Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Evaluación de vulnerabilidad

590 visualizaciones

Publicado el

Documento para evaluar la vulnerabilidad al cambio climatico

Publicado en: Medio ambiente
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Evaluación de vulnerabilidad

  1. 1. Estudio realizado en el marco del Proyecto de la Quinta Comunicación Nacional ante la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC), coordinado por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) con recursos del Global Environment Facility (GEF), a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). México, 2012. Guía  Metodológica  para  la  Evaluación  de  la  Vulnerabilidad   ante  Cambio  Climático   Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Responsable: Víctor Magaña INSTITUTO NACIONAL DE ECOLOGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO
  2. 2. Informe 3 Guía Metodológica para la Evaluación de la Vulnerabilidad ante Cambio Climático elaborado por Víctor Magaña (consultor) para Instituto Nacional de Ecología y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo México DF Abril 2013
  3. 3. 2 Índice Acrónimos 3 Glosario 4 Resumen 6 Summary 7 i. Consideraciones sobre el uso de la Guía 9 a)¿Para qué una Guía de la Vulnerabilidad ante Cambio Climático? 9 b)¿A quién va dirigida la Guía de Vulnerabilidad? 9 c)¿Qué necesito para hacer un análisis de vulnerabilidad? 10 d)¿Qué hago con el diagnóstico de vulnerabilidad? 10 e) En resumen… 11 1. Elementos para el análisis de la vulnerabilidad al cambio climático 12 1.1 El significado de riesgo ante cambio climático 12 1.2 El riesgo y los desastres 14 1.3 Escenarios de impacto por Cambio Climático 16 1.4 Aproximaciones a la estimación de la vulnerabilidad 18 1.5Elementos para evaluar la vulnerabilidad 21 1.6Historia y tendencias de la vulnerabilidad 23 2.Una Guía o propuesta metodológica para evaluación de la vulnerabilidad ante cambio climático 25 2.1 Indicadores de vulnerabilidad 25 2.2 ¿Cómo elegir indicadores de vulnerabilidad? 26 2.3 Hacia la determinación de la vulnerabilidad y el riesgo 34 2.4Modelo de riesgo ante cambio climático 39 2.5 La determinación del riesgo ante cambio climático 41 3. Ejemplos 42 4. Comentarios finales y recomendaciones 56 5. Pasos a seguir para la gestión integral de riesgos y/o la adaptación al cambio climático 57 6. Referencias 58
  4. 4. 3 Acrónimos CCVI Índice de Vulnerabilidad al Cambio Climático CENAPRED Centro Nacional para la Prevención de Desastres CEPAL Comisión Económica para América Latina y el Caribe CONAPO Consejo Nacional de Población EIRD Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres FOPREDEN Fondo para la Prevención de Desastres Naturales GEI Gases de Efecto Invernadero IMCO Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. INECC Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático IVC Índice de Vulnerabilidad Climática IPCC Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático MoMet Modernización del Servicio Meteorológico Nacional OMM Organización Meteorológica Mundial ONU Organización de Naciones Unidas PACMUN Plan de Acción Climática Municipal PROCAMPO Programa de Apoyos Directos al Campo PEACC Programa Estatal de Cambio Climático PIB Producto Interno Bruto PNUD Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUMA Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente REA Real Academia Española RHA Regiones Hidrológico Administrativas SEDESOL Secretaria de Desarrollo Social SIACON Sistema de Información Agroalimentaria de Consulta SIAP Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera SAGARPA Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación
  5. 5. 4 Glosario Adaptación: Medidas y ajustes en sistemas humanos o naturales, como respuesta a estímulos climáticos, proyectados o reales, o sus efectos, que pueden moderar el daño, o aprovechar sus aspectos beneficiosos (LGCC, 2012). Amenaza: Es la manifestación del peligro. Anomalía climática: La diferencia en más (+) o en menos (-) que se observa en un lugar, respecto a su normal climática. Si es más, se denomina anomalía positiva, se es menos, anomalía negativa. Cambio Climático: Variación del clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera global y se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos comparables (LGCC, 2012) Clima: Se suele definir en sentido restringido como el estado promedio del tiempo y, más rigurosamente, como una descripción estadística del tiempo atmosférico en términos de los valores medios y de la variabilidad de las magnitudes correspondientes durante períodos que pueden abarcar desde meses hasta millares o millones de años (IPCC, 2007). Desastres: Un desastre es un hecho natural o provocado por el ser humano que afecta negativamente a la vida, al sustento o a la industria y desemboca con frecuencia en cambios permanentes en las sociedades humanas, en los ecosistemas y en el medio ambiente (CENAPRED). Escenarios: Descripción hipotética de lo que podría ocurrir con las variables que determinan las emisiones, absorciones o capturas de gases y compuestos de efecto invernadero (LGCC, 2012). Escenario Base o Línea Base, Referencia: Es cualquier conjunto de datos contra los que el cambio se mide. Puede ser la línea base actual, en la que se representan las condiciones observables actuales (IPCC, 2007). Fenómenos meteorológicos extremos: Fenómeno meteorológico raro en términos de su distribución estadística de referencia para un lugar determinado. Aunque las definiciones de ‘raro’ son diversas, la rareza de un fenómeno meteorológico extremo sería normalmente igual o superior a la de los percentiles 10 o 90. Por definición, las características de un estado del tiempo extremo pueden variar en función del lugar (IPCC, 2007). Gases de efecto invernadero : Aquellos componentes gaseosos de la atmósfera, tanto naturales como antropógenos, que absorben y emiten radiación infrarroja (LGCC, 2012). Incertidumbre: Expresión del grado de desconocimiento de determinado valor (por ejemplo, el estado futuro del sistema climático). Puede deberse a una falta de información o a un desacuerdo con respecto a lo que es conocido o incluso cognoscible. Puede reflejar diversos tipos de situaciones, desde la existencia de errores cuantificables en los datos hasta una definición ambigua de un concepto o término, o una proyección incierta de la conducta humana (IPCC, 2007). Indicadores: Magnitud utilizada para medir o comparar los resultados efectivamente obtenidos, en la ejecución de un proyecto, programa o actividad. Índice: Coeficiente que expresa la relación entre la cantidad y la frecuencia de un fenómeno o un grupo de fenómenos. Impactos climáticos: Consecuencias de la variabilidad climática y cambio climático en los sistemas naturales o humanos.
  6. 6. 5 Gestión de riesgo: Es un enfoque estructurado para manejar la incertidumbre relativa a una amenaza, a través de una secuencia de actividades humanas que incluyen evaluación de riesgo, estrategias de desarrollo para manejarlo y mitigación del riesgo utilizando recursos gerenciales. Peligro: Es una condición de tiempo o clima; generalmente, se representa por la probabilidad de que ocurra un fenómeno meteorológico particular. Riesgo: Es la combinación del peligro y la vulnerabilidad. Probabilidad de que se produzca un daño en las personas, en uno o varios ecosistemas, originado por un fenómeno natural o antropógeno (LGCC, 2012). Variabilidad climática: La variabilidad del clima se refiere a las variaciones en el estado medio y otros datos estadísticos (como las desviaciones típicas, la ocurrencia de fenómenos extremos, etc.) del clima en todas las escalas temporales y espaciales, más allá de fenómenos meteorológicos determinados. La variabilidad se puede deber a procesos internos naturales dentro del sistema climático (variabilidad interna), o a variaciones en los forzamientos externos antropogénicos (variabilidad externa) (IPCC, 2007). Vulnerabilidad: Es el grado al cual un sistema es susceptible e incapaz de hacer frente a los efectos adversos del cambio climático, incluyendo la variabilidad climática y los extremos (IPCC, 2007). Un sistema es vulnerable en la medida en que esté expuesto a un peligro.
  7. 7. 6 Resumen El cambio climático puede ser considerado un problema de gestión de riesgo, donde los cambios en la temperatura y precipitación resultan del incremento en la concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI), mientras que la vulnerabilidad surge del modelo de desarrollo y aprovechamiento de los recursos naturales. Para reducir la magnitud del peligro se ha propuesto la reducción de emisiones de GEI en lo que se conoce como mitigación. Para reducir la vulnerabilidad se propone diseñar e implementar estrategias de adaptación al cambio climático. Por ello, hablar de adaptación requiere entender y evaluar la vulnerabilidad a anomalías climáticas. La vulnerabilidad hace referencia al contexto físico, social, económico y ambiental de una región, sector o grupo social susceptible de ser afectado por un fenómeno meteorológico o climático, y que resulta clave para entender el origen de los desastres. La dinámica de la vulnerabilidad, como elemento multifactorial, debe ser documentada en su pasado reciente y proyectada al futuro para poder hablar de potenciales impactos del cambio climático. Es por ello, que ha sido necesario pasar de la descripción cualitativa a una cuantitativa para priorizar en donde es más necesaria la adaptación. Dado que no existe forma única de calcular la vulnerabilidad ante cambio climático se hace necesario contar con elementos mínimos para evaluarla. Muchos esfuerzos en el mundo van en esta dirección (IPCC, 2012). La presente Guía contiene recomendaciones que permiten al usuario evaluar la vulnerabilidad ante cambio climático. La metodología propuesta sirve de apoyo para estimar el riesgo y generar escenarios de impactos por cambio climático. La capacidad de analizar las causas de los desastres reconociendo los factores que resultan en vulnerabilidad lleva a identificar también acciones de adaptación cuyos efectos pueden ser proyectados y monitoreados en caso de implementarse. De esta forma la adaptación parte del reconocimiento de que el análisis de los impactos debe seguir una aproximación “de abajo hacia arriba”. La Guía puede servir de apoyo en la elaboración de los Planes Estatales y/o Municipales de Acción Climática, enfocándose en el diagnóstico de la vulnerabilidad. Aunque no constituye una receta de cómo generar escenarios de impactos, constituye un elemento orientador que estimula la creatividad para proponer esquemas de gestión de
  8. 8. 7 riesgo ante cambio climático. Para ello, se construyen algunos ejemplos de diagnóstico de vulnerabilidad sin que esto signifique que el problema del sector o la región en la materia, quede resuelto. No es una Guía para la Adaptación a Cambio Climático, ya que la construcción de propuestas en este sentido requiere de un trabajo con actores clave y procedimientos de trabajo de planeación participativa. Con el cambio climático, el peligro meteorológico está aumentando y dado el incremento en la vulnerabilidad, la condición de riesgo alcanza niveles críticos con mayor frecuencia. Establecer cuánto es mucho o poco riesgo requiere cuantificar los peligros y la vulnerabilidad. A través de la construcción de escenarios de riesgo cuantitativos, los tomadores de decisiones podrán priorizar las acciones de adaptación necesarias para prepararse a un clima diferente al actual. La propuesta metodológica para evaluar la vulnerabilidad sigue una secuencia lógica de 3 etapas: Diagnóstico, Modelo Conceptual y Validación. El modelo de vulnerabilidad que se construya permite, en combinación con escenarios de peligro, estimar los cambios en el riesgo y con ello abre la oportunidad de gestionarlo desde una perspectiva regional o local. En el proceso, la participación de expertos y actores clave de la región o el sector es recomendable, así como el trabajo con la sociedad de forma que la percepción de ambos se enriquezca con el conocimiento de cada uno. Summary Climate change may be considered as a risk management problem. The hazards correspond to temperature and precipitation changes that result from the increase of greenhouse gas concentrations, while vulnerability is related to the development model and the use of natural resources. Mitigation has been proposed as a mean to reduce the magnitude of the hazard. On the other hand, adaptation is aimed at reducing vulnerability. Therefore, adaptation actions require understanding and assessing of vulnerability to climate anomalies. Vulnerability refers to the physical, social, economic and environmental context of a region, sector or social group that may be affected by weather or climate. Vulnerability is key in understanding the origin of the so-called natural disasters. The dynamics of
  9. 9. 8 vulnerability should be described for recent years in order to project it for the coming decades. It is only with vulnerability projections that the future impacts of climate change may be estimated. For this purpose, it is necessary to move from qualitative to a quantitative description of vulnerability, in order to more specifically determine and prioritize adaptation (costs, term, requirements, etc.). There is not a unique way to calculate vulnerability to climate change so; it is necessary to consider a minimum of requirements to evaluate it. Most efforts on these subjects around the world point in this direction (IPCC, 2012). This Guide contains recommendations to assess vulnerability to climate change as a key step to estimate risk and generate climate change impacts scenarios. The success in analyzing the causes of climate related disasters in relation to vulnerability may serve to identify and propose adaptation actions, whose effects can be projected and monitored if developed. A "bottom up" approximation in the determinations of climate change risk may be more appropriate to define corrective adaptation actions. The Guide may help in the vulnerability diagnosis required in the development of Climate Action Plan sat the state and municipal level. It is not a recipe to generate impact scenarios, serves to guide in the climate change risk management process based on the creativity of experts in various fields. Some examples on the use of the Guide were constructed to illustrate vulnerability diagnoses. However, specific sector or region problems may be somehow different. This is not a Climate Change Adaptation Guide either, since this requires stakeholder involvement in a participatory planning process. Climate change will modify meteorological threats and vulnerability will change too making risk critical condition be met more frequently. The quantification of hazards and vulnerability is necessary for decision makers to prioritize adaptation actions. The proposed methodology for assessing vulnerability follows a sequence of 3 stages: 1) Diagnosis, 2) Conceptual Model and 3) Validation. Vulnerability models may then be used with hazard scenarios in order to estimate changes in the risk, opening the possibility to manage it from a regional or local perspective. In the vulnerability assessment process, experts and stakeholders participation from a region or sector is recommended, as well as the society perception.
  10. 10. 9 i. Consideraciones sobre el uso de la Guía a) ¿Para qué una Guía sobre Vulnerabilidad ante Cambio Climático? Una Guía tiene como finalidad orientar en el camino para alcanzar un objetivo. En ese sentido, el presente trabajo se compone de recomendaciones que permitirán al usuario definir una forma de caracterizar la vulnerabilidad ante cambio climático. No se trata de una receta que determine exactamente las acciones para establecer la componente vulnerabilidad en forma cuantitativa, sino de orientaciones que apoyen su creatividad. Así, la Guía permite al usuario hacer uso del conocimiento en el tema de su especialidad para construir una función de vulnerabilidad que lo llevará a estimar el riesgo ante cambio climático considerando siempre, que no existe una metodología universalmente aceptada para tal fin. La Guía intenta también orientar el interés de instituciones de gobierno y de la sociedad en general por desarrollar acciones frente al cambio climático, principalmente cuando se trata de reducir la vulnerabilidad ante fenómenos meteorológicos y climáticos. Lo anterior parte de que cuando se preguntan ¿qué pasará si la temperatura sube o si llueve menos? Las respuestas toman por lo general un enfoque naturalista, en donde el peligro de cambios en el clima genera el impacto, y los desastres se explican sólo por los cambios en el clima, sin reconocer el papel que tiene el incremento en la vulnerabilidad debido a la actividad humana. b) ¿A quién está dirigida la Guía de Vulnerabilidad? El presente documento está dirigido a especialistas en los campos de las Ciencias Sociales o las Ciencias Naturales que hayan trabajado con aspectos del riesgo, y que tengan interés en el cambio climático. El documento da por hecho que poseen conocimientos básicos sobre el clima, pero primordialmente sobre vulnerabilidad y riesgo. Aquéllos
  11. 11. 10 interesados en abordar el tema, pueden iniciar con lecturas básicas como las de La Red (Blaikie et al., 1996), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, 2007) o el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés, 2012). La forma más adecuada de abordar el trabajo de determinar la vulnerabilidad es a través de un equipo multidisciplinario, lo cual requerirá de al menos un especialista en el objeto de estudio. Los Programas Estatales de Acción ante el Cambio Climático (PEACC) en México cuentan con dichos equipos multidisciplinarios y con especialistas en cada tema que pueden aprovechar el presente documento para realizar una estimación de la vulnerabilidad. c)¿Qué necesito para hacer un análisis de vulnerabilidad? El primer paso está en reconocer la importancia de la vulnerabilidad como elemento clave para estimar los potenciales impactos del cambio climático, y la necesidad de cuantificarla a través de datos, es decir, es conveniente pasar del “somos muy vulnerables” al, “somos vulnerables en X medida”, de manera que se eliminen generalidades o ambigüedades sobre quién o qué es más vulnerable. En seguida es necesario contar con conocimiento del objeto de estudio y su dinámica, de forma que se pueda construir un modelo conceptual sobre su relación con el clima, a lo largo de la historia. Así, se construye un diagnóstico sobre las causas de la vulnerabilidad y los factores que permitan caracterizarla para construir proyecciones del futuro cercano. La capacidad de crear en forma lógica un modelo de vulnerabilidad a través de indicadores es la parte más importante del proceso. Poner a prueba el modelo de vulnerabilidad, requerirá estimar el riesgo reciente y comparar con la historia de impactos cuando se presentan amenazas climáticas por encima de un valor crítico.
  12. 12. 11 d)¿Qué hago con el diagnóstico de vulnerabilidad? La claridad en la identificación de la dinámica de los factores de riesgo, y en particular los que generan vulnerabilidad, permitirá encontrar los elementos que pueden cambiarse mediante la adaptación. El proceso de diagnóstico e identificación de sectores, regiones o grupos sociales en condición de vulnerabilidad y riesgo ante cambio climático ofrece una perspectiva de cómo prevenir impactos negativos mediante la adaptación. La prevención se convierte así, en política de trabajo en diversos sectores y regiones, tratando de priorizarla por encima de la respuesta y recuperación del desastre. Una buena gestión de riesgo preventiva se traducirá en seguridad de las personas y en mejores condiciones para el desarrollo. e) En resumen… La Guía tiene como finalidad orientar en la construcción de diagnósticos y proyecciones de vulnerabilidad frente a la variabilidad y el cambio climático. Permite también desarrollar modelos de riesgo a partir de la identificación de los principales factores que lo generan. La Guía es, por tanto, un elemento de apoyo para el desarrollo de escenarios de impactos por cambio climático, y sirve para proponer esquemas de trabajo que lleven a acciones de adaptación, por ejemplo, dentro de los PEACC o de los Planes Municipales de Acción Climática (PACMUN). Es importante remarcar que la Guía se enfoca en el problema de la vulnerabilidad, y sólo trata en forma somera el problema completo de la gestión de riesgo ante cambio climático, mediante algunos ejemplos. No es una Guía para la Adaptación a Cambio Climático, ya que la construcción de propuestas en este sentido requiere de un trabajo con actores clave y procedimientos de trabajo de planeación participativa, temas que no son considerados en este documento. Por ello, se recomienda recurrir a otras fuentes cuando se trate de temas que no están contemplados en este documento.
  13. 13. 12 1. Elementos para el análisis de la vulnerabilidad al cambio climático 1.1 El significado de riesgo ante cambio climático a) El peligro y la amenaza climática En el presente trabajo, el peligro es una condición de tiempo o clima que, cuando se manifiesta en amenaza, puede inducir efectos negativos en un sistema vulnerable. Generalmente, el peligro se estima con información meteorológica o climática histórica, y se representa por la probabilidad de que ocurra un fenómeno meteorológico particular (eg. ciclón tropical, sequía, etc.). Así, un sistema estará en riesgo ante un peligro, y cuando éste se convierte en amenaza (Fig.1), el riesgo se puede materializar en impactos. Los valores de la amenaza y del peligro varían de una región a otra y dependen del fenómeno meteorológico considerado. Fig. 1 Ejemplo de caracterización del peligro y la amenaza Establecer el significado de peligro climático requiere analizar la condición meteorológica que lleva a un desastre. Por ello, no basta con hablar de cuánto subirá la temperatura o cambiarán las lluvias, sino que es necesario considerar cuánto es mucho o poco cambio en el clima para un sistema determinado.
  14. 14. 13 b) La vulnerabilidad La vulnerabilidad da una idea de la sensibilidad de las personas, de los sistemas económicos y de los ecosistemas, de ser potencialmente afectados. El concepto de vulnerabilidad, tal como lo describe la Real Academia de la Lengua Española (RAE, 2012),se refiere a la cualidad de vulnerable, es decir a la posibilidad de ser herido o recibir alguna lesión física o moral. Por otra parte, la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (ONU/EIRD, 2004), indica que vulnerabilidad es una “condición determinada por factores o procesos físicos, sociales, económicos y ambientales, que aumentan la susceptibilidad de una comunidad al impacto por amenazas”. Para el IPCC (2007;2012) “la vulnerabilidad es el grado al cual un sistema es susceptible e incapaz de hacer frente a los efectos adversos del cambio climático, incluyendo la variabilidad climática y los extremos”. La vulnerabilidad debe analizarse como una condición sistémica, multifactorial, multisectorial, multitemporal y multiescalar, y al igual que el peligro, la vulnerabilidad es dinámica. La exposición es un factor que genera vulnerabilidad, de tal forma que si no hay exposición a un fenómeno específico no existe riesgo. En el presente documento se trabaja con el concepto de riesgo, como la combinación del peligro y la vulnerabilidad (Fig.2), y en este sentido, un sistema es vulnerable en la medida en que esté expuesto a un peligro. Fig. 2 Diagrama de la estructura del riesgo bajo cambio climático. (Adaptado de CEPAL, 2000) PELIGRO( ( Probabilidad(de( que(ocurra(un( evento(en( espacio(y(:empo( con(suficiente( intensidad(como( para(producir( daños( VULNERABILIDAD( ( Grado(al(cual(un( sistema(es( suscep:ble(e(incapaz( de(hacer(frente(a(los( efectos(adversos(del( cambio(climá:co,( incluyendo(la( variabilidad(climá:ca( y(los(extremos( RIESGO( ( Probabilidad(de(que( confluyan(condiciones( económicas,(sociales(o( ambientales(perniciosas( por(un(período( determinado(y(bajo(una( amenaza(específica(a(la( que(las(personas(y(sus( bienes(están(expuestos.( Variabilidad( y(cambio( climá.co(( Ges.ón(de( riesgo(y( adaptación( al(cambio( climá.co(
  15. 15. 14 Es común el uso de indicadores relacionados con factores físicos, sociales y económicos para caracterizar la vulnerabilidad. Por ejemplo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), determinó que la relación entre densidad de población (factor social) y del Producto Interno Bruto (PIB) (factor económico) puede proporcionar información para la caracterización de la vulnerabilidad de las personas ante condiciones climáticas extremas. Los indicadores, convertidos en índices pueden llevar a una cuantificación de la vulnerabilidad y de su dinámica. 1.2 El riesgo y los desastres Los desastres pueden considerarse una “materialización del riesgo”, lo que significa que en ocasiones, éste alcanza niveles por encima de un valor crítico. Explicar un desastre requiere documentar tanto las características de los peligros como las de la vulnerabilidad, no sólo considerando el enfoque naturalista que explica el desastre únicamente como la expresión de las fuerzas de la naturaleza. Dicho enfoque se usó(y algunos aún lo usan), para generarlos primeros escenarios de impacto bajo cambio climático, construyendo una imagen del futuro esencialmente a partir de los peligros, sin tomar en cuenta la dinámica de la vulnerabilidad. Poco a poco se reconoce que la vulnerabilidad es el elemento clave para poder hablar de impactos, ya que los sistemas y su funcionamiento depende de muchas más cosas que sólo el clima (eg. Parmesan, 2006). Establecer cuánto es mucho o poco riesgo requiere cuantificarlos peligros y la vulnerabilidad. Mediante datos históricos se ha evaluado la probabilidad de ocurrencia de fenómenos atmosféricos considerados peligro, pero no existe un equivalente para la vulnerabilidad. Los impactos negativos no se deben sólo al cambio climático, pues pueden relacionarse con el modelo de desarrollo seguido hasta ahora que genera vulnerabilidad. Si se desea reducir la probabilidad de impactos negativos por cambio climático, es necesario reducir su magnitud, pero también la vulnerabilidad. En décadas recientes, los desastres provocados por fenómenos naturales han aumentado a nivel mundial como resultado principalmente del incremento en la vulnerabilidad (IPCC, 2012), y sólo en parte por
  16. 16. 15 cambios en las características del peligro mismo. Mayor exposición de la población a fenómenos meteorológicos intensos, resulta en mayor número de desastres. Las acciones humanas pueden reducir vulnerabilidad aun cuando la exposición crece. Después del sismo del 19 de septiembre de 1985 en la ciudad de México, la sociedad y autoridades tomaron medidas para ser menos vulnerable a los sismos, implementando normas de construcción, una cultura de Protección Civil y políticas públicas encaminadas a la prevención del desastre (Fig.3). En el caso de los ciclones tropicales, la pérdida de vidas ha disminuido desde el año 2000, gracias a la puesta en marcha de un Sistema de Alerta Temprana. Sin embargo, en algunas regiones, los cambios en el uso de suelo han hecho que la hidrología superficial del país cambie y con ello, regiones como Veracruz o Tabasco están ante un mayor riesgo frente a lluvias intensas (INE-SEMARNAT, 2012). Similarmente, la gestión del agua en México hace que las sequías, principalmente en el norte del país, adquieran dimensiones de desastre. La política de México trata, sin embargo, de encaminarse a la prevención con el Fondo para la Prevención de Desastres Naturales (FOPREDEN). Fig.3 Costos de los desastres asociados a eventos hidrometeorológicos en México (INE- SEMARNAT, 2012).
  17. 17. 16 1.3 Escenarios de impacto por Cambio Climático. Con frecuencia se habla que la prevención es el desastre que no se ve o que no ocurre. La gestión de riesgo tiene como fin identificar y corregir las causas que lo generan. Con el cambio climático, el peligro meteorológico está aumentando y dado el incremento en la vulnerabilidad, la condición de riesgo está alcanzando niveles críticos con mayor frecuencia. La comunidad internacional propone dos estrategias para reducir la posibilidad de daños por cambio climático: mitigación y adaptación. La cuantificación del peligro de cambio climático permite proponer metas de la mitigación de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que eviten que el incremento en la temperatura promedio del planeta supere los 2°C, lo que requiere que la concentración de GEI no sea mayor que 475 ppm (IPCC, 2007). El segundo aspecto de la reducción de riesgo relacionado con la reducción de vulnerabilidad, corresponde a la adaptación. Sin embargo, no ha sido fácil establecer las características de la vulnerabilidad y más complicado aún, establecer metas de reducción de ésta, pues gran parte de los estudios desarrollados hasta ahora son de tipo cualitativo. Con escenarios de riesgo cuantitativos, los tomadores de decisiones pueden definir la magnitud de las acciones necesarias para prepararse a un clima diferente al actual. Son diversas las formas en que se ha tratado de advertir sobre los riesgos que implica el cambio climático. La más común es a través de escenarios de impactos, construidos sin considerar que la vulnerabilidad futura no será igual que la presente. Dicha aproximación se denomina como de “arriba hacia abajo”, sustentada en la versión regionalizada de los escenarios de cambio climático globales (Fig.4). Aunque los modelos del clima tienen habilidad para simular aproximadamente las tendencias de la temperatura a nivel global e incluso subcontinental (IPCC, 2007), las simulaciones a nivel regional distan mucho de ser pronósticos (Pielke Sr. et al.,2011). Las tendencias recientes del clima en México indican un patrón espacial de calentamiento en la mayor parte del territorio, similar al encontrado en algunos escenarios regionales de cambio climático (Magaña et al., 2012), pero hay forzantes regionales del clima que requieren consideración especial, para poder hablar de proyecciones o pronósticos a escalas de décadas (Pielke Sr.et al., 2011). Por
  18. 18. 17 ejemplo, para proyectar el clima futuro a nivel regional es necesario incluir el cambio en el uso de suelo, porque puede alterar el clima local e incluso regionalmente (McPherson,2007). Un escenario del clima futuro más apropiado para usar la aproximación de arriba hacia abajo, deberá considerar la suma de la tendencia que resulta del forzante radiativo, de los forzantes regionales y los procesos de variabilidad natural del clima de muy baja frecuencia. El sólo considerar los escenarios presentados por el IPCC (2007) podría llevar a que la proyección a escala regional apuntara en dirección contraria a la tendencia del clima y a una posible propuesta inapropiada de cómo adaptarse. Fig. 4 Aproximación de “arriba hacia abajo” para la formulación de escenarios de impactos bajo cambio climático (Adaptado del IPCC, 2012). Existe otra forma de construir escenarios de impacto del cambio climático que puede ser más adecuada. Cuando la condición de riesgo y los potenciales impactos se estiman a partir de las condiciones de vulnerabilidad, sus antecedentes y su proyección a futuro, se establece un esquema de aproximación de “abajo hacia arriba” para la construcción de escenarios, que constituye una base más apropiada para proponer medidas de adaptación. Evaluar  cambios  climáticos  relevantes   de  modelos  climáticos,  downscaling. Definir  el  problema  y  el  objeto  de   estudio. Evaluar  impactos  relevantes  basados   en  cambios  climáticos  proyectados. Diseñar  y  evaluar  opciones  de   adaptación  para  impactos  relevantes. Evaluar  salidas Comenzar  con  la   pregunta:  ¿Qué  pasa   con  los  diferentes   escenarios  x,  y,  z? Utilizar  modelos   de  cambio   climático  ,   escenarios,   impactos,   evaluaciones,   reportes,  etc.  
  19. 19. 18 Por ello, la estimación de los impactos por cambio climático y una adecuada propuesta de adaptación deben sustentarse en el entendimiento de la vulnerabilidad. Su proyección a dos o tres décadas, con las incertidumbres inherentes a cualquier escenario futuro, constituye la base sobre la cual se estima cómo un clima diferente al actual podría afectarnos, siguiendo lo que se conoce como un “esquema de abajo hacia arriba” (Fig. 5).Mientras que los escenarios climáticos que siguen la metodología del IPCC sólo proveen información sobre las probabilidades de cambio en la ocurrencia de las condiciones de peligro por efecto del incremento en el forzante radiativo, la vulnerabilidad futura se relaciona con lo que se haga o deje de hacer para reducir los impactos del cambio climático. Bajo la óptica de “abajo hacia arriba”, la construcción de escenarios de cambio climático a escalas regionales o locales cede el espacio a los diagnósticos y proyecciones de la vulnerabilidad en un marco de gestión de riesgo. Fig.5 Aproximación de “abajo hacia arriba” para la formulación de escenarios de impactos bajo cambio climático (Adaptado del IPCC, 2012). 1.4 Aproximaciones a la estimación de la vulnerabilidad Iden%ficar*sensibilidad,*umbrales*y*medidas* de*adaptación.* Iden%ficar*el*contexto,*peligros*y* vulnerabilidad* Evaluar*la*adaptación*y*las*acciones*contra* los*escenarios*del*cambio*climá%co* Evaluar*las*opciones*de*adaptación* Evaluar*salidas* Comenzar*con*la* pregunta*¿Dónde*se* localizan*las* sensibilidades,* umbrales*y*prioridades** considerando*la* variación*climá%ca?* U%lizar* proyecciones**de* cambio**climá%co** e*información* relevante**
  20. 20. 19 Con frecuencia, las condiciones de vulnerabilidad se estiman con base a la experiencia de quien las califica, casi siempre de forma subjetiva, ya que no existen criterios establecidos para su cuantificación. Los trabajos de agencias encargadas de la protección civil (eg. CENAPRED) o del desarrollo social (eg. SEDESOL) han llevado a considerar diversas formas de expresar la vulnerabilidad, pero no siempre han logrado conjuntar los elementos físicos, económicos y sociales en forma dinámica, como para hacer una proyección cuantitativa a 20 o 30 años, necesaria para estimar el riesgo ante cambio climático. Cuantificar la vulnerabilidad a cambio climático permite priorizar acciones de adaptación y darles seguimiento de forma que se demuestre que éstas cumplen su cometido de reducir el riesgo cuando el peligro aumenta. Son pocos los ejercicios desarrollados que evalúan la vulnerabilidad para proponer la magnitud de la adaptación que mantenga el riesgo en niveles tolerables, aun bajo cambio climático. La gestión del riesgo no se limita a la evaluación de los peligros y la vulnerabilidad, sino que debe incluir su manejo, y para ello la participación de actores clave y sociedad en general es parte fundamental. Un esquema adecuado de comunicación del riesgo abre la posibilidad de lograr la aceptación de las propuestas de adaptación al cambio climático (Fig. 6). Fig. 6 Elementos para el manejo del riesgo Evaluación de riesgos Estimación del peligro y vulnerabilidad. Evaluación de la exposición. Caracterización del riesgo. Comunicación de riesgos Impacto de la gestión. Percepción. Manejo de riesgos Significado del riesgo. Opciones de gestión del riesgo. Monitoreo y revisión.
  21. 21. 20 Algunas aproximaciones desarrolladas hasta ahora para la estimación de la vulnerabilidad al cambio climático incluyen, el Índice de Vulnerabilidad al Cambio Climático (CCVI, por sus siglas en ingles) de las poblaciones humanas ante fenómenos meteorológicos extremos (Fig.7). El CCVI hace referencia a una consideración fundamental: el fenómeno al cual se es vulnerable. Fig. 7 Índice de Vulnerabilidad a Cambio Climático, basado en consideraciones de pobreza y desarrollo, considerando eventos extremos (REUTERS, 2011). DARA, organización dedicada a mejorar la calidad y la eficacia de la ayuda para las poblaciones vulnerables afectadas por conflictos, desastres y el cambio climático, mantiene el Monitor de Vulnerabilidad Climática1 como herramienta para evaluar los efectos del cambio climático. Su objetivo es ayudar a mantener la vigilancia sobre los impactos actuales y esperados por el cambio climático, promoviendo la comprensión y el debate en torno a sus crecientes peligros y cómo tratar con ellos. El Monitor de Vulnerabilidad establece con claridad el carácter dinámico de esta variable. En México, el Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO) ha propuesto un Índice de Vulnerabilidad Climática (IVC) como herramienta para medir y 1 http://daraint.org/climate-vulnerability-monitor/climate-vulnerability-monitor-2012
  22. 22. 21 analizar el nivel relativo de riesgo relacionado a fenómenos climatológicos (IMCO, 2012), al cual se exponen los municipios y zonas metropolitanas del país. El IVC considera esencialmente el capital humano y social, la calidad de la infraestructura y las tendencias climáticas que han afectado al municipio en las últimas décadas. En el IVC, el concepto de vulnerabilidad lleva al análisis de los potenciales impactos de cambio climático, concepto esencial para poder diseñar y orientar adecuadamente las políticas públicas en materia de adaptación. Los modelos-propuesta usados para cuantificar la vulnerabilidad permiten, en combinación con los escenarios de cambios en el clima, generar escenarios de riesgo con y sin adaptación, con y sin mitigación, a diversos plazos y con diversos resultados. Contar con ese “abanico” de posibilidades o de escenarios permite a los tomadores de decisiones definir cuáles son las acciones de prevención más adecuadas. 1.5 Elementos para evaluar la vulnerabilidad La vulnerabilidad está caracterizada por la exposición, sensibilidad y capacidad adaptativa de cada sistema a la variabilidad climática, a los eventos extremos y al cambio climático (IPCC, 2007). La vulnerabilidad describe un conjunto de condiciones de las personas o sistemas que derivan de los contextos históricos y culturales predominantes, sociales, ambientales, políticos y económicos (IPCC, 2012). Con base en las consideraciones anteriores se establece que: “La vulnerabilidad es el conjunto de condiciones físicas, sociales y económicas que inciden en la posibilidad de afectación de las personas, de un sistema social y/o natural, debido a la ocurrencia de fenómenos naturales, y que están en relación con su exposición, sensibilidad y capacidad adaptativa”. Ante cambio climático se requiere estimaciones del peligro y de la vulnerabilidad, y como toda proyección a futuro, lleva asociado un grado de incertidumbre. Estimarlo es complicado, pero siempre se espera que la magnitud de la incertidumbre sea menor que la señal. La estimación de la incertidumbre en los escenarios de vulnerabilidad es difícil y por
  23. 23. 22 lo mismo, es un tema poco abordado. Después de todo, la vulnerabilidad futura dependerá de decisiones humanas difíciles de definir. Se puede generar un abanico de posibilidades de condiciones de vulnerabilidad futura y su rango reflejará la incertidumbre asociada, de forma similar a como se trabaja la incertidumbre en las proyecciones del clima. Para el análisis de la vulnerabilidad a cambio climático se puede seguir una secuencia en el diagnóstico reconociendo que: No existe una metodología universalmente aceptada para cuantificar la vulnerabilidad futura que, en conjunto con proyecciones del clima, permita estimar el riesgo que se enfrentará bajo cambio climático. El concepto de vulnerabilidad ha penetrado con fuerza desde hace unos años en el análisis de los potenciales impactos de cambio climático, convirtiéndolo en esencial para poder diseñar y orientar adecuadamente las políticas públicas en materia de adaptación. La aproximación al problema de establecer la vulnerabilidad debe transitar por tres preguntas básicas que son: Vulnerable ¿a qué?, ¿Quién o qué es vulnerable? ¿Por qué es vulnerable? Vulnerable ¿a qué?; Condiciona a reconocer la dinámica de los factores de peligro que existen en el entorno y su relación geoespacial con la población, permitiendo estimar el nivel de exposición, con base en la proximidad al sitio donde se presente el evento o a las zonas afectables. ¿Quién o qué es vulnerable?; Lleva a analizar las condiciones de sensibilidad de individuos regiones o sectores, a partir de la caracterización del objeto de análisis, así como las relaciones que guarda con el peligro.
  24. 24. 23 ¿Por qué es vulnerable?; Es la clave en el diagnóstico de la vulnerabilidad, pues implica el análisis de los factores que hacen a los sistemas afectables, reconociendo sus capacidades de adaptación. Para lograr una reducción de las pérdidas que ocasionan los desastres, y para construir comunidades y regiones con baja vulnerabilidad, es necesario trascender de la evaluación cualitativa a una cuantitativa, que permita dar seguimiento a las aspiraciones de desarrollo sostenible (ONU/EIRD, 2004). El enfoque cualitativo es inductivo y se sustenta en la expansión de los datos o de la información con procesos de investigación interpretativos, que parten de observaciones no siempre estructuradas, entrevistas abiertas, revisión de documentos, discusiones en grupo o evaluación de experiencias. Se puede decir que la evaluación cualitativa de las condiciones de vulnerabilidad no es siempre consistente, sobre todo cuando al ser desarrollada desde diferentes puntos de vista, lleva a apreciaciones contrastantes. El enfoque cuantitativo es deductivo, pretende acotar la información, y se asocia con experimentos diseñados, encuestas con preguntas cerradas e instrumentos de medición estandarizados. Establecer las condiciones para desarrollar la evaluación de la vulnerabilidad con una visión cuantitativa, permite homologar la información obtenida por diversos investigadores, unificar criterios de medición y calificar objetivamente las condiciones de vulnerabilidad ante los efectos de los fenómenos naturales. Este enfoque es el que se recomienda cuando se trata de dar seguimiento a la dinámica de la vulnerabilidad y de construir escenarios de su condición futura. 1.6 Historia y tendencias de la vulnerabilidad A diferencia de la evaluación de la vulnerabilidad actual ante variabilidad climática, construir escenarios de vulnerabilidad bajo cambio climático requiere proyectar a futuro las condiciones que la generan. Dado que no existen reglas deterministas para el comportamiento de la sociedad, una estrategia adecuada para su proyección es comprender la dinámica de la vulnerabilidad a través de la historia. Cualquier extrapolación de una
  25. 25. 24 variable conlleva un nivel de incertidumbre que crece conforme se amplía el plazo de la proyección. Por ello, es recomendable hacer extrapolaciones de los factores de vulnerabilidad por un plazo equivalente al de su historia. Así, un indicador de vulnerabilidad con historia de los últimos diez años podría extrapolarse en un plazo equivalente o mayor considerando el incremento de incertidumbre que esto significa. La historia de los indicadores de vulnerabilidad permite analizar con qué facilidad varía el indicador en el tiempo, su tendencia reciente, o la importancia que tiene. La flexibilidad de los indicadores da una idea sobre el tipo de acción que podría cambiar la vulnerabilidad en el corto plazo. La tendencia de los indicadores también permitiría proponer hacia dónde iría la vulnerabilidad si no se implementan acciones de adaptación, lo que se puede considerar una línea de referencia base. Finalmente, y en caso de que el índice de vulnerabilidad se construya a través de promedios ponderados de indicadores, se puede proponer cuál de estos (factores de vulnerabilidad) se considera de más importancia a futuro. Los censos de población que caracterizan la condición socioeconómica por región, los indicadores de desarrollo o de rezago, el monitoreo ambiental relacionado con la condición de uso o de fertilidad de suelos, de crecimiento urbano, la vigilancia sobre disponibilidad de agua y su manejo, el seguimiento de los rendimientos agrícolas o de áreas siniestradas, las estadísticas de las condiciones de salud de la población, entre otras fuentes de datos, tienen una historia reciente con información periódica que permite construir indicadores, su historia y sus tendencias. Es claro que la tendencia proyectada a un muy largo plazo tendrá mucha más incertidumbre que a un corto plazo. Por ello, los indicadores con gran flexibilidad tendrán un horizonte de proyección más corto que aquéllos que son muy rígidos. Por ello se sugiere que las proyecciones de vulnerabilidad se trabajen a una o dos décadas, lo cual coincide con las tendencias del IPCC de analizar impactos del cambio climático a corto plazo (IPCC, 2007); o a un plazo mayor considerando el incremento de incertidumbre. En el caso de la medida de los impactos se debe pensar en datos que midan el daño, como son porcentaje de hectáreas siniestradas, número de personas afectadas, o pérdidas económicas. La disponibilidad de este tipo de datos para años recientes será esencial para analizar la historia del riesgo y de los impactos.
  26. 26. 25 2. Una Guía o propuesta metodológica para evaluación de la vulnerabilidad ante cambio climático 2.1 Indicadores de vulnerabilidad El proceso de generar información a partir de datos crudos requiere de experiencia y conocimiento del campo. Los científicos sociales y naturales, o cualquier otro especialista, usan su conocimiento del tema para generar modelos conceptuales de cómo funciona un sistema, a partir de un razonamiento lógico y/o de la experiencia ganada en la interacción con otros especialistas y actores clave. La calidad del modelo conceptual se pone a prueba al tratar de explicar situaciones de la realidad reciente. En este sentido, se puede trabajar en un contexto de análisis multicriterio, esta herramienta de toma de decisiones fue desarrollada para problemas complejos que incluyen aspectos cualitativos y/o cuantitativos en el proceso de toma de decisiones. Para muchos, el pensar en la importancia que el clima tiene como factor de peligro en un sistema socioambiental conlleva no sólo la construcción del modelo conceptual, sino también la evolución hacia un modelo cualitativo con diversos factores para explicar procesos. Es común que de la conceptualización del sistema se pase a un modelo cuantitativo en donde se expresa la importancia de los factores. Cuando se cuantifica algo, se está traduciendo o convirtiendo algún fenómeno en valores concretos. Lo anterior implica la necesidad de medir bajo ciertas reglas, en donde el funcionamiento de un proceso se caracteriza a través de parámetros y relaciones funcionales. Elegir los parámetros adecuados y construir dichas relaciones es parte del trabajo necesario en la cuantificación de la vulnerabilidad. Para ello se requiere establecer de manera sencilla y objetiva los factores que generan vulnerabilidad, como son las características del entorno o las condiciones físicas, socioeconómicas y ambientales del sistema bajo análisis que hacen referencia a su nivel de exposición, su sensibilidad y su capacidad de respuesta. Dentro de los factores de vulnerabilidad se puede identificar aquéllos de carácter objetivo y otros subjetivos que le otorgan un papel fundamentalmente explicativo a los cuestionamientos previos “qué o quién”, al “qué”, y al “por qué”. Existen diversas
  27. 27. 26 metodologías para evaluar la vulnerabilidad, la mayoría de las cuales se basan en el uso de indicadores (Mendoza et al., 1999), que con frecuencia están relacionados con las características del peligro (¿a qué?) (Mosset al., 2000; Connor y Hiroki, 2005), y con factores como la escala de análisis, las características específicas de la región o el sistema (¿qué o quién?) (Fowleret al., 2003; Sullivan y Meigh, 2005). Los indicadores sirven para ordenar y sistematizar información para la planificación, evaluación y toma de decisiones, y permiten constituir sistemas de información que dan cuenta de las características cuantitativas de un ámbito institucional, económico, geográfico, cultural, educativo, etcétera. Se construyen a partir de datos de censos de contextos regionales, nacionales o supranacionales. Los indicadores son por ello, datos cuantitativos producto de los procedimientos establecidos por el investigador, quien genera resultados que todos pueden observar de la misma manera. 2.2 ¿Cómo elegir indicadores de vulnerabilidad? Un aspecto esencial para la selección de los indicadores es comprender las causas del por qué una región, sector o grupo social es vulnerable a un cierto peligro. En principio, habría un gran número de indicadores que reflejen la vulnerabilidad. Se recomienda contar con una batería de indicadores relacionada con aspectos: físicos, económicos y sociales. Para el caso de vulnerabilidad ante cambio climático, es conveniente que el indicador describa aspectos del sistema modificables para que de esta manera, se abra la posibilidad a propuestas de adaptación. Por otro lado, el indicador debe ser suficientemente sensible para reflejar cambios en el sistema. La falta de una “receta precisa” para la elección de los indicadores de vulnerabilidad estimula la creatividad, basándose en el conocimiento del sistema y en un deseo de entender sus procesos y relaciones con el clima. Una vez que se elija las causas de la vulnerabilidad, es decir que se elabore un modelo conceptual, habrá que trabajar en la búsqueda de datos con los cuales construir indicadores. Con frecuencia es necesario recurrir a proxis para inferir el comportamiento del factor de vulnerabilidad y del sistema mismo. Por ejemplo, la condición económica de
  28. 28. 27 la familia o de una vivienda puede ser usada como proxi para medir el acceso a un servicio que puede reducir vulnerabilidad (eg. acceso a aire acondicionado). Con operaciones aritméticas simples, los datos crudos se pueden convertir en indicadores, es decir, valores normalizados y que, promediados con otros resulten en índices de vulnerabilidad (Fig. 8). Fig. 8 Nivel de agregación de la información para la construcción de índices a partir de indicadores y de datos crudos (Cendrero, 1997). En el caso de indicadores de vulnerabilidad al cambio climático es conveniente seleccionar sólo unos cuantos, pues se requiere considerar, tanto su historia, como desarrollar proyecciones. Entre mayor sea el número de indicadores que se escoja, mayor será la incertidumbre en la proyección. Eventualmente, se puede realizar una priorización de los indicadores que lleve a una ponderación al momento de combinarlos en un índice. Supóngase que el índice de vulnerabilidad resulta de los factores físico (eg. material de la casa), social (edad de los habitantes) y económico (ingreso familiar). El promedio ponderado podría dar más importancia a la edad de los habitantes que al ingreso familiar o que al material de la casa. Entonces, el índice seria: Índice de vulnerabilidad = 0.6 * factor social + 0.3 * factor económico + 0.1 * factor físico como promedio ponderado de tres factores.
  29. 29. 28 a) El dominio del objeto de estudio Caracterizar el peligro requiere de conocimiento del tiempo y del clima de una región. En este contexto se debe definir el dominio espacio-temporal del análisis y las capacidades de prevención existentes enfocadas a reducir la vulnerabilidad. El Centro Nacional para la Prevención de Desastres (CENAPRED), así como el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) han presentado diagnósticos de los principales peligros meteorológicos y climáticos que enfrentan los estados del país. Algunos estados también han identificado en su Programa Estatal de Acción ante el Cambio Climático los mayores peligros climáticos que resultan en desastres, considerando no sólo los actuales, sino incluso algunos fenómenos que podrían serlo bajo cambio climático. México es frecuentemente afectado por condiciones extremas de tiempo y clima, con gran diversidad de escalas espacio-temporales (Fig. 9). Para el diagnóstico de los fenómenos que afectan al sistema o sector de interés es necesario definir qué indicadores o qué información se requiere para construir valoraciones dinámicas del riesgo. La definición de la escala espacial del objeto de estudio o resolución espacial con que se caracterice la vulnerabilidad quedará definida, entre otras cosas, por el tamaño del fenómeno considerado peligro (eg., ciclón tropical, sequía, etc.), del área expuesta (eg. una ciudad, la infraestructura costera, entre otros.), así como del alcance o dominio de acción de las autoridades (eg. municipio, región hidrológica administrativa, etc.). Sin embargo, es común que se tenga que hacer un ajuste de la resolución espacial usada en la estimación de la vulnerabilidad, dependiendo de la disponibilidad y las características de los datos. Tradicionalmente se ha pensado en el peligro de cambio climático a través de proyecciones en los valores medios de temperatura y precipitación. Sin embargo, el peligro corresponde a la probabilidad de que ocurra un fenómeno con suficiente magnitud como para causar daño a un sistema vulnerable. Los escenarios de cambio climático deben corresponder a cambios en dichas probabilidades por el efecto de calentamiento del sistema, y es precisamente este tipo de información la que debe usarse en el cálculo del riesgo. Bajo esta óptica, son los valores extremos los que mayor información aportan sobre el peligro. Por ejemplo, las temperaturas máximas superiores a 40ºC por más de 5 días consecutivos constituyen el peligro que aumenta el riesgo de incendios forestales. Un
  30. 30. 29 recuento de los últimos 30 años de este peligro en alguna región del norte de México indica que entre 1970 y 1979 sólo existía 7% de probabilidad de ocurrencia de esta condición por año. Entre 1980 y 1990 la probabilidad del peligro aumentó a 9% y hacia la última década alcanza el 12%. Esto indica que el peligro se ha venido incrementado. Fig. 9 Escalas de espacio-tiempo de fenómenos atmosféricos No todos los cambios en el clima local se deben al efecto de los GEI. El aumento en la actividad e intensidad de las tormentas puede ser un fenómeno que se asocia con forzamientos locales, tal y como sucede en la ciudad de México, donde la urbanización ha cambiado el ciclo hidrológico del valle de México. La gestión de riesgo de estos peligros se realiza considerando la dimensión espacial del peligro, pero también la extensión de las regiones expuestas. La reducción de la vulnerabilidad mediante ordenamientos territoriales requiere medidas a nivel municipal, pero en el marco de una acción conjunta con municipios vecinos con el fin de restaurar o rehabilitar toda una región, por ejemplo, una subcuenca. Fenómenos como la sequía, por otro lado, ocurren en una extensión muy amplia, a veces subcontinental, y la gestión del agua puede ser a nivel de región hidrológica administrativa, tanto por la dimensión del peligro como por la de la respuesta requerida. Por Tamaño     104  km                     103  km                     102  km                     10  km                     1  km                   Tiempo                   1  día   1  semana   1  mes   1  año   10  años   décadas       Tormentas   intensas     El  Niño,  Monzones  intensos,  sequía   Ciclones   tropicales   y  de  latitudes   medias   Marea  de   tormenta   Ondas  de   Calor     Ondas  de   Frío  
  31. 31. 30 ello, las escalas espaciales de los fenómenos que están cambiando van de unos cuantos kilómetros a cientos o miles de kilómetros. La elección de la resolución y extensión espacial para definir vulnerabilidad dependerá tanto del peligro considerado, como del área expuesta y el dominio de la gestión para reducirla. Cuando se trata de un sector económico, la dimensión espacial en el diagnóstico de la vulnerabilidad puede pasar a segundo término, ya que dependen en mayor medida de infraestructura expuesta, factores económicos y políticas administrativas a nivel federal o estatal (multifactorial). Así por ejemplo, la industria del turismo de playa, amenazada por ciclones tropicales y mareas de tormenta más intensas, puede requerir de políticas particulares en materia de protección civil. En el caso de los grupos sociales la extensión espacial para el cálculo de la vulnerabilidad puede estar asociada a los asentamientos humanos y sus características de edad, género, ingreso u ocupación. Por ejemplo, la distribución de vulnerabilidad frente a ondas de calor, puede no sólo ser función de la región afectada, sino del porcentaje de población con una cierta actividad, edad y acceso a servicios de confort climático. Aunque ciertas regiones pueden compartir características físicas y sociales comunes, los valores de la vulnerabilidad de un sistema o sector pueden cambiar dependiendo de la percepción del riesgo. Con frecuencia, dicha caracterización de la vulnerabilidad se hace para ciudades o poblados específicos, lo que imprime una dimensión espacial referida al entorno urbano. Dado que la vulnerabilidad es dinámica, se recomienda contar con más de una evaluación en el tiempo de la percepción de la vulnerabilidad. El fin último de la cuantificación de la vulnerabilidad ante cambio climático es que, en combinación con la información sobre el peligro, resulte en una estimación del riesgo que permita su gestión mediante estrategias de adaptación.
  32. 32. 31 b) Recomendaciones previas a la aplicación de la Guía Cuando se trata el caso de cambio climático se debe pensar en la vulnerabilidad que se tendrá cuando los cambios sean significativos como para llevar a una condición de riesgo alto o intolerable. Es aconsejable recurrir al pasado reciente para conocer cuáles han sido las tendencias de cambio en la sociedad que han construido o reducido la vulnerabilidad. Con base en lo anterior, se puede pensar en estrategias de la evaluación de la vulnerabilidad: 1. Basadas en el uso de indicadores que permitan estructurar un índice cuantitativo de evaluación de la vulnerabilidad. 2. Construidas con pocos indicadores relevantes para evaluar aspectos físicos, económicos y sociales (percepción). 3. Con indicadores basados en la dinámica histórica, que permitan estimar tendencias y valorar la flexibilidad de la vulnerabilidad para poder proyectarla a futuro en plazos equivalentes al registro de los datos disponibles, o mayores considerando la incertidumbre. 4. Que puedan ser evaluadas en su estructura dinámica con el pasado reciente de los desastres en un contexto de riesgo. Pocos indicadores, pero relevantes, reducen la incertidumbre de la estimación de la vulnerabilidad futura y con ello generan confianza en los escenarios de impacto con y sin adaptación. Se debe seguir un procedimiento crítico al momento de seleccionar los indicadores para caracterizar la vulnerabilidad, revisando algunos elementos de la información utilizada (Tabla 1). Dentro de los factores de vulnerabilidad se pueden identificar los de carácter objetivo y otros subjetivos que le otorgan un papel fundamentalmente explicativo al qué, el cómo y el por qué. En este contexto, para el análisis de la vulnerabilidad, habrá que tomar en cuenta las características y las condiciones previas, en lo general y en lo particular, que prevalecían en el sistema que se está evaluando, tanto presentes como esperadas, así como las condiciones de frontera.
  33. 33. 32 Tabla 1. Características y algunos elementos a considerar en la construcción de los indicadores Características Elementos referidos Elementos considerados ¿Qué se mide? Variables utilizadas para el indicador. Criterios y reglas. Parámetro fuente: población, ingreso, uso de suelo, etc. ¿Qué caracteriza o a qué hace referencia? Aspectos físicos, económicos y sociales de la vulnerabilidad. Disponibilidad de datos y calidad. Prioridad y sensibilidad Importancia en el cálculo del índice de vulnerabilidad. Explicar parte de los impactos. Normalización de los indicadores Indicador entre 0 y 1. Operación aritmética simple. ¿Por qué es útil la medición? Se refiere a una acción que genera vulnerabilidad. Proceso de la dinámica de una región o sector. ¿Cómo se mide? Formas de medir. Censos, monitoreo, encuestas, etc. Desglose Elementos usados para construir el indicador. Género, edad, actividad, etc. Como factores de vulnerabilidad se deben considerar el estado físico del sitio o región, uso, vocación, grado de antropización, biodiversidad, actividades productivas y relaciones espacio-temporales con los fenómenos naturales considerados peligro. Desde el ámbito socioeconómico, se tienen que analizar, entre otras cosas, la densidad de población y su distribución, la dinámica demográfica, el ingreso de la población, condición social, nivel de escolaridad y acceso a servicios. Se recomienda que las fuentes de datos crudos que permiten la construcción de indicadores sean las agencias de gobierno u organismos oficiales internacionales (Tabla 2). Los censos de población, los censos económicos, y el seguimiento que las secretarías de estado dan al comportamiento de una rama de la actividad económica, son fuentes de datos crudos a partir de los cuales se pueden construir indicadores. Algunas publicaciones periódicas (eg. Estadísticas del Agua en México de CONAGUA) recopilan año con año el comportamiento de un sector y presentan indicadores que con frecuencia sirven para representar aspectos de la vulnerabilidad.
  34. 34. 33 Tabla 2. Fuentes de datos crudos para evaluar la vulnerabilidad. FUENTE DE DATOS TIPO DE INFORMACIÓN INEGI Datos socio-demográficos y económicos a escala municipal, con periodicidad de cinco años http://www3.inegi.org.mx/sistemas/mexicocifras/default.aspx Censos Económicos http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/espanol/proyectos/censos/ce2009/default.as p?s=est&c=14220 CONEVAL Índice de pobreza, con periodicidad de dos a cinco años http://www.coneval.gob.mx/cmsconeval/rw/pages/medicion/Pobreza_2010/Program as_de_calculo.es.do CONAPO Índice de marginación, con periodicidad de cinco años http://www.conapo.gob.mx/es/CONAPO/Indices_de_Marginacion_2010_por_entid ad_federativa_y_municipio PNUD Índice de Desarrollo Humano (cinco años) http://www.undp.org.mx/desarrollohumano/disco/index.html CONAGUA Información del agua (frecuencia anual) http://www.conagua.gob.mx/atlas/ CONABIO Datos de uso de suelo (10 años aproximadamente) y biodiversidad http://www.conabio.gob.mx/informacion/gis/ SAGARPA- SIACON Índice de comportamiento del sector agrícola y pecuaria http://www.siap.gob.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=181&It emid=426 ECONOMÍA Censos Económicos ver INEGI http://www.inegi.org.mx/ CENAPRED Condiciones de vulnerabilidad. Conteo de daños y desastres http://www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx/index.php?option=com_content&view=a rticle&id=105&Itemid=150 CONANP Áreas Naturales Protegidas (condición). Monitoreo ambiental. https://simec.conanp.gob.mx/indexG.php Gobiernos estatales y municipales Condiciones locales y contingencias http://www.proteccioncivil.gob.mx/en/ProteccionCivil/Fonden DesInventar Características de los desastres http://online.desinventar.org/ SHCP Finanzas Públicas Nacionales
  35. 35. 34 http://www.shcp.gob.mx/Paginas/default.aspx FONDEN Aspectos sobre los recursos asignados a los desastres naturales http://proteccioncivil.gob.mx/en/ProteccionCivil/Recursos_Autorizados_por_Declar atoria_de_Desastre http://www.gobernacion.gob.mx/es/SEGOB/Recursos_destinados_a_desastres_por_ Estado FOPREDEN Información sobre la prevención de desastres naturales. http://www.proteccioncivil.gob.mx BANCO MUNDIAL Información internacional en aspectos económicos, energéticos, financieros, etc. http://data.worldbank.org/news/eatlas-of-global-development-released FAO Información estadística mundial en materia de agricultura y alimentación. http://faostat.fao.org/ CEPAL Estadística socio-económica y ambiental de América Latina y el Caribe http://www.eclac.org/estadisticas 2.3 Hacia la determinación de la vulnerabilidad y el riesgo Con base en los razonamientos y consideraciones anteriores es posible construir una propuesta de flujo de acción para la cuantificación de la vulnerabilidad que permita, en combinación con escenarios de peligro, estimar los cambios en el riesgo (Fig. 10). Los elementos considerados podrían seguir las etapas: Diagnóstico, Modelo Conceptual y Validación. DIAGNÓSTICO -Definir el objeto de estudio (región, sector, grupo social) Se establece cuál va a ser el objeto de estudio, sea una región, un grupo social, o un sector económico. Se establece el dominio y la resolución espacial con que puede definirse sus características, es decir, mediante criterios de selección de escala y capacidad de acción para reducir vulnerabilidad.
  36. 36. 35 -Determinar los fenómenos climáticos que han causado o que se espera tengan un impacto negativo Se consideran los fenómenos que inciden sobre el objeto de estudio de tal manera que provocan efectos negativos sobre él. Es posible recurrir a información de datos oficiales que reflejen los impactos de fenómenos climáticos en aspectos del funcionamiento del sistema, por ejemplo, informes de CENAPRED, o de los organismos oficiales de un sector o de un estado. -Analizar las causas de los desastres desde el punto de vista de lo que se ha hecho o dejado de hacer Este es un paso muy importante porque responde a la pregunta: ¿por qué es vulnerable? Requiere de una reflexión sobre los potenciales factores que han hecho y hacen a un sistema sujeto de daños. La relevancia del factor se pone a prueba preguntando ¿cómo se ha comportado este factor o factores en el tiempo? El análisis con expertos en el campo permitirá establecer si el factor es relevante. La cuantificación y relación funcional con los impactos en el sistema es necesaria. Por ejemplo, los impactos de las anomalías climáticas en la agricultura pueden ser medidos con indicadores como el área siniestrada. Los factores que generan vulnerabilidad pueden ser relacionados con la pérdida de fertilidad, la poca variedad de opciones de cultivos, o los reducidos apoyos al campo para acciones de prevención. MODELO CONCEPTUAL -Buscar información que cuantifique los factores de vulnerabilidad y que permita caracterizar las causas de la vulnerabilidad (datos crudos). A partir de la identificación de los factores que provocan vulnerabilidad, se procede con la búsqueda de datos relacionados. Se consultan bases de datos con información histórica y actual, de fuentes oficiales preferentemente, considerando la caracterización de los indicadores como se sugiere en el Tabla 1.Los factores (datos) seleccionados constituyen la base con la que se construye el modelo conceptual de vulnerabilidad que
  37. 37. 36 describe los procesos por las cuales un peligro climático puede generar riesgo, aumentando la probabilidad de desastre. -Construir indicadores de vulnerabilidad, normalizados con historia reciente. De los datos crudos, se procede a construir indicadores normalizados usando operaciones aritméticas simples. Se recomienda usar por lo menos un indicador para representar los factores físicos, sociales y económicos de la vulnerabilidad. Antes de combinarlos en un índice de vulnerabilidad, los indicadores pueden ser ponderados de acuerdo a criterios ad hoc (eg., conocimiento de cómo se ha actuado para cambiarla), o a las expectativas de acción en materia de gestión de riesgo (eg, propuestas de políticas públicas). Su historia reciente (5 a 20 años) se grafica para analizar su flexibilidad, y para tratar de identificar las acciones que resultan en cambio del comportamiento del indicador. Con la tendencia del indicador en el pasado reciente, se analiza si la vulnerabilidad está aumentando o disminuyendo, y en qué medida esto puede estar resultando en impactos. La tendencia puede extrapolarse a un periodo equivalente al de la historia misma (dos o tres décadas) o más con la incertidumbre que esto conlleva, para contar con una primera aproximación de la condición de vulnerabilidad futura. Del conjunto de indicadores, su historia, flexibilidad y proyección futura se establece su importancia individual que permita una ponderación para obtener un índice de vulnerabilidad. -Obtener un índice de vulnerabilidad. Los indicadores de vulnerabilidad pueden ser ponderados al momento de construir un índice. Entre mayor importancia tenga el factor, más peso tendrá en el índice de vulnerabilidad. En la construcción de los índices de vulnerabilidad futura, los pesos asignados a los indicadores pueden variar dependiendo de las propuestas de adaptación. -Análisis comparativo entre regiones o grupos para establecer una escala de vulnerabilidad En esta etapa se establece cuál es el nivel de vulnerabilidad regional o de grupos, con el fin de determinar los rangos existentes en la actualidad, cómo han venido cambiando, y cómo pueden cambiar en el futuro cercano. El rango de 0 a 1 para el índice de
  38. 38. 37 vulnerabilidad puede dividirse en tres e interpretarse por niveles bajos, medios y altos. Se debe recordar que la vulnerabilidad per se no es reflejo de impactos, pues éstos surgen de considerar la probabilidad de que se presente el evento al cual se es vulnerable. Una región puede ser altamente vulnerable a ciclones tropicales, pero la probabilidad de que se presente este peligro es tan baja, que el riesgo es bajo y por ello, la posibilidad de desastre es baja. Sin embargo, en zonas donde se han presentado afectaciones por un fenómeno particular se deben establecer las causas (vulnerabilidad) y ver si el modelo construido explica el comportamiento de los impactos. VALIDACIÓN DEL MODELO - Validar el modelo de vulnerabilidad (Modelo de Riesgo) Con base en la dinámica histórica del riesgo, calculado a partir de la probabilidad del peligro y el índice de vulnerabilidad, se debe mostrar que el modelo de riesgo explica parte de la actividad de impactos observados recientemente. Por ello, la valoración del riesgo requiere que se cuente con cuantificaciones de la probabilidad de ocurrencia del peligro (eg., onda de calor, sequía) por periodos mayores a la duración del fenómeno (años, décadas, entre otros.). De forma similar, se requiere contar con un indicador de los impactos de la amenaza, usado como medida de la severidad del impacto (porcentaje de hectáreas de cultivo siniestrado, número de personas afectadas, etc.). Si el modelo de la vulnerabilidad en combinación con el peligro resulta en episodios de riesgo alto que coinciden con la ocurrencia de impactos negativos, se puede considerar que los indicadores elegidos son adecuados. En caso afirmativo, se puede proceder a hacer proyecciones de vulnerabilidad tendencial o con adaptación, usando escenarios de cambio climático (de cambio en la probabilidad del peligro), construir proyecciones de riesgo y de probabilidad de impacto. En caso de que el modelo de vulnerabilidad se considere inadecuado, se debe regresar a revisar las causas y los datos usados para caracterizarla, y proceder a una re-evaluación del riesgo.
  39. 39. 38 -Proyectar tendencialmente los indicadores de vulnerabilidad (escenario de referencia). Se trabaja con los indicadores, cambiando la ponderación (que refleje cambios esperados en los factores de vulnerabilidad) hasta obtener un modelo que proyecte una condición futura para obtener un posible resultado de acuerdo a cambios en las causas (indicadores). La proyección de vulnerabilidad con cambio climático requiere hacer estimaciones cuantitativas de la reducción de vulnerabilidad por una acción específica. Esto requiere conocimiento de los efectos que tiene la gestión de riesgo, en este caso, por adaptación al cambio climático. -Considerar acciones de adaptación que modifiquen los indicadores para obtener escenarios alternativos de vulnerabilidad futura. Una vez que se “juega” con esos indicadores, se puede establecer las acciones que mejores resultados presentan para reducirla vulnerabilidad (Fig.10). Fig. 10 Flujo de acciones para la determinación de la vulnerabilidad a cambio climático. Validación)del)modelo) Definir'el'objeto'de' estudio'(región,' sector,'grupo'social)' ¿qué%o%quién?% Revisar'los'fenómenos' climá=cos'que'han' causado'o'que'se' espera'causen'más' desastres'¿a%qué?% Analizar'las'causas'de' los'desastres'desde'el' punto'de'vista'de'lo' que'se'ha'hecho'o' dejado'de'hacer' ¿por%qué?% Información'que' cuan.fique%la% vulnerabilidad%y' caracterice'las'causas' de'los'desastres' (datos%crudos)% Construir%indicadores' de'vulnerabilidad,' normalizados'y'con' historia'reciente.' Obtener'un%índice%de% vulnerabilidad%mediante' indicadores'ponderados.' Realizar'un'análisis% compara.vo%entre' regiones'o'grupos'para' establecer'la'escala'de' la'vulnerabilidad.' Proyectar%los' indicadores'de' vulnerabilidad'a'20'o'30' años'(escenario'de' referencia)' Iden=ficar'acciones'de' adaptación'que' modifiquen'los' indicadores'para'obtener' escenarios%alterna.vos%de% vulnerabilidad%futura% Validar%el%modelo%de% vulnerabilidad%con'la' historia'reciente'del' riesgo'y'los'impactos.' ¿El'modelo'de' riesgo'describe' los'impactos' recientes?' Diagnós0co) Modelo)conceptual) si# no) Modelo' de'riesgo'
  40. 40. 39 Es difícil hacer una valoración directa de la vulnerabilidad por lo que se debe recurrir a una estimación completa del riesgo para analizar su representatividad como referente de los impactos por fenómenos naturales. A continuación, se presenta una propuesta de evaluación del riesgo en el pasado reciente, para de esta forma revisar la conveniencia de usarlo en proyecciones o generación de escenarios de impacto con el modelo de vulnerabilidad y de peligro. 2.4 Modelo de riesgo ante cambio climático El modelo de vulnerabilidad sólo cobra relevancia si refleja las causas que hacen a un sistema afectable ante una condición anómala del clima. La construcción de un modelo de riesgo implica combinar el índice de vulnerabilidad con la probabilidad del peligro y comparar los máximos con los registros de impactos. Así, es importante definir el indicador de impacto y construir una serie reciente que muestre una relación funcional como la esperada teóricamente. Considerando la dinámica del peligro y la vulnerabilidad, se determina que los cambios en cada uno llevan a cambios en el riesgo (Fig. 11). Bajo esta perspectiva, incrementar la vulnerabilidad (Fig.11a), el peligro (Fig.11b) o ambos (Fig.11c) producen cambios en el riesgo. Los impactos negativos ocurren cuando se rebasa un nivel de riesgo crítico. El reto frente a cambio climático es que, de no actuar en materia de adaptación, peligro y vulnerabilidad aumentarán la frecuencia con que se rebasa el riesgo crítico y harán más frecuentes o intensos los impactos. Para un diagnóstico del riesgo se parte del establecimiento de valores para peligro y vulnerabilidad, en el momento actual y el pasado reciente. El riesgo puede estimarse como el producto de la vulnerabilidad por el peligro. En el segundo paso, este diagnóstico es proyectado con las probabilidades de situación ante cambio climático sin tomar medidas de adaptación, es decir, se proyecta el comportamiento de la vulnerabilidad tendencial, los cambios en la probabilidad del peligro climático y, al igual que en el diagnóstico, se multiplica la vulnerabilidad por el peligro para obtener la proyección del riesgo ante cambio climático sin medidas de adaptación.
  41. 41. 40 a) b) c) El ejercicio anterior se puede realizar en una situación donde se adopten medidas de adaptación ante cambio climático, las cuales se manifiestan a través de los indicadores de vulnerabilidad y por tanto, del índice de vulnerabilidad. El resultado de la nueva evaluación del riesgo se compara con la condición sin adaptación y se analiza el efecto que tiene la reducción de la vulnerabilidad. Se pueden generar tantos escenarios de riesgo cómo propuestas de adaptación. Al obtener las diferencias entre las distintas situaciones se tienen rangos (umbrales) de riesgo que pueden dar origen a una “semaforización”, es decir, un sistema de parámetros que indican cuando el comportamiento de algunos de los factores del riesgo son: aceptables, críticos y muy críticos. A continuación, se detalla el procedimiento. RIESGO PELIGRO VULNERABILIDAD NIVEL  DE  IMPACTO NIVEL  DE   RIESGO  CRÍTICO RIESGO PELIGRO VULNERABILIDAD NIVEL  DE  IMPACTO NIVEL  DE   RIESGO  CRÍTICO RIESGO PELIGRO VULNERABILIDAD NIVEL  DE  IMPACTO NIVEL  DE   RIESGO  CRÍTICO Fig. 11 Diagrama de cambios en el tiempo del riesgo climático (línea negra) como consecuencia de la tendencia de: a) la vulnerabilidad (línea roja), b) el peligro (línea azul) y c) el peligro y la vulnerabilidad. Las barras moradas son una medida de los impactos.
  42. 42. 41 2.5 La determinación del riesgo ante cambio climático Cuando la vulnerabilidad es cuantificada a través de un índice, se puede calcular el riesgo (Fig. 12). El riesgo representa en términos de probabilidad, la posibilidad de que se presente el peligro y que cause afectaciones. Al igual que la vulnerabilidad, el peligro debe ser evaluado con base en datos históricos y más que definir su recurrencia, el sentido es identificar el valor umbral a partir del cual se producen los impactos. Una forma de relacionar el valor obtenido de la vulnerabilidad con el peligro es multiplicar los valores. El resultado representa la probabilidad de que un desastre se presente. Fig. 12. Diagrama de flujo para la evaluación del riesgo ante cambio climático. Una vez evaluado el riesgo actual, el siguiente paso es evaluar el riesgo futuro. En el caso del peligro, la fuente de información son los escenarios de cambio climático, mientras que para la vulnerabilidad es su proyección. La principal ventaja de proyectar es que se Establecer*la* probabilidad)del)peligro) climá/co)actual)y*del* pasado*reciente* Considerar*el*valor*de*la* vulnerabilidad)actual)y* del*pasado*reciente) Realizar*un*producto* de*vulnerabilidad*por* peligro*para*obtener*el) riesgo)(probabilidad) de)desastre)) Proyectar*los*cambios)en)la)probabilidad)de)la)magnitud) del)peligro)climá:co*(escenarios*de*cambio*climá:co)* Hacer*una*proyección) de)la)vulnerabilidad) sin)adaptación*(eg.,* tendencial)) Realizar*un*producto* de*vulnerabilidad*por* peligro*para*obtener* una*proyección)del)) riesgo)bajo)CC)sin) adaptación) Establecer)cuánta) adaptación)es) necesaria*para* compensar*el* aumento*en*el*peligro* y*mantener*el*riesgo* en*valores*actuales) Construir*un*espectro* de*medidas)de) adaptación)y)para* cada*una*es:mar* escenarios*de*riesgo.* Diagnós(co+de+Riesgo+ bajo+variabilidad+del+ clima+reciente+ Riesgo+futuro+bajo+ CC+sin+adaptación+ Riesgo+futuro+bajo+ CC+con+adaptación+ comparar+
  43. 43. 42 puede pensar en varios escenarios: uno de ellos deberá mostrar qué sucedería si no se desarrollan acciones para reducir la vulnerabilidad (escenario sin adaptación), y otro deberá exponer que sucedería si se desarrollan acciones de adaptación. Para mostrar cómo las recomendaciones de esta Guía permiten obtener información del sistema y su riesgo ante cambios en el clima, a continuación se presentan dos ejemplos. Como tales, sólo son una aproximación a un verdadero ejercicio de análisis de riesgo bajo cambio climático. Será tarea del usuario profundizar en el análisis. 3. Ejemplos Ejemplo 1: Agricultura de temporal en Oaxaca Diversos estudios asocian el cultivo y uso del maíz con la cultura de las diferentes regiones de México y sus climas. En la actualidad existen variedades que se producen bajo condiciones diversas y para usos muy específicos, en un rango de climas cálido-húmedos, a templados y áridos. El cultivo del maíz de temporal en México es una actividad vital para las familias campesinas, toda vez que a partir de este grano conforman su dieta y aseguran la disponibilidad del alimento durante gran parte del año. La estrecha relación entre maíz y cultura en la mayor parte de México ha comenzado a cambiar en años recientes en un mundo donde las fuerzas del mercado global dominan, excluyendo, sobre todo en los sexenios recientes, a aquellos actores que no son competitivos, lo que se refleja en menor interés gubernamental en las actividades de temporal. En los campos maiceros, como los de Oaxaca, predominan condiciones de pobreza, tierras con poca fertilidad y una labor agrícola descapitalizada, lo que ha generado migración de trabajadores en busca de alternativas para una vida digna (Bautista, 1999). Lo anterior ha resultado en un proceso de envejecimiento de los campesinos, en un sistema que ha limitado sus posibilidades para cultivar la tierra, con iniquidades y favoritismos en los subsidios a los que consumen maíz, en detrimento de quienes lo producen, bajo una filosofía de que importar es más barato (Bautista, 1999).
  44. 44. 43 La gran relación entre clima y producción de maíz en esta región (Neri, 2004) sirve como base para suponer que el éxito o fracaso de este cultivo en temporal primavera-verano podría depender por completo de factores como la lluvia y la temperatura, y que bajo los escenarios de cambio climático, como los presentados por el IPCC (2007), el sector estaría destinado a desaparecer. Sin embargo, son diversos los factores no climáticos que pueden hacer a este sector más o menos productivo y que llevan a definir cómo se puede hacer gestión de riesgo ante cambio climático. La agricultura de temporal de maíz para Oaxaca se puede usar como ejemplo en donde el riesgo de desastre está claramente determinado por el peligro, y por las condiciones de vulnerabilidad construidas por las políticas públicas en los años recientes. A pesar de los grandes contrastes de una región a otra, en el estado hay condiciones comunes que permiten construir un ejemplo de forma general. Además, los datos disponibles están a esta escala y nivel de agregación estatal. Siguiendo los pasos de la Guía se tiene que definir: Diagnóstico de riesgo bajo variabilidad del clima reciente. Objeto de estudio (¿Qué o quién es vulnerable?) El Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), ha creado el Sistema de Información Agroalimentaria de Consulta (SIACON) que consiste en una base de datos sobre las actividades agropecuarias. El SIACON incluye un programa informático con datos a nivel estatal por ciclo agrícola para diversos cultivos, de 1980 a 2011. En el presente ejemplo el objeto de estudio será la agricultura de maíz de temporal de Oaxaca, con énfasis en el ciclo primavera-verano. El peligro (¿A qué es vulnerable?) Dada la estrecha relación de la actividad agrícola del estado y las variaciones de la lluvia, el peligro considerado corresponde esencialmente al déficit de precipitación. Los
  45. 45. 44 datos de lluvia (Fig. 13) se han tomado de la base del Global Precipitation Climate Centre (GPCC, 2012). Definir a qué nivel se puede considerar que el déficit de lluvia se convierte en peligro depende de las pérdidas que los agricultores estén dispuestos a tolerar. Sin embargo, y por simplicidad del ejemplo, se puede trabajar con terciles y considerar que menos de 1 Ton/ha es un rendimiento bajo, y hay más probabilidades de que esto ocurra cuando las lluvias acumuladas de verano (entre mayo y septiembre) en promedio sobre el estado de Oaxaca son menores de 1100 mm. Los veranos con un peligro particular se relacionan con la presencia de El Niño (eg. 1982, 1986, 1994, 1997 y 2004) y en el caso contrario, lluvias abundantes con condiciones La Niña (Magaña et al., 1999). Fig. 13 Series de precipitación acumulada promedio (mm) en el estado de Oaxaca entre 1980 y 2010 para los meses mayo-septiembre (barra azul). Años Niño en N rojo, años la niña en N azul. (GPCC, 2012). ¿Por qué es vulnerable? El clima, representado por la lluvias de verano (Fig. 14), muestra variaciones interanuales (de alta frecuencia) y variaciones interdecadales (de baja frecuencia). En la primera mitad del periodo bajo análisis (1980-1994),ocurrieron más episodios de lluvias
  46. 46. 45 deficitarias, que en la segunda mitad (1995-2010). A pesar de ello, en la primera mitad la tendencia al incremento de la productividad y reducción de siniestralidad son claras, mientras que en la segunda mitad, con clima favorable en un mayor número de años, se presentó una ligera tendencia a condiciones de menor rendimiento y mayor siniestralidad, aunque sin alcanzar los valores de los años ochenta. Lo anterior apunta a cambios en la vulnerabilidad y el riesgo. Para caracterizar los impactos de las anomalías climáticas en la actividad agrícola de temporal de Oaxaca, se ha recurrido a datos del SIACON sobre siniestralidad y rendimientos. En el caso del maíz de temporal en el ciclo primavera-verano en Oaxaca, los rendimientos aumentaron entre 1980 y 1994, al pasar de alrededor de 1 Ton/ha a más de 1.2 Ton/ha hacia el año 2000, periodo después del cual hubo una disminución, para estar hacia el 2010 en alrededor de 1.1 Ton/ha (Fig. 14). Fig.14 Rendimientos de maíz de temporal (Ton/Ha) (línea roja) y porcentaje de hectáreas siniestradas (línea azul) en el estado de Oaxaca entre 1980 y 2010 (SIACON, 2012). El porcentaje de superficie siniestrada para este sector disminuyó entre 1980 y el 2000, después de lo cual aumenta ligeramente. La productividad va en proporción inversa a la siniestralidad, tanto en las altas como en las bajas frecuencias. Las variaciones interanuales en la siniestralidad o la productividad están principalmente relacionadas con el
  47. 47. 46 clima, mientras que las variaciones decadales parecen corresponder a cambios en la vulnerabilidad. Este razonamiento es coherente con la propuesta de que los impactos pueden referirse a variaciones en el riesgo, producto de la vulnerabilidad y el peligro. Las variaciones decadales en los indicadores de impacto modulan las variaciones interanuales. Años particulares como 1994 ó 1997 fueron de menor rendimiento y de mayor siniestralidad, principalmente por la disminución de la lluvia en esos años El Niño. A pesar de ello, la tendencia a menor siniestralidad y mayor rendimiento, hacen que la mayor anomalía negativa de lluvia en el periodo bajo estudio (año 1994) no tuviera los efectos negativos de algunos años en la década de los ochenta, con menor déficit de lluvia. Modelo conceptual Diversos autores (Liverman et al. 1994; INE,2004) e incluso entidades oficiales consideran que la vulnerabilidad del sector agrícola de temporal ante variaciones del clima puede estar relacionada a : • La situación económica del país, dada en términos del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita y del nivel de inflación (factor económico). • La pérdida de fertilidad en el suelo (factor físico). • La edad promedio de los agricultores (factor social). Deben existir más factores que hacen vulnerables a los agricultores de maíz de Oaxaca, como el nulo uso que se hace del pronóstico climático para la planeación, o los problemas para obtener apoyos de PROCAMPO (Programa de Apoyos Directos al Campo), etc. Para fines de este análisis se contemplan sólo los numerados anteriormente. Los datos del PIB per cápita para México, se obtuvieron del Banco Mundial; los datos de inflación histórica del Banco de México; y las estimaciones de la tasa de envejecimiento de los campesinos (porcentaje por encima de los 60 años) fueron aproximados con datos de Consejo Nacional de Población (CONAPO) y con informaciones a nivel nacional (InfoAserca, 2011), al igual que la información sobre pérdida de fertilidad de suelo en tierras agrícolas (SEMARNAT, 2004). A partir de estos datos se construyeron indicadores de vulnerabilidad física, social y económica (Tabla 3).
  48. 48. 47 Los indicadores deben reflejar la dinámica del factor vulnerabilidad en el tiempo. Si bien es importante asignar un valor a cada indicador, es más relevante analizar su flexibilidad y tendencia, ya que el objetivo es determinar en qué medida se está incrementando o reduciendo la vulnerabilidad. Esta es una de las partes del proceso que requiere creatividad para saber cómo ajustar el valor inicial y final del índice de vulnerabilidad. Para determinar la importancia de cada indicador es necesario contar con el conocimiento de los expertos para interpretar la relevancia de los indicadores. Tabla 3. Indicadores para la vulnerabilidad de la agricultura de temporal en Oaxaca. Indicador Definición Fórmula Rango del índice Condición económica nacional para el desarrollo de la agricultura PIB para México y tasa de inflación PIB *Tasa de Inflación/100 0 1 Porcentaje de pérdida de fertilidad Tasa de pérdida de fertilidad entre 1980 y 2010=0.5 Estado de la fertilidad en 1980 menos el estado actual en 2010. Tasa de cambio entre cada año. 0%= 0 1%= 1 Porcentaje de agricultores con edad > 60 años Porcentaje de la población masculina > 60 años y su tasa de crecimiento Tasa de crecimiento de la población > a 60 años 0% = 0 100% = 1 El indicador de vulnerabilidad económica muestra valores altos en la primera década de análisis, entre 1980 y 1990, que decrecen gradualmente en casi dos órdenes de magnitud hacia los años más recientes. En un ambiente de inestabilidad económica, los agricultores de temporal encuentran dificultades para obtener apoyos económicos para sus insumos, pagos de jornales, etc. Los indicadores de vulnerabilidad física y social muestran una tendencia positiva durante todo el periodo y adquieren relevancia en los años recientes. Un ambiente de crisis económica inhibe la distribución de apoyos económicos principalmente cuando se trata de agricultura de temporal. La Confederación Nacional Campesina (CNC) ha expresado que uno de los grandes problemas del campo es el envejecimiento de sus trabajadores, lo que hace a la actividad más vulnerable ante
  49. 49. 48 condiciones climáticas adversas. La década entre 1980 y 1990 refleja un índice de alta vulnerabilidad (Fig. 15). Algunos máximos de la vulnerabilidad económica, corresponden a las crisis económicas de México. Con datos de SIACON-SAGARPA se puede documentar los impactos del riesgo climático en este sector, particularmente los relacionados con sequía agrícola. Fig. 15 Indicadores de vulnerabilidad e índice de vulnerabilidad de la agricultura de temporal de maíz ante anomalías del clima. Validación del modelo de Riesgo Una primera aproximación al cálculo del riesgo se puede obtener con el producto de la vulnerabilidad por el peligro. Las variaciones en la precipitación, normalizadas entre 0 y 1 muestran que el peligro es mayor con precipitación baja, cuando el índice se acerca a 1. En combinación con la vulnerabilidad, se tiene una primera aproximación de la dinámica del riesgo (Fig. 16). La señal muestra que las variaciones de alta frecuencia del riesgo están dadas principalmente por fluctuaciones en la precipitación (peligro), aunque con frecuencia se combinan con episodios de alta vulnerabilidad económica como en 1982 o en 1994. Por otra parte, la variación de baja frecuencia del riesgo está más relacionada con la vulnerabilidad. La tendencia en la segunda mitad del periodo de estudio indica un
  50. 50. 49 incremento en la precipitación de verano (peligro a la baja), pero un ligero incremento en la vulnerabilidad dado por el envejecimiento de los campesinos y la pérdida de fertilidad del suelo. La comparación del índice de riesgo con la señal de impacto, por ejemplo, el porcentaje de hectáreas siniestradas, indica una coherencia en las bajas frecuencias. Durante la primera mitad del periodo bajo análisis la alta vulnerabilidad y peligro resultan en impactos negativos elevados y frecuentes. La segunda mitad con un riesgo menor por la disminución de vulnerabilidad y peligro indica reducción en el porcentaje de hectáreas siniestradas. Fig.16 Comparación entre serie de riesgo climático y porcentaje de hectáreas siniestradas, como medida de los impactos de las variaciones en la precipitación en la agricultura de temporal de maíz en el ciclo primavera-verano. La línea negra es el riesgo climático; la línea roja el % en hectáreas siniestradas, con sus respectivas líneas de tendencia polinomial. (Datos de hectáreas siniestras de SIACON, 2012) Riesgo futuro bajo cambio climático Bajo cambio climático, los escenarios del IPCC sugieren que la precipitación en Mesoamérica se reducirá alrededor del 10% (IPCC, 2007). Ante tal cambio en el ciclo hidrológico es probable que las lluvias por debajo del valor de peligro (< 1100 mm) ocurran más frecuentemente. Suponiendo que la probabilidad del peligro se incrementa en 10% en
  51. 51. 50 los próximos veinte años, como respuesta, habrá que reducir vulnerabilidad en al menos la misma proporción para ese periodo. Idealmente, las acciones de adaptación frente a cambio climático deberían reducir la vulnerabilidad física, económica y social. Esto dicta la medida de la acción de adaptación mínima necesaria para mantener el riesgo en los niveles actuales. Es necesario aclarar sin embargo que, contrario a lo que la mayoría de los escenarios de cambio climático del IPCC indican, la precipitación en el sur de México, y en particular en Oaxaca se ha venido incrementando con una tasa de casi 10% en cien años (GPCP, 2012) (Fig. 17). Bajo tal condición, la probabilidad de lluvias por debajo de 1100 mm en el verano en las próximas décadas se reduce y con ello el peligro (escenario alternativo al del IPCC (2007)). Esto no significa que la región esté exenta de que ocurran episodios de lluvia deficitaria que resulten en sequía y afecten los cultivos de temporal, como el de maíz, pero con adaptación, el riesgo climático sería menor. Fig.17 Serie de tiempo de precipitación acumulada mensual promedio del estado de Oaxaca entre 1901 y el 2009. La línea verde indica la tendencia lineal (GPCP,2012). Para reducir la vulnerabilidad física se debe ejecutar acciones que incrementen la fertilidad del suelo. Para reducir la vulnerabilidad social habrá que generar oportunidades de trabajo atractivas en el campo mexicano con el fin de retener a los trabajadores jóvenes. Por ejemplo, incrementar las remuneraciones hasta alcanzar mejores condiciones de vida. Por supuesto se requiere de un entorno que incremente el PIB per cápita y reduzca la inflación.
  52. 52. 51 Incluir el comportamiento gráfico de esta propuesta y cómo se traduce en el riesgo. Realizar el escenario de riesgo sin medidas de adaptación y hacer el análisis comparativo entre ambos escenarios. Ejemplo 2. El sector agua y la sequía La crisis del agua en México quedó de manifiesto en años recientes luego de los severos impactos económicos y sociales que tuvo la sequía entre mediados del 2010y el 2012. Si bien se trató de una de las sequías más intensas de las décadas recientes, ocurre en un contexto de alta vulnerabilidad del sector hídrico. A una sequía intensa sigue un déficit en los niveles de almacenamiento de las presas, por lo que el impacto de la sequía no sólo corresponde al año en que ésta ocurre, sino también al siguiente. Esta condición se observó en el norte de México en años recientes cuando la sequía, representada por el índice estandarizado de precipitación (SPI-12, por sus siglas en inglés) se refleja en disminuciones en los niveles de las presas para riego (Fig. 18). Fig. 18 Volumen almacenado en presas para riego, en línea azul y el índice estandarizado de precipitación en barras café, en la región noroeste. (IMTA e IRI, 2013)
  53. 53. 52 Los incrementos en la demanda de agua subterránea, los niveles de contaminación del agua superficial y subterránea, o la falta de una cultura del agua, son algunos de los factores que generan una condición vulnerable frente a la sequía. Por ello, es muy probable que el tipo de adaptación que requiera el sector agua en México sea del tipo correctivo con un planteamiento, no sólo al cambio climático, sino también a la variabilidad natural. Para el desarrollo de este ejercicio se aplicó la presente metodología en el sector hídrico, bajo el marco del proyecto de “Modernización del Servicio Meteorológico Nacional” (MoMet) de la CONAGUA y la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Objeto de estudio (¿Qué o quién es vulnerable?) El objeto de estudio es prácticamente toda la población, todas las regiones y prácticamente todos los sectores económicos. Sin embargo, dada la disponibilidad de datos y las capacidades de acción, para el presente caso se considera como objeto de estudio el caso del sector agua en la Región Hidrológico Administrativa de Península de Baja California (RHA I) (CONAGUA, 2012). El peligro (¿A qué es vulnerable?) La crisis del agua se agrava ante condiciones de sequía. Este fenómeno es natural y predecible, y no se presenta de manera espontánea, sino que evoluciona lentamente en el tiempo como para implementar medidas preventivas. Sin embargo, bajo cambio climático es probable que la disponibilidad natural de agua disminuya y por tanto, será necesario pensar en estrategias estructurales que haga a la RHA I menos vulnerable a la sequía meteorológica. 3) ¿Por qué es vulnerable? Existen diversos diagnósticos sobre la vulnerabilidad del sector agua a la sequía y que analizan la dimensión y causas de la crisis del agua en México (Breña, 2004). Para

×