Profesor Rafael Campos Brusil
Guía de lectura
Viaje al centro de la Tierra
Julio Verne
1. INTRODUCCIÓN DE LA OBRA
Biografí...
Profesor Rafael Campos Brusil
Julio Verne (Nantes, 1828 - Amiens, 1905) es el autor más famoso de novelas de aventuras y e...
Profesor Rafael Campos Brusil
El único objetivo de la vida del profesor Lidenbrock es la ciencia. A disciplinas como la Qu...
Profesor Rafael Campos Brusil
1. El Norte de Europa
Viaje al centro de la Tierra es una de las novelas de Julio Verne pert...
Profesor Rafael Campos Brusil
2. ¿Qué sabes de Islandia?
Aunque el viaje que van a realizar los protagonistas los lleva a ...
Profesor Rafael Campos Brusil
siglo XVII que atraviesa el canal por delante del museo; ni ese inmenso cenotafio de
Torwald...
Profesor Rafael Campos Brusil
f. Metano desprendido de las minas de hulla que, almezclarse con el aire, se hace inflamable...
Profesor Rafael Campos Brusil
7. ¿Verdadero, o falso?
Contesta verdadero o falso a las siguientes afirmaciones acerca de V...
Profesor Rafael Campos Brusil
9. ¿Cuánto mide un alga?
En la novela no se utiliza el Sistema Métrico Decimal actual, sino ...
Profesor Rafael Campos Brusil
fiel, valiente, impasible, moderado, tranquilo... A veces lo admira, pero otras, Hans lo irr...
Profesor Rafael Campos Brusil
Entonces perdí la cabeza. Me levanté con los brazos en alto, tratando de andar a tientas; qu...
Profesor Rafael Campos Brusil
7. Evaluación de la comprensión lectora
14. Completando, que es gerundio
El segundo párrafo ...
Profesor Rafael Campos Brusil
contar. Alrededor del 85% de los analfabetos se encuentran en 34 países, concentrados sobre ...
Profesor Rafael Campos Brusil
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...
Profesor Rafael Campos Brusil
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Viaje al centro de la tierra (ficha de lectura)

3.701 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.701
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.866
Acciones
Compartido
0
Descargas
35
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Viaje al centro de la tierra (ficha de lectura)

  1. 1. Profesor Rafael Campos Brusil Guía de lectura Viaje al centro de la Tierra Julio Verne 1. INTRODUCCIÓN DE LA OBRA Biografía del autor Curso de Literatura Página 1
  2. 2. Profesor Rafael Campos Brusil Julio Verne (Nantes, 1828 - Amiens, 1905) es el autor más famoso de novelas de aventuras y el iniciador de los relatos de ciencia ficción. Sus numerosos títulos han sido traducidos a decenas de idiomas, y sus historias siguen gustando en la actualidad tanto como en los dos siglos precedentes. Entre las novelas más populares del escritor francés, cabe mencionar Cinco semanas en globo (1863) –que fue excelentemente recibida por la crítica–; Viaje al centro de la Tierra (1864), o La vuelta al mundo en ochenta días (1873); tal vez, la más famosa de todas. La razón de su éxito entre jóvenes y adultos hay que buscarla en las historias que cuenta, amenas, curiosas, imaginativas, instructivas…, en las que mezcla viaje y aventura; ciencia con fantasía. En algunos casos, se adelantó a innovaciones científicas que llegaron años más tarde. En Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), Julio Verne describe la lámpara incandescente que Edison inventó nueve años después; también se anticipó a los viajes espaciales en su novela De la Tierra a la Luna (1865), o al uso de la bomba atómica en Ante la bandera (1896). En toda su obra, Verne muestra ser un gran conocedor de la ciencia del momento. Además de novelas, Julio Verne escribió ensayos, artículos, canciones y teatro, género literario que lo dio a conocer como escritor durante su juventud en París. Aspectos de los derechos humanos y de la realidad social Como no podía ser de otra manera, hay en la novela un escrupuloso respeto a los derechos humanos. Este respeto resulta verosímil, puesto que sus protagonistas, además de hombres de ciencia, son cultos, abiertos al mundo y dispuestos a enriquecerse con la variedad de lenguas, costumbres y paisajes, así como con el trato con nuevas gentes, que les muestran formas diversas de vivir y ver el mundo. Artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH): «Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y regresar a su país». El profesor Lidenbrock y Axel se mueven con libertad por la superficie y las entrañas del planeta. Artículo 19 de la DUDH: «Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Sólo dotados de estos principios de libertad, individuos como Axel y su tío se han podido formar científica y culturalmente. Artículo 23 de la DUDH: «Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria». Hans, el guía de la expedición, recibe del profesor Lidenbrock la remuneración que, previamente, pacta con el científico. 2. CONTENIDOS Y VALORES CONTENIDOS Una meta por la que luchar Curso de Literatura Página 2
  3. 3. Profesor Rafael Campos Brusil El único objetivo de la vida del profesor Lidenbrock es la ciencia. A disciplinas como la Química, la Mineralogía o la Geología dedica la mayor parte de su tiempo. Incluso cuando parece que se distrae, pasea o compra un libro, el profesor está siempre dispuesto a descubrir un nuevo camino que le permita ser más sabio. La pasión por el conocimiento Al profesor Lidenbrock no sólo le interesa la ciencia. Lo suyo es pasión por el conocimiento, por el saber universal. Se sabe por su sobrino que el sabio profesor habla varias lenguas: alemán, danés, latín, francés, inglés, italiano… No hay accidente geográfico que no conozca, libro antiguo del que no sepa sus secretos más recónditos o museo del que no tenga catalogadas todas y cada una de sus piezas. Lo suyo es un saber enciclopédico, profundo y variado. El triunfo Para conseguir el triunfo o el éxito en cualquier empresa, es preciso disponer de una serie de condiciones, tal y como las que reúne el profesor Lidenbrock: capacidad para entusiasmarse ante nuevos retos y proyectos; ambición por alcanzar metas socialmente elevadas que suponen la admiración y el respeto de los demás; precisión de los objetivos; método, y esfuerzo y capacidad para superar dificultades físicas y psicológicas. VALORES El esfuerzo y la superación A pesar de las críticas y de la ironía que Axel emplea contra su tío, lo cierto es que el joven geólogo admira al profesor Lidenbrock. Lo admira porque, aunque tiene cincuenta años, es un hombre entrenado para resistir horas de estudio, reflexión, discusión con sus colegas, para superar los fracasos y no atemorizarse ante nada y ante nadie. Estos valores que rigen la vida del científico llenan de admiración a su sobrino, que ve en él un ejemplo a imitar. El diálogo De entre los muchos valores presentes en esta historia, uno de los más importantes es el diálogo, esa capacidad que sólo los seres humanos poseen para convencer con argumentos a otra persona que piensa de forma diferente a la propia. Aunque el profesor Lidenbrock es impulsivo y colérico, tiene muy desarrollada la capacidad de escuchar con atención y respetar las opiniones ajenas. El amor y la amistad Aunque se conoce la relación de Axel con Graüben, su novia, poco cuenta Axel de este amor. Durante su viaje por las entrañas de la Tierra, descubre que su tío es un hombre tierno y afectivo, capaz de abrazarlo, de darle el último trago de agua, de buscarlo cuando está perdido, de cuidarlo cuando está débil. Por otro lado, Hans – el guía islandés– es un hombre bueno y servicial, que ayuda a Axel y a su tío siempre que lo necesitan. 3. NOS ACERCAMOS A LA OBRA ACTIVIDADES DE ANIMACIÓN A LA LECTURA Curso de Literatura Página 3
  4. 4. Profesor Rafael Campos Brusil 1. El Norte de Europa Viaje al centro de la Tierra es una de las novelas de Julio Verne pertenecientes a la colección Viajes extraordinarios. La expedición que llevan a cabo el profesor Lidenbrock y su sobrino al interior del globo terráqueo es en efecto un viaje extraordinario, pero antes de emprender esta aventura han de recorrer buena parte del Norte de Europa; desde su ciudad de origen, Hamburgo, hasta el lugar por donde piensan comenzar su travesía subterránea: el volcán Sneffels, situado en Islandia. Consulta en un atlas el mapa del Norte de Europa y localiza en él los siguientes lugares. Anota junto a ellos a qué país pertenecen. • Bahía de Faxa: • Copenhague: • Elseneur (o Helsingor): • Escocia: • Hamburgo: • Islas Feroe: • Islas Orcadas: • Islas Shetland: • Islotes de Westman: • Kiel: • Korsör: • Reykjawik: • Stapi: • Volcán Sneffels (o Snæfells): Dibuja en el recuadro el mapa de esa zona de Europa y traza la ruta que crees que siguieron los protagonistas hasta llegar al volcán Sneffels. Curso de Literatura Página 4
  5. 5. Profesor Rafael Campos Brusil 2. ¿Qué sabes de Islandia? Aunque el viaje que van a realizar los protagonistas los lleva a atravesar varios países, de todos ellos, el que más relevancia tiene en la novela es Islandia. De allí parten hacia su gran aventura al centro de la Tierra. ¿Qué sabes de esa isla situada al Noroeste de Europa? Documéntate y aporta los siguientes datos: • Capital: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • Superficie: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • Forma de gobierno: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • Moneda: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • Lengua oficial: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Viaje al centro de la Tierra transcurre en el año 1863. ¿Cuál era la situación política de Islandia en aquella época? ¿Desde cuándo es Islandia un país independiente? ¿Qué relación crees que tienen con Islandia... • ... el Sol de medianoche? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • ... el pato de flojel? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • ... los géiseres? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Anota en tu cuaderno otros conocimientos que tengas sobre Islandia: geografía, clima, gentes, forma de vida, etc. 3. Tres ciudades europeas A continuación se reproducen varios fragmentos de la novela referidos a tres de las ciudades por donde pasan los protagonistas antes de emprender su viaje al centro de la Tierra. Con los datos que se ofrecen, ¿serías capaz de averiguar a qué ciudad corresponde cada uno? Utiliza alguna enciclopedia o busca en Internet los datos necesarios para adivinarlo. 1. «De todos modos no vio nada: ni el insignificante palacio del rey; ni el precioso puente del Curso de Literatura Página 5
  6. 6. Profesor Rafael Campos Brusil siglo XVII que atraviesa el canal por delante del museo; ni ese inmenso cenotafio de Torwaldsen (...), ni el elegante castillo en miniatura de Rosenborg, con su hermoso parque (...).» ___________________ 2. «Íbamos por las frondosas alamedas del Alster, y llegábamos al antiguo molino, tan hermoso, situado en el extremo del lago; por el camino hablábamos cogidos de la mano (...); así llegábamos hasta la orilla del Elba.» ___________________ 3. «La ciudad se extiende sobre un terreno bastante bajo y pantanoso, entre dos colinas. Una inmensa corriente de lava la cubre por un lado y baja hacia el mar, en rampas suaves. (...) Las chozas están hechas de tierra y de turba, y sus paredes inclinadas hacia adentro.» ___________________ 4. Actividad de comprensión lectora NOS ZAMBULLIMOS EN LA OBRA 4. Vocabulario geológico A lo largo de la novela, aparecen numerosos vocablos pertenecientes al campo de la geología o la minería; algunos, muy científicos, y otros, de uso más común. ¿Conoces el significado de las palabras que te indicamos a continuación? Puedes buscar los términos en el libro para ayudarte por el contexto. Después, verifica tus respuestas con el diccionario. 1. Detritus 2. Deyección 3. Escoria 4. Fumarola 5. Gneis 6. Gres 7. Grisú 8. Hulla 9. Piedra pómez 10. Turba a. Carbón de piedra que se conglutina al arder y, calcinado en vasos cerrados, da coque. b. Combustible fósil formado de residuos vegetales acumulados en sitios pantanosos. c. Conjunto de materias arrojadas por un volcán o desprendidas de una montaña. d. Emisión de gases y vapores procedentes de un conducto volcánico o de un flujo de lava. e. Lava porosa de los volcanes. Curso de Literatura Página 6
  7. 7. Profesor Rafael Campos Brusil f. Metano desprendido de las minas de hulla que, almezclarse con el aire, se hace inflamable y produce violentas explosiones. g. Pasta compuesta ordinariamente de arcilla figulina y arena cuarzosa, que sirve en alfarería para fabricar objetos. h. Piedra volcánica, esponjosa, frágil, de color agrisado y textura fibrosa, que raya el vidrio y el acero y es muy usada para desgastar y pulir. i. Resultado de la descomposición de una masa sólida en partículas. j. Roca de estructura pizarrosa e igual composición que el granito. 5. Criptogramas rúnicos En la novela, aparece una serie de criptogramas rúnicos que el profesor transcribe al alfabeto latino. Estas son las letras latinas utilizadas en el mensaje de Saknussemm. Escribe debajo de cada una de ellas la runa que le corresponda. a b c d e f g i k l m n o r s t u Si utilizas este nuevo alfabeto, podrás enviar a tus amigos mensajes cifrados. Para practicar, escribe tu nombre y apellidos. Si te falta alguna runa, invéntala. __________________________________________________________________________________________ 5. Evaluación de la comprensión lectora Evaluación sobre aspectos más generales de comprensión del texto 6. ¿Lo sabes? Si has leído la novela con atención, sabrás responder en tu cuaderno a las siguientes preguntas: 1. ¿Qué defecto atormenta al impulsivo profesor Lidenbrock? 2. ¿Qué son las «lecciones de abismo»? 3. ¿Qué lenguas habla Lidenbrock? 4. ¿Qué y cuándo cobra Hans por sus servicios? 5. ¿Cuál es el principal artículo de exportación de Islandia en la época? 6. ¿Qué palabra utilizan los islandeses para saludarse y qué significa? 7. ¿Qué es un «hidróscopo»? 8. ¿Qué fenómeno produjo el cambio de polos en la brújula? Curso de Literatura Página 7
  8. 8. Profesor Rafael Campos Brusil 7. ¿Verdadero, o falso? Contesta verdadero o falso a las siguientes afirmaciones acerca de Viaje al centro de la Tierra. I. Axel revela a su tío la clave para resolver el criptograma porque siente lástima por él. II. Graüben está horrorizada ante la idea de que Axel y su tío emprendan esa arriesgada aventura. III. Los protagonistas asisten, incrédulos, a la lucha entre un ictiosaurio y un plesiosaurio. IV. Axel no cree que Saknussemm intentara viajar al centro de la Tierra hasta que no ve su cadáver. V. El hábil brazo de Hans salva de la muerte a Axel en varias ocasiones. VI. A Axel se le ocurre leer el mensaje cifrado de Saknussemm con la ayuda de un espejo; es así como descubre la clave. VII. Hans es un importante fabricante de edredones de Reykjawik. VIII. No es infrecuente ver hierba creciendo sobre los tejados de los islandeses. Evaluación sobre aspectos más particulares de comprensión del texto 8. Tres personajes, tres caracteres «No me extenderé sobre las penalidades de nuestra vuelta. Mi tío las soportó con la rabia de un hombre que siente que no es el más fuerte; Hans, con la resignación propia a su naturaleza pacífica; yo, lo confieso, quejándome y desesperándome» Cada uno de los personajes que componen el trío protagonista –el profesor Lidenbrock, su sobrino Axel y el islandés Hans– tiene un carácter bien diferenciado. Seguro que no tienes dificultad para asociar los siguientes párrafos con el personaje al que se refieren: 1. «¡No cederé; no retrocederé ni una línea, y ya veremos quién vence, si el hombre o la naturaleza!». _______________ 2. «Este hombre, con una abnegación sobrehumana, incomparable a otra, había trabajado mientras nosotros dormíamos». _______________ 3. «Hay que pensar que bajo la presión de las grandes penalidades se vuelve uno políglota». _______________ 4. «No se trata de ver. ¡Me he propuesto un fin y quiero conseguirlo!». _______________ 5. «Si no nos ahogamos o nos estrellamos, o si no nos morimos de hambre, siempre nos quedará la suerte de quemarnos vivos». _______________ 6. «Todo en él revelaba un temperamento sereno, no indolente, sino tranquilo». _______________ Curso de Literatura Página 8
  9. 9. Profesor Rafael Campos Brusil 9. ¿Cuánto mide un alga? En la novela no se utiliza el Sistema Métrico Decimal actual, sino el sistema francés de la época, donde las medidas se establecían mediante otras unidades, como pulgadas, pies, toesas o leguas. Para comprender las distancias o longitudes expresadas en la novela, debes calcular la equivalencia al sistema que conoces. Medidas francesas Equivale a Pulgada 2.7 cm Pie 32.48 cm Toesa 1.949 m Legua 4.44 km Con ayuda de la tabla, convierte las medidas marcadas en negrita al Sistema Métrico Decimal: • Nuestra balsa pasó por entre fucus [algas] de tres y cuatro mil pies de largo. • Había algunas nubes suspendidas en la atmósfera [de la cueva] cuya elevación debía de ser de dos mil toesas. • Pero aquí se trataba de setas blancas de treinta a cuarenta pies de altura. • [...] un trozo de pergamino de cinco pulgadas de largo y tres de ancho, sobre el cual se extendían, en líneas transversales, los caracteres de aquel galimatías. • Subimos con una velocidad que calculo es de dos toesas por segundo, o sea, ciento veinte por minuto, o más de tres leguas y media por hora. 6. Actividades de comprensión lectora 10. El fiel Hans En la sociedad europea del siglo XIX se mantenía una notable diferencia de clases. En la novela, Hans está en un nivel claramente inferior que Lidenbrock y su sobrino. Ellos, la clase alta, son los científicos, las cabezas pensantes. Hans, sin embargo, es su guía, su guardián y su criado. Es el que trabaja con sus manos. A pesar de que los tres están «en el mismo barco», quien construye el barco es Hans, así como quien lo repara. Él prepara la comida, guía la balsa, abre un agujero en la pared de granito para conseguir agua, los sujeta cuando están a punto de caer... ¿Crees que Lidenbrock y Axel habrían salido bien de esta aventura sin los inestimables servicios de Hans? ¿Te parece justo el trato que recibe Hans en la novela? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qué crees que opina Axel de Hans? A lo largo de la obra, se refiere a él como un hombre extraño, Curso de Literatura Página 9
  10. 10. Profesor Rafael Campos Brusil fiel, valiente, impasible, moderado, tranquilo... A veces lo admira, pero otras, Hans lo irrita con su manera de ser.Ten en cuenta que no pueden comunicarse porque no hablan la misma lengua. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Qué opinas tú de él? ¿Lo contratarías como guía en una expedición arriesgada? ¿Por qué? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. Los descubrimientos nominados «Cuando Colón pidió tres días a sus acompañantes para encontrar las nuevas tierras, éstos, aunque enfermos y atemorizados, encontraron justa su petición, y descubrió el Nuevo Mundo. Yo, el Colón de estas tierras subterráneas, no te pido más que un día» Lidenbrock se compara a sí mismo con Cristóbal Colón cuando descubrió América y, al igual que él, pone nombre a sus propios descubrimientos. ¿Recuerdas con qué nombre bautiza a cada uno de ellos? 1. Arroyo a) Axel 2. Cabo b) Graüben 3. Islote c) Hans 4. Mar d) Lidenbrock 5. Puerto e) Saknussemm ¿Hay algún lugar de la Tierra, o del universo, que lleve tu nombre? Si descubrieras un nuevo planeta, ¿cómo lo llamarías? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12. Velocidad A continuación reproducimos un fragmento del capítulo XXVII de la novela. Lee en voz baja el texto original y anota cuánto tiempo has tardado en hacerlo. «¡Qué grito tan horrible lancé! Sobre la Tierra, aun en las noches más oscuras, la luz nunca desaparece del todo; es difusa, sutil; pero por poca que haya, la retina puede percibirla. Aquí, nada. La oscuridad absoluta producía en mí la ceguera en toda la extensión de la palabra. Curso de Literatura Página 10
  11. 11. Profesor Rafael Campos Brusil Entonces perdí la cabeza. Me levanté con los brazos en alto, tratando de andar a tientas; quise huir precipitando mis pasos por aquel laberinto, siempre bajando y corriendo a través de la corteza terrestre como un habitante de las fallas subterráneas; llamando, gritando, dando alaridos, hiriéndome con los salientes de las rocas, cayéndome y levantándome ensangrentado, queriendo beber esta sangre que me llenaba el rostro y esperando que mi cabeza hallase algún obstáculo en alguna muralla imprevista y acabara por rompérseme allí. ¿Dónde me condujo aquella loca carrera? Nunca lo sabré. Después de muchas horas y perdiendo, sin duda, las fuerzas por completo, caí como una masa inerte al borde del muro y perdí el conocimiento.» He tardado: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13. Axel, desesperado En el fragmento que acabas de leer, Axel se encuentra al borde de la locura. ¿Recuerdas en qué situación está? ¿Cómo crees que reaccionarías tú si te encontraras en ese trance? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Poco antes de caer en la desesperación, Axel recurre a la ayuda del cielo: «Recurrí a la oración, por poco que me mereciera que aquel Dios al que tan tarde invocaba me escuchara, pero lo imploré con fervor». ¿Qué opinas de esto? ¿Te parece reprobable invocar a Dios solamente en los momentos difíciles, o crees que es un comportamiento humano y por tanto disculpable? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . El mero hecho de pensar en Dios tranquiliza al personaje: «Esta invocación a la Providencia me devolvió un poco la calma y pude concentrar todas las fuerzas de mi inteligencia en aclarar mi situación». ¿Por qué crees que ocurre esto? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Curso de Literatura Página 11
  12. 12. Profesor Rafael Campos Brusil 7. Evaluación de la comprensión lectora 14. Completando, que es gerundio El segundo párrafo del texto leído en la actividad 12 contiene doce verbos en gerundio, que son los siguientes: bajando cayendo corriendo dando esperando gritando hiriendo levantando llamando precipitando queriendo tratando Coloca cada uno de ellos en su lugar correcto. «Entonces perdí la cabeza. Me levanté con los brazos en alto, __________ de andar a tientas; quise huir __________ mis pasos por aquel laberinto, siempre __________ y __________ a través de la corteza terrestre como un habitante de las fallas subterráneas; __________, __________, __________ alaridos, __________ me con los salientes de las rocas, __________me y __________me ensangrentado, __________ beber esta sangre que me llenaba el rostro y __________ que mi cabeza hallase algún obstáculo en alguna muralla imprevista y acabara por rompérseme allí.» Lee de nuevo el texto completo. ¿Qué efecto produce esta sucesión de gerundios? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15. Educación: gratuita y universal «Oh, señor Lidenbrock, [los ocho mil libros] están por todo el país; en nuestra antigua isla de hielo gusta mucho el estudio. No hay un labrador ni un pescador que no sepa leer y que no lea. Nosotros creemos que los libros, en lugar de quedarse enmohecidos detrás de una reja, lejos de la curiosidad, deben ser destinados al uso de los lectores. De modo que estos volúmenes van de mano en mano y son hojeados, leídos y releídos, y muchas veces no vuelven a la biblioteca hasta después de un año o dos de ausencia» Iniciaremos junto a los alumnos un debate acerca la importancia de la educación para el desarrollo de las personas, y lo haremos a partir de las siguientes cuestiones: –¿Qué os parece lo que señala este párrafo? –¿No os resulta sorprendente que, en un país tan aislado como debía de serlo Islandia hace siglo y medio, todo el mundo estuviera alfabetizado? Según la UNESCO, en la actualidad unos 771 millones de adultos son analfabetos; la gran mayoría, niñas y mujeres. Unos 103 millones de niños no tienen acceso a la escuela y, por tanto, no aprenden a leer, escribir ni Curso de Literatura Página 12
  13. 13. Profesor Rafael Campos Brusil contar. Alrededor del 85% de los analfabetos se encuentran en 34 países, concentrados sobre todo en las zonas rurales. En España, la educación es gratuita hasta los 18 años y obligatoria hasta los 16. Por otro lado, hay una extensa red de bibliotecas que facilita el acceso a los libros y a otras fuentes de información. –¿Creéis que se aprovechan bien los recursos públicos disponibles? –¿Os parecen suficientes esos recursos? 8. Actividades de ampliación 16. Expedición a bordo del Chikyu Por el momento, viajar hasta el centro de la Tierra es una empresa imposible, pero quizá sí se pueda lograr en pocos años una meta más modesta: llegar, al menos, hasta el manto terrestre. Unos científicos japoneses planean excavar la corteza terrestre en el año 2007, con la ayuda del barco Chikyu, palabra que significa «Tierra» en japonés. Averigua más sobre esta expedición: dónde y cuándo se piensa llevar a cabo, hasta dónde se quiere excavar, de qué manera se va a perforar la tierra, qué datos se pretende obtener, cuánto tiempo se tardará, etc. Para ello, busca en periódicos, revistas o páginas web de contenido científico. 17. Mujeres arrinconadas En Viaje al centro de la Tierra, el tratamiento que reciben hombres y mujeres es diferente. Analiza el papel de los dos personajes femeninos de la novela: Marta, la criada, y Graüben, ahijada de Lidenbrock. ¿Qué peso tienen en la novela? Si se prescindiera de ellas, ¿se modificaría significativamente el argumento? ¿Cómo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Marta es un personaje secundario del que apenas se tienen datos; no así de Graüben. ¿Qué podemos decir de ella? Curso de Literatura Página 13
  14. 14. Profesor Rafael Campos Brusil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Lidenbrock y Axel, los hombres de la familia, persiguen el conocimiento científico y la gloria de sus descubrimientos. ¿Qué espera ella de la vida? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hoy contaríamos esta historia de aventuras de un modo muy diferente. Si se tratara de una película realizada en Estados Unidos, probablemente Graüben no sólo participaría en la expedición, sino que además sería una joven y bellísima doctora, tremendamente competente, que sabría luchar y desenvolverse mejor incluso que los personajes masculinos. ¿Creéis que este nuevo tratamiento de la mujer es positivo? ¿Y es real? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿Creéis que en la denominada cultura occidental, a la que pertenecemos, se ha alcanzado verdaderamente la igualdad entre hombres y mujeres? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9. Taller de escritura Construye tu propia historia 18. Mi propia expedición Imagina que vas a llevar a cabo una expedición. Puede ser tan utópica como la que relata Verne en su Viaje al centro de la Tierra –por ejemplo, a otra galaxia o a las profundidades abisales–, o más factible: a una montaña, al Polo, a una isla en medio del Pacífico... Describe la expedición que planeas, qué equipaje vas a llevar contigo, qué ruta vas a seguir hasta llegar al punto desde el que emprenderás tu aventura, qué vehículos necesitas, qué personas te acompañarán y qué peligros te esperan en el camino. ¡Ánimo, tal vez no sea imposible! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Curso de Literatura Página 14
  15. 15. Profesor Rafael Campos Brusil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10. Recursos y materiales para el estudio de la obra «(…) Era la casa de un campesino, pero, en lo que a hospitalidad se refiere, valía como la de un rey. (…) las habitaciones eran cuatro: la cocina; el telar, la alcoba de la familia, y la mejor de todas, que era la de los forasteros. (…) Lo que había en la casa era un olor tan fuerte a pescado seco, a carne en conserva y a leche agria que mi olfato sufría. (…) Me apresuro a decir que la islandesa era madre de diecinueve hijos (…)». Con un recuerdo respetuoso y agradecido, Axel habla de este campesino islandés de 1863, hospitalario y generoso, como suele ser la gente humilde. Probablemente, gente como él y su mujer, que tuvieron diecinueve hijos, sacaron a Islandia del parón demográfico que padecía desde el siglo XII. La casa del campesino dice mucho de los valores de estas gentes, que reservan la mejor habitación para los huéspedes, mientras que la numerosa familia duerme apelotonada en un único cuarto. También la casa y sus habitaciones hablan de la estructura económica de esta familia islandesa. El marido es un campesino que cultiva la tierra, y su mujer se encarga de cocinar para su abundante prole y de tejer sus ropas en el telar. También se dan a conocer sus hábitos alimenticios: leche agria de oveja, carne en conserva y pescado seco – posiblemente, arenque o bacalao–, que desde hace siglos ha sido uno de los recursos económicos principales de este país. Por último, se destaca el contraste entre la gente de campo y la de ciudad, que, como Axel, es muy sensible a los olores fuertes. Curso de Literatura Página 15

×