Universidad de Los Andes
Facultad de Medicina
Maestría en Salud Pública
Salud Pública III
ENSAYO SOBRE LAS AMENAZAS DE LA ...
constitucional, pero con graves desigualdades en torno a ella, lo cual afecta el estilo de vida,
las condiciones y modos d...
El Ministerio con competencias en salud perdió su criterio asistencialista desarrollado en los
últimos sesenta años, adopt...
comprometerán el futuro no solo del país, sino de la humanidad. En ese sentido en nuestro
país ocurre la minería ilegal co...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ensayo sobre amenazas de la globalización al sistema de salud venezolano

2.709 visualizaciones

Publicado el

Realizado en la Maestría en Salud Pública, ULA

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.709
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.484
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ensayo sobre amenazas de la globalización al sistema de salud venezolano

  1. 1. Universidad de Los Andes Facultad de Medicina Maestría en Salud Pública Salud Pública III ENSAYO SOBRE LAS AMENAZAS DE LA GLOBALIZACIÓN PARA EL SISTEMA DE SALUD VENEZOLANO EQUIPO DE TRABAJO: Joan Chipia, Juan León, Ilva Nariño y Alexi Torres. FACILITADOR: Gustavo Alcántara La globalización es un fenómeno multifacético inmerso en cambios profundos que se presentan en todos los rincones del mundo que desdibujan las fronteras geográficas y extienden las fronteras virtuales (Alcántara, 2007). El eje articulador de los cambios es el proceso de globalización, que significa el achicamiento del mundo por la erosión de las fronteras y la reconfiguración de los ejes de decisión, divulgado a través de McLuhan con su idea sobre aldea global, refiriéndose a los asuntos que tenían alcance local que se tornarían globales. Se trata de una intensificación de la interacción humana, lo que implica reordenamiento de la vida política, económica, social, ecológica, con grandes repercusiones en la salud de la población, sobre todo en los segmentos poblacionales más sensibles a la influencia de procesos de cambios inesperados, pues dependen de una serie de bienes, servicios y valores generalmente insatisfechos (Franco, 2003). El fenómeno de la globalización puede influenciar de manera negativa en el proceso salud- enfermedad, porque en la Asamblea Mundial de la Salud, en 1995 se reconoce que la globalización puede rendir ciertos beneficios para la salud, pero supeditada a valores ineludibles, como el derecho a la salud, la ética política, la equidad, la solidaridad y la perspectiva de género (Franco, 2003). El modus operandi de la globalización del mundo es un mal presagio para la salud global, debido al aumento de inequidades generadas por las relaciones de poder propias del capitalismo y en una sociedad con grandes aspiraciones a altos estándares de bienestar, como la nuestra, en donde la salud, es considerada como un derecho fundamental con rango
  2. 2. constitucional, pero con graves desigualdades en torno a ella, lo cual afecta el estilo de vida, las condiciones y modos de vida. Esto se observa en una demanda de servicios insatisfecha, en la falta de políticas coherentes hacia el sector que generan conflictos de manera constante. El actual régimen político presenta una visión sesgada de la globalización, porque es considerada como la que influye en los diferentes males de la sociedad, pues engendra neoliberalismo, capitalismo salvaje y mercados abiertos, siendo la antítesis del socialismo. Se tiene la falsa creencia de que los procesos de globalismo sustituirían este régimen, pues ello limita la participación y el intercambio, condiciones necesarias para un adecuado desarrollo del proceso de salud-enfermedad, lo que afecta de forma directa la credibilidad política actual del Gobierno venezolano, ya que está basado en la reversión del proceso de descentralización, con el aumento de controles y la concentración de la toma de decisiones en pocas manos. La estructura política del país tiende al totalitarismo debido al control que ejerce el Estado sobre la información y medios de comunicación, así como la falta de información en la publicación de indicadores en materia de salud, esto genera conflictos de credibilidad nacional e internacional, violando acuerdos internacionales y negando al país la posibilidad del reconocimiento y asesoría para solventar o mejorar la salud local. Lo anterior trae como consecuencia el incumplimiento de las metas del milenio, aislamiento, repercusiones regionales y mundiales, desaprovechando las oportunidades de apertura que puede representar la globalización, cerrando la oportunidad de accesibilidad al conocimiento y a la tecnología de punta en materia de salud. En Venezuela las estructuras sociales están confusas y con tendencia a desaparecer, no hay límites para cada una de las clases, debido a una creencia política de falsa igualdad social, porque los pobres son más pobres y los ricos más ricos. Dentro de la actual realidad social, existe una crisis que desde hace varios años viene afectando al sector salud, potenciada por la desorganización y la multiplicidad de prestadores de servicios públicos y privados en menor porcentaje, esta fragmentación ha devenido en que pocos venezolanos ejerzan el derecho a recibir la atención a la salud consagrado en el artículo 83 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, además del desarrollo de un sistema de salud paralelo sin raíces en la realidad nacional que afecta directamente a la organización de servicios de salud tradicional.
  3. 3. El Ministerio con competencias en salud perdió su criterio asistencialista desarrollado en los últimos sesenta años, adoptando un concepto de salud con rango constitucional, que tiene criterios de orden individual, mental y social, lo que deriva en dificultades para su aplicación por ser un estado utópico o inalcanzable. En relación al enfoque de salud en la globalización existe una política neoliberal lo que trae complicaciones en el mercado cerrado venezolano por carecer de competitividad, lo que dificulta la adquisición de bienes y servicios, tales como: mantenimiento de la infraestructura sanitaria, equipamiento, insumos básicos, con graves secuelas para la colectividad. Resulta oportuno señalar que el sistema de salud paralelo encabezado por la Misión Barrio Adentro, fue producto de un acuerdo bilateral entre presidentes, no aprobado por la Asamblea Nacional y adoptada por el régimen, con la finalidad de sustituir el sistema asistencialista tradicional venezolano a golpe y porrazo, luego de la tragedia de Vargas. La elaboración de este sistema evidencia la falta de integración con el Ministerio, como ente rector de la política de salud, y con los entes que lo ejecutan; incapacidad para articular la red de Barrio Adentro en un sistema de referencia y contra referencia con los servicios de salud; baja proporción de médicos venezolanos; ausencia de información sanitaria y epidemiológica; continuación de la escasez de recursos y suministros de insumos médico-quirúrgicos; esto ocurrió porque se debió hacer un proceso diagnóstico de las políticas a implementar adaptadas al contexto venezolano hacia lo global. Es menester señalar que Venezuela es un país cuya principal fuente principal de ingresos es el petróleo, el cual se intercambia por servicios de salud (52 mil barriles de petróleo diarios). El acuerdo inicial se redimensionó a la cantidad de 100 mil barriles de petróleo al día, posesionando a Cuba como un país exportador de este combustible en el mercado internacional en detrimento de la economía venezolana y del sector salud, lo que nos conlleva a la pregunta sobre cuánto no se hubiese desarrollado la salud venezolana, si el costo de ese convenio se hubiese aplicado de manera directa al sector. Por otro lado, no se puede desvincular lo ecológico con el desarrollo de un país que repercute en la dinámica del proceso salud-enfermedad, situación que se observa como una amenaza por la explotación desmedida de los recursos naturales para la producción de bienes y servicios con fines de mercado, en detrimento de un desarrollo sustentable, esto ocurre en un mundo donde la explotación inconsciente e irracional de los recursos naturales posiblemente
  4. 4. comprometerán el futuro no solo del país, sino de la humanidad. En ese sentido en nuestro país ocurre la minería ilegal con devastación de grandes extensiones de bosques en el estado Bolívar, lo que trae consigo explotación humana y proliferación de enfermedades. También existen grandes extensiones de selva amazónica que desaparecen por la tala y la quema desproporcionada, buscando el beneficio de las transnacionales en detrimento del ambiente, además no existen medidas de control en materia de salud ambiental, debido a que se expulsan grandes cantidades de carbono a la atmósfera, la explotación y contaminación de los sistemas de agua salada y dulce, lo cual conforma un panorama desolador con las nefastas consecuencias para los seres humanos, todo producto de un proceso de globalización mal entendido. La globalización es un tema que no solo ha afectado a la economía, a las comunicaciones o a la tecnología; sino que también ha influenciado lo cultural de manera general, pues en ha logrado que las relaciones más cotidianas de los pueblos se transformen. Se podría pensar quizás que los valores y la identidad de las personas han cambiado. En lo que respecta a la identidad, esta se ha ido perdiendo pues ya no se tiene mucha consideración a lo nacional, sino que también se considera a lo extranjero como algo importante e incluso mejor que lo nacional y esto se debe a que la globalización nos ha permitido conocer mucho más allá de lo que podemos ver y conocer. Los valores ya no son los mismos de antes pues también se han visto afectados por la globalización, se podría decir que muchos de los valores ya no se tienen en cuenta e incluso se han perdido. Venezuela por generaciones ha tenido una gran influencia norteamericana, incluso mucho más acentuada que en otros pises suramericanos. Referencias Alcántara, G. (2007). Globalización, estado, y políticas sanitarias en el siglo XXI. FERMENTUM, 17 (49), 358-374. Franco, A. (2003). Globalizar la salud. Gac Sanit, 17 (2):157-163.

×