El conejo
quejumbros
o
1
2
Muy cerca de un pequeño
lago, el conejo veía sus patas
delanteras, blancas y suaves
como el algodón. No dejaba de
mira...
3
4
El conejo se acercó un
poco más y descubrió su
pequeñez.
—¡Soy muy bonito,
pero demasiado pequeño!
Hay animales más
gr...
5
6
Entonces caminó hacia donde
vivía el Señor del Monte; le
iba a pedir que lo hiciera
crecer, pues ser pequeño no le
gus...
7
8
El Señor del Monte pensó
un momento y dijo:
—Al amanecer
párate entre esos dos
cerros. Cuando el sol
haya salido por
c...
9
10
El conejo bajó con brincos y
piruetas y esperó a que
amaneciera. Poco a poco el sol
asomó sus primeros rayos.
Entonce...
11
12
Continuó brincando el
resto del día, sin darse
cuenta de que el sol casi
se escondía.
Cuando la luz empezó a
disminu...
13
FIN
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cuento: El conejo quejumbroso

447 visualizaciones

Publicado el

Aquí les dejo un cuento que pueden aplicarlo dentro del aula.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
447
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
170
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cuento: El conejo quejumbroso

  1. 1. El conejo quejumbros o
  2. 2. 1 2 Muy cerca de un pequeño lago, el conejo veía sus patas delanteras, blancas y suaves como el algodón. No dejaba de mirar su espesa cola y de rascar su nariz. Tan feliz estaba con su cuerpo que decidió mirarse en el reflejo del lago. Corrió hacia la orilla, y una vez en el borde, su figura se dibujó en la superficie del agua. —¡Qué hermosa cola! ¡Qué lindas patas! —dijo orgulloso.
  3. 3. 3 4 El conejo se acercó un poco más y descubrió su pequeñez. —¡Soy muy bonito, pero demasiado pequeño! Hay animales más grandes que yo, como el caballo o el coyote. ¡Yo quiero ser de ese tamaño! —gritó enojado el conejo.
  4. 4. 5 6 Entonces caminó hacia donde vivía el Señor del Monte; le iba a pedir que lo hiciera crecer, pues ser pequeño no le gustaba. Tres días después llegó al cerro. Subió con rapidez y en lo más alto encontró al Señor del Monte rodeado de aves. El conejo se arregló el pelo y las orejas.—¿Qué haces aquí? — preguntó el Señor del Monte. —Vengo a pedirte que me hagas más grande — contestó el conejo.
  5. 5. 7 8 El Señor del Monte pensó un momento y dijo: —Al amanecer párate entre esos dos cerros. Cuando el sol haya salido por completo verás cuánto has crecido.
  6. 6. 9 10 El conejo bajó con brincos y piruetas y esperó a que amaneciera. Poco a poco el sol asomó sus primeros rayos. Entonces se paró entre los cerros y vio reflejada una gran sombra.—¡Qué grande soy!—gritó. Y se puso a brincar de felicidad. Movía las orejas, sacudía la cola y agitaba las patas, mientras miraba a su sombra copiar cada movimiento.—¡Ese soy yo! ¡Grandote y veloz!
  7. 7. 11 12 Continuó brincando el resto del día, sin darse cuenta de que el sol casi se escondía. Cuando la luz empezó a disminuir, la sombra saltarina se achicó y se achicó hasta borrarse por completo. En ese momento el conejo entendió que era tan pequeño como al principio, sólo su sombra había crecido.
  8. 8. 13 FIN

×