Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

2020 10 pinceladas v1 octubre 2020

93 visualizaciones

Publicado el

Pinceladas octubre 2020

Publicado en: Salud y medicina
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

2020 10 pinceladas v1 octubre 2020

  1. 1. Pinceladas 30 de octubre de 2020Volumen 7, Nº 5  Según los resúltados del estúdio EMPEROR-Redúced, empagliflozina se sitúa al mismo nivel qúe dapagliflozina como úna posible opcion terapeútica en el tratamiento de determinados pacientes con ICC y FE redúcida.  Según ún metaanalisis de 28 EC el beneficio de las estatinas en pacientes mayores de 75 anos sin enfermedad vascúlar previa es menor qúe en personas mas jovenes.  En ún estúdio comparativo, denosúmab no demostro redúcir mas el riesgo de fractúras qúe los bifosfonatos. IDEAS CLAVE  Packer M, Anker SD, Bútler J, et al. Cardiovascúlar and renal oútcomes with empagliflozin in heart failúre. N Engl J Med. 2020 Oct 8;383(15):1413-1424.  Carlos Fernandez Oropesa. El Rincon de Sísifo. Empagliflozina en pacientes con ICC y FEr. Estúdio EMPEROR-Redúced. EMPAGLIFLOZINA EN INSUFICIENCIA CARDIACA: RESULTADOS DEL ESTUDIO EMPEROR-REDUCED Recientemente se han publicado en el NEJM los resulta- dos del estudio EMPEROR-Reduced, estudio dirigido a conocer el efecto de empagliflozina (10mg/día) versus placebo en pacientes con insuficiencia cardiaca (ICC) NYHA II-IV y fracción de eyección reducida. Se trata de un ensayo clínico doble ciego en el que se incluyeron 3.730 participantes con ICC, FEVI reducida ≤40% y valores de NT-proBNP elevados. El perfil de pa- cientes incluidos fueron principalmente varones (76,5%) de raza blanca, con una edad media de 67 años, con ICC NYHA-II principalmente (75,1%), FEVI media de 27,7% y un filtrado glomerular de 61,8 ml/min/1,73m2. Respecto al tratamiento concomitante para la ICC, el 88% tenían pres- crito un inhibidor del sistema renina-angiotensina (cerca de un 20% junto con un inhibidor de neprilisina), un 70% te- nían un antagonista del receptor de mineralocorticoides y un 95% betabloqueante. Un 50% de la muestra eran diabé- ticos, aunque no se define su tratamiento específico. El estudio se interrumpió de forma precoz, siendo la mediana de seguimiento de 16 meses. La variable principal de eficacia, compuesta por la muerte de origen cardiovascular y la hospitalización por insuficiencia cardiaca, fue del 19,4% en el brazo de em- pagliflozina y del 24,7% en el brazo de placebo HR 0,75 (IC95%: 0,65-0,86). Esto se traduce en un NNT de 19, pu- diendo afirmar que al menos 1 de cada 19 pacientes (con un perfil similar a los incluidos en el estudio) se beneficiaría añadiendo empagliflozina durante 16 meses al tratamiento habitual de la ICC. Este efecto es independiente de la pre- sencia o ausencia de diabetes. Cuando se analizan de forma individual las variables que componen la principal, se ob- serva que el beneficio principalmente es obtenido por la reducción en el número de ingresos por ICC, sin encontrar- se diferencias en la mortalidad cardiovascular. La tasa de deterioro de la función renal, variable secun- daria y por tanto meramente exploratoria, fue menor en el grupo de empagliflozina (-0,55 vs -2,28 ml/min/1,73m2). Desde el punto de vista de la seguridad: las infecciones ge- nitales fueron más frecuentes con empagliflozina (1,7% vs 0,6%) no detectándose diferencias en fracturas, hipogluce- mias o cetoacidosis diabética. Empagliflozina, con los resultados de esta publica- ción, se sitúa al mismo nivel que dapagliflozina (estudio DAPA-HF) como una posible opción terapéutica en el tra- tamiento de determinados pacientes con ICC y FE redu- cida. En mayo de 2020, dapagliflozina ha sido autoriza- da por la FDA en pacientes con ICC y FE reducida, con o sin DM2. del medicamento Siguenos en Twitter: @FarmaMadridAP Disponible en: https:// es.slideshare.netPincelad asMedicamento
  2. 2. PinceladasdelMedicamento  Armitage J, Baigent C, Barnes E, Betteridge D, Blackwell L, Blazing M et al. Efficacy and safety of statin therapy in older people: a meta-analysis of individúal participant data from 28 randomised controlled trials. The Lancet. 2019; 393(10170):407-415.  Jose Migúel Búeno Ortiz, Pedro Angel Alcantara Múnoz. Actúalizacion en Medicina de Familia. ¿Es evidente qúe tenemos qúe tratar a los mayores de 75 anos con estatinas? Disponible aqúí EFICACIA DE LAS ESTATINAS EN FUNCIÓN DE LA EDAD METAANALISIS DE 28 EC Con el objetivo de conocer la eficacia de las estatinas en diferentes rangos de edad, y especialmente en mayores de 75 años, el grupo “Cholesterol Treatment Trialist” llevó a cabo un metaanálisis de 28 ensayos clínicos (EC) con un total de 186.854 pacientes: 23 EC con estatinas vs placebo, y cinco EC con tratamiento intensivo vs menos intensivo. El 56% de la población de estudio presentaba enfermedad vascular previa. Del total de participantes, 8% (n=14.483) eran mayores 75 años. El seguimiento promedio fue de 4,9 años. La variable principal fue eventos vasculares mayores, compuesta por: eventos coronarios mayores (infarto de miocardio no mortal o muerte coronaria), revascularización coronaria (angioplastia o injerto de derivación), accidente cerebrovascular. Como secundarias, se evaluaron la mortalidad por causa específica e incidencia de cáncer. El análisis se realizó por intención de tratar y se dividió en seis grupos etarios (≤ 55; 56–60; 61–65; 66–70; 71–75 y >75 años). De forma global, el tratamiento con estatina o con un régimen intensificado produjo una reducción del riesgo relativo del 21% (RR= 0,79, IC95% 0,77–0,81; NNT=129, IC95% 118- 143) en eventos vasculares mayores por cada descenso de 36,8 mg/dL de LDL. En los eventos coronarios mayores, se observó una menor reducción significativa, del 24% (RR= 0,76; IC95% 0,73–0,79), en relación al aumento de edad. Encontraron una reducción proporcional del 12% (RR=0,88, IC95% 0,85–0,91; NNT=595, IC95% 476-794) en la mortalidad vascular por cada descenso de 36,8 mg/dL de LDL, con una tendencia a menores reducciones proporcionales con más edad, pero esta tendencia no persistió tras la exclusión de los ensayos de insuficiencia cardíaca o diálisis. La terapia no tuvo ningún efecto sobre la mortalidad no vascular, la mortalidad por cáncer y la incidencia de este. En el análisis por grupos etarios, se observaron menores beneficios en función de la existencia o no de enfermedad vascular previa. Mientras que en los pacientes con enfermedad previa, la reducción de eventos vasculares fue similar en todos los grupos de edad, en los que no presentaban patología de este tipo sí se encontraron diferencias significativas, con menores reducciones en las personas de mayor edad. El metanálisis posee determinadas limitaciones como la gran heterogenecidad entre los estudios recogidos o la ausencia de información sobre seguridad de los fármacos implicados. Además es relevante señalar la escasa proporción de personas mayores de 75 años presentes en el metanálisis, considerando que una de las principales preguntas de investigación consistía en determinar el papel de las estatina en este grupo de edad. Como conclusión podemos inferir que las estatinas no obtuvieron beneficio en mayores de 75 años sin enfermedad vascular previa; los efectos positivos obtenidos en todos los grupos etarios disminuyeron claramente cuando no existía enfermedad previa, y fueron mayores en los pacientes más jóvenes. Lyú H, Júndi B, Xú C, et al. Comparison of denosúmab and bisphosphonates in patients with osteoporosis: a meta-analysis of randomized con­trolled trials. J Clin Endocrinol Metab. 2019; 104(5): 1753-1765. COMPARACIÓN ENTRE DENOSUMAB Y BIFOSFONATOS EN OSTEOPOROSIS Objetivo: determinar si el tratamiento con denosumab incrementa la densidad mineral ósea (DMO) y reduce el riesgo de fractura en comparación con los bifosfonatos. Material y método: metaanálisis de ensayos clínicos (EC) randomizados de al menos 12 meses de duración en adultos con osteoporosis (T-score ≤ −2,5) o baja DMO (T-score -1,0 y -2,5) en tratamiento con denosumab 60mg (SC) cada 6 meses durante al menos 12 meses o con algún bifosfonato. Resultados: Se identificaron 10 EC, 5.361 pacientes, edad: 63-78 años (99% mujeres). Solo 13% había tenido fracturas previas y el 29% no había estado previamente en tratamiento para la osteoporosis. El bifosfonato más utilizado fue alendronato. Denosumab incrementó la DMO más que los bifosfonatos a los 12 meses; diferencia media= 1,42% (IC95% 0,95%- 1,89% ) en espina lumbar; 1,11% (IC 95% 0,91% -1,30%) en rodilla; y 1,00% (IC95% 0,78% -1,22%) en cabeza femoral. Sin embargo, no se detectaron diferencias en el riesgo de sufrir cualquier tipo de fractura a los 12 meses, RR= 1,32 (IC95%, 0,93-1,87); RA de 4,0% vs 3,1% . Tampoco a los 24 meses RR= 0,81 (IC95% 0,47-1,41). Tampoco hubo diferencias en el riesgo de sufrir fracturas osteoporóticas a los 12 meses RR=0,92 (IC95% 0,39-2,15) No se detectaron diferencias de eventos adversos incluidos los graves en ambos grupos. Conclusiones: Aunque denosumab mejoró la DMO más que los bifosfonatos, no hubo diferencias en la variable final de reducción de riesgo de sufrir cualquier tipo de fractura a 12 y 24 meses de tratamiento. Se observaron algunas deficiencias metodológicas en los ensayos clínicos, que tienden a favorecer el tratamiento con denosumab, por lo que convendría realizar estudios bien diseñados de mayor tiempo duración. Además el metanálisis evalúa el incremento de DMO, variable subrogada muy cuestionada por la comunidad científica por su poca correlación con la incidencia de fracturas. A pesar de ello, se evidenció que denosumab no es superior a los bifosfonatos en la prevención del riesgo de fracturas, a lo que habría que añadir los problemas de seguridad descritos tras la discontinuación del tratamiento y su mayor impacto económico. Servicio de Farmacia de Atención Primaria. Servicio Madrileño de Salud

×