dude de su Palabra. Diálogo con Cristo Señor, concédeme que mi corazón arda y esté encendido, como lo estaba el de los discípulos de Emaús tras encontrarse contigo. No permitas que nada, ni nadie, me roben la gracia de tu presencia, que es el gran tesoro de mi vida. * Primera lectura: Pedro y Juan curan en nombre de Jesús al paralítico del templo, a la hora del sacrificio de la tarde. ¡Qué bien cuenta Lucas el episodio! El pobre mendigo a la puerta del templo -como se ve, fenómeno antiguo-, la mirada fija del mendigo que espera algo, la mirada también fija de Pedro, el contacto de la mano, las palabras breves y solemnes: «en nombre de Jesucristo Nazareno, echa a andar», y la curación progresiva del buen hombre hasta seguirles dando brincos al Templo, ante la admiración de la gente. La fuerza salvadora, que en vida de Jesús brotaba de él, curando a los enfermos y resucitando a los muertos, es ahora energía pascual que sigue activa: el Resucitado está presente, aunque invisible, y actúa a través de su comunidad, en concreto a través de los apóstoles, a los que había enviado a «proclamar el Reino de Dios y a curar» (Lc 9,2). No tendrán medios económicos, pero sí participan de la fuerza del Señor. Sobre el Nombre de Jesús dice San Bernardo: «El nombre de Jesús no es solamente Luz, es también manjar. ¿Acaso no te sientes confortado cuantas veces lo recuerdas? ¿Qué otro alimento como él sacia así la mente del que medita? ¿Qué otro manjar repara así los sentidos fatigados, esfuerza las virtudes, vigoriza la buenas y honestas costumbres y fomenta las castas afecciones? Todo alimento del alma es árido si con este óleo no está sazonado; es insípido si no está condimentado con esta sal. Si escribes, no me deleitas, a no ser que lea el nombre de Jesús. Si disputas o conversas, no me place, si no oigo el nombre de Jesús. Jesús es miel en la boca, melodía en los oídos, alegría en el corazón. ¿Está triste alguno de vosotros? Venga a su corazón Jesús, y de allí salga a la boca. Y he aquí que apenas aparece el resplandor de este nombre desaparecen todas las nubes y todo queda sereno» (Sermón 15 sobre el Cantar 1.2). * Salmo: Dios es siempre fiel a su Alianza y a su amor hacia nosotros. Él jamás abandonará a su Pueblo a pesar de nuestras infidelidades. ¿Habrá alguien que nos ame como Dios lo ha hecho? Su misericordia es eterna y se prolonga de generación en generación. En su amor por nosotros se hizo uno de nosotros para ofrecernos su perdón, y para hacernos partícipes de su Vida y de su Espíritu. Aun cuando muchas
  • 14. 14 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. veces nosotros nos alejemos del Señor y traicionamos su amor, Él no se olvidará de nosotros y siempre estará dispuesto a perdonarnos, pues Él es nuestro Dios y Padre misericordioso, y no enemigo a la puerta. Mientras aún es tiempo, volvamos al Señor, dejémonos amar por Él y convirtámonos en fieles testigos suyos, proclamando sus prodigios a todos los pueblos. * Evangelio: Recordamos la intervención del Papa emérito Benedicto XVI en la audiencia general del miércoles, 11 abril 2007 H singular del Resucitado, el que tuvo con los dos discípulos de Emaús (cf. Lc 24, 13-35). Mientras volvían a casa, desconsolados por la muerte de su Maestro, el Señor se hizo su compañero de viaje sin que lo reconocieran. Sus palabras, al comentar las Escrituras que se referían a él, hicieron arder el corazón de los dos discípulos, los cuales, al llegar a su destino, le pidieron que se quedara con ellos. Cuando, al final, él "tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio" (Lc 24, 30), sus ojos se abrieron. Pero en ese mismo instante Jesús desapareció de su vista. Por tanto, lo reconocieron cuando desapareció. Comentando este episodio evangélico, san Agustín afirma: "Jesús parte el pan y ellos lo reconocen. Entonces nosotros no podemos decir que no conocemos a Cristo. Si creemos, lo conocemos. Más aún, si creemos, lo tenemos. Ellos tenían a Cristo a su mesa; nosotros lo tenemos en nuestra alma". Y concluye: "Tener a Cristo en nuestro corazón es mucho más que tenerlo en la casa, pues nuestro corazón es más íntimo para nosotros que nuestra casa" (Discurso 232, VII, 7). Esforcémonos realmente por llevar a Jesús en el corazón. En el prólogo de los Hechos de los Apóstoles, san Lucas afirma que el Señor resucitado, "después de su pasión, se les presentó (a los Apóstoles), dándoles muchas pruebas de que vivía, apareciéndoseles durante cuarenta días" (Hch 1, 3). Hay que entender bien: cuando el autor sagrado dice que les dio pruebas de que vivía no quiere decir que Jesús volvió a la vida de antes, como Lázaro. La Pascua que celebramos —observa san Bernardo— significa "paso" y no "regreso", porque Jesús no volvió a la situación anterior, sino que "cruzó una frontera hacia una condición más gloriosa", nueva y definitiva. Por eso —añade— "ahora Cristo ha pasado verdaderamente a una vida nueva" (cf. Discurso sobre la Pascua). A María Magdalena el Señor le dijo: "Suéltame, pues todavía no he subido al Padre" (Jn 20, 17). Es sorprendente esta frase, sobre todo si se compara con lo que sucedió al incrédulo Tomás. Allí, en el Cenáculo, fue el Resucitado quien presentó las manos y el costado al Apóstol para que los tocara y así obtuviera la certeza de que era precisamente él (cf. Jn 20, 27). En realidad, los dos episodios no se contradicen; al contrario, uno ayuda a comprender el otro. María Magdalena quería volver a tener a su Maestro como antes, considerando la cruz como un dramático recuerdo que era preciso olvidar. Sin embargo, ya no era posible una relación meramente humana con el Resucitado. Para encontrarse con él no había que volver atrás, sino entablar una relación totalmente nueva con él: era necesario ir hacia adelante.
  • 15. 15 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Lo subraya san Bernardo: Jesús "nos invita a todos a esta nueva vida, a este paso... No veremos a Cristo volviendo la vista atrás" (Discurso sobre la Pascua). Es lo que aconteció a Tomás. Jesús le muestra sus heridas no para olvidar la cruz, sino para hacerla inolvidable también en el futuro. Por tanto, la mirada ya está orientada hacia el futuro. El discípulo tiene la misión de testimoniar la muerte y la resurrección de su Maestro y su vida nueva. Por eso, Jesús invita a su amigo incrédulo a "tocarlo": lo quiere convertir en testigo directo de su resurrección. Queridos hermanos y hermanas, también nosotros, como María Magdalena, Tomás y los demás discípulos, estamos llamados a ser testigos de la muerte y la resurrección de Cristo. No podemos guardar para nosotros la gran noticia. Debemos llevarla al mundo entero: "Hemos visto al Señor" (Jn 20, 24). Que la Virgen María nos ayude a gustar plenamente la alegría pascual, para que, sostenidos por la fuerza del Espíritu Santo, seamos capaces de difundirla a nuestra vez dondequiera que vivamos y actuemos. Una vez más: ¡Feliz Pascua a todos! * Oración final: Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, has llenado el mundo de alegría, concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María, llegar a alcanzar los gozos eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén. PARA QUE ENTENDIERAN LAS ESCRITURAS Hch 3,11-26; Lc 24,35-48 La fuerza probatoria de estos relatos pascuales no radica en el salto del paralítico ni en el gesto del resucitado que se come el trozo de pescado. La resurrección de Cristo no es un suceso tangible que pueda probarse a través de evidencias sensibles. Los evangelistas y demás transmisores de la tradición pascual recurrieron a ellos para ayudarnos a comprender la profundidad y la realidad del suceso. La fidelidad de Dios estaba de por medio al momento de la ejecución de su Hijo Jesús. Dios no podía permanecer indiferente ante la prepotencia de los verdugos. Los católicos hurgaron las Escrituras y descifraron el misterio de su pasión y comprendieron que el Padre reivindicaría al justo sufriente. En ese momento se les abrieron los ojos y recibieron las señales discretas del resucitado. Experimentaron dudas tal como lo refiere el Evangelio, pero las fueron superando con la fuerza del Espíritu.
  • 16. 16 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Oración introductoria Jesús, abre mi entendimiento. Conozco y escucho tu Palabra, pero quiero hacerla la norma de mi vida. Por esto te pido que guíes esta oración para que pueda llegar a ser un auténtico testigo de tu resurrección. Petición Cristo Resucitado, que esta meditación sea un encuentro transformador en el amor. Meditación: Encontramos en el evangelio de Lucas a Jesús resucitado que se presenta en medio de los discípulos, los cuales, incrédulos y atemorizados, pensaban que veían un espíritu. Romano Guardini escribe: "El Señor ha cambiado. No vive ya como antes. Su existencia... no es comprensible. Sin embargo, es corpórea, incluye... todo lo que vivió; el destino atravesado, su pasión y su muerte. Todo es real. Aunque sea cambiada, pero siempre una tangible realidad". Dado que la resurrección no borra los signos de la crucifixión, Jesús muestra sus manos y sus pies a los apóstoles. Y para convencerlos, les pide algo de comer. Así que los discípulos "le ofrecieron un trozo de pescado. Lo tomó y comió delante de ellos". San Gregorio Magno comenta que "el pescado asado al fuego no significa otra cosa que la pasión de Jesús, Mediador entre Dios y los hombres. De hecho, él se dignó esconderse en las aguas de la raza humana, aceptó ser atrapado por el lazo de nuestra muerte y fue como colocado en el fuego dado los dolores sufridos en el momento de la pasión" (Benedicto XVI, 22 de abril de 2012). Reflexión Cuando leo este evangelio me acuerdo mucho de una cosa que observé en una fiesta para niños. Cuando la niña festejada, de unos 4 años, iba a partir el pastel se fue corriendo y trajo a una amiguita suya para que estuviera a su lado. Y es porque la alegría siempre se transmite. Conseguiste el trabajo que buscabas; tu hijo pasó el examen más difícil; se solucionó el problema que había en el trabajo; entonces te sientes feliz y quieres que todo el mundo se alegre contigo. Eso es lo que les pasó a los discípulos de Emaús. Han reconocido a Cristo resucitado y quieren que todo el mundo se alegre con ellos. Se han convertido en misioneros, en apóstoles del evangelio. El fruto de reconocer a Jesús siempre es el mismo, la alegría. No por nada recordamos esa sonrisa de la madre Teresa de Calcuta que aprendió a reconocer a Jesús en el prójimo. Propósito Para encontrarme con Cristo, no dejar que «mis pendientes» me distraigan de mi propósito de dedicar hoy más tiempo a mi oración. Diálogo con Cristo Jesús, como los discípulos, a veces veo el cumplimiento de tu voluntad como algo desproporcionado a mis fuerzas. Mis ilusiones, influenciadas por mi egoísmo y mi soberbia, no me dejan descubrir lo que realmente debo hacer, si quiero ser fiel y corresponder a tu amor. Por eso, pido la intercesión de María, tu santísima Madre, para que como ella, nunca dude de tu Providencia divina y deje que sea tu gracia la que actúe.
  • 17. 17 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. C una misma fe en su espíritu ( ) ¡Qué hermoso es el tiempo de Pascua! ¿Lo estás disfrutado? Cada día el evangelio nos propone diversas experiencias para encontrarnos con el Señor resucitado. Salir a tu encuentro en el camino para decirte ¡Alégrate! Llamarte por tu nombre, como María Magdalena, invitarte a una cena con él al caer la tarde, ú … Hoy el Señor nos propone en el evangelio tener experiencia de él a través de los sentidos, no es un fantasma, es el mismo Jesús resucitado, que nos ofrece tocarle, sentirle, comer con él y escuchar su mensaje. “Mirad mis manos y mis pies”. ¿Porque el señor nos pide esto? Para que nuestros ojos reconozcan al mismo Jesús que en tantas ocasiones nos ha dado la mano, nos ha acompañado por el camino. ¡Es él! Pero, sus manos ahora tienen un signo más de amor, las llagas de los clavos. Con ellas confirma su amor. Y como dice una hermosa oración, … “Palpadme y daos cuenta que un fantasma no tiene carne y huesos como yo tengo”. Carne y hueso, es Dios hecho hombre, y el Señor quiere que le amemos así, hecho hombre por nosotros. Santa Teresa de Jesús se convirtió definitivamente viendo la C T entendimiento, que si no era lo que veía, no me aprovechaba nada de … Y C … Y parece que Cristo en este evangelio, en estos relatos de Pascua, quiere que le amemos así, como hombre, que le veamos cerca, que no es un Dios lejano. Ahora bien, esta carne y estos huesos, estas manos y estos pies, se nos representan hoy en otros hombres y mujeres que sufren, que llaman a nuestra puerta, que pasan por nuestra vida y son el rostro de Cristo hoy. En ellos está la humanidad de Cristo esperando que le toquemos, que le miremos, que le amemos y no pasemos de largo. “¿Tenéis algo de comer?” y continua la fiesta de la pascua en la que la Eucaristía, Cristo comida, Cuerpo y Sangre entregado por nosotros, debe ser el centro de cada día. Acostumbrémonos a comer a Cristo cada día, a recibirle en la comunión. Él quiere comer cada día con nosotros y alimentarnos. Continuemos estos días felicitándonos las Pascua. Que podamos decir, como al final del nosotros somos testigos de esto”. LA SALVACIÓN NO ESTÁ EN NINGÚN OTRO Hch 4, 1-12; Jn 21,1-14 A esta conclusión no llegaron los discípulos por una especie de razonamiento deductivo. Después del traumático evento de la crucifixión, la confianza de los doce había quedado
  • 18. 18 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. pulverizada. Ellos habían comenzado a confiar en la fidelidad de Dios a partir de las señales que Jesús había realizado en Galilea al comienzo de su ministerio. Cuando algunos del grupo de los Doce retomaron su habitual ocupación de pescadores, les sorprendió la presencia discreta de Jesús, auxiliándoles en una noche fallida de pesca: "echen la red a la derecha". La palabra de Jesús volvió a resonar con aquel toque de fuerza que habían sentido al principio y se fue reavivando la confianza. Revestidos con esa certidumbre retomaron su misión como testigos del Reino y se presentaron en Jerusalén para documentarlo: en su vida no había otra roca en quien apoyarse, su salvación no estaba en ningún otro, sino en Jesús resucitado. Oración introductoria Jesucristo, ¡qué privilegio tuvieron tus apóstoles! Ellos pudieron hablar, comer, convivir contigo. Cara a cara. Ayúdame a darme cuenta, en esta oración, que yo no estoy tan lejos de poder tener esta misma experiencia, porque Tú siempre sales a mi encuentro, me ofreces el alimento de la Eucaristía y me hablas por medio de tu Palabra. Dame tu gracia para poder escucharte, Señor. Petición Dame el ímpetu y el liderazgo de Pedro, que supo reconocerte a pesar de su debilidad. Meditación del Papa Francisco Recordémoslo bien todos: no se puede anunciar el Evangelio de Jesús sin el testimonio concreto de la vida. Quien nos escucha y nos ve, debe poder leer en nuestros actos eso mismo que oye en nuestros labios, y dar gloria a Dios. Me viene ahora a la memoria un consejo que San Francisco de Asís daba a sus hermanos: predicad el Evangelio y, si fuese necesario, también con las palabras. Predicar con la vida: el testimonio. La incoherencia de los fieles y los Pastores entre lo que dicen y lo que hacen, entre la palabra y el modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia. Pero todo esto solamente es posible si reconocemos a Jesucristo, porque es él quien nos ha llamado, nos ha invitado a recorrer su camino, nos ha elegido. Anunciar y dar testimonio es posible únicamente si estamos junto a él, justamente como Pedro, Juan y los otros discípulos estaban en torno a Jesús resucitado, como dice el pasaje del Evangelio de hoy; hay una cercanía cotidiana con él, y ellos saben muy bien quién es, lo quién era, po Y nosotros: vivir una relación intensa con Jesús, una intimidad de diálogo y de vida, de tal ¡A !» (Homilía de S.S. Francisco, 14 de abril de 2013). Reflexión Como la primera vez. Otra vez Cristo se asoma a la rivera de nuestras vidas para dejarse ver de quien tiene los ojos sublimados por la fe. Y sin exigir nada. Sin obligar a nadie. Sólo se deja ver dando. Pedro había regresado a su antiguo oficio. Quizás así podía asimilar todo lo que había vivido durante esos intensos días de pascua. Le remordería la amargura terrible de la traición. ¿Qué lo diferenciaba de Judas hasta ese momento? Fue a pescar, pues, con otros. Y no obtuvo nada. Como la primera vez en que vio a Cristo junto al mar de su vida.
  • 19. 19 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Ahora nuevamente el Señor se le presenta y no lo conoce. Están todos fatigados y malhumorados. Nadie puede sentir paz cuando no tiene a Cristo dentro. En ese momento el Señor les habla: "¿tenéis peces?" Podrían no haberle hecho caso. Pero optan por una elemental educación. Responden: "¡No!" Ahora el desconocido les señala cómo obtenerlas: "Echad..." Pudieron no haberle hecho caso. ¿Quién era ése para decirles lo que ellos bien sabían hacer? El hecho es que le hacen caso, hacen un acto de fe, como la primera vez en que Pedro en Su Nombre echó las redes. Ahora lo hacían sabiendo que no era momento de peces. Y, ¡cuál fue su sorpresa! Porque quien confía en el Señor no puede no recibir más de lo que espera. Es por eso que Juan lo reconoce: "¡Es el Señor!" Porque han creído al Desconocido y han sido premiados con la fe en Él. Pedro, que pudo seguir el mismo derrotero de Judas se deja llevar por su corazón, un corazón que añoraba al Señor y su misericordia. Se tira al agua y no espera llegar con la barca. Está ansioso de estar junto al Señor. Ha comprendido en qué consiste ser pecador y dejarse amar por el Señor que lo busca con su perdón. Porque primero ha creído en alguien que no sabía quién era en ese momento. Cuando ve lo que puede su fe, no puede no pedir misericordia del Señor, como la primera vez. Y como Cristo quería peces, es Pedro quien saca las redes, símbolo de las almas del apóstol. Ha sido Cristo el que ha dado los frutos ciertamente, pero ellos han secundado su acción. Pedro le ofrece los peces. Pero antes ya le ha ofrecido su corazón. Por eso tuvo los peces, porque se dejó pescar del Señor. Propósito Hacer una oración especial por todos aquellos que han perdido la fe. Diálogo con Cristo Señor, tengo una enorme necesidad de encontrarme con tu amor redentor. Aumenta mi fe para saber reconocerte en la Eucaristía, en la oración, en las demás personas, en los incidentes de mí día a día. Mi testimonio es lo que más puede valer en la Nueva Evangelización, así que ayúdeme a ser coherente, que no me olvide que nada convence tanto como la caridad auténtica, hecha disponibilidad, servicio y entrega a los demás. Comencemos nuestra oración poniéndonos en presencia de Dios, cayendo en la cuenta de la real y gran fuerza que tiene la oración y con la disposición de abrir el corazón a Dios para dejarle hablar en lo más profundo de nuestro ser. Hoy os invito a ponernos en el lugar de los apóstoles y descubrir a Dios en el día a día. Ellos se deciden a ir a pescar, reanudar su trabajo, igual que nosotros vamos a nuestras obligaciones profesionales, o nos ponemos a trabajar apostólicamente o en nuestras responsabilidades vocacionales. Al igual que nosotros, los apóstoles vienen de estar toda la noche pescando con las manos vacías, aparentemente todo el trabajo ha sido para nada, hubiera sido mejor que se hubieran quedado en casa haciendo algo un poco más rentable, más eficaz, más productivo. Cuántas veces pensamos que hacemos cosas que no han valido para nada simplemente por no ver los frutos... pero llega Jesús a la orilla y les pregunta: "Muchachos, ¿tenéis pescado?" de igual manera que nos pregunta "muchachos ¿Lo
  • 20. 20 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. habéis conseguido?"; los apóstoles humildemente responden que no, igual que nosotros, muchas veces, que no conseguimos lo que nos proponemos y aquí llega lo maravilloso de la historia, Jesús les dice «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» y los apóstoles echaron la red. Después de toda una noche pescando, echando y recogiendo vacía la red llega un hombre a lo lejos y nos dice que la echemos una vez más, aunque estés cansado, esté amaneciendo y se supone que los peces se esconden, aunque nada tenga sentido echan la red. Es lo maravilloso de la historia, cuando vencemos nuestro orgullo y sin entender nada echamos la red, cuando nos fiamos de aquellos que Dios pone en nuestro camino y echamos la red entonces es cuando la red se llena a rebosar. Podemos trabajar a destajo y Jesús nos lo pide, pero conscientes de que el fruto no viene por nuestro trabajo sino de Él, necesita que trabajemos toda la noche sin fruto, necesita que echemos la red, pero Él pone los peces cuando quiere y nos espera en la orilla para tomarlos con Él. Maravillados por la cantidad de peces que tenían en la red reconocen a Jesús en ese hombre de la orilla, busquemos también a Jesús en todos los momentos de nuestra vida, reconozcamos su fuerza en cada pequeño detalle y dejemos la barca, el trabajo, para ir a la orilla y descansar con él. En el día de hoy nos regala toda una noche para pescar. Estemos atentos para reconocerle en un hombre a la orilla del lago, en un compañero de trabajo o estudios, en mis padres o hijos, en cada persona que pase hoy por mi lado quizás está Jesús que nos dice "Echad la red a la derecha de la barca" Abracémonos a María y hagamos todo con ella, que nos enseñe a reconocer a su hijo en nuestra vida. LOS COMPAÑEROS DE JESÚS Hch 4,13-21; Mc 16,9-15 No tenían instrucción, según constataban los miembros del Sanedrín. Su tono galileo y sus manos callosas no los hacían atendibles ante los escribas y demás expertos en la ley judía. No obstante, conseguían apreciar la contundencia de su planteamiento: en el nombre de Jesús una persona había recuperado la salud. Los hechos subsanaban su escasa erudición. Esos galileos habían adquirido una enorme libertad interior, sabían que no convenía desobedecer a Dios, por más que las autoridades de Israel los presionaran. Esos predicadores atrevidos y desafiantes no lo habían sido siempre, el Evangelio de san Marcos así lo registra. Los hombres acobardados y llenos de dudas habían dejado atrás su impotencia al encontrarse con el Señor Resucitado que les había devuelto la confianza en la fidelidad de Dios. Oración introductoria Dios mío, creo en Ti, pero necesito aumentar mi fe porque la incredulidad y la dureza de corazón, que recriminas en tus discípulos, están también presentes en mi vida cotidiana, cuando se presentan los problemas, cuando la exigencia de cumplir tu voluntad se ve superior a las propias fuerzas o cuando no comprendo o acepto las dificultades. Ilumina esta oración para que tu luz y tu verdad me lleven a predicar tu Evangelio. Petición
  • 21. 21 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Señor, aparécete en mi oración, o dame la humildad de saber que me escuchas, aunque no «sienta» nada. Meditación del Papa Francisco L J ú É también nosotros en este torrente de alegría? del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del corazón cómodo y avaro, de la búsqueda tiene una gran necesidad de aprovechar la salvación que nos ha traído Cristo. Los discípulos son los que se dejan aferrar cada vez más por el amor de Jesús y marcar por el fuego de la pasión por el Reino de Dios, para ser portadores de la alegría del Evangelio. Todos los discípulos del Señor están llamados a cultivar la alegría de la evangelización. […] A menudo esto se debe a que en las comunidades no hay un fervor apostólico contagioso, por lo que les falta entusiasmo y no despiertan ningún atractivo. La alegría del Evangelio nace del encuentro con Cristo y del compartir con los pobres. Por tanto, animo a las comunidades parroquiales, asociaciones y grupos a vivir una vida fraterna intensa, basada en el amor a Jesús y atenta a las necesidades de los más desfavorecidos. Donde hay alegría, fervor, deseo de llevar a Cristo a los demás, surgen las verdaderas vocaciones. (S.S. Francisco, Mensaje para la 88ª Jornada Mundial de las Misiones, 14 de junio de 2014). Reflexión Si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra fe. (1 Co, 15,14). Desde la primera generación católica la Iglesia se reconoce en esta expresión de San Pablo. El problema que se ha siempre presentado es aquél de cómo interpretar esta verdad central del credo. ¿Quiere decir que ha resucitado verdaderamente, es decir, que vive por siempre en su cuerpo y no solamente como simple manera espiritual? Es esto lo que afirma la Escritura y la fe de la Iglesia. La resurrección en cuanto tal, es decir, el acto por el cual Dios glorifica a Jesús, es inaccesible y se puede alcanzar sólo por la fe. Por eso es importante que este hecho no huya de la búsqueda histórica. Es inimaginable la primera predicación católica, sin la experiencia pascual de los apóstoles que testimonian que Jesús se ha manifestado muchas veces antes de la muerte. Sólo esta verdad da un significado auténtico y trascendental a la propia existencia, la ilumina y la hace vivir con optimismo. La resurrección de Cristo es vida para los difuntos, perdón para los pecadores, gloria para los santos. Todo tiene razón de existir con la resurrección de Cristo y el mismo dolor se transforma. Propósito Ser testigo de Cristo con un comentario o una buena acción, aunque me cueste. Diálogo con Cristo Jesús, no podré ser un testigo auténtico de tu resurrección si primero no logro amar a cada uno de mis hermanos con el mismo amor con que Tú los amas. Dame una caridad como la tuya: total, generosa, desinteresada, que sólo busque el bien de los demás y acepte a todos por igual, sin poner límites y sin hacer acepciones entre las personas. Esto
  • 22. 22 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. se dice fácil, pero para lograrlo, necesito convertirme en una persona que haya hecho la experiencia de tu amor en su propia vida, por medio de la vida sacramental, la oración y mi ayuda a los demás. ? J Esta respuesta de los apóstoles al Sanedrín tiene que ser también nuestra respuesta al mundo en qué vivimos. No podemos menos que contar lo que hemos visto y oído. Fuimos desde pequeños conociendo a Jesús. Un día lo recibimos en la comunión. Y tras la venida del Espíritu Santo, hubo un momento en nuestras vidas que notamos una transformación interior. Quizá fue una comunión bien hecha, un rato de oración o unos ejercicios Espirituales. Y desde entonces no podemos menos que contar lo que hemos visto y oído. Él El motor de mi vida es la comunión y la oración. Percibo que el Señor es mi fuerza. El me empuja con energía a hacer su voluntad en los lugares donde me muevo. Esa fuerza y esa energía hacen posible el mandato de Jesús: Metidos en el mundo sí estamos. ¿Pero estamos proclamando el Evangelio con nuestras vidas? ¿Somos los seguidores de un fracasado o de un resucitado? Que en estas fiestas de Pascua se refleje en nuestro rostro, en nuestra acción, en nuestra oración esa alegría y paz desbordante de saberse seguidores de Alguien que ha vencido a la muerte y que nos ha prometido la Vida Eterna. El que desborda de alegría y paz lo trasmite a todos los que le rodean cumpliendo casi sin querer el mandato de Jesús: Proclamad el Evangelio a toda la Creación. ENTRE ELLOS NINGUNO PASABA NECESIDAD Hch 4,32-35; 1 Jn 5,1-6; Jn 20,19-31 Los primeros católicos tomaron el Evangelio de Jesús y las tradiciones de Israel con bastante seriedad. Cuando retomaron su misión evangelizadora, convencidos de la presencia del Resucitado en sus vidas, no se dedicaron a lanzar predicas y sermones, antes bien, reorganizaron su vida comunitaria, ateniéndose a los principios de la solidaridad y la comunión de bienes. La resurrección de Jesús era la señal de que los tiempos nuevos habían comenzado y conforme a esa nueva certeza, había que reordenar
  • 23. 23 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. las relaciones sociales en medio de la comunidad de los discípulos. El Evangelio nos refiere como Tomás y el resto de los Doce fueron superando las dudas y temores que la ausencia física del crucificado había dejado en sus vidas. Cuando se convencieron de que Jesús había vencido a la muerte, también ellos derribaron sus temores y sirvieron al Señor de la vida. Oración introductoria ¡Señor mío y Dios mío! Ten compasión de mí porque, como Tomás, hay ocasiones en que dudo de mi fe. En este domingo que me invitas a contemplar tu inmensa misericordia, que me muestras tu costado y tus llagas, y me invitas a experimentar tu cercanía por medio de la oración, no puedo más que decir: ¡Tú, Señor, eres mi Dios! Petición Jesús, sana mi incredulidad y dame la fe para saber apreciar siempre tu Divina Misericordia. Meditación del Papa Esta misión de Cristo, este dinamismo suyo continúa en el espacio y en el tiempo, atraviesa los siglos y los continentes. Es un movimiento que parte del Padre y, con la fuerza del Espíritu, lleva la buena noticia a los pobres en sentido material y espiritual. La Iglesia es el instrumento principal y necesario de esta obra de Cristo, porque está unida a Él como el cuerpo a la cabeza. "Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo". Así dice el Resucitado a los discípulos, y soplando sobre ellos, añade: "Recibid el Espíritu Santo". Dios por medio de Jesucristo es el principal artífice de la evangelización del mundo; pero Cristo mismo ha querido transmitir a la Iglesia su misión, y lo ha hecho y lo sigue haciendo hasta el final de los tiempos infundiendo el Espíritu Santo en los discípulos, aquel mismo Espíritu que se posó sobre él y permaneció en él durante toda su vida terrena, dándole la fuerza de "proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista"; de "poner en libertad a los oprimidos" y de "proclamar el año de gracia del Señor". (Benedicto XVI, 11 de octubre de 2012). Reflexión ¡¡Jesús ha resucitado!! Ésta es la noticia más importante de todo el Evangelio. Debería haber ocupado, con enormes titulares, la primera página de todos los periódicos del país y de todo el mundo conocido de la época... Y, sin embargo, como siempre, Dios nos confunde. Sucedió de noche, sin que nadie apenas se enterara. Sí, de noche. Así son todos los grandes acontecimientos de Dios... Este Dios nuestro tiene un sentido del humor bastante fino y ocurrente. Parece que Dios se divierte gastándoles bromas a los hombres para jugar luego con ellos a las "escondidas". Y mientras se esconde, se sigue riendo traviesamente -como hace el papá con su hijo pequeño- a ver si nosotros somos capaces de descubrirlo y de encontrarlo en medio del bosque o del jardín.... Pero Dios, con este modo de actuar, nos está revelando su infinita humildad, bondad y condescendencia. Sólo Dios puede ser tan humilde. Como nuestras alabanzas no lo engrandecen, se puede dar el lujo de esconderse y de pasar desapercibido... Tampoco así se nos impone a fuerza de evidencias, sino que respeta nuestra libre elección. Porque nos ama como un auténtico Padre. Sólo los seres verdaderamente grandes son también profundamente humildes. Muy al contrario de nosotros, a quienes tanto nos fascina el ruido, la vanidad y el "cacareo" en todo lo que hacemos; nos encanta
  • 24. 24 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. que el mundo entero se dé cuenta de nuestras "hazañas" y nos alabe por las "bobadas" que realizamos como si fueran el heroísmo más espectacular de la historia... ¡Qué pequeños y ridículos somos tantas veces! Y Dios se debe de seguir riendo de nosotros... Al menos así se "divierte". También a Jesús le gusta esconderse y pasar desapercibido. Porque es Dios. Su nacimiento en Belén ocurrió en medio de la noche. Pasó treinta largos años de su vida escondido en la aldea de Nazaret, "de noche". Como la primera Pascua de la historia, cuando Dios liberó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. O al igual que la primera Pascua católica, la de aquel gran Jueves Santo... ¡De noche! De noche quiso morir - ¡hasta el mismo sol se eclipsó en pleno mediodía!- y de noche quiso ser sepultado en la tierra. Y ahora, su gran triunfo, su victoria definitiva, su resurrección, se realiza de noche y a la vista de casi nadie. ¿Por qué? Además de revelarnos su humildad divina, este modo de actuar es una fuerte llamada a nuestra conciencia y a nuestro corazón para invitarnos a estar en vela, con los ojos del alma y del cuerpo bien atentos y despiertos. No nos vaya a ocurrir lo mismo que les pasó a los apóstoles la noche de aquel primer Jueves Santo, después de la Ultima Cena -que fue también la primera Cena de la nueva alianza-: ¡se quedaron dormidos en el huerto, mientras su Maestro allí, en Getsemaní, entraba en agonía! Pero también actúa así para que nuestra respuesta a Él sea en la fe, en el amor auténtico, en la humildad y en la libertad. Nadie vio cómo resucitó el Señor, ni a qué hora sucedió aquel portento... ¡y es el evento más grandioso de nuestra fe y el más decisivo de todo el catolicism ! L J ú anunciada por Jesús mismo durante su vida pública y proclamada por la Iglesia de todos los tiempos. Si su nacimiento en Belén fue un hecho que llenó de inmensa alegría el orbe entero -y todos los años lo celebramos con desbordante júbilo en la Navidad- su resurrección lo es aún más. Los ángeles cantaron a coro el "Gloria in excelsis Deo" la noche santa de Belén, y también ellos fueron los únicos testigos -además de aquellos soldados romanos que estaban de guardia, ¡tan cobardes!, que no fueron capaces de convertirse luego en pregoneros del hecho más portentoso de la historia-. Y si el nacimiento de Jesús es un motivo de dicha para el mundo entero, su resurrección es la máxima coronación de toda su vida y su plan redentor. El misterio del Dios hecho Hombre, que se encarnó por amor a nosotros y nació para salvarnos, encuentra su pleno cumplimiento en el triunfo glorioso y definitivo de su resurrección. Si todo hubiera acabado con su muerte, Cristo no sería sino sólo un gran hombre, como cualquiera de nosotros, y su vida habría sido la de un profeta excepcional, y nada más. Pero si Cristo ha resucitado y ha salido de la tumba con su propio poder, es la señal más clara de que es verdaderamente Dios, todopoderoso, el Señor absoluto de la vida y de la muerte. Y entonces todo lo anterior recibe su explicación y máxima justificación. Pero, además, sus apariciones después de su resurrección... ¡muchas de ellas serán también de noche o casi a escondidas, con la presencia de unos cuantos, sus amigos predilectos! También aquí nos vuelve a sorprender el Señor: "Al anochecer de aquel día, el primero de la semana... entró Jesús y se puso en medio de ellos" -nos dice el Evangelio.
  • 25. 25 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. ¡El Señor ha resucitado! Sí, pero lo ha hecho "como calladito" -según la dulce expresión de santa Teresa- y en silencio. No con trompetas y espectacularidades. Nunca ha actuado así el Señor. También en su gloriosa resurrección sabe ser humilde... ¡Qué impresionante es el modo de actuar de Dios! Cualquiera de nosotros hubiéramos preferido "restregarles" en la cara a los fariseos y a los sumos sacerdotes esta victoria para que se dieran cuenta con quién ellos se estaban metiendo y para humillarlos en su derrota. Cristo no. Nunca ha actuado así. Y tampoco en su resurrección. Propósito Celebrar hoy con alegría la Divina Misericordia, aprendiendo de Jesús a ser misericordioso con los demás. Diálogo con Cristo Jesús, también en la victoria tenemos que ser humildes, sencillos y discretos como Tú. Ése será un gran testimonio de nuestra fe ante todo el mundo, como lo fue en los primeros siglos de la Iglesia. Ese es el tema de fondo de la liturgia de este domingo, una invitación a alegrarnos porque Dios se puede definir muy bien con una palabra: misericordia. Por eso el salmo de la misa sigue diciendo: casa de Israel: eterna es su misericordia. Diga la casa de Aarón: eterna es su misericordia. Comencemos pues nuestra oración cantando con el salmo, porque: É Sea Salmo que nos recuerda también que del Señor resucitado nos viene la salvación, nos viene la prosperidad, ya que y É Repasemos despacio el evangelio de este día: A a, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.» Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de Jesús muestra su misericordia con sus discípulos, también con Tomás, pese a su falta de fe, la misma que la nuestra. Si no vemos, no creemos. Pero Jesús nos invita a ver por encima de las evidencias materiales, a confiar en que Dios puede hacer maravillas en nuestra vida si le dejamos. Contemplando a Jesús, reunido con los discípulos, comprendemos mejor que no se puede descubrir al resucitado si no es en comunidad. Aquí no cabe el individualismo que tan perniciosamente la sociedad actual ha metido dentro de nosotros. Preguntarle a
  • 26. 26 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Tomás. Por no estar con los demás, precisamente el primer día de la semana, no pudo J ú nosotros nos empeñamos en ser felices en solitario, en creer que nos salvamos solos. J L L C resucitado, es la victoria de la vida sobre el pesimismo y la tristeza de la muerte. La alegría católic x Es el fruto de la misericordia de Dios llenando nuestros corazones. Demos gracias a María por enseñarnos a estar junto a ella, abiertos como ella a la misericordia de Dios. Y pidámosla que nunca dudemos del amor que Dios nos tiene. EL QUE HA NACIDO DEL ESPÍRITU Hch 4,23-31; Jn 3,1-8 Si asociamos las dos lecturas podemos apreciar una relación de causalidad. El Evangelio nos explica que nadie entra al Reino de Dios a la fuerza, que es el Espíritu el que sopla donde quiere y que es quien va conduciendo a las personas al encuentro con Jesús. La fe católica no es el resultado de una deducción lógica, sino de una especie de fascinación. No es que el católico renuncie a usar su inteligencia y se convierta en una especie de fanático entusiasta. Los dirigentes judíos no estuvieron dispuestos a revisar sus certezas profundas y desecharon el llamado que Dios les hacía por medio de Jesús. Defendieron a ultranza sus intereses, y consideraron a Jesús alguien extremadamente peligroso, por eso terminaron aliándose con Herodes y Pilatos para condenarlo a muerte. Oración introductoria Dame, Señor, esa sana inquietud de Nicodemo de buscar comprender siempre la verdad. Permite que esta oración ilumine mi entendimiento y fortalezca mi voluntad, para dejarme llevar por el camino de la santificación. Confío plenamente en Ti, Tú sabes lo que necesito. Petición Espíritu Santo, Tú eres mi luz, ilumíname. Meditación del Papa Francisco El 'renacer de lo Alto', renacer del Espíritu que dio vida al primer núcleo de los primeros católicos, cuando 'aún los cuando llamaban cristianos'. Tenían un solo corazón y una sola alma. Una comunidad en paz. Esto significa que en esa comunidad no había lugar para el chismorreo, para las envidias, para las calumnias, para las difamaciones. El amor cubría todo. Para calificar una comunidad católica sobre esto, debemos preguntarnos cómo es la actitud de los católicos. ¿Son mansos, humildes? ¿En esa comunidad hay disputas entre ellos por el poder? ¿Disputas de envidia? ¿Hay chismorreo? No están en el camino de Jesucristo. Esta peculiaridad es muy importante,
  • 27. 27 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. muy importante, porque el demonio busca separarnos siempre. Es el padre de la división […] Y esto es lo que explicaba Jesús a Nicodemo: este nacer de lo Alto. Porque el único que puede hacer esto es el Espíritu. Esta es obra del Espíritu. La Iglesia la hace el Espíritu. El Espíritu hace unidad. El Espíritu nos empuja hacia el testimonio. El Espíritu te hace pobre, porque Él es la riqueza y hace que tú cuides de los pobres. Que el Espíritu Santo nos ayude a caminar en este camino de renacidos por la fuerza del Bautismo. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 29 de abril de 2014, en Santa Marta). Reflexión ¿Nacer de lo alto? Pero, ¿Qué significa esta pregunta y afirmación de Cristo? ¿Acaso un espíritu puede engendrar algo? Efectivamente. Da a luz a un nuevo ser pero como hijo de Dios. Como dice el Catecismo en el número 782 "nacer de lo alto significa ser miembro de este cuerpo no por el nacimiento físico, sino por el "nacimiento de arriba, del agua y del Espíritu", es decir, por la fe en Cristo y el Bautismo. En qué conflictos doctrinales se metería Cristo con los judíos de ese tiempo pues decir que era necesario nacer de lo alto significaba introducir nuevas doctrinas difíciles de interpretar y que además venían dichas por el "hijo del carpintero". Qué gran ejemplo de Cristo en enseñarnos cómo se transmite su palabra dada por su Padre. Deja de lado los conocimientos eruditos de los judíos y les predica la verdadera doctrina de la salvación. El bautismo que les abrirá las puertas del Reino de Cristo y les hará verdaderos hijos de Dios. Nosotros como bautizados hemos recibido esta gracia de Dios. Ya somos sus hijos merecedores de su herencia, del cielo y sobre todo de su amor. Ahora como hijo de Dios debemos hacer honor a nuestro nombre cuidando el gran tesoro de la gracia. No podemos derrochar la magnífica herencia que se nos tiene preparada por un placer terrenal pasajero. Podemos conservar el nombre de hijos de Dios manteniendo limpia nuestra vida de gracia, que significa amistad con Cristo. ¿Cómo trataríamos a un amigo que tanto queremos y estimamos? De la misma forma hay que tratar a Cristo, como un amigo que quiere corresponder a su amistad. Propósito Al iniciar el día, pedir al Espíritu Santo que sea mí guía. Diálogo con Cristo Gracias, Espíritu Santo, por darme tu gracia para poder escuchar tus inspiraciones y la fuerza para poder seguirlas; porque bien sabes que a veces las escucho pero no las sigo. Perdona mi pasividad y ayúdame a caminar siempre por el sendero de la voluntad del Padre, y a obedecerte con la misma docilidad de Jesucristo. Permite que sepa colaborar siempre y dócilmente contigo, para que puedas moldear mi vida. j … Jesús resucitado pidiendo ayuda para hacer silencio interior. Siempre junto a María, que es la presencia discreta pero aglutinante, de la Iglesia en Pascua y naciente. H j ponernos bajo su acción y que este rato vaya orientado sólo para ellos y su gloria.
  • 28. 28 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. En ambiente de Pascua, estamos todavía bajo los efectos de la celebración: el amor misericordioso del Padre. Si el Espíritu nos alimenta con esa realidad no queramos seguir adelante. Interiorizar el amor misericordioso de Dios puede transformar y llenar por … C ( ) R Ú C J ú ardientemente he j ardiente fue el que me llamó la atención esta Semana Santa y que ahora te expongo. Me ayuda pensar que es precisamente el Espíritu Santo quien empuja e inflama los corazones con el fuego de su amor. Reúno algunas citas en este sentido.  En la oración de Pascua que nos dejó el P. Morales …alcánzanos el gozo de la Pascua, fe creciente, esperanza cierta, alegría desbordante, paz imperturbable, amor ardiente.”  Inflamado de amor divino, S. Francisco Javier, después de pasar días orando en aquellos bosques de Japón, a voces alababa a Dios. E iba con una alegría tal que cautivaba a su paso.  S. Francisco de Asís, después de contemplar a Jesús crucificado salía a voces, el amor no es amado, ¿cómo van a amarse los hombres si no aman al Amor?.  S. Juan de la Cruz j x en una noche oscura con ansias en amores inflamada.  Sta. Teresa de Jesús hablándonos de su relación con el Señor recurre al amor; imaginad una persona tan enamorada de otra que no pudiere estar un momento si la A  Volviendo al momento de la Pascua que estamos viviendo recordamos;  A ú J ardía nuestro corazón cuando nos explicaba las escrituras?  El ardoroso amor de Maria Magdalena:  Que la empuja a ir al sepulcro de madrugada  Que recibe la primera visita de Cristo resucitado  Siendo la primera mensajera de su resurrección Podemos resumir-concretar ese amor ardiente en dos actitudes a las que nos invita el Papa Francisco: Una actitud de recibir del Señor su misericordia;  J ú … ¡ nuestra alma!... su azote es LA MISERICORDIA. ¡Abrid vuestro corazón a la misericordia de Jesús! Una actitud de salir  T s que ir donde está la gente. Hay que acogerlos como son y no como nos  j
  • 29. 29 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Junto a la Virgen (y a ella le pedimos este regalo) nos quedamos interiorizando las J ú R TIENEN QUE NACER DE NUEVO Hch 4,32-37; Jn 3,7-15 Los profetas católicos conocían los textos del Antiguo Testamento que hablaban de la serpiente levantada en un palo, para curar a las personas afectadas por la picadura de una serpiente. El simbolismo del relato apunta fuera de la realidad sensible del palo y la culebra. Los símbolos son trascendentes, rebasan la dimensión visible. Contemplar a Jesús levantado y crucificado en una cruz no implica quedarse en el hecho de una ejecución terrible. El crucificado es alguien más que un simple ajusticiado, es una persona que vivió y murió con un yo descentrado; no se amó a sí mismo de manera desmedida, sino que prefirió amar a su Padre y a sus hermanos, por encima de su propia vida. Esa forma de vivir fue algo transparente y accesible a cuantos vivieron con él; cuando el Padre dio muestras de que su Hijo estaba vivo, se convencieron de que la manera como Jesús había vivido, era el camino que los conduciría a la vida. Oración introductoria Señor, creo en Ti Humildemente te suplico que permitas que esta meditación me ayude a comprender que tu Palabra es mi luz y mi fortaleza, el alimento de mi alma, la fuente perenne de mi vida espiritual. Petición Señor, ayúdame a ser parte activa de tu Cuerpo, de la Iglesia, con mi oración y mi trabajo. Aumenta mi amor por la Iglesia de la que soy parte, de tu mismo Cuerpo. Meditación del Papa Francisco No se comprende bien si no entendemos lo que Jesús nos dice en el Evangelio. Jesús dice a los judíos: "Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que soy yo". En el desierto ha sido por tanto elevado el pecado, pero es un pecado que busca la salvación, porque se cura allí. El que es elevado es el Hijo del hombre, el verdadero Salvador, Jesucristo. El catolicismo no es una doctrina filosófica, no es un programa de vida para sobrevivir, para ser educados, para hacer las paces. Estas son las consecuencias. El catolicismo es una persona, una persona elevada en la Cruz, una persona que se aniquiló a sí misma para salvarnos; se ha hecho pecado. Y así como en el desierto ha sido elevado el pecado, aquí que se ha elevado Dios, hecho hombre y hecho pecado por nosotros. Y todos nuestros pecados estaban allí. No se entiende el catolicismo sin comprender esta profunda humillación del Hijo de Dios, que se humilló a sí mismo convirtiéndose en siervo hasta la muerte y muerte de cruz, para servir. (Cf Homilía de S.S. Francisco, 8 de abril de 2014, en Santa Marta). Reflexión Jesús deseaba mostrar a Nicodemo que era un testimonio fiel de las cosas celestes. Él es
  • 30. 30 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Dios y conoce mejor que otro nuestras íntimas inspiraciones, así que, dado que se dirigía a un doctor de la ley, Jesús recuerda el episodio de la serpiente de bronce. Durante un largo camino, de Egipto a la Tierra Prometida, los hebreos se rebelaron contra Dios, y una calamidad debida a algunas serpientes les asusta, y diezma la gente. El pueblo pide perdón y Dios ordena hacer una serpiente de bronce, alzarla sobre un asta y mirarla. Todos aquellos que hubiesen contemplado su mirada se habrían salvado. Tal episodio preanunció la redención del hombre, y Jesús se lo mostró a Nicodemo. Aquél que mira al "Hijo del Hombre" y cree en Él tendrá la vida eterna. En cierto modo también nosotros debemos proseguir nuestro camino en este mundo, siguiendo las huellas de Cristo. Porque aquél que muestra la fe en Cristo con su conducta está destinado a ser visto por todos. Es necesario para la salvación de aquellos que lo desean. Para podernos alzar como la serpiente de bronce y ser señal con la que Cristo cure el mundo de sus enfermedades, no es suficiente la "carne", es decir, no bastan las posibilidades naturales del hombre, sino que debemos estar dispuestos a aceptar el aliento del Espíritu, que nos sugiere el camino de Cristo en las diversas ocasiones. Propósito Hoy, cuando la oportunidad se presente, hablaré sobre Cristo, pidiendo previamente al Espíritu Santo que me ilumine. Diálogo con Cristo Jesús, ayúdame a redescubrir la vocación que he recibido en el bautismo y dame la fortaleza para ser un auténtico testigo de tu resurrección. Espíritu Santo, lléname del fuego de tu amor, porque sólo podré ser un instrumento de salvación para los demás, si me dejo moldear por Ti en la oración. Ofrecemos nuestras vidas al Corazón de Cristo, por medio del Corazón Inmaculado de Santa María, nuestra Reina y Madre, todos nuestros trabajos, alegrías y sufrimientos. Y lo hacemos uniéndonos por todas las intenciones por las que se inmola continuamente sobre los altares. En la lectura continuada del Libro de los Hechos de los apóstoles se nos describe en unas breves pinceladas cómo era la primera comunidad catolica en torno a los apóstoles. Hay una primera frase que, con unas pocas palabras, da la clave de toda comunidad unida, de todo hogar fraterno: tenían un solo corazón y una sola alma. Cuando uno quiere a sus hermanos, cuando los siente superiores a uno mismo, cuando los respeta no por cómo son o el cargo que ostentan si no por lo que son, aparece la caridad. Y la caridad empieza por la práctica y por lo concreto. Aquellos primeros católicos todo lo ponían a disposición de los administradores, en concreto, su patrimonio (las casas, las fincas, los dineros). Muchos de aquella primera comunidad habrían conocido al Señor y sabían de su forma de vida: todo lo ponía en manos del Padre. No se preocupaba por lo material y así lo enseñaba cuando hablaba de la belleza de las criaturas y de su libertad. Hoy el mundo nos ata con las estructuras de un neoliberalismo que vive para el tener y el poder. Entiendo que este ejemplo de la primera comunidad es una llamada a poner los ojos con fe en todo aquello que no pasa, en las realidades que deben de dar cimiento a nuestra vida, a la forma de entender las cosas y acontecimientos, que son las realidades eternas.
  • 31. 31 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. En el Evangelio, la conversación íntima de Jesús con Nicodemo es una llamada a la conversión. Y ¿en qué consiste esta conversión? Lo explica Jesús en la última frase del Evangelio él (Cr ) L j J á Palabra o dejarse seducir por el mundo. Por eso, los primeros católicos ponían todos sus bienes materiales a disposición de la Iglesia, porque tenían la fe en otra Vida. El tiempo de Pascua es también un tiempo de fe, de creer en su resurrección. Todo tiene sentido si creemos en su resurrección. Y, al contrario, ¿qué sentido tendría la vida si Cristo no hubiera resucitado? Podemos finalizar nuestra oración acompañando a María, la madre de Jesús, en aquella mañana de domingo. Qué alegría sentiría ella cuando recibió la visita de su Hijo resucitado. Hagamos la oración buscando también esa compañía de Cristo resucitado para que podamos entender el verdadero sentido de nuestras vidas. SE ACERCA A LA LUZ Hch 5,17-26; Jn 3, 16-21 El contraste entre la luz y las tinieblas, entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal está presente en muchos libros bíblicos. Son símbolos naturales y fáciles de comprender. Caminar en la luz es conducirse conforme al querer divino. Quien se oculta al amparo de la oscuridad para hacer sus obras, tiene conciencia de estar realizando el mal. Bajo este planteamiento puede comprenderse la oposición obstinada de los dirigentes judíos hacia la propuesta del Reino de Dios que Jesús les planteó. La oferta de salvación que Jesús ofrecía a Israel, exhibía la maldad y la injusticia del sistema cultual y legalista; quienes lo administraban se sintieron atacados y en lugar de revisar humildemente sus errores, reaccionaron a la defensiva, juzgando superficialmente a Jesús, terminaron condenándolo como blasfemo. Oración introductoria Jesús, pongo toda mi libertad en tus manos para que Tú me guíes hacia esa luz que me aleje de las tinieblas. Dedico tiempo al radio, a la música, a la televisión, a los mensajes que me llegan por internet, etc., en vez de buscar con ahínco más y mejor tiempo para mi oración. Petición Dios mío, haz que me dé cuenta que lo primero que tengo que buscar en mi día y en mi corazón es tu luz, tu verdad, tu voz de suave y firme Pastor. Meditación del Papa Francisco El Evangelio de hoy nos propone l J ú H j mirada de nuestro corazón a Jesús Crucificado y sentimos dentro de nosotros que Dios nos ama, nos ama de verdad, y ¡nos ama mucho! Esta es la expresión más sencilla que resumen todo el Evangelio, toda la fe, toda la teología: Dios nos ama con amor gratuito y A […]
  • 32. 32 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. --no olvidarlo nunca, es rico en misericordia-- por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando á C L C Cristo es la prueba suprema del amor de Dios por nosotros: Jesús nos sta el x ú extremo límite del amor. Si en la creación el Padre nos ha dado la prueba de su amor inmenso dándonos la vida, en la Pasión de su Hijo nos ha dado la prueba de las pruebas: ha venido a sufrir y morir por nosotros. Y esto por amor. Así de grande es la misericordia de Dios, porque nos ama, nos perdona con su misericordia, Dios perdona todo y Dios perdona siempre. María, Madre de misericordia, nos ponga en el corazón la certeza de que somos amados por Dios. Esté cerca de nosotros en los momentos de dificultad y nos done los sentimientos de su Hijo. (S.S. Francisco, Ángelus del 15 de marzo de 2015). Reflexión La oscuridad nos inquieta. La luz, en cambio, nos da seguridad. En la oscuridad no sabemos dónde estamos. En la luz podemos encontrar un camino. En pocas líneas, el Evangelio nos presenta los dos grandes misterios de nuestra historia. Por un lado, "tanto amó Dios al mundo". Sin que lo mereciéramos, nos entregó lo más amado. Aún más, se entregó a sí mismo para darnos la vida. Cristo vino al mundo para iluminar nuestra existencia. Y en contraste, "vino la luz al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz". No acabamos de darnos cuenta de lo que significa este amor de Dios, inmenso, gratuito, desinteresado, un amor hasta el extremo. El infinito amor de Dios se encuentra con el drama de nuestra libertad que a veces elige el mal, la oscuridad, aún a pesar de desear ardientemente estar en la luz. Pero precisamente, Cristo no ha venido para condenar sino para salvarnos. Viene a ser luz en un mundo entenebrecido por el pecado, quiere dar sentido a nuestro caminar. Obrar en la verdad es la mejor manera de vivir en la luz. Y obrar en la verdad es vivir en el amor. Dejarnos penetrar por el amor de Dios "que entregó a su Hijo unigénito", y buscar corresponderle con nuestra entrega. Propósito Que mi testimonio de vida, coherente con la Palabra de Dios, ilumine el camino de los demás. Diálogo con Cristo Gracias, Señor, por darme la luz para saber tomar el camino que me lleve a la santidad. Ciertamente ese camino no es el más fácil, ni ante los ojos humanos el más bonito o agradable. Es más, hay un temor interno que no me deja abandonarme totalmente en tu providencia, un espíritu controlador que no logro dominar fácilmente. Pero qué maravilla saber que Tú, a pesar de mis apegos, me sigues amando, perdonando, realmente quiero corresponder a tanto amor.
  • 33. 33 ARQUITECTO ROBERTO SALDIVAR OLAGUE rso@prodigy.net.mx Breve compilación de Oración, Meditación y Reflexión, de LA VERDAD CATOLICA, CRUZADA DE SANTA MARIA, CATHOLIC. NET, CARMELITAS, de la predicación de los Hermanos menores Franciscanos del Convento de Guadalupe, Zacatecas y del Autor. Id al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida Al iniciar la oración nos ponemos en presencia de Dios y pedimos luz y fuerza al Espíritu Santo para que abra nuestro entendimiento y mueva nuestro corazón para amar. En la lectura de los Hechos de los apóstoles vemos por una parte la acción del representada en el sumo sacerdote y en los saduceos que llenos de envidia mandan encarcelar a los apóstoles, pues pese a la prohibición de predicar y hablar en nombre de Jesús que le habían hecho ellos no dejaron de contar lo que habían visto y oído de su encuentro y vida compartida con Jesús. Por otra parte está la acción del Señor a través de su ángel, que les abrió las puertas de la celda y los sacó fuera, diciéndoles: «Vayan al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida.» Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se pusieron a enseñar. El modo de vida que los apóstoles enseñan es el modo de vivir de Jesús, pobre, humilde, atento a las necesidades más profundas de los que tiene a su lado, insertado en el momento presente con plenitud. Es el modo de vida reflejado en las bienaventuranzas que vive con el que sufre, con el que llora, con el limpio y manso de corazón, con el perseguido por buscar la justicia y santidad. Hoy el Señor nos pide también a nosotros que con nuestra palabra y con nuestra vida en Cristo enseñemos a los que nos rodean a vivir, a tantos que no han encontrado el sentido de la vida y que están extenuados por el cansancio y la sed del camino. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. Dichoso el que se acoge a él. El salmo 33 es muy consolador; como vivió la Virgen, nos invita a: - Alegrarnos en el Señor. Mi alma se gloría en el Señor: Que los humildes lo escuchen y se alegren. - A alabarlo, a contemplarlo y a acudir a él con confianza. Proclamad conmigo la grandeza del Señor, Contempladlo, y quedaréis radiantes, Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo salva de sus angustias. - A gozarnos en él. Gustad y ved qué bueno es el Señor, Dichoso el que se acoge a él. DEL DICHO AL HECHO