3 Domingo Cuaresma - A

23 visualizaciones

Publicado el

3 Domingo Cuaresma - A

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
23
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

3 Domingo Cuaresma - A

  1. 1. NUNCA MÁS TENDRÁS SED 3R DOMINGO DE CUARESMA – CICLO A Las tres lecturas de hoy nos hablan de la fe. Se suele pensar que la fe es creer a ciegas algo de lo que no tenemos certeza, pero no es esta la fe de la Biblia, ni la del evangelio. Fe es confiar en alguien, y esta confianza no se fundamenta en el aire, en una idea o en un deseo futuro. Confiamos en alguien porque sabemos que es digno de confianza, porque nos ha dado muestras de su amor, de su sinceridad, de su bondad con nosotros. A partir de esta confianza, podemos esperar que lo que nos dice o promete es cierto y se cumplirá. La fe en Dios no se limita a creer que Dios existe. Fe en Dios es creer que está con nosotros, que está por nosotros y que nos ama. Fe en Dios es confiar que nunca nos abandona y que, por su amor, nos llama a una vida eterna. ¿Queremos pruebas? En el desierto, el pueblo de Israel se amotinaba y protestaba porque pasaba hambre y sed. Moisés, golpeando la roca con la vara, les mostró que Dios se preocupaba por ellos y los proveía de agua. Dios no nos abandona en nuestra necesidad. En su carta a los romanos, san Pablo nos recuerda que Cristo murió por nosotros, no porque lo mereciéramos, sino por puro amor, porque quiso. Basta esa prueba de amor para saber que Dios nos llama a una vida resucitada y eterna, como la del mismo Jesús. ¿Qué sentido tendría, si no, la vida de Jesús? Con su resurrección, nos abre las puertas del cielo. Dialogando con la samaritana, una mujer de inquietudes profundas, Jesús rompe con los prejuicios judíos contra las mujeres y se abre camino entre los samaritanos gracias a ella. ¿Por qué la mujer cree en él? Por sus palabras que rezuman vida, sabiduría, una llamada a la unión con Dios por encima de templos y leyes. Jesús ve más allá de lo visible y descubre el corazón de las personas, sus anhelos, su sed de trascendencia, de eternidad. ¿Por qué creen en Jesús los vecinos del pueblo? Por el testimonio entusiasta de la mujer, primero, y por las mismas palabras de Jesús, cuando lo escuchan. Aprendamos de esta mujer su actitud abierta, receptiva, y su pronta disposición a anunciar una buena nueva. ¡Qué testimonio de apostolado nos da, una sencilla mujer de pueblo, posiblemente de no muy buena fama! Nada la frenó a la hora de anunciar al Mesías. Aprendamos también de los samaritanos de Sicar, que escucharon y acogieron a Jesús como fuente de agua viva.
  2. 2. Las tres lecturas de hoy nos hablan también de diferentes tipos de sed. La primera, en el Éxodo, es la sed más básica. Es la sed física, de supervivencia, la que debemos saciar pues de lo contrario moriríamos. Nadie puede vivir más de unos pocos días sin beber agua. El evangelio nos habla de la sed de Dios. Sed de unión con el Creador, sed de adoración. La mujer samaritana expresa este deseo. Cuando Jesús le habla del agua viva ella comprende de inmediato que no se refiere al agua del pozo, sino a otra agua que sacia los anhelos más hondos del corazón humano: el deseo de intimidad, de unión amorosa, de plenitud. Este deseo queda colmado con Dios. Y san Pablo alude a otro deseo muy antiguo en el ser humano: el ansia de vida eterna. Desde los inicios de la humanidad el hombre ha intuido que su alma no puede perecer, como la materia, que tiene que haber alguna forma de vida más allá de la muerte. Muriendo y resucitando, Jesús desvela este misterio y nos revela esta otra vida que ya se está gestando en la tierra: la vida del grano de trigo que muere y estalla en otra vida, inmensa e inimaginable. Dios Padre nos ha formado. Él nos conoce y nos ama. Conoce los tres tipos de sed que nos aquejan y nos envía a su Hijo para saciarlas todas.

×