Periódico-taller de los alumnos de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García
Año 14, No. 68, junio - agosto 2016
• OP...
Las batallas de un
cronista de guerra
“Deseo cubrir diez guerras”:
José Luis Arévalo
Adriana Pacheco y Yeseline Trejo
Soy ...
Opción social •
3 •
Una mujer campesina, ya mayor con su pelo encanecido y arrugas en su
piel, lloraba en silencio. Las lá...
• 4
CiudadesLa distorsión
del movimiento
feminista, un
problema de
educaciónRoselia Barragán
Los
espigadores
de la Central...
Dilma Rousseff podría
perderse la apertura
de los Juegos
Olímpicos en su país
Jessica Álvarez
OEA invoca
la Carta
Democrát...
• 6
Diálogos • Junio-agosto 2016
Capital humano y arreglo institucional
Damián Miranda
Douglass North señala que el
aparat...
De hombre y lobo •
7 •
Noche de insomnio
Daphnia Horroreux
Saco un cigarro de la cigarrera que Pamela me regaló el primer ...
• 8
Diálogos • Junio-agosto 2016
El “patito feo”
de la literatura
mexicana
Entrevista con el escritor
Carlos Flores Vargas...
Mundo • ANIVERSARIO 67 •
9 •
De lo impreso
a lo digital
León Carrera
Aniversario 67
Taller de teatro
La página
de la vida
...
• 10
Diálogos • Junio-agosto 2016
Aniversario 67 de la Escuela de
Periodismo Carlos Septién García
Periodismo cultural 3.0...
ANIVERSARIO 67 •
11 •
Mesa 3 Debate de alumnos
Periodismo digital:
adaptarse o morir
Miguel J. Crespo y Scarlett Lindero
C...
• 12
Diálogos • Junio-agosto 2016
Ganadores del Certamen de
géneros periodísticos, fotografía,
audiovisuales y cuento
“¿De...
ANIVERSARIO 67 •
13 •
“Iba caminando al pueblo. Me
mandaron a traer tortillas y se me
acercó un chavo guaaapo, liiimpio,
e...
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Diálogos 68
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Diálogos 68

233 visualizaciones

Publicado el

El periódico Diálogos es una publicación bimestral de distribución gratuita, realizada por los alumnos de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, con la coordinación del Departamento Editorial de la institución.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
233
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
112
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Diálogos 68

  1. 1. Periódico-taller de los alumnos de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García Año 14, No. 68, junio - agosto 2016 • OPINA • DIALOGA • PARTICIPA • INTERNACIONAL DEPORTES escueladeperiodismocsgoficial @CarlosSeptienG www.septien.mx ANIVERSARIO 67 Pág. 5 Pág. 8 Pág. 9 Fotos:YeseniaOrozco ANIVERSARIO67 “La tarea del periodismo actual no es dar mayor dimensión a un fenómeno masivo, sino nutrir con grosor y profundidad los temas de interés público: la cultura no está divorciada de la vanguardia”, Alberto Barranco Chavarría.
  2. 2. Las batallas de un cronista de guerra “Deseo cubrir diez guerras”: José Luis Arévalo Adriana Pacheco y Yeseline Trejo Soy Septién Su presencia afable, a pesar de ser testigo de las guerras más cruentas del Medio Oriente, logró que el ini- cio de la conferencia fuera un sitio acogedor a la audiencia de la Es- cuela de Periodismo Carlos Septién García; José Luis Arévalo estaba listo para descargar toda su expe- riencia. Comenzó su camino periodístico cargando material en los Estudios Churubusco; entre broma y broma para amenizar la plática nos dibujó cómo fue a partir de ese momento su inicio en el periodismo. Desde asistir al programa del Güirigüiri hasta devastadores momentos en escenas de guerra. Su primera parada fue Praga donde estuvo como camarógrafo alrededor de 10 meses, le siguió Holanda y ya como corresponsal de guerra, en Bruselas por una déca- da. Regresa a México en 2004 para ser parte del equipo inicial del no- ticiario televisivo, Primero noticias. Visitó países en guerra, “vio la muerte propia y ajena de cerca”, tanto de pequeños inocentes, civiles, mujeres, como de hombres armados en pie de lucha. “Lo im- portante es informar, no puedes quedarte atónito… Duele, pero en ese momento tu ob- jetivo es dar a conocer al mundo lo que está ocurriendo en ese leja- no lugar… Acercarlos.” Sin perder su perso- nalidad amable y alige- rando sus experiencias con bromas, integró a los estudiantes respondiendo a sus preguntas. Su propuesta firme fue que los futuros periodistas deben difundir con claridad la información, jamás decir algo que no se vio con los propios ojos, acompañados de imágenes que están para cualquiera al alcance de la mano. Una de sus experiencias que marcó en particular el interés en los alumnos de la Septién, fue cuando estuvo en un hospital de Siria, buscando infor- mación sobre niños mutilados en campos. Le llamó a atención en particular un niño en silla de ruedas, el cual era empujado con gran dificultad por otro pequeño con una prótesis; al preguntarle si a sus escasos 11 años no se sentía mal de no tener una pierna, de no poder jugar como otro niño, el menor con todavía un dejo de inocencia respondió que no, porque todos los doctores del hospital tenían una prótesis y esperaba salir de esas pare- des y crecer para estudiar medicina y regresar sólo para seguir ayudando a niños como él. "Los futuros periodistas deben difundir con claridad la información, jamás decir algo que no se vio con los propios ojos..." De nueva cuenta, Arévalo sugirió a los estudiantes de periodismo que no era necesario ir a una guerra como Afganistán para encontrar historias increíbles, a la vuelta de la esquina en su propio entorno podrán cubrirlas, un Ayotzinapa es una historia con tanto peso como las que se escriben en otros continentes. Ante estas reflexiones, cerró la conferencia sobre Cróni- ca de Guerra, el periodista José Luis Arévalo, con fuertes aplausos y el interés de entrevistarlo, to- marse fotos con él, obtener un autó- grafo de quien ha sido testigo de las noticias que llegan a nuestros televi- sores del lejano Oriente • Diálogos • Junio-agosto 2016 • 2 DIRECCIÓN GENERAL: Víctor Hugo Villalva DIRECCIÓN ACADÉMICA Y DIRECCIÓN DE SERVICIOS ESCOLARES: Enrique Mandujano DIRECCIÓN ADMINISTRATIVA: Arnoldo Meléndrez EDITORES POLÍTICA: Carolina Araujo CIUDADES: Scarlett Lindero CULTURA: Patricia Guardado y Miguel J. Crespo ECONOMÍA: Damián Corona OPCIÓN SOCIAL: Eridani Palestino e Itzel Castillo INTERNACIONAL: Jessica Zurayma Álvarez y Érika Chávez DEPORTES: Alejandra Zúñiga y José María Miranda MEDIOS: León Carrera DE HOMBRE Y LOBO: Alejandro Nájera y Eduardo Ramos FOTOGRAFÍA ANIVERSARIO 67: Vanessa Moreno, Yesenia Orozco, Sergio Antonio Aparicio y Eduardo Magaña DISEÑO: Rosario Ugalde, editorialseptien@gmail.com Directorio COORDINACIÓN DOCENTE DE POSGRADO: Estrella Velázquez PALABRA DIGITAL: Analletzin Díaz Diálogos es un periódico-taller de distribución gratuita realizado por los alumnos de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. El contenido es responsabilidad de sus autores y no refleja, necesariamente, el criterio de los editores. Se autoriza su reproducción total o parcial, siempre y cuando se identifiquen fuente y autor. Escuela de Periodismo Carlos Septién García Basilio Vadillo 43, Col. Tabacalera, Del. Cuauhtémoc, CP 06030, Ciudad de México. Teléfonos: 5510 4900, 01, 02 y 03; Fax: 5518 5565. e-mail: dialogos@septien.edu.mx www.septien.mx Edición junio - agosto 2016 COORDINADORA EDITORIAL: CORRECCIÓN: Adriana Téllez Enrique Mandujano Facebook: escueladeperiodismocsgoficial Twitter: @CarlosSeptienG www.septien.mx
  3. 3. Opción social • 3 • Una mujer campesina, ya mayor con su pelo encanecido y arrugas en su piel, lloraba en silencio. Las lágrimas aún rodaban sobre su rostro, cuando Ana Beltrán, lideresa del frente Auténtico de Ecatepec, la abrazó calurosa- mente, la tomó de las manos y agradeció su presencia. Durante años, esta mujer anciana sufrió maltrato, violación y explotación por parte de su marido. Más de cinco décadas de callar sus dolencias, de bajar la cabeza y ver al suelo han dejado profundas cicatrices en ella. Después de tanto tiempo de permanecer callada y amenazada, el pasado 8 de marzo salió de Oaxaca para exigir libertad, justicia, pero sobre todo para alzar la voz y decir todo lo que tuvo que callar. ¡Mujeres unidas jamás serán vencidas!, gritaban una y otra vez las cam- pesinas, mientras se concentraban en la explanada del Monumento a la Revolución de la Ciudad de México. Con sombreros de paja para protegerse del sol y por las altas temperaturas del medio día; con sus hijos sobre la espalda, banderines en las manos, su vestimenta humilde y garganta seca, seguían manifestándose para exigir un mejor trato en sus comunidades. Mejores condiciones laborales, alto a los feminicidios, trata de personas y desaparición forzada, fueron algunas de las peticiones que exigía la lideresa del municipio de Ecatepec, ante las cámaras de Telesur. Ana Beltrán expresó que “las mujeres deben exigir sus derechos, no de- ben quedarse calladas, porque una mujer callada jamás será escuchada”. Aplausos y gritos fueron el sonido del ambiente ante la presencia de más Campesinas no celebran el Día Internacional de la Mujer Yeseline Trejo Opción social Mujeres alzan la voz en contra de la violencia María del Rosario Basurto En la primera movilización nacional contra la violencia machista del 24 de abril, se convocó a mujeres con dife- rentes posturas feministas. En 27 entidades del país se sumaron cientos de ciudadanas para alzar la voz en contra de las agresiones. de 5 mil mujeres de varios estados de la República que se concentraron en el lugar. A lo lejos, un grupo de mujeres emocionadas co- menzó a formar un gran círculo en donde, justo en el centro, se veía a un pe- riodista con su camarógra- fo. Grababan el momento. Mujeres que desde Ecate- pec, Estado de México, se dieron cita desde tempra- nas horas para expresar sus inconformidades. En minutos aquel círculo comenzó a llamar la aten- ción. A sus alrededores ya había mujeres de otros estados como Oaxaca, Veracruz y Puebla. Unas sólo miraban, otras tomaban fotos y la mayoría gritaba. Ana Beltrán respondía las preguntas del reportero. Algunas la idolatraban con aplausos: “¡Basta a los feminicidios en Ecatepec! ¡Basta!” –¿Qué opina del maltrato a las mujeres en la actualidad? –Aún existe el maltrato. Las mujeres del campo siguen siendo maltratadas, explotadas y amenazadas. Cuando el machismo sobrepasa los límites de autoridad ante una mujer, todo decae. En primera instancia no sólo es una falta a la moral, sino a los derechos de la mujer, ésos que costaron mucho alcanzar y más en épocas conservadoras. La mujer hoy en día tiene muchos derechos y cuando es agredida debe levantar la voz, defenderse y no quedarse callada. No es un día de celebración, es un día para denunciar que, aun en estos tiempos, se sigue maltratando a la mujer. Continúan las amenazas, el machismo está presente. La violencia a amas de casa va en aumento; aunque hay quien calla, las cifras de feminicidios aumentan. “¿Y esas quiénes son? Somos las mujeres defendiendo la Nación”, repetían sin parar, mientras agitaban manos y banderines al aire. Cárteles con leyendas como: “Más apoyo a mujeres”, “Alto a los feminicidios” y “Trabajo igual, salario igual”. Ana Beltrán dijo que se han registrado hasta 100 casos de violencia a la mujer por día en el Estado de México. “Mujeres del campo son denigradas, maltratadas y, en el peor de los casos, violadas y agredidas brutalmente. Basta a la violencia, basta al silencio, es momento de alzar la voz”, puntualizó • El primer contingente salió de Ecatepec, Estado de México, una de las lo- calidades donde existen más cifras de feminicidios y desapariciones de mujeres. Sólo entre 2011 y 2013 se registraron 840 asesinatos, según cifras del Observa- torio Ciudadano Nacional del Feminicidio. En México, durante 2010, cada día murieron seis mujeres víctimas pre- suntamente de feminici- dio, esto de acuerdo con la Organización de las Na- ciones Unidas (ONU) quien recogió información de la Comisión Especial para el de hidratación gratis y estaban re- galando silbatos y pancartas. Durante el acto participó la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores, escuelas acti- vistas, la Facultad de Psicología de la UNAM, entre otras. Las vo- ces se alzaban al son de “Vivas nos queremos”, “Autodefensa feminista contra la defensa ma- chista”, “No más violencia para las mujeres”. En México el feminicidio está catalogado como un delito, la le- gislación establece una pena de prisión entre 40 y 60 años. Al con- cluir la marcha, se hizo un conteo por los 43 normalistas desapare- cidos, llegando al Ángel de la In- dependencia se dio un discurso el cual advertía a las autoridades no dejar este asunto como un tema aislado • “Vivas nos queremos” “Autodefensa feminista contra la defensa machista” “No más violencia para las mujeres” Foto:YeselineTrejo seguimiento de los Feminicidios y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Las mujeres partieron esa ma- ñana desde Indios Verdes hasta el Monumento a la Revolución, des- pués continuaron hasta el Ángel de la Independencia. Con esta manifestación se quiso denunciar la estructura desigual que convierte a las mujeres en “las víctimas perfectas” de la violencia en su contra. Por eso las organiza- doras de esta manifestación espe- ran seguir adelantando acciones para evitar que más mujeres sean víctimas de este tipo de excesos. La marcha estaba divida en tres. Mujeres enfrente, en medio mixto y al final hombres. Algunos contin- gentes invitaban a las personas que venían solas a que se unieran con ellas, pues contaban con un centro
  4. 4. • 4 CiudadesLa distorsión del movimiento feminista, un problema de educaciónRoselia Barragán Los espigadores de la Central de AbastosMaría Fernanda Muñoz El feminismo se ha convertido en un movimiento de discriminación no sólo en contra de los hom- bres, sino en un sistema de exclusión y represión que ataca a las mujeres, quienes años atrás ob- tuvieron su derecho al voto, la participación po- lítica e igualdad ante la ley, respecto del género masculino. El pasado abril se realizó la marcha #Vivasnos- queremos en la Ciudad de México y varios estados de la República, en la que miles de ciudadanas exi- gieron fin al favoritismo judicial hacia los hombres, demandaron mecanismos para combatir el machis- mo y la violencia hacia las mujeres, así como opor- tunidades de empleo dignas y seguras. Algunas militantes produjeron justamente la violencia contra la que luchan, ya que el periodista hondureño Car- los Mendoza, como lo menciona en su columna en el Mexican Times, fue agredido físicamente al intentar cubrir el evento, sólo por ser hombre. “Me rodearon y me gritaron ¡hombres no!, fue antes de recibir una bofetada. ¿Por qué me golpearon? ¿Por qué piden no más violencia y actúan violentamente?”, expuso el periodista. Mendoza no fue el único. Periodistas, fotógrafos, acompañantes de las mujeres que marchaban y hombres que realmente apoyaban el movimiento, fueron excluidos y violentados sólo por pertenecer al género masculino bajo el argumento de “querer robar protagonismo en su lucha”. Este hecho se puede constatar en redes sociales donde también es visible la fragmentación y distorsión del movi- miento feminista por ciertos grupos extremistas, queriendo pronunciarse en contra de la depilación, cambiar a feme- nino palabras como ‘cuerpo’ a ‘cuerpa’ y satanizar el plural abarcador masculino sustituyéndolo por un @ o una x. Adriana Raggi, especialista en temas de género, doctora en Historia del arte y profesora de la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la UNAM, opina que la educación es la única opción para contrarrestar esta violencia de grupos feministas radicales que discriminan a los hombres por el hecho de ser hombres. “La educación es un proceso muy largo y difícil, al que nuestra sociedad no está dispuesta a apostarle. Todas estas cuestiones de violencia se pueden erradicar mediante la educación.” Respecto de las discusiones de género, Raggi, quien también es investigadora del Grupo de Intervenciones Críticas Desde el Arte Contemporáneo (ICDAC) y formó parte del colectivo artístico Las Disidentes, declaró que esto que hacen muchas feministas de volverlo todo femenino, no sirve de nada, es un absurdo. “Hay toda una corriente en el feminismo que discrimina a los hombres […] eso es voltear la moneda y volver a una forma de exclusión, no todos los feminismos son así, creo que hay que cambiar esa forma de pensar desde adentro”, aclaró. –¿Cuál sería la solución de los conflictos de género? “Es muy difícil. Hay una frase de Beatriz Preciado que yo uso mucho: ‘Yo no creo en la violencia de género, creo que el género es la violencia’ y lo que sucede ahí es que el género produce violencia; es decir, estas imposiciones en las que tú eres mujer y te tienes que comportar así, nos enseña a ser violentos, nos enseña a que los hombres tienen derecho a acosar a las mujeres, a poseernos. “La solución es aceptar que somos muchos géneros y que funcionamos de formas diferentes. Pero para llegar a eso, pues hay que hacer todo un proceso de concientización, de reflexión y pues de educación, pero una educación que no sea ir y decir: ‘ustedes, todos están mal, yo les voy a explicar de qué se trata’ no, sino una educación más inclusiva y más horizontal.” Un transporte pÚblico dividido En respuesta a las demandas contra la violencia y el acoso hacia las mujeres, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció la estrategia 30-100 para reforzar la seguridad en el transporte público y las calles. En cuanto al tema de la división de vagones en el Metrobús o en el Metro, indicó que esta iniciativa lo único que hace es decir: “Las mujeres somos débiles y nos tienen que proteger y los hombres son todos unos animales que no se pueden controlar.” Agregó que esta idea de ‘éste es mi espacio y no entras porque alguien me lo dio’, no funciona, sólo genera roces, choques y violencia. “Yo que he estado en las dos partes del Metrobús te puedo decir que es más violenta la parte de las mujeres. A mí me han empujado, golpeado, herido, insultado. Un amigo mío que iba con su bebé lo sacaron del vagón de mu- jeres, porque pues era de mujeres y él no tenía que estar ahí. Él les decía: ‘es que vengo con un bebé’ y no importa, lo sacaron de ahí. “El feminismo es complejo, es este movimiento que ayudó y ayuda a las mujeres a encontrar un lugar en los espa- cios que no les estaban permitidos... Es un movimiento al que yo siempre digo que le agradezco, porque puedo estar sentada aquí, hablando contigo, desde una persona que estudió un doctorado, que estudió en una universidad y que tiene derecho a hacer cosas que mi abuela no tenía derecho. Es algo importante”, concluyó • Agnès Varda los bautizó como los nuevos espigadores: hombres, mujeres y niños que recolectan fruta y verdura del piso. Se aga- chan y recogen, ya no de parcelas, sino de basureros y pilas de de- sechos, recogen alimento que ya no es vendible pero sí comestible. Agustina es una espigadora de la central. Recolecta al menos una vez a la semana. Desde que enfer- mó, el doctor le sugirió una dieta a base de verdura. Sus recursos económicos no alcanzan para comprar los productos de una dieta saludable, tuvo que buscar una solución: la recolección. De la basura se alimentan gratis ella, sus animalitos y a veces su veci- na, una amiga con la que come y rompe su soledad. Agustina baja cautelosa la rampa que conecta los andenes con el cubículo de basura. Está resbalosa por la combinación de fruta podrida y lodo. Se adentra al cuarto abierto al cielo con piso de lechugas aplastadas y de un pe- riódico saca un cuchillo. Comien- za a cortar las partes manchadas de los verdes árboles de brócoli que encontró. Sus ramas no tie- nen un sólo atisbo de amarillos secos, las manchas nacieron del contacto con otros desechos de la pila. No hay diferencia aparente entre esa rama y una que podría encontrarse en cualquier estante- ría de supermercado. La Central de Abasto comercia- liza 80% de los alimentos que se consumen en la Ciudad de Méxi- co. Todos los días, de sus basure- ros, también se puede comer. En éstos, la piel lisa de los vegetales contrasta con cajetillas de cigarros vacías, papeles sucios, cajas de cartón, botellas y bolsas plásticas. Algunos comerciantes despedazan esos vegetales antes de tirarlos para que la gente no pueda reco- gerlos, otros los reparten entre los espigadores urbanos y unos más los mandan al Banco de Alimen- tos, programa gubernamental que comenzó hace un año y medio. Agustina está consciente de que no debe llevar tanto porque no siempre logra consumir todo. No es la única, en ocasiones tiene que pelear con otros recolectores por lo mejor del desperdicio y tampo- co le da pena. Su abuela le enseñó a recolectar trigo en parcela, para ella no hay gran diferencia. El pun- to es sobrevivir, encontrar la ma- nera. Agacharse no importa, es un Diálogos • Junio-agosto 2016 acto de humildad a cambio de un plato de alimento sano. No es lo mismo pérdida de ali- mentos que desperdicio. La pérdi- da de alimentos se refiere a la mer- ma inevitable. Cuando hay plagas, sequías, diluvios, cuando de plano los productos no pueden ser con- sumidos. En cambio, el desperdi- cio se da con la discriminación por estética, tamaño y color, el olvido de los alimentos en refrigeradores o por no querer comer comida del día anterior. Según un estudio de la Organi- zación de las Naciones Unidas pa- ra la Alimentación y la Agricultura, aproximadamente un tercio de la producción de alimentos se pierde o desperdicia en todo el mundo, mil 300 toneladas perdidas. La principal razón es la estética. Las frutas y verduras se deben ver en- ceradas, bonitas. Que enamoren. Algunos vendedores, como Raquel, ven a otros comerciantes como inconscientes porque de- ciden tirar los productos en lugar de darlos a los recolectores. Ra- quel trabaja en la bodega 51, es una señora de voz aguardentosa y amable que cree ya es hora de crear espacios específicos para los productos que tiran y terminan en manos recolectoras. Fernando, otro vendedor de la central, piensa que la solución es separar la basu- ra de los puntos de desperdicio en la central. Que el plástico no se tire en el mismo lugar que la comida. Para la gente que recolecta esto es necesario. María, una señora de cabello corto y castaño, recolecta desde hace 24 años y evita las fru- tas abiertas porque le ha tocado presenciar cómo, en lugar de pa- gar la entrada a un baño, utilizan el espacio de los basureros para orinar. Después de 24 años de recolectar se ha dado cuenta de que ya no encuentra tantas cosas buenas. Cree que la razón es el au- mento de recolectores, el aumen- to del hambre. El hambre como motor del espigador urbano. El día que nos encontramos, María llevó a casa un kilo de fresas con buen color y sin manchas, un puñado de ejotes bien verdes, cinco elotes, dos plátanos, naranjas y mangos. La mañana se termina y me voy de la Central de Abasto pensando en lo último que me dijo Agustina: hay comida, sólo hay que buscarla. Podrá parecer que no hay, pero si se busca, si se sale a buscar, hay mucho qué comer •
  5. 5. Dilma Rousseff podría perderse la apertura de los Juegos Olímpicos en su país Jessica Álvarez OEA invoca la Carta Democrática a Venezuela Ericka Chávez Aumentan muertes en el Mediterráneo Éricka Chávez Expulsión a obispos que encubran abusos Ericka Chávez La comisión del Senado brasileño que está a cargo del juicio político de la suspendida presidenta Dilma Rousseff rechazó la posibilidad de acortar los plazos en el proceso que puede derivar en la destitución de la mandataria. El 11 de mayo el Senado aprobó el inicio del impeachment en su contra y la suspensión temporal de su cargo. Posteriormente decidió continuar con el calendario acordado inicialmente sin acortar los plazos del proceso al que será sometida la jefa de Estado, cuyo juicio posiblemente pueda ser resuelto en agosto, mes en que el país estaría acogiendo a los primeros Juegos Olímpicos de su historia. Durante una entrevista con la cadena CNN en abril, Rousseff se mostró inconforme con la decisión del Senado y declaró que la posibilidad de perder su cargo, así como el no poder asistir a la apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro era algo que la tenía muy triste. Para que Rousseff sea destituida son necesarios los votos de 54 senadores, dos tercios de la conformación del cuerpo legislativo. Si ese número no es alcanzado, Rousseff volverá a la jefatura del Estado y Michel Temer, quien actualmente funge como mandatario interino, a la vicepresidencia • El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invocó la Carta Democrática a Venezuela por considerar que hay una “alteración del orden constitucional” en el Estado. Se trata de una decisión histórica al ser la primera vez que se activa el documento en contra de la voluntad del gobierno del Estado miembro. Sin embargo, Almagro se amparó en el artículo 20 del documento, que lo facul- ta para pedir la convocatoria inmediata del Consejo. De manera tal que el secretario general solicitó la convocatoria de un Consejo Permanente de los Estado miembros entre el 10 y 20 de junio del año en curso. La activación de la Carta Democrática podría traer consigo la suspensión de Venezuela de la OEA así como el cese de la participación del ente en los programas del organismo, como los de anticorrupción, seguridad y promo- ción de derechos. La Carta Democrática es un instrumento jurídico para la preservación de la institucionalidad democrática del que se dotaron los Estados miembros de la OEA por unanimidad. Reacciones de Maduro El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró en un acto político que demandará a la directiva del Parlamento, tomado por la oposición, por usurpación de funciones luego de que ellos solicitaran a la Organización la activación de la Carta Democrática, una facultad, dijo, sólo del presidente. En el mismo acto, con su característico estilo, dijo: “La Carta Democrática la pueden hacer así: ponerla en un tubito bien fino y darle mejor uso, señor Almagro. Métase su Carta Democrática por donde le quepa, ¡Venezuela se respeta!” Maduro señaló que se trataba de un ataque de Washington y “sus títe- res”, al calificar a Almagro de espía de la CIA • “Hasta ahora, 2016 está siendo especialmente mortífero”, asegu- ró la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) al comparar las muertes en el Mediterráneo de refugiados y migrantes en los primeros cinco meses de este año con los anteriores. Según la ACNUR, 2 mil 510 personas han muerto en precarias Tras la publicación del motu proprio titulado “Como una madre amorosa”, el papa Francisco aprueba que los obis- pos que actúen de forma negligente u oculten información relacionada con los abusos sexuales hacia menores o jóvenes podrán ser expulsados de sus cargos. Internacional • 5 • • Licenciatura en Periodismo RVOE SEP Acuerdo 8166 del 2 de julio de 1976 • Turnos matutino y vespertino • Beca parcial en el vespertino • Prensa, Radio, televisión: –Sala de cómputo (Mac) –Fotografía digital –Estudios de radio y tv –Radio Septién por internet –Periódicos impreso y en línea 67 años de experiencia Escuela de Periodismo Carlos Septién García Internacional “Con el presente documento pretendo precisar que entre las denominadas ‘causas graves’ se incluye la negligencia de los obis- pos en el ejercicio de sus funcio- nes, particularmente en relación con los casos de abusos sexuales a menores y adultos vulnerables”, aseguró Jorge Mario Bergoglio. El Derecho Canónico estipula la posibilidad de expulsar a un ecle- siástico por “causas graves”. Para definir si un obispo es se- parado o no del cargo, las congre- gaciones competentes de la Curia Romana tendrán que iniciar una investigación y el acusado tendrá derecho de defenderse • embarcaciones que cruzan el Me- diterráneo de Libia o Turquía con destino a Europa. En compara- ción, en los primeros cinco meses del año pasado murieron mil 855 personas por la misma razón, y en 2014, apenas 57. Desde inicios del pasado enero, cerca de 204 mil personas han llegado de forma irregular por el Mediterráneo a Europa, por lo que la tasa de mortalidad en es- ta travesía es de 1 en cada 81, lo que para el organismo confirma la importancia de las operaciones de rescate. La Agencia detalló que la ruta más utilizada es la que lleva de Turquía a Grecia, pero la que co- necta el norte de África con Italia es la más peligrosa, ya que ahí han muerto 2 mil 119 migrantes •
  6. 6. • 6 Diálogos • Junio-agosto 2016 Capital humano y arreglo institucional Damián Miranda Douglass North señala que el aparato institucional está com- puesto por tres bloques, el prime- ro, enmarca las reglas formales del juego que cuenta con las leyes, normas y reglamentos; el segun- do, se ubica en las reglas informa- les que son los usos y costumbres, mientras que las organizaciones que hacen referencia a empresas, individuos y gobierno forman el último bloque. Sin duda, el avance económico de un país está relacionado con su arreglo institucional, si existe una colaboración fuerte entre los blo- ques mencionados anteriormente, Economía con un marco legal que permita y vigile los derechos y obligaciones, entonces se obtendrán elevados niveles de desarrollo económico. Pero, ¿qué pasa cuando el siste- ma busca principalmente la apro- piación de rentas? ¿Qué sucede cuando la Constitución establece que desde un principio los recur- sos le pertenecen y no son un de- recho natural? En el artículo 27 constitucional, nuestro país obtiene el derecho de cedernos algunos de sus re- cursos para conformar nuestras propiedades, pero si a la nación le resulta de utilidad pública nuestro Sinestesia en Bellas Artes Patricia Guardado y Miguel J. Crespo Alguna vez Oscar Wilde escribió: “El arte de la música es el que más cercano se halla de las lágrimas y los recuerdos.” Y es que la ar- monía sonora es capaz de erizar la piel de cualquier persona, pro- vocar una lágrima o un estruendo dentro de la caja torácica. Con- cebida con el objetivo de explo- rar bifurcaciones entre la música y el arte en culturas orientales y occidentales desarrolladas desde el pasado hasta nuestros días. La muestra “El arte de la música” que se exhibe en el museo del Palacio de Bellas Artes, se estructuró alre- dedor de tres núcleos temáticos: Motivos “figura del músico y natu- raleza simbólica de la música con personajes mitológicos”; Social ”festividades, rituales, reino espiri- tual, representaciones cortesanas, danza, escenarios”, y Formas mu- sicales, en donde se incluyen obras que vinculan lenguajes plásticos y musicales. La música es una parte esencial del desarrollo creativo y emocio- nal de todo ser humano, no existe cultura alguna donde no esté alta- mente valorada, “sin música la vida sería un error”, dijo Nietzsche. “El Arte de la Música” es un estudio de las intersecciones entre las artes visuales y la música, que a través de algunos de los artistas más desta- cados de la historia traslada el len- guaje musical al pictórico. Diseñada en su versión original por el Museo de Arte de San Diego, en Califor- nia, la exposición está conformada por 124 piezas, entre dibujos, escul- turas, cerámicas, carteles, videos, fotografía, instrumentos musicales y una instalación. La influencia de la música duran- te el proceso de creación de una obra tiene muchos ejemplos en esta exposición, se puede contem- plar más de un centenar de obras de creadores como Salvador Dalí, Giorgio de Chirico, Matisse, Corot, Degas, Kandiski, Toulouse-Lautrec, José Clemente Orozco, Rufino Tamayo, Diego Rivera y Juan Rulfo. Entre las que destaca la escultura “La trompeta de Beethoven” (con oreja), Opus #127, de Baldessari, en ella se alude a la sordera del compositor alemán. La oreja es gigante y su color blanco repre- senta el “sin sonido o el espacio”. Baldessari realizó seis esculturas en su honor, cada una con el título de un opus diferente, compuestos cuando Ludwig van Beethoven ya no escuchaba. Otra de las obras destacadas es la del pintor argentino de origen japonés Kasuya Sakai, quien utilizó círculos y colores lisos imaginando los flujos musicales del jazz que ejecutaba Miles Davis. La música históricamente también ha servido para expresar una crítica cultural o social, Así lo interpretó Burckhardt, quien unió su mensaje artístico con la rebelión anárquica que provocaron Los Sex Pistols, con su música punk en los años setenta del siglo XX y que dan nombre homónimo a esta pieza de 1981. En 1941, el coreógrafo británico Antony Tudor contrató a Salvador Dalí pa- ra realizar una puesta en escena íntima de Romeo y Julieta para el Ballet Thea- tre. Dalí pintó seis cuadros, uno por cada escena del ballet, la pintura Proyecto para “Romeo y Julieta” se encuentra en el segundo núcleo de la exposición. El tema que abordó la exposición es interesante. La presencia de diver- sos imaginarios musicales en las artes visuales, le permiten al espectador establecer lecturas sobre valores y actitudes humanas que van más allá del plano musical. Es como si la música fuera tangible, o por lo menos visible en la interpretación de los sonidos de la mirada de grandes artistas. La interpretación de la condición ornamental de la mujer en su relación con los instrumentos musicales; la estratificación social de los instrumentos; el vínculo entre abstracción, musicalidad y espiritualidad; el sentido colectivo de la fiesta. Se trata de evocar y recordar que la música es parte del ser humano, que lo ha acompañado siempre, desde la época precolombina por ejemplo con los teponaztlis en América y que pueden mantener un diálogo con libros medievales o con artistas japoneses que presentan al Kabuki. “No hay que ser especialista en historia del arte o ser un musicólogo para disfrutar de la exposición, simplemente hay que venir abiertos y dejarse seducir por las piezas de gran calidad, que muestran que la belleza se puede combinar visual y musicalmente”, dijo Mariana Morales Cortés, coordinadora de la exposición. La sinestesia puede entenderse como el don de fusionar los sentidos. Escuchar los colores o ver los arpegios es un ejemplo y el “arte de la música” una oportunidad para intentarlo • patrimonio, entonces está en su derecho de expropiarlo. Somos la duodécima economía más grande del mundo con un marco jurídico de más de un siglo con ideología hostil al derecho de propiedad y también con una de las distribuciones más desiguales de ingreso a nivel mun- dial, sí, sólo en México. Volviendo al tema institucional, es necesario nutrirlo una vez que los arreglos legislativos están en favor del desarrollo. El capital humano se divide en conocimientos obtenidos de la propia educación académica, las habilidades naturales de cada persona y la práctica laboral. El capital humano se origina den- tro de la familia, una pareja joven con alto nivel académico y forma- cional apostará por tener pocos hi- jos o uno, con la finalidad de invertir mayores ingresos en su educación y mantener un nivel de vida “cómo- do”. La misma salud es un elemento que se ve beneficiado ante un alto capital humano al disminuir la posi- bilidad de incidencia en adicciones y elevar la calidad alimenticia, gene- rando una mejor y mayor capacidad de productividad. Las organizaciones, el tercer bloque de Douglass North, están viviendo un cambio drástico. De acuerdo con el Foro Económico Mundial nos encontramos vivien- do la Cuarta Revolución Industrial, que está a punto de terminar o transformar a todo un mundo la- boral. Sin arreglos institucionales ni capital humano elevado y de cali- dad, la adopción de nuevas tecno- logías de producción rebasará las posibilidades de competición de los ciudadanos. La reforma profun- da debe darse desde las escuelas con una revisión de los planes de estudio y técnicas de enseñanza en función de infundir utilidad y pre- paración para quienes estamos por incorporarnos al mercado laboral • Cultura OPINIÓN He estado buscando informa- ción sobre algún líder sindical que sea pobre, no existe. Tal vez se adjudique a la maldad, a las alianzas políticas o a su incan- sable vida por proteger y repre- sentar a cierto sector trabajador de la sociedad, pero no. La riqueza de estas personas, políticos y em- presarios relacionados con el po- der se da por un tema ya tratado con anterioridad, la corrupción del sistema mexicano. He abordado el tema de la co- Corrupción Damián Miranda rrupción desde el punto de vista de los pequeños y medianos co- merciantes que encuentran costo- sísimas barreras de entrada y sali- da en el mercado laboral y sobre todo formal. Hay que hablar a un nivel más grande, mencionando los más de 200 millones de casos reportados en 2014 por Transpa- rencia Mexicana en los cuales la corrupción cotidiana se manifiesta en “la mordida” al policía, el “ahí para los chescos” al sacar un permiso de construcción, etcétera. Así has- ta los casos más grandes como La Casa Blanca, Grupo Higa o la casa de Malinalco. El presidente Enrique Peña Nieto mencionó que la corrup- ción es cultural, tal vez no sea del todo erróneo, quizá es parte de la cultura de los políticos • Foto:MiguelJ.Crespo Foto:MiguelJ.Crespo
  7. 7. De hombre y lobo • 7 • Noche de insomnio Daphnia Horroreux Saco un cigarro de la cigarrera que Pamela me regaló el primer cumpleaños de muchos que pasamos juntos. Han pasado los años y no me acostumbro al tamaño de la cigarrera, se me hace poco práctica, pero tampoco es motivo para no usarla. En especial en este momento que es la evidencia de aquel 14 de febrero. Lo único que me queda para palpar su recuerdo en la posteridad. Juego con el cigarro antes de prenderlo y hago un recuento de la situación: Pamela, mi esposa, ha muerto y estoy parado en un rincón de la sala, en la casa en la que vivo (viví) desde hace cinco años, rodeado de gente cuya función desconozco, y sin compren- der cómo fue que acepté velarla en nuestra casa. Me decido a encender el cigarro e inhlao la primer bocanada de humo, miro la cigarrera de reojo y siento que todo a mi alrededor es Pamela, pero por primera vez esa sensación tiene un dejo de infinita tristeza. Julián, mi mejor amigo, se acerca nugatorio a pedir un cigarro, pero sé que en realidad ha veni- do a preguntar por mi bienestar y a reiterarme que si lo deseo, puedo pasar una temporada en su departamento. Agradezco con sensatez, pero rechazo su invitación. Sin más que pre- guntar, se aleja sin el cigarro que le ofrecí. No pasa mucho tiempo antes de que se acerque alguien más a querer hacer la plá- tica. Por cortesía oigo sin escuchar a lo que dice mi interlocutor, asiento con la cabeza cuando es necesario, pero mi atención está centrada en la idea de que esto es un sueño. El último interlocutor me da unas palmadas en el hombro y se va. Vuelvo a sentirme real cuan- do mi cuerpo se estremece con los sollozos repentinos de la mamá de Pamela, que a ratos interrumpe el rosario para hacerla de plañidera. Todo me parece falso, como si las reacciones de todos los aquí presentes, fuesen una mala actuación en una pésima obra de teatro. Seguro que estoy soñando, porque para ser la peor tragedia de mi vida, no logro llorar. El timbre me distrae de mis pensa- mientos, porque nadie parece escucharlo. Abro la puerta y son nuestros vecinos, los Mandiola, una pareja de viejecitos que llevan 50 años de casados y el modelo a seguir que Pam y yo teníamos para la vejez. La señora Mandiola me abraza con ternura sin decir nada, pero con lágrimas en los ojos. El señor Mandiola me sonríe con tristeza y me da una canasta con panecillos de nuez que su esposa ha horneado para mí. Me toma del hombro y exclama, —Lamento mucho tu pérdida. Los acompaño a la sala y regreso a la cocina para dejar la canasta. El olor de los panecillos me hace evocar la imagen de Pamela atendiendo a los invitados, pero su silueta se desvanece cuando veo pasar a los señores Mandiola tomados de la mano. Me perturba sentir su ausencia y recuerdo que estoy soñando. Me pellizco para despertar, pero es en vano. Vuelve a sonar el timbre y es el papá de Pamela que no supe en que mo- mento se fue. Desde que salimos del hospital sin Pamela, he estado soslayando su encuentro. Me ve y se abalanza a llorar sobre mi hombro. Inteligiblemente exclama lo que no quiero oír más: “Tomás, la hemos perdido.” Sus lamentos fragorosos llegan a los oídos de la mamá de Pamela, quien se acerca a consolarlo. Sin hacer más aspaviento, el señor sale de la casa con la señora tras de él y uno que otro familiar. No tengo la menor intención de ser parte del drama familiar, además que me ha irritado la palabra “pérdida”. Pasan las horas y los papás de Pamela no regresan, pero mandan a una tía a ofrecer disculpas por el altercado. La estadía de los presentes se hace tan incómoda que poco a poco, a mi parecer muy despacio, se van yendo. Al final sólo se queda Mariana, la hermana menor de Pamela, su novio y yo. Terminamos de recoger la casa y Mariana sugiere que deberían quedarse a ayudarme con el traslado del cuerpo, pero con pocas palabras terminan por comprender que es mejor dejarme solo y optan por retirarse. Al salir, Mariana, me ha dado el anillo de compromiso con el que le propuse matrimonio a Pamela, el mismo que usaba cada aniversario. Ahora que todos se han ido, la casa recupera nitidez en sus detalles y comprendo que no estoy soñando. Aba- tido me dejo caer sobre el sillón de la sala. Examino la redondez del anillo y vuelvo a perderme en el vacío. El cucú anuncia las dos am, sacudiendo mi aletargo. El cucú como la cigarrera, son objetos que nunca me han gustado, pero que conservo por la historia que tienen detrás. Sin poder evitarlo, hago memoria del día en que protesté por la exis- tencia del cucú en la pared. Mi incordio radicaba en que rompía con la decoración de la casa; sin embargo, Pamela argumentaba que le venía de maravilla a la sala, tener un cucú. Empezábamos a discutir, pero como nunca fuimos partidarios de las discusiones sin sentido, ella propuso una partida de ajedrez como mediador del conflicto. Ella ganó y aunque ya no esté, no sería justo despojarla de su mérito. Meto el corazón en un puño y deseo que esto se pudiera arreglar con una partida de ajedrez. Supongo que mi vida acabará mañana cuando vengan los de la carroza fúnebre a llevársela, así sin más. La desesperación de no volver a ver ese cuerpo que me hizo amar me impulsa para acercarme al féretro. Contemplo cada detalle de su belleza y encuentro que mi felicidad está detrás de sus ojos, en donde ella me sabe y sabe que yo la sé. Escucho el eco de su risa en el silencio y por primera vez en tres años rompo en llanto, que lejos de aliviar, quema. Mis lágrimas se deslizan sobre sus mejillas dejando marcada la trayectoria. La observo con tal detenimiento que pareciera que me aferro al tacto de sus manos, al olor de su cabello, para saciar mi sed de ella. Levanto la mirada porque el cucú ha vuelto a anunciar que se acerca la hora. Con una caricia seco las lágrimas de su rostro y dispongo el anillo de compromiso en su dedo. Antes de irme a la cama le doy un beso y deseo con toda mi fuerza que esto sea un sueño. Al subir las escaleras, mi percepción del espacio cambia, porque solía pensar que la casa era pequeña y ahora me parece enorme. No sé que haré con tantos muebles, y lo peor, con tantos recuerdos. De hombre y lobo Enciendo la luz de la habitación y lo primero que sobresale a la vista es la colcha favorita de Pamela y en medio de la cama, las almohadas que forramos con retacería de telas, me recuerdan que no habrá más. Estoy atrapado en un mundo creado por ella, pero sin ella. Sin más consuelo, abrazo las almohadas forradas de amor y cocidas con independencia y me quedo dormido. El teléfono suena y despierto con estupor. Afuera la noche es espesa y parece interminable. El viento agita las ramas del abedul que adorna el jardín, golpeteando la ventana. Me incorporo sobre la cabecera y percibo en el aire un olor al perfume favorito de Pamela. A lo lejos el teléfono suena insistente y quisiera no contestar, pero tampoco quiero preocupar a quien sea que llame, que sospecho, es mi madre. Cuando levanto el auricular se activa la contestadora. —Hola, estás hablando a casa de Pamela— y vuelvo a escuchar su voz que hiende mi desasosie- go. —Y Rodrigo, por el momento no podemos contestarte pero deja tu mensaje y tu número después del tono— y la risa de Pamela de fondo. —Biiiiiip. Estaba seguro que sería mi mamá con- firmando la salida de su avión y la hora de llegada, pero no. Después de dos segundos de silencio se escucha un suspiro seguido de interferencias. Otro segundo de silencio y ter- mina la grabación. Me quedo patidifuso en medio del pa- sillo y vuelvo a escuchar el eco de la risa de Pam. Como un autómata, bajo de prisa las escaleras en busca de ella. Trémulo, destapo el féretro y la acomodo de tal manera que pueda verme. Arrimo una silla del comedor y le cuento de cómo estuvo el funeral y de las cosas en las que ella hubiera reparado. Imagino sus respuestas y poco a poco deja de dolerme su silencio. Tengo la boca pastosa y los ojos hinchados, no me gusta que me vea así. De manera sutil, interrumpo la conversa- ción para ofrecerle té. Camino hacia la cocina para poner la olla en la estufa. Mientras espero a que hierva el agua me convenzo de que nada ha cambiado y para distraerme, enciendo la radio. Pamela baila en la sala. Saco dos tazas del anaquel y vierto dos cucharadas de azúcar en su taza y tres en la mía. Sirvo el agua hirviendo y me pierdo en el color que desprende el sobre de té. Pamela llama preguntando si todo está bien. Sobrecogido llevo la bandeja con el té, la leche y dos cu- charas. No recuerdo en que momento serví la leche en la cremera ni de dónde saqué la bandeja. No sé cuanto tiempo ha pasado, pero pienso en la muerte de Pamela como algo muy remoto y ajeno. Entro en la sala, el cucú ha desaparecido de la pared y Pamela está sentada en su sillón favorito, sonriéndome. Con su mano me invita a que me siente e incrédulo, pero seguro, avanzo hacia ella •
  8. 8. • 8 Diálogos • Junio-agosto 2016 El “patito feo” de la literatura mexicana Entrevista con el escritor Carlos Flores Vargas Alejandro Nájera “El escritor apestado”, “El escri- tor autófago”, “El señor palabra”, han sido algunos de los motes que le han puesto a Carlos Flores Var- gas, escritor que en la década de los ochenta del siglo pasado sufrió un incumplimiento de contrato por parte de Editorial Diana, que le había prometido imprimir 100 mil ejemplares de su libro Cuentos de sexo. Flores Vargas se plantó en la ahora desaparecida Feria Me- tropolitana del Libro y justo a lado del stand de la editorial se declaró en huelga de hambre. Finalmente, tras ser ignorado, declaró que se amputaría una parte de su cuerpo y se lo comería a la mexicana. “Esto hizo que Diana doblara las manitas y me recompensaron con una cantidad de dinero y un veto editorial de por vida: En ningún la- do aceptaban mis escritos y así me la pase 10 años, tocando puertas. Mientras era guionista de famosas y bien recordadas revistas como Sensacional de mercados, Sensa- cional de traileros, Sensacional de vacaciones y los primeros números de Sábanas mojadas, hasta que llegué a la metida de pata más grande que he hecho: quise pro- ducir El loco amor, viene de Jorge Ibargüengoitia, la presentamos un año, pero me tocó hacer de todo, desde director hasta actor.” Tiempo después decidió que él mismo haría sus libros aunque fuera en “ediciones patito”: sería su propio jefe, editor y luego de que ninguna librería lo aceptara, también sería su propio vendedor. Dicho y hecho: ha recorrido des- de el centro de Coyoacán, la Zona Rosa, la calle Madero, la plaza del Zócalo y en frente de Bellas Artes, vendiendo sus libros: Cuentos de sexo, Estela… y la sangre, Estos cuentos baratos, así como su obra de teatro Los cerdos sudan. Hoy día, comenta, lleva fuera de las calles un año y medio. Esto debido al cansancio que le provo- can las quimioterapias a las que se somete porque padece cáncer de pleura. “Extraño estar ahí, ya tenía mi renombre; en alguna ocasión me preguntaron que si yo era el famo- so Carlos Vargas y eso me agarró por sorpresa. Aparte tengo un blo- queo, no me sale nada. Tengo mi obra más ambiciosa por terminar. Es mi novela De pelos, me faltan unos capítulos, estoy seguro que hará que más de uno se ría. Eso sí, sigo leyendo. Estoy entregado a la literatura.” Su esposa, quien lo acompañó en la entrevista, dice que el hecho de que los jóvenes lo busquen le hace bien. Provoca que sus defen- sas aumenten. Creemos que falta mucho para que sea olvidado. Y de igual manera, envidiamos uno de sus cuentos. “Me hubiera gus- tado escribirlo”, le comento. –¿No cree que es una injusti- cia la recepción que ha tenido su trabajo? –Así ha pasado con muchos es- critores. Por ejemplo: Enrique Jar- diel Poncela, a quien yo considero el mejor humorista, murió aban- donado. Horacio Quiroga, quien para mí es el mejor cuentista que ha tenido Latinoamérica, murió en la miseria y la locura. Agradecemos el tiempo para la entrevista y le doy un fuerte abrazo. Me voy deseando que le llegue la inspiración para volver a escribir y termine esa novela que sigue incompleta. Que el cáncer se quede en espera en esto que es una carrera llamada vida y que la critica por fin pueda hacerle jus- ticia a los textos del “patito feo”, como lo han nombrado en varias ocasiones • Tras la llegada de Infantino a la FIFA, comienzan los cambios en el futbol José María Miranda Tras los escándalos que han azo- tado a la Federación Internacional de Futbol Asociación, su nuevo presidente, Gianni Infantino, ha buscado que se hable más del te- ma cancha y se deje a un costado lo hecho por su tan criticado ante- cesor, el suizo Joseph Blatter. A partir del primero de junio del presente año, en el futbol mundial imperan nuevas reglas de juego que ayudarán a que el deporte sea más justo y que disminuyan los errores arbitrales que se presentan en todos y cada uno de los parti- dos que se disputan a lo largo y ancho del orbe. El cambio más significativo que se presenta en las reglas de juego, es la opción de revisar las juga- das por medio de la repetición, dicha revisión no cabrá en todas las jugadas polémicas, solamente en goles, tarjetas rojas, penales o problemas para identificar a los jugadores involucrados en algunas de las situaciones antes citadas. Por otra parte, se autoriza la op- ción de hacer un cuarto cambio de jugador, siempre y cuando se haga en la prórroga de los encuentros, mejor conocidos como tiempos extras; esta medida se toma para permitir que, tras 90 minutos de arduo cansancio, un jugador entre a refrescar a su equipo y así haya más fluidez en el partido. El resto de las modificaciones al reglamento son las siguientes: El terreno de juego: Ahora se permitirá intercambiar el césped natural con el artificial en un terreno de juego. Los jugadores: Si un sustituto, un jugador que haya sido expulsado o un árbitro interfiere con el partido, haciendo que se detenga el juego, el resul- tado será un tiro libre directo o pe- nalti en contra del equipo infractor (antes se cobraba un tiro libre in- directo o se dejaba caer el balón a tierra). Si un sustituto, un delegado del equipo o un agente externo detie- nen un balón que iba hacia la por- tería, el árbitro puede aplicar la ley de la ventaja y decretar gol. El equipamiento de los jugadores: Las prendas que se utilicen de- bajo del pantalón corto del unifor- me, como las mallas térmicas, de- ben tener el mismo color que las utilizadas por el resto del equipo y deben ser del mismo color que el pantalón corto. Un jugador que abandone el campo para cambiarse el calzado deberá esperar la autorización del árbitro para reingresar al partido. Los árbitros: Desde que el árbitro ingresa a inspeccionar el terreno de juego, podrá expulsar a un futbolista (por un insulto, por ejemplo), pero no mostrarle amarilla. Las amonesta- ciones serán exclusivas del desa- rrollo del juego. Los jugadores que resultan le- sionados por un rival que es expul- sado no estarán obligados a salir del campo para ser tratados Duración del juego: En este apartado, se decidió que el tiempo que usan los fut- bolistas para beber agua tam- bién se podrá añadir al tiempo agregado. El inicio y la reanudación del juego: La pelota no tendrá que mo- verse hacia adelante en el inicio del partido, en la modificación aceptada por la FIFA, los partidos se darán por empezados con el balón moviéndose en cualquier dirección. El penal: En el nuevo regla- mento, se prohíbe el gesto de de- tenerse en la carrera para ejecutar una pena máxima. Si el árbitro lo considera, el futbolista que lo ha- ga podría ver una tarjeta amarilla. También serán amonestados los porteros que se adelanten de la lí- nea de gol mientras aguardan por el cobro. Tandas de penales: Para evitar que un equipo provoque expulsiones para quedarse sólo con especialistas en penales ante una futura tanda, el otro equipo deberá reducir el número de sus futbolistas hasta igualar los del ri- val, para compensar. Fuera de juego: Ni las manos ni los brazos debe- rán ser considerados al momento de determinar una posible posi- ción adelantada, ni en el caso del jugador atacante o del que está defendiendo, incluido el portero. Un jugador SÍ está en fuera de juego si se encuentra más cerca de la línea de meta contraria que el balón y el penúltimo adversario. Y en el momento en que el balón toca o es jugado por uno de sus compañeros, se encuentra, a juicio del árbitro, implicado en el juego activo. Un jugador NO está en fuera de juego cuando se encuentra en su propia mitad de campo o está a la misma altura que el penúltimo adversario o está a la misma altura que los dos últimos adversarios. Las sanciones: Es otra de las revoluciones de este reglamento. Lo que antes se consideraba como roja por “último recurso” u “ocasión manifiesta de gol” quedó suprimido si no se trata de agarrón, empujón o acción en la que no se haya querido jugar el balón. Sólo habrá expulsión si la conducta lo merece, como una patada violenta. El saque de esquina: En el cambio de redacción se es- tipula que “el balón está en juego en el momento en que es pateado y claramente se mueve”. Con esto se busca evitar que los jugadores toquen el balón de manera antide- portiva y pretendan que no había cobrado el tiro de esquina, con el fin de obtener una ventaja • Deportes
  9. 9. Mundo • ANIVERSARIO 67 • 9 • De lo impreso a lo digital León Carrera Aniversario 67 Taller de teatro La página de la vida Alan Holguin La venta de periódicos impresos registra desde 2009 un decreci- miento sostenido de 2% anual a nivel mundial. Cualquiera sería capaz de vaticinar la extinción de los diarios. Y es que para nadie es un secreto que poco a poco los pe- riódicos electrónicos van ganando espacio frente a los medios impre- sos. Las tendencias son claras: los menores de 50 años se informan mucho más a través de medios digitales que mediante cualquier otro servicio. Algunas ventajas de las publicaciones digitales son: • Su alcance es global • No ocupan espacio físico • Su precio es menor (no requiere impresión o distribución) • Inmediatez e Interactividad Quienes leen ambos tipos de periódicos señalan motivaciones diferentes para acceder a una u otra versión. Quienes leen úni- camente el periódico impreso ar- gumentan que en papel pueden tenerlo en cualquier sitio y “no disfrutas igual de la lectura” (un aspecto cultural-generacional). El motivo de los lectores en línea es de carácter económico y que pueden buscar noticias de hace tiempo de forma fácil y cómoda. (Inmediatez.) Numerosas profesiones sufrie- ron y hasta desaparecieron, sobre todo en cuanto a la diagramación y la impresión, cada día la circula- ción de los grandes periódicos y revistas del mundo ha disminuido, e incluso muchos títulos han sido obligados a cerrar o a reinventarse completamente. Un ejemplo es el diario español El País, fundado en 1976 y que cuenta con una versión interna- cional impresa y distribuida en América Latina. Su director An- tonio Caño anunció en marzo el final de su versión impresa para dar un mayor esfuerzo a la versión digital: “Asumimos el compromiso de seguir publicando una edición impresa de El País de la mayor ca- lidad durante todo el tiempo que sea posible. Pero nos adentramos a la vez en la construcción de un gran medio digital de cobertura global que pueda responder a las demandas de los nuevos y futuros lectores.” Desde niños escuchamos por nuestros padres, cómo debemos ser tíos, profesores, el señor de la radio, la telenovela del canal 2 y la señora de la combi. Y aún más importante, apren- demos en la infancia temprana a través de decenas de películas animadas, cómo se comporta una princesa, qué debe hacer un prín- cipe, cómo deben pensar. Sin darnos cuenta, de repen- te nos encontramos con que nos contaron una y otra vez la historia de la chica vulnerable y hermosa que necesita quién la rescate. Y por el otro lado llega el joven va- liente y fuerte, dispuesto a rescatar a quien no conoce para alcanzar el ideal del amor. Vencen todos los obstáculos y son felices para siempre. Y nos lo creímos. Sin hacer- lo consciente, nos dedicamos a buscar quién nos complemente y pensamos que cuando llega la persona ideal a nuestro lado se acabarían todos los problemas y comenzaría la felicidad eterna. Pero ¿qué significa ser felices para siempre? ¿Cómo se da uno cuenta de que ya comenzó ese momento eterno? ¿Qué pasa des- pués de que el príncipe rescata a la princesa y ya lograron casarse? Estas preguntas son las que plantea La página en blanco, obra de teatro escrita y dirigida por Cheryl Sue Ortiz y que se presentó con motivo del aniversario 67 de la Escuela de Periodismo Carlos Sep- tién García. La historia es relatada por un socarrón narrador (Ricardo Ra- mírez) y comienza después de la boda, cuando el príncipe Cariad (Alan Hoffman) y la princesa Sa- sumi (Gladys Tello) se encuentran solos por primera vez en su ha- bitación y no saben cómo entrar en confianza a sabiendas de que pasarán el resto de su vida juntos. Otro de los casos más sonados es la revista Playboy, que para la edición original de Estados Unidos dejó de publicar apenas en marzo de este año fotos de desnudos femeninos completos y frontales, la razón principal no pueden competir con la omnipresencia de la pornografía en Internet. El director ejecutivo de la revista dice que ahora ve al nuevo concepto de Playboy en la misma categoría de la revista Vanity Fair y no de publicaciones como GQ o Maxim. También dijo que la medida ha abierto a Playboy a nuevos anunciantes y canales de distribución. Por supuesto no a todos les agradó el cambio. El director ejecutivo dijo que Playboy se vio afectada por un par de cientos de cancelaciones luego de anunciar su nueva política sobre las fotos de desnudos. En un cuarto de siglo, los periódicos y las revistas impresas perdieron más de 300 mil puestos de trabajo en Estados Unidos, pero los medios digitales sólo crearon cerca de la mitad, apoyados en un modelo aún inestable. Los diarios impresos se encuentran en una encrucijada en donde deben rein- ventarse, deben crear nuevos modelos de trabajo y atender a las nuevas audiencias. También es cierto que todas las revistas y periódicos que han sobrevivido a esta crisis han desarrollado una plataforma digital que en muchos casos ha resultado sumamente exitosa. Por ejemplo, el diario The New York Ti- mes publicó orgullosamente en junio el nada despreciable mérito de haber logrado 1 millón de suscriptores pagados en línea. Esto adicional a su 1.1 millones de suscriptores a su edición impresa. Estos hechos han reforzado la hipótesis que afirma que en esta industria la marca de la publicación y la calidad del contenido son más valiosos que el medio a través del cual se difunde. En México, la tendencia es similar, guardada la proporción del mercado. Publicaciones como los diarios Reforma, El Universal, El Economista, y al- gunos de los títulos principales de Editorial Televisa, revistas como Caras, National Geographic, Men’s Health, Muy interesante y Esquire LATAM, han logrado una penetración destacada en el mercado digital. Cuando se amplía el espectro de consumidores, se observa un dato re- velador y consistente: todavía en 2105 las noticias eran la cuarta categoría más buscada en Internet; hoy ocupan el octavo lugar. En otras palabras, la información se está colando a los smartphones vía redes sociales. Conviene enterarnos que en junio de este año, los usuarios de smartpho- nes y tabletas consumieron 779 mil millones de minutos de contenido, fren- te a los 551 mil que se consumieron en alguna plataforma de escritorio, la evidencia que cada vez los usuarios estamos usando menos nuestras com- putadoras y más nuestros celulares para enterarnos de lo que nos interesa, conviene a creadores de contenidos, editores, periodistas y profesionales de la publicidad y de la mercadotecnia que cambiemos viejos paradigmas y nos adecuemos a la nueva forma de comunicación de lo impreso a lo digital • Medios La incomodidad es tan grande que recurren a todo tipo de per- sonas para que les ayuden a en- tender cómo se lleva a cabo esta felicidad eterna: el rey (Omar Cu- lebro), la reina (Roselia Barragán), un campesino (Antonio Pina), el hada madrina (Édgar Zaldívar), la hermana del príncipe (Roselia Barragán), el traidor que había secuestrado a la princesa (Omar Culebro) y hasta el espejo mágico (Ricardo Ramírez). Cada uno de los personajes tie- ne una enseñanza en particular que cuestiona los preceptos bá- sicos que el príncipe y la princesa tenían con respecto del amor, la felicidad y el deber social. De esta manera, el público asis- tente al Foro del Centro Cultural José Martí el pasado lunes 23 de junio, pudo ser testigo de una vi- sión más realista de las relaciones sentimentales a través de este cuento anti-hadas, algo que sin duda servirá para que cada quien escriba su propia página en blanco. Hasta siempre •
  10. 10. • 10 Diálogos • Junio-agosto 2016 Aniversario 67 de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García Periodismo cultural 3.0 La Escuela de Periodismo Carlos Septién García celebró su Aniversario 67 con una serie de mesas de análisis sobre “Periodismo cultural 3.0”, abordadas ante la comunidad estudiantil por destacados especialistas del tema, en la Unidad de Congresos del Centro Médico Nacional siglo XXI, el 24 de mayo de 2016. Conferencia inaugural El periodista Alberto Barranco Chavarría Jessica Álvarez y Damián Miranda Mesa 1 Periodismo cultural Por un periodismo sin apellidos Alejandra Zúñiga Sánchez Mesa 2 Periodismo digital Nuevas plataformas para el periodismo cultural Eridani Palestino y Arizbeth Castillo “En el periodismo hay jerarquía, no sólo al momento de escribir, sino también por los temas que se manejan… Al hacer una nota sobre política debe ser con tinta de seriedad... Al igual que el resto de las secciones que conforman un medio”, así concluyó el grupo de expertos que participó en la primera mesa sobre periodismo cultural: Sergio Rodríguez Blanco, investigador de la Universidad Ibe- roamericana; Éder Bayuelo Gon- zález, del blog Capitalino Errante; Carmen García Bermejo, de La Digna Metáfora, y el alumno del octavo semestre y colaborador de Yaconic, Eduardo Hernández Garay. Los especialistas sostuvieron que, en particular, la cultura nece- sita crear contenidos para poner a la par la sección con el resto de las fuentes etiquetadas como duras (nación, estados, ciudad, interna- cional y negocios). Sergio Rodríguez Blanco pun- tualizó que a la hora de dar a conocer la información, no debe de adquirir ADN diferente por la fuente que se trate, sino que debe someterse al mismo rigor. Explicó que al llamado periodis- mo cultural le hace falta investigar más, contar historias, pensar en los lectores y sobre todo aban- donar la comodidad de siempre entrevistar a las mismas perso- nas, que conlleva a consultar las mismas fuentes y no buscar otras La Septién cumplió 67 años y la celebración se realizó con una serie de mesas de análisis que destacaron el tema del periodismo cultural y las nuevas platafor- mas digitales a las que nos enfrentamos hoy día. En la mesa dos participó Gloria Muñoz Ramírez, directora digital de Desin- formémonos, quien destacó que el periódico impreso aún no ha muerto, por- que las “hojitas” se pasan y se siguen viendo en las comunidades de México y América Latina. “En papel se lee distinto, en papel se hace una doble lectura, doble reflexión, se razona diferente”, expresó. También, reiteró que el periodismo lo siguen haciendo los zapatos, no el ce- lular, porque “el periodismo se camina y si no caminas por más herramientas tecnológicas que tengas a la mano, no habrá periodismo”. Señaló que el periodismo se sigue valiendo del manejo de los datos, de la intención, de la ética. “Las tecnologías ayudan a nuestro trabajo periodístico, puede que lo hagan más veloz, no necesariamente mejor”, aclaró. Y es que para Gloria los mecanismos digitales desde Excel hasta los más avan- zados ayudan, facilitan, dinamizan. Argumentó que del periodismo digital están saliendo trabajos impresionan- tes, los que están ganando los grandes concursos del periodismo internacional están en el periodismo digital. “El periodismo no se cuenta en 140 caracteres. Le podemos dar una mejor presentación, sí; podemos llegar a más gente, sí; debemos llegar a más gente, sí. Pero no confundamos contenido con herramientas de presentación”, mencionó. Mientras tanto el editor del portal Vice México, Alejandro Mendoza, acotó que Internet llegó a cambiar la manera en que se mueve la información y que al mismo tiempo los periodistas deben ser responsables, porque existen muchos peligros como la no verificación de datos. Dijo que “los jóvenes de ahora ya no leen más de mil palabras... Los medios tienen que pensar en cómo hacer que el lector deje de ver la foto de Kim Kar- dashian y le dé click a lo que nosotros queremos mostrar. “La idea y el reto más grande para Vice es ver cómo a los jóvenes les interesen las elecciones o el otro lado del mundo”, insistió. Diego Mendiburu, reportero y director general de Fáctico, coincidió en crear contenido de interés para los lectores. “No existen modelos de negocios claros que permitan a los medios sobrevivir en este panorama, donde efectivamente voces que añadan algo nuevo al acontecer. “El periodismo es de in- vestigación, las nuevas narrativas y formatos pueden ayudarnos a ac- ceder a las historias desde distintos puntos y el periodista puede abo- nar a la construcción democrática y generar conocimiento”, indicó Rodríguez Blanco. Para Eder Bayuelo González, el problema más grande al que se enfrenta la cultura es la falta de programas de televisión, de cana- les de Youtube o de información en los medios. Para él la solución está en crear información cultural y enseñarle al público lo que quie- re saber. Por su parte, Carmen García Ber- mejo habló sobre la importancia de la crítica dentro del periodismo cul- tural y que haya cuestionamientos y no sólo alabanzas a los escritores. “Existe una necesidad constan- te para demostrar a la sociedad que existe un país mejor, la cultura juega un papel fundamental en nuestras vidas”, destacó. La periodista comentó que aho- ra es el momento de apoyar al pe- riodismo independiente, a los me- dios de comunicación electrónicos y al periodismo que habla por los que no pueden hacerlo por ellos mismos y enfocarnos en lo que nos rodea y dejar a un lado a las fuentes oficiales, para ella eso es el periodismo cultural. Otro de los temas de los que se habló en la mesa fue sobre las he- rramientas que necesita un estu- diante aspirante a periodista para realizar un buen trabajo, los expo- sitores concluyeron que investigar debe de ser el pan de cada día para cualquier persona a la que le interese el llamado “mejor oficio del mundo”. Para Sergio Rodríguez “la he- rramienta fundamental que un periodista debe llevar consigo son las ganas de indagar, de siempre querer saber más y de no caer en una zona de confort”. Mientras que para Carmen García “la dis- ciplina de escribir es lo que forma a un periodista además del interés por lo que nos rodea”. La llegada de la tecnología ha cambiado la forma de hacer perio- dismo, ahora los reporteros deben de ser multifuncionales y los perió- dicos han tenido que actualizarse o cerrar las prensas. “Se confunde tecnología con progreso, una nos permite nuevas narrativas mientras que la otra se hace periodismo Frankestein; es decir, una construcción democrá- tica del periodismo”, señaló Sergio Rodríguez. Abogaron porque los estudian- tes de periodismo dejen de ver sólo lo que hay en la red y salgan a crear reportajes y a investigar todo lo que los rodea, hicieron un llamado a hacer un mejor periodis- mo del que hoy se realiza, pero sin dejar a un lado la narrativa que es parte fundamental de éste • “Periodismo cultural 3.0” fue el eje rector de las mesas de análisis que engalanaron el aniversario 67 de la Septién. El director general, Víctor Hugo Villalva, dio las pala- bras para inaugurar la celebración, a las 9 de la mañana. Ante la presencia de los direc- tivos, Yumin Montfort, Claudia Velázquez, Enrique Mandujano y Arnoldo Meléndrez, el primer orador del día fue el periodista y exalumno Alberto Barranco Cha- varría, ganador del Premio Fernan- do Benítez. “La cultura no es solamente hablar de los filósofos, es meterse en donde está la gente”, comentó el periodista al iniciar su conferencia. Además, abordó el tema de la importancia de la difusión dentro del periodismo de sociales que inició en México en el siglo XVIII para desarrollar el ámbito cultural más tarde. Dijo que los medios de comunicación ya no son los que obtienen primero la información, sino las redes sociales “la tarea del periodismo actual no es dar mayor dimensión a un fenómeno masivo, sino nutrir con grosor y profundidad los temas de interés público: la cultura no está divorciada de la vanguardia”. En su conferencia, Barranco Chavarría expuso los aportes de un género que para él era flexible, rico y amplio: la crónica, misma que tiene por objetivo la diversión, la información y el detalle intenso, logrando que la divulgación no sólo se viva con datos e historia, sino con anécdota. Para poder explicar mejor sus ideas, el cronista compartió con los estudiantes las funciones que, según él, tiene el periodismo cultural, las cuales son “informar, orientar, divertir y educar”. Posteriormente habló sobre el contexto en que surgió precisamente este tipo de periodismo, pasando por temas como política y socia- les hasta llegar incluso a series televisivas •
  11. 11. ANIVERSARIO 67 • 11 • Mesa 3 Debate de alumnos Periodismo digital: adaptarse o morir Miguel J. Crespo y Scarlett Lindero Conferencia de clausura Internet ha transformado el periodismo: Jorge Zepeda Patterson Carolina Araujo El periodista y escritor argentino Tomás Eloy Martínez alguna vez se preguntó acerca de los retos que el periodismo enfrenta en la era ci- bernética. “¿Cómo seducir, usan- do un arma tan insuficiente como el lenguaje, a personas que han experimentado con la vista y con el oído todas las complejidades de un hecho real?” En el marco de la celebración del aniversario 67 de la Septién, la mesa de debate de los alum- nos, integrada por Laura Sánchez, Scarlett Lindero, Mariana Gálvez, Isaías Huitrón, Adolfo Reséndiz, Miguel J. Crespo, Omar Indalecio González y Juan Pablo Reyes, se enfocó a temas de gran impor- tancia que –como se preguntaba Eloy Martínez– son un reto para las nuevas formas de hacer y leer periodismo. Con el profesor Oriol Malló co- mo moderador, el primer tema a discutir por los alumnos fue “El periodismo de nicho versus el pe- riodismo de masas”, en el cual se enfatizó que las plataformas mul- timedia te dan la oportunidad de contar una historia de diferentes maneras, desde un formato audio- visual hasta uno escrito. Las redes, analizaron los alumnos, son una herramienta con la que los conte- nidos pueden tener un mayor al- cance y llegar a un mayor número de personas. Aunque lamentaron que muchos de los contenidos que se encuentran en la red no nece- sariamente pueden ser llamados periodísticos, ya que sólo buscan entretener y generar visitas a los portales donde se publican. Juan Pablo Reyes cuestionó la ética profesional de los medios que para ganar likes en sus publica- ciones dejan de lado el contenido “que una publicación tenga mucho tráfico no garantiza que la investi- gación esté bien documentada” es por eso que el periodista debe hacer una verificación de su infor- mación antes de replicarla, expuso. Nuestra realidad es cada vez más imaginativa; es decir, vivimos la mayor parte del tiempo metidos los contenidos compiten por ser atractivos para una diversidad de audiencia. “Lo digital ha contribuido a generar un mejor periodismo, estamos hablando de periodismo de datos, donde se requiere de solicitudes de información que tienen que ser digitalizadas y jerarquizadas”, agregó. Para Mendiburu la transición del periodismo a lo digital ha cambiado también a las audiencias, lo digital permite entenderlas para lograr y realizar un periodismo de calidad. “Ahora sabemos cuántos nos están leyendo y qué es lo que quieren leer.” No obstante, el periodista y escritor Jorge Tirzo no concuerda con la teoría de la transición del periodismo a lo digital, ya que “para hacer un periodismo participativo hay que dejar de tratar a los medios digitales como si fueran impresos. “El problema está en la lógica de producción de los medios de comunicación donde se considera a la noticia como la unidad mínima de información, cuando la gente está creando su propia información a través de las redes sociales”, expuso. Tirzo consideró que el gran reto que enfrentan las empresas de comunicación es lograr una unión de intereses en- tre la gente que se informa mediante las nuevas plataformas, porque “¿de qué sirve tener una plataforma digital si la utilizas como papel? Si queremos construir un periodismo participativo hay que cambiar el modelo de producción. “Los medios siguen enfrascados en conseguir recursos a través de un esquema económico de la era pasada, la publicidad. Hay que encontrar una forma de sostenibilidad que sean alternativas.” Lo mismo coincide la periodista de Buzzfeed Karla Zabludovsky, puesto que a estas alturas los reporteros tienen una responsabilidad con el lector de encontrar nuevas maneras de presentar la información. “El tema más que nada es cómo abarcarlo a las plataformas digitales, es cómo lo estamos contando, cómo debemos adaptarlo”, concluyó • en nuestro ordenadores y teléfo- nos, pasamos mucho interactuan- do con otras personas que no se encuentran de manera física fren- te a nosotros. Las comunicaciones han cambiado y las formas de conocer e interpretar la realidad también. En palabras del alumno Adolfo Reséndiz, las plataformas multi- media deben ser utilizadas de for- ma astuta por los medios de co- municación como una estrategia de negocios. Por su parte, Scarlett Lindero enfatizó que no se debe dejar de lado el rigor periodístico en los contenidos y puntualizó que “la di- gitalización del periodismo no está provocando una crisis, simplemen- te se trata de una transición”. Al debatir sobre el papel del periodismo narrativo en la web, Miguel J. Crespo señaló que “los periodistas deben estar al servicio de la historia y no al de su pluma. Deben tratar de entender al per- sonaje y no confiar sólo en su buena memoria”. Como ejemplo expuso el caso de El Mexique- ño –medio digital coordinado por Oriol Malló– y cuestionó el abuso de los textos en primera persona: “No se trata de contar algo por contar y que se lea bonito.” Para el alumno, las herramien- tas literarias deben estar sujetas al sustento de los datos y del repor- teo. En respuesta a esto, un alum- no presente entre el público y cola- borador de El Mexiqueño, dijo que los periodistas deben aprender primero a contar historias y por eso es importante que empiecen haciéndolo con textos más íntimos y personales. ¿Cuántos de aquí publican en medios digitales?, fue la pregunta que lanzó al aire el alumno Isaías Huitrón y que varios de los pre- sentes respondieron levantando la mano. La gran mayoría de noso- tros, dijo, está involucrado ya en el periodismo digital, por eso es importante que como periodistas dejemos de ser “analfabetas digi- tales” y comencemos a combinar herramientas digitales para en- riquecer la narrativa de nuestras investigaciones. Hay que adaptar- nos o morir, dijo el alumno Omar Indalecio pues “dejar de lado las herramientas digitales no es una opción”, por lo que consideró que es fundamental que las redaccio- nes comiencen a generar estos cambios. Para lograr esta transformación es necesario que los medios de co- municación entiendan el lenguaje de la audiencia y se adapten a él, dijo la alumna Laura Sánchez y agregó “la ventaja de los medios digitales es que hay una conexión entre el editor y el lector y se pue- den satisfacer sus necesidades al instante”. Al discutir respecto de la crisis económica a la que se enfren- ta el periodismo independiente en México, se habló acerca del acaparamiento de las empresas periodísticas sobre el control de la publicidad y de su innegable venta de contenidos hacía los par- ticulares del gobierno y no hacía el lector. Los alumnos concorda- ron que para que el periodismo independiente logre consolidarse debe adoptar un modelo de ne- gocios alternativo que favorezca, ante todo, al lector • “El monopolio político sobre la conversación pública se destrozó para siempre”, mantiene el periodista, escritor y fundador del portal Sin Embar- go, Jorge Zepeda Patterson. Patterson, a cargo de la conferencia de clausura del aniversario 67 de la Septién, explicó durante su ponencia que por muchos años, “escribir un periódico era como lanzar al mar una carta en una botella”, salía de la imprenta para vagar en un mar de gente, hasta encontrar un lector que no tenía manera de responder. En ese tiempo, el periodista se obsesionó con reflejar el poder, se comu- nicaba con el político, por medio de cabezas que sólo tenían sentido para ellos. En cambio, para Patterson las redes sociales no nos permiten olvidar los intereses de la gente. “Poco a poco reporteros y medios nos dimos cuenta de los verdaderos intereses de los lectores, del pueblo. “Ahora se puede saber quién lee y a qué hora lo hace; la nueva forma digital de consumir las noticias cambió.” El fundador de Sin Embargo mantiene que, en respuesta, las agendas de las salas de redacción han cambiado: “Porque se tiene que estar con un ojo en la lógica tradicional de atención al poder y otro en redes sociales y su movimiento.” Admite que no se pueden tomar como “tablas de la ley”, no se puede hacer periodismo únicamente con redes sociales. Son dos fuerzas las que se enfrentan día con día en los medios de comunicación, “la cultura periodísti- ca de los editores y la corriente fresca que hace trizas este viejo periodismo”. Para el periodista, 50% de la información está en la noticia inicial y la otra mitad en el debate que genera. Aunque muchos digan que el periodismo está viviendo sus últimos ins- tantes –con la pérdida de audiencia de medios impresos, auditivos y audio- visuales–, el caso del periodismo digital es distinto, explica Patterson. Ejemplifica con su tiempo como subdirector del periódico El Universal, durante el mandato del presidente Vicente Fox. Se trataba de los inicios del portal web de El Universal, “al final había más visitas de lectores digitales que ventas del impreso”. El cambio no se dio sólo entre periodismo impreso y digital, sino también en los lectores de Internet con la llegada de redes sociales. En el caso de Sin Embargo, Jorge Zepeda explica que hoy día el ingreso al sitio a partir de la página principal es menor que directamente a las notas con los links que se comparten en redes, a diferencia de hace unos años, cuando 80% de los lectores entraban desde la página principal. Para Patterson, uno de los mayores retos del periodismo es que en línea la información parece gratuita, por eso aún no hay nada que haga rentables los medios por Internet. Al respecto consideró que a pesar de la inmediatez de la información requerida actualmente, las redacciones de los periódicos que antes trabaja- ban únicamente para la edición del día siguiente deben recordar que “del papel es de donde vienen los recursos”. Medios como Sin Embargo han comenzado a ser rentables, con un in- greso por publicidad que cada año es mayor al aportado por sus inversores, puntualizó el director del portal. Además predijo que “en esta búsqueda por el periodismo van a fallecer muchos medios digitales”. Explicó que el periodismo digital es distinto al impreso, y se debe re- pensar la labor periodística tradicional a nuevas plataformas, a una nueva narrativa y un nuevo vínculo con el lector; manteniendo sin falta la matriz que profesionaliza el periodismo: verificación y contrastamiento de la in- formación •
  12. 12. • 12 Diálogos • Junio-agosto 2016 Ganadores del Certamen de géneros periodísticos, fotografía, audiovisuales y cuento “¿De qué forma se persua- dió a la gente y se le convenció que valía más la pena ver House of cards en lugar de leer un libro?, ¿cómo convencer a los mexica- nos de que el libro es mejor que la televisión, que es mejor que los videojuegos, y que puede superar a la industria del entretenimiento audiovisual?”, se pregunta el so- ñador Carlos Anaya Rosique. El escenario es un laberinto cu- yos pisos blancos y azules evocan los mosaicos que conforman las construcciones árabes, babilóni- cas. Las paredes del edificio con el número 95, que es cuna de la institución editorial Noriega, Limu- sa (y se encuentra a unos pasos de la estación Balderas del Metro), están adornadas por cuadros, pin- turas frutales de varios tamaños. Al final de ese camino enredo- so, tenemos en vez de un mino- tauro griego hijo de un rey celoso o de un fauno español que se hace siervo de los sueños de una niña, un hombre de traje azul marino de estatura media, cuyos rasgos ama- bles se ocultan tras unas gafas. Él es Carlos Anaya Rosique, quien por elección unánime fue desig- nado en marzo de 2016 como presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem). “Recuerdo que una vez, cuando comenzaba a participar en el ma- ravilloso mundo editorial, como ayudante de corrector de estilo, le pregunté a don Carlos Noriega ¿por qué no construía para su casa editorial un edificio lujoso como el de la editorial Trillas en Coyoacán? Entonces me respondió que po- dría construirlo, pero haría que se produjeran menos libros. Si se tie- ne el dinero hay que invertirlo en la producción y, si se puede, hay que hacer más librerías.” Es con esas palabras de evocación al pa- sado y lección para el futuro como cuenta sus inicios el editor Anaya Rosique, quien en 2013 recibió la Medalla al Mérito Gremial. Sería gracias al oaxaqueño José Vasconcelos que a mediados del siglo XX, llegaría lo que se cono- ce como Secretaría de Educación Pública (SEP), con ella también se instauraría el ideal de erradicar el analfabetismo y promover la lectu- ra. El medio para cumplir con este cometido sería crear una serie de libros que abarcaran todo el cono- cimiento básico. Con ello que se daría a luz a los libros de textos. —Desde niños —prosigue Ana- ya—, a los mexicanos se les impo- ne la lectura por obligación, no se les compran libros para el entrete- nimiento. La primera interacción obligada que hay con la lectura es a través de los libros de textos de la SEP. Es entonces que le interrumpo y le señalo que no les compran por- que los libros de texto son gratuitos. Me responde de manera amable: —Eso es lo que pensamos to- dos, pero en realidad los libros de texto no son gratuitos, provienen de nuestros impuestos y eso es al- go que se debe saber, porque así podemos exigir contenido de cali- dad y esto se logra si se lee. La gran erudición de Anaya, hombre de letras, hombre de li- bros, da a luz a una salida: —Es importante centrarnos en los niños y en los jóvenes porque al final ellos son los que se que- dan. Hay que convencerles que el libro es igual de divertido que un videojuego, que una película — continua el hombre erudito. En el reglamento de la Caniem se esti- pula que una de sus funciones es brindar apoyo a sus asociados, y su nuevo presidente lo sabe. —La Cámara debe lograr que las editoriales independientes se unan. Debemos ser un gremio que se apoye entre sí y que lideré los intereses de la cultura escrita. Un grupo que acerque a la sociedad civil con el libro, y para ello debe- mos reconocer nuestras deficien- cias. Unidos debemos resolver la pregunta de cómo los editores deben llegar a los lectores. Pienso en los socios de la Ca- niem, donde hay muchas diferen- cias de tamaño, temática y actitud. —Uno de mis tres ejes de traba- jo, los que llevé en la campaña, es la construcción de políticas públicas. En 2015 el diario El Economista publicó que hay aproximadamente mil 200 librerías, sin embargo, la cifra no es exacta. —Las instituciones no nos he- mos preocupado en realizar un es- tudio de cuántas librerías hay en el país. Las librerías, para la edición, son la respuesta para la difusión —dice el presidente de la Caniem. El rostro elegante y cálido de Anaya se vuelve serio. Su fiso- nomía opta por la pose que han captado las fotografías que los di- ferentes medios le toman última- mente. Una muestra del fallo en las estadísticas, son los números que maneja el Consejo de la Co- municación con su campaña sobre 20 minutos de lectura al día. Alego que gracias a ella se utilizaron un alto número de horas para leer. —Cada vez hay menos librerías, y en las que hay, la gente no entra. Las personas temen entrar a una librería —indica el hombre de traje azul. Anaya se levanta, ha recibido una llamada, contesta y de impro- visto ve un panfleto, el cual alude a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. —¿Qué pasa —pregunto nue- vamente— con las librerías y las ferias?, ¿por qué la gente va más a las ferias? —Las ferias son el lugar donde uno puede encontrar todo tipo de contenido a un precio accesible, como la del Auditorio en la Ciudad de México. Lo que pasa con las li- brerías es que en México hay muy pocas especializadas en función de sus lectores. —Lo malo con las Ferias es que son muy pocas —argumenta con pasión el editor formador de edi- tores— y sólo hay una importante en cada estado. Mi propuesta es que se realicen más librerías de barrio, que cada colonia tenga su librería, sin importar que sea pe- queña pero que tenga. Hay que hacer que la gente se tropiece con los libros y no precisamente pira- tas. Hay que dejar de centralizar la cultura y la edición en México. No todo puede estar en la capital. —Hay que imaginar ser arries- gados —finaliza. Cuando termina de hablar, Car- los Anaya observa los libros, emite un suspiro. El hombre tiene mucho trabajo por hacer • Entrevista Primer lugar: House of cards vs el libro (o los retos a los que se enfrenta Carlos Anaya Rosique) Camila Montserrat Ayala Espinosa El devenir de 50 años en la pra- xis editorial le ha enseñado a Car- los Anaya los pasos para sobrevivir en un país donde no se lee y mu- chos son analfabetos. —¿No temes ser presidente de una institución editorial que se en- cuentra en el país menos adecua- do? —pregunto. Anaya, antes de contestar, suel- ta una carcajada y dice: “Porque estoy loco.” —Tengo una visión —agrega—, la cual he formado gracias a mi trayectoria y a las pláticas que he tenido con todos los miembros relacionados con la edición, como los de La Tertulia Editorial. Sé las necesidades, conozco a fondo los retos. He luchado por este cargo. Ha sido la tercera vez que me pro- muevo y si pude mover un elefan- te, en el buen sentido, para definir la Cámara, y convencí a los socios editoriales para que me eligieran, me parece entonces que soy capaz de luchar, hacer que la comunidad editorial se una, para así apoyar- nos entre todos y lograr que la lectura se promueva. —Quiero que se vea al libro como centro del desarrollo de la cultura del país —continúa Anaya. Soy Septién
  13. 13. ANIVERSARIO 67 • 13 • “Iba caminando al pueblo. Me mandaron a traer tortillas y se me acercó un chavo guaaapo, liiimpio, elegaaaante. Haz de cuenta un ar- tista. Me empezó a hablar bonito: ¡Hooola chica!, ¿cómo te llamas?, qué bonita eres... la cuestión es que me enamoró y me trajo para acá, para México. Tenía 16 años.” Han pasado 33 años y Mérida sigue recordando cada detalle so- bre su padrote, quien por medio del engaño amoroso la llevó a la prostitución. Desde el municipio mexicano de Xochitepec, en el es- tado de Morelos, hasta la Ciudad de México, ella conoció otro mun- do. Esta es su historia. “Vámonos. Yo me caso contigo. Yo te hago feliz”, eran las promesas de ese joven de 22 años al que veía como su “príncipe azul”. Mérida es alegre, expresiva, cabello negro y piel canela. Sin titubear, cuenta su historia desde la habitación de Bri- gada Callejera Elisa Martínez, una organización civil que se dedica a la promoción de la salud entre tra- bajadoras/es sexuales y que se en- cuentra en la calle de Corregidora del Centro Histórico. Una estancia con paredes de colores amarillo, rojo y verde. Con cientos de fotografías pegadas al- rededor de todas y todos los que han pasado por ese lugar. A Méri- da no le da pena, le gusta contar quién es, lo que le ha pasado, lo que ha vivido. Desde su infancia fue recha- zada, humillada y maltratada por parte de su tía, quien era la encargada. Siempre que podía la ofendía diciéndole que “era peor que un chango”, “que era fea”, “una escuincla, india, narizona”. “A mí me daban ganas de ma- tarla, de decirle maldita vieja, pero dije no, mejor me escapo de mi casa... En ese momento conocí a un chico que fue al pueblo, era guapo, blanco y pues yo una in- dita, prietita, insignificante según yo. Fue ahí donde me enamoró.” El convencimiento ocurrió. Mé- rida pensó que sería una buena oportunidad. Primero aceptó por amor, después vino el chantaje, se sentía confundida. “No pues como tú digas, yo me acuesto con quien tú quieras con tal de que no me dejes”, eran sus respuestas. A los 16 años vendió su cuerpo por primera vez. El padrote la metió a talonear. Hubo un momento don- de ella ya no quería seguir, estaba “harta, asqueada de todo esto. Ya no quiero, quiero regresarme a mi pueblo”, pero él la amenazaba. “Si no sigues trabajando para mí voy a ir con tu mamá. Tu ma- Entrevista Segundo lugar: Mérida: confesiones de una sexoservidora Eridani Jamillet Palestino Rosas lloraba. Me rascaba, me lavaba abajo. Quería quitar todo de mí, lloraba mucho”, narra con odio. En este oficio Mérida tuvo dos hijos, niño y niña. No sabe quién es el padre de su hijo, de ahora 30 años. El tiempo pasó y ella se alejó de todo. Se enamoró de un cliente y tuvo a su hija, hoy de 28 años. Todo iba bien, pero es- te hombre fue detenido y ahora se encuentra en el reclusorio con cargo de robo. Mérida sin dinero, sin saber qué hacer, regresó a las calles. “Mi hijo no salió mal. Él traba- ja de policía. Mi hija se casó y es mujer de hogar. Yo le dije, con lá- grimas en los ojos: Nunca vayas a terminar como yo, tú nunca seas como yo... júramelo.” Pero la vida de Mérida cambió en Brigada Callejera, donde co- noció a Elvira, la encargada del lugar. “Antes de conocer a Brigada era ignorante. Aquí estudié periodis- mo. Participo en el taller de Gloria Muñoz, encargada de la columna Los de abajo, del periódico La Jor- nada. Terminé mi primaria y se- cundaria. Aprendí a diseñar ropa, estudié computación... Aprendí mucho. Haz de cuenta que Briga- da es una escuela, una amiga, una madre. “Nosotros decimos que Elvira es como la madre de las trabajadoras sexuales, porque nos enseñó a ga- tear, caminar y no a decir mamá, sino a decir gracias, porque gracias a ella muchas hemos sobresalido y hemos aprendido muchas cosas. Que si no hubiera existido Brigada, qué sería de nosotras las trabaja- doras sexuales. “Gracias a ella logramos ampa- rarnos, porque los operativos con el pretexto de la trata de blancas siempre atacaban al oficio, y gra- cias a eso ya no, porque logramos una credencial de trabajadoras no asalariadas. Hemos logrado mu- cho”, explica emocionada. —¿Con todo lo que has apren- dido, no te gustaría trabajar en otra cosa? “No hay por qué dejar eso. No hay por qué cambiar de vida, porque es un trabajo como cual- quiera. Creo que no es malo que existan trabajadoras sexuales. No creas que uno lo hace por gusto, sino por necesidad, porque un sa- lario mínimo no alcanza. “Porque dime, ¿cuál es la di- ferencia de esas niñas que no se paran en la esquina y que se bajan el calzoncito con fulano, a que una chica esté parada y sí cobre? ¿Cuál es la diferencia? La única diferen- cia es la doble moral” • má sabes que te pega”, empezó a meterle miedo. “Ya después yo ya no trabajaba por amor, trabajaba por miedo. Él me amenazaba, me pegaba, me mandaba a la esquina con los ojos hinchados, el cuerpo bien lastimado.” Mérida tomó valor y a los 3 años lo demandó. La dejó en paz y, al pasar otros 3 años, comenzó a laborar por sí sola en el mismo ámbito. “Me gustó el oficio, ya no lo sol- té, ahí seguí trabajando.” —¿Cuál es peor momento que has tenido? “Uy pues hasta la fecha no me gusta nada (risas), porque luego llegan los clientes y son bien cule- ros contigo, son bien prepotentes, cínicos… bueno hay de todo, ten- go clientes que son buenas gen- tes, que me han apoyado. “Por ejemplo, de la cintura para abajo yo les cobro 200 pesos más, apar- te la habitación. Tengo clientes que tienen conmigo hasta 10 años y, aparte de que pagan la habita- ción, me dicen: ‘Sabes qué, aliviá- nate para tu renta’, si estás enfer- ma, ‘ten para el medicamento’. No todos son así. “Muchos clientes terminan ena- morándose de ti también, pero pues el lema de las trabajadoras sexuales es: prohibido enamorarse de los clientes.” A pesar de estas condiciones, Mérida se ha enamorado y ha te- nido 19 parejas sentimentales, pe- ro comenta que nunca es bueno cuando eres trabajadora sexual, porque sabes que nunca llegará el amor verdadero. Cuenta que ha tratado de ale- jarse de esto y que incluso tomó drogas y alcohol. A los 22 años tuvo un trabajo estable en la central camionera de Taxqueña, donde duró 9 meses, pero lo dejó porque su jefe sólo quería tener relaciones. “Dios, ¡hasta dónde he llegado! Un extraño estarme tocando y se va, y luego llega otro extraño y se va, y luego otro extraño a mi cuer- po… O sea, mi cuerpo, lo que nos tapamos, que te estén tocando, lamiendo, que te dejan saliva, su- dor... pero tienes que hacerlo por- que la necesidad te está orillando a que tú estés en esa esquina”. Enfermedades como la gonorrea y los hongos los ha padecido. “Hu- bo un tiempo donde yo me sentía sucia. Me metía en la regadera y

×