SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 79
Descargar para leer sin conexión
José Acevedo Jiménez
Ilustraciones de Ruth Ester Acevedo
Entre Cuentos y
Poemas
2
José Acevedo Jiménez
Ilustraciones de Ruth Ester Acevedo
Entre Cuentos y Poemas
3
Para: Shirley Idhalina, Sherlyn Adele, Laura Modesta y
Christian Alexander.
Con cariño y afecto.
4
Índice
Esmeralda en el jardín de la fantasía……………………………………………….6
El marfil……………………………………………………………………………18
Pedro el astronauta…………………………………………………………………22
Yugo de bueyes…………………………………………………………………….26
La pared azul cielo…………………………………………………………………30
El pacto de la flor y la oruga……………………………………………………….33
La ratoncita valiente………………………………………………………………..36
Nubecita solitaria…………………………………………………………………...39
Juicio al número cero……………………………………………………………….42
El hábitat del solenodonte…………………………………………………………..46
Regalo de navidad: una larga espera………………………………………………..49
Eugenio Cadillo……………………………………………………………………..59
Poemas………………………………………………………………………………63
Cometín, cometa soñadora………………………………………………………….74
El pescador ambicioso………………………………………………………………78
5
Esmeralda en el Jardín de las
Fantasías
6
No estés triste niña mía que el Sol pronto saldrá y si no sale y aplaca la lluvia
para que puedas jugar, poco has de preocuparte pues mil historias te he de contar.
En una tierra lejana o erase una vez, no importa como inicie pues al final un
mundo nuevo conocerás. Uno que jamás querrás dejar; ahora cierra los ojos y
sueña niña mía, come las moras de Alicia y, cuando despiertes en el jardín de las
fantasías la aventura encontrarás.
– ¡Desearía que no estuviera lloviendo, no podré jugar con
mis amigos si sigue la lluvia!- Exclamó Samanta desde su
ventana mientras veía como la lluvia mojaba las flores del
jardín.
- ¡Ves esas flores tan lindas! – expresó Marta, la madre de Samanta - No
serían tan hermosas de no ser por la lluvia.
- ¡Madre, no había notado tu presencia!
- ¡Perdón, debí avisar antes de entrar!- se disculpó cortésmente – Vine a
traerte postre…no estés triste mi niña, la lluvia pronto pasará. – Asintió.
- Eso espero madre; deseo salir a jugar un rato antes de la puesta del Sol.
Pero la lluvia no paró aquella tarde. Pronto llegó la noche y se
acercaba la hora de Esmeralda ir a la cama. No podía dormir, su
temor a los relámpagos le dificultaban el sueño.
- ¡Sólo son relámpagos Esmeralda!- exclamó Marta.
- Lo sé madre, pero me asustan muchos los relámpagos. – Dijo la jovencita.
- Cuando era niña, también le temía a los relámpagos. Al igual que tú, tenía
problemas para conciliar el sueño; luego llegaba tu abuela y me contaba
cientos de aventuras maravillosas, sólo entonces podía dormir.
- ¡Cientos de historias! – dijo Samanta asombrada – ¡cómo desearía escuchar
aunque fuera sólo una!
- Pues, no soy muy buena contando historias, pero te prometo que me voy a
esforzar para contarte una buena. Es sobre un jardín mágico, lleno de
7
fantasías… así lo relataba tu abuela: - Dijo la madre de Samanta, dando
inicio al relato.
- ¡No te alejes demasiado! – Le dijo la madre a la niña que se encontraba en el
jardín. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvo allí y a
su regreso fue lo primero que quiso visitar.
- Está bien madre, permaneceré aquí cerca. – Respondió la niña y así lo hizo.
Esmeralda, se paseaba fascinada oliendo las flores del jardín
cuando al acercarse a una hermosa rosa roja, que se encontraba
al lado de una planta de mora, escuchó una tenue voz grave que
le preguntó: - ¿quieres venir a jugar?
- ¡Quién ha dicho eso! – exclamó sorprendida.
- Aquí, sobre la hoja. – Indicó la voz – ¡acaso no me vez! – exclamó con
altanería.
- ¡Sí, ya te he visto! – exclamó la niña con cara de asombro.
- Y, ¿por qué esa cara? – preguntó la pequeña criatura – ¡acaso no has visto a
una oruga antes! – agregó.
8
- ¡Sí!, pero nunca antes conocí alguna que pueda hablar.
- ¡Qué raro! – expresó la oruga – todas las orugas puede hablar. – Dijo
colocándose unos anteojos para observar mejor a la niña.
- Ji, ji, ji – rió la niña, cubriéndose la boca con la mano derecha.
- ¿De qué te ríes chiquilla insolente? – preguntó la oruga.
- Perdone usted, – se disculpó la niña conteniendo la risa – pero es que se ve
muy gracioso con esos lentes.
- No, me digas. Ahora me vas a saltar con que no has visto a una oruga llevar
espejuelos y sombrero. – Indicó la oruga que ahora llevaba puesto un
enorme sombrero hecho de hojas seca y seda. – Por cierto, mi nombre es
Edgar, Edgar Oruga. – Añadió con grandilocuencia.
- Mucho gusto Edgar Oruga – dijo la pequeña – a mí me llaman Esmeralda. –
Indicó cortésmente…
- ¡Esmeralda! – exclamó con asombro Samanta interrumpiendo la historia -
¡cómo la abuela! – agregó.
- Así es, la niña de esta historia también se llama Esmeralda. – Indicó Marta. –
A ver, ¡dónde quedé! – expresó – ¡ah! ya lo recordé. – Añadió continuando
el relato.
- …¡Esmeralda! – expresó la oruga con admiración – es un bonito nombre.
- Gracias, señor Edgar Oruga. – Dijo Esmeralda recogiéndose el vestido, rosa
de bordes blancos, con reverencia. También llevaba zapatos azules. – Y
dígame señor Edgar, ¿qué se siente ser tan pequeño?; me refiero a que debe
ser maravilloso ver el mundo desde allí abajo. – Terminó por explicar
Esmeralda para evitar confusiones.
- ¿Por qué no lo pruebas tu misma? – respondió reacio la oruga, con otra
pregunta.
- ¡Es imposible, soy muy grande! – dijo Esmeralda confundida.
9
- No es imposible, nada lo es en el jardín de las fantasías. – Señaló la oruga. –
Ves esas moras que están a tu izquierda, se llaman…
- ¡Claro que las veo! – indicó Esmeralda interrumpiendo a la oruga.
- No te enseñaron que es malo interrumpir a alguien cuando habla.
- Mis perdones. – Se disculpó la niña.
- ¡Dónde me quedé! ¡ah, claro!; antes de tu intromisión, iba a decir que los
frutos se llaman moras de Alicia. – Dijo la oruga muy galante.
- Y, ¿por qué le llaman mora de Alicia? – preguntó Esmeralda sintiendo gran
curiosidad.
- Aparte de mal educada, ingenua. – Susurró la oruga.
- ¡Qué has dicho!
- ¡En serio no has escuchado hablar de las moras de Alicia! – expresó la
oruga, como queriendo reparar el comentario anterior.
- Pues, la verdad es la primera vez que escucho el nombre de tales moras. Y la
única Alicia que conozco es la del país de las maravillas del libro escrito por
Lewis Carroll. – Indicó Esmeralda tratando de alardear su conocimiento.
- Precisamente, es en honor a la Alicia de Carroll que las moras llevan su
nombre.
- Y, ¿qué tiene que ver la Alicia del libro con todo esto? – preguntó intrigada
la niña.
- Pues todo, – respondió la oruga sin dar detalles – come una mora y lo verás.
– Indicó la oruga ofreciéndole la pequeña fruta.
- Muchas gracias, pero tengo rotundamente prohibido comer cosas que me
ofrezcan extraños y, apenas nos hemos conocido. – Reveló la niña.
- ¡Dudas de una oruga! – exclamó la larva claramente molesta.
- No es que dude de usted, es que… – dijo la niña sin completar la oración.
- ¡Entonces! – exclamó la oruga tratando de convencerla.
- ¡Está bien! – expresó Samanta no muy conforme – que daño puede causar
una simple mora. – Añadió.
10
Esmeralda tomó la mora y sin demora la comió. Al principio no notó
nada, pero, luego de unos segundos encogió y encogió hasta alcanzar
el tamaño de un frijol.
- ¡Qué me has dado! – Le reprochó la niña a la oruga.
Edgar bajó a ofrecerle un vestido hecho de hojas verdes y tejido con
seda. Y es que Esmeralda encogió tanto que el vestido, rosa, que llevaba
le quedó inmensamente grande.
– ¡No lo captas! – Expresó la oruga sonriente – ahora podrás ver el mundo desde
otra perspectiva. – ¡A jugar! – gritó.
Y, ¡vaya que tenía razón la oruga! Esmeralda empezaba a descubrir las
ventajas de ser tan pequeña; su diminuto jardín ahora era todo un mundo lleno de
cosas por descubrir. La oruga que antes le parecía un tanto pesada, ahora se veía
más alegre y juguetona; las flores y el cielo, distante, tenían hermosos y llamativos
colores brillantes; en resumen todo, lo que antes le era tan familiar, ahora era
diferente para ella.
Oruga y niña jugaron hasta el cansancio, pero no todo en aquel lugar era bueno y
Esmeralda estaba a punto de descubrirlo.
- ¿De dónde proviene esa hermosa melodía? – preguntó la niña fascinada por
la música.
- ¡No la escuches! – gritó con todas sus fuerzas la oruga.
Era demasiado tarde, la niña había sido hechizada por el sonido vibratorio que
parecía ser producido por alguna clase de instrumento de cuerdas y, le conducía a
una trampa mortal. Edgar Oruga intentó detenerla, pero los movimientos
involuntarios de la niña resultaron demasiado para él.
- ¡No vayas Esmeralda, es una trampa! – gritaba la oruga, pero Samanta, que se
alejaba cada vez más, no parecía escuchar.
Esmeralda caminó hasta un precipicio, al llegar al borde se detuvo por un breve
instante y luego se lanzó al vacío; pero no llegó a caer, pues una enorme red, hecha
de pegajosos y finos hilos, detuvo la caída. Orfelia la araña la había tejido; con sus
ocho patas hacía vibrar, produciendo una hechizante melodía, la mortífera trama que
conducía a los incautos a las mismísimas puertas de la muerte.
11
- ¡Auxilio, auxilio! – gritaba Esmeralda pegada a la telaraña y, libre del
hechizo.
- Gritar no sirve de nada pequeña. – Dijo Orfelia de forma maliciosa.
- ¡Claro que sirve! – vociferó con valentía Aldo que, al escuchar los gritos,
acudió al rescate de Esmeralda, volando en su libélula. – ¡Ataquen mis
aeroandantes! – le indicó a sus compañeros que sobrevolaban el lugar, todos
montados en libélulas.
Sin piedad, arrojaron enormes piedras, a escala de libélula por supuesto, sobre la
araña que se marchó adolorida.
12
Aldo amarró una cuerda, en realidad una hebra de hilo, a la silla de montar y se
deslizó por ella hasta alcanzar a la pequeña. Con un suave silbido, ordenó a su
libélula que, se encontraba aleteando fija en aire, descendiera. Segundos más
tardes se encontraban ambos, salvos, en tierra.
– Menos mal que pasamos por el lugar. – Dijo el valiente jovencito. – Por cierto,
me llamo Aldo; líder de los aeroandantes, ellos son: Trébol, Giro y Max. –
Agregó.
– ¡Muchas gracias por salvarme! – Expresó la pequeña conmocionada. – El mío
es Esmeralda. – Adicionó.
– ¡Conozco los habitantes de este lugar y jamás te había visto! – expresó Aldo
con extrañeza – ¿de dónde vienes? – preguntó.
Ya más calmada, Esmeralda le contó toda su historia; de cómo conoció a la oruga
y lo que le sucedió al comer las moras.
– ¡Ah! ese Edgar, sólo piensa en jugar. – Comentó Aldo al escuchar la historia.
– ¡Fui engañada por la oruga, pensé que sería divertido ser tan pequeña! –
expresó angustiada Esmeralda. – Me equivoqué, este mundo está lleno de
peligros.
– ¡Ven conmigo! – indicó Aldo.
El joven aerojinete subió a la niña de risos color miel en su libélula, Pegaso, y
volaron por los alrededores del jardín de las fantasías. Samanta no lo podía creer,
estaba volando y, no en cualquier cosa, sobre una libélula. La vista era simplemente
maravillosa; el viento soplaba suavemente en su cara, mientras disfrutaba del
pintoresco paisaje primaveral.
– ¡Esto, es simplemente maravilloso! – expresó Esmeralda sumamente feliz.
Después de mostrarle un sin número de maravillas que sólo pueden ser apreciadas a
tan diminuta escala, Aldo llevó a Esmeralda al gran roble; un lugar donde convivían
los serfodos, criaturas mágicas que habitan en los jardines.
– Amigos pueden salir, es una amiga. – Vociferó Aldo, como si estuviera hablando
con el viento.
– ¡Pero si no hay nadie! – exclamó Esmeralda.
– ¡Ah no! – expresó Aldo sonriente. Acto seguido, aparecieron cientos de mariposas y
otros tipos de insectos, de todos los colores del arcoíris.
– ¡Es increíble! – exclamó Esmeralda sorprendida – pero, ¿de dónde han salido tantos
insectos? – preguntó.
– No son insectos, son serfodos. – Indicó Aldo sin dar detalles.
– ¿Serfodos? – preguntó extrañada – ¿qué son?
13
– A diferencia de nosotros, que procedemos del mundo de los humanos, los serfodos
han habitado este mundo desde siempre. Con ojos de humanos se ven como simples
mariposas, arañas, hormiga o cualquier otra criatura viviente, pero es sólo un
camuflaje para ocultar su verdadera naturaleza.
– Reveló Aldo mientras uno de los serfodos se acercaba a Esmeralda.
– Hola Esmeralda, mi nombre es Ceferina. – Dijo el ser mágico mostrando su real
apariencia; era una hermosa ninfa, como un hada, tenía alas de mariposa de un bello
color violeta, como lumínico.
– ¡Cómo sabes mi nombre! – Dijo Esmeralda incrédula. Aquello era sólo un sueño;
tales criaturas no existen, tan sólo en los cuentos de hadas. Pero, no era un sueño, era
algo muy real y allí estaba una de ellas llamándole por su nombre.
– Te conozco desde que eras una niña muy pequeña. Solía asomarme a la ventana de
tu habitación, me gustaba ver como jugabas y reías; luego te dirigías al jardín a oler
las rosas, las rojas eran tus favoritas. Has crecido mucho y apenas pude reconocerte;
pero tus ojos, esos grandes ojos alegres te delatan. – Le confesó Ceferina a la niña de
ojos grandes y risos color miel.
– Este era, mejor dicho es, mi lugar preferido en todo el mundo. Lo extrañé mucho en
mis años de ausencia. – Dijo Esmeralda pensativa, recordando lo mucho que
disfrutaba estar en el jardín. Su reflexión no duró mucho, pues fue interrumpida por
Max, uno de los aeroandantes, que llegó con malas noticias.
– ¡Aldo, Aldo! – gritó Max desesperado – ¡la alfarera, la alfarera ha capturado a
Edgar! – agregó sobresaltado.
Las alfareras vivían más allá de los límites del jardín, en un reino prohibido para los
serfodos.
– ¡No hay tiempo que perder, debemos rescatar a Edgar! – indicó Aldo – Max,
reúne a todos los aeroandantes, ¡vamos por Edgar!
– ¡Yo también iré! – Expresó Esmeralda con valentía.
– Las alfareras son muy malvadas y peligrosas, es mejor que te quedes. – Dijo
Aldo.
– Pero, puedo ser de gran ayuda. – Indicó insistente la niña.
– Lo siento, no puedo poner en riesgo tu vida. No pongo en duda tu valentía,
pero, realmente hay muchos peligros, mismos que desconoces. – Expuso Aldo
mientras montaba su libélula, Pegaso.
– ¡Aldo tiene razón joven Esmeralda! – expresó Ceferina, mientras observaban
a los valientes que se desvanecían en el horizonte.
14
Peligros inimaginados les aguardaban a nuestros héroes que se acercaban al Valle de
las Sombras, el lugar donde habitan los sémiros creaturas mágicas con forma
humana de la cintura hacia arriba y con las patas y abdomen de insecto.
– ¡Precaución mis valientes aeroandantes! – expresó Aldo al penetrar el Valle
de las Sombras. Sabía que los sémiros observaban y sólo era cuestión de
tiempo para que aparecieran.
– ¡Uaarrr! – se escuchó gruñir a uno de los sémiros – ¿quién osa invadir mis
dominios? – Preguntó Ésfero amo del Valle de las Sombras.
– Soy Aldo mi señor, líder de los aeroandantes que me acompañan. – Respondió.
– ¿Sabes cuál es el precio que debes pagar por tu osadía? – preguntó el sémiro,
era enorme en comparación con Aldo y el resto de los aeroandantes.
– Conozco el precio y también su debilidad por los acertijos. No tenemos
ninguna oportunidad de salir victoriosos en caso de luchar en contra de
ustedes, pero le aseguro mi señor que podemos dar respuesta a cualquier
acertijo. – Indicó Aldo esperando que el sémiro accediera a la tácita petición.
– Muy bien, entonces será a su manera. No quiero que piensen que somos unos
salvajes, incapaces de sentir compasión. Aunque les advierto, sólo están
retrasando una muerte inevitable. – Indicó el sémiro desafiante.
15
– No nos resistiremos a ser comidos si fallamos. En caso contrario, cruzaremos
el Valle de las Sombras sin ninguna oposición por parte de los sémiros. –
Expresó Aldo, consciente de que aquella era la única oportunidad que tenían
para poder salir airosos.
– Entonces no se diga más… – dijo Ésfero con voz pasible –… suerte la de
ustedes que estoy de humor; un acertijo fácil les pondré: Ilumina la noche y no
es una estrella, titila a voluntad sin importar si está lejos o muy cerca. Busca en
su nombre y encontrarás la Luna aunque te sobren letras.
– Ilumina la noche y no es una estrella… – repitió Aldo el acertijo, en voz baja y
pensativo –… encontrarás la Luna aunque te sobren letras.
– ¡Ja! y pensar que es algo tan fácil. Si fallan o tardan en contestar morirán; el tiempo
corre, cuándo la gota de agua, que se desliza por la hoja, toque el suelo se les habrá
agotado el tiempo. – Dijo Ésfero, confiado en que Aldo y los aeroandantes fallarían.
– Ilumina la noche y no es una estrella… – repitió Aldo una vez más, en un tono voz
más subido –… encontrarás la Luna aunque te sobren letras.
– Es la luciérnaga. Ellas iluminan la noche, titilan a voluntad y con su nombre
podemos formar la palabra: Luna, sobrándonos seis letras. – Vociferó Esmeralda que
llegó al lugar montada en un saltamontes.
– ¿Quién es la pequeña, es una de ustedes? – preguntó Ésfero sorprendido.
– Mi nombre es Esmeralda y soy una aeroandate. – Respondió la niña de risos color
miel muy segura de sí misma. – Perdón por la demora. – Agregó.
– Entonces, pueden cruzar… los sémiros no les haremos ningún daño. – Expresó
Ésfero dándole su palabra. – Suerte que tienen a la pequeña de su parte, habrían sido
mi cena de no ser por ella. – Añadió.
– ¡Tenemos mucha suerte, mucha suerte!... – dijo Aldo volviendo su mirada a
Esmeralda y guiñándole un ojo. –… adelante mis aeroandantes, al castillo de las
alfareras. – Gritó Aldo en son de guerra.
16
– ¡Alfareras has dicho! – expresó el amo de los sémiros – no tienen ninguna
oportunidad contra las alfareras, descifrar acertijos no les servirá de mucho. –
Agregó.
– Ellas tienen a uno de nuestros amigos y, no lo abandonaremos a su suerte. – Indicó
Aldo.
– Admiro su valentía y entrega. Están dispuestos a sacrificar su vida por salvar la de
un amigo; sería un honor acompañarlos. – Dijo Ésfero poniéndose al servicio de los
aeroandantes.
Con la ayuda de Ésfero, Esmeralda y los aeroandantes lograron penetrar el castillo
de barro de las alfareras y pudieron rescatar a Edgar; para sorpresa de nuestros
héroes, Orfelia la araña también había sido raptada y, aunque se había portado mal
con Esmeralda, no dudaron en ayudarla. Aquella fue una gran aventura, una de
tantas que vivió Esmeralda en el jardín de las fantasías.
– No puede ser el fin, debes seguir…no me has contado como Esmeralda
recuperó su tamaño ó cómo regresó a casa, madre debes continuar.
– Ya es tarde y debes dormir, sueña mi dulce niña y cuando despiertes una
nueva aventura conocerás. – Dijo la madre de Samanta mientras una pequeña
niña, no más grande que un frijol y risos color miel, las observaba a través de
la ventana.
17
El Marfil
18
¿Hasta dónde es capaz de llegar un hombre por su ambición?; sin escrúpulos y
ambicioso, el cazador furtivo, era responsable de la matanza de más de cien elefantes
africanos a lo largo de su carrera. Capaz de hacer cualquier cosa, con tal de obtener
Los preciados colmillos, a Cook, poco le importaba que la población de elefantes
estuviera en peligro de extinción.
Ni siquiera el anuncio de prohibición del comercio de marfil impediría que Albert J.
Cook fuera tras la caza del Loxodonta africana.
- ¡Déjalo Cook!, tenemos suficiente marfil para satisfacer la demanda de
nuestros compradores.
- Si algo he aprendido en todos estos años Taylor, es que nunca es suficiente.
Los compradores jamás se sacian, siempre quieren más y más y mientras me
ofrezcan sus verdes billetes le estaré dando lo que quieren.
- Debemos marcharnos, no podremos ocultar los cadáveres. ¡Esto será un
escándalo mañana!
- Te preocupas demasiado Taylor; ¡mira esos enormes colmillos, son los más
grandes que he visto!; no me iré hasta tener su cabeza.- Le decía Cook a su
compañero mientras le apuntaba, con el rifle, a un elefante macho de gran
tamaño que se encontraba a escasos metros de ellos.
La bestia, de unos siete mil trescientos kilogramos, adoptó una postura de defensa al
notar la presencia de los cazadores. Orejas hacia atrás, cabeza baja, se dirigió hacia
Cook quien fijamente, con el ojo puesto en la mira del rifle, apuntaba a la cabeza del
animal. Un solo disparo bastó para segar la vida del gran mamífero y, con él, fueron
cinco los elefantes asesinados aquella tarde.
Cook y sus acompañantes, habían teñido de rojo la verde sabana. Los rayos del Sol
poniente eran testigos de lo sucedido; mientras los sonidos de la noche, que se
acercaba, lloraban a los caídos.
¡Pobre del hombre cruel y ambicioso!, que vende su alma por comprar los placeres
de un mundo enfermo y corrompido. Y mientras, el cazador, celebraba, alejado del
lugar de la masacre, levantando copas entre taberna y bar; el universo conspiraba en
su contra, y es que más temprano que tarde, todo se paga y “quien a hierro mata de
la misma manera ha de morir”.
- La siguiente ronda va por mi nombre. - Le dijo Cook a los compañeros de
parranda, tratando de impresionar a la servidora. Como buen cazador, había
fijado la vista en su nueva presa, pero no se trataba de una bestia sino de una
mujer.
Elena se llamaba la joven y hermosa mujer. Trabajaba como camarera en el bar para
costear sus estudios.
Ebrio, Cook, se dirigió hacia ella. La pretendió con palabras indecentes, impropias
de un caballero, cosa que por supuesto el cazador no era.
19
- Ves esto, puedo pagarte bien si decides estar conmigo.- Le dijo, ante la
negativa de Elena.
- ¡Acaso me confunde con una mujerzuela, hágame el favor y me respeta!
- ¡No me hagas quedar en ridículo! Dame aunque sea un besito.- Dijo el
cazador tomándola por el brazo derecho.
- ¡Suélteme, suélteme bruto!
- ¡Vamos, dame solo uno! - Expresó Cook, sujetándola por la cadera y
obligándola a acercarse a su cuerpo.
- ¡Suéltame, suéltame! – Gritaba la joven mujer golpeando y aruñando el rostro
del cazador.
- ¡No escuchó a la señorita! Ha dicho que la suelte. – Dijo con voz de mando, y
arma sobada, el dueño de lugar.
- ¡No ha pasado nada, no pasado nada! – exclamó Taylor – ¡Ya nos vamos,
cierto Cook! - añadió. Cook no estaba muy contento, y sin agregar palabras,
recogió sus cosas y se marchó en compañía de sus secuaces.
Habían transcurrido casi dos días de la matanza cuando los guarda parques
encontraron los cadáveres amontonados, era la mayor masacre, registrada en un solo
caso, en años. Todos los cuerpos, tenían el rostro mutilado, obviamente, para
desprender los colmillos de marfil.
- Tantas muertes, sólo por remover unos colmillos.- Dijo Jack, uno de los
guardianes. – ¡Malditos cazadores! – Exclamó.
- Más que los cazadores, los responsables son las personas que comercian el
marfil. – Agregó Charles.
En pocas horas, la noticia corría como río fuera de cause. Los noticiarios y demás
medios de comunicación, en todo el mundo, informaban lo sucedido en cálido
continente.
- Te lo advertí Cook, te dije que sería un escándalo. – Le dijo Taylor a Cook, al
ver la noticia por un canal local.
- ¡Relájate Taylor, no hay testigos! – expresó el cazador con una malévola
sonrisa – Los medios se harán eco de la noticia por unos días, luego quedará
en el olvido y volveremos al negocio. – Agregó confiado.
Tal como lo había predicho Cook, la noticia fue el tema principal de los medios por
unos días, pero a tres meses de la matanza otras cosas eran de mayor importancia;
aquello había entrado en el baúl del olvido. Dejando las puertas abiertas para que
Cook y sus amigos volvieran actuar.
La mañana anunciaba el milagro de la vida en la sabana. Los herbívoros pastaban,
mientras los carnívoros bostezaban y descansaban satisfechos de la caza del día
anterior, eran tiempos de abundancia.
20
Con el transcurrir de las horas, el astro rey se iba poniendo en su cenit. Muchos de
los animales se guarecían del implacable Sol a la sombra de algún árbol de esos que
crecen aislados y sobrepasan la altura de los pastizales, imperaba la calma total.
Sin previo aviso, aquella quietud fue interrumpida por el sonido de un jeep. Eran los
cazadores que habían regresado. No era el mejor tiempo para iniciar una cacería
clandestina, pero la fiebre por el marfil provocaba un extraño e incomprensible
efecto sobre Cook.
- ¡A tu derecha, gira a la derecha, Taylor! – Gritó Cook al avistar una manada
de elefantes.
La manada estaba compuesta por siete hembras adultas, dos críos y un macho de
unos diez años, por lo general los machos son expulsados de la manada al alcanzar la
madurez sexual, al cumplir los doce años de edad.
La matriarca, líder de la manada y la miembro más vieja, había notado la presencia
de los cazadores que se encontraban a unos escasos diez metros de distancia. Ante
la actitud defensiva de la hembra, Cook se encontraba listo para disparar; dos tiros se
escucharon, mismos que dispersaron la manada. Pero no habían salido del arma de
Cook, los guardaparques habían llegado al lugar.
Tras la llegada de los guardaparques, ambos grupos se enfrentaron. Hubo una gran
resistencia por parte del grupo de Cook, pero claramente estaban en desventaja. Sin
municiones, se rindieron todos menos Cook.
- ¡Alto, alto o disparo! – Gritó uno de los guardaparques al ver a Cook que
escapaba. Ojo puesto en mira, disparó.
- Déjalo Jack, no irá muy lejos. – Dijo otro de los guardaparques.
Minutos más tarde, la paz volvió a reinar en la sabana. En el cielo se veían los
buitres que volaban en círculos, y sobre el pasto yacía el cadáver de Cook.
21
Pedro el Astronauta
22
La historia que les voy a contar, en verdad sucedió, aunque en un
tiempo distinto al nuestro, tiempo que para nosotros es futuro, pero que
en realidad ya es pasado.
El pasado lunes, la maestra titular del séptimo grado de la escuela
elemental, Las Americas, decidió hacer un ejercicio un tanto diferente
para motivar a sus alumnos.
A ver jovencitos, hoy quiero que hagamos algo distinto. Cada uno de
ustedes le dirá al resto de la clase lo que desea ser cuando sea
mayor…empecemos por el primero en la lista, a ver Pedro, ¿Qué
quieres ser cuando seas grande?
Cuando sea grande, seré como mi padre…construiré caminos y
puentes, por los cuales muchos transitaran.
Bien Pedro, de seguro serás un gran ingeniero…sigamos, haber tú
María, ¿Qué quieres ser cuando seas grande?
Yo seré doctora, y curaré a muchos enfermos como mi abuelita, que
está muy enferma y no tiene dinero para ir al médico.
Así uno por uno, los jóvenes comentaban lo que deseaban ser, hasta
llegar a mencionar una amplia lista de profesiones, que: ingeniero,
abogado, secretaria, enfermero, arquitecta, en fin todas las profesiones
comunes conocidas. in embargo las aguas salieron de su cauce al
tocarle el turno a uan. ver uan, que quieres ser cuando seas
grande. Preguntó la maestra.
Cuando sea grande quiero ser astronauta y ser el primero de mi país en
visitar la Luna.
a ja ja ja ri a carcajadas arlos eres un tonto, todos saben que no
hay astronautas en nuestro país, ja ja ja…que tonto.
La burla de arlos pronto se esparci por el sal n. ¡Orden,
orden!...está mal que se burlen de un compañero, todos tenemos
derecho a soñar. Dijo la maestra.
El tiempo pasó y llegó el día en que Juan debía matricularse en la
universidad.
Pasados algunos años, a duras penas pudo conseguir su diploma, se
convirtió en un profesional mediocre y como si eso no fuese suficiente,
aquel cuerpo atlético que siempre lo había caracterizado, se había
deformado.
Cierto día al llegar del trabajo, Juan se tiró en su viejo sillón y
encendió el televisor, sus músculos antes fornidos, ahora le pedían
descanso, como le pasa a todos aquellos que viven una vida sedentaria.
Después de un rato, cuando ya sentía el peso del sueño en sus pestañas,
23
fue avivado por un boletín de último minuto, joven latino ha sido
seleccionado por la NASA junto a otros dos astronautas para realizar
una misión que pondrá nuevamente los pies del hombre sobre el satélite
natural de la Tierra…más detalles esta noche a las once.
Juan no podía creer lo que había escuchado, simplemente no podía ser
posible, sus sentidos le habían traicionado.
No puede ser posible, los latinoamericanos no van a la Luna,
seguramente me quedé medio dormido y escuché mal, ¡si eso fue!...de
todas formas para estar seguro voy a esperar a las once para ver las
noticias.
Juan no acostumbraba a ver los noticiarios, sin embargo para salir de
dudas le era imperativo ver las noticias que se transmitían por uno de
los canales locales a las once.
Llegada la hora, Juan se acomodó nuevamente en su sillón, no tuvo que
esperar mucho para confirmar la noticia que efectivamente aparecía en
los titulares.
Pedro Acosta Martínez se convertirá en el primer hispanoamericano en
pisar la Luna, según portavoces de la NASA. Pedro Acosta y otros dos
astronautas, serán los primeros humanos en regresar a la Luna después
de que…
<<Pedro Acosta, Pedro Acosta>> aquel nombre retumbaba en la mente
de uan, Pedro costa, Pedro costa, decía en voz alta ¿ uál era el
apellido de aquel Pedro se preguntaba.
No sé si fue simple coincidencia o una manifestación del destino, pero
el 27 de febrero del año siguiente tres astronautas, entre ellos un
latinoamericano, se paseaban nuevamente por la Luna. Tres meses
después de aquel histórico acontecimiento, Pedro Acosta regresaba a su
ciudad natal. En su honor se había preparado un gran desfile para que
todos en su país tuviesen el honor de conocer a quien tan alto había
encumbrado la bandera.
Todos querían asistir al desfile, Juan incluido. Nunca antes, en la
historia de la nación, se habían conglomerado tantas personas para
recibir a uno de sus hijos.
Aunque deseaba acercarse a Pedro, parecía una tarea imposible para
Juan llegar hasta donde se encontraba el astronauta, así que desistió y se
marchó sin más ni nada.
Un día cuando Juan menos lo esperaba, le llegó una invitación. La
maestra de séptimo grado, convocó a todos sus exalumnos de aquella
generación, a la cual Juan pertenecía.
24
Todos, si que faltase uno, asistieron a la junta. Claro que el foco de
atención lo era Pedro Acosta, y la otra cara de la moneda estaba
representada por Juan, quien se mantenía al margen como si estuviera
fuera de lugar; cosa fácil de entender al ver la gran lista de éxitos
cosechados por sus compañeros.
Como se ha señalado, el gran foco de atención era Pedro Acosta, y
naturalmente, no faltaron las preguntas sobre su travesía en la Luna.
Todos los presentes habían rodeado a Pedro para que les contara su
experiencia, fue en ese momento que Juan dejó su aislamiento y se
integró al grupo.
Pedro, pero hay algo que no entiendo interrumpió Juan.
¿Qué es lo que no entiendes, Juan?
Cuando la maestra nos preguntó que deseábamos ser cuando fuésemos
mayores, tú dijiste que querías ser ingeniero como tu padre.
Jamás mencioné que quería ser ingeniero, dije que quería ser como mi
padre, un hombre que alcanzó el éxito en todos los ámbitos de la vida.
Pero también dijiste que construirías caminos y puentes, haciendo
referencia a la ingeniería.
No Juan, al igual que tú, siempre quise ser astronauta, cuando dije que
construiría caminos y puentes; me refería a que abriría las puertas a
otros para que se atrevieran a perseguir sus sueños y nunca rendirse sin
importar el pensar de los demás.
25
Yugo de Bueyes
26
Ajeno a los avances de la ciudad, marchando a un ritmo desacelerado, se encuentra el
pueblo de Santa Marta. Un pueblo agrícola localizado en la parte noroeste del país.
Sus habitantes, sencillos y humildes, viven sólo de lo que le provee la tierra.
Es común ver bueyes arar el terreno, preparando la tierra para la siembra. El arado
por bueyes, en Santa Marta, es una tradición que ha pasado de padres a hijos desde
tiempo de la conquista española.
Al igual que muchos, don Bartolo aprendió el oficio del arado de su padre. De esa
manera se ganaba el sustento de él y su familia. En las tardes, al caer el Sol, se le
podía ver por la calle sin pavimento que conducía al pueblo. Recuerdo que muchos
de los niños nos dirigíamos hasta el lugar, tan sólo para ver a don Bartolo arrear sus
laboriosos bueyes.
- ¡Ahí viene, ahí viene! – Gritábamos llenos de júbilo.
- ¡Arre, jo, arre!- decía don Bartolo mientras arreaba sus bueyes – Lomo Pinto,
Azabache. ¡Arre, Arre, jo!
¡Ah, qué días aquellos los de la infancia!
Recuerdo que soñaba despierto, imaginando el día en que aprendería a llevar el
negocio de la familia y continuar con la tradición. El arreo de bueyes. Pero, las cosas
pocas veces salen como uno lo espera y el destino me llevó lejos de mi pueblo,
familiares y amigos.
Gracias a mi devoción por el estudio y al padre Mariano Zaragoza, sacerdote español
que llegó al pueblo a mediados de los sesenta, conseguí una beca para estudiar
agronomía del otro lado del Atlántico.
Confieso, quedé sorprendido la primera vez que llegué a Barcelona, supongo que era
algo normal considerando que nunca había salido de Santa Marta. Aquellos fueron
27
años de sacrificio, desvelo y sobre todo de añoranza. Aunque aquél lugar era muy
diferente de mi Santa Marta, nunca pude borrar de mi memoria el recuerdo de mi
pueblo. Podía sentir el olor a brisa fresca de los cultivos, escuchar el mugir de los
bueyes y el ¡arre, jo, arre! de don Bartolo al caer la tarde. En otras palabras, mi
cuerpo se había marchado, pero, mi espíritu seguía allí.
Durante mis años de ausencia, muchas cosas cambiaron en el pueblo. El viejo y
pedregoso camino que conducía a Santa Marta, el mismo por donde transitaba don
Bartolo con Lomo Pinto y Azabache, sus dos bueyes, ahora estaba cubierto de asfalto.
Ya no se veían las bestias guiadas por hombres surcar las tierras, ruidosas máquinas,
más efectivas, hacían el trabajo.
Me sentí un extraño en mi propia tierra, todo había cambiado. Sólo el recuerdo
permanecía inmutable; y sentí nostalgia, por aquellos años de felicidad que no
volverían.
Deambulé por el pueblo, observando todo, como queriendo convertir el presente en
pasado y mantener aquella imagen, viva en el recuerdo, estática en el tiempo.
- ¡Ernesto! - escuché decir a lo lejos. - ¡don Bartolo, don Bartolo, es Ernesto
que ha vuelto! – Exclamó Jaime al verme llegar.
Los ojos del anciano se llenaron de lágrimas al ver a su nieto regresar.
- ¡Has vuelto, has vuelto!- exclamó don Bartolo entre lágrimas de alegría. Yo
no pude decir palabra alguna, y luego todo fue silencio.
La casa había cambiado, el pueblo había cambiado, pero nada de eso parecía haber
afectado a don Bartolo. El futuro no lo había tomado desprevenido, para subsistir se
adaptó a los nuevos tiempos, cambiando bestias por máquinas.
Cierta tarde, mientras caminaba de regreso al pueblo, escuché un grupo de
muchachos que gritaban con gran algarabía. Me acerqué para ver lo que sucedía;
28
como si se tratara de aquellos viejos tiempos, era don Bartolo que regresaba, de las
parcelas, no arreando los bueyes sino montado en su tractor. Se quitaba el sombrero
para saludar a los chicos que le aplaudían y hacían toda clase de ruidos. Y entonces
comprendí que el pasado nunca muere en lo absoluto que, como yugo que une a los
bueyes, está atado de alguna manera al futuro.
29
La Pared Azul Cielo
30
Al igual que todas las mañanas, la mamá de Miguel le acompañaba camino a la
escuela. Paralela al plantel, a unos diez metros más o menos, había una pared pintada
de azul cielo.
Al voltear para despedirse de su madre, el joven Miguel, vio la pared y se quedó
contemplándola. Es preciso puntualizar que días antes, aquella misma pared estuvo
pintada de otro color, nada agradable para el sentido de la vista por cierto, razón por
la cual el pequeño, de no más de ocho años, quizás no se había fijado en ella antes.
¿Qué observas, Miguel? ven y dale un beso a tu madre antes de irme a trabajar.
¡Mamá, mamá, es el más hermoso de los caballos!
¿Dónde, dónde?
Está justo allí, en aquella pared azul.
¡Que imaginación tienes! ven y despídete de tu madre.
Los días pasaron y la visión del caballo en la pared se acentuaba con el pasar de las
estaciones, y con ellas se agregaban nuevos detalles que antes se le habían escapado a
Miguel.
Madre, ¡mira, mira, su larga cabellera parece moverse con el viento, sus ojos negros
como el azabache brillan cual claro de luna, sus patas fuertes y firmes galopan a la
puesta del sol… - y así cada día un detalle nuevo. Pero la madre de Miguel no
comprendía aquello que veían los ojos de su único hijo, para ella no era más que una
simple pared. Tal era la incertidumbre de la madre, que hasta llegó a poner a Miguel
en manos de profesionales de la salud para que le explicaran aquello que ella
consideraba un problema, pero los médicos no encontraron trauma alguno, y le
explicaron que su hijo poseía una gran imaginación y que debía ser fomentada por
algún curso de arte, como la pintura por ejemplo.
Tranquila por aquello que le habían dicho los expertos, la madre de Miguel se llevó
de consejo e inscribió a Miguel en un curso de pintura. Al poco tiempo el joven
demostró poseer un talento nato que sólo se ve en los grandes maestros del arte y
efectivamente con el paso del tiempo Miguel se convirtió en un gran pintor de
renombre mundial.
Como sucede con muchos de los hijos valerosos de un país pobre, Miguel tuvo que
abandonar el suyo cuando apenas era un adolescente. Había conseguido una beca
para estudiar artes en Europa y no podía desperdiciar aquella oportunidad que le
había dado la vida. Sin embargo la imagen de aquél caballo que sólo él podía ver en
31
la pared azul, seguía lucido en su mente. Regresar a su patria era su más ferviente
deseo, volver a contemplar aquella pared y poner a la vista de todos aquello que sólo
existía en su mente, su único sueño.
Al fin, llegó el día en que Miguel pudo regresar a su patria. Y luego de contarle su
sueño de infancia a las autoridades correspondientes, para que lo dejasen pintar el
muro que pertenecía al ayuntamiento, aquellas no se pudieron negar a su petición;
¡claro, tratándose del gran Miguel, quien se negaría!
Una vez obtenido el permiso Miguel puso todo su empeño en la obra, y después de
unos cuantos meses, ante la presencia de todo el pueblo e invitados internacionales
Miguel reveló su gran obra, la cual dejó grabada una expresión de asombro entre los
presentes. Entre tantas personas, Miguel se dirigió hacia donde estaba su madre, que
ya era una anciana de edad avanzada, y tomándola del brazo la acercó a la pintura,
para que sus ojos cansados por la edad pudiesen verla mejor. Cuando los ojos de la
anciana pudieron apreciar la majestuosa pintura, no pudo decir otra cosa más que:
¡mira Miguel, es el caballo!
- Si querida madre, ahora todos lo pueden ver.
Así como la madre de Miguel, muchos de nosotros no podemos ver un futuro de
bienestar y prosperidad, sin embargo mientras existan personas como Miguel siempre
habrá esperanzas.
32
El Pacto de la Flor y la
Oruga
33
Tiempo después de la extinción de los dinosaurios, era frecuente ver sobre la faz de la
tierra toda clase de pequeños insectos rastreros y voladores. Entre los voladores se
encontraban las mariposas, que aunque parecidas a las que hoy día vemos guardaban
ciertas diferencias, como la boca, por ejemplo, en vez de una trompa enrollable
aquellas poseían una boca con mandíbulas, parecidas a las que tienen las libélulas.
En aquellos días, una gran sequía azotaba gran parte del planeta. Las altas
temperaturas provocaron un incendio que arrasó con el lugar donde vivían una
hermosa flor y una oruga.
- No ha quedado nada.- Dijo la oruga llorando.
- ¡Claro que sí! – exclamó la flor a ver la oruga llorar. – Quedamos tú y yo.
- ¿Quién ha dicho eso? – preguntó la oruga asombrada.
- Yo he sido, estoy justo aquí, debajo de la gran roca.- Respondió la flor
asomándose un poco para que la oruga le pudiera ver.
- Debimos ser consumidas por el fuego, juntas con nuestros hermanos, de nada
ha servido. No ha quedado comida y el agua es escasa. – Dijo la oruga
sollozando.
- ¡No digas eso! nunca debemos perder las esperanzas, si seguimos aquí ha de
ser por una buena razón.
- Es bueno que seas optimista, pero debes enfrentar la realidad, no hay nada que
comer. Muy pronto moriremos de hambre. – Expresó la oruga.
- Aún no lo entiendes, tú y yo podemos ayudarnos mutuamente, así lograremos
sobrevivir. – Dijo la flor.
- ¿Cómo? – preguntó la oruga.
- Desde hoy haremos un pacto, para sobrevivir una necesita de la otra. Yo te
alimentaré con mis hojas hasta que te conviertas en una linda mariposa y
puedas volar, a cambio, tú me polinizaras para que pueda dar semillas y así
poder nuevamente poblar el bosque con hermosas flores.
- Me parece muy bien. – Dijo la oruga esperanzada.
Así fue como lograron sobrevivir la flor y la oruga, trabajando juntas. Una vez adulta,
la mariposa no volvió alimentarse más con las hojas de las plantas. Para hacer
efectivo el pacto bebió el néctar de las flores. Al cambiar su hábito de alimentación,
las nuevas generaciones de mariposas no necesitarían las útiles mandíbulas que
34
tienen las orugas, y así con el paso de los años fueron cambiando la forma de su boca
hasta terminar en una gran trompa delgada y en espirar. De esa forma, al cambiar la
mandíbula por la trompa, las mariposas de las generaciones venideras recordarían y
respetarían el pacto que una vez le salvó la vida.
35
La Ratoncita Valiente
36
Plácidos eran los días en el bosque, las liebres y otros pequeños mamíferos diurnos
jugueteaban en la planicie. Trataban de aprovechar al máximo los cálidos rayos del
Sol, pues al caer la noche otro reino imperaba. Era el tiempo de los depredadores.
Consciente del peligro que representaba salir de noche, Amy la ratoncita no tuvo otra
opción más que salir en busca de alimento para sus pequeñuelos.
- No tengo miedo, no tengo miedo. – Se decía, mientras se deslizaba sobre las
hojas secas de los árboles en busca de alimento. Su plan era confundirse con
las inertes hojas, pero había pensado mal, su mortal enemiga la lechuza podía
escuchar el sonido que la ratoncita causaba al desplazarse por las hojas secas.
De pronto, sin previo aviso, Sula la lechuza se abatió sobre su presa capturándola con
sus poderosas garras.
- No me comas, no me comas por favor. – Suplicó Amy.
- Tu error te costará la vida, sabías del peligro que corrías al salir de noche y
tomaste el riesgo. Ahora no supliques por tu vida y afronta tu destino.
- Por favor, libérame. No suplico por mi vida, suplico por la vida de mis hijos,
son tan pequeños e indefensos. Morirán si me comes.- Dijo la ratoncita
mirando a la lechuza con sus grandes y tristes ojos.
- Está bien, te perdonaré la vida por ahora, pero cuando tus pequeños puedan
valerse por sí mismos deberás volver para poder devorarte. De no cumplir tu
promesa, te aseguro que regresaré y me comeré a todos tus hijos.- Terminadas
las palabras, Sula liberó a Amy próximo a la madriguera de la última y voló
hacia la penumbra de la noche.
- Gracias, gracias, cumpliré mi promesa. En un mes subiré hasta tu nido, para
entonces tus polluelos habrán dejado el cascaron y le serviré como sustento.
Gracias, gracias, cumpliré mi palabra. – Gritó la ratoncita al ver a Sula
alejarse.
El tiempo pasó y el mes se cumplió, aquel día Amy se encontraba junto a sus hijos
que alegres jugueteaban fuera de la madriguera. Los últimos rayos de luz del astro
rey se asomaban a la tierra. Con voz firme, pero triste, Amy le dijo a Raúl, el mayor
de sus hijos: - por favor, cuida de tus hermanos. – Sin decir más nada, Amy se
marchó a cumplir su promesa.
Ya era de noche cuando Emy llegó al árbol donde Sula había anidado. Estando en el
suelo, alzo su mirada y avistó el nido que se encontraba en lo más alto. Sin demorar
empezó a trepar.
- ¡Auxilio, mamá, mamá! – escuchaba mientras se acercaba al nido. Agilizando
el paso, pudo ver una serpiente que se asomaba al nido para devorar a los
indefensos polluelos.
- Serpiente tonta, mira que hay que ser cobarde para intentar comerse a unos
pequeños polluelos indefensos aprovechando que su madre ha salido. Ven,
37
anda y cómeme soy mucho más grande. – Dijo la valiente ratoncita
mordiéndole la cola a la serpiente.
- Hoy estoy de buenas. No sólo comeré aves, también ratón. – Dijo la serpiente
alejando la cabeza del nido y volviéndose hacia Amy.
- Acá estoy, acá estoy. – Vociferaba la ratoncita llamando la atención del reptil
que fallaba cada vez que intentaba atrapar a Amy con su boca. Amy distrajo a
la serpiente por unos minutos, dando tiempo suficiente para que Sula regresara
al nido.
- No te comerás a mis hijos. – Dijo Sula lanzándose sobre la serpiente y
sujetándola con sus fuertes garras. Aunque la serpiente tenía un tamaño
considerable, Sula alzó vuelo sujetando la serpiente y de lo alto dejo caer a la
serpiente que al caer a la tierra se alejó rápidamente.
- ¡Gracias ratoncita, de no haber sido por tu valor mis hijos no estarían vivos!
pudiste escapar con tu familia, pero has cumplido tu promesa mostrando gran
valor. – Expresó Sula.
- Tú también eres muy valiente, muchos pueden pensar que ser compasiva es
cosa de débiles, pero la compasión es una cualidad que sólo los
verdaderamente fuertes poseen. Es cierto que pude correr y escapar con mis
hijos, pero mi palabra no valdría nada.
- Por tus actos no sólo te perdonaré la vida, te daré estas cinco piedras de búho.
Con ellas podrán salir sin temor en las noches, al brillar en la oscuridad los de
mi especie reconocerán la señal y no les harán daño, por el contrario serán
protegidos. – Dijo Sula entregándole a Amy cinco piedras brillantes. Luego
Sula llamó con un silbido a otra lechuza que rondaba por el lugar, Amy se
montó sobre la lechuza y juntas volaron hacia el hogar de la ratoncita valiente.
38
Nubecita Solitaria
39
De un pequeño charco calentado por los rayos del Sol se formó una pequeña nubecita.
Era la última de siete, pues sus hermanas se habían formado días antes ascendiendo al
cielo azul.
- Señor Sol ¿ha visto usted a mis hermanitas? – le preguntó la nubecita al astro
rey.
- Al norte, al norte han ido. – Dijo el Sol con voz aguda.
Y así fue como la nubecita se dirigió al norte en busca de sus hermanas. Sin previo
aviso, un fuerte viento sopló y a la nubecita alejó fijando su curso al sur. Aturdida, la
nubecita se desorientó y el rumbo equivocado tomó.
Perdida, flotó hasta dar con una pequeña aldea.
- ¡Miren en el cielo, es una nube!- gritó asombrado uno de los aldeanos.
- ¡Una nube, una nube! – decían alborotados los lugareños.
- Es muy pequeña para que nos pueda bendecir con su agua. – Dijo el más
anciano de los aldeanos dando pocas esperanzas de que callera la tan necesaria
lluvia. Y vaya que la necesitaban, pues durante meses una sequía había
afectado el lugar.
- Soy muy pequeña e inútil. – Se dijo a sí misma la nubecita al escuchar las
palabras del anciano. – i tan s lo pudiera hacer algo, si no fuera tan…podría
hacer algo. - Se lamentaba.
Enojada, la nubecita ascendió más y más al firmamento tratando de olvidar su pena.
Y llegó la noche.
- ¿Por qué estás enojada? – preguntó la Luna.
- Soy muy pequeña e inútil, no sirvo para nada. – Respondió la nubecita.
- ¡Inútil! no eres inútil, es sólo que no has descubierto tu propósito en la vida.
- Y ¿cuál puede ser mi propósito? – preguntó la nubecita. – Una pequeña nube
no puede hacer nada. – Añadió.
- La clave es la unión. – Dijo la Luna. – Las nubes en el cielo expresan su
sentir: tristes si están grises y blancas ríen, cantan siempre así. Brillan, brillan,
brillan con el ol las nubes en el cielo nos dan su bendici n…
- ¡No entiendo! – expresó la nubecita confundida.
- No te preocupes, algún día lo entenderás. Sólo tienes que recordar las letras de
la canción. Juntas serán invencibles. – Dijo la Luna y se marchó.
- ¡Espera, espera no te vayas! – vociferó expresivamente la nubecita. Por varios
días flotó errática sin rumbo fijo y justo cuando estuvo a punto de perder la
esperanza avistó a lo lejos a sus hermanitas que alegres jugaban. Al acercarse
notó que sus hermanas resplandecían, eran blancas como la nieve.
40
- ¡Hermana, hermana, has vuelto! – expresaron las nubecitas al ver la nubecita
solitaria llegar. Y juntas jugaron hasta el cansancio.
Una profunda felicidad invadía el corazón de la nubecita solitaria, al fin había
encontrado a sus hermanas. Mientras más feliz estaba más blanca se ponía. Pasó de
un leve color gris a un blanco resplandeciente, igual que sus hermanas. Entonces la
nubecita recordó la canción de la Luna y comprendió lo que debía hacer.
- Ahora lo entiendo. – Se dijo a sí misma la nubecita. – Hermanas, debemos
unirnos todas. Juntas formaremos una gran nube. – Dijo en voz alta. Y así se
fundieron las siete hermanas hasta formar una gran masa blanca. Y juntas
flotaron al sur.
Una vez sobre la aldea, la gran masa blanca comenzó a ponerse gris. Las nubecitas al
ver la sequia que azotaba la aldea y las penurias que pasaban sus habitantes, no les
quedó otra opción y empezaron a llorar.
- ¡Milagro, es un milagro!- vociferaba el anciano feliz.
Aquel día las nubecitas lloraron sin parar, bendiciendo la tierra. Y la nubecita
solitaria jamás volvió a sentirse inservible.
41
Juicio al Número Cero
42
- Su señoría, se acusa al cero de quebrantar las leyes que atentan con la buena
práctica de las matemáticas. De confundir y causar problemas a los
matemáticos y sobre todo al gran público profano. Hasta el día de hoy, los
estudiosos de la materia no logran ponerse de acuerdo en si deben considerar a
tal guarismo como un número perteneciente al conjunto de los naturales, las
divisiones entre él simplemente están prohibidas, y como si no fuera suficiente,
existe un debate sobre si debe ser considerado un número par. – Parte
acusatoria.
- Excelentísimo magistrado, el cero no es más que una víctima de la infinita
ignorancia de los mortales. Un incomprendido que sólo aspira a ser una cosa,
quien realmente es, un número especial entre los especiales. Y eso su señoría
es precisamente lo que queremos probar y para ello presentaremos una serie
de pruebas que despejará toda duda que se pueda tener sobre los cargos que
recaen sobre la parte que defendemos, el sifr. – Parte defensora.
- Pero que pruebas pueden tener, o es que acaso las matemáticas se equivocan.
Está claro que las cuentas pueden existir sin el cero ó sifr, como lo llama la
parte defensora. Permítame recordarle que muchas culturas en la antigüedad
lograron alcanzar un alto nivel de desarrollo matemático sin tener que
prescindir del número cero, así que no veo lo especial que puede resultar. –
Parte acusatoria.
- Reconozco que por mucho tiempo los matemáticos realizaron sus cálculos sin
tener que recurrir al sifr. En la antigüedad, sólo dos culturas, mayas e hindúes,
pudieron recocer las ventajas que ofrece usar el śŭnya como un numeral. Sin
él, sería imposible que tuviéramos nuestro útil sistema numérico, el afamado
decimal. El sifr, su magistrado, no ha hecho otra más que facilitarnos la
existencia, si bien dividir entre él está prohibido, imagínese tener que efectuar
la división en un sistema numérico no posicional donde no existe un símbolo
que represente nuestro defendido, como el sistema romano. Por poner un
ejemplo… – Parte defensora.
43
- Todos le han escuchado, la parte defensora admite que está prohibido efectuar
la división por cero, también ha aceptado que es posible efectuar cálculos sin
el cero. Ante tal situación, su señoría sugiero que el cero sea excluido del
conjunto de los números reales, para siempre. – Parte acusadora.
- Petición denegada. Considero de suma trascendencia el argumento expuesto
por la parte defensora; que puede continuar con la defensa. – Juez.
- Muchas gracias su señoría. Siguiendo con la idea, alguien podría decirme:
¿Cuánto es ?...
- ¡Es una broma, su señoría, todos saben la respuesta a esa pregunta!
- Se le recuerda a la parte acusatoria que es la parte defensora quien tiene el
turno para hablar. Así que sin más interrupciones permitiremos que la defensa
siga con su alegato. - Juez.
- Muchas gracias, nuevamente su señoría. Como bien señala la parte acusatoria,
cualquiera podría dar respuesta a la pregunta, eso si consideramos que los
números están en el sistema decimal. Pero qué tal si hacemos la cosa más
interesante y en vez del sistema decimal usamos el sistema de numeración
romano, entonces tendríamos: , hasta una operación sencilla,
como la mostrada, puede ser un verdadero dolor de cabeza. Si bien es cierto
que los antiguos romanos hacían sus cálculos sin el sifr, no menos cierto es
que su sistema quedó en desuso; reemplazado por un sistema numérico que
nos ha facilitado la vida a todos y que sería imposible de concebir sin el
śŭnya. – Parte defensora.
- ¡Muy bonito el ejemplo! pero poco convincente. Su señoría permítame ilustrar
a la defensa. Uno de los primeros en divulgar el śŭnya ó cero en occidente fue
44
Leonardo Fibonacci en el siglo XIII. En consecuencia, Arquímedes,
matemático griego, que nació alrededor del 212 a. C. no hizo uso del sistema
numérico decimal, en otras palabras no conoció el sifr, y pese a no conocerlo,
fue uno de los grandes matemáticos de todos los tiempos junto a Pitágoras,
Euclides y otros tantos magnos nombres de las ciencias exactas de occidente,
de eras anteriores a la cristiana, que nunca conocieron el mencionado sistema
numérico y que por lo tanto no hicieron uso del cero. En la antigüedad,
grandes avances obtuvieron los matemáticos sin el cero, el cual sólo ha
servido para confundir a los profanos que aun no distinguen lo que es. ¿Es
natural o par? poco importa lo que es, pues su señoría, no me queda duda
alguna, el śŭnya debe ser borrado de la lista de los números.
- A pesar de su erudición, pues me costa que ha leído algunos libros, el
acusador sólo muestra ignorancia al decir que tan importante guarismo debe
ser tachado de la lista de los números. Su importancia capital, nos la confirma
Euler en su afamada fórmula que sólo la divinidad le pudo conferir:
. Es cierto que su inscripción en el conjunto de los naturales ha causado
encarnados debates entre los matemáticos, pero es algo de importancia menor,
pues a la larga es sólo cuestión de definición. En cuanto a su paridad, cumple
con muchas de las propiedades de los números pares, que se definen como
aquellos que divididos entre dos su módulo es igual a cero. ,
entonces por definici n el śŭnya debe ser par. Pero, nuevamente es una
cuestión de definición, pues a diferencia del resto que tienen siempre un
número finito de divisores, y entre ellos siempre el dos común. El sifr tiene
infinitos divisores, el dos incluido. Y pese a estar tan emparentado con los
pares, mantiene ciertas diferencias que lo distinguen y lo hacen único y
especial. Todo par elevado a un número par sigue siendo par, cosa que no
ocurre con el śŭnya, por lo que también es digno de pertenecer a un conjunto
del cual es el único elemento, y poder decir que entre los enteros existen: los
pares, impares y el cero. Y así su señoría termina nuestra defensa, ciego el que
no vea y sordo el que no escuche, pues ante tales argumentos está claro que el
sifr simplemente es un número especial.
45
El Hábitat del Solenodonte
46
Había escuchado hablar de él, pero nunca lo había visto. Posiblemente ni siquiera
exista, sólo en la lista de especies extintas. Aun así mantengo la fe en poder
encontrarlo, pues la única esperanza de salvar su hábitat reside en hallarlo.
El apetito voraz por el oro, había llevado al hombre a adentrarse en suelo virgen.
Nada, solo el oro es importante para los desaprensivos; de concretarse la campaña
para extraer el oro del lugar, todo lo que allí vive morirá. Al final, no quedará nada
más que desolación y muerte.
Como especie, somos codiciosos, ambiciosos, inescrupulosos. Nos vanagloriamos
de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, una autoproclamación, sin
dudas, pues no hay ser más maligno que el hombre. Pero, no todo es malo, también
somos capaces de sentir compasión, de amar, de entender y sentir respeto hacia la
naturaleza. Y en esos, pocos, es que vive la esperanza de nuestro mundo de ser un
mejor lugar para todos los seres que en el habitan. Libre de contaminantes, odio,
indiferencia.
Nuestra lucha por salvar el hábitat de solenodonte, no es una simple lucha local.
Ganarla es una gran conquista, y salvar su hábitat significa salvar el hábitat de
todos; pues todos formamos parte del mismo hábitat, la Tierra. Y así como sufre el
cuerpo cuando siente dolor en alguna de sus partes, de la misma manera sufre el
planeta cada vez que un árbol es talado o un río es contaminado. ¡Sí! salvar el
hábitat del solenodonte significa mucho, significa que nuestro planeta aún tiene
esperanzas.
El tiempo se agota, las máquinas infernales se adentran en el bosque arrasando todo
a su paso.
47
- ¿Dónde te escondes, mi pequeño salvador? – me pregunté, casi perdiendo toda
esperanza de encontrarle.
Y justo cuando sentí que tal búsqueda había sido en vano, apreció ante mis ojos el
Solenodon paradoxus. Su pelaje Castaño rojizo y su inconfundible hocico alargado
le delataban.
La naturaleza se había revelado, en toda su magnificencia. Brindándonos nuevas
esperanzas para reconciliarnos con ella. Y gracias a un pequeño mamífero, de no
más de treinta centímetros de largo, el hábitat del solenodonte se había salvado de
las desbastadoras manos del hombre; y aunque sólo se ha ganado una pequeña
batalla, podemos gritar a los cuatro vientos: ¡aún hay esperanzas de un mejor
mañana!
48
Regalo de Navidad: una larga
espera
49
Rio Lagos, 24 diciembre de 19..
Queridos reyes magos:
Este año, y si bien lo deseo, no les voy a pedir juguetes. Verán, aunque soy un niño
y
me urge jugar, tengo a mi padre muy enfermo y como sé que ustedes a los niños
que se
portan bien durante todo el año le conceden regalos, he pensado que en vez de que
se me
otorgue un juguete nuevo, como es su costumbre, le devuelvan la salud a mi padre.
Nos
apremia que recupere su salud, pues los ingresos de nuestra madre son insuficientes
y
apenas alcanzan para cubrir los gastos de la familia.
¡Ah! no me he olvidado de ustedes. Sé que deben recorrer grandes distancias para
poder
llegar hasta aquí, así que le he dejado algunas galletas, están deliciosas. También
hay leche
y hierva para los camellos. Bueno, ya me despido de ustedes, pero no sin antes
desearles
una feliz navidad.
Atte.:
M. E. Cortés.
50
Desde aquel crudo y triste invierno, hacía ya casi treinta cinco años, el
corazón de don Manuel Enrique Cortés se había endurecido como roca, hasta
tal punto que llegó aborrecer la navidad y todo lo alegórico a tales fiestas. Se
cuenta que su odio a la navidad era tan grande que cierta vez despidió a uno
de sus mejores empleados sólo porque lo sorprendió cantando villancicos
navideños.
Gracias a su buena cabeza para los negocios y a unas buenas inversiones,
don Manuel logró acumular una gran fortuna, misma que lo convirtió en
uno de los hombres más ricos y acaudalados de la región. Para tener una idea
de su riqueza, basta mencionar que era dueño de más de un centenar de
fábricas diseminadas a lo largo y ancho del país.
No era un hombre malo y aunque no sonreía muy a menudo, de cuando en
vez, se podía ver una sonrisa en sus labios. Pero, cuando llegaba el
invierno aquel personaje, que superaba ya los cuarenta años, se volvía un
hombre odioso y amargado.
Don Manuel llevaba más de una década casado con la Sra. María Altagracia
Martinez de Cortés, mujer de buenos sentimientos. Ella le amaba
incondicionalmente y más que nada conocía su dolor. Pese a tener tantos
años de unión matrimonial, los Cortés no habían podido tener hijos y aunque
era lo que más deseaba Manuelo, como cariñosamente le llamaba su esposa,
había perdido toda esperanza de poder algún día tener su propia
descendencia.
A falta de niños que jugaran por toda la casa, la pareja Cortes debía
conformarse con las visitas ocasionales que le hacían los sobrinos de la Sra.
51
María.
- Manuelo, mi sobrino, uno de los hijos de Marta, viene a pasarse unos
días en la casa. Deseo que seas amable, mira que hace mucho que no
nos visita y quiero que, esta vez, se lleve una buena impresión de sus
tíos. – Le indicó la Sra. María a su esposo que se encontraba sentado
leyendo el diario y fumándose un puro. La noticia poco pareció
importarle a don Manuel, quien no dijo nada, por lo que la Sr. María
nuevamente insistió en decirle:
- Me has escuchado, Pedrito, mi sobrino, viene pronto a visitarnos y
quiero que se lleve una buena impresión.
- Te escuché la primera vez mujer. Sabes que en esta casa no celebramos
la navidad y tu sobrino de seguro va a procurar algún presente. Mejor
pídele disculpas a tu hermana y dile que no podemos aceptar a su hijo,
eso sería lo mejor.
- Sabes que no soy muy buena cuando de hablar mentiras se trata,
además, Pedrito sabe que no celebramos la navidad; aun así insistió
para que su madre lo dejara pasar, aprovechando que está de
vacaciones, la temporada festiva con nosotros…s lo te pido que seas
amable y que trates de disimular un poco tu aborrecimiento a la
navidad.
- Muy bien, haré un gran esfuerzo para que el niño se sienta lo más
confortable posible. – Dijo a regañadientes don Manuel. – Pero, no te
prometo nada.- Agregó.
- Si la gente pudiera ver lo noble que eres, por eso te quiero. – Expresó la
52
Sra. María dándole un tierno beso en la mejilla de su esposo, y dejó
salir una ligera sonrisa.
Diciembre corría su curso y la fecha de salida del colegio de los infantes
no tardaba en llegar. Entre tanto, Pedrito aguardaba ansioso. Como vivía
en otra ciudad, casi nunca visitaba a su tía predilecta que era la Sra.
María. Pudo elegir otros hogares donde podría jugar con sus primos, sin
embargo eligió pasar la navidad en casa de la familia Cortés, pese a saber
que no celebrarían la navidad.
- Hermanito, ¿por qué has elegido la casa de tía María? – preguntó
Carlitos – su esposo es un cascarrabias; dicen que de niño se portaba
mal y Santa Claus le regaló un carbón la noche de navidad y esa es la
razón por la que la odia tanto. Yo prefiero ir a casa de tía Magdalena,
allí podré jugar con el primo Ernesto y su hermana Isabel. Ellos se
portan bien y los reyes le regalan buenos regalos, eso sin contar que es
una de las primeras casas en ser visitada por los reyes, por eso reciben
tan buenos obsequios. Recuerda que hace unos años pasamos la
navidad allí y recibimos los mejores regalos de nuestras vidas. En
cambio no recibirás nada si visitas la tía María, los reyes nunca
visitaran un lugar donde vive un cascarrabietas.
- Te equivocas, este año los reyes si visitaran la casa de tía María. Es mi
deseo y sé que me lo concederán. – Le dijo Pedrito a su hermano
mayor, quien había elegido la casa de la tía Olga para pasarse la
navidad. Los padres de los niños de nueve y diez años, estaban pasando
por una mala situación económica desde hacía ya varios años razón
53
por la cual preferían que sus hijos pasaran la navidad en casa de sus
tías, que gracias a sus maridos, gozaban de bienestar económico.
Finalmente terminaron las clases y aquel mismo día, por la tarde, Pedrito
empacó maletas y se dirigió con su madre a casa de su amada tía María.
- La bendición tía. – Fue lo primero que dijo Pedrito al ver a la Sra.
María.
- ¡Dios te bendiga!- dijo la Sra. - pero, ¡mira cuanto has crecido!-
agregó. Dándole un fuerte abrazo al niño, que, seguido de besos y
sacudiditas, se extendió por un buen rato.
- ¡Y a tu hermana, no le das un abrazo!- exclamó Olga.
- ¡Claro!, si no te he olvidado.-Dijo la Sra. María, antes de abrazar a su
hermana – entren y pónganse cómodos, esta es su casa. – Añadió.
- De ninguna manera, no quiero que me coja la noche; sólo vine a traer
a Pedrito. Dale mis saludos a Manuel. – Dijo Olga apurada, y con sus
razones ya que tenía que estar a tiempo en la parada para tomar el
último autobús.
- No te preocupes por el autobús hermana, cuando Manuel llegue del
trabajo te puede llevar a casa.
- De ninguna manera, no quiero causarles molestias. Eso sí, cuida mucho
de mi Pedrito. – Esas fueron las últimas palabras de Olga y, luego de darle
un prolongado abrazo, como si no quisiera apartarse del muchacho, se
marchó.
Al regresar don Manuel, tarde en la noche, el niño se encontraba dormido.
Sin hacer ruido y sin que su esposa lo notara, don Manuel se dirigió a la
54
habitación donde se encontraba Pedrito. Al entrar, advirtió que el niño no
estaba debidamente arropado. Sin dejar de contemplar al infante, lo cubrió
con una manta grisácea. Don Manuel, no dejaba de ver al muchacho, y por
un breve instante soñó en lo que pudo ser su vida de haber un vástago en su
hogar. Triste y con lágrimas en los ojos, se retiró de aquella habitación.
Al día siguiente, todos estaban de pie bien temprano en la mañana. Don
Manuel se sorprendió al ver aquel niño tan madrugador; así que le hizo una
invitación para que le acompañara a una de sus fábricas.
Al llegar a la fábrica, Pedrito se sorprendió al no sentir el espíritu navideño
entre los empleados. Ni siquiera un simple adorno, nada ni lo más mínimo
que hiciera alusión a tan encomiadas festividades.
- Tío Manuel, estamos a pocos días de la navidad y, me pregunto: ¿por
qué no hay adornos simbólicos a la fiesta?- Terminó por preguntar
Pedrito. Don Manuel permaneció callado por un buen rato,
obviamente molesto por la pregunta, pero contuvo su rabia y cuando
se calmó dijo:
- ¡Navidad!- exclamó – es la peor época del año. Las personas gastan y
gastan para luego no tener nada; la navidad es un gran engaño, un
invento de los comerciantes para sacarle dinero a los incautos.
- Pero, si es un engaño, ¿cómo se explica la visita de los reyes magos a
todos los hogares? – preguntó inocentemente el niño.
- No quiero desilusionarte, pero de todas formas te vas a enterar algún
día. Veras, los niños ricos siempre reciben los mejores regalos. Si
existieran los reyes, ¿crees que sería justo? Reciben los mejores regalos
55
porque son los padres, y no los reyes, quienes les obsequian los
presentes.
Después de aquellas palabras, todo fue silencio. Pedrito se negaba a creer las
palabras de su tío político, pero no podía contradecir aquello que tenía tanto
sentido. Al ser los padres, quienes otorgaban los regalos, era evidente que los
niños más pobres recibieran los juguetes o presentes menos llamativos. Sin
embargo, la pureza e inocencia de un niño se imponen a la lógica, y aunque
resultaba evidente, Pedrito se mantuvo aferrado a su creencia en los santos
reyes.
Al llegar a la casa, Pedrito apenas pudo probar bocado. Las palabras de don
Manuel le habían afectado, pero no porque le habían cambiado su manera
de pensar sino porque sentía que poco podía hacer para cambiar las ideas de
su tío sobre la navidad. Faltaba poco para la víspera de navidad, así que
Pedrito hizo lo que cualquier niño creyente haría, escribir a los santos reyes.
Dobló en cuatro la carta y, como sabía que los reyes no entrarían en casa de
sus tíos, abrió la ventana, luego, cruzando por un estrecho pasillo trató de
escalar para subir al techo de la lujosa casa; pero antes que pudiera avanzar,
se resbaló y cayó de la altura de un segundo piso. Don Manuel fue el primero
en salir, al escuchar el ruido, luego la tía María, que al ver a Pedrito tirado en
el suelo se desmayó. Aquella noche, tía y sobrino fueron hospitalizados.
Gracias a la santísima divinidad y a unos pequeños arbustos que
amortiguaron la caída, Pedrito sólo se rompió un brazo. Temprano en la
mañana, tía y sobrino regresaban a casa. Pero no sin antes llevarse una
sorpresa, aquel día don Manuel pudo escuchar por vez primera los latidos
56
del niño que esperaba la Sra. María, que sin saberlo tenía casi dos meses de
gestación. Don Manuel, que apenas podía creer lo que le mostraba el médico
y con lágrimas de alegría, sólo pudo decir:
- ¡Voy a ser padre, finalmente voy a ser padre!
El 25 de diciembre, temprano como siempre, don Manuel se dirigía la
fábrica. Al montarse en el carro advirtió que un papel estaba adherido a sus
caros zapatos; se abajó para quitárselo y, justo cuando lo iba a arrojar a la
basura observó que era una carta de su sobrino. En silencio leyó la carta que
estaba dirigida a los reyes magos.
“ iudad entro, 23 diciembre de 19..
Mis queridos reyes magos:
Falta muy poco para que inicien su largo recorrido y desde hoy le quiero desear un
feliz viaje.
Sabios de oriente, sé que mi regalo está asegurado, pues me he portado bien todo el
año. He cumplido con mis deberes tanto en la escuela como en la casa, pero sepan
ustedes que no les escribo para procurar presente alguno, pues mi inquietud es
otra.
Recientemente, el tío Manuel me ha dicho que la época más linda del año no es
más que un engaño. Sé que es un grave pecado el sentir de mi tío, pero sepan
ustedes que no lo hace por mal. El tío Manuel no ha podido tener la dicha que dan
los hijos en una familia y, estoy seguro que de tener sus propios hijos su manera de
pensar, respecto a la navidad, sería muy distinta. Es por esa razón que les pido
siempre y cuando esté dentro de sus posibilidades, que le den como regalo de
57
navidad un niño al tío Manuel.
Muy atentamente y esperando el milagro, Pedrito.”
Y después de leerla, en voz baja, dijo:
- No hay dudas, ha sido un milagro. Un regalo de navidad.
Al llegar a la fábrica, don Manuel les dio el día libre a sus empleados, por
primera vez en navidad, y no sólo eso, mandó a preparar un festín para todos
ellos y repartió juguetes entre los niños más necesitados. Con el paso de los
años aquel hermoso gesto se convirtió en tradición, una que mantuvo el resto
de su vida.
Siete meses después, la Sra. María dio a luz una hermosa niña, a la que le
dieron por nombre Natividad, Belén Natividad. La niña creció y vivió hasta
alcanzar una edad muy avanzada. Y continuando con la tradición que le
había inspirado su padre llevó regalos y presentes a las familias menos
favorecidas; pero eso es parte de otra historia, una muy arraigada a nuestras
tradiciones.
58
Eugenio Cadillo
59
Una gran idea puede salir de las cosas más simples. Si te cansas de buscar vuelve
tu mirada a la naturaleza, ella tiene todas las respuestas.
En una lejana aldea un grupo de jóvenes tenían que caminar por un largo camino
para poder asistir a la escuela. En un lugar tan remoto y apartado, la distancia, sólo
resultaba ser uno de tantos obstáculos de los que tenían que vencer nuestros amigos,
razón por la cual muchos en el pueblo preferían quedarse en la aldea en lugar de
pasar trabajo e ir a estudiar al pueblo más cercano.
Siete fueron los que iniciaron los estudios, pero la lluvia, la distancia, las malezas,
la crecida de los ríos y otras tantas cosas que pueden ser añadidas a esta lista, se
encargaron de que sólo dos continuaran sus estudios.
Entre los perseverantes, se encontraba Eugenio, un joven delgado y rostro pálido, de
unos quince años de edad, que sin nada que tener más que una enorme voluntad
tuvo que pasar las mil más otras tantas para poder convertirse en el primer
profesional de su aldea.
Mira a Eugenio, siempre con los zapatos sucios, los pantalones llenos de cadillo y
la camisa toda sudada y estrujada. Comentaban sus compañeros al verle llegar. Y
es que siempre es fácil sacar conclusiones sin antes analizar las cosas.
La madre de Eugenio, le lavaba y planchaba el uniforme, aunque sabía que al otro
día debía repetir la misma acción, mientras que su padre se encargaba de lustrarle
los zapatos, que pese a ser viejos, parecían relucir más con cada día que pasaba.
Un día al llegar a la casa Eugenio, le preguntó a sus padres:
¿Por qué siempre lavan mi ropa y lustran mis zapatos, si saben que siempre
llegaré con ellos sucios a la casa?
La madre tomó la palabra y respondió:
Claro que lo sabemo mijo, pero e nuetra foima de compensai tu gran efueizo y
peisitencia. Sigue asi mijo que nosotro tamo oigulloso de ti, y aigún dia sera el
oigullo de todo ei pueblo.
60
Gracias por sus palabras, les prometo que cada día daré mi mejor esfuerzo, no me
detendrá la lluvia, ni la crecida del rio, ni la maleza, y mucho menos la burla de mis
compañeros.
Con el correr de los días, los meses y los años, las cosas se ponían más difíciles para
Eugenio, quien para ese tiempo era el único joven de su aldea que seguía en la
escuela, sin importar que tan difícil estuviera la situación, Eugenio la hacía parecer
tarea fácil, pues mientras más difíciles eran los obstáculos a vencer, más empeño y
dedicación le ponía Eugenio. Estaba decidido a llegar hasta el final y ninguna
fuerza sobre la tierra le iba a impedir su llegada a la meta.
Cierta vez, Eugenio llegó a la escuela lleno de cadillos, cosa nada novedosa, sin
embargo en esta ocasión pasó algo que nunca antes había ocurrido, el cabello de
María, compañera de clase de Eugenio, tenía adherido una de esas fastidiosas
semillas que se pegan a casi todo. Ya podrán imaginar el revuelo que causó aquel
pequeño incidente, aquello parecía más una gallera que un aula de escuela.
Quítenmelo, quítenmelo gritaba sacudiendo las manos la joven alterada, como
si aquella pequeña semilla inanimada fuese alguna alimaña o cosa parecida.
El primero en acudir a auxiliar a María fue Jaime, quien pudo quitarle el cadillo tras
varios intentos fallidos; pero la cosa no terminó allí, de ninguna manera señores, la
pequeña semilla no se daba por vencida y esta vez se adhirió al cuello de la camisa
de Jaime, José acudió a la ayuda Jaime, Federico a la ayuda de José, y Carlos a la de
Federico… en fin era algo chistoso ver todo aquello, las risas no paraban en todo el
salón. Entre tanto, Eugenio permanecía en su asiento observando y tomando
apuntes, después de haber terminado un arcaico boceto y tomado notas, se acercó a
Luis, última persona a la que se había adherido el cadillo, y más rápido de lo que se
quita la mano de una paila caliente, Eugenio retiró el cadillo del pantalón de Luis.
Una semana después, Eugenio llegó a la escuela con un bulto un tanto diferente,
gracias a aquella fastidiosa semilla, a Eugenio se le había ocurrido una idea
fantástica, usando materiales sintéticos, pudo emular las propiedades adherentes del
cadillo y lo utilizó como cierre para el bulto que le había confeccionado su madre.
Que gran idea. ecían algunos, ¿ mo lo elaboraste preguntaban otros.
61
No hice nada, s lo aproveché lo bueno de algo que se consideraba indeseable.
Respondió Eugenio.
Eugenio patentó su invento, que resultó ser más útil de lo que se había imaginado,
gracias a su idea pudo costear sus estudios universitarios y convertirse en
profesional. Hoy día Eugenio es uno de los empresarios más prósperos de la nación
y gracias a él, los jóvenes de su aldea pueden estudiar ya que no tienen que viajar al
pueblo para asistir a la escuela.
62
Poemas
63
Pitágoras
Del triángulo rectángulo, nos mostró la relación
entre la hipotenusa y los catetos;
¡cuánto le debemos hoy!
En la isla de Samos, ahí nació Pitágoras
para hacer de las matemáticas una ciencia
noble y exaltada.
Y, de la música ni hablar; ¡qué diferente sonaría!
sin las proporciones de Pitágoras, que le dieron
armonía.
Estudió muy bien los números e hizo importantes
descubrimientos y, junto a su sociedad
secreta, los divulgó por el mundo
entero.
A ese ilustre griego, le dedico estas líneas; para
honrar su memoria y resaltar lo
que hizo en vida.
Arquímedes
Cual profeta, te anticipaste
a la ciencia moderna. Matemático, físico,
ingeniero, astrónomo e inventor. Arquímedes
de Siracusa, genio inigualable que
con sus ideas el mundo
movió.
Extraordinarias proezas se cuentan de él.
64
Hundió barcos, con grandes espejos, y con mucho
ingenio defendió a su
pueblo.
Inmerso en sus estudios, no vio
el peligro y, de espada romana
la muerte encontró.
Mortales del mundo, alabad su genio; gritemos
¡Eureka!, rendidle honor. Que en el cielo
nocturno su estrella nos guíe y alcancemos
la ciencia que él
persiguió.
Euler
Los matemáticos del mundo a él rinden homenaje;
por sus valiosos aportes, sublimes
e inigualables.
En Rusia y Alemania pasó parte
de su vida, mas fue Basilea la afortunada
y bendecida. De legarnos tan ilustre
pensador, que con su brillantés
las matemáticas encumbró;
del cálculo
al análisis, de los grafos a la aritmética,
no hubo rama conocida que escapara
a su sapiencia.
Con concurrencia su nombre en
65
matemáticas encontramos, de
constantes e identidades que nos
legó hace tantos años.
Uno grande entre los grande, al Olimpo ascendiste;
al dejar de calcular, cuando
del plano físico partiste, en inmortal te
convertiste.
El Sir de la Ciencia
Sobre hombros de gigantes, pudiste ver más allá que el resto de los mortales y, las
leyes del universo te fueron reveladas. Amparado en Kepler, Copérnico, Galileo y
tantos
otros, construiste la nueva
ciencia que llevaría al hombre hasta las
estrellas.
El universo entero te rinde homenaje, y hasta los monarcas
se postraron ante tu gran intelecto. Sir Newton te llamaron.
En la abadía de Westminster, lugar de reyes, sus restos
mortales descansan. Se había apagado la llama,
del cuerpo, mas
no la del alma; que vive en aquellos que buscan de la ciencia y, que esperan poder
algún día posarse
sobre los
hombros del más grande de los
gigantes.
66
Si mi mundo fuera
Si mi mundo fuera una esfera perfecta, a cuatro veces
pi por el radio al cuadrado viviría confinado. Recorrería
los paralelos, y también los meridianos;
atravesando
tierras y navegando por mares, en busca de nuevas aventuras. Pero, mi mundo no es
una esfera perfecta y a un terruño dividido por
fronteras, imaginadas por el hombre, vivo
limitado.
Pretendiendo ser esferas
Puntos en el espacio equidistan del centro. Superficie de revolución,
forma elegida por la naturaleza para representar las cosas más sublimes.
Planetas y estrellas pretenden ser como eres y, desde lejos engañan a nuestros ojos.
Pero esos, que eligieron tu figura para observarlo todo, no se dejan engañar, pues
por más que los astros pretendan, y se puedan acercar, esferas totalmente perfectas
nunca serán.
El triángulo de Pascal
¡Maravilloso triángulo, ese de Pascal!, que inicia con el uno para nunca terminar.
Coeficientes binominales, dispuestos de manera triangular. Infinitos
naturales, forman el triángulo magistral.
Numerosos elementos en el triángulo hallamos, desde la serie Fibonacci
hasta algo inesperado, pues, hasta el número pi en tal arreglo lo encontramos. ¡Qué
67
hermosas las matemáticas que Pascal nos ha legado!
Qué culpa tiene el 13
Que muchos le temen porque “es de mala suerte”,
qué culpa tiene el 13.
Que algunas cosas malas coincidan con tal ente, y qué culpa tiene el 13.
Que es muy malo si cae martes y peor si toca viernes, pero qué culpa tiene el 13.
Que si lo llevas en la espalda nunca ganas, siempre pierdes. Y, por qué culpar al 13.
El 13 no más que un número, igualito a los demás. Aunque pasen cosas raras, al 13
no debes culpar; pues tan sólo es un primo, un entero y también un natural.
La Ciencia
Fuente inagotable de sabiduría, que habita en los
seres de mentes inquietas, en aquellos que preguntan y
buscan respuestas.
Verdades perdurables, los misterios ocultos,
a mortales cultos se les revelan. Del estudio sistematizado
nace la ciencia, para iluminar con su luz nuestra
existencia.
Porque al final, no existen cuestiones incontestables para la
sapiencia y, junto a la verdad, su eterna amiga, guiará
a la humanidad hacia nuevas fronteras; de conocimientos
68
inimaginables para muchos, pero no imposibles para aquellos
que la profesan.
Pompa de Jabón
Matemática sublime, de naturaleza engañosa
que se esconde tras una frágil pompa. Burbuja, esfera
perfecta, que elegantemente flota a la merced del viento.
¡Cuántas risas, rebosantes de alegría, de niño compartí contigo! sin saber que
guardabas el secreto que los matemáticos han buscado…y yo, como muchos,
sólo pensaba en las cosas divertidas que podía hacer al mezclar agua con un poco de
jabón.
Sinusoidal de la Vida
Desde el origen, inicio mi trayecto hasta alcanzar la máxima amplitud.
¡Éxito, he llegado a la cima!
En el punto más alto, llegada la inflexión, inicio el descenso inevitable; puntos bajos
y altos, ¿quién puede escapar a la sinusoidal de la vida?
El Infinito
Intenté alcanzar el infinito, partiendo de lo finito. Y una vez iniciado el viaje, para mi
propósito lograr, no pude volver hacia atrás. Sé que una vida eterna no me servirá,
pues, por más que cuente y cuente el infinito ventaja siempre tendrá.
La Curva del Infinito
Elipse modificada que representa al infinito, majestuosa lemniscata.
69
Curva cuyo producto
de las distancias, de los puntos que conforman su
geometría, es constante.
El transito del Sol observado, día tras día, desde
un punto fijo de la Tierra ratifica tus encantos.
Y, aunque lo infinitamente grande nos hace ver pequeños;
el genio
soberbio del ser, con su afán de dominarlo todo,
logra
someterlo con una simple idea, asignándole una curva
al infinito.
Simetrías sobrepuestas
Perfecta simetría exhibe la mariposa. Encantada
de sus dotes, se posa en la actinomorfa flor. Simetrías bilateral
y radial sobrepuestas, ¡hermosa combinación nos brinda
la naturaleza!
Metamorfosis del Tiempo
Qué es el pasado, me pregunté y, descubrí
que no es más que el presente
transformado;
como mariposa que deja de ser oruga para batir
sus alas al viento. El pasado es más
que un simple
recuerdo, es la más viva expresión del tiempo, pues
todo se reduce al él y, lo que hoy es, mañana será fue.
70
Y lo que fue, no es motivo de añoranza,
ya que, como toda
metamorfosis, la del tiempo,
obra para bien; cambiando
su forma, pero no su esencia que permanece
intacta por siempre.
Qué es el presente, me pregunté y, descubrí
que no es más que un punto
de transición
entre futuro y pasado;
un pasajero que toma boleto de ida, nunca
de vuelta; como bohemio
que vive sólo
el momento, despreocupado por el mañana que
pronto lo alcanza. Es el ahora,
lo que
creemos tener seguro, el tiempo más corto,
el que rápido se transforma. Eso es
el presente.
Qué es el futuro, me pregunté y, descubrí
que es incierto, pero también esperanza; un momento
que espera en la estación su expreso,
el presente
que pasa a ser ulterior, pero, no sin antes
convertirse en pasado; porque el tiempo es
uno, así como uno
es el vasto
océano. El tiempo es: ayer, hoy, mañana
y siempre; cambiante, eterno.
71
El Complemento de Todo y nada
Tengo de todo menos de nada y, al faltarme
nada no tengo de
todo.
Y, si intento complementar
el todo,
consiguiendo la nada, me quedo
sin nada.
Por eso prefiero complementar la nada
Para tenerlo todo.
Matemáticas en la vida
Formas geométricas marcaron mi infancia. En aritmética,
sumas y restas aprendemos hacer; las operaciones todas
desfilan, antes de pasar al siguiente nivel.
Mi primer amor, con números y letras. El álgebra me recuerda: el
beso que te di en el salón a las diez. De triángulos y
ángulos, la trigonometría perfecta y así tus
razones pude comprender.
El cálculo me indica que ya estamos listos,
para integrar nuestros cuerpos en un solo ser. Todo en la vida
tiene su momento y con matemáticas es más
fácil de ver.
72
El Placer de Descubrir
Quien algún día pueda las intimidades naturales describir,
sentirá sin duda alguna el placer de
descubrir.
Sensación maravillosa experimentará todo su ser
al descifrar la clave oculta que pocos
pueden ver.
La recompensa será la satisfacción de alcanzar lo
impensable; abrir puertas
a nuevos mundos, conocimientos y
verdades.
73
Cometín, Cometa Soñadora
74
En un tarde de suave brisa, sobre un parque periférico a la ciudad, se contaban por
cientos las cometas que se podían ver en el hermoso cielo azul. Cometín era uno de
aquellos papalotes o chichiguas como también se les llama.
- ¡Cómo me gustaría visitar la ciudad de las bellas luces! – expresaba Cometín cada
vez que se encumbraba y veía a lo lejos las luces de la ciudad que empezaban a
brillar al caer la tarde.
- Será mejor que dejes de soñar, todos saben que las cometas estamos limitadas. Ves
ese delgado y largo hilo, es lo que nos mantiene atados al suelo, pero también nos da
estabilidad… es la raz n por la que no podemos volar libres como las aves que van
donde les place. – Dijo Cometón.
- En verdad me gustaría visitar la ciudad de las hermosas luces.- Dijo una vez más
Cometín esperanzado.
- No te ilusiones Cometín, ya te he dicho que es imposible. Acepta lo que eres, aquí
lo tienes todo, no te pierdes de nada. Mira a tu alrededor, todas las cometas del
mundo están reunidas en este lugar, no necesitamos nada más.
- ¡Es imposible! el mundo es muy grande, de seguro hay muchísimas más cometas
alrededor del globo. – Expresó Cometín muy confiado.
- Ja, ja ja, ¡vaya que eres tonto! todas las cometas saben que el mundo es sólo lo que
alcanzamos a ver. – Dijo Cometón burlándose de Cometín.
- Ya verás que tengo razón, demostraré que el mundo es más grande de lo que
piensas y que las cometas no estamos limitadas. – Dijo Cometín moviéndose de un
lado para el otro como si tratara de liberarse del molesto hilo.
- ¡Deja de moverte Cometín, romperás el hilo! – gritaba Cometón. Pero era muy tarde.
Sin un hilo que le diera estabilidad, Cometí caía sin control.
- ¡Auxilio, socorro! – gritaba Cometín mientras caía en picada. En la orilla de un
estanque, donde abundaban los gansos, fue a parar la pequeña cometa.
Se hacía de noche y aunque le costó trabajo al final Cometín cerró sus ojos y se
quedó dormido.
75
- ¡No puede ser, estoy volando!- Dijo Cometín, que despertó al sentir una fuerte
sacudida.
Lo cierto es que parte del hilo aun seguía unido a Cometín, y sin ser muy largo, parte
del mismo se había enredado en la pata de uno de los gansos que había iniciado su
largo viaje migratorio al salir los primeros rayos del Sol.
- ¡Asombroso, es un sueño!- dijo Cometín, al pasar sobre los majestuosos rascacielos.
Delante se podían distinguir centenares de gansos que migraban hacia el sur.
- Sisnela, aun tienes esa molesta cosa. Te aconsejo que bajes y te la quites con el pico,
hasta un viejo y cansado ganso como yo te ha dado alcance, la bandada debe llegar a
su destino y no hay tiempo para esperar a los rezagados. – Dijo Naldo, el ganso más
anciano de la bandada.
El ganso Naldo tenía razón, con la cometa enredada en su pata, Sisnela, no lograría
darle alcance a la bandada. Aunque perdería tiempo valioso al bajar debía hacerlo.
Una vez liberada del objeto, su expectativa de alcanzar los suyos aumentaría. Así,
con Cometín arrastro, tocó tierra.
- ¡Esto no se quita! – Se decía así misma Sisnela, quien con su pico trataba de
deshacerse de la molesta cometa. Dio vueltas, corrió y saltó, pero nada sucedió.
- ¡Detente, detente, me haces cosquillas! – exclamó Cometín, al ser arrastrado por el
áspero terreno.
- ¿Quién ha dicho eso? – preguntó Sisnela.
- Yo he sido. – Respondió Cometín.
- En tremendo lio me has metido, pequeñín. Gracias a que he tropezado contigo no
podré volar a sur junto a mis compañeros.
- Lamento haberte causado tal contratiempo, no ha sido mi intención. Verás, este hilo,
que una vez me ató a tierra, se rompió a la mitad. Lo cierto es que se rompió porque
tiré muy fuerte de él; quería deshacerme de tan molesta atadura y ser libre como las
aves, pero las cosas no siempre salen como uno espera y aquí estoy causándote
problemas; por soñar me he quedado sin cobre y sin oro. – Dijo Cometín, que no
pudo contener las lágrimas y se echó a llorar.
76
- No llores pequeñín, eres muy valiente. Creíste en tu sueño y te atreviste a
perseguirlo hasta hacerlo realidad.
- Pero no se cumplió mi sueño, sólo he causado problemas.
- Crees que no se ha cumplido, entonces dime: ¿cómo has llegado hasta aquí?
Desde aquel día Cometín y Sisnela se hicieron muy buenos amigos y juntos
recorrieron hasta los lugares más recónditos del planeta.
77
El Pescador Ambicioso
78
En el pueblo costero de Vista Mar un pescador alistaba su pequeña barca para
lanzarse al mar.
El Sol comenzaba a ponerse y el mar tranquilo y sereno auguraba una buena pesca.
Pero tratándose del mar nunca se sabe, quienes de verdad lo conocen saben que no se
puede confiar en él.
Estando en mar adentro y pasadas algunas horas, Jaime el pescador, no había podido
atrapar pez alguno. Decidido a pescar algo, Jaime lanzo la red por última vez al mar.
- No tiene caso, regresaré si sube vacía. – Se dijo a sí mismo el pescador mientras
subía la red que se sentía ligera, una clara señal de que no había nada en ella.
Para sorpresa del pescador, un pez de tamaño considerable había quedado atrapado
en la red.
- No es la gran cosa, pero al menos podrá servir para la cena. – Comentó en voz alta.
- ¿Por qué conformarse con un solo pez? Si me liberas te mostraré un lugar donde
abundan los cardúmenes. – Dijo el pez al pescador.
<< He lanzado la red ciento de veces y sólo he podido pescar un pez, si pierdo
perderé muy poco, en cambio si gano ganaré mucho. >> Pensó el pescador y liberó el
pez.
Siguiendo la senda trazada por el pez, el pescador lanzó la red en el punto marcado.
Apenas podía levantar la red que estaba repleta de peces. No conforme con lo
pescado, el pescador volvió a lanzar la red, pero no pudo pescar nada en la segunda
tirada. Intentó e intentó, pero sus esfuerzos eran vanos.
- ¿Por qué conformarse con una red llena de peces cuando puedes tener muchas? Si
nos liberas te mostraremos un lugar donde abundan los cardúmenes.- Vociferaron los
pescados.
<< Si con un pez liberado conseguí pescar todos estos pescados, si libero todos los
que tengo de seguro conseguiré miles. Esta será la mejor de mis pescas. >> Pensó el
pescador y devolvió al mar a todos los peces que había pescado.
Siguiendo la senda trazada por los peces, el pescador lanzó la red en el punto
marcado. Esta vez la red estaba mucho más pesada, para poder levantarla tuvo que
79
auxiliarse de algunas poleas. Cuando finalmente pudo subir la red observó que no
había peces en la red, en vez de aquellos, había pescado una joven ballena.
Justo cuando subió el cetáceo a la barca, escuchó un fuerte golpe que provenía de la
popa de la embarcación. Cauteloso se dirigió al lugar para ver que había pasado y fue
entonces cuando dos enormes ballenas emergieron.
Dos por popa, cuatro por estribor, una por proa. En total eran siete las ballenas que
habían rodeado la barca.
Sobre un pequeño madero el pescador pudo llegar hasta la orilla. Había amanecido, y
consciente de la lección que había recibido dio gracias a Dios por haber sobrevivido
aquella noche en la que perdió todo por su ambición.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Lecturas de comprension
Lecturas de comprensionLecturas de comprension
Lecturas de comprension
Maria Angeles
 
Plan lectura comprensiva
Plan lectura comprensivaPlan lectura comprensiva
Plan lectura comprensiva
Cecilia Perez
 
Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°
fresiasalazar
 
Lecturas comprensivas II
Lecturas comprensivas IILecturas comprensivas II
Lecturas comprensivas II
Patri Caro
 
Pruebas de comprensión de lectura 5°
Pruebas de comprensión de lectura 5°Pruebas de comprensión de lectura 5°
Pruebas de comprensión de lectura 5°
natalyllg
 
Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°
Nancy Carreño
 
El niño al que se le murió el amigo ana maria matute
El niño al que se le murió el amigo ana maria matuteEl niño al que se le murió el amigo ana maria matute
El niño al que se le murió el amigo ana maria matute
Teresa López Vicente
 
Actividad educativa preescolar 12
Actividad educativa preescolar 12Actividad educativa preescolar 12
Actividad educativa preescolar 12
Logos Academy
 

La actualidad más candente (19)

Lecturas de comprension
Lecturas de comprensionLecturas de comprension
Lecturas de comprension
 
Pruebas de comprension lectora
Pruebas de comprension lectoraPruebas de comprension lectora
Pruebas de comprension lectora
 
16835292 fichas-de-comprension-de-lectura
16835292 fichas-de-comprension-de-lectura16835292 fichas-de-comprension-de-lectura
16835292 fichas-de-comprension-de-lectura
 
Plan lectura comprensiva
Plan lectura comprensivaPlan lectura comprensiva
Plan lectura comprensiva
 
Mejora tu fluidez y comprension lectora
Mejora tu fluidez y comprension lectoraMejora tu fluidez y comprension lectora
Mejora tu fluidez y comprension lectora
 
Pruebas de comprensión de lectura 3º básico
Pruebas de comprensión de lectura 3º básicoPruebas de comprensión de lectura 3º básico
Pruebas de comprensión de lectura 3º básico
 
Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°
 
Lecturas comprensivas II
Lecturas comprensivas IILecturas comprensivas II
Lecturas comprensivas II
 
Pruebas de comprensión de lectura 5°
Pruebas de comprensión de lectura 5°Pruebas de comprensión de lectura 5°
Pruebas de comprensión de lectura 5°
 
Pruebas de comprensin de lectura 2 bsico
Pruebas de comprensin de lectura 2 bsicoPruebas de comprensin de lectura 2 bsico
Pruebas de comprensin de lectura 2 bsico
 
Ejercicios de comprension de lectura 4 grado primaria
Ejercicios de comprension de lectura   4 grado primariaEjercicios de comprension de lectura   4 grado primaria
Ejercicios de comprension de lectura 4 grado primaria
 
Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°Pruebas de comprensión de lectura 6°
Pruebas de comprensión de lectura 6°
 
Cuentos comprension lectora
Cuentos comprension lectoraCuentos comprension lectora
Cuentos comprension lectora
 
56752284 obras-de-teatro-cortas-in-fan-tiles-8-obras
56752284 obras-de-teatro-cortas-in-fan-tiles-8-obras56752284 obras-de-teatro-cortas-in-fan-tiles-8-obras
56752284 obras-de-teatro-cortas-in-fan-tiles-8-obras
 
Lecturas de Todos los Colores, Antología Lenguaje y Comunicación, Primer año ...
Lecturas de Todos los Colores, Antología Lenguaje y Comunicación, Primer año ...Lecturas de Todos los Colores, Antología Lenguaje y Comunicación, Primer año ...
Lecturas de Todos los Colores, Antología Lenguaje y Comunicación, Primer año ...
 
El niño al que se le murió el amigo ana maria matute
El niño al que se le murió el amigo ana maria matuteEl niño al que se le murió el amigo ana maria matute
El niño al que se le murió el amigo ana maria matute
 
Actividad educativa preescolar 12
Actividad educativa preescolar 12Actividad educativa preescolar 12
Actividad educativa preescolar 12
 
Antología poética
Antología poéticaAntología poética
Antología poética
 
Plantillas de-cuentos
Plantillas de-cuentosPlantillas de-cuentos
Plantillas de-cuentos
 

Similar a Cuentos y poemas

Antología de brujas
Antología de brujasAntología de brujas
Antología de brujas
gaviotar
 
E n el jardin de las flores
E n el jardin de las floresE n el jardin de las flores
E n el jardin de las flores
Darlenis Sicilia
 
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdfLa abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
disyta
 
El oso y la mariposa
El oso y la mariposaEl oso y la mariposa
El oso y la mariposa
loli9
 
La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2
tesis2014
 
La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2
tesis2014
 
Antologia literaria de cuentos infantiles
Antologia literaria de cuentos infantilesAntologia literaria de cuentos infantiles
Antologia literaria de cuentos infantiles
karla rodriguez
 

Similar a Cuentos y poemas (20)

C lectora 5°
C lectora 5°C lectora 5°
C lectora 5°
 
Cuentos niños vaca
Cuentos niños vacaCuentos niños vaca
Cuentos niños vaca
 
Cuentos del Corazon
Cuentos del CorazonCuentos del Corazon
Cuentos del Corazon
 
Antología de brujas
Antología de brujasAntología de brujas
Antología de brujas
 
E n el jardin de las flores
E n el jardin de las floresE n el jardin de las flores
E n el jardin de las flores
 
Autoconocimiento
AutoconocimientoAutoconocimiento
Autoconocimiento
 
Amanda y la red mundial
Amanda y la red mundialAmanda y la red mundial
Amanda y la red mundial
 
Cuentos en casa de Eloy Moreno
Cuentos en casa de Eloy MorenoCuentos en casa de Eloy Moreno
Cuentos en casa de Eloy Moreno
 
Cuentoscasa (1)
Cuentoscasa (1)Cuentoscasa (1)
Cuentoscasa (1)
 
Cuento La abeja haragana
Cuento La abeja haraganaCuento La abeja haragana
Cuento La abeja haragana
 
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdfLa abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
La abeja haragana - Horacio Quiroga - PDF.pdf
 
El oso y la mariposa
El oso y la mariposaEl oso y la mariposa
El oso y la mariposa
 
La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2
 
La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2La abeja haragana actividad 2
La abeja haragana actividad 2
 
Abeja haragana, la
Abeja haragana, laAbeja haragana, la
Abeja haragana, la
 
Alicia en el pais de las maravillas cáp. xii,xiii
Alicia en el pais de las maravillas cáp. xii,xiiiAlicia en el pais de las maravillas cáp. xii,xiii
Alicia en el pais de las maravillas cáp. xii,xiii
 
Una mariposa en apuros
Una mariposa en apurosUna mariposa en apuros
Una mariposa en apuros
 
Una mariposa en apuros
Una mariposa en apuros Una mariposa en apuros
Una mariposa en apuros
 
Antologia literaria de cuentos infantiles
Antologia literaria de cuentos infantilesAntologia literaria de cuentos infantiles
Antologia literaria de cuentos infantiles
 
Salvajito y Damisela
Salvajito y Damisela Salvajito y Damisela
Salvajito y Damisela
 

Más de Durero (20)

Abeja obrera
Abeja obreraAbeja obrera
Abeja obrera
 
Logaritmo de un producto
Logaritmo de un productoLogaritmo de un producto
Logaritmo de un producto
 
Logaritmo de un cociente
Logaritmo de un cocienteLogaritmo de un cociente
Logaritmo de un cociente
 
Mujer extraordinaria
Mujer extraordinariaMujer extraordinaria
Mujer extraordinaria
 
Pueblo encantado
Pueblo encantadoPueblo encantado
Pueblo encantado
 
Carta a gauche
Carta a gaucheCarta a gauche
Carta a gauche
 
Es primavera
Es primaveraEs primavera
Es primavera
 
Ser eterno
Ser eternoSer eterno
Ser eterno
 
Identity of cubic triples
Identity of cubic triplesIdentity of cubic triples
Identity of cubic triples
 
Feliz cumpleanos
Feliz cumpleanosFeliz cumpleanos
Feliz cumpleanos
 
Palabras hurtadas
Palabras hurtadasPalabras hurtadas
Palabras hurtadas
 
Bartolome jimenez
Bartolome jimenezBartolome jimenez
Bartolome jimenez
 
Maria idalina
Maria idalinaMaria idalina
Maria idalina
 
Enunciados de acevedo
Enunciados de acevedoEnunciados de acevedo
Enunciados de acevedo
 
Veintidos septimos
Veintidos septimosVeintidos septimos
Veintidos septimos
 
Utf
UtfUtf
Utf
 
Logaritmo de a
Logaritmo de aLogaritmo de a
Logaritmo de a
 
Triples
TriplesTriples
Triples
 
Fuerza universal
Fuerza universalFuerza universal
Fuerza universal
 
Gravity and apple
Gravity and appleGravity and apple
Gravity and apple
 

Último

SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docxSISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
gesicavillanuevaqf
 
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdfTema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
Noe Castillo
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
NELLYKATTY
 

Último (20)

Como construir los vínculos afectivos (Grupal)
Como construir los vínculos afectivos (Grupal)Como construir los vínculos afectivos (Grupal)
Como construir los vínculos afectivos (Grupal)
 
SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docxSISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
SISTEMA RESPIRATORIO DEL CUERPO HUMANO triptico.docx
 
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOSTRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
TRABAJO CON TRES O MAS FRACCIONES PARA NIÑOS
 
PLAN DE GESTION DEL RIESGO 2023 - 2024.docx
PLAN DE GESTION DEL RIESGO  2023 - 2024.docxPLAN DE GESTION DEL RIESGO  2023 - 2024.docx
PLAN DE GESTION DEL RIESGO 2023 - 2024.docx
 
A propósito de la globalización y la financiarización del mundo
A propósito de la globalización y la financiarización del mundoA propósito de la globalización y la financiarización del mundo
A propósito de la globalización y la financiarización del mundo
 
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdfSesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
Sesión de clase: Luz desde el santuario.pdf
 
Luz desde el santuario. Escuela Sabática
Luz desde el santuario. Escuela SabáticaLuz desde el santuario. Escuela Sabática
Luz desde el santuario. Escuela Sabática
 
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdfTema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
Tema Identificar Relaciones y Casos de Uso 19-05-24.pdf
 
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
Seguridad y virus informáticos 12°B 2024
 
Power Point: Luz desde el santuario.pptx
Power Point: Luz desde el santuario.pptxPower Point: Luz desde el santuario.pptx
Power Point: Luz desde el santuario.pptx
 
11.NEOLIBERALISMO: que es, ventajas, desventajas, consecuenciaspptx
11.NEOLIBERALISMO: que es, ventajas, desventajas, consecuenciaspptx11.NEOLIBERALISMO: que es, ventajas, desventajas, consecuenciaspptx
11.NEOLIBERALISMO: que es, ventajas, desventajas, consecuenciaspptx
 
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilizaciónTEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
 
Análisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una OrganizaciónAnálisis de los factores internos en una Organización
Análisis de los factores internos en una Organización
 
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
2.15. Calendario Civico Escolar 2024.docx
 
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docxcuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
cuadernillo_cuentos_de_los_valores_elprofe20 (1).docx
 
Cerebelo Anatomía y fisiología Clase presencial
Cerebelo Anatomía y fisiología Clase presencialCerebelo Anatomía y fisiología Clase presencial
Cerebelo Anatomía y fisiología Clase presencial
 
a propósito de la globalización y sus efectos
a propósito de la globalización y sus efectosa propósito de la globalización y sus efectos
a propósito de la globalización y sus efectos
 
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdfPasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
Pasos para enviar una tarea en SIANET - sólo estudiantes.pdf
 
Resumen Acuerdo 05 04 24.pdf por el que se rigen los Consejos Técnicos Escolares
Resumen Acuerdo 05 04 24.pdf por el que se rigen los Consejos Técnicos EscolaresResumen Acuerdo 05 04 24.pdf por el que se rigen los Consejos Técnicos Escolares
Resumen Acuerdo 05 04 24.pdf por el que se rigen los Consejos Técnicos Escolares
 
METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdfMETODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
METODOS DE EXTRACCIÓN E IDENTIFICACIÓN - 2024.pdf
 

Cuentos y poemas

  • 1. José Acevedo Jiménez Ilustraciones de Ruth Ester Acevedo Entre Cuentos y Poemas
  • 2. 2 José Acevedo Jiménez Ilustraciones de Ruth Ester Acevedo Entre Cuentos y Poemas
  • 3. 3 Para: Shirley Idhalina, Sherlyn Adele, Laura Modesta y Christian Alexander. Con cariño y afecto.
  • 4. 4 Índice Esmeralda en el jardín de la fantasía……………………………………………….6 El marfil……………………………………………………………………………18 Pedro el astronauta…………………………………………………………………22 Yugo de bueyes…………………………………………………………………….26 La pared azul cielo…………………………………………………………………30 El pacto de la flor y la oruga……………………………………………………….33 La ratoncita valiente………………………………………………………………..36 Nubecita solitaria…………………………………………………………………...39 Juicio al número cero……………………………………………………………….42 El hábitat del solenodonte…………………………………………………………..46 Regalo de navidad: una larga espera………………………………………………..49 Eugenio Cadillo……………………………………………………………………..59 Poemas………………………………………………………………………………63 Cometín, cometa soñadora………………………………………………………….74 El pescador ambicioso………………………………………………………………78
  • 5. 5 Esmeralda en el Jardín de las Fantasías
  • 6. 6 No estés triste niña mía que el Sol pronto saldrá y si no sale y aplaca la lluvia para que puedas jugar, poco has de preocuparte pues mil historias te he de contar. En una tierra lejana o erase una vez, no importa como inicie pues al final un mundo nuevo conocerás. Uno que jamás querrás dejar; ahora cierra los ojos y sueña niña mía, come las moras de Alicia y, cuando despiertes en el jardín de las fantasías la aventura encontrarás. – ¡Desearía que no estuviera lloviendo, no podré jugar con mis amigos si sigue la lluvia!- Exclamó Samanta desde su ventana mientras veía como la lluvia mojaba las flores del jardín. - ¡Ves esas flores tan lindas! – expresó Marta, la madre de Samanta - No serían tan hermosas de no ser por la lluvia. - ¡Madre, no había notado tu presencia! - ¡Perdón, debí avisar antes de entrar!- se disculpó cortésmente – Vine a traerte postre…no estés triste mi niña, la lluvia pronto pasará. – Asintió. - Eso espero madre; deseo salir a jugar un rato antes de la puesta del Sol. Pero la lluvia no paró aquella tarde. Pronto llegó la noche y se acercaba la hora de Esmeralda ir a la cama. No podía dormir, su temor a los relámpagos le dificultaban el sueño. - ¡Sólo son relámpagos Esmeralda!- exclamó Marta. - Lo sé madre, pero me asustan muchos los relámpagos. – Dijo la jovencita. - Cuando era niña, también le temía a los relámpagos. Al igual que tú, tenía problemas para conciliar el sueño; luego llegaba tu abuela y me contaba cientos de aventuras maravillosas, sólo entonces podía dormir. - ¡Cientos de historias! – dijo Samanta asombrada – ¡cómo desearía escuchar aunque fuera sólo una! - Pues, no soy muy buena contando historias, pero te prometo que me voy a esforzar para contarte una buena. Es sobre un jardín mágico, lleno de
  • 7. 7 fantasías… así lo relataba tu abuela: - Dijo la madre de Samanta, dando inicio al relato. - ¡No te alejes demasiado! – Le dijo la madre a la niña que se encontraba en el jardín. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvo allí y a su regreso fue lo primero que quiso visitar. - Está bien madre, permaneceré aquí cerca. – Respondió la niña y así lo hizo. Esmeralda, se paseaba fascinada oliendo las flores del jardín cuando al acercarse a una hermosa rosa roja, que se encontraba al lado de una planta de mora, escuchó una tenue voz grave que le preguntó: - ¿quieres venir a jugar? - ¡Quién ha dicho eso! – exclamó sorprendida. - Aquí, sobre la hoja. – Indicó la voz – ¡acaso no me vez! – exclamó con altanería. - ¡Sí, ya te he visto! – exclamó la niña con cara de asombro. - Y, ¿por qué esa cara? – preguntó la pequeña criatura – ¡acaso no has visto a una oruga antes! – agregó.
  • 8. 8 - ¡Sí!, pero nunca antes conocí alguna que pueda hablar. - ¡Qué raro! – expresó la oruga – todas las orugas puede hablar. – Dijo colocándose unos anteojos para observar mejor a la niña. - Ji, ji, ji – rió la niña, cubriéndose la boca con la mano derecha. - ¿De qué te ríes chiquilla insolente? – preguntó la oruga. - Perdone usted, – se disculpó la niña conteniendo la risa – pero es que se ve muy gracioso con esos lentes. - No, me digas. Ahora me vas a saltar con que no has visto a una oruga llevar espejuelos y sombrero. – Indicó la oruga que ahora llevaba puesto un enorme sombrero hecho de hojas seca y seda. – Por cierto, mi nombre es Edgar, Edgar Oruga. – Añadió con grandilocuencia. - Mucho gusto Edgar Oruga – dijo la pequeña – a mí me llaman Esmeralda. – Indicó cortésmente… - ¡Esmeralda! – exclamó con asombro Samanta interrumpiendo la historia - ¡cómo la abuela! – agregó. - Así es, la niña de esta historia también se llama Esmeralda. – Indicó Marta. – A ver, ¡dónde quedé! – expresó – ¡ah! ya lo recordé. – Añadió continuando el relato. - …¡Esmeralda! – expresó la oruga con admiración – es un bonito nombre. - Gracias, señor Edgar Oruga. – Dijo Esmeralda recogiéndose el vestido, rosa de bordes blancos, con reverencia. También llevaba zapatos azules. – Y dígame señor Edgar, ¿qué se siente ser tan pequeño?; me refiero a que debe ser maravilloso ver el mundo desde allí abajo. – Terminó por explicar Esmeralda para evitar confusiones. - ¿Por qué no lo pruebas tu misma? – respondió reacio la oruga, con otra pregunta. - ¡Es imposible, soy muy grande! – dijo Esmeralda confundida.
  • 9. 9 - No es imposible, nada lo es en el jardín de las fantasías. – Señaló la oruga. – Ves esas moras que están a tu izquierda, se llaman… - ¡Claro que las veo! – indicó Esmeralda interrumpiendo a la oruga. - No te enseñaron que es malo interrumpir a alguien cuando habla. - Mis perdones. – Se disculpó la niña. - ¡Dónde me quedé! ¡ah, claro!; antes de tu intromisión, iba a decir que los frutos se llaman moras de Alicia. – Dijo la oruga muy galante. - Y, ¿por qué le llaman mora de Alicia? – preguntó Esmeralda sintiendo gran curiosidad. - Aparte de mal educada, ingenua. – Susurró la oruga. - ¡Qué has dicho! - ¡En serio no has escuchado hablar de las moras de Alicia! – expresó la oruga, como queriendo reparar el comentario anterior. - Pues, la verdad es la primera vez que escucho el nombre de tales moras. Y la única Alicia que conozco es la del país de las maravillas del libro escrito por Lewis Carroll. – Indicó Esmeralda tratando de alardear su conocimiento. - Precisamente, es en honor a la Alicia de Carroll que las moras llevan su nombre. - Y, ¿qué tiene que ver la Alicia del libro con todo esto? – preguntó intrigada la niña. - Pues todo, – respondió la oruga sin dar detalles – come una mora y lo verás. – Indicó la oruga ofreciéndole la pequeña fruta. - Muchas gracias, pero tengo rotundamente prohibido comer cosas que me ofrezcan extraños y, apenas nos hemos conocido. – Reveló la niña. - ¡Dudas de una oruga! – exclamó la larva claramente molesta. - No es que dude de usted, es que… – dijo la niña sin completar la oración. - ¡Entonces! – exclamó la oruga tratando de convencerla. - ¡Está bien! – expresó Samanta no muy conforme – que daño puede causar una simple mora. – Añadió.
  • 10. 10 Esmeralda tomó la mora y sin demora la comió. Al principio no notó nada, pero, luego de unos segundos encogió y encogió hasta alcanzar el tamaño de un frijol. - ¡Qué me has dado! – Le reprochó la niña a la oruga. Edgar bajó a ofrecerle un vestido hecho de hojas verdes y tejido con seda. Y es que Esmeralda encogió tanto que el vestido, rosa, que llevaba le quedó inmensamente grande. – ¡No lo captas! – Expresó la oruga sonriente – ahora podrás ver el mundo desde otra perspectiva. – ¡A jugar! – gritó. Y, ¡vaya que tenía razón la oruga! Esmeralda empezaba a descubrir las ventajas de ser tan pequeña; su diminuto jardín ahora era todo un mundo lleno de cosas por descubrir. La oruga que antes le parecía un tanto pesada, ahora se veía más alegre y juguetona; las flores y el cielo, distante, tenían hermosos y llamativos colores brillantes; en resumen todo, lo que antes le era tan familiar, ahora era diferente para ella. Oruga y niña jugaron hasta el cansancio, pero no todo en aquel lugar era bueno y Esmeralda estaba a punto de descubrirlo. - ¿De dónde proviene esa hermosa melodía? – preguntó la niña fascinada por la música. - ¡No la escuches! – gritó con todas sus fuerzas la oruga. Era demasiado tarde, la niña había sido hechizada por el sonido vibratorio que parecía ser producido por alguna clase de instrumento de cuerdas y, le conducía a una trampa mortal. Edgar Oruga intentó detenerla, pero los movimientos involuntarios de la niña resultaron demasiado para él. - ¡No vayas Esmeralda, es una trampa! – gritaba la oruga, pero Samanta, que se alejaba cada vez más, no parecía escuchar. Esmeralda caminó hasta un precipicio, al llegar al borde se detuvo por un breve instante y luego se lanzó al vacío; pero no llegó a caer, pues una enorme red, hecha de pegajosos y finos hilos, detuvo la caída. Orfelia la araña la había tejido; con sus ocho patas hacía vibrar, produciendo una hechizante melodía, la mortífera trama que conducía a los incautos a las mismísimas puertas de la muerte.
  • 11. 11 - ¡Auxilio, auxilio! – gritaba Esmeralda pegada a la telaraña y, libre del hechizo. - Gritar no sirve de nada pequeña. – Dijo Orfelia de forma maliciosa. - ¡Claro que sirve! – vociferó con valentía Aldo que, al escuchar los gritos, acudió al rescate de Esmeralda, volando en su libélula. – ¡Ataquen mis aeroandantes! – le indicó a sus compañeros que sobrevolaban el lugar, todos montados en libélulas. Sin piedad, arrojaron enormes piedras, a escala de libélula por supuesto, sobre la araña que se marchó adolorida.
  • 12. 12 Aldo amarró una cuerda, en realidad una hebra de hilo, a la silla de montar y se deslizó por ella hasta alcanzar a la pequeña. Con un suave silbido, ordenó a su libélula que, se encontraba aleteando fija en aire, descendiera. Segundos más tardes se encontraban ambos, salvos, en tierra. – Menos mal que pasamos por el lugar. – Dijo el valiente jovencito. – Por cierto, me llamo Aldo; líder de los aeroandantes, ellos son: Trébol, Giro y Max. – Agregó. – ¡Muchas gracias por salvarme! – Expresó la pequeña conmocionada. – El mío es Esmeralda. – Adicionó. – ¡Conozco los habitantes de este lugar y jamás te había visto! – expresó Aldo con extrañeza – ¿de dónde vienes? – preguntó. Ya más calmada, Esmeralda le contó toda su historia; de cómo conoció a la oruga y lo que le sucedió al comer las moras. – ¡Ah! ese Edgar, sólo piensa en jugar. – Comentó Aldo al escuchar la historia. – ¡Fui engañada por la oruga, pensé que sería divertido ser tan pequeña! – expresó angustiada Esmeralda. – Me equivoqué, este mundo está lleno de peligros. – ¡Ven conmigo! – indicó Aldo. El joven aerojinete subió a la niña de risos color miel en su libélula, Pegaso, y volaron por los alrededores del jardín de las fantasías. Samanta no lo podía creer, estaba volando y, no en cualquier cosa, sobre una libélula. La vista era simplemente maravillosa; el viento soplaba suavemente en su cara, mientras disfrutaba del pintoresco paisaje primaveral. – ¡Esto, es simplemente maravilloso! – expresó Esmeralda sumamente feliz. Después de mostrarle un sin número de maravillas que sólo pueden ser apreciadas a tan diminuta escala, Aldo llevó a Esmeralda al gran roble; un lugar donde convivían los serfodos, criaturas mágicas que habitan en los jardines. – Amigos pueden salir, es una amiga. – Vociferó Aldo, como si estuviera hablando con el viento. – ¡Pero si no hay nadie! – exclamó Esmeralda. – ¡Ah no! – expresó Aldo sonriente. Acto seguido, aparecieron cientos de mariposas y otros tipos de insectos, de todos los colores del arcoíris. – ¡Es increíble! – exclamó Esmeralda sorprendida – pero, ¿de dónde han salido tantos insectos? – preguntó. – No son insectos, son serfodos. – Indicó Aldo sin dar detalles. – ¿Serfodos? – preguntó extrañada – ¿qué son?
  • 13. 13 – A diferencia de nosotros, que procedemos del mundo de los humanos, los serfodos han habitado este mundo desde siempre. Con ojos de humanos se ven como simples mariposas, arañas, hormiga o cualquier otra criatura viviente, pero es sólo un camuflaje para ocultar su verdadera naturaleza. – Reveló Aldo mientras uno de los serfodos se acercaba a Esmeralda. – Hola Esmeralda, mi nombre es Ceferina. – Dijo el ser mágico mostrando su real apariencia; era una hermosa ninfa, como un hada, tenía alas de mariposa de un bello color violeta, como lumínico. – ¡Cómo sabes mi nombre! – Dijo Esmeralda incrédula. Aquello era sólo un sueño; tales criaturas no existen, tan sólo en los cuentos de hadas. Pero, no era un sueño, era algo muy real y allí estaba una de ellas llamándole por su nombre. – Te conozco desde que eras una niña muy pequeña. Solía asomarme a la ventana de tu habitación, me gustaba ver como jugabas y reías; luego te dirigías al jardín a oler las rosas, las rojas eran tus favoritas. Has crecido mucho y apenas pude reconocerte; pero tus ojos, esos grandes ojos alegres te delatan. – Le confesó Ceferina a la niña de ojos grandes y risos color miel. – Este era, mejor dicho es, mi lugar preferido en todo el mundo. Lo extrañé mucho en mis años de ausencia. – Dijo Esmeralda pensativa, recordando lo mucho que disfrutaba estar en el jardín. Su reflexión no duró mucho, pues fue interrumpida por Max, uno de los aeroandantes, que llegó con malas noticias. – ¡Aldo, Aldo! – gritó Max desesperado – ¡la alfarera, la alfarera ha capturado a Edgar! – agregó sobresaltado. Las alfareras vivían más allá de los límites del jardín, en un reino prohibido para los serfodos. – ¡No hay tiempo que perder, debemos rescatar a Edgar! – indicó Aldo – Max, reúne a todos los aeroandantes, ¡vamos por Edgar! – ¡Yo también iré! – Expresó Esmeralda con valentía. – Las alfareras son muy malvadas y peligrosas, es mejor que te quedes. – Dijo Aldo. – Pero, puedo ser de gran ayuda. – Indicó insistente la niña. – Lo siento, no puedo poner en riesgo tu vida. No pongo en duda tu valentía, pero, realmente hay muchos peligros, mismos que desconoces. – Expuso Aldo mientras montaba su libélula, Pegaso. – ¡Aldo tiene razón joven Esmeralda! – expresó Ceferina, mientras observaban a los valientes que se desvanecían en el horizonte.
  • 14. 14 Peligros inimaginados les aguardaban a nuestros héroes que se acercaban al Valle de las Sombras, el lugar donde habitan los sémiros creaturas mágicas con forma humana de la cintura hacia arriba y con las patas y abdomen de insecto. – ¡Precaución mis valientes aeroandantes! – expresó Aldo al penetrar el Valle de las Sombras. Sabía que los sémiros observaban y sólo era cuestión de tiempo para que aparecieran. – ¡Uaarrr! – se escuchó gruñir a uno de los sémiros – ¿quién osa invadir mis dominios? – Preguntó Ésfero amo del Valle de las Sombras. – Soy Aldo mi señor, líder de los aeroandantes que me acompañan. – Respondió. – ¿Sabes cuál es el precio que debes pagar por tu osadía? – preguntó el sémiro, era enorme en comparación con Aldo y el resto de los aeroandantes. – Conozco el precio y también su debilidad por los acertijos. No tenemos ninguna oportunidad de salir victoriosos en caso de luchar en contra de ustedes, pero le aseguro mi señor que podemos dar respuesta a cualquier acertijo. – Indicó Aldo esperando que el sémiro accediera a la tácita petición. – Muy bien, entonces será a su manera. No quiero que piensen que somos unos salvajes, incapaces de sentir compasión. Aunque les advierto, sólo están retrasando una muerte inevitable. – Indicó el sémiro desafiante.
  • 15. 15 – No nos resistiremos a ser comidos si fallamos. En caso contrario, cruzaremos el Valle de las Sombras sin ninguna oposición por parte de los sémiros. – Expresó Aldo, consciente de que aquella era la única oportunidad que tenían para poder salir airosos. – Entonces no se diga más… – dijo Ésfero con voz pasible –… suerte la de ustedes que estoy de humor; un acertijo fácil les pondré: Ilumina la noche y no es una estrella, titila a voluntad sin importar si está lejos o muy cerca. Busca en su nombre y encontrarás la Luna aunque te sobren letras. – Ilumina la noche y no es una estrella… – repitió Aldo el acertijo, en voz baja y pensativo –… encontrarás la Luna aunque te sobren letras. – ¡Ja! y pensar que es algo tan fácil. Si fallan o tardan en contestar morirán; el tiempo corre, cuándo la gota de agua, que se desliza por la hoja, toque el suelo se les habrá agotado el tiempo. – Dijo Ésfero, confiado en que Aldo y los aeroandantes fallarían. – Ilumina la noche y no es una estrella… – repitió Aldo una vez más, en un tono voz más subido –… encontrarás la Luna aunque te sobren letras. – Es la luciérnaga. Ellas iluminan la noche, titilan a voluntad y con su nombre podemos formar la palabra: Luna, sobrándonos seis letras. – Vociferó Esmeralda que llegó al lugar montada en un saltamontes. – ¿Quién es la pequeña, es una de ustedes? – preguntó Ésfero sorprendido. – Mi nombre es Esmeralda y soy una aeroandate. – Respondió la niña de risos color miel muy segura de sí misma. – Perdón por la demora. – Agregó. – Entonces, pueden cruzar… los sémiros no les haremos ningún daño. – Expresó Ésfero dándole su palabra. – Suerte que tienen a la pequeña de su parte, habrían sido mi cena de no ser por ella. – Añadió. – ¡Tenemos mucha suerte, mucha suerte!... – dijo Aldo volviendo su mirada a Esmeralda y guiñándole un ojo. –… adelante mis aeroandantes, al castillo de las alfareras. – Gritó Aldo en son de guerra.
  • 16. 16 – ¡Alfareras has dicho! – expresó el amo de los sémiros – no tienen ninguna oportunidad contra las alfareras, descifrar acertijos no les servirá de mucho. – Agregó. – Ellas tienen a uno de nuestros amigos y, no lo abandonaremos a su suerte. – Indicó Aldo. – Admiro su valentía y entrega. Están dispuestos a sacrificar su vida por salvar la de un amigo; sería un honor acompañarlos. – Dijo Ésfero poniéndose al servicio de los aeroandantes. Con la ayuda de Ésfero, Esmeralda y los aeroandantes lograron penetrar el castillo de barro de las alfareras y pudieron rescatar a Edgar; para sorpresa de nuestros héroes, Orfelia la araña también había sido raptada y, aunque se había portado mal con Esmeralda, no dudaron en ayudarla. Aquella fue una gran aventura, una de tantas que vivió Esmeralda en el jardín de las fantasías. – No puede ser el fin, debes seguir…no me has contado como Esmeralda recuperó su tamaño ó cómo regresó a casa, madre debes continuar. – Ya es tarde y debes dormir, sueña mi dulce niña y cuando despiertes una nueva aventura conocerás. – Dijo la madre de Samanta mientras una pequeña niña, no más grande que un frijol y risos color miel, las observaba a través de la ventana.
  • 18. 18 ¿Hasta dónde es capaz de llegar un hombre por su ambición?; sin escrúpulos y ambicioso, el cazador furtivo, era responsable de la matanza de más de cien elefantes africanos a lo largo de su carrera. Capaz de hacer cualquier cosa, con tal de obtener Los preciados colmillos, a Cook, poco le importaba que la población de elefantes estuviera en peligro de extinción. Ni siquiera el anuncio de prohibición del comercio de marfil impediría que Albert J. Cook fuera tras la caza del Loxodonta africana. - ¡Déjalo Cook!, tenemos suficiente marfil para satisfacer la demanda de nuestros compradores. - Si algo he aprendido en todos estos años Taylor, es que nunca es suficiente. Los compradores jamás se sacian, siempre quieren más y más y mientras me ofrezcan sus verdes billetes le estaré dando lo que quieren. - Debemos marcharnos, no podremos ocultar los cadáveres. ¡Esto será un escándalo mañana! - Te preocupas demasiado Taylor; ¡mira esos enormes colmillos, son los más grandes que he visto!; no me iré hasta tener su cabeza.- Le decía Cook a su compañero mientras le apuntaba, con el rifle, a un elefante macho de gran tamaño que se encontraba a escasos metros de ellos. La bestia, de unos siete mil trescientos kilogramos, adoptó una postura de defensa al notar la presencia de los cazadores. Orejas hacia atrás, cabeza baja, se dirigió hacia Cook quien fijamente, con el ojo puesto en la mira del rifle, apuntaba a la cabeza del animal. Un solo disparo bastó para segar la vida del gran mamífero y, con él, fueron cinco los elefantes asesinados aquella tarde. Cook y sus acompañantes, habían teñido de rojo la verde sabana. Los rayos del Sol poniente eran testigos de lo sucedido; mientras los sonidos de la noche, que se acercaba, lloraban a los caídos. ¡Pobre del hombre cruel y ambicioso!, que vende su alma por comprar los placeres de un mundo enfermo y corrompido. Y mientras, el cazador, celebraba, alejado del lugar de la masacre, levantando copas entre taberna y bar; el universo conspiraba en su contra, y es que más temprano que tarde, todo se paga y “quien a hierro mata de la misma manera ha de morir”. - La siguiente ronda va por mi nombre. - Le dijo Cook a los compañeros de parranda, tratando de impresionar a la servidora. Como buen cazador, había fijado la vista en su nueva presa, pero no se trataba de una bestia sino de una mujer. Elena se llamaba la joven y hermosa mujer. Trabajaba como camarera en el bar para costear sus estudios. Ebrio, Cook, se dirigió hacia ella. La pretendió con palabras indecentes, impropias de un caballero, cosa que por supuesto el cazador no era.
  • 19. 19 - Ves esto, puedo pagarte bien si decides estar conmigo.- Le dijo, ante la negativa de Elena. - ¡Acaso me confunde con una mujerzuela, hágame el favor y me respeta! - ¡No me hagas quedar en ridículo! Dame aunque sea un besito.- Dijo el cazador tomándola por el brazo derecho. - ¡Suélteme, suélteme bruto! - ¡Vamos, dame solo uno! - Expresó Cook, sujetándola por la cadera y obligándola a acercarse a su cuerpo. - ¡Suéltame, suéltame! – Gritaba la joven mujer golpeando y aruñando el rostro del cazador. - ¡No escuchó a la señorita! Ha dicho que la suelte. – Dijo con voz de mando, y arma sobada, el dueño de lugar. - ¡No ha pasado nada, no pasado nada! – exclamó Taylor – ¡Ya nos vamos, cierto Cook! - añadió. Cook no estaba muy contento, y sin agregar palabras, recogió sus cosas y se marchó en compañía de sus secuaces. Habían transcurrido casi dos días de la matanza cuando los guarda parques encontraron los cadáveres amontonados, era la mayor masacre, registrada en un solo caso, en años. Todos los cuerpos, tenían el rostro mutilado, obviamente, para desprender los colmillos de marfil. - Tantas muertes, sólo por remover unos colmillos.- Dijo Jack, uno de los guardianes. – ¡Malditos cazadores! – Exclamó. - Más que los cazadores, los responsables son las personas que comercian el marfil. – Agregó Charles. En pocas horas, la noticia corría como río fuera de cause. Los noticiarios y demás medios de comunicación, en todo el mundo, informaban lo sucedido en cálido continente. - Te lo advertí Cook, te dije que sería un escándalo. – Le dijo Taylor a Cook, al ver la noticia por un canal local. - ¡Relájate Taylor, no hay testigos! – expresó el cazador con una malévola sonrisa – Los medios se harán eco de la noticia por unos días, luego quedará en el olvido y volveremos al negocio. – Agregó confiado. Tal como lo había predicho Cook, la noticia fue el tema principal de los medios por unos días, pero a tres meses de la matanza otras cosas eran de mayor importancia; aquello había entrado en el baúl del olvido. Dejando las puertas abiertas para que Cook y sus amigos volvieran actuar. La mañana anunciaba el milagro de la vida en la sabana. Los herbívoros pastaban, mientras los carnívoros bostezaban y descansaban satisfechos de la caza del día anterior, eran tiempos de abundancia.
  • 20. 20 Con el transcurrir de las horas, el astro rey se iba poniendo en su cenit. Muchos de los animales se guarecían del implacable Sol a la sombra de algún árbol de esos que crecen aislados y sobrepasan la altura de los pastizales, imperaba la calma total. Sin previo aviso, aquella quietud fue interrumpida por el sonido de un jeep. Eran los cazadores que habían regresado. No era el mejor tiempo para iniciar una cacería clandestina, pero la fiebre por el marfil provocaba un extraño e incomprensible efecto sobre Cook. - ¡A tu derecha, gira a la derecha, Taylor! – Gritó Cook al avistar una manada de elefantes. La manada estaba compuesta por siete hembras adultas, dos críos y un macho de unos diez años, por lo general los machos son expulsados de la manada al alcanzar la madurez sexual, al cumplir los doce años de edad. La matriarca, líder de la manada y la miembro más vieja, había notado la presencia de los cazadores que se encontraban a unos escasos diez metros de distancia. Ante la actitud defensiva de la hembra, Cook se encontraba listo para disparar; dos tiros se escucharon, mismos que dispersaron la manada. Pero no habían salido del arma de Cook, los guardaparques habían llegado al lugar. Tras la llegada de los guardaparques, ambos grupos se enfrentaron. Hubo una gran resistencia por parte del grupo de Cook, pero claramente estaban en desventaja. Sin municiones, se rindieron todos menos Cook. - ¡Alto, alto o disparo! – Gritó uno de los guardaparques al ver a Cook que escapaba. Ojo puesto en mira, disparó. - Déjalo Jack, no irá muy lejos. – Dijo otro de los guardaparques. Minutos más tarde, la paz volvió a reinar en la sabana. En el cielo se veían los buitres que volaban en círculos, y sobre el pasto yacía el cadáver de Cook.
  • 22. 22 La historia que les voy a contar, en verdad sucedió, aunque en un tiempo distinto al nuestro, tiempo que para nosotros es futuro, pero que en realidad ya es pasado. El pasado lunes, la maestra titular del séptimo grado de la escuela elemental, Las Americas, decidió hacer un ejercicio un tanto diferente para motivar a sus alumnos. A ver jovencitos, hoy quiero que hagamos algo distinto. Cada uno de ustedes le dirá al resto de la clase lo que desea ser cuando sea mayor…empecemos por el primero en la lista, a ver Pedro, ¿Qué quieres ser cuando seas grande? Cuando sea grande, seré como mi padre…construiré caminos y puentes, por los cuales muchos transitaran. Bien Pedro, de seguro serás un gran ingeniero…sigamos, haber tú María, ¿Qué quieres ser cuando seas grande? Yo seré doctora, y curaré a muchos enfermos como mi abuelita, que está muy enferma y no tiene dinero para ir al médico. Así uno por uno, los jóvenes comentaban lo que deseaban ser, hasta llegar a mencionar una amplia lista de profesiones, que: ingeniero, abogado, secretaria, enfermero, arquitecta, en fin todas las profesiones comunes conocidas. in embargo las aguas salieron de su cauce al tocarle el turno a uan. ver uan, que quieres ser cuando seas grande. Preguntó la maestra. Cuando sea grande quiero ser astronauta y ser el primero de mi país en visitar la Luna. a ja ja ja ri a carcajadas arlos eres un tonto, todos saben que no hay astronautas en nuestro país, ja ja ja…que tonto. La burla de arlos pronto se esparci por el sal n. ¡Orden, orden!...está mal que se burlen de un compañero, todos tenemos derecho a soñar. Dijo la maestra. El tiempo pasó y llegó el día en que Juan debía matricularse en la universidad. Pasados algunos años, a duras penas pudo conseguir su diploma, se convirtió en un profesional mediocre y como si eso no fuese suficiente, aquel cuerpo atlético que siempre lo había caracterizado, se había deformado. Cierto día al llegar del trabajo, Juan se tiró en su viejo sillón y encendió el televisor, sus músculos antes fornidos, ahora le pedían descanso, como le pasa a todos aquellos que viven una vida sedentaria. Después de un rato, cuando ya sentía el peso del sueño en sus pestañas,
  • 23. 23 fue avivado por un boletín de último minuto, joven latino ha sido seleccionado por la NASA junto a otros dos astronautas para realizar una misión que pondrá nuevamente los pies del hombre sobre el satélite natural de la Tierra…más detalles esta noche a las once. Juan no podía creer lo que había escuchado, simplemente no podía ser posible, sus sentidos le habían traicionado. No puede ser posible, los latinoamericanos no van a la Luna, seguramente me quedé medio dormido y escuché mal, ¡si eso fue!...de todas formas para estar seguro voy a esperar a las once para ver las noticias. Juan no acostumbraba a ver los noticiarios, sin embargo para salir de dudas le era imperativo ver las noticias que se transmitían por uno de los canales locales a las once. Llegada la hora, Juan se acomodó nuevamente en su sillón, no tuvo que esperar mucho para confirmar la noticia que efectivamente aparecía en los titulares. Pedro Acosta Martínez se convertirá en el primer hispanoamericano en pisar la Luna, según portavoces de la NASA. Pedro Acosta y otros dos astronautas, serán los primeros humanos en regresar a la Luna después de que… <<Pedro Acosta, Pedro Acosta>> aquel nombre retumbaba en la mente de uan, Pedro costa, Pedro costa, decía en voz alta ¿ uál era el apellido de aquel Pedro se preguntaba. No sé si fue simple coincidencia o una manifestación del destino, pero el 27 de febrero del año siguiente tres astronautas, entre ellos un latinoamericano, se paseaban nuevamente por la Luna. Tres meses después de aquel histórico acontecimiento, Pedro Acosta regresaba a su ciudad natal. En su honor se había preparado un gran desfile para que todos en su país tuviesen el honor de conocer a quien tan alto había encumbrado la bandera. Todos querían asistir al desfile, Juan incluido. Nunca antes, en la historia de la nación, se habían conglomerado tantas personas para recibir a uno de sus hijos. Aunque deseaba acercarse a Pedro, parecía una tarea imposible para Juan llegar hasta donde se encontraba el astronauta, así que desistió y se marchó sin más ni nada. Un día cuando Juan menos lo esperaba, le llegó una invitación. La maestra de séptimo grado, convocó a todos sus exalumnos de aquella generación, a la cual Juan pertenecía.
  • 24. 24 Todos, si que faltase uno, asistieron a la junta. Claro que el foco de atención lo era Pedro Acosta, y la otra cara de la moneda estaba representada por Juan, quien se mantenía al margen como si estuviera fuera de lugar; cosa fácil de entender al ver la gran lista de éxitos cosechados por sus compañeros. Como se ha señalado, el gran foco de atención era Pedro Acosta, y naturalmente, no faltaron las preguntas sobre su travesía en la Luna. Todos los presentes habían rodeado a Pedro para que les contara su experiencia, fue en ese momento que Juan dejó su aislamiento y se integró al grupo. Pedro, pero hay algo que no entiendo interrumpió Juan. ¿Qué es lo que no entiendes, Juan? Cuando la maestra nos preguntó que deseábamos ser cuando fuésemos mayores, tú dijiste que querías ser ingeniero como tu padre. Jamás mencioné que quería ser ingeniero, dije que quería ser como mi padre, un hombre que alcanzó el éxito en todos los ámbitos de la vida. Pero también dijiste que construirías caminos y puentes, haciendo referencia a la ingeniería. No Juan, al igual que tú, siempre quise ser astronauta, cuando dije que construiría caminos y puentes; me refería a que abriría las puertas a otros para que se atrevieran a perseguir sus sueños y nunca rendirse sin importar el pensar de los demás.
  • 26. 26 Ajeno a los avances de la ciudad, marchando a un ritmo desacelerado, se encuentra el pueblo de Santa Marta. Un pueblo agrícola localizado en la parte noroeste del país. Sus habitantes, sencillos y humildes, viven sólo de lo que le provee la tierra. Es común ver bueyes arar el terreno, preparando la tierra para la siembra. El arado por bueyes, en Santa Marta, es una tradición que ha pasado de padres a hijos desde tiempo de la conquista española. Al igual que muchos, don Bartolo aprendió el oficio del arado de su padre. De esa manera se ganaba el sustento de él y su familia. En las tardes, al caer el Sol, se le podía ver por la calle sin pavimento que conducía al pueblo. Recuerdo que muchos de los niños nos dirigíamos hasta el lugar, tan sólo para ver a don Bartolo arrear sus laboriosos bueyes. - ¡Ahí viene, ahí viene! – Gritábamos llenos de júbilo. - ¡Arre, jo, arre!- decía don Bartolo mientras arreaba sus bueyes – Lomo Pinto, Azabache. ¡Arre, Arre, jo! ¡Ah, qué días aquellos los de la infancia! Recuerdo que soñaba despierto, imaginando el día en que aprendería a llevar el negocio de la familia y continuar con la tradición. El arreo de bueyes. Pero, las cosas pocas veces salen como uno lo espera y el destino me llevó lejos de mi pueblo, familiares y amigos. Gracias a mi devoción por el estudio y al padre Mariano Zaragoza, sacerdote español que llegó al pueblo a mediados de los sesenta, conseguí una beca para estudiar agronomía del otro lado del Atlántico. Confieso, quedé sorprendido la primera vez que llegué a Barcelona, supongo que era algo normal considerando que nunca había salido de Santa Marta. Aquellos fueron
  • 27. 27 años de sacrificio, desvelo y sobre todo de añoranza. Aunque aquél lugar era muy diferente de mi Santa Marta, nunca pude borrar de mi memoria el recuerdo de mi pueblo. Podía sentir el olor a brisa fresca de los cultivos, escuchar el mugir de los bueyes y el ¡arre, jo, arre! de don Bartolo al caer la tarde. En otras palabras, mi cuerpo se había marchado, pero, mi espíritu seguía allí. Durante mis años de ausencia, muchas cosas cambiaron en el pueblo. El viejo y pedregoso camino que conducía a Santa Marta, el mismo por donde transitaba don Bartolo con Lomo Pinto y Azabache, sus dos bueyes, ahora estaba cubierto de asfalto. Ya no se veían las bestias guiadas por hombres surcar las tierras, ruidosas máquinas, más efectivas, hacían el trabajo. Me sentí un extraño en mi propia tierra, todo había cambiado. Sólo el recuerdo permanecía inmutable; y sentí nostalgia, por aquellos años de felicidad que no volverían. Deambulé por el pueblo, observando todo, como queriendo convertir el presente en pasado y mantener aquella imagen, viva en el recuerdo, estática en el tiempo. - ¡Ernesto! - escuché decir a lo lejos. - ¡don Bartolo, don Bartolo, es Ernesto que ha vuelto! – Exclamó Jaime al verme llegar. Los ojos del anciano se llenaron de lágrimas al ver a su nieto regresar. - ¡Has vuelto, has vuelto!- exclamó don Bartolo entre lágrimas de alegría. Yo no pude decir palabra alguna, y luego todo fue silencio. La casa había cambiado, el pueblo había cambiado, pero nada de eso parecía haber afectado a don Bartolo. El futuro no lo había tomado desprevenido, para subsistir se adaptó a los nuevos tiempos, cambiando bestias por máquinas. Cierta tarde, mientras caminaba de regreso al pueblo, escuché un grupo de muchachos que gritaban con gran algarabía. Me acerqué para ver lo que sucedía;
  • 28. 28 como si se tratara de aquellos viejos tiempos, era don Bartolo que regresaba, de las parcelas, no arreando los bueyes sino montado en su tractor. Se quitaba el sombrero para saludar a los chicos que le aplaudían y hacían toda clase de ruidos. Y entonces comprendí que el pasado nunca muere en lo absoluto que, como yugo que une a los bueyes, está atado de alguna manera al futuro.
  • 30. 30 Al igual que todas las mañanas, la mamá de Miguel le acompañaba camino a la escuela. Paralela al plantel, a unos diez metros más o menos, había una pared pintada de azul cielo. Al voltear para despedirse de su madre, el joven Miguel, vio la pared y se quedó contemplándola. Es preciso puntualizar que días antes, aquella misma pared estuvo pintada de otro color, nada agradable para el sentido de la vista por cierto, razón por la cual el pequeño, de no más de ocho años, quizás no se había fijado en ella antes. ¿Qué observas, Miguel? ven y dale un beso a tu madre antes de irme a trabajar. ¡Mamá, mamá, es el más hermoso de los caballos! ¿Dónde, dónde? Está justo allí, en aquella pared azul. ¡Que imaginación tienes! ven y despídete de tu madre. Los días pasaron y la visión del caballo en la pared se acentuaba con el pasar de las estaciones, y con ellas se agregaban nuevos detalles que antes se le habían escapado a Miguel. Madre, ¡mira, mira, su larga cabellera parece moverse con el viento, sus ojos negros como el azabache brillan cual claro de luna, sus patas fuertes y firmes galopan a la puesta del sol… - y así cada día un detalle nuevo. Pero la madre de Miguel no comprendía aquello que veían los ojos de su único hijo, para ella no era más que una simple pared. Tal era la incertidumbre de la madre, que hasta llegó a poner a Miguel en manos de profesionales de la salud para que le explicaran aquello que ella consideraba un problema, pero los médicos no encontraron trauma alguno, y le explicaron que su hijo poseía una gran imaginación y que debía ser fomentada por algún curso de arte, como la pintura por ejemplo. Tranquila por aquello que le habían dicho los expertos, la madre de Miguel se llevó de consejo e inscribió a Miguel en un curso de pintura. Al poco tiempo el joven demostró poseer un talento nato que sólo se ve en los grandes maestros del arte y efectivamente con el paso del tiempo Miguel se convirtió en un gran pintor de renombre mundial. Como sucede con muchos de los hijos valerosos de un país pobre, Miguel tuvo que abandonar el suyo cuando apenas era un adolescente. Había conseguido una beca para estudiar artes en Europa y no podía desperdiciar aquella oportunidad que le había dado la vida. Sin embargo la imagen de aquél caballo que sólo él podía ver en
  • 31. 31 la pared azul, seguía lucido en su mente. Regresar a su patria era su más ferviente deseo, volver a contemplar aquella pared y poner a la vista de todos aquello que sólo existía en su mente, su único sueño. Al fin, llegó el día en que Miguel pudo regresar a su patria. Y luego de contarle su sueño de infancia a las autoridades correspondientes, para que lo dejasen pintar el muro que pertenecía al ayuntamiento, aquellas no se pudieron negar a su petición; ¡claro, tratándose del gran Miguel, quien se negaría! Una vez obtenido el permiso Miguel puso todo su empeño en la obra, y después de unos cuantos meses, ante la presencia de todo el pueblo e invitados internacionales Miguel reveló su gran obra, la cual dejó grabada una expresión de asombro entre los presentes. Entre tantas personas, Miguel se dirigió hacia donde estaba su madre, que ya era una anciana de edad avanzada, y tomándola del brazo la acercó a la pintura, para que sus ojos cansados por la edad pudiesen verla mejor. Cuando los ojos de la anciana pudieron apreciar la majestuosa pintura, no pudo decir otra cosa más que: ¡mira Miguel, es el caballo! - Si querida madre, ahora todos lo pueden ver. Así como la madre de Miguel, muchos de nosotros no podemos ver un futuro de bienestar y prosperidad, sin embargo mientras existan personas como Miguel siempre habrá esperanzas.
  • 32. 32 El Pacto de la Flor y la Oruga
  • 33. 33 Tiempo después de la extinción de los dinosaurios, era frecuente ver sobre la faz de la tierra toda clase de pequeños insectos rastreros y voladores. Entre los voladores se encontraban las mariposas, que aunque parecidas a las que hoy día vemos guardaban ciertas diferencias, como la boca, por ejemplo, en vez de una trompa enrollable aquellas poseían una boca con mandíbulas, parecidas a las que tienen las libélulas. En aquellos días, una gran sequía azotaba gran parte del planeta. Las altas temperaturas provocaron un incendio que arrasó con el lugar donde vivían una hermosa flor y una oruga. - No ha quedado nada.- Dijo la oruga llorando. - ¡Claro que sí! – exclamó la flor a ver la oruga llorar. – Quedamos tú y yo. - ¿Quién ha dicho eso? – preguntó la oruga asombrada. - Yo he sido, estoy justo aquí, debajo de la gran roca.- Respondió la flor asomándose un poco para que la oruga le pudiera ver. - Debimos ser consumidas por el fuego, juntas con nuestros hermanos, de nada ha servido. No ha quedado comida y el agua es escasa. – Dijo la oruga sollozando. - ¡No digas eso! nunca debemos perder las esperanzas, si seguimos aquí ha de ser por una buena razón. - Es bueno que seas optimista, pero debes enfrentar la realidad, no hay nada que comer. Muy pronto moriremos de hambre. – Expresó la oruga. - Aún no lo entiendes, tú y yo podemos ayudarnos mutuamente, así lograremos sobrevivir. – Dijo la flor. - ¿Cómo? – preguntó la oruga. - Desde hoy haremos un pacto, para sobrevivir una necesita de la otra. Yo te alimentaré con mis hojas hasta que te conviertas en una linda mariposa y puedas volar, a cambio, tú me polinizaras para que pueda dar semillas y así poder nuevamente poblar el bosque con hermosas flores. - Me parece muy bien. – Dijo la oruga esperanzada. Así fue como lograron sobrevivir la flor y la oruga, trabajando juntas. Una vez adulta, la mariposa no volvió alimentarse más con las hojas de las plantas. Para hacer efectivo el pacto bebió el néctar de las flores. Al cambiar su hábito de alimentación, las nuevas generaciones de mariposas no necesitarían las útiles mandíbulas que
  • 34. 34 tienen las orugas, y así con el paso de los años fueron cambiando la forma de su boca hasta terminar en una gran trompa delgada y en espirar. De esa forma, al cambiar la mandíbula por la trompa, las mariposas de las generaciones venideras recordarían y respetarían el pacto que una vez le salvó la vida.
  • 36. 36 Plácidos eran los días en el bosque, las liebres y otros pequeños mamíferos diurnos jugueteaban en la planicie. Trataban de aprovechar al máximo los cálidos rayos del Sol, pues al caer la noche otro reino imperaba. Era el tiempo de los depredadores. Consciente del peligro que representaba salir de noche, Amy la ratoncita no tuvo otra opción más que salir en busca de alimento para sus pequeñuelos. - No tengo miedo, no tengo miedo. – Se decía, mientras se deslizaba sobre las hojas secas de los árboles en busca de alimento. Su plan era confundirse con las inertes hojas, pero había pensado mal, su mortal enemiga la lechuza podía escuchar el sonido que la ratoncita causaba al desplazarse por las hojas secas. De pronto, sin previo aviso, Sula la lechuza se abatió sobre su presa capturándola con sus poderosas garras. - No me comas, no me comas por favor. – Suplicó Amy. - Tu error te costará la vida, sabías del peligro que corrías al salir de noche y tomaste el riesgo. Ahora no supliques por tu vida y afronta tu destino. - Por favor, libérame. No suplico por mi vida, suplico por la vida de mis hijos, son tan pequeños e indefensos. Morirán si me comes.- Dijo la ratoncita mirando a la lechuza con sus grandes y tristes ojos. - Está bien, te perdonaré la vida por ahora, pero cuando tus pequeños puedan valerse por sí mismos deberás volver para poder devorarte. De no cumplir tu promesa, te aseguro que regresaré y me comeré a todos tus hijos.- Terminadas las palabras, Sula liberó a Amy próximo a la madriguera de la última y voló hacia la penumbra de la noche. - Gracias, gracias, cumpliré mi promesa. En un mes subiré hasta tu nido, para entonces tus polluelos habrán dejado el cascaron y le serviré como sustento. Gracias, gracias, cumpliré mi palabra. – Gritó la ratoncita al ver a Sula alejarse. El tiempo pasó y el mes se cumplió, aquel día Amy se encontraba junto a sus hijos que alegres jugueteaban fuera de la madriguera. Los últimos rayos de luz del astro rey se asomaban a la tierra. Con voz firme, pero triste, Amy le dijo a Raúl, el mayor de sus hijos: - por favor, cuida de tus hermanos. – Sin decir más nada, Amy se marchó a cumplir su promesa. Ya era de noche cuando Emy llegó al árbol donde Sula había anidado. Estando en el suelo, alzo su mirada y avistó el nido que se encontraba en lo más alto. Sin demorar empezó a trepar. - ¡Auxilio, mamá, mamá! – escuchaba mientras se acercaba al nido. Agilizando el paso, pudo ver una serpiente que se asomaba al nido para devorar a los indefensos polluelos. - Serpiente tonta, mira que hay que ser cobarde para intentar comerse a unos pequeños polluelos indefensos aprovechando que su madre ha salido. Ven,
  • 37. 37 anda y cómeme soy mucho más grande. – Dijo la valiente ratoncita mordiéndole la cola a la serpiente. - Hoy estoy de buenas. No sólo comeré aves, también ratón. – Dijo la serpiente alejando la cabeza del nido y volviéndose hacia Amy. - Acá estoy, acá estoy. – Vociferaba la ratoncita llamando la atención del reptil que fallaba cada vez que intentaba atrapar a Amy con su boca. Amy distrajo a la serpiente por unos minutos, dando tiempo suficiente para que Sula regresara al nido. - No te comerás a mis hijos. – Dijo Sula lanzándose sobre la serpiente y sujetándola con sus fuertes garras. Aunque la serpiente tenía un tamaño considerable, Sula alzó vuelo sujetando la serpiente y de lo alto dejo caer a la serpiente que al caer a la tierra se alejó rápidamente. - ¡Gracias ratoncita, de no haber sido por tu valor mis hijos no estarían vivos! pudiste escapar con tu familia, pero has cumplido tu promesa mostrando gran valor. – Expresó Sula. - Tú también eres muy valiente, muchos pueden pensar que ser compasiva es cosa de débiles, pero la compasión es una cualidad que sólo los verdaderamente fuertes poseen. Es cierto que pude correr y escapar con mis hijos, pero mi palabra no valdría nada. - Por tus actos no sólo te perdonaré la vida, te daré estas cinco piedras de búho. Con ellas podrán salir sin temor en las noches, al brillar en la oscuridad los de mi especie reconocerán la señal y no les harán daño, por el contrario serán protegidos. – Dijo Sula entregándole a Amy cinco piedras brillantes. Luego Sula llamó con un silbido a otra lechuza que rondaba por el lugar, Amy se montó sobre la lechuza y juntas volaron hacia el hogar de la ratoncita valiente.
  • 39. 39 De un pequeño charco calentado por los rayos del Sol se formó una pequeña nubecita. Era la última de siete, pues sus hermanas se habían formado días antes ascendiendo al cielo azul. - Señor Sol ¿ha visto usted a mis hermanitas? – le preguntó la nubecita al astro rey. - Al norte, al norte han ido. – Dijo el Sol con voz aguda. Y así fue como la nubecita se dirigió al norte en busca de sus hermanas. Sin previo aviso, un fuerte viento sopló y a la nubecita alejó fijando su curso al sur. Aturdida, la nubecita se desorientó y el rumbo equivocado tomó. Perdida, flotó hasta dar con una pequeña aldea. - ¡Miren en el cielo, es una nube!- gritó asombrado uno de los aldeanos. - ¡Una nube, una nube! – decían alborotados los lugareños. - Es muy pequeña para que nos pueda bendecir con su agua. – Dijo el más anciano de los aldeanos dando pocas esperanzas de que callera la tan necesaria lluvia. Y vaya que la necesitaban, pues durante meses una sequía había afectado el lugar. - Soy muy pequeña e inútil. – Se dijo a sí misma la nubecita al escuchar las palabras del anciano. – i tan s lo pudiera hacer algo, si no fuera tan…podría hacer algo. - Se lamentaba. Enojada, la nubecita ascendió más y más al firmamento tratando de olvidar su pena. Y llegó la noche. - ¿Por qué estás enojada? – preguntó la Luna. - Soy muy pequeña e inútil, no sirvo para nada. – Respondió la nubecita. - ¡Inútil! no eres inútil, es sólo que no has descubierto tu propósito en la vida. - Y ¿cuál puede ser mi propósito? – preguntó la nubecita. – Una pequeña nube no puede hacer nada. – Añadió. - La clave es la unión. – Dijo la Luna. – Las nubes en el cielo expresan su sentir: tristes si están grises y blancas ríen, cantan siempre así. Brillan, brillan, brillan con el ol las nubes en el cielo nos dan su bendici n… - ¡No entiendo! – expresó la nubecita confundida. - No te preocupes, algún día lo entenderás. Sólo tienes que recordar las letras de la canción. Juntas serán invencibles. – Dijo la Luna y se marchó. - ¡Espera, espera no te vayas! – vociferó expresivamente la nubecita. Por varios días flotó errática sin rumbo fijo y justo cuando estuvo a punto de perder la esperanza avistó a lo lejos a sus hermanitas que alegres jugaban. Al acercarse notó que sus hermanas resplandecían, eran blancas como la nieve.
  • 40. 40 - ¡Hermana, hermana, has vuelto! – expresaron las nubecitas al ver la nubecita solitaria llegar. Y juntas jugaron hasta el cansancio. Una profunda felicidad invadía el corazón de la nubecita solitaria, al fin había encontrado a sus hermanas. Mientras más feliz estaba más blanca se ponía. Pasó de un leve color gris a un blanco resplandeciente, igual que sus hermanas. Entonces la nubecita recordó la canción de la Luna y comprendió lo que debía hacer. - Ahora lo entiendo. – Se dijo a sí misma la nubecita. – Hermanas, debemos unirnos todas. Juntas formaremos una gran nube. – Dijo en voz alta. Y así se fundieron las siete hermanas hasta formar una gran masa blanca. Y juntas flotaron al sur. Una vez sobre la aldea, la gran masa blanca comenzó a ponerse gris. Las nubecitas al ver la sequia que azotaba la aldea y las penurias que pasaban sus habitantes, no les quedó otra opción y empezaron a llorar. - ¡Milagro, es un milagro!- vociferaba el anciano feliz. Aquel día las nubecitas lloraron sin parar, bendiciendo la tierra. Y la nubecita solitaria jamás volvió a sentirse inservible.
  • 42. 42 - Su señoría, se acusa al cero de quebrantar las leyes que atentan con la buena práctica de las matemáticas. De confundir y causar problemas a los matemáticos y sobre todo al gran público profano. Hasta el día de hoy, los estudiosos de la materia no logran ponerse de acuerdo en si deben considerar a tal guarismo como un número perteneciente al conjunto de los naturales, las divisiones entre él simplemente están prohibidas, y como si no fuera suficiente, existe un debate sobre si debe ser considerado un número par. – Parte acusatoria. - Excelentísimo magistrado, el cero no es más que una víctima de la infinita ignorancia de los mortales. Un incomprendido que sólo aspira a ser una cosa, quien realmente es, un número especial entre los especiales. Y eso su señoría es precisamente lo que queremos probar y para ello presentaremos una serie de pruebas que despejará toda duda que se pueda tener sobre los cargos que recaen sobre la parte que defendemos, el sifr. – Parte defensora. - Pero que pruebas pueden tener, o es que acaso las matemáticas se equivocan. Está claro que las cuentas pueden existir sin el cero ó sifr, como lo llama la parte defensora. Permítame recordarle que muchas culturas en la antigüedad lograron alcanzar un alto nivel de desarrollo matemático sin tener que prescindir del número cero, así que no veo lo especial que puede resultar. – Parte acusatoria. - Reconozco que por mucho tiempo los matemáticos realizaron sus cálculos sin tener que recurrir al sifr. En la antigüedad, sólo dos culturas, mayas e hindúes, pudieron recocer las ventajas que ofrece usar el śŭnya como un numeral. Sin él, sería imposible que tuviéramos nuestro útil sistema numérico, el afamado decimal. El sifr, su magistrado, no ha hecho otra más que facilitarnos la existencia, si bien dividir entre él está prohibido, imagínese tener que efectuar la división en un sistema numérico no posicional donde no existe un símbolo que represente nuestro defendido, como el sistema romano. Por poner un ejemplo… – Parte defensora.
  • 43. 43 - Todos le han escuchado, la parte defensora admite que está prohibido efectuar la división por cero, también ha aceptado que es posible efectuar cálculos sin el cero. Ante tal situación, su señoría sugiero que el cero sea excluido del conjunto de los números reales, para siempre. – Parte acusadora. - Petición denegada. Considero de suma trascendencia el argumento expuesto por la parte defensora; que puede continuar con la defensa. – Juez. - Muchas gracias su señoría. Siguiendo con la idea, alguien podría decirme: ¿Cuánto es ?... - ¡Es una broma, su señoría, todos saben la respuesta a esa pregunta! - Se le recuerda a la parte acusatoria que es la parte defensora quien tiene el turno para hablar. Así que sin más interrupciones permitiremos que la defensa siga con su alegato. - Juez. - Muchas gracias, nuevamente su señoría. Como bien señala la parte acusatoria, cualquiera podría dar respuesta a la pregunta, eso si consideramos que los números están en el sistema decimal. Pero qué tal si hacemos la cosa más interesante y en vez del sistema decimal usamos el sistema de numeración romano, entonces tendríamos: , hasta una operación sencilla, como la mostrada, puede ser un verdadero dolor de cabeza. Si bien es cierto que los antiguos romanos hacían sus cálculos sin el sifr, no menos cierto es que su sistema quedó en desuso; reemplazado por un sistema numérico que nos ha facilitado la vida a todos y que sería imposible de concebir sin el śŭnya. – Parte defensora. - ¡Muy bonito el ejemplo! pero poco convincente. Su señoría permítame ilustrar a la defensa. Uno de los primeros en divulgar el śŭnya ó cero en occidente fue
  • 44. 44 Leonardo Fibonacci en el siglo XIII. En consecuencia, Arquímedes, matemático griego, que nació alrededor del 212 a. C. no hizo uso del sistema numérico decimal, en otras palabras no conoció el sifr, y pese a no conocerlo, fue uno de los grandes matemáticos de todos los tiempos junto a Pitágoras, Euclides y otros tantos magnos nombres de las ciencias exactas de occidente, de eras anteriores a la cristiana, que nunca conocieron el mencionado sistema numérico y que por lo tanto no hicieron uso del cero. En la antigüedad, grandes avances obtuvieron los matemáticos sin el cero, el cual sólo ha servido para confundir a los profanos que aun no distinguen lo que es. ¿Es natural o par? poco importa lo que es, pues su señoría, no me queda duda alguna, el śŭnya debe ser borrado de la lista de los números. - A pesar de su erudición, pues me costa que ha leído algunos libros, el acusador sólo muestra ignorancia al decir que tan importante guarismo debe ser tachado de la lista de los números. Su importancia capital, nos la confirma Euler en su afamada fórmula que sólo la divinidad le pudo conferir: . Es cierto que su inscripción en el conjunto de los naturales ha causado encarnados debates entre los matemáticos, pero es algo de importancia menor, pues a la larga es sólo cuestión de definición. En cuanto a su paridad, cumple con muchas de las propiedades de los números pares, que se definen como aquellos que divididos entre dos su módulo es igual a cero. , entonces por definici n el śŭnya debe ser par. Pero, nuevamente es una cuestión de definición, pues a diferencia del resto que tienen siempre un número finito de divisores, y entre ellos siempre el dos común. El sifr tiene infinitos divisores, el dos incluido. Y pese a estar tan emparentado con los pares, mantiene ciertas diferencias que lo distinguen y lo hacen único y especial. Todo par elevado a un número par sigue siendo par, cosa que no ocurre con el śŭnya, por lo que también es digno de pertenecer a un conjunto del cual es el único elemento, y poder decir que entre los enteros existen: los pares, impares y el cero. Y así su señoría termina nuestra defensa, ciego el que no vea y sordo el que no escuche, pues ante tales argumentos está claro que el sifr simplemente es un número especial.
  • 45. 45 El Hábitat del Solenodonte
  • 46. 46 Había escuchado hablar de él, pero nunca lo había visto. Posiblemente ni siquiera exista, sólo en la lista de especies extintas. Aun así mantengo la fe en poder encontrarlo, pues la única esperanza de salvar su hábitat reside en hallarlo. El apetito voraz por el oro, había llevado al hombre a adentrarse en suelo virgen. Nada, solo el oro es importante para los desaprensivos; de concretarse la campaña para extraer el oro del lugar, todo lo que allí vive morirá. Al final, no quedará nada más que desolación y muerte. Como especie, somos codiciosos, ambiciosos, inescrupulosos. Nos vanagloriamos de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, una autoproclamación, sin dudas, pues no hay ser más maligno que el hombre. Pero, no todo es malo, también somos capaces de sentir compasión, de amar, de entender y sentir respeto hacia la naturaleza. Y en esos, pocos, es que vive la esperanza de nuestro mundo de ser un mejor lugar para todos los seres que en el habitan. Libre de contaminantes, odio, indiferencia. Nuestra lucha por salvar el hábitat de solenodonte, no es una simple lucha local. Ganarla es una gran conquista, y salvar su hábitat significa salvar el hábitat de todos; pues todos formamos parte del mismo hábitat, la Tierra. Y así como sufre el cuerpo cuando siente dolor en alguna de sus partes, de la misma manera sufre el planeta cada vez que un árbol es talado o un río es contaminado. ¡Sí! salvar el hábitat del solenodonte significa mucho, significa que nuestro planeta aún tiene esperanzas. El tiempo se agota, las máquinas infernales se adentran en el bosque arrasando todo a su paso.
  • 47. 47 - ¿Dónde te escondes, mi pequeño salvador? – me pregunté, casi perdiendo toda esperanza de encontrarle. Y justo cuando sentí que tal búsqueda había sido en vano, apreció ante mis ojos el Solenodon paradoxus. Su pelaje Castaño rojizo y su inconfundible hocico alargado le delataban. La naturaleza se había revelado, en toda su magnificencia. Brindándonos nuevas esperanzas para reconciliarnos con ella. Y gracias a un pequeño mamífero, de no más de treinta centímetros de largo, el hábitat del solenodonte se había salvado de las desbastadoras manos del hombre; y aunque sólo se ha ganado una pequeña batalla, podemos gritar a los cuatro vientos: ¡aún hay esperanzas de un mejor mañana!
  • 48. 48 Regalo de Navidad: una larga espera
  • 49. 49 Rio Lagos, 24 diciembre de 19.. Queridos reyes magos: Este año, y si bien lo deseo, no les voy a pedir juguetes. Verán, aunque soy un niño y me urge jugar, tengo a mi padre muy enfermo y como sé que ustedes a los niños que se portan bien durante todo el año le conceden regalos, he pensado que en vez de que se me otorgue un juguete nuevo, como es su costumbre, le devuelvan la salud a mi padre. Nos apremia que recupere su salud, pues los ingresos de nuestra madre son insuficientes y apenas alcanzan para cubrir los gastos de la familia. ¡Ah! no me he olvidado de ustedes. Sé que deben recorrer grandes distancias para poder llegar hasta aquí, así que le he dejado algunas galletas, están deliciosas. También hay leche y hierva para los camellos. Bueno, ya me despido de ustedes, pero no sin antes desearles una feliz navidad. Atte.: M. E. Cortés.
  • 50. 50 Desde aquel crudo y triste invierno, hacía ya casi treinta cinco años, el corazón de don Manuel Enrique Cortés se había endurecido como roca, hasta tal punto que llegó aborrecer la navidad y todo lo alegórico a tales fiestas. Se cuenta que su odio a la navidad era tan grande que cierta vez despidió a uno de sus mejores empleados sólo porque lo sorprendió cantando villancicos navideños. Gracias a su buena cabeza para los negocios y a unas buenas inversiones, don Manuel logró acumular una gran fortuna, misma que lo convirtió en uno de los hombres más ricos y acaudalados de la región. Para tener una idea de su riqueza, basta mencionar que era dueño de más de un centenar de fábricas diseminadas a lo largo y ancho del país. No era un hombre malo y aunque no sonreía muy a menudo, de cuando en vez, se podía ver una sonrisa en sus labios. Pero, cuando llegaba el invierno aquel personaje, que superaba ya los cuarenta años, se volvía un hombre odioso y amargado. Don Manuel llevaba más de una década casado con la Sra. María Altagracia Martinez de Cortés, mujer de buenos sentimientos. Ella le amaba incondicionalmente y más que nada conocía su dolor. Pese a tener tantos años de unión matrimonial, los Cortés no habían podido tener hijos y aunque era lo que más deseaba Manuelo, como cariñosamente le llamaba su esposa, había perdido toda esperanza de poder algún día tener su propia descendencia. A falta de niños que jugaran por toda la casa, la pareja Cortes debía conformarse con las visitas ocasionales que le hacían los sobrinos de la Sra.
  • 51. 51 María. - Manuelo, mi sobrino, uno de los hijos de Marta, viene a pasarse unos días en la casa. Deseo que seas amable, mira que hace mucho que no nos visita y quiero que, esta vez, se lleve una buena impresión de sus tíos. – Le indicó la Sra. María a su esposo que se encontraba sentado leyendo el diario y fumándose un puro. La noticia poco pareció importarle a don Manuel, quien no dijo nada, por lo que la Sr. María nuevamente insistió en decirle: - Me has escuchado, Pedrito, mi sobrino, viene pronto a visitarnos y quiero que se lleve una buena impresión. - Te escuché la primera vez mujer. Sabes que en esta casa no celebramos la navidad y tu sobrino de seguro va a procurar algún presente. Mejor pídele disculpas a tu hermana y dile que no podemos aceptar a su hijo, eso sería lo mejor. - Sabes que no soy muy buena cuando de hablar mentiras se trata, además, Pedrito sabe que no celebramos la navidad; aun así insistió para que su madre lo dejara pasar, aprovechando que está de vacaciones, la temporada festiva con nosotros…s lo te pido que seas amable y que trates de disimular un poco tu aborrecimiento a la navidad. - Muy bien, haré un gran esfuerzo para que el niño se sienta lo más confortable posible. – Dijo a regañadientes don Manuel. – Pero, no te prometo nada.- Agregó. - Si la gente pudiera ver lo noble que eres, por eso te quiero. – Expresó la
  • 52. 52 Sra. María dándole un tierno beso en la mejilla de su esposo, y dejó salir una ligera sonrisa. Diciembre corría su curso y la fecha de salida del colegio de los infantes no tardaba en llegar. Entre tanto, Pedrito aguardaba ansioso. Como vivía en otra ciudad, casi nunca visitaba a su tía predilecta que era la Sra. María. Pudo elegir otros hogares donde podría jugar con sus primos, sin embargo eligió pasar la navidad en casa de la familia Cortés, pese a saber que no celebrarían la navidad. - Hermanito, ¿por qué has elegido la casa de tía María? – preguntó Carlitos – su esposo es un cascarrabias; dicen que de niño se portaba mal y Santa Claus le regaló un carbón la noche de navidad y esa es la razón por la que la odia tanto. Yo prefiero ir a casa de tía Magdalena, allí podré jugar con el primo Ernesto y su hermana Isabel. Ellos se portan bien y los reyes le regalan buenos regalos, eso sin contar que es una de las primeras casas en ser visitada por los reyes, por eso reciben tan buenos obsequios. Recuerda que hace unos años pasamos la navidad allí y recibimos los mejores regalos de nuestras vidas. En cambio no recibirás nada si visitas la tía María, los reyes nunca visitaran un lugar donde vive un cascarrabietas. - Te equivocas, este año los reyes si visitaran la casa de tía María. Es mi deseo y sé que me lo concederán. – Le dijo Pedrito a su hermano mayor, quien había elegido la casa de la tía Olga para pasarse la navidad. Los padres de los niños de nueve y diez años, estaban pasando por una mala situación económica desde hacía ya varios años razón
  • 53. 53 por la cual preferían que sus hijos pasaran la navidad en casa de sus tías, que gracias a sus maridos, gozaban de bienestar económico. Finalmente terminaron las clases y aquel mismo día, por la tarde, Pedrito empacó maletas y se dirigió con su madre a casa de su amada tía María. - La bendición tía. – Fue lo primero que dijo Pedrito al ver a la Sra. María. - ¡Dios te bendiga!- dijo la Sra. - pero, ¡mira cuanto has crecido!- agregó. Dándole un fuerte abrazo al niño, que, seguido de besos y sacudiditas, se extendió por un buen rato. - ¡Y a tu hermana, no le das un abrazo!- exclamó Olga. - ¡Claro!, si no te he olvidado.-Dijo la Sra. María, antes de abrazar a su hermana – entren y pónganse cómodos, esta es su casa. – Añadió. - De ninguna manera, no quiero que me coja la noche; sólo vine a traer a Pedrito. Dale mis saludos a Manuel. – Dijo Olga apurada, y con sus razones ya que tenía que estar a tiempo en la parada para tomar el último autobús. - No te preocupes por el autobús hermana, cuando Manuel llegue del trabajo te puede llevar a casa. - De ninguna manera, no quiero causarles molestias. Eso sí, cuida mucho de mi Pedrito. – Esas fueron las últimas palabras de Olga y, luego de darle un prolongado abrazo, como si no quisiera apartarse del muchacho, se marchó. Al regresar don Manuel, tarde en la noche, el niño se encontraba dormido. Sin hacer ruido y sin que su esposa lo notara, don Manuel se dirigió a la
  • 54. 54 habitación donde se encontraba Pedrito. Al entrar, advirtió que el niño no estaba debidamente arropado. Sin dejar de contemplar al infante, lo cubrió con una manta grisácea. Don Manuel, no dejaba de ver al muchacho, y por un breve instante soñó en lo que pudo ser su vida de haber un vástago en su hogar. Triste y con lágrimas en los ojos, se retiró de aquella habitación. Al día siguiente, todos estaban de pie bien temprano en la mañana. Don Manuel se sorprendió al ver aquel niño tan madrugador; así que le hizo una invitación para que le acompañara a una de sus fábricas. Al llegar a la fábrica, Pedrito se sorprendió al no sentir el espíritu navideño entre los empleados. Ni siquiera un simple adorno, nada ni lo más mínimo que hiciera alusión a tan encomiadas festividades. - Tío Manuel, estamos a pocos días de la navidad y, me pregunto: ¿por qué no hay adornos simbólicos a la fiesta?- Terminó por preguntar Pedrito. Don Manuel permaneció callado por un buen rato, obviamente molesto por la pregunta, pero contuvo su rabia y cuando se calmó dijo: - ¡Navidad!- exclamó – es la peor época del año. Las personas gastan y gastan para luego no tener nada; la navidad es un gran engaño, un invento de los comerciantes para sacarle dinero a los incautos. - Pero, si es un engaño, ¿cómo se explica la visita de los reyes magos a todos los hogares? – preguntó inocentemente el niño. - No quiero desilusionarte, pero de todas formas te vas a enterar algún día. Veras, los niños ricos siempre reciben los mejores regalos. Si existieran los reyes, ¿crees que sería justo? Reciben los mejores regalos
  • 55. 55 porque son los padres, y no los reyes, quienes les obsequian los presentes. Después de aquellas palabras, todo fue silencio. Pedrito se negaba a creer las palabras de su tío político, pero no podía contradecir aquello que tenía tanto sentido. Al ser los padres, quienes otorgaban los regalos, era evidente que los niños más pobres recibieran los juguetes o presentes menos llamativos. Sin embargo, la pureza e inocencia de un niño se imponen a la lógica, y aunque resultaba evidente, Pedrito se mantuvo aferrado a su creencia en los santos reyes. Al llegar a la casa, Pedrito apenas pudo probar bocado. Las palabras de don Manuel le habían afectado, pero no porque le habían cambiado su manera de pensar sino porque sentía que poco podía hacer para cambiar las ideas de su tío sobre la navidad. Faltaba poco para la víspera de navidad, así que Pedrito hizo lo que cualquier niño creyente haría, escribir a los santos reyes. Dobló en cuatro la carta y, como sabía que los reyes no entrarían en casa de sus tíos, abrió la ventana, luego, cruzando por un estrecho pasillo trató de escalar para subir al techo de la lujosa casa; pero antes que pudiera avanzar, se resbaló y cayó de la altura de un segundo piso. Don Manuel fue el primero en salir, al escuchar el ruido, luego la tía María, que al ver a Pedrito tirado en el suelo se desmayó. Aquella noche, tía y sobrino fueron hospitalizados. Gracias a la santísima divinidad y a unos pequeños arbustos que amortiguaron la caída, Pedrito sólo se rompió un brazo. Temprano en la mañana, tía y sobrino regresaban a casa. Pero no sin antes llevarse una sorpresa, aquel día don Manuel pudo escuchar por vez primera los latidos
  • 56. 56 del niño que esperaba la Sra. María, que sin saberlo tenía casi dos meses de gestación. Don Manuel, que apenas podía creer lo que le mostraba el médico y con lágrimas de alegría, sólo pudo decir: - ¡Voy a ser padre, finalmente voy a ser padre! El 25 de diciembre, temprano como siempre, don Manuel se dirigía la fábrica. Al montarse en el carro advirtió que un papel estaba adherido a sus caros zapatos; se abajó para quitárselo y, justo cuando lo iba a arrojar a la basura observó que era una carta de su sobrino. En silencio leyó la carta que estaba dirigida a los reyes magos. “ iudad entro, 23 diciembre de 19.. Mis queridos reyes magos: Falta muy poco para que inicien su largo recorrido y desde hoy le quiero desear un feliz viaje. Sabios de oriente, sé que mi regalo está asegurado, pues me he portado bien todo el año. He cumplido con mis deberes tanto en la escuela como en la casa, pero sepan ustedes que no les escribo para procurar presente alguno, pues mi inquietud es otra. Recientemente, el tío Manuel me ha dicho que la época más linda del año no es más que un engaño. Sé que es un grave pecado el sentir de mi tío, pero sepan ustedes que no lo hace por mal. El tío Manuel no ha podido tener la dicha que dan los hijos en una familia y, estoy seguro que de tener sus propios hijos su manera de pensar, respecto a la navidad, sería muy distinta. Es por esa razón que les pido siempre y cuando esté dentro de sus posibilidades, que le den como regalo de
  • 57. 57 navidad un niño al tío Manuel. Muy atentamente y esperando el milagro, Pedrito.” Y después de leerla, en voz baja, dijo: - No hay dudas, ha sido un milagro. Un regalo de navidad. Al llegar a la fábrica, don Manuel les dio el día libre a sus empleados, por primera vez en navidad, y no sólo eso, mandó a preparar un festín para todos ellos y repartió juguetes entre los niños más necesitados. Con el paso de los años aquel hermoso gesto se convirtió en tradición, una que mantuvo el resto de su vida. Siete meses después, la Sra. María dio a luz una hermosa niña, a la que le dieron por nombre Natividad, Belén Natividad. La niña creció y vivió hasta alcanzar una edad muy avanzada. Y continuando con la tradición que le había inspirado su padre llevó regalos y presentes a las familias menos favorecidas; pero eso es parte de otra historia, una muy arraigada a nuestras tradiciones.
  • 59. 59 Una gran idea puede salir de las cosas más simples. Si te cansas de buscar vuelve tu mirada a la naturaleza, ella tiene todas las respuestas. En una lejana aldea un grupo de jóvenes tenían que caminar por un largo camino para poder asistir a la escuela. En un lugar tan remoto y apartado, la distancia, sólo resultaba ser uno de tantos obstáculos de los que tenían que vencer nuestros amigos, razón por la cual muchos en el pueblo preferían quedarse en la aldea en lugar de pasar trabajo e ir a estudiar al pueblo más cercano. Siete fueron los que iniciaron los estudios, pero la lluvia, la distancia, las malezas, la crecida de los ríos y otras tantas cosas que pueden ser añadidas a esta lista, se encargaron de que sólo dos continuaran sus estudios. Entre los perseverantes, se encontraba Eugenio, un joven delgado y rostro pálido, de unos quince años de edad, que sin nada que tener más que una enorme voluntad tuvo que pasar las mil más otras tantas para poder convertirse en el primer profesional de su aldea. Mira a Eugenio, siempre con los zapatos sucios, los pantalones llenos de cadillo y la camisa toda sudada y estrujada. Comentaban sus compañeros al verle llegar. Y es que siempre es fácil sacar conclusiones sin antes analizar las cosas. La madre de Eugenio, le lavaba y planchaba el uniforme, aunque sabía que al otro día debía repetir la misma acción, mientras que su padre se encargaba de lustrarle los zapatos, que pese a ser viejos, parecían relucir más con cada día que pasaba. Un día al llegar a la casa Eugenio, le preguntó a sus padres: ¿Por qué siempre lavan mi ropa y lustran mis zapatos, si saben que siempre llegaré con ellos sucios a la casa? La madre tomó la palabra y respondió: Claro que lo sabemo mijo, pero e nuetra foima de compensai tu gran efueizo y peisitencia. Sigue asi mijo que nosotro tamo oigulloso de ti, y aigún dia sera el oigullo de todo ei pueblo.
  • 60. 60 Gracias por sus palabras, les prometo que cada día daré mi mejor esfuerzo, no me detendrá la lluvia, ni la crecida del rio, ni la maleza, y mucho menos la burla de mis compañeros. Con el correr de los días, los meses y los años, las cosas se ponían más difíciles para Eugenio, quien para ese tiempo era el único joven de su aldea que seguía en la escuela, sin importar que tan difícil estuviera la situación, Eugenio la hacía parecer tarea fácil, pues mientras más difíciles eran los obstáculos a vencer, más empeño y dedicación le ponía Eugenio. Estaba decidido a llegar hasta el final y ninguna fuerza sobre la tierra le iba a impedir su llegada a la meta. Cierta vez, Eugenio llegó a la escuela lleno de cadillos, cosa nada novedosa, sin embargo en esta ocasión pasó algo que nunca antes había ocurrido, el cabello de María, compañera de clase de Eugenio, tenía adherido una de esas fastidiosas semillas que se pegan a casi todo. Ya podrán imaginar el revuelo que causó aquel pequeño incidente, aquello parecía más una gallera que un aula de escuela. Quítenmelo, quítenmelo gritaba sacudiendo las manos la joven alterada, como si aquella pequeña semilla inanimada fuese alguna alimaña o cosa parecida. El primero en acudir a auxiliar a María fue Jaime, quien pudo quitarle el cadillo tras varios intentos fallidos; pero la cosa no terminó allí, de ninguna manera señores, la pequeña semilla no se daba por vencida y esta vez se adhirió al cuello de la camisa de Jaime, José acudió a la ayuda Jaime, Federico a la ayuda de José, y Carlos a la de Federico… en fin era algo chistoso ver todo aquello, las risas no paraban en todo el salón. Entre tanto, Eugenio permanecía en su asiento observando y tomando apuntes, después de haber terminado un arcaico boceto y tomado notas, se acercó a Luis, última persona a la que se había adherido el cadillo, y más rápido de lo que se quita la mano de una paila caliente, Eugenio retiró el cadillo del pantalón de Luis. Una semana después, Eugenio llegó a la escuela con un bulto un tanto diferente, gracias a aquella fastidiosa semilla, a Eugenio se le había ocurrido una idea fantástica, usando materiales sintéticos, pudo emular las propiedades adherentes del cadillo y lo utilizó como cierre para el bulto que le había confeccionado su madre. Que gran idea. ecían algunos, ¿ mo lo elaboraste preguntaban otros.
  • 61. 61 No hice nada, s lo aproveché lo bueno de algo que se consideraba indeseable. Respondió Eugenio. Eugenio patentó su invento, que resultó ser más útil de lo que se había imaginado, gracias a su idea pudo costear sus estudios universitarios y convertirse en profesional. Hoy día Eugenio es uno de los empresarios más prósperos de la nación y gracias a él, los jóvenes de su aldea pueden estudiar ya que no tienen que viajar al pueblo para asistir a la escuela.
  • 63. 63 Pitágoras Del triángulo rectángulo, nos mostró la relación entre la hipotenusa y los catetos; ¡cuánto le debemos hoy! En la isla de Samos, ahí nació Pitágoras para hacer de las matemáticas una ciencia noble y exaltada. Y, de la música ni hablar; ¡qué diferente sonaría! sin las proporciones de Pitágoras, que le dieron armonía. Estudió muy bien los números e hizo importantes descubrimientos y, junto a su sociedad secreta, los divulgó por el mundo entero. A ese ilustre griego, le dedico estas líneas; para honrar su memoria y resaltar lo que hizo en vida. Arquímedes Cual profeta, te anticipaste a la ciencia moderna. Matemático, físico, ingeniero, astrónomo e inventor. Arquímedes de Siracusa, genio inigualable que con sus ideas el mundo movió. Extraordinarias proezas se cuentan de él.
  • 64. 64 Hundió barcos, con grandes espejos, y con mucho ingenio defendió a su pueblo. Inmerso en sus estudios, no vio el peligro y, de espada romana la muerte encontró. Mortales del mundo, alabad su genio; gritemos ¡Eureka!, rendidle honor. Que en el cielo nocturno su estrella nos guíe y alcancemos la ciencia que él persiguió. Euler Los matemáticos del mundo a él rinden homenaje; por sus valiosos aportes, sublimes e inigualables. En Rusia y Alemania pasó parte de su vida, mas fue Basilea la afortunada y bendecida. De legarnos tan ilustre pensador, que con su brillantés las matemáticas encumbró; del cálculo al análisis, de los grafos a la aritmética, no hubo rama conocida que escapara a su sapiencia. Con concurrencia su nombre en
  • 65. 65 matemáticas encontramos, de constantes e identidades que nos legó hace tantos años. Uno grande entre los grande, al Olimpo ascendiste; al dejar de calcular, cuando del plano físico partiste, en inmortal te convertiste. El Sir de la Ciencia Sobre hombros de gigantes, pudiste ver más allá que el resto de los mortales y, las leyes del universo te fueron reveladas. Amparado en Kepler, Copérnico, Galileo y tantos otros, construiste la nueva ciencia que llevaría al hombre hasta las estrellas. El universo entero te rinde homenaje, y hasta los monarcas se postraron ante tu gran intelecto. Sir Newton te llamaron. En la abadía de Westminster, lugar de reyes, sus restos mortales descansan. Se había apagado la llama, del cuerpo, mas no la del alma; que vive en aquellos que buscan de la ciencia y, que esperan poder algún día posarse sobre los hombros del más grande de los gigantes.
  • 66. 66 Si mi mundo fuera Si mi mundo fuera una esfera perfecta, a cuatro veces pi por el radio al cuadrado viviría confinado. Recorrería los paralelos, y también los meridianos; atravesando tierras y navegando por mares, en busca de nuevas aventuras. Pero, mi mundo no es una esfera perfecta y a un terruño dividido por fronteras, imaginadas por el hombre, vivo limitado. Pretendiendo ser esferas Puntos en el espacio equidistan del centro. Superficie de revolución, forma elegida por la naturaleza para representar las cosas más sublimes. Planetas y estrellas pretenden ser como eres y, desde lejos engañan a nuestros ojos. Pero esos, que eligieron tu figura para observarlo todo, no se dejan engañar, pues por más que los astros pretendan, y se puedan acercar, esferas totalmente perfectas nunca serán. El triángulo de Pascal ¡Maravilloso triángulo, ese de Pascal!, que inicia con el uno para nunca terminar. Coeficientes binominales, dispuestos de manera triangular. Infinitos naturales, forman el triángulo magistral. Numerosos elementos en el triángulo hallamos, desde la serie Fibonacci hasta algo inesperado, pues, hasta el número pi en tal arreglo lo encontramos. ¡Qué
  • 67. 67 hermosas las matemáticas que Pascal nos ha legado! Qué culpa tiene el 13 Que muchos le temen porque “es de mala suerte”, qué culpa tiene el 13. Que algunas cosas malas coincidan con tal ente, y qué culpa tiene el 13. Que es muy malo si cae martes y peor si toca viernes, pero qué culpa tiene el 13. Que si lo llevas en la espalda nunca ganas, siempre pierdes. Y, por qué culpar al 13. El 13 no más que un número, igualito a los demás. Aunque pasen cosas raras, al 13 no debes culpar; pues tan sólo es un primo, un entero y también un natural. La Ciencia Fuente inagotable de sabiduría, que habita en los seres de mentes inquietas, en aquellos que preguntan y buscan respuestas. Verdades perdurables, los misterios ocultos, a mortales cultos se les revelan. Del estudio sistematizado nace la ciencia, para iluminar con su luz nuestra existencia. Porque al final, no existen cuestiones incontestables para la sapiencia y, junto a la verdad, su eterna amiga, guiará a la humanidad hacia nuevas fronteras; de conocimientos
  • 68. 68 inimaginables para muchos, pero no imposibles para aquellos que la profesan. Pompa de Jabón Matemática sublime, de naturaleza engañosa que se esconde tras una frágil pompa. Burbuja, esfera perfecta, que elegantemente flota a la merced del viento. ¡Cuántas risas, rebosantes de alegría, de niño compartí contigo! sin saber que guardabas el secreto que los matemáticos han buscado…y yo, como muchos, sólo pensaba en las cosas divertidas que podía hacer al mezclar agua con un poco de jabón. Sinusoidal de la Vida Desde el origen, inicio mi trayecto hasta alcanzar la máxima amplitud. ¡Éxito, he llegado a la cima! En el punto más alto, llegada la inflexión, inicio el descenso inevitable; puntos bajos y altos, ¿quién puede escapar a la sinusoidal de la vida? El Infinito Intenté alcanzar el infinito, partiendo de lo finito. Y una vez iniciado el viaje, para mi propósito lograr, no pude volver hacia atrás. Sé que una vida eterna no me servirá, pues, por más que cuente y cuente el infinito ventaja siempre tendrá. La Curva del Infinito Elipse modificada que representa al infinito, majestuosa lemniscata.
  • 69. 69 Curva cuyo producto de las distancias, de los puntos que conforman su geometría, es constante. El transito del Sol observado, día tras día, desde un punto fijo de la Tierra ratifica tus encantos. Y, aunque lo infinitamente grande nos hace ver pequeños; el genio soberbio del ser, con su afán de dominarlo todo, logra someterlo con una simple idea, asignándole una curva al infinito. Simetrías sobrepuestas Perfecta simetría exhibe la mariposa. Encantada de sus dotes, se posa en la actinomorfa flor. Simetrías bilateral y radial sobrepuestas, ¡hermosa combinación nos brinda la naturaleza! Metamorfosis del Tiempo Qué es el pasado, me pregunté y, descubrí que no es más que el presente transformado; como mariposa que deja de ser oruga para batir sus alas al viento. El pasado es más que un simple recuerdo, es la más viva expresión del tiempo, pues todo se reduce al él y, lo que hoy es, mañana será fue.
  • 70. 70 Y lo que fue, no es motivo de añoranza, ya que, como toda metamorfosis, la del tiempo, obra para bien; cambiando su forma, pero no su esencia que permanece intacta por siempre. Qué es el presente, me pregunté y, descubrí que no es más que un punto de transición entre futuro y pasado; un pasajero que toma boleto de ida, nunca de vuelta; como bohemio que vive sólo el momento, despreocupado por el mañana que pronto lo alcanza. Es el ahora, lo que creemos tener seguro, el tiempo más corto, el que rápido se transforma. Eso es el presente. Qué es el futuro, me pregunté y, descubrí que es incierto, pero también esperanza; un momento que espera en la estación su expreso, el presente que pasa a ser ulterior, pero, no sin antes convertirse en pasado; porque el tiempo es uno, así como uno es el vasto océano. El tiempo es: ayer, hoy, mañana y siempre; cambiante, eterno.
  • 71. 71 El Complemento de Todo y nada Tengo de todo menos de nada y, al faltarme nada no tengo de todo. Y, si intento complementar el todo, consiguiendo la nada, me quedo sin nada. Por eso prefiero complementar la nada Para tenerlo todo. Matemáticas en la vida Formas geométricas marcaron mi infancia. En aritmética, sumas y restas aprendemos hacer; las operaciones todas desfilan, antes de pasar al siguiente nivel. Mi primer amor, con números y letras. El álgebra me recuerda: el beso que te di en el salón a las diez. De triángulos y ángulos, la trigonometría perfecta y así tus razones pude comprender. El cálculo me indica que ya estamos listos, para integrar nuestros cuerpos en un solo ser. Todo en la vida tiene su momento y con matemáticas es más fácil de ver.
  • 72. 72 El Placer de Descubrir Quien algún día pueda las intimidades naturales describir, sentirá sin duda alguna el placer de descubrir. Sensación maravillosa experimentará todo su ser al descifrar la clave oculta que pocos pueden ver. La recompensa será la satisfacción de alcanzar lo impensable; abrir puertas a nuevos mundos, conocimientos y verdades.
  • 74. 74 En un tarde de suave brisa, sobre un parque periférico a la ciudad, se contaban por cientos las cometas que se podían ver en el hermoso cielo azul. Cometín era uno de aquellos papalotes o chichiguas como también se les llama. - ¡Cómo me gustaría visitar la ciudad de las bellas luces! – expresaba Cometín cada vez que se encumbraba y veía a lo lejos las luces de la ciudad que empezaban a brillar al caer la tarde. - Será mejor que dejes de soñar, todos saben que las cometas estamos limitadas. Ves ese delgado y largo hilo, es lo que nos mantiene atados al suelo, pero también nos da estabilidad… es la raz n por la que no podemos volar libres como las aves que van donde les place. – Dijo Cometón. - En verdad me gustaría visitar la ciudad de las hermosas luces.- Dijo una vez más Cometín esperanzado. - No te ilusiones Cometín, ya te he dicho que es imposible. Acepta lo que eres, aquí lo tienes todo, no te pierdes de nada. Mira a tu alrededor, todas las cometas del mundo están reunidas en este lugar, no necesitamos nada más. - ¡Es imposible! el mundo es muy grande, de seguro hay muchísimas más cometas alrededor del globo. – Expresó Cometín muy confiado. - Ja, ja ja, ¡vaya que eres tonto! todas las cometas saben que el mundo es sólo lo que alcanzamos a ver. – Dijo Cometón burlándose de Cometín. - Ya verás que tengo razón, demostraré que el mundo es más grande de lo que piensas y que las cometas no estamos limitadas. – Dijo Cometín moviéndose de un lado para el otro como si tratara de liberarse del molesto hilo. - ¡Deja de moverte Cometín, romperás el hilo! – gritaba Cometón. Pero era muy tarde. Sin un hilo que le diera estabilidad, Cometí caía sin control. - ¡Auxilio, socorro! – gritaba Cometín mientras caía en picada. En la orilla de un estanque, donde abundaban los gansos, fue a parar la pequeña cometa. Se hacía de noche y aunque le costó trabajo al final Cometín cerró sus ojos y se quedó dormido.
  • 75. 75 - ¡No puede ser, estoy volando!- Dijo Cometín, que despertó al sentir una fuerte sacudida. Lo cierto es que parte del hilo aun seguía unido a Cometín, y sin ser muy largo, parte del mismo se había enredado en la pata de uno de los gansos que había iniciado su largo viaje migratorio al salir los primeros rayos del Sol. - ¡Asombroso, es un sueño!- dijo Cometín, al pasar sobre los majestuosos rascacielos. Delante se podían distinguir centenares de gansos que migraban hacia el sur. - Sisnela, aun tienes esa molesta cosa. Te aconsejo que bajes y te la quites con el pico, hasta un viejo y cansado ganso como yo te ha dado alcance, la bandada debe llegar a su destino y no hay tiempo para esperar a los rezagados. – Dijo Naldo, el ganso más anciano de la bandada. El ganso Naldo tenía razón, con la cometa enredada en su pata, Sisnela, no lograría darle alcance a la bandada. Aunque perdería tiempo valioso al bajar debía hacerlo. Una vez liberada del objeto, su expectativa de alcanzar los suyos aumentaría. Así, con Cometín arrastro, tocó tierra. - ¡Esto no se quita! – Se decía así misma Sisnela, quien con su pico trataba de deshacerse de la molesta cometa. Dio vueltas, corrió y saltó, pero nada sucedió. - ¡Detente, detente, me haces cosquillas! – exclamó Cometín, al ser arrastrado por el áspero terreno. - ¿Quién ha dicho eso? – preguntó Sisnela. - Yo he sido. – Respondió Cometín. - En tremendo lio me has metido, pequeñín. Gracias a que he tropezado contigo no podré volar a sur junto a mis compañeros. - Lamento haberte causado tal contratiempo, no ha sido mi intención. Verás, este hilo, que una vez me ató a tierra, se rompió a la mitad. Lo cierto es que se rompió porque tiré muy fuerte de él; quería deshacerme de tan molesta atadura y ser libre como las aves, pero las cosas no siempre salen como uno espera y aquí estoy causándote problemas; por soñar me he quedado sin cobre y sin oro. – Dijo Cometín, que no pudo contener las lágrimas y se echó a llorar.
  • 76. 76 - No llores pequeñín, eres muy valiente. Creíste en tu sueño y te atreviste a perseguirlo hasta hacerlo realidad. - Pero no se cumplió mi sueño, sólo he causado problemas. - Crees que no se ha cumplido, entonces dime: ¿cómo has llegado hasta aquí? Desde aquel día Cometín y Sisnela se hicieron muy buenos amigos y juntos recorrieron hasta los lugares más recónditos del planeta.
  • 78. 78 En el pueblo costero de Vista Mar un pescador alistaba su pequeña barca para lanzarse al mar. El Sol comenzaba a ponerse y el mar tranquilo y sereno auguraba una buena pesca. Pero tratándose del mar nunca se sabe, quienes de verdad lo conocen saben que no se puede confiar en él. Estando en mar adentro y pasadas algunas horas, Jaime el pescador, no había podido atrapar pez alguno. Decidido a pescar algo, Jaime lanzo la red por última vez al mar. - No tiene caso, regresaré si sube vacía. – Se dijo a sí mismo el pescador mientras subía la red que se sentía ligera, una clara señal de que no había nada en ella. Para sorpresa del pescador, un pez de tamaño considerable había quedado atrapado en la red. - No es la gran cosa, pero al menos podrá servir para la cena. – Comentó en voz alta. - ¿Por qué conformarse con un solo pez? Si me liberas te mostraré un lugar donde abundan los cardúmenes. – Dijo el pez al pescador. << He lanzado la red ciento de veces y sólo he podido pescar un pez, si pierdo perderé muy poco, en cambio si gano ganaré mucho. >> Pensó el pescador y liberó el pez. Siguiendo la senda trazada por el pez, el pescador lanzó la red en el punto marcado. Apenas podía levantar la red que estaba repleta de peces. No conforme con lo pescado, el pescador volvió a lanzar la red, pero no pudo pescar nada en la segunda tirada. Intentó e intentó, pero sus esfuerzos eran vanos. - ¿Por qué conformarse con una red llena de peces cuando puedes tener muchas? Si nos liberas te mostraremos un lugar donde abundan los cardúmenes.- Vociferaron los pescados. << Si con un pez liberado conseguí pescar todos estos pescados, si libero todos los que tengo de seguro conseguiré miles. Esta será la mejor de mis pescas. >> Pensó el pescador y devolvió al mar a todos los peces que había pescado. Siguiendo la senda trazada por los peces, el pescador lanzó la red en el punto marcado. Esta vez la red estaba mucho más pesada, para poder levantarla tuvo que
  • 79. 79 auxiliarse de algunas poleas. Cuando finalmente pudo subir la red observó que no había peces en la red, en vez de aquellos, había pescado una joven ballena. Justo cuando subió el cetáceo a la barca, escuchó un fuerte golpe que provenía de la popa de la embarcación. Cauteloso se dirigió al lugar para ver que había pasado y fue entonces cuando dos enormes ballenas emergieron. Dos por popa, cuatro por estribor, una por proa. En total eran siete las ballenas que habían rodeado la barca. Sobre un pequeño madero el pescador pudo llegar hasta la orilla. Había amanecido, y consciente de la lección que había recibido dio gracias a Dios por haber sobrevivido aquella noche en la que perdió todo por su ambición.