Trabajo escuela e.e.t

893 visualizaciones

Publicado el

PNFP Caudillos Federales

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
893
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
666
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Trabajo escuela e.e.t

  1. 1. Programa Nacional de Formación Permanente Jornada 3 Año 1 E.E.T N°23 “Caudillos Federales” Trabajo Práctico Área Técnica
  2. 2. El docente como autor El docente se ve desautorizado en su propia aula por estar sujeto a cualquier reforma o transformación impuesta de sus saberes y prácticas.
  3. 3. El docente como autor El docente HOY es desautorizado porque su imagen no se valora como AYER. Esto se puede apreciar cuando se cuestionan sus métodos y sus formas.
  4. 4. El docente como autor Para reautorizar al docente hay que producir importantes cambios en la organización del trabajo, en la organización escolar y en el vínculo de la escuela con el CONTEXTO SOCIAL Y CULTURAL en el que está inserta.
  5. 5. El docente como autor Con la finalidad de que el docente sea autor se debe recuperar la convicción de que el trabajo docente es una tarea intelectual y de transmisión cultural de alto contenido político educativo no partidario y que la práctica pedagógica produce un conocimiento del cual el trabajador debe apropiarse.
  6. 6. La necesaria asimetría entre niños, adolecentes y adultos queda sumamente desdibujada, muchas veces porque las adolescencias se han alargado, sobre todo en las clases medias y altas, y la infancia se ha acortado en términos sociales y culturales particularmente en las clases populares. La necesaria relación asimétrica entre el docente y el alumno
  7. 7. Podemos expresar esta asimetría en función de los roles que deberían respetarse entre docentes y alumno. Como sucede hoy día, en muchos casos hay docentes que aun son adolecentes y se relacionan con los estudiantes como pares, pero no desde un intento de ser democráticos, sino desde estar en la misma posición de los estudiantes. La necesaria relación asimétrica entre el docente y el alumno
  8. 8. En el caso específico de la pérdida de autoridad pedagógica, hay una incidencia además de las políticas educativas neoliberales que condenaron a los trabajadores de la educación a ser objeto de reformas y no sujetos de las transformaciones, desautorizados en sus saberes y sus prácticas. Desautorizados no se autorizan, no pueden ser autores de su propia práctica pedagógica. Consecuentemente se resiente su capacidad de autorizar a los estudiantes a ser autores del acto de aprender. Trabajadores de la educación como objeto de reforma vs trabajadores de la educación como sujetos de las transformaciones
  9. 9. La autoridad es la virtud que precede a la ley, dice Jacques Ranciere. No alcanza con la ley escrita, hace falta tener el reconocimiento social de la autoridad para que ella se acepte. Quien da una consigna debe estar investido por el otro de un supuesto saber-poder para que sea aceptada. Trabajadores de la educación como objeto de reforma vs trabajadores de la educación como sujetos de las transformaciones
  10. 10. Hubo un docente, el de la escuela de la modernidad homogeneizante que disciplinaba incluyendo en el marco de la movilidad social ascendente, que tenía una palabra muy autorizada; hoy su palabra está muy devaluada y carente de “performatividad". Trabajadores de la educación como objeto de reforma vs trabajadores de la educación como sujetos de las transformaciones
  11. 11. A nadie se le ocurría que eran necesarios los códigos de convivencia, simplemente había normas y códigos y las transgresiones a esos códigos -algunos escritos y otros no escritos- se hacían con clara conciencia de la transgresión . Trabajadores de la educación como objeto de reforma vs trabajadores de la educación como sujetos de las transformaciones
  12. 12. No es que se cruza fácilmente el límite, no hay límite. No acordamos con la añoranza de otra época, de ninguna manera se plantea una nostalgia por algún paraíso perdido, sino que se pretende describir la ausencia de un horizonte de certezas para estudiantes y educadores y sus efectos. Trabajadores de la educación como objeto de reforma vs trabajadores de la educación como sujetos de las transformaciones
  13. 13. Donde se encuentra la razón del trabajo docente Uno de los objetivos principales de la educación democrática es transmitirles a nuestros hijos que los saberes fueron y siguen siendo una herramienta de emancipación para los hombres y las mujeres. La idea de vocación representa, antes que un atributo individual, los efectos de la dinámica social y cultural de un momento histórico determinado sobre la tarea docente
  14. 14. No se puede ser educador, sin asumir el trabajo como instrumento de la transformación de la materia, las ideas y las relaciones. Tener escuela secundaria obligatoria implica un gran cambio cultural que debe producirse tanto en estudiantes, como así también en profesores, autoridades educativas, familias y medios de comunicación. Donde se encuentra la razón del trabajo docente
  15. 15. La razón del trabajo docente se basa en ayudar a que este cambio cultural se cumpla y se mantenga. Sin embargo, para que esto sea posible, es necesaria la colaboración de parte del estado. En el nivel provincial deben incluirse en aquellas provincias que no lo tengan, la representación gremial en los directorios de los institutos de previsión social y obra médica. Donde se encuentra la razón del trabajo docente
  16. 16. También existen instrumentos que si superan la formalidad pueden potenciar una vida institucional democrática y formativa, en el término político-social. Por ejemplo, consejos consultivos de organizaciones y padres que acompañen a la dirección de las escuelas, delegados por curso o asamblea de aula. Donde se encuentra la razón del trabajo docente
  17. 17. Los pedagogos trabajaron mucho en el “pensamiento cooperativo”, del enriquecimiento recíproco de las personas que logran compartir lo que tienen y lo que saben. Cada vez que se trabaja con un mentor guía en la clase se logra un progreso importante tanto para quien es guía como para quien es el alumno que lo escucha. Como se puede fomentar desde el aula el trabajo cooperativo con o sin netbooks
  18. 18. Si consideramos la tecnología digital, podemos decir que la computadora hoy puede ser simplemente una relación cara a cara del individuo y la pantalla, pero también la computadora puede introducir nuevas formas de cooperación y construcción colectiva: la “economía contributiva”; o sea, compartir los saberes entre humanos. Como se puede fomentar desde el aula el trabajo cooperativo con o sin netbooks
  19. 19. Entonces, esa economía de la contribución puede nacer desde la escuela, aportando cada uno herramientas para elaborar un trabajo colectivo en el que cada uno es un poco responsable. La introducción de las computadoras en las escuelas es un factor importante para no dejar que la brecha digital vaya aumentando. Como se puede fomentar desde el aula el trabajo cooperativo con o sin netbooks
  20. 20. Las tecnologías digitales pueden cambiar las herramientas para el intercambio de saberes, en herramientas que permitan la cooperación. Para eso cada alumno debe tener la posibilidad de redactar su propio texto, su propio trabajo. La computadora permite construir entre varios un texto colectivo en el que cada persona va a tener una cooperación importante. Como se puede fomentar desde el aula el trabajo cooperativo con o sin netbooks
  21. 21. La computadora permitiría acceder a árboles de conocimientos, a redes de conocimientos; y eso nos facilitaría adentrarnos en una democracia, en un mundo que no estaría basado en el intercambio de bienes estandarizados sino en el intercambio de valores compartidos y comunes. Como se puede fomentar desde el aula el trabajo cooperativo con o sin netbooks
  22. 22. Sin lugar a dudas, lo que funda el sentido del trabajo de enseñar es la relación con la cultura, esto es, la relación propia y la que propiciamos para los otros. Cuando hablamos de relación propia, pensamos que antes que docentes somos ciudadanos que nos vinculamos a una sociedad y nos insertamos en ella poniéndonos en diálogo con sus tendencias, sus problemas, sus urgencias, sus dilemas. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  23. 23. Pero también es necesario subrayar que a partir de la propia relación habilitamos, facilitamos, abrimos, acompañamos una relación de los otros, fundamentalmente nuestros alumnos, con una cultura y una sociedad en las que viven y que les pertenecen. Sobre esas bases, asentamos nuestro trabajo a partir de un sentido que se nutre permanentemente, que genera crecimiento para nosotros como docentes y también a nuestro alrededor. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  24. 24. Podemos decir que la relación pedagógica es una relación asimétrica y es necesario que así sea, porque ambos miembros no están en igual relación con el saber, las normas, las responsabilidades, los frutos del trabajo, etc. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  25. 25. La expansión de la escolarización de masas requirió la formación de un cuerpo profesional que fuera difusor de los nuevos valores del Estado- nación. Esa figura fue absorbiendo también formas de representación del Estado en una amplia gama de funciones, en competencia con otros actores sociales como las instituciones religiosas o las organizaciones familiares. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  26. 26. Dado que se pensaba a la escuela como una institución renovadora y transformadora de la sociedad, no debe sorprendernos que los límites entre el afuera y el adentro estuvieran allí rígidamente marcados, y que el adentro se percibiera como superior al afuera. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  27. 27. Pensar el presente no significa ni más ni menos que eso: pensar, reflexionar, decidir cómo los docentes nos ubicamos frente a él y qué selección hacemos de ese presente para transmitir a nuestros alumnos. Educamos para que ellos aprendan a vivir en el mundo, para que tengan más herramientas que los ayuden a ser felices, y para que puedan hacer algo mejor con lo que reciben de nosotros. Ahí es donde cobran sentido las preguntas sobre qué saberes acerca del mundo estamos transmitiendo, con qué actitud nos posicionamos ante ese mundo, y cuáles de sus rasgos ofrecen potencialidades nuevas La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  28. 28. Si retomamos las cuestiones de la asimetría y la autoridad, probablemente uno de los rasgos más productivos para refundar esas ideas sea un diálogo −con más curiosidad que sospecha− con la cultura contemporánea. Podemos autorizarnos como intérpretes, como puentes que dibujen otros cruces entre las generaciones; la escuela sigue siendo, en efecto, un puente valiosísimo para configurar este y otros mundos posibles. La “profesionalización” docente en la sociedad del conocimiento
  29. 29. FIN Humildemente Área TécnicaNo se aceptan acotaciones

×