SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 24
Descargar para leer sin conexión
Análisis por Búsqueda de
   Problemas (ABP)




                   Componentes del Grupo:
                   Gallardo Fernández, Carolina.
                   García Castaño, Elena.
                   Palma García-Page, Beatriz.
Índice
 1.   Aclarar términos difíciles o vagos…………………………………………………………………..p. 3-4
 2.   Definir el problema………………………………………………………………………………………..p. 5-6
 3.   Analizar el problema: tormenta de ideas……………………………………………………….p. 7-9
 4.   Organizar jerárquicamente el paso 3……………………………………………………………..p. 10-11
 5.   Formular objetivos de aprendizaje………………………………………………………………..p. 12
 6.   Trabajo individual…………………………………………………………………………………………..p. 13-20
 7.   Autoevaluación……………………………………………………………………………………………..p. 21-23
 8.   Bibliografía…………………………………………………………………………………………………….p. 24
 9.   Webgrafía……………………………………………………………………………………………………..p. 24




 1. Aclarar términos difíciles o vagos.



                                                                             2
En primer lugar, nos dispondremos a aclarar los diferentes conceptos que pueden dar
lugar a confusión a la hora de la lectura del artículo encontrado. Así, hablaremos de los
siguientes términos: Maltratar, hematomas, quemaduras, fracturas, lesiones, malos tratos,
exploración, protocolo y maltrato infantil.

        Si en primer lugar hablamos de maltratar, podemos decir que la RAE, nos ofrece la
siguiente definición: “Tratar mal a alguien de palabra u obra”. Más allá de esta definición,
hemos encontrado otras, que definen maltratar como “acción que conlleva a dar un maltrato,
dañar, o estropear con las palabras o con los hechos” (WordReference), y por su parte, The
free dictionary dice que maltratar es “Causar daño físico o moral a una persona o a un animal”.

        En segundo lugar, al hablar de fractura la RAE define este término como “Acción y
efecto de fracturar” “Rotura de un hueso”. Además, según la página web euroresidentes, una
fractura: “Consiste en la pérdida de continuidad del hueso”. Por otro lado, la página de
salud.com, considera que “Las fracturas son la rotura, parcial o total, de los huesos”. Y, por
último, efisioterapia lo define como: “Una discontinuidad en los huesos, a consecuencia de
golpes, fuerzas o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso”.

        En tercer lugar, aclararemos el término de quemadura. Según la RAE, el término de
quemadura se puede definir de dos formas diferentes. Por un lado, como “descomposición de
un tejido orgánico, producida por el contacto del fuego o de una sustancia cáustica o
corrosiva”, y por otro lado, como “Señal, llaga, ampolla o impresión que hace el fuego o una
cosa muy caliente o cáustica aplicada a otra”. Si tomamos como referencia la página
Salud.com podemos definir quemadura como “un tipo específico de lesión de los tejidos
blandos. Se presentan cuando el organismo recibe más energía (calórica, química o eléctrica)
de la que puede absorber sin lesionarse.”

       En cuarto lugar, al tratar de definir el término de hematoma, y usando la RAE, decimos
que hematoma es una: “Acumulación de sangre en un tejido por rotura de un vaso sanguíneo”.
Muchas de las fuentes consultadas, nos indican que este término, puede ser llamado de forma
más coloquial como magulladura, cardenal o moratón, y que no solo se manifiesta como
manchas externas en la piel, sino que ellos se pueden desarrollar en los órganos internos.

        En quinto lugar, procederemos a definir el término de lesiones. Según la RAE, una
lesión es: “Daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe a una enfermedad”.
El texto, al hacer referencia a lesiones graves, podemos decir que ellas son las que se
caracterizan por presentar tanto debilitación permanente, como peligro de vida y
deformación.

        En sexto lugar, debemos hacer referencia a la definición que hemos encontrado del
término de malos tratos. La mayoría de las fuentes consultadas coinciden en que este término
hace referencia a la violencia, producida en el entorno familiar, que se caracteriza por
agresiones físicas (golpes, contusiones o lesiones) o agresiones verbales (insultos, amenazas y
humillaciones).




                                                                                                  3
Además, ellas suponen un atentado contra la dignidad de la persona y una violación de
sus bienes que aparecen protegidos en materia legal, tales como la integridad física, el honor,
la libertad así como, la seguridad personal o la libertad sexual.

        En séptimo lugar, aclararemos el término de exploración. Según la RAE, exploración es:
“Examinar o reconocer a un paciente con fines diagnósticos”. Otra de las definiciones que
hemos encontrado de este término dice que al hablar de exploración, nos estamos refiriendo a
un conjunto de acciones llevadas a cabo por un médico y dirigidas a sus pacientes, después de
obtener una correcta información en la previa entrevista clínica, para poder obtener diferentes
datos, totalmente objetivos de los síntomas expresados por el paciente.

         En octavo lugar, haremos referencia al término de protocolo, desde el sentido médico.
La RAE, lo define como: “un plan escrito y detallado de un experimento científico, un ensayo
clínico o una actuación médica”. Otra de las fuentes consultadas, indica que protocolo es un
“documento que describe la secuencia del proceso de atención de un paciente en relación a una
enfermedad o estado de salud”.

         Finalmente, debemos aclarar el término de maltrato infantil. Cantón y Cortés; Gracia y
Musitú, definen maltrato infantil: “Puede definirse el maltrato infantil como cualquier daño
físico o psicológico que es infringido de forma voluntaria a un niño y que ocurre como resultado
de acciones físicas, sexuales o emocionales, bien como emisión u omisión de conductas que
perjudiquen el desarrollo físico y emocional satisfactorio del menor “(Cantón y Cortés, 2002;
Gracia y Musitu, 1993).




                                                                                                   4
2. Definir el problema.

        En primer lugar, hemos de hacer referencia al hecho de por qué me hablan de este
tema en esta asignatura. Para abordar el tema, hemos creído conveniente aportar una
definición del concepto de sociología. Así, tomando como referencia a la RAE, decimos que
Sociología es la “Ciencia que trata de la estructura y funcionamiento de las sociedades
humanas”. Otras de las fuentes consultadas, indican que la sociología es una “ciencia Social”,
que se encarga de estudiar todos los aspectos y fenómenos que se dan en el conjunto de
nuestra sociedad, situando estos dentro del momento, el lugar y el tiempo en el que se
produce. Finalmente, según la página web definición.de, la Sociología se define como: “ una
ciencia que se dedica al estudio de los grupos sociales (conjunto de individuos que conviven
agrupados en diversos tipos de asociaciones). Esta ciencia analiza las formas internas de
organización, las relaciones que los sujetos mantienen entre sí y con el sistema, y el grado de
cohesión existente en el marco de la estructura social”.

         Así, una vez leídas y comprendidas todas estas definiciones, consideramos que la
justificación de la existencia de este trabajo en el marco de esta asignatura, viene dado por el
propio concepto. Las anteriores definiciones, nos decían que la Sociología es la ciencia
encargada del estudio de los diferentes aspectos que se dan en nuestra sociedad, y, podemos
decir, que el maltrato es sin duda, uno de los fenómenos más preocupantes y actuales de
nuestro mundo actual. Por ello, es ineludible que la Sociología abarque el estudio de este tan
importante asunto social.

        Aunque es evidente que este problema ha estado presente desde los inicios de la
humanidad, su estudio y preocupación en la sociedad vino dado con la aparición del modelo
sociológico establecido en los años setenta. Esta, es la primera vez, en la que la Sociología da
claras muestras de su interés por este fenómeno.

        Este modelo sociológico, comienza a tener en cuenta los factores de tipo
socioeconómico, los valores y prácticas culturales, además, del estrés o inquietud que viven
las familias que padecen problemas de tipo social o económico.

        Según los sociologistas, la principal causa que explica el maltrato es la sociedad ante la
que nos encontramos, denominada por ellos como “sociedad enferma”, llena de pobreza,
desempleo, asilamiento social, y además añade que no todas las clases sociales lo van a
padecer en la misma proporción. Así, este modelo, explica el maltrato infantil atendiendo a los
siguientes factores: clase social, estado civil de la madre, situación laboral, composición
familiar y número de hijos, aislamiento social y normas culturales.

          Con la explicación de este modelo, aportamos otra de las razones por las cuales la
Sociología, y en concreto esta asignatura, se ha orientado en este ABP al tema del maltrato
infantil.




                                                                                                     5
En segundo lugar, para la adecuada definición del problema debemos partir de una
serie de conocimientos para fijar las mejores estrategias de actuación. Para ello, consideramos
que debemos tener en cuenta aspectos tales como, qué es el maltrato infantil; qué tipos de
éste se pueden dar, para así saber ante qué caso de maltrato nos encontramos en el artículo a
analizar; cuál es el perfil que en general suele caracterizar al agresor, la víctima y el
espectador, así como éstos se sienten ante dicho fenómeno, y las consecuencias que para cada
uno de ellos tiene tanto en el momento como posteriormente; los factores de riesgo que lo
generan y cómo podemos detectarlo y preverlo a tiempo.




                                                                                                  6
3. Analizar el problema: Tormenta de ideas.

        En esta fase lo más importante es generar alternativas para buscar la mejor manera
de afrontar el problema planteado. Además, ellas deben ser muchas y muy diversas.

        En primer lugar, para poder enfrentarnos correctamente al problema, debemos
conocer el perfil que presenta tanto el maltratador como el maltratado. En el caso del agresor,
él presenta algunas características como: temperamento agresivo e impulsivo, personalidad
activa, violencia, ausencia de empatía o fortaleza física. En cuanto a la víctima, podemos
señalar características tales como: bajo niveles de autoestima, suelen tender al aislamiento,
suelen tener algún signo visible, gafas, dificultad del habla y se pueden llegar a sentir estúpidos
y fracasados.

         En segundo lugar, para que la forma en la que afrontemos el problema sea
satisfactoria, debemos conocer cuáles pueden ser las consecuencias que en las víctimas
pueden aparecer. Ellas, pueden ser tanto a largo como a corto plazo, y entre las que se pueden
destacar las siguientes: el niño evita la escuela por miedo, suelen presentar una menor
capacidad de aprendizaje debido al estrés y a la ansiedad, presentan un desarrollo negativo en
el ámbito social y personal, tienden a poseer sentimientos de culpa y pueden llegar a tentar
contra su vida mediante el suicidio.

         En tercer lugar, hablaremos de los factores sociales y comunitarios que propician la
existencia o no de este maltrato infantil. Entre ellos podemos encontrar: desigualdades
sociales y de género, falta de vivienda adecuada o de servicios de apoyo a las familias e
instituciones, niveles elevados de desempleo y pobreza, disponibilidad fácil de alcohol y drogas
y políticas y programas insuficientes del maltrato, pornografía, prostitución y trabajo infantil.

        En cuarto lugar, hablaremos de diversas alternativas que podríamos llevar a cabo para
solucionar el problema planteado. Así, al encontrarnos ante un claro caso de maltrato infantil
causado por las familias, nosotras proponemos las siguientes soluciones:

    -   La primera solución que consideramos apropiada establecer, es condenar a los padres
        durante cinco años a prisión sin libertad condicional, por violar los derechos del niño.
    -   Durante este período de estancia en prisión, los padres serían sometidos a semanales
        terapias psicológicas en las que un profesional les ayudará a concienciarlos de los
        daños que han cometido.
    -    Además a la salida de la cárcel de los padres, se les impondría una orden de
        alejamiento con respecto a su hijo. De igual manera, se les prohibiría ejercer cualquier
        profesión en la que tuvieran que ser ellos los responsables del cuidado de menores de
        edad.
    -   Otra de las soluciones apropiadas sería eliminar la patria potestad a los padres por
        haber atentado reiteradamente contra la integridad física, psíquica y social del
        pequeño.
    -   También, proponemos que el menor pase a manos de tutores responsables, bien sean
        personas que puedan estar o no dentro del entorno familia, o de instituciones legales
        que se encarguen de su cuidado hasta su mayoría de edad.




                                                                                                      7
Una vez terminadas estas alternativas para solucionar el problema ya planteado,
hemos considerado conveniente establecer algunas estrategias de detección y prevención, que
se basan principalmente en ser capaces de identificar los indicadores de maltrato físico,
psíquico y emocional, negligencia y abuso sexual.

   -   En relación con los indicadores del maltrato físico, los profesionales deben siempre
       estar muy atentos a una serie de características que lo definen, tales como la
       presentación de quemaduras en las manos y en los pies; mordeduras, golpes,
       pinchazos y moratones; el rechazo hacia menores y adultos; la actitud silenciosa,
       temerosa y desconfianza hacia éstos; faltas habituales a clase; problemas con el
       control de esfínteres…
   -   En lo referido a los indicadores de maltrato psíquico, los profesionales deben estar
       muy pendientes de las siguientes características: a menudo está enfermo; le duele la
       cabeza o el estómago; se puede observar un retraso en su crecimiento; posee
       conductas inapropiadas a su edad (adultas o infantiles); suele generar constantemente
       conflictos en el colegio…
   -   En cuanto a los indicadores de negligencia, podemos estar atentos a las siguientes
       características: mala alimentación (generalmente suele estar hambriento); vestimenta
       inadecuada para el tiempo atmosférico; sus condiciones higiénicas no son adecuadas;
       falta al colegio de forma injustificada; no obedece a las normas que se le
       encomiendan….
   -   Si hablamos de maltrato emocional, podemos hacer mención o atender a diversas
       características tales como: retraso no orgánico del crecimiento; retraso en las áreas
       madurativas; enfermedades de origen psicosomático; muestras actitudes tímidas,
       pasivas y asustadizas; sus relaciones sociales son escasas o conflictivas….
   -   Por último, en relación al abuso sexual, podemos atender a las siguientes
       características: infección genital o de transmisión sexual; ropa interior ensangrentada;
       micción dolorosa; actitudes agresivas; problemas en el control de esfínteres;
       dificultades al cambiarse de ropa en el colegio si fuese necesario….

        Desde el punto de vista si fuésemos profesores, propondremos una serie de
estrategias que el profesor deberá llevar a cabo para conseguir normalizar la situación entre
alumnos que han sufrido maltrato entre iguales y sus compañeros. Así, proponemos que:
    - El profesor debe conseguir que el niño se sienta querido y valorado por él y por todos
        sus compañeros.
    - El docente debe ser capaz de que el niño muestre sus capacidades a los demás.
    - Se deben reforzar las conductas positivas del niño para que se disminuya el
        sentimiento de culpa.
    - El maestro debe observar la evolución en el aprendizaje del niño y en sus relaciones
        con los demás.
    - Los adultos deben ser un buen ejemplo en las relaciones sociales.
    - El profesor debe establecer límites en las conductas y comportamientos.
    - Cuando los niños muestren conductas amables, compasivas y justas, deben ser
        elogiados.
    - Los niños deben ser enseñados a identificar y expresar sentimientos sanamente.



                                                                                                  8
Otra manera en la que pueden intervenir los profesores y los profesionales en la
prevención del acoso escolar es mediante la aplicación de las siguientes propuestas:
    - Transmitir nuevos valores y actitudes como la cooperación, el contacto personal, la
       resolución de conflictos de manera pacífica y el desarrollo de habilidades sociales.
    - Ofrecer charlas y conferencias a los alumnos y padres, protagonizadas éstas por alguna
       persona que haya padecido este fenómeno.
    - Establecer juegos de rol, en el que todos pudieran ponerse en el papel tanto del
       maltratador como del maltratado.
    - Visionado de películas o documentales en clase, en los que se trate temas del maltrato
       infantil.
    - Ofrecer a los alumnos tutorías personalizadas con cada uno de ellos, para estudiar o
       saber su situación, su relación con el resto de compañeros, su relación con los padres…

       Finalmente, en lo referido a estas estrategias, propondremos otras alternativas para la
prevención del maltrato infantil abordada desde otros sectores. Algunas de ellas son:

   -   Visitas de enfermeras a las casas, para proporcionar información, apoyo y formación.
   -   Cursos formativos para padres, con el objetivo de mejorar sus conocimientos sobre el
       desarrollo infantil y mantener una relación expositiva con los hijos.
   -   Programas hospitalarios para prevenir los traumatismos craneoencefálicos por
       maltrato.
   -   Programas destinados a los niños, llevados a cabo en hospitales para prevenir los
       abusos sexuales. Les muestran propiedades de su cuerpo, les enseñan como reconocer
       las situaciones de abuso y como decir “no”….




                                                                                                 9
4. Organizar jerárquicamente el paso 3.

         En cuanto a la jerarquización de las ideas propuestas en el paso 3, procederemos a
identificar los conceptos importantes:

- Perfil propio del agresor y de la víctima.

- Consecuencias que puede padecer la víctima.

- Factores sociales que propician la existencia o no del maltrato infantil.

- Maltrato infantil en la familia. Soluciones.

- Estrategias de detección y prevención. Indicadores de maltrato físico, psíquico o emocional,
negligencia o abuso sexual.

- Estrategias en el aula para normalizar la situación de un niño maltratado.

- Posibles propuestas de prevención en el aula.

- Estrategias de prevención abordadas desde varios campos profesionales.

       A continuación, pasaremos a establecer las relaciones existentes entre los anteriores
conceptos jerarquizados.

       En primer lugar, todos estos conceptos se relacionan entre sí porque son alternativas o
propuestas para detectar o solucionar el maltrato infantil.

       Otra de las relaciones que podemos establecer envuelven el quinto, séptimo y octavo
de nuestros conceptos, englobados estos bajo el nombre de “estrategias de prevención”.

        Los conceptos de “estrategias en el aula para normalizar la situación de un niño
maltratado” y “posibles propuestas de prevención en el aula”, guardan relación porque ambos
los podemos encontrar en el ámbito escolar.

        Por último, encontramos otra relación entre los conceptos “Estrategias de detección y
prevención. Indicadores de maltrato físico, psíquico o emocional, negligencia o abuso sexual” y
“Estrategias de prevención abordadas desde varios campos profesionales”, ya que éstos se
pueden aplicar de forma general en todos los aspectos, sin limitarse a ningún ámbito concreto,
como es el caso anterior, que estaba centrado en el ámbito escolar.

       Hasta aquí las relaciones que hemos podido establecer entre los conceptos que hemos
considerado de mayor importancia.

        Finalmente, elaboraremos un mapa conceptual en el que se resumirán todos los pasos
anteriormente citados.




                                                                                                  10
MALTRATO INFANTIL.




                     Consecuencias sobre la víctima
                                                                                   Factores sociales que lo envuelven



Perfil del agresor y de la
         víctima.
                                        Estrategias de detección y prevención. Indicadores.




        Ámbito escolar.                                 Ámbito familiar                       Otros campos.

               Normalización de la situación                 Soluciones al maltrato
               de un niño maltratado.                        infantil en la familia.              Estrategias de
                                                                                                  prevención.
               Prevención en el aula.




                                                                                                                   11
5. Formular objetivos de aprendizaje.

- Conocer qué es el maltrato infantil.
- Saber en qué ámbitos se puede dar el maltrato infantil.
- Estudiar cuáles son los diferentes tipos de maltrato infantil que nos podemos
encontrar.
- Averiguar cuáles son los indicadores de detección del maltrato infantil.
- Conocer estrategias para prevenir este problema.
- Enterarse de quiénes son los profesionales que pueden ayudar a la solución del
maltrato infantil.
- Saber el perfil común que, en general, se aprecia en los maltratadores, así como en
los maltratados.
- Aprender a organizar y a saber tratar a los padres, para proporcionarles charlas
informativas sobre el maltrato infantil.
- Averiguar qué factores propician la aparición del maltrato infantil.
- Conocer las consecuencias que este hecho ocasionan en las víctimas que lo padecen.
- Aprender a normalizar la situación de un niño maltratado en el aula.
- Conocer cómo utilizar las estrategias de prevención ante un caso práctico.
- Conocer cómo debemos afrontar este tema con las familias, desde el punto de vista
del profesor.
- Saber cuáles son los derechos que defienden al niño.
- Aprender a coordinarse con otros profesionales (de la rama sanitaria, por ejemplo)
para poder afrontar o intervenir en el problema.
- Ser conscientes de la existencia de maltrato en los medios de comunicación y poder
así educar a los más pequeños para que sepan identificarlo.




                                                                                        12
6. Trabajo individual.
        A continuación, mostraremos un informe redactado, fruto del trabajo individual de
cada uno de los miembros de nuestro grupo, sobre temas que se encuentran en nuestros
objetivos de aprendizaje y que guardan estrecha relación con el tema de nuestro artículo: el
maltrato infantil.

       En primer lugar, hemos considerado importante y, en relación al tema ante el que nos
encontramos en nuestro artículo, aclarar el significado del maltrato infantil.

         Al igual que ocurre con una gran parte de importantes conceptos, el maltrato infantil,
al tratarse de un problema muy complejo y de causas realmente muy diversas, se convierte en
un término bastante controvertido, que hace que poder definirlo se convierta en una ardua
tarea. Son muchas las opiniones vertidas por muchos autores acerca de lo que para cada uno
de ellos es el maltrato infantil.

         Pero, debemos comprender que, cualquier definición que se pueda dar de maltrato
infantil, debe ser entendida dentro de la cultura en la que se encuentra. Gran parte de lo que
compone este fenómeno deriva del sistema social en el que se estructura el grupo humano,
relacionado además con aquellas prácticas de crianza que la sociedad ha acordado como
correctas o penables.

        En lo referido a la idea anterior, ADIMA, afirma que: “…la ausencia de criterios claros y
operacionales, la diversidad de criterios ideológico-culturales y otros factores provocan la
aparición de multiplicidad de definiciones que hacen que un mismo caso pueda ser considerado
como maltrato o no, en función de quién lo detecte o investigue, o dónde se detecte o
investigue” (ADIMA 1993, p.18).

       Por su parte, y apoyando la anterior idea expresada, Soriano comenta que: “No basta
con que una determinada conducta sea nociva o perjudicial, sino que, además, debe violar
alguna norma de aquello que se considera apropiado, de acuerdo con los valores de la
sociedad” (Soriano 2001, p.34).

        Por otro lado, algunos autores, indican que las razones por las cuales es difícil
encontrar una buena definición de maltrato infantil, son porque algunas de las que se dan
carecen de claridad y concisión. Así, autores como Mahyhall y Norgard, afirman que para que
una definición pueda ser considerada buena y aceptada, debe cumplir los siguientes requisitos:

- “Que sea acordada y generalmente compartida.”

- “Que no sea ambigua o vaga, y que sea formulada en términos objetivos y comunes”

- “Que sea breve, sin palabras o frases innecesarias”

- “Que sea coherente, sin variaciones o contradicciones”

- “Que sea susceptible de ser utilizada de forma fiable y consistente por investigadores y
profesionales de distintas disciplinas.” (Soriano, 2001, p.34,35).




                                                                                                    13
Así, y respetando los principios enumerados, aportamos una definición de maltrato
infantil: “Puede definirse el maltrato infantil como cualquier daño físico o psicológico que es
infringido de forma voluntaria a un niño y que ocurre como resultado de acciones físicas,
sexuales o emocionales, bien como emisión u omisión de conductas que perjudiquen el
desarrollo físico y emocional satisfactorio del menor “(Cantón y Cortés, 2002; Gracia y Musitu,
1993).

        Otra definición, que resulta realmente parecida a la aportada anteriormente, viene de
la mano de García y Noguerol, que dice así: “maltrato es cualquier conducta o actitud, directa o
indirecta por parte de un adulto, otro menor o Institución que implique la falta de atención y
cuidados que un niño o adolescente necesita para crecer y desarrollarse emocional y
físicamente de una forma óptima.” (García y Noguerol 2007, p.13)

        Lo cierto es que, aunque puedan variar de unos autores a otros, las definiciones de
este preocupante fenómeno guardan un aspecto en común: todas concluyen en que la mayor
importancia debe ser otorgada a la protección y bienestar del menor, y que en la mayoría de
las ocasiones existe un cercano contacto entre maltrato y necesidades básicas insatisfechas.

        Por otro lado, debemos indicar que nos ha parecido realmente positivo que el maltrato
psicológico no quede fuera de estas consideraciones de maltrato infantil. Bien es sabido por
muchos, que hasta no hace mucho tiempo, de lo que más hablábamos y lo que
considerábamos que tenía mayor repercusión negativa sobre el menor, era del maltrato
meramente físico. Sin embargo, el mundo en el que vivimos, ha propiciado que cada vez más,
se conozca qué es el maltrato psicológico y que él es también causante de numerosísimas
consecuencias para aquellos pequeños que lo sufren.

         Antes de concluir con esta aclaración del término, hemos de comentar que en algunas
definiciones que hemos leído, se añade un aspecto más, que no aparece en aquellas que
hemos adjuntado. Es realmente importante marcar el espacio temporal (en lo que a edad se
refiere) de lo que podemos entender como maltrato infantil, así Soriano indica que el maltrato
infantil: “Es cualquier daño físico o psicológico producido de forma no accidental a un niño
menor de dieciocho años y que es ocasionado por individuos o instituciones, que ocurre como
resultado de acciones física, sexuales o emocionales, de acción u omisión y que amenazan el
desarrollo normal, tanto físico como psicológico del niño” (Soriano 2001, p.35). Con esta
definición, el autor pone límite a lo que consideramos maltrato infantil, y ese límite se rompe
en el momento en que el pequeño pasa a ser mayor de edad, a los dieciocho años.




                                                                                                   14
Por otro lado, nos gustaría hacer una breve mención a cuáles pueden ser las causas por
las que se produce el maltrato infantil. Desde nuestra piel, parece impensable poder encontrar
una lógica y coherente razón que pueda explicar cómo, por ejemplo, un padre es capaz de
maltratar a su hijo. Sin embargo, es cierto que existen una serie de factores que explican (que
no eximen de culpa ni justifican al maltratador), las razones que pueden llevar a una persona a
maltratar a un menor. Los factores de los que estamos hablando, son los siguientes:

- “Características individuales de los agresores”

- “Características individuales, en su caso, del miembro no agresor de la pareja”

- “Características del menor que se convierte en víctima de los malos tratos”

- “Factores familiares”

- “Factores del entorno (sociales, laborales, culturales)” (Soriano 2001, p.74)

        Finalmente, una vez expuestos todos estos factores que rodean el mundo del maltrato,
hemos de indicar que la mayoría de las fuentes consultadas, concluyen que el maltrato no es el
resultado de la existencia de tan solo uno de ellos. Uno solo de estos, no es suficientemente
fuerte para inducir una situación de maltrato, de ahí que la mayoría de importantes
investigaciones e investigadores rechacen la explicación unicausal del maltrato infantil. En la
mayoría de las ocasiones el hecho de que se produzca este fenómeno depende y es fruto de la
combinación sino de todos, de varios de estos factores.




                                                                                                  15
Por otro lado, aunque ya hemos aclarado el término de maltrato infantil, como nuestro
artículo habla de lo relacionado con un tipo concreto de maltrato, el maltrato físico, a
continuación pasamos a explicar qué es y en qué consiste.

       Así, tras muchas fuentes consultadas, hemos seleccionado la siguiente como una de las
más correctas y aclaratorias para explicar el maltrato físico. Por eso, se dice que es: “Cualquier
acción no accidental llevada a cabo por cualquier persona que provoque daño físico o
enfermedad en el niño o le coloque en grave riesgo de padecerlo” (Soriano 2001, p.38).

        Generalmente, el maltrato físico es aquel tipo de daño que más fácilmente se puede
detectar, debido a que existen una serie de indicadores tales como, señales corporales
externas (golpes, hematomas, quemaduras, mordeduras, intentos de asfixia, raspaduras,
heridas producidas en brazos, piernas o torso, alopecia traumática), comportamientos típicos
del niño que sufre este tipo de maltrato (temeridad al contacto con sus padres u otros adultos,
durante el llanto el pequeño no muestra expectativas de ser consolado, trata de estar el mayor
tiempo posible fuera de casa, es autodestructivo, muestra conductas de retraimiento o
agresividad…) y emociones características tales como un bajo nivel de autoestima, sentimiento
de rechazo, creencia de que se merece ese maltrato unida a un sentimiento de culpa. 12

        Finalmente, adjuntamos una noticia en la que vemos un claro ejemplo de este
maltrato físico: “Una pareja ha sido detenida en la localidad malagueña de Vélez-Málaga como
supuesta autora de malos tratos a su bebé de tres meses y medio(…)El pequeño fue trasladado
al centro médico con fractura en el húmero de un brazo y arañazos. Esto despertó sospechas en
los facultativos que lo atendieron de que la lesión pudiera haber sido causada por posibles
malos tratos en el ámbito familiar. Los pediatras comprobaron que el menor ya había sido
atendido semanas antes en el centro por lesiones costales y en el húmero del otro brazo,
además de una hemorragia retiniana, por lo que la Junta de Andalucía ha iniciado los trámites
para decretar el desamparo provisional del pequeño, según ha informado el diario Sur de
Málaga.” (El País 2011).




                                                                                                     16
Otro de los temas que hemos querido abordar y que nos ha resultado de gran
importancia, ha sido el de poder analizar cuál es el papel que los medios de comunicación
tienen ante este fenómeno, y cómo ellos pueden influir.

        Como todos sabemos, los medios de comunicación es uno de los factores que más
influyen en nuestras vidas, y tendemos a actuar de la forma que observamos, sobre todos los
niños, ya que si les gusta un héroe de televisión, actuarán como si ellos lo fuesen. De igual
modo ocurrirá con la agresión, ya que los niños toman esta aptitud cuantas más imágenes
vean de las mismas. Por lo que hemos considerado conveniente indagar en cómo éstos
influyen en un tema tan importante como es el maltrato infantil.

      Podemos decir, que los medios de comunicación intervienen tanto de forma positiva
como negativa en un fenómeno como este.

       Por un lado, debemos decir que sin darnos cuenta, diariamente estamos viendo
imágenes violentas en la televisión, como por ejemplo: dibujos animados, programas
informativos, series…que muestran día a día escenas de maltrato.

       Algunos casos que nos gustaría señalar son, por ejemplo:

       -   En relación con los dibujos animados, Doraemon y Los Simpsons. En el caso de
           Doraemon, podemos apreciar como Nobita, que es el niño más flojo y menos
           inteligente de su clase, es maltratado por sus compañeros Takeshi, reconocido
           comúnmente como Gigante, y Tsuneo. Éstos, al tener más fuerza y poder que él,
           consideran que pueden hacer lo que les plazca, desde insultarle, hasta amenazarle,
           pegarle, someterle a hacer ciertos hechos…pues saben que es un ser inferior a
           ellos y de ello, se aprovechan.
           Al igual que estos dibujos, los Simpson también nos muestran algunas escenas de
           violencia, sobre todo las protagonizadas por los dibujos que ven Barth y Lisa, es
           decir, los denominados “Rasca y Pica”, ya que ellos en ellos aparecen numerosas
           escenas sangrientas y elementos que propician dicho fenómeno como son las
           pistolas, cortasierras…., pues como podemos ver en la serie las utilizan para dañar
           o derribar al rival.

       -   Los informativos de las respectivas cadenas de “Telecinco”, “Antena3”, “La
           primera” o los periódicos “El País”, “ABC”…nos muestran cada día innumerables
           noticias que ocurren en nuestra sociedad relacionadas con maltrato, como:
           “Detienen a una madre y su pareja sentimental por la muerte de su hija de 8
           años”; “La mitad de los niños maltratados tienen 9 años”…

        Muchos estudios científicos, manifiestan que todas que todas las actuaciones y
comportamientos que se transmiten en la televisión, ya sean positivos o negativos, son
captados directamente por los niños, reflejándose así en la mayoría de sus comportamientos y
actitudes. Todo ello lleva a la idea de la necesidad de proteger al niño, de todos esos
contenidos perjudiciales, sustituyéndoles por otros contenidos de carácter más educativo
como son, por ejemplo, aquellos que les enseñen cooperación, solidaridad, prevención del
maltrato…



                                                                                                 17
El trabajo de los padres en este tema es fundamental, puesto que ellos son los que deben
marcar unas pautas y límites para que la educación de sus hijos sea la más correcta y evitar
malas conductas que lleguen a estos extremos anteriormente mencionados.

        También, han detectado que la cantidad de violencia que ven durante la infancia
influye de manera proporcional a la cantidad de violencia que ejercen durante su adultez. Es
decir, debido a la gran influye que la televisión posee sobre nosotros, no solo será perjudicial
en nuestras actuaciones recientes, sino también en el futuro. En relación a esto, mostramos a
continuación el link sobre un vídeo en el cual se muestra como las actuaciones de los padres
influyen directamente en las de sus hijos: http://www.youtube.com/watch?v=CpRYZCPvUHs
Las últimas imágenes del vídeo, hace referencia al maltrato que el hijo adopta hacia su madre
observando que su padre hace lo mismo.

        En cuanto a los aspectos positivos que intentan prevenir a la sociedad de dicho
fenómeno, podemos hablar de las campañas publicitarias. La publicidad de dichas campañas
suelen durar entre 30-60 segundos, y lo que se pretende es que los receptores de dichos
anuncios reflexionen de forma crítica sobre los grandes daños que genera un aspecto de tal
intensidad. Algunas campañas que nos gustarían mencionar son las siguientes:

            Las fundadas por UNICEF, como son:
       -    http://www.youtube.com/watch?v=Q77B5jX_hMk
       -    http://www.youtube.com/watch?v=cZRkn60bM3E
       -    http://www.youtube.com/watch?v=WN0_vj048tU&feature=related

            Las realizadas por el lema “El maltrato verbal es violencia”:
       -    http://www.youtube.com/watch?v=mpHd19ZunMc&feature=related
       -    http://www.youtube.com/watch?v=MnRKfhgzs0A&feature=related

            La llevada a cabo por Telecinco “12 meses 12 causas”:
       -    http://www.youtube.com/watch?v=Ay3YyZnvHdo



        Estas campañas contra el maltrato deben contar además con el compromiso por parte
de todos los miembros de la sociedad por respetar a los niños y jóvenes que sufren maltratos
de cualquier tipo, ya que en nuestra opinión, consideramos que dichas campañas contra el
maltrato infantil no son suficientes para prevenir dicho fenómeno. Ya que por muchas
campañas que existan, si los demás programas siguen emitiendo imágenes o escenas de tal
índole, el problema nunca dejará de existir. Po ello, consideramos oportuno que los medios se
encarguen de eliminar de sus programas estos contenidos en los que se muestre agresividad.




                                                                                                   18
Por último, y para acabar con nuestras aportaciones con respecto a este tema, hemos
considerado que no podemos dejar de hablar de cuáles son los derechos que protegen la
libertad e integridad de los niños.

         En relación a ello, debemos decir que hasta el siglo XX, no se había establecido ningún
tipo de medidas internacionales para la protección de la infancia, sin embargo, es a partir de
este siglo, cuando comienza a desarrollarse una normativa de carácter internacional para este
fin. Dicha normativa, es la denominada “Declaración de los Derechos del Niño”, que aparece
en el año 1924, ligada en gran medida a los primeros movimientos de defensa de los derechos
del niño y como consecuencia de todos los daños que había llevado consigo la conocida I
Guerra Mundial.

        Después de varios años de continuo trabajo, finalmente, el 20 de Noviembre de 1959,
la Asamblea General de la ONU, aprueba dicha Declaración, en la cual aparecen los siguientes
diez principios:



       “1. Derecho a la igualdad sin distinción de raza, credo o nacionalidad.

        2. Derecho a una protección especial, oportunidades y servicios para su desarrollo
        físico, mental y social en condiciones de libertad y dignidad.

        3. Derecho a un nombre y a una nacionalidad.

        4. Derecho a la salud, alimentación, vivienda y recreo.

        5. Derecho a una educación y cuidados especiales.

       6. Derecho a crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso,
       en un ambiente de afecto y seguridad moral y material. La sociedad y las autoridades
       públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o son
       medios de subsistencia.

       7. Derecho a recibir educación y a disfrutar del juego.

       8. Derecho a estar en todas las circunstancias entre los primeros que reciben protección
       y auxilio.

       9. Derecho a ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No
       se permitirá el trabajo antes de una edad determinada.

       10. Derecho a formarse en un espíritu de solidaridad, comprensión, amistad y justicia
       entre los pueblos.” (Soriano 2001, pág. 112)




                                                                                                   19
Unos años más tarde, concretamente, el 20 de Noviembre de 1989, las Naciones
Unidas aprueban la denominada “Convección de los Derechos de la Infancia”, la cual es
modificada el 30 de Noviembre de 1990 por España. Esta Convección, se encarga de
perfeccionar los principios que habían sido establecidos por la “Declaración de los Derechos
del Niño”, y de completar aquellos aspectos que consideraban de interés, elaborando al mismo
tiempo un elemento internacional obligatorio, según el cual, todos los estados que realizarán
cualquier tipo de modificación, se comprometían directamente a respetar y luchar por los
derechos establecidos, pasando además a estar en manos de la legislación interna de esos
países. Con esta Convección, comienzan a cambiar las ideologías, ya que es con su
implantación cuando comienza a otorgarse al niño una mayor importancia en la Sociedad.

         Por otro lado, debemos señalar, como bien aparece en el prólogo de este tratado, que
el niño necesita de una serie de elementos para tener un buen desarrollo, tales como: amor,
comprensión, afecto, seguridad…y establece como principal medio para proporcionárselos la
familia. Sin embargo, debemos saber que ésta no siempre está presente, y que en algunos
casos aunque lo esté, no actúa de la manera correcta, como es en este artículo, de ahí, que lo
apropiado sea buscar y proporcionar al niño los suplentes que se merece, y que si miren por su
bienestar y cuidado.

         También, nos gustaría mencionar el artículo 18.1 y 18,2, que afirma que es
responsabilidad propia de la familia, el cuidar y criar de sus hijos, al igual, que es deber de los
poderes públicos, el conceder a ésta todos los medios que necesite para llevar a cabo dicho fin,
y el artículo 20.1, dónde se reconoce el compromiso del Estado por cuidar y salvaguardar a los
niños privados de ambiente familiar.

        Finalmente, nos gustaría señalar, cuáles son los objetivos a los que tienen que
responder los estados que decidan modificar la Convención de los Derechos de la Infancia,
estos son los siguientes:



    -   “Satisfacer las necesidades básicas de la infancia, proporcionando al niño atención
        sanitaria, educación y formación, seguridad social, oportunidades de juego y recreo…
    -   Proteger al niño contra toda forma de crueldad y explotación: maltrato y abandono,
        tortura, pena de muerte, consumo y tráfico de drogas, explotación laboral y sexual…
    -   Ayudar a la familia, respetando sus responsabilidades, sus derechos y deberes, a la vez
        que creando servicios de protección a la infancia, para que atiendan a sus hijos.
    -   Dedicar una atención especial a los niños particularmente vulnerables: impedidos,
        refugiados, minorías étnicas, indígenas, objeto de malos tratos, sin familia…
    -   Permitir al niño expresar su opinión en los asuntos que le conciernen, profesar su
        religión, buscar y difundir informaciones y asociarse, todo ello en función de su edad y
        madurez.” (Soriano 2001, pág.114)




                                                                                                      20
7. Autoevaluación.

        En este último apartado, elaboraremos un pequeño informe en el que explicaremos
cuál ha sido la forma de proceder del grupo para poder hacer el ABP y adjuntaremos una tabla
en la que mostraremos lo que hemos aprendido con dicho trabajo, y su correspondiente
puntuación, desde nuestro punto de vista.

        La base sobre la que hemos trabajado en nuestro ABP, ha sido las continuas reuniones
a las que hemos asistido todos los miembros de nuestro grupo. Estas reuniones, han sido
periódicas y no muy espaciadas en el tiempo, y han girado en torno a cinco sesiones de
duraciones entre tres y cuatro horas, debido a lo extenso del trabajo y a que era la primera
vez que nos enfrentábamos ante algo así, razones por las cuales nos ha costado adaptarnos y
entender el procedimiento.

        Más allá de estas reuniones en grupo, el ABP exige que un trabajo individual por parte
de sus componentes. Para ello, cada uno de los miembros de nuestro equipo, dedicó en casa
las horas que consideró oportunas para realizar su parte. Dichas aportaciones, fueron puestas
en común en la cuarta sesión, y conjuntamente elaboramos un informe que contiene todo lo
más relevante que hemos encontrado cada una de nosotras.

       Por otro lado, nos gustaría destacar que, aunque no nos habíamos enfrentado antes a
un ABP, el hecho de que girara en torno al maltrato infantil, nos ha facilitado la labor, puesto
que nuestro trabajo de equipo de la asignatura, versaba sobre este tema.

        Finalmente, tan solo podemos añadir que somos un grupo que se ha implicado en todo
lo que el trabajo exigía, por lo que estamos realmente contentas con el resultado obtenido.




                                                                                                   21
¿Qué hemos aprendido? Hemos               Puntuaciones
             aprendido…


    - A conocer los siete pasos del ABP             8


- A poder trabajar en grupo: respetando las
 opiniones de los demás, pudiendo llegar a          10
   acuerdos y ayudándonos unos a otros.


- A seleccionar artículos adecuados al tema         8
             que nos competía.


  - A desglosar el artículo para extraer la         9
    información que nos era de utilidad.


- A ver cuáles son los conceptos claves, por        9
      los que nos tenemos que guiar.


- A saber aclarar los conceptos importantes,        8
    que conforman el cuerpo del artículo.


 - A conocer que el problema del maltrato
   infantil no es algo aislado, sino que la         9
 sociedad que le rodea tiene un papel muy
                 influyente.


 - A reconocer las causas de un problema.           8


     - A analizar cuáles pueden ser las             8
     consecuencias de este problema.


   - A elaborar objetivos de aprendizaje.           8


      - A jerarquizar la información.               9


 - A elaborar mapas conceptuales con los            8
        términos más importantes.




                                                              22
- A saber distribuir equitativamente el     10
 trabajo entre los miembros del grupo.


    - A comprometernos con el trabajo        10
individual que exigía uno de los apartados
                 del ABP.


    - A autoevaluarnos críticamente.         8


  - A conocer cuáles eran los temas del
artículo que requerían ser ampliados por     9
              nuestra parte.




                                                  23
10. Bibliografía

-   SORIANO, A. (2001): Maltrato infantil. Madrid: Ed. San Pablo.

11. Webgrafía.

    http://www.youtube.com/watch?v=Q77B5jX_hMk
    http://www.youtube.com/watch?v=cZRkn60bM3E
    http://www.youtube.com/watch?v=WN0_vj048tU&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=mpHd19ZunMc&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=MnRKfhgzs0A&feature=related
    http://www.youtube.com/watch?v=Ay3YyZnvHdo




                                                                    24

Más contenido relacionado

Similar a Abp

Importancia de los valores para una convivencia social
Importancia de los valores para una convivencia socialImportancia de los valores para una convivencia social
Importancia de los valores para una convivencia socialDJricardo Fandiño
 
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.doc
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.docGUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.doc
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.docSistemadeEstudiosMed
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de sabereslissethjacome31
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de sabereslissethjacome31
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesYadirazurita20
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesMariajportero
 
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticos
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticosProyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticos
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticosDaniel Marcial Sosa Rios
 
Interaccionismo simbolico
Interaccionismo simbolicoInteraccionismo simbolico
Interaccionismo simbolicosdneirf1234
 
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...Jesús Bustos García
 
Habilidades sociales
Habilidades socialesHabilidades sociales
Habilidades socialesNayo Man
 
Axiologia y anomia
Axiologia y anomiaAxiologia y anomia
Axiologia y anomiaelvisgf92
 
Axiologia y anomia
Axiologia y anomiaAxiologia y anomia
Axiologia y anomiaelvisgf92
 
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]Natalia Rodriguez
 
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedad
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedadEl decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedad
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedadcarl97
 
PECULADO, MALVERSACIÓN CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...
PECULADO, MALVERSACIÓN  CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...PECULADO, MALVERSACIÓN  CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...
PECULADO, MALVERSACIÓN CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...Menfis Alvarez
 
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidadEnsayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad14licelraealabe
 

Similar a Abp (20)

Importancia de los valores para una convivencia social
Importancia de los valores para una convivencia socialImportancia de los valores para una convivencia social
Importancia de los valores para una convivencia social
 
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.doc
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.docGUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.doc
GUIA_INSTRUCCIONAL_ETICA_EN_GERONTOLOGIA.doc
 
Trabajo de cristian
Trabajo de cristianTrabajo de cristian
Trabajo de cristian
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberes
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberes
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberes
 
Proyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberesProyecto integrador de saberes
Proyecto integrador de saberes
 
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticos
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticosProyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticos
Proyecto generacion de-capacidades-en-lideres-juveniles-democraticos
 
Interaccionismo simbolico
Interaccionismo simbolicoInteraccionismo simbolico
Interaccionismo simbolico
 
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...
Sarmiento, alfredo jose;ghiso, claud... (2013). un corte a los cortes. un est...
 
Habilidades sociales
Habilidades socialesHabilidades sociales
Habilidades sociales
 
Axiologia y anomia
Axiologia y anomiaAxiologia y anomia
Axiologia y anomia
 
Axiologia y anomia
Axiologia y anomiaAxiologia y anomia
Axiologia y anomia
 
237275344 corrupcion
237275344 corrupcion237275344 corrupcion
237275344 corrupcion
 
Etica
Etica Etica
Etica
 
Ética 3 Periodos
Ética 3 PeriodosÉtica 3 Periodos
Ética 3 Periodos
 
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]
Fernandez. las instituciones educativas.[1][1]
 
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedad
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedadEl decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedad
El decaimiento de la moral y ética en nuestra sociedad
 
PECULADO, MALVERSACIÓN CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...
PECULADO, MALVERSACIÓN  CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...PECULADO, MALVERSACIÓN  CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...
PECULADO, MALVERSACIÓN CORRUPCIÓN PROPIA E IMPROPIA, TRÁFICO DE INFLUENCIA G...
 
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidadEnsayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad
Ensayo de enfoques para evaluar los rasgos de la personalidad
 

Más de ElenaGarciaCastano (20)

Recursos on
Recursos onRecursos on
Recursos on
 
Qué es la competencia digital
Qué es la competencia digitalQué es la competencia digital
Qué es la competencia digital
 
Huelga del profesorado
Huelga del profesoradoHuelga del profesorado
Huelga del profesorado
 
Huelga del Profesorado
Huelga del ProfesoradoHuelga del Profesorado
Huelga del Profesorado
 
Análisis anuncios dibujos animados
Análisis anuncios dibujos animadosAnálisis anuncios dibujos animados
Análisis anuncios dibujos animados
 
Elaboración de una web quest
Elaboración de una web questElaboración de una web quest
Elaboración de una web quest
 
Videoconsolas y rehabilitación
Videoconsolas y rehabilitaciónVideoconsolas y rehabilitación
Videoconsolas y rehabilitación
 
Vídeo, agujero en la pared
Vídeo, agujero en la paredVídeo, agujero en la pared
Vídeo, agujero en la pared
 
Simulador para la resolución de conflictos en el aula
Simulador para la resolución de conflictos en el aulaSimulador para la resolución de conflictos en el aula
Simulador para la resolución de conflictos en el aula
 
Opinión del profesorado
Opinión del profesoradoOpinión del profesorado
Opinión del profesorado
 
Análisis de contenidos televisivos
Análisis de contenidos televisivosAnálisis de contenidos televisivos
Análisis de contenidos televisivos
 
Elaboración de una web quest
Elaboración de una web questElaboración de una web quest
Elaboración de una web quest
 
Magic english
Magic englishMagic english
Magic english
 
El tutor y la familia
El tutor y la familiaEl tutor y la familia
El tutor y la familia
 
Apuntes de pedagogía
Apuntes de pedagogíaApuntes de pedagogía
Apuntes de pedagogía
 
Apuntes de Sociología
Apuntes de SociologíaApuntes de Sociología
Apuntes de Sociología
 
Redes sociales y menores
Redes sociales y menoresRedes sociales y menores
Redes sociales y menores
 
Mediación familiar en internet
Mediación familiar en internetMediación familiar en internet
Mediación familiar en internet
 
Los videojuegos
Los videojuegosLos videojuegos
Los videojuegos
 
La tv y la escuela
La tv y la escuelaLa tv y la escuela
La tv y la escuela
 

Abp

  • 1. Análisis por Búsqueda de Problemas (ABP) Componentes del Grupo: Gallardo Fernández, Carolina. García Castaño, Elena. Palma García-Page, Beatriz.
  • 2. Índice 1. Aclarar términos difíciles o vagos…………………………………………………………………..p. 3-4 2. Definir el problema………………………………………………………………………………………..p. 5-6 3. Analizar el problema: tormenta de ideas……………………………………………………….p. 7-9 4. Organizar jerárquicamente el paso 3……………………………………………………………..p. 10-11 5. Formular objetivos de aprendizaje………………………………………………………………..p. 12 6. Trabajo individual…………………………………………………………………………………………..p. 13-20 7. Autoevaluación……………………………………………………………………………………………..p. 21-23 8. Bibliografía…………………………………………………………………………………………………….p. 24 9. Webgrafía……………………………………………………………………………………………………..p. 24 1. Aclarar términos difíciles o vagos. 2
  • 3. En primer lugar, nos dispondremos a aclarar los diferentes conceptos que pueden dar lugar a confusión a la hora de la lectura del artículo encontrado. Así, hablaremos de los siguientes términos: Maltratar, hematomas, quemaduras, fracturas, lesiones, malos tratos, exploración, protocolo y maltrato infantil. Si en primer lugar hablamos de maltratar, podemos decir que la RAE, nos ofrece la siguiente definición: “Tratar mal a alguien de palabra u obra”. Más allá de esta definición, hemos encontrado otras, que definen maltratar como “acción que conlleva a dar un maltrato, dañar, o estropear con las palabras o con los hechos” (WordReference), y por su parte, The free dictionary dice que maltratar es “Causar daño físico o moral a una persona o a un animal”. En segundo lugar, al hablar de fractura la RAE define este término como “Acción y efecto de fracturar” “Rotura de un hueso”. Además, según la página web euroresidentes, una fractura: “Consiste en la pérdida de continuidad del hueso”. Por otro lado, la página de salud.com, considera que “Las fracturas son la rotura, parcial o total, de los huesos”. Y, por último, efisioterapia lo define como: “Una discontinuidad en los huesos, a consecuencia de golpes, fuerzas o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso”. En tercer lugar, aclararemos el término de quemadura. Según la RAE, el término de quemadura se puede definir de dos formas diferentes. Por un lado, como “descomposición de un tejido orgánico, producida por el contacto del fuego o de una sustancia cáustica o corrosiva”, y por otro lado, como “Señal, llaga, ampolla o impresión que hace el fuego o una cosa muy caliente o cáustica aplicada a otra”. Si tomamos como referencia la página Salud.com podemos definir quemadura como “un tipo específico de lesión de los tejidos blandos. Se presentan cuando el organismo recibe más energía (calórica, química o eléctrica) de la que puede absorber sin lesionarse.” En cuarto lugar, al tratar de definir el término de hematoma, y usando la RAE, decimos que hematoma es una: “Acumulación de sangre en un tejido por rotura de un vaso sanguíneo”. Muchas de las fuentes consultadas, nos indican que este término, puede ser llamado de forma más coloquial como magulladura, cardenal o moratón, y que no solo se manifiesta como manchas externas en la piel, sino que ellos se pueden desarrollar en los órganos internos. En quinto lugar, procederemos a definir el término de lesiones. Según la RAE, una lesión es: “Daño o detrimento corporal causado por una herida, un golpe a una enfermedad”. El texto, al hacer referencia a lesiones graves, podemos decir que ellas son las que se caracterizan por presentar tanto debilitación permanente, como peligro de vida y deformación. En sexto lugar, debemos hacer referencia a la definición que hemos encontrado del término de malos tratos. La mayoría de las fuentes consultadas coinciden en que este término hace referencia a la violencia, producida en el entorno familiar, que se caracteriza por agresiones físicas (golpes, contusiones o lesiones) o agresiones verbales (insultos, amenazas y humillaciones). 3
  • 4. Además, ellas suponen un atentado contra la dignidad de la persona y una violación de sus bienes que aparecen protegidos en materia legal, tales como la integridad física, el honor, la libertad así como, la seguridad personal o la libertad sexual. En séptimo lugar, aclararemos el término de exploración. Según la RAE, exploración es: “Examinar o reconocer a un paciente con fines diagnósticos”. Otra de las definiciones que hemos encontrado de este término dice que al hablar de exploración, nos estamos refiriendo a un conjunto de acciones llevadas a cabo por un médico y dirigidas a sus pacientes, después de obtener una correcta información en la previa entrevista clínica, para poder obtener diferentes datos, totalmente objetivos de los síntomas expresados por el paciente. En octavo lugar, haremos referencia al término de protocolo, desde el sentido médico. La RAE, lo define como: “un plan escrito y detallado de un experimento científico, un ensayo clínico o una actuación médica”. Otra de las fuentes consultadas, indica que protocolo es un “documento que describe la secuencia del proceso de atención de un paciente en relación a una enfermedad o estado de salud”. Finalmente, debemos aclarar el término de maltrato infantil. Cantón y Cortés; Gracia y Musitú, definen maltrato infantil: “Puede definirse el maltrato infantil como cualquier daño físico o psicológico que es infringido de forma voluntaria a un niño y que ocurre como resultado de acciones físicas, sexuales o emocionales, bien como emisión u omisión de conductas que perjudiquen el desarrollo físico y emocional satisfactorio del menor “(Cantón y Cortés, 2002; Gracia y Musitu, 1993). 4
  • 5. 2. Definir el problema. En primer lugar, hemos de hacer referencia al hecho de por qué me hablan de este tema en esta asignatura. Para abordar el tema, hemos creído conveniente aportar una definición del concepto de sociología. Así, tomando como referencia a la RAE, decimos que Sociología es la “Ciencia que trata de la estructura y funcionamiento de las sociedades humanas”. Otras de las fuentes consultadas, indican que la sociología es una “ciencia Social”, que se encarga de estudiar todos los aspectos y fenómenos que se dan en el conjunto de nuestra sociedad, situando estos dentro del momento, el lugar y el tiempo en el que se produce. Finalmente, según la página web definición.de, la Sociología se define como: “ una ciencia que se dedica al estudio de los grupos sociales (conjunto de individuos que conviven agrupados en diversos tipos de asociaciones). Esta ciencia analiza las formas internas de organización, las relaciones que los sujetos mantienen entre sí y con el sistema, y el grado de cohesión existente en el marco de la estructura social”. Así, una vez leídas y comprendidas todas estas definiciones, consideramos que la justificación de la existencia de este trabajo en el marco de esta asignatura, viene dado por el propio concepto. Las anteriores definiciones, nos decían que la Sociología es la ciencia encargada del estudio de los diferentes aspectos que se dan en nuestra sociedad, y, podemos decir, que el maltrato es sin duda, uno de los fenómenos más preocupantes y actuales de nuestro mundo actual. Por ello, es ineludible que la Sociología abarque el estudio de este tan importante asunto social. Aunque es evidente que este problema ha estado presente desde los inicios de la humanidad, su estudio y preocupación en la sociedad vino dado con la aparición del modelo sociológico establecido en los años setenta. Esta, es la primera vez, en la que la Sociología da claras muestras de su interés por este fenómeno. Este modelo sociológico, comienza a tener en cuenta los factores de tipo socioeconómico, los valores y prácticas culturales, además, del estrés o inquietud que viven las familias que padecen problemas de tipo social o económico. Según los sociologistas, la principal causa que explica el maltrato es la sociedad ante la que nos encontramos, denominada por ellos como “sociedad enferma”, llena de pobreza, desempleo, asilamiento social, y además añade que no todas las clases sociales lo van a padecer en la misma proporción. Así, este modelo, explica el maltrato infantil atendiendo a los siguientes factores: clase social, estado civil de la madre, situación laboral, composición familiar y número de hijos, aislamiento social y normas culturales. Con la explicación de este modelo, aportamos otra de las razones por las cuales la Sociología, y en concreto esta asignatura, se ha orientado en este ABP al tema del maltrato infantil. 5
  • 6. En segundo lugar, para la adecuada definición del problema debemos partir de una serie de conocimientos para fijar las mejores estrategias de actuación. Para ello, consideramos que debemos tener en cuenta aspectos tales como, qué es el maltrato infantil; qué tipos de éste se pueden dar, para así saber ante qué caso de maltrato nos encontramos en el artículo a analizar; cuál es el perfil que en general suele caracterizar al agresor, la víctima y el espectador, así como éstos se sienten ante dicho fenómeno, y las consecuencias que para cada uno de ellos tiene tanto en el momento como posteriormente; los factores de riesgo que lo generan y cómo podemos detectarlo y preverlo a tiempo. 6
  • 7. 3. Analizar el problema: Tormenta de ideas. En esta fase lo más importante es generar alternativas para buscar la mejor manera de afrontar el problema planteado. Además, ellas deben ser muchas y muy diversas. En primer lugar, para poder enfrentarnos correctamente al problema, debemos conocer el perfil que presenta tanto el maltratador como el maltratado. En el caso del agresor, él presenta algunas características como: temperamento agresivo e impulsivo, personalidad activa, violencia, ausencia de empatía o fortaleza física. En cuanto a la víctima, podemos señalar características tales como: bajo niveles de autoestima, suelen tender al aislamiento, suelen tener algún signo visible, gafas, dificultad del habla y se pueden llegar a sentir estúpidos y fracasados. En segundo lugar, para que la forma en la que afrontemos el problema sea satisfactoria, debemos conocer cuáles pueden ser las consecuencias que en las víctimas pueden aparecer. Ellas, pueden ser tanto a largo como a corto plazo, y entre las que se pueden destacar las siguientes: el niño evita la escuela por miedo, suelen presentar una menor capacidad de aprendizaje debido al estrés y a la ansiedad, presentan un desarrollo negativo en el ámbito social y personal, tienden a poseer sentimientos de culpa y pueden llegar a tentar contra su vida mediante el suicidio. En tercer lugar, hablaremos de los factores sociales y comunitarios que propician la existencia o no de este maltrato infantil. Entre ellos podemos encontrar: desigualdades sociales y de género, falta de vivienda adecuada o de servicios de apoyo a las familias e instituciones, niveles elevados de desempleo y pobreza, disponibilidad fácil de alcohol y drogas y políticas y programas insuficientes del maltrato, pornografía, prostitución y trabajo infantil. En cuarto lugar, hablaremos de diversas alternativas que podríamos llevar a cabo para solucionar el problema planteado. Así, al encontrarnos ante un claro caso de maltrato infantil causado por las familias, nosotras proponemos las siguientes soluciones: - La primera solución que consideramos apropiada establecer, es condenar a los padres durante cinco años a prisión sin libertad condicional, por violar los derechos del niño. - Durante este período de estancia en prisión, los padres serían sometidos a semanales terapias psicológicas en las que un profesional les ayudará a concienciarlos de los daños que han cometido. - Además a la salida de la cárcel de los padres, se les impondría una orden de alejamiento con respecto a su hijo. De igual manera, se les prohibiría ejercer cualquier profesión en la que tuvieran que ser ellos los responsables del cuidado de menores de edad. - Otra de las soluciones apropiadas sería eliminar la patria potestad a los padres por haber atentado reiteradamente contra la integridad física, psíquica y social del pequeño. - También, proponemos que el menor pase a manos de tutores responsables, bien sean personas que puedan estar o no dentro del entorno familia, o de instituciones legales que se encarguen de su cuidado hasta su mayoría de edad. 7
  • 8. Una vez terminadas estas alternativas para solucionar el problema ya planteado, hemos considerado conveniente establecer algunas estrategias de detección y prevención, que se basan principalmente en ser capaces de identificar los indicadores de maltrato físico, psíquico y emocional, negligencia y abuso sexual. - En relación con los indicadores del maltrato físico, los profesionales deben siempre estar muy atentos a una serie de características que lo definen, tales como la presentación de quemaduras en las manos y en los pies; mordeduras, golpes, pinchazos y moratones; el rechazo hacia menores y adultos; la actitud silenciosa, temerosa y desconfianza hacia éstos; faltas habituales a clase; problemas con el control de esfínteres… - En lo referido a los indicadores de maltrato psíquico, los profesionales deben estar muy pendientes de las siguientes características: a menudo está enfermo; le duele la cabeza o el estómago; se puede observar un retraso en su crecimiento; posee conductas inapropiadas a su edad (adultas o infantiles); suele generar constantemente conflictos en el colegio… - En cuanto a los indicadores de negligencia, podemos estar atentos a las siguientes características: mala alimentación (generalmente suele estar hambriento); vestimenta inadecuada para el tiempo atmosférico; sus condiciones higiénicas no son adecuadas; falta al colegio de forma injustificada; no obedece a las normas que se le encomiendan…. - Si hablamos de maltrato emocional, podemos hacer mención o atender a diversas características tales como: retraso no orgánico del crecimiento; retraso en las áreas madurativas; enfermedades de origen psicosomático; muestras actitudes tímidas, pasivas y asustadizas; sus relaciones sociales son escasas o conflictivas…. - Por último, en relación al abuso sexual, podemos atender a las siguientes características: infección genital o de transmisión sexual; ropa interior ensangrentada; micción dolorosa; actitudes agresivas; problemas en el control de esfínteres; dificultades al cambiarse de ropa en el colegio si fuese necesario…. Desde el punto de vista si fuésemos profesores, propondremos una serie de estrategias que el profesor deberá llevar a cabo para conseguir normalizar la situación entre alumnos que han sufrido maltrato entre iguales y sus compañeros. Así, proponemos que: - El profesor debe conseguir que el niño se sienta querido y valorado por él y por todos sus compañeros. - El docente debe ser capaz de que el niño muestre sus capacidades a los demás. - Se deben reforzar las conductas positivas del niño para que se disminuya el sentimiento de culpa. - El maestro debe observar la evolución en el aprendizaje del niño y en sus relaciones con los demás. - Los adultos deben ser un buen ejemplo en las relaciones sociales. - El profesor debe establecer límites en las conductas y comportamientos. - Cuando los niños muestren conductas amables, compasivas y justas, deben ser elogiados. - Los niños deben ser enseñados a identificar y expresar sentimientos sanamente. 8
  • 9. Otra manera en la que pueden intervenir los profesores y los profesionales en la prevención del acoso escolar es mediante la aplicación de las siguientes propuestas: - Transmitir nuevos valores y actitudes como la cooperación, el contacto personal, la resolución de conflictos de manera pacífica y el desarrollo de habilidades sociales. - Ofrecer charlas y conferencias a los alumnos y padres, protagonizadas éstas por alguna persona que haya padecido este fenómeno. - Establecer juegos de rol, en el que todos pudieran ponerse en el papel tanto del maltratador como del maltratado. - Visionado de películas o documentales en clase, en los que se trate temas del maltrato infantil. - Ofrecer a los alumnos tutorías personalizadas con cada uno de ellos, para estudiar o saber su situación, su relación con el resto de compañeros, su relación con los padres… Finalmente, en lo referido a estas estrategias, propondremos otras alternativas para la prevención del maltrato infantil abordada desde otros sectores. Algunas de ellas son: - Visitas de enfermeras a las casas, para proporcionar información, apoyo y formación. - Cursos formativos para padres, con el objetivo de mejorar sus conocimientos sobre el desarrollo infantil y mantener una relación expositiva con los hijos. - Programas hospitalarios para prevenir los traumatismos craneoencefálicos por maltrato. - Programas destinados a los niños, llevados a cabo en hospitales para prevenir los abusos sexuales. Les muestran propiedades de su cuerpo, les enseñan como reconocer las situaciones de abuso y como decir “no”…. 9
  • 10. 4. Organizar jerárquicamente el paso 3. En cuanto a la jerarquización de las ideas propuestas en el paso 3, procederemos a identificar los conceptos importantes: - Perfil propio del agresor y de la víctima. - Consecuencias que puede padecer la víctima. - Factores sociales que propician la existencia o no del maltrato infantil. - Maltrato infantil en la familia. Soluciones. - Estrategias de detección y prevención. Indicadores de maltrato físico, psíquico o emocional, negligencia o abuso sexual. - Estrategias en el aula para normalizar la situación de un niño maltratado. - Posibles propuestas de prevención en el aula. - Estrategias de prevención abordadas desde varios campos profesionales. A continuación, pasaremos a establecer las relaciones existentes entre los anteriores conceptos jerarquizados. En primer lugar, todos estos conceptos se relacionan entre sí porque son alternativas o propuestas para detectar o solucionar el maltrato infantil. Otra de las relaciones que podemos establecer envuelven el quinto, séptimo y octavo de nuestros conceptos, englobados estos bajo el nombre de “estrategias de prevención”. Los conceptos de “estrategias en el aula para normalizar la situación de un niño maltratado” y “posibles propuestas de prevención en el aula”, guardan relación porque ambos los podemos encontrar en el ámbito escolar. Por último, encontramos otra relación entre los conceptos “Estrategias de detección y prevención. Indicadores de maltrato físico, psíquico o emocional, negligencia o abuso sexual” y “Estrategias de prevención abordadas desde varios campos profesionales”, ya que éstos se pueden aplicar de forma general en todos los aspectos, sin limitarse a ningún ámbito concreto, como es el caso anterior, que estaba centrado en el ámbito escolar. Hasta aquí las relaciones que hemos podido establecer entre los conceptos que hemos considerado de mayor importancia. Finalmente, elaboraremos un mapa conceptual en el que se resumirán todos los pasos anteriormente citados. 10
  • 11. MALTRATO INFANTIL. Consecuencias sobre la víctima Factores sociales que lo envuelven Perfil del agresor y de la víctima. Estrategias de detección y prevención. Indicadores. Ámbito escolar. Ámbito familiar Otros campos. Normalización de la situación Soluciones al maltrato de un niño maltratado. infantil en la familia. Estrategias de prevención. Prevención en el aula. 11
  • 12. 5. Formular objetivos de aprendizaje. - Conocer qué es el maltrato infantil. - Saber en qué ámbitos se puede dar el maltrato infantil. - Estudiar cuáles son los diferentes tipos de maltrato infantil que nos podemos encontrar. - Averiguar cuáles son los indicadores de detección del maltrato infantil. - Conocer estrategias para prevenir este problema. - Enterarse de quiénes son los profesionales que pueden ayudar a la solución del maltrato infantil. - Saber el perfil común que, en general, se aprecia en los maltratadores, así como en los maltratados. - Aprender a organizar y a saber tratar a los padres, para proporcionarles charlas informativas sobre el maltrato infantil. - Averiguar qué factores propician la aparición del maltrato infantil. - Conocer las consecuencias que este hecho ocasionan en las víctimas que lo padecen. - Aprender a normalizar la situación de un niño maltratado en el aula. - Conocer cómo utilizar las estrategias de prevención ante un caso práctico. - Conocer cómo debemos afrontar este tema con las familias, desde el punto de vista del profesor. - Saber cuáles son los derechos que defienden al niño. - Aprender a coordinarse con otros profesionales (de la rama sanitaria, por ejemplo) para poder afrontar o intervenir en el problema. - Ser conscientes de la existencia de maltrato en los medios de comunicación y poder así educar a los más pequeños para que sepan identificarlo. 12
  • 13. 6. Trabajo individual. A continuación, mostraremos un informe redactado, fruto del trabajo individual de cada uno de los miembros de nuestro grupo, sobre temas que se encuentran en nuestros objetivos de aprendizaje y que guardan estrecha relación con el tema de nuestro artículo: el maltrato infantil. En primer lugar, hemos considerado importante y, en relación al tema ante el que nos encontramos en nuestro artículo, aclarar el significado del maltrato infantil. Al igual que ocurre con una gran parte de importantes conceptos, el maltrato infantil, al tratarse de un problema muy complejo y de causas realmente muy diversas, se convierte en un término bastante controvertido, que hace que poder definirlo se convierta en una ardua tarea. Son muchas las opiniones vertidas por muchos autores acerca de lo que para cada uno de ellos es el maltrato infantil. Pero, debemos comprender que, cualquier definición que se pueda dar de maltrato infantil, debe ser entendida dentro de la cultura en la que se encuentra. Gran parte de lo que compone este fenómeno deriva del sistema social en el que se estructura el grupo humano, relacionado además con aquellas prácticas de crianza que la sociedad ha acordado como correctas o penables. En lo referido a la idea anterior, ADIMA, afirma que: “…la ausencia de criterios claros y operacionales, la diversidad de criterios ideológico-culturales y otros factores provocan la aparición de multiplicidad de definiciones que hacen que un mismo caso pueda ser considerado como maltrato o no, en función de quién lo detecte o investigue, o dónde se detecte o investigue” (ADIMA 1993, p.18). Por su parte, y apoyando la anterior idea expresada, Soriano comenta que: “No basta con que una determinada conducta sea nociva o perjudicial, sino que, además, debe violar alguna norma de aquello que se considera apropiado, de acuerdo con los valores de la sociedad” (Soriano 2001, p.34). Por otro lado, algunos autores, indican que las razones por las cuales es difícil encontrar una buena definición de maltrato infantil, son porque algunas de las que se dan carecen de claridad y concisión. Así, autores como Mahyhall y Norgard, afirman que para que una definición pueda ser considerada buena y aceptada, debe cumplir los siguientes requisitos: - “Que sea acordada y generalmente compartida.” - “Que no sea ambigua o vaga, y que sea formulada en términos objetivos y comunes” - “Que sea breve, sin palabras o frases innecesarias” - “Que sea coherente, sin variaciones o contradicciones” - “Que sea susceptible de ser utilizada de forma fiable y consistente por investigadores y profesionales de distintas disciplinas.” (Soriano, 2001, p.34,35). 13
  • 14. Así, y respetando los principios enumerados, aportamos una definición de maltrato infantil: “Puede definirse el maltrato infantil como cualquier daño físico o psicológico que es infringido de forma voluntaria a un niño y que ocurre como resultado de acciones físicas, sexuales o emocionales, bien como emisión u omisión de conductas que perjudiquen el desarrollo físico y emocional satisfactorio del menor “(Cantón y Cortés, 2002; Gracia y Musitu, 1993). Otra definición, que resulta realmente parecida a la aportada anteriormente, viene de la mano de García y Noguerol, que dice así: “maltrato es cualquier conducta o actitud, directa o indirecta por parte de un adulto, otro menor o Institución que implique la falta de atención y cuidados que un niño o adolescente necesita para crecer y desarrollarse emocional y físicamente de una forma óptima.” (García y Noguerol 2007, p.13) Lo cierto es que, aunque puedan variar de unos autores a otros, las definiciones de este preocupante fenómeno guardan un aspecto en común: todas concluyen en que la mayor importancia debe ser otorgada a la protección y bienestar del menor, y que en la mayoría de las ocasiones existe un cercano contacto entre maltrato y necesidades básicas insatisfechas. Por otro lado, debemos indicar que nos ha parecido realmente positivo que el maltrato psicológico no quede fuera de estas consideraciones de maltrato infantil. Bien es sabido por muchos, que hasta no hace mucho tiempo, de lo que más hablábamos y lo que considerábamos que tenía mayor repercusión negativa sobre el menor, era del maltrato meramente físico. Sin embargo, el mundo en el que vivimos, ha propiciado que cada vez más, se conozca qué es el maltrato psicológico y que él es también causante de numerosísimas consecuencias para aquellos pequeños que lo sufren. Antes de concluir con esta aclaración del término, hemos de comentar que en algunas definiciones que hemos leído, se añade un aspecto más, que no aparece en aquellas que hemos adjuntado. Es realmente importante marcar el espacio temporal (en lo que a edad se refiere) de lo que podemos entender como maltrato infantil, así Soriano indica que el maltrato infantil: “Es cualquier daño físico o psicológico producido de forma no accidental a un niño menor de dieciocho años y que es ocasionado por individuos o instituciones, que ocurre como resultado de acciones física, sexuales o emocionales, de acción u omisión y que amenazan el desarrollo normal, tanto físico como psicológico del niño” (Soriano 2001, p.35). Con esta definición, el autor pone límite a lo que consideramos maltrato infantil, y ese límite se rompe en el momento en que el pequeño pasa a ser mayor de edad, a los dieciocho años. 14
  • 15. Por otro lado, nos gustaría hacer una breve mención a cuáles pueden ser las causas por las que se produce el maltrato infantil. Desde nuestra piel, parece impensable poder encontrar una lógica y coherente razón que pueda explicar cómo, por ejemplo, un padre es capaz de maltratar a su hijo. Sin embargo, es cierto que existen una serie de factores que explican (que no eximen de culpa ni justifican al maltratador), las razones que pueden llevar a una persona a maltratar a un menor. Los factores de los que estamos hablando, son los siguientes: - “Características individuales de los agresores” - “Características individuales, en su caso, del miembro no agresor de la pareja” - “Características del menor que se convierte en víctima de los malos tratos” - “Factores familiares” - “Factores del entorno (sociales, laborales, culturales)” (Soriano 2001, p.74) Finalmente, una vez expuestos todos estos factores que rodean el mundo del maltrato, hemos de indicar que la mayoría de las fuentes consultadas, concluyen que el maltrato no es el resultado de la existencia de tan solo uno de ellos. Uno solo de estos, no es suficientemente fuerte para inducir una situación de maltrato, de ahí que la mayoría de importantes investigaciones e investigadores rechacen la explicación unicausal del maltrato infantil. En la mayoría de las ocasiones el hecho de que se produzca este fenómeno depende y es fruto de la combinación sino de todos, de varios de estos factores. 15
  • 16. Por otro lado, aunque ya hemos aclarado el término de maltrato infantil, como nuestro artículo habla de lo relacionado con un tipo concreto de maltrato, el maltrato físico, a continuación pasamos a explicar qué es y en qué consiste. Así, tras muchas fuentes consultadas, hemos seleccionado la siguiente como una de las más correctas y aclaratorias para explicar el maltrato físico. Por eso, se dice que es: “Cualquier acción no accidental llevada a cabo por cualquier persona que provoque daño físico o enfermedad en el niño o le coloque en grave riesgo de padecerlo” (Soriano 2001, p.38). Generalmente, el maltrato físico es aquel tipo de daño que más fácilmente se puede detectar, debido a que existen una serie de indicadores tales como, señales corporales externas (golpes, hematomas, quemaduras, mordeduras, intentos de asfixia, raspaduras, heridas producidas en brazos, piernas o torso, alopecia traumática), comportamientos típicos del niño que sufre este tipo de maltrato (temeridad al contacto con sus padres u otros adultos, durante el llanto el pequeño no muestra expectativas de ser consolado, trata de estar el mayor tiempo posible fuera de casa, es autodestructivo, muestra conductas de retraimiento o agresividad…) y emociones características tales como un bajo nivel de autoestima, sentimiento de rechazo, creencia de que se merece ese maltrato unida a un sentimiento de culpa. 12 Finalmente, adjuntamos una noticia en la que vemos un claro ejemplo de este maltrato físico: “Una pareja ha sido detenida en la localidad malagueña de Vélez-Málaga como supuesta autora de malos tratos a su bebé de tres meses y medio(…)El pequeño fue trasladado al centro médico con fractura en el húmero de un brazo y arañazos. Esto despertó sospechas en los facultativos que lo atendieron de que la lesión pudiera haber sido causada por posibles malos tratos en el ámbito familiar. Los pediatras comprobaron que el menor ya había sido atendido semanas antes en el centro por lesiones costales y en el húmero del otro brazo, además de una hemorragia retiniana, por lo que la Junta de Andalucía ha iniciado los trámites para decretar el desamparo provisional del pequeño, según ha informado el diario Sur de Málaga.” (El País 2011). 16
  • 17. Otro de los temas que hemos querido abordar y que nos ha resultado de gran importancia, ha sido el de poder analizar cuál es el papel que los medios de comunicación tienen ante este fenómeno, y cómo ellos pueden influir. Como todos sabemos, los medios de comunicación es uno de los factores que más influyen en nuestras vidas, y tendemos a actuar de la forma que observamos, sobre todos los niños, ya que si les gusta un héroe de televisión, actuarán como si ellos lo fuesen. De igual modo ocurrirá con la agresión, ya que los niños toman esta aptitud cuantas más imágenes vean de las mismas. Por lo que hemos considerado conveniente indagar en cómo éstos influyen en un tema tan importante como es el maltrato infantil. Podemos decir, que los medios de comunicación intervienen tanto de forma positiva como negativa en un fenómeno como este. Por un lado, debemos decir que sin darnos cuenta, diariamente estamos viendo imágenes violentas en la televisión, como por ejemplo: dibujos animados, programas informativos, series…que muestran día a día escenas de maltrato. Algunos casos que nos gustaría señalar son, por ejemplo: - En relación con los dibujos animados, Doraemon y Los Simpsons. En el caso de Doraemon, podemos apreciar como Nobita, que es el niño más flojo y menos inteligente de su clase, es maltratado por sus compañeros Takeshi, reconocido comúnmente como Gigante, y Tsuneo. Éstos, al tener más fuerza y poder que él, consideran que pueden hacer lo que les plazca, desde insultarle, hasta amenazarle, pegarle, someterle a hacer ciertos hechos…pues saben que es un ser inferior a ellos y de ello, se aprovechan. Al igual que estos dibujos, los Simpson también nos muestran algunas escenas de violencia, sobre todo las protagonizadas por los dibujos que ven Barth y Lisa, es decir, los denominados “Rasca y Pica”, ya que ellos en ellos aparecen numerosas escenas sangrientas y elementos que propician dicho fenómeno como son las pistolas, cortasierras…., pues como podemos ver en la serie las utilizan para dañar o derribar al rival. - Los informativos de las respectivas cadenas de “Telecinco”, “Antena3”, “La primera” o los periódicos “El País”, “ABC”…nos muestran cada día innumerables noticias que ocurren en nuestra sociedad relacionadas con maltrato, como: “Detienen a una madre y su pareja sentimental por la muerte de su hija de 8 años”; “La mitad de los niños maltratados tienen 9 años”… Muchos estudios científicos, manifiestan que todas que todas las actuaciones y comportamientos que se transmiten en la televisión, ya sean positivos o negativos, son captados directamente por los niños, reflejándose así en la mayoría de sus comportamientos y actitudes. Todo ello lleva a la idea de la necesidad de proteger al niño, de todos esos contenidos perjudiciales, sustituyéndoles por otros contenidos de carácter más educativo como son, por ejemplo, aquellos que les enseñen cooperación, solidaridad, prevención del maltrato… 17
  • 18. El trabajo de los padres en este tema es fundamental, puesto que ellos son los que deben marcar unas pautas y límites para que la educación de sus hijos sea la más correcta y evitar malas conductas que lleguen a estos extremos anteriormente mencionados. También, han detectado que la cantidad de violencia que ven durante la infancia influye de manera proporcional a la cantidad de violencia que ejercen durante su adultez. Es decir, debido a la gran influye que la televisión posee sobre nosotros, no solo será perjudicial en nuestras actuaciones recientes, sino también en el futuro. En relación a esto, mostramos a continuación el link sobre un vídeo en el cual se muestra como las actuaciones de los padres influyen directamente en las de sus hijos: http://www.youtube.com/watch?v=CpRYZCPvUHs Las últimas imágenes del vídeo, hace referencia al maltrato que el hijo adopta hacia su madre observando que su padre hace lo mismo. En cuanto a los aspectos positivos que intentan prevenir a la sociedad de dicho fenómeno, podemos hablar de las campañas publicitarias. La publicidad de dichas campañas suelen durar entre 30-60 segundos, y lo que se pretende es que los receptores de dichos anuncios reflexionen de forma crítica sobre los grandes daños que genera un aspecto de tal intensidad. Algunas campañas que nos gustarían mencionar son las siguientes: Las fundadas por UNICEF, como son: - http://www.youtube.com/watch?v=Q77B5jX_hMk - http://www.youtube.com/watch?v=cZRkn60bM3E - http://www.youtube.com/watch?v=WN0_vj048tU&feature=related Las realizadas por el lema “El maltrato verbal es violencia”: - http://www.youtube.com/watch?v=mpHd19ZunMc&feature=related - http://www.youtube.com/watch?v=MnRKfhgzs0A&feature=related La llevada a cabo por Telecinco “12 meses 12 causas”: - http://www.youtube.com/watch?v=Ay3YyZnvHdo Estas campañas contra el maltrato deben contar además con el compromiso por parte de todos los miembros de la sociedad por respetar a los niños y jóvenes que sufren maltratos de cualquier tipo, ya que en nuestra opinión, consideramos que dichas campañas contra el maltrato infantil no son suficientes para prevenir dicho fenómeno. Ya que por muchas campañas que existan, si los demás programas siguen emitiendo imágenes o escenas de tal índole, el problema nunca dejará de existir. Po ello, consideramos oportuno que los medios se encarguen de eliminar de sus programas estos contenidos en los que se muestre agresividad. 18
  • 19. Por último, y para acabar con nuestras aportaciones con respecto a este tema, hemos considerado que no podemos dejar de hablar de cuáles son los derechos que protegen la libertad e integridad de los niños. En relación a ello, debemos decir que hasta el siglo XX, no se había establecido ningún tipo de medidas internacionales para la protección de la infancia, sin embargo, es a partir de este siglo, cuando comienza a desarrollarse una normativa de carácter internacional para este fin. Dicha normativa, es la denominada “Declaración de los Derechos del Niño”, que aparece en el año 1924, ligada en gran medida a los primeros movimientos de defensa de los derechos del niño y como consecuencia de todos los daños que había llevado consigo la conocida I Guerra Mundial. Después de varios años de continuo trabajo, finalmente, el 20 de Noviembre de 1959, la Asamblea General de la ONU, aprueba dicha Declaración, en la cual aparecen los siguientes diez principios: “1. Derecho a la igualdad sin distinción de raza, credo o nacionalidad. 2. Derecho a una protección especial, oportunidades y servicios para su desarrollo físico, mental y social en condiciones de libertad y dignidad. 3. Derecho a un nombre y a una nacionalidad. 4. Derecho a la salud, alimentación, vivienda y recreo. 5. Derecho a una educación y cuidados especiales. 6. Derecho a crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y seguridad moral y material. La sociedad y las autoridades públicas tendrán la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o son medios de subsistencia. 7. Derecho a recibir educación y a disfrutar del juego. 8. Derecho a estar en todas las circunstancias entre los primeros que reciben protección y auxilio. 9. Derecho a ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No se permitirá el trabajo antes de una edad determinada. 10. Derecho a formarse en un espíritu de solidaridad, comprensión, amistad y justicia entre los pueblos.” (Soriano 2001, pág. 112) 19
  • 20. Unos años más tarde, concretamente, el 20 de Noviembre de 1989, las Naciones Unidas aprueban la denominada “Convección de los Derechos de la Infancia”, la cual es modificada el 30 de Noviembre de 1990 por España. Esta Convección, se encarga de perfeccionar los principios que habían sido establecidos por la “Declaración de los Derechos del Niño”, y de completar aquellos aspectos que consideraban de interés, elaborando al mismo tiempo un elemento internacional obligatorio, según el cual, todos los estados que realizarán cualquier tipo de modificación, se comprometían directamente a respetar y luchar por los derechos establecidos, pasando además a estar en manos de la legislación interna de esos países. Con esta Convección, comienzan a cambiar las ideologías, ya que es con su implantación cuando comienza a otorgarse al niño una mayor importancia en la Sociedad. Por otro lado, debemos señalar, como bien aparece en el prólogo de este tratado, que el niño necesita de una serie de elementos para tener un buen desarrollo, tales como: amor, comprensión, afecto, seguridad…y establece como principal medio para proporcionárselos la familia. Sin embargo, debemos saber que ésta no siempre está presente, y que en algunos casos aunque lo esté, no actúa de la manera correcta, como es en este artículo, de ahí, que lo apropiado sea buscar y proporcionar al niño los suplentes que se merece, y que si miren por su bienestar y cuidado. También, nos gustaría mencionar el artículo 18.1 y 18,2, que afirma que es responsabilidad propia de la familia, el cuidar y criar de sus hijos, al igual, que es deber de los poderes públicos, el conceder a ésta todos los medios que necesite para llevar a cabo dicho fin, y el artículo 20.1, dónde se reconoce el compromiso del Estado por cuidar y salvaguardar a los niños privados de ambiente familiar. Finalmente, nos gustaría señalar, cuáles son los objetivos a los que tienen que responder los estados que decidan modificar la Convención de los Derechos de la Infancia, estos son los siguientes: - “Satisfacer las necesidades básicas de la infancia, proporcionando al niño atención sanitaria, educación y formación, seguridad social, oportunidades de juego y recreo… - Proteger al niño contra toda forma de crueldad y explotación: maltrato y abandono, tortura, pena de muerte, consumo y tráfico de drogas, explotación laboral y sexual… - Ayudar a la familia, respetando sus responsabilidades, sus derechos y deberes, a la vez que creando servicios de protección a la infancia, para que atiendan a sus hijos. - Dedicar una atención especial a los niños particularmente vulnerables: impedidos, refugiados, minorías étnicas, indígenas, objeto de malos tratos, sin familia… - Permitir al niño expresar su opinión en los asuntos que le conciernen, profesar su religión, buscar y difundir informaciones y asociarse, todo ello en función de su edad y madurez.” (Soriano 2001, pág.114) 20
  • 21. 7. Autoevaluación. En este último apartado, elaboraremos un pequeño informe en el que explicaremos cuál ha sido la forma de proceder del grupo para poder hacer el ABP y adjuntaremos una tabla en la que mostraremos lo que hemos aprendido con dicho trabajo, y su correspondiente puntuación, desde nuestro punto de vista. La base sobre la que hemos trabajado en nuestro ABP, ha sido las continuas reuniones a las que hemos asistido todos los miembros de nuestro grupo. Estas reuniones, han sido periódicas y no muy espaciadas en el tiempo, y han girado en torno a cinco sesiones de duraciones entre tres y cuatro horas, debido a lo extenso del trabajo y a que era la primera vez que nos enfrentábamos ante algo así, razones por las cuales nos ha costado adaptarnos y entender el procedimiento. Más allá de estas reuniones en grupo, el ABP exige que un trabajo individual por parte de sus componentes. Para ello, cada uno de los miembros de nuestro equipo, dedicó en casa las horas que consideró oportunas para realizar su parte. Dichas aportaciones, fueron puestas en común en la cuarta sesión, y conjuntamente elaboramos un informe que contiene todo lo más relevante que hemos encontrado cada una de nosotras. Por otro lado, nos gustaría destacar que, aunque no nos habíamos enfrentado antes a un ABP, el hecho de que girara en torno al maltrato infantil, nos ha facilitado la labor, puesto que nuestro trabajo de equipo de la asignatura, versaba sobre este tema. Finalmente, tan solo podemos añadir que somos un grupo que se ha implicado en todo lo que el trabajo exigía, por lo que estamos realmente contentas con el resultado obtenido. 21
  • 22. ¿Qué hemos aprendido? Hemos Puntuaciones aprendido… - A conocer los siete pasos del ABP 8 - A poder trabajar en grupo: respetando las opiniones de los demás, pudiendo llegar a 10 acuerdos y ayudándonos unos a otros. - A seleccionar artículos adecuados al tema 8 que nos competía. - A desglosar el artículo para extraer la 9 información que nos era de utilidad. - A ver cuáles son los conceptos claves, por 9 los que nos tenemos que guiar. - A saber aclarar los conceptos importantes, 8 que conforman el cuerpo del artículo. - A conocer que el problema del maltrato infantil no es algo aislado, sino que la 9 sociedad que le rodea tiene un papel muy influyente. - A reconocer las causas de un problema. 8 - A analizar cuáles pueden ser las 8 consecuencias de este problema. - A elaborar objetivos de aprendizaje. 8 - A jerarquizar la información. 9 - A elaborar mapas conceptuales con los 8 términos más importantes. 22
  • 23. - A saber distribuir equitativamente el 10 trabajo entre los miembros del grupo. - A comprometernos con el trabajo 10 individual que exigía uno de los apartados del ABP. - A autoevaluarnos críticamente. 8 - A conocer cuáles eran los temas del artículo que requerían ser ampliados por 9 nuestra parte. 23
  • 24. 10. Bibliografía - SORIANO, A. (2001): Maltrato infantil. Madrid: Ed. San Pablo. 11. Webgrafía. http://www.youtube.com/watch?v=Q77B5jX_hMk http://www.youtube.com/watch?v=cZRkn60bM3E http://www.youtube.com/watch?v=WN0_vj048tU&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=mpHd19ZunMc&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=MnRKfhgzs0A&feature=related http://www.youtube.com/watch?v=Ay3YyZnvHdo 24