Criminologia Qdc11

Colegio Libre de Estudios Universitarios
Colegio Libre de Estudios UniversitariosColegio Libre de Estudios Universitarios
Crimen y
criminales
El crimen en España.
Los crímenes más
soprendentes del mundo.




Francisco
Pérez Abellán,
                                                                                  QC                   d


el mayor experto en
Criminalística de nuestro
país, nos descubre, en estos
dos libros, los sucesos más
terroríficos de la historia
criminal española y sus criminales
más célebres y enigmáticos, y el
mundo internacional del crimen
con toda su crudeza
                                     Año III · Número 11 · Trimestral · Octubre/diciembre 2010 · 8 €

                                                                                                 PANTONES: 281 - 123 • FUENTE: Bemb
Avance de contenidos de QdC número 12
                                                     Año IV · Enero/marzo 2011



                                                                                                                Sí, quiero suscribirme a la revista científica “Quadernos de Criminología” (4 ejemplares/año).
                                                                                                               Quiero asociarme a la SECCIF (Infórmese y consulte condiciones y ventajas en www.seccif.org).
                                                                                            UNTO
                                                                                 DESDE UN P
                                                                      EL SUICIDIO ICO-LEGAL
                                                                                  D
                                                                      DE VISTA MÉ        r de QdC,
                                                                                                                                            Tarifas
                                                                                     mo dossie                                                                                                                    Números atrasados
                                                                       En el próxi guez Aguado ana-       España                                                              30 euros
                                                                                   drí
                                                                       Álvaro Ro nición, el concepto,
                                                                                    efi                                                                                                                     En función de su disponibilidad y
                                                                        lizará la d los mecanismos y      Resto de Europa
                                                                                     ía,
                                                                         la tipolog s sociodemográfi-     y América                                                           55 euros                          previa consulta telefónica:
                                                                                      re
                                                                          los facto an en juego en el
                                                                           co s que entr                  Resto del mundo                         A consultar, según destino                                          (00 34) 983 181 527
                                                                           suicidio.
                                                                                                              Incluye impuestos indirectos –en su caso– y transporte y manipulación.

ENTREVISTA
 Virginia Domingo, presidenta
 de la nueva Sociedad Científica                                                                         Nombre y apellidos: _____________________________________________________________________________
 de Justicia Restaurativa, nos
ayudará a descubrir en qué                                                                               Profesión: ______________________________________________________________________________________
consiste esta forma de impartir
justicia que cuenta con mu-                                                                              Dirección:_ _____________________________________________________________________________________
chas otras herramientas, más
allá de la conocida mediación.                                                                           C.P. y población:_ ________________________________________________________________________________

                                                                                                         Provincia:_ _____________________________________________________________________________________

                                                                                                         País: _ _________________________________________________________________________________________

                                                                                                         Teléfono de contacto: ____________________________________________________________________________

                                                                                                         Correo electrónico: _ _____________________________________________________________________________


                                                                                                                Domiciliación Bancaria:

                        EL CAS                                       SECCIONES                                   BANCO                               AGENCIA                                DC                  C/C

                       GAUPP O WAGNER D                              INCISO Y CONTANTE: Roberto Ca-
                      COMBI : UNA NEFAS E ROBERT                     rro escribirá sobre una filiación          Mediante tarjeta: _____________________, n.º:___________________________, caducidad: ______ /______
                              N            T
                    MALIG ACIÓN DE N A                               griega fechada en la Alejandría
                             NO Y P      ARCISI                      del siglo II.
                   El art           ARANO      SMO                                                       Ruego a Uds. que –en lo sucesivo y hasta nueva orden de contrario– acepten con cargo a mi cuenta corriente los recibos presentados por la Sociedad Española de
                   yP
                          ículo
                                de M      IA                         MALA-MENTE: Alberto Albacete        Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF), relacionados con mi suscripción a la revista “Quadernos de Criminología”.
                      atr              .P
                  tra qu icio Gonzá rado Ordó                        trazará los datos biográficos de
                         e la u         le       ñ
                 con u          nión z nos mu ez                     Issei Sagawa, el criminal japo-
                        n             d
                sonali grave tra e la paran es-                      nés acusado de canibalismo.         Fecha y firma,
               acto dad puede storno de oia
                     crimin          c         p
                             al irre onducir a er-                   IN ALBIS: las Lecciones de ana-
                                    versib     un                    tomía, de Carlos Pérez Vaquero,
                                           le.
                                                                     nos mostrarán el reflejo de los
                                                                     estudios anatómicos en céle-
                                                                     bres pinturas.
                                                                                                         Recorte o fotocopie este boletín y envíelo a:
                                                                                                         Revista “Quadernos de Criminología”, Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF)
                                                                                                         C/ Angustias, 34, 2.º dcha. - 47003 Valladolid
bibliografía

                                                                                                 3




                                                                 EDITORIAL



E     ste ejemplar de QdC te ofrece, presuntamente, uno de los contenidos más amplios
      que hemos editado hasta el momento. Espero que lo disfrutes.
      Comenzamos la revista con una nueva sección –Mala-mente– donde el criminó-
logo Alberto Albacete nos irá acercando a la figura de los asesinos más famosos de
todos los tiempos. A continuación, la profesora Patricia Zambrana analiza las princi-
pales modalidades de las penas corporales que se empleaban durante la Edad Media
[mutilaciones (castración, desorbitación, amputaciones de miembros y extirpación de
la lengua) y azotes].
   Un nuevo artículo de Roberto Carro incide en el famoso principio de intercambio
de Quiscunque tactus vestigia legat (todo contacto deja un vestigio), dando paso a un
interesante dossier sobre la criminología esotérica, realizado por los directivos de la ECC,
Santiago Martínez Bautista y Luis Jiménez Romero.
   En Los fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos,
el experto grafólogo Alberto Angoso nos muestra cómo la escritura de una persona
es un reflejo instantáneo del sistema neuromotor que la genera; Antonio Cela repa-
sa la famosa lista del FBI de Los diez criminales más buscados, prestando una especial
atención a las órdenes de busca y captura de los delincuentes en España; y Aitor Cu-
riel nos da las claves más prácticas sobre las posibles etiologías médico-legales de
distintos tipos de fallecimientos en los que pueden estar involucradas –en mayor o
menor medida– las drogas.
   Para finalizar, en nuestras secciones habituales (Bibliografía, In albis e In English) des-
tacan la experiencia de Tony Roig como bloguero en la Webgrafía y las imágenes del
Aula de criminología 2010 que celebramos el pasado 2 de diciembre de 2010 –con gran
éxito– en las últimas páginas, dentro de la sección Quid pro quo.
   Gracias por confiar en nosotros. Desde QdC, toda la SECCIF te desea que 2011 sea tan
próspero como todos deseamos.



    Carlos Pérez Vaquero.
    Director de “Quadernos de Criminología”
PANTONES: 281 - 123 • FUENTE: Bembo

                                                                                               Quadernos de
                           N.º 11 · Octubre/diciembre 2010                                     Criminología
                                                                                          REVISTA DE CRIMINOLOGÍA
                                                                                            Y CIENCIAS FORENSES

                                                                                                     EDITA
                                                                                             Sociedad Española de
                                                                                                 Criminología y
                                                                                               Ciencias Forenses
                                                                                            C/ Angustias, 34, 2.º dcha.
                                                                                                47003 Valladolid
                                                 bibliografía
                                                                                      Tel.: 983 181 527 · seccif@seccif.org
                                                página 13
                                                                                               COLABORA
                                                                                       Universidad Camilo José Cela
                                                                                                 Madrid
                                                   inciso y
                                                  contante                                         DIRECTOR
                                                 un instruso                                 Carlos Pérez Vaquero
                                             en la escena (II)                                 cpvaquero@gmail.com
                                              roberto carro                                 CONSEJO EDITORIAL
                                                                                       Aitor M. Curiel López de Arcaute
                                                página 14                                     Ángel Ponce de León
                                                                                        Angélica Gurtiérrez Gutiérrez
                                                                      fundamentos          Alberto Albacete Carreño
                                                                 neuropsicológicos              Alberto Angoso
                                                     dossier
                                                                              en la      Antonio Ignacio Cela Ranilla
                    tipología de las          la criminalidad        identificación        César Alonso Zamorano
                   penas corporales                 esotérica         de grafismos          Fernando Pérez Álvarez
                         medievales       santiago martínez y          manuscritos        Francisco J. Oterino Durán
                                                                                            Francisco Pérez Abellán
 mala-mente          patricia zambrana            luis jiménez       alberto angoso
                                                                                          Jaime Gutiérrez Rodríguez
    página 5               página 6             página 16               página 18            Javier Peña Echeverría
                                                                                                Jesús García Aller
   página 26              página 32              página 40              página 46              José Delfín Villalaín
                                                                                            Juan José Arechederra
   in english           wanted: los          caso práctico              webgrafía      Marta Domínguez-Gil González
   manual para
                     diez criminales
                                                   etiología
                                                                                          Roberto Carro Fernández
      encuestas       más buscados             médico-legal
                                                                                                   Tony Roig
                                                                                           Vicente Herrero Hidalgo
de victimización        antonio i. cela       de las muertes
                                                 con drogas                                         MÉXICO:
                                           aitor curiel lópez                                      Wael Hikal
   página 28                                                                                  somecrimnl@hotmail.com
       in albis                                  página 44                                     DISEÑO Y ARTE
   los crímenes                                                                             Ana Jarabo Benavides
                                             quid pro quo
 caravaggescos                                                                                juancarlana@gmail.com
                                                                                        K-idea. Servicios integrales de
                                                                                              Imagen y Gestión
                                                                                                  info@k-idea.es
                                                                                      FOTOMECÁNICA E IMPRESIÓN
                                                                                           Gráficas Germinal
                                                                                              FOTOGRAFÍAS
                                                                                            www.morguefile.com
                                                                                             www.wikipedia.es

                                                                                         Depósito legal: VA-843-2007
                                                                                             issn: 1888-0665
QUID PRO QUO

                                                                                               5




                                                    MALA-MENTE
                                                                   alberto albacete carreño
El estrangulador de Boston                                   alberto.albacete@telefonica.net

Albert Henry De Salvo
(03/09/1931 – 25/11/1973)                        dejaba en el lugar del asesinato– fue
                                                 arrestado en noviembre de 1964 y tras-
·	Tuvo una dura infancia, marcada por el
   maltrato del padre, que le propinaba          ladado a un psiquiátrico para su obser-
   grandes palizas a él, a su madre y sus        vación; posteriormente, se le encarceló
   hermanos.                                     en Cambridge.

·	Presenciaba en su casa las relaciones       ·	 policía logró descubrir e identificar
                                                  La
   sexuales de su padre con prostitutas.          once asesinatos, aunque él mismo –es-
                                                  tando en prisión– confesó dos más. Asi-
·	Adolescencia problemática, protagoni-
                                                  mismo, se le atribuyen unas 300 agre-
   zó algún incidente con la policía y fue
                                                  siones en otros Estados.
   arrestado por riñas callejeras.
·	 los 17 años se alistó en el ejército,
   A                                           ·	Confesó que no se acordaba de haber
   abandonando los estudios, y lo desti-          cometido ningún crimen, que sólo re-
   naron a Alemania donde conoció a la            cordaba cómo iba a trabajar y volvía
   que sería su esposa, Irmgard Beck. Des-        rápidamente a casa para jugar con sus
   pués de dar a luz a su primera hija (Ju-       hijos antes de que fueran a dormir.
   ddy), con grandes complicaciones en el         Además, se sentía muy disgustado por
   parto, detestaba mantener relaciones           los crímenes que le contaba la policía.
   sexuales con Albert. El matrimonio De       ·	Los peritajes psicológicos concluyeron
   Salvo emigró nuevamente a América.             que padecía una esquizofrenia, con la
·	 1956, tras ser acusado de abusos
   En                                             correspondiente ruptura de personali-
   sexuales con una veterana, tuvo que            dad. Se le observaron grandes perturba-
   abandonar el ejército.                         ciones mentales con indicios suicidas.
·	 Boston (Massachusetts), entre media-
   En                                          ·	 pesar de ser considerado demente, en
                                                  A
   dos de 1962 y principios de 1964, trece        1966 se le condenó a cadena perpetua.
   mujeres aparecieron asesinadas siguien-     ·	Murió apuñalado en el psiquiátrico pe-
   do un patrón de ejecución similar: la          nitenciario por un compañero de celda
   mayoría eran estranguladas con las me-         en 1973.
   dias alrededor del cuello, en sus propios
   domicilios y con muestras de haber sido     ·	Sus víctimas fueron Anna Slesers, Nina
   violadas brutal y reiteradamente. El pro-      Nichols, Helen Blake, Ida Irga, Jone Sulli-
   totipo de sus víctimas eran mujeres de         van, Sophie Clarck, Patricia Bissete, Be-
   edad avanzada o estudiantes entre 20 y         verly Samans, Evelyn Corbin, Joan Graff
   30 años, sólo se encontró una mujer de         y Mary Sullivan. Seis de ellas tenían entre
   raza negra, vivían solas en apartamentos       55 y 75 años; las otras cinco, de 19 a 23.
   y eran estranguladas con elementos de       ·	 mismo confesó haber matado a Mary
                                                  Él
   su propio vestuario (medias, cinturones        Brown, de 69 años, y Mary Mullen, de
   de bata...) con nudos característicos.         85, aunque su muerte se atribuyó a un
·	Tras una larga y dura investigación po-        ataque al corazón cuando De Salvo en-
   licial –debido a los pocos rastros que         tró a su apartamento.
6
        TIPOLOGÍA DE
        PENAS CORPORALES MEDIEVALES




    TIPOLOGÍA DE
    PENAS CORPORALES
    MEDIEVALES
                                       PALABRAS CLAVE / KEYWORDS
                                       Penas corporales | Mutilación | Azotes |
                                       Castración | Desorbitación | Amputación

                                       Corporal Punishment | Mutilations | Scourge |
                                       Castration | Empty Eye Socket | Amputation




                                      RESUMEN / ABSTRACT
                                      Este artículo analiza las principales modalidades
                                      de penas corporales (aquéllas que se
                                      caracterizan por causar un daño físico en el
                                      cuerpo del delincuente, sin llegar a ocasionarle
                                      la muerte) empleadas durante la Edad Media.
                                      La autora estudia las mutilaciones (castración,
                                      desorbitación, amputaciones de miembros y
                                      extirpación de la lengua) y los azotes.

                                      This article analyzes the principal forms of
                                      corporal punishment (those that are characterized
                                      by physical damage in the body of the offender,
                                      not leading to death) used during the Middle Ages.
                                      The author studies the mutilations (castration,
                                      empty eye socket, limb amputations and removal
                                      of language) and the scourges.


    TYPES OF CORPORAL
    PUNISHMENT IN THE                 AUTORÍA DEL ARTÍCULO
    MIDDLE AGES                       Patricia Zambrana Moral.
                                      Profesora Titular de Historia del Derecho y de las
    PATRICIA ZAMBRANA MORAL           Instituciones de la Universidad de Málaga
                                      pzambrana@uma.es
TIPOLOGÍA DE
                                                                                 PENAS CORPORALES MEDIEVALES
                                                                                                                7




                    E
“La ejecución            n nuestra Edad Media, en los delitos      por estar “eclipsada” por los alcaldes y
de las penas             en los que no se consideraba justifi-     jueces y por tener un lugar secundario en
corporales               cada la pérdida de la paz, ni siquiera    el organigrama del concejo, al carecer de
correspondía a      parcial, por constituir una sanción de ex-     autonomía a la hora de desempeñar sus
los andadores       cesiva trascendencia, se recurría a la apli-   funciones, que no por ello eran menos
de concejo que      cación de penas pecuniarias o corporales.      relevantes. Les correspondía aplicar al-
dependían de los    Éstas podían imponerse como subsidia-          gunas penas corporales y torturar al que
alcaldes y jueces   rias de las económicas o en su lugar. A        había sido detenido como sospechoso
a los que debían    veces, aun apareciendo como pena prin-         de haber cometido un delito para lograr,
obediencia.”        cipal, era posible que se sustituyesen por     de este modo, su confesión. En cuanto a
                    una cantidad económica, siempre que            la ejecución de las penas corporales con-
                    lo admitiese el ofendido y la ley le per-      tenidas en las sentencias de condena, se
                    mitiese elegir. De ahí la íntima conexión      trataba de una obligación recogida en
                    existente entre las penas pecuniarias y        diferentes fueros (Baeza, Plasencia, Úbe-
                    las corporales. Se aplicaban estas últimas     da, Cuenca, Huete, etc.). En la Baja Edad
                    normalmente (al margen del hurto) para         Media las penas corporales se mantienen
                    lesiones y heridas (que se sancionaban,        por influencia del derecho romano y de
                    como regla general, con penas económi-         la penitencia eclesiástica que busca la ex-
                    cas) cuando revestían una especial gra-        piación del reo. El principio retributivo de
                    vedad. Ésta se establecía atendiendo al        la venganza pública lleva a un abuso de
                    elemento objetivo y a las circunstancias       la pena de muerte, mientras que las pe-
                    externas del hecho (por ejemplo, el me-        nas corporales tenían carácter principal
                    dio empleado, si había o no sangre y si        o subsidiario, en defecto de pago de la
                    llegaba al suelo, si el agredido caía o no,    sanción pecuniaria, y solían ejecutarse en
                    si la herida se producía en una parte del      forma infamante.
                    cuerpo no cubierta por el vestido, etc.). Si
                    la herida o lesión ocasionaba la muerte        PRINCIPALES MODALIDADES
                    entonces se producía la enemistad. Así,        DE PENAS CORPORALES
                    hay algunas fuentes donde aparece como
                    pena subsidiaria para el caso de impago
                                                                   1. mutilaciones
                    del homicidio, la pérdida de la mano dere-     Sin duda, eran las penas corporales más
                    cha o izquierda, si la víctima no era vecino   importantes. Entre éstas destacan:
                    de la localidad, además de las restantes
                                                                   A) LA CASTRACIÓN
                    consecuencias de la declaración de ene-
                    mistad como eran el destierro del enemi-       Era frecuente entre los visigodos, sobre
                    go y la venganza por parte de la familia       todo para delitos sexuales. Se castigaba
                    de la víctima. A nivel local, la ejecución     con esta pena a los sodomitas, siendo
                    de las penas corporales correspondía a         entregados luego al Obispo para ser en-
                    los andadores de concejo que dependían         cerrados en cárceles separadas donde
                    de los alcaldes y jueces a los que debían      debían hacer penitencia, implicando un
                    obediencia perenne. Esta figura ha sido        cierto retroceso frente a normas ante-
                    recientemente estudiada, señalándose el        riores. El Fuero Real añade la exigencia
                    “sigilo doctrinal” sobre la misma, tal vez     de que la ejecución fuera pública y de
8
            TIPOLOGÍA DE
            PENAS CORPORALES MEDIEVALES




    que al tercer día los sodomitas fuesen
    colgados de las piernas hasta la muerte
    y nunca se les quitara del patíbulo. La
    misma pena se solía aplicar a los casos
    de bestialidad. En el Fuero de Plasencia
    se señala que el que descubriese a un
    hombre con su mujer o con su hija y lo
    castraba no sería sancionado.
    b)  A DESORBITACIÓN O VACIADO
       L
       DE LA CUENCA DE LOS OJOS
    Ya se recogía en las Leyes de Locris (Grecia)
    para los delitos sexuales (por ser los ojos
    la puerta por la que penetró la pasión).
    Los visigodos aplicaban esta pena para
    castigar el infanticidio y a la mujer que
    se provocaba el aborto si el juez les per-
    donaba la vida. También la imponían en
    caso de traición (delitos contra la corona
    o el rey) cuando el monarca, en un acto
    de misericordia, conmutaba por ésta (en
    cuanto pena inmediata inferior) la pena
    de muerte. Algunos fueros sacaban los
    ojos al ladrón. La ceguera se impondrá en
    la Alta Edad Media. Así, los delitos contra     musulmanes castigaban al ladrón con la
    la seguridad del Estado se sancionaban          pérdida de la mano derecha y, si reincidía,
    en esta época (buscando su fundamento           sucesivamente, y por orden, con la del pie
    jurídico en la Ley de Chindasvinto) con la      izquierdo, mano izquierda y pie derecho
    confiscación de los bienes y la pena de         y –a partir de ahí– la pena quedaba al ar-
    muerte. Ahora bien, ésta podía ser con-         bitrio del juez. A los bandoleros que no
    mutada por la pérdida de la vista en un         habían cometido homicidio se les aplica-
    acto de “clemencia” real.                       ba la pena del hurto duplicada, es decir,
    c) LA AMPUTACIÓN DE MIEMBROS                    la amputación de un pie y de una mano.

    Encontramos antecedentes de esta pena              Los visigodos imponían la amputación
    en los lusitanos quienes cortaban la mano       de la mano con la que se había cometido
    derecha a los prisioneros de guerra para        el delito para la falsificación, cuando se
    ofrecerla a Marte. Además, la amputación        trataba de un hombre de vil condición,
    de manos era frecuente entre los roma-          aunque a veces sólo se le cortaban los
    nos para los delitos de rebelión y, a veces,    dedos (el pulgar de la mano diestra) con
    para los que manejaban el dinero de for-        independencia de dicha condición. En las
    ma poco escrupulosa, así como para los          leyes antijudíos se establecía la mutilación
    soldados por robo. Del mismo modo, los          de nariz a la mujer que hiciera la circunci-
TIPOLOGÍA DE
                                                                                      PENAS CORPORALES MEDIEVALES
                                                                                                                     9




                     sión a su hijo o lo entregara con este fin        ·	Lesiones o heridas donde aparecía,
                     y, en general, a los judíos que convirtie-           a veces, dicha amputación de mano
                     ran a los cristianos a su religión. El canon         como pena subsidiaria de la multa (o
                     6 del XI Concilio de Toledo prohibía a los           coexistiendo con ésta);
                     sacerdotes amputar miembros, partiendo
                                                                       ·	Falsificaciones, manteniéndose en las
                     del principio: Ecclesia non sitit sanguinem.
                                                                          Partidas;
                     La decalvación no parece que supusiera
                     un simple afeitado de cabeza con inten-           ·	Hurtos combinada, a veces, la amputa-
                     ción infamante, sino que llevaba consigo             ción de manos con la de orejas, como su-
                     cruentas aplicaciones (por ejemplo, deso-            cedía en el Fuero Real donde se castigaba
                     llar la frente). También se alude a la posi-         el hurto con una pena pecuniaria y, de for-
                     bilidad de que fuese un género de marca.             ma subsidiaria (cuando el ladrón no podía
                                                                          pagar), con la amputación de las orejas o
                         Por poner algunos ejemplos, se reco-             de éstas y el puño derecho si lo hurtado
                     ge la pena de mutilación de miembros en              tenía un valor superior a 40 maravedíes;
                     el Fuero de León de 1017 (cabeza, manos,
                     pies, ojos). A veces, aparece en combina-         ·	Otros tipos delictivos llevaban apare-
                     ción con la declaración de enemistad (en             jada la mutilación de manos como, por
                     concreto la amputación de manos en los               ejemplo, sacar cuchillo o espada en la
                     Fueros de Cuenca, de Uclés y de Madrid) o            corte para pelear con otro. Además, se
                     con la multa (Fuero de Nájera) o como pena           amputaba el puño por llevar barba pos-
                     única (Fuero de Cáceres: mutilación de la            tiza y se castigaba con la pérdida de los
                     mitad de la cabeza en caso de juramento              dientes el falso testimonio, contemplán-
                     falso; o de la nariz en el Fuero de Plasencia        dose en una fazaña del siglo XIII cómo
                     para la mujer adúltera). El Fuero de Saha-           iba por la villa con ellos en la mano. En
                     gún de 1152 condena al que quebranta                 el Espéculo se admitía la marca en la cara
                     una tregua pactada entre dos personas o              con un hierro candente para el perjurio,
                     bandos con la amputación de la mano de-              que será prohibida por las Partidas. El
                     recha, aunque parece dejarse la decisión             Fuero Viejo añade a la amputación de
                     en manos del Concejo. El desorejamiento              mano la pena de horca para el que fuer-
“En la Baja Edad                                                          za a una mujer. Lo mismo se recoge en el
                     se imponía como pena al ladrón que no
Media las penas                                                           Libro de los Fueros de Castilla.
                     reincidía en Navarra y también aparecía en
corporales se
mantienen por        el Fuero de Cuenca para determinados hur-         d) LA EXTIRPACIÓN DE LENGUA
influencia del       tos. La mutilación y la regla talional estricta
                                                                       Se recogía en el Breviario de Alarico o Lex
derecho romano       se contiene también en los Usatges.
                                                                       romana Visigothorum. Algunos fueros, por
y de la penitencia       Con carácter general, en la Edad Me-          ejemplo, el de Teruel la imponía a los an-
eclesiástica         dia la amputación de manos (y de otros            dadores infieles o a los que revelaban se-
que busca la         miembros) era la pena con la que se cas-          cretos judiciales si no podían hacer frente
expiación del        tigaban determinados delitos cuando no            a la multa. Se aplicaría básicamente para
reo.”                se estimaba justificada la pérdida de la          la blasfemia, por ejemplo en las Partidas
                     paz (como ya apuntamos) coincidiendo              en caso de reincidencia, para el falso tes-
                     las fuentes respecto a los siguientes:            timonio y, a veces, para la bigamia.
10
             TIPOLOGÍA DE
             PENAS CORPORALES MEDIEVALES




                                                     se imponía la flagelación con carácter ac-    “El Fuero Juzgo
     2. Azotes
                                                     cesorio a las personas de clase superior.     gradúa los
     La pena de flagelación o azotes ya se con-      Para las clases inferiores, el magistrado     azotes en las
     tenía en las leyes espartanas (caracteriza-     podía decidir a su arbitrio mandar azotar     injurias según
     das por un espíritu heroico y un sentido        al reo cuando se les sancionaba con una       la importancia
     universalista) para los jóvenes afemina-        pena leve (salvo que fuese pecuniaria). A     del insulto.
     dos. Los atenienses castigaban con 50           partir de Justiniano, se castigaba a la mu-   Distinguía entre
     azotes al esclavo que dirigía la menor          jer adúltera con azotes y reclusión en un     los azotes ante
     caricia a un niño libre. Los hebreos no la      monasterio por dos años.                      el juez y aquéllos
     consideraban infamante y la aplicaban in-                                                     con publicidad
                                                         La flagelación era aplicada frecuente-
     cluso a sus reyes que tras sufrirla volvían                                                   en base a la
                                                     mente entre los cartagineses y luego por
     al trono, sin ser menos respetados por                                                        gravedad del
     ello. Lo mismo sucedía entre los griegos.       los visigodos para los delitos cometidos
                                                                                                   delito.”
     Los romanos distinguían varias clases de        por los siervos, oscilando entre cincuenta
     azotes según el instrumento utilizado:          y trescientos, siendo pena subsidiaria de
     fustibus si se golpeaba al condenado con        la multa para dichos esclavos. No obstan-
     palos; virgis, con varas y flagellis, con lá-   te también se imponía al hombre libre.
     tigos o correas. El primero se aplicaba a       En el Liber Iudiciorum se castigaba a la
     los militares, el segundo a los ciudadanos      mujer sierva que abortaba por medio de
     (aunque se aboliría a fines de la Repúbli-      brebaje, con doscientos azotes (si era li-
     ca como reconocimiento a su dignidad)           bre perdía su condición social y era redu-
     y el tercero a los esclavos. En la época de     cida a servidumbre). La misma sanción se
     la República el castigo corporal (azotes)       señalaba para el siervo que hacía abortar
     aparecía como pena accesoria, en delitos        a la mujer libre (además de ser entrega-
     públicos y privados, para los reos varo-        do a dicha mujer como esclavo). La des-
     nes condenados a muerte, al trabajo en          trucción de límites o términos se penaba
     minas o a trabajos forzados con pérdida         con treinta sueldos de multa, si el autor
     de libertad o con pérdida del derecho de        era libre, y con cincuenta azotes si era
     ciudadano. Sin embargo, no se utilizaba         esclavo, por cada hito o mojón allanado
     esta pena accesoria cuando la condena-          o arrancado. Si un esclavo fijaba nuevos
     da a pena capital era una mujer ni en las       límites en una heredad, sin acuerdo de
     ejecuciones militares. En el Principado no      la otra parte y sin consentimiento de su
                                                     señor, se le imponía como pena doscien-
                                                     tos azotes. También se castigaban con
                                                     azotes las injurias de hecho contra un
                                                     hombre libre. El violador de condición no
                                                     servil recibía cien azotes y era entregado
                                                     como siervo a la mujer. El hombre libre
                                                     que raptaba a una mujer de la misma
                                                     condición y le hacía perder la virginidad
                                                     se sancionaba con doscientos azotes,
                                                     quedando al servicio del padre de la víc-
                                                     tima y con la prohibición de casarse con
TIPOLOGÍA DE
                                                                PENAS CORPORALES MEDIEVALES
                                                                                               11




                                                   La pena de azotes se generaliza en la
                                                Alta Edad Media, apareciendo como casti-
                                                go de las lesiones o para las panaderas que
                                                defraudaban el peso. En el Fuero de León
                                                se establece que el que se apodera de las
                                                mercancías que eran conducidas para ser
                                                vendidas en la ciudad, antes de que llega-
                                                ran a ella, recibiría cien azotes, siendo tras-
                                                ladado por la plaza en camisa y con una
                                                soga atada al cuello.
                                                    Se encuentra diferenciada la pena de
                                                azotes de lo que Manuel Paulo Merêa
                                                (1889-1977) ha llamado composición cor-
                                                poral. Ésta se caracterizaba porque era el
                                                agraviado el que daba los golpes y sólo ex-
ella. Si era un siervo el que raptaba a una
                                                cepcional y subsidiariamente podía hacer-
mujer libre se le aplicaba la decalvación y
                                                lo, en su lugar, un agente de la autoridad
trescientos azotes. En caso de delincuen-
                                                (que podía estar presente). Aquí radica,
cia judicial, Chindasvinto obligaría al juez    según Merêa, el interés fundamental de
a indemnizar al perjudicado y, de forma         este tipo de pena. Si había desigualdad
subsidiaria, a 50 azotes La prostituta se       social entre las partes, el reo podía ser sus-
penalizaba con 300 azotes públicos. Tam-        tituido por una persona de la misma con-
bién se castigaban con azotes (además de        dición social del agraviado para recibir el
pena pecuniaria) las lesiones, variando su      castigo. Éste era idéntico para hombres y
número según la gravedad, y la blasfemia        para mujeres y consistía en la fustigación
(junto con la decalvación y el destierro).      con una vara delgada. Cuando la ofensa
El ladrón –además de devolver nueve ve-         procedía de una mujer casada, el respeto
ces lo robado, si era libre, o seis duplos si   a la autoridad marital originaba una forma
era siervo– recibía 100 azotes. En la legis-    especial de ejecución de la pena. Además,
lación visigoda penal especial contra los       estaba ausente el carácter infamante que
judíos no se permitía a los conversos re-       conllevaban los “vulgares azotes”. Se im-
unirse con los infieles bajo pena de escla-     ponía esta pena en casos de “ofensas cor-
vitud o azotes. El canon 2 del Concilio XIII    porales” (heridas) y, a veces, por un simple
de Toledo prohíbe los azotes (además de         “empujón” dado con mala intención y,
la tortura) a los altos funcionarios civiles    excepcionalmente, para las injurias. Con
o eclesiásticos y demás personas libres,        carácter general, podía ser sustituida por
para obtener por la fuerza una confesión        una composición pecuniaria si consentía
sin haber aclarado su culpabilidad. El Con-     la parte ofendida. El número de golpes
cilio de Elvira castiga a los sodomitas con     dependía de la gravedad de la ofensa y de
                                                la categoría social del reo y del agraviado.
la pena de degradación si había orden sa-
cro y con cien azotes, decalvación y des-          El Fuero Juzgo gradúa los azotes en las
tierro perpetuo si son legos.                   injurias según la importancia del insulto.
Además, se distinguía entre los azotes         túo. Al igual que en el Fuero Real, en las
ante el juez y aquéllos con publicidad en      Partidas se ordenaba la suspensión de la
base a la gravedad del delito. En este últi-   ejecución de la pena corporal (o de muer-
mo caso, solía haber un lugar destinado        te) en mujer embarazada hasta después
al efecto por la costumbre y es probable       del parto. También se aplicaban azotes a
que se eligieran los días de mercado y la      los encubridores de herejes que no pu-
plaza donde se efectuaban las transaccio-      diesen abonar la multa correspondiente.
nes, para dar al castigo mayor publicidad.     Gregorio López, apoyándose en el dere-
   En la Baja Edad Media se aplicaban          cho canónico y en los comentarios de los
los azotes para los delitos de blasfemia,      decretalistas, sostiene que en caso de que
hurto, bigamia, adulterio y prostitución.      careciera de verdugo o de quien hiciera
Era frecuente su imposición para los va-       sus veces, el Obispo mismo podía azotar
gabundos y proxenetas. En Mallorca era         al clérigo que había sido castigado.
frecuente la flagelación para los esclavos,
estando exentas de esta pena las perso-
nas libres.                                       N. del D.

    El recurso a penas corporales (sobre          Este artículo forma parte de un
todo azotes y, a veces, como hemos visto,         excelente trabajo, más extenso,
mutilación) era usual en las Partidas. Por        titulado Tipología de penas
poner algunos ejemplos más, se casti-             corporales: rasgos generales de
gaba el hurto, además de con una pena             su evolución histórica que la
económica (restitución de la cosa o su            profesora Zambrana publicó en
valor más una cantidad equivalente a un           la Revista de Estudios Histórico-
múltiplo de aquélla), con otra corporal           Jurídicos de la Pontificia Uni-
cuyo contenido era la vergüenza pública           versidad Católica de Valparaíso
y los azotes en número no determinado.            (Chile). Puedes leer su versión
Sin embargo, se prohibía expresamen-              íntegra y consultar sus
te la muerte o la amputación de algún             interesantes anotaciones
miembro por razón de hurto. En la ley             a pie de página en:
15, del título 17, de la Séptima Partida se       http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716-
le imponía a la mujer adúltera la misma           54552005000100010script=sci_
pena que antes veíamos en el derecho              arttext#back
romano justinianeo: azotes y reclusión en
un monasterio. El estupro cometido por
un “hombre vil”, se sancionaba con azo-
tes y cinco años de destierro en una isla,
y el incesto con azotes y destierro perpe-
13




                                                                                     BIBLIOGRAFÍA
     Novela    EN EL PODER Y                            LA CIENCIA DE                    LAS PERFECCIONES
Criminología   EN LA ENFERMEDAD                         SHERLOCK HOLMES                  PROVISIONALES
               David Owen                               E.J.Wagner                       Gianrico Carofiglio
    Derecho    [Siruela]                                [Planeta]                        [Esfera]
   Medicina    29,95 €                                  19 €                             18 €
      Legal    En los últimos cien años,                Un recorrido por la medi-        Novela negra, irónica y en-
               muchos dirigentes interna-               cina, la jurisprudencia, la      tretenida que llega tras su
     Ensayo    cionales –como Kennedy,                  patología, la toxicología, la    éxito en Italia. La equilibra-
               Miterrand o el Sha de Per-               anatomía, la química san-        da vida del abogado Gue-
               sia– tomaron decisiones                  guínea y el surgimiento de       rrieri se desvanece cuando
               cuando estaban enfermos.                 la ciencia forense durante       tiene que investigar la des-
               Este libro analiza la relación           los siglos XIX y XX de la        aparición de una joven.
               de medicina y política.                  mano del famoso detective.


               MANUAL DE CRIMINALÍSTICA                 ANTOLOGÍA DEL                    EL HOMBRE LOBO Y
               Y CIENCIAS FORENSES                      RELATO NEGRO 1                   OTRAS BESTIAS
               AA.VV.                                   AA.VV.                           F. Pérez Abellán
               Coord.: M.ª J. Anadón y M.ª M. Robledo   [Irreverentes]                   [Nowtilus]
               [Tébar]                                  18 €                             14,95 €
               44,10€                                   Imprescindible para los          Descuartizadores, sacaman-
               Con el subtítulo Técnicas                amantes de este género:          tecas, atracadores, mata-
               forenses aplicadas a la in-              reúne a narradores como          mendigos, ladrones, viola-
               vestigación criminal, este               France, H. P. Lovecraft, Váz-    dores, envenenadores, si-
               manual –ilustrado a color–               quez Rial y Gómez Rufo,          carios... protagonizan un
               te ofrece las claves para                junto a los mejores auto-        libro sobre los monstruos
               comprender rutinas cien-                 res de la nueva narrativa        del crimen, escrito por uno
               tíficas como el estudio fo-              negra española e Hispano-        de los mayores expertos
               rense de fibras o el pericial            américa.                         en criminalística.
               de suelos.


               CRIMEN ORGANIZADO                        OTOGRAMA                         CRIMINALÍSTICA
               M. Javier Peña                           A. Curiel y M.Á. del Diego       R.Carro y A. Cela
               [SECCIF]                                 [SECCIF]                         [SECCIF]
               10 € | 5 € para socios                   10 € | 5 € para socios           10 € | 5 € para socios
               El mundo es un lugar glo-                Fruto del arduo trabajo de       Un manual muiy práctico
               balizado donde estos gru-                sus autores –que fue reco-       sobre esta ciencia que es-
               pos criminales delinquen y               nocido con el premio Jean        tudia sistemáticamente las
               atentan contra la libertad               Pinatel del Instituto Vasco      huellas, rastros e indicios
               y seguridad de los ciuda-                de Criminología– anali-          que deja el autor del delito,
               danos. Este manual anali-                zan la técnica de emplear        con el objetivo de esclare-
               za la delincuencia transna-              la huella de la oreja para       cer los hechos, averiguar la
               cional del S. XXI.                       identificar al delincuente.      verdad y hacer justicia.
14
             INCISO Y
             CONTANTE



     INCISO Y
     CONTANTE
     roberto carro fernández
                                                     primaria que se produce entre el investi-
     rocafe59@hotmail.com
                                                     gador y la escena o la víctima– detrás, hay
                                                     algo que desnaturaliza el proceso de tras-
                                                     ferencia y que, sencillamente, se traduce
                                                     en contaminación.
     UN INTRUSO EN LA ESCENA (II)
                                                         Las técnicas que hoy se utilizan en los
     Abundemos un poco más en el artículo            laboratorios, están tan desarrolladas que
     anterior. Resulta que el famoso principio       permiten un análisis diferencial y compa-
     de intercambio –Quiscunque tactus ves-          rativo para casi todo, con su consiguiente
     tigia legat (todo contacto deja un vesti-       coste, claro. Así que, razón de más para
     gio)– es una realidad válida que robuste-       que su uso racional, pase necesariamente
     ce nuestra actividad investigadora; pero        por evitar que con nuestra irregular acti-
     también, como ya dijimos, puede echarla         vidad, ralenticemos los procesos cuando
     al traste cuando somos nosotros mismos          no los colapsemos. Llegado a este punto,
     o nuestros colaboradores los que por ig-        en el que teorizando hemos alcanzado
     norancia, accidental o imprudentemente,         la reflexión práctica del artículo anterior,
     contaminamos su naturaleza.                     solo resta poner coto a este desafuero y
        Es inevitable, quien delinque y no, lo       hacer una serie de recomendaciones que
     hace actuando materialmente sobre las           eviten el fiasco de la inspección.
     cosas y en su acontecer se produce ese              Por ejemplo, ya dijimos que, quien
     mutuo intercambio de vestigios.                 primero llega al lugar de los hechos, su
         Éste se puede producir entre personas,      actuación genérica, pasa por proteger la
     entre personas y objetos y entre objetos.       escena. Ello implica –aparte de comprobar
     Así, estaríamos hablando de transferen-         visualmente la realidad del hecho criminal
     cia primaria, que es la que se da entre el      y detener al autor si aún estuviese allí; neu-
     agresor y la escena (y viceversa); el agre-     tralizar riesgos y peligros inminentes; auxi-
     sor y la víctima (y viceversa), o el investi-   liar heridos; tomar notas de los testigos y
     gador (u otros intervinientes) y la escena      personal de distintos servicios que allí se
     o la víctima (y viceversa). Pero aún habría     encuentren, expulsar curiosos...– también,
     una trasferencia secundaria, que sería la       el uso desde el principio y como mínimo
                                                     de los guantes de látex, especialmente en
     procedente de un contacto anterior. ¿Qué
                                                     los supuestos que excepcionalmente haya
     ocurre? Pues que la existencia de esta últi-
                                                     que manipular indicios y efectos del delito,
     ma puede multiplicar la carga de trabajo,
                                                     en cuyo caso se hará siempre por los luga-
     pero también el valor probatorio del ras-
                                                     res menos frecuentes, tales como esqui-
     tro, de modo que en ciertas ocasiones nos
                                                     nas, aristas, partes interiores, etc.
     permita relacionar varias escenas entre sí;
     esto es, las que han sido objeto de la ac-         Todos los indicios son importantes,
     ción criminal y las que pertenecen al en-       pero quizás, desde hace una década,
     torno del autor. Claro que, sin nos fijamos     la tecnología del ADN ha adquirido un
     detenidamente en lo dicho hasta ahora           protagonismo especial cuando tenemos
     –y, más concretamente, en la trasferencia       que recoger y analizar indicios biológi-
INCISO Y
                                                                                                 CONTANTE
                                                                                                                   15




                     cos de interés criminal. A priori, podemos
                     extraer material genético de cualquier
                     indicio biológico (sangre, pelos, semen,
                     restos epiteliales, saliva…, etc.) e incluso,
                     con las nuevas técnicas de amplificación
                     genética (PCR: o reacción en cadena de la
                     polimerasa) a partir de cantidades míni-
                     mas de material genético –picogramos–
                     o muestras de éste muy degradado, se ha
                     conseguido una información muy precisa
                     acerca de la identidad de la persona de la
                     que procede el indicio.
                                                                         Si el indicio es una mancha líquida de
                         Con lo que, resumiendo, el resultado        biológico, podemos recoger una mues-
                     de la prueba del ADN tendrá mucho que           tra de aquélla con un hisopo, la dejamos
                     ver con la calidad de aquélla, pero más por     secar a temperatura ambiente y se intro-
                     cómo se realice la recogida y el envío al la-   duce en un recipiente de papel o cartón.
                     boratorio. Además, la admisibilidad de la       En el mismo indicio pero con la mancha
                     prueba por los tribunales, con garantía su-     seca, podemos aplicar otro hisopo, pero
                     ficiente de autenticidad e integridad, pasa     esta vez humedeciéndolo en suero fisio-
                     necesariamente por un filtro de calidad         lógico, luego se deja secar y se introduce
                     que se llama cadena de custodia.                en un recipiente de papel o cartón como
                                                                     el caso anterior.
                        Como ya dijimos, la recogida de indi-
                     cios requiere por lo general una correcta           Puede ser una obviedad, pero no está
                     protección usando guantes, pero también         de más recordar que no se debe hablar
                     mascarilla, gorro, calzas, y un mono des-       ni estornudar sobre las muestras; que se
“La transferencia   echable. Y, ya que los indicios biológicos      debe utilizar, en la medida de lo posible,
 primaria se da      ocupan un lugar relevante en la investi-        material desechable y de un solo uso y
 entre el agresor    gación criminal, diremos a mayores que,         que, siendo válido para la selección, ma-
 y la escena         respecto de su protección, es importante        nejo y recogida de todos los indicios que
 (y viceversa);      dejar secar los rastros a temperatura am-       nos podamos encontrar, se deben reco-
 el agresor y        biente, (para que no actúen los microor-        ger los mínimamente lógicos y coteja-
 la víctima (y       ganismos) y sin exponer al sol (para que la     bles, los que no cuadren en la normalidad
 al revés) o el      radiación ultravioleta no degrade el ADN).      de ese medio y los no reiterativos. El paso
 investigador                                                        último para refrendar la cadena de cus-
 (u otros               Una vez protegidos el paso siguiente
                                                                     todia, sería el etiquetado y singularizado
 intervinientes)     es la recogida, con lo que, dependiendo
                                                                     con referencia única, además del lugar
 y la escena o       del caso, es preceptivo el uso de envases
                                                                     exacto de procedencia.
 la víctima (y       limpios, porosos e independientes, como
 viceversa).“        podrían ser las bolsas de papel o cajas            Para finalizar y ya que estamos hablan-
                     cartón. Estos envases facilitan la traspi-      do de indicios biológicos, siempre que se
                     ración y evitan la degradación que sí se        pueda, se debe tomar un frotis bucal como
                     produciría si el envase fuese de plástico.      muestra indubitada de referencia.
16
                DOSSIER




      DOSSIER
       santiago martínez bautista y                       Tenemos el ejemplo de la publicidad
       luis jiménez romero
                                                      engañosa (Art. 282 del Código Penal) en
       ecc@escuelacriminologia.com                    un anuncio real publicado en una revista
                                                      especializada: Parapsicólogo diplomado se
                                                      ofrece para curar enfermedades, ver el futu-
      LA CRIMINALIDAD ESOTÉRICA                       ro, el presente y el pasado (…).
      Este tipo de criminalidad tiene dos claras          La otra faceta delincuencial de este
      vertientes:                                     grupo son simples, llanas y puras estafas
      1.	 na relativa a lo que podríamos de-
         U                                            (Arts. 248 y ss CP) que mediante prome-
         nominar genéricamente mundo de lo            sas de solucionar sus problemas de pare-
         oculto y que no son más que vulgares         ja (36% de los timados), de salud (36%) o
         estafas a los incautos; y                    económicos o laborales (27%) y con la im-
                                                      prescindible ayuda de rituales mágicos,
      2. tra mucho más seria y peligrosa que
        O
                                                      males de ojo, hechizos, talismanes, etc.,
        acoge todo lo relativo a la profanación
                                                      les cobran desde 30 euros (el precio me-
        de cadáveres, sepulturas y actos sacrí-
                                                      dio del mercado), pasando por 300 euros
        legos o satánicos, en algunas ocasiones
                                                      (los buenos magos) hasta 6.000 euros.
        acompañados de ritos homicidas, y que
        podríamos denominar criminalidad eso-            Obviamente el vidente acepta como
        térica negra.                                 pago no sólo dinero, sino joyas y todo
                                                      tipo de objetos de valor.
      1. LA CRIMINALIDAD EN EL
          MUNDO DE LO OCULTO                             De una manera más burda, algunos
                                                      astrólogos simplemente han huido con el
      Podemos definir este tipo de delincuen-
                                                      dinero o joyas que la víctima, a petición
      cia como aquella que cometen ciertas
                                                      del mago, ha llevado para hacer un im-
      personas –siempre con ánimo de lucro, y
                                                      prescindible ritual de limpieza ante un caso
      ayudados por la credulidad, ignorancia y
                                                      claro de mal de ojo. Este no es un caso ais-
      angustia de las personas– que atribuyén-
                                                      lado, sino uno de los más frecuentes.
      dose poderes en el mundo de lo oculto, lo
      enigmático e incomprensible, utilizan en-       2. CRIMINALIDAD ESOTÉRICA NEGRA
      gaño bastante para producir error a otro,
                                                      Este tipo de criminalidad no debe tomar-
      induciéndolo a realizar un acto de dispo-
      sición en perjuicio propio o ajeno.             se a broma pues, en la Unión Europea, se
                                                      dan al cabo del año unos 100 homicidios
         Es innegable que el mundo esotérico          relacionados con rituales mágicos negros.
      goza de un creciente interés social que de      Cuatro son los actos delincuenciales que
      la mano de la credulidad, la ignorancia y       podemos englobar en este apartado:
      la angustia son, fundamentalmente, las
      herramientas que utilizan la mayoría de         A)	 rofanación de cadáveres y
                                                         P
      los videntes para realizar sus trabajitos.         sepulturas:
      Día a día proliferan los adivinos, videntes     En este apartado hay que descartar los
      y parapsicólogos y, en consecuencia, au-        casos aislados de necrofilia perpetrados
      mentan las estafas y los fraudes con ellos.     por sujetos de cualidades perfectamen-


Santiago Martínez y Luis Jiménez son Director y Subdirector de la Escuela de Criminología de Cataluña
DOSSIER

                                                                                                            17




te definidas en la Psiquiatría Forense. Los      das, de las veces es un enfermo mental, y
autores de este delito (Art. 526 CP) suelen      que durante el proceso de exorcismo, el vi-
ser jóvenes comprendidos entre los 17 y          dente, mago o como se quiera identificar,
22 años, casi siempre en estado etílico y        causa a la víctima unas terribles lesiones
bajo los efectos de las drogas. Son puros        que en muchas ocasiones han finalizado
y llanos actos de gamberrismo.                   con la muerte del exorcizado.
B)	 Actos sacrílegos:
Se entiende por acto sacrílego la comi-
sión de acciones contra la religión, que           Normativa citada
se materializa en la profanación de los sa-        del Código Penal españoL
cramentos y la destrucción de locales reli-
                                                   ·	 Art. 248: 1. Cometen estafa los que, con ánimo
giosos. Este delito está tipificado en el Art.
                                                       de lucro, utilizaren engaño bastante para produ-
524 de nuestro Código Penal. Estos actos
                                                       cir error en otro, induciéndolo a realizar un acto
suelen tener como objetivo preferente los
                                                       de disposición en perjuicio propio o ajeno (…).
sagrarios, con el fin de apoderarse de los
cálices o copones que contienen las Sa-            ·	Art. 282: Serán castigados con la pena de pri-
gradas Formas.                                        sión de seis meses a un año o multa de 12 a 24
C)	 Ritos satánicos:                                  meses los fabricantes o comerciantes que, en
                                                      sus ofertas o publicidad de productos o servi-
Son las formas de culto externas que los
                                                      cios, hagan alegaciones falsas o manifiesten
miembros de las sectas satánicas reali-
                                                      características inciertas sobre los mismos, de
zan en honor a Satanás. En sí, no consti-
tuyen ningún delito, puesto que nuestra               modo que puedan causar un perjuicio grave y
Constitución respeta la libertad religiosa,           manifiesto a los consumidores, sin perjuicio de
sino que su origen delictivo nace de los              la pena que corresponda aplicar por la comisión
actos previos (profanación de tumbas y                de otros delitos.
cadáveres o actos sacrílegos) y coetáneos          ·	Art. 524: El que en templo, lugar destinado al
(sacrificios humanos) que acarrean casi               culto o en ceremonias religiosas, ejecutare actos
necesariamente.                                       de profanación en ofensa de los sentimientos
D)	 Exorcismos de tipo violento:                      religiosos legalmente tutelados, será castigado
Si bien la Iglesia Católica reconoce el acto          con la pena de prisión de 6 meses a 1 año o mul-
del exorcismo en su Derecho Canónico                  ta de 12 a 24 meses.
(realización de ciertos procedimientos             ·	Art. 526: El que, faltando al respeto debido a la
para expulsar el demonio del cuerpo de                memoria de los muertos, violare los sepulcros o
un poseso –todos tenemos en mente la                  sepulturas, profanare un cadáver o sus cenizas
película El exorcista y otras similares– no
                                                      o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o
es este el caso que nos ocupa. Ese tipo de
                                                      dañare las urnas funerarias, panteones, lápidas
rituales ilícitos aquí descritos son llevados
                                                      o nichos, será castigado con la pena de prisión
a cabo por personas con absoluto desco-
                                                      de 3 a 5 meses o multa de 6 a 10 meses.
nocimiento, tanto médico como espiritual
del poseso que la mayoría, por no decir to-
18
        fundamentos neuropsicológicos en la
        identificación de grafismos manuscritos



     FUNDAMENTOS
     NEUROPSICOLÓGICOS
     EN LA IDENTIFICACIÓN
     DE GRAFISMOS
     MANUSCRITOS
                                                  PALABRAS CLAVE / KEYWORDS
                                                  Escritura | Sistema neuromotor |
                                                  Área motora suplementaria (AMS) | Musculatura

                                                  Writing | Neuromotor system |
                                                  Supplementary motor area (SMA) | Musculature

     NEUROPSYCHOLOGICAL BASES
     IN THE IDENTIFICATION OF                     RESUMEN / ABSTRACT
     MANUSCRIPTS GRAPHICS                         Desde esta perspectiva, la escritura de una
                                                  persona (automatizada e identificable para
                                                  un experto) es un reflejo instantáneo del
     alberto angoso garcía
                                                  sistema neuromotor que la genera. Como
                                                  función nerviosa y cognitiva, los grafismos
                                                  se sustentan en la solidez de los enlaces
                                                  sinápticos y en las redes neuronales que la
                                                  producen; algo característico de todos los
                                                  aprendizajes neuromotores basados en el
                                                  ensayo y la práctica
                                                  From this perspective, the writing of a person
                                                  (automated and identifiable for an expert) is an
                                                  instant reflection of the neuromotor system that
                                                  generates it. Nervous and cognitive function,
                                                  the graphics are based on the strength of
                                                  synaptic links and neural networks that produce,
                                                  something characteristic of all neuromotor
                                                  learning based on trial and practice .




                                                  AUTORÍA DEL ARTÍCULO
                                                  Alberto Angoso García.
                                                  Psicólogo | Grafólogo | Perito calígrafo |
                                                  Documentoscópico |
                                                  Miembro de la Académie Internacionale
                                                  des Experts en Escritures et Documents”.
                                                  albertoangoso@terra.es
fundamentos neuropsicológicos en la identifi-
                                                                                      cación de grafismos manuscritos
                                                                                                                            19




                        I
                           mpreciso e inseguro maniobra el niño           su aprendizaje es una osmosis profunda
                           el lapicero al realizar los primeros trazos:   que le posibilita entrar en comunión de
“El trabajo del            ora arriba, y mira una vez; ora abajo, y       mente y pensamiento con todos los seres
perito calígrafo        mira de nuevo. El gesto se tuerce, la forma       humanos. Y así avanzamos hacia delante.
consiste en             se distorsiona en un sinfín de movimientos
                                                                              Una y otra vez resuelve los trazos de
identificar el          ingobernables, la pastosa figura apenas
                                                                          esos signos combinados y, con el ensayo,
movimiento              guarda semejanza con los modelos que
                                                                          se acelera el gesto que conduce a la forma
gráfico intrínseco      enseña la profesora. Otra vez a probar y
                                                                          y, al final, la forma se construye a partir del
al escribiente,         otra vez la inconsistente inercia desvía los
                                                                          movimiento sin que el movimiento haya
teniendo en             impulsos en un mar de rayas caóticas. ¡No
                                                                          de plegarse a la forma como al principio.
cuenta los              consigo hacer esta letra, mama, mamaaaa,
                        hazla tú, hazla tu. No puedo hijo, si quieres     El impulso se libera, los signos brotan li-
fenómenos
                        aprender a escribir has de hacerlo tú solo…       bres dimanados de unas áreas cerebrales
inherentes a la
                                                                          ajenas al control consciente. La velocidad
adquisición de la           Trazo a trazo, gesto a gesto, ensayo          aumenta, las saturaciones se brisan o se
práctica escritural.”   y error, horas incontables de esfuerzos           condensan conforme el gesto requerido,
                        perdidos sobre la mesa de una cocina              la presión se adecua a la acción manual y
                        diseñando unas formas que nunca se re-            adopta un ritmo armónico y estereotipa-
                        suelven. Meses y años pasan y se conden-          do. El automatismo emerge del sustrato
                        san en el archivo de los aprendizajes neu-        somático y pergeña las letras como las
                        romotores hasta que, al fin, el diseño se         notas de una música acompasada que
                        construye, la figura se perfila, el lenguaje      cantara la progresión de nuestro pensa-
                        gráfico se enhebra en la consistencia de          miento. Y ese aprendizaje lo acompañará
                        nuestro tejido cerebral y el niño aprende         de por vida y le definirá como individuo.
                        a distinguir los signos, aprende que aque-
                        llas formas extrañas y remotas significan             Aparte de la literatura que podamos
                        su nombre cuando van juntas y ordena-             hacer, lo cierto es que el aprendizaje de
                        das. Ante sus ojos infantiles se yergue una       la escritura por parte del niño es un in-
                        inabarcable montaña de otros signos que           usitado proceso que cautiva y asombra.
                        también significan su apellido y el nom-          El trabajo del perito calígrafo consiste en
                        bre de sus padres, el de sus abuelos, la          identificar el movimiento gráfico intrín-
                        profesora y amigos y todas las cosas que          seco al escribiente, y tener en cuenta los
                        contiene su mundo conocido.                       fenómenos inherentes a la adquisición de
                                                                          la práctica escritural, citamos estos:
                           Imperceptiblemente la adquisición del
                        lenguaje y la escritura penetra dentro de         ·	Sustitución de la ejecución morfológi-
                        su mente, y con ellos accede la cultura y la         ca consciente por gestos motores auto-
                        civilización, el conocimiento y el saber, y          matizados.
                        puede comunicarse con los otros a través          ·	Control del impulso inercético.
                        del espacio y del tiempo, los idiomas y las
                                                                          ·	Aumento de la velocidad global en el
                        distancias, y entra en una nueva dimen-
                                                                             trazado.
                        sión. El niño no es consciente del inusita-
                        do proceso que experimenta, pasará sus            ·	Simplificación morfológica.
                        días sobre la tierra sin comprender que           ·	Adecuación del ritmo.
20
               fundamentos neuropsicológicos en la
               identificación de grafismos manuscritos




     ·	Establecimiento de distancias cons-                        Tenemos ya una escritura personal con     “Desde una
        tantes en las referencias extrínsecas e                las anteriores características, automatiza-   perspectiva
        intrínsecas a la escritura.                            da e identificable para el experto que la     neuropsicológica
     ·	Establecimiento de tamaños y propor-                   estudia. Desde una perspectiva neurop-        se ha de
        ciones constantes entre los signos in-                 sicológica se ha de entender que tales        entender que
        traescritos.                                           grafismos son un reflejo instantáneo del      tales grafismos
     ·	Homotecia gráfica.
                                                               sistema neuromotor que las genera. La         son un reflejo
                                                               escritura, como función nerviosa y cogni-     instantáneo
     ·	Adecuación de las tensiones, presiones                 tiva, se ancla en la solidez de los enlaces   del sistema
        y aceleraciones a las trayectorias y los               sinápticos y las redes neuronales que la      neuromotor que
        cambios de dirección.                                  producen, y esto es algo característico de    las genera.”
     ·	Tendencia a la realización de gestos                   todos los aprendizajes neuromotores que
        gráficos estereotipados y repetitivos.                 se constituyen sobre la base del ensayo
     ·	Sustitución de la concepción del signo                 y la práctica: el hecho de que si bien se
        unitario y morfológico (letra) por siste-              actualizan en un momento determina-
        mas metalingüísticos superiores.                       do son en realidad independientes del
                                                               tiempo, el espacio y la circunstancia; per-
         Solo si en un escrito encontramos tales               manecen suspendidos en la esfera inter-
     rasgos podemos tener la certeza de nues-                  na de su autor y perviven y evolucionan
     tras posibilidades en la labor identificato-              mientras no sufra daño o alteraciones el
     ria; si, por el contrario, la producción gráfi-           sistema somático que la sustenta.
     ca es de un iletrado o alguien no ejercitado
     en escritura, nuestra labor será casi impo-                  La palabra que mejor define las dife-
     sible debido a la carencia de tales automa-               rencias entre los gestos gráficos del niño
     tismos idiosincrásicos, a no ser que algún                y la escritura del adulto es anticipación,
     elemento fortuito facilite nuestra labor.                 porque nuestra escritura en cierto modo

          Áreas corticales involucradas en la preparación y ejecución del movimiento mvoluntario

                                                                             5
                                                                         4           7
                                                                                 6
         1 Córtex prefrontal                                   2                         7
                                                          1         3
         2 Área motora suplementaria
         3 Área premotora
         4 Corteza motora
         5 Surco central
         6 S1
         7 Corteza parietal posterior


                                                         Imágen 2
fundamentos neuropsicológicos en la identifi-
                                                          cación de grafismos manuscritos
                                                                                                         21




ya esta realizada antes de aparecer sobre
el papel. Esto ha sido demostrado por va-
rios investigadores que midieron el flujo
sanguíneo en el encéfalo conforme se
realizaban diversas actividades (Roland
y Col, 1980). En nuestro cerebro tenemos
varias áreas corticales que planifican la
actividad requerida: el área motora su-
plementaria (AMS) y el área premotora
(imagen 2).                                              Ensayo mental de secuencia
                                                              de movimientos
    El AMS envía proyecciones directas a
la corteza motora que es, propiamente, la          Córtex                                       Córtex
zona desde donde se expiden las órdenes         premotor                                        motor
a los músculos para que se contraigan y
efectúen los movimientos. La función
principal del AMS consiste en planificar
el programa que la corteza motora envía
a los músculos para que éstos se contrai-
gan en un tiempo determinado y en una
secuencia específica según las coordena-                    Realización de secuencia
das espaciales de la tarea que queremos                         de movimientos
desempeñar; es decir, por una parte dise-
ña la estrategia en cuanto a selección de                         Imágen 3
los músculos que han de contraerse y, de
otra, coordina cuándo y en qué orden han          Como es obvio, para que esto suceda
de realizarse tales contracciones. Al revi-    ha de existir un sustrato nervioso material
sar los investigadores la afluencia de flujo   que contenga las adquisiciones aprendi-
sanguíneo en el cerebro mientras un su-        das. Este soporte neurosomático se deno-
jeto desarrollaba una tarea, se descubrió      mina engrama motor (Serratrice, 1997).
que la AMS estaba activa antes y durante       La firma y cada diseño de una letra es un
la tarea, mientras que la corteza motora       engrama motor, el cambiar la palanca de
solo estaba activa durante el desarrollo       cambios del coche, las vocalizaciones con
de la tarea (imagen 3). Los investigadores     que expedimos las palabras, los gestos
avanzaron más, solicitaron al sujeto que       mímicos estereotipados, el cortar la reba-
pensara mentalmente el desempeño de            nada de pan para hacer un bocadillo son
la tarea mientras permanecía en reposo y       engramas motores mas o menos cristali-
entonces se vio una significativa afluencia    zados dependiendo del número de ensa-
de flujo cerebral en la misma AMS, estan-      yos y la atención que hayamos prestado.
do la corteza motora prácticamente inac-       En este sentido, existe diversidad entre
tiva. Vemos, por consiguiente, que el plan     los especialistas al situar los engramas
motor coordina y anticipa el movimiento        motores en unas u otras áreas cerebrales
antes de que se produzca.                      con mayor o menor relevancia. Por nues-
22
             fundamentos neuropsicológicos en la
             identificación de grafismos manuscritos




     tra parte preferimos dejar este punto en                todos sus dedos. Véase que esta división      “La musculatura
     un artículo más específico dado que no                  neuroanatómica se manifiesta distinta-         axial es la que
     puede ser abordado en unas pocas líneas.                mente en la escritura; así, por ejemplo,       se encuentra
     Hemos de entender que una cosa es la                    algunos trazos horizontales muy amplios        más cerca del
     memoria formal de los signos lingüísti-                 de la rubrica serían realizados mayormen-      eje central del
     cos y otra muy distinta la manifestación                te por la musculatura proximal inherente       cuerpo, el tórax,
     efectora puramente motriz; es decir, el                 al abrazo y antebrazo, estando la articu-      la cadera, el
     lenguaje por un lado y la coordinación y                lación horizontal de la muñeca especial-       hombro, etc.; la
     modulación de los movimientos neuro-                    mente involucrada en gestos horizon-           proximal seria
     motores por el otro, de manera que en                   tales menudos como las barras de la “T”,       propiamente
     un sentido global los engramas motores                  otros gestos horizontales o la regulación      la del brazo
     de la escritura manuscrita pueden diver-                de los espacios interpalabras.                 y antebrazo,
     sificarse en el sistema nervioso de una
                                                                 Los gestos menudos y precisos con
                                                                                                            mientras que la
     manera sumamente extensa y a muy dis-
                                                             que diseñamos la letra “o” y otras minús-
                                                                                                            distal se refiere
     tintos niveles (Kandel y col, 1998).
                                                             culas son función preferente de la muscu-
                                                                                                            a los músculos
         El área premotora, adyacente a la AMS,              latura distal. Un matiz fundamental que
                                                                                                            involucrados en
     se encarga especialmente de la coordina-                adelantamos –aunque pensamos desa-
                                                                                                            los movimientos
     ción de la musculatura axial y proximal                 rrollarlo en otro artículo– es que la emer-
                                                                                                            de las manos
     que posibilita la ejecución de la escritura.            gencia de los temblores en la escritura
                                                                                                            con la muñeca y
     La musculatura axial es la que se encuen-               va a ser dependiente de si se emplean
                                                                                                            todos sus dedos.“
     tra más cerca del eje central del cuerpo, el            músculos más distales o más proxima-
     tórax, la cadera, el hombro, etc.; la proxi-            les. Numerosas modalidades de temblor
     mal seria propiamente la del brazo y an-                son aún hoy en día de causa desconoci-
     tebrazo, mientras que la distal se refiere              da (Guyton, 1990), se conocen sobrada-
     a los músculos involucrados en los mo-                  mente los fenómenos que acompañan
     vimientos de las manos con la muñeca y                  la mayor parte de las discinesias pero su




                                                       Imágen 4
fundamentos neuropsicológicos en la identifi-
                                                               cación de grafismos manuscritos
                                                                                                     23




análisis etiológico es difícil debido a la      nometrada que la simple flexión del brazo
complejidad del sistema nervioso. En la         para sujetarnos sobre la mesa, o para ab-
escritura de las personas con alteracio-        ducirlo respecto el eje central del cuerpo
nes neurodegenerativas los temblores            para separar las palabras. El temblor siem-
suelen aparecer en los gestos menudos           pre afecta de manera mucha más intensa
(ver imagen 4), siendo su manifestación         al sistema distal que al proximal o al axial
más común los efectuados en los trazos          (Serratrice, 1997).
verticales descendentes y gestos simila-            Las diferenciaciones en cuanto al uso
res. Serratrice (1997) incluye este tipo de     de una musculatura u otra tienen un refle-
temblores dentro de la amplia categoría         jo directo en la escritura, cuando el sujeto
del “temblor esencial” cuya etiología se        realiza letras con inclinación vertical em-
desconoce en la actualidad, aunque sea          plea especialmente la musculatura distal
determinante en numerosos casos de              encargada de la flexión y extensión de los
identificación de escrituras.                   dedos, mientras que si la escritura se incli-
    Este tipo de temblor vertical se inscribe   na a la derecha se inervan especialmente
dentro de un gesto propiamente distal,          el músculo palmar mayor y el flexor cubi-
como es el que requiere la musculatura de       tal, que giran la mano desde la articulación
los flexores y extensores de los dedos. Si el   de la muñeca ya sea en aducción o ab-
sujeto realiza gestos más amplios y de ma-      ducción (Lippert, 2006). No hace falta de-
yores dimensiones, como los de la rúbrica       cir que queremos dar una visión global y
(ver imagen 5), el temblor desaparece de-       comprensible, y que necesariamente deja-
bido a que para efectuar tales gestos ha        mos de lado muchos tecnicismos médicos
empleado una musculatura más proximal           y numerosos músculos de la mano, el bra-
(Connors y col, 1995), la cual es mucho         zo, el antebrazo y el hombro, que también
menos sensible a las disfunciones neuro-        se involucran en los movimientos gráficos,
motoras que la complejísima organización        como los interóseos, los lumbricales y los
que exige el desempeñar tareas con nues-        flexores del pulgar, encargados de la suje-
tras manos. El ajuste de las contracciones      ción del útil pigmentante y activos duran-
musculares que se necesitan para realizar       te todo el ejercicio de la escritura.
unas letras pequeñas exige una coordina-           Puede hacer el lector un sencillo expe-
ción muscular mucho más precisa y cro-          rimento ilustrativo: si escribe trazos verti-




                                          Imágen 5
24
             fundamentos neuropsicológicos en la
             identificación de grafismos manuscritos




     cales en zig zag como de 1 ó 2 cm. verá la              realidad el procedimiento experimental
     sucesión de gestos de extensión y flexión               requiere un registro electromiográfico). De
     de nuestros dedos, con el brazo y el ante-              este modo, la mayor recurrencia de tem-
     brazo bastante estáticos (la comprobación               blores la encontraremos en los trazos ver-
     se facilita haciéndolo rápidamente); si, por            ticales y de dimensiones reducidas, frente
     el contrario, hacemos unos trazos muy                   a la menor recurrencia de temblores en los
     inclinados veremos que nuestros dedos                   trazos diagonales u horizontales de gran-
     permanecen mucho más inmóviles y que                    des dimensiones (imagen 6). No hace fal-
     son las oscilaciones de la muñeca las que               ta decir que en los estadios avanzados de
     maniobran la mano conforme el gesto re-                 las enfermedades neurodegenerativas, así
                                                                                                               “La buena
     querido, oscilaciones que aumentarán en                 como en otras enfermedades (párkinson),
                                                                                                                confección
     amplitud cuanto más inclinemos los gra-                 podemos encontrar temblores en todas
                                                                                                                y recogida
     fismos a la derecha, notaremos también                  las secciones escriturales (Micheli, 1998).
                                                                                                                del cuerpo
     cómo el brazo y el antebrazo se muestran
                                                                                                                de escritura
                                                                 En la escritura inclinada a la derecha las     indubitado es de
     mucho más sensibles al movimiento gráfi-
                                                             rotaciones de la muñeca sobre el eje del           vital importancia
     co, se mueven mucho más que antes; ésto
                                                             brazo promueven unos gestos más disten-            para el cotejo de
     se debe a que tanto el flexor cubital como
                                                             didos que en los trazos verticales; en este        escrituras..“
     el radial insertan sus fibras en la sección
                                                             sentido, y debido a los factores que ade-
     humeral del codo, mientras que los flexo-
                                                             cuan el gesto, la escritura de trazos vertica-
     res y extensores de los dedos lo hacen pre-
                                                             les tenderá a ser floja, circular, pequeña o no
     ferentemente en los huesos radial y cubital
                                                             muy grande en las proyecciones verticales,
     del brazo, sobre todo el pulgar.
                                                             lenta o de velocidad mesurada, de presión
        El experimento anterior puede consi-                 irregular, mientras que la escritura inclina-
     derarse una comprobación muy casera                     da a la derecha será más bien tensa y recta
     de cómo la escritura inclinada a la dere-               en sus proyecciones diagonales, los óvalos
     cha emplea musculatura más proximal;                    estrechos, los trazos amplios y veloces, ha-
     y la vertical, musculatura más distal (en               brá cierta tendencia a omitir los cambios




                                                       Imágen 6
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
 Criminologia Qdc11
1 de 48

Recomendados

Criminologia Qdc5 por
Criminologia Qdc5Criminologia Qdc5
Criminologia Qdc5Colegio Libre de Estudios Universitarios
1.1K vistas48 diapositivas
PENOLOGIA cap. XIV por
PENOLOGIA cap. XIVPENOLOGIA cap. XIV
PENOLOGIA cap. XIVAlejandra Gomez Aguilera
2.1K vistas9 diapositivas
Historia de sistema penitenciario en mexico por
Historia de sistema penitenciario en mexicoHistoria de sistema penitenciario en mexico
Historia de sistema penitenciario en mexicojhosep0
33.8K vistas18 diapositivas
Criminologia Qdc15 por
Criminologia Qdc15 Criminologia Qdc15
Criminologia Qdc15 Colegio Libre de Estudios Universitarios
607 vistas56 diapositivas
Criminologia Qdc14 por
Criminologia Qdc14 Criminologia Qdc14
Criminologia Qdc14 Colegio Libre de Estudios Universitarios
610 vistas48 diapositivas
Criminologia Qdc13 por
Criminologia Qdc13 Criminologia Qdc13
Criminologia Qdc13 Colegio Libre de Estudios Universitarios
636 vistas48 diapositivas

Más contenido relacionado

Similar a Criminologia Qdc11

Proyecto ley reformatoria ley seguridad social por
Proyecto ley reformatoria ley seguridad socialProyecto ley reformatoria ley seguridad social
Proyecto ley reformatoria ley seguridad socialFernando Cáceres
1.6K vistas6 diapositivas
Quadernos de criminologia 1 por
Quadernos de criminologia 1Quadernos de criminologia 1
Quadernos de criminologia 1José Carlos Vilorio
3.3K vistas48 diapositivas
SIC-2012-02-17-1 por
SIC-2012-02-17-1SIC-2012-02-17-1
SIC-2012-02-17-1Pedro Guadiana
329 vistas20 diapositivas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Anibal Carrera
156 vistas4 diapositivas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Anibal Carrera
100 vistas4 diapositivas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Anibal Carrera
465 vistas4 diapositivas

Similar a Criminologia Qdc11(20)

Proyecto ley reformatoria ley seguridad social por Fernando Cáceres
Proyecto ley reformatoria ley seguridad socialProyecto ley reformatoria ley seguridad social
Proyecto ley reformatoria ley seguridad social
Fernando Cáceres1.6K vistas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por Anibal Carrera
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Anibal Carrera156 vistas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por Anibal Carrera
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Anibal Carrera100 vistas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por Anibal Carrera
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Anibal Carrera465 vistas
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan... por Anibal Carrera
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Oficio pe 2012-12-10-1 presidencia de la republica ec. rafael correa de banan...
Anibal Carrera77 vistas
OBSERVACIONES PROYECTO CODIGO ORGANICO INTEGRAL PENAL por Rocío Valarezo
OBSERVACIONES PROYECTO CODIGO ORGANICO INTEGRAL PENALOBSERVACIONES PROYECTO CODIGO ORGANICO INTEGRAL PENAL
OBSERVACIONES PROYECTO CODIGO ORGANICO INTEGRAL PENAL
Rocío Valarezo255 vistas
C legislación europea 7 adicae banfisa[1] por faralami
C legislación europea 7 adicae banfisa[1]C legislación europea 7 adicae banfisa[1]
C legislación europea 7 adicae banfisa[1]
faralami173 vistas
ESTADOS FINANCIEROS NOVIEMBRE 2016 por ERIKA COVA
ESTADOS FINANCIEROS NOVIEMBRE 2016ESTADOS FINANCIEROS NOVIEMBRE 2016
ESTADOS FINANCIEROS NOVIEMBRE 2016
ERIKA COVA128 vistas
Impuesto en mexico por dianacoatl
Impuesto en mexicoImpuesto en mexico
Impuesto en mexico
dianacoatl817 vistas
Informe primer debate proyecto codigo organico integral penal por Henry Cuji Coello
Informe primer debate proyecto codigo organico integral penalInforme primer debate proyecto codigo organico integral penal
Informe primer debate proyecto codigo organico integral penal
Henry Cuji Coello1.3K vistas
Observaciones tratamiento presupuesto general del estado por Fernando Cáceres
Observaciones tratamiento presupuesto general del estadoObservaciones tratamiento presupuesto general del estado
Observaciones tratamiento presupuesto general del estado
Fernando Cáceres246 vistas
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento (... por UPyD Getafe
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento (...Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento (...
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento (...
UPyD Getafe239 vistas
Poder consumidor por Any Pérez
Poder consumidorPoder consumidor
Poder consumidor
Any Pérez74 vistas
Subsidio a la Identificación / Subsecretaría de Servicios Sociales - Minister... por EUROsociAL II
Subsidio a la Identificación / Subsecretaría de Servicios Sociales - Minister...Subsidio a la Identificación / Subsecretaría de Servicios Sociales - Minister...
Subsidio a la Identificación / Subsecretaría de Servicios Sociales - Minister...
EUROsociAL II1.2K vistas
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento por UPyD Getafe
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el AyuntamientoProposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento
Proposición sobre el uso de tarjetas de crédito y débito en el Ayuntamiento
UPyD Getafe335 vistas
Proyecto de Ley para la Defensa de los Derechos Laborales por Maria Romo
Proyecto de Ley para la Defensa de los Derechos LaboralesProyecto de Ley para la Defensa de los Derechos Laborales
Proyecto de Ley para la Defensa de los Derechos Laborales
Maria Romo3K vistas

Criminologia Qdc11

  • 1. Crimen y criminales El crimen en España. Los crímenes más soprendentes del mundo. Francisco Pérez Abellán, QC d el mayor experto en Criminalística de nuestro país, nos descubre, en estos dos libros, los sucesos más terroríficos de la historia criminal española y sus criminales más célebres y enigmáticos, y el mundo internacional del crimen con toda su crudeza Año III · Número 11 · Trimestral · Octubre/diciembre 2010 · 8 € PANTONES: 281 - 123 • FUENTE: Bemb
  • 2. Avance de contenidos de QdC número 12 Año IV · Enero/marzo 2011 Sí, quiero suscribirme a la revista científica “Quadernos de Criminología” (4 ejemplares/año). Quiero asociarme a la SECCIF (Infórmese y consulte condiciones y ventajas en www.seccif.org). UNTO DESDE UN P EL SUICIDIO ICO-LEGAL D DE VISTA MÉ r de QdC, Tarifas mo dossie Números atrasados En el próxi guez Aguado ana- España 30 euros drí Álvaro Ro nición, el concepto, efi En función de su disponibilidad y lizará la d los mecanismos y Resto de Europa ía, la tipolog s sociodemográfi- y América 55 euros previa consulta telefónica: re los facto an en juego en el co s que entr Resto del mundo A consultar, según destino (00 34) 983 181 527 suicidio. Incluye impuestos indirectos –en su caso– y transporte y manipulación. ENTREVISTA Virginia Domingo, presidenta de la nueva Sociedad Científica Nombre y apellidos: _____________________________________________________________________________ de Justicia Restaurativa, nos ayudará a descubrir en qué Profesión: ______________________________________________________________________________________ consiste esta forma de impartir justicia que cuenta con mu- Dirección:_ _____________________________________________________________________________________ chas otras herramientas, más allá de la conocida mediación. C.P. y población:_ ________________________________________________________________________________ Provincia:_ _____________________________________________________________________________________ País: _ _________________________________________________________________________________________ Teléfono de contacto: ____________________________________________________________________________ Correo electrónico: _ _____________________________________________________________________________ Domiciliación Bancaria: EL CAS SECCIONES BANCO AGENCIA DC C/C GAUPP O WAGNER D INCISO Y CONTANTE: Roberto Ca- COMBI : UNA NEFAS E ROBERT rro escribirá sobre una filiación Mediante tarjeta: _____________________, n.º:___________________________, caducidad: ______ /______ N T MALIG ACIÓN DE N A griega fechada en la Alejandría NO Y P ARCISI del siglo II. El art ARANO SMO Ruego a Uds. que –en lo sucesivo y hasta nueva orden de contrario– acepten con cargo a mi cuenta corriente los recibos presentados por la Sociedad Española de yP ículo de M IA MALA-MENTE: Alberto Albacete Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF), relacionados con mi suscripción a la revista “Quadernos de Criminología”. atr .P tra qu icio Gonzá rado Ordó trazará los datos biográficos de e la u le ñ con u nión z nos mu ez Issei Sagawa, el criminal japo- n d sonali grave tra e la paran es- nés acusado de canibalismo. Fecha y firma, acto dad puede storno de oia crimin c p al irre onducir a er- IN ALBIS: las Lecciones de ana- versib un tomía, de Carlos Pérez Vaquero, le. nos mostrarán el reflejo de los estudios anatómicos en céle- bres pinturas. Recorte o fotocopie este boletín y envíelo a: Revista “Quadernos de Criminología”, Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses (SECCIF) C/ Angustias, 34, 2.º dcha. - 47003 Valladolid
  • 3. bibliografía 3 EDITORIAL E ste ejemplar de QdC te ofrece, presuntamente, uno de los contenidos más amplios que hemos editado hasta el momento. Espero que lo disfrutes. Comenzamos la revista con una nueva sección –Mala-mente– donde el criminó- logo Alberto Albacete nos irá acercando a la figura de los asesinos más famosos de todos los tiempos. A continuación, la profesora Patricia Zambrana analiza las princi- pales modalidades de las penas corporales que se empleaban durante la Edad Media [mutilaciones (castración, desorbitación, amputaciones de miembros y extirpación de la lengua) y azotes]. Un nuevo artículo de Roberto Carro incide en el famoso principio de intercambio de Quiscunque tactus vestigia legat (todo contacto deja un vestigio), dando paso a un interesante dossier sobre la criminología esotérica, realizado por los directivos de la ECC, Santiago Martínez Bautista y Luis Jiménez Romero. En Los fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos, el experto grafólogo Alberto Angoso nos muestra cómo la escritura de una persona es un reflejo instantáneo del sistema neuromotor que la genera; Antonio Cela repa- sa la famosa lista del FBI de Los diez criminales más buscados, prestando una especial atención a las órdenes de busca y captura de los delincuentes en España; y Aitor Cu- riel nos da las claves más prácticas sobre las posibles etiologías médico-legales de distintos tipos de fallecimientos en los que pueden estar involucradas –en mayor o menor medida– las drogas. Para finalizar, en nuestras secciones habituales (Bibliografía, In albis e In English) des- tacan la experiencia de Tony Roig como bloguero en la Webgrafía y las imágenes del Aula de criminología 2010 que celebramos el pasado 2 de diciembre de 2010 –con gran éxito– en las últimas páginas, dentro de la sección Quid pro quo. Gracias por confiar en nosotros. Desde QdC, toda la SECCIF te desea que 2011 sea tan próspero como todos deseamos. Carlos Pérez Vaquero. Director de “Quadernos de Criminología”
  • 4. PANTONES: 281 - 123 • FUENTE: Bembo Quadernos de N.º 11 · Octubre/diciembre 2010 Criminología REVISTA DE CRIMINOLOGÍA Y CIENCIAS FORENSES EDITA Sociedad Española de Criminología y Ciencias Forenses C/ Angustias, 34, 2.º dcha. 47003 Valladolid bibliografía Tel.: 983 181 527 · seccif@seccif.org página 13 COLABORA Universidad Camilo José Cela Madrid inciso y contante DIRECTOR un instruso Carlos Pérez Vaquero en la escena (II) cpvaquero@gmail.com roberto carro CONSEJO EDITORIAL Aitor M. Curiel López de Arcaute página 14 Ángel Ponce de León Angélica Gurtiérrez Gutiérrez fundamentos Alberto Albacete Carreño neuropsicológicos Alberto Angoso dossier en la Antonio Ignacio Cela Ranilla tipología de las la criminalidad identificación César Alonso Zamorano penas corporales esotérica de grafismos Fernando Pérez Álvarez medievales santiago martínez y manuscritos Francisco J. Oterino Durán Francisco Pérez Abellán mala-mente patricia zambrana luis jiménez alberto angoso Jaime Gutiérrez Rodríguez página 5 página 6 página 16 página 18 Javier Peña Echeverría Jesús García Aller página 26 página 32 página 40 página 46 José Delfín Villalaín Juan José Arechederra in english wanted: los caso práctico webgrafía Marta Domínguez-Gil González manual para diez criminales etiología Roberto Carro Fernández encuestas más buscados médico-legal Tony Roig Vicente Herrero Hidalgo de victimización antonio i. cela de las muertes con drogas MÉXICO: aitor curiel lópez Wael Hikal página 28 somecrimnl@hotmail.com in albis página 44 DISEÑO Y ARTE los crímenes Ana Jarabo Benavides quid pro quo caravaggescos juancarlana@gmail.com K-idea. Servicios integrales de Imagen y Gestión info@k-idea.es FOTOMECÁNICA E IMPRESIÓN Gráficas Germinal FOTOGRAFÍAS www.morguefile.com www.wikipedia.es Depósito legal: VA-843-2007 issn: 1888-0665
  • 5. QUID PRO QUO 5 MALA-MENTE alberto albacete carreño El estrangulador de Boston alberto.albacete@telefonica.net Albert Henry De Salvo (03/09/1931 – 25/11/1973) dejaba en el lugar del asesinato– fue arrestado en noviembre de 1964 y tras- · Tuvo una dura infancia, marcada por el maltrato del padre, que le propinaba ladado a un psiquiátrico para su obser- grandes palizas a él, a su madre y sus vación; posteriormente, se le encarceló hermanos. en Cambridge. · Presenciaba en su casa las relaciones · policía logró descubrir e identificar La sexuales de su padre con prostitutas. once asesinatos, aunque él mismo –es- tando en prisión– confesó dos más. Asi- · Adolescencia problemática, protagoni- mismo, se le atribuyen unas 300 agre- zó algún incidente con la policía y fue siones en otros Estados. arrestado por riñas callejeras. · los 17 años se alistó en el ejército, A · Confesó que no se acordaba de haber abandonando los estudios, y lo desti- cometido ningún crimen, que sólo re- naron a Alemania donde conoció a la cordaba cómo iba a trabajar y volvía que sería su esposa, Irmgard Beck. Des- rápidamente a casa para jugar con sus pués de dar a luz a su primera hija (Ju- hijos antes de que fueran a dormir. ddy), con grandes complicaciones en el Además, se sentía muy disgustado por parto, detestaba mantener relaciones los crímenes que le contaba la policía. sexuales con Albert. El matrimonio De · Los peritajes psicológicos concluyeron Salvo emigró nuevamente a América. que padecía una esquizofrenia, con la · 1956, tras ser acusado de abusos En correspondiente ruptura de personali- sexuales con una veterana, tuvo que dad. Se le observaron grandes perturba- abandonar el ejército. ciones mentales con indicios suicidas. · Boston (Massachusetts), entre media- En · pesar de ser considerado demente, en A dos de 1962 y principios de 1964, trece 1966 se le condenó a cadena perpetua. mujeres aparecieron asesinadas siguien- · Murió apuñalado en el psiquiátrico pe- do un patrón de ejecución similar: la nitenciario por un compañero de celda mayoría eran estranguladas con las me- en 1973. dias alrededor del cuello, en sus propios domicilios y con muestras de haber sido · Sus víctimas fueron Anna Slesers, Nina violadas brutal y reiteradamente. El pro- Nichols, Helen Blake, Ida Irga, Jone Sulli- totipo de sus víctimas eran mujeres de van, Sophie Clarck, Patricia Bissete, Be- edad avanzada o estudiantes entre 20 y verly Samans, Evelyn Corbin, Joan Graff 30 años, sólo se encontró una mujer de y Mary Sullivan. Seis de ellas tenían entre raza negra, vivían solas en apartamentos 55 y 75 años; las otras cinco, de 19 a 23. y eran estranguladas con elementos de · mismo confesó haber matado a Mary Él su propio vestuario (medias, cinturones Brown, de 69 años, y Mary Mullen, de de bata...) con nudos característicos. 85, aunque su muerte se atribuyó a un · Tras una larga y dura investigación po- ataque al corazón cuando De Salvo en- licial –debido a los pocos rastros que tró a su apartamento.
  • 6. 6 TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES PALABRAS CLAVE / KEYWORDS Penas corporales | Mutilación | Azotes | Castración | Desorbitación | Amputación Corporal Punishment | Mutilations | Scourge | Castration | Empty Eye Socket | Amputation RESUMEN / ABSTRACT Este artículo analiza las principales modalidades de penas corporales (aquéllas que se caracterizan por causar un daño físico en el cuerpo del delincuente, sin llegar a ocasionarle la muerte) empleadas durante la Edad Media. La autora estudia las mutilaciones (castración, desorbitación, amputaciones de miembros y extirpación de la lengua) y los azotes. This article analyzes the principal forms of corporal punishment (those that are characterized by physical damage in the body of the offender, not leading to death) used during the Middle Ages. The author studies the mutilations (castration, empty eye socket, limb amputations and removal of language) and the scourges. TYPES OF CORPORAL PUNISHMENT IN THE AUTORÍA DEL ARTÍCULO MIDDLE AGES Patricia Zambrana Moral. Profesora Titular de Historia del Derecho y de las PATRICIA ZAMBRANA MORAL Instituciones de la Universidad de Málaga pzambrana@uma.es
  • 7. TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES 7 E “La ejecución n nuestra Edad Media, en los delitos por estar “eclipsada” por los alcaldes y de las penas en los que no se consideraba justifi- jueces y por tener un lugar secundario en corporales cada la pérdida de la paz, ni siquiera el organigrama del concejo, al carecer de correspondía a parcial, por constituir una sanción de ex- autonomía a la hora de desempeñar sus los andadores cesiva trascendencia, se recurría a la apli- funciones, que no por ello eran menos de concejo que cación de penas pecuniarias o corporales. relevantes. Les correspondía aplicar al- dependían de los Éstas podían imponerse como subsidia- gunas penas corporales y torturar al que alcaldes y jueces rias de las económicas o en su lugar. A había sido detenido como sospechoso a los que debían veces, aun apareciendo como pena prin- de haber cometido un delito para lograr, obediencia.” cipal, era posible que se sustituyesen por de este modo, su confesión. En cuanto a una cantidad económica, siempre que la ejecución de las penas corporales con- lo admitiese el ofendido y la ley le per- tenidas en las sentencias de condena, se mitiese elegir. De ahí la íntima conexión trataba de una obligación recogida en existente entre las penas pecuniarias y diferentes fueros (Baeza, Plasencia, Úbe- las corporales. Se aplicaban estas últimas da, Cuenca, Huete, etc.). En la Baja Edad normalmente (al margen del hurto) para Media las penas corporales se mantienen lesiones y heridas (que se sancionaban, por influencia del derecho romano y de como regla general, con penas económi- la penitencia eclesiástica que busca la ex- cas) cuando revestían una especial gra- piación del reo. El principio retributivo de vedad. Ésta se establecía atendiendo al la venganza pública lleva a un abuso de elemento objetivo y a las circunstancias la pena de muerte, mientras que las pe- externas del hecho (por ejemplo, el me- nas corporales tenían carácter principal dio empleado, si había o no sangre y si o subsidiario, en defecto de pago de la llegaba al suelo, si el agredido caía o no, sanción pecuniaria, y solían ejecutarse en si la herida se producía en una parte del forma infamante. cuerpo no cubierta por el vestido, etc.). Si la herida o lesión ocasionaba la muerte PRINCIPALES MODALIDADES entonces se producía la enemistad. Así, DE PENAS CORPORALES hay algunas fuentes donde aparece como pena subsidiaria para el caso de impago 1. mutilaciones del homicidio, la pérdida de la mano dere- Sin duda, eran las penas corporales más cha o izquierda, si la víctima no era vecino importantes. Entre éstas destacan: de la localidad, además de las restantes A) LA CASTRACIÓN consecuencias de la declaración de ene- mistad como eran el destierro del enemi- Era frecuente entre los visigodos, sobre go y la venganza por parte de la familia todo para delitos sexuales. Se castigaba de la víctima. A nivel local, la ejecución con esta pena a los sodomitas, siendo de las penas corporales correspondía a entregados luego al Obispo para ser en- los andadores de concejo que dependían cerrados en cárceles separadas donde de los alcaldes y jueces a los que debían debían hacer penitencia, implicando un obediencia perenne. Esta figura ha sido cierto retroceso frente a normas ante- recientemente estudiada, señalándose el riores. El Fuero Real añade la exigencia “sigilo doctrinal” sobre la misma, tal vez de que la ejecución fuera pública y de
  • 8. 8 TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES que al tercer día los sodomitas fuesen colgados de las piernas hasta la muerte y nunca se les quitara del patíbulo. La misma pena se solía aplicar a los casos de bestialidad. En el Fuero de Plasencia se señala que el que descubriese a un hombre con su mujer o con su hija y lo castraba no sería sancionado. b) A DESORBITACIÓN O VACIADO L DE LA CUENCA DE LOS OJOS Ya se recogía en las Leyes de Locris (Grecia) para los delitos sexuales (por ser los ojos la puerta por la que penetró la pasión). Los visigodos aplicaban esta pena para castigar el infanticidio y a la mujer que se provocaba el aborto si el juez les per- donaba la vida. También la imponían en caso de traición (delitos contra la corona o el rey) cuando el monarca, en un acto de misericordia, conmutaba por ésta (en cuanto pena inmediata inferior) la pena de muerte. Algunos fueros sacaban los ojos al ladrón. La ceguera se impondrá en la Alta Edad Media. Así, los delitos contra musulmanes castigaban al ladrón con la la seguridad del Estado se sancionaban pérdida de la mano derecha y, si reincidía, en esta época (buscando su fundamento sucesivamente, y por orden, con la del pie jurídico en la Ley de Chindasvinto) con la izquierdo, mano izquierda y pie derecho confiscación de los bienes y la pena de y –a partir de ahí– la pena quedaba al ar- muerte. Ahora bien, ésta podía ser con- bitrio del juez. A los bandoleros que no mutada por la pérdida de la vista en un habían cometido homicidio se les aplica- acto de “clemencia” real. ba la pena del hurto duplicada, es decir, c) LA AMPUTACIÓN DE MIEMBROS la amputación de un pie y de una mano. Encontramos antecedentes de esta pena Los visigodos imponían la amputación en los lusitanos quienes cortaban la mano de la mano con la que se había cometido derecha a los prisioneros de guerra para el delito para la falsificación, cuando se ofrecerla a Marte. Además, la amputación trataba de un hombre de vil condición, de manos era frecuente entre los roma- aunque a veces sólo se le cortaban los nos para los delitos de rebelión y, a veces, dedos (el pulgar de la mano diestra) con para los que manejaban el dinero de for- independencia de dicha condición. En las ma poco escrupulosa, así como para los leyes antijudíos se establecía la mutilación soldados por robo. Del mismo modo, los de nariz a la mujer que hiciera la circunci-
  • 9. TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES 9 sión a su hijo o lo entregara con este fin · Lesiones o heridas donde aparecía, y, en general, a los judíos que convirtie- a veces, dicha amputación de mano ran a los cristianos a su religión. El canon como pena subsidiaria de la multa (o 6 del XI Concilio de Toledo prohibía a los coexistiendo con ésta); sacerdotes amputar miembros, partiendo · Falsificaciones, manteniéndose en las del principio: Ecclesia non sitit sanguinem. Partidas; La decalvación no parece que supusiera un simple afeitado de cabeza con inten- · Hurtos combinada, a veces, la amputa- ción infamante, sino que llevaba consigo ción de manos con la de orejas, como su- cruentas aplicaciones (por ejemplo, deso- cedía en el Fuero Real donde se castigaba llar la frente). También se alude a la posi- el hurto con una pena pecuniaria y, de for- bilidad de que fuese un género de marca. ma subsidiaria (cuando el ladrón no podía pagar), con la amputación de las orejas o Por poner algunos ejemplos, se reco- de éstas y el puño derecho si lo hurtado ge la pena de mutilación de miembros en tenía un valor superior a 40 maravedíes; el Fuero de León de 1017 (cabeza, manos, pies, ojos). A veces, aparece en combina- · Otros tipos delictivos llevaban apare- ción con la declaración de enemistad (en jada la mutilación de manos como, por concreto la amputación de manos en los ejemplo, sacar cuchillo o espada en la Fueros de Cuenca, de Uclés y de Madrid) o corte para pelear con otro. Además, se con la multa (Fuero de Nájera) o como pena amputaba el puño por llevar barba pos- única (Fuero de Cáceres: mutilación de la tiza y se castigaba con la pérdida de los mitad de la cabeza en caso de juramento dientes el falso testimonio, contemplán- falso; o de la nariz en el Fuero de Plasencia dose en una fazaña del siglo XIII cómo para la mujer adúltera). El Fuero de Saha- iba por la villa con ellos en la mano. En gún de 1152 condena al que quebranta el Espéculo se admitía la marca en la cara una tregua pactada entre dos personas o con un hierro candente para el perjurio, bandos con la amputación de la mano de- que será prohibida por las Partidas. El recha, aunque parece dejarse la decisión Fuero Viejo añade a la amputación de en manos del Concejo. El desorejamiento mano la pena de horca para el que fuer- “En la Baja Edad za a una mujer. Lo mismo se recoge en el se imponía como pena al ladrón que no Media las penas Libro de los Fueros de Castilla. reincidía en Navarra y también aparecía en corporales se mantienen por el Fuero de Cuenca para determinados hur- d) LA EXTIRPACIÓN DE LENGUA influencia del tos. La mutilación y la regla talional estricta Se recogía en el Breviario de Alarico o Lex derecho romano se contiene también en los Usatges. romana Visigothorum. Algunos fueros, por y de la penitencia Con carácter general, en la Edad Me- ejemplo, el de Teruel la imponía a los an- eclesiástica dia la amputación de manos (y de otros dadores infieles o a los que revelaban se- que busca la miembros) era la pena con la que se cas- cretos judiciales si no podían hacer frente expiación del tigaban determinados delitos cuando no a la multa. Se aplicaría básicamente para reo.” se estimaba justificada la pérdida de la la blasfemia, por ejemplo en las Partidas paz (como ya apuntamos) coincidiendo en caso de reincidencia, para el falso tes- las fuentes respecto a los siguientes: timonio y, a veces, para la bigamia.
  • 10. 10 TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES se imponía la flagelación con carácter ac- “El Fuero Juzgo 2. Azotes cesorio a las personas de clase superior. gradúa los La pena de flagelación o azotes ya se con- Para las clases inferiores, el magistrado azotes en las tenía en las leyes espartanas (caracteriza- podía decidir a su arbitrio mandar azotar injurias según das por un espíritu heroico y un sentido al reo cuando se les sancionaba con una la importancia universalista) para los jóvenes afemina- pena leve (salvo que fuese pecuniaria). A del insulto. dos. Los atenienses castigaban con 50 partir de Justiniano, se castigaba a la mu- Distinguía entre azotes al esclavo que dirigía la menor jer adúltera con azotes y reclusión en un los azotes ante caricia a un niño libre. Los hebreos no la monasterio por dos años. el juez y aquéllos consideraban infamante y la aplicaban in- con publicidad La flagelación era aplicada frecuente- cluso a sus reyes que tras sufrirla volvían en base a la mente entre los cartagineses y luego por al trono, sin ser menos respetados por gravedad del ello. Lo mismo sucedía entre los griegos. los visigodos para los delitos cometidos delito.” Los romanos distinguían varias clases de por los siervos, oscilando entre cincuenta azotes según el instrumento utilizado: y trescientos, siendo pena subsidiaria de fustibus si se golpeaba al condenado con la multa para dichos esclavos. No obstan- palos; virgis, con varas y flagellis, con lá- te también se imponía al hombre libre. tigos o correas. El primero se aplicaba a En el Liber Iudiciorum se castigaba a la los militares, el segundo a los ciudadanos mujer sierva que abortaba por medio de (aunque se aboliría a fines de la Repúbli- brebaje, con doscientos azotes (si era li- ca como reconocimiento a su dignidad) bre perdía su condición social y era redu- y el tercero a los esclavos. En la época de cida a servidumbre). La misma sanción se la República el castigo corporal (azotes) señalaba para el siervo que hacía abortar aparecía como pena accesoria, en delitos a la mujer libre (además de ser entrega- públicos y privados, para los reos varo- do a dicha mujer como esclavo). La des- nes condenados a muerte, al trabajo en trucción de límites o términos se penaba minas o a trabajos forzados con pérdida con treinta sueldos de multa, si el autor de libertad o con pérdida del derecho de era libre, y con cincuenta azotes si era ciudadano. Sin embargo, no se utilizaba esclavo, por cada hito o mojón allanado esta pena accesoria cuando la condena- o arrancado. Si un esclavo fijaba nuevos da a pena capital era una mujer ni en las límites en una heredad, sin acuerdo de ejecuciones militares. En el Principado no la otra parte y sin consentimiento de su señor, se le imponía como pena doscien- tos azotes. También se castigaban con azotes las injurias de hecho contra un hombre libre. El violador de condición no servil recibía cien azotes y era entregado como siervo a la mujer. El hombre libre que raptaba a una mujer de la misma condición y le hacía perder la virginidad se sancionaba con doscientos azotes, quedando al servicio del padre de la víc- tima y con la prohibición de casarse con
  • 11. TIPOLOGÍA DE PENAS CORPORALES MEDIEVALES 11 La pena de azotes se generaliza en la Alta Edad Media, apareciendo como casti- go de las lesiones o para las panaderas que defraudaban el peso. En el Fuero de León se establece que el que se apodera de las mercancías que eran conducidas para ser vendidas en la ciudad, antes de que llega- ran a ella, recibiría cien azotes, siendo tras- ladado por la plaza en camisa y con una soga atada al cuello. Se encuentra diferenciada la pena de azotes de lo que Manuel Paulo Merêa (1889-1977) ha llamado composición cor- poral. Ésta se caracterizaba porque era el agraviado el que daba los golpes y sólo ex- ella. Si era un siervo el que raptaba a una cepcional y subsidiariamente podía hacer- mujer libre se le aplicaba la decalvación y lo, en su lugar, un agente de la autoridad trescientos azotes. En caso de delincuen- (que podía estar presente). Aquí radica, cia judicial, Chindasvinto obligaría al juez según Merêa, el interés fundamental de a indemnizar al perjudicado y, de forma este tipo de pena. Si había desigualdad subsidiaria, a 50 azotes La prostituta se social entre las partes, el reo podía ser sus- penalizaba con 300 azotes públicos. Tam- tituido por una persona de la misma con- bién se castigaban con azotes (además de dición social del agraviado para recibir el pena pecuniaria) las lesiones, variando su castigo. Éste era idéntico para hombres y número según la gravedad, y la blasfemia para mujeres y consistía en la fustigación (junto con la decalvación y el destierro). con una vara delgada. Cuando la ofensa El ladrón –además de devolver nueve ve- procedía de una mujer casada, el respeto ces lo robado, si era libre, o seis duplos si a la autoridad marital originaba una forma era siervo– recibía 100 azotes. En la legis- especial de ejecución de la pena. Además, lación visigoda penal especial contra los estaba ausente el carácter infamante que judíos no se permitía a los conversos re- conllevaban los “vulgares azotes”. Se im- unirse con los infieles bajo pena de escla- ponía esta pena en casos de “ofensas cor- vitud o azotes. El canon 2 del Concilio XIII porales” (heridas) y, a veces, por un simple de Toledo prohíbe los azotes (además de “empujón” dado con mala intención y, la tortura) a los altos funcionarios civiles excepcionalmente, para las injurias. Con o eclesiásticos y demás personas libres, carácter general, podía ser sustituida por para obtener por la fuerza una confesión una composición pecuniaria si consentía sin haber aclarado su culpabilidad. El Con- la parte ofendida. El número de golpes cilio de Elvira castiga a los sodomitas con dependía de la gravedad de la ofensa y de la categoría social del reo y del agraviado. la pena de degradación si había orden sa- cro y con cien azotes, decalvación y des- El Fuero Juzgo gradúa los azotes en las tierro perpetuo si son legos. injurias según la importancia del insulto.
  • 12. Además, se distinguía entre los azotes túo. Al igual que en el Fuero Real, en las ante el juez y aquéllos con publicidad en Partidas se ordenaba la suspensión de la base a la gravedad del delito. En este últi- ejecución de la pena corporal (o de muer- mo caso, solía haber un lugar destinado te) en mujer embarazada hasta después al efecto por la costumbre y es probable del parto. También se aplicaban azotes a que se eligieran los días de mercado y la los encubridores de herejes que no pu- plaza donde se efectuaban las transaccio- diesen abonar la multa correspondiente. nes, para dar al castigo mayor publicidad. Gregorio López, apoyándose en el dere- En la Baja Edad Media se aplicaban cho canónico y en los comentarios de los los azotes para los delitos de blasfemia, decretalistas, sostiene que en caso de que hurto, bigamia, adulterio y prostitución. careciera de verdugo o de quien hiciera Era frecuente su imposición para los va- sus veces, el Obispo mismo podía azotar gabundos y proxenetas. En Mallorca era al clérigo que había sido castigado. frecuente la flagelación para los esclavos, estando exentas de esta pena las perso- nas libres. N. del D. El recurso a penas corporales (sobre Este artículo forma parte de un todo azotes y, a veces, como hemos visto, excelente trabajo, más extenso, mutilación) era usual en las Partidas. Por titulado Tipología de penas poner algunos ejemplos más, se casti- corporales: rasgos generales de gaba el hurto, además de con una pena su evolución histórica que la económica (restitución de la cosa o su profesora Zambrana publicó en valor más una cantidad equivalente a un la Revista de Estudios Histórico- múltiplo de aquélla), con otra corporal Jurídicos de la Pontificia Uni- cuyo contenido era la vergüenza pública versidad Católica de Valparaíso y los azotes en número no determinado. (Chile). Puedes leer su versión Sin embargo, se prohibía expresamen- íntegra y consultar sus te la muerte o la amputación de algún interesantes anotaciones miembro por razón de hurto. En la ley a pie de página en: 15, del título 17, de la Séptima Partida se http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0716- le imponía a la mujer adúltera la misma 54552005000100010script=sci_ pena que antes veíamos en el derecho arttext#back romano justinianeo: azotes y reclusión en un monasterio. El estupro cometido por un “hombre vil”, se sancionaba con azo- tes y cinco años de destierro en una isla, y el incesto con azotes y destierro perpe-
  • 13. 13 BIBLIOGRAFÍA Novela EN EL PODER Y LA CIENCIA DE LAS PERFECCIONES Criminología EN LA ENFERMEDAD SHERLOCK HOLMES PROVISIONALES David Owen E.J.Wagner Gianrico Carofiglio Derecho [Siruela] [Planeta] [Esfera] Medicina 29,95 € 19 € 18 € Legal En los últimos cien años, Un recorrido por la medi- Novela negra, irónica y en- muchos dirigentes interna- cina, la jurisprudencia, la tretenida que llega tras su Ensayo cionales –como Kennedy, patología, la toxicología, la éxito en Italia. La equilibra- Miterrand o el Sha de Per- anatomía, la química san- da vida del abogado Gue- sia– tomaron decisiones guínea y el surgimiento de rrieri se desvanece cuando cuando estaban enfermos. la ciencia forense durante tiene que investigar la des- Este libro analiza la relación los siglos XIX y XX de la aparición de una joven. de medicina y política. mano del famoso detective. MANUAL DE CRIMINALÍSTICA ANTOLOGÍA DEL EL HOMBRE LOBO Y Y CIENCIAS FORENSES RELATO NEGRO 1 OTRAS BESTIAS AA.VV. AA.VV. F. Pérez Abellán Coord.: M.ª J. Anadón y M.ª M. Robledo [Irreverentes] [Nowtilus] [Tébar] 18 € 14,95 € 44,10€ Imprescindible para los Descuartizadores, sacaman- Con el subtítulo Técnicas amantes de este género: tecas, atracadores, mata- forenses aplicadas a la in- reúne a narradores como mendigos, ladrones, viola- vestigación criminal, este France, H. P. Lovecraft, Váz- dores, envenenadores, si- manual –ilustrado a color– quez Rial y Gómez Rufo, carios... protagonizan un te ofrece las claves para junto a los mejores auto- libro sobre los monstruos comprender rutinas cien- res de la nueva narrativa del crimen, escrito por uno tíficas como el estudio fo- negra española e Hispano- de los mayores expertos rense de fibras o el pericial américa. en criminalística. de suelos. CRIMEN ORGANIZADO OTOGRAMA CRIMINALÍSTICA M. Javier Peña A. Curiel y M.Á. del Diego R.Carro y A. Cela [SECCIF] [SECCIF] [SECCIF] 10 € | 5 € para socios 10 € | 5 € para socios 10 € | 5 € para socios El mundo es un lugar glo- Fruto del arduo trabajo de Un manual muiy práctico balizado donde estos gru- sus autores –que fue reco- sobre esta ciencia que es- pos criminales delinquen y nocido con el premio Jean tudia sistemáticamente las atentan contra la libertad Pinatel del Instituto Vasco huellas, rastros e indicios y seguridad de los ciuda- de Criminología– anali- que deja el autor del delito, danos. Este manual anali- zan la técnica de emplear con el objetivo de esclare- za la delincuencia transna- la huella de la oreja para cer los hechos, averiguar la cional del S. XXI. identificar al delincuente. verdad y hacer justicia.
  • 14. 14 INCISO Y CONTANTE INCISO Y CONTANTE roberto carro fernández primaria que se produce entre el investi- rocafe59@hotmail.com gador y la escena o la víctima– detrás, hay algo que desnaturaliza el proceso de tras- ferencia y que, sencillamente, se traduce en contaminación. UN INTRUSO EN LA ESCENA (II) Las técnicas que hoy se utilizan en los Abundemos un poco más en el artículo laboratorios, están tan desarrolladas que anterior. Resulta que el famoso principio permiten un análisis diferencial y compa- de intercambio –Quiscunque tactus ves- rativo para casi todo, con su consiguiente tigia legat (todo contacto deja un vesti- coste, claro. Así que, razón de más para gio)– es una realidad válida que robuste- que su uso racional, pase necesariamente ce nuestra actividad investigadora; pero por evitar que con nuestra irregular acti- también, como ya dijimos, puede echarla vidad, ralenticemos los procesos cuando al traste cuando somos nosotros mismos no los colapsemos. Llegado a este punto, o nuestros colaboradores los que por ig- en el que teorizando hemos alcanzado norancia, accidental o imprudentemente, la reflexión práctica del artículo anterior, contaminamos su naturaleza. solo resta poner coto a este desafuero y Es inevitable, quien delinque y no, lo hacer una serie de recomendaciones que hace actuando materialmente sobre las eviten el fiasco de la inspección. cosas y en su acontecer se produce ese Por ejemplo, ya dijimos que, quien mutuo intercambio de vestigios. primero llega al lugar de los hechos, su Éste se puede producir entre personas, actuación genérica, pasa por proteger la entre personas y objetos y entre objetos. escena. Ello implica –aparte de comprobar Así, estaríamos hablando de transferen- visualmente la realidad del hecho criminal cia primaria, que es la que se da entre el y detener al autor si aún estuviese allí; neu- agresor y la escena (y viceversa); el agre- tralizar riesgos y peligros inminentes; auxi- sor y la víctima (y viceversa), o el investi- liar heridos; tomar notas de los testigos y gador (u otros intervinientes) y la escena personal de distintos servicios que allí se o la víctima (y viceversa). Pero aún habría encuentren, expulsar curiosos...– también, una trasferencia secundaria, que sería la el uso desde el principio y como mínimo de los guantes de látex, especialmente en procedente de un contacto anterior. ¿Qué los supuestos que excepcionalmente haya ocurre? Pues que la existencia de esta últi- que manipular indicios y efectos del delito, ma puede multiplicar la carga de trabajo, en cuyo caso se hará siempre por los luga- pero también el valor probatorio del ras- res menos frecuentes, tales como esqui- tro, de modo que en ciertas ocasiones nos nas, aristas, partes interiores, etc. permita relacionar varias escenas entre sí; esto es, las que han sido objeto de la ac- Todos los indicios son importantes, ción criminal y las que pertenecen al en- pero quizás, desde hace una década, torno del autor. Claro que, sin nos fijamos la tecnología del ADN ha adquirido un detenidamente en lo dicho hasta ahora protagonismo especial cuando tenemos –y, más concretamente, en la trasferencia que recoger y analizar indicios biológi-
  • 15. INCISO Y CONTANTE 15 cos de interés criminal. A priori, podemos extraer material genético de cualquier indicio biológico (sangre, pelos, semen, restos epiteliales, saliva…, etc.) e incluso, con las nuevas técnicas de amplificación genética (PCR: o reacción en cadena de la polimerasa) a partir de cantidades míni- mas de material genético –picogramos– o muestras de éste muy degradado, se ha conseguido una información muy precisa acerca de la identidad de la persona de la que procede el indicio. Si el indicio es una mancha líquida de Con lo que, resumiendo, el resultado biológico, podemos recoger una mues- de la prueba del ADN tendrá mucho que tra de aquélla con un hisopo, la dejamos ver con la calidad de aquélla, pero más por secar a temperatura ambiente y se intro- cómo se realice la recogida y el envío al la- duce en un recipiente de papel o cartón. boratorio. Además, la admisibilidad de la En el mismo indicio pero con la mancha prueba por los tribunales, con garantía su- seca, podemos aplicar otro hisopo, pero ficiente de autenticidad e integridad, pasa esta vez humedeciéndolo en suero fisio- necesariamente por un filtro de calidad lógico, luego se deja secar y se introduce que se llama cadena de custodia. en un recipiente de papel o cartón como el caso anterior. Como ya dijimos, la recogida de indi- cios requiere por lo general una correcta Puede ser una obviedad, pero no está protección usando guantes, pero también de más recordar que no se debe hablar mascarilla, gorro, calzas, y un mono des- ni estornudar sobre las muestras; que se “La transferencia echable. Y, ya que los indicios biológicos debe utilizar, en la medida de lo posible, primaria se da ocupan un lugar relevante en la investi- material desechable y de un solo uso y entre el agresor gación criminal, diremos a mayores que, que, siendo válido para la selección, ma- y la escena respecto de su protección, es importante nejo y recogida de todos los indicios que (y viceversa); dejar secar los rastros a temperatura am- nos podamos encontrar, se deben reco- el agresor y biente, (para que no actúen los microor- ger los mínimamente lógicos y coteja- la víctima (y ganismos) y sin exponer al sol (para que la bles, los que no cuadren en la normalidad al revés) o el radiación ultravioleta no degrade el ADN). de ese medio y los no reiterativos. El paso investigador último para refrendar la cadena de cus- (u otros Una vez protegidos el paso siguiente todia, sería el etiquetado y singularizado intervinientes) es la recogida, con lo que, dependiendo con referencia única, además del lugar y la escena o del caso, es preceptivo el uso de envases exacto de procedencia. la víctima (y limpios, porosos e independientes, como viceversa).“ podrían ser las bolsas de papel o cajas Para finalizar y ya que estamos hablan- cartón. Estos envases facilitan la traspi- do de indicios biológicos, siempre que se ración y evitan la degradación que sí se pueda, se debe tomar un frotis bucal como produciría si el envase fuese de plástico. muestra indubitada de referencia.
  • 16. 16 DOSSIER DOSSIER santiago martínez bautista y Tenemos el ejemplo de la publicidad luis jiménez romero engañosa (Art. 282 del Código Penal) en ecc@escuelacriminologia.com un anuncio real publicado en una revista especializada: Parapsicólogo diplomado se ofrece para curar enfermedades, ver el futu- LA CRIMINALIDAD ESOTÉRICA ro, el presente y el pasado (…). Este tipo de criminalidad tiene dos claras La otra faceta delincuencial de este vertientes: grupo son simples, llanas y puras estafas 1. na relativa a lo que podríamos de- U (Arts. 248 y ss CP) que mediante prome- nominar genéricamente mundo de lo sas de solucionar sus problemas de pare- oculto y que no son más que vulgares ja (36% de los timados), de salud (36%) o estafas a los incautos; y económicos o laborales (27%) y con la im- prescindible ayuda de rituales mágicos, 2. tra mucho más seria y peligrosa que O males de ojo, hechizos, talismanes, etc., acoge todo lo relativo a la profanación les cobran desde 30 euros (el precio me- de cadáveres, sepulturas y actos sacrí- dio del mercado), pasando por 300 euros legos o satánicos, en algunas ocasiones (los buenos magos) hasta 6.000 euros. acompañados de ritos homicidas, y que podríamos denominar criminalidad eso- Obviamente el vidente acepta como térica negra. pago no sólo dinero, sino joyas y todo tipo de objetos de valor. 1. LA CRIMINALIDAD EN EL MUNDO DE LO OCULTO De una manera más burda, algunos astrólogos simplemente han huido con el Podemos definir este tipo de delincuen- dinero o joyas que la víctima, a petición cia como aquella que cometen ciertas del mago, ha llevado para hacer un im- personas –siempre con ánimo de lucro, y prescindible ritual de limpieza ante un caso ayudados por la credulidad, ignorancia y claro de mal de ojo. Este no es un caso ais- angustia de las personas– que atribuyén- lado, sino uno de los más frecuentes. dose poderes en el mundo de lo oculto, lo enigmático e incomprensible, utilizan en- 2. CRIMINALIDAD ESOTÉRICA NEGRA gaño bastante para producir error a otro, Este tipo de criminalidad no debe tomar- induciéndolo a realizar un acto de dispo- sición en perjuicio propio o ajeno. se a broma pues, en la Unión Europea, se dan al cabo del año unos 100 homicidios Es innegable que el mundo esotérico relacionados con rituales mágicos negros. goza de un creciente interés social que de Cuatro son los actos delincuenciales que la mano de la credulidad, la ignorancia y podemos englobar en este apartado: la angustia son, fundamentalmente, las herramientas que utilizan la mayoría de A) rofanación de cadáveres y P los videntes para realizar sus trabajitos. sepulturas: Día a día proliferan los adivinos, videntes En este apartado hay que descartar los y parapsicólogos y, en consecuencia, au- casos aislados de necrofilia perpetrados mentan las estafas y los fraudes con ellos. por sujetos de cualidades perfectamen- Santiago Martínez y Luis Jiménez son Director y Subdirector de la Escuela de Criminología de Cataluña
  • 17. DOSSIER 17 te definidas en la Psiquiatría Forense. Los das, de las veces es un enfermo mental, y autores de este delito (Art. 526 CP) suelen que durante el proceso de exorcismo, el vi- ser jóvenes comprendidos entre los 17 y dente, mago o como se quiera identificar, 22 años, casi siempre en estado etílico y causa a la víctima unas terribles lesiones bajo los efectos de las drogas. Son puros que en muchas ocasiones han finalizado y llanos actos de gamberrismo. con la muerte del exorcizado. B) Actos sacrílegos: Se entiende por acto sacrílego la comi- sión de acciones contra la religión, que Normativa citada se materializa en la profanación de los sa- del Código Penal españoL cramentos y la destrucción de locales reli- · Art. 248: 1. Cometen estafa los que, con ánimo giosos. Este delito está tipificado en el Art. de lucro, utilizaren engaño bastante para produ- 524 de nuestro Código Penal. Estos actos cir error en otro, induciéndolo a realizar un acto suelen tener como objetivo preferente los de disposición en perjuicio propio o ajeno (…). sagrarios, con el fin de apoderarse de los cálices o copones que contienen las Sa- · Art. 282: Serán castigados con la pena de pri- gradas Formas. sión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 C) Ritos satánicos: meses los fabricantes o comerciantes que, en sus ofertas o publicidad de productos o servi- Son las formas de culto externas que los cios, hagan alegaciones falsas o manifiesten miembros de las sectas satánicas reali- características inciertas sobre los mismos, de zan en honor a Satanás. En sí, no consti- tuyen ningún delito, puesto que nuestra modo que puedan causar un perjuicio grave y Constitución respeta la libertad religiosa, manifiesto a los consumidores, sin perjuicio de sino que su origen delictivo nace de los la pena que corresponda aplicar por la comisión actos previos (profanación de tumbas y de otros delitos. cadáveres o actos sacrílegos) y coetáneos · Art. 524: El que en templo, lugar destinado al (sacrificios humanos) que acarrean casi culto o en ceremonias religiosas, ejecutare actos necesariamente. de profanación en ofensa de los sentimientos D) Exorcismos de tipo violento: religiosos legalmente tutelados, será castigado Si bien la Iglesia Católica reconoce el acto con la pena de prisión de 6 meses a 1 año o mul- del exorcismo en su Derecho Canónico ta de 12 a 24 meses. (realización de ciertos procedimientos · Art. 526: El que, faltando al respeto debido a la para expulsar el demonio del cuerpo de memoria de los muertos, violare los sepulcros o un poseso –todos tenemos en mente la sepulturas, profanare un cadáver o sus cenizas película El exorcista y otras similares– no o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o es este el caso que nos ocupa. Ese tipo de dañare las urnas funerarias, panteones, lápidas rituales ilícitos aquí descritos son llevados o nichos, será castigado con la pena de prisión a cabo por personas con absoluto desco- de 3 a 5 meses o multa de 6 a 10 meses. nocimiento, tanto médico como espiritual del poseso que la mayoría, por no decir to-
  • 18. 18 fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos FUNDAMENTOS NEUROPSICOLÓGICOS EN LA IDENTIFICACIÓN DE GRAFISMOS MANUSCRITOS PALABRAS CLAVE / KEYWORDS Escritura | Sistema neuromotor | Área motora suplementaria (AMS) | Musculatura Writing | Neuromotor system | Supplementary motor area (SMA) | Musculature NEUROPSYCHOLOGICAL BASES IN THE IDENTIFICATION OF RESUMEN / ABSTRACT MANUSCRIPTS GRAPHICS Desde esta perspectiva, la escritura de una persona (automatizada e identificable para un experto) es un reflejo instantáneo del alberto angoso garcía sistema neuromotor que la genera. Como función nerviosa y cognitiva, los grafismos se sustentan en la solidez de los enlaces sinápticos y en las redes neuronales que la producen; algo característico de todos los aprendizajes neuromotores basados en el ensayo y la práctica From this perspective, the writing of a person (automated and identifiable for an expert) is an instant reflection of the neuromotor system that generates it. Nervous and cognitive function, the graphics are based on the strength of synaptic links and neural networks that produce, something characteristic of all neuromotor learning based on trial and practice . AUTORÍA DEL ARTÍCULO Alberto Angoso García. Psicólogo | Grafólogo | Perito calígrafo | Documentoscópico | Miembro de la Académie Internacionale des Experts en Escritures et Documents”. albertoangoso@terra.es
  • 19. fundamentos neuropsicológicos en la identifi- cación de grafismos manuscritos 19 I mpreciso e inseguro maniobra el niño su aprendizaje es una osmosis profunda el lapicero al realizar los primeros trazos: que le posibilita entrar en comunión de “El trabajo del ora arriba, y mira una vez; ora abajo, y mente y pensamiento con todos los seres perito calígrafo mira de nuevo. El gesto se tuerce, la forma humanos. Y así avanzamos hacia delante. consiste en se distorsiona en un sinfín de movimientos Una y otra vez resuelve los trazos de identificar el ingobernables, la pastosa figura apenas esos signos combinados y, con el ensayo, movimiento guarda semejanza con los modelos que se acelera el gesto que conduce a la forma gráfico intrínseco enseña la profesora. Otra vez a probar y y, al final, la forma se construye a partir del al escribiente, otra vez la inconsistente inercia desvía los movimiento sin que el movimiento haya teniendo en impulsos en un mar de rayas caóticas. ¡No de plegarse a la forma como al principio. cuenta los consigo hacer esta letra, mama, mamaaaa, hazla tú, hazla tu. No puedo hijo, si quieres El impulso se libera, los signos brotan li- fenómenos aprender a escribir has de hacerlo tú solo… bres dimanados de unas áreas cerebrales inherentes a la ajenas al control consciente. La velocidad adquisición de la Trazo a trazo, gesto a gesto, ensayo aumenta, las saturaciones se brisan o se práctica escritural.” y error, horas incontables de esfuerzos condensan conforme el gesto requerido, perdidos sobre la mesa de una cocina la presión se adecua a la acción manual y diseñando unas formas que nunca se re- adopta un ritmo armónico y estereotipa- suelven. Meses y años pasan y se conden- do. El automatismo emerge del sustrato san en el archivo de los aprendizajes neu- somático y pergeña las letras como las romotores hasta que, al fin, el diseño se notas de una música acompasada que construye, la figura se perfila, el lenguaje cantara la progresión de nuestro pensa- gráfico se enhebra en la consistencia de miento. Y ese aprendizaje lo acompañará nuestro tejido cerebral y el niño aprende de por vida y le definirá como individuo. a distinguir los signos, aprende que aque- llas formas extrañas y remotas significan Aparte de la literatura que podamos su nombre cuando van juntas y ordena- hacer, lo cierto es que el aprendizaje de das. Ante sus ojos infantiles se yergue una la escritura por parte del niño es un in- inabarcable montaña de otros signos que usitado proceso que cautiva y asombra. también significan su apellido y el nom- El trabajo del perito calígrafo consiste en bre de sus padres, el de sus abuelos, la identificar el movimiento gráfico intrín- profesora y amigos y todas las cosas que seco al escribiente, y tener en cuenta los contiene su mundo conocido. fenómenos inherentes a la adquisición de la práctica escritural, citamos estos: Imperceptiblemente la adquisición del lenguaje y la escritura penetra dentro de · Sustitución de la ejecución morfológi- su mente, y con ellos accede la cultura y la ca consciente por gestos motores auto- civilización, el conocimiento y el saber, y matizados. puede comunicarse con los otros a través · Control del impulso inercético. del espacio y del tiempo, los idiomas y las · Aumento de la velocidad global en el distancias, y entra en una nueva dimen- trazado. sión. El niño no es consciente del inusita- do proceso que experimenta, pasará sus · Simplificación morfológica. días sobre la tierra sin comprender que · Adecuación del ritmo.
  • 20. 20 fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos · Establecimiento de distancias cons- Tenemos ya una escritura personal con “Desde una tantes en las referencias extrínsecas e las anteriores características, automatiza- perspectiva intrínsecas a la escritura. da e identificable para el experto que la neuropsicológica · Establecimiento de tamaños y propor- estudia. Desde una perspectiva neurop- se ha de ciones constantes entre los signos in- sicológica se ha de entender que tales entender que traescritos. grafismos son un reflejo instantáneo del tales grafismos · Homotecia gráfica. sistema neuromotor que las genera. La son un reflejo escritura, como función nerviosa y cogni- instantáneo · Adecuación de las tensiones, presiones tiva, se ancla en la solidez de los enlaces del sistema y aceleraciones a las trayectorias y los sinápticos y las redes neuronales que la neuromotor que cambios de dirección. producen, y esto es algo característico de las genera.” · Tendencia a la realización de gestos todos los aprendizajes neuromotores que gráficos estereotipados y repetitivos. se constituyen sobre la base del ensayo · Sustitución de la concepción del signo y la práctica: el hecho de que si bien se unitario y morfológico (letra) por siste- actualizan en un momento determina- mas metalingüísticos superiores. do son en realidad independientes del tiempo, el espacio y la circunstancia; per- Solo si en un escrito encontramos tales manecen suspendidos en la esfera inter- rasgos podemos tener la certeza de nues- na de su autor y perviven y evolucionan tras posibilidades en la labor identificato- mientras no sufra daño o alteraciones el ria; si, por el contrario, la producción gráfi- sistema somático que la sustenta. ca es de un iletrado o alguien no ejercitado en escritura, nuestra labor será casi impo- La palabra que mejor define las dife- sible debido a la carencia de tales automa- rencias entre los gestos gráficos del niño tismos idiosincrásicos, a no ser que algún y la escritura del adulto es anticipación, elemento fortuito facilite nuestra labor. porque nuestra escritura en cierto modo Áreas corticales involucradas en la preparación y ejecución del movimiento mvoluntario 5 4 7 6 1 Córtex prefrontal 2 7 1 3 2 Área motora suplementaria 3 Área premotora 4 Corteza motora 5 Surco central 6 S1 7 Corteza parietal posterior Imágen 2
  • 21. fundamentos neuropsicológicos en la identifi- cación de grafismos manuscritos 21 ya esta realizada antes de aparecer sobre el papel. Esto ha sido demostrado por va- rios investigadores que midieron el flujo sanguíneo en el encéfalo conforme se realizaban diversas actividades (Roland y Col, 1980). En nuestro cerebro tenemos varias áreas corticales que planifican la actividad requerida: el área motora su- plementaria (AMS) y el área premotora (imagen 2). Ensayo mental de secuencia de movimientos El AMS envía proyecciones directas a la corteza motora que es, propiamente, la Córtex Córtex zona desde donde se expiden las órdenes premotor motor a los músculos para que se contraigan y efectúen los movimientos. La función principal del AMS consiste en planificar el programa que la corteza motora envía a los músculos para que éstos se contrai- gan en un tiempo determinado y en una secuencia específica según las coordena- Realización de secuencia das espaciales de la tarea que queremos de movimientos desempeñar; es decir, por una parte dise- ña la estrategia en cuanto a selección de Imágen 3 los músculos que han de contraerse y, de otra, coordina cuándo y en qué orden han Como es obvio, para que esto suceda de realizarse tales contracciones. Al revi- ha de existir un sustrato nervioso material sar los investigadores la afluencia de flujo que contenga las adquisiciones aprendi- sanguíneo en el cerebro mientras un su- das. Este soporte neurosomático se deno- jeto desarrollaba una tarea, se descubrió mina engrama motor (Serratrice, 1997). que la AMS estaba activa antes y durante La firma y cada diseño de una letra es un la tarea, mientras que la corteza motora engrama motor, el cambiar la palanca de solo estaba activa durante el desarrollo cambios del coche, las vocalizaciones con de la tarea (imagen 3). Los investigadores que expedimos las palabras, los gestos avanzaron más, solicitaron al sujeto que mímicos estereotipados, el cortar la reba- pensara mentalmente el desempeño de nada de pan para hacer un bocadillo son la tarea mientras permanecía en reposo y engramas motores mas o menos cristali- entonces se vio una significativa afluencia zados dependiendo del número de ensa- de flujo cerebral en la misma AMS, estan- yos y la atención que hayamos prestado. do la corteza motora prácticamente inac- En este sentido, existe diversidad entre tiva. Vemos, por consiguiente, que el plan los especialistas al situar los engramas motor coordina y anticipa el movimiento motores en unas u otras áreas cerebrales antes de que se produzca. con mayor o menor relevancia. Por nues-
  • 22. 22 fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos tra parte preferimos dejar este punto en todos sus dedos. Véase que esta división “La musculatura un artículo más específico dado que no neuroanatómica se manifiesta distinta- axial es la que puede ser abordado en unas pocas líneas. mente en la escritura; así, por ejemplo, se encuentra Hemos de entender que una cosa es la algunos trazos horizontales muy amplios más cerca del memoria formal de los signos lingüísti- de la rubrica serían realizados mayormen- eje central del cos y otra muy distinta la manifestación te por la musculatura proximal inherente cuerpo, el tórax, efectora puramente motriz; es decir, el al abrazo y antebrazo, estando la articu- la cadera, el lenguaje por un lado y la coordinación y lación horizontal de la muñeca especial- hombro, etc.; la modulación de los movimientos neuro- mente involucrada en gestos horizon- proximal seria motores por el otro, de manera que en tales menudos como las barras de la “T”, propiamente un sentido global los engramas motores otros gestos horizontales o la regulación la del brazo de la escritura manuscrita pueden diver- de los espacios interpalabras. y antebrazo, sificarse en el sistema nervioso de una Los gestos menudos y precisos con mientras que la manera sumamente extensa y a muy dis- que diseñamos la letra “o” y otras minús- distal se refiere tintos niveles (Kandel y col, 1998). culas son función preferente de la muscu- a los músculos El área premotora, adyacente a la AMS, latura distal. Un matiz fundamental que involucrados en se encarga especialmente de la coordina- adelantamos –aunque pensamos desa- los movimientos ción de la musculatura axial y proximal rrollarlo en otro artículo– es que la emer- de las manos que posibilita la ejecución de la escritura. gencia de los temblores en la escritura con la muñeca y La musculatura axial es la que se encuen- va a ser dependiente de si se emplean todos sus dedos.“ tra más cerca del eje central del cuerpo, el músculos más distales o más proxima- tórax, la cadera, el hombro, etc.; la proxi- les. Numerosas modalidades de temblor mal seria propiamente la del brazo y an- son aún hoy en día de causa desconoci- tebrazo, mientras que la distal se refiere da (Guyton, 1990), se conocen sobrada- a los músculos involucrados en los mo- mente los fenómenos que acompañan vimientos de las manos con la muñeca y la mayor parte de las discinesias pero su Imágen 4
  • 23. fundamentos neuropsicológicos en la identifi- cación de grafismos manuscritos 23 análisis etiológico es difícil debido a la nometrada que la simple flexión del brazo complejidad del sistema nervioso. En la para sujetarnos sobre la mesa, o para ab- escritura de las personas con alteracio- ducirlo respecto el eje central del cuerpo nes neurodegenerativas los temblores para separar las palabras. El temblor siem- suelen aparecer en los gestos menudos pre afecta de manera mucha más intensa (ver imagen 4), siendo su manifestación al sistema distal que al proximal o al axial más común los efectuados en los trazos (Serratrice, 1997). verticales descendentes y gestos simila- Las diferenciaciones en cuanto al uso res. Serratrice (1997) incluye este tipo de de una musculatura u otra tienen un refle- temblores dentro de la amplia categoría jo directo en la escritura, cuando el sujeto del “temblor esencial” cuya etiología se realiza letras con inclinación vertical em- desconoce en la actualidad, aunque sea plea especialmente la musculatura distal determinante en numerosos casos de encargada de la flexión y extensión de los identificación de escrituras. dedos, mientras que si la escritura se incli- Este tipo de temblor vertical se inscribe na a la derecha se inervan especialmente dentro de un gesto propiamente distal, el músculo palmar mayor y el flexor cubi- como es el que requiere la musculatura de tal, que giran la mano desde la articulación los flexores y extensores de los dedos. Si el de la muñeca ya sea en aducción o ab- sujeto realiza gestos más amplios y de ma- ducción (Lippert, 2006). No hace falta de- yores dimensiones, como los de la rúbrica cir que queremos dar una visión global y (ver imagen 5), el temblor desaparece de- comprensible, y que necesariamente deja- bido a que para efectuar tales gestos ha mos de lado muchos tecnicismos médicos empleado una musculatura más proximal y numerosos músculos de la mano, el bra- (Connors y col, 1995), la cual es mucho zo, el antebrazo y el hombro, que también menos sensible a las disfunciones neuro- se involucran en los movimientos gráficos, motoras que la complejísima organización como los interóseos, los lumbricales y los que exige el desempeñar tareas con nues- flexores del pulgar, encargados de la suje- tras manos. El ajuste de las contracciones ción del útil pigmentante y activos duran- musculares que se necesitan para realizar te todo el ejercicio de la escritura. unas letras pequeñas exige una coordina- Puede hacer el lector un sencillo expe- ción muscular mucho más precisa y cro- rimento ilustrativo: si escribe trazos verti- Imágen 5
  • 24. 24 fundamentos neuropsicológicos en la identificación de grafismos manuscritos cales en zig zag como de 1 ó 2 cm. verá la realidad el procedimiento experimental sucesión de gestos de extensión y flexión requiere un registro electromiográfico). De de nuestros dedos, con el brazo y el ante- este modo, la mayor recurrencia de tem- brazo bastante estáticos (la comprobación blores la encontraremos en los trazos ver- se facilita haciéndolo rápidamente); si, por ticales y de dimensiones reducidas, frente el contrario, hacemos unos trazos muy a la menor recurrencia de temblores en los inclinados veremos que nuestros dedos trazos diagonales u horizontales de gran- permanecen mucho más inmóviles y que des dimensiones (imagen 6). No hace fal- son las oscilaciones de la muñeca las que ta decir que en los estadios avanzados de maniobran la mano conforme el gesto re- las enfermedades neurodegenerativas, así “La buena querido, oscilaciones que aumentarán en como en otras enfermedades (párkinson), confección amplitud cuanto más inclinemos los gra- podemos encontrar temblores en todas y recogida fismos a la derecha, notaremos también las secciones escriturales (Micheli, 1998). del cuerpo cómo el brazo y el antebrazo se muestran de escritura En la escritura inclinada a la derecha las indubitado es de mucho más sensibles al movimiento gráfi- rotaciones de la muñeca sobre el eje del vital importancia co, se mueven mucho más que antes; ésto brazo promueven unos gestos más disten- para el cotejo de se debe a que tanto el flexor cubital como didos que en los trazos verticales; en este escrituras..“ el radial insertan sus fibras en la sección sentido, y debido a los factores que ade- humeral del codo, mientras que los flexo- cuan el gesto, la escritura de trazos vertica- res y extensores de los dedos lo hacen pre- les tenderá a ser floja, circular, pequeña o no ferentemente en los huesos radial y cubital muy grande en las proyecciones verticales, del brazo, sobre todo el pulgar. lenta o de velocidad mesurada, de presión El experimento anterior puede consi- irregular, mientras que la escritura inclina- derarse una comprobación muy casera da a la derecha será más bien tensa y recta de cómo la escritura inclinada a la dere- en sus proyecciones diagonales, los óvalos cha emplea musculatura más proximal; estrechos, los trazos amplios y veloces, ha- y la vertical, musculatura más distal (en brá cierta tendencia a omitir los cambios Imágen 6