Ensayo tics (19 10-14)

306 visualizaciones

Publicado el

Ensayo historietas Mexicanas

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
306
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ensayo tics (19 10-14)

  1. 1. BENEMERITA UNIVERSIDAD AUTONOMA DE PUEBLA Materia: TICS Maestro: Manuel Miranda Quíroz Trabajo: Ensayo ¿Qué Importancia Tiene La Historieta Popular Mexicana En México? Fecha: 19 Octubre 2014 Alumno: Félix Josué Herrera Rosales
  2. 2. Matricula: 201431989 Introducción Las historietas en México, han tenido un gran auge, se han hecho muy populares a través del tiempo, puede considerarse como un fenómeno social, aunque incrédulamente se pueda creer que no, ha sido de gran alcance y ha abarcado a varias generaciones, tiene muchos temas de los que se habla y que por la misma gama extensa que tiene, ha sido un común denominador en lo que ahora podríamos llamar “cultura popular”, ha contado ideas realizadas basadas no solo en ficciones de deseos y necesidades hasta ambiguas, sino que también alcanza y construye temas que pasan en la vida real, o la realidad para algunos por lo menos, ya que es tanto la simpatía a historias, se considera un medio de comunicación favorito, desde tiempos atrás. Hasta talvez audazmente podrimos llamar que es de interés de las personas como lo es ahora la televisión, no de igual forma, sino que reflejan los gustos para entretenerse y digerir un tema de interés público, social, cultural, político, donde pueden verse los personajes como seres comunes o también como un extraordinario símbolo de valores anhelados que representan figuras de reconocimiento legitimo por sus lectores Se ha encontrado atravez del análisis, que la historia de las historietas en México, ha sido representada en tres grandes épocas, la primera data desde 1918, en esta primera parte, tuvo tanto reconocimiento, pero se consolido hasta 1919 y duro aproximadamente hasta 1934, donde surgieron títulos que ya eran publicados en periódicos locales y nacionales y poco a poco se fueron cambiando los medios y la transformación del modo de comunicar los mensajes, tanto a nivel grafico como los temas que rodean a este tipo de lecturas. El último gran ciclo esta también constituido por la entrada a este mercado de historietas estadounidenses, y que a pesar de un malinchismo, que podríamos criticar con razón, también formaron parte títulos internacionales, que hoy en día aún tienen gran auge comercial en generaciones nuevas. Lo que nos hace pensar que ha sobrepasado sus propias barreras para convertirse en un medio global, con un extenso nivel mercadológico que no repara en prostituir al máximo, estas increíbles aportaciones que satisfacen nuestras ideas inexploradas a veces para nuestras mentes en búsqueda eterna de verdades.
  3. 3. ¿Qué Importancia Tiene La Historieta Popular Mexicana En México? En primera instancia es necesario poner en cuenta para el lector que es una historieta, según la Real Academia De La Lengua Española: Es una serie de dibujos que constituye un relato cómico, dramático, fantástico, policíaco, de aventuras, etc., con texto o sin él. Puede ser una simple tira en la prensa, una página completa o un libro. Así que damos un supuesto donde las imágenes tienen una impresión absoluta a la imaginación del lector, pues ya que esa visualización que conlleva procesos cognitivos que conduce a su vez a las persona, a imaginar y recrear historias y así sean sumergidos entre imágenes y letras, que se condensan para comunicar ideas y pensamientos abstractos de la vida común. En México se emplea más el término “ver cuentos”, que “leer cuentos” En México las historietas se denominan "monitos". Puede considerarse que la primera historieta que se publicó en México fue "Rosa y Federico”, de Cuéllar y Villasana, en un periódico, en 1869. A partir de 1880 la cigarrería "El Buen Tono" insertaría en cada cajetilla la "Historia de una mujer", una serie de 102 litografías del catalán Eusebio Planas. Ya en los primeros años del siglo XX, la prensa publicaría tiras con personajes fijos, como “Don Chepito” (de Posada), “Aventuras de un tourista” (de Martínez Carrión), “Las aventuras de Adonis” (de Lillo), "Casianito el niño prodigio" (obra anónima), “Macaco y Chamuco” (de Torres), "Sisebuto" (de Pérez y Soto), “Panchito el corto” (de Alcalde y Olvera) y “Candelo el argüendero" (de Islas Allende). En 1921 llegaría la primera historieta de larga duración en México, “Don Catarino y su apreciable familia”, de Fernández Benedicto (en los guiones) y Salvador Pruneda (en los dibujos), en el suplemento dominical de “El Heraldo”. En 1922, Juan Urrutia crearía a "Ranilla" (imagen de la derecha), un rechoncho fumador que se convertiría en el primer personaje auténticamente popular de la historieta mexicana. También esta forma de comunicar empieza a generar un auge desde 1918 aproximadamente, con tiras cómicas como “El Chupamirto”, de 1919 a 1934 surgieron en los diarios tiras de comedia norteamericanas en publicaciones
  4. 4. mexicanas como “Tarzan”, “El Ratón Mickey”, “Popeye”, “El Gato Félix”, “El Llanero solitario entre otros, entre los años 30´s y 50´s surgió la llamada edad de oro en la que empezaron a salir autores como Sea Salas, Alfonso Tirado, Francisco Gabilondo, Rafael Araiza, Ramón Valdesiera, crearon personajes como “Paquin”, “Pepin” y “Chamaco”, otros autores como Gaspar Bolaños, cuentos como “Rolando el Rabioso”. German Butze creo los “Supersabios” y “la Familia Burrón”, todas estas historietas no han sido bien estudiadas del todo, ya que aún faltan registros de cuanto es el tiraje y no se ha podido cuantificar eficazmente, también es preciso aclarar que debido a información no encontrada se ha tocado el trasfondo real y objetivo sobre esos tiempos y la participación de los medios en la vida popular. La frase “Cultura Popular”, se puede entender desde un punto de vista, la oposición de la “Cultura culta”, se ha manejado el termino, ya que se dice mucho que al leer un volumen este tipo de historietas, ya se ha leído todo, mucho también se contempla de cómo están conformados los diálogos y los temas que aborda, se entiende al leer números que muchos hacen un desarrollo sobre temas cotidianos y otros que son muy fantasiosos, también impresiona el modo en que se junta la gente para leer estas historietas, han creado grupos de consumo en donde al salir cada número semanal y no tener los recursos para adquirirlos todos, se rentaban en los puestos y se “rolaban” entre la “banda”. Se admite que no es un lenguaje apropiado para un cultivado en las letras, pero un imaginador sociológico adquiere una materia prima para moldear significaciones sociales enriquecedoras. Para pasar al tercer gran oleaje de las series en historietas se creó una gran guerra entre impresores y creadores en el mercado, en donde el tamaño empezó a variar, se empezaron a crear una evolución en estos medios, donde primero salían en periódicos, y adquirían un pequeño espacio, poco a poco fueron abarcando hasta tener desde una a un par de páginas, adquirieron tamaño tabloide, luego a la mitad, que es más o menos el tamaño de las revistas norteamericanas, hasta la actualidad, luego a un cuarto de tabloide, hasta hacerse de bolsillo, tan ergonómico ha sido su variación que como naturalismo se ha ido adaptando a las necesidades de la gente que lo consume, tanto que han sido beneficiosas para leer un rato mientras se va al baño, leyendo con los “cuates”, mientras se comparte la “cheve” o el “cigarrín”. El análisis de historietas es de ayuda para construir una concepción de lo que somos en América Latina en comparación con Europa y Estados Unidos, y es algo que nos narra de lo que somos desde nuestros antepasados, la “resistencia” esta palabra que nos da mucho pero pocos sabemos esclarecerlo ante la mirada perdida de un país que ha sido preso de abusos y saqueos, no puedo imaginar un personaje más emblemático con estas características de valores nobles que
  5. 5. “Kaliman” una serie que se acomodó en los radioescuchas en el año de 1963, creada por Rafael Cutberto Navarro y Modesto Vázquez González y vio la luz en las impresiones en 1965, tras la gran fama que se empezó a concebir, se volvió tan resistente que por 26 años sin interrupciones a lo largo de 1351 números consecutivos, se creó un mito hecho imágenes y sueños, inclusive transgredió las fronteras y llego a manos de centroamericanos, sudafricanos y el caribe, el guion es bastante llamativo, es un hombre justo que dedica su vida en cuerpo y alma a combatir las fuerzas del mal siempre acompañado de un niño egipcio, descendiente de Faraones llamado Solín, inclusive el grupo “La maldita Popular y Los Hijos Del Quinto Patio”, dedico una canción llamada Solín, para darnos una probada de lo enriquecedor que llego a influir a las masa populares. Otro gran comic es el creado por Yolanda Vargas, el famoso Guillermo Pinguín, o mejor conocido por “Memín Pinguín”, creado en 1953, que narra sobre las aventuras de este personaje y sus amigos, aunque también fue tema de polémica, ya que su crítica decía que era un caníbal, llego a ser una excelente lectura para gente de muchas edades, dentro de este último gran oleaje también nos encontramos con los comics de “El santo y Blue Demon”, iconos de la lucha libre, donde cuentan las historias de estos personajes míticos dignos de rituales místicos mexicanos, que nos enseñan la eterna lucha entre el bien y el mal, y el equilibrio, como resultado de esta. Otro tipo de temas narran también series como “El Semanal”, que narran historias que son incluso el ombligo de remakes de televisión, dramáticas y narrativas de historias de personas con problemas comunes, se agrega también en esta escena el ya famosísimo “Libro Vaquero”, ubicando historias del lejano oeste en el siglo XIX, que se adjudica un nivel romántico en sus historias, poniendo a la mujer como centro del todo y poniendo en otro nivel a los fríos vaqueros, al servicio de las féminas. También eran la competencia de revistas gringas como “El Lanero Solitario” donde se ha de apreciar ciertas connotaciones similares pero con la resistencia que nos genera el ser mexicano. No se incluyeron muchas revistas y se diría que solo las más básicas, ya que el estudio se extendería a un libro, por el gran alcance que se dio no solo en áreas urbanas de enorme impacto como lo es la Ciudad de México, sino también en las periferias y zonas rurales, donde también se comercializan, incluso hasta hoy en día llegan a encontrarse en bazares y de intercambio libre, aún persisten algunas en los puestos de periódicos como lo son revistas más actuales con un folklor unánime como son “Las Chambeadoras” entre otras, estas con un sentido del lenguaje más dinámico que otras, su tema central es el sexo débil, donde abarcan historias de amor natural y pervertido, se encuentran fenómenos como el acoso sexual, el sexo entre ricos y pobres, pero más temas de amor entre la clase baja,
  6. 6. donde se adquiere el color de ser “Albañil” y dar rienda suelta a los instintos de apareamiento. México ha sido, desde los primeros años de la década de los 40 en el siglo XX, un nicho importante para el desarrollo del que es considerado como el noveno arte. En aquellos tiempos, por supuesto, los cómics y las historietas nada tenían que ver con los héroes que ahora aparecen en las viñetas. En sus primeros años, los cómics en México se enfocaban en el retrato de la cultura popular y en la creación de personajes que se pudieran identificar con la población. Los cómics sirvieron, además, como impulso para el proceso de alfabetización de un país que, tras la guerra revolucionaria, encontraba a buena parte de su población con graves carencias en el desarrollo social y ajenos a lo que, en aquel tiempo, se consideraba cultural. Así pues, los cómics resultaron un vehículo eficaz, sencillo y barato para llevar el hábito de la lectura a un sector que hasta entonces se había mantenido marginado. Existen muchos otros títulos más pero para no exagerar y rondar entre lo subjetivamente inestable e incomprobable, por registros no se han incluido pero cabe hacer constar que existen mucho más temas como el amor patrio, revistas de interés especializado con un sentido político y nacionalista. Dando un poco de cabida no solo al arte visual sino al literario, podríamos interpretar a estas manifestaciones como un rico medio por el cual nos sentimos atraídos por no solo lo social que conjunta y homogeniza a las personas, sino por el hecho energético que conlleva a leer, se dice por el INEGI, que en promedio un mexicano de la actualidad lee entre 2 a dos libros y medio al año, si lo comparamos con el auge y consumo de este medio, nos lleva a una realidad donde leemos más, y que también es posible que este movimiento literario hoy sido reemplazado por los juegos móviles, entonces hace pensar en ¿qué estamos haciendo como mexicanos? También es posible plantearse ¿A dónde nos llevará nuestro intelecto o la falta de él, en esta época postmoderna? No cabe duda que las historietas nos han dado un objeto de simplicidad y practicidad que nos pone a imaginar lugares y aspectos nuevos, y que nos reta a decidir que renovar y que seguir fluyendo en nuestra cultura.
  7. 7. Conclusión En la actualidad aún persisten estas revistas y estos medios, pero la globalización ya ha perpetuado y extinguido casi por completo este medio, revistas y comics tanto gringas como japonesas han abrazado a las nuevas generaciones, es una lástima ya que era un incitador para que lectores habidos y nuevos lectores, se crearan una disciplina que tanto nos hace falta, porque lo único que nos sacara de la barbarie, son los libros, y radicalmente se ponen en escala de libros porque transmiten información a un nivel que nos hace comprender lo que nuestro cerebro contemple y le haga falta, vislumbrar que el movimiento literario no debe menguar, es un objetivo fantasioso como los mismos. La televisión ha venido supliendo esas necesidades de entretenimiento pero a nivel masivo, y que controlan no solo el mercado de consumo, sino también enalienan nuestras débiles mentes y se posesionan ideas de consumir inconscientemente. La visión del hombre moderno no es del todo negativa, también podemos entablar conexiones positivas como la producción de medios similares para llegar desde al lector más sequito, hasta los más recónditos, y generar una posición de resistencia para combatir las ideas contrarrevolucionarias de nuestro actual estancamiento socio-político-económico. Creo que es una excelente propuesta para adquirir más conocimiento y con un sentimiento de hermandad para tener en común algo más, ese algo que sea un para compartir y platicar después del vicio, o en el baño mientras se concentra para realizar lo naturalmente inevitable, la propuesta sigue en pie y es posible tomarla de la mano y retar su destino de las historietas mexicanas. Conscientemente propongo que si hemos de encontrar uno de tantos números, debajo de las camas, o empolvadas en el closet y la cochera en una caja avejentada por el tiempo, o en bazares del centro, o periferias de la ciudad o en puestito de la esquina, los reto a comprender, viajar e imaginarse la historia que conciban esas páginas y creer que aun formamos parte de algo más grande que nosotros mismos y entablar una comunicación casi extinta con los espíritus de sus escritores, y crear interconexiones simbólicas de “resistencia”.
  8. 8. “De lo que trata la historieta no es de entretener al mundo, sino de transformarlo” Antimarx. Referencias Zalpa Ramírez Genaro. (2005). El Mundo Imaginario de la Historieta Mexicana. México. Instituto de Cultura de Aguascalientes. Palomo Fuentes J. (1981) El Cuarto Reich, México. Nueva Imagen.

×