INSTITUCION EDUCATIVA 20 DE ENERO<br />SINCELEJO SUCRE<br />FORO INSTITUCIONAL  APRENDIENDO CON EL BICENTENARIO<br />PONEN...
154 foro institucional
154 foro institucional
154 foro institucional
154 foro institucional
154 foro institucional
154 foro institucional
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

154 foro institucional

645 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
645
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

154 foro institucional

  1. 1. INSTITUCION EDUCATIVA 20 DE ENERO<br />SINCELEJO SUCRE<br />FORO INSTITUCIONAL APRENDIENDO CON EL BICENTENARIO<br />PONENCIA: <br />LA CONNOTACION QUE TIENE LA INDEPENDENCIA EN EL ACTUAR DEL HOMBRE DE HOY.<br />CATEGORIA:<br />CONFLICTOS POLITICOS, GOBIERNO Y LEYES DURANTE LA INDEPENDENCIA.<br />PREGUNTA: <br />No. 116 ¿QUE SUCEDIÓ EN EL RESTO DE LA NUEVA GRANADA MIENTRAS SE DABA EL GRITO DE LA INDEPENDENCIA DEL 20 DE JULIO DE 1810?<br />Comprender el verdadero proceso histórico que ha vivido una sociedad es de gran importancia, especialmente para todos los sectores de clases sociales comprometidos en el afán de lucha, de cambios y transformaciones que se han planteado en cada momento histórico.<br />Los grandes conflictos que se dieron durante las últimas décadas del siglo XVIII y que tuvo su desarrollo en Colombia durante los años 1810 – 1819, fue un proceso de independencia que vivieron todos los países de Latinoamérica y que marcaron un momento histórico, donde intervinieron todos los sectores sociales influenciados por el despertar de otros pueblos que con gran deseo de lucha proclamaban los derechos de libertad y de igualdad para todos los ciudadanos. Esto sirvió de ejemplo para América latina, especialmente en la nueva granada, territorio que se encontraba inmerso en un poder político, económico, social y religioso aferrado cruelmente a una herencia del Medioevo y que tuvo una marcada connotación en la historia de nuestros pueblos.<br />De allí la necesidad de celebrar este momento trascendental “Aprendiendo con el bicentenario” para poder desarrollar una visión más detallada y objetiva de nuestra historia desprendiéndonos de esos relatos míticos adornados de fantasía y abordar nuestra historia desde el aula en una forma reflexiva, analítica y critica con un gran sentido de objetividad sin apartarnos de nuestra realidad, de ahí el gran reto a la imaginación, el abandono de la certeza del pasado, el cambio de pensamiento y la reconstrucción de lo nuevo.<br />Teniendo en cuenta lo anterior, los estudiantes de la Institución Educativa 20 de Enero presentamos una propuesta significativa bajo el enfoque de la metodología de investigación en el aula que expresa un contenido histórico, analítico y crítico sobre los acontecimientos ocurridos durante el grito de independencia del 20 de julio de 1810 y sus efectos en el actuar del hombre de hoy y la proyección de su futuro. <br />Para ello el grupo los detectives de la historia nos dividimos en varios equipos de trabajo para documentarnos en los siguientes aspectos: económico social, político y religioso; realizamos actividades de campo, aplicación de encuestas en la comunidad, consulta a diversas fuentes, entrevistas a docentes e historiadores, visitas a bibliotecas y museos.<br />Después de la interpretación y el análisis de la información recolectada y el debate entre nosotros, procedimos a redactar el siguiente informe que recoge las distintas apreciaciones y reflexiones del grupo investigador. <br />Resaltamos la importancia de los primeros años de vida independiente y la prolongación de las instituciones socioeconómicas de la colonia como generadoras de unas relaciones de desigualdad y cómo el fenómeno de transculturación ha afectado el proceso de enseñanza y aprendizaje desde el punto de vista económico, político, social y religioso en la escuela de hoy. <br />Durante todo el proceso colonial e independentista lo más urgente era asimilar el carácter religioso que se había propagado con la empresa evangelizadora, liderado por las órdenes religiosas cuyo objetivo era presentar el cristianismo como algo perfecto sobre las otras creencias que se profesaban.<br />La educación escolástica impartida por los colegios solo lograba formar al individuo a repetir lo que se le enseñaba, hombres desvinculados de los intereses de la sociedad, se requería entonces de otro tipo de mentalidad, formar hombres positivos, realistas y practicantes de las virtudes cívicas. Entonces la nueva educación debería promover el amor al trabajo, el espíritu de industria, la libertad y la tolerancia, estos serian los inicios de los ideales del liberalismo planteados por Adam Smith los cuales penetran en nuestro pensamiento económico y social. Este pensador concebía la posibilidad de un mundo armonioso en el que la individualidad alimentada por el amor propio conducía a beneficios colectivos en la sociedad. <br />Los cambios en el pensamiento económico influenciaron fuertemente la educación en el siglo XIX puesto que tuvo una mejor proyección, con la independencia se dio una aparente ampliación del sistema educativo que permitió el acceso de algunos grupos sociales menos privilegiados a ella, aunque esto no disminuyo considerablemente la gran desigualdad entre la población letrada e iletrada. La educación ha sido desde siempre ayer y hoy un pretexto entre los arduos enfrentamientos ideológicos de todos los grupos existentes y esta ha estado al servicio de los grupos de elite.<br />Con el inicio de las primeras constituciones, se pensó sellar el descontento de toda la población desde el punto de vista político, social y religioso, pero los resultados fueron otros. Se produjo una gran crisis y nuevos conflictos generaron guerra de privilegios, el partido que ganaba imponía su orden constitucional que reflejaba solamente su proyecto político; la educación de la época se convirtió en todo el territorio en una institución que generó un saber basado en los principios conservadores.<br />La iglesia ejercía dominio sobre la educación y rechazaba contundentemente los ideales liberales por considerarlos inmorales y contraproducentes a los principios de la fe católica; generándose en la educación un gran problema, que era el de abordar la conceptualización de lo bueno y lo malo, dejando en la conciencia del individuo la responsabilidad de juzgar por si mismo sus actos.<br />El ingreso de la democracia en los procesos educativos no se llevó a cabo plenamente con la independencia, este ingreso ha sido más bien lento, a veces tortuoso, lleno de retrocesos y dificultades ya que se han venido haciendo cambios constantes que se iniciaron con los ideales de la ilustración, los cuales fueron tomando rumbos distintos en toda Latinoamérica, en Colombia por ejemplo podemos destacar los nuevos enfoques y modelos que abren los caminos para la aplicación de la escuela nueva, la promoción automática y la creación de la ley general de educación alimentada hasta nuestros días por el plan decenal de educación. <br />No se puede negar que el estado colombiano ha tratado de innovar en pro de la educación, haciendo énfasis en la ampliación de cobertura para todos los sectores sociales y el mejoramiento de calidad con la revolución educativa, insertando unos lineamientos y estándares básicos de competencias, acordes con la realidad regional y nacional. <br />Sin embargo, los estándares de calidad esperados no han sido posibles en su totalidad por la aplicación de un sistema evaluativo diseñado por el ministerio de educación que en gran parte, ha facilitado la promoción de niños y niñas a grados superiores sin haber alcanzado las metas esperadas de calidad. Se le suma a esto la poca asignación presupuestal al sector de la educación, lo que obliga a las instituciones a trabajar con los escasos recursos que tienen; dando como resultado el bajo nivel en que se encuentra la educación en Colombia con relación a los países desarrollados.<br />Durante los años que rodearon la independencia, existía una economía débil orientada al sector primario con recursos económicos escasos y reducidos que evidenciaban la poca acumulación de capital durante la época, además se carecía de actividades de producción estables y significativas con la existencia de pequeños mercados regionales incapaces de impulsar un comercio significativo dentro de un extenso territorio caracterizado por una geografía agreste que no permitía el desarrollo de un sistema de comunicaciones apropiado.<br />En el contexto económico colombiano un ilustre heredero de los postulados de Smith fue Florentino González, este economista neogranadino que en su pensamiento partía del principio de la libertad como garante de oportunidades para las clases menos favorecidas, buscaba una relación armoniosa entre ricos y pobres orientado a la consecución de un ambiente económico estable y equitativo donde era posible nivelar criterios de riqueza e inteligencia como lo cita Sabogal Tamayo, Julio en la obra historia del pensamiento económico colombiano. <br />El libre cambio se perfilaba como una tendencia económica que encajaba en la realidad social y política de Europa, pero el recién independizado territorio colombiano no mostraba las suficientes garantías para acoger un sistema que exigía capacidad competitiva en su aparato productivo y nuestra economía aun seguía dependiendo de un sector primario de corte feudal heredado de la colonia española que no mostraba las condiciones apropiadas para ser competente en la realidad económica imperante.<br />La problemática económica de aquella época no es ajena a nuestra actualidad. Aunque los avances de nuestra economía dos siglos después son evidentes y nuestro país ha emprendido un proceso de industrialización y desarrollo económico, seguimos relegados con relación a las grandes potencias y pese a todo aun no estamos en condiciones para afrontar las exigencias de un mercado en un mundo cada vez mas neoliberal y globalizado, de allí que muchos sectores de nuestra economía se opongan a un tratado de libre comercio que propone una competencia desigual y desleal donde los pequeños productores estarían en desventaja para competir ante el poderoso capital extranjero. <br />A nuestro juicio, podemos pensar que este proceso de independencia se encuentra inacabado, porque aun seguimos siendo dependientes de otros países, por ejemplo, en el campo económico muchas de nuestras empresas están en manos de capital extranjero, tal es el caso de algunas de servicios públicos, llevándose consigo todas las ganancias y dejando en nuestro país la pobreza y ninguna inversión. <br />El liberalismo y otras corrientes como el positivismo se concibieron como filosofías de vanguardia emancipadoras con respecto al abominable pasado colonial sinónimo de tiranía e intolerancia y que ha generado muy a pesar del tiempo estados de dependencia.<br />Según Leopoldo Zea estas corrientes propiciaron una nueva dependencia que surgieron como consecuencia de querer aferrarse a modelos ideológicos de pueblos Hegemónicos e imperialistas. Como dice augusto Salazar Bondy “hay que desarrollar un pensamiento de arraigue la realidad histórico-social de nuestras comunidades y traduzca sus necesidades y metas sirviendo como medio para cancelar la pobreza y la dominación que tipifica nuestra condición histórica” y finalmente vislumbrar el advenir a la independencia política y luchar por una emancipación mental y cultural en el actuar de la independencia del hombre de hoy.<br />En el transcurso de nuestra historia y especialmente en el contexto político, hay que destacar que en 1810-1819, se empuñaron las armas como repuesta al descontento que existía en todo el territorio neogranadino y en defensa de la opresión española, que en aquella época se justificó para exigir una autonomía, una independencia ideológica, política, económica y social. Nuestra realidad ahora es distinta, porque tenemos una constitución que es ejemplo en toda Latinoamérica con su gran sentido democrático, pluralista, popular, autónomo y participativo con énfasis en la dignidad humana, sin embargo la realidad donde se plasma nuestra carta magna es triste y dolorosa, por el grave estado de corrupción que vive nuestra sociedad plagada de un fuerte matiz ideológico de ultra derecha.<br />Lo que ha ocasionado luchas constantes en los campos y ciudades obligando al estado a reforzar su aparato militar para eliminar la “subversión”, surgiendo así, la guerra sucia que hoy nos invade. Ante esta situación de inseguridad y violencia ideológica, el estado pierde su presencia en el campo y en ciertos sectores urbanos dándole paso a la formación de grupos paramilitares que de la mano con la mafia organizada, han generando un ambiente de zozobra, inseguridad y terrorismo, segando el pensamiento que no esté acorde con las políticas imperantes, todas estas situaciones han perturbado la aplicación de unos verdaderos principios de justicia social en Colombia. <br />Todo lo anterior ha posesionado a Colombia en el ámbito internacional como un estado practicante de una narco democracia que ha debilitado las bases de la estructura social y política, hasta el punto que en la actualidad nuestro país este catalogado como uno de los territorios donde más se violan los derechos humanos <br />Por eso hoy nosotros los verdaderos protagonistas del siglo XXI estamos llamados al dialogo, a la disertación, a poner en práctica nuestros conocimientos críticos y reflexivos para que las armas no sean un instrumento para eliminar las diferencias sociales de clase que han existido y existen en nuestro país; se debe entonces replantear nuestras bases y estructuras políticas, sociales y económicas , creando unas reformas sociales en aras del bienestar de pueblo Colombiano basadas en los principios de igualdad de condiciones donde todos gocemos de las mismas oportunidades de trabajo, educación, salud, seguridad y libre participación en los destinos que rigen nuestro país <br />Es necesario entonces, que nuestras instituciones educativas se conviertan en centros de enseñanza donde se imparta una educación integral basada en principios de justicia, igualdad, responsabilidad y una verdadera participación ciudadana donde cada individuo realice y viva libremente el proceso democrático. Un espacio que podemos aprovechar en las instituciones educativas es la elección y conformación del gobierno estudiantil porque partir de esto estaremos formando al hombre justo y responsable del mañana, que sea capaz de liderar procesos que marquen el cambio y la transformación de nuestras sociedades que por largo tiempo han estado sometidas por el poder de unos pocos, manipulando así nuestros destinos.<br />Por eso creemos que es conveniente pensar, analizar y convertirnos en verdaderos críticos de nuestro legado, para reconstruir el sentido que le damos a la ciudadanía y a la nación, para saber claramente y con más elementos de juicio, qué tipo de ciudadanos queremos, qué tipo de nación es posible y deseable, toda vez que al tomar conciencia de nuestro propio pasado, de nuestros conflictos, de nuestras luchas y de las razones que la explican. De esta manera dejaremos de repetir la historia. El pasado y sus fracasos solo podemos superarlo completamente tomando conciencia de ello.<br />Dentro del contexto de nuestra ponencia expresamos la gran necesidad que existe en las instituciones educativas de velar por la formación no solo académica en el mejoramiento de las aéreas científicas, sino también por su formación humanística, pues a pesar de que es necesario educar en el pensar y lograr la génesis del juicio crítico, la capacidad de análisis y el espíritu científico mediante la investigación para poder crear, transferir o educar en tecnología con miras al desarrollo vocacional y a la formación profesional de nosotros los estudiantes, también es importante educarnos para la vida, para el desarrollo de la mente y la capacidad de apreciación estética, estimulando la formación de actitudes y hábitos que favorezcan la conservación de nuestra salud mental, física y espiritual. <br />De la misma manera nos deben permitir la participación consiente y responsable en todo el proceso educativo como miembros de una familia y de un grupo social, así desarrollaremos nuestra identidad sociocultural local, regional y nacional, para fortalecer nuestros vínculos con el entorno, fomentando hábitos de comportamiento y superación que nos motiven a continuar la educación a través de la vida, solo así se vivencia el respeto por la vida, los derechos humanos y el uso racional de los recursos naturales. Reafirmamos entonces la necesidad de una educación en valores donde se centre el proceso de formación en la persona, este es el principio de un verdadero cambio educativo donde se refleje la vigencia de los derechos, la justicia y la equidad .<br />Para nosotros es un gran logro haber participado en esta experiencia innovadora de investigación en el aula, porque pusimos en práctica todas nuestras habilidades cognitivas, se nos dio la libertad de expresar nuestros puntos de vista críticos a través de la investigación y socialización de una experiencia compartida donde se fortaleció el trabajo en equipo siendo nosotros mismos autores de nuestros saberes evidenciando de esta manera la aplicación del modelo pedagógico social desarrollista en el que está enmarcada nuestra institución . <br /> <br />

×