La Vendedora de Flores
La vendedora de flores sonreía; su arrugado rostro
resplandecía de gozo.
Por impulso, tomé una de sus flores y le dije:
- ...
-¡Claro!- exclamó-. Sobran los motivos.
Aquella mujer vestía tan pobremente y se
veía tan frágil, que su actitud me intrig...
- Cuando crucificaron a Jesús, fue el día más triste
de la historia. Y tres días después, ÉL RESUCITÓ.
Por eso he aprendid...
Seguía sonriendo al despedirse de mi.
Sus palabras me vienen a la mente cada vez que
estoy en dificultades.....
“Hay que e...
Recuerda que con la muerte de Cristo Jesús, obtuvimos el
regalo màs grande de nuestra existencia el perdón de
nuestros pec...
La vendedora de flores
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La vendedora de flores

3.299 visualizaciones

Publicado el

Una linda reflexión
Autor: Rocio Figuerero

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.299
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
5
Acciones
Compartido
0
Descargas
47
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La vendedora de flores

  1. 1. La Vendedora de Flores
  2. 2. La vendedora de flores sonreía; su arrugado rostro resplandecía de gozo. Por impulso, tomé una de sus flores y le dije: - Se ve usted muy feliz esta mañana.
  3. 3. -¡Claro!- exclamó-. Sobran los motivos. Aquella mujer vestía tan pobremente y se veía tan frágil, que su actitud me intrigó. -Sobrelleva sus problemas admirablemente- la elogié. Ella me explicó entonces:
  4. 4. - Cuando crucificaron a Jesús, fue el día más triste de la historia. Y tres días después, ÉL RESUCITÓ. Por eso he aprendido a esperar tres días siempre que algo me aflige, entonces las cosas resultan no ser tan graves como parecían y se arreglan de una u otra manera en ese tiempo.
  5. 5. Seguía sonriendo al despedirse de mi. Sus palabras me vienen a la mente cada vez que estoy en dificultades..... “Hay que esperar tres días"
  6. 6. Recuerda que con la muerte de Cristo Jesús, obtuvimos el regalo màs grande de nuestra existencia el perdón de nuestros pecados, y con su resurrección obtuvimos la misericordia de Jesús que es la vida y vida eterna. Ten fe que cada prueba o dificultad que estés pasando, con Jesucristo a nuestro lado nada en este mundo es imposible, Y cuando llega la muerte no es una derrota, màs bien es una alegría en medio de nuestra tristeza de perder a un ser querido, porque con la muerte empieza la verdadera vida. Declaro sobre todos (as) ustedes salud, prosperidad y que el Espíritu Santo fortalezca las partes màs débiles de cada uno. Dios derrame sobre todos (as) ustedes sus ricas bendiciones.

×