SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 54
Descargar para leer sin conexión
Introducción
Palabras Claves
El reino de los cielos, hijos de la luz y hijos de las tinieblas, el hombre que
construyó su casa sobre la roca y el otro, que construyó su casa sobre la arena, el
trigo y la cizaña, la resurrección, los saduceos, los fariseos, el buen samaritano,
el arrebatamiento o rapto, La gran tribulación, el gobierno del Trono Blanco (el
milenio), el hombre interior, las concupiscencias y la lascivia.
La duda surge del miedo. Esta se manifiesta, cuando las personas
intentan tener seguridad en su vida, la duda, es una defensa que te
mantiene estancado y no permite, que vayas más allá de los sentidos, la
duda nace de mente, y es parte de la cobardía. Por lo tanto, el miedo o
el temor son las fuerzas invisibles, que mantienen al hombre anclado a
lo conocido y la comodidad, y siempre quiere estar en este terreno,
puesto que, lo desconocido es incertidumbre y desconfianza.
Adentrémonos a la siguiente descripción... !No es cierto, no van a morir!
Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los
ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal.
La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía
buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que, tomó de su
fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió.
En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su
desnudez. Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera.
Cuando el día comenzó a refrescar, el hombre y la mujer oyeron que
Dios el Señor andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a
esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera. Pero Dios, el
Señor llamó al hombre y le dijo:
-¿Dónde estás? El hombre contestó: -Escuché que andabas por el jardín,
y tuve miedo porque estoy desnudo. Por eso me escondí. -¿Y quién te
ha dicho que estás desnudo? -le preguntó Dios- ¿Acaso has comido del
fruto del árbol que yo te prohibí comer?
Él respondió: -La mujer que me diste por compañera me dio de ese
fruto, y yo lo comí. Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: -
¿Qué es lo que has hecho? -La serpiente me engaño, y comí -contestó
ella (Génesis 3: 1-13).
¿Quién y cómo fue creado el ser humano?
Entonces dijo Dios:
Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra
semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos,
en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra
sobre la tierra.
Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y
hembra, los creó. (Génesis 1: 26-27).
Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban
desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Y
oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del
día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová
entre los árboles del huerto. (Génesis 3: 7-8).
Y dijo Jehová Dios: he aquí el hombre es como uno de nosotros,
sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome
también el árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que
fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto
de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos
lados, para guardar el camino del árbol de la vida. (Génesis 3: 22-24).
Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la
faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios (ángeles
caídos) que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí
mujeres, escogiendo entre todas.
Y dijo Jehová: no contenderá mi espíritu con el hombre para siempre,
porque ciertamente él es carne; más serán sus días ciento veinte años.
Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se
llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron
hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones
de renombre.
Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y
que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos, era de
continuo solamente el mal. (Véase también, Jeremías 17: 9-10 y 29: 11).
Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en
su corazón. Y dijo Jehová: raeré de sobre la faz de la tierra a los
hombres que le creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil
y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos creado.
Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. (Génesis 6: 1-7).
Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de
violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida;
porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.
Dijo, pues, Dios a Noé: he decidido el fin de todo ser, porque la tierra
está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré
con la tierra. (Génesis 6: 11-13).
Más estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu
mujer, y las mujeres de tus hijos. Y toma contigo de todo alimento que
se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos. (Génesis 6:
18 y 21).
Como podemos apreciar a este momento, la conducta del ser humano
en sus principios, fue muy difícil de moldear, puesto que, como dice
Jeremías capítulo 17, y versículo 9 y 10, el corazón del ser humano es
muy difícil de dirigir, debido a que es muy engañoso, y únicamente,
Jehová Dios lo conoce. (Jeremías 17: 9-10; Proverbios 16: 9 y 16-17).
Existen dos vías para acercarse a la comprensión de sí mismo, a través
de la erudición (acumulación de conocimientos) y el otro camino, es la
revelación (espíritu). El Espíritu de Jehová Dios, a través del corazón del
hombre, le releva la sabiduría para comprender la existencia y la
realidad.
La ausencia de los opuestos, es lo que tenemos que lograr comprender
en nuestra vida. Las emociones negativas y los pensamientos negativos,
afectan de manera importante la calidad de vida de las personas. Por
ejemplo, la verguenza y la desilusión en la vida del hombre, afectan su
conducta y su forma de actuar ante sí mismo, y ante los demás.
Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su
simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón (Génesis 3:
15).
No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido
destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen
para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni
los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará
también tu corazón (Mateo 6: 19-21).
El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu
ser disfrutará de la luz. Pero, si tu visión está nublada, todo tu ser estará
nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es
oscuridad, !qué densa será esa oscuridad! (Mateo 6: 22-23).
Nadie puede servir a dos señores, pues, menospreciarán a uno y amará
al otro, o querrá mucho a uno, y despreciará al otro. No se puede servir
a la vez a Dios y a las riquezas (Mateo 6: 24).
Por eso les dijo: No se preocupen por la vida, qué comerán o beberán;
ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la
comida, y el cuerpo más que la ropa?
Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en
graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes
mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe,
puede añadir una sola hora al curso de su vida?
... Si así viste Dios a la hierba, que hoy está en el campo y mañana es
arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe?
Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos? O ¿Qué
beberemos? O ¿Con qué nos vestiremos? Los paganos andan tras todas
estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.
Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia
(voluntad), y todas estas cosas, les serán añadidas. Por lo tanto, no se
angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día
tiene ya sus problemas (Mateo 6: 34).
Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les
pertenece. Dichosos los que lloran, porque serán consolados. Dichosos
los humildes, porque recibirán la tierra como herencia.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión.
Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. Dichosos los
que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los
cielos les pertenecen. Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la
gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clases de
calumnias.
Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa
en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a
ustedes. (Mateo 5: 1-12).
Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le
borran sus pecados. Dichoso aquel, a quien el Señor no toma en cuenta
su maldad y en cuyo espíritu, no hay engaño (Salmo 32: 1-2).
Nadie remienda un vestido viejo con un retazo de tela nueva,
porque el remiendo fruncirá el vestido y la rotura se hará peor. Ni
tampoco, se echa vino nuevo en odres viejos.
De hacerlo así, se reventarán los odres, se derramarán el vino y los
odres se arruinarán. Más bien, el vino nuevo se echa en odres nuevos, y
así ambos se conservan (Mateo 9: 15-17).
No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal
como juzguen se les juzgarán, y con la medida que midan a otros, se les
medirá a ustedes.
¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das
importancia a la viga que está en el tuyo?
¿Como puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”,
cuando ahí tienes una viga en el tuyo? !Hipócritas!, saca primero la viga
de tu propio ojo, y entonces verá con claridad para sacar la astilla del
ojo de tu hermano (Mateo 7: 1-5).
Milagros realizados por Jesús de Nazaret
Cuando Jesús llegó al otro lado, a la región de los gadaremos, dos
endemoniados le salieron al encuentro de entre los sepulcros. Eran tan
violentos que nadie se atrevía a pasar por aquel camino. De pronto le
gritaron:
-¿Por qué te entrometes, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí a
atormentarnos antes del tiempo señalado? A cierta distancia de ellos
estaba paciendo una gran manada de cerdos. Los demonios le rogaron a
Jesús: -Si nos expulsas, mándanos a la manada de cerdos. - Vayan - le
dijo.
Así que salieron de los hombres y entraron en los cerdos, y toda la
manada se precipitó al lago por el despeñadero y murió en el agua. Los
que cuidaban los cerdos salieron corriendo al pueblo y dieron aviso de
todo, incluso de lo que les había sucedido a los endemoniados (Mateo 8:
28-33).
Actividades realizadas una vez que llegaron a la tierra de Canaán.
Exploren el país, y fíjense cómo son sus habitantes, si son fuertes o
débiles, muchos o pocos. Averigüen si la tierra en que viven es buena o
mala, y su sus ciudades son abiertas o amuralladas.
Examinen el terreno, y vean si es fértil o estéril, y si vean si es fértil o
estéril, y si tiene árboles o no. !Adelante! Traigan algunos frutos del país.
Esa era la temporada en que maduraban las primeras uvas.
... Hebrón había sido fundada siete años antes que la ciudad egipcia de
Zoán. Cuando llegaron al valle del arroyo Escol, cortaron un sarmiento
que tenía un solo racimo de uva, y entre dos lo llevaron colgado de una
vara. También cortaron granadas e higos. Por el racimo que estos
israelitas cortaron, a ese lugar se le llamó Valle de Escol (Número 13: 17-
24).
El Señor tu Dios te hará entrar en la tierra que vas a poseer, y expulsará
de tu presencia a siete naciones más grandes y fuertes que tú, que son
los hititas, los gergeseos, los amorreos, los cananeos, los ferezeos, los
heveos y los jebuseos.
Cuando el Señor tu Dios te las haya entregado y tú las hayas derrotado,
deberás destruirlas por completo. No harás ningún pacto con ellas, ni les
tendrás compasión.
Tampoco te unirás en matrimonio con ninguna de esas naciones; no
darás tus hijas a sus hijos no tomarás sus hijas para tus hijos, porque ellas
los apartaron del Señor y las harán servir a otros dioses. Entonces la ira
del Señor se encenderá contra ti y te destruirá de inmediato.
Esto es lo que harás con esas naciones: Destruirás sus altares, romperás
sus piedras sagradas, derribarás sus imágenes de la diosa Aserá y les
prenderás fuego a sus ídolos. Porque para el Señor tu Dios tú eres un
pueblo santo; el te eligió para que fueras su posesión exclusiva entre
todos los pueblos de la tierra... (Deuteronomio 7: 1-26).
No vayan a tomar nada de lo que ha sido destinado al exterminio para
que ni ustedes ni el campamento de Israel se ponga en peligro de
exterminio y de desgracia. El oro y la plata y los utensilios de bronce y
de hierro pertenecen al señor: colóquenlos en su tesoro.
Mataron a filo de espada a todo hombre y mujer, jovén y anciano. Lo
mismo hicieron con las vacas, las ovejas y los burros; destruyeron todo
lo que tuviera aliento de vida. !La ciudad entera quedó arrasada! (Josué
6: 1-21).
Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a
un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le
preguntó:
-¿Es usted de los nuestros, o del enemigo? -!De ninguno! -respondió- Me
presento ante ti como comandante del ejército del Señor. Entonces
Josué se postró rostro en tierra y le preguntó:
-¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo? El
comandante del ejército del Señor le contestó: -Quítate las sandalias de
los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué
5: 1-15).
...Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por
completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos
a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas,
camellos y asnos.
Saúl reunió al ejército y le pasó revista en Telayin: eran doscientos mil
soldados de infantería más diez mil soldados de Judá. Luego se dirigió a
la ciudad de Amalec y tendió una emboscada en el barranco.
Los quenitas se apartaron de los amalecitas, pues, Saúl les dijo: !Váyanse
de aquí! Salgan y apártense de los amalecitas. Ustedes fueron
bondadosos con todos los israelitas cuando ellos salieron de Egipto...
A Agag, rey de Amalec, lo capturó vivo, pero a todos los habitantes los
mató a filo de espada. Además de perdonarle la vida al rey Agag, Saúl y
su ejército preservaron las mejores ovejas y vacas, ... Nada de esto
quisieron destruir; solo destruyeron lo que era inútil y lo que no servía
(1 Samuel 15:1-15).
... Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel.
Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos
está cerca”. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su
enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios... (Mateo
10: 5-16).
No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma.
Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno...
Así que no tengan miedo; ustedes valen más que muchos gorriones
(Mateo 10: 28-31).
El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí;
el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El
que se aferre a su propia vida, la perderá, y el que renuncie a su propia
vida por vi causa, la encontrará (Mateo 10: 37-39).
...¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: ¿Por qué me hiciste
así?? ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas
para usos especiales y otras para fines ordinarios?
¿Y qué si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder,
soportó con mucha paciencia a los que eran objeto de su castigo y
estaban destinados a la destrucción?
¿Qué si lo hizo para dar a conocer sus gloriosas riquezas a los que eran
objeto de su misericordia, y a quienes de antemano preparó para esa
gloria? Esos somos nosotros, a quienes Dios llamó no solo de entre los
judíos, sino también de entre los gentiles (Romanos 9: 20-24).
En cambio Israel, que iba en busca de una ley que le diera justicia, no ha
alcanzado esa justicia. ¿Por qué no? Porque no la buscaron mediante la
fe, sino mediante las obras, como si fuera posible alcanzarla así. Por eso,
tropezaron con la “piedra de tropiezo”, como esta escrito:
Miren que pongo en Sión, una piedra de tropiezo y una roca que
hace caer; pero el que confíe en él no será defraudado (Romanos 9: 31-
33).
Así había dicho Isaías: Si el Señor Todopoderoso, no nos hubiera dejado
descendientes, seríamos ya como Sodoma, nos pareceríamos a Gomorra
(Romanos 9: 29).
En la región de Uz había un hombre recto e intachable, que tenía a Dios
y vivía apartado del mal. Este hombre se llamaba Job... Entre todos los
habitantes del oriente era el personaje de mayor renombre.
...Llegó el día en que los ángeles debían hacer acto de presencia ante
Jehová Dios, y con ellos, se presentó también Satanás. El Señor le
preguntó: -¿De dónde vienes? -Vengo de rondar la tierra, y de recorrerla
de un extremo a otro- le respondió Satanás... (Job 1: 1- 12).
Se cree que Job vivió en la época del rey de Hamurabi en el año 1800
a.C., y posiblemente tenía sus bienes en algún lugar cercano a
Mesopotamia.
Hijo del hombre, si un país peca contra mí y persiste en su infidelidad,
yo levantaré mi mano contra él; le quitaré las provisiones, lo sumiré en
el hambre, y arrasaré a sus habitantes y a sus animales. Y, aún si Noé,
Daniel y Job vivieran en ese país, solo ellos se salvarían por su justicia.
Lo Afirmo yo, el Señor omnipotente (Ezequiel 14: 12-14).
!Júzgalos tú, hijo de hombre; júzgalos tú! Hazles ver las repugnantes
prácticas de sus antepasados. Adviérteles que así dice el Señor
omnipotente: ...
A cada uno de ellos le ordené que arrojará sus ídolos detestables, con
los que estaba obsesionado, y que no se contaminara con los ídolos de
Egipto; porque yo soy el Señor su Dios (Jehová Dios,).
Sin embargo, ellos se rebelaron contra mí, y me desobedecieron. No
arrojaron los ídolos con que estaban obsesionados, ni abandonaron los
ídolos de Egipto. Por eso, cuando estaban en Egipto, pensé agotar mi
furor y descargar mi ira sobre ellos.
Pero decidí actuar con honor a mi nombre, para que no fuera
profanado ante las naciones entre los cuales vivían los israelitas. Porque
al sacar a los israelitas de Egipto yo me di a conocer a ellos en presencia
de las naciones...
También les di mis sábados como una señal entre ellos y yo, para que
reconocieran que yo, El Ser, he consagrado los sábados para mí. Pero el
pueblo de Israel se rebeló contra mí en el desierto; desobedeció mis
decretos y rechazó mis leyes, que son vida para quienes los obedecen.
También con la mano en alto, en el desierto les juré que no los llevaría
a la tierra que les había dado, !la tierra más hermosa de todas, donde
abundan la leche y la miel!
Rechazaron mis leyes, desobedecieron mis decretos y profanaron mis
sábados, !y todo esto lo hicieron por haber andando tras esos ídolos! Sin
embargo, les tuve compasión, y en el desierto, no los destruí ni los
exterminé.
Allí en el desierto les dije a sus descendientes: No sigan los preceptos de
sus padres; no obedezcan sus leyes ni se contaminen con sus ídolos. Yo
soy el Señor Dios. Sigan mis decretos, obedezcan mis leyes y observen
mis sábados como días consagrados a mí, como señal entre ustedes y yo,
para que reconozcan que yo, soy el Señor su Dios (Ezequiel 20: 4-20).
... Los contaminé con sus propias ofrendas, dejándolos ofrecer en
sacrificio a sus primogénitos, para horrorizarlos y hacerles reconocer que
yo soy Jehová Dios... hasta el día de hoy, ese lugar de culto idolátrico se
conoce como “santuario pagano”...
Jamás sucederá en mente: Queremos ser como las otras naciones, como
los pueblos del mundo, que adoran al palo y a la piedra. Yo, el Señor
omnipotente, juro por mí mismo que reinaré sobre ustedes con gran
despliegue de fuerza y de poder, y con furia incontenible.
... Los llevaré al desierto que está entre las naciones, y allí los juzgaré
cara a cara. Así como juzgué a sus antepasados en el desierto de Egipto,
también los juzgaré a ustedes. Yo, el Señor omnipotente, lo afirmo.
... Apartaré a los rebeldes, a los que se rebelan contra mí, y los sacaré
del país donde ahora viven como extranjeros, pero no entrarán en la
tierra de Israel. Entonces ustedes reconocerán que yo soy el Señor.
(Ezequiel 20: 30- 44).
Como leones rugientes que despedazan a la presa, hay una conspiración
de profetas que devoran a la gente, que se apoderan de las riquezas y
de los objetos de valor, y que aumentan el número de viudas...
Yo he buscado entre ellos a alguien que se interponga entre mi pueblo y
yo, y saque la cara por él para que yo no lo destruya. !Y no lo he
hallado! Por eso derramaré mi ira sobre ellos; los consumiré con el
fuego de mi ira, y hare recaer sobre ellos, todo el mal que han hecho.
Lo afirma el Señor omnipotente (Ezequías 22: 25-31).
Los sacaré de entre las naciones, los reuniré de entre todos los pueblos,
y les haré regresar a sus propia tierra. Los rociaré con agua pura, y
quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías.
Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les
quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un
corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que
sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes.
... Así se acordarán ustedes de su mala conducta y de sus acciones
perversas, y sentirán verguenza por sus propias iniquidades y prácticas
detestables... !Oh, pueblo de Israel, sientan verguenza y confusión por
su conducta (Ezequiel 36: 24-32).
Cuando yo los haga volver de entre las naciones, y los reúna de entre
los pueblos enemigos, en presencia de muchas naciones y por medio de
ellos manifestaré mi santidad.
Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio
entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra,
sin dejar a nadie atrás. Ya no volveré a darles la espalda, pues,
derramaré mi Espíritu sobre Israel. Yo, Jehová Dios, lo afirmo (Ezequiel
39:27-29).
Tu hermana mayor es Samaria, ubicada al norte de ti con sus aldeas. Tu
hermana menor es Sodoma, ubicada el sur de ti con sus aldeas. No solo
has seguido su conducta, sino que has actuado según sus prácticas
repugnantes. En poco tiempo llegaste a ser peor que ellas.
... Tu hermana Sodoma y sus aldeas pecaron de soberbia, gula, apatía e
indiferencia hacia el pobre y el indigente. Ser creían superiores a otras, y
en mi presencia se entregaron a prácticas repugnantes... (Ezequiel 16: 46-
52).
Lo saben bien, hermanos -puesto que estoy hablando a entendidos en
leyes-,...Pues, lo mismo ustedes, hermanos. Por la muerte corporal de
Cristo quedaron muertos a la ley, y ya pueden pertenecer al otro, al que
ha resucitado de entre los muertos, con el fin de producir frutos para
Dios.
Cuando vivíamos sometidos a nuestros apetitos (toda clase de malos
deseos pecaminosos), nuestras pasiones pecaminosas, activadas por la
ley, producían en nosotros frutos de muerte.
Pero ahora, hemos sido liberados de la ley, y muertos respecto a la ley
que nos tenía prisioneros, y podemos ya servir a Dios, según la nueva
vida del Espíritu y no según la vieja letra de la Ley.
¿Qué quiere decir esto? ¿Que la ley es pecado? !De ninguna manera! Sin
embargo, yo no habría conocido el pecado a no ser por la ley. Por
ejemplo, yo no sabía lo que era un mal deseo hasta que dijo la ley: No
tengas malos deseos.
Y así, con ocasión del precepto, la fuerza del pecado despertó en mí
toda clase de malos deseos, mientras que, sin la ley no habría actuado la
fuerza del pecado.
En un tiempo, al no haber ley, todo era vida para mí; pero, al venir el
precepto, revivió la fuerza del pecado, y yo, quedé muerto. Y así, me
encontré con que, un precepto hecho para dar vida, resultó para mí
instrumento de muerte.
Y el caso, es que la ley es santa; y los preceptos son santos, justos y
buenos. Entonces ¿se habrá convertido en causa de muerte para mí algo
que de suyo es bueno? !De ninguna manera! Lo que pasa es que el
pecado, para demostrar su fuerza, se sirvió de una cosa buena para
causarme la muerte; de este modo, el pecado, por medio del precepto,
ejerce hasta el máximo todo su maléfico poder.
Estamos, pues, de acuerdo en que la ley pertenece a la esfera del espíritu;
pero yo soy un hombre de apetitos desordenados y vendido al poder
del pecado, y no acabo de comprender mi conducta, pues, no hago lo
que quiero, sino que hago lo que aborrezco.
Pero, si hago lo que aborrezco, estoy reconociendo que la ley es buena,
y que no soy yo quien lo hace, sino la fuerza del pecado que actúa en
mí. Y yo sé bien que no hay cosa buena en mí, en lo que respecta a mis
apetitos desordenados.
En efecto, el querer el bien está a mi alcance, pero el hacerlo no. Pues,
no hago el bien que quiero, sino el mal que aborrezco. Y si hago el mal
que no quiero, no soy yo, quien lo hace, sino la fuerza del pecado que
actúa en mí.
Así que, descubro la existencia de esta ley: cuando quiero hacer el bien,
se me impone el mal. En mi interior me complazco en la ley de Dios,
pero experimento en mí otra ley que lucha contra lo que me dicta mi
mente y me encadena a la ley del pecado que está en mí.
!Infeliz de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo, que me lleva a la
muerte? !Tendré que agradecérselo a Dios por medio de Jesucristo,
nuestro Señor! Resumiendo: soy yo mismo quien con la mente sirvo a la
ley de Dios y con mis desordenados apetitos vivo esclavo de la del
pecado (Romanos 7: 1- 25).
Ya no pesa, por tanto, condenación alguna sobre los que viven en
Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu vivificador me ha liberado por
medio de Cristo Jesús de la ley del pecado y de la muerte.
Pues, lo que era imposible para la ley, a causa de la debilidad humana,
lo realizó Dios enviando a su propio Hijo con una naturaleza semejante
a la del pecado. Aún más: lo hizo víctima por el pecado y condenó el
pecado a través de una naturaleza mortal, para que así, los que vivimos,
no según nuestros desordenados apetitos, sino según el Espíritu,
cumplamos los preceptos de la ley en plenitud.
Porque los que viven según sus apetitos, a ellos subordinan sus criterios;
pero los que viven según el Espíritu, tienen criterios propios del Espíritu.
Ahora bien, guiarse por los criterios de los propios apetitos lleva a la
muerte; guiarse por los del Espíritu conduce a la vida y a la paz.
Y es que, los criterios que nacen de nuestros desordenados apetitos
están enfrentados a Dios, puesto que, ni se someten a su ley ni pueden
someterse. Así pues, los que viven entregados a sus apetitos (según el
cuerpo), no pueden agradar a Dios.
Pero ustedes, no viven entregados a tales apetitos, sino que viven según
el Espíritu, ya que, el Espíritu de Dios habita en ustedes. Y si alguno, no
tiene el Espíritu de Cristo, es que, no pertenece a Cristo.
Ahora bien, si Cristo está en ustedes, aunque el cuerpo esté muerto a
causa del pecado, el espíritu vive por la justicia. Y si el Espíritu de Dios
que resucitó entre los muertos habita en ustedes, el mismo que resucitó
a Jesús entre los muertos, hará revivir sus cuerpos mortales por medio
de ese Espíritu suyo que habita en ustedes.
Por tanto, hermanos, estamos en deuda, pero no con nuestros apetitos
(cuerpo) para vivir según ellos. Porque si viven según esos apetitos
(cuerpo), ciertamente morirán; en cambio, si mediante el Espíritu dan
muerte a las obras del cuerpo, vivirán.
Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
Pues, bien, ustedes no han recibido un Espíritu que los haga esclavos,
para caer de nuevo en el temor, sino que han recibido un Espíritu que
los hace hijos adoptivos y nos permite clamar: Abba, es decir, Padre.
Ese mismo Espíritu, se une al nuestro para juntos dar testimonio de que
somos hijos de Dios. Y si, somos hijos, también somos herederos:
herederos de Dios y coherederos con Cristo, siempre y cuando ahora
padezcamos con él, para ser luego glorificados con él.
Entiendo, por lo demás, que los sufrimientos del tiempo presente no
pueden compararse con la gloria que un día, se nos manifestará
(Romanos 8: 1-18).
Porque, ya estamos salvados, aunque sólo en esperanza; y es claro que,
la esperanza que se ve no es prominente esperanza, pues, ¿quién espera
lo que tiene ante los ojos? Pero, si esperamos lo que no vemos, estamos
aguardando con perseverancia.
Asimismo, el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, pues,
nosotros no sabemos orar como es debido, y es el mismo Espíritu, el
que intercede por nosotros con gemidos que no se pueden expresar.
Por su parte, Dios, que examina los corazones, conoce el pensar de ese
Espíritu, que intercede por los creyentes según la voluntad de Dios.
Sabemos, además, que todo contribuye al bien de los que aman a Dios,
de los que él ha llamado según sus planes.
Porque a los que conoció de antemano, los destinó también desde el
principio a reproducir la imagen de su Hijo, llamado a ser el
primogénito entre muchos hermanos.
Y a los que, desde el principio destinó, también los justificó; y a quienes
justificó, les acumuló su gloria. ¿Qué más podemos añadir? Si Dios está
en nosotros, ¿quién estará contra nosotros?
...¿Quién acusará a los elegidos de Dios, si Dios es el que justifica?
¿Quién acusará a los elegidos de Dios, si Dios es el que justifica? ¿Quién
será el que condene, si Cristo Jesús ha muerto, más aún, ha resucitado y
está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros?
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿El sufrimiento, la angustia, la
persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? Ya lo dice la
Escritura: Por tu causa estamos expuestos a la muerte cada día: nos
consideran como ovejas destinadas al matadero.
Pero Jehová Dios, que nos ama, hará que salgamos victoriosos de todas
estas pruebas. Porque estoy seguro de que ni muerte, ni vida, ni ángeles,
ni otros fuerzas sobrenaturales, ni lo presente, ni lo futuro, ni poderes
de cualquier clase, ni lo de arriba, ni lo de abajo, ni cualquier otra
criatura podrá separarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús,
Señor nuestro (Romanos 8: 19-39).
Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oren,
y buscaren mi rosto, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo
oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra (2
Crónicas 7: 14).
El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su Señor, Israel no
conoce, mi pueblo no tiene Entendimiento. Venid, oh casa de Jacob, y
caminemos a la luz del Señor (Isaías 1:3).
Habrá un día y un momento en el que dice Jehová: y la altivez de los
ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será
humillada; y solo el Señor será ensalzado en aquel día... (Isaías 2: 11).
Entonces les dirás: Porque vuestro padres me dejaron, dice Jehová, y
anduvieron en pos de dioses ajenos, y los sirvieron, y ante ellos se
postraron, y me dejaron a mí y no guardaron mi ley, y vosotros habéis
hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis
cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, y no oyéndome a
mí (Jeremías 16: 11-12).
!Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de
la luz tinieblas, y de las tinieblas... (Isaías 5: 20).
Porque yo sé lo pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice
Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que
esperáis. Entonces me invocarás, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré,
y me buscaréis de todo vuestro corazón (Jeremías 29: 11-13).
El Señor dice: Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir;
yo te daré consejos y velaré por ti. No seas como el mulo o el caballo,
que no tienen discernimiento, y cuyo brío, hay que domar con brida y
freno, para acercarlos a ti (Salmo 32: 8-9).
Grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están
abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a
cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras (Jeremías 32:
19).
El Señor observa desde el cielo y ve a toda la humanidad; él contempla
desde su trono a todos los habitantes de la tierra. Él es quien formó el
corazón de todos, y quien conoce a fondo todas sus acciones (Salmo 33:
13-15).
El Señor frustra los planes de los naciones; desbarata los designios de los
pueblos. Pero los planes del Señor, quedan firmes para siempre; los
designios de su mente son eternos (Salmo 33: 10-11).
Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados, los impíos
procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los
entendidos comprenderán (Daniel 12: 10).
Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis, porque así Jehová Dios
de los ejércitos estará con vosotros, como decís: Aborreced el mal, y
amad el bien, y estableced la justicia en juicio, quizás, Jehová de los
ejércitos tendrá piedad del remanente de José (Amós 5: 8).
Andad en todo camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para
que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de
poseer (Deuteronomio 5: 33).
No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los
malos. Más la senda de los justos es como la luz de la aurora; que va
aumentando hasta que el día es perfecto (Proverbios 4: 14 y 18).
Conoce, pues, que Jehová tu Dios, es Dios, Dios fiel, que guarda el
pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos,
hasta mil generaciones; y que da el pago en personas que le aborrece,
destruyéndolo (Deuteronomio 7: 9).
...pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien. Los
ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de
ellos (Salmos 34: 10 y 15).
Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón, y salva a los
contritos de espíritu. Muchas son las aflicciones del justo, pero todas
ellas le librará Jehová. El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos, será
quebrantado (Salmos 34: 18-20).
Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás
de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová; y él te concederá las
peticiones de tu corazón (Salmos 37: 3-4).
Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su
camino (Salmos 37: 23).
El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su
corazón por todas las generaciones. Bienaventurado la nación cuyo Dios
es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí (Salmos 33:
11-12).
Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede
llevar fruto por sí mismo, sino permanece en la vid, así tampoco
vosotros, sino permanecéis en mí.
Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en
mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto, la poda para que
dé más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por la Palabra que les he
comunicado.
Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna
rama puede dar fruto por sí mismo, sino que tiene que permanecer en la
vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.
Yo soy la vid, vosotros los pámpanos, el que permanece en mí, y yo en
él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El
que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará,
y como las ramas que se recogen, y los echan en el fuego, y arden
(queman).
Si permanecéis en mí, mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo
lo que queréis, y os será hecho [concedido]. Mi Padre es glorificado
cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos
(Juan 15: 1-8).
No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los
comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el
Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre (Juan 15: 16).
El rapto o arrebatamiento: La iglesia será alzada en las nubes...
Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya
han muerto, para que no, se entristezcan con esos otros que no tienen
esperanza.
¿Acaso no creemos que Jesús no creemos que Jesús murió y resucitó? Así
también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.
Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que
estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de
ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.
Él Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de
arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán
primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado,
seremos arrebatados juntos con ellos en las nubes para encontrarnos con
el Señor en el aire.
Y así, estaremos con el Señor para siempre. Por lo tanto, anímense unos
a otros con estas palabras (1 Tesalonicenses 4: 13-18).
Ahora, hermanos, quiero recordarles el “Evangelio de Salvación” que les
prediqué, el mismo que recibieron y en el cual, se mantienen firmes.
Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la Palabra que les
prediqué. De otro modo, habrán creído en vano (1 Corintios 15: 1-2).
...que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue
sepultado, que resucitó al tercer día según las escrituras, y que se
apareció a Cefas, y luego a los doce.
Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría
de los cuales que viven todavía, aunque algunos han muerto. Luego se
apareció a Jacobo, más tarde a todos los apóstoles, y, por último, como
a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí (1 Corintios
15: 3-8).
Ahora bien, si se predica que Cristo ha sido levantado de entre los
muertos, ¿cómo dicen algunos de ustedes que no hay resurrección? Si no
hay resurrección, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado.
Y, si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada,
como tampoco la fe de ustedes. Aún más, resultaríamos falsos testigos
de Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no
habría sucedido si en verdad, los muertos no resucitan.
Porque, si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. Y, si
Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus
pecados. En este caso, también están perdidos los que murieron en
Cristo.
Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera solo para esta vida, seríamos
los más desdichados de todos los mortales. Lo cierto es que, Cristo ha
sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que
murieron.
De hecho, ya que, la muerte vino por medio de un hombre, también
por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la
resurrección de los muertos.
Pues, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos
volverán a vivir, pero cada uno en su debido orden: Cristo, la primicias;
después, cuando él venga, los que pertenecen.
Entonces vendrá el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre,
luego de destruir todo dominio, autoridad y poder.
Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos
debajo de sus pies. El último enemigo que será destruido es la muerte,
pues, Dios ha sometido todo a su dominio... (1 Corintios 15: 12-28).
...Tal vez alguien pregunte: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué
clase de cuerpo vendrá? !Que tontería! Lo que tú siembras no cobra vida
a menos que muera. No plantas el cuerpo que luego ha de nacer, sino
que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano.
No plantas el cuerpo que luego ha de nacer, sino que siembras a una
simple semilla de trigo o de otro grano. Pero Dios le da el cuerpo que
quiso darle, y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio.
No todos los cuerpos son iguales: hay cuerpos humanos; también los
hay de animales terrestres, de aves y de peces. Así mismo, hay cuerpos
celestes y cuerpos terrestres; pero el esplendor de los cuerpos celestes es
uno, y el de los cuerpos terrestres es otro. Uno es el esplendor del sol,
otro el de la luna, y otro, el de las estrellas. Cada estrella tiene su propio
brillo.
Así sucederá también con la resurrección de los muertos. Lo que se
siembra en corrupción resucita en incorrupción; lo que se siembra en
oprobio resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad resucita en
poder; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual.
Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual. Así está
escrito: El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente; el
último Adán, en el Espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual,
sino lo natural, y después, lo espiritual.
El primer hombre era del polvo de la tierra, así son también los de la
tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y, así como
hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también
la imagen del celestial.
Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino
de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. Fíjense bien el
misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos
seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al
toque final de la trompeta.
Pues, sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo
incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible
tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad.
Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de
inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: La muerte ha sido
devorado por la victoria.
¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?
El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la
ley. !Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro
Señor Jesucristo.
Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e
inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes
de que su trabajos en el Señor no es en vano (1 Corintios 15: 29-58).
Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha
bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en
Cristo. Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que
seamos santos y sin mancha delante de él.
En amor nos predestinó para ser adoptados, como hijos suyos por
medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para
alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su amado.
En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros
pecados, conforme a las riquezas de la gracia, que Dios nos dio en
abundancia con toda sabiduría y entendimiento.
Él nos hizo conocer, el misterio de su voluntad conforme al buen
propósito que de antemano estableció en Cristo, para llevarlo a cabo
cuando se cumpliera el tiempo, esto es, reunir en él todas las cosas,
tanto las del cielo como los de la tierra.
En Cristo también fuimos hechos herederos, pues, fuimos predestinados
según el plan de aquel, que hace todas las cosas conforme al designio de
su voluntad, a fin de que nosotros, que ya hemos puesto nuestra
esperanza en Cristo, seamos para alabanza de su gloria.
En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el
evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con
sello que es el Espíritu Santo prometido.
Este garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del
pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria (Efesios 1: 1-14).
Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el
Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido
también que les sea iluminados los ojos del corazón para que sepan a
qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa
herencia entre los santos, y cuán incomparable, es la grandeza de su
poder a favor de los que creemos.
Ese poder, es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo,
cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las
regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad,
poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no solo
en este mundo, sino también en el venidero.
Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio, como
cabeza de todo a la iglesia. Esta, que es su cuerpo, es la plenitud de
aquel que lo llena todo por completo (Efesios 1: 17-23).
Esfuércense, por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de
la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron
llamados a una sola esperanza; un solo Señor, un solo Dios y Padre de
todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos.
Pero a cada uno de nosotros, se nos han dado gracia en la medida en
que Cristo, ha repartido los dones. Por esto dice: Cuando ascendió a lo
alto, se llevó consigo a los cautivos y dio dones a los hombres.
¿Qué quiere decir eso de que ascendió, sino que también descendió a las
partes bajas, o sea, a la tierra. El que descendió es el mismo que
ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo.
Él mismo constituye a unos apóstoles; a otros, pastores... (Efesios 4:3-16).
Al partir para Macedonia, te encargué que permanecieras en Éfeso y les
ordenarás a algunos supuestos maestros que dejen de enseñar Doctrinas
Falsas, y de prestar atención a leyendas y genealogías interminables. Esas
socas provocan controversias en vez de llevar adelante la obra de Dios
que es por la fe.
...Algunos se han desviado de esa línea de conducta, y se han enredado
en discusiones inútiles. Pretenden ser maestros de la ley, pero en
realidad no saben de qué hablan ni entienden lo que con tanta
seguridad afirman.
Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido.
Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos, sino
para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los
irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios
padres, para los asesinos, para los adúlteros y los homosexuales, para los
traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso.
En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina
enseñada por el glorioso evangelio, que el Dios bendito me ha confiado
(1 Timoteo 1: 3-11).
Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla y mantengas la fe y
una buena conciencia. Por no hacerle caso a su conciencia, algunos han
naufragado en la fe. Entre ellos están Himeneo y Alejandro, a quienes
he entregado a Satanás para que aprendan a no blasfemar (1 Timoteo 1:
18-20).
Esto es bueno y agradable a Dios nuestro salvador, pues, él quiere que
todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad. Porque hay un solo
Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,
quien dio su vida como rescate por todos.
Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo, y para proclamarlo
me nombró heraldo y apóstol. Digo la verdad y no miento: Dios me
hizo maestro de los gentiles para enseñarles la verdadera fe (1 Timoteo
2: 3-7).
Pero la mujer se salvará siendo madre y permaneciendo con sensatez en
la fe, el amor y la santidad (1 Timoteo 2: 15).
No hay duda, de que es gran el misterio de nuestra fe: Él se manifestó
como hombre; fue vindicado por el Espíritu, visto por los ángeles,
proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido en la gloria
(1 Timoteo 3:16).
La casa de Dios (Jehová Dios o Adonay) es la iglesia del Dios viviente,
columna y fundamento de la verdad.
El Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos
abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas
diabólicas.
Tales enseñanzas provienen de embusteros hipócritas, que tienen la
conciencia encallecida. Prohíben el matrimonio y no permiten comer
ciertos alimentos, que Dios ha creado para los creyentes, conocedores
de la verdad, los coman con acción de gracias... (1 Timoteo 4: 1-4).
Si enseñas estas cosas a los hermanos, será un buen servidor de Cristo
Jesús, nutrido con las verdades de la fe y de la buena enseñanza, que
paso a paso has seguido. Rechaza las leyendas profanas y otros mitos
semejantes.
Más bien, ejercítate en la piedad... la piedad es útil para todo, puesto
que, incluye una promesa no solo para la vida presente, sino también
para la venidera... En efecto, si trabajamos y nos esforzamos es porque
hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente, que es el Salvador
de todos, especialmente de los que creen (1 Timoteo 4: 6-10).
Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno a ellos, de modo que,
todos puedan ver que estás progresando. Ten cuidado de tu conducta y
de tu enseñanza. Persevera en todo ello, porque así te salvarás a ti
mismo y a los que te escuchen (1 Timoteo 4: 15-16).
Los pecados de algunos son evidentes aun antes de ser investigados,
mientras que, los pecados de otros se descubren después. De igual
manera, son evidentes las buenas obras y, aunque estén ocultas, tarde o
temprano se manifestarán (1 Timoteo 5: 24-25).
Si alguien enseña falsa doctrinas, apartándose de la sana enseñanza de
nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera
religión, es un obstinado que nada entienden.
Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones inútiles que
generan envidias, discordias, insultos, suspicacias y altercados entre
personas de mente depravada, carentes de la verdad.
Este es de los que piensan, que la religión es un medio de obtener
ganancias. Es cierto que, con la verdadera religión se obtienen grandes
ganancias, pero solo si uno está satisfecho con lo que tiene.
Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que,
si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Los que quieren
enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos
deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y
en la destrucción.
Porque el amor al dinero es la raíz de toda la clase de males. Por
codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado
muchísimos sinsabores (1 Timoteo 6: 3-10).
Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir
la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad. Pelea la
buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y
por la cual, hiciste aquella admirable declaración de fe delante de
muchos testigos.
Teniendo a Dios por testigo, el cual da vida a todas las cosas, y a Cristo
Jesús, que dio su admirable testimonio delante de Poncio Pilato, te
encargo que guardas este mandato sin mancha ni reproche hasta la
venida de nuestro Señor Jesucristo,... (1 Timoteo 6: 11-15).
Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y
generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo,
atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida
eterna.
Timoteo, !cuida bien lo que se te ha confiado! Evita las discusiones
profanas e inútiles, y los argumentos de la falsa ciencia. Algunos, por
abrazarla, se han desviado de la fe (1 Timoteo 6: 18-21).
Estos son los mandamientos, preceptos y normas que el Señor tu Dios
mandó que yo te enseñará, para que los pongas en práctica en la tierra
de la que vas a tomar posesión, para que durante toda tu vida tú y tu
hijos y tus nietos honren al Señor tu Dios cumpliendo todos los
preceptos y mandamientos que te doy, y para que, disfrutes de larga
vida.
Escucha, Israel, y esfuérzate en obedecer. Así te irá bien y serás un
pueblo muy numeroso en la tierra donde abundan la leche y la miel, tal
como te lo prometió el Señor, el Dios de tus antepasados.
Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor... tal como nos lo
ha ordenado, entonces seremos justo (Deuteronomio 6: 1-25).
Pero Jehová Dios cuida de los que le temen, de los que esperan en su
gran amor; él los libra de la muerte, y en épocas de hambre los
mantiene con vida.
Esperamos confiados en el Señor; él es nuestro socorro y nuestro escudo.
En él se regocija nuestro corazón, porque confiamos en su santo nombre.
Que tu gran amor, Señor, nos acompañe, tal como, lo esperamos de ti
(Salmo 33: 18-22).
A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi
ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. No permitirá
que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida.
Jamás duerme ni se adormece el que cuida de Israel. El Señor es quien te
cuida, el Señor es tu sombra protectora. De día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.
El Señor te protegerá; de todo mal protegerá tu vida. El Señor te cuidará
en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre (Salmo 121: 1-8).
El que habita al abrigo del Altísimo, se acoge a la sombra del
todopoderoso. Yo le digo al Señor: Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el
Dios en quien confío.
Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas,
pues, te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. !Su
verdad será tu escudo y tu baluarte!
No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la
peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía.
Podrán caer mil a tu izquierda , y diez mil a tu derecha, pero a ti no te
afectará.
No tendrás más que abrir bien los ojos, para ver a los impíos recibir su
merecido. Ya que, has puesto al Señor por refugio, al Altísimo por tu
protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad
llegará a tu hogar.
Por que él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos los caminos. Con
sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra
alguna.
Aplastarás al león y a la víbora; !hollarás fieras y serpientes! Yo lo libraré,
porque él se acoge a mí; lo protegeré, porque reconoce mi nombre. Él
invocará, y yo le responderé, estaré con él en momentos de angustia; lo
libraré y lo llenaré de honores. Lo colmaré con muchos años de vida, y
le haré gozar de mi salvación (Salmo 91: 1- 16).
El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está
para librarlos (Salmo 34: 7).
El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua
de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal
y haga el bien; que busque la paz y la siga (Salmo 34: 12-14).
El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de
espíritu abatido. Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo
librará de todas ellas; le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le
quebrarán (Salmo 34: 18-20).
... Todo ser humano halla refugio a la sombra de tus alas. Se sacian de la
abundancia de tu casa; les das a beber de tu río de deleites. Porque en ti
está la fuente de vida, y en tu luz, podemos ver la luz (Salmo 36: 5-9).
Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y mantente fiel.
Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón.
Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará.
Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el
sol de mediodía. (Salmo 37: 3-6).
Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites
ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados (Salmos 37:
7).
Hazme saber, Señor, el límite de mis días, y el tiempo que me queda
por vivir; hazme saber los efímero que soy. Muy breve, es la vida que
me has dado; ante ti, mis años no son nada.
!Un soplo nada más es el mortal! Es un suspiro que se pierde entre las
sombras. Ilusorias son las riquezas que amontona, pues, no sabe quién se
quedará con ellas (Salmo 39: 4-6).
Tú reprendes a los mortales, los castigas por su iniquidad; como polilla,
acabas con sus placeres. !Un soplo nada más es el mortal! (Salmo 39:11).
El ser humano esta constituido: Alma, espíritu y cuerpo.
Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló
en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente (Génesis 2:
7).
Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro
“Ser”, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida
de nuestro Señor Jesucristo (1 Tesalonicenses 5: 23).
Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra
para llegar a Efrata, cuando dio luz Raquel, y hubo trabajo en su parto.
Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No
temas, que también tendrás este hijo.
Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre
Benoni (hijo de mi tristeza); más su padre lo llamó Benjamín (hijo de la
mano derecha) (Génesis 35: 17-18).
¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en
vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él;
porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es (1 Corintios 3:
16-17).
;... antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro,
y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el
pozo; y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu (cordón de
plata) vuelva a Dios que lo dio (Eclesiastés 12: 6-7).
Ciertamente, la Palabra de Dios es viva y eficaz (poderosa), y más
cortante que cualquier espada de dos filos, penetra hasta lo más
profundo del “Alma” (mente humana)” y del espíritu (cordón de plata),
hasta la médula de los huesos (médula ósea y sistema nervioso central),
y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12).
Nada hay tan engañoso (perverso) como el corazón (mente humana o
el Alma). No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo? Yo, el Señor
(Jehová Dios), sondeo el corazón y examino los pensamientos, para
darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras
(Jeremías 17: 9).
Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu
del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de
Jehová Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Corintios 3: 11).
Lámpara de Jehová es el espíritu (cordón de plata) del hombre, la cual
escudriña lo más profundo del corazón [Alma o mente humana:
pensamientos del hombre] (Proverbios 20: 27).
El malo, por su altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en
ninguno de sus pensamientos (Salmos 10:4).
Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón (Salmos 7: 10).
...; Porque el Dios (Jehová Dios) justo prueba la mente y el corazón
(Salmos 7: 9).
Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón
están sus caminos (Salmos 84: 5).
Por cuanto conozco que eres duro y barra de hierro tu cerviz, y tu
frente de bronce, te lo dije, ya hace tiempo; antes que sucediera te lo
advertí, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis imágenes de escultura
y de fundición mandaron estas cosas (Isaías 48: 4-5).
Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y
tú misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más
(Isaías 47: 10).
No mires a su parecer, ni lo grande de su estatura, porque yo lo desecho;
porque Jehová Dios no mira lo que mira el hombre; pues, el hombre
mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el Corazón
[Alma Humana o la mente humana] (1 Samuel 16:7).
Porque mi ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me
ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos (Jeremías
16: 17).
Pues, tentaron a Dios en su Corazón, pidiendo comida al gusto y
hablaron contra Dios, diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?
(Salmos 78: 18-19).
Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te
desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal. Porque los
caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y el considera todas
sus veredas (Proverbios 5: 21).
Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su
camino (Salmos 37: 23).
Bienaventurado el hombre que halla la Sabiduría, y que obtiene la
Inteligencia y el Discernimiento, porque su ganancia es mejor que las
ganancias de la plata, y sus frutos más que el oro (Proverbios 3: 13-14).
Átalos siempre en tu Corazón (Alma o mente humana), enlázalos a tu
cuello. Te guiarán cuando andes, cuando duermas te guardarán;
hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara,
y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen
(Proverbios 6: 21-23).
Bueno y recto es Jehová; por lo tanto, él enseñará a los pecadores el
camino. Encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los
mansos su carrera. Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad.
Para los que guardan su pacto y sus testimonios (Salmos 25: 8-10).
... Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí; tu trono
quedará establecido para siempre... (2 Samuel 7: 1-17).
¿Y qué nación se puede comparar con tu pueblo Israel? Es la única
nación en la tierra que tú has redimido, para hacerla tu propio pueblo y
para dar a conocer tu nombre.
!Qué grande eres, Señor omnipotente! Nosotros mismos hemos
aprendido que no hay nadie como tú, y que aparte de ti no hay Dios.
Hiciste prodigios y maravillas cuando al paso de tu pueblo, al cual
redimiste de Egipto, expulsaste a las naciones y a sus dioses. Estableciste
a Israel para que fuera tu pueblo para siempre, y para que tú, Señor,
fueras su Dios (2 Samuel 7: 22-24)
Así que tú, hijo mío, fortalécete por la gracia que tenemos en Cristo
Jesús. Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos,
encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén
capacitados para enseñar a otros.
Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús.
Ningún soldado que quiere agradar a su superior, se enreda en
cuestiones civiles. Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor,
si no compite según el reglamento.
El labrador que trabaja duro, tiene derecho a recibir primero, parte de
la cosecha. Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor
comprensión de todo esto (2 Timoteo 2: 1-7).
No dejes de recordar a Jesucristo, descendiente de David, levantado de
entre los muertos. Este es mi evangelio, por el que sufro al extremo de
llevar cadenas como un criminal.
Pero la palabra de Dios no está encadenada. Así que, todo lo soporto
por el bien de los elegidos, para que, también ellos alcancen la glorioso
y eterna salvación que tenemos en Cristo Jesús.
Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él, también viviremos
con él; si resistimos, también reinaremos con él. Si lo negamos, también
él nos negará; si somos infieles, él sigue siendo fiel, ya que, no puede
negarse a sí mismo (2 Timoteo 2: 8-13)
Esto les servirá de señal: Encontraran a un niño... De repente apareció
una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: Gloria
a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de buena
voluntad...
Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a
otros: Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha
dado a conocer... (Lucas 2: 1-20).
Estos son los preceptos y las normas que tendrán cuidado de poner en
práctica mientras vivan en la tierra que el Señor y Dios de sus
antepasados les ha dado en posesión: Destruirán por completo todos los
lugares donde adoran a sus dioses las naciones que ustedes van a
desposeer, es decir, en las montañas, en las colinas y debajo de todo
árbol frondoso.
Demolerán sus altares, harán pedazos sus piedras sagradas, les prenderán
fuego a sus imágenes de la diosa Aserá, derribarán sus ídolos y borrarán
de esos lugares los nombres de sus dioses.
No harán lo mismo con el Señor su Dios, sino que irán y lo buscarán en
el lugar donde, de entre todas las tribus de ustedes, él decida habitar.
Allí llevarán ustedes sus holocaustos, sacrificios, diezmos, contribuciones,
promesas, ofrendas voluntarias, y los primogénitos de sus ganados y
rebaños.
Allí, en la presencia del Señor su Dios, ustedes y sus familias comerán y
se regocijarán por los logros de su trabajo, porque el Señor su Dios los
habrá bendecido (Deuteronomio 12: 1-12).
...Come de su carne como si fuera carne de gacela o de ciervo. Estés o
no ritualmente puro, podrás comerla. Pero asegúrate de no comer la
sangre, porque la sangre es la vida. No debes comer la vida con la carne.
En lugar de comerla, derrámala en la tierra como si fuera agua. No
comas la sangre, para que te vaya bien a ti y a tu descendencia, pues,
estarás haciendo lo recto a los ojos del Señor (Deuteronomio 12: 20-27).
Ten cuidado de obedecer todos estos mandamientos, que yo te he dado,
para que siempre te vaya bien, lo mismo que a tu descendencia. Así
habrás hecho lo bueno y lo recto a los ojos del Señor tu Dios.
Ante tus propios ojos, el Señor tu Dios exterminarás a las naciones que
vas a invadir y desposee. Cuando las hayas expulsado y te hayas
establecido en su tierra, después de haberlas destruido, cuídate de no
seguir su ejemplo y caer en la trampa de inquirir acerca de sus dioses.
No preguntes: ¿Cómo adoraban estas naciones a sus dioses, para que yo
pueda hacer lo mismo? No adorarás de esa manera al Señor tu Dios,
porque al Señor le resulta abominable todo lo que ellos hacen para
honrar a sus dioses.
!Hasta quemaban a sus hijos e hijas en el fuego como sacrificios a sus
dioses! Cuídate de poner en práctica todo lo que te he ordenado, sin
añadir ni quitar nada (Deuteronomio 12: 26-32).
Fuente de consulta: Biblia de América y Nueva Versión Internacional.
La insensatez del hombre tuerce su camino y luego contra Jehová se
irrita su corazón (Proverbios 19:3).
El corazón del entendido adquiere Sabiduría; y el oído de los sabios
busca la Ciencia (Proverbios 18:15).
Del fruto de la boca del hombre, se llenará su vientre; se saciará del
producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de su lengua,
y el que la ama comerá de sus frutos (Proverbios 18: 20-21).
El que posee entendimiento hallará el bien. Ama su alma; el que guarda
la inteligencia hallará el bien (Proverbios 19:8).
Dolor es para su padre el hijo necio y gotero continua las contiendas de
la mujer (Proverbios 19: 13).
Escucha el consejo, y recibe la corrección; para que seas sabio en tu
vejez (Proverbios 19:20).
Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; más el consejo de
Jehová permanecerá (Proverbios 19:21).
Cesa, hijo mío, de las enseñanzas que te hacen divagar de las razones de
sabiduría (Proverbios 19:27).
Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; más el
hombre entendido lo alcanzará (Proverbios 18: 5).
Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él
(Proverbios 20:7).
¿Quién podrá decir: yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi
pecado? (Proverbios 20:9).
Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; pero Jehová
Dios pesa los corazones (Proverbios 21:2).
Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamientos de impíos son
pecado.
Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; más
todo el que se apresura alocadamente de cierto va a la pobreza
(Proverbios 21: 4-5).
El camino del hombre perverso es torcido y extravió; más los hechos del
limpio son rectos (Proverbios 21:8).
El hombre que se aparta del camino de la Sabiduría vendrá a parar en la
compañía de los muertos (Proverbios 21: 16).
Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; más el hombre
insensato todo lo disipa (Proverbios 21: 20).
El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la
honra (Proverbios 21: 21).
Tomó el sabio la ciudad de los fuertes, y derribó la fuerza en que ella
confiaba (Proverbios 21: 22).
El que guarda su boca y su lengua, un alma guarda de angustias
(Proverbios 21: 23).
Escarnecedor es el nombre del soberbio y presuntuoso, que obra en la
insolencia de su presunción (Proverbios 21: 24).
El hombre impío endurece su rostro; más el recto ordena sus caminos
(Proverbios 21: 29).
No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra Jehová (Proverbios
21: 30).
El avisado ve el mal y se esconde; más los simples pasan y reciben el
daño (Proverbios 22:3).
Espinos y lazos hay en el camino del perverso; el que guarda su alma se
alejara de ellos (Proverbios 22:5).
La necedad esta ligada en el corazón del muchacho; más la vara de la
corrección la alejara de él (Proverbios 22: 15).
Instruye al niño en su camino, y aún, cuando fuere viejo no se apartará
de él (Proverbios 22: 6).
No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no
morirá (Proverbios 23: 13).
Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos
(Proverbios 23: 26).
Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, y aplica tu corazón a mi
sabiduría; porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti; si
juntamente se afirmaren sobre tus labios.
Para que tu confianza sea en Jehová, te las he hecho saber hoy a ti
también. ¿No te he escrito tres veces en consejo y en ciencia, para
hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad a fin de que
vuelvas a llevar palabras de verdad a las que te enviaran? (Proverbios
22: 17-21).
Aplica tu corazón a la enseñanza y tus oídos a las palabras de sabiduría
(Proverbios 23: 12).
Compra la verdad, y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza y la
inteligencia (Proverbios 23: 23).
El hombre sabio es fuerte, y de pujante vigor el hombre docto
(Proverbios 24: 5).
Alta está para el insensato la Sabiduría; en la puerta no abrirá él su boca
(Proverbios 24: 7).
El que canta canciones al corazón afligido, es como, el que quita la ropa
en tiempo de frío, o el que sobre el jabón echa vinagre (Proverbios 25:
20).
Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene
rienda (Proverbios 25: 28).
Como perro que vuelve a su vómito; así es el necio que repite su
necedad (Proverbios 26: 11).
De la tierra nace el pan, y debajo de ella, está convertida en fuego (Job
28: 5).
No tendrás dioses ajenos delante de mí; no te harás imagen, ni ninguna
semejanza de lo que este arriba en el cielo, ni debajo en la tierra, ni de
las aguas debajo de la tierra (proverbios 20: 1-5).
... sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho
semejante de los hombres; para que en el nombre de Jesús, se doble
toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la
tierra;... (Lucas 16: 19 y Filipenses 3: 11).
Dios, es el que me ciñe de fuerza, y quien, despeja mi camino (2 Samuel
23: 33).
Me diste asimismo el escudo de tu salvación, y tu benignidad me ha
engrandecido (2 Samuel 23: 26).
Yéndose luego David de allí, huyó a la cueva de Adulam, y cuando sus
hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vivieron allí con él. Y
se juntaron con él, todos los afligidos y todo el que estaba endeudado,
y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue hecho jefe de
ellos; y tuvo consigo como cuatrocientos hombres (1 Samuel 22: 1-2).
El pecado de Acán, Josué 7: 19-25.
Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al
anatema; porque Acán hijo de carmi...
David y Betsabé (2 Samuel 12: 1-25 y 1 Samuel 11: 1-17). Natán amonesta
a David por haber hecho lo malo delante de Jehová...
Derrota de los amonitas y sirios (2 Samuel 10: 1-19).
Guerra con Amalec, Éxodo 17: 8-16.
Bienaventurados los perfectos de camino los que andan en la ley de
Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el
corazón le buscan; pues, no hacen iniquidad los que andan en sus
caminos (Salmos 119: 1-3). ¿Con qué limpiará el jovén su camino? Con
guardar tu palabra (Salmo 119: 9-16).
COMISIÓN QUE DA JESUCRISTO PARA LOS DOCE APÓSTOLES
Después de esto, habiendo convocado a sus doce discípulos, les dio
potestad para lanzar los espíritus inmundos, y curar toda especie de
dolencias y enfermedades.
A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: no vayan por
camino de gentiles ni entren en ciudad de samaritanos, sino vayan a las
ovejas de la casa de Israel que se han extraviado y cuando vayan,
proclamen diciendo: “el reino del cielo se ha acercado”. Sanen enfermos,
limpien leprosos, expulsen espíritus malignos. De gracia recibieron, den
de gracia. (Mateo, capitulo 18:18).
De cierto les digo, que todo lo que aten en la tierra, será atado en el cielo y
lo que desaten en la tierra, será desatado en el cielo. (Mateo, capitulo
18:18).
Les dijo otra vez: si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra sobre
cualquier cosa que quieran pedir, lo tendrán de parte de mi padre que
está en el cielo, porque donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, allí
estaré yo entre ellos. (Mateo, 18:19-20).
Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos unánimes juntos...
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras
lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos de los Apóstoles
2: 4).
LOS MILAGROS REALIZADOS POR JESUCRISTO
1.- SANA A UN LEPROSO.
Habiendo descendido del monte, grandes multitudes lo seguían. Y he aquí
que llegó un leproso y postrándose ante él, le dijo: Señor mío, si quieres
puedes sanarme. Extendiendo Jesús su mano, lo tocó y dijo, sé sano. Y fue
sanado de su lepra inmediatamente. (Mateo, capitulo 8:1-3).
2. - SANA AL SIERVO DE UN CENTURIÓN.
Al entrar Jesús en Capernaúm, se le acercó un centurión y le suplicó,
diciendo: Señor mío, mi sirviente yace en cama, paralítico y en gran
aflicción. Jesús le dijo: yo iré a sanarlo. El centurión contestó, diciendo:
Señor mío, no me considero digno de que entres bajo mi techo, sino sólo di
la palabra y mi sirviente sanará, porque yo también soy hombre bajo
autoridad con soldados bajo mi mando y si digo a este e, él va, y al otro:
ven, y él viene, y a mi sirviente: haz esto y lo hace. (Mateo, 8:5-11).
3. - SANA A LA SUEGRA DE SIMÓN PEDRO.
Al llegar Jesús a la casa de Simón, vio a la suegra de éste que yacía en cama
con fiebre y tocándole la mano, la fiebre la dejó y ella se levantó y los
atendía, al atardecer le trajeron a muchos que tenían espíritus malignos y
con la palabra expulso de ellos a los espíritus malignos y sanó a todos los que
tenían alguna enfermedad, para que tuviera cumplimiento lo dicho por
medio del profeta Isaías, que dijo: él tomará nuestras aflicciones y llevará
nuestras enfermedades. (Mateo, 8:14-17).
4.- REPRENDE UNA VIOLENTA TEMPESTAD.
Cuando Jesús abordó la barca, sus discípulos lo abordaron junto con él y he
aquí, se desató una violenta tempestad en el mar, de tal manera que las
olas inundaban la barca, pero Jesús dormía. Acercándose luego sus
discípulos lo despertaron y le decían: ¡Señor nuestro, sálvanos que
perecemos! Jesús les dijo: ¿por qué han tenido miedo, hombres de poca fe?
Entonces se puso de pie y habiendo reprendido a los vientos y al mar, se
produjo una gran quietud. Entonces aquellos varones, maravillados, dijeron:
¿Quién es éste a quien los vientos y el mar le obedecen? (Mateo, capitulo
8:23-27).
5.- LOS GADARENOS POSEÍDOS POR ESPÍRITUS MALIGNOS.
Habiendo llegado Jesús a la ribera opuesta, a la región de los Gadarenos, le
salieron al encuentro en entre los sepulcros dos varones con espíritus
malignos, a tal grado malvados que nadie podía pasar por ese camino.
(Mateo, capitulo 8:28-24).
6.- UN PARALÍTICO ES RESTAURADO Y PERDONADO POR JESUCRISTO.
… y abordaron la barca, cruzó al otro lado y llegó a su ciudad y le llevaron
un paralítico tendido en una camilla, cuando Jesús vio la fe de ellos, dijo al
paralítico: ten ánimo, tus pecados te son perdonados, hijo mío. (Mateó, 9:1-
2).
7.- La mujer que tocó el manto de Jesucristo y la resurrección de una niña
Mientras él les hablaba estas cosas, llegó cierto dirigente que, acercándose,
se postró ante él y dijo: mi hija ha muerto hoy, pero ven e imponle tu mano
y ella volverá a vivir. Entonces Jesús y sus discípulos, levantándose, lo
siguieron.
En eso, cierta mujer que había sufrido de flujo de sangre desde hacía doce
años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto, porque decía
para sí: si tan sólo toco su ropa, quedaré sana. Entonces Jesús, volviéndose
y mirándola, le dijo: hija mía, ten ánimo, tu fe te ha sanado. Y desde ese
momento la mujer quedó sana. (Mateo, capitulo 9:18-25).
8.- LIBERA Y SANA A UN MUDO.
Cuando Jesús se retiraba, le trajeron un mudo que tenía un espíritu
maligno y después de que fue expulsado el espíritu maligno, el que había
estado mudo habló y las multitudes estaban asombradas y exclamaban:
¡jamás se había visto cosa semejante en Israel! Pero los fariseos decían: él
expulsa a los espíritus malignos por el príncipe de los espíritus malignos.
(Mateo, capitulo 9:32-34).
9.- DOS CIEGOS SON SANADOS POR JESUCRISTO.
Cuando se retiraba de allí, lo siguieron dos ciegos gritando y diciendo: ¡hijo
de David! ¡Ten misericordia de nosotros! Después de haber llegado a la casa
se le acercaron los ciegos y Jesús les dijo: ¿Creen qué puedo hacer esto?
Ellos contestaron: sí, Señor nuestro. Entonces les tocó los ojos, diciendo:
tal como han creído les sea hecho.
Y les fueron abiertos los ojos al instante y Jesús les advirtió, diciendo: miren
que nadie lo sepa, pero ellos salieron y divulgaron su fama por toda aquella
región. (Mateo, capitulo 9:27-31).
10.- SANA A LA HIJA DE UNA MUJER PAGANA.
Levantándose Jesús de allí, se fue a los límites de Tiro y de Sidón y entró en
cierta casa y no quería que nadie se enterara, pero no pudo ocultarse, sino
que inmediatamente oyó acerca de él una mujer que tenía una hija con un
espíritu inmundo y vinieron se postró a sus pies. Era una mujer gentil de
fenicia, de Siria, que le suplicaba que echara fuera de su hija al espíritu
maligno. Pero Jesús le dijo... (Marcos, capitulo 7:24-30).
11.- SANA A UN SORDOMUDO.
Jesús volvió a salir de los límites de Tiro y Sidón y vino al mar de Galilea, a
los límites de Decápolis y le trajeron a uno que era sordomudo y le
suplicaron que le impusiera la mano y lo sacó de la multitud a solas y
poniéndole los dedos en los oídos, escupió, tocó su lengua y alzando los
ojos al cielo, suspiró y dijo: ¡sé abierto! (Marcos, capitulo 7:31-37).
12.- SANIDAD DE UN HOMBRE QUE TENÍA UNA MANO SECA.
Marchándose Jesús de allí, fue a su sinagoga. Y se encontraba allí cierto
varón cuya mano estaba seca y ara poder acusarlo, le preguntaron,
diciendo: ¿está permitido sanar en día de reposo?
Él les contestó: ¿qué hombre hay entre ustedes que teniendo una sola
oveja, si ésta cae en el pozo en día de reposo, no la toma y la rescata? Pues
¡cuánto más importante es un hombre que una oveja! Por tanto, está
permitido hacer el bien en día de reposo.
Luego dijo al varón: extiende tu mano y él extendió su mano y le fue
restaurada como la otra. (Mateo, 12:9-13).
13.- Jesucristo realiza muchas sanidades junto al mar de Galilea
Partiendo Jesús de allí, llegó junto al mar de Galilea, ascendió a un monte y
reposó allí. Acudieron entonces a él grandes multitudes, trayendo consigo a
cojos, ciegos, mudos, lisiados y muchos otros y los ponían a los pies de Jesús
y él los sanaba, de modo que, quedaron admiradas las multitudes cuando
veían que los mudos hablaban, que a los lisiados se les restauraba, que los
cojos caminaban y que los ciegos veían. Y glorificaban al Dios de Israel.
(Mateo, capitulo 15:29-31).
14.- LA FE DE LA MUJER CANANEA.
Y se marchó Jesús de allí, dirigiéndose a los límites de Tiro y Sidón y he aquí
que una mujer cananea de aquellos entornos salió gritando y dijo: ¡Ten
misericordia de mí, Señor mío, hijo de David! Un espíritu maligno manipula
perversamente a mi hija. Pero él no le respondió palabra.
Acercándose entonces sus discípulos, le suplicaron y dijeron: despídela,
pues viene gritando detrás de nosotros. Contestándoles él, dijo: no he sido
enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel.
Pero acercándose ella, se postro ante él, diciendo: ¡ayúdame, Señor mío!
Jesús le dijo: no está bien tomar el pan de los hijos y arrojárselos a los
perros, pero ella contestó: sí, Señor mío, pero hasta los perros comen de
las migajas que caen de las mesas de sus amos y sobreviven. Entonces
Jesús le dijo: ¡Oh mujer grande es tu fe! Que te sea hecho conforme a tu
anhelo. Y su hija fue restaurada en ese mismo momento. (Mateo, capitulo
15:21-28).
15.- SANA A DOS CIEGOS EN JERICÓ.
Cuando salió Jesús de Jericó, una gran multitud iba en pos de él y he aquí,
al escuchar que Jesús iba pasando, dos ciegos que estaban sentados a un
lado del camino gritando, diciendo: ¡Señor nuestro, Hijo de David, ten
misericordia de nosotros! Y las multitudes los exhortaban a que guardaran
silencio, pero ellos alzaban la voz y decían: ¡Señor nuestro, hijo de David,
ten misericordia de nosotros! Ellos le dijeron: Señor nuestro, que nuestros
ojos sean abiertos. Teniendo Jesús misericordia de ellos, les tocó los ojos y
al instante les fueron abiertos los ojos y lo siguieron. (Mateo, capitulo
20:29-34).
16. - ALIMENTACIÓN MILAGROSA DE CUATRO MIL PERSONAS.
Mas Jesús, convocados sus discípulos, dijo: Me causan compasión estos
pueblos, porque tres días hace ya que perseveran en mi compañía, y no
tienen qué comer; y no quiero despedirlos en ayuna, no sea que
desfallezcan en el camino.
Pero sus discípulos le respondieron: ¿Cómo podremos hallar en este lugar
desierto bastantes panes para saciar a tanta gente? Jesús les dijo: ¿Cuántos
panes tenéis? Respondieron: Siete, con algunos pececillos.
Entonces mandó a la gente que se sentase en tierra. Y le cogiendo a los
siete panes y los peces, dadas las gracias o hecha la oración, los partió y dio
a sus discípulos, y los discípulos los repartieron al pueblo.
Y comieron todos, y quedaron satisfechos. Y de los pedazos que sobraron,
llenaron siete espuertas. Los que comieron eran cuatro mil hombres, sin
contar los niños y las mujeres. (Mateo, capitulo 15:32-38).
Como podemos apreciar en estos pasajes y líneas anteriores, durante los
tres años del ministerio del Señor Jesucristo, sanó a una gran cantidad de
personas que estaban atadas a espíritus, y a enfermedades incurables, así
mismo también, les hablo al pueblo de las cualidades de Jehová Dios.
A los discípulos les dio potestad para curar enfermedades y echar fuera
demonios, sin embargo, enfatizó que lo mejor es no afanarse por el
mañana y procurar que nuestro nombre este escrito en el libro de la vida.
Además, debemos de hacer todo lo posible para glorificar y alabar a
Jehová.
Nos dejó una manera de cómo orar a nuestro Padre celestial creador del
cielo y de la tierra, y nos exhorto a ser cuidadosos de no descuidar leer las
escrituras (palabra de Dios) y orar constantemente a nuestro Padre que
está en los cielos. Es decir, debemos de tener una comunión y
comunicación diaria a través de la oración y la lectura de la Biblia. Puesto
que, en cada uno de los 66 libros, encontramos consuelo a nuestra alma.
Nos deja en claro que, todas las cosas que él hizo cuando estuvo en la
tierra, cualquiera de nosotros podemos hacerlas y aún mayores, siempre
y cuando, recibiéramos el poder de lo alto y la unción del Espíritu Santo
(Hechos 2: 1-4; 6: 5-6; 10: 22-44; 13: 1-3,...).
Sin olvidar que el propósito fundamental, es buscar el reino de Dios y su
justicia (voluntad)... Porque el reino de los cielos, es como un hombre
que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes
(Mandamientos, Estatutos y Decretos) (Mateo 25: 14).
Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que
tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas, eran
prudentes y cinco insensatas... y a la media noche se oyó un
clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
Pero mientras las insensatas fueron a comprar aceite... vino el esposo.
¿Por qué es importante identificar lo que no es, es decir, lo falso?
-Tengan cuidado de que nadie los engañe- les advirtió Jesús- Vendrán
muchos que, usando mi nombre, dirán: “Yo soy el Cristo”, y engañarán
a muchos.
Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no
alarmarse. Es necesario que eso sucede, pero no está todavía el fin. Se
levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y
terremotos por todas partes. Todo esto será apenas el comienzo de
dolores... (Mateo 24: 4-35).
,... pues, hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que
tienen por todos los santos a causa de la esperanza reservada para
ustedes en el cielo.
De esta esperanza, ya han sabido por la palabra de verdad, que es el
evangelio que ha llegado hasta ustedes. Este evangelio está dando fruto
y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes,
desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron
plenamente.
Así, lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel
servidor de Cristo para el bien de ustedes. Fue él quien nos contó del
amor que tienen en el Espíritu (Colosenses 1: 1-8).
... Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda
sabiduría y comprensión espiritual, para que vivan de manera digna del
Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra,
crecer el conocimiento de Dios, y ser fortalecidos en todo sentido con
su glorioso poder. Véase Mateo 7: 15-20 y 21-23.
Así perseverarán con paciencia en toda situación, dando gracias con
alegría al Padre. Él lo ha facultado para participar de la herencia de los
santos en el reino de la luz.
Él nos libro del dominio de la oscuridad y nos trasladó, al reino de su
amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados
(Colosenses 1: 9-14)
Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación,
porque
¿Qué es lo que guía tu vida? Te haz preguntado esto alguna vez, o haz
escuchado a otros que comparten su filosofía de la vida contigo.
¿Tienes algún propósito en la vida? ¿Qué es lo que te hace levantarte
cada mañana y seguir viviendo? ¿Para quién vives o por qué vives?
La ira y el resentimiento son dos sentimiento negativos muy fuertes que
guían la vida de un gran sinnúmero de personas. La ofensa es una carga
muy pesada, y por ello, tienes que perdonar a todas aquellas personas
que te hicieron daño, ellos no fueron conscientes de lo que te hicieron.
El miedo o temor, es otro aspecto, que influyen e la vida de hombres y
mujeres, sin que se den cuenta, que estas emociones son un tipo de
cárcel que impiden que las personas, se arriesguen en la vida. La vida es
incertidumbre y no podemos influir o determinar todas las variables,
que interactúan en cada momento de la vida. Por eso hay tribulaciones...
Hay quienes ponen su seguridad de su vida en sus bienes materiales, o
en su carrera, o en amigos o personas cercanas a ellos, pero esto siempre
fracasarán, es decir, no tendrán una certeza segura de controlar todas las
cosas como ellos quieren. Únicamente Jehová Dios puede consolar.
Por lo tanto, considero que únicamente al ser amigos de Jehová Dios,
en él tendremos la plena seguridad de estar siempre con paz y
tranquilidad en nuestro corazón. Véase Jeremías 31: 33-34.
Cuando la vida tiene sentido, los seres humanos tendremos la capacidad
de resistir cualquier circunstancia por más difícil que esta sea; por otro
lado, esta la fuerza que mueve la vida. Este es el Espíritu Santo de Dios.
Necesitas tener esperanza (fe o confianza) para seguir adelante, por lo
contrario, al no contar con un propósito en la vida o esperanza,
entonces será más difícil que cualquier persona pueda encarar cualquier
situación que se te presente en la vida. Conocer tu propósito en la vida,
esto simplificará tu vida. Cada actividad que realices tienes que
preguntarte, si lo que vas a realizar o hacer, es parte de tus objetivos
que forman parte de tu vida. Dice el Señor, no sean insensatos y
abandonen toda obra del mal.
Hay quien pretende ser rico, y vive como pobre; y hay quien pretende
ser pobre y vive como rico. El propósito de tu vida es lo que define este
tipo de actitud, es decir, que te comportes como un rico o un pobre.
Si quieres que tu vida impacte, revisa tus objetivos y tu propósito de la
vida. El propósito siempre produce entusiasmo, por otro lado, si no
tienes un propósito entonces cada día, vivieras haciendo cosas que no
deseas, y esto traerá insatisfacción en ti. Serás una persona frustrada y
amargada, esto cansa a las personas y las agobia. Esto produce ansiedad
y tristeza.
No fuiste puesto en el planeta tierra para que dejaras obras que duren
para toda la eternidad, sino para que te prepares para vivir en la
Eternidad. Pero Jehová Dios, te preguntará qué hiciste con tu vida, es
decir, con tus Talentos, y todas tus facultades. La tierra es el ensayo
antes de partir a la Eternidad.
Esta vida es el preámbulo de la vida en la eternidad, es solo un
momento, es decir, qué es la vida durante 70, 80 o 120 años de nuestro
días en el planeta tierra. El cuerpo terrenal es sólo una tienda de
campaña, la vida terrenal es solo un suspiro.
Por lo tanto, debemos de aprender que nuestra vida, es muy efímera y
pasajera. Bajo esta premisa, debemos de identificar cuáles son las
actividades más importantes que tendremos que realizar cada día, y a
partir de este análisis, comenzaremos a vivir una vida con intensidad y
con propósito.
Jehová Dios tiene un propósito para cada uno de nosotros, sin embargo,
somos nosotros los que no queremos saber acerca de este asunto muy
importante, que es nuestro porvenir. Él nos creo con un propósito...
Solo un necio, impío, insensato o inicuo pierde el tiempo cada día de su
vida, sin prepararse para una vida eterna. Las consecuencias de todo lo
que hagamos aquí en este planeta tierra, son de gran importancia para
lo que tendremos que vivir en un futuro lejano.
En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que
obedece su palabra. De este modo, sabemos que estamos unidos a él: el
que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió (1 Juan 2: 3-6).
El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía esta
en la oscuridad. El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay
nada en su vida. Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y
en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver (1
Juan 2: 9-11).
No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguno ama al
mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el
mundo -los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la
arrogancia de la vida- proviene del Padre, sino del mundo.
El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad
de Dios permanece para siempre (1 Juan 2: 15-17).
Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes y,
por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su
conocimiento.
Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se
salvan y entre los que se pierden. Para estos somos olor de muerte que
los lleva a la muerte; para aquellos, olor de vida que los lleva a la vida
¿y quién es competente para semejante tarea?
A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la
palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en
Cristo, como enviados de Dios que somos (2 Corintios 2: 14-17).
Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. !A él
sea la gloria por siempre! Amén (Romanos 11: 36).
Que alaben su nombre con danzas; que le canten salmos al son de la lira
y el pandero. Porque el Señor se complace en su pueblo; a los humildes
concede el honor de la victoria.
Que se alegren los fieles por su triunfo; que aun en sus camas griten de
júbilo. Que broten de su garganta alabanzas a Dios, ... (Salmo 149: 1-6).
El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha
ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a
sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y
libertad a los prisioneros, a pregonar el año del favor del Señor y el día
de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de
duelo, y a confortar a los dolientes de Sión.
Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría
en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán
llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria
(Isaías 61: 1-3).
Un ejemplo que muestra que alguien hace las cosas de todo corazón, es
el trabajo de la construcción de la Arca o Barco de madera que Jehová
Dios le pidió que construyera.
Así, también como Abraham obedeció a Jehová Dios. Por lo tanto, la
obediencia abre la puerta a la bendición de Dios.
La obediencia a medias, es desobediencia. Debemos obedecer con
alegría.
El Señor reconstruye a Jerusalén y reúne a los exiliados de Israel;
restaura a los de corazón quebrantado y cubre con vendas sus heridas.
Él determina el número de las estrellas y a todas ellas, les pone nombre.
Excelso es nuestro Señor, y grande su poder; su entendimiento es
infinito; El Señor sostiene a los pobres, pero hace morder el polvo a los
impíos. Canten al Señor con gratitud; canten salmos a nuestro Dios al
son del arpa.
Él cubre de nubes el cielo, envía la lluvia sobre la tierra y hace crecer la
hierba en los montes. Él alimenta a los ganados y a las crías de los
cuervos cuando graznan.
El Señor no se deleita en los bríos del caballo, ni se complace en la
fuerza del hombre, sino que se complace en los que le temen, en los que
confían en su gran amor.
Alaba al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, oh Sión. Él refuerza los
cerrojos de tus puertas y bendice a los que en ti habitan. Él trae paz a
tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo.
Envía su Palabra a la tierra; su Palabra corre a toda prisa. Extiende la
nieve cual blanco manto, esparce la escarcha cual ceniza. Deja caer el
granizo como grava; ¿quién puede resistir sus ventiscas?
Pero envía su Palabra y lo derrite; hace que el viento sople, y las aguas
fluye. A Jacobo le ha revelado su Palabra; sus leyes y decretos a Israel.
Esto no lo ha hecho con ninguna otra nación; jamás han conocido ellas
sus decretos. !Aleluya! !Alabado sea el Señor! (Salmo 147: 1-20).
Para muchas personas, la vida es una constante lucha (dualidad).
Queremos ser como Dios, y esto es imposible. Cada uno de nosotros,
los que hemos logrado cosas muy pequeñas, nos hemos dado cuenta,
que como seremos humanos, tenemos un fuerza limitada.
En la vida del hombre, hay ciertas fuerzas invisibles que encierran al ser
humano, sin que este se de cuenta, y se convierten en cerrojos de hierro
que no se pueden abrir, y estos son: el orgullo o la soberbia, la
confusión, el miedo o el temor y las tribulaciones (problemas o
angustias).
¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia
abunde? !De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado,
¿cómo podemos seguir viviendo en él?
¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para
unirnos con Cristo Jesús en realidad fuimos bautizados para participar en
su muerte? Por tanto, mediante el Bautismo fuimos sepultados con él en
su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre,
también nosotros llevemos una vida nueva.
En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda,
también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que
nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo
pecaminoso perdiera su poder, de modo que, ya no siguiéramos siendo
esclavos del pecado, porque el que muere queda liberado del pecado.
Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también
viviremos con él. Pues, sabemos que Cristo, por haber sido levantado de
entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene
dominio sobre él.
En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en
cuanto a su vida, vive para Dios. De la misma manera, también ustedes
considérense muertos al pecado, pero vivo para Dios en Cristo Jesús.
Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo
mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de
su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario,
ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la
vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de
justicia.
Así, el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están
bajo la ley, sino bajo la gracia.
... La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón. Esta es
la palabra de fe que predicamos: que, si confiesas con tu boca que Jesús
es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los
muertos, serás salvo. (Romanos 10: 8-13).
..., con el corazón se cree para ser justificado, pero, con la boca se
confiesa para ser salvo. Así dice la Escritura: Todo el que confíe en él, no
será jamás defraudado.... todo el que invoque el nombre...
Esta es la palabra del Señor, que vino a Jeremías en el año décimo del
reinado de Sedequías en Judá, es decir, en el año dieciocho de
Nabucodonosor. (Véase 2 Reyes 24:1-4 y 25: 1-7; 2 Crónicas 36: 5-20).
En aquel tiempo el ejército del rey de Babilonia mantuvo sitiada a
Jerusalén, y el profeta Jeremías estuvo preso en el patio de la guardia
del palacio real.
Sedequías, el rey de Judá, lo tenía preso y le reprochaba: ¿Por qué andas
profetizando: Así dice el Señor? Andas proclamando que el Señor dice:
Voy a entregar esta ciudad en manos del rey de Babilonia, y él la
tomará.
Y Sedequías, rey de Judá, no escapará de la mano de los babilonios, sino
que, será entregado en manos del rey de Babilonia y tendrá que
enfrentarse con él cara a cara.
Además, dices que, el Señor afirma: “Nabucodonosor se llevará a
Sedequías a Babilonia, y allí, se quedará hasta que, yo vuelva a ocuparle
de él”, y también: “Si ustedes combaten contra los babilonios, no
vencerán” (Jeremías 32: 1-5). Véase 2 Crónicas 35: 22.
El hombre interior y Cristo.pdf
El hombre interior y Cristo.pdf
El hombre interior y Cristo.pdf

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
iacymcallao
 
Examinando la condicion de tu corazon re encuentro
Examinando la condicion de tu corazon re encuentroExaminando la condicion de tu corazon re encuentro
Examinando la condicion de tu corazon re encuentro
Iglesia Lirio del valle
 
Autoridad Espiritual 6
Autoridad Espiritual 6Autoridad Espiritual 6
Autoridad Espiritual 6
Tony Avila
 
Renovando nuestro-entendimiento
Renovando nuestro-entendimientoRenovando nuestro-entendimiento
Renovando nuestro-entendimiento
Yosef Sanchez
 
Apologetica - Dios creador del hombre
Apologetica - Dios creador del hombreApologetica - Dios creador del hombre
Apologetica - Dios creador del hombre
Liliana Bustamante
 

La actualidad más candente (20)

Como escoger un equipo de lideres
Como escoger un equipo de lideresComo escoger un equipo de lideres
Como escoger un equipo de lideres
 
Misiones locales
Misiones localesMisiones locales
Misiones locales
 
Estudio de Romanos 12 el reto del amor
Estudio de Romanos 12 el reto del amorEstudio de Romanos 12 el reto del amor
Estudio de Romanos 12 el reto del amor
 
Evangelismo de Fuego
Evangelismo de FuegoEvangelismo de Fuego
Evangelismo de Fuego
 
Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
Nehemias, el reparador de los muros (5) - 05.08.2012
 
Examinando la condicion de tu corazon re encuentro
Examinando la condicion de tu corazon re encuentroExaminando la condicion de tu corazon re encuentro
Examinando la condicion de tu corazon re encuentro
 
3 beneficios de los tiempos de desierto
3 beneficios de los tiempos de desierto3 beneficios de los tiempos de desierto
3 beneficios de los tiempos de desierto
 
Autoridad Espiritual 6
Autoridad Espiritual 6Autoridad Espiritual 6
Autoridad Espiritual 6
 
Numbers 23-25, Balaam, Israel My people unique, sheep and goat, promises, not...
Numbers 23-25, Balaam, Israel My people unique, sheep and goat, promises, not...Numbers 23-25, Balaam, Israel My people unique, sheep and goat, promises, not...
Numbers 23-25, Balaam, Israel My people unique, sheep and goat, promises, not...
 
Misterio entendimiento
Misterio entendimientoMisterio entendimiento
Misterio entendimiento
 
Arrepentimiento
ArrepentimientoArrepentimiento
Arrepentimiento
 
El pozo de Betesda
El pozo de BetesdaEl pozo de Betesda
El pozo de Betesda
 
Renovando nuestro-entendimiento
Renovando nuestro-entendimientoRenovando nuestro-entendimiento
Renovando nuestro-entendimiento
 
Compromiso con Dios
Compromiso con DiosCompromiso con Dios
Compromiso con Dios
 
Gran tribulación no es lo mismo que ira venidera
Gran tribulación no es lo mismo que  ira venideraGran tribulación no es lo mismo que  ira venidera
Gran tribulación no es lo mismo que ira venidera
 
Palabra
PalabraPalabra
Palabra
 
Apologetica - Dios creador del hombre
Apologetica - Dios creador del hombreApologetica - Dios creador del hombre
Apologetica - Dios creador del hombre
 
BOSQUEJOS PARA PREDICADORES Tomo 1 - Kittim Silva.PDF
BOSQUEJOS PARA PREDICADORES Tomo 1 - Kittim Silva.PDFBOSQUEJOS PARA PREDICADORES Tomo 1 - Kittim Silva.PDF
BOSQUEJOS PARA PREDICADORES Tomo 1 - Kittim Silva.PDF
 
Cayado del-pastor
Cayado del-pastorCayado del-pastor
Cayado del-pastor
 
¿El Homosexual o lesbiana nace O Se hace?
¿El Homosexual o lesbiana nace O Se hace?¿El Homosexual o lesbiana nace O Se hace?
¿El Homosexual o lesbiana nace O Se hace?
 

Similar a El hombre interior y Cristo.pdf

05 deut 07_01-09_03
05 deut 07_01-09_0305 deut 07_01-09_03
05 deut 07_01-09_03
Fa Sanchez
 
Historia Del Pueblo De Dios
Historia Del Pueblo De DiosHistoria Del Pueblo De Dios
Historia Del Pueblo De Dios
antso
 
21 El Exigente Llamado De Dios
21 El Exigente Llamado De Dios21 El Exigente Llamado De Dios
21 El Exigente Llamado De Dios
Ez Success
 
07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente
chucho1943
 
El Juicio Final De Dios
El Juicio Final De DiosEl Juicio Final De Dios
El Juicio Final De Dios
antso
 

Similar a El hombre interior y Cristo.pdf (20)

La promesa de salvación para la familia
La promesa de salvación para la familiaLa promesa de salvación para la familia
La promesa de salvación para la familia
 
Serie la formacion de cristo en nosotros 2 pdf
Serie la formacion de cristo en nosotros   2 pdfSerie la formacion de cristo en nosotros   2 pdf
Serie la formacion de cristo en nosotros 2 pdf
 
Tema 3 liberando la tierra de la maldicion
Tema 3 liberando la tierra de la maldicionTema 3 liberando la tierra de la maldicion
Tema 3 liberando la tierra de la maldicion
 
La guerra en el mundo ¿porque que?
La guerra en el mundo ¿porque que?La guerra en el mundo ¿porque que?
La guerra en el mundo ¿porque que?
 
10. Satanas hombre o angel caido
10.  Satanas hombre o angel caido10.  Satanas hombre o angel caido
10. Satanas hombre o angel caido
 
23 isa 59.01-60.22
23 isa 59.01-60.2223 isa 59.01-60.22
23 isa 59.01-60.22
 
05 deut 07_01-09_03
05 deut 07_01-09_0305 deut 07_01-09_03
05 deut 07_01-09_03
 
Ciudades bajo maldicion. ciudades hechizadas
Ciudades bajo maldicion. ciudades hechizadasCiudades bajo maldicion. ciudades hechizadas
Ciudades bajo maldicion. ciudades hechizadas
 
Historia Del Pueblo De Dios
Historia Del Pueblo De DiosHistoria Del Pueblo De Dios
Historia Del Pueblo De Dios
 
Desnudez física y espiritual
Desnudez física y espiritualDesnudez física y espiritual
Desnudez física y espiritual
 
Dios permite Vs Dios aprueba
Dios permite Vs Dios apruebaDios permite Vs Dios aprueba
Dios permite Vs Dios aprueba
 
Rompiendo el sistema para entrar al reino
Rompiendo el sistema para entrar al reinoRompiendo el sistema para entrar al reino
Rompiendo el sistema para entrar al reino
 
AIN - 09 - 23 - PREGUNTA - QUIÉNES ERAN LOS GIGANTES DEL GENESIS 6.pdf
AIN - 09 - 23 - PREGUNTA - QUIÉNES ERAN LOS GIGANTES DEL GENESIS 6.pdfAIN - 09 - 23 - PREGUNTA - QUIÉNES ERAN LOS GIGANTES DEL GENESIS 6.pdf
AIN - 09 - 23 - PREGUNTA - QUIÉNES ERAN LOS GIGANTES DEL GENESIS 6.pdf
 
21 El Exigente Llamado De Dios
21 El Exigente Llamado De Dios21 El Exigente Llamado De Dios
21 El Exigente Llamado De Dios
 
07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente
 
07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente07 por espejo, oscuramente
07 por espejo, oscuramente
 
Evangelio Jesus
Evangelio JesusEvangelio Jesus
Evangelio Jesus
 
11
1111
11
 
El Juicio Final De Dios
El Juicio Final De DiosEl Juicio Final De Dios
El Juicio Final De Dios
 
Para cristianos
Para cristianosPara cristianos
Para cristianos
 

Más de Euler

Más de Euler (20)

La mente Interna y externa Metodo.pdf
La mente Interna y externa Metodo.pdfLa mente Interna y externa Metodo.pdf
La mente Interna y externa Metodo.pdf
 
Sectores de la mente y la comprension 1990.pdf
Sectores de la mente y la comprension 1990.pdfSectores de la mente y la comprension 1990.pdf
Sectores de la mente y la comprension 1990.pdf
 
El poder del pensamiento y la palabra del hombre
El poder del pensamiento y la palabra del hombreEl poder del pensamiento y la palabra del hombre
El poder del pensamiento y la palabra del hombre
 
Cifras covid 19 marzo a 19 abril 2020
Cifras covid 19 marzo a 19 abril 2020Cifras covid 19 marzo a 19 abril 2020
Cifras covid 19 marzo a 19 abril 2020
 
El desarrollo psicosocial del sujeto 02
El desarrollo psicosocial del sujeto 02El desarrollo psicosocial del sujeto 02
El desarrollo psicosocial del sujeto 02
 
La mente humana y la autoobservacion 1986
La mente humana y la autoobservacion 1986La mente humana y la autoobservacion 1986
La mente humana y la autoobservacion 1986
 
La mente humana y la autoobservacion
La mente humana y la autoobservacionLa mente humana y la autoobservacion
La mente humana y la autoobservacion
 
Estudio de la conciencia humana
Estudio de la conciencia humanaEstudio de la conciencia humana
Estudio de la conciencia humana
 
Literatura y el metodo didactico
Literatura y el metodo didacticoLiteratura y el metodo didactico
Literatura y el metodo didactico
 
La honestidad y el encuentro consigo mismo
La honestidad y el encuentro consigo mismoLa honestidad y el encuentro consigo mismo
La honestidad y el encuentro consigo mismo
 
La honestidad y el encuentro son consigo mismo
La honestidad y el encuentro son  consigo mismoLa honestidad y el encuentro son  consigo mismo
La honestidad y el encuentro son consigo mismo
 
Planeación Estrategica y el Plan Municipal de Desarrollo
Planeación Estrategica y el Plan Municipal de DesarrolloPlaneación Estrategica y el Plan Municipal de Desarrollo
Planeación Estrategica y el Plan Municipal de Desarrollo
 
El poder de los dichos de la boca y el pensamiento
El poder de los dichos de la boca y el pensamientoEl poder de los dichos de la boca y el pensamiento
El poder de los dichos de la boca y el pensamiento
 
El poder de los dichos de la boca y el pensamiento
El poder de los dichos de la boca y el pensamientoEl poder de los dichos de la boca y el pensamiento
El poder de los dichos de la boca y el pensamiento
 
El desarrollo social y politico mexico 1521 a 2018
El desarrollo social y politico mexico 1521 a 2018El desarrollo social y politico mexico 1521 a 2018
El desarrollo social y politico mexico 1521 a 2018
 
Retos y desafios mexico 2019 ramon ruiz
Retos y desafios  mexico 2019 ramon ruizRetos y desafios  mexico 2019 ramon ruiz
Retos y desafios mexico 2019 ramon ruiz
 
Dichos de la boca y pensamientos 1996
Dichos de la boca y pensamientos 1996Dichos de la boca y pensamientos 1996
Dichos de la boca y pensamientos 1996
 
El poder de dichos de la boca y pensamientos
El poder de dichos de la boca y pensamientosEl poder de dichos de la boca y pensamientos
El poder de dichos de la boca y pensamientos
 
El proposito de la vida 2000
El proposito de la vida 2000El proposito de la vida 2000
El proposito de la vida 2000
 
La biblia
La bibliaLa biblia
La biblia
 

Último

Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios JS2 Ccesa007.pdf
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios  JS2  Ccesa007.pdfDiseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios  JS2  Ccesa007.pdf
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios JS2 Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Gonella
 

Último (20)

Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
Realitat o fake news? – Què causa el canvi climàtic? - Modificacions dels pat...
 
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
El liderazgo en la empresa sostenible, introducción, definición y ejemplo.
 
04.UNIDAD DE APRENDIZAJE III CICLO-Cuidamos nuestro medioambiente (1).docx
04.UNIDAD DE APRENDIZAJE III CICLO-Cuidamos nuestro medioambiente (1).docx04.UNIDAD DE APRENDIZAJE III CICLO-Cuidamos nuestro medioambiente (1).docx
04.UNIDAD DE APRENDIZAJE III CICLO-Cuidamos nuestro medioambiente (1).docx
 
Botiquin del amor - Plantillas digitales.pdf
Botiquin del amor - Plantillas digitales.pdfBotiquin del amor - Plantillas digitales.pdf
Botiquin del amor - Plantillas digitales.pdf
 
Libros del Ministerio de Educación (2023-2024).pdf
Libros del Ministerio de Educación (2023-2024).pdfLibros del Ministerio de Educación (2023-2024).pdf
Libros del Ministerio de Educación (2023-2024).pdf
 
Lecciones 07 Esc. Sabática. Motivados por la esperanza
Lecciones 07 Esc. Sabática. Motivados por la esperanzaLecciones 07 Esc. Sabática. Motivados por la esperanza
Lecciones 07 Esc. Sabática. Motivados por la esperanza
 
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemasciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
ciclos biogeoquimicas y flujo de materia ecosistemas
 
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdfEdiciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D  Ccesa007.pdf
Ediciones Previas Proyecto de Innovacion Pedagogica ORIGAMI 3D Ccesa007.pdf
 
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios JS2 Ccesa007.pdf
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios  JS2  Ccesa007.pdfDiseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios  JS2  Ccesa007.pdf
Diseño Universal de Aprendizaje en Nuevos Escenarios JS2 Ccesa007.pdf
 
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO CÁLCULOS MATEMÁGICOS EN LA CARRERA OLÍMPICA. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdfEn un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
En un aposento alto himno _letra y acordes.pdf
 
SESION DE APRENDIZAJE PARA3ER GRADO -EL SISTEMA DIGESTIVO
SESION DE APRENDIZAJE PARA3ER GRADO -EL SISTEMA DIGESTIVOSESION DE APRENDIZAJE PARA3ER GRADO -EL SISTEMA DIGESTIVO
SESION DE APRENDIZAJE PARA3ER GRADO -EL SISTEMA DIGESTIVO
 
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdfApunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
Apunte clase teorica propiedades de la Madera.pdf
 
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
¿Que es Fuerza? online 2024 Repaso CRECE.pptx
 
Santa Criz de Eslava, la más monumental de las ciudades romanas de Navarra
Santa Criz de Eslava, la más monumental de las ciudades romanas de NavarraSanta Criz de Eslava, la más monumental de las ciudades romanas de Navarra
Santa Criz de Eslava, la más monumental de las ciudades romanas de Navarra
 
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilizaciónTEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
TEMA EGIPTO.pdf. Presentación civilización
 
ACERTIJO EL NÚMERO PI COLOREA EMBLEMA OLÍMPICO DE PARÍS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO EL NÚMERO PI COLOREA EMBLEMA OLÍMPICO DE PARÍS. Por JAVIER SOLIS NOYOLAACERTIJO EL NÚMERO PI COLOREA EMBLEMA OLÍMPICO DE PARÍS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
ACERTIJO EL NÚMERO PI COLOREA EMBLEMA OLÍMPICO DE PARÍS. Por JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOcialesTema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
Tema 9. Roma. 1º ESO 2014. Ciencias SOciales
 
Power Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanzaPower Point : Motivados por la esperanza
Power Point : Motivados por la esperanza
 
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
POEMAS ILUSTRADOS DE LUÍSA VILLALTA. Elaborados polos alumnos de 4º PDC do IE...
 

El hombre interior y Cristo.pdf

  • 1. Introducción Palabras Claves El reino de los cielos, hijos de la luz y hijos de las tinieblas, el hombre que construyó su casa sobre la roca y el otro, que construyó su casa sobre la arena, el trigo y la cizaña, la resurrección, los saduceos, los fariseos, el buen samaritano, el arrebatamiento o rapto, La gran tribulación, el gobierno del Trono Blanco (el milenio), el hombre interior, las concupiscencias y la lascivia. La duda surge del miedo. Esta se manifiesta, cuando las personas intentan tener seguridad en su vida, la duda, es una defensa que te mantiene estancado y no permite, que vayas más allá de los sentidos, la duda nace de mente, y es parte de la cobardía. Por lo tanto, el miedo o el temor son las fuerzas invisibles, que mantienen al hombre anclado a lo conocido y la comodidad, y siempre quiere estar en este terreno, puesto que, lo desconocido es incertidumbre y desconfianza. Adentrémonos a la siguiente descripción... !No es cierto, no van a morir! Dios sabe muy bien que, cuando coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y llegarán a ser como Dios, conocedores del bien y del mal. La mujer vio que el fruto del árbol era bueno para comer, y que tenía buen aspecto y era deseable para adquirir sabiduría, así que, tomó de su fruto y comió. Luego le dio a su esposo, y también él comió. En ese momento se les abrieron los ojos, y tomaron conciencia de su desnudez. Por eso, para cubrirse entretejieron hojas de higuera. Cuando el día comenzó a refrescar, el hombre y la mujer oyeron que Dios el Señor andaba recorriendo el jardín; entonces corrieron a esconderse entre los árboles, para que Dios no los viera. Pero Dios, el Señor llamó al hombre y le dijo: -¿Dónde estás? El hombre contestó: -Escuché que andabas por el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo. Por eso me escondí. -¿Y quién te ha dicho que estás desnudo? -le preguntó Dios- ¿Acaso has comido del fruto del árbol que yo te prohibí comer? Él respondió: -La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí. Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: -
  • 2. ¿Qué es lo que has hecho? -La serpiente me engaño, y comí -contestó ella (Génesis 3: 1-13). ¿Quién y cómo fue creado el ser humano? Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra, los creó. (Génesis 1: 26-27). Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová entre los árboles del huerto. (Génesis 3: 7-8). Y dijo Jehová Dios: he aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también el árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida. (Génesis 3: 22-24). Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, que viendo los hijos de Dios (ángeles caídos) que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. Y dijo Jehová: no contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; más serán sus días ciento veinte años. Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.
  • 3. Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos, era de continuo solamente el mal. (Véase también, Jeremías 17: 9-10 y 29: 11). Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que le creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos creado. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová. (Génesis 6: 1-7). Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Dijo, pues, Dios a Noé: he decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra. (Génesis 6: 11-13). Más estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos. Y toma contigo de todo alimento que se come, y almacénalo, y servirá de sustento para ti y para ellos. (Génesis 6: 18 y 21). Como podemos apreciar a este momento, la conducta del ser humano en sus principios, fue muy difícil de moldear, puesto que, como dice Jeremías capítulo 17, y versículo 9 y 10, el corazón del ser humano es muy difícil de dirigir, debido a que es muy engañoso, y únicamente, Jehová Dios lo conoce. (Jeremías 17: 9-10; Proverbios 16: 9 y 16-17). Existen dos vías para acercarse a la comprensión de sí mismo, a través de la erudición (acumulación de conocimientos) y el otro camino, es la revelación (espíritu). El Espíritu de Jehová Dios, a través del corazón del hombre, le releva la sabiduría para comprender la existencia y la realidad. La ausencia de los opuestos, es lo que tenemos que lograr comprender en nuestra vida. Las emociones negativas y los pensamientos negativos, afectan de manera importante la calidad de vida de las personas. Por ejemplo, la verguenza y la desilusión en la vida del hombre, afectan su conducta y su forma de actuar ante sí mismo, y ante los demás.
  • 4. Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón (Génesis 3: 15). No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón (Mateo 6: 19-21). El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. Pero, si tu visión está nublada, todo tu ser estará nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, !qué densa será esa oscuridad! (Mateo 6: 22-23). Nadie puede servir a dos señores, pues, menospreciarán a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno, y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas (Mateo 6: 24). Por eso les dijo: No se preocupen por la vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida, y el cuerpo más que la ropa? Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? ... Si así viste Dios a la hierba, que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe? Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos? O ¿Qué beberemos? O ¿Con qué nos vestiremos? Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia (voluntad), y todas estas cosas, les serán añadidas. Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas (Mateo 6: 34).
  • 5. Dichosos los pobres en espíritu, porque el reino de los cielos les pertenece. Dichosos los que lloran, porque serán consolados. Dichosos los humildes, porque recibirán la tierra como herencia. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Dichosos los compasivos, porque serán tratados con compasión. Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenecen. Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clases de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo. Así también persiguieron a los profetas que los precedieron a ustedes. (Mateo 5: 1-12). Dichoso aquel a quien se le perdonan sus transgresiones, a quien se le borran sus pecados. Dichoso aquel, a quien el Señor no toma en cuenta su maldad y en cuyo espíritu, no hay engaño (Salmo 32: 1-2). Nadie remienda un vestido viejo con un retazo de tela nueva, porque el remiendo fruncirá el vestido y la rotura se hará peor. Ni tampoco, se echa vino nuevo en odres viejos. De hacerlo así, se reventarán los odres, se derramarán el vino y los odres se arruinarán. Más bien, el vino nuevo se echa en odres nuevos, y así ambos se conservan (Mateo 9: 15-17). No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgarán, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Como puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? !Hipócritas!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verá con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano (Mateo 7: 1-5).
  • 6. Milagros realizados por Jesús de Nazaret Cuando Jesús llegó al otro lado, a la región de los gadaremos, dos endemoniados le salieron al encuentro de entre los sepulcros. Eran tan violentos que nadie se atrevía a pasar por aquel camino. De pronto le gritaron: -¿Por qué te entrometes, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí a atormentarnos antes del tiempo señalado? A cierta distancia de ellos estaba paciendo una gran manada de cerdos. Los demonios le rogaron a Jesús: -Si nos expulsas, mándanos a la manada de cerdos. - Vayan - le dijo. Así que salieron de los hombres y entraron en los cerdos, y toda la manada se precipitó al lago por el despeñadero y murió en el agua. Los que cuidaban los cerdos salieron corriendo al pueblo y dieron aviso de todo, incluso de lo que les había sucedido a los endemoniados (Mateo 8: 28-33). Actividades realizadas una vez que llegaron a la tierra de Canaán. Exploren el país, y fíjense cómo son sus habitantes, si son fuertes o débiles, muchos o pocos. Averigüen si la tierra en que viven es buena o mala, y su sus ciudades son abiertas o amuralladas. Examinen el terreno, y vean si es fértil o estéril, y si vean si es fértil o estéril, y si tiene árboles o no. !Adelante! Traigan algunos frutos del país. Esa era la temporada en que maduraban las primeras uvas. ... Hebrón había sido fundada siete años antes que la ciudad egipcia de Zoán. Cuando llegaron al valle del arroyo Escol, cortaron un sarmiento que tenía un solo racimo de uva, y entre dos lo llevaron colgado de una vara. También cortaron granadas e higos. Por el racimo que estos israelitas cortaron, a ese lugar se le llamó Valle de Escol (Número 13: 17- 24). El Señor tu Dios te hará entrar en la tierra que vas a poseer, y expulsará de tu presencia a siete naciones más grandes y fuertes que tú, que son los hititas, los gergeseos, los amorreos, los cananeos, los ferezeos, los heveos y los jebuseos.
  • 7. Cuando el Señor tu Dios te las haya entregado y tú las hayas derrotado, deberás destruirlas por completo. No harás ningún pacto con ellas, ni les tendrás compasión. Tampoco te unirás en matrimonio con ninguna de esas naciones; no darás tus hijas a sus hijos no tomarás sus hijas para tus hijos, porque ellas los apartaron del Señor y las harán servir a otros dioses. Entonces la ira del Señor se encenderá contra ti y te destruirá de inmediato. Esto es lo que harás con esas naciones: Destruirás sus altares, romperás sus piedras sagradas, derribarás sus imágenes de la diosa Aserá y les prenderás fuego a sus ídolos. Porque para el Señor tu Dios tú eres un pueblo santo; el te eligió para que fueras su posesión exclusiva entre todos los pueblos de la tierra... (Deuteronomio 7: 1-26). No vayan a tomar nada de lo que ha sido destinado al exterminio para que ni ustedes ni el campamento de Israel se ponga en peligro de exterminio y de desgracia. El oro y la plata y los utensilios de bronce y de hierro pertenecen al señor: colóquenlos en su tesoro. Mataron a filo de espada a todo hombre y mujer, jovén y anciano. Lo mismo hicieron con las vacas, las ovejas y los burros; destruyeron todo lo que tuviera aliento de vida. !La ciudad entera quedó arrasada! (Josué 6: 1-21). Cierto día Josué, que acampaba cerca de Jericó, levantó la vista y vio a un hombre de pie frente a él, espada en mano. Josué se le acercó y le preguntó: -¿Es usted de los nuestros, o del enemigo? -!De ninguno! -respondió- Me presento ante ti como comandante del ejército del Señor. Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó: -¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, para este siervo suyo? El comandante del ejército del Señor le contestó: -Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado. Y Josué le obedeció (Josué 5: 1-15). ...Así que ve y ataca a los amalecitas ahora mismo. Destruye por completo todo lo que les pertenezca; no les tengas compasión. Mátalos
  • 8. a todos, hombres y mujeres, niños y recién nacidos, toros y ovejas, camellos y asnos. Saúl reunió al ejército y le pasó revista en Telayin: eran doscientos mil soldados de infantería más diez mil soldados de Judá. Luego se dirigió a la ciudad de Amalec y tendió una emboscada en el barranco. Los quenitas se apartaron de los amalecitas, pues, Saúl les dijo: !Váyanse de aquí! Salgan y apártense de los amalecitas. Ustedes fueron bondadosos con todos los israelitas cuando ellos salieron de Egipto... A Agag, rey de Amalec, lo capturó vivo, pero a todos los habitantes los mató a filo de espada. Además de perdonarle la vida al rey Agag, Saúl y su ejército preservaron las mejores ovejas y vacas, ... Nada de esto quisieron destruir; solo destruyeron lo que era inútil y lo que no servía (1 Samuel 15:1-15). ... Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca”. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios... (Mateo 10: 5-16). No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman más bien al que puede destruir alma y cuerpo en el infierno... Así que no tengan miedo; ustedes valen más que muchos gorriones (Mateo 10: 28-31). El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que se aferre a su propia vida, la perderá, y el que renuncie a su propia vida por vi causa, la encontrará (Mateo 10: 37-39). ...¿Acaso le dirá la olla de barro al que la modeló: ¿Por qué me hiciste así?? ¿No tiene derecho el alfarero de hacer del mismo barro unas vasijas para usos especiales y otras para fines ordinarios? ¿Y qué si Dios, queriendo mostrar su ira y dar a conocer su poder, soportó con mucha paciencia a los que eran objeto de su castigo y estaban destinados a la destrucción?
  • 9. ¿Qué si lo hizo para dar a conocer sus gloriosas riquezas a los que eran objeto de su misericordia, y a quienes de antemano preparó para esa gloria? Esos somos nosotros, a quienes Dios llamó no solo de entre los judíos, sino también de entre los gentiles (Romanos 9: 20-24). En cambio Israel, que iba en busca de una ley que le diera justicia, no ha alcanzado esa justicia. ¿Por qué no? Porque no la buscaron mediante la fe, sino mediante las obras, como si fuera posible alcanzarla así. Por eso, tropezaron con la “piedra de tropiezo”, como esta escrito: Miren que pongo en Sión, una piedra de tropiezo y una roca que hace caer; pero el que confíe en él no será defraudado (Romanos 9: 31- 33). Así había dicho Isaías: Si el Señor Todopoderoso, no nos hubiera dejado descendientes, seríamos ya como Sodoma, nos pareceríamos a Gomorra (Romanos 9: 29). En la región de Uz había un hombre recto e intachable, que tenía a Dios y vivía apartado del mal. Este hombre se llamaba Job... Entre todos los habitantes del oriente era el personaje de mayor renombre. ...Llegó el día en que los ángeles debían hacer acto de presencia ante Jehová Dios, y con ellos, se presentó también Satanás. El Señor le preguntó: -¿De dónde vienes? -Vengo de rondar la tierra, y de recorrerla de un extremo a otro- le respondió Satanás... (Job 1: 1- 12). Se cree que Job vivió en la época del rey de Hamurabi en el año 1800 a.C., y posiblemente tenía sus bienes en algún lugar cercano a Mesopotamia. Hijo del hombre, si un país peca contra mí y persiste en su infidelidad, yo levantaré mi mano contra él; le quitaré las provisiones, lo sumiré en el hambre, y arrasaré a sus habitantes y a sus animales. Y, aún si Noé, Daniel y Job vivieran en ese país, solo ellos se salvarían por su justicia. Lo Afirmo yo, el Señor omnipotente (Ezequiel 14: 12-14). !Júzgalos tú, hijo de hombre; júzgalos tú! Hazles ver las repugnantes prácticas de sus antepasados. Adviérteles que así dice el Señor omnipotente: ...
  • 10. A cada uno de ellos le ordené que arrojará sus ídolos detestables, con los que estaba obsesionado, y que no se contaminara con los ídolos de Egipto; porque yo soy el Señor su Dios (Jehová Dios,). Sin embargo, ellos se rebelaron contra mí, y me desobedecieron. No arrojaron los ídolos con que estaban obsesionados, ni abandonaron los ídolos de Egipto. Por eso, cuando estaban en Egipto, pensé agotar mi furor y descargar mi ira sobre ellos. Pero decidí actuar con honor a mi nombre, para que no fuera profanado ante las naciones entre los cuales vivían los israelitas. Porque al sacar a los israelitas de Egipto yo me di a conocer a ellos en presencia de las naciones... También les di mis sábados como una señal entre ellos y yo, para que reconocieran que yo, El Ser, he consagrado los sábados para mí. Pero el pueblo de Israel se rebeló contra mí en el desierto; desobedeció mis decretos y rechazó mis leyes, que son vida para quienes los obedecen. También con la mano en alto, en el desierto les juré que no los llevaría a la tierra que les había dado, !la tierra más hermosa de todas, donde abundan la leche y la miel! Rechazaron mis leyes, desobedecieron mis decretos y profanaron mis sábados, !y todo esto lo hicieron por haber andando tras esos ídolos! Sin embargo, les tuve compasión, y en el desierto, no los destruí ni los exterminé. Allí en el desierto les dije a sus descendientes: No sigan los preceptos de sus padres; no obedezcan sus leyes ni se contaminen con sus ídolos. Yo soy el Señor Dios. Sigan mis decretos, obedezcan mis leyes y observen mis sábados como días consagrados a mí, como señal entre ustedes y yo, para que reconozcan que yo, soy el Señor su Dios (Ezequiel 20: 4-20). ... Los contaminé con sus propias ofrendas, dejándolos ofrecer en sacrificio a sus primogénitos, para horrorizarlos y hacerles reconocer que yo soy Jehová Dios... hasta el día de hoy, ese lugar de culto idolátrico se conoce como “santuario pagano”... Jamás sucederá en mente: Queremos ser como las otras naciones, como los pueblos del mundo, que adoran al palo y a la piedra. Yo, el Señor
  • 11. omnipotente, juro por mí mismo que reinaré sobre ustedes con gran despliegue de fuerza y de poder, y con furia incontenible. ... Los llevaré al desierto que está entre las naciones, y allí los juzgaré cara a cara. Así como juzgué a sus antepasados en el desierto de Egipto, también los juzgaré a ustedes. Yo, el Señor omnipotente, lo afirmo. ... Apartaré a los rebeldes, a los que se rebelan contra mí, y los sacaré del país donde ahora viven como extranjeros, pero no entrarán en la tierra de Israel. Entonces ustedes reconocerán que yo soy el Señor. (Ezequiel 20: 30- 44). Como leones rugientes que despedazan a la presa, hay una conspiración de profetas que devoran a la gente, que se apoderan de las riquezas y de los objetos de valor, y que aumentan el número de viudas... Yo he buscado entre ellos a alguien que se interponga entre mi pueblo y yo, y saque la cara por él para que yo no lo destruya. !Y no lo he hallado! Por eso derramaré mi ira sobre ellos; los consumiré con el fuego de mi ira, y hare recaer sobre ellos, todo el mal que han hecho. Lo afirma el Señor omnipotente (Ezequías 22: 25-31). Los sacaré de entre las naciones, los reuniré de entre todos los pueblos, y les haré regresar a sus propia tierra. Los rociaré con agua pura, y quedarán purificados. Los limpiaré de todas sus impurezas e idolatrías. Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne. Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes. ... Así se acordarán ustedes de su mala conducta y de sus acciones perversas, y sentirán verguenza por sus propias iniquidades y prácticas detestables... !Oh, pueblo de Israel, sientan verguenza y confusión por su conducta (Ezequiel 36: 24-32). Cuando yo los haga volver de entre las naciones, y los reúna de entre los pueblos enemigos, en presencia de muchas naciones y por medio de ellos manifestaré mi santidad.
  • 12. Entonces sabrán que yo soy el Señor su Dios, quien los envió al exilio entre las naciones, pero que después volví a reunirlos en su propia tierra, sin dejar a nadie atrás. Ya no volveré a darles la espalda, pues, derramaré mi Espíritu sobre Israel. Yo, Jehová Dios, lo afirmo (Ezequiel 39:27-29). Tu hermana mayor es Samaria, ubicada al norte de ti con sus aldeas. Tu hermana menor es Sodoma, ubicada el sur de ti con sus aldeas. No solo has seguido su conducta, sino que has actuado según sus prácticas repugnantes. En poco tiempo llegaste a ser peor que ellas. ... Tu hermana Sodoma y sus aldeas pecaron de soberbia, gula, apatía e indiferencia hacia el pobre y el indigente. Ser creían superiores a otras, y en mi presencia se entregaron a prácticas repugnantes... (Ezequiel 16: 46- 52). Lo saben bien, hermanos -puesto que estoy hablando a entendidos en leyes-,...Pues, lo mismo ustedes, hermanos. Por la muerte corporal de Cristo quedaron muertos a la ley, y ya pueden pertenecer al otro, al que ha resucitado de entre los muertos, con el fin de producir frutos para Dios. Cuando vivíamos sometidos a nuestros apetitos (toda clase de malos deseos pecaminosos), nuestras pasiones pecaminosas, activadas por la ley, producían en nosotros frutos de muerte. Pero ahora, hemos sido liberados de la ley, y muertos respecto a la ley que nos tenía prisioneros, y podemos ya servir a Dios, según la nueva vida del Espíritu y no según la vieja letra de la Ley. ¿Qué quiere decir esto? ¿Que la ley es pecado? !De ninguna manera! Sin embargo, yo no habría conocido el pecado a no ser por la ley. Por ejemplo, yo no sabía lo que era un mal deseo hasta que dijo la ley: No tengas malos deseos. Y así, con ocasión del precepto, la fuerza del pecado despertó en mí toda clase de malos deseos, mientras que, sin la ley no habría actuado la fuerza del pecado. En un tiempo, al no haber ley, todo era vida para mí; pero, al venir el precepto, revivió la fuerza del pecado, y yo, quedé muerto. Y así, me
  • 13. encontré con que, un precepto hecho para dar vida, resultó para mí instrumento de muerte. Y el caso, es que la ley es santa; y los preceptos son santos, justos y buenos. Entonces ¿se habrá convertido en causa de muerte para mí algo que de suyo es bueno? !De ninguna manera! Lo que pasa es que el pecado, para demostrar su fuerza, se sirvió de una cosa buena para causarme la muerte; de este modo, el pecado, por medio del precepto, ejerce hasta el máximo todo su maléfico poder. Estamos, pues, de acuerdo en que la ley pertenece a la esfera del espíritu; pero yo soy un hombre de apetitos desordenados y vendido al poder del pecado, y no acabo de comprender mi conducta, pues, no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco. Pero, si hago lo que aborrezco, estoy reconociendo que la ley es buena, y que no soy yo quien lo hace, sino la fuerza del pecado que actúa en mí. Y yo sé bien que no hay cosa buena en mí, en lo que respecta a mis apetitos desordenados. En efecto, el querer el bien está a mi alcance, pero el hacerlo no. Pues, no hago el bien que quiero, sino el mal que aborrezco. Y si hago el mal que no quiero, no soy yo, quien lo hace, sino la fuerza del pecado que actúa en mí. Así que, descubro la existencia de esta ley: cuando quiero hacer el bien, se me impone el mal. En mi interior me complazco en la ley de Dios, pero experimento en mí otra ley que lucha contra lo que me dicta mi mente y me encadena a la ley del pecado que está en mí. !Infeliz de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo, que me lleva a la muerte? !Tendré que agradecérselo a Dios por medio de Jesucristo, nuestro Señor! Resumiendo: soy yo mismo quien con la mente sirvo a la ley de Dios y con mis desordenados apetitos vivo esclavo de la del pecado (Romanos 7: 1- 25). Ya no pesa, por tanto, condenación alguna sobre los que viven en Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu vivificador me ha liberado por medio de Cristo Jesús de la ley del pecado y de la muerte.
  • 14. Pues, lo que era imposible para la ley, a causa de la debilidad humana, lo realizó Dios enviando a su propio Hijo con una naturaleza semejante a la del pecado. Aún más: lo hizo víctima por el pecado y condenó el pecado a través de una naturaleza mortal, para que así, los que vivimos, no según nuestros desordenados apetitos, sino según el Espíritu, cumplamos los preceptos de la ley en plenitud. Porque los que viven según sus apetitos, a ellos subordinan sus criterios; pero los que viven según el Espíritu, tienen criterios propios del Espíritu. Ahora bien, guiarse por los criterios de los propios apetitos lleva a la muerte; guiarse por los del Espíritu conduce a la vida y a la paz. Y es que, los criterios que nacen de nuestros desordenados apetitos están enfrentados a Dios, puesto que, ni se someten a su ley ni pueden someterse. Así pues, los que viven entregados a sus apetitos (según el cuerpo), no pueden agradar a Dios. Pero ustedes, no viven entregados a tales apetitos, sino que viven según el Espíritu, ya que, el Espíritu de Dios habita en ustedes. Y si alguno, no tiene el Espíritu de Cristo, es que, no pertenece a Cristo. Ahora bien, si Cristo está en ustedes, aunque el cuerpo esté muerto a causa del pecado, el espíritu vive por la justicia. Y si el Espíritu de Dios que resucitó entre los muertos habita en ustedes, el mismo que resucitó a Jesús entre los muertos, hará revivir sus cuerpos mortales por medio de ese Espíritu suyo que habita en ustedes. Por tanto, hermanos, estamos en deuda, pero no con nuestros apetitos (cuerpo) para vivir según ellos. Porque si viven según esos apetitos (cuerpo), ciertamente morirán; en cambio, si mediante el Espíritu dan muerte a las obras del cuerpo, vivirán. Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Pues, bien, ustedes no han recibido un Espíritu que los haga esclavos, para caer de nuevo en el temor, sino que han recibido un Espíritu que los hace hijos adoptivos y nos permite clamar: Abba, es decir, Padre. Ese mismo Espíritu, se une al nuestro para juntos dar testimonio de que somos hijos de Dios. Y si, somos hijos, también somos herederos: herederos de Dios y coherederos con Cristo, siempre y cuando ahora padezcamos con él, para ser luego glorificados con él.
  • 15. Entiendo, por lo demás, que los sufrimientos del tiempo presente no pueden compararse con la gloria que un día, se nos manifestará (Romanos 8: 1-18). Porque, ya estamos salvados, aunque sólo en esperanza; y es claro que, la esperanza que se ve no es prominente esperanza, pues, ¿quién espera lo que tiene ante los ojos? Pero, si esperamos lo que no vemos, estamos aguardando con perseverancia. Asimismo, el Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, pues, nosotros no sabemos orar como es debido, y es el mismo Espíritu, el que intercede por nosotros con gemidos que no se pueden expresar. Por su parte, Dios, que examina los corazones, conoce el pensar de ese Espíritu, que intercede por los creyentes según la voluntad de Dios. Sabemos, además, que todo contribuye al bien de los que aman a Dios, de los que él ha llamado según sus planes. Porque a los que conoció de antemano, los destinó también desde el principio a reproducir la imagen de su Hijo, llamado a ser el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que, desde el principio destinó, también los justificó; y a quienes justificó, les acumuló su gloria. ¿Qué más podemos añadir? Si Dios está en nosotros, ¿quién estará contra nosotros? ...¿Quién acusará a los elegidos de Dios, si Dios es el que justifica? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios, si Dios es el que justifica? ¿Quién será el que condene, si Cristo Jesús ha muerto, más aún, ha resucitado y está a la derecha de Dios intercediendo por nosotros? ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿El sufrimiento, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? Ya lo dice la Escritura: Por tu causa estamos expuestos a la muerte cada día: nos consideran como ovejas destinadas al matadero. Pero Jehová Dios, que nos ama, hará que salgamos victoriosos de todas estas pruebas. Porque estoy seguro de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni otros fuerzas sobrenaturales, ni lo presente, ni lo futuro, ni poderes de cualquier clase, ni lo de arriba, ni lo de abajo, ni cualquier otra
  • 16. criatura podrá separarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro (Romanos 8: 19-39). Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oren, y buscaren mi rosto, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra (2 Crónicas 7: 14). El buey conoce a su dueño y el asno el pesebre de su Señor, Israel no conoce, mi pueblo no tiene Entendimiento. Venid, oh casa de Jacob, y caminemos a la luz del Señor (Isaías 1:3). Habrá un día y un momento en el que dice Jehová: y la altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo el Señor será ensalzado en aquel día... (Isaías 2: 11). Entonces les dirás: Porque vuestro padres me dejaron, dice Jehová, y anduvieron en pos de dioses ajenos, y los sirvieron, y ante ellos se postraron, y me dejaron a mí y no guardaron mi ley, y vosotros habéis hecho peor que vuestros padres; porque he aquí que vosotros camináis cada uno tras la imaginación de su malvado corazón, y no oyéndome a mí (Jeremías 16: 11-12). !Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas... (Isaías 5: 20). Porque yo sé lo pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces me invocarás, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré, y me buscaréis de todo vuestro corazón (Jeremías 29: 11-13). El Señor dice: Yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti. No seas como el mulo o el caballo, que no tienen discernimiento, y cuyo brío, hay que domar con brida y freno, para acercarlos a ti (Salmo 32: 8-9). Grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras (Jeremías 32: 19).
  • 17. El Señor observa desde el cielo y ve a toda la humanidad; él contempla desde su trono a todos los habitantes de la tierra. Él es quien formó el corazón de todos, y quien conoce a fondo todas sus acciones (Salmo 33: 13-15). El Señor frustra los planes de los naciones; desbarata los designios de los pueblos. Pero los planes del Señor, quedan firmes para siempre; los designios de su mente son eternos (Salmo 33: 10-11). Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados, los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán (Daniel 12: 10). Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis, porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís: Aborreced el mal, y amad el bien, y estableced la justicia en juicio, quizás, Jehová de los ejércitos tendrá piedad del remanente de José (Amós 5: 8). Andad en todo camino que Jehová vuestro Dios os ha mandado, para que viváis y os vaya bien, y tengáis largos días en la tierra que habéis de poseer (Deuteronomio 5: 33). No entres por la vereda de los impíos, ni vayas por el camino de los malos. Más la senda de los justos es como la luz de la aurora; que va aumentando hasta que el día es perfecto (Proverbios 4: 14 y 18). Conoce, pues, que Jehová tu Dios, es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; y que da el pago en personas que le aborrece, destruyéndolo (Deuteronomio 7: 9). ...pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien. Los ojos de Jehová están sobre los justos, y atentos sus oídos al clamor de ellos (Salmos 34: 10 y 15). Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón, y salva a los contritos de espíritu. Muchas son las aflicciones del justo, pero todas ellas le librará Jehová. El guarda todos sus huesos; ni uno de ellos, será quebrantado (Salmos 34: 18-20).
  • 18. Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová; y él te concederá las peticiones de tu corazón (Salmos 37: 3-4). Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino (Salmos 37: 23). El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones. Bienaventurado la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí (Salmos 33: 11-12). Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, sino permanece en la vid, así tampoco vosotros, sino permanecéis en mí. Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto, la poda para que dé más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por la Palabra que les he comunicado. Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí mismo, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos, el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará, y como las ramas que se recogen, y los echan en el fuego, y arden (queman). Si permanecéis en mí, mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho [concedido]. Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos (Juan 15: 1-8). No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre (Juan 15: 16). El rapto o arrebatamiento: La iglesia será alzada en las nubes...
  • 19. Hermanos, no queremos que ignoren lo que va a pasar con los que ya han muerto, para que no, se entristezcan con esos otros que no tienen esperanza. ¿Acaso no creemos que Jesús no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él. Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. Él Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntos con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así, estaremos con el Señor para siempre. Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras (1 Tesalonicenses 4: 13-18). Ahora, hermanos, quiero recordarles el “Evangelio de Salvación” que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual, se mantienen firmes. Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la Palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano (1 Corintios 15: 1-2). ...que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las escrituras, y que se apareció a Cefas, y luego a los doce. Después se apareció a más de quinientos hermanos a la vez, la mayoría de los cuales que viven todavía, aunque algunos han muerto. Luego se apareció a Jacobo, más tarde a todos los apóstoles, y, por último, como a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí (1 Corintios 15: 3-8). Ahora bien, si se predica que Cristo ha sido levantado de entre los muertos, ¿cómo dicen algunos de ustedes que no hay resurrección? Si no hay resurrección, entonces ni siquiera Cristo ha resucitado. Y, si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación no sirve para nada, como tampoco la fe de ustedes. Aún más, resultaríamos falsos testigos
  • 20. de Dios por haber testificado que Dios resucitó a Cristo, lo cual no habría sucedido si en verdad, los muertos no resucitan. Porque, si los muertos no resucitan, tampoco Cristo ha resucitado. Y, si Cristo no ha resucitado, la fe de ustedes es ilusoria y todavía están en sus pecados. En este caso, también están perdidos los que murieron en Cristo. Si la esperanza que tenemos en Cristo fuera solo para esta vida, seríamos los más desdichados de todos los mortales. Lo cierto es que, Cristo ha sido levantado de entre los muertos, como primicias de los que murieron. De hecho, ya que, la muerte vino por medio de un hombre, también por medio de un hombre, también por medio de un hombre viene la resurrección de los muertos. Pues, así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir, pero cada uno en su debido orden: Cristo, la primicias; después, cuando él venga, los que pertenecen. Entonces vendrá el fin, cuando él entregue el reino a Dios el Padre, luego de destruir todo dominio, autoridad y poder. Porque es necesario que Cristo reine hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies. El último enemigo que será destruido es la muerte, pues, Dios ha sometido todo a su dominio... (1 Corintios 15: 12-28). ...Tal vez alguien pregunte: ¿Cómo resucitarán los muertos? ¿Con qué clase de cuerpo vendrá? !Que tontería! Lo que tú siembras no cobra vida a menos que muera. No plantas el cuerpo que luego ha de nacer, sino que siembras una simple semilla de trigo o de otro grano. No plantas el cuerpo que luego ha de nacer, sino que siembras a una simple semilla de trigo o de otro grano. Pero Dios le da el cuerpo que quiso darle, y a cada clase de semilla le da un cuerpo propio. No todos los cuerpos son iguales: hay cuerpos humanos; también los hay de animales terrestres, de aves y de peces. Así mismo, hay cuerpos celestes y cuerpos terrestres; pero el esplendor de los cuerpos celestes es uno, y el de los cuerpos terrestres es otro. Uno es el esplendor del sol,
  • 21. otro el de la luna, y otro, el de las estrellas. Cada estrella tiene su propio brillo. Así sucederá también con la resurrección de los muertos. Lo que se siembra en corrupción resucita en incorrupción; lo que se siembra en oprobio resucita en gloria; lo que se siembra en debilidad resucita en poder; se siembra un cuerpo natural, resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, también hay un cuerpo espiritual. Así está escrito: El primer hombre, Adán, se convirtió en un ser viviente; el último Adán, en el Espíritu que da vida. No vino primero lo espiritual, sino lo natural, y después, lo espiritual. El primer hombre era del polvo de la tierra, así son también los de la tierra; y como es el celestial, así son también los del cielo. Y, así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial. Les declaro, hermanos, que el cuerpo mortal no puede heredar el reino de Dios, ni lo corruptible puede heredar lo incorruptible. Fíjense bien el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues, sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que revestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. Cuando lo corruptible se revista de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad, entonces se cumplirá lo que está escrito: La muerte ha sido devorado por la victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley. !Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, mis queridos hermanos, manténganse firmes e inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajos en el Señor no es en vano (1 Corintios 15: 29-58).
  • 22. Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo. Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados, como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su amado. En él tenemos la redención mediante su sangre, el perdón de nuestros pecados, conforme a las riquezas de la gracia, que Dios nos dio en abundancia con toda sabiduría y entendimiento. Él nos hizo conocer, el misterio de su voluntad conforme al buen propósito que de antemano estableció en Cristo, para llevarlo a cabo cuando se cumpliera el tiempo, esto es, reunir en él todas las cosas, tanto las del cielo como los de la tierra. En Cristo también fuimos hechos herederos, pues, fuimos predestinados según el plan de aquel, que hace todas las cosas conforme al designio de su voluntad, a fin de que nosotros, que ya hemos puesto nuestra esperanza en Cristo, seamos para alabanza de su gloria. En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con sello que es el Espíritu Santo prometido. Este garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria (Efesios 1: 1-14). Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre glorioso, les dé el Espíritu de sabiduría y de revelación, para que lo conozcan mejor. Pido también que les sea iluminados los ojos del corazón para que sepan a qué esperanza él los ha llamado, cuál es la riqueza de su gloriosa herencia entre los santos, y cuán incomparable, es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder, es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo, cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad,
  • 23. poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no solo en este mundo, sino también en el venidero. Dios sometió todas las cosas al dominio de Cristo, y lo dio, como cabeza de todo a la iglesia. Esta, que es su cuerpo, es la plenitud de aquel que lo llena todo por completo (Efesios 1: 17-23). Esfuércense, por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también fueron llamados a una sola esperanza; un solo Señor, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por medio de todos y en todos. Pero a cada uno de nosotros, se nos han dado gracia en la medida en que Cristo, ha repartido los dones. Por esto dice: Cuando ascendió a lo alto, se llevó consigo a los cautivos y dio dones a los hombres. ¿Qué quiere decir eso de que ascendió, sino que también descendió a las partes bajas, o sea, a la tierra. El que descendió es el mismo que ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo. Él mismo constituye a unos apóstoles; a otros, pastores... (Efesios 4:3-16). Al partir para Macedonia, te encargué que permanecieras en Éfeso y les ordenarás a algunos supuestos maestros que dejen de enseñar Doctrinas Falsas, y de prestar atención a leyendas y genealogías interminables. Esas socas provocan controversias en vez de llevar adelante la obra de Dios que es por la fe. ...Algunos se han desviado de esa línea de conducta, y se han enredado en discusiones inútiles. Pretenden ser maestros de la ley, pero en realidad no saben de qué hablan ni entienden lo que con tanta seguridad afirman. Ahora bien, sabemos que la ley es buena, si se aplica como es debido. Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos, sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres, para los asesinos, para los adúlteros y los homosexuales, para los traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso.
  • 24. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina enseñada por el glorioso evangelio, que el Dios bendito me ha confiado (1 Timoteo 1: 3-11). Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla y mantengas la fe y una buena conciencia. Por no hacerle caso a su conciencia, algunos han naufragado en la fe. Entre ellos están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás para que aprendan a no blasfemar (1 Timoteo 1: 18-20). Esto es bueno y agradable a Dios nuestro salvador, pues, él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad. Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo, y para proclamarlo me nombró heraldo y apóstol. Digo la verdad y no miento: Dios me hizo maestro de los gentiles para enseñarles la verdadera fe (1 Timoteo 2: 3-7). Pero la mujer se salvará siendo madre y permaneciendo con sensatez en la fe, el amor y la santidad (1 Timoteo 2: 15). No hay duda, de que es gran el misterio de nuestra fe: Él se manifestó como hombre; fue vindicado por el Espíritu, visto por los ángeles, proclamado entre las naciones, creído en el mundo, recibido en la gloria (1 Timoteo 3:16). La casa de Dios (Jehová Dios o Adonay) es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad. El Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas diabólicas. Tales enseñanzas provienen de embusteros hipócritas, que tienen la conciencia encallecida. Prohíben el matrimonio y no permiten comer ciertos alimentos, que Dios ha creado para los creyentes, conocedores de la verdad, los coman con acción de gracias... (1 Timoteo 4: 1-4).
  • 25. Si enseñas estas cosas a los hermanos, será un buen servidor de Cristo Jesús, nutrido con las verdades de la fe y de la buena enseñanza, que paso a paso has seguido. Rechaza las leyendas profanas y otros mitos semejantes. Más bien, ejercítate en la piedad... la piedad es útil para todo, puesto que, incluye una promesa no solo para la vida presente, sino también para la venidera... En efecto, si trabajamos y nos esforzamos es porque hemos puesto nuestra esperanza en el Dios viviente, que es el Salvador de todos, especialmente de los que creen (1 Timoteo 4: 6-10). Sé diligente en estos asuntos; entrégate de lleno a ellos, de modo que, todos puedan ver que estás progresando. Ten cuidado de tu conducta y de tu enseñanza. Persevera en todo ello, porque así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchen (1 Timoteo 4: 15-16). Los pecados de algunos son evidentes aun antes de ser investigados, mientras que, los pecados de otros se descubren después. De igual manera, son evidentes las buenas obras y, aunque estén ocultas, tarde o temprano se manifestarán (1 Timoteo 5: 24-25). Si alguien enseña falsa doctrinas, apartándose de la sana enseñanza de nuestro Señor Jesucristo y de la doctrina que se ciñe a la verdadera religión, es un obstinado que nada entienden. Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones inútiles que generan envidias, discordias, insultos, suspicacias y altercados entre personas de mente depravada, carentes de la verdad. Este es de los que piensan, que la religión es un medio de obtener ganancias. Es cierto que, con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero solo si uno está satisfecho con lo que tiene. Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la tentación y se vuelven esclavos de sus muchos deseos. Estos afanes insensatos y dañinos hunden a la gente en la ruina y en la destrucción.
  • 26. Porque el amor al dinero es la raíz de toda la clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores (1 Timoteo 6: 3-10). Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad. Pelea la buena batalla de la fe; haz tuya la vida eterna, a la que fuiste llamado y por la cual, hiciste aquella admirable declaración de fe delante de muchos testigos. Teniendo a Dios por testigo, el cual da vida a todas las cosas, y a Cristo Jesús, que dio su admirable testimonio delante de Poncio Pilato, te encargo que guardas este mandato sin mancha ni reproche hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo,... (1 Timoteo 6: 11-15). Mándales que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, y generosos, dispuestos a compartir lo que tienen. De este modo, atesorarán para sí un seguro caudal para el futuro y obtendrán la vida eterna. Timoteo, !cuida bien lo que se te ha confiado! Evita las discusiones profanas e inútiles, y los argumentos de la falsa ciencia. Algunos, por abrazarla, se han desviado de la fe (1 Timoteo 6: 18-21). Estos son los mandamientos, preceptos y normas que el Señor tu Dios mandó que yo te enseñará, para que los pongas en práctica en la tierra de la que vas a tomar posesión, para que durante toda tu vida tú y tu hijos y tus nietos honren al Señor tu Dios cumpliendo todos los preceptos y mandamientos que te doy, y para que, disfrutes de larga vida. Escucha, Israel, y esfuérzate en obedecer. Así te irá bien y serás un pueblo muy numeroso en la tierra donde abundan la leche y la miel, tal como te lo prometió el Señor, el Dios de tus antepasados. Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor... tal como nos lo ha ordenado, entonces seremos justo (Deuteronomio 6: 1-25). Pero Jehová Dios cuida de los que le temen, de los que esperan en su gran amor; él los libra de la muerte, y en épocas de hambre los mantiene con vida.
  • 27. Esperamos confiados en el Señor; él es nuestro socorro y nuestro escudo. En él se regocija nuestro corazón, porque confiamos en su santo nombre. Que tu gran amor, Señor, nos acompañe, tal como, lo esperamos de ti (Salmo 33: 18-22). A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra. No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida. Jamás duerme ni se adormece el que cuida de Israel. El Señor es quien te cuida, el Señor es tu sombra protectora. De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. El Señor te protegerá; de todo mal protegerá tu vida. El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre (Salmo 121: 1-8). El que habita al abrigo del Altísimo, se acoge a la sombra del todopoderoso. Yo le digo al Señor: Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío. Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues, te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. !Su verdad será tu escudo y tu baluarte! No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda , y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. No tendrás más que abrir bien los ojos, para ver a los impíos recibir su merecido. Ya que, has puesto al Señor por refugio, al Altísimo por tu protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar. Por que él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos los caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna.
  • 28. Aplastarás al león y a la víbora; !hollarás fieras y serpientes! Yo lo libraré, porque él se acoge a mí; lo protegeré, porque reconoce mi nombre. Él invocará, y yo le responderé, estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores. Lo colmaré con muchos años de vida, y le haré gozar de mi salvación (Salmo 91: 1- 16). El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen; a su lado está para librarlos (Salmo 34: 7). El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga (Salmo 34: 12-14). El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido. Muchas son las angustias del justo, pero el Señor lo librará de todas ellas; le protegerá todos los huesos, y ni uno solo le quebrarán (Salmo 34: 18-20). ... Todo ser humano halla refugio a la sombra de tus alas. Se sacian de la abundancia de tu casa; les das a beber de tu río de deleites. Porque en ti está la fuente de vida, y en tu luz, podemos ver la luz (Salmo 36: 5-9). Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y mantente fiel. Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía. (Salmo 37: 3-6). Guarda silencio ante el Señor, y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados (Salmos 37: 7). Hazme saber, Señor, el límite de mis días, y el tiempo que me queda por vivir; hazme saber los efímero que soy. Muy breve, es la vida que me has dado; ante ti, mis años no son nada. !Un soplo nada más es el mortal! Es un suspiro que se pierde entre las sombras. Ilusorias son las riquezas que amontona, pues, no sabe quién se quedará con ellas (Salmo 39: 4-6).
  • 29. Tú reprendes a los mortales, los castigas por su iniquidad; como polilla, acabas con sus placeres. !Un soplo nada más es el mortal! (Salmo 39:11).
  • 30. El ser humano esta constituido: Alma, espíritu y cuerpo. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente (Génesis 2: 7). Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro “Ser”, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo (1 Tesalonicenses 5: 23). Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra para llegar a Efrata, cuando dio luz Raquel, y hubo trabajo en su parto. Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No temas, que también tendrás este hijo. Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni (hijo de mi tristeza); más su padre lo llamó Benjamín (hijo de la mano derecha) (Génesis 35: 17-18). ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es (1 Corintios 3: 16-17). ;... antes que la cadena de plata se quiebre, y se rompa el cuenco de oro, y el cántaro se quiebre junto a la fuente, y la rueda sea rota sobre el pozo; y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu (cordón de plata) vuelva a Dios que lo dio (Eclesiastés 12: 6-7). Ciertamente, la Palabra de Dios es viva y eficaz (poderosa), y más cortante que cualquier espada de dos filos, penetra hasta lo más profundo del “Alma” (mente humana)” y del espíritu (cordón de plata), hasta la médula de los huesos (médula ósea y sistema nervioso central), y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón (Hebreos 4:12). Nada hay tan engañoso (perverso) como el corazón (mente humana o el Alma). No tiene remedio. ¿Quién puede comprenderlo? Yo, el Señor (Jehová Dios), sondeo el corazón y examino los pensamientos, para darle a cada uno según sus acciones y según el fruto de sus obras (Jeremías 17: 9).
  • 31. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Jehová Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Corintios 3: 11). Lámpara de Jehová es el espíritu (cordón de plata) del hombre, la cual escudriña lo más profundo del corazón [Alma o mente humana: pensamientos del hombre] (Proverbios 20: 27). El malo, por su altivez de su rostro, no busca a Dios; no hay Dios en ninguno de sus pensamientos (Salmos 10:4). Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón (Salmos 7: 10). ...; Porque el Dios (Jehová Dios) justo prueba la mente y el corazón (Salmos 7: 9). Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están sus caminos (Salmos 84: 5). Por cuanto conozco que eres duro y barra de hierro tu cerviz, y tu frente de bronce, te lo dije, ya hace tiempo; antes que sucediera te lo advertí, para que no dijeras: Mi ídolo lo hizo, mis imágenes de escultura y de fundición mandaron estas cosas (Isaías 48: 4-5). Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie me ve. Tu sabiduría y tú misma ciencia te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más (Isaías 47: 10). No mires a su parecer, ni lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová Dios no mira lo que mira el hombre; pues, el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el Corazón [Alma Humana o la mente humana] (1 Samuel 16:7). Porque mi ojos están sobre todos sus caminos, los cuales no se me ocultaron, ni su maldad se esconde de la presencia de mis ojos (Jeremías 16: 17). Pues, tentaron a Dios en su Corazón, pidiendo comida al gusto y hablaron contra Dios, diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto? (Salmos 78: 18-19).
  • 32. Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; aparta tu pie del mal. Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y el considera todas sus veredas (Proverbios 5: 21). Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino (Salmos 37: 23). Bienaventurado el hombre que halla la Sabiduría, y que obtiene la Inteligencia y el Discernimiento, porque su ganancia es mejor que las ganancias de la plata, y sus frutos más que el oro (Proverbios 3: 13-14). Átalos siempre en tu Corazón (Alma o mente humana), enlázalos a tu cuello. Te guiarán cuando andes, cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen (Proverbios 6: 21-23). Bueno y recto es Jehová; por lo tanto, él enseñará a los pecadores el camino. Encaminará a los humildes por el juicio, y enseñará a los mansos su carrera. Todas las sendas de Jehová son misericordia y verdad. Para los que guardan su pacto y sus testimonios (Salmos 25: 8-10). ... Tu casa y tu reino durarán para siempre delante de mí; tu trono quedará establecido para siempre... (2 Samuel 7: 1-17). ¿Y qué nación se puede comparar con tu pueblo Israel? Es la única nación en la tierra que tú has redimido, para hacerla tu propio pueblo y para dar a conocer tu nombre. !Qué grande eres, Señor omnipotente! Nosotros mismos hemos aprendido que no hay nadie como tú, y que aparte de ti no hay Dios. Hiciste prodigios y maravillas cuando al paso de tu pueblo, al cual redimiste de Egipto, expulsaste a las naciones y a sus dioses. Estableciste a Israel para que fuera tu pueblo para siempre, y para que tú, Señor, fueras su Dios (2 Samuel 7: 22-24) Así que tú, hijo mío, fortalécete por la gracia que tenemos en Cristo Jesús. Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos,
  • 33. encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros. Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado que quiere agradar a su superior, se enreda en cuestiones civiles. Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor, si no compite según el reglamento. El labrador que trabaja duro, tiene derecho a recibir primero, parte de la cosecha. Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor comprensión de todo esto (2 Timoteo 2: 1-7). No dejes de recordar a Jesucristo, descendiente de David, levantado de entre los muertos. Este es mi evangelio, por el que sufro al extremo de llevar cadenas como un criminal. Pero la palabra de Dios no está encadenada. Así que, todo lo soporto por el bien de los elegidos, para que, también ellos alcancen la glorioso y eterna salvación que tenemos en Cristo Jesús. Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él, también viviremos con él; si resistimos, también reinaremos con él. Si lo negamos, también él nos negará; si somos infieles, él sigue siendo fiel, ya que, no puede negarse a sí mismo (2 Timoteo 2: 8-13) Esto les servirá de señal: Encontraran a un niño... De repente apareció una multitud de ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían: Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los que gozan de buena voluntad... Cuando los ángeles se fueron al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Vamos a Belén, a ver esto que ha pasado y que el Señor nos ha dado a conocer... (Lucas 2: 1-20). Estos son los preceptos y las normas que tendrán cuidado de poner en práctica mientras vivan en la tierra que el Señor y Dios de sus antepasados les ha dado en posesión: Destruirán por completo todos los lugares donde adoran a sus dioses las naciones que ustedes van a desposeer, es decir, en las montañas, en las colinas y debajo de todo árbol frondoso.
  • 34. Demolerán sus altares, harán pedazos sus piedras sagradas, les prenderán fuego a sus imágenes de la diosa Aserá, derribarán sus ídolos y borrarán de esos lugares los nombres de sus dioses. No harán lo mismo con el Señor su Dios, sino que irán y lo buscarán en el lugar donde, de entre todas las tribus de ustedes, él decida habitar. Allí llevarán ustedes sus holocaustos, sacrificios, diezmos, contribuciones, promesas, ofrendas voluntarias, y los primogénitos de sus ganados y rebaños. Allí, en la presencia del Señor su Dios, ustedes y sus familias comerán y se regocijarán por los logros de su trabajo, porque el Señor su Dios los habrá bendecido (Deuteronomio 12: 1-12). ...Come de su carne como si fuera carne de gacela o de ciervo. Estés o no ritualmente puro, podrás comerla. Pero asegúrate de no comer la sangre, porque la sangre es la vida. No debes comer la vida con la carne. En lugar de comerla, derrámala en la tierra como si fuera agua. No comas la sangre, para que te vaya bien a ti y a tu descendencia, pues, estarás haciendo lo recto a los ojos del Señor (Deuteronomio 12: 20-27). Ten cuidado de obedecer todos estos mandamientos, que yo te he dado, para que siempre te vaya bien, lo mismo que a tu descendencia. Así habrás hecho lo bueno y lo recto a los ojos del Señor tu Dios. Ante tus propios ojos, el Señor tu Dios exterminarás a las naciones que vas a invadir y desposee. Cuando las hayas expulsado y te hayas establecido en su tierra, después de haberlas destruido, cuídate de no seguir su ejemplo y caer en la trampa de inquirir acerca de sus dioses. No preguntes: ¿Cómo adoraban estas naciones a sus dioses, para que yo pueda hacer lo mismo? No adorarás de esa manera al Señor tu Dios, porque al Señor le resulta abominable todo lo que ellos hacen para honrar a sus dioses. !Hasta quemaban a sus hijos e hijas en el fuego como sacrificios a sus dioses! Cuídate de poner en práctica todo lo que te he ordenado, sin añadir ni quitar nada (Deuteronomio 12: 26-32).
  • 35. Fuente de consulta: Biblia de América y Nueva Versión Internacional. La insensatez del hombre tuerce su camino y luego contra Jehová se irrita su corazón (Proverbios 19:3). El corazón del entendido adquiere Sabiduría; y el oído de los sabios busca la Ciencia (Proverbios 18:15). Del fruto de la boca del hombre, se llenará su vientre; se saciará del producto de sus labios. La muerte y la vida están en poder de su lengua, y el que la ama comerá de sus frutos (Proverbios 18: 20-21). El que posee entendimiento hallará el bien. Ama su alma; el que guarda la inteligencia hallará el bien (Proverbios 19:8). Dolor es para su padre el hijo necio y gotero continua las contiendas de la mujer (Proverbios 19: 13). Escucha el consejo, y recibe la corrección; para que seas sabio en tu vejez (Proverbios 19:20). Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; más el consejo de Jehová permanecerá (Proverbios 19:21). Cesa, hijo mío, de las enseñanzas que te hacen divagar de las razones de sabiduría (Proverbios 19:27). Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; más el hombre entendido lo alcanzará (Proverbios 18: 5). Camina en su integridad el justo; sus hijos son dichosos después de él (Proverbios 20:7). ¿Quién podrá decir: yo he limpiado mi corazón, limpio estoy de mi pecado? (Proverbios 20:9). Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; pero Jehová Dios pesa los corazones (Proverbios 21:2).
  • 36. Altivez de ojos, y orgullo de corazón, y pensamientos de impíos son pecado. Los pensamientos del diligente ciertamente tienden a la abundancia; más todo el que se apresura alocadamente de cierto va a la pobreza (Proverbios 21: 4-5). El camino del hombre perverso es torcido y extravió; más los hechos del limpio son rectos (Proverbios 21:8). El hombre que se aparta del camino de la Sabiduría vendrá a parar en la compañía de los muertos (Proverbios 21: 16). Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; más el hombre insensato todo lo disipa (Proverbios 21: 20). El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la honra (Proverbios 21: 21). Tomó el sabio la ciudad de los fuertes, y derribó la fuerza en que ella confiaba (Proverbios 21: 22). El que guarda su boca y su lengua, un alma guarda de angustias (Proverbios 21: 23). Escarnecedor es el nombre del soberbio y presuntuoso, que obra en la insolencia de su presunción (Proverbios 21: 24). El hombre impío endurece su rostro; más el recto ordena sus caminos (Proverbios 21: 29). No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra Jehová (Proverbios 21: 30). El avisado ve el mal y se esconde; más los simples pasan y reciben el daño (Proverbios 22:3). Espinos y lazos hay en el camino del perverso; el que guarda su alma se alejara de ellos (Proverbios 22:5).
  • 37. La necedad esta ligada en el corazón del muchacho; más la vara de la corrección la alejara de él (Proverbios 22: 15). Instruye al niño en su camino, y aún, cuando fuere viejo no se apartará de él (Proverbios 22: 6). No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá (Proverbios 23: 13). Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos (Proverbios 23: 26). Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, y aplica tu corazón a mi sabiduría; porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti; si juntamente se afirmaren sobre tus labios. Para que tu confianza sea en Jehová, te las he hecho saber hoy a ti también. ¿No te he escrito tres veces en consejo y en ciencia, para hacerte saber la certidumbre de las palabras de verdad a fin de que vuelvas a llevar palabras de verdad a las que te enviaran? (Proverbios 22: 17-21). Aplica tu corazón a la enseñanza y tus oídos a las palabras de sabiduría (Proverbios 23: 12). Compra la verdad, y no la vendas; la sabiduría, la enseñanza y la inteligencia (Proverbios 23: 23). El hombre sabio es fuerte, y de pujante vigor el hombre docto (Proverbios 24: 5). Alta está para el insensato la Sabiduría; en la puerta no abrirá él su boca (Proverbios 24: 7). El que canta canciones al corazón afligido, es como, el que quita la ropa en tiempo de frío, o el que sobre el jabón echa vinagre (Proverbios 25: 20). Como ciudad derribada y sin muro es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda (Proverbios 25: 28).
  • 38. Como perro que vuelve a su vómito; así es el necio que repite su necedad (Proverbios 26: 11). De la tierra nace el pan, y debajo de ella, está convertida en fuego (Job 28: 5). No tendrás dioses ajenos delante de mí; no te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que este arriba en el cielo, ni debajo en la tierra, ni de las aguas debajo de la tierra (proverbios 20: 1-5). ... sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante de los hombres; para que en el nombre de Jesús, se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;... (Lucas 16: 19 y Filipenses 3: 11). Dios, es el que me ciñe de fuerza, y quien, despeja mi camino (2 Samuel 23: 33). Me diste asimismo el escudo de tu salvación, y tu benignidad me ha engrandecido (2 Samuel 23: 26). Yéndose luego David de allí, huyó a la cueva de Adulam, y cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vivieron allí con él. Y se juntaron con él, todos los afligidos y todo el que estaba endeudado, y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue hecho jefe de ellos; y tuvo consigo como cuatrocientos hombres (1 Samuel 22: 1-2). El pecado de Acán, Josué 7: 19-25. Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema; porque Acán hijo de carmi... David y Betsabé (2 Samuel 12: 1-25 y 1 Samuel 11: 1-17). Natán amonesta a David por haber hecho lo malo delante de Jehová... Derrota de los amonitas y sirios (2 Samuel 10: 1-19). Guerra con Amalec, Éxodo 17: 8-16.
  • 39. Bienaventurados los perfectos de camino los que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios, y con todo el corazón le buscan; pues, no hacen iniquidad los que andan en sus caminos (Salmos 119: 1-3). ¿Con qué limpiará el jovén su camino? Con guardar tu palabra (Salmo 119: 9-16). COMISIÓN QUE DA JESUCRISTO PARA LOS DOCE APÓSTOLES Después de esto, habiendo convocado a sus doce discípulos, les dio potestad para lanzar los espíritus inmundos, y curar toda especie de dolencias y enfermedades. A estos doce envió Jesús después de instruirlos, diciendo: no vayan por camino de gentiles ni entren en ciudad de samaritanos, sino vayan a las ovejas de la casa de Israel que se han extraviado y cuando vayan, proclamen diciendo: “el reino del cielo se ha acercado”. Sanen enfermos, limpien leprosos, expulsen espíritus malignos. De gracia recibieron, den de gracia. (Mateo, capitulo 18:18). De cierto les digo, que todo lo que aten en la tierra, será atado en el cielo y lo que desaten en la tierra, será desatado en el cielo. (Mateo, capitulo 18:18). Les dijo otra vez: si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra sobre cualquier cosa que quieran pedir, lo tendrán de parte de mi padre que está en el cielo, porque donde estén dos o tres reunidos en mi nombre, allí estaré yo entre ellos. (Mateo, 18:19-20). Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos unánimes juntos... Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos de los Apóstoles 2: 4). LOS MILAGROS REALIZADOS POR JESUCRISTO 1.- SANA A UN LEPROSO. Habiendo descendido del monte, grandes multitudes lo seguían. Y he aquí que llegó un leproso y postrándose ante él, le dijo: Señor mío, si quieres puedes sanarme. Extendiendo Jesús su mano, lo tocó y dijo, sé sano. Y fue sanado de su lepra inmediatamente. (Mateo, capitulo 8:1-3).
  • 40. 2. - SANA AL SIERVO DE UN CENTURIÓN. Al entrar Jesús en Capernaúm, se le acercó un centurión y le suplicó, diciendo: Señor mío, mi sirviente yace en cama, paralítico y en gran aflicción. Jesús le dijo: yo iré a sanarlo. El centurión contestó, diciendo: Señor mío, no me considero digno de que entres bajo mi techo, sino sólo di la palabra y mi sirviente sanará, porque yo también soy hombre bajo autoridad con soldados bajo mi mando y si digo a este e, él va, y al otro: ven, y él viene, y a mi sirviente: haz esto y lo hace. (Mateo, 8:5-11). 3. - SANA A LA SUEGRA DE SIMÓN PEDRO. Al llegar Jesús a la casa de Simón, vio a la suegra de éste que yacía en cama con fiebre y tocándole la mano, la fiebre la dejó y ella se levantó y los atendía, al atardecer le trajeron a muchos que tenían espíritus malignos y con la palabra expulso de ellos a los espíritus malignos y sanó a todos los que tenían alguna enfermedad, para que tuviera cumplimiento lo dicho por medio del profeta Isaías, que dijo: él tomará nuestras aflicciones y llevará nuestras enfermedades. (Mateo, 8:14-17). 4.- REPRENDE UNA VIOLENTA TEMPESTAD. Cuando Jesús abordó la barca, sus discípulos lo abordaron junto con él y he aquí, se desató una violenta tempestad en el mar, de tal manera que las olas inundaban la barca, pero Jesús dormía. Acercándose luego sus discípulos lo despertaron y le decían: ¡Señor nuestro, sálvanos que perecemos! Jesús les dijo: ¿por qué han tenido miedo, hombres de poca fe? Entonces se puso de pie y habiendo reprendido a los vientos y al mar, se produjo una gran quietud. Entonces aquellos varones, maravillados, dijeron: ¿Quién es éste a quien los vientos y el mar le obedecen? (Mateo, capitulo 8:23-27). 5.- LOS GADARENOS POSEÍDOS POR ESPÍRITUS MALIGNOS. Habiendo llegado Jesús a la ribera opuesta, a la región de los Gadarenos, le salieron al encuentro en entre los sepulcros dos varones con espíritus malignos, a tal grado malvados que nadie podía pasar por ese camino. (Mateo, capitulo 8:28-24).
  • 41. 6.- UN PARALÍTICO ES RESTAURADO Y PERDONADO POR JESUCRISTO. … y abordaron la barca, cruzó al otro lado y llegó a su ciudad y le llevaron un paralítico tendido en una camilla, cuando Jesús vio la fe de ellos, dijo al paralítico: ten ánimo, tus pecados te son perdonados, hijo mío. (Mateó, 9:1- 2). 7.- La mujer que tocó el manto de Jesucristo y la resurrección de una niña Mientras él les hablaba estas cosas, llegó cierto dirigente que, acercándose, se postró ante él y dijo: mi hija ha muerto hoy, pero ven e imponle tu mano y ella volverá a vivir. Entonces Jesús y sus discípulos, levantándose, lo siguieron. En eso, cierta mujer que había sufrido de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto, porque decía para sí: si tan sólo toco su ropa, quedaré sana. Entonces Jesús, volviéndose y mirándola, le dijo: hija mía, ten ánimo, tu fe te ha sanado. Y desde ese momento la mujer quedó sana. (Mateo, capitulo 9:18-25). 8.- LIBERA Y SANA A UN MUDO. Cuando Jesús se retiraba, le trajeron un mudo que tenía un espíritu maligno y después de que fue expulsado el espíritu maligno, el que había estado mudo habló y las multitudes estaban asombradas y exclamaban: ¡jamás se había visto cosa semejante en Israel! Pero los fariseos decían: él expulsa a los espíritus malignos por el príncipe de los espíritus malignos. (Mateo, capitulo 9:32-34). 9.- DOS CIEGOS SON SANADOS POR JESUCRISTO. Cuando se retiraba de allí, lo siguieron dos ciegos gritando y diciendo: ¡hijo de David! ¡Ten misericordia de nosotros! Después de haber llegado a la casa se le acercaron los ciegos y Jesús les dijo: ¿Creen qué puedo hacer esto? Ellos contestaron: sí, Señor nuestro. Entonces les tocó los ojos, diciendo: tal como han creído les sea hecho. Y les fueron abiertos los ojos al instante y Jesús les advirtió, diciendo: miren que nadie lo sepa, pero ellos salieron y divulgaron su fama por toda aquella región. (Mateo, capitulo 9:27-31).
  • 42. 10.- SANA A LA HIJA DE UNA MUJER PAGANA. Levantándose Jesús de allí, se fue a los límites de Tiro y de Sidón y entró en cierta casa y no quería que nadie se enterara, pero no pudo ocultarse, sino que inmediatamente oyó acerca de él una mujer que tenía una hija con un espíritu inmundo y vinieron se postró a sus pies. Era una mujer gentil de fenicia, de Siria, que le suplicaba que echara fuera de su hija al espíritu maligno. Pero Jesús le dijo... (Marcos, capitulo 7:24-30). 11.- SANA A UN SORDOMUDO. Jesús volvió a salir de los límites de Tiro y Sidón y vino al mar de Galilea, a los límites de Decápolis y le trajeron a uno que era sordomudo y le suplicaron que le impusiera la mano y lo sacó de la multitud a solas y poniéndole los dedos en los oídos, escupió, tocó su lengua y alzando los ojos al cielo, suspiró y dijo: ¡sé abierto! (Marcos, capitulo 7:31-37). 12.- SANIDAD DE UN HOMBRE QUE TENÍA UNA MANO SECA. Marchándose Jesús de allí, fue a su sinagoga. Y se encontraba allí cierto varón cuya mano estaba seca y ara poder acusarlo, le preguntaron, diciendo: ¿está permitido sanar en día de reposo? Él les contestó: ¿qué hombre hay entre ustedes que teniendo una sola oveja, si ésta cae en el pozo en día de reposo, no la toma y la rescata? Pues ¡cuánto más importante es un hombre que una oveja! Por tanto, está permitido hacer el bien en día de reposo. Luego dijo al varón: extiende tu mano y él extendió su mano y le fue restaurada como la otra. (Mateo, 12:9-13). 13.- Jesucristo realiza muchas sanidades junto al mar de Galilea Partiendo Jesús de allí, llegó junto al mar de Galilea, ascendió a un monte y reposó allí. Acudieron entonces a él grandes multitudes, trayendo consigo a cojos, ciegos, mudos, lisiados y muchos otros y los ponían a los pies de Jesús y él los sanaba, de modo que, quedaron admiradas las multitudes cuando veían que los mudos hablaban, que a los lisiados se les restauraba, que los cojos caminaban y que los ciegos veían. Y glorificaban al Dios de Israel. (Mateo, capitulo 15:29-31).
  • 43. 14.- LA FE DE LA MUJER CANANEA. Y se marchó Jesús de allí, dirigiéndose a los límites de Tiro y Sidón y he aquí que una mujer cananea de aquellos entornos salió gritando y dijo: ¡Ten misericordia de mí, Señor mío, hijo de David! Un espíritu maligno manipula perversamente a mi hija. Pero él no le respondió palabra. Acercándose entonces sus discípulos, le suplicaron y dijeron: despídela, pues viene gritando detrás de nosotros. Contestándoles él, dijo: no he sido enviado sino a las ovejas descarriadas de la casa de Israel. Pero acercándose ella, se postro ante él, diciendo: ¡ayúdame, Señor mío! Jesús le dijo: no está bien tomar el pan de los hijos y arrojárselos a los perros, pero ella contestó: sí, Señor mío, pero hasta los perros comen de las migajas que caen de las mesas de sus amos y sobreviven. Entonces Jesús le dijo: ¡Oh mujer grande es tu fe! Que te sea hecho conforme a tu anhelo. Y su hija fue restaurada en ese mismo momento. (Mateo, capitulo 15:21-28). 15.- SANA A DOS CIEGOS EN JERICÓ. Cuando salió Jesús de Jericó, una gran multitud iba en pos de él y he aquí, al escuchar que Jesús iba pasando, dos ciegos que estaban sentados a un lado del camino gritando, diciendo: ¡Señor nuestro, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y las multitudes los exhortaban a que guardaran silencio, pero ellos alzaban la voz y decían: ¡Señor nuestro, hijo de David, ten misericordia de nosotros! Ellos le dijeron: Señor nuestro, que nuestros ojos sean abiertos. Teniendo Jesús misericordia de ellos, les tocó los ojos y al instante les fueron abiertos los ojos y lo siguieron. (Mateo, capitulo 20:29-34). 16. - ALIMENTACIÓN MILAGROSA DE CUATRO MIL PERSONAS. Mas Jesús, convocados sus discípulos, dijo: Me causan compasión estos pueblos, porque tres días hace ya que perseveran en mi compañía, y no tienen qué comer; y no quiero despedirlos en ayuna, no sea que desfallezcan en el camino.
  • 44. Pero sus discípulos le respondieron: ¿Cómo podremos hallar en este lugar desierto bastantes panes para saciar a tanta gente? Jesús les dijo: ¿Cuántos panes tenéis? Respondieron: Siete, con algunos pececillos. Entonces mandó a la gente que se sentase en tierra. Y le cogiendo a los siete panes y los peces, dadas las gracias o hecha la oración, los partió y dio a sus discípulos, y los discípulos los repartieron al pueblo. Y comieron todos, y quedaron satisfechos. Y de los pedazos que sobraron, llenaron siete espuertas. Los que comieron eran cuatro mil hombres, sin contar los niños y las mujeres. (Mateo, capitulo 15:32-38). Como podemos apreciar en estos pasajes y líneas anteriores, durante los tres años del ministerio del Señor Jesucristo, sanó a una gran cantidad de personas que estaban atadas a espíritus, y a enfermedades incurables, así mismo también, les hablo al pueblo de las cualidades de Jehová Dios. A los discípulos les dio potestad para curar enfermedades y echar fuera demonios, sin embargo, enfatizó que lo mejor es no afanarse por el mañana y procurar que nuestro nombre este escrito en el libro de la vida. Además, debemos de hacer todo lo posible para glorificar y alabar a Jehová. Nos dejó una manera de cómo orar a nuestro Padre celestial creador del cielo y de la tierra, y nos exhorto a ser cuidadosos de no descuidar leer las escrituras (palabra de Dios) y orar constantemente a nuestro Padre que está en los cielos. Es decir, debemos de tener una comunión y comunicación diaria a través de la oración y la lectura de la Biblia. Puesto que, en cada uno de los 66 libros, encontramos consuelo a nuestra alma. Nos deja en claro que, todas las cosas que él hizo cuando estuvo en la tierra, cualquiera de nosotros podemos hacerlas y aún mayores, siempre y cuando, recibiéramos el poder de lo alto y la unción del Espíritu Santo (Hechos 2: 1-4; 6: 5-6; 10: 22-44; 13: 1-3,...). Sin olvidar que el propósito fundamental, es buscar el reino de Dios y su justicia (voluntad)... Porque el reino de los cielos, es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes (Mandamientos, Estatutos y Decretos) (Mateo 25: 14).
  • 45. Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. Cinco de ellas, eran prudentes y cinco insensatas... y a la media noche se oyó un clamor: !Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Pero mientras las insensatas fueron a comprar aceite... vino el esposo. ¿Por qué es importante identificar lo que no es, es decir, lo falso? -Tengan cuidado de que nadie los engañe- les advirtió Jesús- Vendrán muchos que, usando mi nombre, dirán: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos. Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso sucede, pero no está todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y terremotos por todas partes. Todo esto será apenas el comienzo de dolores... (Mateo 24: 4-35). ,... pues, hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todos los santos a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo. De esta esperanza, ya han sabido por la palabra de verdad, que es el evangelio que ha llegado hasta ustedes. Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes, desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente. Así, lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes. Fue él quien nos contó del amor que tienen en el Espíritu (Colosenses 1: 1-8). ... Pedimos que Dios les haga conocer plenamente su voluntad con toda sabiduría y comprensión espiritual, para que vivan de manera digna del Señor, agradándole en todo. Esto implica dar fruto en toda buena obra, crecer el conocimiento de Dios, y ser fortalecidos en todo sentido con su glorioso poder. Véase Mateo 7: 15-20 y 21-23. Así perseverarán con paciencia en toda situación, dando gracias con alegría al Padre. Él lo ha facultado para participar de la herencia de los santos en el reino de la luz.
  • 46. Él nos libro del dominio de la oscuridad y nos trasladó, al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados (Colosenses 1: 9-14) Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, porque ¿Qué es lo que guía tu vida? Te haz preguntado esto alguna vez, o haz escuchado a otros que comparten su filosofía de la vida contigo. ¿Tienes algún propósito en la vida? ¿Qué es lo que te hace levantarte cada mañana y seguir viviendo? ¿Para quién vives o por qué vives? La ira y el resentimiento son dos sentimiento negativos muy fuertes que guían la vida de un gran sinnúmero de personas. La ofensa es una carga muy pesada, y por ello, tienes que perdonar a todas aquellas personas que te hicieron daño, ellos no fueron conscientes de lo que te hicieron. El miedo o temor, es otro aspecto, que influyen e la vida de hombres y mujeres, sin que se den cuenta, que estas emociones son un tipo de cárcel que impiden que las personas, se arriesguen en la vida. La vida es incertidumbre y no podemos influir o determinar todas las variables, que interactúan en cada momento de la vida. Por eso hay tribulaciones... Hay quienes ponen su seguridad de su vida en sus bienes materiales, o en su carrera, o en amigos o personas cercanas a ellos, pero esto siempre fracasarán, es decir, no tendrán una certeza segura de controlar todas las cosas como ellos quieren. Únicamente Jehová Dios puede consolar. Por lo tanto, considero que únicamente al ser amigos de Jehová Dios, en él tendremos la plena seguridad de estar siempre con paz y tranquilidad en nuestro corazón. Véase Jeremías 31: 33-34. Cuando la vida tiene sentido, los seres humanos tendremos la capacidad de resistir cualquier circunstancia por más difícil que esta sea; por otro lado, esta la fuerza que mueve la vida. Este es el Espíritu Santo de Dios. Necesitas tener esperanza (fe o confianza) para seguir adelante, por lo contrario, al no contar con un propósito en la vida o esperanza, entonces será más difícil que cualquier persona pueda encarar cualquier situación que se te presente en la vida. Conocer tu propósito en la vida, esto simplificará tu vida. Cada actividad que realices tienes que preguntarte, si lo que vas a realizar o hacer, es parte de tus objetivos que forman parte de tu vida. Dice el Señor, no sean insensatos y abandonen toda obra del mal.
  • 47. Hay quien pretende ser rico, y vive como pobre; y hay quien pretende ser pobre y vive como rico. El propósito de tu vida es lo que define este tipo de actitud, es decir, que te comportes como un rico o un pobre. Si quieres que tu vida impacte, revisa tus objetivos y tu propósito de la vida. El propósito siempre produce entusiasmo, por otro lado, si no tienes un propósito entonces cada día, vivieras haciendo cosas que no deseas, y esto traerá insatisfacción en ti. Serás una persona frustrada y amargada, esto cansa a las personas y las agobia. Esto produce ansiedad y tristeza. No fuiste puesto en el planeta tierra para que dejaras obras que duren para toda la eternidad, sino para que te prepares para vivir en la Eternidad. Pero Jehová Dios, te preguntará qué hiciste con tu vida, es decir, con tus Talentos, y todas tus facultades. La tierra es el ensayo antes de partir a la Eternidad. Esta vida es el preámbulo de la vida en la eternidad, es solo un momento, es decir, qué es la vida durante 70, 80 o 120 años de nuestro días en el planeta tierra. El cuerpo terrenal es sólo una tienda de campaña, la vida terrenal es solo un suspiro. Por lo tanto, debemos de aprender que nuestra vida, es muy efímera y pasajera. Bajo esta premisa, debemos de identificar cuáles son las actividades más importantes que tendremos que realizar cada día, y a partir de este análisis, comenzaremos a vivir una vida con intensidad y con propósito. Jehová Dios tiene un propósito para cada uno de nosotros, sin embargo, somos nosotros los que no queremos saber acerca de este asunto muy importante, que es nuestro porvenir. Él nos creo con un propósito... Solo un necio, impío, insensato o inicuo pierde el tiempo cada día de su vida, sin prepararse para una vida eterna. Las consecuencias de todo lo que hagamos aquí en este planeta tierra, son de gran importancia para lo que tendremos que vivir en un futuro lejano. En cambio, el amor de Dios se manifiesta plenamente en la vida del que obedece su palabra. De este modo, sabemos que estamos unidos a él: el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió (1 Juan 2: 3-6). El que afirma que está en la luz, pero odia a su hermano, todavía esta en la oscuridad. El que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en su vida. Pero el que odia a su hermano está en la oscuridad y
  • 48. en ella vive, y no sabe a dónde va porque la oscuridad no lo deja ver (1 Juan 2: 9-11). No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo -los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida- proviene del Padre, sino del mundo. El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre (1 Juan 2: 15-17). Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva triunfantes y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento. Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo entre los que se salvan y entre los que se pierden. Para estos somos olor de muerte que los lleva a la muerte; para aquellos, olor de vida que los lleva a la vida ¿y quién es competente para semejante tarea? A diferencia de muchos, nosotros no somos de los que trafican con la palabra de Dios. Más bien, hablamos con sinceridad delante de él en Cristo, como enviados de Dios que somos (2 Corintios 2: 14-17). Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. !A él sea la gloria por siempre! Amén (Romanos 11: 36). Que alaben su nombre con danzas; que le canten salmos al son de la lira y el pandero. Porque el Señor se complace en su pueblo; a los humildes concede el honor de la victoria. Que se alegren los fieles por su triunfo; que aun en sus camas griten de júbilo. Que broten de su garganta alabanzas a Dios, ... (Salmo 149: 1-6). El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros, a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo, y a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán
  • 49. llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria (Isaías 61: 1-3). Un ejemplo que muestra que alguien hace las cosas de todo corazón, es el trabajo de la construcción de la Arca o Barco de madera que Jehová Dios le pidió que construyera. Así, también como Abraham obedeció a Jehová Dios. Por lo tanto, la obediencia abre la puerta a la bendición de Dios. La obediencia a medias, es desobediencia. Debemos obedecer con alegría. El Señor reconstruye a Jerusalén y reúne a los exiliados de Israel; restaura a los de corazón quebrantado y cubre con vendas sus heridas. Él determina el número de las estrellas y a todas ellas, les pone nombre. Excelso es nuestro Señor, y grande su poder; su entendimiento es infinito; El Señor sostiene a los pobres, pero hace morder el polvo a los impíos. Canten al Señor con gratitud; canten salmos a nuestro Dios al son del arpa. Él cubre de nubes el cielo, envía la lluvia sobre la tierra y hace crecer la hierba en los montes. Él alimenta a los ganados y a las crías de los cuervos cuando graznan. El Señor no se deleita en los bríos del caballo, ni se complace en la fuerza del hombre, sino que se complace en los que le temen, en los que confían en su gran amor. Alaba al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, oh Sión. Él refuerza los cerrojos de tus puertas y bendice a los que en ti habitan. Él trae paz a tus fronteras y te sacia con lo mejor del trigo. Envía su Palabra a la tierra; su Palabra corre a toda prisa. Extiende la nieve cual blanco manto, esparce la escarcha cual ceniza. Deja caer el granizo como grava; ¿quién puede resistir sus ventiscas? Pero envía su Palabra y lo derrite; hace que el viento sople, y las aguas fluye. A Jacobo le ha revelado su Palabra; sus leyes y decretos a Israel.
  • 50. Esto no lo ha hecho con ninguna otra nación; jamás han conocido ellas sus decretos. !Aleluya! !Alabado sea el Señor! (Salmo 147: 1-20). Para muchas personas, la vida es una constante lucha (dualidad). Queremos ser como Dios, y esto es imposible. Cada uno de nosotros, los que hemos logrado cosas muy pequeñas, nos hemos dado cuenta, que como seremos humanos, tenemos un fuerza limitada. En la vida del hombre, hay ciertas fuerzas invisibles que encierran al ser humano, sin que este se de cuenta, y se convierten en cerrojos de hierro que no se pueden abrir, y estos son: el orgullo o la soberbia, la confusión, el miedo o el temor y las tribulaciones (problemas o angustias). ¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado para que la gracia abunde? !De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él? ¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? Por tanto, mediante el Bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva. En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda, también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que, ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado, porque el que muere queda liberado del pecado. Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él. Pues, sabemos que Cristo, por haber sido levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir; la muerte ya no tiene dominio sobre él. En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre; en cuanto a su vida, vive para Dios. De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivo para Dios en Cristo Jesús.
  • 51. Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia. Así, el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley, sino bajo la gracia. ... La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. (Romanos 10: 8-13). ..., con el corazón se cree para ser justificado, pero, con la boca se confiesa para ser salvo. Así dice la Escritura: Todo el que confíe en él, no será jamás defraudado.... todo el que invoque el nombre... Esta es la palabra del Señor, que vino a Jeremías en el año décimo del reinado de Sedequías en Judá, es decir, en el año dieciocho de Nabucodonosor. (Véase 2 Reyes 24:1-4 y 25: 1-7; 2 Crónicas 36: 5-20). En aquel tiempo el ejército del rey de Babilonia mantuvo sitiada a Jerusalén, y el profeta Jeremías estuvo preso en el patio de la guardia del palacio real. Sedequías, el rey de Judá, lo tenía preso y le reprochaba: ¿Por qué andas profetizando: Así dice el Señor? Andas proclamando que el Señor dice: Voy a entregar esta ciudad en manos del rey de Babilonia, y él la tomará. Y Sedequías, rey de Judá, no escapará de la mano de los babilonios, sino que, será entregado en manos del rey de Babilonia y tendrá que enfrentarse con él cara a cara. Además, dices que, el Señor afirma: “Nabucodonosor se llevará a Sedequías a Babilonia, y allí, se quedará hasta que, yo vuelva a ocuparle de él”, y también: “Si ustedes combaten contra los babilonios, no vencerán” (Jeremías 32: 1-5). Véase 2 Crónicas 35: 22.