SlideShare una empresa de Scribd logo

26 Domingo Ordinario - C

Este documento resume una parábola bíblica sobre un rico y un pobre, y analiza su significado más profundo. Jesús usa esta parábola para enseñar que lo más importante no es la riqueza material sino cultivar virtudes como la justicia, el amor y la generosidad. Quienes viven obsesionados con acumular riquezas se encuentran solos, mientras que quienes practican la caridad y el cuidado de los demás construyen relaciones que les brindan paz tanto en la tierra como en el cielo.

1 de 2
Descargar para leer sin conexión
Un abismo infranqueable
26º Domingo Ordinario – ciclo C
La parábola que leemos este domingo es muy conocida. El rico Epulón que ignora al hambriento y
el pobre Lázaro, hundido en la miseria, mueren. Y en la otra vida descubren que Dios revierte los
papeles: el que banqueteaba y disfrutaba de la vida despreocupadamente ahora sufre en el
infierno, mientras que el pobre enfermo que sufría ahora goza en la gloria.
Es fácil sacar conclusiones demasiado simples: que Dios castiga a los ricos y premia a los pobres.
Pero esta parábola es mucho más rica en contenido. Jesús enraíza directamente con el profetismo
de Israel.
Amós,el profeta de quien leemos la primera lectura, podríamos decir que es el profeta de la justicia
de Dios. Pocos discursos oiremos, tan duros y despiadados, contra los ricos que oprimen al pueblo
empobrecido. Nuestros políticos de hoy se quedan cortos, al lado del profeta, a la hora de
denunciar las injusticias y la desigualdad. Amós arremete contra los que viven nadando en lujo y
les promete un futuro espantoso: caerán bajo el ejército enemigo y todo su mundo se derrumbará.
Sufrirán la suerte del rico Epulón, un tormento eterno, mucho más terrible aún si lo comparan con
la vida placentera que han llevado hasta entonces.
El profeta Amós se indigna ante la injusticia y declara que Dios no puede querer eso. Hoy
podríamos decir que tampoco Dios quiere ese abismo tan grande que se abre entre pobres y ricos,
tampoco quiere el hambre y la miseria, tampoco le gusta el lujo desmesurado en el que viven los
ricos, los famosos y los gobernantes de muchos países.
Pero tanto Jesús como el profeta van más allá del discurso político y social. Porque, si lo miramos
bien, quienes protestan contra los ricos, en realidad, quisieran disfrutar de esa riqueza que no
tienen. Todos, ricos o pobres, estamos obsesionados con el dinero y el tener. El problema de fondo
no es la riqueza y los bienes materiales, sino nuestra actitud: hemos puesto como meta de nuestra
vida la prosperidad, y adoramos al dios dinero. Todo lo que hacemos, incluso rezar, es para tener
más abundancia material.
Ese es el gran pecado de Epulón. Olvidar que la vida no se termina en lo material. Olvidar que,
además de cuerpo, tenemos un alma. Olvidar que todo lo físico perece y que estamos llamados a
algo más que a acumular bienes. Cuando esto se acabe… ¿qué nos quedará? El que ha vivido
únicamente para su bienestar se encontrará, en la otra orilla, con una soledad tremenda. Se
encontrará solo en el infierno del egoísmo, donde no hay lugar más que para él. Él y sólo él. Ese es
el peor de los tormentos. Ese es el abismo infranqueable que no se puede salvar, porque el puente
para cruzarlo lo destruyó él mismo.
El sentido de nuestra vida no puede limitarse a estudiar, para poder trabajar, para ganar dinero,
para vivir cómodamente y, si podemos, ir escalando posiciones y ganar cada vez más. En esto
podemos caer todos, pobres y ricos. Es más, se nos educa para que aspiremos a esto. Incluso en
las familias, a menudo, parece que priorizamos el éxito material por encima de otros valores, y así
lo inculcamos a nuestros hijos.
San Pablo nos da la clave para vivir de otra manera y abrir las puertas del cielo: «Hombre de Dios,
busca la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Combate el buen combate
de la fe, conquista la vida eterna, a la que fuiste llamado».
No nos dejemos engañar por la publicidad, por los medios, por el cine y todo lo que corre por las
redes sociales. No caigamos en la banalidad y en perseguir bienes perecibles, que sólo alimentan
nuestro ego. No nos dejemos arrastrar por el consumismo compulsivo.
¿Cuál es el camino a seguir? Cultivar esas virtudes de las que habla el apóstol: justicia, piedad,
amor, paciencia… Son las virtudes que abren nuestro corazón, nos acercan y nos vinculan a los
demás. Cultivar el tesoro de la amistad, las sanas relaciones familiares, el amor, la generosidad.
Acumular paciencia, escucha atenta, cariño, horas deentrega y horas de cuidado. Esta es, sinduda,
la mejor inversión. Quien vive así está construyendo un pequeño cielo en la tierra. Cuando muera,
tan sólo tendrá que dar unos pocos pasos para entrar en el otro cielo, el definitivo.

Recomendados

¿Eres un cristiano o un mundano?. Hugo Araujo
¿Eres un cristiano o un mundano?.  Hugo Araujo¿Eres un cristiano o un mundano?.  Hugo Araujo
¿Eres un cristiano o un mundano?. Hugo AraujoHugo Araujo
 
4 principios relacionados con el mundo. Hugo Araujo
4 principios relacionados con el mundo.  Hugo Araujo4 principios relacionados con el mundo.  Hugo Araujo
4 principios relacionados con el mundo. Hugo AraujoHugo Araujo
 
20 Domingo Ordinario - C
20 Domingo Ordinario - C20 Domingo Ordinario - C
20 Domingo Ordinario - CJoaquinIglesias
 
Como ayudo a mi conyuge en sus debilidades
Como ayudo a mi conyuge en sus debilidadesComo ayudo a mi conyuge en sus debilidades
Como ayudo a mi conyuge en sus debilidadesc_a_g_s_7
 
Realidad de realidades
Realidad de realidadesRealidad de realidades
Realidad de realidadesramdnb
 

Más contenido relacionado

Similar a 26 Domingo Ordinario - C

25 Domingo Ordinario - C
25 Domingo Ordinario - C25 Domingo Ordinario - C
25 Domingo Ordinario - CJoaquinIglesias
 
26 domingo ordinario - c
26 domingo ordinario -  c26 domingo ordinario -  c
26 domingo ordinario - cJoaquinIglesias
 
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdf
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdfQUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdf
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdfKeopsIberia
 
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobres
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobresJosé Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobres
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobresinfocatolicos
 
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dineroJoaquinIglesias
 
La Caridad Universal
La Caridad UniversalLa Caridad Universal
La Caridad UniversalJORGE BLANCO
 
26° Domingo del Tiempo Ordinario
26° Domingo del Tiempo Ordinario26° Domingo del Tiempo Ordinario
26° Domingo del Tiempo OrdinarioMaike Loes
 
Alfa y Omega-Divinas Leyes
Alfa y Omega-Divinas LeyesAlfa y Omega-Divinas Leyes
Alfa y Omega-Divinas LeyesAnuario Bardales
 
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humano
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humanoJosé Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humano
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humanoinfocatolicos
 
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.Mark2d
 
28 Domingo Ordinario - B
28 Domingo Ordinario - B28 Domingo Ordinario - B
28 Domingo Ordinario - BJoaquinIglesias
 
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016federico almenara ramirez
 
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016, Año 1, No.11
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016,  Año 1, No.11Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016,  Año 1, No.11
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016, Año 1, No.11Pastoral Social de Monterrey
 

Similar a 26 Domingo Ordinario - C (20)

25 Domingo Ordinario - C
25 Domingo Ordinario - C25 Domingo Ordinario - C
25 Domingo Ordinario - C
 
6 Domingo Ordinario - C
6 Domingo Ordinario - C6 Domingo Ordinario - C
6 Domingo Ordinario - C
 
26 domingo ordinario - c
26 domingo ordinario -  c26 domingo ordinario -  c
26 domingo ordinario - c
 
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdf
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdfQUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdf
QUINTO CONOCEMOS ACCIONES QUE NOS ALEJAN DEL AMOR A DIOS.pdf
 
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobres
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobresJosé Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobres
José Luis Caravias, sj. Discernimiento comunitario opción pobres
 
3 domingo ordinario - B
3 domingo ordinario - B3 domingo ordinario - B
3 domingo ordinario - B
 
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero
25 Domingo Tiempo Ordinario C - Dios o el dinero
 
herederos del reino.pptx
herederos del reino.pptxherederos del reino.pptx
herederos del reino.pptx
 
La Caridad Universal
La Caridad UniversalLa Caridad Universal
La Caridad Universal
 
26° Domingo del Tiempo Ordinario
26° Domingo del Tiempo Ordinario26° Domingo del Tiempo Ordinario
26° Domingo del Tiempo Ordinario
 
Evangelii gaudium frases
Evangelii gaudium frasesEvangelii gaudium frases
Evangelii gaudium frases
 
Jornada Mundial de los Pobres
Jornada Mundial de los PobresJornada Mundial de los Pobres
Jornada Mundial de los Pobres
 
Divinas Leyes
Divinas LeyesDivinas Leyes
Divinas Leyes
 
Alfa y Omega-Divinas Leyes
Alfa y Omega-Divinas LeyesAlfa y Omega-Divinas Leyes
Alfa y Omega-Divinas Leyes
 
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humano
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humanoJosé Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humano
José Luis Caravias, sj. Fe y dolor. Respuestas bíblicas ante el dolor humano
 
Es domingo 25septiembre
Es domingo 25septiembreEs domingo 25septiembre
Es domingo 25septiembre
 
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.
Tema #1 el amor de dios ante el mal del mundo y de mi mismo.
 
28 Domingo Ordinario - B
28 Domingo Ordinario - B28 Domingo Ordinario - B
28 Domingo Ordinario - B
 
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016
HOJA PARROQUIAL. DOMINGO 4º DEL TO. CICLO C. DIA 31 DE ENERO DEL 2016
 
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016, Año 1, No.11
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016,  Año 1, No.11Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016,  Año 1, No.11
Boletín Todo en Todos, Septiembre 2016, Año 1, No.11
 

Más de JoaquinIglesias

Más de JoaquinIglesias (20)

2º Domingo de Adviento - ciclo C
2º Domingo de Adviento - ciclo C2º Domingo de Adviento - ciclo C
2º Domingo de Adviento - ciclo C
 
Anunciación del Señor - A
Anunciación del Señor - AAnunciación del Señor - A
Anunciación del Señor - A
 
Sagrado Corazón de Jesús - A
Sagrado Corazón de Jesús - ASagrado Corazón de Jesús - A
Sagrado Corazón de Jesús - A
 
Santiago Apóstol
Santiago ApóstolSantiago Apóstol
Santiago Apóstol
 
San Juan Bautista
San Juan BautistaSan Juan Bautista
San Juan Bautista
 
34 Domingo Ordinario - C
34 Domingo Ordinario - C34 Domingo Ordinario - C
34 Domingo Ordinario - C
 
San José - A
San José - ASan José - A
San José - A
 
Todos los Santos - A
Todos los Santos - ATodos los Santos - A
Todos los Santos - A
 
San pedro y San Pablo A
San pedro y San Pablo ASan pedro y San Pablo A
San pedro y San Pablo A
 
Fieles Difuntos A
Fieles Difuntos AFieles Difuntos A
Fieles Difuntos A
 
Asunción de María A
Asunción de María AAsunción de María A
Asunción de María A
 
Inmaculada Concepción de María
Inmaculada Concepción de María Inmaculada Concepción de María
Inmaculada Concepción de María
 
10 domingo ordinario - A
10 domingo ordinario - A10 domingo ordinario - A
10 domingo ordinario - A
 
33 Domingo Ordinario - C
33 Domingo Ordinario - C33 Domingo Ordinario - C
33 Domingo Ordinario - C
 
32 Domingo Ordinario - C
32 Domingo Ordinario - C32 Domingo Ordinario - C
32 Domingo Ordinario - C
 
31 Domingo Ordinario - C
31 Domingo Ordinario - C31 Domingo Ordinario - C
31 Domingo Ordinario - C
 
30 Domingo Ordinario - C
30 Domingo Ordinario - C30 Domingo Ordinario - C
30 Domingo Ordinario - C
 
29 Domingo Ordinario - C
29 Domingo Ordinario - C29 Domingo Ordinario - C
29 Domingo Ordinario - C
 
28 Domingo Ordinario - C
28 Domingo Ordinario - C28 Domingo Ordinario - C
28 Domingo Ordinario - C
 
27 Domingo Ordinario - C
27 Domingo Ordinario - C27 Domingo Ordinario - C
27 Domingo Ordinario - C
 

26 Domingo Ordinario - C

  • 1. Un abismo infranqueable 26º Domingo Ordinario – ciclo C La parábola que leemos este domingo es muy conocida. El rico Epulón que ignora al hambriento y el pobre Lázaro, hundido en la miseria, mueren. Y en la otra vida descubren que Dios revierte los papeles: el que banqueteaba y disfrutaba de la vida despreocupadamente ahora sufre en el infierno, mientras que el pobre enfermo que sufría ahora goza en la gloria. Es fácil sacar conclusiones demasiado simples: que Dios castiga a los ricos y premia a los pobres. Pero esta parábola es mucho más rica en contenido. Jesús enraíza directamente con el profetismo de Israel. Amós,el profeta de quien leemos la primera lectura, podríamos decir que es el profeta de la justicia de Dios. Pocos discursos oiremos, tan duros y despiadados, contra los ricos que oprimen al pueblo empobrecido. Nuestros políticos de hoy se quedan cortos, al lado del profeta, a la hora de denunciar las injusticias y la desigualdad. Amós arremete contra los que viven nadando en lujo y les promete un futuro espantoso: caerán bajo el ejército enemigo y todo su mundo se derrumbará. Sufrirán la suerte del rico Epulón, un tormento eterno, mucho más terrible aún si lo comparan con la vida placentera que han llevado hasta entonces. El profeta Amós se indigna ante la injusticia y declara que Dios no puede querer eso. Hoy podríamos decir que tampoco Dios quiere ese abismo tan grande que se abre entre pobres y ricos, tampoco quiere el hambre y la miseria, tampoco le gusta el lujo desmesurado en el que viven los ricos, los famosos y los gobernantes de muchos países. Pero tanto Jesús como el profeta van más allá del discurso político y social. Porque, si lo miramos bien, quienes protestan contra los ricos, en realidad, quisieran disfrutar de esa riqueza que no tienen. Todos, ricos o pobres, estamos obsesionados con el dinero y el tener. El problema de fondo no es la riqueza y los bienes materiales, sino nuestra actitud: hemos puesto como meta de nuestra vida la prosperidad, y adoramos al dios dinero. Todo lo que hacemos, incluso rezar, es para tener más abundancia material. Ese es el gran pecado de Epulón. Olvidar que la vida no se termina en lo material. Olvidar que, además de cuerpo, tenemos un alma. Olvidar que todo lo físico perece y que estamos llamados a algo más que a acumular bienes. Cuando esto se acabe… ¿qué nos quedará? El que ha vivido únicamente para su bienestar se encontrará, en la otra orilla, con una soledad tremenda. Se encontrará solo en el infierno del egoísmo, donde no hay lugar más que para él. Él y sólo él. Ese es el peor de los tormentos. Ese es el abismo infranqueable que no se puede salvar, porque el puente para cruzarlo lo destruyó él mismo. El sentido de nuestra vida no puede limitarse a estudiar, para poder trabajar, para ganar dinero, para vivir cómodamente y, si podemos, ir escalando posiciones y ganar cada vez más. En esto podemos caer todos, pobres y ricos. Es más, se nos educa para que aspiremos a esto. Incluso en las familias, a menudo, parece que priorizamos el éxito material por encima de otros valores, y así lo inculcamos a nuestros hijos.
  • 2. San Pablo nos da la clave para vivir de otra manera y abrir las puertas del cielo: «Hombre de Dios, busca la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre. Combate el buen combate de la fe, conquista la vida eterna, a la que fuiste llamado». No nos dejemos engañar por la publicidad, por los medios, por el cine y todo lo que corre por las redes sociales. No caigamos en la banalidad y en perseguir bienes perecibles, que sólo alimentan nuestro ego. No nos dejemos arrastrar por el consumismo compulsivo. ¿Cuál es el camino a seguir? Cultivar esas virtudes de las que habla el apóstol: justicia, piedad, amor, paciencia… Son las virtudes que abren nuestro corazón, nos acercan y nos vinculan a los demás. Cultivar el tesoro de la amistad, las sanas relaciones familiares, el amor, la generosidad. Acumular paciencia, escucha atenta, cariño, horas deentrega y horas de cuidado. Esta es, sinduda, la mejor inversión. Quien vive así está construyendo un pequeño cielo en la tierra. Cuando muera, tan sólo tendrá que dar unos pocos pasos para entrar en el otro cielo, el definitivo.