Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

PiedraLibre 110 · Noviembre 2014

442 visualizaciones

Publicado el

Edición digital de la revista mensual.

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

PiedraLibre 110 · Noviembre 2014

  1. 1. 2da Época No 110, Noviembre de 2014 Bs. 20 | Santa Cruz de la Sierra, ciudad que enamora Ay Jalisco, no te rajes El guerrero de las tablas El palacio de los nadie Músicos de película
  2. 2. CONTENIDO 03 NOVIEMBRE 05 EDITORIAL 06 AY JALISCO, NO TE RAJES por Mauricio Jaime Goio 14 VITRALES La Ilusión Democrática por Mauricio Jaime Goio 18 PODEMOS O EL TRIUNFO DE LOS ACADEMICOS por Yocelynn Olmos Ortiz 22 LAS MADRES DEL SOL Y LA SERPIENTE por RAV 28 EL PALACIO DE LOS NADIE por RAV 34 EL GUERRERO DE LAS TABLAS por RAV 42 MÚSICOS DE PELÍCULA por Inés Seleme 48 EN LAS NUBES por Gabriela Ichaso 50 AL FINAL
  3. 3. 05 NOVIEMBRE SOMOS QUIENES SOMOS Directora: Gabriela Ichaso - idearia@idearia.info Editor: Mauricio Jaime Goio editor@idearia.info | Periodista: Rolando Aparicio Velasco - periodismo@idearia.info Diagramación y Diseño: Valentina Leonor Colaboradores: Inés Seleme · Carlos D. Mesa · Yoss Olmos · Alejandra Herranz | Asesora técnica: Marta Elcuaz | Asistente de Dirección · Suscripciones y Distribución: José Luis Ibarra Correo de lectores: idearia@idearia.info Piedra Libre Internacional es una publicación de Idearia, taller de ideas positivas · educación y comunicación para el desarrollo humano | Santa Cruz de la Sierra, corazón de América del Sur. | Propiedad intelectual y derechos de autor registrados. NIT 2827841019 | Barrio Hamacas, calle 8 este n° 19 | Teléfono: (5913) 3413376 | Circulación nacional e internacional. | Blog en la web: www.idearia.info | Reproduzcan citando Piedra Libre, mencionándonos como fuente. Somos originales, vivimos de esto. Participamos en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz de la Sierra, Red Local de Periodistas con Responsabilidad Social, Red Latinoamericana de Ciudades Solidarias IMAGEN DE PORTADA: Foto: Enrique Villaseñor. MEXICO ROTO. El dolor de la violencia. Ciudades, poblaciones o comunidades provenientes de todo grupo social, son testigos del vecino asaltado, del amigo secuestrado o del familiar muerto, victimados, heridos, mutilados o abandonados a su suerte merced a la impunidad. Las historias de terror y dolor en clave noticiosa o periodística inundan de páginas sangrientas los kioscos; sus imágenes y relatos nos asaltan desde que despertamos. PIEDRA LIBRE revista mensual de debate y derechos humanos Salimos cada luna llena Número 110, Noviembre de 2014 Gabriela Ichaso Elcuaz Directora Mamá, si desaparezco, ¿adónde voy? No lo sé, hijo. Solo sé que si desaparecieras te buscaría entre la tierra y debajo de ella. Tocaría en cada puerta de cada casa. Preguntaría a todas y a cada una de las personas que encontrara en mi camino. Exigiría, todos y cada uno de los días, a cada instancia obligada a buscarte que lo hiciera hasta encontrarte. Y querría, hijo, que no tuvieras miedo, porque te estoy buscando. Y si no me escucharan, hijo; la voz se me haría fuerte y gritaría tu nombre por las calles. Rompería vidrios y tiraría puertas para buscarte. Incendiaría edificios para que todos supieran cuánto te quiero y cuánto quiero que regreses. Pintaría muros con tu nombre y no querría que nadie te olvidara. Buscaría a otros y a otras que también buscan a sus hijos para que juntos te encontráramos a ti y a ellos. Y querría, hijo, que no tuvieras miedo, porque muchos te busca-mos. Si no desaparecieras, hijo, como así deseo y quiero. Gritaría los nombres de todos aquellos que sí han desaparecido. Escribiría sus nombres en los muros. Abrazaría en la distancia y en la cercanía a todos aquellos padres y madres; hermanas y hermanos que buscan a sus desaparecidos. Caminaría del brazo de ellos por las calles. Y no permitiría que sus nombres fueran olvidados. Y querría, hijo, que todos ellos no tuvieran miedo, porque todos los buscamos. Marcela Ibarra Mateos (publicado en La Jornada de Oriente, Puebla, México)
  4. 4. SECCIÓN 06 PIEDRA LIBRE
  5. 5. Ay Jalisco no te rajes Durante décadas nos hemos alimentado, y ob-viamente el resto del mundo, de una imagen de lo latino que tienen los estadounidenses de noso-tros, a partir de las producciones de Hollywood. Principalmente han sido los western, aunque úl-timamente son películas relacionadas con el trá-fico de drogas. Siempre me parecieron un este-reotipo molesto, una manifestación de prejuicio. Esa imagen ha estado relacionada con la visión que tienen de los mexicanos, o quizás de la forma en que se ha dado su relación. Recordar pelícu-las como los Siete Magníficos, con esos bandidos que expolian a un pueblo, que aceptan ser extor-sionados de esa manera y deben recurrir a ayuda externa para defenderse, me parecieron dema-siado. Desgraciadamente el paso del tiempo, y de lo que nos enteramos a diario en los medios de comunicación, nos indican que en muchos casos esa perspectiva de ficción queda pequeña ante el horror de la realidad. Relatos de hechos como los acaecidos en Ciudad Juarez, la aparición de tanto en tanto de cuerpos mutilados en espacios públi-cos, las desapariciones de personas, la corrupción generalizada, esa especie de guerra civil en que se transformó la lucha militar contra los cárteles de la droga, y un interminable de horrorosos etcé-teras. Y frente a esto, un país que parece funcio-nar con total normalidad, viviendo a la vera de la violencia o sabiendo adaptar su quehacer diario a tanta muestra de bestialidad. por Mauricio Jaime Goio
  6. 6. 08 PIEDRA LIBRE Al parecer ésta expansión de las fronteras de la ‘normalidad’ tenía un límite. La historia de una noche de furia del 25 de septiembre de este año, en un pequeño pueblo llamado Iguala, en el es-tado de Guerrero, al sur de México, ha parecido encender la adormecida capacidad de asombro de los mexicanos. Esa noche los hechos comen-zaron a escribir una historia que tiene todos los condimentos para una película taquillera o para un libro best seller. Villanos que gozan en su mal-dad, muestras de sangre fría y crueldad que nos hacen desviar la vista de la pantalla, corrupción de autoridades a destajo, y un pueblo que se le-vanta indignado ante la impunidad y la corrup-ción. Sólo faltó el Zorro cabalgando en su corcel negro para hacer justicia, fustigando con su láti-go a esos gordos soldados morochos de bigotes abundantes y pelo grasoso. Los personajes de esta historia. Por un lado los villanos, el alcalde del pueblo José Luis Abarca y su mujer, María de los Ángeles Pineda, con ne-xos directos con el grupo de narcos del lugar, los Guerreros Unidos. Él, contando con la venia del cacique político de la región, Ángel Aguirre, gobernador del Estado. Ella, hija y hermana de narcos. Los protagonistas, los estudiantes nor-malistas de las escuelas de magisterio de Ayot-zinapa, con todo el fervor revolucionario propio de la juventud, y con una fuerte orientación mar-xista. El escenario, Iguala: una de las ciudades más importantes en el pobre estado de Guerrero, marcado por la poderosa presencia del narcotrá-fico, fuertemente enquistado en las estructuras del Estado. Los hechos, simplificando, la noche del 26 de septiembre los estudiantes, después de clases, toman unos buses para marchar a la ciu-dad, en el momento que la esposa del alcalde rea-lizaba un acto político. El alcalde, enterado de la marcha, da órdenes de detener a los estudiantes a toda costa. La policía, respaldada por grupos de los Guerreros Unidos, se enfrentan a los ma-nifestantes disparando contra la buses, los que logran superar el primer enfrentamiento, consu-mándose los hechos finales cerca de la lugar de la concentración política, en que uno y otro bando se enfrentan violentamente, dejando un saldo de 6 muertos y 43 estudiantes que son detenidos. De acuerdo al relato de algunos policías y narcos interrogados, los estudiantes fueron entregados a los Guerreros Unidos, los que se los llevaron a las montañas donde se les perdió el rastro. Quizás contra lo esperado por las autoridades de la ciudad, la desaparición de estos estudiantes enardeció aún más el ánimo de sus compañeros,
  7. 7. 09 NOVIEMBRE y se esparció por México como reguero de pólvo-ra, gatillando un movimiento de indignación, un clamor que exigía que los estudiantes aparecieran con vida. El gobierno central, con toda la presión a cuestas, y con las repercusiones que comenza-ba a tener este incidente a nivel internacional, se vio en la obligación de intervenir directamente, tomando el control de la ciudad. Pero aquí no hay finales felices, sino una incertidumbre gigan-tesca. La búsqueda de los estudiantes en lugar de esclarecer todo, no ha hecho más que abrir una terrible caja de pandora, que revela horror tras horror. La comunidad se organizó para buscar a los muchachos, y en lugar de encontrarlos vivos o sus restos, han descubierto perdidas en el monte, fosas comunes con restos humanos. Comienzan a aparecer quienes claman por sus desaparecidos, y se develan historias terribles. Un abismo de horror, abrió una puerta a los peores relatos del infierno. Las autoridades centrales reaccionan preocupadas por el efecto sobre la imagen país, la gente común y corriente, hastiada de sentir que la violencia y la incertidumbre son parte de su paisaje coloquial. Desde Sudamérica no nos cuesta entender la barbarie, pues estos relatos de desapariciones y de violencia nos resultan muy cercanos; pero en el contexto de situaciones de excepción, con gobiernos militares represores y conculcados los Estados de derecho. Lo de México nos resulta impresentable, y más aún esa sensación de normalidad, como si sola-mente de fuera tuviéramos ojos para el horror o la capacidad de asombro estuviese adormecida. No queremos afirmar que no existe la capacidad de reflexión sobre lo anómala de su situación, sino simplemente que en México se han acostumbrado a vivir así. Como quien vive en un país sísmico y ve los terremotos como algo natural, o quien ve pasar tornados cada temporada por la puerta de su casa y se limita a tomar acciones para reducir los daños. Fosa encontrada en Pueblo Viejo, en las afueras de Iguala, México.
  8. 8. 10 PIEDRA LIBRE Vivos los llevaron, vivos los queremos. Protesta en Guadalajara, Jalisco. Foto: Cuartoscuro El problema de la violencia en México, además de tener como vecino a los Estados Unidos de América, tiene dos variantes. En primer lugar, un fenómeno de marginalidad de una gran parte de su población y territorio, que se expresa en una falta de presencia del Estado. Una marginalidad que no sólo se expresa a nivel de pobreza, sino de sentirse excluidos del eje de interés central del Estado mexicano. No hablamos de un Estado fa-llido, sino de su ausencia. Como ha sucedido en tantos otros lugares, esta ausencia ha sido suplida por las mafias locales, que manejan el tráfico de drogas, además de una serie de ilícitos como son los secuestros y últimamente, la gestión oficial de los gobiernos locales, como en el caso de Iguala. Estas mafias con una fuerte raigambre local y con nexos de consanguineidad con una parte impor-tante de la población, actúan con una violencia, que nunca deja de sorprender, para mantener el control sobre la población. En segundo lugar, la violencia parece ser un ele-mento cultural importante que cruza toda su historia y se remonta a las culturas prehispáni-cas. Mayas y aztecas se caracterizaron por sus cruentas guerras, por los sacrificios humanos, que no hicieron más que proyectarse luego, con una conquista española implacable a sangre y fuego. Revoluciones y levantamientos, cruen-tas dictaduras disfrazadas de democracia, hasta desembocar en la violencia de las mafias locales. Una forma de hacer el día a día, de rendir culto al mero macho, con sus pistolas, con la capaci-dad de resolver todo a tiros. Tal vez las generali-zaciones sean injustas con mucha gente que sólo quiere vivir en paz. Pero la violencia viene de uno y otro bando, cavando zanjas y llenándolas de cadáveres rostizados para evitar su reconoci-miento. Con cuerpos colgados de puentes, con muertos de rostro desollado. Ojalá que México encuentre el camino y que al menos estas muertes no sean en balde. Que la violencia deje de ser un hecho cotidiano al cual la gente adapta su vida, para poder seguir subsis-tiendo. Para esto hace falta la decisión de un Es-tado que vea todo su territorio como prioridad y no deje espacios vacíos para que algunos se apro-vechen y se desmadren. La vía a la normalidad pasa por reconocer los errores propios y por re-cuperar el verdadero sentido de lo público. Se ve difícil. Pero como dicen por ahí, si la humanidad fue capaz de poner a un hombre en la luna, que tanto más difícil puede ser cualquier otro desafío. Eso siempre y cuando creamos que el hombre realmente llegó a la luna.
  9. 9. Mara Salvatrucha (generalmente abreviado como MS, Mara, y MS-13) es una organización transnacional de pandillas criminales asociadas que se originaron en Los Ángeles y se han expandido a otras regiones de Estados Unidos, Canadá, México, El Norte de América Central (Guatemala, El Salvador, Honduras) y España. (La Nación de Guatemala) Delincuencia, violencia y marginalidad: las maras centroamericanas En estricto rigor, la violencia no es un fenóme-no que se circunscriba a México, sino más bien se reconoce como el más grande de los males de las sociedades centroamericanas. Quizás la no-toriedad mexicana es por las dimensiones del país, por ser el vecino inmediato de los Estados Unidos de Norte América y por los movimientos sociales que se han parado valientemente, expo-niendo o entregando su vida para que los críme-nes no queden impunes. Se reconoce que el accionar de las pandillas, aso-ciadas al narcotráfico, la extorsión, al cobro por seguridad, es el principal problema que enfrenta Centroamérica: Lo que se conoce como Maras, que no es una sola pandilla como se suele pensar, sino la denominación general a las pandillas. Lo curioso del fenómeno de las maras es que tienen su lugar de origen en las colonias de migrantes centroamericanos en los EUA, y nacieron como una forma de protección ante la marginalidad y los malos tratos de parte especialmente de los otros grupos minoritarios de la población nor-teamericana. Siguiendo la forma de la mafia ita-liana, adquirieron mucho de su estructura y de su modus operandi. Los países más afectados por el actuar de las ma-ras han sido Honduras y El Salvador, este último con la marca aún de las secuelas de una cruen-ta guerra civil. En consideración a la población, ambos países exhiben de los más altos índices de homicidios, siendo considerados de los países más peligrosos del mundo. Según Miguel Angel Bastenier, ex director y columnista del diario El País de España, no son sólo los índices de homi-cidios lo que más impresiona, sino la cantidad de personas que giran en torno a esta ‘industria’ del delito. “Con un pico en 2011 de 4.371 homici-dios, hay en el país centroamericano de solo seis millones de habitantes, 60.000 pandilleros, que con sus familias suman hasta medio millón que viven del delito”. Las maras han dejado de ser un problema mar-ginal y acotado. Cuantitativa y cualitativamen-te poco a poco se han institucionalizado, hasta transformarse en parte integrante del paisaje social de Centroamérica. Las prácticas de extor-sión, de cobrar por protección, de narcotráfico, se han transformado en algo cotidiano, a lo que el resto de la sociedad (considerando la magni-tud que han ido adquiriendo) se ha ido adap-tando. Incluso en El Salvador se ha detectado la infiltración de miembros de estas pandillas en instituciones tan sensibles para la seguridad nacional como el Ejército y la Academia de Se-guridad Pública. Su intención ha sido el tener acceso a armamento, penetrar en las oficinas de 11 NOVIEMBRE
  10. 10. SECCIÓN 12 PIEDRA LIBRE seguridad y obtener entrenamiento militar. El caso es que el fenómeno de las maras, tal como en el caso de los grupos narcos, está asociado a los espacios que ha ido dejando un Estado que ha abandonado a una masa importante de su pobla-ción a la deriva en medio de la pobreza extrema. A esta desatención casi total, se unen conflictos políticos, con un fuerte contenido étnico en mu-chos casos. La magnitud del problema es tal, que ya en el caso salvadoreño se está hablando de un Estado fallido. Hay que recordar el reciente pro-blema de migración sufrido por los EUA, que vio una oleada de jóvenes y niños centroamericanos buscando seguridad, escapando de la violencia en sus países, y, sobre todo, de la presión por te-ner que adscribirse a alguna pandilla. Sudamérica, a pesar de presentar Estados, en ma-yor o menor medida, con arraigos institucionales fuertes, no ha estado exento de este fenómeno de la violencia asociada a la marginalidad. Un país tan fuerte como Brasil, entre las 10 poten-cias industriales a nivel mundial, se ha visto en la necesidad de intervenir militarmente en las favelas de Río de Janeiro, para garantizar la se-guridad de los dos grandes eventos deportivos a organizar: el campeonato Mundial de Fútbol, este año, y las Olimpiadas el 2016. Incluso Chile intervino y mantiene presencia armada en la po-blación La Legua, en la ciudad de Santiago, uno de los mayores centros de distribución de drogas. Siempre son espacios que el Estado cede, y que son aprovechados por estos grupos, que sí tienen algo que ofrecer en medio de la pobreza y la des-esperación.
  11. 11. La Santa Muerte El culto a la muerte, desde el punto de vista del sistema de creencias judeo-cristiano, se nos apa-rece como extraño y algo aterrador. Quizás tenga relación con nuestra hedonista forma de vivir, que enluce una existencia intensa, una adoración a la juventud que congela la vida en la edad tem-prana, generando una relación muy forzada con la muerte. Escondemos los cementerios, amén de haberlos transformado de ciudades para que des-cansaran nuestros antepasados en jardines gratos que sirven de paseo. En nuestra cultura vida y muerte constituyen polos opuestos. La muerte se establece como un gran misterio, el final del camino, la ruptura con la vida. Normalmente en culturas cuya base producti-va se radica en las actividades agropecuarias, la relación entre vida y muerte constituye una dia-léctica muy dinámica e integrada, generalmente cíclica. La presencia de los antepasados, en la forma de cultos familiares y comunales, es algo cotidiano. Si para nosotros la muerte es un hecho traumático, en estas comunidades es un evento absolutamente natural y cotidiano, que acompa-ña a los ciclos productivos. El México, y la América en general, que encon-traron los conquistadores españoles rendía culto a la muerte, a través de la adoración de los ante-pasados mediante altares familiares. De los pue-blos originarios, sin duda los mexicas o aztecas fueron los que llevaron al extremo esta relación cotidiana con la muerte. Rendían culto a dos dio-ses Mictlantecuhtli y Mictecacihuat, el señor y la señora de la región de los muertos. Para los az-tecas el tránsito a esta región no era fácil, debían enfrentarse una senda dificultosa, sometida a te-rribles pruebas. Por eso se le realizaban ofrendas a estos dueños del mundo de la muerte mediante altares, lo que facilitaba el camino, a la vez que aseguraba prebendas en la vida diaria. Los azte-cas fueron más allá y asumieron que el poder que representaba el tortuoso mundo de la muerte, se podía invocar para afectar los acontecimientos en vida. Los mundos se confunden, y el poder invocado, representado en los multitudinarios sacrificios humanos, nos muestra una cultura despiadada que pavimenta sendas con calaveras ornamentadas. Si bien los españoles formalmente prohibieron el culto a la muerte, este sobrevivió clandestina-mente en sectores rurales, y renació con fuerza hacia 1965 en el estado de Hidalgo y se expandió en toda la zona sur de México. Prontamente se asoció a grupos marginales, como delincuentes, contrabandistas, traficantes, prostitutas, etc. Es el poder protector de la muerte, invocado en cir-cunstancias vitales muy inciertas. Vidas intensas, marcadas por la inseguridad, por la violencia, por la presencia permanente de la muerte. Vida y muerte se confunden. El azaroso y peligroso tránsito en el mundo por las vías de la margina-lidad, constituye un símil al tránsito al mundo de la muerte azteca. Sangre y violencia bajo la egi-da de “La Santa”, “LA Comadre”, “La Bonita”, “La Flaca”, “La Señora” o “La Niña”. PL 13 NOVIEMBRE
  12. 12. SECCIÓN 14 PIEDRA LIBRE
  13. 13. 15 NOVIEMBRE La Ilusión Democrática por Mauricio Jaime Goio El concepto de democracia ha sido un caballo de batalla que ha precedido las luchas reivindicativas, las discusiones intelectuales, el ideario popular, el alimento de ensayos y novelas, incluso la matriz de numerosas ficciones holly-woodenses. De alguna manera se ha instalado en occiden-te como bandera de lucha y materia de discusión al menos los últimos 100 años, presidiendo la discusión moral y política, constituyendo una promesa de alcanzar la utopía de traspasar la defensa de mi voz y de mis intereses a la comunidad, a través de la representación de aquellos a quienes elijo para estos fines. La base de esta ilusión es que la persona que se lleva nuestro voto representa nues-tra forma de entender la sociedad, por lo que las decisiones que tome en el ejercicio de su cargo se corresponderá con lo que yo siento, pienso o necesito.
  14. 14. VITRALES 16 PIEDRA LIBRE Para Latinoamérica, marcada por los continuos vaivenes republicanos del siglo XX, este tema es especialmente delicado. La lucha constante, se-llada con sangre tantas veces, por consolidar un sistema democrático que nos permitiera elegir a nuestros gobernantes, se topó con el encono de ciertas elites por intervenir constantemente a través del uso de la fuerza militar, rompiendo el orden democrático cada vez que sus intereses se veían tocados. Ha sido un parto el lograr una estabilidad suficiente que nos permita apreciar que las democracias funcionan, y regularmente nos sometemos al ejercicio de elegir a nuestros gobernantes y a los representantes en nuestros parlamentos. Les diría que nos podemos sentar a disfrutar de nuestros logros, pero los hechos nos han demos-trado que simplemente hemos vivido presos de una utopía, que pareciera hacerse sal y agua a la luz de la experiencia cotidiana. La democracia ha adquirido la forma de una ilusión, que a la luz del diccionario de la lengua es una “imagen sugerida por los sentidos que carece de verdadera reali-dad”. Lo cual nos lleva a entender ese despertar cotidiano como una desilusión, la impresión de experimentar que la democracia no responde a las expectativas que habíamos creado de ella. Este desengaño acerca de lo que esperábamos de nuestra utopía no es un despertar repentino, ya la discusión tímidamente se había enquistado en nuestra sociedad, al punto de llegar a un punto muerto en que no se alcanzaba solución alguna, y se sentenció que la democracia era el menos malo de los sistemas. Se cerró la discusión, y cualquier posibilidad de cambio, porque de por medio se esgrimieron las imágenes del pasado, y los desagradables ruidos del pasado, de bototos marchando por nuestras calles y el llanto deses-perado de un pueblo aplastado por el poder de las armas, simplemente nos hizo guardar silencio y seguir participando. La gran ilusión del sistema democrático es que al depositar mi voto estoy traspasando mis ne-cesidades e intereses, que, por una parte, serán respetados y defendidos por aquel representante que se hace de mi voto y lo defiende o realiza en un parlamento, que como dice su nombre es un lugar de discusión para alcanzar consenso. Y, por otra parte, mi voto elige a un gobernante con un proyecto que me identifica, y que de alguna manera hará de mi mundo (entendido como el universo o el continente particular) un lugar mejor. El sistema democrático actual no es capaz de generar una verdadera competencia, entendida como una contienda de personas competentes, que tienen capacidades y aptitudes para ocupar-se de mis asuntos. El problema principal radica en que el sistema funciona a un nivel tan macro, que al amparo de un sistema de partidos polí-ticos que requiere de una capacidad económica tal, que los terminan transformando en una éli-te. La forma de la política actual sigue siendo de privilegiados, que funcionan al amparo del poder de mover recursos de los partidos políticos. Un ciudadano común y corriente no tiene ninguna posibilidad de proyectar una carrera política si no tiene su beneplácito. Ampararse en los par-
  15. 15. 17 NOVIEMBRE tidos es atenerse a sus reglas y necesidades. Al final, la competencia por la representación queda circunscrita a lo que hay, o las representaciones que levantan los partidos. Puede que a grandes rasgos los proyectos polí-ticos, como cartas de intención, nos muevan y nos lleven a renovar el engaño, la ilusión. Pero la praxis nos despierta de ese sueño, y nos da-mos cuenta que a pesar de tanto buen discurso o grandes intenciones, la sensación de haber sido estafados nos amarga la vida. Los problemas se multiplican, y nuestros gobernantes no dan con el tono de las soluciones. Nuestra sociedad moderna, la de los avances tecnológicos, la de los desarrollos sorprendentes, sigue sin poder solucionar los problemas ambientales, que tan directamente afectan nuestra calidad de vida. Nuestra sociedad del bienestar sigue sin poder solucionar el problema de la droga, y todas las consecuencias que acarrea. La sensación de in-seguridad, pese a las promesas y los proyectos, sigue obligándonos a vivir con temor, a ence-rrarnos tras muros y rejas, a renunciar a espacios que fueron siempre nuestro. La ilusión del bien-estar se enfrenta con la dura realidad de rostros serios, de una desconfianza creciente del uno hacia el otro. La reciente experiencia chilena, de permitir que el voto fuera voluntario en las elecciones nacio-nales de cualquier naturaleza, demuestran que la alta abstención es un signo de desidia o de sim-ple desconfianza hacia el actual sistema demo-crático. La abstención, así como los votos nulos en aquellos sistemas que no permiten la volun-tariedad, nos dicen que simplemente la gente no se siente representada por la oferta electoral. Una creciente sensación de marginalidad se ha ido apoderando de las sociedades. Marginali-dad entendida tanto como ser dejado a un lado, como en tomar la decisión de hacerse a un lado. La experiencia cotidiana nos demuestra que la actitud general es hacerse a un lado ante todo, y no comprometerse. Es no sentirse parte de un proyecto de sociedad que no los mueve, por lo que cada uno se limita a hacer su vida día a día, buscando solucionar sus problemas a su manera. Ni siquiera queda la ilusión de reclamar, aunque de vez en cuando la ira se apodere de nosotros. Se hace necesario un cambio, que considere re-definir el sistema democrático, buscando generar compromiso en las personas. La idea debe pasar por hacer sentir al ciudadano común y corrien-te que se hace necesario vivir en comunidad. Lo fundamental es restar poder a los partidos polí-ticos, traspasándolo a la sociedad civil, a través de las organizaciones de base, generando una representación que se haga concreta a ojos vista de los ciudadanos. El verdadero sistema demo-crático sólo funciona a nivel local, en la medida que todos los ciudadanos sientan que están par-ticipando en el gobierno de su vida, y que sus demandas son realmente escuchadas. De alguna forma se debe lograr un sistema de gobierno que compatibilice los grandes intereses de desarrollo nacional, más abstractos y menos visibles por su lento transitar en el tiempo, con las necesidades cotidianas de quienes simplemente quieren vivir un buena día a día. PL
  16. 16. 18 PIEDRA LIBRE PODEMOS o el triunfo de los académicos por Yocelynn Olmos Ortiz En estos momentos, Podemos es el fenómeno que más tinta y más seso está gastando de la gente que intenta interpretarlo. Y es que desde que "ganara" las elecciones al Parlamento Europeo, no ha dejado de remover los cimientos de un sistema que parecía bien enganchado al suelo español. Y sí, a pesar de haber obtenido apenas un 8% de la votación, ya se ha "cargado" a un rey, a un ministro y probablemente a un banquero. Nadie sabe a ciencia cierta el por qué del infarto de Botín, pero como estuvo hablando de Podemos días antes, po-dríamos especular que fue una de las causas de su deceso. Y es que esta fuerza política ha entrado como un elefante en una cacharrería con pocas ideas fuerza, más bien reformistas, pero que han calado en una sociedad que había alcanza-do el hartazgo. Y está removiendo el tablero. Podemos gana en las europeas
  17. 17. 19 NOVIEMBRE El Ministerio de Sanidad de España confirma la efectividad del dióxido de cloro (MMS) para ébola ¿Dónde debemos encontrar los orígenes de Po-demos? Probablemente sus gérmenes se encuen-tren en las cunetas donde reposan los restos de los vencidos de una contienda injusta, y es que el hecho de haber cerrado las heridas en falso, ha provocado una herida infectada, mal cerra-da pero bien disfrazada con el maquillaje de los historiadores. Y es que no ha habido redención ni entierro, ni siquiera en tiempos de gobierno del mal llamado "socialismo" español, de los que lucharon en el bando de la República, y tampoco se han limpiado los nombres de las burdas acu-saciones, no se ha devuelto los bienes robados y no se ha enjuiciado a los torturadores y asesinos. Más lecciones dio Argentina que una España que había firmado todas las convenciones sobre de-rechos humanos. Probablemente lo encontremos en aquellos jó-venes que se creyeron vivir una edad dorada del desarrollo y dejaron los estudios para trabajar en la construcción o en el turismo playero como ca-mareros y se endeudaron por toda la vida pen-sando que las viviendas eran una gran inversión porque subirían de precio infinitamente. Poco atentos estuvieron a la retirada de los inverso-res mejor informados que se marcharon a tiem-po antes de la debacle. Y es que deberían haber aprovechado de estudiar un poco para interpre-tar esta realidad que se nos cuela aunque la ig-noremos. Sobre todo cuando la universidad era un beneficio al alcance de toda la sociedad. Sí, en esos jóvenes que se tiran por la ventana porque no pueden pagar el préstamo de un bien que vale la cuarta parte y para lo cual pusieron como ava-les los bienes de sus ya viejos padres, que también fueron engullidos por el sistema. O tal vez en la cara de los jubilados que vendie-ron sus posesiones, resultado de lustros de traba-jo, para meterlas en esa gran estafa llamada "pre-ferentes", en la que unos se enriquecieron a costa del sudor de otros. O en cómo la vida cotidiana de todos se nos va deteriorando cada día después de cada privatiza-ción. Y es que prometen un mejor servicio cuan-do un empresario toma las riendas de la empresa antes estatal y es que de mejora, nada de nada: los precios suben, los servicios bajan en calidad, el empleo se empobrece, y ya sólo queda mirar des-de la calle el disfrute de quien sí puede acceder a ellos: dígase salud, educación, deporte, cultura…
  18. 18. El líder de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto a Juan Carlos Monedero (i) e Iñigo Errejón (d), en la Asamblea Ciudadana "Sí Se Puede". Foto: EFE en 20 PIEDRA LIBRE Cosas de las que antes todos disfrutaban. Pero lo más grave es el enajenamiento de servicios bási-co como el agua, la luz, el gas, las comunicacio-nes, que son facturas por donde se nos cuela el bienestar y son la demostración de que estamos viviendo la gran estafa. Quizá lo encontremos en las manos del movi-miento 15-M y en la consigna "No nos represen-tan". O en el error de cálculo de la clase gober-nante que pensó que este movimiento moriría de glamour fagocitado por su propio éxito. Este movimiento de indignados, inspirado en las ideas de José Luis Sanpedro, fue el que galvani-zó el asco que sentía la sociedad por lo que bien han definido los de Podemos como "casta". Y es que en Sol se respiraba vida. Era como si alguien hubiera abierto la puerta y entrara aire nuevo a las catacumbas y volviera a surgir un brote de vida. Y aunque el pueblo perdió al no ir a votar, porque no encontraba por quién, y cedió todo el poder a los mismos, este hecho sirvió para que se pudriera aún más el sistema. Era como si en vez de arrancar al tumor se lo alimentara para hacer-lo español más grande, más evidente, más imposible de ocultar. Indudablemente, en este despertar han tenido mucho que ver los jueces, que con su indepen-dencia mostraron que todavía quedaba algo de bueno en el poder judicial, aunque en el camino dos de ellos quedaran aplastados por la diabólica maquinaria que se cree que la ley no es igual para todos. Y así surgieron los casos de corrupción de nombres creativos manchando a toda la clase po-lítica, sindical, empresarial y monárquica. Mer-casevilla, Palma Arena, Brugal, Minutas o Cam-peón, Pokémon, Gurtel, Púnica… Ya hay más de 1.900 personas imputadas en causas abiertas por corrupción y al menos 170 han sido condena-das por este tipo de delitos en la última legisla-tura. Y tal vez una de las razones por las cuales hay molestia manifiesta en la población se deba a que la mayoría de estos condenados no están en prisión, ya sea porque se les impuso una pena de cárcel que no les obligaba a ingresar, porque únicamente fueron inhabilitados o multados, porque aún tienen recursos pendientes, porque
  19. 19. 21 NOVIEMBRE algunos casos están prescritos, o porque piden indultos al gobierno y éste los concede. Más de diez mil indultos se han producido desde 1996, entre ellos muchos políticos corruptos. Cabe aclarar que la mayoría de estos casos de corrup-ción mayor compromete al partido gobernante, y sus zarpas se acercan incluso al presidente Rajoy. Y están también los escándalos del Madrid Are-na, del accidente del Alvia, del Ébola, donde la mala gestión del gobierno se pone en evidencia pero no hay ni una sola dimisión, como si dimitir fuera un nombre ruso y no un verbo y los polí-ticos una vez alcanzan la poltrona, se atornillan a ella. Y es que este juego parece un Castells, los famosos castillos de personas de Cataluña, don-de si retiras a uno de los de abajo, se desmorona todo el andamiaje. Todos están tan intervincula-dos, que el temor a una delación hace que inten-ten cubrirse entre todos las espaldas. En este medio ambiente se gestó Podemos. Un grupo de profesores universitarios, con expe-dientes brillantes, doctores en Ciencias Políticas, estudiosos a profundidad, intelectuales genera-dores de pensamiento, deciden reunirse y poner en práctica las teorías que dominan y proponer a la sociedad una forma de movimiento en el que cada una de las personas asimiladas cuente. Una forma de partido, a través de los llamados Círcu-los, en la que la participación es importante. No era difícil, por lo tanto, que su mensaje calara, en-tusiasmara, triunfara, creciera como la espuma y provocara más de un dolor de cabeza a la "casta" que ha regido este país desde decenios. Surgido de las tertulias televisivas, el cabeza vi-sible, Pablo Iglesias, comenzó siendo el portavoz de todos los indignados que mirábamos desde el sofá cómo expresaba nuestro desaliento para convertirlo en espada con la cual combatir a los Marhuendas e Indas, tontos útiles del poder, para desnudar las mazmorras del régimen, para sacu-dir los trapos sucios y hacernos dar cuenta que pueden haber salidas. Una persona común, con una historia común aprovechada, pero con un nombre histórico bien llevado y que parecía ser el sino de su portador, viene a darle esperanzas a un pueblo abatido, desarmado de anhelos pero dispuesto a despertar, aunque la caverna mediá-tica no pare de dar coces violentas, como demos-tración de que tienen miedo. Y es que como dice la canción, el miedo está cambiando de bando…PL
  20. 20. SECCIÓN 22 PIEDRA LIBRE Las madres del sol y la serpiente por RAV
  21. 21. Médicos españoles y parteras aymaras trabajan en conjunto creando un nuevo tipo de medicina. Dedicados a erradicar la mortalidad materna, esta medici-na multicultural promete un abordaje más integral y la chance de llegar a los pueblos más alejados a la vez que aprende de sus culturas. Los retratos de un fotógrafo que vio nacer niños de una nueva ciencia. 23 NOVIEMBRE El Altiplano boliviano tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas de Latinoamérica: 190 muertes por cada 100.000 bebés que nacen con vida. Un importante porcentaje de estas muertes es debido a que las mujeres no acuden a un hospital ni mientras el embarazo ni durante el parto. “Mucho de esto se debe al choque cultural. La cultura aymara tiene su medicina tradicional, sobretodo en el tema del embarazo y el parto, y es una ciencia con una visión muy diferente a la de la medicina académica occidental”, explica el doctor Marcelo Fernández, delegado de Inter-culturalidad de la alcaldía de La Paz, quien con-tinúa: “Para una futura madre aymara no existe posición más incómoda para dar a luz que estar echada de espaldas, por ejemplo. Tampoco es concebible aislarse del resto de la familia o con-tar solo con ayuda masculina. Por todo esto, el hospital para ellos es una lugar hostil y extraño en donde se vuelve muy difícil no tener una ex-periencia traumatizante”. Por ello, la organización española Médicos del Mundo (MM), junto con la municipalidad de Patacamaya en La Paz, llevan hace más de un año un trabajo conjunto para “Humanizar el parto”, como lo define Juana Elsa Yujra Acarapi, responsable de Medicina Tradicional e Intercul-turalidad de MM, que asegura que ya más de 500 mujeres del Altiplano ya se beneficiaron con ese programa y que se están haciendo programas si-milares en las regiones bajas del país. En Patacamaya se adaptaron los cuartos del hospital creando salas de adecuación cultural, que se asemejan mucho a un dormitorio de la zona pero que cuenta con instrumentos médicos y está higienizado. Se trabaja con las parteras de la zona, quienes de muy buena gana aceptaron trabajar en conjunto con los médicos venidos de España o de las zonas urbanas. “Tenerlos a ellos La partera Valeria Warachi, camina por las vías del tren rumbo a la sala de adecuación cultural del Hospital de la zona. Silvia Capia tuvo complicaciones en su parto y el personal médico tuvo que practicar una cesárea.
  22. 22. 24 PIEDRA LIBRE Elsa Quispe en el control de rutina de su embarazo. Luz Maida es auxiliar de enfermería y ahora también partera. Zenobia Mamani descansa en su casa días mas tarde de dar a luz. Mientras su madre arropa al bebé.
  23. 23. 25 NOVIEMBRE (por los doctores) es un respaldo para nosotras. Como parteras podemos hacer nacer un bebé y evitar ciertas complicaciones, pero hay casos en los que es necesaria la intervención quirúrgica o saber ciertas cosas que con los análisis se puede”, explica Nely Suntura Achumir, partera parte del programa de Medicina Multicultural, que lleva a cabo la Gobernación de La Paz. Las mujeres eligen la posición, lugar y forma en la que quieren dar a luz –salvo de que se tra-te de un embarazo con alguna complicación que requiera algo específico-, un doctor y una parte-ra son asignados a cada madre y hacen el segui-miento desde el primer chequeo hasta después del parto. La familia y la comunidad son parte del proceso y también aprenden qué hacer en caso de emergencias. Se respetan las creencias tradi-cionales de la madre y se combinan las medicinas a base de hierbas y productos naturales con los fármacos. “Hay muchas cosas sobretodo respec-to al confort y cuestiones de ánimo y espíritu a las que la medicina académica tiene pocas chan-ces de llegar como lo hace la medicina tradicio-nal. La unión de ambas es una chance para crear un nuevo tipo de medicina complementaria mu-cho más abarcadora, segura y humana”, explica el doctor Roger Tapia Oros, director general del Hospital Municipal La Merced, el primer hospi-tal urbano de La Paz en iniciar programas de me-dicina intercultural. Olmo Calvo, fotógrafo español ganador del XVI Premio de Fotografía Humanitaria Luis Val-tueña, tuvo, como parte del premio, la oportuni-dad de convivir en este hospital y con la comu-nidad de Patacamaya por algunos meses. Estas son algunas de las fotografías que retrató en su trabajo Partos en el Techo del Mundo. PL Silvia Aliaga, de Patacamaya, luego de salir de su control prenatal.
  24. 24. SECCIÓN 26 PIEDRA LIBRE
  25. 25. 27 NOVIEMBRE
  26. 26. El palacio de los nadie por RAV Las crisis son el escenario preferido de las mejores obras de arte urbanas y sociales. Cuando una crisis financiera se devora a los ricos y se une con una crisis habitacional que desespera a los menos afortunados, en un país en estado crítico, entonces la obra es una maestría: Un rascacielos pensado para ser el Wall Street venezolano tomado por 2000 familias que organizadas conviven y construyen la favela vertical más grande del mundo.
  27. 27. Yecenia Polanco se levanta a las cinco de la ma-ñana y por la vista privilegiada de su ventana el sol pinta la silueta de Caracas en toda su exten-sión. Manda a su hijo mayor a comprar pan al piso 16 mientras ella sube a saludar a su vecina que hoy se muda. Ya desayunada, la familia Po-lanco –Yecenia y sus dos hijos- se disponen a sa-lir, no sin antes asegurarse de tener todo lo nece-sario. “Bajamos y subimos 26 pisos por escalera todos los días, varias veces al día, por eso hay que estar seguro de no olvidarse nada. Aunque siem-pre me quejaré de la escalera, este es mi hogar. Yo lo construí y peleé por mantenerlo. Le tengo un enorme aprecio”, expresa Yecenia. Su hogar está ubicando en el tercer edificio más alto de Caracas. Un rascacielos de 45 pisos y 195 metros de altura. Aunque fue diseñado y cons-truido para albergar a las más importantes fir-mas y consorcios financieros de Latinoamérica, ahora sus pasillos están atravesados por cuerdas con ropa secando, los niños juegan y gritan en las supuestas oficinas y en los pisos se encuen-tran desde talleres mecánicos hasta almacenes de abarrotes, dentistas, afiladores de cuchillos, salas de juegos en red y una iglesia. Todo con el sonido de los televisores encendidos, las radios y los gri-tos que atraviesan su verticalidad haciendo eco en sus muros sin revoque. Una verdadera ciudad vertical donde unas 4000 personas conviven día a día en uno de los experi-mentos urbanos más osados del mundo. Dentro, La Torre David, como la llama la gente, tiene sus propios negocios y ya cuenta con luz, agua y un improvisado e insuficiente sistema de drenaje. Los vecinos están organizados en una coopera-tiva, cada familia paga una especie de expensa, hay un calendario con los días de limpieza y las diferentes tareas de cada uno y rige un estricto reglamento de comportamiento para la seguri-dad y convivencia de la comunidad. “Tenemos delegados y coordinadores. Por ejem-plo, en mi piso, el 16, hay 24 familias, si vemos dos o tres malas conductas por parte de una per-sona, entonces nuestras autoridades le enseñan como mantenemos nuestra comunidad y hacen que el reglamento se cumpla”, explica Miriam Figueroa. “Cuando llegamos parecía el escenario de una película de terror. Todo estaba oscuro, lleno de basura y maleantes”, cuenta, Figueroa, a quien su comadre la llevó al tiempo que le adver-tía: “Es feo, pero acá tendrás una casa y nadie te sacará”. La comadre sabía la situación desespera- 30 PIEDRA LIBRE
  28. 28. da de Miriam que no encontraba casa para sus tres hijos. “Me convencí de que tenía que luchar para salir de esta condición y entonces empeza-mos a trabajar junto a los vecinos que llegaban. Así, subiendo ladrillo por ladrillo y debatiendo cada paso a dar, así construimos esto que ahora es nuestro hogar”, cuenta con orgullo Miriam. El castillo sin rey Entre las anécdotas de David Brillembourg, hay una que cuenta que mediante una astuta movi-da mediática anunció que se lo estaba obligando a ceder la presidencia de una de sus compañías para pasarla a personas allegadas al gobierno. Al escuchar los rumores los socios minoritarios le ofrecieron comprarle pronto sus acciones para evitarlo. Así Brillembourg ganó en una noche 500 millones de bolívares (unos 80 millones de dólares) y a la vez se deshizo de una empresa que pronto entraría en bancarrota. Este empresario financiero amasó una enorme fortuna y gran in-fluencia pública de la mano del boom financiero de Venezuela en los 80’s. “Rey David” lo llama-ban los diarios y quienes más lo conocían. Era 1990 cuando este rey decidió mandar a construir un castillo del tamaño de sus ambiciosos planes. Sería el tercer rascacielos más alto de Venezuela y el octavo de todo Sudamérica y lo bautizó como Centro Financiero Confinanzas, un edificio con una punta de cristal, acero, concreto y aluminio que estaría destinado a “convertir a Caracas en el centro financiero de toda la región”, como decla-ró Brillembourg en su lanzamiento. Constaría de una torre de 45 pisos, otra menor de 16 y un hall con parqueo de 10 pisos. “Era un zorro astuto que no tuvo en cuenta un pequeño detalle: la muerte”, cuenta Anastasio Millagre, el “propietario” de una de las “oficinas” del piso 19, quizá pensada para una sala de reu-niones pero ahora devenida en hogar de la fami-lia Millagre. Brillembourg murió en 1993 a los 50 años y en 1994 estalló la crisis financiera venezo-lana. La obra quedó paralizada con algo más del 60 por ciento del total de la construcción. Para algunos, el símbolo de la crisis financiera, para otros una cicatriz que dejó la ambición. Pero para otros, era la solución que tanto espe-raban. Durante 13 años su esqueleto semi des-cubierto se veía desde todo el valle de Caracas hasta que en el 2007 se empezaron a ver ladri-llos que empezaban a cubrir las ventanas, gen-te que ingresaba con alimentos y materiales de construcción y conexiones clandestinas de luz. Cuando la ciudad reaccionó ya había 2000 fami-lias viviendo en el lugar. 31 NOVIEMBRE
  29. 29. La torre late “Yo creo que acá adentro estamos más organiza-dos que el país allá afuera”, cuenta Yecenia, quien tiene un hermano que hace de mototaxi y por 50 bolívares acerca a las personas a cualquier parte de los 10 pisos de parqueo con acceso con rampa. A partir del piso 10, donde terminan las rampas y empiezan las escaleras, hay varios muchachos que por una propina llevan la carga a los pisos de arriba. En estos primeros diez pisos están los que llegaron primero y la mayoría de los negocios. En el piso dos está la capilla, en el seis hay un taller de autos, también allí está el café internet, el elec-tricista, la peluquería y la tienda de doña Nelly que vende desde peluches hasta libros y peque-ños electrodomésticos. En esos pisos también se reservan cuartos para los enfermos, ancianos o quien no pueda subir muchos pisos. “Se hacen asambleas donde los vecinos propo-nen las temáticas y otras las impone las situa-ciones de la convivencia. Una vez a la semana se toma registro de las decisiones y se las agrega a nuestra agenda y nuestro reglamento. Se arreglan las disputas entre vecinos y muchas veces se ha-cen colectas para algún vecino que está en algún momento complicado”, explica Elvys Merclan, presidente de la cooperativa. La torre principal está habitada hasta el piso 28, el hall y la torre más pequeña están ocupados en su totalidad. “La cooperativa recauda 200 bolívares (30 dólares) por familia para mantenimiento del lugar (re-paraciones, limpieza, arreglos y mejoras). Todo lo que se ha hecho viene de ese dinero y del es-fuerzo particular de cada vecino, sobretodo de los que llegaron primero, no recibimos ninguna ayuda de ningún tipo”, explica Mercan. “Antes de venir, cuando salía a trabajar estaba todo el día pensando en que no le pase nada a mis chicos porque vivíamos en la calle y en ba-rrios muy peligrosos, pero ahora ya estoy tran-quila porque en La Torre todos vivimos tranqui-los, tenemos una comunidad que se ayuda y que se respeta”, exclama Figueroa. Ella ahora tiene su propio negocio, un almacén de abarrotes en el piso 16 que maneja hace más de cinco años. “Pero nada nos fue, ni nos es fácil, nosotros le-vantamos este lugar desde la miseria y lo traba-jamos día a día. Además sufrimos mucho por la discriminación de las personas de afuera. No en-tienden que nosotros más que nadie quisiéramos solucionar nuestra situación”, exclama Figueroa. La ciudad futura Ernesto Villegas, ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de la Gran Ca-racas, explica: “Nosotros no satanizamos a las personas que por necesidades básicas y urgen-tes encuentran en lugares como la Torre David un lugar para vivir. Estas personas son produc-to mismo del capitalismo porque son las masas excluidas que se forman en todo el mundo. Yo no tengo un sombrero mágico del cual sacar la solución, pero estamos trabajando con la organi-zación de esa comunidad para construir sin pre-juicio las condiciones que permitan implementar soluciones reales”. La comunidad de La Torre, representada por su cooperativa y el ministro Villegas están iniciando desde julio el traslado de algunos de los vecinos a un nuevo proyecto de viviendas que está lanzan-do el proyecto. “Ya se movieron unas 300 familias, principalmente las que vivían en las peores condi-ciones o eran recién llegadas. Nosotros no quere-mos irnos porque acá estamos ya bien instalados y organizados, pero también sabemos que esto, tarde o temprano se tiene que solucionar, enton-ces la mayoría cooperamos si es que nos ofrecen una solución verdadera”, explica Merclan. Todavía está muy lejos el día en que esta torre quede deshabitada y mientras tanto se ven hom-bres subiendo ladrillos en los hombres por más de 20 pisos por escalera. Las motos siguen re-corriendo los círculos de los pisos del parqueo con mandados y visitas. Las familias se siguen visitando subiendo y bajando pisos y también se sigue haciendo barandas y tapando huecos peli-grosos para los niños. Esta Torre es sin duda el hogar de algunas de las postales del subdesarro-llo más crudas y pictóricas imaginables. Y mien-tras en Buenos Aires la Villa 31 sigue rodeando a Puerto Madero, el barrio más caro de la ciudad; en Río de Janeiro la Rocinha sigue firme en el co-razón de la ciudad y creciendo cada vez más a medida que el país detiene su boom; E incluso mientras en Santa Cruz las periferias se desbor-dan de trabajadores y envuelven la ciudad deján-dola cada vez más chica en comparación, así los habitantes de La Torre David siguen acercándose al cielo de una ciudad cada vez más sumida en su propio hueco. Llegará el día en que los habitantes de la ciudad miren con la admiración que se me-rece a estas soluciones prácticas y llevadas a cabo con todo en contra. PL 32 PIEDRA LIBRE
  30. 30. 33 NOVIEMBRE
  31. 31. SECCIÓN 34 PIEDRA LIBRE
  32. 32. El guerrero de las tablas La historia del teatro en Santa Cruz es tan vasta como descono-cida. Iniciado como herramienta evangelizadora, el teatro supo mutar y retratar los fenómenos de la cruceñidad para volverse muchas veces su brújula. Desde el costumbrismo de un siglo atrás hasta la vanguardia de los licenciados, atravesado por la lucha constante contra la burocracia gobernante y venciendo la apatía, el desinterés y las crisis. El teatro prevalece siempre dan-do un paso adelante. 35 NOVIEMBRE por RAV
  33. 33. 36 PIEDRA LIBRE “La Escuela te da las herramientas para interpre-tar el mundo en el que vives y la realidad que to-carás como profesional. En ese sentido el teatro se convierte en un organismo de transformación y formación de un individuo, de un colectivo, y por último, de una sociedad”. Claudio Urey, li-cenciado en Artes Dramáticas de la Escuela Na-cional de Teatro. “Me van a dejar entrar o tumbo esta puerta. Yo pagué mi entrada y voy a ver la obra carajo”, el hombre, de camisa desabotonada casi hasta el ombligo y bigote muy prolijo, golpeaba la puerta y gritaba sin hacer caso a los encargados del Mu-seo de Historia. El sujeto despotricó hasta que la obra de teatro que se llevaba a cabo cortó la función y el hombre y unas 10 personas entraron pese a haber llegado con más de 30 minutos de retraso. El público presente no pareció molestar-se y la obra siguió. Este era el escenario en el que los artistas debían luchar sus obras en Santa Cruz de la Sierra hace poco menos de 10 años. Aquella situación del público impuntual se dio en una ciudad que ahora cuenta con la única Es-cuela Nacional de Teatro (ENT) del país, con un Festival Internacional de Teatro que agota entra-das con meses de anticipación y que se va con-solidando como un referente a nivel Sudamérica y además con la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), una organización proactiva y afianzada en el país. No se puede –ni se debe- menospre-ciar el gran avance que logró el teatro en Santa Cruz, pero tampoco se puede pasar por alto lo mucho que falta, sobretodo en lo que respecta a la obligación de las autoridades locales con quie-nes hacen, a puro pulmón, nuestra cultura. Empieza la función “Se hace teatro en Santa Cruz desde 1864”, afir-ma René Hohenstein, uno de los principales protagonistas de las escenas nacionales de los últimos 30 años, además escritor del libro “His-toria del Teatro en Santa Cruz”. Sin embargo, el actor y periodista español Daniel González Gó-mez afirma que los indígenas guaraníes –ade-más de muchos otros de occidente- practicaban rituales y cosmovisiones con “elementos teatra-les absolutos”. Más allá de esta clara posibilidad respecto a los pueblos originarios, los primeros registros que se tienen de teatro en la región vie-nen de las Misiones de Chiquitos y de la mano de misioneros de la Compañía de Jesús. Estos hacían representaciones teatrales de obras que pudieran inducir a los originarios al cristianis-mo. Según otros investigadores, como Alcides d’Orbigny, el teatro en Santa Cruz se mantiene así, atado a la religiosidad, hasta ya entrado el siglo XX. El investigador Mario Soria en su libro “Teatro Boliviano en el Siglo XX”, rescata el inicio de lo que daría paso al teatro costumbrista de la mano de Emilio Finot –hermano de Enrique Finot-cruceño que en 1909 ganó el primer premio teatral en el concurso en homenaje al primer centenario de la revolución chuquisaqueña con su obra La Revolución de 1809 en Chuquisaca. Finot estrenó cinco obras más, todas con temá-ticas patrióticas: 25 de mayo, El Falso Brillo, Ana Barba, Las Apariencias Engañan, El Cobarde. Pasarían unas décadas para que el teatro de ín-dole costumbrista, que vanagloriaba los tiempos de la colonia y luchaba por crear una identidad cruceña por separado de las dominantes urbes del occidente encuentre su público y se conso-lide. En 1973 Germán Coimbra Sanz estrena su obra Diego de Mendoza. Coimbra se volverá, junto a Enrique Alfonso y Raúl Vaca Pereira, los creadores de grandes éxitos de taquilla, todos de índole costumbrista que dominarán la escena local. De esta época son las obras: La Viudita, El Bibosi, La Monja Siracusa, Cambas Patazas, El Mojón con Cara, Un Domingo en el Piraí, El Carretón de la Otra Vida, Cuando Canta El Gua-jojó, entre otras. Luego llegó el despertar de la ciudad en los es-cenarios. Oscar Barbery y el propio René Ho-henstein son dos de los más reconocidos de la nueva escuela de teatros que venían a marcar temas más urbanos y existenciales para el teatro de la región oriental. En 1988 Barbery publicó El Portavoz, que fue estrenada con el nombre de El Laberinto. “Ahí hay un viraje notorio que agarra el tema de la drogadicción, del narcotrá-fico y un primer análisis de esa sociedad emer-gente en Santa Cruz”, explica Hohenstein en el trabajo Arte no Existe, de David Mamani Car-tagena. Entrarían en escena De Toco a Silla y Como Ojo de Gata en Celo, de Hohenstein, que siguieron
  34. 34. Las mujeres son parte fundamental del movimiento teatral. Mostrando versatilidad, talento y compromiso, las actrices rompen estereotipos y afirman su lugar. 37 NOVIEMBRE
  35. 35. 38 PIEDRA LIBRE esa senda de un teatro con temáticas más con-temporáneas. También hubieron algunos pione-ros como Jorge Rozsa, húngaro vivido en Santa Cruz, quien en los 70’s estrenaba obras como Hambre, donde relata la historia de ocho sobre-vivientes de apocalipsis atómico. Ramón Clouzet es otro autor adelantado que supo llevar al teatro de una manera alternativa la temática de la Gue-rra del Chaco. Ya con escuela propia En 1986 se funda Casateatro que en casi 30 años de existencia tiene en su haber más de 60 obras producidas, dirigidas y representadas por el grupo. Casateatro es quizá la primera compañía de teatro dedicadas 100 por ciento a dicha acti-vidad logrando hacerlo de manera ininterrum-pida hasta la actualidad. Para muchos, como el historiador Alcides Parejas, Casateatro también es responsable del impulso que llevó a La Casa de la Cultura de Santa Cruz a “convertirse en una institución cultural con vida propia”. En 1998 se forma APAC de la mano de uno de los grandes impulsores del teatro cruceño: Marcelo Araúz. Este ex director de la Casa de la Cultura –en sus años de mayor repunte- y ex viceministro de Cultura, impulsó desde APAC los inicios del Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz y también fue pieza fundamental para la fundación y mantenimiento de la ENT, dos de los más grandes logros del teatro cruce-ño y nacional. El Festival nacido hace 18 años y de carácter bianual –el próximo año se llevará a cabo su X versión- es el evento teatral más importante de Bolivia y al cual se le debe mucho del aprecio y educación que ahora los cruceños le tienen al teatro. Para Cecilia Kenning, actual directora de APAC y principal representante del Festival: “(Gracias al festival) siempre habrá un espacio para el teatro en la sociedad porque: ¿Qué es más poderoso en un grupo humano que sentirse co-nectado por una historia común, la risa colecti-va o una tragedia que conmueve? Pues eso es el teatro; integra y comparte historias, crea comu-nidad, recuerdos y memoria colectiva”. Son Marcelo Araúz y Cecilia Kenning quienes se encuentran en París el año 2003 con Mar-co Malavia, un dramaturgo, director y actor de teatro de formación europea, quien por aquella época tenía el utópico plan de crear una Escuela Nacional de Teatro en Bolivia. Malavia ya había recibido negativas en La Paz, Sucre y Cochabam- Con orígenes religiosos y raíz costumbrista, el teatro cruceño logró ir más allá para reflejar sus nuevas realidades.
  36. 36. La alcaldía tiene destinados para actividades teatrales Bs 1.810.00. De esto, Bs 500.000 son “Aporte a la Escuela Nacional de Teatro”. En la foto, el elenco de la Escuela en su gira por Europa, solventada por El C.C. Santa Cruz, el Ministerio de Cultura y aportes propios. 39 NOVIEMBRE ba, pero ni siquiera había intentado en Santa Cruz. Fue entonces que Araúz y Kenning le re-comendaron ir a la capital cruceña y hablar con el cura Castellanos, presidente de la Fundación Hombres Nuevos. También le dieron algunos nombres para que lo ayuden, entre ellos el de Hugo Francisquini. Quizá sin saberlo Araúz y Kenning estaban gra-bando en piedra la historia del teatro cruceño: Entre Castellanos y Francisquini, con Malavia a la cabeza y un comprometido equipo de profe-sores y alumnos ávidos de conocimiento, el 2004 se creó la Escuela Nacional de Teatro, en el Plan 3.000. La ENT lleva cinco generaciones de licen-ciados en Artes Dramáticas y sobretodo, 10 años de creación de público. Llevando el teatro a los colegios, a las periferias y barrios de la ciudad, llenando los escenarios más importantes de la ciudad y el país, la ENT ha logrado una aprecia-ción del público por la profesión teatral. Este año, en el mes de septiembre y octubre el elenco esta-ble de la ENT llevó a cabo una gira por Europa en la que recibió las mejores críticas de la prensa de varios países europeos. No todo es rosa “La alcaldía se limita a asfaltar del centro a la periferia calles que, si por el alcalde fuera, no importara que llevaran cadáveres culturales por una ciudad de cultura muerta”, denun-cia con firmeza el padre Castellanos, toman-do la voz de la mayoría de los referentes del arte local. Pese a su rica e imparable historia, el teatro cruceño –como el teatro boliviano en general- debe luchar contra la falta de apoyo estatal, que muchas veces incluso se traduce en el obstáculo estatal. “Nosotros estamos desde hace años cumpliendo formalidades y regula-ciones que exige la alcaldía. Literal, hace años usando parte de nuestros pocos recursos para conseguir nada más que el reconocimiento que se merece esta institución. Lo único que
  37. 37. conseguimos hasta ahora es negativas y frus-tración”, explica Lorena Rodríguez, directora administrativa de la ENT. “Muchas de las más relevantes actividades teatrales de la ciudad están atadas al convenio con privados. No que-da otra si quieres mantenerte con el arte. Es una actividad cara y no masiva, por lo que la gran parte de las veces debe subsistir a cam-bio de patrocinios u funciones privadas. De las autoridades culturales no se escucha más que en épocas electorales”, comenta Hugo Francis-quini. El teatro sobrelleva la inoperancia de las autori-dades como una cruz que parece querer destinar-la a mendigar o a errar con un futuro incierto. Pero tanto los pioneros como las nuevas gene-raciones, llevan también como una herencia del saber popular –ese que tanto saben interpretar e ilustrar- la fuerza, la perseverancia y el ingenio para sobrevivir siempre transformando las debi-lidades en nuevas formas de impulso o particula-ridad que lo hacen cada vez más indestructible y leal a sí mismo. PL Las producciones logran superarse y marcar nuevos caminos. Esto junto a la profesionalización de la carrera teatral logra obras de calidad en todos los géneros. 40 PIEDRA LIBRE
  38. 38. 41 NOVIEMBRE
  39. 39. Jon Bon Jovi Bob Dylan John Lennon
  40. 40. Jared Leto Sting Músicos de película por Inés Seleme Actores que hacen música hay muchos. Y músicos-músicos, de los bue-nos- buenos, “ricos y famosos” que hayan dado el salto al cine hay muchísi-mos más que han hecho números musicales, han aparecido en el papel de ellos mismos y han desempeñado pequeños roles que –en algunos casos- ni siquiera aparecen en los créditos. Pero también hay muchos músicos que han trabajado en papeles destacados -como protagonistas o en roles se-cundarios- y han sorprendido por sus desempeños aunque, convengamos, no todos son Frank Sinatra como para hacer las dos cosas tan bien. En la cuenta final, los fracasos ganan por goleada al combinado de éxitos-buenas críticas, por muy encumbrados directores y valiosos guiones que hubie-ran tenido. En el caso de las mujeres la balanza es más equilibrada, pero a ellas las dejamos para otro momento. Hoy es el turno sólo de los varones y empezamos mencionando a Bing Crosby, Dean Martin, Sammy Davis Jr. y Fred Astaire, los más famosos y exitosos contemporáneos de Sinatra, que se destacaron cantando y actuando. De ahí en más, la larga lista comienza con Elvis Presley, “el puesto número uno de la lista de rockeros del cine”, con más de 30 películas, una peor que otra - como sus actuaciones-, pero de enorme éxito taquillero. A Bon Jovi no le va mejor. Pese a su horro-
  41. 41. INESTIMABLES 44 PIEDRA LIBRE roso primer intento actoral, insistió con el cine y no le han faltado ofertas para demostrar que, definitivamente, nunca será buen actor: Strange-land, Pucked, Cry Wolf, New Year’s Eve y Pay It Forward (Cadena de favores) son algunas de sus más conocidas participaciones. Completa el trío de desastrosas actuaciones el gran Bob Dylan. Escribió y actuó en Masked and Anonymous (2003) y algunos piensan que sólo sus fanáticos podrían aguantar la película hasta el final. Hearts of fire y Pat Garrett and Billy the Kid son sus otras dos únicas apariciones que no sean como él mismo. El público y la crítica le agradecen se-guir con sus genialidades musicales y abandonar su aventura cinematográfica. Sting, a pesar de estar lejos del mal nivel de los anteriores, tam-poco se ha destacado por sus dotes actores, aun-que supo retirarse a tiempo. Apareció en 1979 en Quadrophenia y le siguieron una veintena de trabajos, algunos de ellos en películas muy cono-cidas: Dune, Plenty, The Bride, The adventures of Baron Munchausen y Julia and Julia. Diez años después “reflexionó y dijo: ‘Esto no es lo mío’ y, aunque tuvo apariciones menores, empleó mejor su tiempo en cantar y componer”. Otro más al que le estaremos eternamente agradecidos. También hicieron y hacen cine Bob Geldof, Iggy Pop, Meat Loaf, Prince, Eminem, Huey Lewis, Alice Cooper y Simon & Garfunkel, aunque David Bowie cada uno por su lado. Art Garfunkel, entre otros, fue un piloto en Catch-22, un perturbado psicoa-nalista en Bad Timing y un tímido estudiante de medicina en Carnal Knowledge, papel por el que recibió el Globo de Oro al Mejor Actor de Repar-to. Paul Simon, por su parte, fue un ególatra pro-ductor musical en Annie Hall y escribió y pro-tagonizó One Trick Pony, película que muestra la lucha de los músicos por mantener sus princi-pios en una industria discográfica dominada por el dinero. Neil Diamond es recordado por The jazz singer al lado del colosal Lawrence Olivier y Paul Wi-lliams por el villano de Phantom of the Paradise en la elogiada ópera rock de Brian de Palma. Se suman Keith Richards, a quien le bastó su papel de Captain Teague en Pirates of the Caribbean para entrar en la categoría de actor; Kris Kristo-fferson –inolvidable en A star is born- con una gran carrera que incluye más de 100 películas desde su dramático y celebrado papel en Alice doesn’t live here anymore, por el que obtuvo el Globo de Oro al Mejor Actor; Chris Isaak, con varias participaciones en series de televisión y películas, incluyendo un pequeño papel de po-licía de SWAT en la premiada The silence of the lambs y un co-protagónico en Little Buddha, de Bernardo Bertolucci; Elvis Costello que, ade-más de numerosas apariciones como él mismo,
  42. 42. como la de Sesame Street, ha interpretando di-ferentes papeles en series como Scully, Two and a Half Men y Frasier y en películas entre las que se destacan Straight to Hell, Delirious y Prison Song y Harry Connick Jr., con actuaciones en varios capítulos de las series Law & Order S.V.U. y Will & Grace y en películas como Little Man Tate, Independence Day, P.S. I love you, Copycat y Memphis Belle. Dwight Yoakam, uno de los más populares músi-cos de country, tiene una larga lista de trabajos en cine y televisión. Fue uno de los psicópatas de Pa-nic Room, el reverendo Pride en The Last Rites of Ransom Pride, el Dr. Miles en Crank y su secuela, el criminal experto en explosivos de The Newton Boys y el sheriff en la celebrada The Three Burials of Melquiades Estrada, entre otras películas. Su memorable papel de alcohólico y abusador de Sling Blad recibió fantásticas críticas. Tom Waits es uno de los más respetados y ca-maleónicos músicos-actores. Ha trabajado en pequeños y en importantes papeles, en películas independientes y comerciales y, casi siempre, con directores consagrados: Rumble Fish (La ley de la calle), Cotton Club, Down by law, Short cuts, Seven Psychopaths y The imaginarium of Doctor Parnassus son algunas de sus más de 30 partici-paciones en el cine, siempre con notables críticas. Justin Timberlake, considerado “uno de los músicos con más prometedora proyección en la pantalla”, se ganó un lugar en el cine a partir de su papel en The Social Network y ha participado en más de 20 películas y series de televisión: Sa-turday Night Live, Friends with benfits, In time, Trouble with the curve y Runner, runner están entre las más conocidas. Phil Collins tiene una breve carrera como ac-tor pero, a diferencia del resto, se inició de niño, participando como extra, nada menos que en A Hard Day's Night. En 1988 hizo su primer papel adulto protagónico en Buster y la crítica dijo que “se desempeñó con eficacia sorprendente”. Entre otras apariciones recordadas están las películas Fraud y Hook y la serie Miami Vice. Roger Daltrey, eternamente famoso por prota-gonizar Tommy (donde Eric Clapton interpreta a un predicador), tuvo apariciones también en producciones musicales, series y películas para televisión, además de sus trabajos en cine. Se recuerdan sus papeles en las series Highlander, CSI: Crime Scene Investigation y Once upon a time y en las películas Lisztomania, The legacy, Cold justice, Buddy’s song y Lightining Jack. The Beatles, infaltables en cualquier listado que tenga que ver con la música, hicieron juntos 45 NOVIEMBRE Keith Richards Elvis Costello Tom Waits
  43. 43. INESTIMABLES 46 PIEDRA LIBRE Help! y A Hard Day's Night y tuvieron –indivi-dualmente- algunas otras participaciones cine-matográficas que son, por lo menos, curiosas. George Harrison produjo y tuvo un cameo de algunos segundos en Life of Brian de Monty Python, Ringo Starr fue un cavernícola en Ca-verman, el Papa en Lisztomania y la tortuga en la versión para televisión de Alice in Wonderland de 1985 y John Lennon fue un soldado en How I won the war. Mick Jagger. Desde los 70 ha tenido más de una docena de las más variadas interpretaciones en la pantalla. Sus papeles más famosos son los de em-presario que dirige una agencia de acompañantes en The man from Elysian Fields, de bandido en Ned Kelly y de mercenario en Freejack. Son nota-bles sus actuaciones en Bent, donde interpreta a un artista transformista en una durísima película sobre la persecución nazi a los homosexuales y en Performance, en la que hace de perturbador rock star. La película terminó convirtiéndose de culto aunque, al momento de su estreno en 1970, fue calificada como extraña, alucinatoria, sádica, delirante, enferma, desagradable e incomprensi-ble por mostrar el sexo, la psicodelia y el rock and roll de los 60. No por nada se dice que Jagger no tuvo que esforzarse demasiado para interpretar su papel. David Bowie asume roles y se sumerge en los más diversos y extraños personajes desde su lu-gar de músico, por lo que actuar en cine parecía ser el paso lógico. Su primer protagónico lo tuvo en 1976 interpretando a un extraterrestre en The man who fell to earth. Un papel hecho a su medida, una actuación calificada de magistral y fascinante y el puntapié inicial de una extensa e irregular carrera cinematográfica con directores y compañeros de cartel de lujo. Fue aristócrata, gigoló, matón, vampiro, prisionero de guerra, duende, Andy Warhol, Poncio Pilatos y muchos más. Entre sus trabajos más recordados están The Hunger, Mery Christmas Mr. Lawrence, Lab-yrinth, Basquiat, The Last Temptation of Christ y The Prestige, donde interpreta a Tesla: “mientras los magos Christian Bale y Hugh Jackman recu-rren a él para que les ayude en su letal juego de venganzas, Bowie derrocha misterio, contención y electricidad”. Tal vez no sea un gran actor, pero su sensualidad y elegancia se potencian cuando actúa y han sido el denominador común de casi la totalidad de sus interpretaciones. Si hasta pa-reciera que no necesitara jugar otro papel porque él es siempre un actor que desborda magnetismo. Justin Timberlake Roger Daltrey
  44. 44. 47 NOVIEMBRE Dicen que hay que dejar lo mejor para el final, así que voy a terminar el recorrido con Jared Leto y una copia textual de fragmentos de la nota de Página 12 de enero. “No le dan el Oscar a gente como yo”, decía Ja-red Leto el año pasado, cuando la película Dallas Buyer’s Club recorría el circuito de festivales y los críticos ululaban ante su interpretación de Ra-yon… Ahora, ya casi terminada la temporada de galardones, McConaughey y Leto ganaron todos los premios… y no hay casi dudas de que los Os-car a mejor actor principal y de reparto llevan sus nombres…Es justo: Rayon es una maravilla, una flor débil y hermosa que crece en esa película lúgu-bre pero extrañamente triunfal. McConaughey se perfila como uno de los mejores actores de su gene-ración, pero nadie esperaba esto de Jared Leto, que no actuaba desde hacía seis años, era un marginal en Hollywood y parecía sólo dedicado a 30 Seconds To Mars, su banda de rock (y sus) videos… llenos de símbolos ocultistas, imágenes oníricas, referen-cias a animé y arte pop y muchas, muchas tomas de los ojos de Jared, el cuerpo tallado de Jared, en fin, su insoportable belleza. En 1994 debutó en la serie para adolescentes My So-Called Life… y salió de eso con una extraña carrera en cine. Hizo pe-lículas donde siempre actuó bien, pero sobre todo se dedicó a destrozar su cuerpo ideal, su cara de ángel, su incapacidad de envejecer. En Requiem for a dream fue un drogadicto anoréxico que ter-mina amputado; en Fight Club se dejaba destrozar la cara por Edward Norton… En American Psy-cho acaba desmembrado por los hachazos de Pa-trick Bateman; en Chapter 27 –muy mala– hizo del asesino de John Lennon, engordó 30 kilos y la crítica lo llamó un De Niro de cuarta. Alguna vez explotó su belleza: en Alexander es Hefaestión, el amante del conquistador: la película es un bochor-no, pero Jared es el mejor actor y el más hermoso de un elenco que incluye a Colin Farrell, Rosario Dawson y Angelina Jolie. También demostró que era lindo y talentoso en Mr. Nobody una de cien-cia ficción notable que fracasó comercialmente y fue el comienzo de su retiro… Y de pronto este papel. Y uno de esos reconocimientos unánimes que hacen bajar la cabeza a los burlones y atraen una malsana cantidad de nuevos admiradores que hasta ayer hacían número en el coro de los cíni-cos. La venganza debe ser muy dulce. Pero Jared Leto se porta bien. Es discreto. Se sabe poco de su vida privada… Dice que su vida no es un reali-ty. Y el mutismo genera rumores… La respuesta es un silencio de esfinge y, en cada premio que recibe, agradecimiento y alegría y ni un gesto de revancha, apenas un poco de altanería y un brillo cómplice en los ojos azules más extraordinarios del planeta mientras revolea una melena califor-niana –medio mundo ruega para que se corte el pelo y acepte la ropa que los diseñadores le dejan a los pies pero a él, y se nota, no le importa nada, y mucho menos le importa su aspecto, porque no hay manera de arruinarlo–. Busquen fotos, miren estos veinte años de Jared: nunca sale mal, nunca sale feo, es sobrenatural. Ahora mismo, Jared Leto está de gira con 30 Seconds to Mars… La gira se detiene solamente la primera semana de marzo, para que pueda ir a buscar su Oscar. Mejor que se lo den.” Como todos sabemos, se lo dieron. Subió a bus-carlo con su belleza sobrenatural a cuestas y todos dormimos felices esa noche. Y como to-dos sabemos también, Frank Sinatra nunca fue discutido como cantante, pero pasaron muchos años para que su capacidad interpretativa fuera valorada. Pero Frank Sinatra es la excepción, no la regla, aunque quiero creer que no es la única excepción. Mick Jagger
  45. 45. EN LAS NUBES en las redes sociales | España está optando por el desastre, dicen PSOEs y PPs intentando parar la estampida de Podemos. Indignados que pudieron, se llama. | En la democracia perfecta que predica EUA al mundo, la mayoría no vota. Le da igual si gobiernan demócratas o republicanos. Lo que se dice y se comparte | "La gente que hace una pausa para apreciar la vida y da gracias es la más feliz. Amor y paz para todos. Brittany Maynard." | "...Yo he optado, definitivamente, por lo sub-lime y sé, por experiencia propia, que en la vida no hay más solución que la de sublimar, que la de mirarlo y resolverlo todo, desde el punto de vista de la sublimidad..." Oliverio Girondo. por Gabriela Ichaso 48 PIEDRA LIBRE
  46. 46. | Los moabs son más simpáticos. | "Franz Kafka se ha vuelto ya en todas partes un escritor costumbrista". Fernando Savater. | "Aprendí el silencio de los charlatanes, la tolerancia de los intolerantes, la bondad de los malvados y, por extraño que parezca, estoy agradecido a esos profesores." Khalil Gibran | "...Cuando cualquiera de nosotros, por ramplona que sea su imag-inación, lleva ahora en el bolsillo un objeto prodigioso del tamaño de un paquete de cigarrillos que permite comunicarse con cualquier parte del mundo, enviar sonidos e imágenes, tomar fotografías, ver películas o acontecimientos deportivos, consultar archivos y biblio-tecas, orientarse en ciudades desconocidas, recibir noticias, solicitar ayuda si se está en peligro, buscar novia o jugar póquer, además de mil cosas más, creer en la magia se ha vuelto difícil por saturación. Nos hemos familiarizado con lo milagroso, cuya esencia consiste precisamente en romper con lo explicable y familiar. Las profecías innovadoras de Jules Verne o el propio H. G. Wells no nos transportan ya imaginativamente hacia el futuro sino que ahora tienen el encanto nostálgico de aquellos tiempos en lo que supuestamente imposible era todavía imposible de verdad y no una rama de las ofertas otoño/ invierno de los grandes almacenes..." Fernando Savater. Contraindicaciones de la ouija (del muro de Alfredo Leigue) 1. No pitarse un motacu antes de la sesión. 2. Si usted es ateo o pertenece a alguna agrupación política marxista leninista ya sea de influencia moscovita o pequinesa no puede tener ningún tipo de experiencias aunque haga invocaciones a viva voz. 3. No confundir estar poseído por el demonio que estar en posesión de sustancias que hacen ver demonios. 4. La intensidad de la experiencia es directamente proporcional a su ignorancia. 5. Por ultimo si usted es muy boludo, simplemente juegue ludo. 49 NOVIEMBRE
  47. 47. AL FINAL Cerró el Cine Palace. Los cinéfilos que detestamos la muchedumbre del “mall” fuimos insuficientes y estamos de duelo. Gracias familia Paz. 50 PIEDRA LIBRE
  48. 48. 51 NOVIEMBRE

×