Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
El	museo	del	Prado	con	cuatro	de	sus	mejores	bodegones,	
procedentes	de	la	colección	real	y	tres	de	ellos	firmados	en	
161...
Clara	Peeters
Autorretrato
Clara	Peeters	nació	alrededor	de	1588-1590.	Once	de	sus	obras	están	fechadas	y	las	más	tempranas	son	de	
1607	y	1608.	Su	m...
Mesa	con	mantel,	salero,	taza	dorada,	pastel
jarra,	plato	de	porcelana	con	aceitunas
Museo	del	Prado.	1611
Este tipo de mantel se exportaba
desde Flandes al resto de Europa. Su
presencia aquí implica un hogar rico y
pulcro. Está ...
Apenas	contamos	
con	unas	pocas	referencias	
documentales-exclusivamente	
sobre	sus	obras,	no	sobre	su	vida		
y	con	
los	e...
Bodegón con
pescado, vela,
alcachofas,
cangrejos y gambas
1611
Esta	es	una	de	las	pinturas	más	delicadas	de	Clara	Peeters.	El	
contraste	entre	las	formas	y	los	contornos	curvos	y	angulo...
La	amplia	distribución	de	su	obra	en	Bélgica	y	Madrid	sugiere	que	aspiraba	a	obtener	beneficios	de	su
trabajo	como	profesi...
Bodegón	con	gavilán,
aves,	porcelana	
y	conchas
1611.
Los	objetos	que	vemos	en	esta	escena	habrían	sido	del	gusto	
de	cualquier	coleccionista	de	porcelana	y	conchas	exóticas,	y...
Por	otro	lado,	las	diferentes	calidades	de	su	pintura	sugieren	que	trabajaba	con	la	ayuda	de	un	taller.
Bodegón	con	
flores,	copa	de	
plata	dorada,
frutos	secos,	
dulces,	
panecillos,	vino	y	
jarra	de	peltre
1611.
Los	objetos	aparecen	colocados	sobre	la	mesa	en	un	orden	
aparentemente	aleatorio.	El	objetivo	de	la	artista	era	conseguir...
Como	otras	mujeres	pintoras,	Clara	Peteers incluyó	a	menudo	autorretratos	en	sus	cuadros,	como	signo	de	
autoafirmación.	E...
En	los	siglos	XVI	y	XVII	pocas	mujeres	pudieron	dedicarse	a	la	pintura	de	manera	profesional.	
La	mayoría	de	ellas	eran	hi...
Diversos	testimonios	permiten	suponer	que	la	artista	desarrolló	su	trabajo	en	Amberes,	aunque
pudo	realizar	algún	viaje	al...
No	sabemos	si	Clara	Peeters estuvo	casada.	Podría	haber	contraído	matrimonio	en	Amberes	en	1639.
En	seis	de	sus	obras	incl...
A	las	mujeres	pintoras	de	esa	época,	les		no	estaba	permitido	el	
dibujo	anatómico,	que	implicaba	el	estudio	a	partir	del	...
Pácticamente	todos	los	cuadros	de	Clara	Peeters	son	bodegones,	un	tipo	de	pintura	que	empieza	a	ponerse	de
moda	a	comienzo...
Estaba	especializada	en	
el	género	del	bodegón,	
en	particular	como	
autora	de	escenas	de	
desayuno	y	florales	en	
las	que...
Una	categoría	
específica	
dentro	de	los	
bodegones	son	
los	llamados	“	
bodegones	
dulces	o	de	
confitería”,	
donde
Encon...
Clara	Peeters fue	una	innovadora.	Este	es	el	primer	bodegón	con	pescado	que	se	conoce	y	quizás
el	primero	que	se	pintó.	An...
Clara	Peeters representó	pocos	animales	vivos.	Además	de	aves	de	presa,	en	alguna	de	sus	composiciones	incluyó	
Un	gato	ro...
La	producción	conocida	de	esta	artista	es	muy	escasa	y	se	haya	
desperdigada	en	múltiples	colecciones,	varias	de	ellas	pri...
En	2016	Clara	Peeters se	convirtió	en	la	primera	mujer	pintora	
protagonista	de	una	exposición	en	el	Prado,	organizada	con...
Clara Peeters [autoguardado]
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Clara Peeters [autoguardado]

85 visualizaciones

Publicado el

Presentación

Publicado en: Educación
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Clara Peeters [autoguardado]

  1. 1. El museo del Prado con cuatro de sus mejores bodegones, procedentes de la colección real y tres de ellos firmados en 1611. Con la intención de visibilizar el arte de esta pintora, se celebra una exposición que podrá visitarse hasta el día 2 de febrero de 2017.
  2. 2. Clara Peeters Autorretrato
  3. 3. Clara Peeters nació alrededor de 1588-1590. Once de sus obras están fechadas y las más tempranas son de 1607 y 1608. Su momento de mayor actividad fue 1611-1612, pero se desconoce si pintó después de 1621 Primer bodegón realizado por Peeters A la edad de 11 años. Era una pintora Precoz y de gran talento Son escasos los datos que conocemos de Clara Peeters, una de las pocas mujeres que se dedicaron a la pintura en los comienzos de la Edad Moderna.
  4. 4. Mesa con mantel, salero, taza dorada, pastel jarra, plato de porcelana con aceitunas Museo del Prado. 1611
  5. 5. Este tipo de mantel se exportaba desde Flandes al resto de Europa. Su presencia aquí implica un hogar rico y pulcro. Está meticulosamente pintado, como es característico en Clara Peeters. Los platos de peltre, la elaborada taza o salva con pie dorada, la copa roemer, el panecillo y el cuchillo repujado (probablemente un regalo de boda), así como el salero y el plato de porcelana, están presentes en otras pinturas de Peeters. El salero cilíndrico y la copa roemer son tan parecidos en su forma y tamaño a los que vemos en otros cuadros, que debieron de ser pintados con la ayuda de calcos o de una misma plantilla.
  6. 6. Apenas contamos con unas pocas referencias documentales-exclusivamente sobre sus obras, no sobre su vida y con los extraordinarios bodegones que pintó, unos cuarenta obras aproximadamente.
  7. 7. Bodegón con pescado, vela, alcachofas, cangrejos y gambas 1611
  8. 8. Esta es una de las pinturas más delicadas de Clara Peeters. El contraste entre las formas y los contornos curvos y angulosos del colador y la alcachofa, o la decoración de la superficie de la jarra de cerámica, las escamas de los peces y los agujeros del colador, es característico de su arte.
  9. 9. La amplia distribución de su obra en Bélgica y Madrid sugiere que aspiraba a obtener beneficios de su trabajo como profesional de la pintura y que exportaba sus obras a través de marchantes.
  10. 10. Bodegón con gavilán, aves, porcelana y conchas 1611.
  11. 11. Los objetos que vemos en esta escena habrían sido del gusto de cualquier coleccionista de porcelana y conchas exóticas, y también de un amante de la caza. El gavilán era un pájaro utilizado en la cetrería, un deporte que la realeza y la aristocracia practicaron durante siglos y que en el XVII seguía siendo una afición que disfrutaban las élites en gran parte de Europa Este es uno de los primeros bodegones que existen dedicados a la caza. Su calidad es equiparable a la ambición del asunto abordado, pues se trata de una de las mejores obras de Peeters.
  12. 12. Por otro lado, las diferentes calidades de su pintura sugieren que trabajaba con la ayuda de un taller.
  13. 13. Bodegón con flores, copa de plata dorada, frutos secos, dulces, panecillos, vino y jarra de peltre 1611.
  14. 14. Los objetos aparecen colocados sobre la mesa en un orden aparentemente aleatorio. El objetivo de la artista era conseguir que la escena pareciese lo más real posible. Simultáneamente, la pintora ha trabajado para proporcionar una vista clara y frontal de todos los objetos
  15. 15. Como otras mujeres pintoras, Clara Peteers incluyó a menudo autorretratos en sus cuadros, como signo de autoafirmación. En ocho de ellos vemos su imagen reflejada en la superficie de jarras y copas. En los que suele aparecer con el pelo suelto y su herramientas de trabajo: pinceles y paleta.
  16. 16. En los siglos XVI y XVII pocas mujeres pudieron dedicarse a la pintura de manera profesional. La mayoría de ellas eran hijas de pintores, bajo cuya órbita se formarían. Desconocemos si es el caso de Peeters.
  17. 17. Diversos testimonios permiten suponer que la artista desarrolló su trabajo en Amberes, aunque pudo realizar algún viaje al Norte, a Holanda. Aunque no aparece inscrita en el gremio de pintores de La ciudad, es citada en un documento como pintora de Amberes y seis cuadros tienen marcas que indican que las tablas fueron preparadas en esa ciudad
  18. 18. No sabemos si Clara Peeters estuvo casada. Podría haber contraído matrimonio en Amberes en 1639. En seis de sus obras incluye el mismo cuchillo, un regalo de esponsales, que quizás fuese suyo. Colocados siempre en un lugar destacado, en ellos coloca su firma. Varios presentan también una marca que indican que fueron fabricados en Amberes.
  19. 19. A las mujeres pintoras de esa época, les no estaba permitido el dibujo anatómico, que implicaba el estudio a partir del natural de cuerpos masculinos desnudos. Esto reducía sus oportunidades de aprendizaje y por eso muchas pintoras se especializaron en el bodegón. Aunque tenemos excepciones, como las pintoras que aparecen a continuación. Sofonisba Anguisola Artemisa Gentilleschi Caterina van Hemeseen
  20. 20. Pácticamente todos los cuadros de Clara Peeters son bodegones, un tipo de pintura que empieza a ponerse de moda a comienzos del siglo XVI y que rápidamente alcanzará un gran éxito, especialmente en los Países Bajos Bodegón con pato real, liebre, ardilla y cesto con uvas
  21. 21. Estaba especializada en el género del bodegón, en particular como autora de escenas de desayuno y florales en las que objetos preciosos de metal o cerámica se acumulan aparentemente desordenados junto a flores, frutos y piezas de pesca o caza creando un conjunto multicolor
  22. 22. Una categoría específica dentro de los bodegones son los llamados “ bodegones dulces o de confitería”, donde Encontramos almendras, higos, pasas, frutas escarchadas, barquillos, panecillos, galletas y dulces de mazapán.
  23. 23. Clara Peeters fue una innovadora. Este es el primer bodegón con pescado que se conoce y quizás el primero que se pintó. Anteriormente ya se habían representado pescados en escenas de cocina y de mercado, pero no de manera aislada como protagonistas, casi exclusivos, de una composición. La artista hizo al menos nueve cuadros con pescados.
  24. 24. Clara Peeters representó pocos animales vivos. Además de aves de presa, en alguna de sus composiciones incluyó Un gato robando pescado o un mono, que ejemplifica el gusto por las mascotas exóticas que existía en la corte flamenca, y también en el resto de Europa.
  25. 25. La producción conocida de esta artista es muy escasa y se haya desperdigada en múltiples colecciones, varias de ellas privadas. Alejandro Vergara, comisario de la Iª exposición que dedica a la obra de una pintora el Museo del Prado
  26. 26. En 2016 Clara Peeters se convirtió en la primera mujer pintora protagonista de una exposición en el Prado, organizada con la colaboración del Museo Real de Bellas Artes de Amberes.

×