8. Bibliografía

8.1. Bibliografía básica

l-‘AO:  WIWÍIÍ Rfl/ Ulvillt‘ IitI, ït‘_/ I)I'. Y1Ii/  R¿'tIll/ 't‘l‘.  Wt| I'I(I...
‘liollahle para deducir‘ o inferir ol propiedatles Illas difíciles tle

 

medir en el ealllptl o que reqllerlrían ‘analis...
2. Metodología para estudios macromorfotógicos

El estudio morltilógieti tle un suelo exige la ‘apertura de una calienta, ...
Ixeurlnriuur-lrur

Muy alrrrrpru
Alu llpto
Abruplo prrr lana. 

Menor lle 2,5 cm (en lll pilne lllliellttl dc ll Ap)
reo

...
SLgÚn euut »eu cl ohicltvtt (lc unn piïmiiccctóii.  liithrai que p ¡ir Iiuiyot‘ rueueirsu u ¡mus
u «tlrnsciiraictctcs.  Tu...
Los pilll/ llnclros bt

 

la Iollgllutl LIC ¡Illtill tintnttttttttc cn In ¡‘lldiilclúll rcflcjtttltt (color Dspcclrill
(lu...
cn vulutncn (Iuntlnl),  Lu tics ción y su IIOHICIÓH un suponen unn inter ‘cl ‘ión (lcl tiri-
gcn dc lu cultu‘ ‘¡ón (]ÜL| “...
especial significación para diagnosli lcmporul y cl ctinlpnrlzilnicnio

de una capa frcalicu, 

r la prcscnc

El csiado dc...
4.7. Fracción arena

En algunos casos iillcrcstl estudiar la nitlrliilogítl superficial y la itiincralogíti
tlc lux granos...
l.  tu illa nniiirulineiiic dlxpk’ tiliuinln en lioi-iroiiics cun i irnciui-a tléliil y cn Im sin
csiriiciui-u,  inle» eiu...
4.12. Materia orgánica

   

Al dc "ribir la mineria organica si:  atiende a . ‘ hay restos y ic ¡duos orgánicos
incorpora...
ctu tlc tuclot con ieutiittciins tlc expansión. 
que sc plclicrt:  lil llclitilllllliltilÓll de ruvcsllllli
Iltui/ tintcn ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cap 3

310 visualizaciones

Publicado el

libro de edafologia capitulo 3
libro de suelos

Publicado en: Ciencias
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
310
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cap 3

  1. 1. 8. Bibliografía 8.1. Bibliografía básica l-‘AO: WIWÍIÍ Rfl/ Ulvillt‘ IitI, ït‘_/ I)I'. Y1Ii/ R¿'tIll/ 't‘l‘. Wt| I'I(I snii Resources Rcptil‘! s4 mimi tiIltI Agrtcllillllï: Orgiilli/ ¡tlltili of United Nttlitins, H8 pp Rome, i998. ici-LA; ÍÏPIIINIIÍINIUIÚtÍIIiUI'Í/1'(Ili. gunz» onip de Treball tIc Nttltlcticiillllttl irImi-iuinit tic sóixQlltiticllisAg ii-i. , In II 1-126, Btlttïcittllti, i993. Nieves. M. y v, Clinic, nmipiiiii-iisii Ill‘ lui’ Ílllfiïtlillkl y (‘ti/ mt un , 'tlt'ÍlJ, Agencia tICI Mc UAIHhlclllC. I37 pp Madrid. 1992. IIÍIÏÏIVÜIIINIHZA HUXÍL si mimi’ ¡lllCitlntiflvtlltlitfllljr)! ‘MltkíilgtlIltÍÍIl/ (‘Iprfllíltg soii . ïtll'i’t'‘, . Nniiii-ni RCSÜIIFCCG Cuttxcrvillitlii SCFVICC. sto pp UsDA Wtlshiltgltiit. D. C. i999. SS 8.2. Bibliografía de referencia Boulainc J TiIpn/ tigív (¡rr urls. Dcpt. des Sol», INA. 8:14.35, i982. Bridges, . M ‘ Jrigíutr, Arlttp/ ími [N11,DEVPÍrI/ Ylilflll/ (tfSnII Horizon Dtnrigntilitttit. ALIV. in Geo Ecology 2947-65. cntcnn Verliig Reitt‘ Ilcll, i997. Cituatlu ss c: Tltr cuiini/ iiiii Sven-iii ii/ sni/ , . Í/ ÏIYIIÍOII. Cnnnun Department of Agri- C| |I| lII'C Publication 164o. ¡c4 pp. i978. Cline. M. G. : Soil Clnx fírulimi Í/ t IÍK’ Unnezl Siri/ tú‘. Department orAgt-mioniy 904 Brad- ficld Hall. Cornell University. 207 pp, 1979 Chizliikov, P, N. : T/ ItI ¡(river nílbttiliizlzt ', Soviet Soil Sei. , N. “ II: l489-‘J3. i968. Drlsscit, P, M, y R. Duda]. Mrlflll‘ SONY amic WDTÍIÍ. Agricultura] University Wagenin- gen & Katholieke Univer, eit Leuveii. 31o pp 199i. Duchaiifour, P ‘oil Cltttxtjïculiaii. A (’(I7li]7(ll'l, '! !l1 zii/ lite American ¿Intl The French Srx- IPIHJ. J, Soil Sei. l4,l, l49-lS2, 1963. Duchaufbur, Ph. : IIIirutItIt/ ¡nlt ¡l la ¿("twice th: ml. Sul, itégérziliaii, ruvirmilieliiciil. 33] pp. Duuod. 2001. Gnuciini, o L¿'. ' Htrleitlïr ¿le la ¡mtngéiiéies Tome Il O. Leloite 73o pp. i981. Gile, L. H. Peterson. F. F, y Grossman. R. B, : Tha K hnrtzmi‘ (I IIIux/ rr tm! lmrizmi (tft-UP bona/ e ll umtilztlioit. Soil Sci. 99:74—82, i965. ICOMID: tn E aran, H. y Zi—ToIig, G. PIO/ JEFIIPS, Genesis, Clustifirttlíoii, mu] DtÍrI/ ‘¡btv llmi o/ Soils ¡vil/ i uypi-iiin. sssA Special Public. N. 26 8419, 1991, Johnson, W, M, : The pezlnii mu! the [)IJÍ_’[IEIÍDII, Soi] S ' Soc, Am. Proc. 27:2l2—l5, 1963. Muir, J. w. . A mimi-nt , t_i', tIL’III qfxail cinxiificziiiiiii. Journal ui Soil Science. Vol. 20 N, ” l, [53-166. 1969. Oriol, A. y Valle, J, : Qué ¿r la Cihzriti (ÍBÍ S61. Biblioteca del Pages, D. G. Agricultura. 128 pp. Barecclona, 1938, Roqueio, c, y Porta J, : Agenda th: campo para Kïflltiífl th‘, inem. UPM. Madrid. 1992. Schaetzl, R, J. Jtlizilogít‘ dírctiiitinuiliet in roma rails OH zlrtiiiiliiri‘: theory, (le/ action (Intl tlpflltttlllmt Soi] Science, 163, 7:570»590, i998, Smith, G. : Soil CÍÍIHIIW ¡Ii SUÍÍ Ttumietiti‘. Third ilit. Soil Classii Workshop. l—l0. Damas cus, 198i. S. S.D, zSail Survey Manual. Soil Survcry Division Staff. USDA Handbook N. 18. 437 pp. i993, Soil Survey Staff: Soil Üunltmtt)‘. A Basic Svx/ ¿‘lti uf soii Classification ¡‘ni- Making und Iiiiei-piuing Soil survey: USDA. Handbook N. ° 436, 754 pp, 1975. '26 E3 Morfología y descripción de suelos Htlv que tÍUSlttCttl‘ lu ÍIll]1(7!'ÍLIiIt'Ítl del trtilmjrt ¿la ¡‘um/ m ¡turn llegar u unlendur lu glÜllfiYIA’ v el miII/ itirlzitniaiilzi ¿le Im‘ sur/ ut. Pt-Ji Hi, W. BIRKH AND. i973 Uno tle los primeros pasos en el estudio de uii suelo ‘u descripcion, Para hacerlo sc recurre, por lo general, a los rasgos morfológicos, porque son facilmente observables y reflejan la ción de los proceso formadores del sucio, La actuación de unos u otros procesos proporciona información acerca tle It. condiciones de medio en que e ha desarrollado cl suelo, El estudio de la morfología de suelos se halla muy desarrollado, por su utilidad en obtener informacion acerca del suelo. Los carticteres observables en un suelo, morfológicos ti derivados, son ziquellzis propiedades relacionadas con la organización del suelo eii horizontes (espesor y tlisposición) y, para cada Iiorizontc, textura, estructura, porosidad, consistencia, etc, (SSSA 1987), El estudio de la morfología permite reconstruir los procesos etlafogenétictis, las condiciones del medio bajo las cuales aquellos tuvieron lugar y, en muchos casos, interptetar o predecir el comportamiento de las plantas y la respuesta del stielo frente a actuaciones tecnológicas o a cambios de uso. La morfología puede describirse en campo por medio de la vista y el tacto (maeromorfología) o bien eii laboratorio por medio de análisis: observaciones con lupa (mesoniorfología); en láminas delgadas con ayuda de un microscopio petro» grafico (microiriorfología); o con técnicas que pei'ti1itaii un mayor detalle (submi- croscopía). La interpretación de propiedades macroinorfológicas constituye el enfoque metodológico que con mayor facilidad, rapida! y economía permite obte— ner información acerca del suelo. 1. Propiedades observadas y propiedades ¡nferidas Existen una serie de características del suelo que pueden observarse directa mente y medirse fácilmente en el campo. Las relaciones existentes entre característi- cas morfológicas y otras propiedades de interés (funciones de edafotransferencia, Lilly, 2000), permiten inferir éstas a partir de aquellas. El establecimiento de tales relaciones es, a mentido, una labor delicada que requicie una gran experiencia local. 17
  2. 2. ‘liollahle para deducir‘ o inferir ol propiedatles Illas difíciles tle medir en el ealllptl o que reqllerlrían ‘analisis de lrlhillrilorlr) lentos y eoslosils. Ullri prospección edafillógieil de calidad sera ‘aquélla que lonle en eollsitlerrl- ción propiedades illtalnenie relaeionables con procesos lorlntliltlres y con el enm- porlanlicnto del suelo frente a posibles usos o ¿lClll‘sCl0l| €. Lo deseable será que se llayall establecido relaciones lllorilllrlgírl-respucstrl para ln. suelos de tlna determb nada localidad o región. debiendo evil‘ ' generalizaciones indisernniilildzis en la aplicación de tales relaciones a suelos de otras znlllls. sln collirtlstal" previamente su validc Entre las relaciones etlaliizliivtls de validez baslanle general cabe indicar las siguientes: Ïzïmïï; l-roplerlurles de pnsihle brrer-erreiu Líllliic enlle Abruplo: borrrorrres — Labor eo — . ueru de lrrbor- linpide cl p su de la ‘aíees y el ilglnl. —— Veje/ del suelo. l-‘uerrira la rdeurrr ron de lrurlmrrles — corrlaero líllcu. Irleglllill‘ — con rbgrraerorres oscuras del Aqlie entran en el B: aerivrdud de lil nrncrorrrrrrrrr. — Corr ornprras nndlllaeinnes. err sueros de bosque prredeu cor-responder n arboles rrrrarrcados por el yrerrro. Lenguas o ’ » Un álhiLu. E1 que errlre en urr rllgllicn u un rralric . ejez del suero. Lu lengua puede corresponder u una vía de simulación prelerenie riel agua Espesor dc un F, I espesor del epipetllóll srrere esrar relacionado eorr el eleclinienie de las prarrrus ber lzoille y er rerrdirurenro de ies cullivos. Ploillndldad del suela Epipedlóil de glrin espesor Vegetación originaria a base de glrllllíllerls Po. brlldndes de enlalïalnienlu en general y anclaje pala árllnles. Drsporrrlrrlrdrrrles de agua y rrurrierrres. Aprrrud del suelo para el eleclnlleiliu de las plnnms. rreirrndrdad rrorundlrirrrl lrasra la cual ¡rueden desarrollarse las raices, slenlple que el agua rro eleeriya ser. un raeror lrrrrirarrre. Puede lraber rrrras pocas rnrees rnrrrs o uruy finas. Debe indicarse Ia planra de reiererreia Resrnrrprda pol eorrraero Iíticu e paralrlleo, honmnle eerrrernado, horimnle eonrpaero, reurperarura del suelo‘, (raglpan. color Conlpunellies: — color oscuro - Maielia orgánica Mrner- (errnnlagneslallns Heledado del lllalerial originario res-dursros) Óxldo (le llierruylnzlllgan - - Marer-¡ares prr-oerrrsrleos (lapillll — colerplarreueeo. ' Arena euano - (‘alim - Yeso Algunos lnnieiiales volcánicas: puinllas y jables (Canarias, México. e sales mas solubles que el yeso (efloresccncias blancas err super ilcle). Prollleilllih-x _ Mhmndnh Proplt-llllllvs llo ¡rosrbb rrrrerenelu — rolrn- rojo a ruuarrrlrr - Óxitlux rre brerro de rrreuos ri rrras brdrrrrnrlrrs - lleredrrdo del rrrarerrrl orrpurarro rural-pas rorasr. Rógrnlcn rre Ilrlllledrlsl‘ colores pr-rses; sínlilrllrn de redrreerorr — colores poses- eon urorearlrr sirrrorrrrrs lcrlllx — colores poses. zorras slcetllorrltlils por ¡rerdrdrr de ornlos de lll‘ o (lrlleliizll — colores alllarilli) prrbdo il gm ¡rosrbles ¡rroblerrros por rlrerurre dellclenie: llxl rrra radlelllill. colores lujos rr ¡lrllrlm buena rllreacifln. buena elnrrrrrrerrrrr del agua, buen tllenaje Mauelrus lleprrrren de brurrerlad del suelo — [Jlcnaje derrererrre; llrdrorrrrsrl’ nro rerrrpor-al Piletlen deberse a proeesos de rrrererrrrrrrerrsrr. Elerrrerrros L) lnlnlleión del yobrruerr rre suero exnlorablc por nriees glllesus Dlllelllrililes para ra rnesrrrrrrrrrr Problemas de lrlboreo Desgr re de aperos. Menor lelldenela a br eourprreurerou y a la rorrrrneion de eosrra supe-rn lhxtllrrl conrporrarnrerrro lrellie al lalroreo capaerdad de rerenerorr rre agua (lispoiliblc ¡lara lns ¡rlrrur - (CR/ AD) Riesgo de colllpacldad: driierrlrad para el pam de ras- raíces en borrronres muy nrerrr ‘es ¡Jrsporrlbrrldad de nullienles. Baja en lro nrrres arerrosos Erooouabllidad. Rendinlielllu rre los errlrryos lzsrruerura Arreaerou Meyrrnrerrro del agua. Naseerreia cosrrrr srrperlleral. Erosroua ‘¡dad Paso rre raíces. Muy restringida err horizontes con esrrrrerura nlacinl. cousrsrenera lrrrpedbnerrro al pase de nlices. srrerrr rre labor Aireaeióll. cornpaeraerorr Adllerellclrl Resistencia a Irl deformación. Celllclliacinnes llnplden el paso de raices y drrreurran er uroyirulenro rlel agua Dllielilizlll las obras- de ingenieria. Aeunruraerones rroeese edarogeuerreos especificos. Argibrylaelon. aerurrrrlaerorr de ar-erlra illlvladn; ere. rniluenora sobre la reserva de algun. corrdrererrarrres pilla el ereerllllelllo de las plaruas. sales solubles Glielrls Arerllas expandlllles. l>robleuras con rns rnrees de los árboles‘ loiurris prireurraeles err la drsrrrbrreron del agua de llego. Problemas en eorrsrrueerones y canales. ‘K0
  3. 3. 2. Metodología para estudios macromorfotógicos El estudio morltilógieti tle un suelo exige la ‘apertura de una calienta, que es una excavación. Para facilitar‘ cl trahaJti, uno de sus ¡"lentes tiene (le 70 ¿i ltll) eni ¿le aneliti, y su ¡iiotiintlidad tlehe ser tal que permita llegar a etimprentlei" la tirg: iiii/ .¿i— cion dcl suelo como un todo. su génesis‘ y respuesta frente a diversos usos. l: ii el ‘ea niediteiiziiiea suele ser suficiente piofunt ar hasta Hi0 cin, si no irparece antes el niaterizil originario o un horizonte fuertemente ceineniarlo que impida seguir profuntlitandti. Una calicatzi tiene tr paredes verticales ¡iara poder tihser- vai‘ lsien el perfil y los horizontes y la otra lllclllliltlil o con escalones‘ para laeiliiai‘ la entrada (Oriol KL Valle, i938 Al abrir una Calicttlít hay que aplicar ci-¡iei-ioe rüpetllosos con el suelo ii ïellllbllllitl‘ iinn vel. (¡Cltbutlti ei estudio. Pata ello el material de la parte superior, COH‘ ‘ponclienle al cplpe— dlótt, se ainontoiiara separadamente del resto, ae rin-nin que no sc mezelcn los tïttttcriíllci y al mput’ la Cztltcala se pueda i-epunei- en su lugar y se reliabtlite ei Sllclu ndeciiaiiameiue. l. _.a excavación se reali L| de reimn que la Calicala quede orieiitatla para iecibii- lu/ solar Mi! sombras en zilgiin momento del día y el rienie sea lo más veiticïtl puñihle, eviinniii» coiociii tierra encima dc este ri-cnie, o niieini- la vegetación natural o cl cultivo, par a que se ¡ineiinn ionmi fotografías de ea idad. Para e. iidios en visitan esteieoscópica se iiainn dos tomas desde posieiones separa dais aproximadamente un men-o. Las fotos deben liacei «e antes de ln descripcion. prepzr ¡‘ando ei perfil para eliminar las huellas de iii excaiiaaoiu Se procede a fotografiar el pei-rii colocando una escala dcclmelrtca o Cetlltmclllcfl y, generalmente, una ieiciuiein csci iia. izn wtieltis cn naein se estudia cl ¡it-ini lateral en cl Nultlltlu tlt. ‘ iii ltltleitl. liC lo Ctilllritrltl si. ‘ nhieniiiii la seu iún tic qttt: los liori/ oules son Ilplïixllitiltltllttcltlc ltttrt/ Ultlltltjk in. |mÍ- Litiltex ptltililttlltlltlglctlh en law que apaie/ c inni Lilpit ri-einie mii ltcccnltlt! ¡lcltl aigtia. pum lellel‘ acceso n iinin el pct’ I. u‘ cl Al iniciar el estudio (le una ealicailzi resulta conveniente liacei‘ una primera tihservaeiñn eii los frentes y paredes late les, con el I'm tie reconocer la posihle variliilitlatl lateral. lin este moinenlti cs preferible no limpiar las superficies. ya que la estructura se identifica mejor si el perlil ha tenitlo tieasioii ¿le ‘eearsc y. ¿inlemi [ltltxlc haber iraclcr ' iemptirales, tales como etloresceiicitis salinas, que constitu- yen una iiiforiiiiicitiii que podria perderse. Posteriormente se procede a limpiar‘ cuidadosamente el perfil con un cuchillo tie monte o instrumento análogo y, si se cree nec arto. se proliiiidiya l‘ltll’lI, til| l¿ll— inente. Se locali/ ¿iii los Iimitex entre horizontes que se . ñalaran con el cuchillo y sc ¿inotzirii la profuntlirlatl ¿le carla horizonte, Se tlescrihiráii suficientes horizontes para tlar una imagen clara clel suelo, si bien se minimizai'¿'iii las variaciones en la interpretación visual, para no realizar stihtlivisitiiies inneccsariars. Se establecerán relaciones enti'e horizontes (Bridge 1997). ltlentili ados los hurt/ tintes, se estii— ditin detalladamente a partir (le las características (le referencia. Se (la nombre a carla horizonte y se realizan las zinotaeiones en una licha normaliïatla de descrip- ción, de la forma mas objetiva posible utilizando criterios estandar. para tac el intercambio de intoriniicióii y poder establecer ecimptiraeiunes, Uii pi-onpcctor cxpcrliiiciiriiiio puede describir poi léfilltltt) iiieiiin ciiii-c 5 y Ó ciiliciitiix en inni inrlmdil (le trabajo. Un principiante no debe tltsesptlitl s-i H0 es capa} de distinguir’ ¡iiiiiediiiiaiiiciiie los hoiirtiiiies, iilguiios ii veces iio csiïiii presentes. Después de Iii desc pcióii se procede iii iiiiiesiico. L- - iiiiicsiriis sc miiniii cnii iiiiii fiiiii- lirlarl determinada, por lo que el prospector debe anotar en la fielia los aiialitix a solicitar del Izibtiiiiinriii, que serán tiqtiellos‘ que le vayiiii ii ítytltlili’ en sus interpreta mie . Si se Illllesr ii-eii todo el perfil, iiis miicsii-iis e lUmtlHÍIl empezando poi iii base. Lin bolsas (lc pirisiico se eliquetitn por rnei-ii, Eltiotkliido lil i-crci-eiiciii (lc lil Lllllullál y iii prnfttlltlidltd de innesii-en ¡anto cn la bolsa como en la licha, El estudio ¿le coiies de Cdlïtlef , taludes o llïltchcflth debe evitarse como tiieiiie (le ¡iiroi-iniicióii básica, ya qtlc las SHPCIÑLÍCN dl esta! ’ expiiesins a la inienipei-¡e Stlircn niniiirn ciieiones lílltto eii Sll ¡Morfología como cn stis pruplctlutlts tiuiiuicas. En nigiinos casos, iii parte superior ¡nciucu puede haber sido einniiiaiin. o i-cciibicnii con mtlicllttlcs piiieiiiiin. 3. Límites entre horizontes El suelo esta organizado en hor onles, relacionados entre SÍ debido a los procesos lormadores. El paso de un horizonte al siguiente implica un cambio de propiedades, que tiene lugar a lo largo (le un cieito espesor. que define el límite entre horizontes. La distancia vertical a lo largo (le la cual se produce el cambio de un ho zonte al siguiente define la ampl tud o nitidez del limite. utilizándose las 'guientcs denominaciones para describirla: 4|
  4. 4. Ixeurlnriuur-lrur Muy alrrrrpru Alu llpto Abruplo prrr lana. Menor lle 2,5 cm (en lll pilne lllliellttl dc ll Ap) reo 2,5 llScm E“? y‘ su IZctn _ ¿‘:3 “; ‘ Mayol dc r2 eru (se puede deeerrlur como ltorl/ rntlc llc Iranitclúrtl I IN 4 Línnle entre el xllclo y uu uurrerral nlbyrtceltle coltclcltle y dura (sis. i999) cantar-n» lll dr. ruera tlche xcl ruayur lrrrea Sc lcqlllele urr preu iararuruperlr srlray grietas l _ de lo cm No xe relrere u la llpllriL ou tic endopctlltllles cuncltlddttx ra ex como uu rlurrprur o uu peln nlc cllltlllllttl y coherente rsss. i999). u, llllllllx. plzdlri . tlilncnlltllzwr uerun. agrradrrrlrrrarrle lSholll. rr rrgrraaerruna lluclón de ln llntctztlïulzllosódico. se Lllegl’ ru Llldcltsttleltlocnnsoll lótlcslultlllelits r . no puederreuua sr tray gl . la duradera hn de ser rnaynr de luern, (‘lllnttlo c<tá lrrirnedu sc puede ex « ud con unn pa“ Puede tratarse igulllmcllte rle unn Lílnite ent" el suele y un ruarerrrrl . .utaya- ' pllrclitllneltle conxolidadtls tarer el‘ l, Un li. gl ’ La topografía del límite se refiere a la forma de la superficie de separacion entre horizontes: crirerie esllimlar "°""""""°““ El lrurire es emi un plillto. paralelo o suhpornlelo a la superficie del suelo. Pluma eau pocas o ein lrlegulzlrldlldes. El lrrurre ferina slnllosldades, más rurelras que prarunelus. Onduhldv El lirrute rerrrur slnuosidadce que son más profundas que ullchlw. lrrcelllflï -/ Angllloso w‘ Detlrlrítlco W Dellticulndo W Dlgnnciones UU Lenguas U Lobnlado Luurre interrumpido o quebrado porque el horizonte es tliscontlnuo nrseenunun - i, . e. r. n ho]. das). como en urr e sobre una e-alrza dura. l. a rel rr entre llorlvtlnles ¡ruedo pmpltrciolllll ‘ulru-rrrrreidu llcercn de lil lïlrltulcltïll y evolución del suelo y del pillizljc, aer‘ earnd de pmiulee llllerilclotles de origen lllltrúplctl Un eluuhro lexturul dbrllplt) es un sílltttlttal de VL‘_| t:1.. lis el que se ltluxetllil, por ejemplo, entre un llorl/ ollle {llbieo y un llrgílict» eulryrreenle. Los leltglllls de íllhlett que entran en un urgílleo se inlc uerrrrr como yirn ¡lrelcleltciillcx de err-eulaeuin de agua. urr lirnire llhrtlpltt por Iltholco, deliuirlu pru- la presclt . de una errprr eruupa rrd- llpoltc urr llllpetlllllctllo a la pene ton de lzls r. ee, una ‘ lla de zllrellclóll y mala ul nou verlielll llel ngurr. Un límite ilbrllplo puede indicar igualmente urr-a rllperpmi ‘rin tie rri-are ulcs, ex’ tlecir, una di» earrurruldad lltologlcil. 4. Descripción de suelos en el campo Unit descripción tlc un suelo incluye cuiltro bloqllex de lllforlltllclón, ullo (lc ctlrílclel" generlll, referente zl lll localización, cartografía y condiciones dc lttedio: otro sobre us s del terreno y tecnología de allelo lll descripción propiamente dicha. horizonte ll horizonte y basada cn el vtllor modal de czldll vatltble y un cuarto bloque con una propuesta de clasificacion y la signifi ' del suelo descrito. Existen fichas normalizados y criterios estándar que permiten recoger de formïl ‘lstelïlalizadit y comparable la información, que b mente hace referencia d. ool Lucull elóll ollz Litllogllt ra. Tcledelcct. 003 Protpccclóll rre-recien lecltn om ca rer licnsClllnillológieltsyMelcolológlczlx llos Temp turuayrrgrraderarela 006 Geomorfología no7 Pedlegoslrldd superrreiul y aflolatnicnlo. memos nox Mruerral originar-io una vegeraensa unrural alo Usos del terreno 01 l Tecnologia de suelos ol 2 Descripción de hurwonte. o I 3 Calncleríellctlc y crilell . euarular de dexcl ipclóll m4 que se m5 exponen Dló rr lu m7 larga ms 019 02o ozl c Hay propiedades del suelo que per su relevancia deben (¡escribirse siempre, per ral motivo suelen ennslgnarse en primer lugar, otras se consideran frecuentemente, pues su deecripeión puede resultar útil en clerlm caso. . mientras que otras tienen interés ocasional. 43
  5. 5. SLgÚn euut »eu cl ohicltvtt (lc unn piïmiiccctóii. liithrai que p ¡ir Iiuiyot‘ rueueirsu u ¡mus u «tlrnsciiraictctcs. Tudu (Icscrlpciñll incluye xicmprc p: r ttluliuri/ onlc: espesor, Iíittucs color. icxturu. es ilclur pudtcgotxldilii, ¡nuit-rin «ii-prime. y ¡itcscticizt u uuscnciu de Cllrhu» nulo rttlcico, citiucluicx que lipurttu siempre cn cttailtitticr ¡‘it-tur Iinrtiiuli/ ¡ttl . lin llull tluscripcióii su uliliïitn vurltthlcs cunliuutts (plïiiiiiitlititttl tlc un Iiuri/ Amle, titvcl licútico. 1a. ); vairitthlcx lllütllÚllilClih que corisliliiycti un cum pttrlicilliu‘ ¿lc variables cl . Lis. I x tio tsrdcn 2. y vttnuhlcs discretos (irdciiuilts y no «irtlciiurltts. En lllgulius camu, tlrttlo que lu ¡IhcI'V2c¡ÓI en cl citmpn es llCsL ptivu y scmicunntitmivri, uuu Vllrlilhil} puede tr - lam: eruuu discreta, u pc dc que eu r riiriuu ser. cnutitiuiii - u eIiu M: csluhlcccn crei-tu ntimciu de cluscs o iiilcrvttlm sCCCllClilIC c intlcpcmlicittcs cutlit uno Licl siguiente, cu tuto di: los cuales puede liitllairsc cl valor ¿le lu Vílrltllïlc. Los cluscs tlc tirciittjc. cl lilililiñil tic lux ruuncl m. cutre otros. son ejemplos ¡le dinos que mit tratados como variables discretas 0l‘(| CI| ¡l(| ¡ ¡t pesar’ dc ser vtt ‘ahlcs Cfllillllil‘ Las vtiritthles Kliscrclus un (Hïlclhklllh pucilcit euuteuer- runu-rurrerórr ¡ner-ui (núui. tlcl pcdiñu, prmpccltir, clc. ) u iulbriituctón errttirrerrttu (tipo ¡lc xocu. por ejemplo) u. Lu. - criterios cxláuditi‘ de (lcscripcifru que se uuu u euutirruueieu son los cotilcitidos eu cl uMuIluLII del uurur-ro para lu descripción codificado dc suelos cn ei c mp0» que sirvió de base ¡uu-rr elttboiiti’ «SINEDARES, Muuuru parti lu descripción sud icutlu ¿te suelos eu cl eruupu» (c B_D. S.A. i983), rccumciitlzidn por la Comisión tlcl Banco de Dailos de Sttclux y Agiltis del Ministerio de Agriuttlluru, Pescu y Alimetilticióit Lic lispttñtt, trctitlu por 0M, rte o ue utu-ii (le 197-) ¿tcordcs con «VIVOS platilcumietiltis (ssns, 1993. Hntlgxnlt, um, clc. ) 4.1. Estado de humedad El término humedad sc prefiere al de contenido de agua, ya que el primero tiene unas cotinolacioncs de intensidad, mientras que el segundo implica útiictr mente cantidad (Hillcl, 1980). lil es do rie humedad hace referencia o las coiidiciuites de humedad (le uu liorimnte cn el titomcnln de estudian" ei sucio, Lu (¡es ¡parón del exlado ue luiiiictltid sc h- u err ruur aprecia- clóit gcnciulriicnle subjetivo. P ‘o cuaiuificaiilo litibrú que r-eeur-ur u uu muestreo especial eu recipientes Iierinélictis y puslerlul análisis de laboratorio. En eruupo se tililizan los criterios clá» xicos pitipuesltts por lsrztelscn y colx. (i965). si bien no conleuiplttn ei caso de suelos {oriundos rr pnrlii‘ de itiarcriule. volcánicas y que pmseitlari unas propiedades espe ales deuomiitndtis uxoliópicas. Los crilerios son los igtucnles: Crilcríus evlándm- { . Íusllrldfl Texlurz wyn < ISKtItkPa Grttcsaoiitodcntdriittctite oruuu uiellos. wilixgmgzieitiicIostlcdox. seco Baja cuiitluctiiidztd ¡CIP giuexrl '“"“‘ “É” "‘ q“ d“ l“ Merlo Pllhcrlliclilfi1|€C&CliCulIí| <(| E su Ie— scusziuntt ue mu cm nuccu n pnlm n mmpcixt‘ liciilc ui ¡tpiclzirio err lu , um i‘i’|1|lti| |ll'-ll'|1 Duro. mll'icseto, rt iiclrulttttvcceslicne un coxltits supeiliciitlcx que se tlngmgzui —> ¡‘mer-tus uslrimlur ‘lvxlum y" "“'d" (¡inem u itiutlcittdttiiicnlc No u- ¡ltlctlc lui uuu uuu huiuii. iigr-ruureute _ amm iuiurean httcltt reeueu rrurrucueru M_ l u o tu uuirru Sc iruee uuguyu. ¡tun w uuttttctic Iclztlivrtitieitie comprtctrt hziju ¡ue-uu irruu u ruuy ruur Ligctrttucnlc tnultlczihlu, w puede iuuurr uuu lmlitu rri ¡rreururrrr 43km Atixciiciutlcagttrtlilire. Irlipulictilrtsilu¡Igualxonxulictctitctuctitc Húmedo 7 cuuuucrurutrrri lénniui tleigittlrlx‘ pruu no Lctlcr ugurr. ulri |30| lo que «tu la Ncli- Nu cumbia cl color ri iiíiudii unn ¡Lola rie ugurr sttclou rte eurrr mu (iutcxrt iiuyu ¡ue-uuu In: puede ru. itizu una holitrt que ‘¡C rlugicgrt ueriruerue. Murlerrrriruuerue giucwrl se iuruu. urrr. buiilai con tliíiciiltrttl. que se minpc lticlltnciilc y que v. ‘ runuere u ln mano. Media 5L‘ puede lbniiin lllill buliln ittuiiluuhlc Unluosrt i cs ¡mis tticrlloslt. Film Se foi mil un cilindro con facilidad citando ve rtmttïa entre im dedos Tanto unnnnn. > 33 kPa Suelo Iiiujitilo, nu excttnc agua ul pteuunrirltt un la tmtno, pCln dcjll Mojado una huella Iiumedzt en É| ¡| No cambia Lic color nl llllllllll’ una goto dc agua —l kPa AI presionar una Iiiuexlia con la mano cscune agua. En la czilicata Snlurndo rearme Agua, aunque ei flujo puede sei lcnlu Los suelos turhoms cslrin corrienlenieiitc vaumtdus, rr no ser que hayan uuu dicnridux. eu Iai tuthnx 3€ dcscnbirá conto xttluiïido u el nivel de la capa neu. Iica w ltalla dciitio de lu: 2o cm supct 1mm del urarerrui. 4.2. Color El color es una propiedad que intrínsecamente no tiene apenas significación sobre el comportamiento del suelo. Sn interes radica en que permite inferir otras propiedades, la naturaleza posible de los componentes, y la respuesta esperable de las plantas (Bigham y Ciolkosz, i993). Existen colores heredadas del material originario (suelos litocromos) y colores adquiridos durante la edalogénesis. Para evitar imprecisiones nl describir el color se utiliza et código desarrollado por Iviurisell} profesor de Arte en Boston. posteriormente modificado por ln Opiicïll Society ol America y adoptado por cl Soil Survey Manual en 195 l. La descripción se realiza por comparación directa utilizando una ¡abla de color: Tabla Munsell. que consta de unos 250 colores. lil color se describe a partir de los tres parámetros básicos que lo componen: matiz, brillo (ordenada) y croma (abscisa). Cada color puede asociarse a un punto del espacio color, definiendo un sólido de color de forma cilíndrica. 45
  6. 6. Los pilll/ llnclros bt la Iollgllutl LIC ¡Illtill tintnttttttttc cn In ¡‘lldiilclúll rcflcjtttltt (color Dspcclrill (lulllilhlulü). Sc cullsiiicrlll! cinco cnlures‘ ptinctpttlce (R, ttm; Y. ttntunlln; G. Vcrtlc; B. u/ ul y P, pntpnt-tt) y citicu Ílllerlucdin» n Cnlliplcnlellh’ YR, GY, Bu. PH, RP. - su tlcizc | )I'ÍIlC| ]¡¿| lIlcIlc a Ia ¡trcïcncial (lc óxnlnn (lu ¡net-m con Llislillio grado (lc Iudml ‘mu. - Punt cada cnlnr sc cslahiccc nnn grullilclóll tic (lu lo. A. purejcnlplo, OR 25K SR 7,5R lUR : <IYR. (tm/ s : 72° sepimm dm colores principalus cnnn ‘IIÜVOS - lïn ¡um circunleretic e Cada hnjn dc una ¡abla Mtnncll corrcspolkic n un tnntiz, es decir, n una tnistna lnngiA lud dc Olldïl. - Los matices ¡‘(nos (R) son frecuentes en suelos tneditcrrancos, tropicales y ccnatorta- le , debida a la deshidratación cast irreversible de lun óxtdca de hictro que tien: lugar ditranle los períodos de desecación del suelo. - Los suelos cun condiciones reductores presentan tnuticca verdueos y untlados. Brillo (albcdu) o Expresa la proporción de t-adiac n reflejada en nn intervalo de longitud ac ottda de: 0,3 a 3 pm, respecto a la radiación incidente. * Mide el grado de claridad t) de oscuridad relativa del calor comparado con el blanco absoluto. - Eu una página dc la lnbla se ¡‘cpreseula cu ordenadas: 0 0 % de luz reflejada, color negro lÍ) — 00 % dc luz teflejnda, olor blanco ' En los suelos los brillos más alias suelen ser del orden de 8 a 9, - Es función dcl contenido dr: humedad. - Lus datos de lncdiciüllcs de albedo tienen ÍIllEIïÍS para controlztt- el contenido dc agua en la superficie del suelo; evaluar las variaciones espaciales del balance de radiación en la superficie terrestre entre otros uspecios (Mallhiaa e! al. 1999). a Cmmn (inlcmitlad cromática) - Éxpltsll lu purcïu xetatnn tlcl cnlul‘ del tnatiz. tic que M: (rule. - < ilrrthplïlllic n Ia Inlcllhiílzlil (ici cnlnr cspcC| xL| l iinluillmllc n «ttntmcmn crutmiltu- - F. llVL‘, I''í| lcllu mupnxcinnul ¡I lu Klolnluuuciu tlcl gm A mayor pum/ u Lil: wlm C¡| l'’C>| ?l! I|(ic| valores (le ctonm ¡mie allms. - En 1m suelos cl crtunu nn ntelc set Mlpcriill‘ a K, MATIZ Blanco _ muy : (_): :t puros «vivos» BRILLO Interprelación del cnlur Ejemplo, caso del color ¡negro Pucdc ser debido zx: - Malena org: caracter! ’ ica de los horimules superficiales. - Componentes fet-t-otnagttcstattos y a Cnmponcmcx Iimlógictis ttcgros. como los csquistus, lapilis negros (picón en Czmarias) - gamas negras de matcna oigánicn en ta superficie de suelos alcalinas (muy poco tt-ccttcntce en España). sc describe el culta. - del mnlerial del suelo, por lo general cl color del conjunto o malnz, a partir de una silperiicie dc un fiagmenlo en Csmtlo seco, si es posible, y cn hútnedo. Para cllo se hutnedec ta mueslrn e lnmclilalïulleille (lesplléa tic que dexaparece la película ue agua de 1a supcri se compara con ta tabtn. Si ct color del inlerior de nn agregado difiere del dc [tu cuan, u s. hay tnnnchns (mule- ado). sc (¡escribirá czulu lllll) de lns colores pm separado. empezando pul‘ el más abundante 47
  7. 7. cn vulutncn (Iuntlnl), Lu tics ción y su IIOHICIÓH un suponen unn inter ‘cl ‘ión (lcl tiri- gcn dc lu cultu‘ ‘¡ón (]ÜL| “L‘. Lxislcrl cn cl mcrcutlti «los versiones (lc luhlt Munxcll, uuu tllllcllcilllíl (Mumcll Colour Cu. 1998) y 0|! ‘ _‘ [JOIHZSH Es un Inulcrurl (lclictltlti y ¡lc costa: clovutlti. ESTUDIO DE CASOS AI describir un suelo con tres horizontes se describen los colores de la matriz en seco y en húmedo: Ap(7,5 vn 4x2; 7,5 vn 2/2); Bw(10 vn s74; 10 vn 414); Bkn(7,5 vn s13; 7,5 vn 5/3). Los nódulos del Bkn son en húmedo 7,5 YFl 5/6. Realizar una anotación codificada de acuerdo con Ia licha normalizada de des- cripclón según SINEDARES (para lectura mecamzada), R s uestas ecgmn ri Coltirl Color 2 colo. 1 valium" ‘una I234S I Mi Izgas Nirtkwitlo M l . l c‘. 1.. 2 L lnlcrnrrdc lo: agrupan. 1 tuna. ..» 4 E Nfidulo: s Hg: na (nui: m1. . . a ctífi. “ïï, "ga. .catntcnra . 7 L_l_L_ ‘t ESTADO DE HUMEDAD I a S r2 45 1 No dcïcnio Húrrmdo , l Snuu 2 l MATlZ 12 3 4 BRILLO t i 4 5 3 4 N l . .l xo Zq_L 5 K 2 75 7,5 R 1 7o to R ¡t o: 2.5 VR 5 rEl GUH’ L“ ‘ITE s vn o 55 7,5 ya 7 s0 to ya x 45 2,5 v 9 All s Y l" 35 JD (‘ROMA ¡23451234512345 25 tu EL L 20 L] H J: l5 Ü zo - 25 L] g JU -¡ 15 4o so , _. a on 7o xo _i: E Fi FH LJ: 4.3. Manchas Lu existencia «lc I1|l| l|Cl| i|S (nrtitcttdti) ¡vuctlc pI‘()])Ol'Cl0llill' inforlnttctón ¿Mercat del régimclt dc ltumedattl y tlirczlciólt uclttulux, 2m’ como lux coutlicrotics rctltix tlurztlilo lu gcnésis dc] sucio. Gcncrullticulc, un hormitilc sc tlc bc con molctulo, si está ttfcctntlo por lhilllchuS cn un ll) ‘Yo o mo, Lu ÍI| ÏDI| |¿ ión hace rclorcuuttt u lu prtipo ton, tumuñti, nttitlc/ LiCi lílnitc. Ilirlntl. Ilulit- rulo/ tt, tlistrilvttclórt, cnltir MlHhCii y cnulttlxtc dt: x llltlllchllïx. Su tloscrihcti In» tuuncl s más‘ Iiccuctrtcs y su nnottt su iiliillïcllïl o m tlitxtcmtott tnayot, cxccplri cn las Iincu Iiilirloï. dc ltw lítni -c refiere nl cxpcflil‘ que (lchc ¡ll vcmnc para ¡raw lic la Iutlnc Ilnlllil. del suelo. Rcnttta dc inlc s ¿ivan/ ui ¡niguna hipótesis xohrc c1 ongctt (lc Ittx tniulclizis y Ml ttuttttulc/ zr, El contruxrc ac rclicrc n lu cllitlutl con que xc rccotrocclt las tutmcl ' proporcion su cxprc cn pot-c nttnc (ic xllpcrilclc vcrttcttl Ctlhlcrlu por tnatncltttx, rc csmnn Kcgútt la ognicntc luhlu (FAO, 1977): 2% 1% 4.4. Estado de oxidación El régimctr de Intmcdnd del suelo influye sobre la aircación y cl estado de oxi- dación, por consiguiente condicional la vida delas raíces y tnicroorgunismos. Ticnc 49
  8. 8. especial significación para diagnosli lcmporul y cl ctinlpnrlzilnicnio de una capa frcalicu, r la prcscnc El csiado dc oxido-reduccion cx uiin ¡iiopicrlail nuc «c piicdc inrc l’ ii ])ill'lÍI' dcl color. Lic la cxisiciiciudc Iliuluillllis. dci csliltlu dc las iniccs y a vuc s dcl nlui- Los culurcs‘ grises vcr- llmux dcnolnn cnnrlicinncs dc reducción. Los ¡iardns y i-niirns, nxnliicioii, cs decir. linciin zlircliclón. El olor ii {luilln snlniidrico, condiciones iciiiicioi-as cin-curas. 4.5. Elementos gruesos Los elementos grueso. n los agmcntes dc roca o de nlineral de tliúlnclru aparente superior zi 2 mm. La fr cción consliluida por los gran dc menor tamaño se denomina tierra fina. Se dcsclibc la proporción, heteromctría, tamaño, forma, oricnlzlción. dislribución. litologíil, grado de alteración y color dc los elementos gruesos. La cantidad de elementos gruesos se expresa en porcentaje cn volumen dentro de un horizonte. 1.a proporción de elementos gruesos sc csliinu de «visu» cun ayuda de la lnisnla labla que para la prnpcl iún de manchas, P a llelerlnin iones iiia prcuva liay que lllllflslréül’ lili volumen y proceder a su ana isis en cl lllbulïllflrlü. Esle pnrcelllïjc debe . r lenido en clienta para inlcrprelar adecundnmcnle los reslllillcx anál‘ is químicos, que ee rcalr/ nll y expresan iuinandc como hace la lierrn fina. El grado de homogeneidad dcl laniario de los eleiiicnius gruesos perlllllc conndei-arius honiomén-icos, o bien lielerumélricos. La foi-ma de los elementos gruesos puede propur o— nur info! ‘ ucion accrcu de su procedencia y condicionc de n-anspcric, . lo lia habido. La descripción de la nrielllación má frecuente puede leiiei- interés si condiciona el comporta lnicntu del suelo frente a la circulación del agua, la peneli-ae ón de las raíces o apona alguna iiirurniacidii acerca de la génesis dci suelo o la procedencia de las iiiarci-iaiee. La dislribuciótl puede indicar la procedencia de los niaieri es o posibles discuiiliiulida dcs. Asi’, por cicmpln, si aparecen alineados a cicna prorundidad puede inrerprerarsc que se lmte dc una linea dc piedras (Alexandre y syinoeiis, i939). La litologín resulta siempre ¡le inlerós pol condicionar la [asa (le liberación de elemen- los quimicos y su naiurcllczzl, El grado de nlelcoritución (cap. r7) describe ln riiicila dejada por los procesos que han sido activos. Se interprela que la intensidad de la meteorización hahrá sido débil cuando el inleriul‘ del elemento aparece ficeco al romperlo. Lu meteoriza- ción máxima se inanifiesia por una dexagi-egación lola]. En rocas relalivaiilenle solubles, calizas, yesos, elc. , resulta dir il precisar la Ílllellsidild de la melcoriynción. ya que la roca puede estar disolviéndose rápidamente y no presentar alteración en su interior. Para estas rocas dehe utilizarse una lcrlninnlogía específica. En algunos casos puede resultar imei-e sants dcscriliir el color de los clemenlos gruesos, principalmente si de él se puede inrcrir el nivel de metcoriyación. En general. se describe el cnlnr exlcriui, la aureola de meleorizzr ción, cl inlerior. clc. La pedregosidad de un suelo hace iererencia a los elementos gruesos que se liallan en la superficie. La existencia de una pedregosidad abundante puede iiiierrcni- con el laborcu, pero cn condiciones lnedilcnáneas o de mayor andcz puede ser beneficiosa para el régimen liidrico dcl suelo, al actuar a modo de culiieila que dislninuye la evaporación (Espeyo y colar, i990). 4.6. Textura Las partículas tlcl sliclll indivitlllali Jtiilh nc (lislrihllycll en un cunliiulllnl Llc tamaños, si bien se agrupan cn tlivc fracciones zllcntlicndl) u su llllnaño. La dinliillrl prupurclón (lc arena, lilno y illLliiil dclïlic id textura dc calla huriulnte (Cap. b), Enlrc los nllïlliplcn Crllcrlhs dc clasill ición lcxlurill cxlslclllus M: lIlÍlÍ/ ¡l c1 del Dcpai Illclllo dc Agricullura dc las Esllltlkls Llnidus (USDA) pum el ensayo ¡ircvio dc lcxlllril cn cinnpo. Ia a ello sc rin-nui lll| cilindro con la innesira, a la que sc linn Llllllllllt) Im clciiiciiiiis grllcxt a xilllple yisia y n la que se ira anadido agua de ¡‘orina quc sc liallc cn cl plllllu dc adlici-cn n. Según sc puedan o no lu ¡liiillixis dc 3 y l nini de ilniinenn y anillos con elllis, se ¡incdc chlinlill‘ la clase lcxllli-nl dc la nnicslizi según NC indica: rcilloso L — most) ranco Ar : arerloso Humedad en el punlo de adherencia Ar>B0% 93 3mm 1mm 3"" e e) o Método de operar secuencia
  9. 9. 4.7. Fracción arena En algunos casos iillcrcstl estudiar la nitlrliilogítl superficial y la itiincralogíti tlc lux granos dc urclla para c. iinlli‘ cl grado tlc niclctlritacitfili, tl dc lavado que lia tenido lugar en lili hori/ tlillc dctcriuiutitltl. - antic-o rtt-ettustrs se ¡ittcdc l ‘ ar uii ensayo de cantpo cottstslettlc cu etuttpttt I' cl compoitattticttto de dos ttittestt- ‘pilltllclllh, colocada eii nclltlo» tttbiu de ensayo cotit- ptictattdu llg titctitc. En utto sc dñ tlc tigua tlcstutttc ili/ ¡ltltl y cu el utio tuta stilucitatt ilc ltexattieittftl. o sódico, Sc agita litcricittettie y xc tlcyii tlcctttttttr, Si tttnliti» ttthes itttttttieiicit el iitisttto tispc to a simple vixla u tibserv dos con la lupa, es que no Ilubí Vcsllllllcllltih, cl llDfl/ Dlllc cslii iuuy lavlitlo. I. a lltpótv. is dc tlu posible Iiiii ¡Luntc E o alhtct) sc ctllll'ii'illll— ría. Si cl Ilextttncllttos tu elitttitta revestittttctttti». aparecer-att ti s visibles los itttttet le» fcrrtllullgllcstallos (cul ¡XCÍOHCA tlscu . (le lll l lccitïn ¡lretv L‘ lcilullllllcitliics cs crm— dales (pisollltl) se dis ngtteii tic aquellos al s ctiiat- coitui una Cilwullllu. una dccutttitciott de llllth 5 tiiiiutttis pcrlllllc cyultutr o litty tnttcltti itreiiti lina o no. Dc ititltctitt. la ltipotc xdce etiosotpsanttttctttictiitlclictiarcc ‘, L‘tll0I'I11lItlL‘lilS arctttis tia indicaciones ticeica del Urlgell y dci tipo de t unspot-tc su itlo por t: I lllillcrlill, nu- vial o eolico tcottde-Gtttissctt, tool l. 4.8. Estructura La Cll'| lCl| ll'r’l dc the la Ihrlna de agrcgz las p‘ individuales dcl suelo en unidade. de mayor tamaño (tlgregados) y cl espacio dc huecos ‘asociado ii ellas. La estructura de cada horizonte sc describe atendiendo al grado, forma y tamaño de los agregados El grado de tlilcrcllctticiún o de desar ‘ullo de los agregados expresa la cohesión dentro de los agregados y la ilclhcrcncin entre ellos. En los sucios con una estruc- tura hicn desilrrillladll. al secarse, aparecen clliranientc lineas de lisuración prefe- rencial entre agregados, en este c‘ o, se dice qtic cl grado de estructuración o de pedíalidad está fuertemente d rrollndo. En esquctlta, atendictido ii lo que se vería en una lámina delgada (Cap. 4), puede rcpresentarse (Bullock y cnls. 1985): Horlïonlc petliai iucetittiicto Horllonle pcdtitl o‘ "'O'Ó'O'6'< rïoïcviwo‘ ‘o’? p, o,o, o,zgzttzzgs “ma; 30000 1 ¿‘A3333 b? » 9309600‘ azotea: ‘gggop poïgoo 390.0 o AAAAAA A. Í‘AA. A.AA‘AA’A _ - E * i a E t t dóbiIinïdliutl: iilimlliitlti modeltttlanigliiïilígarlillliitlri lllCI1CllC: lt": :l‘(: llíll'l (tllmlil Con tina irecueiicia tuuy elevada se tliwllllglleil caras naturales etttt-e rtgregttdos. que slIC— icii ttias planas que el ititct-itir. si se rompe el itgi-egatlo. En rtlgutios casos tieiien tttt bri— llo diferente, ya que pueden pïcïsclllul‘ tevestittttentus o tiellt-os dc l es. o Itaher estado stnnetidas a picsiuiles. lio. ¿lglïlgilllílb hicil tlcsurrtllllltltls mil rcllltlvluucillc TCSHICIHCS. a los pYUCcWH «lc Itttttteetttetótt-tlcsce ‘IÚII. Si iitt Itttiuotttc tio pt-eseittlt Llgrcgutlllïx. se tltee qllL‘ tin tiene estt-iictttrtt, o quc 6m! es etuttitttttt y el lt< . t>nte tttttci/ n. Para tlerutir el grado ttc tlcsat-rollt» de tu C>ll'lCllll'll sc ¡tai-teu con las iitatttis rcpclldir iucttlc ¡’r glncltlm gt-attdes. en titroa iuas ticqttutir. ohseittltiitlo la iitcilitltttl con quc sc scpurtttt y st su parten o iio scgutt líllc‘ prcrcrettciitlcs de risuiaciott o bicii lo ttucett scgtitt cualquier tliicceton prcvllllnbltlc rlctcrtttitttitia por cl ¡irespector HH cl ciisu cii ttttc los tigre- gallos tengan un tlitiilleiro Sllpcrlltl‘ li 30 cin cl hormliltc ec considera inl i/ o. excepto si presettla tina cslriietttra xcetttlrltlr . t. La forma dc los agregados puede ‘er laminar, prisniíitictl tl cn bloques (Cap. ll), En este ultimo caso pueden d tinglliroe hloqllcí Llllglllíll s, hltltiilcs suhllngulzlrcs, grantlltlr conipilcstu y tuigajoszi (granultlr porostl). si los agregados de tnayot- tatuano y de una rorttta tuedal son susceptibles de ser rotos ett otl'o menores de otra tormtt tnodal, se diet. - que existen dos cstritciitr s. una piittttat-ia (p. en hloqttcs xllballguluïes). Si partes tlei ttoriaotttc presentan utl tipo rle Llgrcgildos y Itis tetatttes otro, se habla de e t-itclitra. yllxlupucolzlx, esto puede OCHITÍI, por ejemplo, en siteltix con gricllls importantes qtte se rellenctt con InLllt: — rial eon una estructura. 4.9. Ensayos de campo: componentes del suelo Los ensayos de campo Suelen tener gran interés para realizar un printer diag- nñstico. Entre los más frecuentes cabe indicar: Ensayos de catttpo niitrtuotticn pi-i, ccloritneirtco Reucciott del suelo l-icl II tac Cullzll BtlClz 10% lón stilrato AgNO, 5 «ar lottcioiitt-o oaaiatoNl-i. Ión clllclo HyDz sulrut- s, Manganeoo, Materia Olgállltít oairdtpiridina en Nuro/ lc lN ttetttro (Clitlds, l98l) Fe l toso NaF y rcnelnitleina en soiuctott alcciioiictt Milleriale< atuotios llcxantetat rato stsdice Aieillti natutaittteitte dispersa cotnposictdtt de las ttrertai Conductividad eléctrica salinidad Se trata de análi. fi cualitativos, zi veces seinicilantitalivos. Por su singularidad se describirán algunos de ellos. La presencia de materiales amor-ios (Fieldcs y Peri-ot, 1966) sc puede diagnosticar poniendo una muestra sobre un papel dc iittro colocado cn un embudo. Sc luimedece con una solución de fluoruro sódico y seguidamente se añade renolrraleina en solución tttcolto. Iiczi. La aparicion de una coloración rojo ptirpura cs caracteristica dc los materiales atuor— fos. Este ensayo se utiliza cn suelos desarrollados a partir de materiales volcánicas (Alldl— mles). si bien da positivo con materiales amorros de cualquier origen, ut c:
  10. 10. l. tu illa nniiirulineiiic dlxpk’ tiliuinln en lioi-iroiiics cun i irnciui-a tléliil y cn Im sin csiriiciui-u, inle» eiunocn epipcilioiiex cun plhlllcll silo eneosirtiiiiieiiiosuper-I ‘ Ioen unilo- ¡sctliunus n iicits’ (con ¡iicilltis sóilicus). Hit sucl lmpi Icü (Oximlcs y Ullisnlus) los" óxidos (Ii: hi ro iure u que ei cotitciiitlu rie areiiiu nunu-riiruenier sper. wnitiuybirio, algiiiitioaiiilir res- Cllilil valores ini’ res a un 5 "á. lil c yii consiste en eiunpr ¿los ninos-iran, a uuu - ilñilllc¿lglllltlcsllllltc ili illayaturnlicxtiineialktsluuioótlic Scllglliltlilllllïoslllhuny serl seiliincniar duriuiti: cinco minutos. Ln perinnnenciti (lc (llrhldtï/ cn ul iiiho cun agua Llchllïlllc- < rnu indica la exnieueiu de arcilla iialuralrticntc iiirpc El límilc siiperlm‘ (li: un posible eiitluiïcdióii óxicu ac lllllïdl: ¡(Icnli real‘ por la llthcllClll tlt: i cillu nttluralincittc tlispc ti. ci bien, al no lliHXL‘ cn ludm las cams, nu es‘ llll reqiiurutticitlit (li: óxict) (lïorhcü. i986), 4.10. consistencia La consistencia no cs una propiedad morfológica, sino mecánica y como lnl se debe a las fuerzas dc cohesión, adherencia. resistencia a la deformación y n la rup- tura. Esta propiedad tlepcnde dcl es ido de humedad de lu muestra. por lo que los cn iyos que se hagan deberán tenerlo en cuenta. Se describe nl tener relevancia práctica para cl crecimiento de las plantas y tnanujo del sticlo, lanm cn tigricultiira COIHU en ingeniería civil. Así, por ejemplo, cn un horizonte Ap, la iíccs se con- centran ¿tllídonde la resistencia mecánica a la penetración son menor. El enfoque iitluplndo cs el que fue propuesto poi- ei suii survey Mnrurni en 195i (revi. sudo eii i993), que, si bien iio resulta totalmente s isfoctorio desde un punto de vistn de Mecánica de sireios, sigue siendo el más utilizado cn prospeeciones ednioiogrer se un respeindo ei esquema general, iuoriirr ‘udoio en el detalle. Un enfoque ru riguroso se expone en ei Cnp. ll. Las pruebas par-n cvaltiar io eensisieucin según ei eontenide de hinue dad son Ins siguientes: Estado ¡‘lo humedad de In mlleslrii Pruebl adecuada cualquiera (‘nmpncidnd Muy iuirnenrr (mojada) Pla cidad Ariirouvrunri Húineda y ligcinnterttc Ininieda Frinhilititirl Seca Fragilidnd o unrern Para realizar medidas cuantitativas se puede emplear un pcnetrómetro de bolsillo. En ia práctica, no sc suele describir ln consistencia en los diferentes estados de humedad. limitán- dose al que preseniu la miresiro en lns condiciones de enrupo. La compacidad hace referen in n que las partículas estan próximas y iuerrerueuie un. ’ das unas a otras. con esin descripción se preiende dar una información de sintesis de la cohesión dei material: (, Iori»: estándar Descripción Material ue eonerenre. el cuchillo penena sin esl'uer7n unun el mango No coltereiitc Sc requiere un ligciu esfuerzo para introducir cl cuchillo Poco eernpnero El cuchillo sólo peneira rie nun ronua pnreini rneiuso s‘ e ¡caliza uu esfuerzo grande Compacta No se puede nunnrr ei cuchillo más que uuos pocas uuu Muy contpacto Los suelos rie s en arcilla ¡ireseuiau una eorupircrdini elevada cxlaiilu Iiiitticilti cxlu M: iratliicc un iinn cierta ¡tlnsiieiilutl y ittlllcl‘ icin- en esitulu wcu en una rigidez. 1.a utlliu. vuian usei i-euiiiiitiir rie ln ieusi u super nl y expresa la e urr-nina para udnur superficies. H Ilirickïii tlcl conlciiitll) (lt: Iliiinctlnil inciila con cl cunluiiulit ill: zircilla (sucios. «pesados», pm’ Itt diliculltitl que ]! l"CI| llIl al liibii rlux), La ¡itlltusivitlntl tlc una iuueura ruuy iruiuona (ruoniririi su evuiriri pitsioriiiiitli) cl iiialcritil ulilrc ei ptllgill’ y cl íittlicc y ohserviiuiio cl giailn tic irtiiieren 1.a pln ¡cidad exprc lal itlnd del itiaieiial pa liciditd Illflxllllll c Iuinictlcce la lllllchllïl. si es net; aiii), y se Lillliflii cii la Itiiiin) ltlfllllliklfi llll cilindro (CBDSA, i983). inniei-liil h. _¡n una ileicnninuda presi i, entre cl pulgar y cl índice, en una niucsiru ¡le I'm-nin uúhica de unos 3 cm (lc lado. l. n consistencia en seco o dure/ ii expresa la fragilidad dc un agregado. se evaiiiir ir-aiuruie (le romper eun-e ei piilgni‘ y ei íiiilicc o con In iuuuo una ruues— lrn . ecn al aire, de forma cúhicn, de 3 cin (le lado. En niguuus casos interesa tlexcribtt‘ la fluidez. En suelos riesurr-oiiiuios ¡i partir dc itialc- rruiu volcá U3 si: unir/ au eouro e "te "os dingnó tico i- propiedades tixolrópic dcl material (cup. ll). El clei‘ tixotrópiuo se pone eu evidencia en ei caiupn ninasaitdu nnn bolita cnii ln mireurn, Una v rorrunda . -e presione euirc ei pulgar" y ei indice para que expulsa el agua, si co iixoiroprea, n] superar unn cierta presion, los tletlm (Ieslizniriit súbitn— rnente, al ltabcr adquirido iii uuresrrn unn eonsrsreneia unir fluida. Si Ia inner a es tixolió- pica, nl poner la buliln expriniidn dt: nueve en presencia tlc ngiizl. va nbser-biernio un gotas de agita que se aportan. En los horizontes con Inalerlalcs iixotrópicos, nl clavar iin cuchillo peiieiru lenta- inente, al exirzierlo después de irnos segiintlox, sale con nnn gran Caniltlild de innieritil adherido. En el iubornioriu nc puede realizar uu ensayo npiienurio inia fuer/ a por inversión de un tubo de ensayo que coittcnga ln niues n. Si es rixoirópicu y ha estado cn reposo diu-nine nn cierto iienipo, al invertir el tubo mantiene bli forma. y si se lia ‘agitado, tliiinl tati promo como se invierta el tubo. 4.11. Cementaciones Dcterminadus componentes pueden unir las partículas dcl suelo de tal forma que el horizonte o pane de él presenten ceinentnción. Esta cemcntación debe ser estable al agua. Para veritïcarlo se toma un fragmento dc una: 3 cm y se deja en agua por espacio de 24 hora. , . se disgrega, no hay cementacion. Interesa ctiracte- rizar el grado dc cemenlacion, nnltiraleza probable del cemento, continuidad de la capa cementnda y la estructura de la cementación. Una cemcntación por CnCOr da efervescencia y se disgrega con HCl (l l 47o), mientras que si se trata de sí ce (duri- pan) se disgregzira con NaOH (IN). 55
  11. 11. 4.12. Materia orgánica Al dc "ribir la mineria organica si: atiende a . ‘ hay restos y ic ¡duos orgánicos incorporados al suelo y si están mas o menos trans ormados. La cantidad de matc- ria organica sc estima a partir del color y se verifica con un posterior‘ análi. "s en laboratorio. Se tlescribirá la forma de la materia organica, re tos vegetales identificahles o no. tipo dc humus (Cap. 8), eic. ; la l| illllri| iC/ .Zl de los restos, ticíciilas, hojts plani- forines, corter s, ete. , y el grado de unión entre la rriateria orgánica y la mineral. Una hucnti unión hace que al observar los granos de arena con la lupa estos ¿ipa- rezcan de color partio, eii caso contrario, son de color blanco. L‘ ' pas y horizon- tcs organicos se describen atendiendo al grado de descomposición. 4.13. Actividad biológica Bajo este epígrafe se describen los rasgos morfológicos debidos a la actividad de la fauna, de los microorganismos o de la rnicroflora del suelo (excepto las raiï ces). La tlescripción se hace atendiendo al agente catisante iie la actividad, natura- leïa de las formas o fenómenos observados (camaras, galerías, deyecciones, etc. ) y a la cantidad. La fauna interviene en la descomposición de la mo; en la mezcla de esta y el material mineral; en cl desarrollo de estructura y porosidad. 4.14. Actividad humana La actividad del hombre puede haber dejado huellas en el suelo, que pueden ayudar en las interpretaciones. Asi’, la presencia de artefactos de silex, cerámica, restos de rzisrrojo quemado, ceniLas de hogueras y Carboneras, tubos de drenaje, suela de labor. etc. 4.15. Raices Las raíces mas funcionales son las finas (l < Q} < 2 mm) y muy finas ((6 < l mm), por lo que su presencia u ausencia es de mayor significación. al traducir mejor las condiciones que dominan en el suelo. El modelo de distribución del . ' terna radicular es una respuesta a las condiciones existentes enel suelo, que son las que se pretenden inferir con la descripción de las raíces, si H0 hay condicionantes externos, cada especie presenta ei sistema i-adiciitni- acorde con sus ciinicie ticas botánicas. La descripción puede hacerse en dns niveles, de lina forma global parti iesenai únicamente el aspecto del sistema i-atiiciiini- en 5|! coniiiiito (i bien eii descripciones más ntinllciosas iesiiitn de interés detallar‘ la cantidad dc raíces, tamaño, orientación dominante. distribución, estado y priucipales especies a que pertenecen. :1 Pina cslitutti‘ lar ciintitlattl tle raices sc estudia su iuiuicro cu cuiitlrutlos ilc IOÜ cin’ en Ciitiil iltirl/ Otllc, iiiiiiieiiiiii i-t-ricnciiiiti pi- ‘iiiieiiic cl pciiii L't| ll el c-iit-iiitiii y, NI sc iiineie niiiyiii- PHEUÍKÍÓXL itlVillitili con | I| CilUITtl lic i I piesiriii, si sc lcL| lIÍCI'CI liictiititlïs ¡ii-ct-nin ii. iiqllC IllIL‘siI'c¡ll'l| Vtlitllilcli i-ctiiiiviiineiiie ilitlilcfiltilitic nit-iii y iicieiiiiiiiiii ‘I| iiii»iii-ii— Iuilt! cl ¡ic-cii ‘seul iie ltli ‘s. l‘ csiiiitiiite iiis HlÍCCN (Vl‘lI. nlllcll rllillcflilk piii- rin iic UlCiUi etc ) ¡iucrle dtir iiun inilicacrou stihrc la rtloucitlutl o no tlcl sucio como medio para el crcci— inicnto tlc nnn tlcrerininiitltr pidlilil. 4.16. Porosidad El espacio dc huecos resulta tlc la ¿igrcgución de las parlictilas minerales intli— vitliialcs con participación de Iii materia orgíinicu, Los poros tlistingtiibles ¿r simple vista son los de (lianietri) superior a 60 pm. En iilgiiirais ocasiones icicir Ciptlcltu inicrgriiiiiilaiic» como cu cl caxo rlc iiüll/ Ullllïx iiosct. Sc tie he el sitieinti iie ¡ici-cs ventiitiei-iis, sin CUIHILÍCIXII‘ tits galerias Lilïbitith ii tlLtÍVÍtidKidC tii illlllll. iii i. gticltnqtlc son objeto til) lltl Csliltilt) Kcpuriltiü. i. ii ptimïitititi ¡iiieiic iicsciibiitc ii lllVCi giuhtli, iiieiiiticniiti (I tin iiiiec s Lic iin iitlrl/ Ulllc cii tii Cmijtlliifl, o bien cu ini iigicgtitio. i. ii tiücripclóll iteiiiittittt illcitlyc, illilititlti, ci»iiiiiiiii— iiiiii, tiiiciiiiiciiiii, tiisirihll l esiiiiiiiis ticltliitltihk «e pltctic FCCIIII ¡i iii csllltilt) en iiiiiiiiiii dcigtititi, Cllll iiii uïupio pelrrig lilCn. ’llÚl| esici-ctist-iapict. tlilclïtxcupit) eict» ii-isiiicii dc mii- (Ir) o illláiisls tic iiiiigen. 4.17. Grietas Los . uelos expandible. e caracterizan por la apertura de grietas que permane— cen abicrtas durante la estación se i. Sc consideran abierta si controlan Ia infilt ción y la pcrcolzición en un suelo i cilluso seco. La presencia de éstas hasta una profundidad de 50 cm o mas evidencia una elevada proporción tle arc Ilas cxpanttiv bles. Se describe la orientación, zinchura míiitiiria y modal y Ia longitud de las grie- tas. Grietas con una anchura de por lo menos 5 mm o runs, n tr vés Lic un espesor de 25 cm o mii. dentro de lo‘ primeros 50 cm (S. S.S. 1999) sirven de criterio de diagnóstico del car’ 4.18. Estudio de superficies Las superficies (le los agrcgatlos, elementos gruesos, paredes‘ de huecos. grid . . etc. , pueden presentar‘ inodi iones en su composición y/ o en la disposi ' n de los constitriyeirtes en relación con los matei" lcs ady‘ entes del suelo. Se manifiestan por una mayor concentración de una tracción granuloinétrica que (la lugar a revestimientos de rin corupoiientc (cdafo tsgos tcxturales), o por sti brillo y es (cutaiies de presión o edafnrrasgos tlc fabrica), etc. El ieiiniiin ciiinn (del lulin «cutis» : supEfiiClC iie lJI| í| cosiii riie ptflpueslo put i-iiewei- (i060) pni-ii dcflglidl‘ los tenóinciins (le siipcnicie. Piicaen existir‘ ClIitlnLW (le presión. tipiv 57
  12. 12. ctu tlc tuclot con ieutiittciins tlc expansión. que sc plclicrt: lil llclitilllllliltilÓll de ruvcsllllli Iltui/ tintcn Bi, "il' ¡ou y cutiincstlo ctiiiiuliicinit, pllrll ltis uns. pin- cjcnitilti, los dc illa, tipicos dc lns 4.19. Acumulaclones Lu incorpo ción de lnateriales a lln horizonte ll lo lilrgo de la edufogélick puede llegara enmascarar" y etinibiili‘ sus cal aclci ísticus iniciales. La presencia de concrccioiles, ilcnniulacioiles de tipo laminar, rizocoilcrecion , continuas ll otl . , Permlliïá" ¡ute 'r que procesos l1lll| actuado en la gene ' del suelo. La acumula- cinncs ‘e describen atendiendo a la cantidad, composición mincralóglc , tbrnla, dimensión y dureza. La distribución de las acumulacinnes ayuda a interpretar" el origen del inuteriill ttcumuludo. Las m. . del de ierto de tamaño lnilimétricu, por ejemplo, suelen forlllarse en la zona de oscilación de una capa ¡"rcatica rica en iones calcio y sulfato, cu suelos de regione. itt o semiaridas. 5. Descripción codificada de suelos y bases de datos En los irnos 7u del siglo xx iii inorrolopitt de su los ltaliin alCLmZilLlU yu un reconoce liiiento internacional, veinte unn. despues de iii api ón tlcl snil Sul'vey Manual en |95| que lui scivitiu de guía put-n los u- ayosedarnlngicns de campo (s. s.D. s. i992). con las aplicaciones de la iiiroriniiticii ti la Edafología se empezaron u cieai- lns priiiie intorittaciou geográfica (GIS), que son los que Illilncj ii diferentes capas dc inrnrntacinit genn-ercieiiciailn. En un GIS no sólo se almacena la iiiroi-ittacioii, sirio que se puede truiai, y proporciona al usuario información derivada más acorde a sus necesidad ' (Cap. 21). Esto ha obligado a normalizar‘ los criterios de descripción y u codificar las descripciones, La labnr pura iioi-iitalizui las descripciones de suelos, cn base a un SIS. sc institu- cionalizó en España con la ci-cticion de la comision del Banco dc Datos de Suelos y Aguas (OM. de o de abril de i979, del Ministerio dc Agricultura, Pesca y Aliittentncinit) formada por un grupo de expertos. Los trabajos diel'on por resultado la pilblicación del «Manual para la descripcion coditlcada de suelos. en el calilpo»: SINEDARES tc B. D . A.. 1983). A nivel internacional existen bases de tintos de suelos cn diversos paises (suuiiiei, 200o). 6. Características morfológicas y crecimiento de las plantas Frecuentemente se suele asociar el crecimiento de las plantas y la producción de los cultivos u los niveles de fertilidad química del suelo, restringiendo el con- cepto dc fertilidad al contenido de nutrientes, principalmente nitrógeno, fósforo y potasio. Esta concepción debe superarse ya que, si bien un suelo debe ser un atle- se cuado sumilllstrittltil‘ (le nutrientes‘. también dehc constituir uii lrlediti itloiiet) para el tlesurrollo tle las r es y para cl ‘t| lll| iL'Cl| llliilClllt> y silnllnislrt) de ilguil, factor limitante (le los cllltivox en medios ziritltis y scniiaridtts. Los Ilt‘elptt tlclttllilllos dc sucio» ¡ieniiitcit tltspnner tlc iuiiu-ittucinit iiceicu dc las propic- tlailc» iuorizilópi is dc las tlistiuttis unitltitlc. de sucios, sus rcgiutciics dc liuntctliitl y tciiipt» t-uit ti. titlcniiie tlc sus pl'o]ïlt: tltltlc tlutittictts El csnltlio c intel-prelación tlc ln iitntittltlgiit del sucln pcrlltllcll ¡itrcrii- coittn Vil u uirluii- cii cl cieciuticniti tlc liis ¡iluitttis y en lu protlilt» ciúlt de los cultivos, o stihre otros lisos. A pesar del usn gCIlCIïlll/ ¿IÜO que sc c tic los coiiccptns ititiirtildgictis y dc que in iiini-rolopii seu uno de los condicionantes dc lu ¡ii-titlucción tlc lns cultivos. «c puede alu-iti - cun Butler el (ll. (i977), ttiie no sc li- llepadn a desarrollar una teni-ia gcllcrill soii lngiiicn Ciencia dcl Suelo, loque tii culta lasIlitelpreitlcinllcs. En uuu prtlNpC ‘ii dc su - lt| , debe intcnltt e hlecer i-clttciuites, si existen, entre Iainni-fologítt y tilitin ptopietlir tics tlc interés pni-u cl cnlubleciinieitto (lc lils‘ léclticas‘ tlc Illilllcjtt mas ¿ttlecutttlds put-n Llil Ul| l(líl(l ¿lc suelos. Eli la ona liicdilcrrtilteil senliaridil tienen relevancl ¿iqilulltis ploplctlarlcs que cultdiciollun lti enti-iitlii tle agua, su tilntacenaittieiito en cl sucln y la posterior tittsnicinii por put-tc tle los cultivos. Dive « iuttiie. han establecido relacionen cinpiricas entre pi-npieilittlcs ituitrnlngicus you-os cui-actor s tiel suelnAsi. porcjenlplo, Hall (i982) pz a reiidziii propone lina expresión eiripii-icn que i-clucioita el color con ul contenido de citrpoitato cnlcico equiva- lente, El empleo de i-eiiicinnes dc este tipo no tieiic villidel, ruerii de lii región para iii que sc llayun estahlecido. Los eitsiiyos en cutiipos experimentales pei-iniieit obtener relaciones empíricas ticei-ca del cninpoi-tnniicnto de los silclos (le las unidades cn las que se linn l'ct’lll— zildu ltis ensayos. Existen, no obsluittc, relaciones dii-ccltt- lisa-efecto ‘llyil validez es de ámbito gene- i-nl. Asi, si una llllvia desplle’. de lu eitilira naci: aparecer un sellado y una cnstrn sllpcrfk cial, detei-iiiinntlos cultivos pi-eseittu in problemas do cineigencia, éste cs cl c sn del iiiniz, la ieintilttclia y la cebolla. Por consiguiente, una elevada coitsistcuciu eri los primeros initi- lnetros dcl suelo implicará problcmils en la nasccnciu, Johnson (1979) c ahlece relaciones lógicas entre propiedades, que deben utili/ arse con prudencia. su significación pilede variar ul concurrir o no otras condiciones. El tnnnejo de agi-osislcmtts, asi‘ como actuaciones en arquitectura del paisaje, en silvicultura, los estudio, melllñílmblenlïllcb. entre otras, sc verán muy beneficiados si se dispone de intormzición naci-cii de la morfología dc suelos y su influencia sobre las respuestas u diversos tratamientos. 7. Bibliografía 7.1. Bi liografía básica Baite, D. y B. Jilbiol: Gllizle pfllll‘ la zlexrrtpzinrl (lex mix, INRA Editions, 37s pp. Ports, i995. C. B,D. S.A. : SINEDARES, Manual para [a (Íkxrrlpcltíll carllfictlzlzl ¿la tlltlflx cu el campo. Min terio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España. 137 pp, i983. FAO: Guía para la ilciciipcirsit ríe pelfilex de SllPla. Organización Nac. Unidas para la Agr. y Alimentación, 70 pp. Roma, i977, 59

×