SlideShare una empresa de Scribd logo

Vivir la semana santa con sanjuan eudes.pdf

Vivir la semana santa con sanjuan eudes

1 de 24
Descargar para leer sin conexión
VIVIR LA SEMANA
SANTA CON SAN
JUAN EUDES
UNIDAD DE ESPIRITUALIDAD
EUDISTA
Meditaciones para
los días santos
2
DOMINGO DE RAMOS
LA ENTRADATRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN
(Evangelio: Lc 22, 14-23,56)
¿Qué significa esta entrada triunfal?
Contemplemos a este adorable Triunfador, montado sobre un
asno y recibiendo las aclamaciones de todo un pueblo que a su
paso extiende sus vestiduras y cubre el camino con ramas de
árboles, haciendo resonar
en los aires este canto de
gloria: “Hosanna al Hijo de
David:Bendito sea el que viene
en nombre del Señor” (Mt
21,9).
Según el sentir de San Jeró-
nimo, no es sólo el pueblo
de una ciudad, sino el de
toda la tierra el que sale del
recinto de sus murallas pa-
ra presentarse ante Jesús. El mundo entero, o mejor los que
están en el mundo sin ser del mundo, se sienten empujados a
salir de él para ir a Jesús.
Pero las almas interiores sienten mejor que las demás esta im-
periosa necesidad de salir de ellas mismas por medio de la
mortificación constante de los sentidos interiores y exteriores,
por la abnegación, el olvido y el abandono total de ellas mis-
mas, para internarse enseguida con Jesús por el santo recogi-
miento. Jesús entonces se deja ver con todos los encantos de su
Humanidad, con los derechos de su realiza espiritual y los mis-
terios de su Divinidad, y el alma no siente más que una necesi-
3
dad: la de arrojar sus vestidos a los pies de su Rey, es decir,
abandonar sus gustos y sus inclinaciones que parecían identifi-
carse con ella misma, para ponerlos a los pies de Jesús, bajo el
imperio de su gracia.
Las ramas cortadas figuran los hábitos malos, o por lo menos
peligrosos, que el hacha de la mortificación debe cortar y que
el amor debe arrojar a los pies del Salvador, sin soñar jamás
con volverlos a colocar en su puesto anterior, como se podría
hacer con los vestidos.
Todos estos actos de virtud merecen al alma una palma de glo-
ria con la que va delante de Jesús cantando el Hosanna, es de-
cir, que sus pensamientos, afectos e intenciones, no tienden
sino a él con un movimiento invariable, con un continuo entu-
siasmo de amor; es llevada incesantemente a su encuentro, y se
olvida de sí misma por trabajar por su gloria y procurarla.
¿No es esto lo que debe hacer un cristiano? ¿No es propio del
amor salir de sí mismo, despojarse de todo por su objeto ama-
4
do, y consumirse, perderse, y anonadarse en cierto modo en
Él?
Resolución: Arrojar alguno de nuestros vestidos, es decir,
algunos de nuestros hábitos desordenados a los pies de Jesús.
Jaculatoria: ¡Bendito sea el que viene en el nombre del Se-
ñor!
LUNES SANTO
LA DICHA DE SERVIR A JESÚS
(Evangelio: Jn 12, 1-11)
Consideremos el favor insigne concedido a Santa Marta: con
frecuencia tenía la dicha de ser visitada por el mismo Hijo de
Dios, quien venía a hospedarse en su casa, descansaba allí, le
hablaba con benevolen-
cia y le reprendía cor-
dialmente sus defectos.
La consolaba en sus pe-
nas, escuchaba sus peti-
ciones, como se deja ver
en la muerte de Lázaro.
No le envidiemos esta
suerte, sino recordemos
que también nosotros le
pertenecemos como
ella. Y si no servíamos a
Jesús en su misma per-
sona, si le servimos en la
persona del prójimo. De Jesús mismo cuidamos, a Él damos de
comer y beber, a Él vestimos, a Él ofrecemos nuestra morada,
etc… cuando practicamos estas obras de caridad con los po-
5
bres, débiles y necesitados. Hagámoslo, pues, con devoción y
alegría, con respeto y amor. No olvidemos que nada de lo que
se hace por un Dios tan grande es pequeño…
No se puede dudar que Marta contribuyó, en una gran parte, a
la conversión de su hermana con sus lágrimas y con las conmo-
vedoras plegarias que derramó a los pies del Salvador. Cuando
Jesús venía a Betania, Marta le mostraba entre sollozos el lugar
de su hermana que quedaba vacío. El Corazón de Jesús no po-
dría resistir a esta muda plegaria y se disponía a remediar el
mal.
Después, en los primeros días de su conversión, junto a Marta,
su virginal hermana, María encontró la pobre convertida los
consuelos de la amistad y los alientos de la piedad, todas las
delicadezas de un corazón sacrificado y fiel, a pesar de los des-
precios y sarcasmos del mundo. Si Marta fue buena y compasi-
va con su hermana, que deshonraba su nombre y su familia, es
que comprendió al Corazón de Jesús, aprendiendo de Él a cu-
rar el mal con el bien. Enjugando las lágrimas de la Magdalena
deshonrada, le iba a la vez enseñando con la gracia de Jesús, la
posibilidad y hasta facilidad de una rehabilitación completa,
admirable y nunca oída.
Seamos puros para ser
amigos de Jesús; seamos
amigos de Jesús para ser
poderosos sobre su Cora-
zón y obtener de Él gra-
cias de luz y de perdón
para todos los pecadores.
Resolución: Hacer ca-
da una de nuestras accio-
6
nes con tranquilidad y bajo la mirada de Jesús.
Jaculatoria: ¡Jesús mío, haz que tú seas siempre mi única co-
sa necesaria y permíteme ser fiel y sacrificado servidor hasta la
muerte!
MARTES SANTO
LOS QUE DEVERAS AMAN NO COMPRENDEN QUE
SE PUEDATRAICIONAR AL AMOR
(Evangelio: Jn 13,21-33.36-38)
Se puede repetir la misma Verdad: “en verdad, en verdad les digo
que uno de ustedes me entregará”(Jn 13, 21).Admirados los discí-
pulos fieles, exclaman en sus temeroso amor: ¿Quién es ése,
Señor? ¿Quién ha de poder traicionarte? Señor, ¿soy acaso yo?
El amor tiene sus horas de temores y de angustias, y sus angus-
tias nacen de su delicadeza: teme donde no hay que temer;
¡sabe bien que no trata sino de agradar a su objeto amado y, sin
embargo, pregunta si le ha ofendido, traicionado quizás!
¡Terrible prueba! ¡Afrentosa duda que ha destrozado el cora-
zón de los más apasionados amantes de Jesús! Cuando esta pe-

Recomendados

Meditaciones para el mes de Junio del Sagrado Corazón
Meditaciones para el mes de Junio  del Sagrado Corazón Meditaciones para el mes de Junio  del Sagrado Corazón
Meditaciones para el mes de Junio del Sagrado Corazón Luz Elena Hemken Arrillaga
 
Junio, Mes Del Sagrado Corazón
Junio, Mes Del Sagrado CorazónJunio, Mes Del Sagrado Corazón
Junio, Mes Del Sagrado CorazónLuz Arrillaga
 
Hora santa padre mateo crawley-boevey
Hora santa   padre mateo crawley-boeveyHora santa   padre mateo crawley-boevey
Hora santa padre mateo crawley-boeveyEduardoSebGut
 
Santo Via Crusis.pptx
Santo Via Crusis.pptxSanto Via Crusis.pptx
Santo Via Crusis.pptxveneciacgs
 

Más contenido relacionado

Similar a Vivir la semana santa con sanjuan eudes.pdf

Noviciado misoneras teresitas en acción
Noviciado misoneras teresitas en acciónNoviciado misoneras teresitas en acción
Noviciado misoneras teresitas en acciónmisiotere
 
Orar en Cuaresma con la M. Cándida
Orar en Cuaresma con la M. CándidaOrar en Cuaresma con la M. Cándida
Orar en Cuaresma con la M. CándidaVivi fi
 
Novena sagrado corazón
Novena sagrado corazónNovena sagrado corazón
Novena sagrado corazónFabricio Tosso
 
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
novena a SAN JUDAS  TADEO.docxnovena a SAN JUDAS  TADEO.docx
novena a SAN JUDAS TADEO.docxssuser8fa8b2
 
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
novena a SAN JUDAS  TADEO.docxnovena a SAN JUDAS  TADEO.docx
novena a SAN JUDAS TADEO.docxssuser8fa8b2
 
Vía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirVía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirMarisa Correa
 
Enseñanzas del papa francisco no 19
Enseñanzas del papa francisco no 19Enseñanzas del papa francisco no 19
Enseñanzas del papa francisco no 19monica eljuri
 
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre PioEl Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre PioRoy Romero
 
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon  - Meditacion para cada diaMes del sagrado corazon  - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada diaNombre Apellidos
 
Viacrucis para Niños
Viacrucis para NiñosViacrucis para Niños
Viacrucis para Niñosmfcmexico
 
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santa
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santaPapa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santa
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santaemilioperucha
 
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdf
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdfEl perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdf
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdfAmeliaSanchezRodas
 
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docx
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docxhora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docx
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docxKarlita Rosales
 

Similar a Vivir la semana santa con sanjuan eudes.pdf (20)

Noviciado misoneras teresitas en acción
Noviciado misoneras teresitas en acciónNoviciado misoneras teresitas en acción
Noviciado misoneras teresitas en acción
 
Orar en Cuaresma con la M. Cándida
Orar en Cuaresma con la M. CándidaOrar en Cuaresma con la M. Cándida
Orar en Cuaresma con la M. Cándida
 
Novena sagrado corazón
Novena sagrado corazónNovena sagrado corazón
Novena sagrado corazón
 
Semana santa
Semana santaSemana santa
Semana santa
 
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
novena a SAN JUDAS  TADEO.docxnovena a SAN JUDAS  TADEO.docx
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
 
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
novena a SAN JUDAS  TADEO.docxnovena a SAN JUDAS  TADEO.docx
novena a SAN JUDAS TADEO.docx
 
Via crucis 2020
Via crucis 2020Via crucis 2020
Via crucis 2020
 
Piedad Junio.pdf
Piedad Junio.pdfPiedad Junio.pdf
Piedad Junio.pdf
 
Vía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimirVía crucis meditado para imprimir
Vía crucis meditado para imprimir
 
Enseñanzas del papa francisco no 19
Enseñanzas del papa francisco no 19Enseñanzas del papa francisco no 19
Enseñanzas del papa francisco no 19
 
Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa
 
Via crucis de la familia.doc
Via crucis de la familia.docVia crucis de la familia.doc
Via crucis de la familia.doc
 
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre PioEl Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
El Camino de la Cruz - Vía Crucis del Santo Padre Pio
 
Lunes Santo: La Encarnación de Jesús
Lunes Santo:  La Encarnación de JesúsLunes Santo:  La Encarnación de Jesús
Lunes Santo: La Encarnación de Jesús
 
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon  - Meditacion para cada diaMes del sagrado corazon  - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
 
Adviento navidad 2014
Adviento navidad 2014Adviento navidad 2014
Adviento navidad 2014
 
Viacrucis para Niños
Viacrucis para NiñosViacrucis para Niños
Viacrucis para Niños
 
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santa
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santaPapa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santa
Papa.fancisco añofe.19.primera audiencia general sobre la semana santa
 
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdf
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdfEl perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdf
El perdón divino, motor de la esperanza cristiana.pdf
 
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docx
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docxhora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docx
hora santa para niños y catequistas^^ 2023 ... 2.docx
 

Más de Unidad de Espiritualidad Eudista

Más de Unidad de Espiritualidad Eudista (20)

Triduo Corazón de María con textos de san Juan Eudes
Triduo Corazón de María con textos de san Juan EudesTriduo Corazón de María con textos de san Juan Eudes
Triduo Corazón de María con textos de san Juan Eudes
 
140 años de presencia eudista en Suramérica
140 años de presencia eudista en Suramérica140 años de presencia eudista en Suramérica
140 años de presencia eudista en Suramérica
 
CORAZON DE JESUS liturgia 2023
CORAZON DE JESUS liturgia 2023CORAZON DE JESUS liturgia 2023
CORAZON DE JESUS liturgia 2023
 
Subsidio Corazón de Jesús.pdf
Subsidio Corazón de Jesús.pdfSubsidio Corazón de Jesús.pdf
Subsidio Corazón de Jesús.pdf
 
BEATA AGUSTINA RIVAS liturgia 2023.pdf
BEATA AGUSTINA RIVAS liturgia 2023.pdfBEATA AGUSTINA RIVAS liturgia 2023.pdf
BEATA AGUSTINA RIVAS liturgia 2023.pdf
 
BEATOS MARTIRES EUDISTAS liturgia 2023
BEATOS MARTIRES EUDISTAS liturgia 2023BEATOS MARTIRES EUDISTAS liturgia 2023
BEATOS MARTIRES EUDISTAS liturgia 2023
 
SANTA JUANA JUGAN liturgia 2023.pdf
SANTA JUANA JUGAN liturgia 2023.pdfSANTA JUANA JUGAN liturgia 2023.pdf
SANTA JUANA JUGAN liturgia 2023.pdf
 
SAN JUAN EUDES liturgia 2023
SAN JUAN EUDES liturgia 2023SAN JUAN EUDES liturgia 2023
SAN JUAN EUDES liturgia 2023
 
CARLOS NICOLAS ANCEL
CARLOS NICOLAS ANCEL CARLOS NICOLAS ANCEL
CARLOS NICOLAS ANCEL
 
Novena san Juan Eudes - 2023
Novena san Juan Eudes - 2023Novena san Juan Eudes - 2023
Novena san Juan Eudes - 2023
 
Novena al Corazón de Jesús y María
Novena al Corazón de Jesús y MaríaNovena al Corazón de Jesús y María
Novena al Corazón de Jesús y María
 
Le mystère del'incarnation
Le mystère del'incarnationLe mystère del'incarnation
Le mystère del'incarnation
 
Canonización de San Juan Eudes
Canonización de San Juan EudesCanonización de San Juan Eudes
Canonización de San Juan Eudes
 
Novena de Pentecostés
Novena de PentecostésNovena de Pentecostés
Novena de Pentecostés
 
Santa María Eufrasia
Santa María EufrasiaSanta María Eufrasia
Santa María Eufrasia
 
Nuestra Señora de Fátima.pdf
Nuestra Señora de Fátima.pdfNuestra Señora de Fátima.pdf
Nuestra Señora de Fátima.pdf
 
Acto de amor a la Cruz
Acto de amor a la CruzActo de amor a la Cruz
Acto de amor a la Cruz
 
Tiempo de Cuaresma con San Juan Eudes.pdf
Tiempo de Cuaresma con San Juan Eudes.pdfTiempo de Cuaresma con San Juan Eudes.pdf
Tiempo de Cuaresma con San Juan Eudes.pdf
 
Novena al Divino Niño Jesús..pdf
Novena al Divino Niño Jesús..pdfNovena al Divino Niño Jesús..pdf
Novena al Divino Niño Jesús..pdf
 
Cuaresma con San Juan Eudes.pdf
Cuaresma con San Juan Eudes.pdfCuaresma con San Juan Eudes.pdf
Cuaresma con San Juan Eudes.pdf
 

Último

La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...
La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...
La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...EDUCCUniversidadCatl
 
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfPreelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfVictorSanz21
 
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Heyssen Cordero Maraví
 
Comunidad virtual sus características principales
Comunidad virtual sus características principalesComunidad virtual sus características principales
Comunidad virtual sus características principalesJoselinMaldonadoRami
 
Letra A a - Máximo Aprende.doc .Actividades para niños de primer grado
Letra A a  -  Máximo Aprende.doc  .Actividades para niños de  primer gradoLetra A a  -  Máximo Aprende.doc  .Actividades para niños de  primer grado
Letra A a - Máximo Aprende.doc .Actividades para niños de primer gradoADELINA GALÁN C.
 
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A Coruña
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A CoruñaFrancisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A Coruña
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A CoruñaAgrela Elvixeo
 
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdf
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdfARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdf
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdfGrabiel Tineo Ramos
 
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdf
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdfLa Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdf
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdfDemetrio Ccesa Rayme
 
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdf
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdfRM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdf
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdfmiguelracso
 
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfla evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfmjvalles74
 
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdf
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdfmarco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdf
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdfedugon08
 
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁIMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁClaude LaCombe
 
T13 2BIO - O ANABOLISMO presentación.pdf
T13 2BIO  - O ANABOLISMO presentación.pdfT13 2BIO  - O ANABOLISMO presentación.pdf
T13 2BIO - O ANABOLISMO presentación.pdfIESLOSADA1
 
Información a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfInformación a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfAlfaresbilingual
 
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...JavierGMonzn
 
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptx
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptxcircuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptx
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptxnelsontobontrujillo
 
UNIDAD 1 EA1 2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQ
UNIDAD 1 EA1  2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQUNIDAD 1 EA1  2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQ
UNIDAD 1 EA1 2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQJAVIERMAURICIOCORREA1
 
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptx
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptxReinos Y Clasificación Diapositivas.pptx
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptxkarolbustamante2911
 

Último (20)

La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...
La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...
La carrera diplomática. Graduados y graduadas de la Universidad Católica de ...
 
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdfPreelaboración de alimentos. El arroz.pdf
Preelaboración de alimentos. El arroz.pdf
 
DIANTE DE TI, BOA MÃE! _
DIANTE DE TI, BOA MÃE!                  _DIANTE DE TI, BOA MÃE!                  _
DIANTE DE TI, BOA MÃE! _
 
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
Proyecto 100. Guía práctica para instructores bíblicos. Vol. 2
 
Comunidad virtual sus características principales
Comunidad virtual sus características principalesComunidad virtual sus características principales
Comunidad virtual sus características principales
 
Letra A a - Máximo Aprende.doc .Actividades para niños de primer grado
Letra A a  -  Máximo Aprende.doc  .Actividades para niños de  primer gradoLetra A a  -  Máximo Aprende.doc  .Actividades para niños de  primer grado
Letra A a - Máximo Aprende.doc .Actividades para niños de primer grado
 
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A Coruña
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A CoruñaFrancisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A Coruña
Francisco Espoz y Mina. Liberal vinculado A Coruña
 
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdf
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdfARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdf
ARRANQUE DIRECTO DE UN MOTOR DE INDUCCIÓN TRIFÁSICO.pdf
 
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdf
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdfLa Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdf
La Gamificacion como Estrategia de Aprendizaje Ccesa007.pdf
 
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdf
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdfRM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdf
RM N° 587-2023-minedu norma para elñ año escolar 2024pdf
 
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdfla evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
la evaluación formativa Diaz Barriga.pdf
 
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdf
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdfmarco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdf
marco conceptual lectura pisa 2018_29nov17.pdf
 
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁIMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
IMÁGENES SUBLIMINALES OCULTAS EN LAS PUBLICACIONES DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ
 
T13 2BIO - O ANABOLISMO presentación.pdf
T13 2BIO  - O ANABOLISMO presentación.pdfT13 2BIO  - O ANABOLISMO presentación.pdf
T13 2BIO - O ANABOLISMO presentación.pdf
 
Tema 2.- Las tecnicas de investig. en imagen corporativa.pdf
Tema 2.- Las tecnicas de investig. en imagen corporativa.pdfTema 2.- Las tecnicas de investig. en imagen corporativa.pdf
Tema 2.- Las tecnicas de investig. en imagen corporativa.pdf
 
Información a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdfInformación a las familias aula matinal.pdf
Información a las familias aula matinal.pdf
 
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...
La enseñanza de lenguas en la sociedad de la información y del conocimiento. ...
 
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptx
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptxcircuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptx
circuitoelectricoTECNOLOGIAPARAGRADOQUINTO.pptx
 
UNIDAD 1 EA1 2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQ
UNIDAD 1 EA1  2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQUNIDAD 1 EA1  2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQ
UNIDAD 1 EA1 2 SEMESTRE VIRTUAL TICS UQ
 
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptx
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptxReinos Y Clasificación Diapositivas.pptx
Reinos Y Clasificación Diapositivas.pptx
 

Vivir la semana santa con sanjuan eudes.pdf

  • 1. VIVIR LA SEMANA SANTA CON SAN JUAN EUDES UNIDAD DE ESPIRITUALIDAD EUDISTA Meditaciones para los días santos
  • 2. 2 DOMINGO DE RAMOS LA ENTRADATRIUNFAL DE JESÚS EN JERUSALÉN (Evangelio: Lc 22, 14-23,56) ¿Qué significa esta entrada triunfal? Contemplemos a este adorable Triunfador, montado sobre un asno y recibiendo las aclamaciones de todo un pueblo que a su paso extiende sus vestiduras y cubre el camino con ramas de árboles, haciendo resonar en los aires este canto de gloria: “Hosanna al Hijo de David:Bendito sea el que viene en nombre del Señor” (Mt 21,9). Según el sentir de San Jeró- nimo, no es sólo el pueblo de una ciudad, sino el de toda la tierra el que sale del recinto de sus murallas pa- ra presentarse ante Jesús. El mundo entero, o mejor los que están en el mundo sin ser del mundo, se sienten empujados a salir de él para ir a Jesús. Pero las almas interiores sienten mejor que las demás esta im- periosa necesidad de salir de ellas mismas por medio de la mortificación constante de los sentidos interiores y exteriores, por la abnegación, el olvido y el abandono total de ellas mis- mas, para internarse enseguida con Jesús por el santo recogi- miento. Jesús entonces se deja ver con todos los encantos de su Humanidad, con los derechos de su realiza espiritual y los mis- terios de su Divinidad, y el alma no siente más que una necesi-
  • 3. 3 dad: la de arrojar sus vestidos a los pies de su Rey, es decir, abandonar sus gustos y sus inclinaciones que parecían identifi- carse con ella misma, para ponerlos a los pies de Jesús, bajo el imperio de su gracia. Las ramas cortadas figuran los hábitos malos, o por lo menos peligrosos, que el hacha de la mortificación debe cortar y que el amor debe arrojar a los pies del Salvador, sin soñar jamás con volverlos a colocar en su puesto anterior, como se podría hacer con los vestidos. Todos estos actos de virtud merecen al alma una palma de glo- ria con la que va delante de Jesús cantando el Hosanna, es de- cir, que sus pensamientos, afectos e intenciones, no tienden sino a él con un movimiento invariable, con un continuo entu- siasmo de amor; es llevada incesantemente a su encuentro, y se olvida de sí misma por trabajar por su gloria y procurarla. ¿No es esto lo que debe hacer un cristiano? ¿No es propio del amor salir de sí mismo, despojarse de todo por su objeto ama-
  • 4. 4 do, y consumirse, perderse, y anonadarse en cierto modo en Él? Resolución: Arrojar alguno de nuestros vestidos, es decir, algunos de nuestros hábitos desordenados a los pies de Jesús. Jaculatoria: ¡Bendito sea el que viene en el nombre del Se- ñor! LUNES SANTO LA DICHA DE SERVIR A JESÚS (Evangelio: Jn 12, 1-11) Consideremos el favor insigne concedido a Santa Marta: con frecuencia tenía la dicha de ser visitada por el mismo Hijo de Dios, quien venía a hospedarse en su casa, descansaba allí, le hablaba con benevolen- cia y le reprendía cor- dialmente sus defectos. La consolaba en sus pe- nas, escuchaba sus peti- ciones, como se deja ver en la muerte de Lázaro. No le envidiemos esta suerte, sino recordemos que también nosotros le pertenecemos como ella. Y si no servíamos a Jesús en su misma per- sona, si le servimos en la persona del prójimo. De Jesús mismo cuidamos, a Él damos de comer y beber, a Él vestimos, a Él ofrecemos nuestra morada, etc… cuando practicamos estas obras de caridad con los po-
  • 5. 5 bres, débiles y necesitados. Hagámoslo, pues, con devoción y alegría, con respeto y amor. No olvidemos que nada de lo que se hace por un Dios tan grande es pequeño… No se puede dudar que Marta contribuyó, en una gran parte, a la conversión de su hermana con sus lágrimas y con las conmo- vedoras plegarias que derramó a los pies del Salvador. Cuando Jesús venía a Betania, Marta le mostraba entre sollozos el lugar de su hermana que quedaba vacío. El Corazón de Jesús no po- dría resistir a esta muda plegaria y se disponía a remediar el mal. Después, en los primeros días de su conversión, junto a Marta, su virginal hermana, María encontró la pobre convertida los consuelos de la amistad y los alientos de la piedad, todas las delicadezas de un corazón sacrificado y fiel, a pesar de los des- precios y sarcasmos del mundo. Si Marta fue buena y compasi- va con su hermana, que deshonraba su nombre y su familia, es que comprendió al Corazón de Jesús, aprendiendo de Él a cu- rar el mal con el bien. Enjugando las lágrimas de la Magdalena deshonrada, le iba a la vez enseñando con la gracia de Jesús, la posibilidad y hasta facilidad de una rehabilitación completa, admirable y nunca oída. Seamos puros para ser amigos de Jesús; seamos amigos de Jesús para ser poderosos sobre su Cora- zón y obtener de Él gra- cias de luz y de perdón para todos los pecadores. Resolución: Hacer ca- da una de nuestras accio-
  • 6. 6 nes con tranquilidad y bajo la mirada de Jesús. Jaculatoria: ¡Jesús mío, haz que tú seas siempre mi única co- sa necesaria y permíteme ser fiel y sacrificado servidor hasta la muerte! MARTES SANTO LOS QUE DEVERAS AMAN NO COMPRENDEN QUE SE PUEDATRAICIONAR AL AMOR (Evangelio: Jn 13,21-33.36-38) Se puede repetir la misma Verdad: “en verdad, en verdad les digo que uno de ustedes me entregará”(Jn 13, 21).Admirados los discí- pulos fieles, exclaman en sus temeroso amor: ¿Quién es ése, Señor? ¿Quién ha de poder traicionarte? Señor, ¿soy acaso yo? El amor tiene sus horas de temores y de angustias, y sus angus- tias nacen de su delicadeza: teme donde no hay que temer; ¡sabe bien que no trata sino de agradar a su objeto amado y, sin embargo, pregunta si le ha ofendido, traicionado quizás! ¡Terrible prueba! ¡Afrentosa duda que ha destrozado el cora- zón de los más apasionados amantes de Jesús! Cuando esta pe-
  • 7. 7 na nos torture, no nos alejemos de Jesús, pidámosle con los apóstoles fieles:“Señor,¿soy yo quien te traicionará?” (Mt 26, 22). ¡Señor, no es suficiente que yo te ame con toda mi alma! ¡Hay tantos que traicionan tu Corazón! ¡Concédeme, por favor, Amor todopoderoso, que te ame por ellos! ¡Transfórmame en fuego de amor! ¡Cómo desearía encender este fuego divino en todas las almas! ¡Señor, que nos consumamos todos, día y no- che en incendios de amor y de fervor! ¡Amor, oblíganos a amar! Resolución: Consolar hoy a Jesús en las traiciones de que es objeto. Jaculatoria: ¡Virgen María, cuyo Corazón es un horno de amor, enséñanos a amar a Jesús como tú! MIÉRCOLES SANTO JESÚS ESTRAICIONADO (Evangelio: Mt 26, 14-25) ¡Qué palabra! ¿Cómo oírla sin que hiervan de indignación nuestras entrañas? Hay, no obstante que oírla. Sí, alma mía, tu Jesús ha sido vendido como una vil mercancía, y mira, ¡el que le ha apreciado y vendido en treinta monedas de plata, le entrega a sus compradores con una señal de amor!... “Aquel a quien yo bese, dice el traidor, ese es; arréstenlo.Acercándose,pues, a Jesús, dijo: Dios te guarde, Maestro;y le besó”(Mt 26, 48
  • 8. 8 -49). ¿Qué traición es esta? ¿Quién se atreve a traicionar al más fiel de los amigos? ¿Quién tiene el atrevimiento de estampar en tu frente un hipócrita beso? ¡Judas, uno de los doces, uno de tus apóstoles, uno de tus íntimos!... ¡Judas, que, no hace más que un instante, estaba contigo en la mesa!... ¡Qué aleccionadora conducta! ¡Alma cristiana quienquiera que seas, mira las horribles consecuencias de la avaricia de Judas, a qué abismo puede llevar una pasión dominante cuando no se la reprime! Y date bien cuenta, tanto más abajo le precipita cuanto más sublime y ele- vada era la vocación en que Dios le había colocado; entre los apóstoles, en compañía y bajo la mirada de Je- sús, Judas se condena. Después de esto, ¿cómo no temer? ¡Cristianos, vivamos, por lo tanto, con temor y vigilancia, vivamos de oración y mortificación, pero sobre todo vivamos de amor!... ¡Jesús mío, llena mi corazón de tal caridad, que me haga aten- go para reprimir los menos movimientos de la pasión! ¡Y tú, Madre del hermoso Amor, guárdame para que viva siempre un continuo ejercicio del más ardiente amor! Resolución: Desterrar de nuestro corazón hasta la sombra de resentimiento y aspereza. Jaculatoria: ¡Hazme, Jesús mío, participante de la admirable
  • 9. 9 mansedumbre de tu Corazón! JUEVES SANTO LA MARAVILLA DE LA CARIDAD CRISTIANA (Evangelio: Juan 13, 1-15) Consideremos que un apóstol le traicionará, otro va a renegar de él y todos le van a aban- donar; los judíos, a quienes no ha hecho más que bien, le prenderán y le entregarán a toda clase de oprobios y de suplicios. ¡Jesús lo sabe! Y a pesar de ello ¿qué dice? ¡Esa misma noche es la escogida por Él para instituir el Santí- simo Sacramento!... ¡Maravilla de la caridad de un Dios! Por un lado, le apremia el amor a morir para salvar el género humano; por otro, el amor le reclama permanecer con sus queridos discípulos, con la Igle- sia naciente, a fin de no privarla de su presencia. ¿Qué haces, Jesús mío? ¿Cómo morir por tus almas y quedar al mismo tiempo con ellas? Tu infinita sabiduría se pone al servicio de tu ternura y tu omnipotencia realiza lo imposible. “Estarás con nosotros hasta la consumación de los siglos”, no sólo como un divino y fiel amigo, sino también como un pan místico, como un vino embriagador del que a diario se nutrirán nuestras al- mas. ¡Admiro el amor, la sabiduría y el poder de tu Corazón que se revela y se da todo entero en este admirable sacramen- to! Sí, te adoro, mi Jesús-Hostia, y me abraso en deseos de re- cibirte todas las mañanas de mi vida. Y espero que, así como por tu omnipotente palabra cambiaste el pan en tu cuerpo y el
  • 10. 10 vino en tu sangre, también por la virtud de tan admirable sa- cramento, me transformes en ti, Jesús mío, para que en adelan- te pueda decir con toda verdad: “Vivo yo,o más bien no soy yo el que vivo:sino que Cristo vive en mí” (Gal 2,20). ¿Cómo responderemos al amor de Jesús? ¡Prodigio de amor! Cuando te veo, Jesús, a ti que eres el Verbo Hijo de Dios y Dios mismo, teniendo en tus manos sagradas un pedazo de pan y cuando te oigo decir estas palabras omnipo- tentes: “Esto es mi cuer- po” (Mt 26,26), por las que conviertes este hu- milde alimento en tu car- ne y sangre que al mo- mento me presentas con tanto amor, ¡entonces mi espíritu se pierde, mi al- ma se funde, mi corazón se rompe y quisiera que todo mi ser se desvane- ciera ante Ti, como el hu- mo del incienso, en reco- nocimiento de tanto amor!... ¡Un Dios me da a un Dios por alimento! ¡Un Dios viene a ser mi bien, mi propiedad! ¡Un Dios es mi huésped y entra en lo más íntimo de mi ser para comunicarme los secretos de su amor!... ¡Sacramento de caridad! ¡Sacramento de amor! ¡Eres para mí mi sacramento!
  • 11. 11 ¡Yo también seré tu sacramento y tu sacramento de amor! Des- pués de transformarme en ti por la gracia de una unión euca- rística, yo a mi vez seré tu hostia y tu víctima. ¡Tú me inmolarás y yo mismo me inmolaré contigo a tu divino Padre, para su gloria que es también la tuya y la de tu Paráclito, y para la salvación de las almas!... Tú eres mi pan: yo seré el tuyo. Yo te alimentaré en el fondo de mi alma con un amor profundo y con los actos de todas las virtudes de las que me das ejemplo en tu vida eucarística… Resolución: Vivir hoy con humildad, pureza y amor y hacer algún sacrificio para honrar a Jesús sacramentado. Jaculatoria: ¡Mi Jesús-Hostia, haz que sea para ti una hostia pura y santa inmolada incesantemente para tu amor! VIERNES SANTO DEBERES PARA CON JESÚS CRUCIFICADO (Evangelio: Jn 18, 1-19,42) Es nuestro Dios y Salvador el que agoniza y muere en el duro lecho de la cruz. Rindámosle nuestros últimos deberes con to- da la devoción que nos sea posible, con amor y corazón de hi- jos. Nuestro primer deber consiste en adorar a nuestro Salvador e invitar a todos los ángeles y santos a que le adoren con noso- tros en todos los estados y misterios de su vida pasible y tem- poral, pero especialmente en su último momento, en sus últi- mos pensamientos, palabras y acciones, en sus últimos sufri- mientos y disposiciones, en fin, en su último suspiro.
  • 12. 12 Nuestro segundo deber es bendecirle y darle gracias, rogando también a todos los ángeles, a todos los santos y a su santísima Madre que nos ayude a darle gracias por todo lo que dijo, hizo y sufrió mientras vivió en este mundo, por la gloria de su Pa- dre y salvación de todas las criaturas, y muy especialmente por mí. Entreguemos a la cruz todo nuestro corazón, a fin de que de cada uno de nosotros pueda decir Jesús: “Me amó y se entregó por mí”(Gal 2,20).Sí, entreguémonos y sepamos morir por quien ha muerto por nosotros. Morir por Él es dar muerte a nosotros mismos con nuestras pasiones y malas inclinaciones; morir por Él, es morir por sus intereses que son las almas… ¿Quedaremos, a pesar de todo, inactivos? Nuestro tercer deber para con Jesús, que por mí da su vida, es pedirle perdón por nosotros en particular y por todo el género humano de todas las injurias y ofensas que Él ha recibido sobre la tierra durante su vida mortal, y ofrecerle en satisfacción todo el amor y todo el honor que le ha sido, es y será dado para siempre en el cielo y en la tierra, por su Padre Eterno, por su Santo Espíri- tu, por su bienaventurada Madre, por todos los ángeles y por todos los santos, después de ofrecernos y entregarnos a Él para hacer y su- frir cuanto a esta intención le agra- dare. Hagamos este último acto
  • 13. 13 con toda sinceridad, desde el fondo de nuestro corazón, y es- peremos también que Dios lo tome en serio, crucificándonos en todos nuestros sentidos y potencias. Nuestro cuarto deber, es postrarnos a los pies de nuestro ama- bilísimo Padre, que es Jesús agonizante y muriendo en la cruz y pedir que nos dé su santa bendición antes de morir, a fin de que ella con su virtud destruya en nosotros toda clase de mal- diciones, de pecados y de inclinaciones al pecado; que bendiga nuestro cuerpo y nuestras almas, nues- tros ojos y oídos, nuestra boca y nues- tra lengua, nuestras manos y pies, nuestra memoria y nuestro entendimiento, nues- tra voluntad y todos nuestros sentidos in- teriores y exteriores, a fin de que no hagamos de todo ello otro uso que el reclamado por su gloria. Nuestro quinto deber, es pedirle al Hijo de Dios que muere por nosotros en la cruz, que queremos morir con Él y por Él, es decir al pecado, al mundo y a nosotros mismos y a todo lo que le desagrada, y entregarnos a Él para este fin, suplicándole con toda instancia que imprima en nosotros una imagen per- fecta de su santísima y adorable muerte, y que por su virtud nos haga morir la muerte de los Santos, para que no vivamos ya sino en Él y por Él. Resolución: Morir a todo lo que no es Jesús.
  • 14. 14 Jaculatoria: ¡Haz Señor que viva solamente para amarte! SÁBADO SANTO NUESTROS DEBERES PARA CON MARÍA AL PIE DE LA CRUZ Después de nuestros deberes para con el Hijo de Dios, tene- mos aún tres que ofrecer a su santísima Madre. En el primero postrarnos con el espíritu y corazón a sus pies, para pedirle perdón por la muerte cruelísima de su Hijo y por los amarguísimos dolores que ella sufrió, de todo lo cual so- mos la causa; ofrecerle en satis- facción todo el honor, toda la gloria y todas las alabanzas que le han sido, son y serán dadas para siempre en el cielo y en la tierra por la Santísima Trinidad por la sagrada Humanidad de su Hijo, por todos los ángeles y santos. Ofrezcámonos después y entreguémonos a ella, en calidad de esclavos, pidiéndole que que- remos servirle y honrarle toda nuestra vida y de todas las maneras posibles. No hemos de olvidar que Nuestro Señor nos dio en la cruz a la Santísima Virgen por madre y a ella a nosotros por hijos, cuan- do hablando de cada uno de nosotros en la persona de San Juan, le dijo: “Ahí tienes a tu Hijo”, y a cada uno de nosotros en la persona del mismo: “Ahí tienes a tu Madre”.Estamos en el de- ber de dar gracias a Nuestro Señor porque nos dio a su Madre
  • 15. 15 para que fuese nuestra Madre y a esta santísima Madre porque nos ha recibido como hijos suyos… Y ya que nuestro divino Salvador quiso asociarnos a Él en su condición de Hijo amado de María, roguémosle que nos haga también a nosotros partici- pantes del amor filial que tiene para tal Madre. En fin, nuestro tercer deber para con la Madre de Jesús, es re- conocerla y saludarla como madre nuestra y pedirle que quere- mos servirla, honrarla y amarla como a verdadera madre, obe- decerla y dedicarnos a hacernos semejantes a ella, como los hijos deben parecerse a su madre, y por consiguiente, imitarla en su humildad y en su paciencia, en su obediencia y en su pu- reza, en su dulzura y en su mansedumbre, en su caridad y en todas sus admirables virtudes. Supliquémosle que nos mire, ame y trate como a hijos suyos, aunque indignísimos, que nos guíe y proteja en todas las cosas y que nos sirva de madre en la vida y en la muerte. Resolución: Mantenernos con toda fidelidad al pie de la cruz con María y morir en ella a lo que más cuesta. Jaculatoria: “¡Dios mío, en tus manos entrego mi alma!” VIGILIA PASCUAL LAS MUJERES EN EL SEPULCRO (Evangelio en la noche santa: Lc 24, 1-12) Cómo y cuándo hay que comprar perfumes para em- balsamar a Jesús. Dos días llevaba Jesús en el sepulcro y, poco satisfechas del pri- mer embalsamiento de que habían sido testigos, Magdalena y sus compañeras esperaban el fin del sábado para proceder a un
  • 16. 16 segundo, más conforme a la generosidad de sus corazones. Es el amor que a nadie cede el cuidado de aquel a quien se ama y Él mismo quiere prodigarle todas las demostraciones de su ter- nura. Que otros sirvan a Jesús y le embalsamen con el perfume de todas las virtudes, eso no es cuenta nuestra, puede satisfacer nuestro corazón que quiere Él mismo embalsamar a Jesús con el perfume de todas las virtudes. Pero, notémoslo bien; estos perfumes “los compraron las santas mujeres”,no los tenían consigo, y para procurárselos debieron dar en cambio algo de sus bienes. Y es que hay también perfu- mes místicos con que el alma fiel quiere embalsamar a Jesús: ella de sí misma no los tiene y, para obtenerlos, debe comprar- los al precio del sacrificio de sus bienes y de ella misma. Más, ¿cuándo fueron las santas mujeres a comprar sus perfu- mes? “La misma tarde del sábado”, en cuanto les fue permitido hacer una carrera un poco larga, una vez terminado el reposo sagrado del sá- bado. No po- dían aún salir de la ciudad, pero al menos podían andar por ella en bus- ca de perfumes. Así también, al salir del sábado espiritual, es decir, del reco- gimiento de la oración en que
  • 17. 17 Dios tiene a todas las potencias del alma en un reposo divino, durante el cual Él mismo obra en ella, iluminando su inteligen- cia y encendiendo su voluntad, el fiel discípulo de Jesús va al momento a comprar, al precio del sacrificio, los perfumes de las virtudes con que quiere embalsamar a su Señor. Si una imposibilidad material o moral no le da aún al cristiano la plena libertad para obrar a medida de su corazón generoso, hace al menos lo que está de su parte y pone en ejecución to- das las inspiraciones piadosas recibidas en el solemne reposo de la oración. Para embalsamar a Jesús. No para embalsamarse ellas mismas, ni para respirar ni hacer respirar a los demás agradablemente, es por lo que las santas mujeres van a comprar estos preciosos perfumes; sino única- mente para embalsamar a Jesús. Muchos desean la virtud y has- ta hacen verdaderos sacrificios para obtenerla, sin llegar, sin embargo, a ella. ¿Y por qué? Es que unos la desean y la buscan por su propia excelencia; otros por su conveniencia personal, para hacerse perfectos y complacerse en esta perfección. Pero son pocos los que la buscan por Dios, para agradarle y embal- samarle con sus perfumes. Y he aquí por qué hay tan pocas per- sonas verdadera y sólidamente virtuosas.
  • 18. 18 Almas cristianas, ¿amaríamos a Jesús si buscáramos la virtud por ella mismo o por nuestro único provecho?... “Para embal- samar a Jesús”, he aquí el único motivo que debe llevarnos a buscar los suaves perfumes de la santidad… “Embalsamar a Jesús”, es envolverle en el fondo de nuestra al- ma del perfume de la fe, de la esperanza y del amor, de la hu- mildad, de la pureza y de la mortificación. Embalsamar a Jesús es también embalsamar cada uno de sus miembros, con el per- fume de nuestros sacrificios, con el ejemplo de las más amables y atrayentes virtudes, a fin de que atraídas por nosotros “corran todas al olor de los aromas de Jesús”. La recompensa. “El primer día de la semana”, mien- tras todos esta- ban entregados al descanso y al sue- ño en la ciudad de Jerusalén, apremiadas por su amor lleno de veneración a Je- sús, se levantan las santas muje- res, y a la débil luz de la aurora, van a toda prisa cargadas de perfumes al sepulcro del Salvador. Saben de antemano la precaución que allí se ha tomado y cons-
  • 19. 19 cientes de su debilidad se dicen llenas de ansiedad: “¿Quién nos quitará la piedra de la entrada del sepulcro?”. “Más echando la vista, repararon que la piedra estaba apartada. Y entrando en el sepulcro se hallaron con un joven sentado al lado derecho, vestido de un blanco ropaje… y se quedaron pasmadas.Pero él les dijo:No tienen que asus- tarse; ustedes venían a buscar a Jesús Nazareno que fue crucificado:ya resucitó, no está aquí; miren el lugar donde le pusieron. Pero vayan y díganle a sus discípulos, y especialmente a Pedro, que irá delante de ustedes a Galilea;donde lo verán según que les dijo”. Porque buscan a Jesús, nada temen estas débiles y tímidas mu- jeres; antes bien, míralas revestidas de una alta y sublime mi- sión y transformadas en apóstoles de los mismos apóstoles. ¿Queremos nosotros tener parte en su dicha? A ejemplo suyo, mientras los mundanos se entregan a la codicia y al sueño de la indiferencia, levantémonos con generosidad y corramos a em- balsamar al Salvador con los perfumes de nuestro amor y de nuestras virtudes. Conscientes de nuestras debilidad y de los obstáculos que tendremos que vencer, tengamos plena confian- za y caminemos sin parar; si es preciso enviará Dios a sus ánge- les para salvar toda clase de dificultades y tranquilizarnos en nuestros temores, y, convertidos también nosotros en apósto- les, anunciaremos al mundo entero el misterio de la resurrec- ción del Salvador, prenda e ideal de la de todos sus miembros místicos… Resolución: Obrar en todo con una perfecta pureza de inten- ción. Jaculatoria: ¡Jesús mío, haz que te embalsame en mi corazón con el perfume de mi amor y de todas las virtudes!
  • 20. 20 DOMINGO DE RESURRECCIÓN EL AMOR A JESÚS: CAUSA DE NUESTRO GOZO (Evangelio: Jn 20, 1-9) Despójense de sus vestidos de luto, al- mas llorosas por la muerte de Jesús, y vengan a contemplar entre resplandores de gloria a quien llora- ban como muerto. Véanlo lleno de ju- ventud y vida, des- lumbrador con nunca vistos esplendores, arrojando por sus lla- gas, como por otros tantos soles, rayos de la luz divina, y sobre todo que sale triun- fante de su tumba. “Cristo resucita ya no muere”, nuestro Jesús que murió, vive ahora y vivirá siempre. Se acabaron para Él todos los sufrimientos, o mejor, sus sufrimientos pasados son para Él, de hoy para siempre, fuente de infinitas delicias, en la que a todos nosotros nos invita a embriagarnos, sus humillacio- nes le son motivos de gloria y sus ignominias se han trocado en eternos honores. ¡Regocijémonos, pues, almas redimidas con su sangre, y que nuestro gozo sea tanto más vivo e íntimo cuanto más ardiente es nuestro amor!
  • 21. 21 El alma cristiana como consagrada a Dios, debe ser, por lo tan- to, toda caridad y amor, ha de alegrarse íntimamente ante la contemplación de Jesús resucitado. Repitamos con la esposa de los Cantares entre transportes de una santa embriaguez: “Encontré al que ama mi alma:asilé y no le dejaré”. La resurrección de Jesucristo, prenda de la nuestra. Si los hijos heredan los bienes del padre, si la esposa tiene parte en la fortuna de su esposo y los discípulos en la gloria del maestro, si los miembros siguen inseparablemente a su cabeza, debemos tener un día nosotros nuestra gloriosa resurrección, puesto que Jesús es para nosotros padre, esposo, maestro, ca- beza, en una palabra, todo, y ha resucitado. Sí, un día nos levantaremos como Él de la tumba, libres de nuestros males, ya pasados, gloriosos y triunfantes de nuestras humillaciones, resplandecientes de luz, puesto que fuimos constantes en ocultarnos en la sombra, tanto más colmados de delicias cuanto más generosos fuimos en renunciarnos en to- do… ¿No es en verdad la tum- ba para nosotros el manantial de todos los verdaderos bienes, de toda gloria deseable?... ¿No es allí donde nacemos a la única vida real y digna de ser ama- da?... ¡Si tuviésemos una débil idea de todo lo que esta tumba tan te- mida nos prepara, cómo la lla-
  • 22. 22 maríamos con todos nuestros deseos!, cómo nos complacería- mos en “quedar en ella sepultados con Jesucristo”. Procediendo así daríamos cumplimiento a los más íntimos deseos de Jesús que tiene hambre de nuestra gloria y de nuestra felicidad. Sí, su Corazón se estremece de gozo cuando nos ve diligentes y cui- dadosos de todo aquello que puede engrandecernos en Él. Quiere, guardada la debida proporción que nuestra resurrec- ción se asemeja a la suya y sea como su prolongación. ¡Jesús mío, he aquí mi mayor deseo, pero no ves bien mi impo- tencia y cobardía, ayúdame, obra en mí, porque “sin ti nada puedo”! Qué hay que hacer para resucitar gloriosamente. Para resucitar, ante todo hay que morir, para resucitar glorio- samente hay que mo- rir santamente. Las almas piadosas se complacen de muy buena gana con el pensamiento de los goces y de la gloria de la resurrección de los justos; pero no se complacen lo bastante con el pensamiento de la muerte, condi- ción indispensable de esta resurrección. No se sabe, no se quie- re aliar estas dos ideas: muerte y resurrección. La resurrección no puede, sin embargo, ser sino el fruto de la muerte. Amemos, por lo tanto, prácticamente a esta muerte libertado-
  • 23. 23 ra, a este germen de vida real y de gloria divina. Que la espe- ranza de la resurrección nos ayude a morir más y más al mun- do y a todas las cosas del mundo, a las criaturas y a su muerte, a nosotros mismos y a toda satisfacción. Si nuestro corazón flaquea ante esta muerte, miremos a Jesús resucitado y recordemos que Él es el Crucificado del Calvario. Pidámosle con toda instancia que nos dé la inteligencia de estos grandes misterios, y fuertes con su bendición y con su ayuda atravesaremos sin desfallecer el paso sombrío de la muerte pa- ra entrar con Él en una vida nueva, toda de resplandor y de de- licias inefables, de felicidad y santa embriaguez. Resolución: Saludar frecuentemente a Jesús resucitado y re- gocijarnos por su triunfo. Jaculatoria: ¡Jesús resucitado, haz que resucite contigo a una vida nueva!
  • 24. 24 ¡Jesús: haz que resucite a una vida nueva contigo! Director: P. Álvaro Duarte Torres CJM Diseño y compilación: Hermes Flórez Pérez