Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Proyecto didactico para promover la lectura en la escuela

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
1
INSTITUTO DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS
INCORPORADO A LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA
MAESTRÍA EN CIENCIAS DE LA EDUCACI...
2
ÍNDICE
Planteamiento del problema………………………….….……………………….…..3
Objetivos…………………………………………………….………………………….6
General
Específi...
3
LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA EN LA ESCUELA
BAJO EL ENFOQUE DE LOS SIETES SABERES NECESARI0S PARA LA EDUCACIÓN
PLANTEAMIENT...
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 29 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

A los espectadores también les gustó (11)

Anuncio

Similares a Proyecto didactico para promover la lectura en la escuela (20)

Más de Elsa Castro Monje (13)

Anuncio

Más reciente (20)

Proyecto didactico para promover la lectura en la escuela

  1. 1. 1 INSTITUTO DE ESTUDIOS UNIVERSITARIOS INCORPORADO A LA SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA MAESTRÍA EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN PROYECTO DIDÁCTICO LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA EN LA ESCUELA BAJO EL ENFOQUE DE LOS SIETES SABERES NECESARI0S PARA LA EDUCACIÓN Que presentan: ELSA CASTRO MONJE DANTE ELEAZER DÍAZ MIRANDA ALMA CRISTINA FUENTES CASTAÑÓN JOSÉ ANTONIO SALMERÓN BELTRÁN CHILPANCINGO DE LOS BRAVO, GUERRERO, FEBRERO DE 2012
  2. 2. 2 ÍNDICE Planteamiento del problema………………………….….……………………….…..3 Objetivos…………………………………………………….………………………….6 General Específicos Justificación…………………………………………………………………………….7 Marco referencial…………………………………………………………………..….9 Propuesta didáctica…...………………………………………………………..……22 Nombre de la propuesta Solución………………………………………………………………………23 Objetivo………………………………………………………………………24 Actividades…………………………………………………………………..24 Cronograma de actividades……………………………………………….25 Material didáctico usado…………………………………………………..26 Comentarios finales……………………………………………………….26 Fuentes de consulta
  3. 3. 3 LA PROMOCIÓN DE LA LECTURA EN LA ESCUELA BAJO EL ENFOQUE DE LOS SIETES SABERES NECESARI0S PARA LA EDUCACIÓN PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA Durante la vida escolar del estudiante, generalmente se encuentra con la “forzosa” necesidad de tomar un texto entre sus manos y pasar la vista rápidamente por las líneas que se encuentran escritas para poder extraer un poco de información y de esa forma desarrollar una actividad encomendada por su profesor, todo ello con el afán de obtener una buena nota o acreditar una asignatura, es decir, más que por gusto, informarse, descubrir o conocer e incluso por distracción, el estudiante lee por obligación. En los estudios más recientes realizados por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) referente a la lectura, de 108 países encuestados, México se encuentra situado en la posición número 107, con un promedio anual de 2.8 libros leídos por habitante, donde los estándares más elevados se obtienen de un rango de jóvenes de 18 a 22 años. En el mismo estudio realizado encontramos países como Japón, Canadá y Finlandia con un promedio arriba de los 47 libros anual por habitante, dato mencionado sólo para efectuar una comparación y, por qué no, una reflexión acerca del lugar en que nos encontramos. Se pretende que en México sus niños, jóvenes y adultos adquieran el hábito de la lectura, se quiere que en nuestro país se lea más, se busca hacer de México un país de lectores, pero… ¿De qué manera? ¿Cómo hacer cambiar la mentalidad de personas que no quieren un libro ni para soporte de la pata de una mesa? ¿Cuál sería la fórmula adecuada para que el resultado de la palabra leer fuese diferente a disgusto u obligación?, es realmente complicado. En nuestro país se han implementado diversos programas para el fomento a la lectura como el
  4. 4. 4 denominado “para leer de boleto en el metro”, o “diviértete leyendo”, con los que se busca elevar el promedio de lectura mencionados. Pero leer no sólo consiste en pasar la mirada por grafías, sino que es un proceso constructivo que al reconocerse el significado no es propiedad del texto, más bien, el lector lo construye mediante un proceso de transacción que conforme va leyendo adquiere un sentido propio de acuerdo a sus conocimientos y experiencias vividas, en otras palabras, leer es establecer una relación entre texto y vivencias del sujeto que forma en él un entendimiento mayor por encima de lo descrito textualmente, por lo que hacer un México lector se vuelve aún más complicado y “como ya es costumbre” la solución a todos los problemas la dejamos en manos de la educación. Aunado a lo anterior, se menciona que para formar un hábito como el de la lectura, y que éste se encuentre bien cimentado, se debe empezar a practicar a temprana edad, es decir, en la infancia y/o la primera juventud, motivo por el cual reiteramos el fin del programa “Diviértete leyendo”, cuya esencia es pasar 20 minutos en familia disfrutando de una buena lectura haciendo, sobre todo, que los más pequeños se interesen por los libros y hagan de éstos un vínculo con su personalidad. De la mano a este programa de fomento a la lectura, con mayor potencia y convocatoria se encuentra la escuela y el docente comprometido con su labor escolar que busca originar en sus alumnos el gusto por esta actividad. Es necesario mencionar que desde nuestras trincheras de batalla educativa, hemos notado una constante en los alumnos de la Escuela Telesecundaria “Simón Bolívar”, de la Comunidad de Xochitepec, Municipio de Quechultenango, Guerrero, constante que en lugar de ir disminuyendo se ha incrementado notablemente, misma que dificulta en demasía el quehacer educativo, nos referimos a un problema consistente en que los alumnos no cuentan con el hábito de la lectura, no comprenden lo que leen, tienen dificultades para leer con fluidez y peor aún,
  5. 5. 5 otros más no saben leer. Motivos por los cuales nos surge la incógnita que genera la producción de esta propuesta didáctica para promover la lectura en la escuela. ¿Cómo podemos formar un carácter lector en los alumnos de la Escuela Telesecundaria “Simón Bolívar” y fomentar en ellos el gusto por la lectura y la comprensión lectora, durante la segunda mitad del ciclo escolar 2011-2012? ¿Cómo pueden los docentes implementar una forma no obligatoria de la lectura en sus alumnos pero si consciente? ¿Cómo podemos lograr la creación de una sociedad lectora a través de su promoción en la escuela? ¿Cómo se puede despertar la curiosidad en los alumnos por la lectura?
  6. 6. 6 OBJETIVOS Objetivo General Fomentar en los alumnos de la Escuela Telesecundaria “Simón Bolívar” el gusto por la lectura a partir de sus intereses y necesidades para el incremento del nivel de comprensión lectora por medio de la reflexión de textos,círculos de lectura y creación de propios escritos durante el ciclo escolar. Objetivos Particulares 1. Realizar talleres literarios para la creación de textos propios como cuentos, historietas, reseñas, relatos, entre otros. 2. Conformar círculos de estudiopara el intercambio de los textos creados por los estudiantes, además de los propios de la biblioteca escolar, para el fomentodel gusto y hábito por la lectura, promoviendo la comprensión lectora.
  7. 7. 7 JUSTIFICACIÓN Dentro de la educación una de las tareas imprescindibles del alumno es aprender a leer y a escribir, por ende y en consecuencia a este binomio, una de las tareas fundamentales del profesor de educación básica es enseñar ese proceso de manera precisa. Éste, inicia en los primeros años de primaria con la identificación de grafemas y la vinculación con su respectivo fonema, con el paso de los años el alumno tiene que apropiarse de un gusto por conocer textos y aún más importante, de reconocer lo qué éstos dicen para poder compartirlos con sus pares. La realización de esta propuesta nace de la necesidad del docente investigador, comprometido con su labor educativa al percatarse de que sus alumnos presentan cierta deficiencia en el desarrollo de sus habilidades lectoras, así como de asimilación y comprensión de lo que se lee, con el fin de encontrar una solución real a este problema persistente, que año con año en lugar de disminuir se incrementa. El desarrollo de un hábito y gusto por la lectura darán como consecuencia el incremento progresivo de una comprensión lectora, elemento indispensable para toda persona que desea actuar activamente en esta sociedad en constante cambio, misma que requiere de un gran progreso de esta construcción mental para lograr acceder a los textos donde se encuentra la mayor parte de la información que acontece en el día a día. En este sentido, es importante predicar con el ejemplo, es decir, que si el docente quiere formar alumnos lectores, él mismo tiene que propiciar este fenómeno cognitivo por medio de la lectura, de esta manera se tiende a recordar la época de antaño donde el papel del profesor era de un intelectual, hombre dedicado a las letras y al fomento de conciencias libres. Visto desde otra perspectiva, con el desarrollo de las actividades de este proyecto se busca también hacer resurgir el
  8. 8. 8 papel noble del profesor que a través del tiempo ha ido en detrimento y lograr que emerja nuevamente por medio de la lectura, una lectura de artículos y textos tendientes a mejorar los procesos que se viven en las aulas, entonces pretendemos que los docentes integren a su práctica un libro no sólo como recreación, sino para mejorar la propia educación de sus alumnos, consiguiendo con esto hacer más amena la jornada de trabajo y mejor aún, que sus alumnos disfruten igual que él de la lectura de textos diversos. Para finalizar, no hay mejor manera de trasladarnos a lugares inimaginables, de adquirir nuevos saberes o regresar a tiempos remotos que por medio de la lectura, si ésta se realiza con gusto, con motivación y con el interés propio, además hacerse como recreación se desarrollará de mejor manera. Por tanto afirmamos que el agrado por la lectura es un buen hábito y que tiene que ser fomentado no sólo por los profesores, sino también por los mismos padres de familia y en general por todos los actores educativos involucrados en el proceso, para poder facilitar el progreso y apropiación de habilidades relacionadas con la comprensión lectora, sin caer en el error de reprobar a los estudiantes en asignaturas como matemáticas por no saber leer.
  9. 9. 9 MARCO REFERENCIAL Paraformalizar nuestra propuesta didáctica consideramos necesario realizar un marco referencial que nos sirva como base de los antecedentes que sobre el tema de la lectura existe, por lo tanto, es importante establecerlos a partir de diferentes enfoques: Psicológico Adquisición del lenguaje:El lenguaje es un logro exclusivamente humano. En todas las partes de la tierra los seres humanos hablan idiomas para comunicar sus pensamientos. Las 5,500 lenguas que se usan en este planeta comparten características básicas. En este sentido, mucho antes de que adquieran lenguaje, los niños ponen atención al habla y muestran prestancia para extraer información de esta fuente. Así, la mamá y el niño comienzan a comunicarse sin palabras desde muy temprano, quizá durante la primeras semanas de la vida del bebe. A medida que el niño presta atención o ignora a la mamá se establece una especie de diálogo social. Eric Lenneberg (1967), fue una de los primeros psicólogos que habló sobre un período crítico para el lenguaje. Por período crítico se entiende un ciclo de tiempo de relativa duración en el cual la experiencia tiene un impacto de particular importancia, inigualado antes o después. Lenneberg supone que, para adquirir lenguaje el cerebro debe ser maduro y flexible en su organización. Si se es muy joven (dos años o menos) el cerebro carece de la suficiente madurez; si se es muy viejo (más allá de la pubertad) el cerebro se encuentra organizado. Hasta la llegada de la pubertad se aprenden nuevas lenguas con relativa rapidez y se habla sin acento. Respecto a este tema, hay explicaciones de la adquisición del lenguaje a partir delas siguientes teorías:
  10. 10. 10 Teoría del dispositivo de adquisición del lenguaje: Noam Chomsky plantea que las personas nacen con una maquinaria mental (DAL) que les permite descubrir reglas para formar oraciones aceptables. A los niños se les concibe como pequeños científicos que prueban sus hipótesis conforme se les expone a un lenguaje particular, descartando antiguas y adoptando nuevas cuando es necesario.Los niños pequeños escuchan un lenguaje muy imperfecto, sin embargo se construyen una gramática que nos dice lo que constituye una oración bien estructurada y la forma en que pueden usarse y comprenderse esas oraciones. Teoría de la solución de problemas: Jerome Bruner (1978), fue uno de los primeros investigadores en proponer que los infantes aprenden para comunicarse en un contexto de la solución de problemas mientras interactúan con sus padres.Casi en cualquier parte del mundo los padres se comunican con habla infantil (paternal o maternal); semejante forma de comunicarse es lenta, breve, repetitiva, de entonación alta, exagerada, concentrada en el aquí y ahora, y simple en sonido, vocabulario, estructura de las oraciones y de significado. Hay muchas evidencias experimentales para la teoría de la solución de problemas. Los investigadores encuentran que las habilidades lingüísticas se desarrollan más rápido si las madres les presentan a los niños oportunidades para participar en la conversación, los tratan como compañeros en un dialogo y usan oraciones de acuerdo con sus habilidades actuales. Teoría del condicionamiento:Skinner afirma que los niños imitan todo el lenguaje hasta que aprenden lo que significa. La investigación sugiere que los padres modelan palabras y frases y que los niños los imitan de manera espontánea. Socio-Cultural
  11. 11. 11 “Qué triste es ver que la mayoría de los mexicanos conocen más al Ratón Miguelito que a su historia, tan rica, y sus valores” Fidel Castro. Sabemos que la lectura forma criterio y eleva el nivel cultural de un país, entonces ¿por qué no lee el mexicano? ¿Será cuestión de educación, falta de recursos económicos, tiempo o simplemente desidia? La lectura nos permite aprender de las vivencias de los demás, auto criticarnos, adquirir más vocabulario, desarrollar la imaginación a través de los diferentes escenarios a los que nos transporta, crea disciplina mental, desarrolla valores y fomenta la reflexión. Siempre que se abre un libro se aprende algo, por lo cual, si la lectura de calidad se vuelve parte de nuestros hábitos, el nivel cultural en México subiría. Como afirmó Confucio: “El éxito depende de la preparación previa, sin la preparación no habrá éxito”. En México se vende anualmente un libro por habitante, de los cuales el 30% son libros de texto de secundaria y el resto de lo que se vende desde la industria editorial en buena medida, se destina a bibliotecas que nadie conoce. Según Lorenzo Gómez Morín Fuentes, subsecretario de Educación Pública del 15 de enero de 2001al 30 de septiembre de 2006, no existe un diagnóstico preciso sobre la lectura en México, por lo cual no se conoce a detalle qué leen los mexicanos adultos. “Se cree que una persona lee como máximo un libro y medio al año, en promedio”.En cuanto a las preferencias de los jóvenes de entre 15 y 16 años, de acuerdo con el último reporte del Programmefor International StudentAssessment (Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes IPSA), de la Organización para la Cooperación y del Desarrollo Económico (OCDE). Los resultados no son nada alentadores, se encuestaron a 1,500 jóvenes inscritos en secundaria o bachillerato, a través de preguntas de opción múltiple, previo análisis de situaciones de la vida real plasmadas en textos breves a fin de
  12. 12. 12 medir su comprensión a la lectura y uso de conceptos. México obtuvo el penúltimo lugar con 422 puntos, seguido por Brasil con 396, contra el primer lugar de Finlandia, con 546 puntos. Con esto queda demostrado que no sólo no se acostumbra leer en México, sino que lo poco que se lee no se comprende. Los libros, periódicos y revistas son un medio para transmitir la cultura, y el ritmo acelerado de vida limita nuestro tiempo y transforma nuestra actitud hacia la lectura, ocasionando que los escasos lectores de placer que tenemos disminuyan poco a poco. Así, la lectura pragmática tiende a desaparecer y se sustituye por la radio o la televisión. Dichos medios tienen la ventaja de proporcionarnos información mientras hacemos otras actividades, como por ejemplo correr y escuchar las noticias matutinas. Ventaja que resulta muy práctica en nuestros días. En el año 2000, el ex presidente de la República Mexicana, Ernesto Zedillo Ponce de León, intentó impulsar el tema mediante la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro, cuyos objetivos fueron fomentar la lectura y promover la producción y distribución de libros mexicanos. Sin embargo, esta ley tuvo poca o nada de difusión y mucho menos seguimiento por parte del Gobierno, ya que son mínimas las acciones concretas alrededor de ella, y las pocas actividades que se llevan a cabo no se conocen, pues se realizan sólo para el minúsculo número de lectores mexicanos. En 2001 México avanzó apenas un 6.18% en cuanto a edición de nuevos títulos y 20.88% en el indicador de ejemplares. Estas cifras son realmente desalentadoras. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), encabezado por el Director General de Publicaciones, Felipe Garrido, presentó el Programa de fomento de la lectura y el libro 2001-2006, el cual a su vez forma parte del Programa Nacional de Cultura de la actual administración federal. Su objetivo es hacer de México un país de lectores.
  13. 13. 13 En combinación con la Asociación de Libreros del país, se pretende promover la apertura de más librerías, toda vez que en la actualidad, la totalidad de librerías en la República Mexicana (con casi 2 millones de kilómetros cuadrados) suma apenas 400 establecimientos, lo que es escandalosamente bajo, representando una librería por cada 250 mil habitantes. Parece ser que la sola ciudad de Barcelona, España, tiene más librerías que México entero. En 2003, México invirtió aproximadamente 5% de su PIB en educación, cuando en 1980 dedicaba el 3.1% (un incremento de 61%). Esta cifra se acerca a lo recomendado por la UNESCO (6% del PIB). Aunque en la actualidad México invierte más que Corea del Sur en educación (4.1%), sus resultados son inferiores. El problema no es gastar más, sino mejor.Lo cierto es que los libros siguen estando lejos del alcance de la mayoría de la población. Según la Cámara Nacional de la Industria Editorial, en 2004 un libro en promedio costaba 49 pesos, equivalente al 4% aproximadamente del salario mínimo general. Sobre esto, el escritor Ali Chumacera comentó: “Y la pobreza es cada día peor y las clases bajas son cada día más amplias y con menos posibilidad de adquirir un libro, que es un objeto muy caro. Hay más gente que lee, pero es menor la gente que lee que el crecimiento de la población”. Escasos han sido los esfuerzos de ediciones de libros de calidad, baratos y con compañas publicitarias de mucha difusión. Por otro lado, la gente con poder adquisitivo para comprar libros en realidad lee poco, porque está más interesada en hacer dinero que en leer. Los estudiantes, por su parte, prefieren resolver asuntos académicos o amorosos, y aquellos que, en su lucha por sobrevivir, prefieren en sus tiempos libres una ocupación menos cansada intelectualmente hablando, como ver televisión o jugar video juegos. No existe equilibrio ni la sana costumbre de leer. Un sencillo ejemplo lo vemos en el supermercado: las personas ni siquiera leen las etiquetas de los productos que compran a fin de decidir qué es lo mejor para su familia.
  14. 14. 14 Hay mucho que hacer como país para volver a fomentar el hábito de la buena lectura, ya que en la década de los años 30 teníamos la industria más importante en lengua española y actualmente nuestro país lee muy poco. El reto es atraer a nuevos lectores y persuadirlos de la riqueza de la lectura. Entre algunas de las acciones concretas que debemos hacer, se encuentran: educar al mexicano sobre el tema; enseñar a nuestros niños a aprender leyendo, no solo a leer; crear más bibliotecas públicas de calidad, impulsar ferias de libro y círculos de lectores, más librerías, editar mejores títulos a precios accesibles, abrir salas públicas de lectura y bibliotecas digitales, además de ofrecer mayor incentivo fiscal en este rubro. La lectura debe fomentarse en la casa y desde la infancia. Para ello es necesario que los padres sean lectores activos y prediquen con el ejemplo. La lectura debe empezar como un juego para los niños para que finalmente se vuelva un hábito, con lo cual reducir sustancialmente el tiempo que pasan frente a la televisión o computadora. La lectura es un deleite para todos los sentidos que no puede conocerse si no se experimenta, y si no se fomenta desde la niñez será más difícil desarrollarlo en los adultos, ¡y menos si se percibe como una práctica impuesta en la escuela! Como adulto, adquirir la costumbre de leer no es fácil, pero puede desarrollarse con el tiempo. El primer paso es definir qué tema (s) me interesan y apasionan, para después seleccionar entre los títulos de la librería el que en contenido me satisfaga más esa sed por aprender. Juan Jacobo Rousseau dijo “que no podía comprender que un libro sea bueno si no consigue hacer mejores a sus lectores”. Un ejemplo de algo atractivo para la sociedad en general es la Biblia, uno los libros más leídos históricamente. Si bien la motivación a la lectura es intrínseca, el Gobierno a través de la Secretaría de Educación Pública es promotor importante de la buena lectura, al igual que los padres de familia, los catedráticos, los medios de comunicación, las instituciones educativas a todos niveles y los buenos lectores. Aunque no es
  15. 15. 15 sencillo, mientras se difundan las bondades de la lectura, irá disminuyendo la indiferencia de la población. De esta manera, gracias al criterio que forma la lectura podrá haber mejores ciudadanos que construyan un México mejor. Comencemos por hacer de la lectura parte de nuestra rutina diaria, con algo atractivo y sencillo, ya que mientras persista el desinterés por la lectura en México no podremos formar las bases para un país primer mundista. Enfoque Político En los programas educativos y culturales de los últimos diez años en México (todo lo que va del siglo XXI; el período, hasta hoy, de las administraciones del Partido Acción Nacional), el “problema de la lectura” ha sido, al igual que en los gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional, más una bandera política que una verdadera preocupación social y cultural.Pero, en el caso de los gobiernos panistas, de lo que hablamos es de una década perdida para el cambio educativo y el desarrollo cultural de México. La alternancia en el poder creó expectativas ilusorias: expectativas que no debieron ser tales o, al menos, no tan optimistas si se hubiera partido de un análisis real de lo que han significado, y significan, en todo el mundo los gobiernos de derechas. A final de cuentas, el PRI y el PAN han sido protagonistas de una renacida, y recargada, película tragicómica: Uno miente, el otro engaña, y todo acaba en una disparatada confusión de identidades.Pero hay algo más obvio. La derecha nunca ha apreciado la cultura escrita e impresa como un medio de emancipación. Antes por el contrario, le preocupa que esta cultura propicie esa emancipación que va siempre aparejada al cuestionamiento del autoritarismo y a la crítica del poder. La derecha ha estado siempre más cerca del dogma y de la censura que del conocimiento y la libertad. En el tema de la cultura escrita (ya sea impresa o digital), los gobiernos, en general, pero especialmente los dos últimos en México, asumen que la lectura
  16. 16. 16 delibros tiene como fin básico “estudiar” y “pasar exámenes” para sacar carreras y hacer currículos que conduzcan al “éxito” (cualquier cosa que se quiera decir con esto). Creen que la lectura es un asunto exclusivamente instrumental y escolarizado, y no la ven como un bien intangible que desarrolla el humanismo y favorece la autonomía, el espíritu crítico y la recreación de sentido a partir de las ideas que encierran los libros. Si bien los gobiernos del PRI tuvieron la misma concepción utilitaria de la lectura, la verdad es que sus programas dejaban escapar, en su desfallecido ejercicio del control cultural (puesto que la cultura les importaba un bledo), esa posibilidad de la lectura gratuita o de la gratuidad de la lectura y, en general, de la cultura, todo eso que la visión y la misión autoritarias de la derecha (ya sea seglar o clerical) obstaculizan o, por lo menos, no favorecen ni fomentan porque contradice sus dogmas ideológicos. La lectura como un acto no utilitario, soberano y al margen de las evaluaciones escolares, más bien le preocupa a este tipo de gobiernos, y la lectura como un ejercicio formativo de autonomía ciudadana le alarma especialmente.Para los gobiernos, en general, pero en particular para los gobiernos de derechas, el valor de la lectura está asociado siempre al currículo escolar y al prestigio profesional. La lectura sin recompensa curricular se torna sospechosa: cosa de vagos y hedonistas, probablemente de contestatarios y seguramente de inconformes. Si comparamos cómo estábamos hace diez años y cómo estamos hoy en la cultura nacional, veremos que algo también puede ser nada, puesto que algo se ha hecho. En la comparación, los panistas ni siquiera pintan, pues con mucho fue más lo que, sin entusiasmo ni propósito, los gobiernos priistas “dejaron pasar”, que lo que los panistas hicieron, o quisieron hacer, para convencernos de que la cultura formaba parte importante de sus preocupaciones. Y no porque los priistas hayan sido más cultos, sino porque eran más políticos y sabían de este oficio un principio elemental: el político gana más cuando pierde (o cuando cede al
  17. 17. 17 ciudadano) un poco de su poder, que cuando todo lo constriñe al despotismo de su ideología. No pierde gran cosa y sí gana, en cambio, fama de liberal y hasta cierta popularidad. Una cosa es que fueran calculadores, y hasta cínicos, y otra muy distinta es que hayan sido tontos. Los gobiernos del PAN, en cambio, no acostumbrados a gobernar, creen que su “idolatría” debe asumirse, e imponerse, como religión, y en ello se empeñan, a grado tal que hasta se enorgullecen de su analfabetismo no ya sólo funcional sino también ético, educativo, cultural, artístico, etcétera. En este caso, el ex presidente Vicente Fox, por ejemplo, se vanagloriaba no de leer libros, sino de leer nubes: seguramente no más de 2.9 nubes al año. Todo un récord para un lector de nubes que siempre estuvo ocioso en los nimbos, cirros y cúmulos y que jamás bajó a la realidad de este país en ruinas. Se fue como llegó. Sólo una cosa cumplió: seis años. Como la leyenda urbana decía que en México se leía medio libro al año por persona y luego se supo que el índice de lectura es de 2.9 libros per cápita anual según la Encuesta Nacional de Lectura que encargó el Conaculta y que publicó en 2006, tanto el gobierno de Vicente Fox como el de Felipe Calderón se abocaron, a través de la Secretaría de Educación Pública, a componer y, por supuesto, “mejorar” las estadísticas. Así, de “Hacia un país de lectores” se pasó a “México lee”: dos programas que se diferencian muy poco entre sí, porque están diseñados con el mismo propósito de atacar lo cuantitativo. La derecha no entiende que la lectura no es sólo un asunto de números. Pero, si de números habláramos, es obvio que el índice de lectura no puede estar mejor que el salario mínimo o los niveles de inseguridad, desempleo y criminalidad. Lo más reciente que se les ha ocurrido es trasladar la obligación de leer a los hogares y que los padres lleven la cuenta de las palabras que sus hijos leen por minuto, según la tipología establecida en un documento sin pies ni cabeza (Estándares Nacionales de Habilidad Lectora) que, desde sus primeras
  18. 18. 18 líneas,revela que fue redactado por alguien que escribe mal porque lee mal: “Mamás y papás, fomentar la lectura en casa mejora la educación de sus hijos.” ¿Qué tipo de oración es ésta? ¿Puede alguien que redacta así ayudar a comprender la lectura? Hace más de medio siglo, A. S. Neill (autor del clásico de la pedagogía Summerhill) afirmó que la lectura “temprana” y “rápida” es un fetichismo “educativo” de quienes no tienen mucha idea del desarrollo normal de los niños: ni se pueden adelantar etapas, ni se puede ir más rápido nada más porque así convenga al sistema educativo. Es la misma opinión de Michael Duane, en Educación por la democracia (1970), sostiene lo contrario de lo que, por décadas, ha venido alentando el Estado mexicano como políticas educativas y culturales: “La solución, para que el alfabetismo sea universal, no son mejores técnicas para enseñar a leer ni mejorar los métodos de adiestramiento de los maestros, sino los cambios sociales que causarán el efecto de hacer que la lectura sea tan esencial para la vida normal de toda la gente como lo es en la actualidad para las clases medias”.En otras palabras, no es la lectura la que conduce, casi abstractamente, a la mejoría social, sino ésta (en todas sus vertientes: económica, productiva, educativa, artística, etcétera) la que conduce a la necesidad de la lectura como uno de los elementos esenciales que fortalecen precisamente esa mejoría social. El 12 de diciembre de 2010, en Proceso, Marta Lamas señaló lo pertinente: “La capacidad para leer no se mide por la rapidez con que enunciamos las palabras, sino que se adquiere a medida que se ejercitan las habilidades de percepción y cognición. Como la lectura es una actividad de producción de sentido, y no un concurso de carreras, lo importante no es la velocidad, sino usar la cabeza”. Pero “usar la cabeza” no es cosa que se les dé muy seguido a quienes preparan y diseñan estos programas que están hechos únicamente con lo que Dios les da a entender. En el asunto de la lectura, el sistema educativo mexicano está más cerca de los charlatanes que venden humo y velocidad (¡cien páginas en ocho
  19. 19. 19 minutos!) que de los pensadores y científicos (Neill, Bettelheim, Piaget, Vigotsky, Chomsky, etcétera) que recomiendan un ejercicio formativo, intelectual y espiritual que no se reduzca a la creación de hábitos. La cultura exprés, memorística, cuantitativa y epidérmica, es lo que caracteriza a una ideología educativa que no enseña a pensar ni mucho menos a cuestionar, sino a memorizar y a repetir, para competir, en la arena del egoísmo, y del egotismo, por falsas y ridículas supremacías, incluido, por supuesto, el “deshonroso” índice de lectura. Enfoque Pedagógico Tempo Giardinelli, en su libro Volver a leer nos ofrece una excelente definición de Pedagogía de la Lectura. Dice lo siguiente: “Consiste en el estudio de las actitudes, habilidades, prácticas y estrategias de lectura de una sociedad determinada. Incluye el análisis de usos y costumbres en los modos de lectura, la investigación y las propuestas tendientes al desarrollo de una sociedad de lectores, y se apoya en los mediadores de lectura, que son aquellos que actúan profesionalmente en el campo de la educación (docentes y bibliotecarios) y también los familiares, que son los primeros y más cercanos inductores de lectura de toda persona. Pero fundamentalmente, y este es el objetivo primero y principal de la pedagogía de la lectura, lo que se busca es sembrar la semilla del deseo de leer y estimular todas las posibles prácticas lectoras. Procura que todas las personas lean y se orienta a fortalecer los hábitos lectores de las personas que ya leen, y a brindarles ideas y estrategias para que ellas mismas ayuden a que más personas quieran leer. En este contexto, son claves palabras como: actitudes, habilidades, prácticas y estrategias, ellas se presentan como palabras mayores, ya que precisan campos del conocimiento que todo docente debe manejar con total dominio, tanto en la conceptuación teórica como en su práctica experiencial.
  20. 20. 20 Igualmente, las voces: análisis, investigación y propuestas, centran la atención en la personalidad profesional crítica y reflexiva que debe caracterizar al docente, es decir, que el accionar de su labor exprese un buen uso de los niveles altos del dominio intelectual, aunados a una capacidad creativa comprometida solidariamente con los retos educativo-sociales y con la urgencia de dar respuestas efectivas para ellos. Por lo tanto, apoyo, mediadores, bibliotecarios, padres de familia, constituyen también expresiones que ubican al docente como un eje mediador central en todo campo de trabajo de pedagogía de la lectura, fundamentalmente en las relaciones humanas de primerísima importancia: docente-docentes, docente-bibliotecarios, docente-alumnos, dentro de la escuela; docente-padres de familia, docente-comunidad, más allá de ella. Esto significa que el docente, debe ser un profesional pedagogo, buen lector. Es la única manera de saber qué se siente siendo lector, qué es la pasión por la lectura, qué es enriquecerse a través de ella, qué es manejar un vocabulario amplio y preciso, qué es sentir placer, amor y ganas de leer, cuáles son las ventajas que va dando la lectura, qué pasa en el pensamiento, en la memoria, en el comportamiento, en los sentimientos, en la autorreflexión, en las convicciones cuando se lee y cuando orienta la lectura de los demás, debe saber cómo lee, qué estrategias utiliza al leer y cuál es la efectividad en su uso. Una personalidad lectora en el docente se traduce en la amplitud de sus conocimientos, criterios y conducta; en tener a la mano recursos para la complementación de los temas que desarrolla con sus alumnos, recursos convincentes, refrescantes, interesantes, novedosos. Ser un exponente pedagogo lector hace de un docente, un maestro que es capaz de contagiar el placer de leer a sus alumnos, y a través de ellos, a sus padres. La no lectura en una sociedad humana, hace al ser menos humano pues la lectura moviliza en cada persona todas sus instancias intelectuales, afectivas y
  21. 21. 21 espirituales. La no lectura las anula y detiene la marcha de una sociedad hacia su desarrollo y realización democrática, ciudadana, cultural y ética. Pero una Pedagogía de la Lectura debe ser reclamada clamorosamente por todos y, especialmente, por los docentes. Se debe abogar por una pedagogía que no se refiera sólo a la formación en las aulas o centros universitarios para alumnos y docentes, sino que sea una meta social y universal que esté presente en los espacios abiertos y múltiples de toda comunidad. Se debe luchar con las armas más nobles hasta que en nuestro país se respire una pedagogía lectora popular, masiva, pero muy celosa de su calidad y de su respeto a los derechos de toda persona. Por eso, a los docentes nos toca ser líderes en este campo, pues, esencialmente, es nuestro verdadero campo de acción y nuestro verdadero ideal profesional.
  22. 22. 22 PROPUESTA DIDÁCTICA En vista de las características de la situación descrita, se han buscado implementar actividades que en conjunto escuela, docentes, alumnos y padres de familia, pongan en práctica para fomentar el gusto por la lectura. De igual manera, bajo los fundamentos de Edgar Morín y sus siete saberes necesarios para la educación del futuro, se han planteado actividades propuestas con el fin de contar con un sustento teórico en la aplicación práctica de esta propuesta educativa. Al relacionar lo que plantea Morín y nuestra propia propuesta didáctica encontramos que: 1. Cegueras del conocimiento: intenta a través de la incertidumbre racional demostrar los errores mentales, intelectuales y de la razón. Actividades como las inferencias en textos e imágenes serían de gran apoyo, así como la lectura colectiva por etapas y análisis de textos. 2. Los principios de un conocimiento pertinente: se considera desde aspectos invisibles: contexto, lo global, lo multidimensional, lo complejo. El indagar en novelas, cuentos, relatos históricos, nos dan el escenario perfecto para el desarrollo de este saber, así como ese tipo de textos son aquellos de los que gustan más los jóvenes para iniciar la difusión de la lectura. 3. Enseñar la condición humana: recupera la esencia misma del ser, da cabida a la reflexión en lo que hoy se conoce como la lectura. 4. Enseñar la identidad terrenal: se busca cultivar un sujeto sensible a la solidaridad y la responsabilidad a través de la lectura y con conocimiento específico para diseñar un proyecto de vida. 5. Enfrentar las incertidumbres: pretende implementar estrategias adecuadas a las necesidades de los estudiantes para la promoción de la lectura, a través de la realización de textos narrativos donde se reflejen sus opiniones, así como sus conocimientos, en virtud de aprender a hacer frente a incertidumbre y aspectos no planeados.
  23. 23. 23 6. Enseñar la comprensión: intenta acercar al individuo hacía la comprensión de los textos que lee y las necesidades que expresa la otra persona en los textos escritos, así como el acercamiento a los valores proyectados y logrando ponerse en el lugar del propio personaje. 7. La ética del género humano: introduce en la lectura placentera a través del aprendizaje de la democracia entendiendo que ésta nos brinda libertad individual y responsabilidad, haciéndonos ciudadanos y personas jurídicas y solidarias con nuestra sociedad, además del acercamiento a los valores universales e individuales. Siguiendo en esta línea, y con los argumentos ya dichos, presentamos nuestra propuesta didáctica a fin de promover la cultura de la lectura, los valores individuales y comunitarios además del acercamiento entre docentes, alumnos y padres de familia: Propuesta didáctica “Implementar talleres literarios para la creación de textos y círculos de estudio para su análisis y difusión” Solución Para tratar el fenómeno de la no lectura, no hay mejor arma que la lectura, lograr que los alumnos adquieran el gusto por leer sólo se puede conseguir propiciando en el contexto la expansión de los libros de su interés, dar tiempo para que compartan sus experiencias adquiridas a través de la lectura e interpretando aquello que tienen a su alrededor. Adoptar un libro, leerlo y compartirlo en casa con sus familiares para descubrir nuevos mundos, comparar lo que dicen los textos con las vivencias de aquellos que interaccionan en casa, puede forjar en los alumnos un mayor desarrollo de su comprensión lectora; mejor aún el llevar escritos a su hogar y compartirlos con la
  24. 24. 24 familia da apertura a momentos placenteros de interacción y acercamiento, con lo cual se crea un gusto por la lectura. En los círculos escolares de lectura, el desarrollo continuo de los textos entre pares nos proyecta a momentos plenos de reflexión, que por medio del debate y la confrontación de ideas dan partida al análisis de pensamientos distintos al propio; el gusto por conocer lo que piensan los demás hace que por medio de la lectura se fomente el hábito de este ejercicio en el alumno. Objetivo que queremos Como se mencionó anteriormente, en este proyecto lo que se pretende es que los alumnos de la Escuela Telesecundaria “Simón Bolívar” adquieran un gusto por relacionarse con los libros y aprendan a interpretar lo que en ellos se plasma, de esta manera y de forma progresiva desarrollen la habilidad de síntesis, es decir, una comprensión de lo que leen, puedan empatarlo con sus experiencias y relacionarlo con su entorno. Desde luego esto será a partir de la propuesta ya descrita de los talleres literarios y círculos de estudio. Actividades Campaña para el fomento de la lectura. Planeación del taller de lectura. Elaboración de reseñas, cuentos, historietas, síntesis, entre otros. Círculos de lectura. Lectura guiada de textos diversos. Cuéntame que leíste. Adopta un libro. Exposición de cuadros de lectura. Debates a partir de un texto. Evaluación de la propuesta.
  25. 25. 25 CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES ACTIVIDAD FEBRERO MARZO ABRIL MAYO JUNIO Campaña para el fomento de la lectura. Planeación del taller de lectura. Elaboración de reseñas, cuentos, historietas, síntesis, entre otros. Círculos de lectura. Lectura guiada de textos diversos. Cuéntame que leíste. Adopta un libro. Exposición de cuadros de lectura. Debates a partir de un texto. Evaluación de la propuesta.
  26. 26. 26 Material didáctico usado Cuentos Carteles Libros Hojas blancas Revistas Papel bond Plumones Lápiz Pegamento Hojas de colores Crayolas Comentarios finales Es necesario que los actores educativos, familiares y sociales pongamos atención a esta cuestión de la promoción y desarrollo de la lectura, porque somos nosotros los que podemos propiciar que todos y cada uno de nuestros alumnos desarrollen la habilidad y hábito de, comprender, reflexionar y emitir juicios cuando se requiera de esto.Quizá es un proyecto muy ambicioso, pero consideramos que es muy accesible para que los profesores lo llevemos a cabo en nuestra práctica docente y en nuestra vida diaria. En la medida en que lo apliquemos propiciaremos que nuestros alumnos puedan adquirir la habilidad y el hábito de leer, además de comprender, reflexionar y analizar lo que leen y ser capaces de ampliar un pensamiento crítico, que es el que les da la oportunidad de tener un pensamiento libre y autónomo, todo esto con la intención de que lo lleven en todas las etapas de su vida y no esperar hasta que lleguen a un nivel de educación superior para hacerlo.
  27. 27. 27 Es necesario entonces, empezar hacer algo para cambiar aquellas situaciones que entorpecen y dificultan el óptimo desempeño intelectual de nuestros niños, pero está en nosotros como profesionales de la educación ayudarles a tener una educación completa para que lleguen a ser no sólo exitosos, sino mejores ciudadanos y seres humanos. En síntesis, debemos pensar en la lectura como un proceso cognitivo, lo que significa reconocer que estas habilidades exigen del sujeto un compromiso de sus facultades intelectuales más complejas, desde la clasificación, la jerarquización, la comparación, el análisis, la síntesis, la predicción y la inferencia entre otras. Leer y pensar no son dos procesos diferentes, imposible sería asumir la lectura sin un compromiso serio del pensamiento, es precisamente fruto de la actividad cognitiva como se construyen los múltiples significados de un texto. Entonces, el acto de leer implica una predisposición a hacerlo. No admite imposición, y el estado anímicodel lector incluirá en el tipo de lectura a escoger. Es una necesidad. Por lo tanto para lograr aprendizajes significativos tienen que darse las siguientes condiciones: 1. Los nuevos materiales que van a ser aprendidos deben ser potencialmente significativos, esdecir suficientemente sustantivos y no arbitrarios para poder ser relacionados con lasrelevantes que poseen los estudiantes. 2. La estructura cognoscitiva previa de los alumnos deben poseer las necesarias ideas relevantespara que puedan ser relacionadas con los nuevos conocimientos. 3. Los alumnos deben manifestar una disposición significativa hacia el aprendizaje, lo queplantea la exigencia de una actitud activa y la importancia de los factores de atención ymotivación. 4. El aprendizaje significativo se produce a través de la interacción entre la nueva información ylas ideas relevantes y existentes en la estructura cognoscitiva dela persona.
  28. 28. 28 FICHA DE EVALUACIÓN DIDÁCTICA DE NIVEL SUPERIOR DOCENTE: Karina Victoria Alberca Montenegro INTEGRANTES DEL EQUIPO EVALUACIÓN Elsa Castro Monje 10 Alma Cristina Fuentes Castañón 10 José Antonio Salmerón Beltrán 10 Dante Eleazer Díaz Miranda 10 FIRMA DEL DOCENTE _________________________
  29. 29. 29 FUENTES DE CONSULTA Davidoff, L. (2003) Introducción a la Psicología, México, Ed. Tercera Edición. Edit. Mc. Graw Hill. Papalia, D. E., Psicología. México, Duodécima Edición. Edit. Mc. Graw Hill, 1987. Consultas Realizadas en Páginas WEB. Altamirano, Ávila Lucero (2011) “¿Porque los niños y jóvenes mexicanos no leen?”. Consultado en: http://www.elperiodicodetlaxcala.com.mx. Delgado, Carrillo Mario (2011) Boletín 052 la Secretaria de Educación Fomenta la lectura con el apoyo de los comités vecinales. Consultado en: http://es-la.facebook.com/note.php?note_id=156320757761749 Zárate, León Graciela (2007) Por una Pedagogía de la lectura como pilar y fortaleza de la docencia y de la sociedad. Consultado en: http://gracielazarateleon.blogspot.com/2007/08/por-una-pedagoga-de-la- lectura-como.html

×