Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.
Universidad Autónoma de Baja California
Escuela de Ciencias de la Salud
Valle de las Palmas
Laboratorio de Bioquímica Médi...
I. Introducción al metabolismo del ácido úrico
El ácido úrico es el producto final del catabolismo de las purinas, que son...
El ácido úrico es un antioxidante circulante. A pH de 7.4 el 98% está ionizado y,
por tanto, circula como urato monosódico...
II. Caso clínico
Paciente masculino, 57 años. Acude a consulta por dolor en el primer ortejo
derecho. Refiere que es un do...
Figura 2. Inflamación de primer ortejo por acumulación de cristales de urato.
3. Agrupación de enfermedades metabólicas, e...
IV. Discusión
La podagra que se observa en el paciente es la manifestación cínica de la gota
desencadenada por el consumo ...
VI. Bibliografía
1. Baynes J, Dominiczak M, Silva Baptista M. Bioquímica Medica. ELSEVIER
2014
2. Hammer GMcPhee S. Fisiop...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Hiperuricemia y artritis gotosa (CASO CLINICO)

0 visualizaciones

Publicado el

Revisión del metabolismo del ácido úrico en base a un caso clínico. Descripción de la artritis gotosa, podagra, tofos, y tratamiento para la hiperuricemia.

Publicado en: Salud y medicina
  • Sé el primero en comentar

Hiperuricemia y artritis gotosa (CASO CLINICO)

  1. 1. Universidad Autónoma de Baja California Escuela de Ciencias de la Salud Valle de las Palmas Laboratorio de Bioquímica Médica Metabolismo del ácido úrico Román Castro, Jesús Pedro Dra. Avitia Ramírez, Thelma Irene 431-1 Tijuana B.C a viernes, 25 de noviembre del 2016
  2. 2. I. Introducción al metabolismo del ácido úrico El ácido úrico es el producto final del catabolismo de las purinas, que son nucleótidos compuestos de las bases nitrogenadas adenina y guanina. Una cadena de nucleótidos, pentosas y fosfatos tiene como resultado la formación de un ácido nucleico. Los ácidos nucleicos son de vital importancia, ya que son elementos clave en la fisiología celular. Son precursores del ADN, ARN, coenzimas como NAD(H), CoA, segundos mensajeros tales como AMPC y GMPc, etc. La demanda de biosíntesis de nucleótidos puede ser sumamente variable. Es alta durante la fase S del ciclo celular, cuando la célula está a punto de dividirse. Por tanto, el proceso es muy activo en tejidos en crecimiento, en células cancerosas, y en tejidos en regeneración. El ser humano es capaz de sintetizar grandes cantidades de nucleótidos de purina o pirimidina a partir de intermediarios metabólicos. De esta forma, aunque ingerimos ácidos nucleicos con la dieta, no se necesita de su absorción y utilización, por lo que el ácido úrico no se metaboliza, y debe excretarse. Figura 1. Síntesisde ácido úrico y la generación de radicaleslibres,como productos de la acción de xantino-oxidasa en la degradación de purinas.
  3. 3. El ácido úrico es un antioxidante circulante. A pH de 7.4 el 98% está ionizado y, por tanto, circula como urato monosódico. La saturación de urato en el líquido extracelular tiende a suceder en sujetos con hiperuricemia. La manifestación clínica más evidente de este proceso es la gota, con formación de cristales de cartílago en la membrana sinovial y el líquido sinovial. Esto puede acompañarse de cálculos renales y tofos (acumulación de urato sódico en tejidos blandos). El urato es filtrado y reabsorbido en un 90%, de forma que el aclaramiento del urato es del 10%. Por tanto, la concentración plasmática de ácido úrico depende de las velocidades relativas de excreción y formación de urato. Las purinas de la dieta representan alrededor del 20% del urato excretado. Por tanto, la restricción de las purinas en la dieta, como carnes rojas o vino tinto, pueden reducir las concentraciones de urato en sólo 10-20%. La hiperuricemia es asintomática, sin embargo, la gota no existe sin hiperuricemia. La concentración plasmática de urato es más alta en varones, individuos obesos y sujetos de grupos socioeconómicos más altos. Manifestación clínica de la hiperuricemia La manifestación clínica de la hiperuricemia es la gota y acumulación de cristales de urato monosódico en tejidos blandos (tofos). La patogenia de la gota describe que los cristales de urato en articulaciones no son biológicamente inertes, sino que su superficie con carga negativa funciona como iniciador de la respuesta inflamatoria aguda. Los cristales son activadores de la vía clásica del complemento, activan el sistema de cininas por lo que se desencadena la vasodilatación local, dolor e inflamación. La fagocitosis está mediada por neutrófilos. Estos cristales dañan la membrana lisosómica celular, provocando su muerte. La liberación enzimas lisosómicas en la articulación desencadena una reacción inflamatoria aguda.
  4. 4. II. Caso clínico Paciente masculino, 57 años. Acude a consulta por dolor en el primer ortejo derecho. Refiere que es un dolor exquisito que no le permite ni tolerar la sábana. Además, en los últimos 8 meses notó la aparición de una tumoración en la oreja izquierda, así como la aparición de otra en codo izquierdo, la cual duele cuando consume carnes rojas o se embriaga. 1. ¿Qué exámenes de laboratorio considera que debe realizar a este paciente? 2. ¿Qué es la podagra? 3. ¿Qué es el síndrome metabólico? 4. ¿Por qué en Europa se mantiene el desuso del término “síndrome metabólico? 5. ¿Por qué la hiperuricemia en edades tempranas se considera un valor predictivo para la hipertensión arterial y diabetes tipo II? III. Resultados 1. Es necesario realizar una prueba sanguínea para la detección de sales de urato monosódico circulantes. Los valores de referencia oscilan entre 5-8 mg/dl en varones y 2.5-6.2 mg/dl en mujeres. Aunque, manifestaciones clínicas como gota se presentan con valores por encima de los 7 mg/dl. Además, es necesario realizar también un examen de orina, cuyos valores de referencia en orina de 24 horas oscilan entre 250 y 750 mg. El 90% de los pacientes presentan hiperuricemia por excreción reducida, mientras que sólo el 10% por sobreproducción. 2. Una manifestación clínica de la hiperuricemia, es una artritis inflamatoria intensa que se caracteriza por el depósito de sales de urato en la primera articulación metatarsofalángica.
  5. 5. Figura 2. Inflamación de primer ortejo por acumulación de cristales de urato. 3. Agrupación de enfermedades metabólicas, entre ellas obesidad central, glucosa alta, hiperuricemia, presión arterial alta, triglicéridos altos, y colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL) bajo. Este síndrome está relacionado con alto riesgo de enfermedad cardiovascular y el desarrollo de diabetes tipo II. 4. En Europa, es utilizado el término de síndrome X, que abarca la resistencia a la insulina que designa una situación fisiopatológica mecanística de enfermedad y no es lo mismo que SM, que subraya una circunstancia clínico- epidemiológica de alto riesgo generalmente vascular. 5. La hiperuricemia en edades tempranas se considera indicador para el desarrollo de HTA y DM II debido a que el 90% de su etiología se atribuye a una disminución en la tasa de filtración glomerular (GFR) que conlleva a la excreción disminuida de ácido úrico. La posible insuficiencia renal puede derivar en un déficit en el catabolismo carbohidratos, así como también comprometer el funcionamiento renal en el equilibrio de la presión arterial.
  6. 6. IV. Discusión La podagra que se observa en el paciente es la manifestación cínica de la gota desencadenada por el consumo de carnes rojas y alcohol. La formación de tofos (cristales de urato monosódico) también es un signo clínico de hiperuricemia, en este caso, el paciente presenta un depósito firme e irregular de tofos en la hélice externa del pabellón auricular, tejido blando que es blanco de los depósitos de cristales cuando la gota es crónica. V. Conclusión Por lo general, la artritis inflamatoria intensa del primer ortejo, a su vez, manifestación clínica de la hiperuricemia, ocurre en circunstancias que aumentan las concentraciones séricas de ácido úrico, como los estresantes metabólicos que incrementan en recambio de DNA o trifosfato de adenosina (ATP). (P, ej; sepsis o cirugía). Es común que pacientes describan despertar a media noche con un dolor intenso, enrojecimiento, inflamación y sensación de calor en el área. El tratamiento consiste en antiinflamatorios que reducen el reclutamiento y activación de células inflamatorias en las articulaciones afectadas. En contraste, la profilaxis de los ataques recurrentes de artritis gotosa requiere de la disminución de la concentración de ácido úrico en sangre hasta un rango normal, donde se favorece la disolución de los cristales. Para reducir la uricemia, suele utilizarse probenecid, un uricosúrico (90% de los casos). Durante una crisis puede utilizarse colchicina, que altera los microtúbulos para inhibir la inflamación y fagocitosis. Si el paciente ya es hiperexcretor, o si existen tofos o nefropatía, entonces se usa alopurinol o febuxostat (menos del 10% de los casos), que obstaculizan la síntesis de ácido úrico mediante la inhibición de la enzima xantina oxidasa. En casos raros de gota resistente al tratamiento se utiliza la peogloticasa, que convierte el ácido úrico en alantoína, un metabolito inactivo y soluble fácilmente excretado por los riñones.
  7. 7. VI. Bibliografía 1. Baynes J, Dominiczak M, Silva Baptista M. Bioquímica Medica. ELSEVIER 2014 2. Hammer GMcPhee S. Fisiopatología de la enfermedad. 1st ed. Distrito Federal: McGraw-Hill Interamericana; 2015. 3. Owen J, Punt J, Stranford S, Jones P, Ribera Munoz B. Kuby inmunología. 1st ed. México: McGraw Hill Interamericana; 2014. 4. Abbas A, Lichtman A, Pillai S, Baker D, Baker A. Inmunología celular y molecular. 1st ed.

×