Los reyes católicos

21.669 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
2 comentarios
5 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
21.669
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6.835
Acciones
Compartido
0
Descargas
355
Comentarios
2
Recomendaciones
5
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Los reyes católicos

  1. 1. 5. Los Reyes Católicos: la construcción del Estado moderno. 1. Unión dinástica: la integración de las coronas de Castilla y Aragón. 2. La conquista de Granada y la incorporación de Navarra. 3. Política internacional. 4. Organización política e instituciones.
  2. 2. INTRODUCCIÓN El título de Rey Católico, se lo otorgó a Fernando de Aragón el Papa Alejandro VI en 1496, por su lucha contra el rey francés en Italia. Ese título se hizo extensivo a la reina Isabel. Su matrimonio permitió iniciar un proceso de mando conjunto de los territorios de ambos reyes, que con el tiempo daría lugar a la unidad de España. Más que de integración de los reino en general, habría que analizar el proceso político de algunos aspectos en particular, entre los que cabe destacar el religioso o el territorial, el primero con las medidas de unificación religiosa del territorio, y el segundo con la conquista del reino de Granada, la incorporación de Navarra y la integración de las Canarias. Su obra destaca tanto en la política interior, con el afianzamiento y creación de instituciones de gobierno, como en la política exterior con la creación de un sistema de alianzas que les acercaba a Portugal, Inglaterra y la casa de Austria, con el principal objetivo de aislar a Francia. Su política exterior tuvo una vocación expansionista que se manifestó en su interés por Italia, el Norte de África y la expedición por el Atlántico que daría como fruto el descubrimiento de América.
  3. 3. 1. UNIÓN DINÁSTICA:LA INTEGRACIÓN DE LAS CORONAS DE CASTILLA Y ARAGÓN.
  4. 4. 1. 1. La guerra civil en Castilla (1474-1479). El rey Enrique IV de Trastámara (1455-1474), hijo de Juan II, se enfrentó a partir de 1461 con una rebelión de la nobleza. Le acusaban de tiranía y además se oponían al ascenso al trono de su heredera, su hija Juana, de la que se rumoreaba que era en realidad hija de Beltrán de la Cueva, un consejero real. Por aquella razón fue apodada La Beltraneja. El enfrentamiento llegó a tal punto que el rey fue depuesto por los nobles mediante una ceremonia llamada La Farsa de Ávila, en 1464. Los nobles quisieron darle el trono a Isabel de Castilla, hermana de Enrique IV, pero esta se negó a tomarlo mientras el rey viviera, por lo que logró que aquel la nombrara sucesora en 1468 mediante la llamada Concordia de los Toros de Guisando. A partir de entonces Enrique IV prepararía varios proyectos matrimoniales para ella quien, sin embargo, contrajo matrimonio en secreto en 1469 con el príncipe Fernando de Aragón.
  5. 5. Fernando de Aragón era hijo de Juan II, y en un principio, tampoco tenía derecho al trono, pues tenía un hermano mayor, Carlos de Viana, que murió antes de fallecer su padre el rey de Aragón. El matrimonio molestó a Enrique IV, quien devolvió a su hija Juana los derechos sucesorios. Poco a poco, se fueron formando dos bandos en torno a las dos candidatas. Muerto el rey en 1474, Isabel se autoproclamó reina de Castilla, logrando el respaldo de algunos nobles influyentes y de muchas ciudades de los valles del Duero y del Tajo. En el otro bando, se acordó el matrimonio de Juana con Alfonso V de Portugal, quien a su vez estableció una alianza con Francia: la guerra de sucesión al trono se convertía en un asunto internacional. El conflicto terminó en 1479 con el Tratado de Alcaçovas-Toledo, mediante el cual el rey portugués Fernando de Aragón y reconocía a Isabel como reina de Castilla. Tratado de Alcaçovas
  6. 6. 1. 2. La unión dinástica. Enero de 1475 – Concordia de Segovia – se fijaba el sistema de gobierno de Castilla y Aragón: En Castilla, donde parte de la nobleza no quería que gobernara una mujer, ambos tendrían la misma capacidad de decisión política y firmarían conjuntamente las órdenes reales. Fernando sería sólo consorte, por lo que Isabel retenía los derechos sucesorios. En Aragón, cuya corona heredó Fernando en 1479, las leyes sólo le permitían ser rey a él, pero firmó en 1481 un decreto que concedía a su esposa la corregencia. Aragón y Castilla mantendrían sus fronteras, sus leyes y sus respectivas instituciones. No hubo fusión de los reinos y Castilla, por su mayor tamaño, población y auge económico, desempeñó un papel hegemónico.
  7. 7. 2. LA CONQUISTA DE GRANADA Y LA INCORPORACIÓN DE NAVARRA
  8. 8. 2. 1. La guerra de Granada (1481 – 1492) El reino nazarita de Granada, nacido en 1246 por el pacto entre Muhammad I y Fernando III, era objetivo político de Castilla desde hacía tiempo. Durante dos siglos y medio, a pesar de enfrentamientos y guerras, se habían forjado formas de relación y coexistencia entre las gentes de un lado y otro de la frontera. Las relaciones se fueron deteriorando a lo largo del S. XV, cuando era evidente la situación de debilidad de los reyes nazaríes: población excesiva difícil de Sala de los Abencerrajes - La Alhambra abastecer, pérdida del espíritu islámico y luchas entre las grandes familias que minaban la capacidad militar (abencerrajes y zegríes). A pesar de la inferioridad islámica, la guerra supondría un esfuerzo enorme para los Reyes Católicos, que movilizaron un enorme ejército de 50000 infantes y 15000 jinetes, incorporaron innovaciones técnicas y utilizaron la flota para la guerra. El propio Fernando dirigiría las campañas.
  9. 9. En 1480, cuando ya se había terminado la guerra con Juana la Beltraneja, y el poder de los Reyes Católicos parecía afianzado, los reyes comenzaron la tarea de conquista del reino nazarita de Granada, aunque no sería hasta dos años después cuando comenzaran las operaciones militares. En efecto, fue en 1482, tras la toma de Zahara por los musulmanes, cuando comenzó el asalto definitivo al reino granadino, comenzando por la toma de una plaza tan central como Alhama.
  10. 10. Las tropas castellanas sitiaron la capital granadina, que capituló en 1491. Los Reyes Católicos entraron en ella el 2 de enero de 1492; con este hecho, terminaba la presencia de reinos islámicos en la península Ibérica. La capitulación, pactada con Boabdil, el último rey nazarí, garantizaba la libertad, los bienes y la conservación de la religión y las costumbres a los musulmanes. El trato no fue el mismo en todas partes. La población de Málaga, que se resistió con ardor, fue esclavizada. La guerra y el exilio significaría la pérdida de la mitad de la población del reino, sólo apaciguada por la llegada de unos 40000 colonos castellanos. La importancia de la plaza de Granada se refleja en que los Reyes Católicos decidieran enterrarse allí.
  11. 11. 2. 2. La incorporación de Navarra. El interés por controlar el reino de Navarra no fue una novedad del reinado de Isabel y Fernando. Ya Juan II, el padre de Fernando, había reinado en Navarra. Casado con Blanca de Navarra, fue padre del príncipe heredero, Carlos de Viana, que falleció antes de llegar a reinar. Desde 1479, al morir Juan II, los Reyes Católicos tuvieron puestas sus miras en Navarra, que durante unos años sería gobernada por dinastías francesas. Fernando el Católico, iría imponiendo condiciones a Navarra en tratados firmados con los franceses entre 1488 y 1495, que convertían a Pamplona en un auténtico protectorado de los reinos hispánicos. Años más tarde, en 1512, Navarra se anexionaría definitivamente a Aragón, para poco después, en 1515 pasar a formar parte de la corona de Castilla, si bien se mantuvieron sus instituciones propias y sus fueros.
  12. 12. 3. POLÍTICA INTERNACIONAL La política exterior de los Reyes Católicos tuvo varios ejes de interés. Tras los problemas iniciales durante la guerra entre Isabel y Juana, los Reyes Católicos iniciaron un proceso de acercamiento a Portugal e Inglaterra. Las alianzas matrimoniales eran la muestra de la dirección que seguía la política exterior, y esa dirección llevaba también a la casa de Austria. Los objetivos de su política exterior fueron claros: por un lado, les interesaba tener buenas relaciones con todos los países europeos que les permitieran mantener una política de aislamiento a Francia con quien estaba enemistada por los intereses que ambos tenían en Italia; por otro, se mantiene la línea de política exterior de expansión que había tenido Aragón en los siglos anteriores. Además, se pone de manifiesto que en asuntos de política exterior ambas coronas actuaban conjuntamente. Fue Fernando quien se encargó principalmente de los asuntos de política exterior, centrados en dos áreas de interés: la Mediterránea y la Atlántica. En el área mediterránea hay que contemplar las guerras de Italia y las conquistas en el Norte de África, en tanto que en el área atlántica las grandes hazañas fueron el entendimiento con Portugal y el descubrimiento de América.
  13. 13. 3. 1. La integración de las Canarias y la aproximación a Portugal Portugal renunció al archipiélago canario en una de las cláusulas del Tratado de Alcaçovas-Toledo (1479), que significaba el reconocimiento como reina de Castilla de Isabel I, y la unión con Aragón. A cambio Castilla renunciaba a las Azores, Madeira y a la costa africana al sur del cabo Bojador. Los acuerdos marítimos entre ambas potencias se renovaron tras el descubrimiento de América en el Tratado de Tordesillas (1494), que servía para pactar un reparto de los derechos de conquista sobre las nuevas tierras. El proceso de conquista de las islas aún no colonizadas comenzó en 1477, siendo dominadas una a una hasta la rendición de los guanches de Tenerife en 1796. Primera batalla de Acentejo 1494 – derrota castellana
  14. 14. El gobierno de las islas Canarias se integró plenamente en la corona de Castilla. Los colonizadores se comportaron de manera similar a como luego lo harían los de América: la evangelización fue paralela a la explotación, esclavización y desaparición de grupos indígenas, especialmente durante las luchas de conquista. Las Canarias se convirtieron en punto Imagen de Canarias y escena de la rendición guanche económico y estratégico importante. tras la 2ª batalla de Acentejo Económico porque, por el azúcar principalmente, entraron a formar parte del sistema mercantil de los reinos hispánicos, Portugal, Italia y Flandes. Por otra parte, se convirtieron en puntos estratégicos del intenso comercio entre Europa y el Oeste de África y, a partir de 1492, escala obligada hacia América.
  15. 15. 3. 2. La política italiana y la lucha con Francia Francia sería el país rival de Castilla-Aragón por la hegemonía en la zona occidental de Europa. La unión dinástica había hecho saltar la alarma en el país vecino y, desde entonces, aquel aprovecharía cualquier oportunidad de limitar el poder de los Reyes Católicos, a lo que estos respondieron con una serie de alianzas matrimoniales con otros Estados. Mediante el Tratado de Barcelona de 1493, Francia restituiría a Aragón los condados de Rosellón y Cerdaña, anexionados durante la guerra civil catalana de 1462-72, a cambio de que los reyes católicos renunciaran a los matrimonios previstos con Borgoña e Inglaterra y no interviniesen en Italia. El acuerdo se rompería dos años después, Carlos VIII, rey de Francia cuando Carlos VIII de Francia amenazara el el gran rival de los RR. CC. trono de Nápoles donde reinaba un primo de Fernando.
  16. 16. Nápoles, fue conquistada por Alfonso V el magnánimo, hermano de Juan II, quien había dejado como rey a su hijo Fernando. A su muerte en 1494, a pesar de que tenía descendientes, se hicieron patentes las pretensiones de aragoneses y franceses de hacerse con el reino. Francia, apoyada por varios estados italianos invadió Nápoles proclamándose rey Carlos VIII en 1495. La reacción de Fernando no se hizo esperar, pues de inmediato creó una Liga Santa en la que participaron junto a él el Papa, el emperador alemán, Milán y Venecia. El rey de Francia tuvo que abandonar el territorio napolitano. En 1499, el nuevo rey de Francia, Luis XII, volvió a intentar recobrar Nápoles. Estallando una nueva guerra en la que Francia se vio superada por las tropas del Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba. En 1504 terminaría la guerra con el Estatua del Gran Capitán abandono del territorio por parte de Francia. Madrid
  17. 17. 3. 3. La política en el norte de África Los monarcas castellanos, desde el siglo XIII, habían puesto sus miras en la costa norteafricana como futura área de expansión, por motivos estratégico-militares, económicos y religiosos. Tras la conquista del reino de Granada, la vigilancia de la costa norteafricana se hacía más necesaria por las incursiones de los piratas turcos y berberiscos. Una vez conquistadas las Canarias, los Reyes animaron a la conquista de plazas en el Norte de África. La primera conquista fue Melilla (1497), y continuaron hasta que, en 1510, se ocuparon las ciudades de Bugía y Trípoli. Las conquistas no consiguieron el objetivo inicial, pues la actividad de los piratas continuó durante décadas. Además, la reanudación de las guerras en Italia y el mayor interés hacia la colonización de América, frenaron la expansión en África.
  18. 18. 3. 4. Política matrimonial y crisis sucesoria Los RR. CC. Negociaron una serie de matrimonios para sus hijos con las principales casas reinante de Europa. DOBLE OBJETIVO: • Asegurar la permanencia de la herencia de las Coronas en la familia. • Establecer una red de alianzas con Estados dispuestos al aislamiento de Francia. • La infanta Catalina se convirtió en la primera de las seis esposas del inglés Enrique VIII. • La infanta Isabel contrajo matrimonio con el príncipe portugués don Alfonso y, al enviudar, con su heredero, don Manuel el Afortunado (1495), Manuel I de Portugal. • Alianza con la monarquía austro-borgoñona: en 1496 se pacta un doble matrimonio: • Juan, heredero de los reyes, casó en 1497 con Margarita de Austria, hija del emperador Maximiliano I y María de Borgoña. • Juana (futura reina, más conocida como Juana la Loca) contrajo matrimonio en 1496 con el archiduque Felipe de Austria (el Hermoso), también hijo de aquel.
  19. 19. Las muertes de sus hermanos Juan e Isabel colocaron a Juana como heredera legítima de Castilla, a pesar de sus síntomas de desequilibrio mental. En 1504 moría Isabel la Católica quien, en su testamento, confirmaba a Juana como su sucesora. Su padre la proclamó reina, pero tomaba las riendas del Estado castellano, lo que no gustó a Felipe el Hermoso. Para evitar el conflicto armado, Fernando y su yerno pactaron una regencia compartida en la Concordia de Salamanca de 1505. Sin embargo, como Felipe recibía cada vez mas apoyos de una nobleza resentida con el rey católico, éste regresaría a Aragón en 1506, mientras aquel era proclamado rey de Castilla. La muerte prematura del nuevo rey propició la incapacidad total de Juana y la vuelta de su padre, que la encerró en Tordesillas en 1509. Al morir el rey católico en 1516, el Cardenal Cisneros gobernaría Castilla hasta la llegada del príncipe Carlos de Habsburgo, hijo de Juana y Felipe, que inició la dinastía Carlos I de España y V de Alemania de los Austrias españoles. Retratado por Tiziano
  20. 20. 4. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES 4. 1. Instituciones de gobierno La ampliación de territorios fue acompañada desde el primer momento por una organización de las instituciones de gobierno que iban afianzando el estado autoritario y que significaba en buena medida la culminación del proceso de autoritarismo iniciado por Alfonso XI. Se mantenían las instituciones existentes al subir al trono los monarcas, que en algunas introdujeron modificaciones. Consejo Real, Audiencia y Chancillería eran las tres más importantes, perdiendo fuerza las Cortes a favor del Consejo Real, en el que los reyes tendieron a dar entrada a letrados antes que a nobles. Irían tomando decisiones por delegación de los reyes, y pronto se creó un Consejo de Aragón, abriéndose el camino al sistema de gobierno por consejos que sería característico de los Austrias. Las Cortes tuvieron gran importancia hasta 1480, mientras los reyes necesitaron el apoyo de las ciudades y su dinero. Una vez saneadas las arcas del Estado, dejaron de convocar cortes, salvo en ocasiones protocolarias. El aumento de los ingresos fiscales posibilitó la creación de un ejército permanente, potente, rápido, moderno y bien dirigido.
  21. 21. Junto a estas instituciones del poder central, los reyes introdujeron o modificaron otras que les ayudaran a controlar a sus súbditos: • Poder municipal: consolidaron la ya existente figura de un oficial que les representara en los gobiernos locales, el corregidor. Su presencia se había instaurado en ciudades o villas en las que había problemas de difícil solución por los oficiales municipales, a donde eran enviados por los reyes para poner paz. Acabarían permitiendo a los reyes entrometerse en la política local. • Poder policíal: La política encaminada a poner orden en el reino llevó a los reyes a crear la Santa Hermandad que, nacida para luchar contra la delincuencia que asolaba Castilla durante la guerra entre Isabel y Juana, se convirtió en un ejército real privado, pagado por las ciudades, que en ocasiones protestaban de los altos costos que suponía. Su objetivo fue perseguir y acabar con los asaltos de caminos, robos y homicidios. • Poder religioso: En lo referente a la política religiosa, la gran institución introducida en Castilla por los RR. CC., fue el tribunal de la Santa Inquisición desde 1478. En Aragón había venido actuando la Inquisición pontificia desde el siglo XIII, pero los reyes castellanos no la habían aceptado. Los RR. CC., en su proceso de unificación del catolicismo, instauraron la Inquisición con un sentido diferente al de la pontificia: si ésta se dedicaba a castigar herejes, la nueva se ocupaba de los falsos conversos. Los judíos o musulmanes que practicaban abiertamente su religión no eran perseguidos, lo eran quienes, habiéndose hecho cristianos practicaban otra religión en secreto.
  22. 22. 4. 2. Política de unidad religiosa y racial Evidentemente muy relacionada con el Tribunal de la Inquisición, esta política llevaría a dos hechos muy característicos: la expulsión de los judíos y la opresión sobre los musulmanes. Los RR. CC. aceptan la propuesta de las Confinación en 1480 guetos Cortes de dictar medidas contra los judíos Sin embargo, hasta 1491, los RR. CC. Su presencia y la práctica de los ritos protegieron a las comunidades judías, que judíos eran un ejemplo pernicioso que continuaron viviendo con cierta seguridad en provocaba que muchos conversos sus barrios y pagando puntualmente sus judaizaran. tributos. 1492 Decretos del 31 de En 3 meses los judíos marzo debían optar por la conversión o el abandono del país. Podían llevarse La mayoría optó por Atmósfera de triunfo el exilio – 150000. por la toma de Granada. sus bienes muebles y debían vender sus bienes raíces.
  23. 23. Musulmanes Quedaban unos 200000 en Granada Se les permitió mantener sus costumbre y ritos. 1499 – el cardenal Los musulmanes de También son conminados a Cisneros se convierte en Granada son confinados a la conversión. inquisidor general las Alpujarras y el Albaicín. En la corona de Aragón Se desencadenó una fueron respetados y rebelión que fue reprimida protegidos, pues allí duramente y puso fin a los eran muchos, y eran acuerdos adquiridos con la trabajadores agrícolas toma de Granada. La protegidos por sus mayor parte de los propios señores. musulmanes se convirtió al catolicismo, pasando a ser denominados moriscos. Mantuvieron en muchos casos sus costumbres, lengua y vestimenta. Bautismo de moriscos en Sevilla
  24. 24. 4. 3. La política social de los Reyes Católicos. a) Política de la Corona respecto a la nobleza. Apartaron del gobierno a los grandes señores que podían hacerles sombra. Recortaron algunos de los ingresos que algunas familias Recortes a los nobles disfrutaban desde las Mercedes Enriqueñas. poderes de la nobleza. Recuperaron la jurisdicción sobre algunas ciudades. Sin embargo, Consiguieron del papa los maestrazgos de las órdenes consolidaron el militares. poder de la nobleza frente a otros sectores de la población. Regulaban de forma estable el derecho a constituir mayorazgos, eliminando la necesidad de autoridad real. Este derecho se extendió a todas las categorías de la nobleza Leyes de Toro de 1505. e incluso a sectores plebeyos acomodados.
  25. 25. b) Política eclesiástica: relaciones con Roma y reforma eclesiástica. Contribuciones voluntarias: que pagaba el clero castellano Lucha por la con la excusa de financiar la guerra de Granada. Aprobadas independencia por el Papa. de la Iglesia 1486: el papa otorga a la Corona española el patronato regio respecto a Roma. – derecho a proponer a los titulares de los obispados de sus reinos. Evidentemente, Abundaban los comportamientos inmorales. Se estas concesiones intenta que el estamento sea más serio y que sus papales eran a ministros cumplan sus preceptos. Cisneros cambio de algo. promovió las visitas de inspección e impulsó la reforma de las órdenes monásticas. Universidad de Alcalá: mejora significativa de la formación teológica y dogmática del clero Reforma de la Iglesia castellano.
  26. 26. c) Clases urbanas y campesinos. Apoyaron generalmente los intereses de las oligarquías urbanas. Los grandes comerciantes laneros y financieros, de las principales ciudades mercantiles y puertos, se vieron beneficiados por el impulso de la Mesta, de la que se Clases urbanas obtenían grandes ingresos. Los artesanos reclamaron medidas de protección para su producción y límites a la importación de telas y objetos de lujo procedentes del norte. Eran quienes pagaban la mayor parte de los impuestos que sostenían a la monarquía. Su situación económica y social fue siempre precaria en Castilla. Campesinos En Cataluña, en 1486, tras una revuelta, Fernando el Católico comprendió la utilidad de abolir los malos usos mediante la Sentencia Arbitral de Guadalupe. El sistema feudal seguiría vigente.

×