Iglesias en casas (Fundamentos bíblicos resumen)

78.173 visualizaciones

Publicado el

Describe los principios y los fundamentos bíblicos para congregarnos en hogares. ¿Qué es una iglesia, un templo? ¿Qué es una iglesia, una institución? ¿Qué es una iglesia, una organización? ¿Dios quiere líderes profesionales de la teología como una condición para que haya iglesia?

Publicado en: Meditación
1 comentario
7 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
78.173
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
55.476
Acciones
Compartido
0
Descargas
298
Comentarios
1
Recomendaciones
7
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Iglesias en casas (Fundamentos bíblicos resumen)

  1. 1. Las iglesiasde las casasNuestros fundamentos bíblicos
  2. 2. 1Corinitios 16:19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor. Romanos 16:5 Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo. Colosenses 4:15 "Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa." Filemón 1:1 Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amado Filemón, colaborador nuestro, 1:2 y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa: 1:3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Juan 3: 30 Es necesario que Él crezca, y que yo mengüeEl presente texto pretende ser de bendición para aquellos que debuena voluntad quieran ver una forma de congregarse según nuestrainterpretación bíblica. 2
  3. 3. Es producto de más de 25 años de cristianismo con sus idas yvueltas, con sus aciertos y errores, pero siempre bajo las alasmisericordiosas de Dios.Pretende exponer fundamentos de UNA posibilidad de congregarseen el Nombre de Cristo por nosotros elegida.No es LA interpretación, sino una más…El texto fue elaborado y escrito por quien suscribe, trabajado ycorregido por Betty Giliberto y Mónica Grasso.Agradecer la hospitalidad de Mónica Grasso en cuya casa empezaronnuestras reuniones y de Dora Lariño en cuya casa nos reunimos enla actualidad.Esperando que sea de bendición para todo aquel que lea estematerial, damos gracias a Dios por la posibilidad que tenemos deservirle y de congregarnos en el Nombre de su Hijo Jesucristo. Rubén Walter Grasso 1Corinitios 16:19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor. Romanos 16:5 Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo. Colosenses 4:15 "Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa." Filemón 1:1 Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amado Filemón, colaborador nuestro, 1:2 y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa: 1:3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Juan 3: 30 Es necesario que Él crezca, y que yo mengüe Las iglesias de las casas IntroducciónEs una forma de congregación en hogares en los que nos reunimosalrededor de la Palabra de Dios y en el Nombre de Cristo.Consideramos hermano en la fe de Jesucristo a todos, todos, aquellos que creenen su corazón en Jesús como su Salvador y Señor y que lo confiesan con su boca.Creemos en Dios Trino: Padre, Hijo y Espíritu santo. Siendo Cristo laencarnación de Dios mismo. El Señor Jesucristo es Dios con nosotros. 3
  4. 4. Descentralizamos la figura del pastor ya que a nuestro criterio se ha tornadomás una figura sacerdotal y directiva, que en muchos, muchísimos casos, hatomado el lugar, -consciente o no- del mismo Señor Jesús en la iglesia, que es elcuerpo de Cristo, Cabeza del mismo. Creemos en la diversidad de dones yministerios, así que vemos en la Palabra de Dios los ministerios apostólicos,proféticos, evangelísticos y el ministerio de pastores y maestros.Asimismo, dejamos de lado algunos elementos que se han adherido a la Iglesiacomo un lastre innecesario y que ha sido una carga pesada para el fluir delEspíritu de Dios, la comunicación y expansión de la Buena Nueva de Salvaciónpara el hombre en Jesús de Nazaret. Capítulo I Las iglesias de las casas: Una forma de congregaciónReunirse en hogares es sólo un modo de congregarse, es decir que no es LAforma de congregación, ni mucho menos la única, sino simplemente una formade congregarse en el Nombre de Jesús.Esto no es nuevo y tiene antecedentes en la Biblia que, como es obvio, no soncasuales; veamos:Romanos 16:5 Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto,amado mío, que es el primer fruto de Acaya para Cristo.1Corintios 16:19 "Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con laiglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor."Colosenses 4:15 "Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas ya la iglesia que está en su casa."Filemón 1:1 Pablo, prisionero de Jesucristo, y el hermano Timoteo, al amadoFilemón, colaborador nuestro,1:2 y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y ala iglesia que está en tu casa:1:3 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.Encontramos tres (3) requisitos para que haya iglesia.Primero: Sin Cristo no hay iglesiaSegundo requisito sería que dos o más se reúnan en su nombre.Y el tercer requisito es el sentido de mutualidad entre los hermanos de la iglesia.Solamente habrá tres condiciones imprescindibles para que haya iglesia. 4
  5. 5. Un esquema básico de los movimientos de la iglesia, creemos, debe estarbasado en la Gracia de Dios para con cada uno de nosotros. Esta gracia esaceptada por la fe, establecida mediante la fe en acción concreta por losmiembros de la iglesia, expresada en una actitud de mutualidad en ella.Esta gracia en la que estamos como iglesia se manifestará como fruto delEspíritu en una actitud de servicio concreto hacia los no creyentes,especialmente hacia los más débiles. Esto es evangelismo de palabra y dehecho.Así se formará un círculo virtuoso que se alimentará continuamente por mediode la vida impartida por el Espíritu Santo en cada uno de sus hijos. Gracia – Fe - Acción concreta dentro de la iglesia - Acción concreta hacia fuera de la iglesia – Gracia – Fe – Acción dentro de la iglesia…y así sucesivamente.Por gracia (Regalo de Dios)Efesios 2:8 Porque por gracia habéis sido salvados mediante la fe; esto noprocede de vosotros, sino que es el regalo de Dios,2:9 no por obras, para que nadie se jacte.Por medio de la feRomanos 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios pormedio de nuestro Señor Jesucristo;5:2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cualestamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.Fe que acciona primero entre los hermanos (mutualidad)Romanos 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto ahonra, prefiriéndoos los unos a los otros.Fe que acciona en beneficio de la comunidadSantiago 2:26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también lafe sin obras está muerta.Hay un peso en la Biblia que se manifiesta en las opiniones de los líderes queDios establece, y éstos la tienen que avalar, a su vez, con los hechos, con sustestimonios.Hebreos 13:17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porqueellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para quelo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. Ser cuestionadores, mas no discutidoresEs necesario también hacer uso de una interpretación desde la duda y elcuestionamiento, ya que es esta una actitud sana que hoy, quizás, se haperdido o se ha interpretado como una actitud irreverente ante una grancantidad de “iluminados”, quienes se han erigido con la pretensión de serconsiderados incuestionables. 5
  6. 6. Preferimos el consejo paulino:1 Tesalonicenses 5: 21. “Examinadlo todo, retened lo bueno”.Hay en la Biblia el conocido ejemplo de los de Berea:Hechos 17:10 Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y aSilas hasta Berea. Y ellos, habiendo llegado, entraron en la sinagoga de losjudíos.17:11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, puesrecibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día lasEscrituras para ver si estas cosas eran así.17:12 Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y nopocos hombres. Estos de Berea son un muy buen ejemplo de la postura a adoptar en cuanto a “nuevos” anuncios.Primero veo si está en la Palabra; leo, analizo, profundizo, escudriño y recién después creo y acepto.Los de Berea no lo aceptaban porque el que lo decía era un “gran predicador” o un gran “teólogo”. Solo lo aceptaban porque lo veían en las Escrituras. ¡Y podían hacer esto porque conocían las Escrituras!Hoy es imprescindible desechar absolutamente todo aquello que noes un claro principio bíblico.Desde el anonimato de los que coordinan los diferentes hogares para hacerque así el mérito y el reconocimiento sea sólo para el Rey de reyes ySeñor de señores: Jesucristo.Una fe cotidiana, sencilla y testimonial, que haga de la ayuda mutuay de la ayuda a los más débiles, una sana costumbre y un hábitoirreemplazable.Mateo 25: 40 “…en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos máspequeños, a mí lo hicisteis.” Si Jesucristo se identificó con los más débiles y pequeños, a Él serviremos sirviendo a aquellos con los que Él se identificó. Posibles errores de conceptoSi alguien dice iglesia (mal interpretando su significado) nos vendrán a lamente una serie de imágenes que harán una composición mental denuestro concepto de la misma.Dichas imágenes pueden ser las siguientes:a- Un edificioSobre el lugar de reunión, podemos decir que el Nuevo Testamento NO habla detemplo sino en lo referente al templo judío; que no había templos cristianos, yque no es un requisito que la Palabra de Dios establezca para que exista iglesia. 6
  7. 7. El templo se presta a confundir y a sustituir el “ID” que el Señor Jesucristo nos ordenara por el “Que ellos (los no creyentes) vengan”.Mateo 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me esdada en el cielo y en la tierra.28:19 Por tanto, ID, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolosen el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y heaquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.Se puede notar que la inmensa mayoría de las actividades de lascongregaciones tienen al templo como centro de ellas, con lo cual el “ID”se hace difícil de apreciar, entender y practicar.Un edificio (templo) alquilado acarrea una cantidad enorme de dinero; y si no esalquilado, su mantenimiento demanda también una inmensa cantidad dedinero.Nuestra opción es dedicar este dinero, que no es poco, a laconsagración a Dios mediante la ayuda a los más débiles:primeramente a los de la fe y luego hacia la comunidad.Este tema se desarrollará con mayor extensión en uno de los próximoscapítulos. Queremos adelantar, simplemente, que nuestro servicio será gratuito, es decir, que viviremos de nuestros trabajos y dedicaremos nuestros dones y talentos absolutamente ad honorem a Dios nuestro Padre, a nuestros hermanos de la congregación y a nuestro prójimo, sobre todo a los más débiles.Nuestra decisión es reunirnos en hogares y esto debe ser entendido de estaforma: es una opción elegida voluntariamente por nosotros, opción queescogemos por ver en ésta grandes ventajas que nos alivianan el camino comocreyentes, pues nos desliga de atender estructuras que a nuestrojuicio son innecesarias.b- Un pastor (profesional)En cuanto a cualquier servicio en la iglesia.Creemos que en principio debe haber un llamado claro de Dios, que seráconfirmado por la iglesia a quien hablará Dios en su conjunto.Si nos guiamos por el llamamiento que el Espíritu Santo hace a Pablo y aBernabé en la iglesia de Antioquía, podemos afirmar sin temor a equivocarnos,que Dios primero llama a los directamente implicados en estellamado, en este caso Pablo y Bernabé. Luego el mismo llamado se locomunica a la iglesia. Lo mismo hará con nosotros.Hechos 13:1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquia, profetas ymaestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén elque se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.13:2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo:Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. 7
  8. 8. 13:3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y losdespidieron. Un apóstol o un profeta o cualquier otro ministerio jamás será producto de una autoproclamaciónHoy asistimos a una especie de profesionalización del servicio a Dios.Ser un profesional de la teología NO es un requisito para ser pastor/maestro opara ser apóstol o profeta.¿Estamos diciendo con esto que los estudios teológicos no sirven? Nadie loentienda así; estamos diciendo que pueden ser un excelente complementopero no más que esto.Pedro el apóstol fue un simple pescador y sin embargo el Señor de señores leconfió a sus propias ovejas.Juan 21:17 Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro seentristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? Y le respondió: Señor, túlo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. La característica fundamental de la iglesia como cuerpo de Cristo es la relación de cada miembro con la Cabeza, que es el mismo Jesús, y a su vez la relación de mutualidad entre los miembros.Romanos 12:5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo,y todos miembros los unos de los otros….12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto ahonra, prefiriéndoos los unos a los otros.En la iglesia debe haber un sentido de mutualidad como conclusión lógica. Enun cuerpo, las órdenes las da la cabeza y en la iglesia la cabeza es Cristo.c- Un público a quien predicarleEl peligro al que nos exponemos en este tipo de relación institucional es lapasividad y la sumisión a una forma que, de alguna manera, impide nuestrodesarrollo.Desde ya, la Palabra de Dios no autoriza absolutamente a nadie aautodenominarse con ningún título; es el cuerpo de Cristo el que evalúa yson los hombres y mujeres probos, en consenso y por la directiva del EspírituSanto, quienes los nombran.Esto cuenta actualmente con el agravante de que los que se autodenominan, lohacen desde una posición de superioridad y de mando ligado a un poder carnaly no del Espíritu Santo: pesan los factores de poder y de “poder” ejercer dominiosobre los demás.Tal situación requiere de un público que diga amén, pero muchas veces esos“amén” (así sea) se dicen a afirmaciones que no figuran de modo alguno en laPalabra de Dios, con lo cual quienes afirman están siendo cómplices (aveces sin saberlo o sin quererlo) de los que dicen falsedades desde elfrente. Cada uno de nosotros somos responsables de creer lo que creemos, somos responsables de saber si lo que asentimos es bíblico o no. 8
  9. 9. ¡Y si no lo es, es mejor que no digamos amén ni nada que se le parezca!Se ha transformado a las iglesias en espectáculos, y es necesario que estemosfirmes en cuanto a lo que creemos que es una iglesia, para así actuar enconsecuencia, sabiendo que el Dios Altísimo pedirá cuentas a cada unopor esto.Si los miembros del cuerpo de Cristo actúan pasivamente, estos “iluminados”edificarán sus “ministerios” personalistas. Entonces habremos errado al blancode un modo categórico y habremos sido cómplices de ellos.En el cuerpo, cada uno tiene su lugar y por tanto cada uno cumple un rolirremplazable.Su natural desempeño es ayudar a que el cuerpo esté sano y creciendo,coordinado por la cabeza que, en el caso de la iglesia, es nada más ninada menos que Jesucristo Hijo de Dios. Capítulo II Reunidos en su Nombre Reunidos en el Nombre que es la Roca de la Salvación1Corintios 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que estápuesto, el cual es Jesucristo.Reunidos en su Nombre implica reunirse bajo su rúbrica y comprometidos conlo que Él es. Implica estar reunidos como embajadores de y accionando en fe deacuerdo con aquello que Él demanda.En su Nombre implica en la plena seguridad de su Presencia en nosotros, entanto hijos, y entre nosotros, en tanto iglesia, congregación y comunidad.2Corintios 5:20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo,como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo:Reconciliaos con Dios.Mateo 18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allíestoy yo en medio de ellos.Filipenses 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio unnombre que es sobre todo nombre,2:10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están enlos cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;2:11 y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de DiosPadre.Es necesario comprender lo antes posible que cada vez que nos reunamos en elNombre de Jesús lo estaremos haciendo bajo la cobertura de su sello y de surúbrica.Jesús mismo nos dice: “reúnanse en mi Nombre y yo responderé con mi sello ycon mi propia presencia en medio de ustedes”. 9
  10. 10. Si lo pensamos detenidamente, es algo conmovedor que nos debería llenar degozo y a su vez de un temor reverente ya que por cada cosa que hagamos seráJesús mismo quien responderá por ellas. Reunidos en el Nombre de Aquel que es la Cabeza de la iglesiaPodemos llegar a la conclusión de que congregarse es estar como cuerpo en Supresencia para que se manifieste a Su iglesia, que es Su cuerpo transmitiendovida y coordinando los movimientos del mismo.Colosenses 1:15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de todacreación…1:18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio,el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia.”Una comunidad de creyentes, es decir de aquellos que han nacido de nuevo, deaquellos que han recibido a Cristo y saben que son hijos de Dios y que tienenderecho y potestad de Dios para llamarse de ese modo.Juan 1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en sunombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni devoluntad de varón, sino de Dios. Reunidos en el Nombre que da vidaUna comunidad relacionada con la vida que imparte Dios a aquellos que creenen Jesucristo y lo siguen.Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,10:28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie lasarrebatará de mi mano.Juan 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nuncatendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.Juan 11:25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí,aunque esté muerto, vivirá.Juan 17:3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Diosverdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.Una comunidad de fe que se congrega no para compartir al modo de un clubsocial, sino en un compromiso encarnado con la vida del otro. En susalegrías y tristezas, en sus dudas, en sus incertidumbres, en la ayuda mutua, enel soportarse los unos a los otros, en el cumplimiento por medio de la fuerzaque da el Espíritu Santo de tener y ejercer el mismo sentir que hubo en CristoJesús.Filipenses 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien conhumildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;2:4 no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual tambiénpor lo de los otros. 10
  11. 11. Si no fuese posible tener el mismo sentir que Jesucristo, Dios no lo demandaríaen su Palabra. Reunidos en el Nombre que es la Palabra encarnadaJesús es la Palabra encarnada, el Verbo encarnado como determinante de accióny parte imprescindible para que una oración haga/ tenga sentido.Identificarnos e invocar a Jesucristo como cuerpo hace de la iglesia unacomunidad de fe encarnada en cada una de las vidas que la componen, las quese relacionan mutuamente y buscan el beneficio del otro.Dios habla hoy:Juan 1:1 En el principio ya existía la Palabra; y aquél que es la Palabra estabacon Dios y era Dios.Reina Valera 1960Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo eraDios.La iglesia es una comunidad encarnada que no mira por lo suyo propio sino porlo de los otros. Esto no significa un desinterés por la vida propia ya que no es loque dice el pasaje de la Carta a los Filipenses anteriormente citado. Si miramosbien dice “…también por lo de los otros…” con lo que nos está indicando quetampoco tendremos que descuidar nuestra vida.Jesucristo nos llamó a amarnos como Él nos amó y esto si no fuera posible nohabría sido pedido por Él. Reunidos en su Nombre: Desechando personalismosComo congregación local esta iglesia estará guiada por el Espíritu Santo, masesta guía será a través de sus siervos fieles, estando cada uno de éstos enlas diferentes partes del cuerpo, conforme sea la voluntad de Dios.Para ello es necesario que se reconozca en el cuerpo la autoridad espiritual dadapor Dios a sus hijos.Por el momento diremos que hay un notable y claro rechazo en laPalabra de Dios a toda forma de personalismo, a todo aquello quepretenda tomar el espacio que sólo puede ejercer Jesucristo.1Corintios 1:12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo;y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.1:13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿Ofuisteis bautizados en el nombre de Pablo?1:14 Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino aCrispo y a Gayo,1:15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre.La palabra de Dios nos hace referencia a cuatro ministerios, a saber: Apóstoles,profetas, evangelistas, pastores y maestros.Si alguien quiere decir que no es sólo esto lo que compone la iglesia diremos quees cierto, pero nuestro cuestionamiento radical es que no hay en laBiblia autorización para decir que es uno sólo el ministerio (el 11
  12. 12. pastoral, o el que fuera) en el que la iglesia se deba recostar ydesarrollarse.Podemos afirmar que es devastadora la consecuencia que ejerce en lascongregaciones el hecho de querer prevalecer por medio de algúnrango jerárquico.Obviamente, debe haber autoridad en la iglesia en algunos hombres y mujeres,éstos serán los que solventarán su palabra de fe con hechos de feconcretos y no fingidos.1Pedro 5:5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos,sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a lossoberbios, Y da gracia a los humildes.Sujetos a los ancianos; y todos sumisos unos a otros; mutua colaboración yun respeto por la vivencia de los que nos preceden en la fe y nos enseñancon su ejemplo.Todos nosotros, los creyentes, tendremos que dar de una vez un paso alcostado para que la Biblia nos hable en cada reunión, y que el EspírituSanto nos hable a cada uno de nosotros como cuerpo de Cristo, para darle causea su perfecta Voluntad.La aceptación de un líder carismático ha generado un grado superlativode toxicidad en la iglesia y esto termina alejando a los no creyentes y amuchos creyentes de las mismas. 12
  13. 13. Capítulo III La unidad de la iglesiaJuan 17:20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los quehan de creer en mí por la palabra de ellos,17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, quetambién ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú meenviaste.17:22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así comonosotros somos uno.17:23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, paraque el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos comotambién a mí me has amado.El pasaje precedente es parte de una de las oraciones más conmovedoras deCristo.Es el pedido a Dios Padre para el cumplimiento de una de las cuestiones másvitales y básicas: La unidad de la iglesia.La iglesia puede definirse, quizás, como hombres y mujeres que habiendo sido salvados por Jesucristo –a quien confiesan como Salvador- se congreganfundamentados en Su Palabra y en su Presencia, para guardar la unidad de la misma y ayudarse mutuamente en todo, predicando de palabra y con obras a Su Salvador.El peligro para la iglesia no es Satanás solamente, el peligro para laiglesia es nuestro propio ego. Es nuestro ego el que le da lugar aldiablo. La ofensa como factor de división, el sentirse ofendido como factor de divisiónMateo 5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que lade los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.5:21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera quematare será culpable de juicio. 13
  14. 14. 5:22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, seráculpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpableante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto alinfierno de fuego.Nuestro sentido habitual de justicia es una enorme barrera para elobrar de Dios.“Nuestro sentido de justicia y de verdad” no alcanzan, eso ya lo teníamos antes de ser creyentes. Esto también lo practicaban los escribas y los fariseos. Dios ama a nuestro hermano con esos mismos defectos que a nosotros tantonos molestan, y Dios nos ama a nosotros con los mismos defectos que tanto les molestan a nuestros hermanos.La iglesia es una comunidad de imperfectos a los que Dios ama, que los estáperfeccionando, y que se reúnen en el Nombre del Señor.Si no entendemos esto tendremos problemas para desempeñarnosen la misma.La unidad de la iglesia debe ser mantenida a toda costa y esto se hará poramor a Cristo.Efesios 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada unocon su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.4:26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,4:27 ni deis lugar al diablo.Santiago 1:19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto paraoír, tardo para hablar, tardo para airarse;1:20 porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios.La ira santa ocurre muy de vez en cuando y la ira humana muy a menudo.Saber que uno tiene que soportar al hermano nos libera de la carga pesadade buscar la perfección en el otro, perfección que no tiene y quenunca encontraremos.Cristo lo practicó, Cristo soportó:Mateo 17:17 Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula yperversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he desoportar? Traédmelo acá.Jesucristo nos soporta en nuestras incredulidades y perversiones. Él nos dijo:Juan 13:15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho,vosotros también hagáis.Si sabemos que un hermano tiene algo que no nos agrada, veamos el soportarlocomo una oportunidad para que cambie, como hacerle un “aguante” hastaque Dios obre en él. 14
  15. 15. Pablo sufría como dolores de parto hasta ver formada en sus hijos espirituales lavida de Jesucristo.Gálatas 4:19 Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hastaque Cristo sea formado en vosotros…El hermano que soporta da síntomas de madurez espiritual.Muy probablemente si desoímos la voz rectificadora del Espíritu Santo una yotra vez, Dios obre con energía hasta que entendamos. Digamos también queesta no es la forma prioritaria que Él quiere tratar a sus hijos, pero es unaposible respuesta.Salmo 32:8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;Sobre ti fijaré mis ojos.32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,Porque si no, no se acercan a ti.Dios ama al que siembra unidad y a los pacificadores.Muchas veces esta pacificación no tiene que ver con rencillas entre otroshermanos en las que nosotros intervenimos, sino rencillas de nosotros conotros.Esto cuesta sufrimiento, y sufrimiento de nuestro ego que no quiere hacer lamínima fuerza para soportar al hermano.No es difícil ver que el problema no se resuelve haciendo que losotros cambien para que sean hechos a nuestra medida, sino haciendoque la paz de Dios domine nuestros corazones en la aceptación del otro como es.En definitiva: los que tenemos que cambiar somos nosotros.La unidad del Espíritu tiene como vínculo la paz y el no soportarse tiene comovínculo inevitable la contienda.Efesios 4:3 solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de lapaz;La unidad de la iglesia es la unidad del Espíritu, es decir que Él ya unióy quien quiera desunir se encontrará lidiando contra el mismo Dios.La unidad no debe ser procurada sino que debe ser mantenida. El EspírituSanto ya nos ha unido y quien busque otra cosa está yendo en contra de esa unidad ya establecida.Un cuerpoUn cuerpo cuyos miembros se vinculan con el vínculo de la paz, muchosmiembros y un cuerpo. Esto no admite divisiones ni rangos jerárquicos sinosumisión a que cada parte haga su tarea en servicio mutuo buscando el beneficiode todo el cuerpo.Romanos 12:4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchosmiembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,12:5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todosmiembros los unos de los otros. 15
  16. 16. 1 Corintios 1:10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro SeñorJesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotrosdivisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en unmismo parecer.Colosenses 2:2 Para que sean consolados sus corazones, unidos en amor,hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer elmisterio de Dios el Padre, y de Cristo. Pablo, apóstol (enviado) de Jesucristo y preso de la voluntad de Dios ruega. Ruega por la unidad de la iglesiaUn SeñorUn Señor que no quiere que le digamos Señor si no hacemos lo que Élmanda.Lucas 6:46 ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?Un bautismoUn bautismo que es símbolo de unión.1Corintios 1:13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo porvosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?En este pasaje importa verdaderamente el Nombre en el cual nosbautizamos. Fuimos bautizados en el Nombre de Cristo, en su amor, poder yautoridad.El bautismo es una representación de nuestra fe puesta en Jesús: al creer hemossido bautizados en Él y luego como respuesta a nuestra fe, obedecemos elmandato bíblico de bautizarnos sumergidos en aguas como testimoniopúblico.El bautismo es un testimonio público de fe en el Señor Jesús. Es una expresiónsimbólica, si se quiere, de nuestra muerte a nuestro pecado y nuestraresurrección en Él.Un cristiano que no ha sido bautizado es un cristiano que todavía no ha sidoobediente al mandato de Cristo de ser bautizado.Un Dios y Padre de todosYa Pablo había dicho, un Espíritu (Santo), un Señor (Jesucristo) y un solo Dios yPadre que es sobre todos, por todos y en todos.Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo es Un solo Dios: Un misterio queescapa a nuestra razón y que solo puede llegar a comprenderse por la fe,espiritualmente.Dios Padre que ha enviado al Espíritu Santo para que el mundo crea, que nos hasumergido en el cuerpo de Cristo, que procura que guardemos la unidad en elvínculo de la paz; un Señor, el Hijo de Dios, que diera Su vida por nosotros, queterminara la obra redentora y que en su ministerio en la tierra oró a Su padre ynuestro Padre para que seamos uno, como Dios mismo es Uno.El mismo y Único Dios a quien su Hijo Cristo oró en los siguientes términos: 16
  17. 17. Juan 17:20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los quehan de creer en mí por la palabra de ellos,17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, quetambién ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú meenviaste.17:22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así comonosotros somos uno.17:23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, paraque el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos comotambién a mí me has amado. Capítulo IV Reunidos alrededor de Su Palabra.Reunirse en el Nombre de Cristo nos llevará siempre a reunirnos alrededor desu Palabra.Jesucristo nos llevará al cumplimiento de su Palabra. Estar llenos del Espíritu essimilar a estar llenos de su Palabra.Reunirse alrededor de su Palabra es reunirse alrededor de sus principios, susdichos, sus mandamientos, sus juicios, sus testimonios, sus caminos, susestatutos, sus leyes, en el poder del Espíritu Santo.Salmos 119:8 Tus estatutos guardaré; No me dejes enteramente.119:9 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.119:10 Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos.119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.119:12 Bendito tú, oh Jehová; Enséñame tus estatutos.119:13 Con mis labios he contado Todos los juicios de tu boca.119:14 Me he gozado en el camino de tus testimonios Más que de toda riqueza.119:15 En tus mandamientos meditaré; Consideraré tus caminos.119:16 Me regocijaré en tus estatutos; No me olvidaré de tus palabras.119:17 Haz bien a tu siervo; que viva, Y guarde tu palabra.119:18 Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley. La palabra de Dios fue inspirada por el Espíritu Santo y hoy, luego de la resurrección, cuando Dios nos diera la venida y la guía de su Espíritu, su guíaestará siempre de acuerdo con lo escrito en ella. Dios no se contradice y no hay mudanza ni sombra de variación en Él. 17
  18. 18. Juan 16:13 Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a todala verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo loque oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.16:14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. La Biblia: Palabra de vidaJuan 6:68 Le respondió Simón Pedro:Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.Es a través de la Biblia como hemos llegado al conocimiento de Cristo comonuestro Salvador, es a través de Su Palabra como hemos obtenido nueva vidapor gracia por medio de la fe.Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mivoz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.Dios dará vida nueva si y solo si nosotros lo invitamos a que sea nuestroSalvador.La Palabra de Dios actuará como instrumento para el nuevonacimiento de aquellos que sinceramente busquen a Dios en arrepentimientode sus pecados y en fe en Jesucristo.Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.Por lo general, el recién convertido o, en las palabras del Señor Jesús, el reciénnacido espiritualmente, tiene una gran necesidad de alimentarse de la Palabrade Dios. Muchas veces ocurre que este ejercicio se va perdiendo poracostumbramiento, por negligencia, por indiferencia, etc.La lectura y estudio de la Palabra de Dios nos sostendrá y alimentará nuestra fe,siendo uno de sus frutos el nuevo nacimiento y la permanencia en cada uno desus hijos fieles.1Pedro 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a laverdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos aotros entrañablemente, de corazón puro;1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, porla palabra de Dios que vive y permanece para siempre.La Biblia será el filtro por el que se tamizarán las decisiones de la iglesia.Al decir que la Cabeza de la iglesia es Jesucristo estamos diciendo que TODAacción de la iglesia como su cuerpo estará sujeta a los principios que sedesprenden de la Biblia.Para esto es necesario el conocimiento de dicha Palabra de Dios.Conocimiento espiritual de los principios que rigen a la misma y su aplicaciónen la vida de la iglesia como Cuerpo de Cristo. 18
  19. 19. Capítulo V La oración de la iglesia La oración de la iglesia es oración de acuerdoMateo 18:14 Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos,que se pierda uno de estos pequeños.18:15 Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y élsolos; si te oyere, has ganado a tu hermano.18:16 Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca dedos o tres testigos conste toda palabra.18:17 Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenlepor gentil y publicano.18:18 De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado enel cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdoen la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hechopor mi Padre que está en los cielos.18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoyyo en medio de ellos.El contexto de este acuerdo propuesto por Jesucristo está dado por algo que esprimordial en la familia de Dios. No hay posibilidades de oraresperanzados en ser oídos por Dios si no hay un acuerdo de amor enlas relaciones entre los hermanos en la fe.¡A esto apunta verdaderamente Jesucristo en este pasaje! Al amor y a la relaciónarmoniosa de unos y otros.Juan 15:12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo oshe amado.Antes de ponernos de acuerdo en alguna cosa que exponer ante Dios en oración,deberemos ver si el acuerdo está en amarnos, o incluso como en las palabras dePablo, en soportarnos los unos a los otros en amor.Soportándoos en amor para guardar la unidad que se transmitirá en oración yque será contestada, sin dudas, por Dios para la extensión de su reino.Luego, recién entonces detallaremos en el Espíritu Santo los motivos de oraciónque Dios mismo habrá puesto en nuestros corazones. Esto mismo ocurrirá con 19
  20. 20. nuestras ofrendas, Dios las aceptará si hay armonía y amor entre los hermanosque son sus hijos.Mateo 5:23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tuhermano tiene algo contra ti,5:24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tuhermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.¿Qué buen padre de familia sería indiferente a las peleas de sus hijos? Y si unbuen padre terrenal no admitiría esto y se dolería en su corazón… ¡¿Cuánto másse dolerá Dios?! Así que este es un principio más que tendremos que saber: la oración esimportante, mas antes es el amor que nos lleve a la unión en oración. En definitiva, la oración de acuerdo es antes que nada consecuencia de una vida de armonía como cuerpo, a ella envía Dios bendición y vida eterna.Salmo 133:1 ¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar loshermanos juntos en armonía!133:2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba,La barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras;133:3 Como el rocío de Hermón, que desciende sobre los montes de Sión;Porque allí envía Jehová bendición, y vida eterna.Un principio básico que se desprende de la Palabra de Dios es la armonía quedebe reinar en la congregación. Unidad en fe por medio del amor y delsoportarse como un acto positivo y no como algo negativo.Es medular el entendimiento de este punto, de nada sirve la oración cuando estepunto básico no es tenido en cuenta.La oración de la iglesia es oración de acuerdo; y acuerdo en la Biblia significaarmonía con los hermanos que la componen. 20
  21. 21. Capítulo VI Nuestra relación con el dineroEl administrar ofrendas fue una práctica de Cristo y de la iglesianeotestamentaria y será una práctica de las iglesias de las casas.Este tema generalmente es criticado con toda razón, en base al maldesempeño de aquellos que, diciéndose siervos de Jesucristo, son nadamás que servidores de sí mismos.Son falsos profetas que hacen que por ellos el Evangelio sea criticado yblasfemado; y hacen de la gente mercadería, sobre ellos, el apóstol Pedro hizo lasiguiente descripción:2Pedro 2:1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habráentre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejíasdestructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre símismos destrucción repentina.2:2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales elcamino de la verdad será blasfemado,2:3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas.Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición nose duerme. Punto unoFue una práctica de Cristo y esto se ve claramente en los Evangelios y fue unapráctica neotestamentaria. Basten tres versículos para argumentar loanteriormente dicho.El grupo apostólico liderado nada menos que por el Señor administraba dinero.Biblia al díaJuan 12:6 Dijo esto, no porque se interesara por los pobres sino porque era unladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba a robar loque echaban en ella.Biblia en lenguaje sencilloJuan 12:6 Entonces Jesús le dijo a Judas:--¡Déjala tranquila! Ella estaba guardando ese perfume para el día de mientierro. En cuanto a los pobres, siempre los tendrán cerca de ustedes, pero a míno siempre me tendrán. 21
  22. 22. En realidad, a Judas no le importaban los pobres; dijo eso porque era un ladrón.Como él era el encargado de cuidar el dinero de Jesús y de los discípulos,a veces se lo robaba.Quizás hayamos pasado por alto este tema en la Palabra de Dios pero lo cierto esque el grupo apostólico de Jesucristo llevaba una “bolsa” de dinero común quecomo es lógico estaba aprobada por Jesucristo. Punto dosEn la vida de la iglesia de Jerusalén lo practicaron y… ¡Vaya de qué forma!Hechos 2:45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían atodos según la necesidad de cada uno.¿Estamos diciendo que tenemos que vender nuestras propiedades? Respuesta:NO, de ninguna manera; solo estamos estableciendo el principio a modo deapología que dice que la iglesia administró el precio de las ventas de laspropiedades, cosa que era muchísimo más que diezmos y ofrendas, como seentienden en la actualidad. Punto tresHechos 6:1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubomurmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquélloseran desatendidas en la distribución diaria.La importancia de la atención a las necesidades básicas de los más necesitados,en este caso las viudas, como una expresión de aquellos ante quienes Dios sepresenta como defensor.Nótese que hace referencia a la distribución diaria. ¿Distribución diaria de qué?Respuesta: De los bienes materiales que santificados por la oración eranredistribuidos para que a nadie le faltase nada. Punto cuatroEl cuarto punto tiene que ver con su relación con los siervos enviados de Dios.Un siervo de Dios que se somete a su Voluntad nunca querrá ser una carga parala iglesia ni para nadie. Pablo lo demostró plenamente en su relación con laiglesia de Corinto.2Corintios 11:7 ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotrosfueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde?11:8 He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros.11:9 Y cuando estaba entre vosotros y tuve necesidad, a ninguno fui carga,pues lo que me faltaba, lo suplieron los hermanos que vinieron de Macedonia,y en todo me guardé y me guardaré de seros gravoso.11:10 Por la verdad de Cristo que está en mí, que no se me impedirá esta migloria en las regiones de Acaya.Para Pablo el ser ayudado era una bendición de Dios y una gloria según suspropias palabras.Como se ve en el siguiente pasaje: 22
  23. 23. Filipenses 4:15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio dela predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesiaparticipó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos;4:16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para misnecesidades.4:17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde envuestra cuenta.4:18 Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendorecibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto,agradable a Dios.Pablo no buscaba dádivas y sabía que mejor es dar que recibir y que Dios noserá deudor de nadie. En este sentido, considera al dinero juntado comoofrenda y entregado a él como algo que producía olor fragante y queera sacrificio acepto y agradable a Dios.1Corintios 9:9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal albuey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,9:10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió;porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza derecibir del fruto.9:11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es grancosa si segáremos de vosotros lo material?9:12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros?Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo,por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.Aclara este pasaje que no está mal tomar lo material, es decir dinero, si se tomahonestamente. Mas San Pablo ve que con los corintios las cosas no estabanclaras, entonces decide no aceptarlo para no ser un obstáculo para el Evangelio.Otro pasaje esclarecedor:2Tesalonicenses 3:7 Porque vosotros mismos sabéis de qué manera debéisimitarnos; pues nosotros no anduvimos desordenadamente entre vosotros,3:8 ni comimos de balde el pan de nadie, sino que trabajamos con afán yfatiga día y noche, para no ser gravosos a ninguno de vosotros;3:9 no porque no tuviésemos derecho, sino por daros nosotros mismosun ejemplo para que nos imitaseis. Punto cincoLa ayuda a otras congregaciones locales que puedan estar pasando necesidades1Corintios 16:1 En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotrostambién de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo,según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojanentonces ofrendas.16:3 Y cuando haya llegado, a quienes hubiereis designado por carta, a éstosenviaré para que lleven vuestro donativo a Jerusalén.16:4 Y si fuere propio que yo también vaya, irán conmigo. 23
  24. 24. La ofrenda era para los santos de Jerusalén que estaban pasando momentos dedificultad. Pablo se dirige a los corintios, que eran sello de su apostolado, paraque por medio de dos o tres personas sea llevada desde allí la ofrenda aJerusalén.Claro como el agua, ayuda mutua entre las iglesias, por medio de más de unhermano para control y con el apóstol como nexo. Punto seisLa administración en la iglesia local1Timoeo 5:17 Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignosde doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.5:18 Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es elobrero de su salario.El concepto de salario que se manejaba en aquel entonces no es el mismo que enla actualidad. No había una especie de bolsa de trabajo como lamentablementehay ahora. Nosotros hemos tomado como opción tener nuestros trabajos y no cobrar absolutamente nada en el servicio a Dios en el sentido que hoy se entiende.La iglesia y los siervos de Dios se moverán en oración con Dios, el siervo dará aconocer a su Padre sus necesidades y Dios moverá a sus hijos para que suplanen amor las necesidades de sus siervos que son dignos de su salario; pero estesalario será regalo de sus hermanos, un donativo agradable a Dios yabsolutamente voluntario.Una cosa es un salario abonado por un trabajo al modo que se entiende hoy yotra muy distinta es aceptar un donativo o una ofrenda que Dios haya puesto enel corazón de alguno de sus hijos o en una congregación para ser de bendición aalguno de sus obreros.San Pablo aceptaba ofrendas de los hermanos y de las congregaciones, y lasentendía como una bendición no solamente hacia él sino también hacia quiendaba dichas ofrendas pero no tenía esto como una renta por tiemporegularmente determinado como hoy lo entendemos.Cabe aclarar que el apóstol Pablo aceptaba dichas ofrendas si estas nocomprometían de ninguna forma el mensaje del Evangelio. El control del dinero en la comunidad de feLa necesidad imperiosa del control y el destino de las ofrendas.Decíamos al principio que es necesario no subestimar en lo más mínimo nuestrotrato con el dinero. La relación que tengamos con éste será aún más estrictacuando de la administración de ofrenda se trate. La administración de nuestros ingresos en cuanto a dar es una decisión pura y exclusivamente propia; mas el recuento y la administración del dinero de la iglesia siempre será hecha, por lo menos, por dos o tres personas, siempre.No vale aquí decir que alguien se encargue del dinero exclusivamente ya quepodría caer en tentación y lazo que dañaría a dicho hermano y a la 24
  25. 25. congregación. Por lo demás, alguien honesto pedirá él mismo ser auditado y senegará a ser administrador exclusivo de los bienes materiales que maneje lacongregación para la extensión del reino de Dios.Veamos:2Co 8:16 Pero gracias a Dios que puso en el corazón de Tito la misma solicitudpor vosotros.8:17 Pues a la verdad recibió la exhortación; pero estando también muysolícito, por su propia voluntad partió para ir a vosotros.8:18 Y enviamos juntamente con él al hermano cuya alabanza en el evangeliose oye por todas las iglesias;8:19 y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias comocompañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, que esadministrado por nosotros para gloria del Señor mismo, y para demostrarvuestra buena voluntad;8:20 evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundanteque administramos,8:21 procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante delSeñor sino también delante de los hombres.8:22 Enviamos también con ellos a nuestro hermano, cuya diligencia hemoscomprobado repetidas veces en muchas cosas, y ahora mucho más diligente porla mucha confianza que tiene en vosotros. a. Designado por las iglesias: Consenso en el Espíritu Santo. b. Como compañero: Con un acuerdo en que la ofrenda es Santa, de Dios y que nosotros tenemos que cuidarnos mutuamente de no caer en lazo del enemigo. c. Para llevar el donativo: Habla específicamente de tal comisión. d. Administrado por nosotros: Pasa por nuestras manos y somos meros administradores. e. Para la gloria de Dios: Es para extender la obra de Dios en la tierra, cosa Santa, dinero consagrado porque ellos estaban consagrados previamente. f. Evitando que nadie nos censure: Procurando que nadie pueda señalarnos (salvo con calumnias y mentiras) pero dejando bien claro nuestro proceder. g. Procurando hacer las cosas honradamente: Haciendo todo lo posible y tomando todos los recaudos para esto. Conociendo las posibilidades que presenta una ofrenda en manos de una sola persona, hacer que cada uno se someta al control del otro como norma. h. No sólo delante del Señor sino también delante de los hombres: No solo hace falta, según el pasaje, hacer las cosas honradamente delante de Dios sino también delante de los hombres; quizás de esta forma podamos con el testimonio predicar el Evangelio, y por este medio, alguien pueda conocer a Cristo. Dar el diezmo sí, dar el diezmo no.2Corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no contristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. 25
  26. 26. Comenzamos con este versículo ya que creemos que donde está el Espíritu deDios hay libertad, como vimos anteriormente, y cada uno sabrá qué hace con eldinero que Dios depositó en sus manos.2Corintios 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu delSeñor, allí hay libertad.Dar por obligación no es agradable a Dios, como vimos anteriormente “…Diosama al dador alegre.” 2 Corintios 9: 7.Malaquías 3:8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado.Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.3:9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéisrobado.3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadmeahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de loscielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.3:11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el frutode la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos.El pasaje no habla solamente de diezmo, habla de diezmo y ofrendas (Vs. 8).En palabras del Señor Jesús, encontramos que hace referencia al diezmo enMateo 23:23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porquediezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley:la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar dehacer aquello.Los argumentos que dicen que Jesús no lo estableció como una norma o comouna ley y que no fue una práctica de la iglesia son ciertísimos.Ahora bien, si de afirmaciones se trata tampoco podemos obviar queJesucristo dijo: “…sin dejar de hacer aquello…”, según Mateo 23: 23.El Señor Jesucristo no lo dio como orden pero dijo que no había que dejarde hacerlo.Reiteramos: Les dijo “…sin dejar de hacer aquello…”El diezmo no está expresado como una obligación, pero tampocoestá abrogado.Mateo 5:21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquieraque matare será culpable de juicio.5:22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano,será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, seráculpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedaráexpuesto al infierno de fuego.Las nuevas leyes que estableció Cristo fueron más exigentes que las de Moisés.En la gracia hay más exigencia, en la fe de Jesucristo hay másexigencia, en el Nuevo Pacto está la Presencia y el poder del Espíritu Santopara encaminarnos al cumplimiento de dicha ley. 26
  27. 27. Sólo a modo de pregunta: ¿Será esto diferente respecto de nuestra relación con el dinero y en nuestra generosidad al darlo? Capítulo VII Las reunionesReiteraremos algo ya dicho con el solo fin de insistir en la importancia que eltema requiere. Una reunión es un encuentro o un reencuentro, es decir quecuando nos congregamos nos reunimos en el nombre de Cristo.Somos llamados a la asamblea según lo que hiciera Dios con el pueblo de Israel.Este encuentro es un encuentro entre seres vivientes, el Ser Viviente porexcelencia, Dios Eterno y su pueblo salvado por Jesucristo su Hijo.¡Es decir que todo encuentro de la iglesia reunida, en principio, es unencuentro viviente, en el que se transmitirá vida!Cualquier elemento o hecho que no transmita vida no contará con la aprobaciónde Dios, ya que en su iglesia Dios no admitirá ningún indicio demuerte en ninguna de las formas en que ésta puede aparecer.Las reuniones de las iglesias tienen, como antes vimos, algunas característicasque también estaremos recordando en este capítulo. Reunidos en su NombreLa primera de ellas es que dos o más hijos de Dios se reúnan en su Nombre, enel Nombre de Jesús.Es decir que la congregación es el cuerpo en la casa o localidad en la que sereúne y siempre la Cabeza será Jesucristo.Con esto queremos decir que ninguno, reiteramos, ninguno puede tomar ellugar del Señor.Reunirse en su Nombre es reunirse en su autoridad como vimos en otro de loscapítulos.Esta es una característica singular que toda congregación debe tener comoprimordial. En donde alguien quiera establecerse como único vocero de laPalabra de Dios habrá, cuando menos, una distorsión de la voluntad de Diosexpresada en su Palabra y, en los casos más extremos, estaremos en presenciade algo totalmente ajeno a ella. En medio de ellos: La presencia prometida de DiosSabiendo cada uno, por fe, que Él estará en medio de aquellos que se reúnan ensu Nombre. Ahora bien, es el mismo Señor Jesús que habita en medio de elloscomo la Cabeza de la iglesia que se congrega en su Nombre. Dios, en estostiempos, ha decidido expresarse por medio de su Espíritu Santo y entendemosque la obra de Él es perfecta.La obra de Dios Padre es perfecta, la obra de su Hijo fue y es perfecta y así es laobra del Espíritu Santo.Todos, absolutamente todos los miembros de la iglesia tienen algopara aportar. Esto será de acuerdo con los dones que Dios ha provisto y deacuerdo con la experiencia vivida como testimonio. 27
  28. 28. Es voluntad de Dios que cada uno de los miembros del cuerpo colabore en ordena lo que la Cabeza diga y en armonía con los movimientos de los otros miembrosdel cuerpo.Para redondear la idea, uno de los principios fundamentales es la dependenciadel Espíritu Santo para saber la marcha de la iglesia y otro principiofundamental es el de mutualidad. San Pablo lo dice en el siguiente pasaje:Colosenses 1:15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de todacreación.1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y lasque hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, seanprincipados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;1:18 y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio,el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; Mutualidad en el cuerpo y en las reunionesLa tercera característica para que exista iglesia es el sentido de dependenciamutua y se espera que esto esté expresado también en las reuniones.La Cabeza es Jesucristo y la iglesia es su cuerpo, y todos miembros los unos delos otros.¿Puede una parte del cuerpo humano, que no sea la cabeza, pensar y ordenar losmovimientos del resto del cuerpo? La respuesta evidente es NO.Lo mismo en la iglesia.Para que haya iglesia tiene que haber espíritu de cuerpo y en ese espíritu decuerpo tendrá que haber sentido de mutualidad.Tres características:1. Dos o más reunidos2. Reunidos en su Nombre3. El sentido de mutualidad y de cuerpo, serán las que básicamente secumplirán en cada una de las reuniones que se lleven adelante en la iglesia y queconforman la esencia de la misma. Representan las cuestiones de fondo y losfundamentos, más allá de los formalismos y de las cosas que se haganen las mismas. En cuanto a reunirse en el Nombre de JesúsEsto se invocará en oración de fe y se agradecerá porque las promesas de Diosson en Él el sí y en el amén.Mateo 18:19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren deacuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho pormi Padre que está en los cielos.18:20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allíestoy yo en medio de ellos. Reunidos alrededor de la PalabraLa Palabra, su lectura y su estudio será primordial: Estar lleno de Dios es estarlleno de la Palabra. 28
  29. 29. Dios no subestima a ninguno de sus hijos, así que se espera que en el cuerpoque es la iglesia y en sus reuniones, cada uno pueda decir con absoluta libertadsu opinión teniéndose en cuenta que toda Palabra específica (palabra Rhema) dada a alguien en particular traerá unidad y armonía; y en este caso será el liderazgo de la iglesia en autoridad espiritual de quien se requiera humildad y discernimiento para escuchar y ejecutar la voluntad de Dios. Las necesidades básicas cubiertasEs necesario que ninguno de nosotros se entienda a sí mismo ni entienda alhermano como una función en el cuerpo, sino como miembros del mismo. No podemos caer en el grave error de desarrollar actividades y vernos a nosotros tanto como a los demás como una función, un engranaje. Esta forma de vernos o de ver a nuestro hermano en la fe en el cuerpo proviene pura y exclusivamente de Satanás. Sin temor a equivocarnos expresamos que cuando el hombre pasa a ser una función empieza su despersonalización y se entra en un sistema bestial. Deja de ser persona y empieza a ser número. La iglesia no puede darse el lujo de perder de vista que somos un cuerpo y que cada uno de nosotros somos seres humanos con virtudes y defectos, con sentimientos y necesidades, con miedos e inseguridades, con circunstancias que a veces son insostenibles sin el apoyo del hermano. La iglesia no puede darse el lujo de planificar actividades y sostener una estructura deshumanizada en la que la vida del otro no tiene cabida ni es tenida en cuenta como prioridad. Capítulo VIII 29
  30. 30. Referido a “Las iglesias de las casas”, asuntos no negociables relacionados con algunos puntos básicos de su eclesiología.1- En ningún hogar que se abra se cobrará honorario alguno por el servicio a Dios, sin excepción, sea cual sea el lugar que cada uno ocupe. Será indefectiblemente Ad Honorem, es decir gratis, o por el honor de hacerlo. No habrá sueldos al modo que se entiende en la actualidad. Sí, puede haber ofrendas de amor a los que sirven al modo que describe el Espíritu Santo en su Palabra.2- En ningún hogar que se levante como iglesia habrá un solo anciano o encargado, si es posible serán tres o más. Salvo en la etapa inicial, en la que alguien haya sido enviado o misionado para poner los fundamentos bíblicos de la iglesia en formación, en ningún hogar que se constituya como iglesia habrá un solo anciano o anciana encargado de la Congregación. Se aspirará a un número de tres personas (hombres y mujeres), como mínimo, en pos de la ecuanimidad y equilibrio de las decisiones a tomar.3- En ningún caso la iglesia formada o en formación comprará o alquilará local, galpón, casa o departamento a los fines de reunirse como iglesia. Las “Iglesias de las casas” serán las iglesias de las casas de: ………………… (nombre de la persona dueña de la casa). Al reunirse periódicamente en un local alquilado específicamente para los fines de la reunión dejará de ser una iglesia de una casa para ser una iglesia en un local o templo. No es el llamado personal de quien suscribe este trabajo. Derivaría en la centralización de la congregación en el local, se perderá la posibilidad de una multiplicación por la apertura de otros hogares y se perderá de vista la posibilidad de un acercamiento cálido y sencillo que es lo que se pretende en un hogar. Se perderá de vista la posibilidad de apertura de otros hogares ya que se tomará como ejemplo la necesidad de un local o lugar semejante para reuniones cosa que no es cierta. ¿Qué pasa si alguien ofrece un local para reunirnos? Respuesta: Se iniciará una congregación poniendo los mismos fundamentos, esto se hará si no hay un hogar disponible en lugar de dicho local y 30
  31. 31. será excepcional. No se ofrecerá como lugar para las otras congregaciones o iglesias; es decir que no será tomado como templo. Será aceptado y se tomará como un espacio dedicado al Señor, pero no se derivará esfuerzo ni gasto en el alquiler o la compra del mismo ni de otro a modo de templo. Por otra parte si se alquilara un local, tan solo en cinco años se estarían gastando –en todo el sentido de la palabra- una enorme cantidad de dinero en el alquiler o compra del local y su mantenimiento con lo que se podrían hacer muchas cosas a favor de los más necesitados. Más allá de este anterior planteo, la razón fundamental y personal es la siguiente: La esencia de este ministerio es reunirse en casas. La esencia del llamado personal de quien suscribe es pura y exclusivamente de carácter vertical es decir un llamado recibido por fe de Dios, cosa por la cual no está bajo tela de juicio alguna. La participación de quien suscribe será solamente en el cumplimiento de un solo requisito: Ser obediente a este llamado y a las condiciones expresadas en los ítems que componen este escrito en su totalidad. No se centralizarán las reuniones en templos ni locales sino en casas u hogares de familia.4- Una sugerencia posible como solución para la evangelización y acercamiento a personas no conocidas podrá ser tener una celebración mensual en algún local o club alquilado para ese día específico, esto puede llegar a ser unitivo e integrador. El costo correrá por cuenta de los hogares participantes y seguramente no será gravoso sino todo lo contrario. El contenido de dicha reunión será decidido por los hogares en cuestión.5- En ningún caso la iglesia tendrá ningún emprendimiento como cuerpo más allá de los especificados en la palabra de Dios, a saber: Comunión; adoración; oración; enseñanza y predicación de la Palabra, de palabra y hecho (Kerigma: proclamación verbal y Marturía: concreción en hechos de la proclamación verbal) ya que la fe sin obras es muerta; y ayuda mutua . Es decir que no habrá cosas tales como “la escuela de la iglesia”, “el hogar de ancianos de la iglesia”, “el hospital de la iglesia”, ni mucho menos “empresas o emprendimientos económicos de la iglesia en su conjunto”; o cosas semejantes ya que la Biblia no da testimonio de tales 31
  32. 32. cosas en ninguna de sus partes. Sí, se puede dar el caso de que algún/os hermano/s con el llamado de ayudar a los necesitados por ejemplo a los niños decida/n emprender un “Hogar para niños huérfanos”. En caso de que esto ocurra será un emprendimiento de los hermanos de la iglesia y no de la iglesia toda como cuerpo. Como se espera que esto sea hecho en los parámetros cristianos, y si esto es así, la iglesia sin duda apoyará dicho emprendimiento con todas sus fuerzas.6- En un futuro, con la aprobación y bendición de Dios mediante, cada tres o cuatro meses se podrán hacer retiros de celebración, adoración, oración y comunión en algún lugar un fin de semana. Esto será una reunión más pública y afianzará vínculos de inter-relación de los hogares. A su vez será una forma de evangelizar ya que se aprovechará dicha circunstancia para invitar a amigos y conocidos a pasar un tiempo distendido alejado de las ocupaciones y/o preocupaciones cotidianas.7- Si algunos hermanos de un solo hogar o de varios hogares deciden emprender por ejemplo un “Hogar de niños” y luego ofrecer dicho espacio físico para que se levante otra congregación será tomado como una gran bendición de Dios y se hará en la inmediatez posible la voluntad de Dios en dicho lugar trabajando para que se levante allí una congregación. Manteniendo claro que la esencia del ministerio está dada por iglesias que se levanten en casas u hogares de familia, será esto en su defecto excepcional ya que el local en cuestión es cedido y guarda relación con actividades de los hermanos de la iglesia.8- En las congregaciones ya formadas habrá Ancianos y Ancianas, que serán nombrados/as por aquel o aquellos que siendo enviados -y en oración- confirmen a dichos hermanos y hermanas para el desempeño de esta tarea. La responsabilidad y tarea de los Ancianos y Ancianas será la de llevar adelante y de manera organizada los asuntos de la iglesia. Prioritariamente, Ancianos y Ancianas velarán por la sana doctrina (enseñanza) y por esta forma de eclesiología (Iglesias de las Casas) cumpliendo así con lo especificado en la Palabra de Dios: considerar a Jesucristo únicamente como la Cabeza de la iglesia. Asimismo, los Ancianos y Ancianas han de cuidar que la vida de Nuestro Salvador sea expresada en hechos concretos acorde con Su Palabra a través de formas diversas tales como: comunión, adoración, oración, enseñanza, predicación de la Palabra de Dios, mutualismo entre los miembros y ayuda al prójimo. 32
  33. 33. 9- Cada accionar de los miembros será libre totalmente y será respetada cada una de las decisiones tomadas por los miembros. La libertad estará dirimida en la Palabra de Dios, entendiendo que libertad es también respeto hacia el prójimo y cuando algún miembro asuma una responsabilidad se espera su cumplimiento como una forma de expresión de dicha libertad. Estar en libertad también es llevar cada uno su carga (cruz) sin que nadie lleve cargas ajenas.10- Cada congregación o iglesia que se levante en algún hogar será una unidad independiente y autónoma verdaderamente, es decir que si ellos deciden reunirse en un local alquilado y pertenecer a una denominación en algún momento, establecer un pastor, etc., será puramente responsabilidad de sus miembros haber tomado esta decisión. Desde ya que en el amor del Señor no contarán con el aval ni la participación de quien suscribe y se espera tampoco de aquellos que tengan el mismo llamado y convicción, y que pertenezcan a este ministerio.11- El dueño de la casa será quien decida la forma de aproximación de nuevos invitados no conocidos por nosotros. Se espera hacer primero una aproximación personal por parte del contacto y luego se verá que decide el dueño de la casa. Sea cual fuere su decisión estará bien. Si no hay llegada hacia los desconocidos por temor o alguna otra razón será por haberlo decidido de esta forma y no estará mal si esta es la decisión. El razonamiento bíblico tendría que ser el siguiente: “Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que se aprueba”; es decir que si algún hermano no se aprueba a sí mismo en invitar a desconocidos a su casa, no debería haber conflicto. Así será, no se invitará a desconocidos y se hará en paz…se trabajará con los conocidos.12- Los emprendimientos de toda iglesia como cuerpo se harán de a dos en lo posible si no media algún impedimento. Y así será en todo trabajo emprendido en las congregaciones. 33
  34. 34. 13- Cualquier cuestión o inquietud personal que alguno o algunos miembros de la iglesia tengan, o bien crean haber recibido de parte de Dios un mensaje o un cuestionamiento, deberán comunicarlo -privadamente y no durante las reuniones- a los responsables de la congregación de acuerdo con la situación en que la iglesia se encuentre: a) Si se trata de una iglesia en formación, será el enviado o fundador el encargado de recibir las inquietudes de los miembros. b) Cuando se trate de una congregación ya formada, serán los Ancianos y Ancianas los encargados de recibir estas inquietudes para evaluarlas en oración y con la inmensa e inmejorable ayuda del Espíritu Santo como guía. Se espera que los Ancianos y Ancianas se reúnan en paz y armonía para que de esta reunión surja como conclusión lo mejor para la Iglesia. Recordamos una vez más que la única Cabeza del Cuerpo es Cristo y, por consiguiente, es Su Voluntad la única que prima por encima de cualquier persona u opinión. c) Cada propuesta que alguno de los miembros haga al resto de la congregación se hará siempre en forma de sugerencia, nunca en forma imperativa o de imposición hacia el resto del cuerpo. Esto es así porque Quien decidirá finalmente será Cristo como Cabeza de la iglesia a través del discernimiento que el Espíritu Santo dará a la misma. Por este motivo no se tomarán decisiones apresuradas y toda decisión –salvo en casos de extrema (extrema) urgencia- se hará luego de un tiempo prudencial de oración, que también se determinará de modo consensuado.Las consideraciones y respuesta que de la reunión de Ancianos y Ancianassurgieren, serán transmitidas al o a los miembros que hayan hecho el planteo y,de ser necesario -en el caso que sean cuestiones que atañen a toda la iglesia- sedarán a conocer a toda la congregación en una de las reuniones periódicas. 14- En lo referente a diezmos y ofrendas, y a su forma de administración: a. Diezmos y ofrendas serán absolutamente voluntarios y cada uno será solamente responsable ante Dios de lo que hace, no delante de la iglesia. La iglesia no obligará ni discriminará a nadie por no diezmar ni ofrendar porque quizás el hermano que no diezma ni ofrenda esté en un proceso de aprendizaje y maduración, todo tiene su tiempo. En este caso se tratará de enseñar que es mejor dar que recibir. b. Se destinarán los diezmos y ofrendas a tener las necesidades básicas e indispensables cubiertas en los miembros de la congregación. Es decir que se priorizará a “los unos y los otros” de la iglesia en cuestión, luego se atenderán necesidades de los no creyentes. 34
  35. 35. c. Diezmos y ofrendas se entregarán por medio de sobres con números personalizados. Estos números solamente serán conocidos por quien ofrenda y por los llamados tesoreros. Esto será así a los fines del control mutuo. d. Los tesoreros serán más de uno siempre. Y serán controlados por el resto de los miembros de la iglesia en cuanto a la administración contable. Cada gasto tendrá que ser hecho con su correspondiente comprobante, se hará todo en forma controlada y transparente. e. La función de los tesoreros será solamente la administración contable de los ingresos y su opinión en cuanto a los destinos de los mismos será una opinión más. Se espera que quien diga y ordene qué cosa se haga con el dinero será Jesucristo: Cabeza del cuerpo que es la iglesia. f. Todos los miembros tendrán una opinión válida en cuanto a los destinos de los diezmos y ofrendas; y se espera que cada uno que opina tenga la dignidad de hablar si practica el diezmo y la ofrenda, si no lo hace será mejor el silencio. g. Cada miembro tendrá la posibilidad de oír lo que la Cabeza del cuerpo que es Cristo diga en cuanto al destino de los bienes materiales. Esto se hará en los términos establecidos anteriormente, comunicación a enviado/a o ancianos/as (si la iglesia está constituida), luego a la iglesia y se tomará la decisión final. h. Se espera (proceso de crecimiento) que cada uno vele por el destino de diezmos y ofrendas no con un sentido de justicia porque justo no hay ni aún uno, porque la misericordia prevalece sobre el juicio y porque Jesucristo de Nazaret dijo: Misericordia quiero….. Será mejor en todo caso equivocarse por ser generosos que por intentar ser justos y dar ajustadamente, y pecar por defecto. 15- Por último decir que la esencia de este llamado es a juntar, a integrar, a ayudarse mutuamente a vivir como Cuerpo, a la liberación de la opresión de Satanás en todas sus formas, a la integración, a la lucha contra el individualismo, a la no discriminación, a buscar al hermano extraviado o que no se congrega y a recibirlo (sin cosechar adonde no se sembró), a proclamar el Evangelio de todas las formas posibles, a ayudar a los más débiles con los que se identificó absolutamente Jesucristo de Nazaret.Consideración final:En síntesis, en total humildad y obediencia a la Palabra de Dios, expresamosque el título de Anciano o Anciana es una honrosa responsabilidad para conDios y los miembros de la congregación: 35
  36. 36. 1- Nunca deberá ser interpretado como un cargo o jerarquía de poder ya que esto conllevaría, en muchos casos, al autoritarismo dentro de la Iglesia. Y si así resultase, estaríamos violando el principio de obediencia y desvirtuando la Palabra de Dios al desconocer que la única autoridad es Cristo. 2- En tal caso, lo correcto es decir que Ancianos y Ancianas son simplemente delegados del Padre para llevar adelante Su voluntad, esto es, organizar, velar y administrar la iglesia, cuerpo de Su Hijo Jesús, Nuestro Salvador.Aclarado este punto esencial, los Ancianos y Ancianas que recibieran el honorde ser nombrados y reconocidos por los miembros de la congregación comotales, deberán desarrollar sus tareas con humildad y dedicación, entre las quecitaremos: 1- Tener como propósito el considerar siempre lo mejor para la iglesia en su conjunto basados en los principios bíblicos. 2- Organizar su funcionamiento y las actividades que se realicen. 3- Cuidar de sus miembros en el sostenimiento de su fe y necesidades básicas. 4- Instar al estudio de la Palabra y la práctica de la oración. 5- Poner en obras la ayuda mutua y hacia el prójimo. 6- Perseguir siempre el cumplimiento de la Palabra y la Voluntad de Dios en plena coincidencia y concordancia con lo que se predica.Como sobreveedores, Ancianos y Ancianas están en posición de cuidar el ordeny la conducta de los miembros sin imposiciones ni actitudes soberbias. Una vezmás recalcamos que será siempre la Palabra de Dios la que dirimacualquier conflicto, duda o inconducta y no las opiniones personalesde los miembros, cualquiera sea la posición que este/a ocupe.En este sentido, más que deseable es absolutamente necesario que,aquellos que han sido honrados con el cargo de Ancianos y Ancianasconozcan muy bien la Palabra de Dios, la estudien diariamente ylleven una vida acorde con lo que Dios manda. Sería muy pocoprovechoso que quienes deben cuidar la iglesia ignoren o duden frente a ladoctrina, en vista de las funestas consecuencias que esto traería, o que en susvidas privadas exhiban conductas poco apropiadas para el rol que desempeñan.Se espera que quienes ocupan este lugar tomen consciencia de laresponsabilidad que conlleva, no solo frente a sus hermanos en la fe, sinoespecialmente frente a Dios mismo. Es por ello que ser elegido para estatarea ha de implicar un desempeño humilde y con la templanza queDios requiere para ello. Un Anciano o Anciana que mínimamente nocumple con estos requisitos básicos no está sirviendo a Dios; másbien se sirve a sí mismo.Por consiguiente, sí consideramos necesario subrayar la necesidad demanejarnos con discreción, humildad, paciencia, firmeza, toleranciay amor como referentes fundamentales que encontramos en la vidade Nuestro Salvador, quien en su perfecta e inigualable coherencia, viviócomo predicó, hizo lo que dijo, y dejó un ejemplo que ha de ser la meta a seguir 36
  37. 37. por todos, sin distinción, los que de una manera u otra integramos el Cuerpo deCristo.Para finalizar y en vista de la importancia que reviste esta responsabilidad -nopor el cargo en sí mismo sino por lo que Dios espera de Su iglesia- expresamos ycompartimos nuestra posición con aquellos que abrazan nuestra fe: decimos,guiados en el amor de Dios, que no encontramos ningún inconveniente para queen las congregaciones de las Iglesias de las Casas la función de Ancianos seadesarrollada tanto por hombre como mujeres, toda vez que ellos y ellas lleven laconducta apropiada y digna del papel que desempeñan en la edificación de laiglesia del Señor, velando por mantener la unidad del Cuerpo de Cristo.Nota:Hay en la vida cristiana cuestiones que a nuestro criterio pueden ser motivos dedebate, pero también hay otras que no lo son; los puntos tratados en estecapítulo pertenecen a este último grupo en cuanto a lo eclesiológico.El texto de este capítulo especialmente, fue trabajado en forma conjunta porBetty Giliberto, Mónica Grasso y Rubén Grasso basados en las diferentesexperiencias vividas, por las cuales agradecemos a Dios indudablemente.No negamos que haya otras formas de congregación permitidas por Dios, cadauno elegirá cómo y porqué de acuerdo a lo que deduzca que se desprende deltexto bíblico. Por lo menos eso se espera de todo creyente.ÍndiceIntroducción……………………………………………..................Página 3Capítulo I: Iglesias de las casas, una forma de congregación.…………...........................................................Página 4Capítulo II: Reunidos en su Nombre ………………………….Página 9Capítulo III: La unidad de la iglesia……………………….……Página 13Capítulo IV: Reunidos alrededor de Su Palabra…………….Página 17 37
  38. 38. Capítulo V: La oración de la iglesia………………………………Página 19Capítulo VI: Nuestra relación con el dinero…………………..Página 21Capítulo VII: Las reuniones…………………………..…………….Página 27Capítulo VIII: Asuntos referidos a su eclesiología…….……Página 30 38

×