Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Iglesia Nivariense (Abril 18)

208 visualizaciones

Publicado el

La revista de abril de Iglesia Nivariense dedica su portada al encuentro "En tus manos" de la Orotava. Asimismo, este número contiene una interesante entrevista en la que se recuerda la figura del arzobispo emérito de Zaragoza, el palmero D. Elías Yanes. El Año Jubilar del Santísimo Cristo de La Laguna, el Congreso Fe-Cultura, el nuevo proyecto de Acción Católica, una entrevista a la Madre Superiora del Instituto Hijas de María, Madre de la Iglesia, etc., completan esta publicación.

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Iglesia Nivariense (Abril 18)

  1. 1. IglesiaNivariense Diócesis de Tenerife Nº 178 Abril 2018 1 € D. ELÍAS YANES PARTIÓ A LA CASA DEL PADRE AÑO JUBILAR DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA LAGUNA XVII CONGRESO INTERNACIONAL FE CULTURA NUEVO PROYECTO DE ACCIÓN CATÓLICA ENTREVISTA A LA MADRE SUPERIORA GENERAL DEL INSTITUTO HIJAS DE MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA
  2. 2. SEMANADE FORMACIÓNARCIPRESTAL DE GRANADILLA. Los salones parroquiales de Ntra. Sra. de la Merced, en El Médano, acogieron la Semana de Formación del Arciprestazgo de Granadilla. Los 100 participantes que asis- tieron pudieron escoger entre tres cursos: “Creo en el Espíritu Santo y en la Iglesia”, “El sacramento de la Penitencia nos lleva a la Conversión” y “Una aproximación al Cantar de los Cantares, para comprender mejor la Amoris Laetitia”. ESCUELA DE EVANGELIZACIÓN DE SAN ANDRÉS SE ESTRENA EN EL SUR DE TENERIFE. Por vez pri- mera se llevó a cabo un curso de la metodología Escuela de Evangelización de San Andrés organizado por miembros de nuestra diócesis. Se celebró en la parroquia de San Isidro, en el municipio de Granadilla. El título del curso fue “Nueva Vida”, el primero de esta metodología. El objetivo en esta ocasión era provocar el encuentro o reencuentro con Cristo a través de las diná- micas, charlas, y oraciones que tuvieron. REUNIÓN DE COORDINACIÓN PARA TRATAR DIVER- SOS ASPECTOS RELACIONADOS CON LA PRÓXIMA BAJADA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE. El 9 de marzo tuvo lugar en La Gomera, una reunión de coordinación entre la Iglesia, el Cabildo, ayuntamientos y la dirección insular de la Administración General del Estado, para tra- tar diversos aspectos relacionados con la próxima Bajada de la Virgen de Guadalupe. Concretamente, la Bajada tendrá lugar el 8 de octubre y, la Subida, el 15 de diciem- bre tras recorrer las distintas parroquias gomeras. CICLO DE CHARLAS EN SANTA CRUZ DE LA PALMA DESARROLLADO POR EL JESUITA JOSÉ MARÍA RODRÍGUEZ OLAIZOLA. El jesuita José María Rodríguez Olaizola desarrolló un ciclo de char- las en la parroquia matriz de El Salvador, en Santa Cruz de La Palma bajo el lema: “Vivir la Pasión hoy”.“Lecciones de la fragilidad”, “Encrucijadas e intemperies” y “Buscadores de Dios” fueron los títulos de sus intervenciones, que ayudaron a los presentes a preparar el interior para celebrar la Semana Santa. SINGULAR ENCUENTRO VOCACIONAL CON EL PRESBI- TERIO DIOCESANO. En el seminario se celebró un singular Encuentro del presbiterio diocesano con ocasión de las Jornadas de Pastoral Vocacional “Escucha” que están en marcha. Una parte del mismo consistió en la reflexión a cargo del formador del seminario menor de la diócesis Canariense, Eloy Santiago. El ponente reflexionó sobre el “sacerdote y la pastoral vocacional”. Santiago partió de la premisa de la vocación en la vida y la pastoral de la Iglesia, para preguntar- se si hay una crisis de vocacionados o de vocantes. - BREVES -
  3. 3. MONSEÑOR YANES, EXTRAORDINARIO SERVIDOR DE LA IGLESIA DEL VATICANO II IGLESIA NIVARIENSE Iglesia Nivariense Publicación de la Diócesis de Tenerife C/. San Agustín, 28. 38201 La Laguna, Tenerife. Abril de 2018. Nº 178 Dirección: Antonio Pérez Morales Jefe de Redacción: Carlos Pérez Redacción: Carlos Pérez Antonio Pérez Colaboradores: Leonardo Ruiz Elsa María Ávila Cecilia Cortacans Fotografía: Toni Cedrés Alfredo Miguel León Pérez Jesús Robles Carlos Pérez Edita: Obispado de San Cristóbal de La Laguna Fotomecánica e impre- sión: Gráficas Sabater -LA TERCERA- La muerte de monseñor Elías Yanes y su despedida sentida, serena y multitudinaria (ver páginas 6 y 7) han vuelto a traer a la actualidad a uno de los obispos españoles más rele- vantes del último medio siglo. Así lo avalan las reacciones a su muerte (desde el Papa al Rey de España) y su biografía. Y es que don Elías ha sido la persona que ha ocupado los cargos más relevantes en la historia de la CEE. Fue secretario general de 1972 a 1977, presidente de la siempre importante Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de 1978 a 1987, vicepresidente los seis años sucesivos, presidente de 1993 a 1999 y vocal del Comité Ejecutivo de 1999 a 2005. Pastor plenamente identificado con el Vaticano II, del que fue en España uno de sus mayores difusores, Yanes sobresalió en numerosas dimensiones claves para la vida de nuestra Iglesia. En primer lugar, su talante personal, emblema del pastor propugnado por el Concilio: bien preparado, sencillo, discreto, afable, manso, modesto, servicial, reflexivo, austero, sinodal, con hondura espiritual y extraordinaria sensibilidad pastoral (muy singu- larmente, en relación con el laicado, la educación católica y a la misión de la Iglesia en medio de una sociedad plural). Junto al cardenal Tarancón y el nuncio Dadaglio y otros prelados –cada uno de todos ellos, en su lugar correspondiente-, don Elías contribuyó decisivamente al servicio de aquel magnífico papel que la Iglesia católica en España desempeñó en la Transición en pro de la concordia y de la reconciliación. Un trabajo que no habría sido posible sin el Concilio Vaticano II y el Papa Pablo VI. Yanes era un enamorado del Vaticano II, un obispo conciliar de los pies a la cabeza, y un obispo y hasta una persona inequívocamente «montiniana»… Después, ya en la democracia, las relaciones Iglesia-Estado auspiciadas por monseñor Yanes estuvieron marcadas por un nuevo estilo de separación, cercanía, disponibilidad y apertura y por nuevos acuerdos y logros en el desarrollo de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979, en cuya «cocina» también estuvo. Y lo hizo desde tres claves fundamentales de actuación: el diálogo institucional, la nítida separación, desde la colaboración en los temas comunes y desde la libertad, entre la Iglesia y los Gobiernos de turno y la potenciación de la misión propia de la Iglesia. El servicio de don Elías a la educación católica es impagable. Él fue el pastor sereno y audaz que entendió que el futuro de nuestros colegios de la Iglesia pasaba por los con- ciertos educativos. El paso del tiempo y los hechos le han dado la razón, que algunos entonces le negaron. Más allá de su timidez innata, monseñor Yanes entendió perfectamente que la Iglesia necesita de la comunicación, de que misión de la Iglesia es comunicar, y que no puede per- manecer muda o ausente de los medios de comunicación. Por ello y con toda justicia, recibió premios –como el BRAVO especial 2005- y reconocimientos por su permanente disponibilidad hacia los Medios. Asimismo y aunque menos notorio y reconocido, durante sus cinco años como secretario general, contri- buyó esencialmente a engrasar la maquinaria, el funcionamiento interno y externo de la CEE. No en vano, la CEE estaba casi recién nacida y don Elías, entonces jovencísimo obispo auxiliar de Oviedo, fue su segundo secretario general y, junto a sus más estrechos colaboradores, configuró y consolidó el todavía vigente mode- lo de funcionamiento ordinario del Secretariado del Episcopado, de la Secretaría General de la CEE. Una tarea escondida, burocrática, laboriosa, abnegada, silenciosa, poco agradecida, pero tan necesaria e importante. Por último y cuando pasaban los años y le llegó la hora de la jubilación, don Elías sobresalió como un humil- de, perseverante, activo y comprometido promotor del apostolado seglar, singularmente a través de la Acción Católica y con iniciativas como el Itinerario de Formación Cristiana, por él promovido, junto a un grupo de segla- res. Con ello, además, el prelado ahora fallecido volvía a sus orígenes sacerdotales cuando trabajó, en su dióce- sis natal de Tenerife, con movimientos apostólicos como Cursillos de Cristiandad, JOC, HOAC y Acción Católica. Y en medio de todo esto, su poliédrico servicio episcopal en Zaragoza, con significativos logros en la plani- ficación pastoral, el patrimonio cultural y la piedad popular. Descanse en paz este hombre bueno, este pastor celoso, fiel y vigilante, este incondicional servidor de la Iglesia y del bien común. ¡Gracias, querido don Elías, muchas gracias! Fuente: revistaecclesia.com
  4. 4. 4 IGLESIA NIVARIENSE ELÍAS YANES COMPLETÓ SU PEREGRINACIÓN POR ESTE MUNDO El arzobispo emérito de Zaragoza y ex presi- dente de la C o n f e r e n c i a Episcopal Española, el palmero Elías Yanes Álvarez , falle- ció en la noche del 9 de marzo de 2018, a los 90 años de edad en su residencia de la capital aragonesa, tras un continuo debilitamiento a causa de la edad. Nada más conocerse la noticia del fallecimiento, el obispo nivariense quiso expresar su pesar por la muerte de este insigne diocesano, al tiempo que daba gracias a Dios por su dilatado servicio a la Iglesia. En nuestra diócesis, el obispo presidió una Eucaristía en la Catedral por el eterno descanso de Monseñor Yanes. Asimismo, Bernardo Álvarez se desplazó a La Palma para celebrar en Villa de Mazo una Eucaristía en la parroquia de San Blas. Los ritos exequiales (misa y posterior sepultura) tuvieron lugar en la catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar, el lunes 12 de marzo, contando con la presencia de Monseñor Álvarez. “HE RECIBIDO DE DON ELÍAS EL TESTIMONIO DE SU PROFUNDA ESPIRITUALIDAD Y DE SU APERTURA AL MUNDO” (Entrevista publicada en iglesiaenaragon.com el 21/03/18) José Antonio Calvo.- Mucho se ha hablado de la aportación de Elías Yanes a la Transición espa- ñola, de su compromiso con la Conferencia Episcopal y sus her- manos obispos, de su empeño pastoral en la archidiócesis de Zaragoza. IGLESIA EN ARAGÓN quiere hablar del hombre, del sacerdote. De don Elías, simple- mente. Lo hacemos con Antonio González Mohino, quien fue su secretario personal desde 1990 hasta su muerte. ¿Cómo fueron las últimas semanas? Desde las navidades pasadas el agotamiento de don Elías era notorio. Celebró la misa hasta que pudo y los últimos días recibió la comunión de mis manos. Le pregunté si quería recibir la unción de los enfermos y me dijo inmediatamente que sí. La recibió con gran devoción, en presencia de su grandes amigos Alicia y Félix. Todos los días al caer la tarde rezábamos con él la oración de Teresa de Jesús ‘Solo Dios basta’. Tuvo un manto de la Virgen del Pilar, que yo lo llamo ‘Fuente de la Sabiduría’, durante las últi- mas semanas de su vida en esta tierra. Lo miraba con cariño. ¿Cómo rezaba don Elías? Desde muy temprano, un poco antes de las seis, rezaba el oficio divino y a las siete de la mañana celebraba la misa, cuando no tenía que ir a alguna tarea pastoral que incluyera la eucaristía. A lo largo del día, recitaba el oficio a las horas correspondientes. Después de comer, paseando, rezaba el rosario. Sus devociones eran al Cristo de La Laguna, a la santísi- ma Virgen y a San José, a santa Teresa de Jesús, a san Juan De la Cruz, al santo Cura de Ars. Hay que destacar su devoción a la Virgen de las Nieves, patrona de la isla de La Palma, de cuyo santua- rio era capellán honorario. Y tam- bién cómo todos los domingos, a lo largo de sus 28 años como arzo- bispo de Zaragoza, tras celebrar la misa de una en el altar mayor del Pilar, daba gracias en la Santa Capilla, mirando a la Virgen sobre la Columna. ¿Cómo celebraba la eucaris- tía? Me impresionaba, cuando decía la misa con él en estos últi- mos meses, la devoción al cele- brarla, incluso cuando no podía arrodillarse después de la consa- gración, se esforzaba por hacerlo. Celebraba la misa de modo pausa- do, sin correr, atento a las lecturas Antonio González coloca el báculo pas- toral sobre el féretro de D. Elías Yanes
  5. 5. 5 IGLESIA NIVARIENSE y al rito litúrgico. Anualmente, hacía sus ejercicios espirituales - también dirigía muchas tandas-, generalmente los organizados por la Conferencia Episcopal en Monte Alina, en Pozuelo de Alarcón. En enero de 2006, el cardenal Rouco había invitado al arzobispo de Buenos Aires, el entonces cardenal Bergoglio, a dirigirlos, fue cuando se conocieron don Elías y él, y comenzaron una buena amistad. Siete años más tarde, el ya papa Francisco llamó a don Elías por teléfono -era julio de 2013-, dicién- dole: “Don Elías, tengo que hablar con usted. Mi secretario le indicará cuándo puede usted venir a Roma”. ¿Se produjo esa entrevista? Claro, en septiembre de 2013 y duró una hora. Fue en la residen- cia ‘Santa Marta’. Yo tuve la gracia de acompañarle a Roma. Le dijo el Papa, recordando los ejercicios de 2006: “Usted, don Elías, me gana- ba siempre en llegar a la capilla para la oración”. Puede ser que lo llamara porque veía en él un hom- bre espiritual y con larga experien- cia pastoral. Al acabar la entrevis- ta, el Papa nos acompañó al ascensor, don Elías le dijo que no hacía falta, a lo que Francisco con- testó con humor: “Me quiero ase- gurar de que ustedes se marchan”. ¿De dónde le venía esa expe- riencia? De su trabajo pastoral como sacerdote en Tenerife, con jóvenes de Acción Católica; como catequista y como catequeta en Madrid; de su trabajo pastoral, ya como obispo auxiliar, en Oviedo; de su experiencia como secretario general de la CEE, al lado del car- denal Tarancón; y, sobre todo, de su servicio como arzobispo de Zaragoza. Recibía muchas visitas. Cuando empecé como secretario particular suyo, en octubre, de 1990, me hizo una sola indicación: “Los sacerdotes son prioritarios a la hora de recibir visitas”. Don Elías recibía a todo tipo de perso- nas y se enriquecía con lo que le aportaban. Puedo testimoniar que personas muy sencillas, que habí- an venido con un cierto miedo, salían reconfortadas y me lo comentaban con alegría. ¿Qué relación directa tuvo don Elías con los papas? Con Pablo VI, él me comentaba siem- pre, sobre una entrevista que tuvo cuando era obispo auxiliar de Oviedo y don Gabino, obispo resi- dencial, cómo le habían manifesta- do al Papa su preocupación por la situación en Asturias en aquel momento. Pablo VI les dijo: “Tienen que tender siempre la mano a todos, aunque no lo merezcan”. Juan Pablo II, en sus dos visitas a Zaragoza, se alojó en el palacio arzobispal y don Elías le cedió su propia habitación. Con Benedicto XVI, aparte de las visi- tas que le hizo en sus ocho años de papa, tengo como anécdota que ambos recibieron el palio arzobis- pal el mismo día, uno como arzo- bispo de Munich, otro como arzo- bispo de Zaragoza. Con Francisco, la total sintonía, que se demostró en la entrevista a la que he aludido. La biblioteca y el estudioso. Don Elías ha sido un gran intelec- tual. Él me comentaba que, siendo niño en La Palma, acudía con asi- duidad a la ‘Biblioteca Cosmológica’, donde se empapaba de todo tipo de libros. De ahí, que su cultura fuera tan amplia y que se interesara por tantos temas, entre ellos, el mundo de los astros. Evidentemente, sus estudios se centraron en la Filosofía y la Teología. Siendo obispo, cuando iba a Roma, se pasaba largas horas en la librería Leoniana, bus- cando y comprando libros. Don Ricardo Blázquez siempre me decía: “Don Elías no viaja, sino con su maleta llena de libros”. Libros en italiano, francés, alguno en latín y, por supuesto, en castellano. En sus lecturas era bastante universal: dogmática, cristología, espirituali- dad, historia, Sagrada Escritura. Leía a Zubiri y a Ortega y Gasset. Don Elías, un hombre muy genero- so, legó ya en vida su rica bibliote- ca -más de diez mil volúmenes- al Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón, el CRETA. Se reservó una parte, unos tres mil libros, que ahora pasará a engro- sar el legado anterior. “Sus devociones eran al Cristo de La Laguna, a la santísima Virgen y a San José, a santa Teresa de Jesús, a san Juan De la Cruz, al santo Cura de Ars”.
  6. 6. 6 IGLESIA NIVARIENSE LA GRAN FAMILIA DIOCESANA CELEBRÓ EN LA OROTAVA EL ENCUENTRO “EN TUS MANOS” La Villa de La Orotava fue el domingo, 11 de marzo, el marco de una cita diocesana sin- gular. Varios miles de personas, que forman parte de esta gran familia que conocemos como Diócesis Nivariense, no quisieron perderse el encuentro “En tus manos”. Una jornada que quiso unir, en una sola iniciativa pasto- ral, a pequeños y medianos, gran- des y mayores, laicos y consagra- dos. En definitiva, a todos los cris- tianos de estas islas occidentales que desearon compartir un tiempo de convivencia, oración y júbilo. Los participantes se distribuye- ron, por edades, en diferentes talleres. Además, pudieron cono- cer mejor las realidades de Cáritas, Manos Unidas y Pastoral de la Salud. Asimismo, se des- arrolló una expo-vocacional, un concierto de música cristiana, hubo espacios para la adoración eucarística y sacerdotes disponi- bles para el sacramento de la Reconciliación. Tras el almuerzo, se realizó el emotivo traslado de la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, desde la Capilla del Cementerio a la citada plaza. Seguidamente, el obispo presidió la Eucaristía con la que finalizó el encuentro. En la misma, fueron presentadas unas especiales Jornadas Vocacionales que la Diócesis Nivariense promueve este año, de un modo singular, bajo el lema: “Escucha”. La Eucaristía finalizó con el traslado del Santísimo Cristo al templo de la Concepción, donde un buen número de personas había seguido la Misa a través de una gran pantalla, debido a que todos los participantes no cabían en la plaza.
  7. 7. IGLESIA NIVARIENSE 7 ORDENACIÓN DE DOS NUEVOS DIÁCONOS “USTEDES ESTÁN LLAMADOS A SER, PARA SIEMPRE, SERVIDORES EN EL SERVICIO DE CRISTO” El 18 de marzo, Esteban Manuel Rodríguez Herrera y José Manuel Urbina Mérida fueron ordenados diáconos en la Catedral por el obispo, Bernardo Álvarez. “Por la ordenación diaconal, son sellados con un don que nadie puede hacer desapa- recer y que les configura con Cristo que se hizo diá- cono, es decir, el servidor de todos” – les indicó el prelado nivariense. El obispo en su homilía puso especial énfasis en la dimensión de servicio que este paso suponía para estos dos seminaristas que están en su proceso de cara a la ordenación presbiteral. “Ustedes al ser ordenados diáconos, están llamados a ser –para siempre- servidores en el servicio de Cristo, que no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate por muchos. El diácono es ministro de un modo de ser de Cristo, el del servicio. Para que esto se cumpla plenamente, es necesario revestirse por la gracia sacramental de la imagen de Cristo diá- cono, la que Juan en su Evangelio nos muestra lavando los pies de sus discípulos – aseveró. Por otro lado, cabe señalar que los destinos pas- torales de los nuevos diáconos serán las comunida- des en las que hasta ahora se encontraban realizan- do tareas en la etapa pastoral de su formación de cara al presbiterado. Así Urbina Mérida pasa a desarrollar las funcio- nes propias de su ministerio al servicio de las parro- quias de S. Lorenzo, Nuestra Señora de la Paz y María Madre del Divino Pastor, en el arciprestazgo de Granadilla, bajo la supervisión inmediata del párroco Ismael Pérez. Por su parte Rodríguez Herrera hará lo propio en las comunidades de Ntra. Sra. del Carmen, Santa Barbara, Ntra. Sra. de Candelaria y Santiago Apóstol, en el arciprestazgo de Icod de los Vinos, bajo la supervisión inmediata del párroco Elisuán Delgado. Un año más el ISTIC Sede de Tenerife, en colabo- ración con la Universidad de La Laguna, organiza el Congreso Internacional Diálogo Fe-Cultura. Este año se ha querido hacer hincapié en el tema de ¿QUÉ APORTA LA RELIGIÓN? Para ello, la Comisión para el Congreso Diálogo Fe-Cultura, ha confeccionado un programa distribuido en cuatro jornadas en las que se desarrollarán Talleres, Ponencias, Experiencias, Mesas Redondas, Comunicaciones libres y Pósters. Como actividad propia del Encuentro Diálogo Fe- Cultura se ha organizado un Concurso de Dibujo, Literario y Multimedia orientado a alumnos de todos los niveles educativos y Adultos en general. La matrícula está abierta a todo el que lo desee. oda la información en: www.cettenerife.eu ¿QUÉ APORTA LA RELIGIÓN?
  8. 8. 8 IGLESIA NIVARIENSE EL CRISTO DE LA LAGUNA RETORNÓ A SU SANTUARIO Y SE ABRIÓ UN AÑO JUBILAR “Estamos contentos por las obras de restauración y la reapertura del Santuario. Pero, esta alegría no es completa si junto con la rehabilitación del edifi- cio no nos renovamos también nosotros, los que formamos la comunidad cristiana, que somos el verdadero templo de Dios, un edi- ficio de piedras vivas”. Así se expresaba el obispo, Bernardo Álvarez, en la Eucaristía que presi- día en el Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna después del retorno al mismo de la imagen del Crucificado moreno. El traslado se había iniciado en la iglesia del Hospital de Dolores, donde permaneció la imagen el tiempo que duró esta fase de la restauración del Santuario. La Esclavitud del Cristo, antes de par- tir, quiso tener un reconocimiento agradecido con los padres paules. Al llegar la imagen al exterior del Santuario tuvo lugar el acto institucional de recibimiento de la obra. Allí se encontraban el presi- dente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, el del Cabildo Insular, Carlos Alonso y el alcalde lagunero, José Alberto Díaz. El esclavo mayor, Francisco Doblas, y cada uno de ellos fueron toman- do la palabra para expresar la importancia del momento que se estaba viviendo y la gratitud a las personas e instituciones que lo habían hecho posible. Tras las alocuciones, el rector del Santuario, Daniel Padilla, leía el decreto de la Penitenciaría Apostólica de la Sede Apostólica concediendo un Año Jubilar al con- memorarse el V centenario de la presencia de la imagen del Cristo de La Laguna. El presidente del Cabildo, por su parte, entregó al obispo las lleves del templo, el cual hizo lo propio con el rector y el esclavo mayor. A continuación, el prelado nivariense, abrió la puerta de la Misericordia que señala este tiempo Santo, la cual atravesó la imagen ante el regocijo de los presentes. Ya en el interior de la iglesia, Álvarez presidía la Eucaristía. En su homilía hacía suya la expresión de S Juan Pablo II. «¡No tengáis miedo! ¡Abrid, más aún, abrid de par en par las puertas a Cristo!». “Cristo quiere entrar en el Santuario que es cada uno de nos- otros. ¿Le abrimos la puerta de nuestro corazón?”- subrayó. “De esto trata el Año Santo Jubilar que hoy iniciamos. De abrir la puerta de nuestro corazón y acoger a Cristo”. El 10 de marzo, el barrio santacrucero de La Salud celebró el cincuenta aniversario de su templo parroquial. La Eucaristía fue presidida por el Obispo y concelebrada por José Hernández (recientemente falleci- do), Prudencio Redondo, ambos antiguos pastores de esta comu- nidad y por el actual párroco Jesús Daniel González y el diáco- no al servicio de la misma, Ramón Herrera. La celebración quiso tener un carácter agradecido a todos los párrocos que han hecho posible este recorrido pastoral y, de manera muy especial, a Domingo Morales, el cual con mucho esfuerzo y dedicación consiguió en tiempo record levantar esta casa en honor a María de la Salud y al servicio pastoral del barrio. El Sr. Obispo remarcó en la homilía la importancia del templo y de la comunidad, la cual hace importante el edificio material. 50 ANIVERSARIO DEL TEMPLO PARROQUIAL DE LA SALUD
  9. 9. IGLESIA NIVARIENSE 9 ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL Y PASTORAL: A, B, C José Francisco Concepción Checa Resulta pretencioso esbozar en el marco de este pequeño artículo la realidad del acompañamiento y su centralidad en la acción pastoral, así como pergeñar, de algún modo, estrate- gias para realizarlo en el seno de la comunidad cristiana. La simple atención a los diferentes contextos en los que se realiza y a los proce- sos que puede llevar consigo nos obliga a considerar enfoques y matices de lo más diverso. No obs- tante, ¿podemos aventurarnos a esbozar algunas intuiciones que puedan aportar claridad a este desafío en la vida de la iglesia? Sin otra pretensión que desbrozar camino, y casi a modo de presen- tación de un A, B, C básico sobre el tema, me limito a subrayar tres direcciones de marcha: A. Hacer un stop para la refle- xión pausada A la vida de la iglesia le sobran situaciones de urgencia. No siem- pre la respuesta que se da a las mismas deja espacio para abordar los elementos nucleares y de mayor importancia. Esta realidad justifica la necesidad de “pararse reflexivamente” para “hacer luz”. La tarea del acompañamiento nos pide también esta “detención” para mirar con sosiego qué entendemos y qué esperamos de este instru- mento al servicio de la fe y de la acción pastoral. Más aún, para cla- rificar el contexto eclesial y social en el que se desarrolla esta tarea. Este stop reflexivo lleva consigo, en mi opinión, algunos retos ineludibles: - Clarificar la acción pastoral. Vivimos un momento especial- mente complejo de la acción pas- toral. No siempre se tienen claras las concreciones en las que esta debe desarrollarse. Sin embargo, una ocasión ardua no tiene por qué convertirse en un espacio de confusión. Quien acompaña tanto a los nuevos creyentes como a los líderes de la comunidad necesita tener en la mano una “brújula pas- toral”. Dicho con otras palabras, es preciso que posea una mínima “hoja de ruta” de la acción evange- lizadora. Lo medular de la misma no puede estar en continua discu- sión ni en permanente confusión. Porque sin saber lo que se busca es imposible encontrar el camino. Y si este se desdibuja no se puede acompañar certeramente. En medio de la desorientación la igle- sia no deja de ser un "enjambre" de individuos que colisionan en temas puntuales, pero no un pue- blo que camina hacia la tierra pro- metida. Es cierto que la fe nos impone la tarea de ser peregrinos, pero no de ser errantes. - Clarificar la finalidad del acompañamiento. ¿Qué pretende- mos cuando acompañamos a alguien en la fe y en su acción pas- toral? Es necesario poder dar una respuesta certera a esta pregunta. En mi opinión, dos son los servi- cios esenciales que el acompaña- miento ha de ofrecer al individuo: el descubrimiento de sí mismo y la personalización de la fe.
  10. 10. 10 IGLESIA NIVARIENSE - Clarificar el perfil del creyente que necesita la comunidad cristia- na. Resulta imposible precisar en unas líneas dicho perfil. Sin embargo, considero que no pode- mos prescindir de algunas actitu- des: autenticidad, una cuidada experiencia de Dios, resiliencia, capacidad de cambio, destrezas de trabajo en equipo, formación recia, inquietud misionera, eclesia- lidad afectiva y familiaridad con la práctica del discernimiento. Sin estas tres clarificaciones, fruto de un “detenerse reflexivo”, la práctica del acompañamiento (como cualquier otra actividad pas- toral) estaría cargada de buenas intenciones, pero probablemente también de una improvisación y desorientación que la hiciese estéril. B. Aprovechar las estructu- ras tradicionales de acompaña- miento El acompañamiento en el actual contexto social y eclesial no exige, necesariamente, una com- pleta revolución en la vida de la iglesia. No podemos olvidar que la pastoral de las comunidades cris- tianas ya ofrece espacios persona- les y grupales de acompañamiento en la fe. Pensemos, en ese senti- do, en el diálogo personal, en las celebraciones de la comunidad, en los espacios grupales de forma- ción, en las iniciativas pastorales de acción. Todas ellas constituyen plataformas aptas para acompañar en la fe a los que han hecho una opción inicial por Jesús y su evan- gelio y a aquellos que van asu- miendo un protagonismo mayor en la comunidad cristiana. C. Atreverse a crear nuevas estructuras No obstante, “a vino nuevo odres nuevos”. Los contextos y desafíos de la pastoral actual nos obligarán en muchos casos a “ges- tar nuevas estructuras”. En la pro- pia iglesia no faltan los momentos en los que nos mostramos reticen- tes a las “innovaciones disrupti- vas”. Es necesario aceptar que la fecundidad no siempre vendrá de la mejora y aquilatamiento de lo que "se ha hecho hasta ahora". Dicho con otras palabras: hay ini- ciativas, estructuras, acciones… que han alcanzado su nivel máxi- mo de “eficacia pastoral”. No es previsible que “den más de sí”. Necesitan, por tanto, ser, en unos casos, acompañadas y, en otros, sustituidas por otras completa- mente novedosas. Si lo dicho hasta aquí tiene una cierta pertinencia y acierto, la prác- tica del acompañamiento en el contexto actual de la iglesia le está pidiendo a esta sosiego reflexivo, claridad en la misión y práctica habitual del discernimiento. “Dos son los servi- cios esenciales que el acompañamiento ha de ofrecer al indi- viduo: el descubri- miento de sí mismo y la personalización de la fe” .
  11. 11. IGLESIA NIVARIENSE 11 FRAN RAMÍREZ, RESPONSABLE NACIONAL DE JÓVENES DE LA COMISIÓN PERMANENTE DE ACCIÓN CATÓLICA “LA RELACIÓN CON DIOS TIENE QUE SER UN FACE TO FACE” La Permanente de la Acción Católica General presentó el proyecto formativo de asociación laical en la isla de La Gomera en sendas reuniones con los presbíteros de servicio en la isla y con los agentes de pastoral. En Tenerife también se presen- tará próximamente este itinerario. La Acción Católica General es una asociación lai- cal creada por la propia Iglesia para la evangelización de las personas y de las realidades en las que está inmersa la parroquia. Tiene como vocación anunciar a Jesucristo a todas las personas, colaborando en la maduración de la fe cristiana de quienes dan sus pri- meros pasos en la fe y en la vida de la Iglesia, y esta- bleciendo en las parroquias una propuesta estable y articulada para el laicado de todas las edades (infan- cia, jóvenes y adultos). En su paso por la diócesis, pudimos hablar con los miembros de la Permanente de la Acción Católica en España y el, , Fran Ramírez, nos con- cedió una entrevista. P.- ¿Cómo ha surgido esta visita a nuestra dió- cesis? R.- Nos hizo la invitación la presidenta dioce- sana, Ana Afonso, y, por supuesto, aceptamos para difundir nuestro proyecto. He venido junto a mi compañera de adultos, Cheli, con mi compañera del sector de infancia, Inmaculada, y nuestro con- siliario general, Manuel Verdú. P.- Aunque a muchos nos suene eso de Acción Católica, ¿cómo podríamos definir al movimiento y a dónde tendríamos que remontarnos para ver sus comienzos? R.- La Acción Católica tiene una vasta historia, aun- que nos gusta decir que nos hemos refundado en el año 2009, comenzando a hacer un nuevo proyecto con una nueva realidad, que es Acción Católica General, viniendo del Junior en niños, de la MJAC en jóvenes, del movimiento de adultos… y ahora somos una sola Acción Católica para dar respuesta a esa necesidad que tiene la Iglesia de crear discípulos-misioneros. Es decir, de crear cristianos maduros dentro de las parro- quias que puedan salir a evangelizar. Siempre decimos que la Acción Católica es como Cáritas, esa marca blanca del laicado. No somos un movimiento, no tene- mos un fundador, somos la manera habitual de articu- lar el laicado dentro de las parroquias. P.- Hablas de discípulos-misioneros. En nues- tra Diócesis estamos en pleno PDP “En salida misionera”. En estos momentos concretos que
  12. 12. IGLESIA NIVARIENSE vive la Iglesia, ¿qué puede aportar Acción Católica en esta salida a las periferias? R.- Es muy interesante implantar el proyecto en esta actitud de Iglesia en salida, no sólo en esta Diócesis sino en otras muchas en el resto del país, porque cuando al joven, al adulto, al niño le haces levantar esa chispa de la fe, luego le tienes que dar una continuidad, le tienes que dar un “esto se puede materializar” o un “esto se puede dar”. El Señor te ha cambiado la perspectiva del corazón y te ha inunda- do de gracia, pero esto tan extraordinario se puede hacer también en el día a día. Ahí entra la Acción Católica que, de manera habitual, esa relación, ese amor con Jesucristo implantado en tu corazón, lo puede hacer efectivo y tangible en el día a día de las parroquias y en pequeños grupos de niños, de jóve- nes y de adultos. P.- No sé si en algún momento se han conta- giado también ustedes de esa idea extendida de que la Iglesia está en declive, de que los jóvenes no aparecen por las parroquias, etc. ¿Crees que estamos extendiendo nosotros mismos un des- animo que, quizás, no se corresponde plenamen- te con la realidad? R.- Es interesante este pensamiento. Creo que si nos comprometemos firmemente con la evangeliza- ción, realizándola con fundamento y con base real- mente que pueda colmar la vida, las personas a las que evangelizamos se darán cuenta que esto que transmitimos no es algo temporal, sino que es un mensaje de felicidad que vale para siempre. La gente valora mucho la autenticidad. P.- Y ahora que estamos en camino hacia el Sínodo de los Jóvenes, desde tu experiencia per- sonal, ¿qué deberíamos cuidar en este aspecto concreto del acompañamiento? R.- Se está hablando mucho en esta sintonía del Sínodo de los jóvenes, de la fe, del discernimiento vocacional, del acompañamiento. El acompañamien- to es una de las banderas que tenemos en la Acción Católica General, siempre lo hemos cultivado muchí- simo. Hemos confeccionado, de hecho, un catálogo, a nivel muy práctico, para que la gente deguste la Evangelii Gaudium. El acompañamiento en clave juvenil, en clave de niños, en clave de adul- tos, es querer al que tienes enfrente, mirarlo con esa mirada de Dios. La relación con Dios tiene que ser ese “face to face”, de corazón a corazón. Tú te acercas al hermano porque le quieres, porque eres enviado por tu Iglesia, por el Señor pero, sobre todo porque le quieres. Luego, desde el sigilo, desde esa escucha, como nos enseña el Señor en el pasaje de los discípulos de Emaús, practicar esa escucha, degustar las palabras, y luego revisar lo que se dice proponiendo una mane- ra de actuar, de cambiar y de transformar el mundo. No damos solo una oferta pastoral, sino también una oferta personal. 12 “Cuando al joven, al adulto, al niño le haces levantar esa chispa de la fe, luego le tienes que dar una continui- dad, le tienes que dar un “esto se puede materializar”.
  13. 13. IGLESIA NIVARIENSE 13 MARÍA ELENA CASTILLO, MADRE SUPERIORA GENERAL DEL INSTITUTO HIJAS DE MARÍA, MADRE DE LA IGLESIA “LO QUE NOS CUESTA MUCHO ES VER QUE ANTE TANTAS NECESI- DADES COMO HAY, SOMOS MUY POCAS” La madre Superiora General del Instituto Hijas de María, Madre de la Iglesia, María Elena Castillo ha estado recientemente por Tenerife, visitando a las religiosas de esta congregación. Ha sido una buena ocasión para sen- tarnos con ella y poder preguntarle por su carisma y por la realidad con la que actualmente están trabajando. P.- ¿Es la primera vez que viene a esta isla? R.- No, ya he teni- do la suer- te de estar aquí en otras ocasiones. En esta ocasión, he venido para realizar la visita canónica a las comu- nidades que tenemos en la isla. Aquí se encuentran dos comunidades. En el Puerto de la Cruz: una en el Hospital La Inmaculada y otra, en el centro educativo Madre Matilde. En el hospital se acoge a ancianas y en el centro educativo hay una guardería y un centro de día para niños necesitados. Además, hay otra comunidad que trabaja con los hermanos de San Juan de Dios, en Santa Cruz de Tenerife. P.- Educación y enfermos. ¿Es ese el carisma de ustedes? R.- La congregación fue fundada por la madre Matilde Téllez y el carisma es eucarístico y mariano. A través de la eucaristía, atendemos a las personas necesitadas, niños en situaciones de riesgo, enfer- mos y ancianos. También, tenemos comunidades rurales que atienden parroquias en Latinoamérica. P.- Su vocación concreta, ¿cómo surgió? R.- Mi vocación es un regalo del Señor. Yo fui alumna de unos de los colegios del Instituto. En contacto con las hermanas, fui descubriendo la atracción al Señor para dedicarme a los que más lo necesitaban. P.- ¿Cómo están actualmente las vocaciones en la congregación? R.- En este momento, las vocaciones escasean. Tenemos tres novicias entre España y Suramérica, y algunas jóvenes que están realizando el aspirantado. P.- ¿Cuál es el proceso por el cual una joven que tiene alguna inquietud por vuestro carisma ha de pasar para formar parte del Instituto Hijas de María, Madre de la Iglesia? R.- Las chicas tienen un proceso de acompaña- miento al principio como jóvenes que están en bús- queda. Se les acompaña. Luego, pueden hacer el aspirantado, si es que ellas lo van solicitando. Después de este periodo, pasan a un tiempo de for- mación más específico en el Instituto con el postulan- tado, el cual realizan en cualquiera de nuestras casas debidamente acompañadas por alguna religiosa. Luego, viene ya el noviciado, que se realiza en algu- no de los dos que hay en la congregación. Uno en España, en Madrid y otro en Caracas, Venezuela. En este momento, en Caracas no hay ninguna, pues las que había han venido a España. Después de los dos años de noviciado, se realiza la primera profesión. Tienen 6 años de votos temporales y luego ya van haciendo su camino y su formación, que realmente dura toda la vida, aunque la formación inicial termina con la profesión perpetua. P.- Ustedes atienden realidades muy difíciles, ¿qué es lo que más les cuesta?
  14. 14. 14 IGLESIA NIVARIENSE R.- Lo que nos cuesta mucho es ver que ante tan- tas necesidades como hay en España, en los países de Latinoamérica y en Mozambique, donde estamos presentes, somos muy pocas. Por ello, nos acucia mucho la necesidad de vocaciones, de gente joven que vaya tomando el testigo. Somos una comunidad pequeña. Hay un grupo de hermanas jóvenes, pero la mayoría somos mayores. Lo que le pedimos al Señor es que nos siga bendiciendo con vocaciones. Aunque muchas veces pensamos que nuestra fundadora contó para empezar con 7 jóvenes y a la hora de la verdad sólo se presentó una. Y esto fue una señal que a ella le bastó para saber que valía la pena el paso, porque eran dos. Y con dos empezó la con- gregación y su misión de atender a los necesita- dos. Nosotras decimos que aún somos más que dos pero no cabe duda que es una preocupación la escasez de vocaciones. “Somos una comunidad pequeña. Hay un grupo de hermanas jóvenes, pero la mayoría somos mayores. Lo que le pedimos al Señor es que nos siga bendiciendo con vocaciones”. CÁRITAS Y LA INTERVENCIÓN SOCIAL CON LAS PERSONAS MAYORES El envejecimiento de la población y el manteni- miento de la calidad de vida de las personas mayores es uno de los grandes retos del futuro en nuestro país. En los últimos años se ha pasado de una consideración posi- tiva de la vejez, en la que se valo- raba la experiencia y la sabiduría, a una percepción del envejeci- miento como una etapa deficitaria de la vida, en la que se produce un declive físico y mental, dependen- cia, aislamiento y pérdida de posi- ción social. De igual modo, se siguen manteniendo los mitos y estereotipos que condicionan la percepción sobre las característi- cas de las personas mayores. El mayor “estorba”; se identifica vejez con ineficacia, inutilidad, deterioro psicofísico, e incluso se le llega a considera como una “carga” social, política, sanitaria, económica y familiar. Y todos estos elementos aumentan la tendencia de los mayores a sentirse rechazados socialmente. Para el Programa de Mayores de Cáritas Diocesana de Tenerife las/os profesionales y volunta- rias/os que trabajamos en sus dife- rentes recursos, lo más importante es la “persona”, con todas sus cir- cunstancias y particularidades que la hacen única. No en vano, desde el primer contacto con la persona mayor, hasta que empezamos a trabajar con ella, nuestro objetivo es mejorar su calidad de vida; que recupere, en muchos casos, su valía personal, dormida, olvidada u obstaculizada por las circunstan- cias que le han tocado vivir en los últimos años.
  15. 15. 15 IGLESIA NIVARIENSE Porque hay personas mayores que cuando envejecen van dejan- do en el camino muchas cosas importantes, cuya ausencia o menoscabo son difíciles de supe- rar: pérdidas de seres queridos, soledad no deseada, disminución de su autonomía e independencia, empobrecimiento, etc. Estas cir- cunstancias influyen en que la per- sona mayor se vaya aislando cada vez más. Los miedos a importunar y molestar a sus personas más próximas, la necesidad de apoyos puntuales para la realización de tareas de la vida diaria, la inseguri- dad provocada por las enfermeda- des propias de la edad provocan en la persona mayor un ambiente de introspección o aislamiento, búsqueda de la seguridad de lo conocido y rechazo a lo descono- cido, a los cambios. De hecho, cuando las personas mayores llegan por primera vez a nuestros recursos, las percibimos atemorizadas, a la expectativa, alerta. Pero, al cabo de los días, empezamos a ver cómo sus per- cepciones se van transformando y cómo empiezan a exteriorizar su bienestar, trasmitiéndolo con expresiones como: “Yo tenía que haber venido antes” o “esta es mi casa; qué bien me siento aquí”. Es entonces es cuando realmente nos damos cuenta de lo importante que es trabajar desde el cariño, la empatía, el respeto y las relacio- nes de confianza. Porque en nuestros Centros de Día, Hassidim y Las Nieves, se sienten útiles, capaces de hacer muchas cosas quizás olvidadas; vuelven a tener “amigos/as”, mejo- ran física y cognitivamente y dismi- nuye su sensación de soledad, ya que conviven con personas que se van a preocupar cuando se pon- gan malos o cuando no asistan algún día al recurso, personas como ellos/as a los que ahora unen nuevos lazos. Nuestro trabajo con las perso- nas mayores, en cualquier caso, no solo abarca los Centros de Día o el Proyecto Emaús, que se des- arrolla en los salones parroquiales de Nuestra Señora de la Salud; también hemos apostado por el Acompañamiento en el hogar a personas mayores que viven solas, un modelo de intervención diferente que nos permite acerca- mos a los domicilios a través de un gran equipo de personas volunta- rias quienes, con esfuerzo, ener- gía, generosidad, experiencia y conocimiento, dedican parte de su tiempo a visitar y acompañar a las personas mayores solas que parti- cipan en el programa. Desde Cáritas Diocesana de Tenerife entendemos que el acom- pañamiento a domicilio proporcio- na un apoyo emocional y una nueva relación social para romper con la soledad. No en vano, este servicio permite, gracias al apoyo afectivo que percibe la persona mayor, fortalecer sus recursos per- sonales y desarrollar sus capaci- dades relacionales. Para nuestra institución, el acompañamiento a las personas en el último tramo de su vida sigue siendo una prioridad, ya que este colectivo está considerado como uno de los más vulnerables de nuestra sociedad. Existen muchos recursos, tanto públicos como privados, destinados a la atención de las personas mayores, pero estos no son suficientes para atender a toda la población mayor, que cada día sigue creciendo. Por ello, os animamos a colaborar económi- camente con nuestros centros, a través de donaciones, como socios o voluntarios de este y otros programas de nuestra enti- dad. Porque, como reza nuestra campaña institucional, “Tu com- promiso mejora el mundo”. “Cuando las personas mayores llegan por pri- mera vez a nuestros recursos, las percibimos atemorizadas, a la expectativa, alerta. Pero, al cabo de los días, empezamos a ver cómo sus percepciones se van transformando y cómo empiezan a exteriorizar su bienestar”.
  16. 16. IGLESIA NIVARIENSE 16 La parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en la capital gomera, acogió una sesión de Family Night. Con el apoyo de la delegación de Familia y Vida y del movimiento de familias cristianas, se realizó la vigilia presidida por Víctor Álvarez, delegado de este sector. En la misma tam- bién hubo varios testimonios de matrimonios de la parroquia. La experiencia de evangelización Family Night también se llevó a cabo en el templo de S. Agustín de La Orotava y por las calles de la Villa. Los agentes de pastoral prepararon las visitas a los domicilios y distribuyeron las invitaciones a esta propuesta pastoral. Hay dos tipos de destinatarios en este proyecto. Por una parte, los matrimonios y otros agentes de pas- toral que forman parte del mismo en esta tarea de evangelización y que son reanimados en su ser y hacer como discípulos misioneros. Por otra parte, aquellos que se encuentran en la calle, en sus casas y son invitados al templo. FAMILY NIGHT EN LA OROTAVA Y LA GOMERA PARTIERON A LA CASA DEL PADRE LOS SACERDOTES JUAN FERNANDO GONZÁ- LEZ Y JOSÉ HERNÁNDEZ Y LA RELIGIOSA DOMINICA, CECILIA FEBLES Terminada su peregrina- ción por este mundo, a primera hora de la tarde del sábado 17 de marzo, partía a la Casa del Padre el sacerdote Juan Fernando González Martín. Juan Fernando nació en Buenavista del Norte el 24 de abril del año 1957. Después de unos años de estudio en la Universidad de La Laguna, ingresó en el Seminario dioce- sano. Con 29 años fue ordenado sacerdote en la S.I. Catedral por el obispo Damián Iguacen y fue destina- do como párroco a las comunidades gomeras de San Juan Bautista y San Bartolomé, en Vallehermoso. Después de siete años sirviendo en la isla colombina, fue destinado a la villa de La Orotava, concretamente a la parroquia de Ntra. Sra. del Rosario, en La Perdoma. Dos años más tarde, se le encarga también la parroquia de Ntra. Sra. de la Luz, de la misma ciu- dad. Pasa en estas parroquias 21 años trabajando con la gente para mayor gloria de Dios. En el año 2014 el obispo Álvarez lo nombra párroco de Ntra. Sra. de los Remedios y Ntra. Sra. de la Consolación, en Buenavista, su pueblo natal. Allí siguió entregando su vida al Señor y a su pueblo, hasta que falleció en el HUC. Por otro lado, el 19 de marzo, falleció el presbítero José F. Hernández González a los 82 años. Natural de La Cruz Santa, en Los Realejos. Hernández fue ordenado sacerdote el 5 de julio de 1959 por el obispo Domingo Pérez Cáceres en el Seminario Diocesano. Desarrolló su minis- terio pastoral en El Pinar, El Hierro, en varias parroquias del municipio de Granadilla y de Santa Cruz de Tenerife y en Las Mercedes, en La Laguna. Realizó estudios de espe- cialización en el Centro de Pastoral Litúrgica de Barcelona. A su regreso a la diócesis fue delegado de liturgia y profesor del Seminario, así como director de la casa de ejercicios de Santa Cruz y capellán del Hospital del Tórax. Igualmente, desempeñó las tareas pasto- rales en Santa Catalina y el Cristo, en Tacoronte, San Antonio y Santa Clara en Ofra, y por último en San Benito en La Laguna. Asimismo, el 20 de marzo falleció la Madre Cecilia Febles, perteneciente a la comunidad de las Dominicas Misioneras de la Sagrada Familia de Vistabella.
  17. 17. 17 IGLESIA NIVARIENSE TODO ES GRACIA -Cecilia Cortacans - ( Misionera de Nazaret) Siempre me impresiona esta afirmación tan rotunda y tan llena de confianza. Sí. Efectivamente, Todo es Gracia. Con estas pala- bras el gran novelista francés, Georges Bernanos finaliza su novela, “Diario de un cura rural”: “Todo es ya gracia”. Sta Teresita de Lissieux gustaba de repetirlo muchas veces, porque estaba convencida y saboreaba a menu- do esta consoladora afirmación: Todo es gracia. San Pablo lo había puesto de manifiesto siglos atrás en su carta a los romanos al afirmar “Sabemos que todo concurre para el bien en aquellos que aman a Dios” (Rom. 8,28) . Estamos tan acostumbra- dos a la desconfianza, al recelo, a pretender controlarlo todo porque yo y sólo yo sé lo que me convie- ne, que casi nos suena a extraña la actitud de confianza plena en un Dios que se me manifiesta Padre y que me cuida como a la niña de sus ojos. Y sin embargo, decía Péguy, este gran novelista y poeta cristiano, “Aquel que ha dicho por la noche “Padrenuestro” puede dormir tranquilo”. Debemos trabajar, debemos poner todo lo que está de nuestra parte, no tenemos que escatimar esfuerzo, dedicación y entrega, es verdad, pero sabiendo que “Si el Señor no edifica la casa, es en vano que se fatigan los construc- tores”(Salmo 127) Conjugar estos dos verbos: tra- bajar y confiar, trenzar esfuerzo y oración, compartir responsabiliad y confianza plena es obra de toda la vida cristiana. La gracia de Dios es como el agua. Magnífico espectáculo el que ofrece aún la tierra más des- értica después de una beneficiosa lluvia. Lo comprobé un año en Lanzarote, la tierra volcánica que parecía seca y quemada, porque conservaba en su interior posibili- dad de vida, se vistió de verde después de una intensa lluvia. Todo era verde, esmaltado con tímidas florecillas nuevas fruto de la generosidad del agua que fertili- za y riega. Si la tierra está abona- da y a punto, si la tierra está traba- jada y preparada, el agua convier- te en oasis el desierto, consigue el milagro de la vida que crece. Preparemos a fondo la tierra de nuestro corazón y abrámoslo a la lluvia benéfica de la Gracia de Dios, en la confianza plena de que Él nos la ha prometido y cada día comprobaremos con gratitud y sorpresa que “Todo es gracia”. 30 ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL INSTITUTO SERVIDORAS DEL SEÑOR Y DE LA VIRGEN DE MATARÁ El pasado 19 de marzo, se celebró en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción, en La Laguna, una eucaristía de acción de gracias por los 30 años de vida del Instituto religioso de las herma- nas Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará. Estas religiosas están presente en nuestra diócesis en tres comunidades: Arico, El Sauzal e Icod de los Vinos. Ellas estuvieron presentes en la misa presidida por el obispo de la diócesis, Bernardo Álvarez. También participaron los sacerdotes miembros del Verbo Encarnado, que pertenecen a la misma familia reli- giosa del Verbo Encarnado. A la celebración también asistieron personas de la comunidades parroquiales de Arico, familiares de los mayores que residen en los dos centros que llevan estas religiosas, y amigos y conocidos. Al término de la celebración hubo un momento dedicado a compartir, en los salones parroquiales.
  18. 18. Recomendaciones literarias * Por Elsa Mª Ávila Directora de las Librerías Diocesanas Título: TODA LA TIERRA ANHELA VER TU ROS- TRO Autor: LUIGI GIUS- SANI Editorial: ENCUENTRO Comentario: Este libro, de intensa belleza y extraor- dinaria modernidad, permite recorrer al lector el camino de la oración, teóricamente abierto a todos, pero transi- tado con gran dificultad por los hombres de este tiempo, que han perdido el sentimiento de ser criaturas. Su autor, Luigi Giussani, presenta y comenta una amplia selección de oraciones, himnos y cánticos de la liturgia cristiana (gregorianos, trapenses, de la tradición), permitiéndonos contemplar, a través de sus meditacio- nes, en qué medida la oración es el punto medular de la conciencia de uno mismo y la postura más auténtica frente a Dios. «Como reza la antífona: Toda la tierra anhela ver tu rostro. Pero la tierra no anhela nada, la realidad no anhela nada. ¿A qué viene que use este verbo? ¿A quién se refiere? A la conciencia del hombre, a mi conciencia. Toda la tierra se refleja en mi concien- cia; es mi conciencia la que puede expresarse en deseo. En mí la tierra entera se hace consciente de Él». 18 IGLESIA NIVARIENSE Título: DIOS ES JOVEN Autor: PAPA FRANCISCO Editorial: PLANETA Comentario: Después del Año de la Misericordia, llega el Año vaticano de la Juventud. El papa Francisco está convencido de que los jóvenes son los grandes olvidados y desencantados de nuestro tiempo, pero al mismo tiempo, que ellos son lo mejor de la vida. «Los jóvenes están hechos de la misma pasta que Dios. Apoyarlos a ellos es apoyar el futuro de la Iglesia y de la humanidad». Con esta esen- cia arranca este libro que se nutre de las entrevistas y conversaciones inéditas que Thomas Leoncini ha man- tenido con el pontífice sobre el tema. El papa afronta, pues, el tema de la juventud, que arran- ca en marzo con un encuentro en Roma de jóvenes lle- gados de todo el mundo y que se mantendrá como asun- to central del Vaticano a lo largo de todo el año, y cuya conclusión se prevé para octubre de 2018, con una Gran Asamblea donde el tema principal será «Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional». Un libro íntimo, cercano y divulgativo, que cuenta con la cola- boración de un periodista muy próximo a Francisco, y cuyo principal anhelo es llegar al corazón de todos los cristianos. Nos vamos al cine Título: La última bandera Director: Richard Linklater Sinopsis: Tres veteranos de la guerra de Vietnam -Doc (Steve Carell), Sal (Bryan Cranston) y Mueller (Laurence Fishburne)- se reúnen en el año 2003 para enterrar a Larry Jr., el hijo de Doc, que ha muerto en combate en su primer año en la guerra de Iraq. Una película maravillosa y llena de momentos muy emotivos, totalmente natural y muy apegada a la realidad.(David Fermín Aparicio - Pantalla 90) ***** * Disponibles en las Librerías Diocesanas
  19. 19. AUMENTA UN 2,83% LA CANTIDAD DESTINADA POR LOS CONTRIBUYENTES A LA IGLESIA CATÓLICA En la declaración de 2017 la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica aumentó en 7 millones de euros y alcanza los 256,21 millones de euros, un incremento del 2,83% con respecto al año anterior. Es la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007, que promedia una subida anual del 0,58%. El número de declaraciones a favor de la Iglesia ha sido 7.112.844. Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, más de 8,5 millones de contribuyentes des- tinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos. Esto supone que el por- centaje de asignación llega al 33,54%, descendiendo en 1,39% en relación al ejercicio anterior. Más recursos para ayudar más La Iglesia católica cuenta en esta ocasión con más recursos para seguir realizando su actividad al servicio de los cristianos y del conjunto de la sociedad española. Por eso agradece a todos aquellos españoles que contribuyen con este gesto de marcar la X y con el resto de campañas realizadas a lo largo del año a sostener la labor religiosa, espiritual y social al servi- cio de millones de españoles. Así mismo, continúa con su esfuerzo de dar a conocer el meca- nismo por el que los contribuyentes pueden decidir el destino de una pequeña parte de sus impuestos, el 0,7%, que puede dedicar a la Iglesia católica y a otros fines de interés social. Con esa decisión, el contribuyente ni tiene que pagar más ni se le devuelve menos. Por otra parte, un año más, la Iglesia católica se compromete a dar a conocer el destino de todo el dinero que ha recibido de los con- tribuyentes, y lo hace a través del portal y de la oficina de Transparencia de la CEE. Como es habitual, el próximo mes de junio se dará a conocer la Memoria de actividades de la Iglesia correspon- diente a ese ejercicio de 2016 para mostrar de forma clara y exhaustiva, a qué destina la Iglesia el dinero que cada año recibe de los contribuyentes que así lo han decidido.

×