Origen de los Jesuitas o la “Compañía de Jesús”
Ignacio de Loyola
En mayo de 1521, Ignacio de Loyola convalecía, en la pro...
desordenadas y buscar la voluntad divina” que Ignacio de Loyola concreto en un pequeño
libro: “ Ejercicios Espirituales” a...
textos, metodología de enseñanza y aprendizaje, evaluación de los alumnos,
funcionamiento de las academias y actividades e...
comunidad más próxima. La educación era considerada como un medio eficaz para la
evangelización, y se pensaba que toda la ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

origen de los Jesuitas

400 visualizaciones

Publicado el

Historia de los Jesuitas

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
400
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

origen de los Jesuitas

  1. 1. Origen de los Jesuitas o la “Compañía de Jesús” Ignacio de Loyola En mayo de 1521, Ignacio de Loyola convalecía, en la propiedad de los Loyola en el País Vasco, de las heridas que recibiera tras de ser derrotado en la defensa de Pamplona contra los franceses, Ignacio era laico, cortesano, vanidoso y mundano, aprendió a identificar la oscilación de sentimientos espirituales que experimento a causa de meditar acerca de la vida de Cristo y de los santos, a partir de la lectura de algunos libros a los que entonces tuvo acceso. En 1522 se sometió a un retiro por 10 meses y apartir de marzo de 1522se convenció de una iluminación interior, rompió con el estilo de vida acomodado para convertirse en febrero de 1522 en luchador incansable para el cumplimiento de sueños apostolicos que los santos le habían inspirado. Enseguida retomo sus estudios de gramatica en Barcelona, para predicar mejor el evangelio. Tiempo después se mudo a París, en la Cd. Luz, (1528) ahí viviría la mejor vivencia educaiva a través de un método educativo que aplicaría 20 años después en los Colegios de la Orden que el mismo fundaría, retomo sus estudios del latin, después fue maestro en el Colegio de Santa Barbara, a la edad de 44 años. Tiempo antes había comenzado sus estudios de teología con los dominicos del Colegio de Saint- Jacques, donde permaneció por 18 meses. El sistema de enseñanza parisino, recogía el producto de una larga experiencia educativa que se fraguaba entre los debates de humanistas y escolásticos del siglo XV, incluia las humanidades clásicas en arte y filosofía además teología; se insistia en la participación del alumno mediante ejercicios de repetición, los alumnos se dividían en grupos conforme a sus edades, bagaje intelectual y la complejidad de las materias por cursar, asistencia obligatoria, los profesores se encontraban disponibles a los alumnos. Dicha pedagogía marcaria a Ignacio de Loyola, pero la fuente de mayor inspiración de la pedagogía jesuítica son los ejercicios espirituales que se trataba de la experiencia en que se entiende como un “modo de examinar la conciencia y disponer el anima para quitar de si todas las afecciones
  2. 2. desordenadas y buscar la voluntad divina” que Ignacio de Loyola concreto en un pequeño libro: “ Ejercicios Espirituales” aprobado por el papa Paulo III. En 1528, Ignacio invitó a sus compañeros de estudios en París a experimentar, convirtiéndose en su facilitador. Ellos se convirtieron en los primeros Jesuitas al darse cuenta de la eficacia del método de los “ejercicios espirituales”. Así que al tiempo se contituyeron en una orden religiosa, la Compañía de Jesús, que también fuera aprobada por el papa Paulo III. Ignacio fue elegido por sus compañeros como superior general de la nueva orden en abril de 1541, redactó Constituciones mientras que la empresa comenzó hasta 1547, la compañía iniciaba su trabajo educativo en los primeros Colegios: Goa, Gandia y Messina. Así también Ignacio con ayuda de Juan Polanco redacto un texto normativo referentes a la vida de los colegios y universidades, expresando principalmente los principios pedagógicos jesuíticos que encara la formación intelectual clásica conjugada con una formación moral, de las virtudes y los buenos habitos, establece las condiciones para la aprobación de las instituciones educativas, las actitudes de gratitud de la orden para con sus benefactores, expresa la finalidad de los estudios “ virtud y letras” (actuar de manera critiana), presenta también las directrices pedagógicas de los cursos y grados, lacomposición curricular, los métodos de enseñanza y aprendizaje, los textos de estudio, también resalata el enfoque personalizado del proceso de admisión, la promoción y acompañamiento de los alumnos y la actitud dedicada del profesor para con sus alumnos, los ejercicios escolares, los ejercicios religiosos, además normas administrativas para el sosten de los colegios. Los primeros Jesuitas comenzaron a ofrecer clases en sus residencias (así surgen los colegios) para los candidatos a jesuitas y, a partir de 1545, también para los alumnos laicos y debido a que tuvieron muy buena respuesta se informo después que había que estar por salones, el programa y el método de materias con disciplina; el primer colegio se fundó en Mesina en 1548. La cantidad de alumnos aumento por ello para evitar el desorden, se creo también un manual de 600 reglas, llamado “la Ratio” en las que se incluían organización de las funciones, la responsabilidades, desempeño, subordinación entre el personal dirigente, también incluye organización curricular, carga horaria de las disciplinas, programación,
  3. 3. textos, metodología de enseñanza y aprendizaje, evaluación de los alumnos, funcionamiento de las academias y actividades extraescolares y la disciplina de los profesores y los alumnos. Los alumnos también recibían enseñanza para realizar el bien al prójimo y transmitir lo que aprendieron. Se presentaban tres modalidades del currículo: la teologica, que duraba 4 años; la filosófica de 3 años y la humanista con 6 o 7 años, repartidas en 5 horas diarias de clase. La clase se parecía más a estar en una oficina, a un taller o aun laboratorio, donde todos se mueven, trabajan, que a una sala de conferencias, donde las personas permanecen en escucha pasiva. Los momentos didácticos de la “Ratio” son: • Prelección del profesor. • Estudio personal del alunos con la realización de trabajos escritos y de invstigación. • Ejercicios de memorización. • Ejercicios de repetición. • Trabajos grupales: desafíos, debates, heterocorrecciones, academias. • Declamaciones, lecciones publicas, representaciones y exposiciones de trabajos. • Evaluaciones y exámenes. De manera resuelta se perseguía la finalidad doctrinaria para prevenir que surgieran textos, problemas u opiniones discordantes con la doctrina de la iglesia o que no fueran aprobadas por autores reconocidos que, de cualquier forma, pudiesen constituirse en un peligro para la fe y para la piedad de los alumnos. Señala además que los profesores debían permanecer disponibles para la atención de los alumnos, además de mostrarse diligentes para escucharlos, evitando cualquier actitud ambigua en su relación con ellos. Con el tiempo se fueron revisando y puliendo más documentos siempre en pro de la doctrina religiosa y la cultura. La escuela pasó a ser vista de una forma hasta entonces sin precedentes por los jesuitas, es decir, como un centro de irradiación para la sociedad y las familias, como un instrumento eficaz para la promoción de la síntesis entre la fe y la cultura, abarcando a toda la
  4. 4. comunidad más próxima. La educación era considerada como un medio eficaz para la evangelización, y se pensaba que toda la población debía ser atendida de lo posible, por lo que los jesuitas hallaban la manera de que los alumnos no solo se acercaran por la excelente preparación academica que se brindaba en los Colegios, sino también para darle un propósito evangelistico que no solo caracterizara a los maestros o dirigentes si no que los alumnos interiorizaran ese propósito y salieran a compartir y cumplir con el mandato de evangelizar a las comunidades y países. La Compañía insta a sus miembros a dos tipos de participación: la de su herencia espiritual y la de las funciones profesionales. Los jesuitas deben compartir libremente con los laicos su herencia espiritual, por medio del testimonio de su vida, del desempeño sacerdotal y de la realización de los ejercicios espirituales. BIBLIOGRAFIA Klein L (2002) “Actualidad de la pedagogía Jesuita”, México, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente

×